The Hunger Games Los Juegos del Suicidio.

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por Yáahl, 11 Septiembre 2013.

  1.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Hummingbird N I G H T M A R E

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,497
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Los Juegos del Suicidio.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    865
    Well. Ha sido una interesante experiencia, escribir sobre Rue, escribir en Vocaloid la tragedia en honor a un ángel, escribir sobre una frase que no pude ver de forma dulce y romántica, si no, suicida. Todo es raro, pero me ha gustado participar, no creí llegar tan lejos, pero aquí estoy y agradezco la oportunidad. Sin más retraso, les dejo mi pequeño escrito.
    Quise retomar el escrito de una actividad anterior con un personaje original, Helm Legendre, la pequeña del distrito siete. Pequeña no tanto en edad, pero sí en otros aspectos. Sea la edad que crean que tenga Helm, quise tratar de manejar una escena con dicho personaje de mi creación.

    ___________________________________________________

    [​IMG]


    Los Juegos del Suicidio


    La nueva arena de juego, una especie de bosque nuboso. La neblina se extendía por toda la superficie, dando un rango de visión demasiado pobre para siquiera poder divisar si era un animal o una persona lo que se acercaba a ti.

    Sí, Helm Legendre, esa soy yo, la mocosa del distrito siete que hizo un látigo casi mortal con pedazos de metal. ¿Mi problema? Sigo viva y las armas que había logrado conseguir eran pocas, casi inservibles para la puntería tan asquerosa que tenía a distancias largas; flechas, dagas, todas clavadas en árboles obligándome a acercarme al chico que debía matar para darle un golpe letal con un hacha o al menos para herirles de forma considerable. No parece tanto problema ahora, que estoy metida en un lío real.

    De forma que no logro comprender, sobreviví hasta que sólo quedaba un chico del doce. Debía matarlo, lo sabía, estaba consciente de ello, si quería poder salvarme a mí misma. No a mi familia porque ya no la tenía, no tenía nadie conmigo y mi egoísmo fusionado con la terrible adrenalina me impedía pensar en el destino de la familia del chico, en su propio destino y en lo que me atormentaría luego.

    Me encontraba en la rama de un árbol, el chico del doce estaba debajo, esperábamos el movimiento del otro. Nuestro agotamiento era demasiado, mis piernas temblaban ligeramente. Mis brazos tenían moretones y mi rostro, rasguños de las ramas y de algunas fieras del bosque o de los demás tributos. Mi cabello castaño caía sobre mi rostro, cubriendo mi cara de pánico.

    —Haz algo, niña —musitó desde el suelo. Mi expresión se deformó en una especie de mueca de fastidio. Estaba harto, lo reconocí en su voz, yo estaba confundida y se notaba en mis cambios de expresión.

    —No —respondí. En el fondo dudé de mi propia negación, ¿por qué simplemente no me lanzaba sobre él y le clavaba una daga en el pecho? Sencillo, no podía.

    —Tú tienes la última decisión, pequeña. Puedes dejarlo ir o aferrarte a ello. Sabes a lo que me refiero.

    Mi mirada se desubicó. Podía dejarlo ir y que él me asesinara más tarde, o bien, podía matarlo y en consecuencia, aferrarme a un Infierno de por vida, con la culpa en el alma. Llena de riquezas pero vacía de emoción o cordura. Como un globo, lleno de gas pero que flota hacia la nada.

    —Suéltalo… de todas formas, tampoco tengo nada que perder. Soy como tú.

    Parecía leer mi mente, pero era cierto, era como yo y por ello no podía matarle sin remordimiento. Quería que se callara, necesitaba pensar. Morir o matar, lo que sea que hay luego de morir o… vacío. Mi mente pareció bloquearse y sin darme cuenta, me había lanzado sobre él, aplastándole contra el suelo. Su mirada era una mezcla de sorpresa y hartazgo, no se resistió, quería morirse; lo vi en su fugaz mirada grisácea. No tenía nada, no teníamos nada.
    Me aparté de él, liberándole, puse una daga a su lado y lo miré sin remordimientos.

    —Es mi turno de flotar hacia la nada —le dije. Me puse en pie, noté la confusión en su mirada por primera vez. Tomó la daga, cerré mis ojos, esperé sentir el filo en alguna parte de mi cuerpo, pero no sucedió. Abrí los ojos para ver que sucedía y observé que tenía el filo en su propia yugular. Traté de abalanzarme sobre él para quitarle el arma pero en cuanto moví un pie cruzó el filo de la daga, cortando la zona. Se había suicidado… el maldito… decidió suicidarse y el arma se la di yo. Caí de rodillas frente a él, sin saber qué hacer, se desangró. Una muerte horrible, pero él no deseaba vivir más y como yo, no quería acabar con la vida de nadie más que fuese como él.

    De forma involuntaria decidí aferrarme a él, al Infierno de mi futuro, a ser como un globo que flota hacia la nada que fue soltado por un suicida antes de colgarse de un árbol en la penumbra de la noche.

    No decidí yo, decidieron por mí. Fueron Los Juegos del Suicidio para mí y para él, mas no para el Capitolio. Para ellos fue sólo un juego más.

    709 palabras.
     
    Última edición: 11 Septiembre 2013
    • Ganador Ganador x 2
  2.  
    Pire

    Pire Equipo administrativo Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,430
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Linda<3
    No pensé que escribirias de esto, realmente me has asombrado, mira que ponerlo algo tan preciso y tomar la idea de manera sangrienta ;-;
    Buena idea, me ha gustado, la frase que se te ha proporcionado parece tan natural, tan de acuerdo al contexto que no desalinea ni nada, la idea ha sido estupenda, mira que al final antes de leerlo se me vino por un segundo que el haria justamente eso, suicidarse pero luego simplemente pense: Ne, no lo hace, ella lo va a matar y mira que tal. El se ha quitado la vida porque piensa de la misma manera que ella, que no podra vivir en ese infierno de vida despues de haber matado a una chica, bueno, despues de haber estado en esos apestosos juegos porque muchos pueden creer que hay gloria y maravilla en el vencendor de los juegos pero simplemente hay agonia, todos se hunden en lugares de los que no quieren salir para nunca mas recordar. Como el mentor del 12, su vida es el alcohol y sin el tiene que enfrentarse a su realidad, su porqueria de realidad que el desea dejar atras, nada bueno sale de los juegos, nunca, aun para los profesionales es un infierno.

    Me gusto la frase que pusiste de: Se habia suicidado...el maldito...
    La ame, por razones que encaja perfecto y que parece el pensamiento de una chica normal madiciendo, tu narración fue simple y me ha encantado tanto ademas que no he encontrado faltas de ortografia, eres cuidadosa en ese aspecto. Solamente se divierten viendo morir a chicos en manos de otros chicos, suena tan retorcido pero en fin. Estupendo escrito, maravilloso.

    Calificación: 9 puntos.

    Pire<3
     
  3.  
    Kashey

    Kashey Usuario VIP

    Leo
    Miembro desde:
    14 Septiembre 2012
    Mensajes:
    1,307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Hola, Huginn!

    Me has dejado boquiabierta. La facilidad con la que manejas las palabras, los acontecimientos. Te juro que si fueras escritora, sería una de las fans de alguna saga tuya.

    Para el Capitolio fue sólo un juego más, sólo eso. Y aquella escena, un momento de éxtasis para cada habitante de él.

    Por Dios, amé sobremanera tu escrito, como no tienes idea. ¡Tienes un talento envidiable!

    Calificación: 10 puntos.

    Xanny ~
     
  4.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    3,652
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Aw, Mely. Me ha gustado mucho este escrito.

    Es que realmente los Juegos del Hambre son muy duros, es una idea que siempre se ha visto en los libros, pero nunca está demás verlo desde otra perspectivas también. Katniss y Peeta tuvieron suerte, pudieron sobrevivir ambos, pero el resto no. El restó mató, algunos murieron, algunos se quedarían con secuelas el resto de su vida, algunos preferirían suicidarse, incluso, como aquí representas.

    Es que me gusta mucho que el personaje que presentas se plantee matar o morir, porque no sabe si prefiere acabar ya con su vida o vivir con pesadillas el resto de su vida. Y al final el chico toma la iniciativa... de suicidarse. Y ahora la chica iba a vivir, sí, ¿pero a costa de que? Ella no lo ha matado, pero él se ha suicidado con el arma que ella le dio, es que es duro eh.

    Y la frase final es perfecta. Para el Capitolio no deja de ser un juego, un juego que disfrutan. Me ha encantado, felicidades.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  5.  
    Tarsis

    Tarsis Equipo administrativo Comentarista supremo Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,777
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¿Sabes? Siempre he pensado que muchas personas harían esto. No todo el mundo tiene lo que hace falta para luchar. O tampoco tiene el estómago, mente o corazón para matar a alguien. Claro, es tu vida por la de ellos. Pero... ¿no es el suicidio una decisión sensata?
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...
Similar Threads - Suicidio
  1. Kagome Cullen
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    947
  2. Luisi Cullen
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    942

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso