mi camino

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por caet, 1 Septiembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    caet

    caet Guest

    Título:
    mi camino
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4317
    bueno decidi publicar una historia que llebo a cabo... aun no esta terminada pero me gustaria recibir sus criticas sobre ella...

    1- Inicio

    Hace poco abrí mis ojos, mi alrededor esta totalmente oscuro, estoy tirada en el suelo con las manos atadas sobre mi cabeza en la pared, al mirar a mi alrededor solo veo sombras excepto por una pequeña ventana en la pared que deja entrar un poco la luz de la luna y vislumbra un piso de piedra, no se donde me encuentro pero esta frío, me muero de hambre y el dolor en mi cuerpo es inmenso.

    Poco después de despertar sentí pasos acercarse en donde estaba, las llaves sonaron frente a una puerta que yo desconocía por la oscuridad, al abrirse una luz amarilla intensa entro cegándome totalmente y solo pude ver una silueta tras la puerta. -veo que ya despertaste- oí tras ver que aquella persona entraba en la habitación, se acerco a mi y pude ver a un hombre con una bata mirándome fijamente y anotando en unas hojas palabras inteligibles para mi –hiciste un desastre- volvió a decir mientras salía por la puerta dejándola abierta, pude ver mi cuerpo, estaba al desnudo lleno de heridas y sangre seca, aún estaba mareada y no comprendía por que me encontraba así en esa situación, el hombre luego de unos minutos llego , limpio mis heridas y luego cubrió mi cuerpo con algo de ropa, después de eso me desato y me entrego un plato con comida –las pruebas volvieron a fallar- decía sentándose bruscamente en el suelo, recién en ese momento pude verlo de manera exacta, era un poco mayor que yo, de cabello azul y de ojos turquesa, era de gran porte y me miraba con algo de compasión –¿recuerdas algo?- terminó por preguntar, yo solo moví mi rostro negando lo que me preguntaba. Él se levanto despacio para luego tomar mi mano y levantarme del suelo, mis piernas flaquearon un poco pero no caí, me ayudo a levantarme y me saco a un pasillo, al principio mis ojos se cerraron pero al abrirlos pude ver solo un pasillo blanco lleno de puertas, empezamos a caminar por el y podía escuchar los gritos de otras personas, sentía el sufrimiento y mi pecho se contraía, al llegar al final del pasillo pude ver una gran puerta, el chico que me llevaba la abrió y me hizo entrar primero a mi para luego entrar el tras de mi, -esto lo ocasionaste tu- escuche decir de sus labios, era una sala enorme, de un tamaño colosal y llena de objetos de investigaciones, era un hangar, llegamos por la parte alta, me acerqué a la baranda del segundo piso o lo que quedaba de ella, pude ver todo totalmente destruido, las pantallas totalmente rotas, los tubos en el suelo, líquidos aun derramados y en el centro una plataforma circular con un tubo de vidrio gigante totalmente destruido, de ahí aun seguían saliendo líquidos, sangre, mucha sangre pude ver, en ese momento mis manos empezaron a temblar y mi cabeza dolía mucho, caí de rodillas al ver esa escena y mi cuerpo empezó a temblar, de mis ojos caían lagrimas pero no sabia por que. Sentí como si mi alma se desprendiera de mi cuerpo y empecé a recordar, viendo a mi alrededor desde dentro de ese tubo, en el centro del laboratorio, mi cuerpo esta lleno de cables y aparatos en mi cabeza, un liquido verde rodea mi ser, me encuentro desnuda nuevamente en ese lugar y respiro del mismo liquido, veo a muchas personas revisar papeles y las pantallas del laboratorio, me giro y el ambiente es muy movido ¿Qué investigaran? Era lo único que me preguntaba pero no me daba cuenta que lo que ellos veían era a mi, -Ha despertado- decían muy intrigados por mi los científicos, y desde la esquina un hombre bien vestido se acercó – Es hora - dijo bajando una palanca y electrocutando mi cuerpo mientras sonreía, bajo ese dolor y desesperación mi cuerpo empezó a reaccionar de manera distinta, me saque súbitamente los cables y me lancé contra el cristal que me encerraba. Caí de manera abrupta y los científicos se acercaron a mi para ver como me encontraba, lentamente me empecé a poner de pie, lentamente me levante mojada, de mis brazos corría sangre y mi cuerpo se volvía salvaje, los científicos empezaron a correr pero las puertas del lugar no abrían, yo ya de pie me empecé a mover rápido, mi mano en posición de ataque atravesaba los puntos vitales de esas personas sin remordimiento, y mi cuerpo se bañaba en su sangre, sin piedad acabe con cada una de sus vidas y con sus estudios, después de eso caí desmayada para luego despertar encadenada en aquella habitación.
    -¿Te encuentras bien?- escuche la voz del chico que me había llevado ay, lo separe rápido y muy asustada – No temas, yo no haré lo mismo- terminó por decir y apoyarse en la baranda a mirar lo que quedaba de ese lugar – Tu nombre es Cristal- dijo mientras seguía mirando, yo solo lo observaba, sin decir nada, me puse de pie y de un salto ya había llegado a la parte baja de la sala, en ese momento entendí lo que mi cuerpo era capaz de hacer, caminé por la sala y pude ver una inscripción “Cristal: proyecto 3173” – Fuiste creada para matar- fueron las palabras de ese chico – Pero tú eres mucho mejor que los experimentos anteriores, eres capaz de leer la lengua muerta de rac - termino por decir.

    Después de recorrer la sala, volví al lado de ese chico – Soy Cris- dijo mientras empezaba a caminar de vuelta por el mismo pasillo y yo simplemente le seguía para llegar a mi nueva habitación. Era grande y con muchas cosas, la cama era suave, nunca había estado en un lugar así, parecía una niña pequeña con un juguete nuevo en aquel cuarto, vi la mesa y el espejo, también había luz, ropa y muchas cosas nuevas para mi. Las cosas parecían fáciles, pero nunca son realmente así.

    -Cristal- dijo aquel chico, volteé mi rostro para verle. Cerro la puerta tras el –necesito tu ayuda- terminó de decir, aún más intrigada lo miraba –quiero llegar a Atlas- dijo sentándose en una silla. “Atlas” pensé yo, ese era el reino de lo prohibido, era donde el tiempo no pasaba y donde el día había muerto, ¿por que querría llegar el a ese lugar? Era lo que más me preguntaba a mi misma y más me sorprendía. La verdad fue que no respondí a su pregunta y me recosté sobre esa cama dándole la espalda para no verlo, el se levanto y salio del cuarto apagando la luz.

    “Atlas”, pensaba aún yo. Ese lugar era triste y sombrío, la luna color carmesí, los troncos de árboles y la falta de vida de ese lugar es de temer, la nada se hace presente y lo vivo de este mundo allá es solo ilusiones, no es fácil llegar a Atlas. La verdad solo el conocedor de las lenguas muertas puede llegar hasta ahí, quizás podría vivir en ese lugar sola, es así como eran las cosas. Yo estaba sola, y era un frío experimento. Lo había decido, iría con él solo para dejar este mundo, pero, ¿como se lo diría? Yo no tengo voz, aunque intente hacer algún ruido, mi ser no es capaz de recrear sonidos. Mi cuerpo se siente extraño, como una capsula de mí ser.

    Esperé a que pasaran las horas y silenciosamente volví a ir a aquella sala, algo dentro de mi me hacia volver a ese tétrico lugar, ¿Cristal? Me pregunto por que me llamo así, me pregunto como llegue a ese lugar. Busqué respuestas pero nada encontré hasta que vi una cortina. La desgarre y miré lo que había detrás, pude ver un espejo y en el mi reflejo, por primera ves me veía tal cual era. Mi cabello largo hasta la rodilla de color rojo y mis ojos fríos azules llamaban mucho mi atención, mi mirada era peor que la misma muerte, todo mi ser reflejaba un asesino frío y despiadado, a pesar de mi silueta de una chica suave y desvalida, era yo quien se convertía en la misma muerte, toqué mi reflejo, se sentía frío y sin vida pero lo que mas me impresionaba era que al tocarlo, el espejo se partió en miles de pedazos, dejando tras de el un bloque de metal escrito en rac, me sorprendía poder leer mi nombre en medio “los hijos de Atlas, Belt, Ámbar, Clotzan, Roy y Cristal, después de dormir mil años en el cielo bajaron a la tierra para encontrar su destino. Atlas, su padre cambio sus mundos para que por sus medios volvieran a casa, pero la muerte era inminente para ellos mismos, debían decidir entre vivir en el eterno sufrimiento mortal o salvar lo que mas hubieran querido en ese momento. El cielo los maldijo con la ausencia de personalidad, ellos no son humanos pero tampoco son dioses, simplemente son hijos de la desgracia y la muerte. Ellos vivirán sus desdichas, ellos decidirán como el mundo que eligieron vivirá o se derrumbara en el infierno” – Eso es tu profecía- decía Cris tras de mi. Me volteé y lo miré algo confundida, pero al fin entendí por que mi cuerpo no emitía ruidos o por que no sentía nada, así entendí que simplemente era un juego del cielo – ¿irás conmigo a Atlas?- volvió a preguntar Cris. Yo lo miré fijamente, el solo suspiró –has estado encerrada 300 años después de que te encontraron- mi corazón latió rápido después de escuchar esas palabras- la Tierra esta cayendo en el caos- prosiguió el chico. Me sorprendía lo que me decía, pero a mi no me interesaba ayudar a los humanos, ¿Qué habían hecho por mi? Me tuvieron encerrada 300 años en un tubo de vidrio y el quería que los salvara. –quiero ser yo la causa de la salvación humana- siguió diciendo decidido, yo no entendía nada, pero algo llamaba mi atención y quería ver hasta que punto podría llegar ese chico por aquella raza de seres que solo destruían el mundo -¿y que dices?- volvió a preguntar, yo solo asentí para luego darle la espalda y volver a mi cuarto a descansar.

    A la mañana siguiente desperté con calor, la puerta de mi cuarto se abrió de golpe y Cris entró agitado, cerrando la puerta tras de sí –vístete, eso ha llegado a este lugar- me puse de pie algo preocupada y de un golpe la puerta de mi cuarto voló rozando mi brazo y tirando a Cris contra la pared, haciendo que este cayera inconsciente. La muralla se empezó a partir dejando entrar a un ser enorme, era un demonio que del mismísimo infierno que había emergido para destruir todo a su paso, el era colosal, con cuernos y alas, su aliento olía a azufre y en su mano llevaba un garrote. Al verme de pie sobre la cama y sin mover un solo músculo, ese ser se molesto, dio un grito desgarrador levanto su garrote y fuertemente lo dejo caer sobre la cama en donde estaba yo, pero fui algo mas rápida y desaparecí de su vista. El demonio dejo su garrote en la posición sobre la cama ya destruida, y con la mirada me empezó a buscar, con movimientos rápidos corrí sobre su garrote y con mi mano golpeé su cuello. De manera increíble, mi mano se había vuelto un filoso cristal transparente que había cortado la cabeza de ese ser y me había manchado el cuerpo completamente, a los pocos segundos el cuerpo ya inerte empezó a caer y de un salto saque a Cris del alcance del descomunal cuerpo que caía. A los minutos sentí explosiones dentro del lugar y gritos de personas mientras eran masacradas por aquellos seres, tome a Cris firmemente de un hombro, poniéndolo sobre mí, y salí corriendo al pasillo mirando hacia los dos lados. Salí por donde se veía menos peligroso, corrí hacia el laboratorio y salí por la puerta más cercana hacia el mundo exterior que tanto quería ver.

    Al atravesar la puerta, una luz cegó mis ojos pero no me detuvo y seguí corriendo, cuando mi vista aclaró no podía creer lo que veía, el cielo era color rojo y las plantas y árboles no existían, solo troncos en eternas llamas, todo se veía desértico, rocas poblaban la misma nada, los ríos y afluentes ya no llevaban las cristalinas aguas que conocía, sino que eran ríos de lava y cuerpos humanos. Vi unas rocas cerca y tras de ella corrí para estar algo mas segura, de muy lejos podía oír los gritos desgarradores y las explosiones provenientes del laboratorio, ahí me senté un par de horas después de la masacre, esperando a que Cris despertara. Al hacerlo se sorprendió de estar en el campo abierto. – ¿Que sucedió?- decía poniéndose de pie rápidamente, yo solo me quede en la misma posición que estaba, abrasaba mis piernas, él miró hacia el laboratorio y vi como su rostro se llenaba de impresión, de susto e impotencia. Me levanté y tomé su mano, sin soltarla empecé a caminar, él solo agachaba la cabeza y no decía nada, se que en el camino lagrimas de su rostro caían, también sentía su dolor y todo lo que implicaba cargar con la culpa de no haber podido hacer nada, noté que en un momento el se detuvo y apretó mi mano, levanto el rostro y me pudo ver totalmente bañada en sangre, tomo un pañuelo de su mano y limpió mi rostro –¿a donde vamos?- preguntó algo nervioso. Solo apunté hacia la ciudad de Cadiz, o lo que quedaba de ella. Al llegar al lugar las ruinas se hacían desoladoras y el viento seco se colaba entre los edificios, caminamos hasta una vieja casa clausurada, y de una patada boté la puerta. Al internarnos vimos todo sucio, el se paró en la sala a ver las cosas que en años no había tocado, mientras me adentraba en un antiguo cuarto, ese era el lugar donde vivía, tomé algo de ropa y me desnudé, tras eso el entro a mi cuarto con una foto en su mano y me vio de esa manera, se dio vuelta algo avergonzado, no entendía su actuar el ya me había visto así, pero no tome mayor importancia. Terminé de vestirme y toque su hombro –¿esta eres tu?- preguntó mostrándome la foto, yo solo asentí –estas igual- dijo algo inmerso en la foto y yo seguía sin entender su actuar, Salí de esa pieza y el me siguió, nos dirigimos a otro cuarto dentro de esa casa, en el había cinco espejos y cuatro de ellos estaban rotos, los nombres de mis hermanos estaban inscritos en ese lugar, miré a Cris y sabiendo que ese espejo era el portal a Atlas lo empuje en contra de ese espejo, el lo atravesó sin ningún problema y luego crucé yo para que tras de mi se quebrara y se cerrara el portal hacia Atlas. En ese momento el tiempo se detuvo habíamos aparecido entre dos montañas, al pareces un pasadizo de tierra que las paredes se alzaban hasta ya no saber en donde terminarían, al mirar uno notaba que la luna roja carmesí reinaba el cielo, la nada y desolación se apoderaban del lugar, todo aquello que algún día había vivido llegaba a ese reino para ser eternas sombras en la oscuridad absoluta, Cris se levantó del suelo algo perturbado –¿en donde estamos?- me preguntó, pero de mi ni una sola palabra recibió mi mirada se centraba en el camino que nos esperaba, el solo miro nuevamente la foto y pudo ver algo más, era yo convertida en piedra con un rostro de sufrimiento, en ese momento el no tomo en cuenta aquello y solo me siguió, llegamos a una aldea en donde sombras poblaban el lugar, ellas nos atravesaban como si fuéramos nosotros la nada, Cris miraba atentamente cada rincón del lugar, el parecido a Cádiz era impresionante, las sombras se comportaban como humanos, pero no era nada de raro que eso sucediera de esa forma ya que las almas llegaban a Atlas para pagar por sus pecados, aun así nos ignoraban, era como si no nos vieran tal cual éramos, al llegar al otro extremo de la aldea pudimos ver el acantilado mas grande del mundo, de ese mundo y al otro lado estaba el santuario de Atlas, este se mantenía flotando esa solo una masa de tierra, desde donde estábamos no podíamos notar la magnitud de ese lugar, seguimos caminando hasta el puente que unía las dos fronteras mas altas del acantilado y empezamos a caminar cuidadosamente por el lugar mirando si existía otra entrada, al darnos cuenta que la única forma de llegar al otro lado era a través de ese puente decidimos sin miedo a cruzarlo. En el fondo del precipicio se podía ver un mar de magma fluyendo desde el centro de la tierra y que abarcaba una gran inmensidad de terreno, empezamos a caminar por el puente colgante, la brisa lo mecía rápidamente y parecía que de un momento a otro se iba a desprender del lugar. Cuando ya íbamos por la mitad del camino, el viento empezó a soplar mas fuerte que antes, el miedo entro en el cuerpo de Cris y simplemente el temió a morir en ese momento, luego el viento se detuvo, a los segundos pudimos notar que desde el cielo una sombra negra, muy espesa de manera impresionante se acercaba rápidamente, esa cosa paso junto al puente – Un dragón- gritó Cris, y yo me sorprendí de sus palabras, no me lo podía creer ¿un dragón? Decía mi mente, su vuelo era magnífico y su sutil forma lo hacía espléndido, con gracia y fuerza, era una bestia incomparable, en eso desde el fondo del acantilado en donde se había detenido, lanzo sus llamas azules contra nosotros y retomando su vuelo se empezó a acercar a gran velocidad para atacarnos. Mientras el dragón se alzaba rápidamente en el aire me pare en la cuerda que sujetaba el lado derecho del lugar, y dentro de mi empezó a corre una fría sangre, una sangre de acecina pero esta vez no lo hacia por mi si no que arriesgaba mi vida por salvar a Cris, mi corazón latía fuerte, en mi mente decía palabras en rac y me lancé sin pensar en contra del dragón, pero el fue mucho mas rápido y con sus garras me atrapo haciendo que sus uñas crearan en mi, heridas enormes, mi rota se desgarro y de mi corría sangre ¿esta será mi muerte? Pensaba, no ese no era mi momento aun, yo debía salvar a Cris, y voló tan alto como pudo, Cris al ver esto salto sin pensarlo y tomo mi brazo, que era lo único que quedaba libre de mi cuerpo, llego a mi rostro y beso mi mejilla dulcemente para luego subir por la pata en donde estaba yo –no te preocupes yo te sacaré de esto- dijo subiendo más por el cuerpo del dragón, los movimientos de esta bestia hacían que la escalada de Cris fuera muy compleja, sus manos sangraban pero no se detenía, se aferraba fuertemente a las escamas de este ser y subía decididamente hasta haber llegando a su cabeza. Se sentó en los cuernos que tenia el dragón en su cabeza y con una mano se afirmaba duramente para luego meter la mano en su bolsillo y sacar una pequeña navaja, la tomo fuertemente de su empuñadura, levanto su mano y sin temor la enterró en el ojo del dragón haciendo que este me suelte por el dolor causado, la bestia se movía duramente, en ese momento logré que de mi mano libre saliera una gran piedra puntiaguda de cristal, y subiendo rápidamente por la pata del dragón, evitando cualquier ley natural de este mundo atravesé el pecho del ser llegando hasta el corazón del dragón y deteniéndolo súbitamente haciéndonos caer al vacío. Mientras caía Cris tomo mi mano fuertemente y en el aire me acercó a el para abrasarme y esperar lo que fuera, el gran dragón caía frente a nosotros a gran velocidad t temíamos que a nosotros nos pasara lo mismo, Cris levanto la mirada y pudo ver que nos dirigíamos muy cerca del puente colgante y aferrándose a los lazos del puente con su mano el salvo mi vida. Mi ser se encontraba confuso pero feliz a la vez por haber sido salvada en ese momento, después de estar suspendidos en ese lugar un largo tiempo logramos subir al puente, nos tendimos un momento a descansar y a respirar hondo, el se levanto primero que yo y extendió su mano hacia mi para levantarme y colocando su brazo por mi cintura empezamos a caminar hasta llegar al final del puente. Un portal de piedra nos separaba del santuario de Atlas, nos detuvimos a mirar y con mucho temor avanzamos, al cruzarlo pudimos ver un paraíso terrenal en el centro de la nada, pudimos ver un hermoso jardín, podría ser el mismísimo edén, las aves volaban majestuosamente, el paisaje era magnifico, como los de cuentos de hadas, y nosotros éramos lo que arruinábamos aquella visión, llenos de sangre y sudor caminamos hasta el centro del lugar, ahí tenia 4 estatuas, todas con una dulce sonrisa que cautivaban a cualquier persona. Al entrar en el circulo se piedra que rodeaba el lugar, nuestras heridas sanaron rápidamente, ya no necesite estar abrasada a Cris pero ninguno de nosotros lo noto como para separase y nuestras ropas cambiaron, eran blancas, –ya es el momento- dijo Cris acercándose a un pedestal y empezó a subir muy temeroso y poniéndose sobre el pedestal una luz empezó a brillar a su alrededor, esta provenía del suelo y terminaba en el cielo, no se por que o como subí yo y lo empuje entrando dentro de esa luz, mi ser no quería que el muriera, en ese momento empecé a mover mis labios y despacio empezó a salir mi voz, una canción era todo lo que podía decir –Cristal- decía Cris impresionado –estas hablando rac- terminaba por decir sentado en el suelo en ese momento mis pies se empezaron a volver roca y me empecé a sentir distinta –gracias por devolverme la vida- dije fuerte en el idioma de Cris haciendo que Cris se sorprendiera tras de eso –este es mi lugar, no el tuyo, vuelve a tu mundo y se feliz- dije mientras mi cuerpo lentamente se volvía piedra y de mi rostro caían lagrimas –detente- decía Cris con lagrimas –desde que te conozco te amo- el izo una pausa -desde la primera vez que te vi quise ocupar tu lugar, te privaron de vivir y yo quiero que hoy lo hagas- decía gritando con desesperación –gracias por todo, Cris se feliz- termine por decir mientras mi cuerpo se terminaba por convertir en piedra y mi rostro quedaba con una sonrisa, una triste sonrisa adornada por mis lagrimas, el empezó a llorar muy fuerte, golpeaba el suelo con rabia y lo único que quería era que yo volviera, del cielo cayo una luz que lo cubrió, de ella venía un cuerpo flotando hacia él, era yo. Desde el cielo se escucho una voz –ella por fin es mortal, humano cuida de mi pequeña hija- y en los brazos de el caí, al rato desperté, -despertaste- decía Cris abrazándome, y a su alrededor pude ver a mis hermanos con sus seres queridos esperándome para ser feliz, yo solo sonreí y me levante, tome la mano de Cris y con una gran sonrisa –vivamos juntos aquí- pronuncie -si- me respondió el para besarme dulcemente y abrasarme para volver a llorar en mi hombro, a pesar de eso yo no lo amaba pero era cuestión de tiempo para darme cuenta que yo me equivocaba, ya que el fue quien se había quedado con mi corazón desde el día que me dejo ver el mundo y me libero de aquel encarcelamiento en el que me tenían en el laboratorio

    bueno el inicio es lo mas largo de los capitulos xp....
     
  2.  
    Quelconque

    Quelconque Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2004
    Mensajes:
    796
    Pluma de
    Escritor
    Re: mi camino

    Bienvenida, caet.

    Para que te miento, no leí sino hasta la mitad y por eso mismo me gustaría hacerte unas cuantas observaciones sobre le formato:

    • Trata de separar el texto por párrafos para que así no se haga tan pesada la lectura.

    • Cuando exista un diálogo, trata de que forme una línea aparte del párrafo pues ése es el objetivo de utilizar guiones, que se distinga de la narración.

    • Procura utilizar el signo de puntuación correcto en el momento correcto pues sino el significado, la intención y el flujo de ideas se ven limitados o puede ser que no se entienda lo que quisiste expresar de la manera en que querías.

    • Aquello que sea un pensamiento o un recuerdo puedes escribirlo en diferente formato de texto (las cursivas funcionan bien y no son tan evidentes como las negritas o el subrayado, y con evidentes me refiero a que el lector automáticamente pose su mirada en ellas, arruinando parte de la historia porque se ha saltado a esa parte que llama más la atención).

    • Igual, para no hacer tan largos los capítulos y sea más fácil seguirte, en el momento en que aparece el demonio podría empezar un nuevo capítulo.

    Ahora, sobre el argumento de la historia:

    Me parece interesante que trates de crear un mundo mágico, pero también estos deben estar regidos por algunas reglas o al menos por el sentido común propio del lugar que tratas de recrear.

    Siento que diste un salto enorme entre los recuerdos de Cristal y la explicación sobre sus mortíferas capacidades. Lo siento forzado en el sentido de que se le revela información al sujeto de experimento muy rápido, siendo que lo mejor para mantener el suspenso es tratar de no exponerlo tan pronto y tan de tajo sino que el lector vaya suponiendo de qué va el asunto, describiendo las funciones sobrehumanas más a detalle, pero siempre poco a poco.

    Lo mismo pasa con Atlas: demasiado pronto con muy pocas explicaciones al respecto hacen que uno pierda el interés de la misma manera. Además, siento que el tema de Atlas salió de la nada, o sea, ella apenas estaba recordando algunas cosas y de zopetón ya sabe de qué trata todo. Creo que quien debió introducir esa parte debió haber sido Cris.

    También, el nombre de la ciudad salió de la nada, incluso eso puede llegar a confundir al lector porque de repente, en medio de la acción, lo ubicas en una ciudad que no habías mencionado previamente. Claro, uno puede suponer varias cosas de esa ciudad, pero si empezamos a hacer hipótesis sobre la historia, vamos a terminar sin saber qué es lo que podemos esperar de ella.

    Cuando entró al cuarto en ruinas, la chica comienza a hacer cosas que no tienen sentido por más que ella conozca el lugar (porque de repente parece que conoce todo y de repente parece que no conoce nada y eso es extraño) y después empieza algo con tintes surrealistas porque ya se encuentran en Atlas (sea un ente, un lugar, una maldición o lo que se le ocurra después que sea).

    En resumen:

    La trama está muy caótica: le falta una estructura convincente (si quieres crear un mundo, tienes que hacerlo creíble, casi real para el lector y eso comienza desde cero), cohesión (no deux ex machinas), que lleve un ritmo constante (o sea, si vas a decribir mucho, describe mucho a lo largo de toda la historia, si vas a ser muy precisa en tus descripciones, trata de mantenerlas así) y organizar bien las ideas (controla esos saltos inoportunos en la trama, evita ideas inconexas).

    Espero que estos comentarios te sirvan para la siguiente entrega :)

    Saludos.
     
  3.  
    caet

    caet Guest

    Re: mi camino

    bueno si entiendo a lo que te refieres y muchas gracias por lo dico... bueno he decirte la verdad ay no termina y es por algo que lo redacte de esa manera... quisas si lo ice mas o menos mal pero no es la intencion si no que es devido a que no es la realidd....
     
  4.  
    Quelconque

    Quelconque Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2004
    Mensajes:
    796
    Pluma de
    Escritor
    Re: mi camino

    Sea realidad o no es difícil de leer por la redacción y el estilo. De hecho, en el sentido estricto, un relato nunca es realidad, ni siquiera si fuera una crónica.

    La trama es punto y aparte en ese asunto, pero también hay que llevar una continuidad para hacerlo más digerible para el lector.

    Si te das una vuelta por el foro, te darás cuenta que hay relatos que hablan de realidades alternas (o sea, que no existen) o son mera fantasía y aún así se entienden porque llevan una secuencia lógica (o lo más que se puede, incluso si tratan de ser incoherentes a propósito, se entiende que ése es el objetivo) y tal vez aunque no expliquen a detalle, dejan claros los puntos clave para que el lector comprenda.
     
  5.  
    caet

    caet Guest

    Re: mi camino

    entiendo... entonces pondre mas atencion de como escribo n.n gracias por ayudarme tanto
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso