Self-insert Inexplicable

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Lariebel, 25 Abril 2019.

  1.  
    Lariebel

    Lariebel Usuario popular Comentarista destacado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2012
    Mensajes:
    687
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Inexplicable
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    667
    Inexplicable
    Y sigo soñando con ustedes, noche tras noche. Veo sus rostros, cuando sus sonrisas se dirigían hacia mí, cuando sus ojos brillaban al verme. Me hacían sonreír como nunca antes. Mi corazón bailaba de felicidad con tan sólo sentirlos a mi lado. Me acompañaban, me abrazaban, me calmaban, me hacían sentir bien.

    En esos sueños, me olvido de todo lo que pasó y me poso en una cuna de algodón. Se siente suave, se siente acogedor, se siente maravilloso. El ambiente iluminado me permite verlos bien y retratar cada uno de sus gestos. Mi yo los recuerda: cuando Josefina sonreía con sus mejillas cachetonas; cuando Julieta se reía y se tapaba la boca; cuando Emanuel ponía caras graciosas.

    Me atormenta.

    Cuando vuelvo a la realidad, cuando abro mis ojos y siento la amplitud de mi habitación. Cuando mi corazón se retrae del dolor, cuando aprieto los dientes y me cuesta respirar. Cuando las lágrimas empiezan a deslizarse sobre mis mejillas. Cuando tan sólo veo sus ojos llenos de odio en el momento en el que me visualizaban en su campo de visión. Cuando hablaban y hablaban de mí, soltando sus rencores al aire. Cuando se levantaban para menospreciarme, para hacerme sentir inferior. Cuando ya no me cuidaban como a una amiga, menos como a un ser humano.

    Cuando me levanto para ir a la universidad y camino para llegar a la parada de colectivo, escucho a Julieta en mi mente diciéndome "¿viste que cuesta levantarse todos los días y caminar por tus propios pies a tu lugar de estudio?". Cuando me esfuerzo para socializar con los demás, creo ver a una cabeza llena de onditas que me mira para ver si lo hago tan bien como él. Cuando me pongo a estudiar, cuando hablan de fotografía, cuando abro Steam, cuando hablan de videojuegos, aparece su presencia tras de mí.

    Cuando abro mi cuaderno lleno de dibujos suyos. Cuando me pongo a escuchar música y me acuerdo de las canciones que a ellos les gustaban. Cuando miro anime y recuerdo los que ellos me recomendaron. Cuando recuerdo todas las cosas que yo les regalé con todos mis esfuerzos. Cuando me acuerdo de sus fechas de cumpleaños. Cuando me acuerdo de cuando íbamos al parque de diversiones, a la plaza, a las hamacas. Cuando nos apoyábamos mutuamente con mensajes llenos de cariño.

    Y también me acuerdo cuando me dijeron que realmente no me querían, no me soportaban, que mi vida era una mierda. Me acuerdo cuando me pidieron el juego de cartas que habíamos creado juntos, cuando les dije que no podía dárselos porque estaba enferma y no podía ir a la escuela y me seguían insistiendo e insistiendo. Me acuerdo cuando dejaron de ir a las paradas de colectivo a donde sabían que iba a estar yo. Me acuerdo cuando tuve que cambiar de grupo de trabajo cuando noté que ni siquiera me querían hablar para realizar la actividad. Me acuerdo cuando se levantaron para quejarse de mi proyecto final, que me costó horrores, y el profesor me aprobó de todas formas. Me acuerdo cuando los veía en los pasillos y trataba de evitarlos a toda costa. Me acuerdo cuando compañeros y profesores me preguntaban qué me había pasado con ellos y yo no les quería decir nada. Me acuerdo cuando empezaron a decir que lo de que no tenía casa era una excusa para no avanzar en mis trabajos grupales, cuando los había avanzado todo lo que podía semanas antes porque sabía que iba a tener que faltar al colegio porque no tenía dónde dormir. Me acuerdo cuando tuve que sentarme junto a ellos durante el acto de egreso y no levanté la vista y mis manos sudaban a mares. Me acuerdo cuando por fin terminó todo...

    Pero en ese momento, comenzaron las pesadillas.

    ¿Por qué?

    ¿Por qué siguen en mi mente cuando me esfuerzo tanto para seguir adelante?
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso