La diosa arruinada

Tema en 'Relatos' iniciado por Némesis, 2 Julio 2012.

  1.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La diosa arruinada
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1371
    Dedicatoria: George Asai

    Advertencias: Ninguna.

    Notas de la Autora: Es algo descabellado, y no decido si tendrá continuaciones.

    La diosa arruinada
    El humo y el aroma a tabaco que emanaba su cigarrillo hacían que la imagen de esa diosa se deteriorara cada vez más. La más bella, la más adorada. Convertida en esto.
    Sus uñas estaban manicuradas pésimamente, dejadas crecer, y teñidas desde su color natural a un negro con algo de carmesí, un tono algo más opaco que el que teñía sus labios. Sus ojos igualmente estaban pintados, de un color azul, era un maquillaje exagerado. Además estos reflejaban un trasnochar continuo, dejando que esas ojeras inundaran la belleza de esos ojos azules, donde podíamos encontrar al mar y al cielo reunidos.
    Su cabello, no puedo verlo. Pero sé que bajo esa peluca de rubio platinado todavía se encuentra aquella melena azabache y ondulada, de la cual recuerdo, más de una vez me hipnoticé.
    ¿Qué te ha pasado?, ¿por qué te has dejado?, querida diosa mía. La más bella entre tantas, la más adorada entre muchas, ¿por qué no te has conservado?. Una mujer brillante, poseedora de una mente rápida y vivaz.
    —Hola —mis tímidas palabras lograron sacarla del trago tentador en la mesa para voltear a verme.
    —Jorge, querido. ¿Piensas decirme que haz venido desde tu hermosa casa en la cima de la belleza, aquí, a la cuna de la fealdad culminada que abarca a todo el mundo, nada más para saludarme?
    Sus palabras me cortaron en dos, creo haberme sonrojado. Pues sentí un ardor en mis mejillas, y ella sonrió por alguna razón.
    No sabía donde posar mi mirada, llevaba demasiado tiempo mirándola en éxtasis. Me sorprendía en lo que se había transformado, en lo que estaba hecha.
    —Si lo que buscas son mis servicios, el precio es bastante elevado —se me estaba ofreciendo, no podía imaginármelo siquiera, no con ella. Con aquella diosa.
    —No es lo que busco. Busco saber de ti, ¿qué ha pasado contigo?
    —Eso no te incumbe —su semblante de enojo se debilitaba dejando ver lo que en realidad sentía, tristeza.
    Intenté tomar su mano. Consolarla. Rechazó mi toque y se volteó, quizá no deseaba que la viese llorar, porque sus gemidos contenidos eran audibles, estaba llorando.
    Jamás podría habérmela imaginado en este estado, era lo que era, pero no me lo creo. Ella es una diosa. Una diosa arruinada en su totalidad.
    Un arrebato me lleva. Debo controlarlo, no puedo.
    —Vamos —tomé su mano, y la llevé conmigo. Poco me importaron sus protestas y quejidos, sabía lo que hacía.
    Busqué y busqué, todavía aferrándome a su mano para arrastrar su cuerpo protestante. Hasta que encontré lo que tanto buscaba.
    —Sígueme.
    —Loco. Ya déjame ir, que no tengo tiempo para estas niñerías.
    —Sólo te pediré esto y nada más, ven conmigo —la miré con ternura, tratando de derretir esa capa de hielo que cubre su gran corazón.
    Su mirada fue de fastidio, pero asintió cediendo a mi petición. Nos internamos a una tienda de música. "La última nota". No había muchas gente allí, en un descuido del vendedor y al parecer el único empleado que se hallaba ahí nos escondimos tras un piano de cola, permanecimos en silencio unos minutos. los cuales se hacían eternos, hasta que se escuchó la voz del empleado del lugar.
    —¿No hay nadie más? tras unos segundos en los que éste esperaba una respuesta se apagaron las luces y se cerró la puerta. Escuchamos los pasos del hombre yéndose y el sonido de sus llaves.
    —¡Loco!, ¿te das cuenta de que ahora estaremos aquí hasta el amanecer? —haciendo caso omiso de lo antes dicho me puse de pie, le hice una señal para que me siguiera.
    Entonces me senté frente al piano de cola, ella me miró adivinando a donde quería llegar con esto. Sonreí y ella dejó caer una delgada lágrima por sus mejillas, se sentó junto a mí.
    Comencé con algo torpe e improvisado, ella me siguió tímidamente. Lo hacía de maravilla, sin duda el padre tiempo no había arrasado con su talento. Era como si me corrigiera, y era justo lo que quería.
    Empecé entonces a tocar con más seriedad y ella se sumó a mi ritmo. Haciendo que la melodía embargara de dulzura el aire de "La última nota".
    Al final de la pieza, ella me miró con los ojos inundados de lágrimas. Me acerqué a su rostro y con la manga de mi chaqueta limpié esas lágrimas, aprovechándome de aquello para quitar algo de su maquillaje. Ahora si podía apreciar esos ojos azules, dignos de la diosa que es ella.
    Ella me miró con necesidad y tímidamente se me acercó bastante, hasta quedar tan cerca para unir nuestras respiraciones, y escuchar como latían nuestros corazones, el ritmo del mío era acelerado, mientras el de ella era pausado y rítmico. Depositó un pequeño beso en mis labios. Le quité la peluca y me aseguré, su melena azabache y ondulada aún permanecía intacta, ella se sonrojó, retiré ese maquillaje de sus labios y entonces la besé como hace bastante tiempo anhelaba hacerlo.
    En mi juventud esto precisamente era el sueño de todo hombre que la hubiera visto. El mayor deseo de quien la hubiera tenido cerca. Ésto incluyéndome.
    Ella me miró y nuevamente una lágrima surcó el mar de sus ojos, descendiendo del cielo de ellos para aterrizar en su sonrojada mejilla.
    —Gracias —sentí sus brazos acunarme entre ellos, su cálido cariño me enternecía por completo. Correspondí el gesto acercándola más a mi cuerpo, necesitaba de sentir esa frágil anatomía acoplada a mí.
    —Te quiero —esas palabras no necesitaron ser meditadas, salieron desde mi corazón sin pasar ni un segundo por mi mente.
    Ella era la diosa, la diosa arruinada. A pesar de ello, ahora podía decir que la esencia de esa bella chica a la que tuve el placer de conocer no se ha perdido, sólo se encuentra escondida en lo recóndito de ésta diosa.
    Ella me miró y nuevamente una lágrima surcó el mar de sus ojos, descendiendo del cielo de ellos para aterrizar en su sonrojada mejilla.
    Atte: Beatlesgirl
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Kei

    Kei Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    7 Enero 2012
    Mensajes:
    823
    Pluma de
    Escritor
    No se por qué, pero por primera vez en mucho tiempo, un texto suyo me llega a aprisionar en un mar de felicidad.
    Había veces en las que leerla no me causaba sentimiento alguno, pero con este escrito me has vuelto a iluminar mis ojos con esperanza.
    Sí, está destinado para jorgín, por eso no pensaba escribir un comentario, ¡pero vaya! Lo mereces.

    Me gustó mucho la manera en la que moestraste a la chica de máscara, la cual antes pura ahora mostraba fastidio de su trabajo diario, pero que por primera vez en mucho tiempo, un muchacho la buscó no por sus caderas, sino por la escencia de lo que antes era ella.

    El título queda perfecto; es simple y dice lo que realmente era ella: una diosa perdida en un mar de la cruda y pesada realidad para la cual no tuvo más opción que adentrarse.

    La ortografía no está nada mal, unos cuantos "haz" que deberían ser "has" y algunos otros aspectos que seguro Asai hará el favor de recalcar.

    Sin más, me atrevo a decir que he quedado fascinada con el escrito, muy bonito.

    Saludos hermosa Mon Cheri.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Kohome

    Kohome Fanático Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,032
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola amore mío.

    Ok, admito que de tus escritos (leídos hasta ahora) éste tiene una clase de toque dulcito y tierno.
    Noté en una parte que colocaste un punto e iniciaste con minúscula... errores de dedo, nada grave, pero hay que poner atención (pfff ¿quién soy yo para decirlo? A mí me va peor).

    En fin, que real estuvo el fic amore, es bastante realista. Muchas de esas "diosas" caen hasta ese punto, se vuelven ciegas y marchitan, llegan inclusive a perder esa magia y autenticidad que tuvieron antes, se convierten en una más del montón... triste.

    No sé si pienses o no seguirlo, pero de todas maneras me gustó.
    Amore noté también algo, estás bastante dulcita eh... ^^ ok no, mejor cierro la boca.

    En fin, la frase estuvo super, no sé, a mí no me salen así...

    Bueno, con ésto me despido linda mía, dejaré de molestar.

    Sayito!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    George Asai

    George Asai Maestro del moe

    Aries
    Miembro desde:
    15 Mayo 2011
    Mensajes:
    980
    Pluma de
    Escritor
    No me centraré en los datos técnicos, narras bien, fue un escrito que pude leer sin necesidad de trabarme o algún otro impedimento técnico. Bueno, el título está muy bien, ambos protagonistas cumplieron su rol correctamente, estoy de acuerdo, una diosa seguirá siendo una diosa, sin importar la máscara que tenga fuera, pues al final, lo que hacía diosa a la protagonista no era su cuerpo, sino el corazón que existía debajo de la fachada.

    El protagonista, (que por cierto lleva mi nombre xD) hizo su trabajo, pudo ver más allá de la máscara, ver la solitaria y triste alma en pena que estaba frente a él, su corazón bastó para que él pudiese sacar ese lado hermoso que tanto ocultó nuestra querida diosa. Los sentimientos del protagonista estuvieron bien plasmados, nada más que ese tono de lástima o dolor, no lo vi forzado, pero creo que un poco más de alegría por parte de la diosa estaría bien, pues no podemos estar siempre deprimidos o caídos, incluso en el más miserable de los seres existe un poco de orgullo o bondad, la diosa debió mostrar esa pasión que tenía hace años y con eso, quizá Jorge habría tenido que batallar más, pero creo que tu escrito está bien así.

    Reflejas el día a día de las pasiones y al final, los humanos nos convertimos en máscaras y ya no sabemos cuál es nuestra verdadera faceta.

    Buen escrito, recalco.
    Haz: Como verbo, se trata de la forma de imperativo correspondiente al pronombre tú del verbo hacer

    Has: Se trata de la forma correspondiente a la segunda persona del singular del presente de indicativo del verbo haber (yo he, tu/vos has, él ha, nosotros hemos, vosotros habéis, ellos/ustedes han)

    Bueno, eso es todo, gran escrito.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Cami Chan

    Cami Chan Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Marzo 2011
    Mensajes:
    305
    Pluma de
    Escritora
    In-cre-í-ble.

    ¿Qué te puedo decir? Quedé hipnotizada con este hermoso escrito. Pude imaginarme perfectamente la situación que se presentaba como una película en mi cabeza. Eso fue gracias a lo fluida y bien redactada que estaba la narración. Realmente no sé si hay algo que se pudiese corregir porque estaba tan metida en la lectura que no me fijé en cosas técnicas, así que para mí ¡todo perfecto!

    Me impresionaste mucho. Recuerdo tus otros escritos —que también me han encantado— y luego veo este y... ¡puf! Se ve claramente cómo has madurado como escritora. Te has pulido de una manera extraordinaria, ¡te felicito! Eso demuestra que, aunque a veces no lo creamos así, siempre tenemos más potencial que sacar por algún lado. Me encantaron las descripciones y la forma de hablar de los personajes.

    Gracias por la invitación linda, me encantan tus escritos y, como ahora soy niña buena y comento de nuevo, no dudé en pasarme ni un segundo. ¡Me alegro de haberlo hecho!

    Bueno, espero que me invites al próximo baby, nos estamos leyendo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Anh Peárys

    Anh Peárys Bubbles

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    1,108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Perdón por tardarme, linda~


    Por mi Peárys, ¿cómo se te ocurrió? Las palabras que usas, la manera en la que narras, la forma en la que te expresas; todo, todo me encanta.<3 Por todo, fue tan mágico imaginarme cada parte, cada letra y todas las escenas que con un amplio y poeta léxico, me imaginé por completo-más al principio-la arrogancia y la elegancia que la dama de exuberante personalidad nos presentaste.



    Ok, yo quedé con la boca abierta. ¿Es tuyooo? Mi cielo, es precioso~<3 C:

    Gracias por la invitación, besos~
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso