La chica de irresistible piel canela

Tema en 'Fanfics abandonados TV, Cine y Comics' iniciado por Víngilot, 11 Febrero 2015.

  1.  
    Víngilot

    Víngilot Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2014
    Mensajes:
    220
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La chica de irresistible piel canela
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1295
    Esta es una historia para participar en la actividad "Las Guerras Secretas", ojalá que sea de su agrado. Gracias por tomarse el tiempo de leer, muy amables. Que lo disfruten.




    LA CHICA DE IRRESISTIBLE PIEL CANELA.



    Mansión X, Westchester.

    Una noche perfecta, una situación imperfecta. Dentro de estas ancestrales instalaciones se encuentra Psylocke, específicamente en su habitación, a oscuras, sólo iluminada por la poca claridad de las luces de afuera; todo en su recámara está inmóvil, incluso ella que se asoma por la ventana. Betsy Braddock, su nombre de nacimiento, trae puesta una diminuta blusa y una prenda para cubrir su “tesoro” aún más pequeña, ambas conjuntándose para acariciar y proteger celosamente a ese soberbio cuerpo de piel canela y cabellera violeta. Cada milímetro de su escultural cuerpo exige a gritos la mirada de las personas a su alrededor aunque ahora se encuentra sola, revolucionando su forma de ser. Pisa con los pies desnudos la alfombra y luce muy, pero muy seria. No sabe qué tiene, qué le pasa, se siente confundida… Sí o no, estarlo o no estarlo… el amor o la soledad… alegría o esto… sí o no… ¿Qué diablos le pasó en ese momento? ¿Qué sintió, qué siente ahora? ¿Por qué de repente ve diferente a Warren (Arcángel)? Dios ¿qué le pasa? Sí o no…

    Betsy y Warren venían construyendo una sana y al parecer seria relación. Tenían ya dos otoños de conocerse, de combatir a sus enemigos y también a sus propios demonios juntos. Como confidentes al inicio, por amistad después y una poderosa atracción finalmente acercarían paulatinamente a ambos mutantes.

    Sin cuestiones morales de por medio en ese sentido y en el afán de aliviar los pesares y la, a veces, asfixiante estancia en la mansión, los chicos se habían entregado en cuerpo y mente ya algunas veces, de hecho, y aunque parezca inverosímil, ellos se ofrecieron su inocencia por primera vez, algo invaluable que se entrega sólo una vez en la vida.

    Pero algo sucedió la última vez… Ella, con la ilusión y el romance a flor de piel escribiría un poema de amor para leérselo en cuanto fuera posible a Warren, pero éste rechazaría el gesto, ansioso por acariciar esa irresistible piel canela invitándola beso a beso, roce a roce, mirada, aliento y palabra… Betsy, interrumpiría el acto bruscamente, confundida, incluso ofendida. Y hela ahora aquí, así…

    Los días y los compromisos abonarían a calmar los ánimos, eso sí, los amantes se han separado y sólo esperan una oportunidad, un pretexto, para volver a verse, y la vida les ofrece ese regalo. Psylocke ha recibido de parte del Profesor, la comisión de revisar algunos documentos con carácter de urgente y sus deberes se multiplican. Ha ido a la biblioteca, lugar ideal para la tarea pero la cantidad del trabajo y el rostro fastidiado de Betsy han atraído la presencia de Warren. Éste se ha ofrecido a ayudar y la chica haciendo a un lado el orgullo ha aceptado. “Qué apuesto es”, “qué hermosa está” piensan para sí y saborean del espectáculo visual ante sí. Revisan fichas de candidatos a estudiantes a la mansión durante poco más de tres horas, pero el trabajo no ha sido terminado, apenas el 60%.

    –¿Estarás ocupado mañana? Me gustaría que volvieras a ayudarme.

    –Te dedicaré todo el día si es necesario, será un placer volverte a ayudar, en serio.

    Ambos se estiran para descansar simultáneamente. Ríen.

    –¿Cansado? Recuéstate un rato, te daré un masaje.

    –¿Y si me quedo dormido?

    –No te haré nada, lo prometo.

    Se encienden sonrisas en los dos, y no sólo eso. Warren, no por morbo, si no por irresistible invitación mira al interior del electrizante escote, siendo sorprendido por la chica.

    –¡Warren! –Le lanza un minion de peluche que trae consigo.- Ay, pásamelo, ya lo arruinaste ¿ves? ¡Te vas tú solo! Olvídate de… bueno, para saldar tu falta serás tú quien me dé el masaje, vaya que lo necesito.

    –Acepto. Pero… ¿en dónde?

    –Pues en mi recámara por supuesto…

    Se hace un silencio incómodo pero excitante a la vez. La recámara… Betsy invita a Warren con firmeza a seguirla, acelerando el corazón del multimillonario mutante. Caminan hacia la habitación; a esta se llega a través de un pasillo que Psylocke se ha dado a la tarea de decorar con flores artificiales, pequeñas figuras de Winnie Pooh, perritos, hadas y ángeles. Pero su habitación eleva al triple la decoración del “exterior” y además algunos globos, peluches de varios tamaños y cuadros de paisajes, escenas cotidianas y seres fantásticos se esparcen por doquier. Parece un caos pero no, lo que sí es un hecho es que este mundo rebasa la capacidad de percepción del ojo humano. A Warren le pasan inadvertidos cientos de detalles y le podría pasar a cualquiera.

    –Wao… -Es sincero, está más que sorprendido por el nuevo acomodo.- Esto es genial… Betsy

    Camina por la habitación, la chica se ha quedado en el umbral de la puerta, sobre su cabeza en un cuadro se lee “No llores por haber perdido el sol porque tus lágrimas te impedirán ver las estrellas”. Lo ha leído Warren al volverse para hablarle a la espectacular joven.

    Betsy, estoy cautivado, esto es otro mundo ¡todo un universo! Hay tantas cosas…

    –Y sin embargo no tengo nada tuyo…

    No quiso ser grosera ni graciosa, es sincera, pero ello no impide que Warren se apene. Éste repara en la idea de que en verdad tanto dinero no ha sido capaz de comprar siquiera un peluche u otro detalle. No haya dónde poner la cara y mira hacia la cabecera de la cama donde encima otro cuadro tiene el pensamiento “Nunca toques una vida si pretendes romper un corazón”. Esto lo hace mirar hacia el interior… Luego se acerca a un grueso cuaderno con la portada de un corazón rodeado de fuego y con estampas de colibríes, flores y estrellas. Psylocke se inquieta, adivina que preguntará por la libreta y se adelanta caminando veloz hacia ella.

    –Es… ah… -Titubea, evita a Warren. Coloca el cuaderno sobre el closet.- Es mi diario…

    No está segura ni de sí ni de la reacción que tendrá su compañero.

    –Ey, qué bien, me gusta. Siempre tuve la idea de tener uno, pero lo que conseguí en su lugar fue una agenda, je… Me has sorprendido tanto, te lo juro… eres un amor.

    Se le escapa. Psylocke flaquea, avanza un paso, Warren otro y ya podrían abrazarse. Se hace un momento incómodo, expectante, lucen como dos adolescentes. Aquí va a pasar algo.

    –Warren…

    Le tiembla la voz. Hay algo en su interior que bulle con una fuerza descomunal y anhela salir de su hermosa prisión pero la celadora es muy efectiva y hace bien su trabajo, hasta ahora, cede poco a poco. Para colmo Warren la mira como hombre: con amor, con deseo, como se mira a algo sagrado, intocable, pero a la vez con firmeza y pasión. Sus bocas lucen ya entreabiertas y sus cuerpos ya se rozan.

    –…Eres el primer hombre del que me enamoro…

    Entonces cae una espesa nube rosada que impide ver lo que acontece… en este mágico lugar… y en este momento imborrable…

    NOTA: la indicación de la participación era no caer en nada cliché, a mi entender nada común o predecible. Debido a ello no me fui por escribir acerca de la súper heroína luchando contra el mal; aquellos que conocen a Psylocke se darán cuenta de que esta historia contrasta con la personalidad guerrera y dura de ella, nada qué ver con lo aquí expuesto, así que bajo esos preceptos tenía que desarrollar el relato, ojalá que mi retador y ustedes queridos lectores queden satisfechos. Una vez más, muchísimas gracias.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por la invitación.

    En un comienzo estaba en total perdida sobre el universo del que trataba, pero en cuanto leí Arcángel me hice a la idea y ya con el segundo párrafo lo confirmé :) Aún así no conozco mucho a los personajes en sí.

    Disfruté la historia, la narración fue de lo más llevadera y la situación se entiende, comprendes por qué cada uno actúa y afronta el problema como lo hacen y dudo que haya quedado cliché porque los detalles que añadiste le han dado individualidad. Me gustó cuál fue el motivo, algo bastante simple de hecho pero que los llevó a distanciarse por un tiempo. Y aún así cada uno ya estaba aguardando el momento por poder reencontrarse y remendar el problema. Me encantó la reconciliación :)

    ¡Saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso