[I Ciudad] Manarola (Zona) [FSN]

Tema en 'Ciudad' iniciado por Tarsis, 6 Mayo 2019.

Cargando...
  1.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,970
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]
    Manarola, Italia.

    Es un pequeño pueblo, una fracción del Municipio de Riomaggiore, en la provincia de La Spezia (Liguria, norte de Italia) sobre el Mar de Liguria. Forma parte de un grupo de pueblos costeros muy frecuentados por turistas que recibe el nombre de Cinque Terre nombrados Patrimonio de la Humanidad. Parece ser que Manarola es la más vieja de las ciudades de las Cinque Terre, como atestigua una piedra angular de la iglesia de San Lorenzo que data de 1160.


    La ciudad está dividida en 3 zonas:


    -La orilla del mar: La parte baja de la ciudad donde comienza el basto mar.

    -El pueblo: Arriba en los riscos, desde donde se ve hacia la playa, se encuentra el pequeño pueblo de Manarola.

    -Las colinas: Con una y otra casa desperdigadas, en las colinas no hay mucho donde esconderse como ocurre en la playa. Pero es un espacio amplio y cómodo para descansar.


    Reglas:

    -Necesitas 2 post para moverte de una zona a otra.

    -Recuerda que los servants sólo son visibles a los demás durante batallas.

    -Nunca pueden salir de los límites de la cúpula o son incinerados automáticamente (fuera de las 3 zonas).

    -Coloquen su ubicación en cada post. Para que no haya confusiones.


    Recuerden qué:

    -Cada día que pasa pierden 10 de vida. Por cada día que pasen sin que nadie muera todos van perdiendo 10 de vida que son mermados por la marca en su mano, se van sintiendo cada vez más cansados, débiles, hambrientos y adoloridos. (Deben colocar su barra de vida en cada post)

    -Cada 3 días el GM les obligará a actuar y a acercarse.





    Aclaratoria: Las zonas existen para que desde el inicio no sea un todo contra todos. Sino los que coincidan primero. Pueden armar alianzas, grupos, lo que sea, pero recuerden que sólo 1 es el ganador, así que, tarde o temprano deben acabar con su aliado.

    Dudas, preguntas en el perfil o mp (?
     
    Última edición: 11 Mayo 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2. Threadmarks: Día I: Manarola.
     
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,970
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora

    Día I: Mañana.


    La sensación de ser transportados era parecida a ser aspirados a través de un tobogán cerrado.


    Los primeros dos cayeron rodando sobre las colinas, entre el prado verde.

    Insane Yáahl


    Los segundos cayeron en uno de los techos calientes por el sol de la mañana.

    The Pacman GigiBlanche


    Y los últimos tres cayeron directo al agua salada y cristalina de las playa de aquel hermoso sitio.


    Liza White SweetSorrow rapuma
     
    • Impaktado Impaktado x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
    • KHÉ? KHÉ? x 1
  3.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,506
    Pluma de
    Escritora
    Mila Vitale

    Dio vueltas por un momento en el prado verde al estar mirando el cielo por cómo había caído. El aire fresco le encantaba, y se distrajo hasta que recordó que hace unos pocos momentos estaba rodeada del ocaso del atardecer con un aparato desconocido entre sus manos. Se levantó y sacudió su ropa mientras elevaba la mirada al frente. No entendía nada, porque no es como si hubiera preguntado algo con respecto a todo lo "extraño" que estaba sucediendo. Ella lo denominaba más bien como algo "nuevo".

    Quizá podría encontrarse nuevamente ahí con Joey, pues la última vez que apareció en un sitio que no conocía lo vio a él.

    —¡Joey! —gritó a todo lo que dio sus pulmones. Su servant dijo que no lo conocía aunque ella hizo todo el esfuerzo de describírselo. Más alto, el cabello distinto a los suyos, ojos distintos a los suyos y tenía las manos cálidas. ¿Que tan difícil era de encontrarlo con su detallada descripción?

    Infló las mejillas al recordar el rostro de su servant. Siempre la miraba como si ella estuviese loca.

    Suspiró y levantó los brazos con ánimo, sólo esperaba volverlo a ver, a fin de cuentas era su primer amigo.
     
    • Adorable Adorable x 4
  4.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Marluxia XI Softie Pie ♡ Tommy's Lil Sis Waifu de Pacman ❤️ Conejillo de Indias ♡ Cinnamon roll ♥ La Waite

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    5,787
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lena Sallow

    Su rostro salió con brusquedad del agua boqueando por el aire que le faltaba en sus pulmones. Pataleó, agitando las manos, chapoteando entre gritos mientras sentía el frío contacto del agua por toda su piel, adheriendo la ropa a su cuerpo. Había pasado de estar de pie frente a su hogar a luchar por no hundirse en lo que parecía metros y metros de agua. La sal hacía que le resultase difícil abrir los ojos, y cuando lo hizo el terror se apoderó aún más de ella al ser consciente de que estaba en medio del mar, a pocos metros de lo que parecía ser una playa. Perdida, sola.

    Profirió un grito de pura frustración, perdiéndose en mitad de la nada.

    Respiró entrecortada sucesivas veces, intentando calmar el bloqueo en su cabeza, pensar qué hacer para salir de allí. Sentía que iba a comenzar a hiperventilar en cualquier momento, pero si continuaba mucho tiempo intentando flotar se cansaría y no sería capaz de llegar hasta la orilla. Así, decidió guardar energías y empezar a nadar con todas sus fuerzas, exhausta ante tantísimas emociones seguidas. Para colmo de males aún tenía grabada en sus retinas la imagen de aquel colosal gigante gruñéndola, sin proferir palabra alguna. Primero una sala con completos extraños, después un gigante, y luego aparecía perdida en medio del mar. Sentía que iba a volverse loca en cualquier momento, necesitaba hallar una explicación antes de que acabase descargando su ira contra un pobre inocente.

    Cuando sus pies lograron tocar la base de arenisca sobre sus pies, pudo volver a respirar. Avanzó, con las olas golpeándola con suavidad, tentando con tirarla hacia atrás con las pocas fuerzas que le quedaban, y se tambaleó cuando su cuerpo mojado salió del agua, abrazándose a sí misma con pudor. El cabello se había adherido a su rostro, pegajoso y lleno de arena, y solo quería llorar de impotencia ante todo lo que le estaba sucediendo, pero su orgullo le impedía hacer algo así. Se dejó caer sobre la arena, sentada, y ocultó su rostro entre sus piernas, tiritando de frío.

    Se sentía tan desgraciada en aquel instante. Apretó sus uñas contra la piel de sus brazos, con tanta fuerza que pronto un hilillo de sangre se formó a su alrededor, y solo alcanzó a gritar, desgarrando su garganta, calmando las emociones que comprimían su pecho.

    ¿¡Dónde coño estaba ese puto gigante ahora que lo necesitaba!? ¡Casi moría ahogada, joder!

    Ahora mismo, incluso prefería a aquel idiota. Al menos sería más competente que aquella mole de grasa.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  5.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche reloadable Miss Bubbles

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    377
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham

    —¡Otra vez! ¡Pero si será de Dios!

    Joey bufó, exasperado, mientras se incorporaba a duras penas, sobándose la espalda. ¿Cuántas veces iban a lanzarlo de repente sobre superficies duras? ¡Iban a quebrarle la columna a ese paso! Chasqueó la lengua, sintiendo la incomodidad de las tejas bajo sus manos, y se irguió luego de algunos segundos. Sus ojos fueron captados por la belleza del paisaje que se extendía bajo sus pies, y soltó un silbido.

    —De repente me siento un Assassin —murmuró, divertido con la idea de matar templarios y usar hojas ocultas, cuando se dio cuenta que su servant también se llamaba así—. ¡Eh! Debe ser el destino. Ahora soy oficialmente un miembro de la Hermandad.

    Como si algún Dios lo estuviera escuchando y le hiciera caso a sus delirios, sintió su celular vibrando en el bolsillo del jean y lo sacó, comprobando que acababan de unirlo a un grupo de WhatsApp. Silbó de vuelta, sonriendo confiado, y colocó mirada de determinación al alzar los ojos hacia el alba.

    Ese era su momento de patear traseros malvados, ¿verdad?

    Luego de montarse todo el show acabó por soltar una risa corta, revolviéndose el cabello, y tipeó algo simple en su celular. Luego lo guardó en el bolsillo, colocando los brazos en taza, y le echó un vistazo al panorama una vez más. El pueblo parecía vacío.

    Comenzó a pensar. ¿Qué debería hacer? Bueno, lo primero sería bajarse de aquel techo, claro está. Por mucho que quisiera no sabía hacer parkour, y si intentaba jugar al Assassin iba a terminar con la columna realmente rota.

    Cuando iba a moverse, notó que alguien más corría con la misma desgracia suya cerca de él. Se giró en posición de defensa (o algo así), y relajó los músculos al reconocerla.

    —¡Eh! Pero si es la chica que me rechazó —exclamó, divertido—. ¡Mira! Debe ser el destino. Hemos caído juntos, frente a las luces del alba, en un maravilloso pueblito europeo. ¿A que es romántico?
     
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  6.  
    SweetSorrow

    SweetSorrow Comentarista empedernido Crítico Baby girl ♥ Miss Bubbles Ry-chan ♡ Madrina Estudiante de Edición

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Daichi Nishimura~ [En la orisha del mar snif]

    Se había sentado de golpe en la fría agua salada en cuanto se sintió rodeado por ella, apoyando sus manos bajo esta, mirando con estupefacción su brillante superficie. Recordaba haber sentido la misma sensación que la vez anterior cuando se preparaba para salir, encontrándose de pronto en aquel lugar. A su derecha vio las zapatillas que había cogido para ponerse antes de abandonar su casa, ahogándose, y con un suspiro cansado las sacó de allí debajo goteando, levantándose acto seguido. ¿Por qué lo llevaban de una forma tan abrupta a otro lugar desconocido, y justamente aquel día? Aquello le molestaba mucho. Con otro vistazo a sus alrededores se sintió extrañado al no ver a Saber cerca, ¿no que ella iba a estar en el mismo lugar que él, en todo momento?

    —Ugh... tan pegajoso... Esta situación es condenadamente frustrante, demonios— murmuró echándose algunos mechones de pelo hacia atrás y bufando. Se fijó que cerca estaba la playa de aquel lugar, y pronto divisó una figura empapada que salía del agua—. Aunque parece que no fui el único en ser arrastrado.

    La brisa chocaba contra la húmeda ropa que llevaba puesta mientras se acercaba a tierra, sintiendo lo pesados que sus pantalones se volvieron, y escalofríos recorrieron su cuerpo. Y aunque quiso agradecer la pequeña calidez que los rayos del sol le brindaban, lo cierto era que no le agradaba el sentirlos en lo absoluto.

    Le sorprendió notar en sus pantalones unas vibraciones, y sacó rápidamente su teléfono completamente empapado. Tal como le había dicho su manager, aquel teléfono que le había regalado sí que era realmente resistente al agua, y pensó en agradecérselo una vez más cuando supiese cómo volver a casa. Sonriente vio la brillante pantalla, y después de escribir como pudo ante la resbaladiza superficie, volvió a guardarlo. No estaba seguro tampoco de llegar a acostumbrarse a ese móvil, pero se veía bastante funcional.

    Cada vez más cerca de la arena, levantando su brazo para cubrir su cara de cualquier travieso rayo que quisiera causarle malestar, observó que aquella silueta se había sentado en el suelo, y a sus oídos llegaron sus gritos, denotando en ellos cierta frustración y hasta una pizca de familiaridad en su voz. Aquello le había provocado un pequeño susto, no iba a mentir.

    Al llegar ya a la playa se puso las zapatillas, sintiendo una incomodidad tremenda ante la humedad de sus calcetines y la arena adherida a ellos. Y así, despacito, se acercó a la muchacha, que estaba tan mojada como él. Ocultaba su rostro entre las piernas, abrazándose quizá con demasiada fuerza. Sonrió observando su castaño cabello goteando, y aunque no le había visto el rostro estaba más que seguro de quién se trataba. Vaya, no a cualquiera lo arrastraban de un lugar a otro de aquella forma y lo lanzaban al mar.

    Y aunque no haya sido de la mejor manera, se sentía satisfecho por volverla a ver.

    —Vaya, veo que la pequeña gruñona se volvió la pequeña gritona —comentó casualmente, con una de sus manos metidas en el bolsillo de su chaqueta y la otra extendida hacia ella—. ¿Te ayudo a levantarte, preciosa?
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Marluxia XI Softie Pie ♡ Tommy's Lil Sis Waifu de Pacman ❤️ Conejillo de Indias ♡ Cinnamon roll ♥ La Waite

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    5,787
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lena Sallow

    En medio de sus sollozos ahogados, sintiendo la garganta resentirse por los gritos y sus pulmones ardiendo por la falta de oxígeno, unos pasos sobre la arena iniciaron su marcha hacia ella. Y no fue si no hasta que aquella voz masculina llegó hasta sus oídos que alzó la cabeza con notoria incredulidad, con los ojos rojizos y retazos de su cabello castaño pegados en su frente, y dibujó una mueca en sus labios, temblorosa, como una niña pequeña que se había alejado de sus padres.

    Dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, y en medio de la desesperación la llegada de Daichi fue recibida como agua en el desierto. Por primera vez se tragó su orgullo y tomó su mano, sintiéndose desfallecer. Incluso ignoró el piropo en medio de aquellos sollozos que intentó camuflar con el agua salada que aún rozaba sus mejillas. Le encaró con la mirada, intentando parecer fuerte, pero pronto recordó que estaba completamente empapada, y sus mejillas ardieron con fuerza mientras cruzaba los brazos a la altura de sus pechos, sintiéndose expuesta.

    En un abrir y cerrar de ojos, Lena se escondió tras su espalda, aferrándose a su camiseta con fuerza mientras tironeaba de ella de vez en cuando, ansiosa.

    —S-S-Sácame de aquí, idiota. S-Sácame de aquí ahora mismo —dijo, intentando intimidarle, pero su voz se sentía quebrada y la vergüenza le impedía alzar la voz como de costumbre. Apretó con fuerza la prenda y dio un paso al frente, colocando su frente sobre su espalda—. Y ni se te ocurra girarte en ningún momento, ¿entendido? Como llegues a mirarme acabarás con la cabeza enterrada en la arena.

    Y comenzó a dar pequeños empujones, apremiante, sin saber cómo proceder. Estaba perdida, desconcertada y con un adolescente lleno de hormonas en una playa desierta, los dos solos. Y para colmo de males, la ropa mojada transparentaba demasiado.

    Ojalá hubiese acabado ahogándose.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    SweetSorrow

    SweetSorrow Comentarista empedernido Crítico Baby girl ♥ Miss Bubbles Ry-chan ♡ Madrina Estudiante de Edición

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Daichi Nishimura~

    Arrugó su ceño con cierta preocupación cuando vio sus ojos rojos y el notorio temblor de su cuerpo, y cuando sintió la fría mano de la muchacha tiró de ella con suavidad, sintiendo que podría quebrarse si usaba demasiada fuerza. El simple gesto de aceptar la ayuda le hizo creer que se encontraba asustada, pues se estaba esperando la misma situación que se dio en aquella habitación cerrada con el cáliz, y no aquella silenciosa respuesta.

    Sin embargo, una sonrisa traviesa se instaló en su rostro al verla reaccionar de aquella manera, cubriéndose el pecho con pudor y sonrojándose con violencia, volviéndola un adorable trozo de bizcocho que se tentaba a probar. Se asemejaba a un amargo dulce que escondía en el interior el más dulce de los caramelos. No pudo evitar sentir ternura cuando se escondió detrás de su espalda, cogiendo con fuerza su camiseta, y mordisqueó sus propios labios para no reírse.

    S-S-Sácame de aquí, idiota. S-Sácame de aquí ahora mismo. Y ni se te ocurra girarte en ningún momento, ¿entendido? Como llegues a mirarme acabarás con la cabeza enterrada en la arena.

    Pero se le escapó una pequeña carcajada al escucharla. No estaba riéndose de ella, para nada, pero no se esperaba en lo absoluto ver aquellas reacciones por parte de la castaña, que parecía ser tan orgullosa y gruñona. Incluso aquellos empujones se le hacían encantadores.

    Las ganas de seguir molestándola crecían, pero Daichi sabía que incomodarla de más podría traerle problemas y, quizá, que la muchacha se marchase por sí sola en aquel lugar desconocido, toda empapada y vulnerable. Y claramente, no pensaba hacer que eso sucediese.

    —Venga, va, hagamos algo: tú me dices tu nombre y yo te prometo que no me voltearé en ningún momento, ¿qué me dices? No puedes dejarme con la curiosidad para siempre —le comentó mientras miraba el cielo despejado encima de ellos, queriendo transmitirle algo de seguridad y tranquilidad—. Y prometo también hacer lo que sea para que salgamos de aquí juntos.


    Zona: Orilla del mar
    Vida: 100/100
     
    Última edición: 11 Mayo 2019
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  9.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,506
    Pluma de
    Escritora
    Mila Vitale

    El sol comenzaba a fastidiar su vista, obligándola a poner sus manos para cubrirse el rostro del mismo. Miró torpemente a su alrededor y lo único que lograba ver era el verde césped. Centró su atención en el gran recipiente de agua que miraba desde las colinas, sintiendo muchísima curiosidad al pensar en cómo se sentiría al dejarse sumergir en algo tan grande. Comenzó a caminar con las manos tras la espalda, quería llegar ahí, pero primero debía pasar por los distintos colores de lo que parecían ser tipos de viviendas, como las que vio con su sirviente al ser cargada por él y salir del hospital.

    —Mmm —susurró alejándose del verde prado para comenzar su aventura hacia el pequeño pueblo—. Si veo a alguien, ¿debería saludarle? —se preguntó así misma en voz baja, descendiendo de las colinas ensimismada en sus preguntas existenciales—. Pero... y si mi servent se enoja por ser tan despistada —volvió a preguntarse con la mirada en el cielo —. Quizá debería preguntar a dónde debo ir —asintió ante su idea propia con emoción.

    Sólo esperaba no perderse en el camino.

    —¡Oh, una mariposa! —la emoción y el asombro dio de lleno en sus globos oculares, siguiendo aquel insecto en dirección al pueblo.

    Zona: Colinas. (dirigiéndose al pueblo)
    Vida: 100/100
     
    • Adorable Adorable x 5
  10.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Firefly ♡ Babe ♡ The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,710
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov.

    Apenas y había tenido tiempo de hacerle frente a aquella criatura, que ni siquiera le había respondido una de sus preguntas; y de crear aquel grupo.
    El pasto había amortiguado algo de su caída, sin embargo, su espalda resintió el impacto una vez más.
    Se levantó a tropezones y admiró el paisaje frente a ella. ¿Dónde demonios estaba ahora?

    Suspiró, resignada, mientras se sacudía el pasto de la ropa. Recordó que antes de ser transportada allí tenía el celular en la mano y lo buscó con la mirada, hasta encontrarlo unos metros más allá.
    Vio los mensajes y rápidamente tecleó para responder, luego guardó el aparato en uno de los bolsillos.

    Recorrió el paisaje con la mirada una vez más, a lo lejos, acercándose a lo que le pareció un pueblo, reconoció una cabellera blanca que le arrancó una sonrisa. Todos los demás debían estar repartidos por allí, esperaba poder reencontrarse con Joey y Daichi, y también poder alcanzar a Mila, que ya se le escapaba.

    Zona: Colinas.
    Vida: 100/100
     
    • Adorable Adorable x 4
  11.  
    The Papuh

    The Papuh Never gonna give you up ♫♫ Husbando de Liza ❤️ Estudiante de Edición

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,440
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Mizuki Satō
    Pueblo - 100/100 HP

    — ¡Pero que ya nadie puede dormir en paz!

    Mizuki mascullaba mientras cerraba sus manos en dos puños con fuerza para luego intentar limpiarse los ojos, estaba medio dormida, medio despierta, pensando que todo había sido un sueño y que ese tipo de armadura dorada realmente nunca estuvo allí, parada de forma recta aguantándose hacer una rabieta... Pensaba que tendría mas tiempo, pensaba que podría sentarse pausadamente a charlar con su servant y este explicarle todo, pero aparentemente, los tiempos apremian a cambios rápidos.}

    Y por supuesto, que todo esto era real.

    Era un lugar desconocido, gaviotas revoloteando cerca de las costas, el viento que golpeaba fuerte y frió levantando sus pelos y revoloteando su falda mientras ella intentaba mantenerla abajo con sus brazos, era otro ambiente y seguramente otro continente, ese estilo de edificaciones denotaban que no estaba ya en Asía y debía ser alguna ciudad de las regiones de Europa, — ¿Francia? ¿Italia? ¿Grecia tal vez? —dijo en vos alta mientras pensaba y veía a sus alrededores, era un hermoso lugar.

    Aquel chico de la otra vez se le volvió a acercar de repente, ¿como diablos puede estar tan animado? esperen ¿qué hace el también aquí?

    — ¿H-Hola? ¿Tú también aquí eh?— Respondió Mizuki haciendo que no escucho nada sobre el comentario de que era una situación romántica mientras entrecerraba los ojos y giraba su cabeza de costado. Pero ella no tenia la menor idea de que estaba pasando y quizás por ahora, era ella quien si necesitaba algo de él y eso la apenaba haciéndola sonrojar luego de que lo trato mal en su primer encuentro.

    Se le acerco y tiro de su camisa dulcemente mirando hacia abajo con el rostro rojo como si fuese camarón —Oye... ¿t-tú sabes algo de esto, verdad?
     
    Última edición: 12 Mayo 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  12.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche reloadable Miss Bubbles

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    377
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham

    Vida: 100/100
    Zona: pueblo


    Se rascó la nuca, riendo ligeramente incómodo al notar cómo aquella chica seguía comportándose tan indiferente hacia él. Una difícil, ¿eh? Bueno, no podía gustarle a todos en esta vida. Colocó los brazos en taza, volviendo su mirada hacia el pueblo, recorriendo las callejuelas en busca de movimiento. Tenía una buena posición estratégica y sin embargo no lograba ver a nadie. ¿Habría sido casualidad que él cayera sobre el mismo tejado que esa chica? ¿Lo mismo le habría ocurrido a los demás, con otras personas?

    —Me pregunto cuánta distancia habrá entre nosotros y el resto... —murmuró, pensativo, cuando sintió que tiraban de su camisa. Joey bajó la vista, alzando las cejas al advertir la expresión de la chica a su lado, y una sonrisa divertida se extendió en sus labios—. ¿Oh? ¿Ahora quieres mi ayuda? Bueno, puede que lo haga. ¡Pero primero! —Se giró por completo hacia ella y la señaló con el dedo, serio como militar—. Tienes que decirme tu nombre.

    Inmediatamente después le sonrió, y su dedo acusador se convirtió en una mano extendida, aguardando para saludarla.

    —Yo me llamo Joey —agregó, más suave y calmo—, es un gusto.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Firefly ♡ Babe ♡ The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,710
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov.

    Estaba intentando darle alcance a Mila cuando la vibración del celular en su bolsillo la hizo detenerse de golpe para sacar el aparato y leer los mensajes nuevamente.
    ¿Arriba de... un tejado? Dio un respingo. ¡A ese muchacho le pasaban cosas de lo más raras!
    Nuevamente tecleó rápidamente una respuesta y retomó su camino.

    —¡Mila! —gritó lo más fuerte que le fue posible, a pesar de que la chica ya iba muchísimo más adelante.

    Se ajustó las coletas y aceleró el paso, dirigiéndose hacia el pueblo. Tal vez ella encontrara antes a Joey, o al menos eso esperaba, no quería que se perdiera por ahí por ser tan curiosa.

    Zona: Colinas (Pa el pueblo).
    Vida: 100/100
     
    • Adorable Adorable x 3
  14.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,506
    Pluma de
    Escritora
    Mila Vitale

    "—¡Mila! —gritó lo más fuerte que le fue posible, a pesar de que la chica ya iba muchísimo más adelante."


    Se estremeció al esccuhar su nombre, pues la mariposa había caido en una telaraña y estaba esperando ver qué sucedería después, pero escuchar una voz que pudo reconocer la hizo voltear con curiosidad. Al ver un cabello similar al suyo comenzó a recordar. Oh, ella había estado con Joey, quizá sabría en dónde está Joey. Levantó las manos emocionada.

    —¡Eyyyy! —le saludó con las mejillas tenuemente sonrojadas y una sonrisa enternecedora, esperando que se aproximara a ella— ¿Y Joey? —buscó con la mirada y al no verlo infló las mejillas y se cruzó de brazos—. ¿Dónde está Joey? —su labio inferior tembló, como si fuese a hacer un berrinche por no encontrarlo... hasta que vio la araña acercarse a la mariposa y se sorprendió en demasía, distrayéndose.

    Se volteó y quedó embelesada mirando su cercanía.

    —Mira Jezabel, ¡Mira! Son amigos.

    Zona: Pueblo (acaba de entrar en ese terreno(?)
    Vida: 100/100
     
    Última edición: 13 Mayo 2019
    • Adorable Adorable x 4
  15.  
    The Papuh

    The Papuh Never gonna give you up ♫♫ Husbando de Liza ❤️ Estudiante de Edición

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,440
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Mizuki Satō
    Pueblo - 100/100 HP

    Paso su mano por su cabello para reacomodarle por detras de la oreja derecha, no entendia nada, no sabia nada. Pero no debia ser casualidad el estar en el mismo lugar que aquel muchacho, igual que no debe ser casualidad el encuentro de todas esas personas en la anterior locaciòn, estaba pasando algo mas aqui, pero la pregunta real era ¿Porque nosotros y no otros?

    Por un momento se le quedo viendo a la mano extendida frente a ella, antes de decidir tomarla — Soy... Satō, mi nombre te lo dejo para luego... tonto — respondio la joven mientras miraba al mar mientras el viento revoloteaba su cabello y dejaba ver su rostro sonrojado.
     
    • Adorable Adorable x 4
  16.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche reloadable Miss Bubbles

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    377
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham

    Vida: 100/100
    Zona: pueblo


    Parpadeó y alzó las cejas al oírla insultándolo, y no pudo contener la risa que brotó de sus labios. Quizás eso la molestaría más, pero se le hacía muy curiosa y adorable su actitud.

    —Bueno, entonces te diré Sato y tú puedes decirme Wickham, ¿qué te parece? —propuso, soltando su mano suavemente para guardar las propias en los bolsillos.

    Joey asintió con la cabeza. ¡Bien! Al menos le había dado su apellido; era un avance. Sintió su celular vibrando y lo inspeccionó, encontrando un mensaje de Jezebel. Tipeó una respuesta y luego alzó la vista al cielo, con el móvil aún encendido.

    —Oye —murmuró, pensativo—. ¿Crees que se enoje si le pongo un apodo? —Se golpeteó la barbilla unos segundos y acabó encogiéndose de hombros, volviendo los ojos al celular—. Qué va, seguro le gustará. ¡Y si no le agrada, se tendrá que acostumbrar!

    Vale, se había respondido solo. Mientras finalizaba su tarea, sus oídos captaron una voz lejana, un eco traído de las montañas gracias al viento. Alzó la mirada en dicha dirección y entornó los ojos, en busca de alguna silueta humana. Su rostro se iluminó y estiró el dedo hacia un punto específico, cerca de los límites del pueblo.

    —¡Ah, mira! ¡Esa es Mila! Y detrás de ella viene alguien... ¿Más cabello blanco? ¡Debe ser Bellabel! —Se giró hacia Sato y le sonrió—. ¿Te parece si bajamos y nos encontramos con ellas? La verdad que acá arriba ya empieza a darme frío.
     
    • Adorable Adorable x 4
  17.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Firefly ♡ Babe ♡ The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,710
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov.

    La chica albina le sonrió y una sensación de calidez le recorrió el cuerpo, mientras le regresaba el gesto.
    Inmediatamente preguntó por Joey y al no verlo con ella prácticamente hizo un puchero, estuvo por responderle cuando Mila se distrajo con una mariposa atrapada en una telaraña.

    ¡Mira! Son amigos.

    Sintió un gusto amargo en la boca y, con delicadeza, tomó la mano de Mila y empezó a avanzar hacia el pueblo.

    —¡Vamos! —dijo animada—. Sé dónde debería estar Joey, vayamos juntas con él, ¿está bien?

    Siguió avanzando con la albina de su mano hasta que entraron al pueblo y alzó la vista a los tejados; metros más allá pudo ver un par de siluetas y al acercarse distinguió a Joey junto a aquella extraña chiquilla que se había golpeado el rostro en la sala dorada.
    Suspiró, tirando del brazo de Mila y, con una alegría infantil de repente extremadamente parecida a la de la otra chica, aceleró el paso hasta que estuvieron junto la casa donde habían caído Joey y la extraña.

    —¡Hola! —Deshizo el agarre alrededor de la mano de Mila para saludarlo—. ¿Necesitan ayuda para bajar?

    Ladeó la cabeza, frunciendo ligeramente el ceño al imaginar lo doloroso que podía haber sido caer en el tejado de una casa.

    Zona: Pueblo.
    Vida: 100/100
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Ganador Ganador x 1
  18.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,301
    Pluma de
    Escritor
    Kozakovicht

    Un cardumen de peces se alimentaba cerca de la orilla en donde la pareja se encontraba; se notaba por la sombra bajo el agua agitada, saltando algún pez cada tanto por los aires. Todo parecía normal hasta que unos dientes de acero atraparon a uno en el aire. Kozakovicht lo tenía bien sujeto mientras salía del agua poco a poco. Lo primero que se vio fue su calva avanzar hasta la orilla, cómo un tiburón. Luego sus ojos, nariz, boca y finalmente su mentón a medida que avanzaba a tierra firme. La barba le chorreaba de agua salada y sus ropas estaban empapadas... pero no parecía importarle. Escupió el pescado medio muerto a un costado y pisó tierra firme.

    A pocos metros de la orilla del mar unos huevos eclosionaban dando vida a la madre naturaleza; cinco tortuguitas marinas avanzaban con dificultades por la arena. Su meta era llegar al agua para comenzar una vida, lejos de depredadores y peligros exteriores. No contaban con la fuerte pisada del polaco, la cual aniquiló por completo a las cinco tortugas. Se oyó como si uno pisara huesos de pollo y estos crujieran.

    Movió el cogote de buey a izquierda y derecha, aún chorreando agua, y divisó al hombre y mujer. Avanzó hacia ellos a paso lento, dejando unas enormes y profundas huellas en su andar (y restos de tortugas). Se escupió una mano y refregó ambas, mirando con una lascivia animal a los pequeños.

    A diez metros de ellos se detuvo por completo y movió el cuello tan rápido en dirección al mar que cualquiera podría haberselo quebrado. Una gaviota que sobrevolaba el agua cayó de pronto, muerta. Kozakovicht volvió a girar la mirada hacia ellos y retomó su avance.

    Vida
    100.

    Lugar
    Orilla del mar
     
    Última edición: 13 Mayo 2019
    • Adorable Adorable x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  19.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,506
    Pluma de
    Escritora
    Mila Vitale

    Se desconcentró de la amistad de la araña y la mariposa al ser sujetada de la mano, dejándose llevar al escucharle hablar de Joey. Volvería a verlo, y eso le provocaba un cosquilleo en el estómago. A los pocos minutos subió la mirada hacia la misma dirección en donde la guió Jezebel, llevando sus manos sobre sus ojos para evitar cegarse con los rayos del sol, sonriendo enormemente al reconocer su silueta que fue detallándose poco a poco.

    —¡Joey! —le llamó con emoción, sin notar a la otra persona sobre el tejado, porque ya había visto a Joey que era su amigo, no importaba alguien más—. Joey —repitió en un susurro de súplica, como si desease que bajase de ahí, porque no se sentía segura de subir, mirando a Jezebel—. ¿Ahora podré contarle a Joey sobre la mariposa y la araña? —preguntó curiosa—. Porque hay algo que no entiendo Jezebel... si eran amigos, ¿por qué la araña se comió la mariposa? Es decir, ¿yo puedo comerme a Joey siendo amigos?

    Y así, volvió a distraerse en una duda existencial que carcomía su cerebro al pensar en alguna respuesta que no lograba aclarar en su cabeza.

    Zona: Pueblo
    Vida: 100/100
     
    • Adorable Adorable x 5
  20.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Firefly ♡ Babe ♡ The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,710
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov.

    Las preguntas de Mila la tomaron por sorpresa.
    Se preguntó en dónde habría crecido esa pobre chica, que parecía verlo todo por primera vez.

    Inhaló con cierta fuerza, dispuesta a hablar con ella como debía ser.

    —Claro que puedes contarle a Joey de la mariposa y la araña —dijo y antes de seguir hablando, regresó la vista al camino que llevaba a las colinas de las que venían—. Pero pasa que no eran amigos, ¿sabes, Mila? A veces las personas y los animales están juntos sin necesidad de ser amigos y a veces se hacen daño entre sí, para sobrevivir.

    La última pregunta de la joven la hizo regresar la vista a ella, algo escandalizada.

    —¡No, cielo! —soltó sin darse cuenta, como cuando hablaba con sus primos menores—. Los amigos no se comen entre sí. Los amigos se cuidan, ¿vale? Como cuando tomé tu mano para traerte con él.

    Zona: Pueblo.
    Vida: 100/100.
     
    • Adorable Adorable x 4
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso