1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

One-shot de Inuyasha - Lagrimas [Inu&Kikyou]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por nefertiti, 8 Julio 2012.

  1.  
    nefertiti

    nefertiti Guest

    Título:
    Lagrimas [Inu&Kikyou]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2038
    decici hacer esta historia con esta pareja que me encanta y ademas es mi favorita jiji aunque es poco comun q a alguien le guste.

    Lagrimas
    cancion: "paradise " de coldplay.

    Soñar, una palabra que abarca lo inalcanzable y también lo alcanzable, algo real, algo fantástico, algo imposible, pero también posible

    El despertador sonó a las 6:30 de la mañana, una suave mano se deslizó de entre las sabanas de seda blanca, y debajo de ella se encontraba un mar de cabello azabaches que se desprendía del mundo de los sueños.
    Se vistió sin ninguna prisa y calmadamente, Eligio una tenida simple, algo común.

    Cuando era tan solo una niña
    Soñaba con el mundo
    Pero este estaba fuera de su alcance
    Así que huía de su ilusión
    Y soñaba con el para-para-paraíso
    Para-para-paraíso
    Para-para-paraíso
    Cada vez que cerraba los ojos


    -Hija feliz cumpleaños-dijo su padre desde la puerta de su habitación.
    -Gracias –dijo la chica sin ninguna emoción.
    -Te esperamos abajo. Apúrate tu tía te quiere saludar.-dijo su padre al retirarse.

    La chica no entendía, ¿cumplir una año mas, de que servia?. No es un año mas, es un año menos, cada vez más cerca de la muerte.

    -Feliz cumpleaños mi niña te vez hermosa-dijo su tía-toma esto es para ti –dijo estrechando sus manos y entregándole un regalo.

    -Dije que no quería regalos, no es necesario.-dijo la morena.

    -estoy segura que te encantara ya lo veras.

    La chica solo acepto el regalo y lo guardo en su bolso.

    Terminado el desayuno la chica se dirigió a sus clases en la universidad.
    Su llegada no paso desapercibida para Nadien.
    No, ella no era una chica popular, si no que todos la evitaban y la despreciaban a causa de la mala fama que le atribuyeron por razones vagamente patéticas.

    A ella no le importaba, poco le importaba que le dijeran los demás.

    En absoluta calma se dirigió al su asiento pero su llegada fue obstaculizada por un joven.

    -Hola Kikio, feliz cumpleaños- dijo el joven de cabellera platinada.

    -Gracias Inuyasha- la mirada de la chica, cambio por unos breves segundos ante la presencia del joven.

    -Toma esto, hace días lo vi y me acorde de ti- le dijo el joven entregándole un pequeño regalo- anda ábrelo¡¡¡

    El regalo eran unos pequeños pendientes de mariposa, color rojo con amarillo.

    -Gracias, pero no tenias que molestarte.

    -Es tu cumpleaños te lo mereces, además esas mariposas me recordaron a ti el día en que las vi. – le dijo.


    El chico se quedo viendo a la muchacha unos breves instantes hasta que su amigos lo llamaron.

    -Ven Inuyasha – dijo otra chica de cabello azabache.- te estamos esperando.

    -Adiós Kikio nos vemos luego- se despidió de ella con un beso en la mejilla y un breve abrazo.

    Kikio se quedo pasmada por unos segundos y luego volvió a la realidad. Pero se dio cuenta de que unas miradas que solo trasmitían desprecio se posaban sobre ella.

    -Viste como esa arrastrada estaba coqueteando con Inuyasha- decían esas personas- es que nunca se va a cansar de ser tan zorra.

    Ella alcanzo a decir lo que decían, pero solo una pequeña parte. Pero no le importaba por que eso no era verdad y lo sabia. Para ella lo que importaba era lo que ella sabia que era la verdad. Solo eran personas que hablaban sin razón aparente, ni siquiera la conocían y hablan así de ella, aunque ella tampoco se molestaría en conocerlos por que ya sabía que clase de personas eran.

    Cuando era tan solo una niña
    Soñaba con el mundo
    Pero este estaba fuera de su alcance
    Y el atrapa balas entre sus dientes

    La vida continúa y se vuelve pesada
    La rueda destroza a la mariposa



    Su mala fama por toda la universidad se debía a que ella supuestamente, interfería en la relación de inuyasha con una joven llamada kagome. Esta chica era muy querida además de alegre y muy buena persona, aunque algo ingenua.

    Inuyasha y kikio se conocían prácticamente de toda la vida, crecieron juntos ya que sus padres eran amigos, así que era de esperarse que tuvieran una relación cercana, pero las otras personas no pensaban lo mismo, y la dejaban como la mala dentro del cuento.

    ¿Qué razones tenían? ¿Qué argumentos, sostenían aquella tesis.. Tan …estupida?

    Si era el machismo sus locas ideas de dejar a una mujer siempre como la culpable de alguna relación desecha, podría ser , pero Inuyasha y su amiga no mantenían una relación, bueno amorosa no, aunque la chica en varias ocasiones le haya manifestado sus sentimientos al joven ambarino.


    La lluvia se hizo presente en el cielo. Inconcientemente la morena pensaba que se sentiría ser la lluvia , ser las nubes , poder.. llorar, sin importar nada , llorar como las nubes, poder votar toda la tristeza de su alma y quedar en paz.

    Ella ya desde hace mucho tiempo no lloraba, sus lagrimas se habían secado.
    Cuando niña era muy llorona y también muy sensible, pero todo eso cambio cunado su madre murió, su padre le exigía que fuera fuerte y que no fuera una débil.
    En el funeral de su madre ella no derramo ni una solo lagrima, desde ahí su alma se encarcelo.

    Cada lágrima es una cascada
    En la noche, la noche tempestuosa cerraba los ojos
    En la noche, la noche tempestuosa y ella volaba…


    Terminaron las clases, no supo por que pero corrió lo mas rápido que pudo hasta su auto, inconcientemente empujando cualquiera que pasara en frente de ella.

    Kikio a donde vas¡¡¡ vuelve – gritaba el joven Inuyasha.

    Ella lo escucho, pero eso no la hizo regresar.

    Conducío por mas o menos una hora, hasta que la gasolina se acabo y quedo en medio de la carretera, sola. Afortunadamente había parado de llover.
    Decidió bajarse del auto y caminar.

    Se adentro en medio del bosque. Sus pies la guiaban aun lugar, que dentro de su alma ella deseaba visitar.

    Llego a una especie de mirador, que tenia una vista magnifica de toda la ciudad, era hermoso, un paraíso.

    Ese mismo lugar visitaba junto con su madre. Cualquiera que estuviera ahí se sentiría libre y con ganas de dejar que el viento se lo llevara.



    Y sueña con el paraíso

    kikio se dirigió al borde del mirador, una caída desde esa altura dejaría a alguien desecho e irreconocible.

    El viento soplaba con tal fuerza que la empujaba hacia atrás, pero ella sentía otra cosa. Ese viento no era cualquiera. Parecían como si fueran dos brazos que la detuvieran.

    Por casualidad algo le hizo acordar del regalo de su ti. Los saco del bolso, rompió el papel y lo que vieron sus ojos jamás lo olvidaría.

    El regalo era un retrato suyo y de su madre, pintado por ella misma.

    Su madre era una muy buena artista y sus pinturas eran las mas hermosas.

    Detrás del retrato había algo escrito. La frase que su madre siempre le decía:


    Se feliz y construye tu paraíso, que nada te perturbe, que nada te falte, por que no estas sola , recuérdalo.

    Construir un paraíso, construir un mundo, construir la felicidad.

    El viento soplo con mas calma, era un viento suave y delicado y no pudo resistir abrir los brazos.

    Se sentía tan bien, tan liberador, solo eso le faltaba sentir que podría liberarse de todo.


    Así que descansando bajo los cielos tempestuosos
    Diría,
    ‘Sé que el sol comenzará a ponerse’



    -espera kikio no lo hagas¡¡¡- grito un joven detrás de ella- no cometas una locura.

    Inuyasha por primera ves vio lago que lo dejo realmente sorprendido.

    La joven se dio vuelta para mirarlo, y ese instante vio como lagrimas corrían por su rostro pero se dio cuenta que no era por tristeza sino de felicidad por que también mostró una calida sonrisa.

    -como e encontraste? –pregunto kikio

    - te seguí y reconocí el lugar y supe que estarías aquí,-dijo- este es el lugar que visitabas con tu madre cierto?

    -Así es, es muy bonito no crees? Sabes en este lugar uno puede encontrar lo que le falta, este lugar tiene algo mágico que no se como explicarlo.

    - ya es muy tarde, ven te llevaré a tu casa.


    Inuyasha tomo de la mano a la joven y cuando llegaron a su auto le dijo:

    - Hace tiempo que no te veía llorar ni sonreír, me alegra que la antigua kikio ya este de vuelta.
    - La kikio llorona y que es sensible por todo- dijo la joven con un tono gracioso y algo infantil.

    - jajaj no, la kikio que recupero la sonrisa y que abrió su corazón.

    - apropósito, mi cumpleaños aun no termina, ¿quieres venir a mi casa? Se que mi tía me va a tener la gran celebración aunque le dijo que no.

    - Esta bien vamos a celebrar tu cumpleaños.


    Este podría ser el -paraíso
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso