Historia corta Leintni: Ùltimos suspiros

Tema en 'Novelas' iniciado por Tsuki no Sora, 17 Octubre 2018.

  1.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    761


    I Parte




    *
    *
    *



    Ella no era agradable para muchos, solo por ser diferente de parecer y cargar con ella una extraña belleza inhumana. Sus ojos de un color muy particular, eran diferentes, en todos los ambitos.



    Sufrìa de Heterocromìa, y al solo mirarle directamente causaba un estremecimiento inquietante.
    Torpe al andar, insistente al hablar , solo buscando la amistad de muchos y ganando a cambio rechazos tras humillaciones. No era una niña deseada que digamos.



    Para su fràgil corazòn, no era bueno soportar tantos cambios emocionales, porque al final, en cualquier momento su latìr se detendrìa para nunca volver. Pero, ¿Què podrìa saber una niña de solo diez años sobre consecuencias emocionales?, estaba en busca de amor.




    .-




    Aquèl dìa en particular, terminaron las clases entre tropesones, cuando quizo acercarse a la niña que compartìa grupo con ella, pero la niña rechazante solo huyo, sin dejarle opciòn a la pequeña azabache de, terminar sola con la compañia de la simple soledad de aquel salòn.



    Incluso su nombre era raro, su actuar, era muy infantìl y para molestias de muchos, demaciado inocente.




    --Maestra, ¿Cùal es el problema en mì?



    -- En tì? --totalmente seria, volviendo su mirada a ella por sobre sus lentecillas, acaparo por completo a la infante con su irònica mirada.-- No entiendo tu pregunta.



    --Es que..Nadie quiere estar conmigo. Dicen que soy rara.



    --Y?, tal vez solo tengan razòn --contestò casi cortante.--




    Incluso ella ignoraba a la infante.




    --Y..eso es malo?



    --Aveces. Solo tienes que apartarte un poco, ¿Comprendes?



    --....No maestra, --negò en un movimiento lento-- ¿Què debo hacer...?




    .-





    Su Familia perfecta era reconocida por muchos, un padre amoroso, excelente doctor. Una hermana mayor muy eficiente, amante al trabajo y responsable. Amaba su trabajo en oficinas, sin mencionar su titulo de abogada. Un hermano militar y una tìa empresaria de su propia compañia de juguetes. No eran para nada ordinarios, se a de decìr. Pero por sus respectivas responsabilidades, obligatoria mente olvidaban la atenciòn necesaria hacìa la mas menor de la familia. Era lamentable.





    --Leint, hija -- llamo , quien se suponìa era su padre.-- ¿Còmo estuvo hoy tu dìa en la escuela?





    Era viernes, y supusieron que era mejor descansar un poco y pedir tiempo para la familia, dàda a la cena familiar, lo hacìan màs por la pequeña Leintni.



    La pequeña sonriò alegre, càsi emocionada.




    --¡Muy bien papà!, la maestra nos formo para realizar una actividad muy interesante el dìa de hoy.



    --¿Interesante?, suena genial mi pequeña -- le sonrio con todo amor y dedicasiòn -- y, ¿Què fue?



    -- Puès...realizar un informe donde dirìamos lo que vivimos y aprendemos en la escuela. Còmo nos llevamos tàn bien con nuestros compañeros y, luego debiamos hacer un dibujo de nuestro dìa en clases --respondìa sin ningùn sentimiento negativo, en cambio sonaba muy interesada mientras comìa su bocado de pasta con carne.-- yo hice el mìo y quedo muy bien. Papà, ¿Quieren verlo?



    --Eh..puès..




    Las miradas compartidas entre los cuatro mayores no fuè muy atendido por la menor, cuando ya se estaba por levantar para subir a por su dibujo.




    --Vuelvo en-




    -- Leint, querida, -- hablò la tìa deteniendole -- no nos has contado sobre tus amigos, mi niña --desviando el tema, la hizo regresar a su lugar.--




    --¿Mis amigos?...¡Oh si, mis amigos! --no se detuvo. Sonriò volviendo a su lugar con emociòn-- Ellos son algo tìmidos, tìa Deya.. Càsi siempre se mantienen lejos por temor a estar conmigo, pero ya vera que pronto les dirè que no tengan pena. Yo no les hare nada..jejeje..¿no..?





    Era lamentable que la situaciòn en la realidad tuviera otra cara, porque estaban al tanto del maltrato que la menor presentaba cada dìa. Con todo y eso, luchaban con eso tratando de que la niña no sufriera un choque emocional , y por esa razòn le daban alas para que viera la realidad como ella solo sabìa hacerlo.
    Una versiòn menos realista y lastimera.





    --No mi niña. Eres especial...ok?




    ***



    Continuara...



    Nota: Historia editada, con personajes que hace un tiempo utilize en una historia de mi cuenta anterior. Ya la trama esta lista, solo que procurarè subir los capìtulos cada dos dìas.




    ::TSUKI NO SORA::
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    436

    II Parte



    *
    *
    *


    Un dìa, tuvieron que transferìr a un niño desde Inglaterra hasta allì, por causas de "negocios", segùn. Era muy adinerada su familia, cabìa decìr, y casual mente al niño Ingles decidieron mandarlo a pasar ese año escolar en aquel pueblito, en donde se quedarìa a vivìr con su tìa materna.



    Casual mente su cupo diò lugar a ver sus clases en aquel salon en donde la niña prodigio veìa sus clases. Lo presentaron, el no dijo nada nunca, por ser que era un chico callado, no gustaba hablar con nadie y preferìa estar solo. Las miradas de muchos no se hicieron esperar cuando la maestra , muy desinteresada en si, solo le indicò al azar donde sentarse. Y por suerte, al parecer compartirìa lugar con la niña especial.


    Èl le ignorò y ella , solo le regalo una enorme sonrisa gustosa.


    En cambio èl..



    --Hum -- fue su respuesta antes de ignorarle.--




    El tiempo empezo a transcurrir a su pesar con muchos retos para Leintni; cada vez màs sus tremenduras y ocurrencias eran menos racionales, y con mucho esfuerzo insistìa en hablar con alguien aunque sea por lo menos un minuto..


    Los dìas se hicieron semanas, y las semanas meses, al final ya se habìa cumplido aquel año escolar y como era obvio, màs de uno en su salon hablaba sobre los planes que tenìan para sus viajes de vacaciones; en un ambiente muy nostàlgico y entre risas, el dìa termino con las despedidas de muchos y a la vez buenos deseos para todos.



    Al momento de la salida, Leintni entre los ùltimos, quedo parada en la entrada muy confundida ante precenciar el rechazo de todos cuando quiso darles un recuerdo de despedida. Que nadie en realidad acepto. Y dolìo. Para sus adentros esto hizo un daño colateral , que aunque no fue tan dràstico, llego a causarle un desorden emocional y, ya su corazòn empezaba a bombear brusca mente.



    Estaba confundida, ¿Què era ese dolor en su pecho?



    Solo quiso pedir ayuda, aunque sea poder soltar su respiraciòn contenida, pero difìcil de logràr, solo sintio el flaqueo de su fragil cuerpo y, callo, perdiendo la conciencia momentos luego y, no desperto hasta nuevo aviso..






    Continuara...




    _____




    Nota: este es mas corto y solo hay màs narrativa, por eso decidì subirlo màs ràpido para que no esperaran tanto solo para leer este corto. El que sigue si contiene màs diàlogo.
    Nos leemos luego.



    ::TSUKI NO SORA::
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Sad Sad x 1
  3.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    452
    III Parte




    *
    *
    *






    Los examenes habìan sido muy frecuentes y seguidos, por tal de encontrar una soluciòn a su problema, pero, como los resultados de todo daban negativo, se le habìa sido indicado a los familiares dejar a la niña instalada ayì en el hospital. El Dr. Rouss, su padre, como director de tal hospital no se negò, a fin de cuenta sabìa muy bien la situaciòn y la gravedad de èsta.





    Leintni esperto tres dìas luego, muy confundida de todo cuando le dijeron que estaba en el hospital, ¿Què habìa ocurrido?. Solo obtuvo de esto un beso en la frente y un abrazo , en una respuesta silenciosa, por parte de su padre de que, todo estarìa bien. Que pronto saldrìa de allì.




    Estar entre cuatro paredes sin salir y solo ver a personas con batas blancas entrar y salir, con carpetas llevando papeles y luego hacer continua mente la revisiòn a aquella maquina extraña, la ponìan inquieta.



    Tenìa curiocidad.






    -Papà, ¿Cuando saldrè de este cuarto?- le pregunto cuando tuvo la oportunidad- No e visto a la tìa ni a Sarah ni Derint..¿Porque no puedo ìr a casa?




    - Hija, tù...-la voz del doctor flaqueò en aquel momento, cuando con dolor suprimiò ese sentimiento mostrando una sonrisa para su hija- Todo estarà bien, te lo aseguro. Las personas que vienes a verte todos los dìas son personas buenas, y muy pronto se decidirà cuando saldras, ok? No falta mucho.




    - Oh pero, ¿Cuando serà?, Lio debe sentirse solo.



    - Lio?, ¿Quien es Lio?




    -Pues, es mi amigo papà, ¿recuerdas?, le gustan las fresas y ver telenovelas...pero..-se entristeciò a momento-- no le e alimentado en dìas...debe estar hambriento y solito.




    -No te preocupes -sonriò, acariciando sobre su cabeza- yo me encargarè de eso, te lo prometo. Y me aegurarè que salgas pronto.




    -¿En serio?




    -En serio.




    -Y..podrè jugar con mis amigos?






    La pregunta fue demàs, pero el padre con toda paciencia asintiò, inclinandose a besar su frente antes de despedirse y retirarse. Una vez màs dejandola sola.




    -¿Què està mal conmigo, Lio? -entre sus sabanas, oculto curiosa mente, estaba aquel que le hacìa compañia fiel mente, quien se suponìa debìa estar en casa, pero no...ella mintiò..- No comprendo lo que quiere decìr papà, Lio..¿Y tù?






    Lio, sin poder entender en absoluto solo hizo aun lado su cabeza. Mirando curiosa mente hacìa su dueña. Mostrando aquellos enormes ojos azules.




    Leintni solo le sonriò. Era el ùnico quien la comprendìa.





    Continuara...


    ___


    ::TSUKI NO SORA::
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Sad Sad x 1
  4.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,190
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comenzaré con temas técnicos de cada capítulo. En realidad tomaré el primer capítulo y pondré las correcciones. Aclaro que no digo que lo escribas justo como lo pongo, sino que son propuestas para mejorarlo. En sí lo que tienes que cuidar es hacer los capítulos más largos (insisto en este), usar el guión largo para los diálogos y usar tildes comunes y no el acento grave que usan en su lugar.

    "Ella no era agradable para muchos, solo por ser diferente de parecer y cargar con ella una extraña belleza inhumana. Sus ojos de un color muy particular, eran diferentes, en todos los ambitos. "

    Ella no era agradable para muchos, solo por poseer un carácter algo particular y cargar con ella una extraña belleza inhumana. (Aquí se puede hacer una descripción de ella, por ejemplo: Su piel es blanca como las estrellas, con cabello largo color azabache que siempre peina con mucha dedicación).Sus ojos son diferentes, en todos los ámbitos.

    "Sufrìa de Heterocromìa, y al solo mirarle directamente causaba un estremecimiento inquietante.
    Torpe al andar, insistente al hablar , solo buscando la amistad de muchos y ganando a cambio rechazos tras humillaciones. No era una niña deseada que digamos."

    Sufría de Heterocromìa, y al solo mirarle directamente causaba un estremecimiento inquietante. (Aquí puedes describir el color de los ojos: Bajo sus lentecillas, se aprecia lo distintos que son sus ojos: uno de los cuales era azul, mientras que el otro tiene un color más parecido a las esmeraldas). Torpe al andar, insistente al hablar, solo buscando la amistad de muchos y ganando a cambio rechazos y humillaciones. No era lo que llamaríamos una niña deseada.

    "Para su fràgil corazòn, no era bueno soportar tantos cambios emocionales, porque al final, en cualquier momento su latìr se detendrìa para nunca volver. Pero, ¿Què podrìa saber una niña de solo diez años sobre consecuencias emocionales?, estaba en busca de amor."


    Para su frágil corazón, no era bueno soportar tantos cambios emocionales, porque al final, en cualquier momento, su latir se detendría para nunca volver. Pero, ¿qué podría saber una niña de solo diez años sobre consecuencias emocionales? Estaba en busca de amor.


    "Aquèl dìa en particular, terminaron las clases entre tropesones, cuando quizo acercarse a la niña que compartìa grupo con ella, pero la niña rechazante solo huyo, sin dejarle opciòn a la pequeña azabache de, terminar sola con la compañia de la simple soledad de aquel salòn. "

    Aquel día en particular, terminaron las clases entre tropezones. Quiso acercarse a una niña que compartía grupo con ella, pero la niña, rechazante, solo huyó sin dejarle más opción a la pequeña azabache de terminar sola, con la compañía de la simple soledad de aquel salón.

    "Incluso su nombre era raro, su actuar, era muy infantìl y para molestias de muchos, demaciado inocente."


    Incluso su nombre era raro, su actuar era muy infantil y, para molestias de muchos, demasiado inocente.

    "--Maestra, ¿Cùal es el problema en mì?"

    —Maestra, ¿Cuál es el problema en mí? —cuestionó la pequeña con algo de tristeza en su voz.

    "-- En tì? --totalmente seria, volviendo su mirada a ella por sobre sus lentecillas, acaparo por completo a la infante con su irònica mirada.-- No entiendo tu pregunta."

    —¿En tí? —preguntó totalmente seria la maestra, volviendo su mirada a ella, por sobre sus lentecillas, acaparó por completo a la infante con su irónica mirada —. No entiendo tu pregunta.

    "--Es que..Nadie quiere estar conmigo. Dicen que soy rara."

    —Es que... Nadie quiere estar conmigo, nunca. Dicen que soy rara —confesó bajando la mirada.

    "--Y?, tal vez solo tengan razòn --contestò casi cortante.--


    Incluso ella ignoraba a la infante."

    —¿Y?, tal vez solo tengan razón —contestó casi cortante. Incluso ella ignoraba a la infante.

    "--Y..eso es malo?"

    —Y... ¿Eso es malo? —interrogó la pequeña.

    "--Aveces. Solo tienes que apartarte un poco, ¿Comprendes?"

    —Aveces, solo tienes que apartarte un poco, ¿Comprendes?

    "--....No maestra, --negò en un movimiento lento-- ¿Què debo hacer...?"

    —No maestra... —negó con un movimiento lento — ¿Què debo hacer...?


    ".-"

    (No sé, ¿se supone la maestra no sabía qué responderle?)


    "Su Familia perfecta era reconocida por muchos, un padre amoroso, excelente doctor. Una hermana mayor muy eficiente, amante al trabajo y responsable. Amaba su trabajo en oficinas, sin mencionar su titulo de abogada. Un hermano militar y una tìa empresaria de su propia compañia de juguetes. No eran para nada ordinarios, se a de decìr. Pero por sus respectivas responsabilidades, obligatoria mente olvidaban la atenciòn necesaria hacìa la mas menor de la familia. Era lamentable."

    Su Familia era reconocida como perfecta por muchos: un padre amoroso y excelente doctor. Una hermana mayor muy eficiente, amante del trabajo y responsable, amaba su trabajo en oficinas, sin mencionar su título de abogada. Un hermano militar y una tía empresaria que dirige su propia compañía de juguetes. No eran para nada ordinarios, se podría decir. Pero, por sus respectivas responsabilidades, obligatoriamente olvidaban la atención necesaria hacia la más pequeña de la familia. Era lamentable.

    "--Leint, hija -- llamo , quien se suponìa era su padre.-- ¿Còmo estuvo hoy tu dìa en la escuela?"

    —Leint, hija—llamó, quien se suponía era su padre — ¿Cómo estuvo hoy tu día en la escuela?

    "Era viernes, y supusieron que era mejor descansar un poco y pedir tiempo para la familia, dàda a la cena familiar, lo hacìan màs por la pequeña Leintni."

    Era viernes, y supusieron que era mejor descansar un poco, y tomarse un tiempo para la familia. Realizaban la cena familiar, lo hacían más por la pequeña Leintni.

    "La pequeña sonriò alegre, càsi emocionada."

    La pequeña sonrió alegre, casi emocionada.

    "--¡Muy bien papà!, la maestra nos formo para realizar una actividad muy interesante el dìa de hoy."

    —¡Muy bien, papá!, la maestra nos formó para realizar una actividad muy interesante el dìa de hoy.

    "--¿Interesante?, suena genial mi pequeña -- le sonrio con todo amor y dedicasiòn -- y, ¿Què fue?"

    —Interesante, suena genial, mi pequeña —le sonrió con todo amor y dedicación —. Y, ¿Qué fue?

    "-- Puès...realizar un informe donde dirìamos lo que vivimos y aprendemos en la escuela. Còmo nos llevamos tàn bien con nuestros compañeros y, luego debiamos hacer un dibujo de nuestro dìa en clases --respondìa sin ningùn sentimiento negativo, en cambio sonaba muy interesada mientras comìa su bocado de pasta con carne.-- yo hice el mìo y quedo muy bien. Papà, ¿Quieren verlo?"

    —Pues... realizar un informe donde diríamos lo que vivimos y aprendemos en la escuela. Cómo nos llevamos tan bien con nuestros compañeros y, luego debíamos hacer un dibujo de nuestro día en clases —respondía sin ningún sentimiento negativo, en cambio sonaba muy interesada mientras comía su bocado de pasta con carne —. Yo hice el mío y quedó muy bien, papá. ¿Quieren verlo?

    "--Eh..puès.."

    —Eh... pues... —dijo el padre, que no está seguro de qué contestar.

    "Las miradas compartidas entre los cuatro mayores no fuè muy atendido por la menor, cuando ya se estaba por levantar para subir a por su dibujo."

    Las miradas compartidas, entre los cuatro mayores, no fue muy atendido por la menor, cuando ya se estaba por levantar para subir a por su dibujo.

    "--Vuelvo en-"

    —Vuelvo en...

    "-- Leint, querida, -- hablò la tìa deteniendole -- no nos has contado sobre tus amigos, mi niña --desviando el tema, la hizo regresar a su lugar.--"

    —Leint, querida —habló la tía deteniéndola —. No nos has contado sobre tus amigos, mi niña —desviando el tema, la hizo regresar a su lugar.

    "--¿Mis amigos?...¡Oh si, mis amigos! --no se detuvo. Sonriò volviendo a su lugar con emociòn-- Ellos son algo tìmidos, tìa Deya.. Càsi siempre se mantienen lejos por temor a estar conmigo, pero ya vera que pronto les dirè que no tengan pena. Yo no les hare nada..jejeje..¿no..?"

    —¿Mis amigos?... ¡Oh sí, mis amigos! —no se detuvo. Sonrió volviendo a su lugar con emoción —. Ellos son algo tímidos, tía Deya... Casi siempre se mantienen lejos por temor a estar conmigo, pero ya verás que pronto les diré que no tengan pena. Yo no les haré nada... jejeje... ¿no...?

    "Era lamentable que la situaciòn en la realidad tuviera otra cara, porque estaban al tanto del maltrato que la menor presentaba cada dìa. Con todo y eso, luchaban con eso tratando de que la niña no sufriera un choque emocional , y por esa razòn le daban alas para que viera la realidad como ella solo sabìa hacerlo.
    Una versiòn menos realista y lastimera."

    Era lamentable que la situación en la realidad tuviera otra cara, porque estaban al tanto del maltrato que la menor presentaba cada día. Con todo y eso, luchaban con eso tratando de que la niña no sufriera un choque emocional , y por esa razón, le daban alas para que viera la realidad como ella solo sabía hacerlo. Una versión menos realista y dolorosa de la realidad.

    "--No mi niña. Eres especial...ok?"

    —No, mi niña. Eres especial, siempre recuérdalo, ¿entendiste? —dijo su tía (supongo fue la tía) para animarla.


    ***
    "Continuara..."
    Continuará...


    Y ahora, estoy triste ante la situación de la pequeña Leint, rechazada y a pesar de eso, siempre mostrando una sonrisa amable y llena de cariño. Y ahora, parece que tiene un amigo imaginario, o eso saqué del tercer capítulo al menos.

    Por el título y la etiqueta, supongo debo prepararme para que la pobre pequeña deje este mundo sola, sin amigos y sin entender por qué no la quieren los demás.
     
    Última edición: 28 Octubre 2018
  5.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2256
    IV Parte


    *
    *
    *



    Tres semanas luego. Leintni salìa al fin del hospital, muy animada mente junto a su tìa y hermana, quienes en persona decidieron ir a buscarle. Estaba recuperada al parecer, pero aun asì debìa andarse con cuidado por si otro caso similar al anterior llegase a pasar.




    Minutos luegos la pequeña azabache se antojò de ìr al parque, las emociones la acaparàron y el deseo de brincar invadiò su cuerpo, haciendo que entre brìncos le suplicara incansable mente a sus mayores que la dejasen ìr. Querìa ir a jugar y divertirse, fue su respuesta entre risas, y su tìa quien era la màs preocupada en ese momento solo acepto luego de minutos largos de tantas suplicas. Analizando las cosas, quizas era lo mejor...era la oportunidad perfecta para que la niña se liberàra un poco y se distrayera a su vez.




    Y asì luego solo se encaminaron hacià el parque Mirànda.






    -- No te alèjes tanto, si? --indicò la mayor--




    --Claro, tìa Deya!





    Solo la vieron correr con prisa hacìa el tobogan, en donde empezo con su juego favorito, subiendose ràpido y dejandose caer con velocidad por aquella plataforma lisa de metal, y asì seguida mente continuo varias veces màs. Leintni no le importaba en aquel momento màs que divertirse, llevando consigo su vestido favorito de color amarillo, adornado de muchos dibujos de flores y mariposas, que ahora se entre mesìan por sus fràgiles movimientos. Sujetaba su diminuta cintura una cinta rosa que le hacìa vuelta dos veces sobre esta, haciendole de cinturo...al final, atràs dibujando un lazo..





    A la vista parecìa una alegre niña nacida de las flores. Su enorme lazo sobre su cabeza igual en rosa, sujetando su grueso y largos cabellos liso y negros como el carbon, hasta terminar màs abajo de sus rodillas..eran caracteristicas que eran ùnicas en ella, sin mencionar sus mejillas siempre rojas a causa de su piel delicada y pàlida, haciendola ver como a una niña no màs de ocho años...cuando en si no faltaba màs que unos meses para sus once.

    No es que fuera muy rellenita, o muy delgada, solo cargaba con ella lo necesario que la hacìan ver fràgil a la vista, y su mirada perdida y brillante solo la volvian una figura sacada de una caja de cristal, como una joya que si caia al suelo en cualquier momento se romperìa. Y eso es lo que mortificaba a la familia Roussh Lin, la gran responsabilidad que se tenìa con la pequeña azabache...porque sabìan que no siempre podrìan protegerla de la realidad y, en cualquier momento solo tendrìa que despertar.




    La suabe risa de la niña no se hizo esperar cuando, en una de sus vueltas para volver a subir al tobogan, accidental mente termino chocando con alguien en su camino al no ver bien por donde iva, acabo callendo al suelo a tropesones, haciendo que su alegrìa parara abruptamente y ahora se sintiera algo aturdida.

    Sus grandes ojos, su mirada azuleja y la otra color esmeralda, solo reflejaron la sorpresa cuando, la figura conque habìa chocado se fue guirando a poco para luego dejarse ver a cierto chico de su propia edad que podìa decir muy bien que le conocìa...era su compañero. Ese niño..



    ¡Era el chico Ingles!




    Leintni no pudo evitar sonreir energica mente cuando sus ojos atraparon la imagen del niño. Rubio, de mirada verde fosforecente, similar a un amarillo que hacìa juego con su mirada fina y entrecerrada caracterizado por su frìa imagen y sus rasgos asiaticos. Èl era el chico Ingles que se sentaba a su lado...





    --¡Lee, Hola!






    Nunca aprendiò su nombre, nunca quizo utilizarlo, para ella el modo formal en que le llamaba era escencial y especial para su amistad, aun si no existiera, pero, amaba màs decirle de esa forma que, llamarle por su nombre. Y el niño al percatarse de esto solo pareciò fastidiarse, ante reconocer de inmediato a la infante.




    Verde y Azul. Era lo que sus ojos admiraron al girar. Sin duda solo una persona llevaba esos ojos..





    - ¡Que alegrìa verte!, ¿Vinistes tambièn a jugar?




    -Yo no hago eso -- cortante, solo se alejo de ella, centandose en una de las banquetas del lugar.--




    -A no?, entonces..--solo le siguiò, ignorando cualquier molestia y en ese momento acaparando el espacio personal que el niño tenìa--



    -Hum, ese no es tu problema.-- se incomodò por su cercania, a lo que solo se levanto de golpe empezando a caminar.--






    Leintni sintiò curiocidad, esto la llamo a levantarse y seguirle tambièn. Mirandole atenta mente casì en admiraciòn, algo que atrajo la atenciòn del niño.




    ¿Porque le seguìa?





    -¿Què creès que haces?



    -Pues...caminar contigo! --y le sonriò, como si esa fuera la respuesta màs obvia--..pero, ¿Te molesta?




    - Solo deja de hacerlo --mirandole molesto, se detuvo-- ¿Porque siempre fastidias?




    -Fasti..diar..?-- repetir esas palabras entre su boca le hizo probar un sabor amargo que le hizo bajar su rostro algo triste y pensativo. ¿Estaba fastidiando?--yo...no era mi intenciòn hacerlo..solo querìa ser tu amiga...es que me agradas mucho..




    - Pero tù a mi no-- declarò sin delicadesa, casì en una declaraciòn que hiriò a la menor. Se girò luego, ignorandola.-- Asì que..




    - Es porque no soy como las demàs, verdad?





    -Hum?





    La quebradiza voz de la menor hicieron que Layoner Lee se girara en ese momento, cuando sintiò en ella ese cambio tan repentino, llamando su atenciòn. Por parte de ella, no siendo su costumbre, en cambio tomo fuerzas para continuar esto. Estaba triste.





    - No sè de que hablas.




    - Todos cuando me ven hullen...ven en mi un mounstro sin duda...soy diferente y dicen que soy un fenomeno por tener ojos de diferente color...y no se si tienen razòn..d-duele aveces, y es extraño, no lo sè...yo..no los comprendo...nunca nadie quiere estar cerca mìo y menos hablar...eso pasa contigo, no?, no soy agradable..





    Decìr aquello era feo para ella, describirse de esa forma era cruel para ella misma pero, por la poca experiencia que tenìa habìa aprendido a verse asì, porque màs nadie que su familia le apreciaba tal y como era...¿y èl, no serìa igual que los demàs?




    ¿Què lo hacìa especial?






    - Lee, tu...eres el unico con quien e hablado tanto. Aunque sè que no te agrado, a diferencia de los demàs tu no corristes de mì, solo te alejabas y me decìas que me fuera pero...no me empujabas como los demàs-- cambiando su semblante triste le miro confundida-- ¿Porquè?




    Era una curiosa pregunta.




    -¿Acaso debìa hacerlo?




    Y eso la sorprendiò.





    -Eh...no, bueno..no sè...depende cuanto me odies..




    -Niña --la frustraciòn en su voz y su mirada sobre sus hombros hacìa ella-- No te odio, solo..no te soporto.





    La tìa y hermana de la azabache, atentas a cualquier cosa estaban asombradas por como la pequeña sostenìa una conversaciòn de màs de dos palabras con un curioso y lindo chico de su edad, imaginaba y era uno de sus "amigos" ; y aunque pensaron que le verìan uìr, sorpresa fuè ver que èste demostrò lo contrario.




    Layoner se alejo de Leint cuando a lo lejos viò llegar su limocina, esperandole frente a la entrada del parque. Y Leintni aun sorprendida por la respuesta del niño se quedo allì, solo viendole alejarse cada vez màs mientras se hacercaba a su limocina...teniendo en claro que ya el chico se iva.




    Pero en ese momento la mirada curiosa de la niña capto el momento en que, mediante el niño caminaba al parecer un tipo de libro rojo se le callo en medio del camino. Y por impulso solo corriò, lo màs ràpido que le diesen las piernas, y tomando el dichoso libro entre sus manos corriò tras el chico cuando este ya estaba casì dentro del auto.





    -¡Lee, espera! --llamò con urgencia--





    Haciendole detener.





    Cuando el niño atendiò a su llamado, penso en la niña como alguien molesto y quizo protestar, ya debìa irse y solo le estaba retrasando, pero justo en ese momento guardo silencio al ver que traia en manos su libro rojo. Màs bien su album.




    Ignorante de lo que iva a pasar, sonriò alegre, no paro, y se detuvo al llegar.. De inmediato extendiò el libro para entregarselo ,cuando Layoner sin agradecerle ni tomarse la molestia de hablar solo lo tomo sin màs; ante este gesto la sonrisa en el rostro de la niña se hizo precente, se hizo repetitivo..y algo molesto para el niño, cuando de seguido los brazos de la chica le tomaron por sorpresa ante sentirle rodearle en un abrazo abrupto que le hizo sostener el aliento por completo.




    Y para Leint fuè inevitable. Abrazar era lo que tanto le gustaba hacer, con sus hermanos lo hacìa siempre...en ves de agradecer solo lo demostraba y cuando querìa despedirse lo volvìa hacer...para ella era comunicasiòn corporal...




    Pero para èl..era algo nuevo y..extraño.





    En ese momento todo acabo en desastre.



    Nunca debiò abrazarlo desde un princìpio.





    -¡NO LO TOQUES!






    Del auto saliò derrepente una chica peli rùbia, màs o menos un año mayor que ellos. Molesta por la cercanìa de la niña hacià su compañero de trabajo, no se contubo ante el impulso abrupto de alejar a la pequeña azabache, empujandola con brusquedad sin concideraciòn alguna y en el proceso tirandola contra el suelo. Esto causo una confusiòn a la menor y para el niño una molestia quien no aprovo ese gesto imnecesariò de la niña en contra de la menor...





    Leintni sintiò un dolor aun lado de su cabeza ante el choque dado contra el suelo. El dolor mayor fuè el de sus sentimientos lastimados al desvoronarse y ser destruidos de aquella forma tan cruèl, ante aquel intermedio repentino que la excluyeron, ahora haciendola sentir basura. Nunca habìa llorado, al menos no desde que tenìa memoria. Pero esa vez el sentimiento oprimido en su pecho la hicieron desvoronarse. Sin tener voluntad propia para levantarse una vez màs, las lagrimas nacieron y el dolor que empezaba a sentir lo dejo surguir.




    Hìpo tràs hìpo sonaron preocupantes, el solloso ahogado solo alteraba màs su lento respirar, cuando màs se incrementaba, podìa notarse su falta de aliento.




    Y a esas alturas es que se daban de cuenta que se trataba de otro ataque, esta vez mucho màs serio.





    -¡LEINT!




    El pequeño conjelado ante esta imagen, por primera vez, quizo inclinarse para ver que le ocurrìa, soltandose de la rùbia que habìa sido la causante de todo, pero apenas estubo a sentimetros de tocar su hombro y el grito de una mujer llamar a la niña le hicieron detenerse, justo al momento en que la menor era alejada de èl, en un arrebato que lo desconcerto.




    Dos mujeres la habìan cargado con urgencia , sin mirar atràs , solo con su preocupaiòn en la niña que no paraba de sufrìr aquellos espasmos y que al final fue sacada de allì de inmediato.




    Dejàron el parque, tomaron un tàxi y desapaecieron...





    -Layoner?




    No le escucho. Aun asì no querìa ni verla ahora, menos tenerla cerca..algo habìa pasado y eso lo habìa afectado de cierta forma..




    ¿Què era lo que habìa precenciado en verdad..?







    ______





    Continuarà...



    Nota: El final esta llegando, y segùn mis càlculos, no fàltan màs de tres capìtulos, eso depende de como valla el final.


    Agradesco a aquellas personitas que se dan la molestia de comentar, poner su sellito o simplemente pasar por esta pàgina a leer esta corta y conmovedora historia que no falta mucho para finalizar. A
    Dark RS , agradesco su consejo y lo tòmo, porque de los errores se aprenden y si se puede se corrìgen, inclùso por ello decidì hacer este capìtulo un poco màs largo que los anteriores. A dedicasiòn de mi parte. XD!



    Aclaro que, el motivo por la que son cortos es porque me baso en mìnimas escenas especificas para que pueda centrarse màs en la protagonista y los problemas que lleva poco a poco y los que la haràn perder la vida al final ( U~~U lamentable mente..), para no alargarme tànto y dar un ambiente algo sencillo y no tan extenso. Y poder mantenerme hasta llegar al punto. Por otra parte, creo que es todo...Besos y abrazos, se despide su servidora.




    Y disculpen la tardanza, pero estoy un poco sobre cargada de trabajos en mi colegio, ya es mi ùltimo año y me tienen a full!!, con suerte tratarè de subir el prox Cap..




    ::TSUKI NO SORA::
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,190
    Pluma de
    Escritor
    Saludos:

    Ese 'luegos' suena raro, mejor es usar 'después'. Te faltaron varias tildes, y te sobraron varias más. Las palabras acabadas en 'mente' no se separan, como lo hiciste en varias ocasiones.
    "Minutos después, la pequeña azabache se antojó de ir al parque, las emociones la acapararon y el deseo de brincar invadió su cuerpo, haciendo que entre brincos le suplicara incansablemente a sus mayores que la dejasen ir. Quería ir a jugar y divertirse, fue su respuesta entre risas, y su tía, quien era la màs preocupada en ese momento, solo aceptó luego de largos minutos de tantas súplicas. Analizando las cosas, quizás era lo mejor... era la oportunidad perfecta para que la niña se liberara un poco y se distrajera a su vez. "

    También debo señalar, que siguen los mismos tipos de errores, aunque es extraño, ya que muchos de ellos los debería señalar el autocorrector, incluído el del foro. No puedo evitar detenerme en cada acento grave, tildes opuestas. También sigues usando el guión medio en lugar del guión largo para los diálogos, sin mencionar que estás cerrando diálogos con guión.

    Si debo admitir que pusiste un poco de descripción en cuanto a la ropa de Lein y las características de Lee, eso me dio gusto.

    En lo referente al escrito, me parece que la pobre Leintni va a hacer un amigo justo al final. Literalmente al final. No es para nada fácil imaginar a una dulce niña como ella que se sabe que va a terminar muriendo en cualquier momento.
    upload_2018-11-6_8-24-56.jpeg
     
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1049
    V

    *
    *
    *



    Aquel dìa nadie parecìa estar en sus cien por ciento que digamos. El aire era dènso, triste y algo bago. El clima acompañando aquel momento desvalido estaba empezando a nublarse cada vez màs, mientras que al aire cada vez màs lo dominaba un toque frìo.



    Era un hospital, si...pero en ese momento parecìa recargar màs con aquel espìritu muerto..



    Habìan pasado ya dos semanas desde que sufrieron aquel incidente fatal, donde la menor de su familia habìa sufrido aquel ataque emocinàl y, no habìa vuelto a despertar. Dos semanas terribles en la que no habìa pare alguno por su propia seguridad, tratando de encontrar el milagro que necesitaban para que aquel fràgil corazòn no dejara de palpitar.


    Y eso es lo que lo frustraba y le entristecìa grandemente.


    Era un doctor, director del hospital màs reconocido en aquella ciudad, excelente en su trabajo y no habìa quejas. Era bueno en su trabajo pero, tambièn era padre...su padre, y aquello le remarcaba màs a causa de saber el proceso que debìan pasar para poder intentar reparar el daño que aun obstruìa la vida de su pequeña hija. Y que ahora amenazaba con llevàrsela..pero no era nada fàcil verlo como uno de los casos que ocurrìan diarìamente, no..¿Como hacerlo?..


    ..era su padre..




    --Doctor..--llamò desde la puerta de la oficina, llamando la atenciòn de su superior quien solo le indicò entrar.-- ya hicimos lo que nos indico para que..la pequeña Rouss estubiera-



    --Bien --cortante no quìzo escuchar lo siguiente, solo tomò unos papeles y los acomodo en su carpeta, antes de guardarla en un cajòn en la esquina de su escritorio en donde podìa verse que guardaba algunas cosas personales como, fotos de su familia y recuerdos muy importante para èl. Aunque ahora que lo veìa dolìan.-- que los doctores y enfermeras se preparen entonces..tengan todo listo para la operaciòn.



    --Si Doctor Rouss --no siguiò màs tiempo del necesario, inclinàndose para retirarse, solo se fue dàndole su espacio.--




    Todos en el hospital se compadecìa por lo que el doctor debìa estar sufriendo ahora, con tener que llevar sus manos al caso solo porque..la situaciòn era delicada y para nada querìa que alguien màs le hiciera la operaciòn a su hija..aun con milagro o no, èl llevarìa ese reto hasta el final.


    Junto a su hija..




    --..solo..lucha Leint, no te rindas..--quìzo ser fuerte, tomo aquella foto entre sus manos ahora enguantadas, y no quiso llorar ante aquel dolor oprimido en su corazòn, pero, ¿Còmo evitarlo?, si claro, era humano..--..necesito tu sonrisa ahora..




    Ya era el momento de salir y enfrentarse a la realidad, estaba ya claro lo que harìa, aun si fracasaba, una idea que no llevaba en su mente, claro està, salio de su oficina con las fuerzas necesarìas para cumplir su labor como doctor especialista, como un protector defensor del tesoro màs valioso del mundo, un hèroe, un salvador..



    Un padre...



    Esta vez lo harìa como un padre y no como un doctor, solo..



    ..solo para ella, solo para su hija.




    -- Ya le falle a tu madre hija, pero a tì no te voy a perder.




    *
    *
    *



    Los doctores en la habitaciòn estaban haciendo lo que podìan, luchaban contra el tiempo mediante trataban de que la operaciòn fuera lo màs seguro y ràpido que pudiese. Muchos sudaban pero de los nervios, otros se miraban entre sì con el temor del momento, intercambiando miradas inseguras que luego corrìan hacìa su superior, aquel hombre de lentes, cabellos rubios y mirada azuleja que solo se enfocaba arduamente en prestar su mayor atenciòn a su pequeña. Indicaba que hacer, era quien metìa la mano para la operaciòn, y aunque eran muchos los doctores precèntes no a cualquiera le indicaba para que le acompañase en el proceso, no, solo a su amigo y compañero fiel, a su mejor aprendìs a pesar de llevar años de haberse conocido en aquel camino de la medicina. Era su compañero de confianza..



    Las maquinas locamente empezaban a indicar el camino en que se estaba ièndo la vida de la niña, tocaban una sintonìa alertànte que causaba estrès, miedo, nervios, y ese dèje de posesiòn, por parte del mayor, de querer retener con todas sus fuerzas y propaso de voluntad la vida agèna a èl, le hacìan luchar.



    Pero era su hija, tenìa todo el derecho de luchar y ser egoìsta ahora, no?, ¡No la dejarìa irse asì sin màs!


    Aunque sèa le brindarìa la oportunidad de un tiempo de vida màs...prolongado. Aunque fuese cinco años màs, tres al menos..uno por misericordia...aunque sèa meses!, semanas...dìas, o..horas..


    ..al menos..horas para ver una vez màs su rostro y poderla abrazar una vez màs, brindarle su calor, darle su amor..y su ùltimo aliento de vida que fuera en precència de su familia y de todos porque...



    ...no se irìa de allì sin despedirse.



    --La recuperamos Doctor..esta volviendo...¡Esta volviendo!



    ¿Era el milagro que buscaba?, era la oraciòn mental que mantenìa en todo momento para que tuviera una ùltima oportunidad?....era su milagro, no màs..


    Las maquinas afirmaban los resultados positivos.



    -¡Aun hay esperanza de vida, Doctor Rouss!




    -S-Si..creò que...tienes razòn....-- Feliz?, era poco...solo querìa verla abrir sus ojos una vez màs...aquellos ojos que desde un principio le enorgullecieron.--..Leint, mi pequeña flor...sin duda tiene otro dìa de vida..



    Continuara....


    _____


    Nota:Ya nos hacercàmos al final, y con todo corazòn prometo un final feliz y tranquilo a pesar de que nuestra querida protagonista morirà. Al final quizàs haigàn sorpresas...

    Se despide con mucho cariño su servidora.


    ::TSUKI NO SORA::
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,190
    Pluma de
    Escritor
    Saludos:

    Aún sigues sin usar el guión largo, solo usas el guión medio, y a veces dos guiones juntos. Tildes donde no van, y las tildes graves. Algunos diálogos los acabaste con guión, y se debe cerrar oración con punto. También abusaste mucho de los puntos suspensivos. Y una lista de algunos errores.
    "...El aire era denso, triste y algo vago..."
    "... emocional y, no había vuelto a despertar. Dos semanas terribles en las que no..."
    "...¿Cómo hacerlo?"
    "...nos indicó para que.. la pequeña Rouss estuviera."
    "Sí,Doctor Rouss no..."
    "...fuerte, tomó aquella..."
    "...salió de su oficina con las fuerzas necesarias..."
    " Ya le fallé...."
    "...vida ajena a él,..."
    "...egoísta ahora, ¿no?,..."
    "...presencia de su..."
    "....está volviendo...¡Está volviendo!"
    "Las máquinas afirmaban..."

    ¿Se va a ir tranquila? Entonces que ya no despierte y descanse. Esa pobre niña, se va a morir por andar abrazando al niño nuevo.
    Claro que este capítulo se centró en al padre, y fue muy apresurado y se pudo hacer mucho más largo.

    No me puedo ni imaginar lo que debe sufrir ese hombre, ni el resto de la familia. Le faltó un poco más de trabajo al dolor del doctor, no me hizo sentir su desesperación o dolor. Recomendaría intentar darle mayor énfasis a cómo se siente el padre de Leint, lo que piensa, lo que siente.
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    5919
    Capìtulo Especial I Parte


    *
    *
    ...Sembrando y viviendo, sòlo una Rosa...

    *
    *



    --¿Y?, vienes o no?



    -- Bueno, ya voy en camino, el tràfico me retrasò un poco pero pude comprar lo pedido --contestaba la voz a travès del micròfono del telèfono, mediante la dama de la llamada se movìa inquietantemente.--¿Què es lo que era?, un..oso de peluche con un lazo en el cuello?, y rosa?, en serio?



    --Oye Derint, tu hermana fue la que pidiò eso, ok?, al menos ten un poco màs de tacto y complàcela èsta vez.




    La tìa Deya, casi como una madre para los hijos del doctor Rouss, su hermano, se hallaba a las afuera de la habitaciòn de la menor, quien dìas atràs habìa sido dada de alta y aunque debìa guardar reposo, al menos ya podìa recibir vicitas.


    Su familia se reuniò para acompañarla, cuando le vieron una vez màs abrir sus ojos, mostrar aquella mirada soñadora y lejana, como alguien que despierta de un largo sueño en el que solo viajaba en un mundo colorido, perdido entre jardines de flores con olor gratos y perfectos. Leintni demostrò confuciòn, curiocidad ante encontrar a su familia allì junta a su alrededor, llevando en manos regalos, flores, dulces pero por sobre todo...con una expresiòn de tristeza, felicidad, sorpresa y todos los sentimientos juntos en una convinaciòn que demostraba solo confuciòn para ella.


    ¿De que se habìa perdido?



    Despuès de eso los abrazos no faltaron, los besos y las lagrimas sin parar, la llenaron de regalos, de dulces que aun segùn no podìa comer, y de cosas que nunca antes le habìan dado. No era su cumpleaños, ¿porque los regalos?, y tampoco estaba enferma como para estar asì vestida con bata blanca y algo suelta...no?, al menos no estaba enterada..


    Aunque, pudo notar ràpidamente que estaba una vez màs en el hospital. Era ya casi una mala rutina despertar siempre allì.


    Pero, ¿¡Porque!?, querìa ir a su casa y nunca lograba llegar..



    Quìzo preguntar, quizo respuesta pero nadie se la diò...estaban demaciado emocionados y alterados como para responder a todas sus preguntas, al final solo tuvo que sonreìrles y aceptar que...solo estaban pasados de dìas, quizas sin dormir y por eso ahora parecìan unos zombies cansados..





    --¿Quieres algo?, un regalo?, un dulce?, aunque creò que no puedes comerlo aùn pero..¿Un peluche? algo que ver?, solo pìdelo mi niña, tu hermano te lo traerà, ya veras.


    Fue su tìa, muy emocionada la que le pregunto incansablemente lo que querìa, casì hobligandole a pedìr algo, y complacer su antojo. No querìa nada, estaba bien pero..al final tuvo que hablar..y solo pidiò un oso de peluche, no se le ocurriò algo màs...
    Por esa razòn ahora, cierta dama estaba a las afuera viendo que su sobrino no llegaba aun con lo pedido, y alteradamente trataba de apresurarlo a llegar.



    --¡Solo apresurate y llega de una vez!



    --Si, si esta bien!, Dios!,eres cada vez peor, vieja. Càlmate, ok?, no es como si Leint fuera a morirse por no llegar con ese tonto peluche.

    --..no juegues con eso Derint, el estado de tu hermana es aun muy delicado. En esta situaciòn al menos deberìas de tener muy palpable lo ocurrido. Se màs respetuoso, no lo arruines.



    Era comùn en èl. Era el tìpico hermano mayor, con actitud juguetona, pero arrogante a la vez gustaba de hacerle mal juegos a su hermana molestandola y aveces solo sobre proteguiendola demàs. De los tres hermano, èl era el uno baròn, menor que Sarah, quien era la mayor de 18 años, y èl solo contaba con sus 17, eran quien màs se parecìa a la menor, con sus cabellos negros y su mirada azuleja...



    Era su ùnico hermano mayor, y se sentìa con la responsavilidad de molestarle, como era comùn.. pero era inevitable algunas veces ser sobre protector, la creìa una joya valiosa, alguien que deberìa vivir entre una caja de vidrio, y luego de los ùltimos acontecimiento ese lado sobre protector por su parte creciò...y ahora ya no era tan arrogante como antes, la seguìa molestando, si pero..ahora solo le tocaba el cabello, alborotando su flequido azabache, jalandole cruel mente sus rojas mejillas pero de allì a màs como antes..no..


    Debìa saber disfrutarla antes de que..




    - Lo sè, tìa Deya...--contesto luego de un suspiro-- ...no te preocupes, ya estoy llegando.






    ***




    Aquel dìa la llenaron de regalos y demàs, mimàndola y concintiendola como nunca lo habìan hecho. Dèsde el padre hasta sus hermanos y tìa, no habìa ninguno que la dejaran sin atender. Leintni reciviò con gran emociòn y agrado aquel regalo tan bonito de su adorado hermano mayor, quien luego de llagar con el oso sòlo se propuso a centarse y admirar la gran satisfacciòn que su hermanita tenìa al abrazar aquel peluche y oler su dulce olor a gomitas.



    Primero su hermana, Sarah, quien llegaba con algo de comida para su tìa y hermano, le tomò entre sus brazos emocionada, regalandole besos y apretujones que càsi le robaron el aire, sus largos cabellos anaranjadizos calleron lizamente por sus hombro obstruyendo en el proceso la vista hacìa el ahora oculto rostro que, entre sus flequidos sòlo ocultaba la mirada azuleja de èsta, ya empañada entre lagrimas de alegrìa y emociòn. Leintni supo no hablar, supo mantenerse en su ignorancìa en un silencio curioso mientras le veìa secar sus lagrimas luego de separarse de ella.


    Sarah era muy emocionalista con ella, y por esa razòn en vez de preocuparse la menor por esto, solo se hecho a reìr, ante imaginar que su hermana habìa vuelto a exajerar en las cosas. Estaba en el hospital, Dios sabe porque, pero no signifiaba que estaba enferma...¿no?



    ..eso no significaba que se estuviera muriendo...



    Luego de unas horas ambos mayores se juntaron para jugar con ella, tomaron cada quien un puesto aun lado de la camilla de la niña y se dispusieron a hablar por largos minutos, convirtiendose en dos largas horas, en la que transcurrieron en risas, suspiros, miradas nostalgicas y silencios suspensivos ya cuando notaron que entre risas la menor parecìa cansarse, y empezar a cerrar sus ojos inconcientemente, como en un cansancio inevitable que le invitaba a dormìr.


    Derint y Sarah se miraron, ambos con cierto temòr, no querìan alterarse pero fue inevitable solo tomar una mano de la menor cada uno en ese momento, llamando la curiosa atenciòn de la menor quien, luego solo les miro cansadamente, a ambos , pero luego solo les sonriò...en un gesto que les herizò la piel y sintieron tristeza por ello.





    -¿Porque estàn tan raros hoy?, No dejan de mirarme asì y siempre me estan preguntando como me siento como si estuviera tan mal...--hablò con voz baja, càsi en un suspiro que sonò soñador--..me siento bien, no estoy enferma..¿verdad?..hermanos...?


    -Pues, Leint..


    -No .



    La voz cortante y fìrme del azabache causaron asombro a la mayor quien le miro de inmediato; ella no ten y a Leintni una calides tan grande que le miro en admiraciòn..como siempre...idolatraba un poco a su ùnico hermano mayor..




    -Solo estas aquì porque papà pensò pasarla contigo luego de terminar su trabajo por la tarde, esta muy ocupado y dìce que el tiempo se le hace muy corto para ìr a casa, pero como se hacerca tambièn tu cumpleaños, piensa aprovechar al màximo el tiempo de padre e hija. ¿Comprendes?


    -...claro..--asintiò luego de un corto silencio titubiante, enarcando una ceja curiosa-- solo que habìa olvidado que se hacercaba mi cumpleaños...¿cuando ès?, y que dìa es hoy?


    - Jueves, 29 de Septiembre...faltan solo tres dìas para tu cumpleaños Leint, pasaras a una nueva etapa sin duda..


    -¿En serio?, ya tan prònto estamos en octubre?...ni me dì de cuenta...




    Las miradas complices entre los mayores ante la respuesta y a la vez curiosa pregunta de la menor, causadas porque...ambos conocìan muy bien la razòn del porque ella nì se habìa percatado del transcurrìr del tiempo...



    .-



    Antes de que callèra por completo la tarde, Leintni quizo por un momento bajar de la cama para ìr a ver las flores que, por aquella ventana aun lado se su habitaciòn podìan admirarse a lo lejos en el jardìn de aquel gran hospital. Eran flores hermosas, grandes...y entre ellas..habìa una rosa de color blanco atrapada entre unas rojas..
    Derint y Sarah se habìan ìdo ya hace una hora por causa de asuntos personales, y la tìa Deya que habìa salido por unos asuntos tambièn de empresa, regreso de inmediato a esa hora, para atender a su sobrina...con la escusa perfecta de regalarle el resto de su tiempo a ella..le darìa una sorpresa.



    Pero al abrir la puerta de aquella habitaciòn la sorprendida fue ella..



    Leintni estaba de pie frente a la ventana, mirando hacìa las afuera mientras la brisa que soplaba en ese momento entraba con cierta brusquedad que le hacìan mover elegantemente sus largos cabellos que, ahora estaban sueltos. Con su moño alto siempre quedaba por el alto de sus rodillas...ahora...solo caìan màs abajo de èstas, casì tocando sus tobillos.
    En esa imagen parecìa una bella àngel que estaba apunto de fundirse con la luz càlida de los rayos solares, y en el proceso regresar al cielo en donde pertenecìa en realidad.




    Los ojos de la tìa al ver esto se abrieron de golpe, no obstante, solo corriò hasta ella...




    -¡Leint!




    El llamado le hizo girarse en su lugar, con curiosidad encontrandose con su tìa Deya.




    -Tìa De..



    -Leint --no le dejo si acaso procesar el saludo, nìsiquiera respirar cuando le abrazò con fuerzas, dejandola inmovil entre sus brazos.--




    Los ojos de la menor se movieron en confusiòn de un lado al otro, mirando su alrededor y entre sus manos el cabello rubio de su tìa que càsi ocupada la mitad de su rostro. ¿Le ocurrirìa algo que estaba asì de alterada?





    -Leint.--volviò a repetìr..esta vez con menos fuerzas--



    - Tìa Deya...porque està..



    - ¿Què haces fuera de la cama?



    -Eh? -- apenas y pudo hablar, cuando fue separada de aquellos brazos y ahora miraba los ojos azulejos y brillozos de su tìa.--..es que..solo quìse ver las flores del jardìn...¿pasa algo, tìa Deya?



    -...no -- hubo un silencio a momento, en el que supo secar sus lagrimas y controlar sus emociones como para regresar su postura y no preocupar a su sobrina, quièn ya estaba empezando a mirarle asì.-- no es nada màs que una falsa alarma, estoy exajerando las cosas, ya sàbes...las locuras de tu tìa -- riò, beso su frente y luego solo se levanto-- ven...volvamos a la cama, ya son las tres y no deberìas estar de pie aun.



    -pero...pero no entiendo porque si estoy bien, no me siento mal. ¡Quiero ìr a caminar!, si?, hagamos algo divertido tìa Deya, juguemos con las flores como en casa y contemosle las cosas que nos han pasado en el dìa. ¡Yo quiero ìr primero!, quiero contarles lo que vì hoy, una mariposa arcohiris, con colores tan hermosas que parecìa magica, ¿Puedes creerlo?



    -Leint..




    - Ademàs, mis hermanos me contaron que hoy tuvieron un mal dìa a causa del tràfico , mi hermana no pudo llegar a tiempo a su trabajo para pedir sus primeras horas libres y mi hermano nunca llego a su escuela militar...¿Tambièn serìa divertido contarcelo a ellas, no?



    -Pues..si, quìzas puedan aconsejarte que puedes hacer para animarlos. Se los agradeceras luego.



    -En serio!? --se emocionò--



    -Si...en serio.




    El hospital trabajaba aquel dìa muy atareadamente a pesar de ser muy normal, pero, para Dreytt aquel dìa se le habìa hecho dificil e imposible. Habìa terminado de atender un caso muy serio y todo habìa salido bien, luego paso por su oficina para dejar algunos papeles y tomar otros. Aunque aun tenìa un pequeño detalle que atender, al mirar la hora se percato que ya habìa avanzado la hora grandemente y eran ya las cuatro, un cuarto para las cinco.



    Su trabajo consumìa gran parte de su trabajo, si, pero no dejarìa que ese dìa se le fuera arrebatado tambièn, porque estaba decidido que irìa a ver a su pequeña flor consentida.



    Con aquellos papeles, saliò y llamo a su amigo y aprendìs, pidiendole que le hiciera el favor de encargarse de esos papeles y luego èl los pasarìa recoguiendo, luego claro de terminar su dìa. Despuès que se asegurò de que no tendrìa màs nada que hacer, por ahora se fue hasta la habitaciòn donde estaba su hija y, supo sentìr con agrado aquel calido sentimiento de familiaridad y amor al encontrarla en la cama, solo que esta vez junto a su tìa...





    -Deya..--sonriò con gracìa, y negò.--





    Su hermana desde que naciò fue demaciado loca en realidad, y ante su actitud aveces infantil y otras muy controladoras y seria, ahora estaba doblegada tomando una posiciòn un poco ageno a ella.
    Se habìa atrevido a subirse a la cama con su hija, centandola entre sus piernas mientras entre sus manos le leìa un libro de pàginas cortas, que parecìan llamar mucho la atenciòn de la menor. Reìa constantemente. Y de todo, esa era la parte que lo tranquilizaba.





    -Veo que se divierten mucho. ¿Puedo saber porque?




    -¡Dreytt! --la emocionada voz de la mayor ante ser descubierta en su travesura casì ensordecieron a la menor quien, luego solo riò.--




    -¡Es porque la tìa Deya me muestra las fotos de cuando mi tìa y tù, papà, eran pequeños! jejejeje...se vèn tan lindos..¿De verdad eran de Inglaterra?, y tenìas un caballo?



    -Mm?, un caballo?




    -Tìa Deya dijo que se llamaba Silvestre, como el gato de tu caricatura favorita...¿Era verdad, papà?



    - Leint..--aquello le sorprendio, y quizo contestar cuando, la risa descontrolada de la mayor solo le acallo, haciendole ver como ahora esta parecìa burlase de cierto modo de lo que sucedìa--



    -¡Siempre peleaba con los demàs porque en casa èl era el unico en ver esas cosas!, era tan divertido! --aunque siguiò riendo, ganandose la mirada frustrada del doctor y la confundida de la menor, se calmò- yo preferìa ver cosas de acciòn y leyes a la vez, algo que me enseñara en si algo...o que simplemente fuera en contra de lo que mamà y papà nos decìan.



    -Eras alocada, y desobediente --suspiro el mayor, luego de hacercarse a la camilla y juntarse aun lado-- una rebelde en realidad. Por ser la menor de todos crecistes con cierta libertad que nunca ninguno de nosotros tuvimos..



    -Si, creò que por esa razòn me fue facil en algunas cosas, pero...los demàs, no soportaban mi actitud.



    -Eras mala, Deya...¿Porque sigues negandolo?




    -Oh ya basta hermano, siempre me reprochas lo mismo desde que cumplì mis quince, ahora tengo veintitres y no piensas dejar de regañarme como si solo tuviera diecisiete?



    Dreytt nego con gracia, ante la mirada frustrada de la dama, mediante Leintni entre el medio de todo esto se divertìa al ver por primera vez una discusiòn tan familiar e infantìl de su padre y su tìa, quienes como hermanos dèsde mucho habìan sabido como vivìr juntos...por causa primero de problemas familiares y segundo por, caprichos de la dama rubia que no hizo màs que decidìr ìr a mudarse con su hermano mayor..





    ¿Era tan raro eso?, ella aun no podìa comprenderlo.






    -Claro que no. Porque ahora vives bajo el techo de mi casa.





    .-





    Sabèr lo que pensaba en aquel momento la niña era algo difìcil, comprender la forma en que veìa al mundo era càsi imposible y entender lo que sentìa justo en esos momentos era lo que realmente era imposible. Su rostro demostraba la tranquilidad de mil angeles juntos, su sonrisa constante era brillante y ante su temperamento actuàl ni aparentaba estàr enferma, era algo tan natural en ella y solo transmitìa tranquilidad. Pero la verdad es que Leint estaba cada vez màs confundida en lo que ocurrìa en realidad, estaba tratando de saber cuàl era su papel en aquel lugar y porquè todos estaban comportandose tan amablemente con ella y le daban tànta atenciòn...no era comùn..




    Y eso la hacìa sentìr abrumada.




    En ese momento suspiro, algo cansada por el sueño, quizàs...pero guardo silencio, cuando alzo la mirada viendo a su tìa levantarse y en despedida antes de salir beso su frente, mirandole con un amor tan grande que no pudo evitàr sonreìr en correspondencìa y...la viò luego ìrse. En silencio, con elegancia , como ella solo lo sabìa hacer.




    Despuès de eso se quedò con su padre, no estaba sola del todo, y era lo que la tranquilizaba. Para variàr, quizàs, aprovecho el hecho de que notò a su padre muy sensible ese momento, muy accesible a cumplìrle cualquier capricho y ya que todos en sì le consintieron a su modo, su padre siendo el faltànte, dudaba que le fuera a fallar.




    -Papà --y llamò su atenciòn, ganandose su mirada curiosa-- ¿Podemos salìr a caminar por el jardìn ?...quiero...--aguardò, le tomo de su mano, notando la diferencia de tamaño y sonriò-- quiero sembrar una flor...¿si?




    Aquella peticiòn tan particular le pareciò tan curioso al mayor, quien en silencio pensò un poco antes de responder en sì, analizando las cosas y dandose de cuenta que todo en realidad era solo una escusa para salìr afuera. Idea tan visible y tan fàcil de predecìr, tìpico en su hija. Pero no le arruinarìa su plan ni su deseo, no, simplemente la complaserìa.


    Y sonriò. Ok, estaba hecho, sembrarìan aquella flor.


    Cuando salieron de la habitaciòn todos que le conocìan le miraron con curiosidad, y màs de uno se le hacercò preguntando còmo estaba. La sonrisa de la niña era tan brillante a medida que se veìa llegar a la salida de aquellos pasillos, ya estaban llegando a la parte del jardìn, y tal acto infantìl, seguida de brincos y risas que solo ella no se cansaba de dàr...salieron. Allì el aire los golpeò, y el maravilloso olor a dulce, a causa de las flores, se hizo precente.



    Era otro ambiente, no como el del hospital que, solo cargaba con aquel aire de muerte y aquella pesades ligada a la desesperaciòn, no, era totalmente alcontrario a lo que habìa vivìdo allì en aquella habitaciòn.




    Leintni al tocar la grama, tuvo el impulso de soltarse de las manos del mayor y, quitandose las sandalias que en ese momento cargaba, luego se hechò a correr. Correr y correr, hàsta que se detuvo porque su padre agetreado le pedìa que se detuviera y se calmara, una peticiòn tan difìcil que el pobre doctor se viò con la tarea de correr tambièn, tratando de alcansarla, hasta que cuando lo logrò fue porque esta se distrajo y ante esto su equilibriò fallò y, calleron.



    Claro que èl fue màs ràpido y se permitiò caèr èl primero, siendo quièn recivìa el golpe en su espalda y abrazaba a la menor, para momentos luego de la caìda y un momento de silencio en que todo quedo suspendido a causa del asombro, se rompiò cuando las risas surguieron y la emociòn del momento se dispersò. Creando un ambiente màs tranquilo, melodioso, sencillamente agradable y familiar...





    -¡Te caìstes, papà!




    -Pero tu tambièn te caìstes, Leint..--siguiendole a su emociòn se reincorporò, quedando ahora centado y ella cargada.-- cada vez eres màs intranquila. Por eso es que te susèden las cosas, porque no eres capàs de controlar tus impulsos.



    -Sòlo seguìa esa mariposa, era muy linda...



    -¿Y los zapatos? --le recordò-- no era necesario quitartelos.




    Apenada no contestò de inmediato, porque sabìa que tenìa razòn.




    -Perdòn...es que..¿tenìa calor..?



    -Claro...calor. Es una respuesta pòco creìble.-- pero lo dejò pasar, claro...era una de las cosas que lo caracterizaban de su personalidad. Tranquilo, y fàcil de convencer, solo por su familia, claro...y esa pequeña era su tesoro màs valioso.-- ¿La flor?, ya estamos en el jardìn, ¿Què flor quieres sembrar?



    -Oh!, cierto! --emocionada, al recordarlo se levanto de golpe, dando saltidos en su lugar.-- ¡Pensaba en una rosa, hace poco vì una por allà! --señalò,buscando con su mirada la hubicasiòn.--



    -¿Una rosa?, ya vèo...explìcame para que quieres sembrar una flor justo ahora?





    Era una pregunta curiosa, quizàs, era solo un capricho de la menor, pero querìa saber que responderìa.




    -Eso es muy fàcil, papà -- contestò entre risas, mediante entre el matorral buscaba aquella rosa-- para marcar la diferencia, y para aprender a sembrar, recuerda que me prometìste que algùn dìa me enseñarìas a plantar una flor, lo recuerdas?



    -Si. Pero cariño, plantar y sembràr, aveces no significa lo mìsmo.



    -A no?, y porque no?, suena muy igual.



    -Si pero...cuando tu plantas algo, aveces ya es porque a estado sembrado en otro lugar o simplemente a estado creciendo en una parte no bueno para crecèr en un futuro y, para eso se planta en otra parte. Aunque tambièn se le dìcen replantar. Y bueno, sembrar...



    -Es de una semilla!...¿No?



    -Mmhum..--asintiò-- si, justo eso. Y tù, quieres es sembrar o...replantar?



    -Yo...



    Mirò a la flor que habìa buscado, allì atrapada entre rosas rojar, y siendo ella la ùnica blanca marcando muy bien la diferencia. Ella querìa eso, hacer que creciera una flor diferente, querìa que al mirarla todos pudieran notar que la belleza de las cosas no es porque es igual a las demàs o porque tienen bonito color, no...querìa enseñarles a todos que aveces lo diferente era lo que cargaba con la belleza màs hermosa de todas, y su originalidad era lo que lo hacìa especial.




    Còmo ella...ella era diferente, pero no era inhumana...sentìa, expresaba , soñaba y deseaba..era lo que querìa dejar muy en claro a todos.



    Quizàs, era mejor sembràr su propia semilla, asì marcar la diferencia.





    - Sembrar. ¿Hay semillas de rosas?





    - rosas..--riò, y asintiò.-- si hija, si hay...¿Estàs segura que es una rosa que quieres sembrar?



    -Si!, y ella...serà dedicada a todos. ¡Ya veràs, papà!





    Su desèo por sembrar una rosa se estaba cumpliendo en aquel momento, y el padre, luego de conseguìrle la susadicha semilla, se pusieron manos a la obra y empezaron a sembrar aquella flor. Los minutos pasaron y luego de un momento llegaron a las cinco, y ya estaba empezando a oscurecerse. Por suerte, el sembrar al principio no era tan difìcil ni era razòn para tardar mucho pero, la menor, no quìzo sembrar su flor entre las demàs rosas, no, a peticiòn...pidiò sembrarla cerca a un àrbol y sobre un lugar que anteriòr mente era donde habìa una estatua, en medio de todo el jardìn a vista de todos, y que ahora solo quedaba la bàse, entre enredaderas y monte, algo que le pareciò muy curioso. Al final, no cuestiono nada, y a càbo de un rato despuès de preparàr la tierra lograron sembrarla y asì al fin terminaron.



    Las enfermeras que pasaban junto a sus pacientes por aquel jardìn, no habìa ninguna que no se detuviera a ver como aquel doctor fuera de su trabajo se tomaba su tiempo acompañando a la niña para ser parte de una guerta en realidad, ensuciando sus manos, ignorando que podrìa ensuciar tambièn su bata blanca. No faltaron los comentariòs, muchos en murmuraciòn pero a la vez en admiraciòn de como el director de aquel hospital se rebajaba a la altura de su hija para poder estar con ella. Enseñando a todos esa parte paternal, no como un doctor, no como un profecional...si no como un padre que vela por el bien de su pequeña.
    Era admirable.




    Ya era momento de entràr, porque la hora lo indicaba.




    -Bien, es hora de entràr--indicò, sacudiendo sus manos mientras se levantaba y ayudaba a la menor.-- ya se diò la siembra, ahora solo hay que esperàr.



    -Pero papà...¿Tardarà mucho?



    -Eso no lo sè pero, te puedo asegurar que se tomarà su tiempo. Porque cada cosa tiene su tiempo en el siclo de la vida. Tiempo para nacer, crecer, tiempo para desarrollarse y...tiempo para morìr, cada uno de estas etapas deben primero cumplìr con cierto tiempo para ejecutarse bien...si no, ocurre fallas, entre estas...mueren.



    -Oh..tan feo suena eso...



    -Es verdad. Pero, no lo veàs de otra forma, sòlo...me querìa referìr a las flores. --le aclarò luego de un momento, dandole una sonrisa--



    -Ahh..mm, bueno..




    Emprendieron su camino de regreso a dentro del hospital, y ya Leintni debìa entràr, aunque se nego porque no deseaba entra allì pero...el cansanciò le ganò, haciendole un mal juego en contrà al bostesas cansadamente.




    Dreytt cumpliò con llevarla a la habitaciòn de ella, le ayudò a subir a la cama y le arreglò la sabana para que el frìo no le afectara mucho, y antes de irse se detuvo a mirarle por unos momentos, mientras la pequeña igual solo le odservaba con curiocidad, preguntandose porque su padre no dejaba de verle de ese modo tan particular.



    Y riò.




    -Papà...¿Porquè me miras asì?, voy a dormìr, recuerdas?, tu mismo dijiste..debes ìrte...



    -Ehh..si claro, lo siento --las ocurrencias de su hija le sacò otra sonrisa, de tàntas que en aquel dìa le habìan impulsado a demostrar. Levantando su mano sacudio suavemente su cabello.--es sòlo que...aun hay algo que trato de hallarle respuèsta, y no lo encuentro aun.



    -Mmm?, que cosa? --parpadeò varias veces curiosa ahora, ante esa nueva pregunta.--



    -La razòn de tu flor...Leint. Eres una niña inteligente, y tambièn muy detallista, aveces demaciado creativa como para que otros puedan entender tus razones y acciones... y yo, como tu padre quiero saber que significado le hallas a la flor que sembraste?, hay muchas en el jardìn, sabes?



    -Ahh, eso...bueno, lo sè papà, en el mundo exìsten muchas flores. De todo tìpo, de todo color, de toda especie y de toooooodas las tierras del mundo!, jejeje...pero, no todas son iguales...para mi que siempre hay algo diferente..y eso las hacen especiales.



    -A sì?. Què cosa?



    -Lo que son...y còmo son. En casa hay muchas flores, aquì tambièn, pero..aunque en todo el mundo halle flores iguales a las que hay sembradas en casa..nunca llegaràn a reemplazarlas porque..no son las mìas, no son las que amo...¿Comprendes papà?



    -pues, no del todo Leint. --y era verdad, sòlo, estaba asombrado de la forma en que la menor veìa todo..y ese simple detalle a su explicasiòn lo hacìa ver tan importante...-- puedo notar que te gusta mucho.



    -Asì es!, me gustan las flores!, jajaja...por eso...es que mi vestido favorito es el amarillo con flores y mariposas..es bonito, ¡Es verdad!, ¿no puedo ponermelo ahora?, por favor..no me gusta esta bata.



    -No puedes utilizar algo màs, Leint..lo lamento. Es por mejorìa del paciente y màs comodidad.



    -Entonces..eso soy?, un paciente?, porque?, es que estoy enferma?, o algo asì?



    -...algo asì.--quizàs negarlo no serìa bueno, mentìrle a esas alturas no le harìa ningun bien a ella ni..a èl..era pequeña, solo tenìa 10..pero, no valìa el hecho que le mintiera solo porque creìa que asì la mantendrìa proteguida.--




    Leintni no lo entendiò, no comprendiò esa confirmaciòn del todo porque no fue una respuesta completa que digamos. Y eso creò disturviòs en su mente.




    -¿Còmo es eso papà?, ¿Què es lo que tèngo?, y porquè nunca me quicieron decìr nada?



    -No es que no quicieramos, el problema està en como lo veas...podrìas preocuparte y eso te harìa daño, te pondrìa triste, entiendes?



    -..no..no entiendo.-- su mirada brillante cambiò a uno confundido, preocupante, cuando viò con intriga la mirada perdida de su padre, muy ìda y triste...si era asì el simple hecho de saber su enfermedad...¿Còmo le afectarìa a ella?, tambièn estarìa asì?, y de esa forma...preocuparìa a su padre tambièn?--





    Lo harìa sufrìr, sin duda.




    -Veràs, Leint, tù..



    -Esta bien papà. No te preocupes -- sonriò, se nego a escucharle...solo dejo que el momento pasara y que a su tiempo todo se diera, pero las respuesta aun no se darìan...-- no quiero saber, si?, solo quiero que sepas que estoy feliz que estes conmigo...es suficiente para mi.




    -Leint...




    La menor no pudo evitar soltar una risa una vez màs al semblante del mayor, al gesto asombrado que puso, y todo porque no podìa entender como su hija aveces llegaba a tomar decisiones asì tan maduras, que ella no se daba de cuenta que aunque a clara vista era para proteguer a los demàs y no lastimarlos ni preocuparlos...a ella le hacìa daño de cierta forma.
    Pero, si ese era su deseo...y querìa ignorar todo..era seguro ahora hobligarla a escuchar?




    -Estas segura?




    Ella no quizo entender, ella solo cambio de tema, y haciendose la descentendida se acomodo, volviendose entre las sabanas y
    se preparò para dormìr, incluso cerrando los ojos.




    -Buenas noche papà...descansa. Hasta mañana. Si?




    -Leint..-- y quizo hablar, quizo decìr algo màs pero, la niña siguiò con su juego haciendose la dormida, y esta vez negandose a escuchar, ignorandole...--...esta bien.




    Quizàs si era lo mejor. Por ahora..




    La dejarìa dormìr tranquilamente.




    Beso su frente en buenas noche, acariciando su mejilla y, en una ultima mirada , capturò aquella imagen de la menor antes de empezar a retirarse, y de une vez por todas dejar aquella habitaciòn.



    Hasta que, se detuvo cuando la voz de la menor hablò.






    -Papà...




    Se detuvo, y tranquilo se girò.




    -Si, Leint?




    -Es por todos...




    -Mmm?, que cosa?




    -La flor..la rosa, soy yo..sabes?..quiero que cuando me valla todos me recuerden. Esa flor serà para todos...siempre brillarà porque le dirè al sol que me brinde su brillo pero sin quemarme y le pedirè a la lluvia que no me dèje secar nunca...como a las nubes que, me daràn sombra para que no muera de calor..cada vez que la veàn les harè sonreìr, ya veras..¡asì estarè junto a tì en el hospital y no te sentiras sòlo jamàs!, jejeje..





    Queriendo saber la forma de la niña de ver las cosas?, ahora no querìa enterarse. Entender su forma de racionar a la realidad?, hasta ahora lo sabìa claramente, dandose de cuenta atraves de aquellas palabras que, aunque la menor demostraba no saber nada de su situaciòn, cabìa la posivilidad que presintiera muy bien y sabiera muy bien lo que ocurrìa con ella y lo que estuvo apunto de pasar mediante el transcurso de aquellas largas semanas. Y pensar que crellò en todo momento que no era asì, pero...iendo a la lògica eso no tenìa sentido.



    Era su cuerpo, era ella la persona que constantemente se desmallaba y sufrìa aquellos atàques, y quizàs de tantas veces en que llegò a pasar y verse vicitar muchas vèces seguida al hospital, llego a la conclusiòn que no era nada normal y, que estaba de alguna forma enferma. No sabìa de què, quizàs, quièn sabe?...



    Aun asì aquel mensaje que acabàba de dar decìa todo lo alcontrariò..


    La flor...esa flor. Ella se hacìa ver reflejada en una flor, se hacìa referència de cuando se fuera que nadie la olvidase..¿ìrse?, ìrse a dònde?, quizàs..provablemente...no..




    Provablemente no. Era evidente y claro que, Leintni Roussh Lin, su hija, se habìa dado de cuenta que no estaba bien y que, en cualquier momento se irìa. Serà por la forma en que veìa a su familia muy pendiente de ella y muy constantemente allì preguntando como estaba?




    Incluso...si era asì, ¿Porque nunca lo dijo?, porque nunca lo demostrò.




    Acaso, esa era la verdadera respuesta que el estaba buscando?




    Dreytt estaba aun sorprendido y dolido por lo dicho de su hija, porque, aunque era màs un mensaje que cargaba con una indirecta cruèl, se hacìa referència de que en cualquier momento morirìa...





    -Leint..¿Còmo lo sabes?




    -Saber? -- la sonrisa nunca muriò, su rostro nunca dejo de brillar con aquella inocencia que convencìa a muchos que estaba libre de saber el estado de la situaciòn-- saber què papà?, no sè de que habla...--y se cansò, bosteso, volviò a arroparse y en despedida le volviò a sonreìr.-- "los adultos aveces son ràros pero...son sabios"...eso es lo que dijo tìa Deya que..decìa siempre mamà..jejeje...es ràro...pero tu no eres ràro papà, sòlo...un poco exagerado, no te preocupes tanto por mi, estarè bien...sòlo, descanse, si?..--ya no soportaba el sueño, ahora si estaba llegando al mundo de los sueños.--..buenas noche..papà.





    -...buenas noche...Leint...
     
    • Sad Sad x 1
  10.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Agradecimientos a aquellas personitas que se animan a leer esta historia, ¡Gracias!.
    Quiero hacer referencia a lo que me viene diciendo Dark RS , principalmente a sus consejos de la manera en que escrìbo y los errores ( horrores~~ ) que constantemente hay en mi escribìr.


    Primero, una ENORME DISCULPA, actuàlmente estoy algo atareada con muchas tareas y cuando escrìbo esto normalmente tèngo que repasarlo y corrergìr aquellas palabras faltàntes de pronunciaciòn, pero, es que còmo ya mencionè, por causa del tiempo y avèces del cansancio a la hora en que publìco los capìtulos no vèo esos detallitos que debo corregìr. Igualmente me disculpo, porque de aseguro es tedioso no solo para tì cada vez que lees èsto detenerte sòlo por estos errores causandote un dolòr de cabeza. ( entiendo eso, suelo pasar lo mìsmo ¬¬)



    Pero soy insistènte y perceverante!, acepto los regaños y las correpciones, trato cada dìa de mejoràr lo que hàgo para complaser a todos, y si no lo lògro y vuelvo a odtener un ragaño lo seguirè aceptando y continuarè tratando de mejoràr mi forma de escribìr.
    Iguàl, esperarè tu siguiente regaño. Jejejeje. ( XD que es muy seguro no faltarà! )



    En fin, ya sòlo falta un capìtulo màs y terminamos. No le darè un final alternativo a esta historia matando a la pobre protagonìsta sin antes darle un buen regalo o un bonito espacio familiar porque no suelo escribìr historias asì, no es mi estilo, asì que pasiencia que ya se hacerca el gran final, y les aseguro que no serà ni tràgico ni sufrìdo. De adelanto...quizàs..
    Haìga un personaje que volverà a salir en este capìtulo, quièn sabe?, y mejore la vida de èsta pequeña criatura àntes de que sus ùltimos suspiros acaben..




    ¡Bien!, luego se sabrà. ¡Nos vemos luego, y feliz dìa! ( noche ) ;)




    ::TSUKI NO SORA::
     
    Última edición: 20 Noviembre 2018
  11.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,190
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    No haré un listado de errores. Si lo hiciera terminaría escribiendo nuevo el capítulo entero. Hay tantos errores en todas partes, que me hace preguntarme si escribes mal a propósito o algo así. Hasta tu disculpa tiene horrores.

    Intentaré dejar de lado todo lo mal escrito, aunque seguramente tendré pesadillas sobre eso.

    Podría dividir en tres elementos principales este capítulo.

    La visita de todos los familiares y el exceso de atención que le dieron a la pobre niña, la dejó muy abrumada y preocupada muchas veces. Aunque claro, debió ser un momento muy especial que atesorará toda su vida, por más corta que sea.

    El momento especial padre-hija en el jardín. Un muy hermoso escenario.

    Y el tercero, y el que más lamento que no desarrollaras mejor, la respuesta de Leintni a la pregunta de su padre, de por qué sembró esa flor. Con esta historia bien editada y con más elementos, podrías incluso hacer que alguien llore en esa parte, lo sé por que me conmovió lo que dijo, pero le faltó un poco de impulso.

    Y ya solo falta que la pequeña muera. No me emocionada para nada el siguiente capítulo.
     
  12.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    8343
    Capìtulo Especial II Parte



    *
    *


    "Adios...mi pequeña flor..."


    -



    Ella corriò, se lanzò a los brazos de aquel que le brindaba aquel gesto tan càlido a su persona,y entre risas callò, y valla que se alegrò ante aquel càlido beso en su frente que le siguiò, para luego...solo sentarse a mirarse y hablar un poco de aquel dìa...


    Empezaba apenas, era especial para ella, pero su distracciòn hacìa las demàs cosas que no fueran ella le hacìan olvidar aquel hermoso detalle de que....era su dìa...


    Su dìa a celebrar...


    Leintni ignorò por completo el regalo que su padre ocultaba tràs de èl, aquel con un moño alto rosa como el que ella siempre utilizaba en su cabello azabache , y que perfectamente adornaba toda su alegre personalidad.



    Y entre risas se perdieron, en largas charlas en que la menor le contaba de su lindo sueño con las flores, y Dreytt solo se dedicaba a escuchar con pasiòn.


    Làstima que su tiempo se terminò, su reloj le diò la hora exacta en que debìa salir y eso entristecio a la menor porque, sabìa que su padre debìa irse.



    -Nos veremos luego hija, ¿esta bien?...Ah y...Feliz Cumpleaños.



    Fue lo ultimo que dijo el mayor antes de salir de allì, y entre una sonrisa pasiva beso su frente y salio....incluso sin darle su regalo porque...se le habìa olvidado. Leint, confundida, aun sin enterarse que era su cumpleaños, parpadeò varias veces antes de sonreìr bobamente y....gritò..




    ¡Ahh!, Es mi cumpleaños ya!, lo olvidaba...¡Gracias papà!




    La hora de la mañana pasaba con tranquilidad cuando Leintni fue sorprendida con...una sorpresa inesperada, que sin duda fue la razòn por la que se le olvidara por completo lo que hacìa porque..
    Se levantò, se hacercò a la ventana de aquella habitaciòn cuando, una enfermera entrò para atenderla y ver como estaba sus ànimos. Claramente de inmediato respondiò con una enorme sonrisa que estaba bien, que lo ùnico es que...en ese momento querìa salir un poco...querìa ir al jardìn a ver el resultado de su siembra...su rosa deseada.


    La enfermera con toda pena se negaba porque no tenìa ordenes de permitìrle a la menor tàles acciones nì deseos, pero la incistencia de la niña remarcàndole que estaba bien y que era su cumpleaños le hicieron caèr...en aquel juego en el que la menor ganò, sonriò con triunfo cuando la enfermera al final acepto, cubrièndola con una manta y abriò la puerta...indicàndole salìr...


    Ver eso le hizo ver la libertad al fin, la gloria...y màs..su oportunidad.



    -¡Gracias enfermera!



    La abrazò, la sorprendiò y sin notarlo causo en ella una reacciòn de sorpresa porque, no se lo esperaba. Ni espero para soltarla y luego salìr entre brincos, casi en una corrida desordenada...


    ..sin escuchar las advertencias de la enfermeras que le decìan que fuera màs lento...


    ..sin escuchar la preocupaciòn que demostraba a cada brìnco y sàlto que ahora daba solo por diversiòn y...


    ...sin tomar en cuenta el sonido de su corazòn que le decìa que...paràra..que se detuviera porque...estaba cansado yà... que solo querìa descansar y que... en cualquier momento èl solo pararìa....

    ..pero...ella podrìa entender algo de eso cuando solo pensaba en salìr a corrèr?..


    No. Era claro que no.



    Solo...querìa su libertad...



    Su risa fue la detonante en el bullìcio allì en los largos pasillos del hospital, a màs de uno llamando su atenciòn.




    ¡Pequeña, espera!, No puedes ìr corriendo asì!




    -¡Vamos, enfermera venga!, puede jugar conmigo tambièn, por favor...¡Veamos como creciò mi flor, si!?, ¡A que le gano!, jajajajaja!




    La sorpresa, era esa?, no...lo inesperado era eso?


    Claro que no, lo menos esperado estaba apunto de llegar cuando, la azabache siguiò con su carrera, entre risas sin ver hacìa adelante y, en ese momento al cruzas ese pasillo su camino fue abruptamente detenido por...



    ..alguien, o...¿Muchas personas..?


    Leintni perdiò el equilibrio callò, muy confundida por el golpe y el regreso a la realidad tan abrupto que tuvo, que al mirar hacia arriba no detallò bien en aquellos que ahora le miraban con sorpresa y alegrìa....
    ...todos...llevaban en sus brazos enormes regalos.



    -Mm?...



    -Srta. Roussh Lin?. --hablò una voz mayor, de una mujer que ìva alfrènte de los niños en principal...quienes para nada apartaban sus miradas de ella...--



    -Eh?..



    Los reconociò, fue allì que se percatò de cada uno y sorprendida solo pudo abrir su boca en una sonrisa realmente incontenible...




    -¡Ahh!, ¡Mi Maestra!!!, ¡y los chicos de la escuela!, Mis amigos estàn aquì!


    -¿Srta. Roussh Lin..?



    Y la mirò, estaba allì frente al grupo escolar que habìan quedado aquel dìa en ìr a vicitàr a su compañera de escuela. A aquella niña que nunca pensaron que en realidad sufrìa una enfermedad mortal...nunca repararon en el daño que le hacìan a su persona cada vez que la excluìan de los grupos y la alejaban solo por ser...diferente...



    ..y estaba allì, frente a ellos allì en el suelo, guardando tràs sus labios una risita divertida solo por haberse caìdo....


    Leintni, estaba feliz de ver a sus compañeros y maestra...




    -Y...¿Què hacen aquì?




    El resto del dìa fue una sorpresa mayormente para la menor, con la intranquilidad de saber el motivo de la vicita de sus amigos y maestra , los siguiò de regreso a su habitaciòn sin darle importancia a lo que pensaba ìr a hacer antes de que ellos llegaran y era el ìr al jardìn. Estos la llenaron de grandes versos en agradecimientos en la que Leintni solo se reìa porque pensaba que eran solo detalles para celebrar su cumpleaños, los niños, un grupo le formaron un lindo ramo de flores llenos de margaritas, lirios y rosas blancas que fueron recogidas y envolvidas alrededor de un moño grande de color rosa, con el cual le entregaron diciendo que sus olores y colores le hacìan recordar a ella en todo momento...
    Apenada agradeciò, realmente conmocionada por el detalle y las flores...amaba las flores...



    Las niñas, le prepararon una enorme pancarta en el que le escribìan un enorme " FELIZ CUMPLEAÑOS LEINTNI", con dibujos en el que se podìan ver niños tomados de la mano y en el centro una niña que se hacìa asemejar a ella, cosa que le hizo emocionarse màs y terminar abrazando a todas quienes, aunque al principio se sintieron algo extrañas por su cercanìa, con una mirada de su maestra supieron que debìan de comportarse...



    ..y asì todas aceptaron que, si se disculpaban y trataban de sentìr mejor a la menor, el aceptar aquel gesto tambièn valìa....



    El resto fue cuento de camino, en el que se la pasaron charlando, jugando y riendo con Leint. No dejaba de hacer preguntas sobre la escuela, el còmo estaban y que hacìan durante las clases luego de ìr a casa...una pregunta curiosa porque, ella añoraba su casa, y mucho, y por esa razòn solo trataba de reflejar la imagen de su casa en la vida de alguien màs...de alguien que de aseguro si la pasaba tranquilamente en su hogar con su familia...compartiendo, celebrando un cumpleaños de verdad sin tener que...



    ...cargar con un problema como el de ella..no?, porque era asì...tenìa un problema...



    Y pensarlo la entristeciò, mediante un niño tomaba un jugo entre la mesa de bocadillo, preparado por ellos mismo, y que en su defensa quìzo hacer un buen gesto para su compañera, y se lo extendiò...


    ...pero Leintni se perdiò en el pensamiento de la tristeza, al solo considerar que, el esfuerzo de ellos no valìa la pena....no valìa nada si...al final se quedarìan sin nada,no?...ella se irìa....




    El pequeño se preocupo, no sabìa aun como familiarizar con ella y se fue, informàndolo a su maestra. Ella se preocupo tambièn y termino acompañàndole aun lado, cuando tomo su mentòn y le hizo verle....


    ...esta estaba càsi llorando...



    -...Leint...estas..estas llorando? --sorprendida, la voz le fallò-- pero que te hicieron esta vez?



    Hipiò, sacudio su rostro y de inmediato limpiò sus lagrimas, antes de reemplazarlo con una enorme sonrisa.



    -¡Nada!, no es nada maestra...es solo...la emociòn, creo...¡Estoy muy feliz, en serio!



    -Leint...--pero no creìa su esfuerzo, no creìa su sonrisa..sin embargo, no podìa discutìr ese hecho con la menor, asì que..simplemente sonriò-- me alegra que te guste...pensamos que serìa lindo que los niños preparan algo para tì, para recordar el compañerismo y aprovechando que serìa tu cumpleaños...para que supieras que en la escuela tambièn te recordamos.



    -¿de verdad?, piensan en mi en la escuela? --estaba sorprendida--



    -Claro, Srta. Roussh Lin...¿Porquè lo duda?



    -Eh...es que, nadie habìa hecho algo asì por mì, y siempre parecìa que no le agradace a nadie... era dificil llamar su atenciòn y todos estaban muy ocupados con sus cosas....ademàs, por còmo soy yo...crèo que no le gustaban para nada cuando les pedìa algo o trataba de hablar con ellos, porque...me alejàban, me sacaban la lengua y decìan cosas entre ellos de mì...--expresar aquello le parecìa triste, algo penozo, y no quìzo mirar a la maestra-- no sè que tan divertido era pero, luego se reìa...y no podìa preguntarles porque solo hacìan como si no hablaran de nada...por eso no puedo aun creèr que piensen en mi...


    -Srta. Roussh Lin...



    Arrastrò con ella la culpabilidad de aquellas palabras a pesar de que ella no tenìa la culpa de nada, y era lo que sorprendìa a la maestra. Pero se sentìa mal, muy mal, porque de todos...ella tambièn habìa sido participe de esos desaires que la azabache sufrìa siempre en clases y en el colegio, era tambièn causante de aquel daño en su corazòn y mente...y ahora...no sabrìa como repararlo...



    Solo deseaba que...las cosas...




    -¿Fui muy malas con ellos, verdad?



    -Eh? --y absorta, le mirò, mayormente confundida por esa pregunta.-- ¿Tu culpa...?, de què..?



    -Mi culpa. Si no fuera tan molesta aveces, y aprendiera a ser como ellos me decìan quizàs les hubiese agradado màs...



    -Pero...es que, no, no, Roussh Lin, eso no puede...


    -Leint.



    -Eh?, que?



    -Leint. Siempre me llama por mi apellido, es algo muy formal pero no estamos en la escuela...Ah!, asì como lo hizo ahorita, me llamo por mi nombre! --y ese hecho le emocionaba...--




    Y la maestra lo notò.




    -Leint...pero, es que normalmente llamar a los niños asì es...no inculcar valores de respetos a los demàs cuando...deben dirigirse a alguien...



    -La respeto, y no tiene porque llamarme asì...me siento mayor llamàndome asì..--mencionò algo abochornada, haciendo un puchero mediante jugaba con sus manitos, y miraba a la maestra.-- la quiero...sabe maestra?, la quiero mucho y quiero tomarme una foto con usted luego, si?. ¡Por favor!




    -Una foto?, bueno, no sè..



    -¡Por favor, anda maestra!, Si!?, sera un rescuerdo de todos!



    Entre suplicas y suplicas, en que la niña solo daba brìncos tomando a la mayor de las manos, entre el asombro, èsta en cambio se la quedo mirando por un rato mientras parecìa que el tiempo se detuviera para ella, dejàndole ver y analizar por un tiempo prolongado la realidad que estaba formada a su alrededor y que...aquella imagen fea y terrible que habìa creado alrededor de aquella alma sin culpa de lo que realmente ocurrìa....no era màs que tonterìas de su parte y de adultos..


    ..se sentìa tan mal el solo pensar lo que le hizo anteriormente. Los rechazos y las humillaciones...


    ..aun asì, ella persistìa en estar a su lado y sonreìrle...


    ..es que era tan...



    -Si..esta bien, tomaremos esa foto. Sera nuestro recuerdo.



    -Si!, ¡Lo sabìa!...sera..nuestro ultimo recuerdo...




    ¿Ultimo recuerdo...?, para la maestra esas palabras la llenaron de intrìga...




    -¡Leint, Leint! --se hacercò derrepente una niña de esas, de mirada chocolate, que entre risas trataba de arrastrar a la menor con ellos.-- Leint!, ven, ven a ver el mural que todos hicimos para ti!



    -¿Mm?, mural?, en serio hicieron un mural para mì?

    -¡Si!, y todos en el salòn lo firmamos, quedo increible!--entre emocionadas risas y demàs terminò arrastrando a la niña.-- Ven a verlo!



    -Si!




    Entre la frialdad de la hora, lo que siguiò fue un momento entre amigos, de compañeros que solo trataban de compartìr con la menor, mediante sabìan la hora que se hacercàba y era el de ìrse, ya se estaba haciendo tarde y debìan regresar, debìan retornar a sus hogares. Sin embargo, justo en ese momento en que ya todo parecìa terminar la maestra se acordò de la foto...y por eso decidieron esperar un poco màs.



    ¡SIII!!




    Los niños, todos estaban alegre.





    -¿Todos listo?



    -Listos maestra!




    Era evidente su alegrìa, era tan increìble sentìrse abrazada en aquel ambiente tan càlido y perfecto en compartìr con sus compañeros, con sus amigos que crecieron con ella durante esos años de colegio, sin mencionar el Kìnder, muchos eran conocidos, y eso es lo que le hacìa ser feliz en ese momento a Leintni, porque...al final de todo, ya quizàs al borde de todo es que llegaba a ver el resultado de su


    esfuerzo, el resultado de todas sus esperanzas, a pesar de sus humillaciones y tropiesos...cosa que ahora agradecìa y pasaba por alto los malos momentos...



    ...porque el ahora era lo que importaba...el ahora era lo importante...




    Porque las firmas de todos sus amigos estaban en ese mural de recuerdos, todos estaban allì. ¿no?, sin embargo...sentìa que le faltaba alguien...sentìa que alguien no estaba presente y...estaba apunto de perderse aquella foto...



    ...pero..quièn..?




    -¿Leint?, pasa algo?



    -Eh? --reparando en el hecho de que estaba distraìda lo aprovecho para levantar su mano y, hacer su pregunta-- Eh; si!, muy bien, pero, maestra!



    -mm, Si?, que ocurre?



    -Puedo hacerle una pregunta? --y en respuesta esta le sonriò, y le sonriò, dandole permiso a proseguìr-- yo...me preguntaba porque razòn si todos estan aquì, èl no vino...?


    -mm?, èl?, quien no vino, Leint?



    - Pues, èl..Lee, no?, no vino con ustedes...



    -Lee...Oh, hablas del joven Lee, ah si, es que...




    No se habìa percatado que en realidad la niña si se habìa dado de cuenta de su ausencia, que a pesar de que se habìa divertido si se habìa dado de cuenta que habìa faltado un niño. Pero, en realidad era importante para ella su ausencia ahora?, porque, si era asì serìa un caso perdido..porque ese niño nunca diò respuesta alguna de si asistirìa si o no..y ahora...no tendrìa respuesta alguna para aquella respuesta.
    Su mirada era curiosa, y le exigìa una respuesta.



    -..el nunca..



    -¡Dijo que no vendrìa!



    -Eh?,Erhan, pero que dices..?--la respuesta ràpida de su alumno le hizo mirarle, causando una respusta negativa y triste a la niña-- ¿de dònde sacas eso?



    -..no viene..?



    -Maestra, lo vimos por la televiciòn hasta mañana y salìa del estado, ademàs, recuerde que ayer su cuidador llevo a la escuela un permiso que decìa que estarìa fuera por algunos dìas, y faltarìa a algunas clases, ¿No lo recuerda?



    -Es verdad!, oh, recuerde que usted tampoco fue, mandò a una suplente --respondiò una niña tambièn.--
    Y la respuesta de aquella pregunta ya habìa sido respondida, sin consideraciòn alguna de los sentimientos ahora lastimados de la pequeña flor...porque hasta ahora, el ver a todos allì les habìa dado en respuesta que,al final de todo si habìa logrado odtener a sus amigos, el apoyo de aquellas personas que le costò en serio ganarse, y su deseo al final parecìa cumplirse del todo...sin embargo, con la ausencia de su compañero Ingles, no se completarìa del todo su misiòn...no, porque lo necesitaba a èl tambièn...




    ..y ahora resulta que...no estarìa...porque tenìa una salida fuera del estado..




    -..genial...no viene entonces...no importa...al final..solo falta èl...ya todos estàn aquì..




    Despuès de la foto, la cual si se llego a tomar, todos se despidieron con abrazos largos y risas para la menor, estos le aseguraron regresar luego para hacerles compañìa y no dejarla sola. Sentìrse apoyada
    ahora era reconfortante para la menor, sentìr que podìa contar ahora con unos nuevos amigos le hacìa sentìr...amada...y querida..




    " Es.. la primera vez..."




    Sin embargo, aun algo le molestaba.





    -Lamentamos en serio todo lo que te hicimos Leint, estamos muy apenados..



    -Eh?, pero que dices?, si no pasa nada...



    -¿Pero si te lastimamos, como no pasa nada?, te humillamos y...solo pensamos que por ser diferente eras peligrosa..



    -¿Eh?, peligrosa?..--escuchar aquel concepto de uno de sus compañeros antes de irse le causo curiocidad, sin mencionar ahora...gracia..--jajajaja..pero que gracioso eres Erhan.



    -¡No es un chiste, en serio!, te estoy diciendo la verdad...pero me alegra que no te molestes por eso. Osea que..me perdonas?



    -perdonarte? --pensò en aquellas palabras, considerando el hecho de que...nunca habìa odiado a alguien.-- no tengo nada que perdonar, Erhan...nunca los odie, nunca te odie...a nadie..



    -en..serio?



    -Si..-- le sonriò, le gustò tanto el gesto sorprendido del niño oji azul que, termino tomàndole de los hombros para verle màs de cerca.-- son mis amigos...quiero que mis amigos sepan que me importan, tu me importas. ¿Podrìas decirle a los demàs lo mismo?, que no les odio?....porque yo...



    -¿¡En serio!? jajajajaja!, claro que si, Leint!; serìa hacer algo por ti y a partir de ahora dejare de comportarme como antes y te ayudare en todo!; te defenderè y seremos muy unidos!; si!, quieres eso, Leint?



    -Claro!, serìas mi primer amigo de verdad!, si quiero!




    Entre risas, ignoraron el hecho de que ya los demàs ya se estaban ièndo por completo, y este chico azabache de mirada azulada de nombre Erhan, era el ùnico en quedarse atràs...solo por tener la valentìa de disculparse de la menor. Y ahora...la maestra regresaba en busca de su alumno faltànte.




    -Erhan White?, se puede saber porque tardas mucho?, ya los demàs se van y usted es el unico en faltar.



    -Ya voy querida maestra!, solo me despido de Leint! --riò, la miro de regreso y fue allì que solo le regalo una sonrisa de verdad...una sonrisa que, hizo alegrar a la niña. Habìa tenido una fuerte influencia en èl,al parecer.-- Lucha para sobre vivìr, te vendre a ver, si?


    -Si, claro, adios.


    -Adios.


    -¡Erhan!



    -Si, ya voy!




    El pequeño se atreviò a solo dar un paso y, en eso se detuvo. Mirò hacìa la niña, quien solo se despedìa y, con una sonrisa socorrona se regresò, plantando en la mejilla de esta un pequeño beso que sorprendiò a la menor, a tal grado que solo enarco una ceja mirandole...confundida...



    ¿Què era eso?




    Èl solo le sonriò.





    -Creò que...me gustas...


    -...hum?



    -jejejeje, ¡Adios, Leint!; Nos veremos mañana!



    -Erhan White!



    -¡Que ya voy maestra!, no vè que me estoy despidiendo de mi nueva novia!?



    -¡Novia!?, no vengas con tus cosas ahora niño, y deja a la Srta. Roussh Lin en paz, vamos que tu papà te està esperando afuera. --jalandole de un brazo, saliendo de la vista de la niña...--




    Leint, recibiò aquel dìa lo que antes nunca habìa recibido de nadie, recibiò por primera vez lo que menos pensarìa que podrìa pasarle a su vida, y fue cariño, aprecio y...amor...



    ¿Alguna vez podrìa corresponder a aquellos nuevos afectos que sus amigos y maestra le regalaban?



    ..dudaba que corriera con esa oportunidad...



    ..porque...ya estaba cansada...




    " Soñè que mi corazòn se detenìa, sentì los latidos lento...muy lentos, ¿Porquè..?"




    Suspiro luego de un momento, viendo que ya no tenìa nada que hacer allì afuera y, se girò, dispuesta una vez màs a subir a su camilla...solo debìa irse a dormìr.




    -...me duele el pecho. mm, creo que ya es hora de dormìr..




    .-




    La puerta de su oficina en ese momento se abriò derrepènte, hacièndole pensar que quizàs era la maestra que tal vez se le habìa olvidado decirle algo y se regresaba para informarle de algo, y tuvo esa certeza solo hasta que, se diò de cuenta que tras aquella puerta no estaba la maestra...no..solo un hombre muy bien vestido con un traje completo en negro, y tràs mirarle serio esto le hizo enderesàrse y dejar aun lado su lectura entre la reviciòn de algunos informes del hospital.



    -¿Disculpe?, en que puedo ayudarle?



    -Buenas tarde, Sr. Rouss, pero, no es a mi a quien necesita ayudar.



    -Eh?, entonces..necesita algo màs? -- tomo un poco sus lentes, cuando en respuesta del mayor solo octuvo el silencio y luego solo se apartò, dejando ver tràs èl a..un chico de cabellos rubios...-- Eh?, que significa esto?



    -Joven Lee, necesita algo màs o...



    -No, esta bien. Puedo hablàrlo con el señor Dreytt a partìr de ahora. Vete, regresarè caminando.



    -Es..ta bien...con cuidado entonces, joven Lee.




    Para Dreytt no le pareciò curioso el hecho de que ahora el mayor se retirara sin màs en silencio, no, sin antes decìr adios o algo, no. Lo que le pareciò curioso era la forma en que trataba al niño, y como es que se dirigìa a èl...y a pesar de todo guardaba un tremendo respeto que sobrepasaba al de un mayordomo cualquiera...



    ..y por el modo en que podìa odservar còmo se vestìa el chico, podìa concluìr que para nada era comùn...sin duda era un chico de la alta sociedad.




    Le mirò, lo observò, no supo que decìr, despuès de todo este solo le observaba en silencio con una mirada muy seria, no muy comùn en un niño de su edad...y no le quedo de otra que, levantarse y ser èl quien llevara la palabra ahora.




    -Y...¿Quièn eres tù?




    .-




    La ventana de la habitaciòn, abierta de par en par estaba mostrando en ese momento la vista directa hacìa el jardìn, el jardìn lleno de flores que solo embellecìa màs y màs a aquel prestigiado hospital, y que para los ojos dichosos que ahora le miraban no eran màs que una imagen irreal de la naturaleza que le hacìan soñar despierta...que le hacìa suspirar de anhelo contenido, de un deseo que solo su mente repetìa...algo egoìsta, pero estaba bien...



    ..estaba bien porque, asì dejarìa de lastimar a los demàs...




    "..lento..muy lento..soñe con.." la respiraciòn se le hizo pesada, y solo tuvo que regresarse a su camilla cuando quizò ìr hacìa la ventana, pero en ese mìmino de segundo, el pecho le doliò, y sus piernas flaquearon..



    -ahh...--respirò, respirò y respirò varias veces, antes de parpadear con màs esfuerzo porque hasta eso se le hacìa difìcil.--...ahh...n-no...aun no..por favor...un poco màs, solo...u-un poco màs...




    Tomada del pecho, y sus ojos entre cerrados se soltò como pudo del agarre en su camilla, y aunque flaqueò y tropesò, supo levantarse y aun asì, llegar hasta la ventana...lo logrò, lo hizo, si, pero sostenida ahora de las orillas y recargada de ese marco de hierro frìo, que le daba la oportunidad de poder ver una vez màs a las afuera...




    ..a su jardìn...hacia su flor...


    ..su rosa..



    -..quiero..quiero ver mi rosa...una vez màs...




    ¿Ese era su objetivo?




    Las puertas a momento se corrieron en un movimiento silencioso que luego de dejar entrar a los recien llegados, se volviò para cerrarse de la mìsma manera, solo que, al final haciendo un "clic" que resonò en la habitaciòn, y Leintni curiosa quìzo mirar pero, se canso y solo cerro sus ojos, antes de sonreìr y descìr algo , pensando que quizàs era una enfermera...




    -..debe ser la enfermera...jejeje...discùlpeme en serio enfermera, sè que esta cumpliendo solo ordenes y las indicaciones de mi padre pero, dèjeme un ratico màs aquì, si?, me irè a dormìr luego, pero solo despuès de ver el jardìn....se lo agradecerìa mucho, en serio...




    Leintni con su respuesta dèbil y sencilla, aunque divertida porque lo habìa dicho de un modo travieso, al tratar de ocultar aquello a su padre, solo causo que el mayor, ante esto sonriera de lado, considerando la actitud de su hija adorable y precòz....


    Ni siquiera se habìa molestado en ver a quien tenìa atràs...no..ella sola habìa asegurado que quien habìa entrado habìa sido su enfermera...



    ...si tan solo supiera que...




    -Hum, hum...pero que travesura màs grande, hija, ¿Pensabas hacer que la enfermera me ocultase que en realidad no te has metido aun en la cama, considerando la hora que ès?



    Dicho esto, resonando en toda la habitaciòn, los ànimos de la niña fueron disparados como volcàn en erucciòn cuando reconociò aquella voz y, se girò, inconcientemente se girò de golpe...realmente sorprendida porque, estaba allì su papà...




    -P-papà...e-es..estabas allì...--que pena, para ella fue penoso encontrarse con aquel momento, ¿su padre se habrìa molestado con ella por eso..?--p-perdoname papà...pensè que era la enfermera, en serio...pero te prometo que no lo vuelvo hacer --negò, se disculpo muy apenada y desviò su mirada-- regresarè a la cama, me irè a dormìr de inmediato. Te lo prometo.



    -Espera mi pequeña flor, no te adelantes , esta bien. No estoy molesto, solo..me sorprende tus ocurrencias.



    -Eh?, en serio?



    -Por supuesto. --asintiò y se hacercò, quedando a su altura cuando se inclino y tocò su cabello.-- pero te pido que tengas cuidado, porque ahora estoy ocupado y no puedo estar fuera del trabajo por mucho, ok?, asì que te pido paciencia, luego vendrè a verte, te lo prometo.


    -¡Esta bien papà!, jajaja!--le abrazò, tenerlo allì le reconfortò, incluso....ignorò por completo sus latidos lentos...porque..estando al lado de quien querìa mucho, todo ese dolor era pasajero.--



    -Y, ¿Tuvìstes un gran dìa con tus amigos hoy?, la maestra dijo que estabas realmente muy animada hoy.



    -¡Como no!, fue increible papà!, no esperaba que mi maestra viniera y mis amigos tambièn!, jejeje, jugamos, reimos, nos divertimos!



    -ya veo..hum, me alegrò que hallas disfrutado tu tarde, Leint. Significa que todos vinieron a verte.



    -Si!...oh bueno, casi todos...



    -Casi todos?, pero estàs triste...¿Quièn faltò como para que te pongas trìste?



    La niña amancipàda por esto, solo bajo su rostro algo apenada, concideràndo que solo era un capricho suyo y negò en respuesta. Para luego sonreìr.



    -Solo un amiguito de la escuela papà, pero estaba muy ocupado hoy y tuvo que salìr del estado, pero no estoy trìste, en serio...Solo esperaba que viniera.



    -Mmm, y..ese amiguito que dicès tiene nombre por casualidad?, quizàs, podrìa ayudarte en eso.--y sonriò--



    Ella solo le miro confundida.




    -¿Ayudarme?, pero si èl no...




    Para el mayor, fue importante ver la alegrìa reflejada en el rostro de su hija, si estaba triste aquello no le hacìa feliz del todo, y en ese momento cuando se apartò para dejar ver al chico que habìa estado todo ese tiempo tràs èl, y descubrìr como el semblante de la azabache pasaba de asombrado a uno iluminado y emocionado, pudo descubrìr que...habìa resuelto el motivo de aquella tristeza en su hija. Y eso lo tranquilizo, lo hizo entrar en tranquilidad porque, su hija habìa retomado su semblante...




    -Roussh Lin.



    -¿Lee?, estas...aquì..?--parpadeò, sus manos temblaron y la sorpresa del momento le hizo dar unos cuantos pasos alfrènte , casi en un acto inconciente.--..pero si tu...tu no te ìvas?




    Pero èl no respondiò, solo se mantuvo serio como siempre y evito hablar. Dreytt no concideràba a aquel chico entre unos de los mejores amigos de su hija pero, considerando la forma en que Leintni llegaba a ver al niño, imaginaba que era tambièn importante. Y, solo decidiò salir.



    -Bueno, mejor los dejo para que hablen, yo tregresarè a mi trabajo --informò rompiendo aquel momento de silencio, mirando a ambos niños-- me informan de cualquiera cosa que ocurra, ok?, solo diviertanse.


    -Eh, claro papà.



    -hum, adios hija.




    El doctor saliò de allì, si, pero no sin antes darle una ultima mirada a su hija y, por ultimo a aquel niño que dejarìa con su hija. Que aunque no le parecìa muy hablador y un poco extraño, precentìa que todo estarìa bien. Mostraba respeto y rectitud. Algo que era importante. Y saliò.




    Removièndose en su lugar, pareciò inquieta. Si, Leintni estaba un poco nerviosa bajo la presencia de aquel niño, que ahora solo le miraba en silencio, algo normal en èl pero, le inquietaba. ¿Què decìr si, no entendìa cual era el bocavulario del niño Inglès?. Silencio y màs silencio..?



    Solo lo intentò.



    Pero...fracasò, y estallò.




    -Eh, Lee, ¿Quieres...hablar de algo?--y esperò la respuesta, pero en cambio èl le siguiò mirando, largamente antes de negar y desviando la mirada se hacercaba hasta su lado ocupando ahora el lugar en que ella estaba...la ventana--no?, bueno..entonces, ¿Què haces aquì?, sabes?, pensè que ya estabas fuera del estado...


    -Hum, ¿Y eso porquè?




    Respusta, al fin. Leintni se sintiò aliviada de esa vez poder recibir una respuesta.



    -Ah, bueno, porque los demàs me dijeron que no vendrìas porque saldrìas del estado, y como no vinìstes tampoco...eso..era verdad?



    -Por lo al contrario. Aun debo salìr.



    - ¿Aun?, es que..sales en la noche..?



    -Si.



    -Ohh...ya veo.




    La inquietud en sus manos y el latir de su corazòn. Leintni se asustò tanto por esto que termino dàndose la vuelta e inconcientemente hablando cosas incoherente...y sola..
    El la miro cuando la escucho, y el verla hablar sola le hizo enarcar una ceja extrañado.



    ¿Le ocurrìa algo?



    -...no puedo, no puedo, si le digo yo...el no quiere que hable y si lo hago..¿se molestarà?, ahì no lo sè..
    -Mm?, ¿Roussh Lin?



    -¡..!...Eh! --se girò, lo miro y riò, claro...todo finguido-- ¿Pasa algo?, es que ya te vàs tan ràpido?, pero es que recien llegas, ¿No quicieras hablar un poco màs?, yo podrìa hablar en serio, me gustarìa..



    -Roussh Lin.



    -Se supone que debo dormìr ya , pero no tengo sueño, y papà dijo que podrìa pasar tiempo contigo y me divirtiera, ¿podrìa enseñarte algo si quieres?



    -Roussh Lin, yo...



    - ¡Ah, ya sè!, podrìas venìr conmigo a ver la rosa!,supongo y ya debe estar creciendo, aunque sea un poco, ¿Vienes?--le invitò, le hizo sobre saltar por su repentino acercamiento y riò.-- ¿Lee?



    -..¿De que hablas?




    Mala idea, fue mala idea hacer aquella pregunta. Porque Leintni viendo la oportunidad de actuar se alejò y corriò de inmediato hacìa la ventana, no dejando si quiera al chico para reparar la situciòn, cuando solo subiò una primera pierna, luego el segundo y, fue en ese momento que el rubio pudo darse de cuenta de lo que Leintni trataba de hacer.



    Salìr de la habitaciòn, ¿y por la ventana?, ¡Estaba loca!




    -Espera, ¿Què creès que haces?



    - Sìgueme, quiero mostrarte algo. Mi jardìn.


    -¿Piensas salìr de la..?, ¡Oye, no, espera!

    Pero ella no le escuchò y saliò. No le importò y solo se viò cruzar esa ventana para luego estar ya al otro lado de aquella parted. Ahora estaba en el jardìn...su jardìn?

    Leintni pareciò un alma libre cuando sintiò la llerva tocar sus pies y cuando la frìa brisa abrazò su cuerpo envolviendola en una locura de emociones que le hizo dar giros a su alrededor, y càsi intentar cantar como aquellos pajaros que aun no se animaban a irse, y que solo adornaban cada vez màs aquel ambiente, unico para ella...
    No se diò de cuenta cuando su compañero si le siguiò y saliò por aquella ventana en que ella mìsma se habìa escapado, sin dudarlo, siguiendole sus pasos. El momento en que ella girò y cuando bailò con el viento, y cuando sintiò la mano frìa de alguien màs tomarle de la muñeca en un toque suabe pero a la vez exigente, y se sorprendiò.
    Se detuvo, se girò y solo se encontrò con la mirada frustrada y càsi ambarina del chico que càsi le robo el aliento ante la exigencia de atenciòn que ahora le pedìa. Su mirada le atemorisaba.
    Èl, a èl era a quièn temìa.

    -L-Lee..


    -Tonta. ¿Què creès que haces escapàndote asì?, estas loca?


    -Y-Yo..solo querìa mostrarte el jardìn...y, la flor..¿No?, ejeje...sera divertido , ya veras!, ¡Vamos!-- y volviò a lo mismo...--


    -No, detente ya!



    Leintni quìzo transmitirle al niño lo increìble que era para ella ese jardìn, lo màgico que se sentìa, y aunque tenìa muy en claro que èl estaba allì solo porque ella se habìa escapado, ignorò una posible molestia y lo jalò del brazo.


    ¿Pareserìa muy extraño bailar entre las flores?, no, para ella era increìble, era su sueño, pero.. ¿Con alguien màs?, con un compañero?, bailar entre flores con...su mejor amigo?, era quizàs la oportunidad de cumplìr su deseo de hacer realidad todo...y al final aquello lo que faltaba ya pasarìa a segundo plano.



    Porque Lee estaba allì.




    " Solo...baila conmigo, juega conmigo...porque...ya e de irme..."





    -¡Vamos Lee, rìe, es divertido!



    ¿Reìr?, nunca lo harìa. ¿Y divertido?, todo aquello le parecìa humillante.



    -Tsk!, ya basta, detente ya!




    Leintni se cansò, luego de eso terminaron por solo ìr a caminar todo el lugar, recorriendo aquel jardìn como si realmente fuese suyo, perdièndose entre la frescura de la càsi noche y las hojas que al caer tocaban su rostro, y su tacto era suave e incrieble. Facilmente sabìa distraerse, cuando se detuvo frente a aquel pilar en donde permanecìa oculto la viva imagen de una feliz rosa que apenas salìa, y en su defensa se sentò frente a este pilar, ignorando el hecho de que habìa arrastrado con ella al pequeño rubio.
    Layoner, estaba solo de espectador, cuando miro su mano ser tomada por la niña, cuando ella solo miraba perdidamente hacìa..aquel pilar solitario...solo cubierto de hierbas antiguas y marchitas...estaba muy animada y parecìa iluminada...


    ..por primera vez se sintiò curioso por saber lo que hacìa esa crìatura...



    -¿Què haces?



    -Ver.


    -¿Ver què?



    - Mi flor.



    -Flor? -- estaba creyendo que ya estaba loca, porque...claramente no podìa ver allì ninguna flor.--




    Y ella le sonriò a..esa flor.



    -La flor de mis sueños, la flor de la esperanza y la de los buenos deseos....la flor que me reemplasarà. Esa que habitara siempre bajo el recuerdo de los demàs...una rosa para todos, y...para tì.



    -Hum? -- frunciò el ceño cuando la mirada de la niña le hizo confundìr, porque parecìa alegre, pero sus palabras, todas eran terribles--¿De que estas hablando?



    -Alguna vez...has querido dejar un regalo para todos o...para alguien?



    -No tengo porque. No hay nadie en realidad.



    -¿Y tu familia?, tu papà o tu mamà, te extrañaran cuando no estas, no?, o quizàs tus hermanos..



    -Hum. Dos hermanos mayores, ninguno estàn en el paìs, soy el menor de un gemelo y suelo ser vigilado por los guardias de seguridad puestos por mi madre. Ella, solo se encarga de liderar un Clan en Europa, y mi padre esta muerto.



    -....yo..--se sintiò tan mal el preguntar aquello, y màs porque el niño nunca flaqueò al contestarle aquello, en cambio sonò tan resentido, que su mirada cambiaba a uno realmente frìa y seria-- lo lamento, no debì preguntar.



    -No, pero eso te pasa por querèr meterte en las cosas de los demàs.



    -Me odias por eso...¿no?


    -Otra vez con eso...--se frustrò, se cansò de ese tema repetido, y solo terminò por soltarse de golpe de aquel agarre en que la niña habìa olvidado que mantenìa, y la desconcertò. El solo desviò su mirada algo molesto.-- ya te dije mis razones por las cuales no te soporto. No es que te odie.
    -Eh..es cierto, lo olvidaba. --sonriò, se apenò y se perdiò en su propio toque al abrazarse y sentìr que la noche ya se hacercaba màs y, el atardecer se ejecutaba...era su momento perfecto-- es solo que...jamàs me dijistes tus razones, nunca me dijistes porque te desagrade, solo...que no me soportabas, ¿Es que tambièn me temìas?



    Que pregunta màs interesante y graciosa.




    -¿Temerte? --le mirò como si realmente hubiese perdido la cabeza-- ¿Es un chiste, verdad?



    -Eh?


    -¿Quien te temerìa?, con una aptitud tan cobarde lo ùnico que ganarìas es lastima.


    -...eres...algo cruel, no creès?


    -Hum. Solo te digo la verdad. Eres ùnica en ese termino Roussh Lin. Demente y elocuente, a pesar de tu falta de atenciòn.


    -¿Atenciòn?



    El atardecer se estaba ya por ejecutar por completo, y Leintni se percato de esto cuando sus palabras apenas fueron pronunciadas y esto la tomò por sorpresa, alegrandose al solo precenciar aquel hecho.
    Ese atardecer...

    -¡El atardecer!, Oh mira Lee!, Esta ya atardeciendo!


    -Si, ¿y?, es el efecto del sol antes de ocultarse.


    -Pero...es el ultimo, y debo disfrutarlo, ¿Me quieres acompañar?




    Leintni se hizo de un lugar cerca al pilar en donde podìa verse desde allì el atardecer con claridad. La flor aun lado suyo entre el pilar, y ella ahora sentada en aquel haciento càlido, cubierta por los rayos naranjadizos del dèbil sol que se ìva apagando y que mediante menguaba dejaba tràs èl una belleza inigualada plasmada en el cielo.



    Su corazòn latiò, su corazòn saltò de la alegrìa, si, pero tambièn empezò a dar latidos lentos y dolorosos en el que la niña sentìa que su pecho ardìa.

    Y temiò...temiò en ese momento, tenìa ganas de llorar, sabìa que debìa ir a la habitaciòn y conectarse a aquella maquina para que aquel ataque cardiaco se acabara y se calmara, pero, si lo hacìa aquel magico momento se terminarìa, y no querìa eso...



    ...preferìa arriesgar su vida, y disfrutar ese momento al màximo en vez de pasarla una vez màs alla encerrada.


    Sonriò al final de cuenta, soportò el dolor, y al respirar se hizo màs intenso, antes de tomar una vez màs la mano del niño y entrelazarlo al de ella. Lo hacercò, le hizo mirarle a pesar de que èl lo hacìa con cierta molestia, pero ella le sonriò, y conmoviendose por su lijera incomodidad por el momento lo hobligò a sentarse a su lado...haciendo que ahora estuviera tan cerca como para que su cabeza pudiera descansar tranquilamente sonbre su hombro..



    El momento se lleno de calidès abrupta, y los rayos solares la arroparon dàndole un poco màs de sueño.



    " Este..es mi deseo cumpliendose...porque ahora, todos estan aquì..."


    " Aquì en mi corazòn..."



    Sonriò, apretò un poco màs su agarre entre sus manos, y en el proceso sintiendo que el aliento se le acababa a cada parpadeo que daba al ver hacìa el atardecer...
    Layoner...era inocente de lo que estaba causando en ese momento, y lo que a la vez permitìa a la vida de aquella alma que se ìva entre suspiros...


    Èl solo querìa hablarle, y decìrle algo antes de irse, porque luego que se fuera no sabrìa si la verìa pero...hablar con alguien en serio se le hacìa difìcil...




    -Roussh Lin.


    -Mm?


    -¿Te estas durmiendo?



    Y ella riò.



    -No...claro que no. Solo, trato de ver el atardecer.


    - ¿Porque haces esto?


    -mmm, ¿hacer què..?


    - te sobre esfuerzas y sales de tu habitaciòn. No deberìas estar aquì.


    - No...tampoco tù..


    -Què?


    -..tu debìas irte, debìas estar tomando un aviòn ahorita para salir del estado...es màs...nisiquiera deberìas estar aquì conmigo...porque...me mentiste...y eso lo sè..


    -...--quizàs era verdad, mentìrle a la niña le habìa sido tan fàcil pero...en serio..nunca pensò que no le creyera del todo. Y esto le hizo bajar la mirada pensativo-- ¿Còmo lo supiste?


    -...no lo sè, solo...lo pensè, es que... es extraño que estès en la televisiòn y estèn informando de tu salida porque te iras...eso significa que eres importante...¿Eres algùn modelo?


    -...canto y, tòco el piano...es solo eso..


    -Eh?, eres famoso entonces...cantante y pianista, eso...es increìble...wuao...en serio me hubiese gustado escucharte alguna vez cantar...serìa tu fan nùmero uno...


    - ¿Què quieres decìr con eso?


    -..ahora no puedo hacerlo, yo...estoy muy cansada...--se detuvo a respirar en ese momento, cuando ya el dolor en su corazòn no pudo seguìr disimulàndolo-- ..y mañana ya serà muy tarde...



    Estas palabras congelaron al chico, imaginando que lo que decìa la niña era, su ultima despedida y que quizàs estaba ya al tanto de que se hacercaba su muerte...pero tan ràpido?



    -Roussh Lin..--su toque se hizo dèbil y por eso la sostuvo, siendo èl ahora quien tomaba su mano, sintiendo como esta hacìa una mìnimo de esfuerzo para seguìr tomada de èl. Fue lo que màs le afecto--..escucha, quiero decirte algo..pero por favor, solo escùchame.


    -mmm...¿Què?, pero si te escucho...--càsi vosteso, sus ojos apenas se abrieron cuando levemente levanto su mirada y le miro.-- es màs...puedo verte màs de cerca...y puedo ver que..eres...diferente...Lee...¿Tus ojos son...verdes o...amarillos..?, t-tu...tu...


    -Roussh Lin, para. Por favor...¿Què haces?


    -...puedo decirte algo tambièn?..--entre sus manos supo sostener una de las flores que estaban a su lado, y entre ellas miro sus pètalos, admirando como volaba y sonriò...-- mis pètalos, todos ya han caìdo..el sol es el unico en consolarme, el viento me ayuda a levantarme cuando siento que caìgo...y la flor que me envuelve desde raices es aquella rosa que sembre con papà...sabes?, quìze darcela para que me recordara...quìze odsequearsela a todos...y a tì. Porque sera mi regalo para todos...l-lastima que..no puedo dar algo..m-mejor..l-lo lamento..



    Las palabras de la niña fueron arrastradas por el viento, cuando ya las hojas hacìan juego con ese momento. El chico envuelto en la melancolìa de aquella confesiòn y, la mirada tan dèbil de la niña por primera vez sintiò...no lastima si no..dolor...temor...y eso le asusto..


    ...ella se estaba despidiendo..



    -je...que te parece si buscas una flor tambièn Lee?, sabes?,hablar con ellas es...unico...es mejor que hacerlo con una persona...ella te..e-escuchan..tienen buen olor y..asp-pecto..--vostesò, otra vez...sus ojos ya estaban una vez màs caidos..--..a-asì como...tù...Lee....


    -..Roussh Lin..



    Y riò..ella volviò a hacerlo aun en su debilidad...



    -..Roussh Lin...jeje..si, es cierto, eso..nunca cambiara...no llegara el dìa en que..t-te llame por tu nombre o..cuando tu lo hagas conmigo...que e-extraño...despedirse es tan..extraño..


    -..no lo hagas. Aun puedes..


    -..gracias. Eres el ùnico en hacer algo asì por mi...eres el ùnico en no sopor..tarme...y lo agradesco..g-gracias...m-muchas gracias Lee...m-muchas gracias..p-pero..ahora solo quiero dormìr...disculp-pame con p-papà...si?, conf-fìo en que..lo haràs...



    La cabeza de la pequeña , deslizada en el hombro del rubio, fue razòn para que este apartara la mirada y en su agarre tomara màs fuerza, queriendo retener el ultimo aliento...



    ..el ultimo suspiro...



    -¿Porquè?



    Ella, apenas y escucho..apenas y pudo responder.



    -mm?


    -¿Que te hace pensar que puedes confiar en mì?


    -..es porque yo..crèo en t-tì...c-crèo en tu..palabra...


    -¿Porquè?


    -..porque..eres mi..


    - ¿Amigo?, porque piensas que..podemos ser amigos..?


    -porquè...lo eres para mì...y si lo logre es porque...lo somos...lo somos..


    -...entonces...quèdate..


    -..j-je..eres...eres gracioso....huumm...si, es por eso...


    -hum?


    -...tambièn...es por eso que...te quiero Lee....si....porque tambièn t-te quiero....eres...tù eres ese sol, L-Lee...



    ...eres mi sol..."



    Justo cuando el sol caìa de una vez por todas, justo cuando el viento soplò de un modo màs fuerte como llevàndose en ese preciso momento un recuerdo de algo realmente doloroso e imposible de reparar. Porque, asì era...lo que ocurrìa era inevitable...era inevitable...



    La seguridad en su voz termino por hacerle doler su pecho cuando dejo de escuchar su voz, cuando su toque frìo abriò paso al helado y dèbil, su toque fue màs dèbil, demasiado. Su cabeza en su hombro, recostada de ese modo tan tranquilo y dèbil fue lo que lo hobligò a quedarse todo ese rato allì con ella...sin embargo, de momento dejo de sentìr aquel sube y baja de su pecho cuando...ahora sintiò el cuerpo lentamente ìr deslizandose...lento, muy lento...porque ahora ya no tenìa nada de fuerzas para sostener, nada...



    ...porque su ultimo aliento habìa acabado ya, y con esas ultimas palabras se habìa ido su ultimo suspiro...su ultimo suspiro...



    Fue egoìsta, porque ese suspiro fue por èl...fue dedicado a èl...




    Èl le arrebatò el ultimo aliento. Y allì muriò.




    Si, sonriendo tras confesar lo que pensaba de aquel chico inglès, a pesar de todo seguìa sonriendo...



    ...porque por nada eso se le serìa arrevatado...




    " Soñè que mi corazòn se detenìa, sentì los latidos lento...muy lentos, ¿Porquè..?.."


    " Ahora quìzas ya lo entienda...ya no sentirè mi corazòn detenerse...porque tù lo tendràs.."


    " Dèjame libre y me veras junto a las rosas..."


    " Dèjame ver que mi ultimo suspiro si valiò la pena..."


    " Dèjame uìr junto al viento..."


    " Còmo un pètalo de rosa...."



    ¿Porque simplemente...no espero a escuchar lo que el chico tenìa que decìr para ella?, porque tenìa que interrumpirle cada vez que intentaba internarse en su difìcil confesiòn y le hacìa las cosas màs difìcil?.

    ¿Porque ella tenìa que hacer eso?, no habìa sido suficiente con lograr frustrar asì su vida?


    Claro...todo por temor...temor a entender la realidad, aquella realidad...



    ...su realidad...



    ..solo que ahora ya no vivirìa ninguna realidad...




    Y Layoner, tomando fuerzas de aquel sentimiento roto...tuvo que aceptar que todo ya habìa acabado..


    ..allì con ella...




    -..tonta...y hasta ahora me lo dices...




    Fin?_



    {Nah!, hasta aquì es el capìtulo despuès de que la pequeña flor muriò, como pueden ver...pero, le hice una pequeña estructura para terminar esta historia. Asì que, ya es desiciòn de vosotros. ¡Felices fiestas!
    Seguìr leyendo en el siguiente para continuar}


     
    • Sad Sad x 1
  13.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2439
    {Èxtra}. "No es un adios, si no un hasta luego"


    .
    .


    Cuando dejè de respirar fue cuando aceptè por completo quièn yo era en realidad, y no una niña diferente...


    Todos pensaban que era tonta y que no sabìa nada de la realidad, y tal vez, solo tal vez tenìan algo de razòn en ello, pero no significaba nada, no...no significaba que fuera ignorate de lo que yo estaba pasando..


    ..me autolimitè a creer en cuentos de adas porque era divertido, y me encerrè en mi propia realidad con el temor de ser lastimada, si...pero luego me dì de cuenta que en esa realidad, en que yo me protegìa, nada era real, y que mis amistades no eran màs que imaginarìas. Era divertido, si...¿Pero de que serbirìa una amistad imaginarìa?, si necesitaba era la verdadera, esa en que sientes el cariño y el apoyo incondicional de esa persona especial, no importando el momento difìcil en que se encontrase, no...solo, estarìa allì para tì.



    Por eso decidì despertar y enfrentar mi propia lucha, mi propio problema..
    Solo que cuando lo hice, era demaciado tarde para mì, ya no habìa soluciòn y mi corazòn ya estaba cansado. Demaciado. Tuve que aceptar que la mejor manera de disfrutar mi ultimo aliento y la unica soluciòn serìa...vivìr al màximo, aunque fuese solo esas veinticuatro horas, aunque fuese solo una hora, para mì serìa suficiente y lo vivirìa al màximo.



    Cuando aceptè el perdòn de todos, no me fue dificil porque ya hacìa mucho que los habìa perdonado, nisiquiera habìa sido necesario pensarlo mucho porque...en mì, no habìa mucha oportunidad de odiar que digamos, no...mi mente estaba lìmitada a pensar que solo ellos eran asì por mi culpa, y que toda la culpa era mìa, solo por existìr y por haber nacido. Lo creì, y lo aceptè.

    Tarde me dì cuenta que estaba equibocada, y que sì habìa la oportunidad de cambiar esa idea de mì.
    Me costò, si...pero logrè cumplìr mi deseo de tener a todos conmigo, y ser por fin amigos. Fue difìcil, y es posible que me halla constado parte de mi vida, porque la arriesge, pero fue por ellos, todo por ellos...



    ..pero no importa, es lo màs importante, porque los quiero y ahora sè que ellos tambièn a mì...



    ...me han aceptado tal como soy, y eso es suficiente ahora....



    ...lograron aprender una lecciòn, al igual que yo...


    Y es que....aveces el amar cuesta la vida y suele ser limitado. Tratar de mantener una sonrisa para todos no es fàcil, pero al saber para quièn es en realidad las fuerzas llegan sin necesidad de forzarla, porque para tì es importante al momento de dedicarlo a un amigo...aun familiar...



    ..a un compañero..


    ..ese fue mi caso...


    ..porque yo, aprendì a valorar y amar, no entendì los metodos para llegar a ese punto, o para lograr comprender que se siente el ser correspondido, porque no corrì con la suerte de seguìr ese sendero y decidì solo...


    ...unirme al universo y ser libre como el viento...




    El funeral habìa sido anunciado para el dìa Lunes, un dìa luego de la muerte inesperada de la menor de los Roussh Lin, y un dìa luego de que habìa cumplido su cumpleaños nº 11.


    Las personas que asistieron fueron en extremada muchas, y no hubo ni uno que se detuviera a no llorar, porque al momento en que entraron al sementerio y descubrieron la parte de adelante para mostrar el rostro de la pequeña flor que acababa de irse...nadie soporto el verla por màs de diez segundos sin ya hecharse a llorar. Simplemente parecìa dormìr, no parecìa estar muerta.


    Aunque estaba algo pàlida, y no respiraba, su semblante era tranquilo, de paz y sobre todo mantenìa una tranquila sonrisa que hacìa que màs de uno se aliviara por sobre manera...porque les daba a entender que la pequeña no habìa sufrido en su muerte, no habìa tenido dolor, nisiquiera tristeza alguna...no..


    ...solo serenidad, tranquilidad y felicidad de haber disfrutado al màximo su ultimo momento de vida...



    Y asì fue como luego de pasar ellos, su familia en grupo se hacercò para mirar a la pequeña que se le habìa sido arrebatada, y que en todo momento habìa marcado en su vida un papel muy importante, siempre enseñàndoles lo que era ser una familia unida, amorosa y armoniosa...ahora sin ella, las cosas serìan distintas, y el aire no serìa igual...porque al soplar ya no estarìa solo, ni tan frìo...serìa càlido gracias a ella y al cantar se oirìa su nombre al compàs de la naturaleza...


    ..pero aun asì dolìa...




    Dreytt, no quìzo mantener su semblante duro, como si nada de aquello no le afectase, proque si lo hacìa sabìa que su corazòn podrìa sufrìr un percànse de infarto promedio, y eso para èl no serìa satisfactorio porque dañarìa màs a aquella familia. Y solo acepto el hecho de su dolor, y llorò. Dejò que su hermana lo atrallera hasta ella y en un abrazo le permitiera llorar en su pecho como si èl volviera a ser aquel niño que entre las faldas de su madre siempre se envolviò y se derrumbo, ahora...tomarìa todo el apoyo de su familia.



    Atrajo a sus hijos para abrazarlos y tambièn entre lagrimas profesarles lo mucho que los amaba, que siguieran adelante, que aquello era pasajero, porque algùn dìa, Leintni Roussh Lin dejarìa de estar lejos y volverìa con ellos...



    Èl lo sabìa, y tenìa la confianza de decìr que su hija...



    ..no habìa muerto...solo..


    ..dormìa..


    ..solo eso...



    Padre, amigos, mi familia y todos...a todos gracias por su apoyo y por la gran dicha que me dieron de sentirme amada. Aprendì mucho, vivì lo necesario para conocer a personas que aprendieron a valorarme, y que aprendì a valorar...



    Los dìas siguieron en su rumbo luego de las semanas siguientes, los dìas pasaron y se convirtieron en semanas, largas semanas, y luego ya se habìa cumplido un mes, en el que las personas ya habìa aprendido a continuar su vida una vez màs, a envolverse en la realidad y olvidar lo ocurrido. Muchos continuaron con sus trabajos y otros con sus estudios...


    Ahora era Diciembre, y la nieve se arriesgaba a caèr con mera tranquilidad sobre el suelo tìvio de aquella parte de la ciudad.


    Las personas cubiertas ya por sus abrigos, disfrutando de un chocolate caliente incluso compartiendo juegos de bolas de nieves, y los niños alegres porque las clases ya se habìa acabado.


    En el hospital, en donde el trabajo a esas fechas se habìan incrementado a causa del nuevo clìma y el aumento de gripe y fiebres, los pasillos eran cruzados con velocidad en ese momento por una figura alta y elegante, llevando entre sus manos su carpeta aun sin documentar. Se detuvo cuando su amigo de confianza, aquel doctor de aspecto sereno, le mirò con una sonrisa antes de dejarle entre sus manos un paquete pequeño y sobre este una carta de sobre blanco, Dreytt confundido no reciviò respuesta alguna, solo un golpecito sobre su hombro y luego, el silencio.


    Para cuando quedo solo, no viò razòn para seguìr allì y contio con su trabajo, hasta cumplìr al final las quince horas de aquel dìa atajeàdo, y con un poco de cansancio de removiò entre su aciento cuando estaba en su oficina, dejando que sus brazos se corrieran por la parte de atràs de la silla y luego inclinarse adelante, en ese momento captando con atenciòn como algo habìa golpeado su mano...
    Y descubriò aquel paquete pequeño, y sobre este un sobre. No le habìa llamado la atenciòn antes pero ahora, solo lo abriò, y descubriò que sobre este se escribìa un mensaje corto, y decia:



    " Disfruta la vida...porque es corta y precisa. "



    Al terminar de leer esto, sintiò como si algo le hubiese impulsado a salìr de inmediato de allì, y tomando aquel paquete. Al abrirlo se llevo una sorpresa de descubrìr un bonito sombrerito navideño, pero con colores invertidos en verde y rojo, càsi pareciendo de duende...este detalle fue la primera razòn para sonreìr y negar con frustraciòn...


    ..esos detalles navideños y esa tela...


    ...sabìa reconocerla...porque hacìa un tiempo, su querida hija...habìa hecho uno exactamente igual para èl...



    ¡Papà, pareces un duente! jajajaja!



    Recordò sus palabras, luego de que se habìa puesto aquel regalo, y luego...



    El màs lindo de los duendes..



    Recordar todo aquello le hizo de cierta forma regresar a la realidad, y en una sonrisa pequeña y feliz, acepto que en realidad, la vida si era corta y en esos momentos debìa disfrutarlo al màximo..



    Y saliò.




    Solo corriò hacìa las afuera en el que sus pasos los llevaron a la tierra deseada en donde, el ultimo indicio de su amada flor habìa quedado...allì entre los pètalos firmes de la flor màs hermosa de todas..
    La nieve cubrìa gran parte de aquel pilar en el que estaba oculta la flor, Dreytt se asomò a ver cuando entre la nieve descubriò la bella rosa que surgìa con aìnco, y que nunca decallò, en cambio brillaba, estaba hermosa y era perfecta...



    "la rosa, soy yo..sabes?.."


    "Esa flor serà para todos "




    Soriò cuando ese recuerdo regreso a èl. Y en ese momento al estar aun lado de la flor, se percato que...no era el unico en estar allì...no era el ùnico en ver la rosa..


    Aun lado suyo estaba..un niño...



    ..el mismo niño que...



    -¿Le podrìa preguntar algo, señor?-- escuchò derrepènte preguntarle el mìsmo, sin mirarle, sin cambiar su gesto sereno en ese momento...solo..hablò..--




    Y el solo le mirò.



    -mm?...pues, si, esta bien.


    -¿La siente?...la siente ahora como antes?



    -...de que..--reparò en aquellas palabras cuando el chico mirò la flor, una mirada decìa mucho, como si en ella tratara de encontrar algo màs.--



    Y lo viò, viò la rosa, y supo de inmediato a que se referìa. Eso lo sorprendiò, y sonriò de lado luego, bajando su mirada hasta la altura del niño.



    Este nunca le miro.



    -Respondiendo a tu pregunta. Si...la siento cada vez que veo esta flor. Jamas me siento solo luego de hacer alguna operaciòn o reviciòn a un paciente porque, esta flor me refleja que no estoy solo...porque, es lo ultimo que quìzo dejar como...recuerdo de ella...extraño, no?



    -Hum. Quizàs, no tanto. Es igual a ella.


    - Veo que...no hablas mucho.


    -..hum.


    -¿Còmo sabes de esta flor?, ella te lo dijo tambièn?


    -...si...ella me trajo y quìzo que supiera lo importante que era la rosa para ella. Era...su regalo. Tal como lo acaba de mencionar usted..--mencionar esto le hizo luego bajar su mirada a la nieve y frunciò el ceño.-- fue una tonta al no escucharme antes...no querìa una rosa, solo...querìa que ella..



    Dreytt sonriò. Comprendiò el sentìr del niño.




    -Te entiendo. Pero tampoco entendì su manera de ver al mundo, entre eso...su deseo de cuidar de los demàs y de amar. Eres su amiguito de la otra vez, no? --pero no reciviò respuesta alguna, solo una mirada ignorada, y lo diò como un " si ".--..fuìstes importante para mi hija. No hablaba mucho de personas en especificas, a todas las consideraba una familia y una liga de amigos muy unidos. Tu en cambio eres diferente. Espero que no te halla causado problemas el..


    -..esta bien...esta bien, señor...sè soportar el dolor, apredì a conllevar todo solo, y cuando ella muriò...si sentì algo fuerte, y no esperaba presenciar algo asì...


    -..lo lamento..


    -..vine a desearle felices fiestas. Una feliz Navidad. Ella lo hubiese querido asì.


    -Ya veo. Igual....feliz Navidad, gracias por tu gesto tan noble...ehh..


    -...Layoner...Layoner Lee.


    Dreytt admirò en silencio la fortaleza de aquel niño, le agrado la forma en que parecìa mantenerse en equilibrio siempre a pesar de la situaciòn. No hablaba mucho pero por lo poco dicho supo entender y saber que...realmente le importo su hija, un poco quizàs...pero no estuviera allì viendo la misma rosa si es que no le importara, verdad?


    Y eso lo tranquilizò, sonriò y supo aceptar que al final de todo su hija logrò su cometido. Cumpliò lo que querìa demostrar...y dejò a todos su viva memoria plasmada en esa flor de nieve..


    Esa rosa...


    -Hum...feliz navidad...Leint..



    ..Mi pequeña flor.."



    Mi regalo ya se los dì, solo espero que puedan cuidar de èl y sepan amarlo tanto como a mì. Porque allì me veràn reflejada, en aquel detalle entre hojas que solo busca el brillar y embellezerse màs, a pesar de las tragedias de la vida y la muerte. A pesar de la dolorosa realidad, siempre estarè allì firme, sonriendo para todos...
    No me despido de papà ni de mis amigos...serà un hasta luego, porque los amo...y sè que nos volveremos a ver...




    " Soy la flor de mis sueños, es mi regalo para tì...¿no lo recuerdas?"



    -Cuida bien de mì...te quiro, papà...



    Te deseo tambièn una Feliz Navidad.





    _Fin_


    "El final aveces es un inicio..."


    ¡Al fin de todo, les deseo una Feliz navidad a todos!
    Amados mìos, es con dicho placer llenarlos de grandes bendiciones y prospero año.

    Y Hasta aquì termina esto.

    Se despide su servidora.


    {Abajo les dejo un regalìto. Una imagen de la mismìsima Leintni Roussh Lin} {Crèditos a la Autora} {¡Yo!}



    "::TSUKI NO SORA::"
     
    Última edición: 6 Diciembre 2018
    • Sad Sad x 1
  14.  
    Tsuki no Sora

    Tsuki no Sora Siempre perceverante

    Cáncer
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Leintni: Ùltimos suspiros
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    13
    Leintni Roussh Lin.png

    "la rosa, soy yo..sabes?.."
     
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,190
    Pluma de
    Escritor
    De alguna forma lograste que me sintiera triste al final, diría que vacío es un término más adecuado. Y ve que habían tantas faltas de ortografía, caligrafía y mucho más, que me frenaba a cada rato.

    Si te pones a corregir tantos errores, te aseguro que tendrías una historia entretenida, tierna, triste y que lo hace a uno pensar en lo importante en la vida.

    Fue una linda historia. Extrañaré a Leint en verdad, tan feliz, positiva, madura, adorable. Si que la extrañaré.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso