Romántico Las memorias perdidas de Elisa

Tema en 'Novelas' iniciado por Bettle Red, 3 Diciembre 2015.

  1.  
    Bettle Red

    Bettle Red BettleRed

    Libra
    Miembro desde:
    21 Mayo 2011
    Mensajes:
    287
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Las memorias perdidas de Elisa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    585
    Dedicatoria.
    Contigo descubrí la cima de cada emoción conocida. A tu lado supe lo que era el dolor y la felicidad.
    A tus ojos tan cafés como el café que bebía para no dormir y así no soñarte a mi lado.
    Siempre lejana y siempre conmigo.
    Escribí esto pensando en ti Elisa, mi Elisa.


    El día.
    Ese día, un 16 de marzo, me había levantado con la noticia de que mi padre llegaría a vivir a la misma ciudad donde yo vivía, algo incómodo pues hace tiempo que no le veía ni hablaba.
    Después de cepillarme los dientes y darme una ducha estaba listo para ir a la escuela.
    La primera hora fue libre porque la señorita Hawick estaba de incapacidad y no había maestro que la cubriera, a la segunda hora comenzó la historia.
    El profesor Newman entró y todos guardamos silencio, era de esos profesores que era mejor no provocarlos, después de pasar lista comenzó.

    -Abran sus libros en la página 37.

    Estaba por sacar mi libro cuando distrajo mi atención la secretaria del director, quien entró a prisa y directamente con el profesor, hablaban bajo y solo escuché cuando el profesor dijo

    "
    Que pase, no perdamos más tiempo".

    Entonces, ella entró, parecía salida de un libro de la corriente del romanticismo, su cabello negro y lacio estaba suelto, en su cabeza un bonete guinda que queda a la perfección con el uniforme color beige, sus ojos eran café, café intenso y sus labios eran rozados.

    -Ella es su compañera desde ahora, di tu nombre y toma asiento donde gustes.

    -Mi nombre es Elisa...

    Eso es todo lo que necesitaba saber para que mi mente nunca la olvidara, ella era Elisa... Mi Elisa.
    Ella me miro y sonrió alegremente, después se sentó a mi lado.

    -Hola.

    Dijo casi susurrando, yo solo la mire y volví la vista a mi libro con fingido interés, mi mundo estaba vuelto loco, nunca me había enamorado y aún así supe que era amor, me lo decía mi corazón al verla, escucharla y sentirla a mi lado y me lo decía la mente, ella era más cruel y me decía que el amor dolía.
    Después de un largo día esquivando sus miradas e ignorando sus intentos por hablarme llegó la hora de la salida y ella se acercó corriendo a mi.

    -¡Hey! Es que acaso ¿me evitas?- preguntó agitada, tratando de tomar aire.

    Contuve mi risa- No te evito, no tendría porque- respondí serio- ¿qué se te ofrece?

    -Conocerte y ¿a ti?

    La forma tan directa de su pregunta me desequilibró, no supe como reaccionar: "
    Estar contigo siempre" pensé,pero solo contesté:

    -Ir a casa.

    Seguí mi camino y ella se quedó por un rato parada, después de unos minutos vi como atravesaba la calle, sabía que ella creería que era raro o grosero pero era mejor así, no quería amarla, no a gritos sino como aman los seres que han sido heridos, en silencio, después de todo el amor dolía.
     
  2.  
    Bettle Red

    Bettle Red BettleRed

    Libra
    Miembro desde:
    21 Mayo 2011
    Mensajes:
    287
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Las memorias perdidas de Elisa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    462
    Un día más al lado de mi hermoso verdugo que más que verdugo parecía una hermosa muñeca antigua.

    Hacía ya dos semanas había entrado a la escuela y yo la seguía esquivando, ella había hecho amigos y yo había descubierto cuanto me gustaba verla sonreír, pero ese día el castigo se hizo inevitable, la maestra Rynolds se dispuso a hablar dando así la orden de asesinarme lenta y dolorosamente

    —Trabajarán por parejas, Zack y Bryan equipo uno, Brenda y Michael equipo dos, Linus y Elisa equipo tres...

    Esa fue la daga que me daría muerte.
    Volteé a mirar a Elisa y ella me miraba sonriente, este sería mi fin.
    Las clases habían terminado y ella se acercó a mi.

    —Y bien ¿cuándo comenzamos?—dijo colocándose la mochila en el hombro.

    —Mañana después de clases ¿te parece?— le respondí con cierto pesar, tenía que prepararme para aquella tortura.

    —Ya acabaron las clases y la biblioteca del centro esta cerca ¿qué te parece hoy?

    —Hoy no puedo, dame un día, tengo que preparar... Algunas cosas—casi se salían mis pensamientos.

    —¿Tan difícil es estar conmigo?—preguntó con incredulidad.

    Comencé a reír sin querer. Ella me tenía en sus manos.

    —De acuerdo, vamos a la biblioteca—dije aún riendo.

    Caminamos y caminamos, ella no dejaba de hablar y yo lo amaba, me contaba de lo mucho que le gustaban las fresas y que sus flores favoritas eran los claveles, que odiaba el verde pistache, que amaba con toda su alma los animales y que su canción favorita era sweet child of mine, ella era hermosa.

    —¿Y?—dijo mirándome "seriamente".

    —¿Qué?— me tomó por sorpresa su pregunta.

    —Solo haz estado ahí escuchándome y no has dicho nada, vamos—picó mi costilla—dime algo de ti.

    La vi sonreír nuevamente y me quedé mudo ante tanta belleza pura y sobria, mi corazón estaba a punto de gritar cuanto la quería, necesitaba huir de esa situación.

    —Digo que... Hemos llegado Elisa.

    —Me gusta— respondió regalándome una mirada brillante y llena de ilusión

    —¿Qué cosa?— pregunté sonriendo.

    —Mi nombre... Cuando lo dices tú.

    Me dejó mudo aquella confesión, se lo diría mil veces y sería la última palabra que saldría de mi boca en mi lecho de muerte si eso le hacía feliz. Si le gustaba escuchar su nombre de mi boca se lo diría siempre.

    Entramos a la biblioteca y tomamos los libros necesarios, definitivamente mientras más le conocía más rápido caía a mi tumba. Ella leía y movía sus labios, se veía tan tierna leyendo aquél libro en voz baja, cuando se percató de mi mirada me regaló una sonrisa. Había descubierto que ella sonreía muy a menudo y cuando lo hacía sus mejillas se sonrosaban, no había duda, me había enamorado de Elisa... De mi Elisa.
     
    Última edición: 8 Marzo 2018
Cargando...
Similar Threads - memorias perdidas
  1. The Pacman
    Respuestas:
    5
    Vistas:
    165

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso