La batalla del no - nacido

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por elgatitofeo, 16 Abril 2015.

?

¿Que opinan si se agrega música para acompañar a la lectura ?

Poll closed 3 Mayo 2015.
  1. Si

    2 voto(s)
    100.0%
  2. No

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    3932
    HOJA.jpg


    Prólogo

    Les voy a narrar una historia, una historia que ni yo mismo me permito creer, o solo pensar, que algo como esto haya sucedido. Si hubiera algo que quisiera gritar a todo el mundo sería esto, la historia de mi vida; y de cómo esta se transformó de un instante a otro en una extraña mezcla de aventura y fantasía.

    Por qué sucedió todo esto, no lo sé; lo único que sé es que soy parte de esta historia, y como parte de ella es mi deber dárselas a conocer. Antes de empezar, aclaro que dejaré a un lado las presentaciones, no incluiré datos innecesarios que solo empobrecerían el sentido de la misma.

    Primero lo primero. Para que puedan llegar a entender esta historia deberán saber cómo es que llegué a conocerla, como también la cadena de eventos únicos que me llevaron hasta ella.

    Lo único que diré de mí será la cualidad que creo me condujo a este derrotero. Soy una persona aventurera, de esas que le gusta la recorrer el mundo para dejar su nombre, su marca, en cada sitio que visita. El dinero no era un obstáculo para realizar estos costosos viajes a mi gusto, pero tener tiempo libre, para mí, era el lujo. Pues sí, yo era el gerente de una gran empresa - mi propia empresa.

    Creada desde sus cimientos por mí mismo, se convertiría luego en una gran multinacional muy influyente en el mundo; con ella el futuro me sonreiría y mi estilo de vida cambiaría drásticamente. Que más desearía uno tener, que más podía pedirle a la vida; había llegado a la cima de la cima, a lo más alto que se podía. Lo que ignoraba era que esto solo planteaba las bases de mi desgracia - subí a la montaña más alta, sólo para descubrir que la única manera de volver a bajar era una profunda caída libre. La vida había decidió que era momento de despertar de mi utopía y ver directamente a los ojos a la pesadilla cruel que es la realidad.

    Todo empezaría con una simple situación que pondría a prueba mis valores, mi conciencia, mi humanidad en su totalidad. Esta me alcanzaría justo cuando me encontraba realizando montañismo en uno de los parajes desérticos más lindos de este planeta; llegando a mí por medio de una llamada telefónica. Del otro lado de la línea, se me hizo saber que se requería de mi presencia en una reunión al otro lado del mundo, a la cual partí de inmediato.

    Al llegar a mi destino me puse al tanto de la situación - se había armado una revuelta total cuando quedamos envueltos en un escándalo ambiental. Al enterarme como todo esto había ocurrido, exigí al personal una respuesta, pero todo intento quedaba en excusas y más excusas. Abandone esa reunión exaltado, dejándoles un lapso de tiempo para que lograsen solucionar esto.

    El tiempo pasaba y pasaba, pero aún mucho después de cumplirse el lapso dado no tenía respuesta y el problema nos estaba poniendo contra la pared. Decidí que ya era suficiente, emprendí una investigación por mi cuenta para ver como terminar con esto.

    Tras finalizar esta larga búsqueda descubrí cosas que no esperaba encontrar: parte del personal de la empresa conocía de este desastre pues ellos mismo lo habían provocado; pero lo peor de esto era que ellos mismos estaban tratando de enmascararlo y dejar esto como si nada hubiera ocurrido. Rápidamente comencé con las acciones necesarias para evitar que todo terminara de esa manera, luego me ocuparía de las personas responsables de esto.

    Sabía muy claramente, según lo que encontré, que si esto salía a la luz le costaría bastante a la empresa en todos los aspectos; pero eso no importaba, era lo correcto a hacer. Se desarrollaron muchas juntas buscando disuadirme de mi decisión pero para mí no había dudas, tendríamos que aceptar nuestro error públicamente.

    Pero mientras esto sucedía en la gerencia, internamente se estaba gestando una campaña en mi contra al conocerse lo que había decidido hacer. Como empresa debíamos responsabilizarnos de nuestros actos, pero la necesidad no solo es madre de la creatividad, también es "madrina" de la parcialidad.

    Gran parte del alto personal decidió redimirse de toda la culpabilidad, y los empleados para no perder sus empleos, decidieron tomar el mismo accionar. Para ello no encontraron mejor forma de hacerlo que acusarme de todo - el dueño de la empresa era ahora el culpable.

    Mi accionar secreto les dio pie para presentar un “libro” de denuncias, aún mayores a las anteriores, solamente en mi contra. El resultado final fue que mis propios compañeros de trabajo y amigos de toda la vida apoyaron mi "despido", basados en lo que medios comprados y habladurías decían era la verdad. Debido a esto lograron rápidamente hundirme sin necesidad de esfuerzo; luego me reemplazarían y la vida, para ellos, continuaría.

    Los siguientes años, de los cuales no quiero entrar en detalles, estarían llenos de nociones de apelación y de otras batallas legales para demostrar lo que en realidad sucedió, tratando de poder conservar mi propia libertad y, si era posible, tratar de recuperar algo de lo que era por derecho, mío.

    Debido a fuerzas mayores, y los nuevos poderes ejecutivos de mis ahora “enemigos”, me fue imposible. Cada brazada sólo daba paso a mi cansancio y ahogamiento, tanto legal como moral. Frustrado trate rápidamente de recuperarme y olvidarme de ese pasado maldito; pero como enfrentar, convivir y compartir esta realidad falsa en la que todos viven - no hay nadie que no se crea lo que los demás dicen o dude sobre como ocurrió este hecho, para todos ellos ahora soy otro loco de los negocios.

    El tiempo transcurriría y de las memorias de todos me desecharía. Habiendo gastado todo el dinero que me restaba en mi lucha contra las leyes, estaba condenado como un animal sin dueño a morirme de hambre. Intenté buscar trabajo por aquí y allá, uno tras otro me fueron rechazando sin tomar en cuenta los altísimos cargos que ocupé, y sin ni si quiera importar los prestigiosos estudios en Física, Química, y hasta de Arte e Economía que me llevaron toda la vida hacerme. Mi nueva reputación, condimentada con algunas mentiras prejuiciosas, era mi nueva carta de presentación frente al mundo. El tratar de sobrevivir como persona civilizada se hacía ahora casi imposible. La realidad que yo vivía y conocía como real, era diferente a la de los demás. Finalmente mi vida estaba perdida y ya no valía nada, ni un centavo, para nadie.

    Después de un tras pie tras otro, fracaso tras fracaso, me encontré en las oscuras penumbras donde trataba a diario de encontrarle sentido a todo lo que había vivido, y hasta en algunas ocasiones al por qué seguir viviendo. Fue en esos tiempos donde conocí la verdadera naturaleza humana - la cordialidad, la verdadera amistad y el amor sin parentesco asesinaron y desecharon a mi yo anterior; pudiendo entender por qué aun con todo el dinero que tuve, no me sentía satisfecho. Abriéndome paso con una nueva luz de esperanza, afloraron tanto mis más profundas dudas como sus respuestas, pero entre todas ellas, la mejor sería el recordar uno de mis más grandes sueños de toda mi vida y que anteriormente siempre deje cómo una afición secundaria.

    Era todo, decidí que era tiempo de alejarme de todo, abandonarlo todo y desaparecer de la civilización solo para seguir uno de mis más grandiosos sueños - recorrer el mundo y sus maravillas - admirarlo antes de tener que dejarlo sin haberlo visto en su máximo esplendor.

    Junte todo lo que me quedaba de dinero y me propuse a recorrer los más hermosos parajes que nuestra civilización dejo a lo largo del tiempo; tenía la extraña sensación de que el saber cómo fue el pasado me ayudaría a redescubrir mi futuro, y no me equivoque pues es en uno de esos lugares recónditos en los que buscaba huir de mi pasado, donde sería alcanzado por el destino.

    Ahora, estoy conduciendo un pequeño automóvil con rumbo al vivir mientras en mis recuerdos aflora una frase que mi padre solía decirme cuando le narraba sobre mis grandes aciertos y desgracias – “Todo gran acierto o error tienen un origen predeterminado, aprende a identificarlo. (…) Cuando lo hagas le sacarás el máximo provecho a las decisiones hasta tal punto que podrías moldear hasta a tu mismísima realidad (…)”.

    Antes de emprender este viaje, con un nuevo ramo de flores en mano, lo visité en su nicho de descanso eterno. Sé que esté donde esté el me miraría de frente con esos ojos pálidos empañados en sabiduría del vivir, quizás esperando una respuesta que yo nunca le di; ahora lo único que me gustaría decirle como respuesta es: “Es hora de moldear mi realidad”.



    Capítulo I

    IMG_0.jpg
    Sólo Mitología

    Había transcurrido un buen tiempo desde que inicie mi viaje y ya había visitado una cantidad innumerable de lugares, conocido a increíbles personas e obteniendo memorias invaluables. Era una de las noche más oscuras y estaba muy lejos de lo que podía considerar hogar. Iba por una carretera lejana, regresando de una famosa ciudadela antigua que quería visitar desde pequeño, pero cuando finalmente lo logré, no fue como lo esperaba. No rebelaré el lugar por cuestiones que son claramente comprensibles, y otras que serán esclarecidas posteriormente.

    Iba a toda velocidad conduciendo por una de sus carreteras estrepitosas, llenas de baches e hoyos; mientras manejaba entre la polvareda resultante, tenía la cabeza en otra parte: "No es una carretera muy concurrida así que nada puede pasar si voy a toda velocidad. Con tanta vibraciones lo único que podría suceder es que esta carcocha se desarme en el intento" - escuchando una estruendosa música ochentera en la radio-emisora local continué divagando: "Investigaré mejor antes de gastar tanto dinero. Algo falto, no sé, quizás más emociones o más aventuras…" - seguí conduciendo sin pensar que pronto el universo me replicaría.

    Estaba por adentrarme a una de las partes más desoladas de la ruta, ya muy lejos de las ruinas; cuando pronto de un arbusto no muy lejano salió un personaje misterioso quien, de forma precipitada, intentó cruzar del lado derecho al izquierdo la carretera.

    Rápidamente traté de detener el auto para evitar atropellarlo, mientras todo parecía hacerse más lento y el tiempo parecía extenderse hasta el punto de casi detenerse. Es en esos precisos instantes donde uno puede apreciar hasta el mínimo detalle del suceso - siendo su apariencia normal, su extraño y rápido desplazar destacaba claramente la atención, pues aunque sus zancadas eran cortas su movimiento era continuo como si resbalara al pisar.

    Luego de ese segundo casi eterno, todo continuó su curso normal. Un largo chillido acompaño a la sacudida consecuente, y entre polvareda y humo resultante, me encontré finalmente quieto dentro del auto. Por otro lado, él sujeto ya había cruzado totalmente la carretera de doble vía en una fracción de segundo de lo que me costó detenerme.

    Mientras tanto, yo aún me encontraba dentro del coche recuperando el sentido. Gracias a las luces delanteras del auto, y entre el polvo asentándose, pude apreciar que había humo saliendo del motor. Por ello aunque tenía la imagen de esa extraña "persona" en mi cabeza y el susto del suceso a flor de piel, sabía que si quería salir de ahí necesitaría el coche.

    Lentamente bajé del auto y revisé si el motor estaba averiado, por lo que sabía de mecánica encontré que todo estaba bien. Cerré la capota exasperado mientras maldecía fuertemente a los cielos e insultaba al grandísimo desadaptado que me estropeó el viaje; pero, ¿no era aventura lo que estaba pidiendo?

    Regrese al interior del auto, azotando la puerta mientras lo hacía. Ya sentado frente al volante me quede pensando sobre qué era lo que había visto - ¿una persona por estos lares? quizás era el famoso “pie grande”, pero entre tanto ropaje no pude apreciarle nada de pelo. Puse las llaves para continuar el viaje e intente encenderlo; sin saber que en el tercer intento un sonido inesperado me dejaría fuera de sí - alguien tocaba mi ventana apresuradamente - era nada más y nada menos que el extraño personaje que cruzó la carretera.
    IMG_1,2.jpg
    No había duda, claramente era él, lo reconocí por su vestimenta. Automáticamente se me puso la piel de gallina y trate de hacer como si no lo hubiera visto ni escuchado. Arranqué el carro, presioné fuertemente el acelerador y las llantas empezaron a girar, las escuchaba; el auto vibraba y todo pero raramente no avanzaba. Mientras miraba de abajo a arriba dentro del carro buscando una explicación, el extraño personaje de ropaje antiguo me pidió, muy calmadamente del otro lado de la ventana, que lo llevase a las ruinas que había visitado y de las cuales estaba de regreso.

    De ese preciso momento tengo como recuerdo imborrable su voz: de tono demasiado grueso para su contextura corporal, iniciaba lento y fuerte como si estuviera justo al lado tuyo; terminando con un leve eco al hablar como si te susurrara al oído, lo cual aterraba mucho más. Debido a su exasperante voz dude por un momento, mientras mi cuerpo era sacudido por un escalofrío que lo recorría de pies a cabeza. Finalmente dejé de apretar el acelerador; las llantas del auto detuvieron su giro y luego sentí como si el auto golpeara el suelo ligeramente.

    Lo mire y él estaba impávido. Vestía un traje digno de investigadores privados: tenía un overol largo que envolvía todo su cuerpo, sobre su cabeza un sombrero de ala ancha, en su manos y pies, guantes y botas oscuras y sobre su cara un tapaboca que, cubriéndole la mitad inferior de su cara, parecía moverse al son de su rápido respirar y no de su hablar. De tez muy blanca casi grisácea, cabellera corta de color negro fucsia, sus ojos parecían de un color morado oscuro resaltante extrañamente en la oscuridad, sin importar la tenue luz lunar y los potentes faros del coche.

    Deje de mirarlo para poder vocalizar queriendo decirle que no podía llevarlo a donde quería, y al parecer mi boca ni siquiera me respondía, estaba paralizado del miedo mientras me hundía cada vez más y más dentro de esa mirada penetrante. Como si no fuera suficiente la dosis de acción actual, algo aún más extraño ocurriría después.

    Las luces del auto parpadearon, y un momento luego toda luz artificial se apagó. En plena oscuridad, y mientras la luna parecía reducir también su brillo, él miraría rápidamente hacia los cielos como presagiando lo que sucedería a continuación. De pronto, en este escenario un ligero temblor nos sorprendió para luego finalizar cegado en cuestión de segundos por un resplandor tan fuerte que parecía poder oírse.

    Ofuscado, mareado, asustado e inmerso en un profundo blanco infinito me encontraba ahora en esta extraña situación que pareció durar una eternidad. No sé cuándo realmente, pero empecé a gritar con todas las fuerzas que tenía, quizás solo tratando de escuchar mi voz. Conforme recobraba la lucidez, y entre mis gritos de impotencia cada vez más claros, la luz se fue desvaneciendo. Mis ojos recuperaban el enfoque, mientras el silencio se alejaba dejando atrás un pitido imborrable en los oídos. Entre mis más profundo miedos aflorados y con el cuerpo totalmente desequilibrado, mire a todas las direcciones tratando de ubicarme, cuando de pronto note que el forastero ya no estaba.


    IMG_1.1.jpg
    Una vez finalizado este barullo, y ya con la vista más recuperada, vi algo en los cielos que me llamó la atención. Baje rápidamente la ventana y me asomé por ella hasta la mitad de mi cuerpo. Se notaba como si parte del cielo palpitara, para luego arremolinarse de forma ovalada y finalizar agrietándose, dando paso a un extraño círculo con líneas procedentes del mismo.

    Parecía un “portal”, tal y como lo describen y se ve en las películas. No emitía ningún ruido ni nada, solo la impresión extrema en todos tus sentidos anunciándote de que algo va a salir de esta rara cavidad. Pues estaba en lo cierto, de él salieron en una fracción de segundo dos extraños entes que jamás había visto - uno en forma de un gran perro azulado, de extraña forma y de puntiagudas espinas corporales, acompañado con otro de color blanco, que tenía un anillo dorado alrededor de su cuerpo.

    Una onda aplastante recorrió el espacio que nos distanciaba balanceando estrepitosamente los árboles. Una inmensa cantidad de animales de todos los tipos y especies abandonaron los bosques, mientras los cielos se poblaron de todos los tipos de aves e insectos capaces de volar. Todos corriendo en la dirección opuesta a la ubicación de estos seres.

    Entre todo el barullo creado por las estampidas y bandadas desesperadas por huir, un silencio indescriptible se apoderó de mi alma: la sola presencia de estos seres se sentía como una presión tanto física como psicológica, el sólo vernos me agotaba y sentía una fuerza incomprensible de querer hacer algo, de huir y de hasta en ocasiones de no moverme al sentirme desfallecer. Después de permanecer en los aires unos instantes, ambos empezaron a descender rumbo al pueblo cercano a donde me dirigía a pasar noche.

    Cuando los dos entes cruzaron una colina distante los perdí de vista, pero yo aún mantenía la mirada en el lugar donde desaparecieron, totalmente pasmado. De pronto sentí que las ganas de huir se empezaban a apoderar de mí cordura, pero logré retenerlas un poco más ya que recordé el por qué estaba detenido en ese lugar y ese preciso momento.

    Diablos, ¿Dónde está ese sujeto? - retorne mi vista buscando al extraño sujeto. Él había estado en exterior del auto en el lado del conductor; no podía irme tranquilo sin aunque sea tratarle de ubicarle. Baje del vehículo en una clara crisis de ansiedad y procedí a buscarlo en todo lugar donde pudiera encontrarse: debajo del auto, en los arbustos cercanos y hasta sobre los árboles.

    Es en esta búsqueda dentro de la maleza que me di cuenta que el bosque estaba totalmente vacío, a excepción de una ola de hormigas que recorría los árboles hacia la carretera como ríos vivos. Finalmente comprendí que si los árboles pudieran moverse, se hubieran levantado en sus raíces e emprendido también la huida.

    Regresé presuroso al auto, ingrese y me encerré en el completamente buscando calmarme. No había nada más que hacer, ya había desaparecido. Intenté encender el carro, pero este no encendía. Empecé a golpear el auto desesperado, liberando mi tensión con golpes y patadas hasta quedar exhausto; sin saber que tenía compañía. En medio de mi frustración reconocí algo que hizo aflorar el miedo latente en mí, una voz espeluznante que decía así:

    - “Tranquilo, estarás bien. Sólo conduce al lugar que se te ha indicado, esto se está poniendo peligroso, para los dos” he inmediatamente se encendió el auto sin que yo siquiera girara la llave.

    Era él, ya estaba dentro del carro, sentado como copiloto. Tome el timón y puse el auto en marcha, sin importar quién o qué me lo había dicho - di rápidamente la media vuelta y partí en la dirección opuesta al pueblo, partí hacia las ruinas.

    Estaba realmente asustado por todo lo acontecido hace unos instantes, que sólo quería alejarme de las criaturas y conducir tan rápido como el auto me permitiese. No me importaba la presencia de este tipo dentro de mi auto, acompañándome. Entre todas las rarezas de lo ocurrido esa noche, el extraño sujeto que llevaba era la menor, por lo que por un tiempo, ni siquiera lo note.

    Al transcurrir del tiempo fui recuperando mi juicio y auto control, ya más tranquilo logré bajar la velocidad. Entre un momento y otro lo escuché toser, recordando nuevamente de que había alguien al lado mío.

    Conduciendo ya mucho tiempo después, me carcomía la idea de cómo lucía. Cuando logré vencer mi miedo y voltear para verle la cara vi que estaba muy agotado; se había retirado el sombrero y podía ver mejor su extraño color de piel. Su rostro estaba cubierto totalmente por sudor y en su tapa boca se notaba aun su respirar rápido, como si antes de encontrarlo hubiese tenido una carrera de vida o muerte.

    Aunque estaba casi por desvanecerse mantenía su mirada profunda, de eterno enojo. Aun con esa extraña mirada se veía muy indefenso estando cansado, dándome valor para aprovechar el momento. Sin voltear le increpé fuertemente sobre que eran esas cosas, respondiéndome entre jadeos: -“Mientras menos sepas mejor".

    Realmente necesitaba respuestas, lo estaba llevando a donde quería, así que se lo pregunte nuevamente –“Que eran esos monstruos y quién eres tú”, le dije enfáticamente.

    Hubo silencio por un momento, se podía escuchar el motor, las llantas rosando el asfalto, la carretera. Súbitamente y, entre risas respondió: -“Monstruos... me costó confiar en ustedes, así lo hice y lo volveré a hacer, otra vez - su tapa boca seguía inmóvil - de repente esta es mi última vez, o tal vez la tuya”. Me retumbaba el corazón dentro.

    -“Esos seres eran Arceus el creador de todo, se dice que es omnipotente”, riéndose perversamente.

    –“Y la otra cosa que era”, dije cortándole su desagradable carcajada.

    -“Es uno de sus hijos, Dialga”- dijo seria y rápidamente, arreglándose el cuello de su ropaje.

    No sabía cómo responder, pensé que me estaba jugando una broma, esos nombres propios de personas no le hacían a esas criaturas monstruosas. Recuerdo vagamente haberlos escuchados antes en conversaciones entre mis hijos, lo que me calmo un poco pensando que se trataba de algún tipo de broma, aun sabiendo que esas cosas en el cielo no lo eran.

    -“Me llamo Mewtwo, me hago pasar por humano mientras esté aquí. Tú me vez como uno, ¿no?”. Prosiguió diciendo:

    -“Te contaré una historia que quizás no creas pero necesitaras saber, si es que algo pasa en el camino” – acomodándose en el asiento buscaba relajarse. Yo, no respondí nada, en cambio solo seguí manejando.

    La historia extraña que me contó es la que les contaré a continuación, que según él, eran los orígenes de todo; dijo que había empezado a recobrar la memoria, la cual no era de él; dijo ser el resultado de la clonación de un antiguo ser muy poderoso, mezclado con un humano; de ese ser antiguo eran sus memorias. Dijo tener un poder parecido a este y que por eso era considerado peligroso, que los seres que habíamos visto estaban tratando de matarlo, pero gracias a los humanos había logrado liberar un nuevo poder que lo ponía a la par de estos o quizás a un nuevo nivel.

    Dijo también que los entes de la historia que me iba a contar se habían separado en dos grupos o bandos. Ellos estaban participando de su última gran guerra, provocada porque “el padre de todo” supo de su existencia, dicho de otra manera, él era causante de esto.

    Lo que me contó dijo que era “Sólo mitología…” para mí, pero para él era su leyenda, mi leyenda; la leyenda de todos.

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Un gusto y un saludo si es que alguien logro terminarlo de leerlo todo; espero sus comentarios y de acuerdo como les parezca estaré subiendo la continuación pronto.
     
    Última edición: 19 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  2.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Oh por Arceus! Justo cuando uno cree que esta clase de relatos le pertenecen casi exclusivamente a ... otra clase de sitios alguien le da una oportunidad a este foro para publicar obras de semejante calibre, espero que el resto del público sepa apreciarla.

    El prólogo le encantó a mi espíritu libertario, casi anarco. Porque en un mundo donde la aventura existe ¿quién desea ser un gran empresario? Aunque por lo que puede entenderse el contexto de esta historia sucede en un mundo más parecido al de nosotros si no es que el mismo universo. De todos modos me dio mucho gusto leer algo un poco más... familiar con lo que suelo leer en papel.

    Por otro lado, la historia toma un giro radical en cuanto arranca apostando por el misterio, me causa ciertas reminiscencias de algo pero mi mente no procesa las referencias, más no importa, no es necesario para saber que tanto la narrativa, el ritmo, todo se siente tan concordante, este es un relato de ligas mayores.

    Y lo seguiré.
     
  3.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Gracias, un gusto realmente que te halla parecido bueno. Pronto subiré el capitulo II pues ya tengo esta historia avanzada hasta el capítulo XVI, pero falta darle algunos retoques y crear una imágenes para ambientar la lectura.
     
  4.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    2163
    Capítulo II
    [​IMG] upload_2015-4-19_12-25-21.png
    El Padre de Todo
    A partir de ahora, les contaré su historia. Dicha crónica es muy precisa y detallada. Extrañamente, así como sé que esta historia quedará grabada en mí, sé que la siempre la recordaré al evocar las memorias y sentimientos que yacen de las cicatrices de lo que pretendo saber. Después de lo sucedido esa noche, mi forma de percibir la realidad cambió drásticamente.

    Cuenta esta extraña historia que un punto habitó en la nada en un estado “equilibrado” aun cuando no existía el universo. No existía arriba ni abajo, ni luz u oscuridad, ni todo ni nada. Sólo había un punto, un punto que ni existía ni faltaba; increíblemente grande como pequeño a la vez, tan opaco como brillante. Este trazo indefinido no tenía forma, pero en su búsqueda de equilibrio ostentaba un diseño similar al de un círculo perfecto. Entre todos sus bordes se observaba excelsa perfección convergiendo al unísono en él, mientras sus límites de lo interno y externo alternaban entre lo opaco y lo diáfano.

    En este pavoroso inexistir, habitaba y sucumbía este punto. En él, todos los ideales se definían mutua e infinita como léxicos significativos coexisten hoy en el universo actual. La “acción” eran sus ansias de ser y la supresión su “reacción”; mientras todo intento terminaba en renuncia. Esto continuaba de manera lógica como cálculos de un computador, hasta llegar siempre a una misma conclusión: la singularidad.

    Llamada el fin de todo como el inicio de la nada, conocida como el arma suprema de doble filo que solo la lógica osa blandir; la singularidad, era el devenir de la existencia del ideal. Para cada par existía efímeramente su impar para extirparlo y aniquilarlo de la existencia. Todo este proceso mantenía al todo en un árido orden en medio del diluvio confuso de la ausencia. Así esta evolución continuaría por un lapso indeterminadamente finito; hasta que en desdén de este eterno edén, algo extraño ocurriría.

    Nadie sabe cuándo ni cómo, pero pronto el sistema mismo emprendería en “acción” para exigir presencia, nombre y arbitrariedad. Este buscaba ser declarado como un ideal mismo, buscaba desertar de la ausencia del ser y reclamaba que se le declare como única ley general. Es así que este empezó a llamarse a sí mismo como lo antiguo, como el modelo del equilibrio y del orden, como la verdadera certeza y paz; empezó a llamarse como la nada.

    Paradójicamente, esta auto-declaración como única ley general al ideal del equilibrio, originó su efímera existencia, por ende pues, su propia auto-destrucción. Nombrándose a sí mismo como la única búsqueda de lo inexistente y lo existente, provocaría la separación de los límites de régimen existente, generando una división en la realidad - en este auto dictamen como ideal, encontraría reciproca respuesta en la “reacción” de lo opuesto. Ante estos sucesos, los ideales mismos comenzaron a reaccionar mutuamente originando partidarios y sectas entre unos y otros.

    Este nuevo grupo, originado en efecto del anterior, emprendió a llamarse como el desequilibrio, el desorden, la incertidumbre, la guerra – se llamó como la existencia del todo. Es en medio de esta guerra donde cada uno de los ideales comenzaría a formar parte de una de estas dos congregaciones, generalmente de ramas opuestas; generando así la madre de todas las cruzadas, en donde las batallas eran libradas por los ideales mismos entre sí.

    Todo este proceso duro una infinidad sin tiempo como la eternidad en vida; tan rápido como la aparición de un pensamiento que no se rige por ninguna extensión o medida. Por otro lado, el punto adimensional, quien en un principio buscaba mantener el equilibrio, graduaba y suprimía cualquier intento de extensión al referenciarla en su máximo con su borde mismo hasta lo infinito; pero debido al desorden ideológico creado en sí mismo esto ahora era insuficiente. La ley de la anarquía, esta oscilación simétrica, afecto al trazo primario tornándolo lentamente a una nueva forma. Con cada avance a esta nueva forma creaba ondas de energía increíblemente fuertes, con cada una crecía más y más su influencia como en deformación: de estas distorsiones se crearía las escalas de lo alto, lo largo y lo ancho.

    Primero residió la dimensión distorsión de lo alto, cuando este punto impreciso dejo su extensión imprecisa para extenderse como una línea titilante en una sola dirección emitiendo toda gama de energía en rayos sumamente poderosos.

    Luego le seguiría la dimensión distorsión de lo ancho, cuando esta figura llana empezó a apretarse por el centro hasta el punto de casi separase, frente a esto, la recta rompería su inactividad y comenzaría a deformarse al intentar girar lateralmente. Finalmente, entre ondas de choque, empezaría a girar rápidamente hasta recuperar su forma circular.

    Una vez lograda esto, se hizo extensiva la presencia de la dimensión distorsión de lo largo, cuando luego de conseguir nuevo equilibrio, liberaría energía opresiva remanente en una nueva dirección. Tan pronto como su primera transformación acaeció, ya todo estaba hecho.

    Después del colapso definitivo, y ahora en un entorno más tranquilo, está entidad ahora ostentaba la forma final de una esfera perfecta multicolor. Es en este contexto donde la armonía se impondría como reacción a la acción de la inestabilidad, que desde tiempos inmemorables comenzaría a gobernar la realidad del existir.

    He ahí su presencia de este nuevo ente, en soledad cuando la nada se tornó en el todo, en soledad mientras las escalas empezaban a extender alejándose de "él", de su propio origen. Solo quedo "él", esta esencia energética resultante que fue el punto, pero ahora ostentando su nueva forma. De color más oscuro que la oscuridad, sus bordes eran adornados y recorridos por líneas rectangulares más blancas que la claridad. El entorno era influenciado por su presencia, este buscaba apaciguarlo al envolverlo con la mayor cantidad de energía pura existente y "él" le respondía emitiendo toda gama de luces – La esfera estaba perdiendo su forma simétrica y dentro de ella algo estaba tomaba forma.

    En cada palpitar, cada vez más frecuentes, emitía inmensa cantidades de “luz” que al hacerse presencia ahora se podía distinguir la “oscuridad”. En su centro se formaba algo extraño, algo que quería "ser", en la “inexistencia” se hizo presente el "existir" y lo “espiritual” se tornó “físico”, diferenciándose claramente de todo lo demás. Este algo que ahora abandonaba el mundo de la nada sería la primera existencia paralelamente "física" de un ser.

    En el acontecer de todo esto, se hicieron presentes los opuestos como ley universal del equilibrio-desequilibrio, manteniendo la igualdad de sus influencias. La existencia de uno dependía del otro, el distinguir de uno solo se ve frente la presencia de su opuesto - para entender, sentir y comprender uno debes haber presenciado, poseído y desarrollado el otro.
    upload_2015-4-19_12-32-40.png

    Esta relación universal indispensable afecto drásticamente al punto ancestral, haciéndolo abandonar su anterior estado – dos de sus lados comenzaron a estirarse en direcciones opuestas mientras navegaba entre los matrices de un polo a otro de los extremos antagónicos; finalmente se tornó de forma ovoide. Esta “forma” de, imprecisamente llamada "sustancia” se llamó "Ovoide origen” o “desequilibrio origen". Esta masa, de inimaginable proporciones, al alcanzar una disposición indeterminada colapso como un gran globo de agua de manera lenta y pausada; ocasionando una explosión - este finalmente había eclosionado.

    Entre destellos pequeños y entrecortados este primer cuerpo se había desvanecido dentro un desastre de dimensiones jamás antes vistas, fue en ese preciso momento en el que el primer universo se formó - fue en ese preciso momento en el que a nada y el todo se juntaron por primera vez, y en su primer gran acuerdo, usaron la destrucción para forjar la creación. Como resultado de esta poderosa explosión se expulsaron gigantescas cantidades de energía: de la parte exterior física o cascara de la esfera ancestral se crearía luego las bases para la materia, inconsistente y desordenada; mientras que del interior se crearía armónicamente la anti-materia, oscura y estabilizadora.

    La unión y complementación de estas "sustancias", afectadas por los residuos energéticos de la explosión inicial dio paso a la creación del primer cosmos: El Cosmos Unown. Este cosmos, como su propio nombre lo indica, es infinitamente agotador e ilógico. En él el desorden reinaba mientras que las bases principales de todo aún no serían organizadas hasta mucho tiempo después.

    En el centro, donde la explosión dio inicio, se encontraba algo – resultado de debate, es pequeña duda que nace al alimentar la chispa de la vida, un ideal, un pensamiento, el existir. El ovoide colapsado había servido como una gran materia gris de disuasión, como un gran cerebro consciente que finalizó al crear en una idea, en un concepto; al crear en él a un nuevo ente - este ser era el nuevo y recién nacido Arceus.

    Considerado el ser creador o ser Alfa, él es resultado colateral de toda esta batalla ideológica que exigía una "respuesta" a sus "preguntas" - tanto el primero en nacer en este nuevo universo, como presumiblemente, el último que morirá en el mismo. Este espécimen recientemente erigido, lucho para existir en esta dimensión; es el único ser que ha luchado directamente con la fuerza de los opuestos, que luchaban por desmembrarlo, desintegrarlo, de conservarlo como componerlo.

    Aunque su lucha fuera eterna, pues aún no existía tiempo definido que lo liberara de su miseria; subsistiría de manera inactiva e inconsciente, guardando una nueva cualidad. En su interior se albergaba, almacenaba y revolvía la energía que huía de todo este caos y buscaba un nuevo punto de equilibrio.

    Esta energía, que encontró en él su refugió, entraría luego en convergencia y crearía las bases de una dulce maldición que hoy todos compartimos, estos son: los sentimientos – aparecieron el enojo, la ira, la rabia. En búsqueda de una presencia que represente su sentir, que la defienda del caos exterior, que sea su voz y voto, que se encargue de comunicarse con el exterior; estos entrarían en convención creando en ese preciso instante lo que sería el primer vestigio de la base de toda deidad - una conciencia.

    Ahora Arceus almacenaba en él el sentir y la búsqueda del equilibrio, la ira energética del universo colapsado que había encontrado equilibrio pero había sido destruido, destruido por él. Buscaba instintivamente en su extraño sentir, volver a unificar todo.

    Él era el representar físico del ideal equilibrio, ya que el caos se auto-nombró la ley universal. Dentro de él almacenaba esta búsqueda incansable, que sería la principal característica de la vida - en él se veía reflejada la lucha de todo ser vivo que quiere existir y ser, que quiere mantener su propio equilibrio.

    Arc-tou-Zeues se hizo llamar a sí mismo, dijo ser el responsable del origen y al mismo tiempo ser el velador del fin, dentro de esta “asquerosa” inestabilidad. Es él quien, entre guerras y pasiones, crearía luego todo lo existente mientras se embarcaba en el descubrimiento sus poderes y lo que estos acarrean. Esta historia en sí, narra la forma como lo hizo, narra los desafíos que tuvo sortear como también los males que tuvo que soportar.

    - “Si digo su nombre real, en la manera en la que debería nombrarse… si solo oso pronunciarlo correctamente… será el final para tu minúscula vida, humano. Nuestro verdadero "idioma"; por decirlo así, no es habla. Es transmisión de significado dentro de energía pura. Te podría contar toda una vida de sucesos en solo el transcurrir de un instante en este "idioma"; pero sería energía tan pura que podía explotar todo a 50 Km en los alrededores de nosotros, sí solo intento decir la primera “letra”…te lo digo como ejemplo, pues ya sabes que te ocurriría si eso sucede ¿no?” - esperaba que la dijese y me sacara de una vez de la angustia de no saber que lo que realmente sucedía.

    “Para tu pequeña mente les llamaremos por otros nombres más comprensibles, para que puedas así relacionarlos. A él le diremos de ahora en adelante: Arceus. Este nombre lleva, en tu idioma, el padre de todo.

    Es tan paciente e impaciente como sus creadores mismos, tan habilidoso en batalla como inútil en las mismas. Tan poderoso como impotente en los pequeños detalles que día a día suceden en tu vida.”- relataba Mewtwo, mientras el hielo se empezaba a romper entre nosotros.

    Ya no presentaba ansias de alejarme de él, ahora quería solo saber más y más de esta historia. Que mejor manera de hacer ameno un viaje que con una historia fantasiosa, me decía mi mismo.

    El viaje continuó así como la historia, esto era solo la punta del iceberg y aún me faltaba mucho más para poder comprender totalmente en lo que me estaba sumergiendo; aún no comprendía el inmenso peligro que tanto yo, como toda forma de vida en esta galaxia, sorteábamos.​
     
    Última edición: 19 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Ganador Ganador x 1
  5.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Vaya, veo que mis conocimientos en ciertas cosas y mis hábitos de lectura por cierta clase de libros han variado mucho en los últimos años, me costó un poco de trabajo ir agarrando el hilo y tuve que revisar algunos conceptos relacionados con metafísica y algo de epistemología, aunque estuve consiente desde que empecé que no iba a ser un relato de fácil digestión pero eso es lo que hace al relato original y especial. De hecho no es la primera vez que leo algo relacionado con el 'génesis' pokémon pero si no mal recuerdo sí el primero que lo aborda de este modo. Tal vez sea más cosas mia pero me agradó un ligero saborcito como a Lovecraft en ciertas partes.

    Y en torno a la encuesta, si es música de este estilo... fuck yeah.
     
    Última edición: 20 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Bueno como eran los "inicios de los inicios", es quizás uno de los capítulos más densos y que necesitaba una atención más punzante que un escalpelo para analizar. Los siguientes tendrán menos de esto aunque no prometo mucho.

    Por otro lado debido a reñida votación actual sobre agregarle uno que otra pista musical para amenizar la larga lectura, creo que ya se decidió por unanimidad de 100%; así que los siguientes capítulos las incluirán si es que la votación no varía hasta que regrese nuevamente.
    Subiré el siguiente capítulo pronto, pero no prometo una fecha debido a una "biblioteca" de trabajos y proyectos que aun tengo por terminar.

    Y sí, pensaba poner unas pistas muy parecidas a tu estilo de música Plushy, así que creo que te gustará.
     
    Última edición: 22 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    2722
    Capítulo III
    IMG_3.png
    El Hijo de los Opuestos
    Arceus, aún estaba en un estado de inmadurez, ira extrema e irracionalidad. Se cuenta que en esos períodos el espacio era inconcebiblemente inestable. El cosmos Unown cambiaba, aumentaba, y se reducía; todo al mismo tiempo y de forma infinita.

    Después de muchísimo "tiempo" de tirar y ceder, este extraño ser lograría adaptarse a este nuevo “orden” - dando pequeños movimientos que resonaban en estallidos de energía por todo el universo, el cosmos se engalanaba al ser cede de los primeros movimientos voluntarios de una entidad para-física. La actividad de Arceus aumentó hasta finalmente descubrir que su existencia ya no era solo ideológica, ahora estaba a nuevo nivel - un nivel mucho mayor. Con cada intención, con cada pensamiento que este manifestaba; su voluntad se veía reflejada entre el control de líneas energéticas que influenciaban e interactuaban con la primitiva materia que lo rodeaba.

    Comenzando a tomar control de su nuevo cuerpo, y en un desplazar lento, hacia presencia invistiendo una entidad corpórea general muy similar a un alce actual, pero en el lugar de cabeza se encontraría un cuerpo superior similar al de un humano, a excepción de los brazos ya que en su lugar poseía dos muñones por lado. De cara plana, con un mentón y frente sobresaliente en forma de medio anillo; poseía dos pequeñas protuberancias sólidas sobre los laterales superiores de su cabeza procedentes de formaciones óseas. En el lado posterior de su cabeza se desprendía una niebla grisácea, de contextura opaca pero de densa proporción, la cual al estilo de una cabellera larga parecía ondular con cada movimiento, con cada mínima intención de actuar. En la parte central de su cuerpo, presumía un anillo vertical muy espinado y de color rojizo oscuro que flotaba a una distancia prudente de su cuerpo; mientras un gran número de joyas rojizas brillantes daban vueltas libremente, envolviéndolo como si fuera una partícula gigante.

    Este se encontraba en un principio en su estado primigenio: de color negro muy oscuro, tan oscuro que parecía absorber la tenue y escasa luz, poseía franjas grisáceas que recorrían su pecho como la parte interior de sus extremidades, mientras que en su faz era notoria la falta de ojos que reflejaran un alma; sólo tenía cuatro orificios que brillaban de un turbador rojo puro.

    Ahí estaba este ser, desplazándose de un lado a otro, girando su cabeza buscando el momento preciso para actuar mientras sus ojos mostraban ansías de destrucción. Mirándose a sí mismo de manera recta y medida, comenzó a analizarse; cuando un breve momento después pareció colapsar en un profundo desmayo al desaparecer el brillo de sus ojos. Entre vibraciones y ondas de impacto, la luz interna de él mismo comenzó a regresar dejándose apreciar entre los palpitares de sus orificios oculares y en breves movimientos; estos cual chispazos buscaban despertarlo de su sueño.

    De pronto, entre movimientos dantescos, despertó emitiendo un brillo intenso; el primer acto a consciencia que realizó al retomar el control de su cuerpo, en un arranque de ira, fue invocar desde el interior de su anillo a un poder que ni el mismo conocía - los 1000 brazos ignotos.

    Estos miembros lóbregos al extenderse por primera vez lo rodearon momentáneamente formando una esfera oscura alrededor de él; en su brusco despertar y reaccionar luego las lanzaría a estas en todas las direcciones – mientras más y más de estos miembros se desprendían del bólido sombrío y se lanzaban a recorrer la creación en todas sus dimensiones, los más lejanos lograban colisionar con los límites cambiantes del Cosmos Unown.

    Mientras más y más de estas extremidades oscuras se precipitaban y dejaban su origen este empezaba a desvanecerse dejando entrever en su centro a Arceus; cuando estas impactaban con su límite, los bordes del Cosmos Unown, lo sujetaban con fieras garras e impetuosa fuerza al punto de desgarrar su soporte si era necesario para mantenerse en posición. Es así que se daría inicio a una lucha brutal entre Arceus y el cosmos mismo, mientras este último ofrecía resistencia a esta fuerza extraña que interactuaba con él.
    Al principio Arceus logró su cometido, extendió a esta en todos los sentidos, hasta donde encontró igual oposición. Al llegar a este límite, el Cosmos y su lógica empezaron a demostrar su poder encogiéndose y estirándose a un ritmo acelerado, mientras la multitud de miembros de Arceus cedían ante la impotencia.

    Arceus parecía estar perdiendo la batalla por el momento, pero ni siquiera eso inmutó al poderoso ser. Emitiendo un humo rojizo que se extendía de su cuerpo inerte, mantuvo sus brazos de esa manera y sacando espolones rojizos, aún más afilados que los anteriores, sujeto al Cosmos evitando a este tanto extenderse como retraerse.

    Quizás fueron unos segundos o quizás una eternidad, nadie lo sabe; lo único que se sabe es que fue lo suficiente para permitir al cosmos darse cuenta del poder de este y dar un paso necesario para luego convertirse al que es actualmente, estable y en continua vibración.

    El nuevo estabilizado cosmos, luego de ser bruscamente retado y de vergonzosamente sometido, finalmente detendría su rebelión. Cuando los garfios rojizos se volvieron a retraer, el Cosmos emprendió a separarse del límite que le proporcionaban las innumerables palmas de Arceus; a partir de este continuó una expansión lenta, continua y constante como un inmenso palpitar en búsqueda del eterno equilibrio. Sin darse cuenta, y sin intención alguna Arceus había logrado dar estabilidad al irritante universo primario extendiendo sus brazos.

    Mientras los bordes del cosmos se estabilizaban, Arceus comenzó a relajarse, y recobrando el control; asombrado, empezaba a recibir el don de la consciencia - ¿Qué demonios era?, ¿Por qué estaba ahí?, ¿Quién diablos lo había llamado?, ¿Era acaso el maldito representar de un ideología o, de alguna forma, el desarrollo de un estúpido sueño?, pero entonces ¿Quién lo pensó o lo soñó?

    Mientras continuaba mirándose emitía intensos bramidos de dolor, retorciéndose intentaba liberarse de sus propias extremidades que los sujetaban al rodearlo como una tela-araña en medio de la incertidumbre del infinito cosmos. Algunos de sus brazos empezaron a desvanecerse en medio de este bombardeo de interrogantes, que solo le daba cada vez más y más preguntas; entre estas apareció como paliativo nuevamente la ira.

    - “Equilibrio...” - se decía a sí mismo, mientras sus ojos se tornaron de un color rojizo mucho más fuerte; tan rojizo que hasta el mismo universo quedo cegado y recubierto por dicha luz.

    Esta ola renovada de inconsciencia se debía al hablar del anterior universo, a esa energía almacenada en el justo después del estallido de su creación, esa energía nueva y desconocida llamada “sentimientos” - estos le proponía la destrucción como respuesta.

    En ese estallido de furia, sus brazos volvieron a aparecer pero con mucha más fuerza, mientras empuñaban sus largas zarpas en señal de su impetuosidad. Arceus en el centro miraba a los alrededores; bajando lentamente su cabeza comprimía su cuerpo en una clara señal de esfuerzo, para luego levantar bruscamente su semblante trazando una diagonal; liberando así la tensión acumulada en su cuerpo mientras sus “1000 brazos ignotos” reaccionaban de inmediato al agitarse violentamente como si fueran tentáculos. Al alcanzar una velocidad prudente estos comenzaron una a uno a encogerse frenéticamente, a devolverse a su origen recorriendo bastas distancias, incalculables sin presencia de espacio – en el núcleo de la acción estaba Arceus; este haciendo uso de un último esfuerzo las estaba llamado a su presencia.

    Estos miembros en su trecho de retorno colisionaban con aglomeraciones de materia pura, en su raudo pasar rasgaba algunas de ellas con sus garras mientras a otras las tomaba por completo y eran absorbidas dentro de las extremidades mismas - esta jugada estaba permitiéndole juntar con ellos grandes cantidades de materia, recopilándola en un solo punto enérgico: él mismo.

    Uno a uno los millares de apéndices iban llegando a la centellante presencia de su destino, desapareciendo cual sombras al hacerle frente. El punto de encuentro era frente al mismo Arceus, en donde se comenzaba a erigir un bólido gigantesco. Mientras más y más extremidades se unían a esta congregación, este empezó a elevar al esferoide sobre él, quizás en forma de reclamo. ¿Cuál era su intención? Estaba planeando atacar a su dimensión, al mismo universo.

    Creó una inmensa masa de materia pura sobre el mismo, contenida ahora con todos sus brazos, la cual luego ubicaría sobre su espalda y sujetaría con su cabeza inclinada hacia atrás para evitar perderla. Una vez ubicada la esfera sobre él, este compartió su destino como también sus deseos de destruir al universo con ella, manteniéndola por un tiempo indefinido en un equilibrio delicado, “equilibrio” como el ideal que estaba buscando.

    Esta esfera era muy parecido a una versión diminuta y condensada del punto ancestral que le había dado origen al él; ostentando un color negro oscuro intenso, no se notaba como algo vivo. Aun así para Arceus, esta era su logro máximo, lo admiraba, lo adoraba, era su sueño en vida; lo cuidaría y protegería de cualquier cosa como si de su propia vida se tratase.

    Finalmente sucumbiría al cansancio que le llevaba semejante carga, y cegaría sus ojos para caer en un profundo sueño. Aun en estos él seguiría compartiendo sus deseos de destrucción, de ira e impotencia, de pena y vergüenza con el esferoide que tenía rodeado entre sus numerosos brazos sombríos y que se hacía cada vez más y más enérgico.

    De un momento a otro, y una “eternidad” después, Arceus empezó a sentir incomodidad – algo no estaba bien. Abandonando su descanso despertó, volteando rápidamente a admirar su “resolución”. Al observarla observo extrañado como esta se había convertido en una esfera perfecta, sumamente brillante; tan brillante que ni él mismo podía observar directamente.

    - “Por fin” - se decía a sí mismo -” ¡Ya está lista!

    Apresuradamente, sin cavilación ni remordimiento, y en un arranque de euforia, levanto la esfera sobre su cuerpo y, levantándose el en dos de sus extremidades, exclamó un extraordinario grito de furor que según se dice, hasta estas épocas sigue resonando por todo el universo.

    En pleno acto de lanzamiento, lo inesperado hizo presencia. Mientras alzaba la esfera sobre él esta se tornaría en un ovoide, resbalando de su control colapsó súbitamente sobre su cabeza, destruyéndose completamente justo cuando iba a ser lanzada. Envuelto en escarcha de brillantes pura resultante, su cuerpo completo se iluminó mientras su rostro insensible era empoderado tanto por el asombro como de decepción.
    NOSEPO.png
    Lentamente Arceus giro su cabeza para apreciar lo que acontecía sobre él, mientas el resplandor empezaba a desvanecerse. Cuando el brillo se redujo lo suficiente pudo finalmente apreciar los restos de su corta pasión; sobre él sólo quedo una porción de materia unida que, extrañamente, poseía forma. No todo estaba perdido, mientras gran parte de la energía se había desvanecido, lo que restaba era ahora un ser, un ser especial – un ser que sería “el primer ser de luz”.

    Arceus no había comprendido que tenía que lidiar con algo realmente nuevo para él, la presencia reguladora y omnipotente de los opuestos. Ellos provocaron que del mayor desenfreno de perversidad, se creara paradojicamente al ser con mayor corazón de todos - de la materia colapsada y, fusionada con parte de su propio ser nació Mew; su creación magistral.

    La presencia física actual de este ser es muy similar a un jerbo al poseer un cuerpo pequeño y una larga cola, a excepción de su color rosáceo puro, y una u otra incrustación felina; sus extremidades inferiores son de largas dimensiones mientras que las superiores mucho más pequeñas. Por otro lado en su talante destacaban sus grandes ojos celestes, los cuales contrastaban a sus pequeñas orejas triangulares.

    Arceus, pasmado, en lugar de encontrar paz en medio de la destrucción, solo atinó a admirar el fallo de su creación, mientras su intención vagaba sin guía ni control en un laberinto de confusiones y esperanzas. Su mente no daba cabida a errores, y pensó que esta era la respuesta a sus deseos pedidos. Es así que, entre gritos de desenfreno y desgracia lo nombró como Mew. (Mhi-euw)

    Después de calmarse emitiendo bramidos y exhalaciones de fatiga, Arceus recuperó el enfoque logrando ver frente a él a su creación. Este ser, Mew, se encontraba manipulando lo poco que podía su nuevo cuerpo y descubriendo a sí mismo como a sus poderes. Lentamente Arceus empezó a aproximarse a Mew, para un instante después posarse rápidamente sobre él; en ese instante, y frente a él, objetó:

    - “Escúchame bien, ruin criatura. La razón de tu existencia, es y será siempre el custodiar por este desastre llamado creación. A él le servirás, le serás útil y lo ordenarás; anda, hazlo y rápido…” – mirándolo extrañado continuó - “…no querrás huir de tu destino ¿no?… por ahora no apetezco exterminarte, ni a ti ni a esta pocilga total...”- dijo en forma despótica y amenazante mientras miraba a los alrededores asqueado. Finalmente se volteó y se propuso a marcharse.

    “…recordadlo siempre, tú y este lugar no son de mi agrado. Sino…” – hizo una pausa para luego girar su cabeza bruscamente. Mirándolo fijamente con sus densos ojos carmesíes, pronunció fuertemente – “… sino sólo pruébame”.

    Continuo su lento desplazar, retirándose a las profundidades más oscuras del cosmos a tomar un respiro, pero siempre sin descuidar la vigilia en todo aspecto de la vida de Mew.

    Mew, como era de esperar, no le prestó atención. Más bien, practicó y practicó en la soledad del espacio su poder. Aunque de aspecto inofensivo, hasta tierno en algunas ocasiones, tenía casi el poder de este, su padre. Fue el primero en ser dotado con sentimientos, los tenía a todos los conocidos hasta algunos por conocer, todo combinado de forma desproporcional en un gran mix de infortunio.

    Se dice que Mew desde esos tiempos ya era muy consciente de estos, los sentimientos, como también de sus efectos, compatibilidades y de sus repercusiones. Debido a esto y a su increíble habilidad innata de controlarlos era portador de un gran poder, siendo el reflejo físico de su poder llamado "transfiguración". Este extraño poder le permitía poder recrear momentáneamente a voluntad el cuerpo y presencia de cualquier ser, por ello también cualquier poder físico y terrenal que estos posean, sientan o vivan. Dentro de este ser yacen las reglas de toda la vida, el origen de los ideales, y de la sinfonía que se crea cuando estas resuenan con los sentimientos.

    Bajo esta idea, Mew sería el antecesor de todos ser vivo, a excepción de su creador. En orden de los sucesos, la creación no puede superar al creador, pero si imitarlo; debido a esto, el poder de Mew tenía un límite, el cual quedaría como preludio para una gran desventura venidera.


    - “Como para que lo entiendas, tendría los "genes" de todos los seres bajo tu cargo, y de cualquier ente físico que quiera existir; conoce todos los idiomas existentes como todos los que podrían, algún día, existir. El mismo es la regulación del “SER”, y a partir de él se desprende todo lo demás.

    Mew, él no ha cambiado absolutamente nada desde sus inicios, fue el primer ente consciente en aprender a ordenar y controlar la materia desde sus cimientos, como también el espacio y el tiempo. Claro está, no es tan bueno como yo”- rememoraba Mewtwo.

    Al observar la ruta, noto que ya habíamos superado los pequeños asentamientos cercanos a las carreteras, nos entrabamos ahora a un gran desierto. Es allí cuando Mewtwo, el pasajero inesperado, hizo una larga pausa que pareció una eternidad durante la cual optó por admirar el paisaje por la ventanilla del auto. Cuando volvió la vista al frente de nuevo, deshizo el silencio al decir:

    - “Bueno, al parecer, por lo que veo no se perderá mucho si es que hay una confrontación en este repulsivo planeta”- ¿era esto alguna clase de guerra entre ellos? me preguntaba a mí mismo, esperando aclararlo luego mientras la historia continuaba su curso.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------






    Lamento no poder haber cumplido con lo prometido lo de las canciones, pero ha sido una subida rápida, por lo que cuando pueda subo el siguiente y agregaré las canciones que faltan para toda la historia si puedo.
     
    Última edición: 16 Mayo 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 2
  8.  
    Yuuki leisa

    Yuuki leisa Guest

    Vaya pense que nunca veria este tipo de historias en este foro, me alegro encontrar una.
    Es muy emocionante y algo enigmatica, me gusta la forma en que es narrada y las imagenes son muy buenos soporte.

    Estoy de acuerdo, con lo de colocar musica para que la lectura no sea tan pesadita, aunque a mi me gusta de todas formas.
    Estare esperando la actualizacion.

    Es una historia muy intrigante.

    Pd. Avisame cuando la actualices. ¿vale?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    En efecto, este nuevo capítulo resulta más afable que el anterior, pero eso no le quita nada al halo de intriga de la historia, que por cierto aunque aún no tiene el "ost" oficial este capítulo me lo leí con unas rolitas de rock in opposition y un incienso y qué rico me supo (?)

    ¡Por fin leo una explicación coherente a los 1000 brazos de forjaron el universo! También he leído un par de buenos chistes al respecto, pero hasta el momento creo que nadie se lo había tomado en serio, la secuencia de la formación 'fisica' de arceus da como para una buena representación artística, lástima que la plástica y yo andamos peleados. Lo de Mew sencillamente estuvo genial, sobre todo el el trato de su creador respecto a su pequeño perfecto"accidente" y que pese a que él nunca podrá poseer los mismos poderes que su 'padre' de algún modo la comprensión de los sentimientos lo lleva a otro nivel en medio de tanto caos.

    Y por alguna razón imagino a Mewtwo hablando como Rorschach en la adaptación fílmica de Watchmen.
     
    Última edición: 4 Mayo 2015
  10.  
    Lionflute

    Lionflute Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    4 Marzo 2006
    Mensajes:
    684
    Pluma de
    Escritor
    Me es sumamente interesante leer un fic de éste tipo. Es una pena que avance tan lento, que no es un punto en contra, para nada.

    Solamente una cosa:

    Esa no te la perdono jajaja. "AHÍ estaba ese ser". Fuera de eso la narración está genial, salvo por unos signos de puntuación, pero nada que un par de revisiones no arregle.

    Estoy ansioso por saber cómo va a continuar esto. La explicación del universo continúa, me parece, porque aún queda mucho por saber... Quiero conocer el origen! Lo exijo jajajaja. Un saludo y no leemos :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Ajajajajaja... tienes razón, ese no lo vi. Como suelo escribir en mi celular en tiempos libres lo leo y releo hasta encontrar errores, para poder estar seguro de recién subirlo, pero de seguro que ese no lo vi. Gracias por la corrección.

    Disculpen los que están esperando los siguientes capítulos, pero aun no he tenido tiempo para poder revisarlos, subirlos, o de separar la música y crear las imágenes. Estoy en el punto clímax de un proyecto que debo presentar pronto, así que les pido disculpas de adelantado porque este domingo, como el anterior, no podre subir el capítulo IV. Eso si que para el siguiente fin de semana prometo los dos siguientes, el IV y V, y de repente me alcanza para uno que otra pistas.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  12.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    3226
    Aquí está el Capitulo IV subido en un apuro, una disculpa adelantada a sus ojos si es que presento errores, como también para sus oídos si es que no les gusto la música que por fin pude agregarla a costa de ahorrarme el tiempo de la creación de las imágenes. Cada parte del capítulo presenta su música de acompañamiento y si es que terminan antes solo disfruten la música hasta que acabe para luego activar la otra y seguir leyendo; o si desean solo córtenla y continuen. Como fuese el caso, espero que la continuación de mi historia les sea de su agrado. Lamentablemente no puedo prometer cuando subo la siguiente para no quedar como un mentiroso, pero solo prometo que será dentro de poco.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Capítulo IV

    IMG_4.png
    Adversidad - La Primera Gran Guerra

    Mew daba gala siempre de su raro comportamiento infantil, curioso y sentimental. Nunca tomó en serio la labor que se le fue asignada, solo buscaba compañía en su deambular diario, mientras aprendía a usar sus extraños poderes con recreaciones.

    Desde lo profundo del Universo Unown, Arceus veía esto constantemente durante el transcurso de su receso. Entre sueños cortos y despertares abruptos cavilaba – “¿Esto…es un reto? No, simplemente no toma en serio mi advertencia” - En medio de esta explosión de sentimientos encontrados, una desazón muy profunda empezaba a controlarlo hasta apoderarse completamente de él hasta un punto sin retorno – finalmente había despertado.

    Su descanso se vio pausado tan raudamente como se reconecto con la realidad, sus ojos bermellón encarnados en ira se abrieron en toda su amplitud en un momento de agitación diciéndoles que tenía una labor pendiente por ejecutar.

    - “… des-tru-i-ré…te…destruiré;…des-truiré… destruiré… ¡te destruiré por hozar retarme!…” – decía aun recostado, mientras se sacudía convulsionando tratando de liberar sus extremidades de su cuerpo. Estos movimientos eran acompañados su quejido, los cuales empezaba en pequeños diálogos para luego terminar en gritos. Finalmente se levantó presuroso y partió de su zona de reposo entre intensas ondas de energía. Ciertamente, no le agradaba la presencia y el accionar que demostraba su resolución, la criatura llamada Mew.

    Recorría la dimensión tan rápido como su paciencia se agotaba, en su senda golpeaba con algunos restos condensados, los cuales no lograban tocar su cuerpo debido a una protección invisible. Aunque la totalidad de su cuerpo se movía rápidamente por voluntad propia, este aún podía girar su cabeza en búsqueda de armonía en el desastre. Observando a los alrededores, y mientras algunos “pedrusco” comenzaban a golpearlo, se empezó a sentirse muy defraudado de él mismo – ¿Esta era el resultado de lo que él le llamo su resolución? – aumentaban el número de proyectiles lograban tocar su cuerpo, mientras más transcurría su curso eran cada vez más y más lograban golpearlo.

    - “No,… no “- se decía a sí mismo, al no ver avances en la labor que le asigno a su creación. Todo seguía igual, todo aún era un desastre total. Estaba hecho, segunda y última decepción, la suerte estaba echada y no ya no había marcha atrás. En su rostro de asombro se pudo apreciar el preciso momento en el que había sido vaciada la última gota que derramó el “agua” de su frágil cordura.

    Sus movimientos se detuvieron drásticamente, ya no se veía como el mismo, sus ojos ya no brillaban. Su cuerpo se dejó llevar por la inercia de su impulso y velocidad, para finalmente sólo flotar a la deriva sin apreciarse sentido de control; en su camino descontrolado chocaba con pequeños cúmulos de energía condensadas que ahora ya lograban lacerar su cuerpo.

    Entre estos choques su existencia reapareció, pero algo extraño estaba sucediendo en él. Al instante mismo que recuperó control partió endemoniadamente más rápido que antes. Su mover era ahora como el de un muerto en vida - sus extremidades perdieron fuerzas, se empezaron a mover sin dominio ni dirección por todo su cuerpo; su transitar se volvió errático, su mover ya no alteraba mínimamente su entorno; su rostro no demostraba control ni vigilia al observar desatendido a la vastedad – ahora parecía distorsionar al espacio mismo por donde el transcurría - su presencia ya no se sentía. En sus ojos ya no había muesca de perdón o de siquiera el poco raciocinio que rara vez demostraba. Era como el mismísimo heraldo del infierno, ahora su ideal desbalanceado solo quería traer muerte - Era momento de eliminar las "molestias".


    - En este punto cualquiera pretendería saber lo que ocurrió cuando Mew, desprevenido, fue alcanzado por este emisario hosco; pero no desesperar - Mew no murió, ni se rindió tranquilamente” dijo Mewtwo.

    Mirándome, serió, empezó a reír gruesamente: “Siempre esperan lo peor, ¿no? Es propio de ustedes, humanos…por querer prevenir siempre terminan lamentándose…lo sé por experiencia propia” - continuó diciendo luego:

    - Es muy difícil de responder a lo que ocurriría después con sus simples palabras; los factores narrados anteriormente fueron los ingredientes necesarios, y a la medida exacta, para originar la más grande y feroz lucha de todas. La Primera Gran Guerra le dicen, una lucha indescriptible para nuestros tiempos, donde se creaban y exterminaban pequeños universos completos en medio de la trifulca; estas era tan gigantescas que ellos eran solo un punto dentro de las esferas de energía, algo que ni una mente en su loca cordura podría imaginar. Eran tan enormes que miles, o quizás millares de posibilidades pudieron existir en esa brevedad imprecisa de tiempo, y quien sabe, hasta la vida misma como la conocemos actualmente pudo haberse originado brevemente y extinguido en ese preciso momento.”

    Al verme interesado, con una expresión de asombro y duda en mi cara prosiguió como adivinando en los que estaba pensando:

    - “Bueno, inténtalo. Piensa a una célula consciente que admira como colisionan dos galaxias, como para darte una pequeña idea de cómo eran estas peleas. Nada como las guerras corruptas de tu especie o tu misma lucha diaria que tienes para ganarte la vida.” – un poco más ofuscado continuó:

    “Ahora imagina, que como yo, obtuvieras esos recuerdos en los que logras apreciar esos días, sientes tu cabeza estallar, ya no puedes apreciar con los ojos lo que sucede al frente pues no hay adelante ni atrás, no luz que te permita defenderte, ni relación entre lo lejos y lo cercano, tan indefenso como…” – mirándome, se liberó de su éxtasis de memorias y reflexiones, recuperando raudo su seriedad para finalizar comentando: “…como un humano.” – dejando una impresión que quedará recalcada en mis memorias.


    Continuando con la historia, la dimensión Unown resulto muy dañada durante la cruzada acometida por estas poderosas criaturas. Pero súbitamente como se inició, se terminó.

    Este enfrentamiento sería llamado, como ya se dijo, la Primera Gran Guerra y terminaría con un Arceus muy cansado, ya habiendo abandonado gran parte de su estado iracundo; mientras que por otro lado, estaba un Mew casi derrotado.

    Arceus no tenía todos los conocimientos de Mew de cómo controlar la materia con su poder, pero era muy superior a este en cuanto se refiere al poder mismo gracias a sus poderosos 1000 brazos. Por otro lado, Mew no quería pelear ni aun peor dañar al ser que le dio la vida por lo que gran parte de su energía se había disipado en evadir, defenderse y devolver las agresiones que eran en contra de él.

    Después de una larga batalla, todo terminaría como era lógico que terminase: estaba entonces Arceus en el campo de batalla sosteniendo al pequeño Mew entre varios de sus poderosos brazos, que cada vez más y más se unían en número para comprimirlo. Cuando este, en un éxtasis de gruñidos y aterradores lamentos, procedería a ejecutar el movimiento final para acabar con Mew de una vez por todas, algo desconocido para él lo afecto - Desde lo profundo de sus ser sintió un vacío, tanto en el entorno, como dentro del mismo Arceus, algo extraño se hacía sentir.

    Había una calma increíble. Arceus quedó pasmado momentáneamente y mientras sus extremos hoscos se desvanecían liberó por error a Mew de su prisión, el cual quedo flotando libremente a la deriva. Retrocediendo de donde se encontraba, algo espectacular ocurría dentro de él que no le había dejado terminar su trabajo, estaba siendo invadido por algo - estaba frente a algo que no podía combatir, el "sentir" y sus contrastes.

    ¿Acaso este era un poder nuevo de Mew? o qué diablos estaba sucediendo. No, esto es una artimaña para que no lo destruya – se decía a si mismo mientras en arrebatos de ira quería regresar y sujetar nuevamente a Mew. Sin embargo, esto no era ni más ni menos que el poder único y absurdo que solo la vida misma posee.

    Las ansias de poder finalmente exterminarlo todo le daba calma, sentía ahora paz y desahogo. El odio que sentía por el universo, como de la criatura Mew, se convirtió en el sentido de su vida; se convirtió en su razón de ser, en su ideal. Empezó a sentir el impulso de todo ser por querer existir, mientras la lógica y razón hicieron presencia como armas de la conciencia y la conciliación.

    Esta es la muesca de la vida misma, la voluntad indescriptible de toda forma de vida que busca navegar entre el mar de posibilidades solo para sobrevivir. De luchar entre los contrastes de la vida por no caer en el equilibrio ni en el caos; el por qué hasta la más mínima bacteria como el ser más evolucionado no quiere morir, el por qué todo ser busca de cualquier forma posible mantenerse con vida y prolongar su existencia.

    La sola presencia de todo ser vivo es un punto de equilibrio, encontrado entre conjunto de conjuntos que trabaja mutuamente para existir, transformando todo tipo de energía en acción trata de escaparse del caos y el desorden en una sinfonía de procesos como lo demuestra ser la digestión, el respirar o la reproducción. Toda presencia es equilibrio, un equilibrio siempre anhelado por este nuevo universo - cada uno es un universo dentro de este gran universo.

    Arceus se vio rodeado por unas ondas brillantes que eran succionadas por su anillo corpóreo, sus ojos rojizos empezaban a cerrarse mientras lentamente cedía sin fuerzas. Arrodillándose bañado en paz y control, finalmente sería víctima de una metamorfosis.

    En sus reflexiones la razón empezó a criticarlo a sí mismo por sus recientes acciones, mientras parte de él seguía intentando evitar la interferencia que le nacía. Entre reacciones fuertes queriendo parar todo, temblaba en ocasiones intentando controlarse; mientras que en momentos de descontrol liberaba su ira con gritos y resoplidos. Con cada exhalación, que aumentaban cada vez más en frecuencia y brusquedad, liberaba de su cuerpo un espeso líquido oscuro que empezaría a rodearlo. Este procedía de su anillo central que entre giros lentos comenzaba a cerrarse e imponerse sobre su piel marcando unos símbolos de extraña similitud a letras de un antiguo abecedario. Este fluido una vez fuera de él se derramaba sobre los bordes de su ser para luego solidificarse en forma de una masa oscura y reflectante.

    Entre estos delirios de cordura y demencia, su cuerpo sucumbía mientras era completamente cubierto por el coloide extraño. Una vez completamente envuelto, esta solución empezó a reaccionar con ella misma y a tornarse de forma esférica entre movimientos lentos.

    Con cada desplazamiento la forma final de una esfera era cada vez más clara, cuando de pronto, una pequeña grieta desbordante de luz apareció en uno de sus bordes casi perfectamente lisos. Rápidamente la masa reaccionó a esta queriendo cubrirla, pero esta se extendió hasta que finalmente sucumbió en dos, luego estas dos en varias ramificaciones más. La sustancia, endurecida por las grietas, retornaba a estado líquido solo para cubrir todo rastro del avance de estas. Por otro lado, el mismo Arceus en un movimiento rápido, alzó su cabeza de entre este material, dejando su faz de forma totalmente vertical.

    Alejada ya su cabeza del material, que reptaba por su cuello intentando consumirlo nuevamente, Arceus se mantuvo así por un momento mirando a la vastedad del cosmos; para luego dejar caer nuevamente su cabeza como agotado de todo lo que sucedía. En ésta posición, la masa viscosa se aprovecharía para tratar de cubrirlo nuevamente.

    Mientras esta avanzaba lentamente cubriendo su cuello, Arceus abrió sus ojos y pudo apreciar a Mew, quien se encontraba flotando ahora debajo de él. Este se encontraba apenas respirando y, entre lapsos cortos, abría trabajosamente sus ojos después de mostrar expresiones de dolor. Arceus observaba totalmente desmotivado la escena, debido a que su rostro era la única parte libre de la cobertura de esta masa dejaba escapar la energía convergente en él, o su sentir, por sus cavidades oculares las cuales se desbordaban como lágrimas multicolores.


    En ese breve lapso, Mew pareció reaccionar a esta energía que su padre emitía y en un esfuerzo que afecto todo su cuerpo logro abrir trabajosamente sus ojos. Arceus a la distancia veía asombrado como Mew luchaba con las pocas fuerzas que le quedaban, cuando Mew logró abrir totalmente sus ojos, Arceus los miró atento como buscando respuestas de él. Es ahí donde Arceus, en los ojos cristalinos de Mew, pudo ver finalmente lo que realmente estaba sucediendo.

    Algo invisible impacto la mente de Arceus originando que su cabeza se levantase en una mirada de asombro. Mientras más y más energía se desbordaba por sus ojos, sus pensamientos parecían ser consumidos por la brillantez del ideal del ser que tenía en frente.

    Con el extraño coloide rozándole la barbilla, su rostro cambiaría rápidamente de tristeza a una ira controlada y audaz evaporando la energía que este mismo había desbordado – finalmente había encontrado paz a sus ansias de respuestas dentro de esos ojos inmensos azulados. Arceus había logrado apreciar todo lo que fue y como todo debía ser; había logrado ver la creación misma, la creación del tiempo y el espacio, de la luz y de la vida. Comenzaba a comprender los sentimientos, principalmente encontrados como si le estrangularan la garganta; pero estaba empezando a entenderlos.

    No, esto no debía terminar así. Había mucho trabajo por hacer, y nadie mejor que él sería el indicado para hacerlo. Su nuevo razonar, le daba energía de donde no lo había, su propia voluntad lo impulsaba. Empezó a moverse bruscamente dentro de su prisión, tenía que salir de ahí sin importar como. Finalmente había llegado a tomar una decisión.

    - “Su decisión, una decisión que no estaría basada en experiencias pasadas como las nuestras, sino en futuro desarrollo de todo. Comprendió lo que sería el tiempo y el espacio, descubrió como todo debería empezar, como todo debería continuar moviéndose y, hasta quizás, cuando todo debería dejar de hacerlo.” – acotaba Mewtwo en medio de este drama.

    Después de varios movimientos fallidos, se detendría. Sus ojos rojizos, visiblemente afectados por su visión, se cerraron momentáneamente mientras su cuerpo parecía relajarse brevemente; para luego volverse abrir rápidamente dejando al descubierto ahora un color verdoso intenso. Este brillo luego se intensificaría y cubriría totalmente a su cuerpo, para luego detenerse abruptamente en un mutismo tétrico.


    El silencio se rompió con un crujir que resonó fuertemente, este provenía de la esfera y se hacía cada vez más y más común e intenso. Después de varios traqueteos unísonos, hubo silencio nuevamente. Arceus levanto la cabeza y en un pequeño esfuerzo logro romper su prisión como si de arcilla se tratase; mientras una luz blanca, procedente del interior, le permitió destrozar totalmente su prisión y alzarse firmemente de entre los trozos del material que lo estaba sofocando. Sacudiéndose los restos sobrantes que tenía sobre su cuerpo, avanzaba lentamente acompañado con un brillo interno que parecía iluminar todo el entorno. El paisaje que lo rodeaba estaba lleno, en todas las direcciones, de fragmentos desperdigados que ahora se evaporaban con su sola presencia.

    Ahí estaba Arceus, libre finalmente. Rodeado de un halo de luz blanca he intensa, había dejado atrás parte de su fase primaria convirtiéndose en algo casi parecido a lo que se conoce actualmente, por gente sabía de su entorno.

    Sus joyas aun rojizas se redujeron a 4 e integraron a su anillo circular, ahora de color dorado reluciente. Este se unió a su cuerpo y redujo su número de espinas a 4, bloqueando para siempre sus 1000 brazos oscuros, que eran alimentados por él universo primario Unown. Su cuerpo tomó el color puramente gris claro, sus franjas eran gris oscuro; sus ojos, por ahora cuatro, aparecieron como reflejo de un alma bondadosa dentro de él. Lo trágico de la situación sería que, en esta nueva forma, perdería esa intuición para manejar sus poderes al perder casi totalmente sus poderosos "1000 brazos". Junto con ellos se perdería gran parte de sus poderes.

    Al término de esta mutación, y dejando ya su brillo, cayo nuevamente de rodillas mientras exhalaba ya de manera más tranquila. Este nuevo Arceus, ahora muy centrado, estaba aún un poco desorbitado mirando abajo. De un momento a otro alzó su cabeza y miró a todos lados, viendo solo a Mew acercándose a él sorprendido; parecía no importarle que hace unos momentos, él quería el titulo único de ser su asesino.

    Arceus no se preocupó por su gran reducción en sus poderes, por el contrario se encontraba extasiado por haber conseguido desbloquear totalmente el magnífico placer de los sentimientos. Podía ahora ver todo con más lucidez, podía ahora también entender el error que casi comete al admirar el brillar azulino de los ojos de su acompañante.

    Mew, siempre curioso, se le acercó rodeándolo mientras lo miraba extrañado. Y, no pareciéndole suficiente acto de comprensión, cuando estuvo lo suficientemente cerca él se le acercó hasta el punto de finalmente poder apoyar su cabeza sobre el cuerpo de su anterior contendiente. Arceus, miró emocionado este acto, respondiéndole al mismo al rodear a su valioso hijo con la suya; creando así un pacto que durará por la eternidad. Así, envueltos de esta manera ambos se propondrían a descansar por un largo, largo “tiempo”.

    En este escenario, se enmarcó el inicio de la reconciliación de Arceus para con su par cercano, prometiéndole ayudarlo en su empresa del poner orden a la creación, siempre y cuando, este se lo permita. Ambos emprendieron una ayuda mutua para lograr comprender el dominio y alcance de sus habilidades.

    A partir de este momento, es donde se daría inicio al proceso de formación del cosmos tal como lo conocemos, siendo ambos los dos los únicos seres etéreos que vieron toda la creación y evolución del universo al que es actualmente.​
     
    Última edición: 16 Agosto 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 2
  13.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ahora sí me tardé en comentar porque por una o por otra o no tenía acceso a youtube o tiempo para hacerlo, porque recién me pude leer la historia con la música acompañada y debo decir que valió la pena la espera, no sólo por la selección musical (que por cierto conozco muy poquita conocedora del género épico, yo fuera de algunos grupos como X-ray dog casi no se) sino porque los temas realmente se acoplan a la narrativa, lo sentí especialmente en el primer tema donde después de una releida ya más o menos ubicaba de qué a qué minuto tenía que ir leyendo qué párrafo y realmente es muy dificil poder hacer ese acople.

    En cuanto a la historia, irónicamente este es el capitulo con toque más "humano", se me hizo entre tierno y fantástico como al final Arceus logró encontrar la armonía con Mew, la explicación de los unknown como el 'desecho' de los mil brazos de Arceus, esta frase igual estuvo bárbara
    Realmente es una lástima que aunque la historia ha atraído un par de curiosos nada más se anima a comentar.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Knight

    Knight Usuario VIP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    13 Mayo 2008
    Mensajes:
    2,919
    Pluma de
    Escritor
    Increíble, no soy para nada fan de Pokemón, lo unico que conozco son las primeras 4 temporadas y con esta saga no tengo mas que cierto cariño por ser una de las series que miraba de pequeña. Y aunque no lo creas tu historia es hablada en el foro y por eso mismo estoy aquí. Jamás me he sentido demasiado atraída por los fics del foro pokemón y es que casi nunca hay algo que verdaderamente esté bien trabajado. Y vaya que no me arrepiento de haber picado a este tema, para nada lo hago. Y aunque hay muchas cosas que no entiendo, con algo de información en el bendito google puedo orientarme rapidamente. No tenía idea de que el inicio de los tiempos pudiera ser así, en mi vida había escuchado hablar del pokemón Arceus aunque no lo creas. Y ahora sé como es que nacio Mewt.

    Has cuidado de todos los detalles, tu ortografía es impecable y tu narración ni se diga. No me atrevo a decir que esta es una obra maestra por que no conozco tus demás historias, si es que has escrito algo más, me encantaría persuadirte para que nos muestres mas de tu escritura. Pues este es uno de los mejores fics que he visto y de uno de los fandoms que menos atención tiene de mi parte.

    El último capítulo me pareció excelso, es una enorme maraña de emociones lo que me causa, la música acertadísima. Disfruté cada momento leyendo, muchas gracias por la experiencia, espero que actualices pronto, de esta historia ya no me despego C:

    ¡Saludos!
     
    Última edición: 1 Agosto 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  15.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Gracias, de verdad un gusto que les halla gustado mi historia, dentro de poco estare subiendo la siguiente parte de mi historia. La demora se debe a que no he tenido micho tiempo libre y además que debo rebisar unas cuantas cosas con respecto a la mitología conocida del anime original, como tomar ciertos aspectos reales de la misma y tratar de explicarlos con el más sentido posible.

    Sus palabras me caen como oasis en el desierto, pues si bien tengo varios trabajos en desarrollo, cuando deja la historia por un tiempo empieza a perder la motivación. Muchas gracias a los que se han dado el tiempo para leer mi historia, espero pronto retormar la historia con uno o hasta quizás dos capítulos pronto.
     
  16.  
    Unknown

    Unknown Iniciado

    Miembro desde:
    26 Marzo 2015
    Mensajes:
    15
    Siga con su buen trabajo.

    [​IMG]
     
  17.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    3050
    Buenas a todos, primero agradeciendo si es que tengo uno que otro que me sigue, y segundo disculpándome por no actualizar más antes el tema. Este capítulo estará dividido en 2 partes debido a la restricción de no más de 5 videos por respuesta. Como siempre las reglas son las mismas: Escuchar los temasde cada parte mientras se lee, que ahora están ocultas en mediante spoiler para mejor ilación; y disfrutar si es que le ha sido de su agrado. Espero no tener errores o falta, sin más que decir espero que les agrade.

    --------------------------------------​


    Capítulo V
    IMG_5.5.png
    Antagonía – Percepción de Incompatibilidad
    - PARTE 1 -


    Culminado el extraño combate, y en la posición anteriormente descrita, ambos retomarían la conciencia después de un descanso eterno. Un poco más restablecidos de sus heridas ya se mostraban listos para empezar el arduo trabajo que les esperaba de ordenar la vastedad del universo.

    Ambos de pie al lado uno del otro. Arceus, mucho más centrado que nunca, agitaba su cabeza de forma lateral sacudiendo la crin esférica de su cuello y creando un pequeño reflejo muscular en su lomo; a su izquierda, Mew se sacudía desde la cabeza a la punta de su cola mientras giraba formando un circulo vertical. Mirando en todas las direcciones, se encontraron observándose cara a cara para, luego de una sonrisa cómplice y disimulada, partir a la par a recorrer su nueva patria en búsqueda del tan armonía.

    - “En esos tiempos la materia, lo físico era inconcebible; era algo imposible, totalmente inimaginable. Todo era prácticamente un desastre, un desorden total donde la mera presencia de un “ser vivo” consistía en una simple idea, en un pensamiento; para ser más precisos en un concepto. Algo comparable quizás al pequeño flujo de electrones que fluye en este momento por tus celdas neuronales y que en un grupo de escala masiva crean a tu presencia y encapsula tus ideas, tus conocimientos, tus recuerdos.

    Ellos eran solo un ideal, como suele “él” llamarle; mientras que el universo, su gran maestro pensador.” – narraba Mewtwo mientras, de forma manual y trabajosa, trataba de cerrar completamente la luna del carro al notar que nos adentrábamos en una zona de densa neblina.

    Luego de un gran recorrido de ilógicas proporciones en búsqueda de su equilibrio; en el cuál ambos recorrerían la infinidad, decidieron detenerse. Al unísono al igual como partieron, ambos aparecerían en un parpadeo en la localización pactada. En la nueva escena hizo nueva aparición primero Arceus, quien con una cara un poco desencajada e incrédula, se desplazó del punto en donde había hecho presencia. Detrás de él luego se manifestaría Mew, quien pareciera estar en una especie de vaivén similar a una danza mirando alertamente por todos lados como buscar una solución a lo que acontecía. En los rostros del par de viajeros se notaba un claro desgaste emocional; su energía latente, su fuego interno, su voluntad naciente se estaba desgastando debido a que, por más empeño que estos pusieran, no lograban encontrar su tan ansiada estabilidad.

    De un momento a otro, Mew detuvo su angustioso bailoteo y presuroso volteó a ver a su progenitor como solicitándole una explicación a lo que estaba sucediendo; al enfocarlo con sus amplios ojos luminosos, los cuales desbordaban en una lluvia de impotencia, observo a Arceus pasmado y con el rostro claramente desencajado.

    Aunque Arceus había comprendido lo que significaba la creación, como las repercusiones de esta, en una visión futura mostrada por Mew durante la contienda anterior; aún no lograba comprender qué camino tomar para llegar a ello, o si era necesario, como producirla a conciencia. Irónicamente, este al no encontrar lo que su ideal le dictaminaba e aclamaba como existente, trataba de entender lógicamente lo que sus sentimientos le decían mientras, temeroso, conseguía contenerlos.

    Al ver esto Mew, el emblemático arquetipo del fiel hijo, se sacudió sus penas de su rostro en un revoloteo rápido. Con un semblante más determinado, y haciendo un pequeño puño con sus diminutas extremidades, decidió que el mismo moldearía a este tan preciado bien, el equilibrio, para su padre.


    - “Por esos tiempos, ellos aún desconocía las reglas omnipotentes que lo regían todo y como esta habían intervenido para crear el presente que ahora vivían. De ambos, sería Mew el primero en el universo en moldear y manipular el tiempo y espacio para demostrárselo a su padre como incentivo en una situación tan angustiante; pero debido a su clara naturaleza inmadura carente de seriedad, siempre fallaba al no lograr concentrarse lo suficiente como para mantener un tiempo fluido o un espacio dimensional fijo.

    En cambio, sus intentos resultaban en extrañas burbujas luminosas, las cuales creaba de forma indiscriminada a sus alrededores para luego de forma disimulada rebotar y resbalar al gusto sobre ellas.”

    Encendí las luces delanteras del auto para dar mayor visibilidad frente a la pared nebulosa frente a nosotros. Esto llamó su atención lo suficiente como para provocar que este se incline sobre su asiento a ver lo que sucedía, siempre sin perderme de vista de reojo. Retornando su postura anterior y, al darse cuenta de la densa capa de bruma en aumento, retiró la manopla protectora de su mano izquierda para luego levantarla y comenzó a dibujar un círculo horizontal mientras giraba uno de sus extraños dedos. Asombrado observé que con este pequeño acto terrorífico parecía despejar totalmente la visibilidad de la vía desde el frente del carro hasta una gran distancia por delante de nosotros. Con su “pequeño” acto de magia en acción, continuó:

    - “En sí, estos esferoides no eran tan solo pérdida de tiempo ni material de boberías. De hecho, estas bombas brillantes y multicolores conjugaban con entidades de mayor contraste y envergadura que ellos – como semilla en suelo fértil estas burbujas hacían investidura de su ideal al dialogar pacíficamente con el universo en el mismo “idioma”, estos sonidos, este lenguaje, es lo que ustedes llaman “espacio”; por otro lado, en cada una de sus expansiones y movimientos estables manifestaba el vaivén primitivo de una danza sincronizada resultante del compás creado del dialogo anterior, esta danza inmortal es lo que ustedes llaman “tiempo.”

    Al proseguir su historia, cuenta que en esos momentos es donde entre brillos y resonares originados por las colisiones y alineaciones de todos los ideales, se lograba por primera vez la creación de estas inestables y diminutas dimensiones representadas en el diseño uniforme de unas burbujas. Aunque Mew no conocía aún las implicaciones reales y prácticas de esta gran hazaña, había logrado sin querer, entre graciosas piruetas resultantes de sus intentos fallidos, disipar la mente de su progenitor al hacerlo sentir por primera vez el desborde de las emociones retenidas y la liberación de preocupaciones – se expresó por primera vez lo que es reír y sonreír.

    Sintiendo esta nueva sensación de liberación mezclado con un poco de relajación, Arceus había logrado regresar nuevamente a su equilibrio emocional mientras observaba a su noble sucesor sorprenderlo con la notable mejora en la creación de sus amadas burbujas.

    Dejando atrás sus penas, y ya en un tono más serio y tranquilo, Arceus simplemente se deleitaba observando a Mew, quien un poco más amargo trataba de crear más y más de estas esferas; súbitamente mientras observaba la escena sintió una extraña sensación, un desazón llamaba su atención a uno de estos balones mientras una ilusión de familiaridad se apoderaba de su mente. Cuando, a intención, fijó su interés en cada uno de los movimientos que demostraba uno de estos glóbulos, la sensación de incomodidad aumentó fuertemente hasta que, de forma súbita, una arrebato de ansiedad se apoderó de su sentir - había algo especial en el efímero existir de estas entidades esféricas.

    Profundamente disgustado e intranquilo retrocedió. Buscando calmarse entró en una apresurada y profunda cavilación; comenzando un lento navegar en lo profundo de su intelecto trataba de entender la situación con la lógica, pero dicha destreza no lograba darle respuesta a sus ansías cada vez más crecientes. De pronto, su recientemente adquirida habilidad, el sentir, parecía tener lo que buscaba. Dentro de él sus sentimientos inquietos borbotaban al entrar en un simposio en efervescencia tratando de hacerle saber que, al ser mucho más antigua que su lógica, habían logrado conservar en vistazos borrosos algunos sucesos de mucha mayor antigüedad que su propia presencia – estaba frente al devenir vetusto de la memoria.

    Es gracias a estos, que lograría finalmente darle un sentido y origen a la proveniencia de ese incomodo significado. Ahora en perfecta sincronía con su sentir, pero aún exaltado por el noción que representaba la misma, logró calmar su agitación; llegando a decidir el nuevo procedimiento que debía tomar ahora - su razón le exigía que debían separarse.

    Sereno y de forma pausada Arceus despertó; con una faz mucho más renovada llamó a Mew, quien extrañado por la llamada giraba por la detonación de uno de sus amados bólidos. Este, lentamente se acercó al encuentro con su padre, quien luego de agradecerle por su voluntad, sus intenciones y su accionar, le contó que lo que estaba sucediendo.


    Luego de un diálogo tan instantáneo como la fugacidad misma, ambos decidieron que debían de separase momentáneamente. Según esta nueva determinación, Mew debería quedarse trabajando en la culminación exitosa de sus increíbles entes globulares, mientras él debería partir a confirmar lo que su lógica y sentir le dictaban.

    Esperanzado e iluminado por los tristes luceros de su preciado hijo, Arceus procedería lentamente a alejarse del lugar. En su pausado deslizar claramente apenado, y con sentimientos encontrados, voltearía nuevamente a observar a Mew; encontrando a este esforzándose con cada muesca de su energía en la culminación de su labor pactada. Asombrado, y con su determinación ahora mucho más fuerte, se marchó presuroso a donde creía poder encontrar las bases de su tan ansiado ideal.

    Cerrando los ojos, su mente se centraba en su intensa voluntad de hacer presencia donde la lógica no imponga su mandato, donde lo impensable sea concebido, donde el sentir no sea pueda ser percibido. De pronto, rauda e intempestivamente se adentró nuevamente al infinito desintegrándose totalmente en pequeños puntos de energía que le permitiesen habilitar su vertiginoso desplazar como la reflexión misma. Su nuevo destino de entre los confines del universo – los bordes del Universo mismo.

    - “En esos tiempos, todo el cosmos interactuaba como una gran entidad informática; donde sin espacio, tiempo, límite claro o reglamentación alguna, el movimiento era esencialmente tan libre que para desplazarte de un lugar a otro tan solo era necesario elegir tu destino y tener la voluntad para hacerlo. Esto le permitía a estos seres elevados desvanecerse de un punto determinado y reaparecer en otro sin perder la consciencia de la eternidad recorrida.

    Imagina que tienes un punto energético de información representado por la presencia de un ser” – mientras mostraba y recubría su mano izquierda abierta con sus gruesos guantes.

    “Ahora, mientras te desvaneces de este punto comienzas a reincorporarte en otro” – ahora conforme empuñaba rígidamente su mano izquierda haciendo crujir el cuero, abría y liberada la presión de mano derecha hasta abrirla totalmente - “Todo esto lo hacían sin perder la noción de su mismo ser y recolectando la información diferencial entre ambos puntos. Comprendes a lo que me refiero ¿no?”

    Mirándome por un momento con su ardua mirada penetrante, extrañado continuó mientras bajaba sus brazos. Es entonces que después de un “extenso” recorrido indeterminado, Arceus pudo finalmente visualizar en su conciencia su destino. Había logrado llegar a los límites del existir.


    Desde un pequeño punto resplandeciente presente en el lugar, y entre pulsos ascendentes, Arceus comenzó a reincorporase totalmente; entre pequeños haces de luz que provenían de todas direcciones de este su presencia e envestidura conceptual tomó nuevamente forma. Ahora en el lugar, y dejando atrás el brillo y vibrar de su “cuerpo”, levantó su faz observando una inmensa y magnífica membrana multicolor que delimitaba su avanzar.

    IMG_5.5_1.png

    Este tejido divisorio, esta frontera resultante del colapso entre dos fuerzas desconocidas no era más que las entidades que marcaba los límites de lo que podía y no podía ser, lo que existía y lo que jamás será – Arceus estaba frente a frente por primera y única vez a las entidades ideológicas que crearon la creación: abstraídos en su ardua batalla enfrascada por la eterna fugacidad hacían presencia los opuestos.

    Emitiendo un color blanco intenso de sus bordes delimitantes interactuaban con la presencia de Arceus, convirtiéndolo en el único ser consciente que estuvo par con par frente a ellos. Sus rayos luminosos, los cuáles a cierta distancia de recorrido eran finalmente absorbidos por la misma, creaban en si una sensación utópica o de ensueño del entorno - este era tan fuerte que hasta llegaba a modificar la percepción misma del color negruzco estándar del universo por un fino brillo pálido deslumbrante.

    Esta sensación fantasiosa lo envolvía casi en su totalidad hasta donde el horizonte comprensible terminaba, a excepción de un espacio de reducidas dimensiones en las lejanías detrás de él, que absorbía parte de esta radiación y dejaban entrever aún el ennegrecido panorama del cual provenía y al que estaba acostumbrado.

    Maravillado y con sus ojos ampliamente abiertos, Arceus apreciaba completamente la extraña situación resultante que se manifestaba delante de él; afinando y agitando su vista a la vez trataba de inspeccionar cada uno de los pequeños detalles, como de los más grandes rasgos de la misma. Mientras el suceso externo bombardeaba su mente; y se filtraba e inundaba cada peldaño de su arcaica percepción, su energía interna, su sentir, entre el ir y venir de su existir dialogaban y pactaban entre ellos lo que percibían, narrándose “de boca en boca” el suceso como si de leyendas se tratase. Como resultado de esta intensa impresión se lograba por primera vez en la historia embalsar y conservar la información - es así que la memoria y el recuerdo hicieron presencia como vía palpable de las ideologías que buscaban conservar la magnificencia de un gran acontecimiento.

    Dejando atrás su hechizo y retornando su autocontrol, Arceus comenzó su avance lento en dirección a esta envoltura cósmica, obturando de la abertura sombría que detrás de él alzaba su voz en protesta entre destellos y resonancias. Mientras más y más se aproximaba a la limitación mostrada frente a él, el umbral tétrico que permitió su llegada parecía cerrarse de forma proporcional a su progreso. Volteando de reojo, observó que su vía de escape se estaba reduciendo, deteniendo su pesado caminar.

    Se mantuvo ahí durante un “tiempo” tan largo e impreciso como un sueño, pero a la vez abrupto como el despertar de un alma en peligro. Aunque en un principio solo estuvo impávido admirando varias dilataciones y resonares inmensos de aquella envoltura colosal; pero luego, embriagado en frustraciones y delirando en incomprensión, abandonó su indiferencia para marcharse a una distancia prudente y remontar en las cercanías de la misma.

    En sus arrebatos de euforia cavilaba y cavilaba arduamente, sumergiéndose en el dolor intelectual del cuestionamiento excesivo; sufriendo la presión de lo ilógico estrangularlo liberaba al máximo su sentir mientras entre emisiones de resonares y brillos intensos navegaba entre los mares de los conceptos y definiciones. En sus instantes de calma y cansancio, se detenía y admiraba a la distancia como Mew se esforzaba con cada resoplo de energía que poseía.


    Claramente ofuscado, devolvía bruscamente su vista de su preciado descendiente mientras, emanando un brillo oscuro, emitía resoplos mucho más fuertes a los anteriores para finalmente continuar con su ciclo de rabia y violencia.

    Es en uno de estos desenfrenos de descontrol total que un inmenso brillo titilante proveniente de los límites del firmamento silenció su clamor iracundo. Entre intensas pulsaciones y parpadeos que parecían extirpar su presencia, Arceus se detendría a admirar el suceso; en los momentos de baja intensidad se podría apreciar cómo se reubicaba en un punto central para mejorar su visión. Entre pestañeos de lucidez y ofuscación blanquecina intensa, se dejaba apreciar su incomodidad – su postura corporal lo dejaba entrever profundamente hastiado, su semblante reflejaba un enfado total pero con actitud serena, sus movimientos entrecortados por la luz narraban su sentir orgulloso y desafiante.

    Mientras este esperaba ver el resultado de tal evento, el palpitar del borde celestial que definía el existir parecía incrementar su intensidad mientras reducía de forma drástica sus ciclos, hasta que finalmente llegó al punto de detenerse. Las entidades maestras que controlaban cada uno de los lados de dicha capa omnipotente parecían haber llegado a un acuerdo, el borde supresor se encontraba en estado de reposo total mostrando frente a él la resolución que había estado buscando - la armonía.

    Arceus, de forma incrédula y dudosa se acercaría a la misma dibujando un zig-zag con sus movimientos. De pronto un fuerte zumbido hizo presencia y rápidamente la muralla que representaba su ardua búsqueda aumento fuertemente su brillo. El pequeño punto oscuro, por el cuál había llegado, comenzó rápidamente a desintegrase como si de un globo de agua se tratase; mientras el espacio restante era cubierto por el color níveo de dicho horizonte luminoso.

    Arceus rápidamente al observar el incremento de esta luz, como la reducción de su vía de escape, corrió presuroso hacia ella buscando mantenerla, sin embargo la opresión increíble creada por este evento vibrante y luminoso se apodero del cualquier intento de Arceus por actuar, dejándolo prácticamente inmovilizado en el acto dentro de ella. Súbitamente, cuando la desintegración de esta lámina negruzca se completó; el fulgor, que ahora parecía provenir de todas las direcciones, hizo que el entorno se volviera cada vez más y más intenso hasta el punto de eliminar los contrastes y las diferencias de lo que tocaba; es así como la silueta del desafortunado espectador que quedó envuelto por dicho brillo, Arceus, sería devorado completamente.
     
    Última edición: 16 Agosto 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
  18.  
    elgatitofeo

    elgatitofeo Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Abril 2015
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La batalla del no - nacido
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    2302
    -PARTE 2-


    A la distancia estaba Mew, concentrado en la creación de sus esferas; de pronto, pareció reaccionar a algo, a algo que le llamaba la atención. No llegaba a comprender que sucedía pero una sensación de desazón transformaba su faz en señal de preocupación - mirando en todas las direcciones pareció percibir que algo sucedía. Aturdido por dicha premoción incómoda perdió momentáneamente el control de su poder, mientras detrás de él sus esferas colapsaban y se destruían por completo como una cadena de explosiones y lamentos. En movimientos indecisos se puso en marcha sin saber que direccionar tomar para satisfacer su sentir, y, después de una y otra vuelta como buscando dirigirse por algo que muy dentro presentía, junto sus pequeñas manitas rosadas su pecho mientras se acurrucaba incómodamente con los ojos cerrados. Momentos después abriría sus ojos lentamente, dibujando una sonrisa de felicidad giraría rápidamente mientras retornaba entre chillidos de euforia para continuar con sus labores pactadas.

    Por otro lado, en los límites del cosmos la escena resultante era una visión totalmente blanquecina que, desbordándose en todo sentido, empezó a expandirse como mar sin control en un brillo inmenso que le abría paso por la oscuridad imperante. En su continua y titánica expansión, la cual era simplemente ínfima con las dimensiones inagotables del cosmos, embestía ideales de conceptos y definiciones nacientes dentro del gran mar de posibilidades; pero sin importar la cantidad de los mismos, sus relaciones o la intención de los mismos, esta fuerza descomunal arrasaba todo por donde daba cabida a su dinámico fluir.

    Cualquier ideal externo que colapsaba con esta entidad apabullante era silenciado por el retumbar resultante de la expansión violenta de uno de los márgenes de estos eternos adversarios; cualquier percepción de pertenencia y ausencia desaparecían por completo, cualquier intento de la existencia desaparecía instantáneamente frente a esta oposición colosal. Luego de haber trastocado el entorno con solo anunciar su presencia, estas eran finalmente alcanzaba y devoradas por esta luz parecía mientras las absorbía y liberaba su significar en una irradiación que luego reprimía e incluía como parte de su fluir.

    Lo único que queda detrás como muestra de su preexistencia eran pequeñas ebulliciones del telar blanco e infinito que luego de un raudo burbujeo eran suprimidas y transmutadas en algo nuevo y diferente – al volver a manifestarse en este nuevo escenario, estos parecían haber alterado su razón, su lógica, por una contraria: la manifestación conceptual de lo suave ahora era rasposo, la muestra de compasión se tornó en crueldad, la facilidad y la maleabilidad se convirtió en agotadora complejidad rígida y resistente.

    Dentro de este mar de incompatibilidad, que recorría ahora el pensar como río desbordado, estaba atrapado el gran patriarca Arceus. Rodeado por una capa negra que brotando de su anillo central bordeaba su silueta, había logrado mantenerse intacto frente a la intensa activa pulsante en sus alrededores. Aunque su ser había sido conservada por esta mágica e inesperada ayuda; su presencia, envestida entre diminutos haces de luz que iban y venían, se dejaba apreciar era como si este se encontrara desplazándose. En este estado de omnipresencia o perpetuo movimiento, lograba apreciar todo lo que sucedía en el fluido mismo como si de su misma presencia se tratase - toda lógica que se cruzaba en su camino y era absorbido por “ambos”, mientras cada una de estas, al contacto con ellos veía el nacimiento mismo de su antítesis.

    - “Esto simplemente nutría su pensar de manera increíble; su comprensión, después de este proceso simplemente explotó. Todo lo que tú o tu especie cree saber es solo un pequeño engranaje descompuesto dentro de lo que él conoce. En todo el arduo camino recorrido por su existir, él ha vivido y experimentado en su propio ser cualquier castigo que quieras imponerle, como cualquier bendición que desearas obsequiarle. Sus acciones…sus acciones de este ser, hoy por hoy, ya no se basan simplemente en hechos que prueben su pensar, como lo hizo en estos inicios…él ahora actúa únicamente para producir la aparición de uno u otro definir dentro del dominio de otro, solo para equilibrarlo todo.” – indicaba Mewtwo como guiando mi impresión inicial para con este ser, quizás buscando crear respeto si es que tengo la mala suerte de cruzarme luego frente a él. Reí escuetamente por lo que pensé, mientras él me miraba indignado.


    Narrando nuevamente detalla que súbitamente como esto acaeció, se desvaneció. Pero ¿Qué había sucedido con la voraz luz que parecía querer aspirarlo todo? Esta simplemente inició un vertiginoso camino de retorno a su posición original. Increíblemente esta se empezaba a difuminar mientras el punto de ignición inicial pareciera ser extinguido lentamente. El imperecedero oscuro eclipsaba a su rival volviendo a ganar terreno resignándolo a retirarse a unas reducidas líneas, que cuales venas retrocedían para que todo volvía a retomar su curso normal - en su vasto recorrido devolvió la lógica a cada una de los puntos afectados: la suavidad retorno su presencia, la compasión reapareció acompañada de la facilidad y la maleabilidad. Pero aunque todo retornaba a su estado original, sus antítesis eran ahora absorbidas por la luminiscencia que estaba en retroceso.

    Un indeterminado momento después, y casi instantáneamente como empezó su retirada, el destello retornaba nuevamente a ubicarse en una ahora mucho más densa barrera multicolor que volvía a bosquejar los límites de dichos entornos. Durante el desarrollo de esta conmoción cruzó la zona puntual en donde había consumido a Arceus. Mientras superaba dicho lugar, dejaba entrever que en el lugar de éste ahora se apreciaba, como resto, un esferoide de grandes dimensiones de tonalidad puramente lumínica.

    Dicho orbe dejado atrás como única indicio del suceso, aún conservaba su inmenso brillo; el cuál, de manera controlada, empezó a reducirse visiblemente tanto en intensidad como en tamaño - esto estaba siendo controlado y asimilado por el ser que habitaba en su interior: Arceus. Mientras más se reducía el haz resultante dejaba entrever los puntos más lejanos de su extraña forma: su amplia cabeza resaltaba ahora en la parte superior de la misma, a continuación se despejaba la visibilidad de sus cuatro extremidades por debajo de ella; finalmente su larga cabellera dejo apreciarse solamente para darle paso a las punzantes astillas de su aro. Lo último que quedaba de esta poderosa luz sería conservada momentáneamente por su anillo central, el cual, impregnándose momentáneamente de esta en una señal de majestuosidad, permitiría el abrupto avivar de Arceus. De pronto abrió sus ojos mientras el brillo, dispersándose como escarcha, se disipo rápidamente.

    Súbitamente, su actitud imponente decayó mientras a duras penas trataba de resistir de pie; entre movimientos temblorosos de sus muslos y mostrando claros signos de desgaste en todo su cuerpo trataba de mantenerse en pie mientras su rostro enfurecido, sutilmente alterado por el cansancio, parecía maldecir lo sucedido. Con su cabeza gacha brevemente, ahora parecía comprender lo que en realidad estaba pasando - su ideal, el equilibrio, el eterno descanso, no era más que una ilusión. Sin embargo, esto no lo había desilusionado; levantando su cuerpo entre temblores cada vez más controlados y estirando completamente sus extremidades de par en par mostraba ahora un semblante entremezclada entre reto y satisfacción - ahora sabía también que usando sus propias habilidades esta era posible de realizar.

    ¿Era posible encontrar la estabilidad? – Si, se decía; mientras valientemente retomaba fuerzas para acercarse al borde inestable. Entre cojeos al viento y zancadas inconclusas se acercó nuevamente a los confines de su universo; desplazándose entre oscilaciones verticales que entre grandes picos decaían más y más logró estar mucho más cerca que lo que había estado antes. Estando frente a frente, y acercando su cara, le dijo a este:

    - “Al parecer es algo que nosotros compartimos –acercando ahora una de sus extremidades al tejido frente a él, quizás buscando conectarse con esa masa energética que comenzaba a alejarse - No te tengo resentimientos, es más tengo un profundo respeto hacia ti como espero que tú me lo tengas a mí… - retrocediendo un poco - …que nuestra plática sea provechosa para ambos, pues al parecer, ambos buscamos lo mismo” – el Cosmos continuaba con su incesante palpitar entre centelleos polícromos.

    Este se mantuvo un momento frente a frente como conectándose con esta o quizás esperando una respuesta de la misma, sin embargo no recibió reclamación alguna proveniente de la misma. Asintiendo, como si ya supiera que esto sucedería, se retiró a las cercanías a reconsiderar cual sería el nuevo camino de su accionar. Entre meditaciones arduas, y despidiendo nuevos brillos dorados, ahora su cuerpo lograba tomar un breve descanso para recuperarse de todo el suceso anteriormente experimentado.

    Luego de auto debates complejos y visiones futuras entre su bien merecido descanso, procedería a marcharse. Viendo por última vez a esta increíble lámina frente a él, procedería a retirarse sin despedirse. Inesperadamente, cuando giraba a retomar su antigua posición para finalmente marcharse, el suceso que lo había marcado y ayudado en su arduo madurar, volvía a repetirse. Detenido y mirando por sobre sus hombros observaba como esta volvía entre amplitudes fuertemente variadas y desequilibrabas emitía poderosas ondas luminosas. Una vez terminado el deslumbrante pulsar y haber encontrado nueva armonía, proseguiría el poderoso brillo y posterior desintegración del cerco divisorio. Sin embargo, cuando este finalmente acaeció no ocurrió como en la anterior oportunidad – ahora el poderoso blanco de la muralla parecía reducirse, mientras el terreno que ahora parecía ganar terreno era ahora el profundo negro hosco quien se adentraba en el terreno opuesto.

    Mientras el reducido camino oscuro se abría sobre él como una señal de despedida, creando abruptos energéticos tan poderosos que podrían hasta destruir el alma o silenciar cualquier el ideal a su paso; Arceus procedía lentamente a retirarse. Mientras las aristas de definición contradictorias continuaban su conflicto constante que, continuaría quizás hasta la eterna consumación; Arceus sin prestarle más atención al suceso, y protegiéndose ahora con una esfera transparente que era solo apreciable cuando el poderoso vibrar de la lucha de estas poderosas nociones colapsaban contra él, continuó su desplazar.

    Deteniéndose brevemente, volteó a admirar el suceso de reojo mientras este se reflejaba en sus ojos. Tanto su mirada, como su postura, dejaba preciar un claro cambio en él – su voluntad latía mucho más fuerte que antes, su cuerpo se apreciaba totalmente descansado; su semblante, su semblante demostraba control e impavidez pues ahora conocía los pasos concretos que lo llevarían a la conclusión real del vivir de su ideal.


    De pronto, la visión dentro del carro comenzó a reducirse mientras la densa capa de humedad, que parecía tomar nueva vida, se adentraba ahora por las ranuras del aire acondicionado del carro. Al notar esto, mi acompañante indeseado presuroso comenzó a cubrir a la misma con su mano sobrante pues la otra, la cual supuestamente había usado para despejar la visibilidad del carro, la tenía adentrada dentro de su chaleco como si se la hubiera dañado. Cuando puso su mano sobre la apertura cerró los ojos, concentrándose comenzó a succionar el fluido que logrado adentrarse con nosotros.

    Asombrado, intercalaba la mirada entre la vía y esta escena digna de admirar. ¿Qué era este tal Mewtwo? ¿Alguna clase de superdotado o simplemente un mago perdido en el bosque? - me decía en mi cabeza. Inesperadamente, mientras montaba su gran acto de magia un choque de alguna clase lo tomó por sorpresa y abandonó su estado de concentración mientras retiraba apresurado la mano del mismo. Furioso, y quizás adolorido, golpeó fuertemente la puerta del auto apartando su mano de la ventilación mientras esta parecía congelarse entre pequeños cristales.

    - “Maldición. Lo sabía, claro que lo sabía” – decía ofuscado – “Esta no era una niebla normal…pero creo que mi persuasión y su cordura han conjugado de nuestro lado, humano” – hizo un silencio mientras lo miraba esperando que continúe y me saque de la duda de que era a lo que se refería con “su cordura”

    Confundido, fije mi mirada hacia adelante mientras la visibilidad retornaba a su opacidad anterior. Repentinamente el coche se sacudió en un breve por un remesón que parecía solo sentirse dentro del mismo. “Tranquilízate, solo tranquilízate” – sostenía Mewtwo, quien trataba de relajarme.

    Sin darme cuenta, de un momento a otro noté que una gran figura hexagonal, estrechada de forma lateral, y casi del doble de largo de la puerta, había estado al costado de mi ventana observándome con dos pequeños glóbulos carmesís que debajo del mismo sobresalían de la bruma. Este era acompañado por un gran difuso cuerpo que, de alguna forma, pareciera estar como cabalgando sobre el terreno de la autopista. Al notar este, frente a frente de mí y solo separados por el cristal del auto; por extraño que parezca no sentí miedo ni pavor, solo tranquilidad al ver a este levantarse raudamente, y desvanecerse lateralmente en el bosque. Al mismo tiempo que esto sucedía, la neblina parecía agruparse en una capa tan densa como para ser sentida cuando fue atravesada por el coche.

    IMG_5.5_2.png

    Al romper con esta barrera, la cual me hizo rememorar la historia recientemente narrada, aprecié como el clima era mucho más calmado y claro, pareciera que nada hubiera pasado. Impresionado, miré a los alrededores mientras trataba de mantener el control del vehículo cuando escuche a Mewtwo recitar:


    “Patético” – haciendo otra pausa, se arregló el cuello de su chaqueta – “…que patético me siento ahora; toda esta situación, todo esto me está superando…claramente en todo aspecto” – volvía a recostarse, más calmado que antes, en el asiento.
     
    Última edición: 21 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Ganador Ganador x 1
  19.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Recién llevo leído el prólogo y un poco más *-* pero me encanta lo que leo, tu narrativa es fan-tas-ti-ca, es increíble, el relato me resulta atrapante, es fuera de lo común y siendo que aún no he visto nada, que me falta mucho por leer, y no me produce mucha emoción pero quería dejarte aunque sea un comentario para que sepas lo que me viene gustando hasta ahora, la manera minimalista en la que logras explicar todo, ¡ni siquiera necesitas asignarle nombre al protagonista para mimetizarte con él, y eso lo vuelve increíble! El apoyo visual, todo todo merece una ENORME felicitación *-* tan pronto como lea más estaré comentando de nuevo, mis saludos!
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  20.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Mi cara al finalizar el episodio
    [​IMG]

    Primero... realmente quiero leer la opinión de @Sir Lord Baltimore, @Atl y posiblemente la de @Evans Phantom o la de @xpokemaster por aquí.

    Luego... wow, la música de ambientación realmente ayuda, me pasó mucho en la primera parte que estuvo pesadita que me dejé llevar más por el ritmo que por la narración en sí, es decir, la construcción mental de sus sucesos que resultan ciertamente abstractos estuvieron más apegados a la fuerza de la melodía que acorde a las descripciones físicas que repito, me costaron algo de trabajo imaginar dada la naturaleza de lo que acontecía.

    Este parrafito en especial me deleitó
    No sé, es que la mezcla del lenguaje poético en algo que aparentemente se ve muy técnico (tanto en redacción como en conceptos) es como que me da buena vibra. También toda la parte de las burbujas me gustó mucho, asumo que en e universo los elementos no son tanto un estado vibracional o quizás si... pero todo como resultado de las partículas de mew... mejor no me meto en conceptos de física cuántica que no domino... Ahora, esta creación del espacio me lleva a cuestionarme si estamos en la antesala a la aparición de Dialga y Palkia, de hecho lo que se mencionó más adelante del as de luz me hizo pensar en que se vendría la de Darkrai pero no fue así.

    La segunda parte para mi fortuna resultó un poco más relajada, al menos en cuanto al manejo de elementos pesados porque el final... fucking intriga!!! la verdad no me imaginó que habrá sido el ser de la niebla, de hecho me deja pensando que si así está narrada la parte "metafísica", cómo estará la referente a la acción "física"... No te mueras antes de terminar esta historia (?)

    Ah si, nimiedades, nimiedades...
    Ahí se fueron los espacios.

    No se si alguien lo tendrá como una queja porque hay gente que prefiere una consistencia narrativa en toooda la historia, y es que al menos yo si noto un cambio en la forma de narrar los sucesos que narra Mewtwo con las acciones presentes... y a mi gusto así debe de ser.
     
    Última edición: 3 Enero 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso