Héroe de la justicia.

Tema en 'Fanfics abandonados TV, Cine y Comics' iniciado por Emiya Shirou, 3 Mayo 2015.

  1.  
    Emiya Shirou

    Emiya Shirou Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2014
    Mensajes:
    185
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Héroe de la justicia.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2447
    Mil disculpas por la demora, he tenido unos problemas que resolver, así como también bastantes tareas de la universidad...
    Espero que esta historia sea de su agrado, y también les deseo una muy buena noche. :)

    — Esto no me lo esperaba… — Me dije a mí mismo mientras me estaba recuperando de un golpe dado por un poderoso ente, cuya apariencia me dejó perplejo.

    Parecía ser un hombre con un traje, pero tenía una gran fuerza, reflejos e instinto asesino. Su nombre era Morlun, y estaba dispuesto a hacerme pedazos.

    No tengo idea como fue que terminé así, vapuleado, hecho trizas por un malnacido de sangre fría, el cual ha asesinado a mucha gente inocente solo para atraerme.

    — Y bien, ¿te rindes? — Me dijo mientras se acercaba hacia mí a toda velocidad, mientras yo saltaba para esquivarlo, su golpe fue tan fuerte que partió una pared de ladrillos en un hospital.

    Apenas entró, comenzó a destruir todo a su paso, nada se salvaba de su espantosa ira. La recepción quedó hecha pedazos, los asientos volaban mientras las personas eran disparadas en cantidades colosales. Logré salvar a unas cuantas usando mi telaraña, pero no pude salvar a otras.

    ¿Por qué? No podía entenderlo, cuando me volví el Hombre Araña, juré proteger y salvar a los inocentes incluso si tuviese que sacrificarme para conseguirlo, y todavía así, no era capaz de salvar algunas vidas.

    No podía quedarme lamentando algunas muertes, solo debía sacar a ese demonio del hospital, por lo que le arrojé toda la telaraña que pude, para luego arrastrarlo fuera del edificio hacia la calle, para tratar de apaciguar la situación.

    — ¿Estás loco? — Le pregunté. — Si quieres luchar contra mí, está bien. Pero no dejaré que elimines a personas que no te han hecho nada. —

    Morlun solo soltó una carcajada antes de mirarme nuevamente.

    — En este mundo, tanto la luz como la oscuridad deben existir para que se mantenga el equilibrio del universo. — Me dijo en un tono verdaderamente oscuro. — No importa lo que tú, o esos llamados “héroes” hagan, nunca podrán erradicar a la negatividad de este universo por completo. —

    Me quedé perplejo, no lograba entender lo que él me había dicho. ¿Acaso nuestro universo dependía de un cierto equilibrio? Esa frase me sonaba muy similar a una que había en el juego de Kingdom Hearts, el cual jugué cuando era más joven.

    ¿Qué es lo que yo, Peter Parker, podré hacer contra este ser llamado Morlun?

    Simplemente me abalancé contra él y lo golpeé tan fuerte como pude, alejándolo cada vez más del hospital, hasta que ambos estábamos en plena calle.

    — Todo en esta vida tiene un precio, nada fue, es, ni será gratis. — Dijo Morlun mientras me daba un fuerte puñetazo en las costillas, sentí como el dolor fluía por todo mi pecho, por lo que caí de rodillas al suelo para tratar de coger algo de aíre, solo para ser pateado varios metros una vez más.

    Creo que en ese momento estaba a punto de caer en coma debido al dolor, simplemente no lo podía aguantar. Fue entonces que recordé como yo, Peter Parker; había llegado a convertirme en el Hombre Araña por primera vez.

    Recuerdo

    Era solo un joven de trece años, el cual estaba en un viaje con sus tíos, Ben y May, en el estado de California. Desde que mis padres murieron cuando yo era pequeño, quedé a cargo de mis tíos. Por lo general, no he tenido muchos amigos para ser sincero en la escuela, salvo por Gwen Stacy, quien es mi mejor amiga desde hace un largo tiempo.

    Justamente en ese momento, estaba aconteciendo la Batalla de Nueva York, donde un grupo de héroes conocidos como Los Vengadores, conformados por Iron Man, El Capitán América, Hulk, Thor, La Viuda Negra y Ojo de Halcón, luchaban para proteger a nuestro mundo de la ira de Loki y su ejército, y para suerte nuestra; la batalla fue ganada.

    Pero hubo un gran precio, algunas personas murieron durante el ataque, sin contar que muchas casas fueron destruidas, incluyendo la nuestra. Tuvimos que reconstruir la casa tan pronto regresamos del viaje, lo cual afectó más o menos nuestra economía, ya que gastamos casi todos nuestros insumos para reparar nuestro hogar poco a poco.

    — ¿Qué puedo hacer para ayudar a la familia? — Me preguntaba tratando de resolver todas estas deudas que venían hacia nosotros, con el sueldo de mis tíos no iba a alcanzar, por lo que tenía que buscar alguna fuente de dinero adicional, de lo contrario, podríamos haber terminado en la bancarrota.

    Tratando de calmar mis nervios para pensar con mayor claridad, decidí ir a Central Park como suelo acostumbrar para hacer mi tarea y para pensar en un plan consistente que me pudiese salvar.

    El tiempo pasaba muy lentamente mientras me enfocaba en resolver varios problemas de matemáticas, sentía como una suave brisa veraniega me refrescaba bajo los árboles del parque, era muy pacífico.

    — Hola. — Me dijo un sujeto vestido de manera extraña. Tenía un sombrero negro junto con una capucha negra, parecía ser alguien muy misterioso.

    — ¿Qué es lo que desea, señor? —

    — ¿Deseas ser parte de un experimento? — Me preguntó en una voz baja. — Queremos crear mutantes con poderes basados en animales, si te ofreces como voluntario, te daré unos $15000. —

    Era justo lo que necesitaba mi familia para poder salir adelante, de ninguna manera perdería esa oportunidad caída del cielo, por lo que decidí seguirlo.

    Tras una buena caminata, llegué a un laboratorio, donde me dieron a elegir entre varios tipos de animales, entre ellos estaba una araña, una cobra escupidora e incluso un canguro.

    Me decidí por la araña inmediatamente, y fue entonces que me dieron a beber el líquido del tubo de ensayo. Tenía un sabor ligeramente amargo, y no sentí ningún efecto en lo absoluto.

    —Bueno, cumpliste con tu parte del trato. — Me dijo el joven antes de llevarme a la salida.

    — Te llevaré a tu casa, solo dime dónde es y allí te daré el dinero. —

    Y así fue, le dije en donde estaba mi hogar, o bueno, lo que quedaba de este. Cuando llegamos, el me dejó una calle para evitar confusiones, y de paso me dio mis quince mil dólares, lo cual me hizo sentir muy feliz.

    Cuando llegué a casa, tuve mucho sueño, por lo que me fui directo a dormir, dejando el dinero en mi cajón. Al despertar, me di cuenta que algo extraño había pasado.

    Me sentía más ágil, podía saltar y correr mucho más que antes, mi visión había mejorado considerablemente, además, me había vuelto un poco más fuerte y resistente a las heridas, además de ser capaz de trepar las paredes como una araña, sin contar la habilidad de producir telaraña de manera natural.

    Una vez que le entregué el dinero a mi tía, ella me preguntó en donde lo había conseguido, yo le dije que me había ganado la lotería, de todas formas, ¿dinero es dinero, no?

    Como era un fin de semana, decidí ver qué cosas podía hacer con estos poderes, por lo que me fui de la casa con la excusa de que iba a estar en la biblioteca estudiando. La verdad, es que ya había terminado toda mi tarea, solo quería estar solo por unos momentos.

    Estando ya en un campo, decidí correr lo más rápido que pudiese para luego saltar y usar la telaraña para recorrer enormes distancias. Era muy divertido, con estas habilidades, de seguro podría convertirme en un gran superhéroe, y quizás algún día luchar junto con Los Vengadores.

    Lo que no sabía en aquella época, es que todo tenía un precio. Mi tío, Benjamín Parker, estaba muy preocupado dado a que no había regresado de la biblioteca, por lo general yo solía volver a la hora del almuerzo, pero me había atrasado un poco, por lo que mi tío había salido a buscarme.

    Para no causar problemas decidí ir a mi casa lo más pronto posible, y de paso podría ver la ciudad y alcanzar a mi tío. Pasaron los minutos a medida que estaba cada vez más cerca de la ciudad, cuando de repente, me encontré con una escena terrible.

    Había muchas personas alrededor de un parque, y al parecer, hubo un asalto.

    — Disculpen, ¿pero qué ha ocurrido? — Me pregunté al ver a tantas personas alrededor de un lugar en específico, para desgracia mía, alguien me dijo que un hombre mayor agonizaba dado a que había recibido un disparo en el abdomen.

    Al acercarme, vi que era mi tío, Ben Parker. Mi corazón se detuvo, no podía respirar mientras las lágrimas comenzaban a fluir lentamente por mi rostro, hasta que sin darme cuenta habían caído al piso, formando un pequeño charco.

    — Peter… — Logró murmurar con una gran dificultad. — Por favor, cuida a tu tía May de parte mía, y espero que crezcas y te conviertas en un hombre de bien. —

    Apenas terminadas aquellas palabras, Benjamín Parker exhortó su último suspiro antes de ser envuelto por las garras de la muerte.

    Ese fue el peor día de toda mi vida, la verdad no supe que decir, o que hacer, solo caí directo al piso para sollozar con una tremenda fuerza, la persona que me había apoyado por tanto tiempo, quien había sido un padre para mí; yacía muerto ante mis ojos.

    — Lamento mucho tu pérdida. — Me dijo un policía que se acercó para darme un abrazo. — Gracias a tu tío pudimos capturar a un asesino en serie, él fue un héroe. —

    Correcto. Mi tío Ben siempre gustó de ayudar a muchas personas, y recuerdo que una vez me dijo que las personas nobles hacían todo lo que fuera necesario para salvar a sus seres queridos, e incluso a meros desconocidos; así como pasó hoy.

    Fui yo quien tuvo que darle las malas noticias a mi tía May, quien se desmayó apenas comprendió el mensaje. La verdad, pienso que yo fui el único culpable. De haber sido un poco más responsable, quizás él seguiría aquí con nosotros.

    Entonces, en medio de todo ese dolor y desesperación, decidí sin lugar a dudas de que me convertiría en un héroe, el cual salvaría a muchísimas personas, igual que los héroes de los animés y mangas que tanto me apasionan.

    Fin del Recuerdo

    No puedo dejar que este monstruo lastime a más inocentes, mi misión es protegerlos, tal como tío dio su vida para que un malnacido asesino fuese arrestado y condenado por sus pecados. Tal y como dijo Morlun, todo tiene un precio en esta vida, nada es gratis, para que una persona sea feliz, otra deberá sufrir, tal como lo vi en Madoka Magica hace no mucho tiempo. Aunque, para ser sincero, jamás imaginé vivirlo en persona.

    — ¿Has tenido suficiente? — Me preguntó Morlun mientras se acercaba a mí, al parecer mis visiones nada más abarcaron unos segundos de la vida real, ya que cuando alguien está cerca de morir, toda su vida pasa por delante de sus ojos.

    No estaba dispuesto a caer, por lo que me levanté de manera casi inmediata. Mi enfoque solo era en su rostro, su pálido e inhumano rostro, que parecía no mostrar piedad ante nadie o nada. Si lo dejaba solo, o sí moría; ese sujeto haría estragos la ciudad entera. Cosa que yo no iba a permitir.

    Di un salto hacia Morlun, para luego darle una patada directo en el brazo, esperando que el dolor lo detuviera por unos instantes. Para suerte mía, el golpe le afectó más o menos, lo cual le hizo caer al piso. Entonces aproveché para cubrir su rostro con un poco de telaraña, para luego darle un puñetazo directo en el estómago.

    — ¡Ya me tienes harto! — Gritó mientras tomaba mi brazo con su mano, apretándolo con muchísima fuerza, podía escuchar el crujir de mis huesos mientras un dolor agonizante surcaba todo mi cuerpo, el dolor era simplemente insoportable.

    Supuse que iba a morir hoy, la desesperación se apoderaba lentamente de mí, ya no tenía idea de qué hacer, simplemente estaba aterrorizado. Por un momento sentí como comenzaba a caer en un profundo sueño, y Morlun pareció haberse percatado de eso, por lo que me soltó.

    — Dejaré que estés tranquilo durante tus últimos momentos, para que veas que no soy tan mala persona. — Me dijo con un tono frío y cruel. No le importaba que yo viviese, solo quería eliminarme cuanto antes.

    Ese comentario fue el catalizador que necesité para poder comenzar a luchar nuevamente, mientras mis puños comenzaban a brillar con una energía de color blanquinosa.

    — ¿Qué? — Preguntó Morlun mientras yo le daba un golpe directo a su cráneo, y esta vez sí parecía dolerle. Al parecer había desarrollado la habilidad de generar un tipo de radiación desde mis manos, lo cual me había dado una excelente ventaja.

    Golpe tras golpe, Morlun había comenzado a degenerarse hasta terminar como un mutante. Sus ojos se habían vuelto completamente rojos, su piel se volvió de color verde y con escamas, y parecía tener unos colmillos bastante filosos.

    — Perdóname… — Musitó en un tono débil. — No era nada personal, solo tenía hambre… —

    La ira me consumía, no iba a perdonar a este sujeto. Era un torturador, asesino a sangre fría e hipócrita.

    — Si tus palabras fuesen ciertas, solo me habrías atacado a mí. — Le dije en un tono neutral. Para ser un héroe, hay que matar a los pocos para proteger a la mayoría. Una triste realidad, ya que en lo personal no me gusta la idea de quitarle la vida a alguien, pero dadas las circunstancias, tendré que hacerlo.

    Usando mis manos, tomé la cabeza de Morlún y no lo solté, esperando a que la radiación le quitase toda la energía restante que le quedaba. Poco a poco, su cuerpo comenzó a volverse cenizas, comenzando por su cabeza, su cuerpo… Hasta llegar a sus piernas.

    — Se acabó. — Me dije a mi mismo tras ver la montaña de cenizas en frente mío. Quería llorar, sabía que había tomado una vida del mundo, pero fue por un bien mayor.

    Me alejé columpiándome para revisar si había algunos heridos a quienes rescatar, afortunadamente no hubo más incidentes. La noche era bastante hermosa, algo que no me había percatado antes. Bueno, ¿a quién le importaría el cielo si estás peleando contra un verdadero demonio?

    Las estrellas me reconfortaban, sabía que me esperaba un largo camino por delante. Un camino lleno de alegrías, pero también repleto de mucho dolor. Pero todavía así, sé que es lo correcto. Mi corazón lo sabe.

    Poco antes de llegar a mi casa, me dispongo a mirar una hermosa luna bajo un cielo de color azul zafiro oscuro, dispuesto a descansar para enfrentar un nuevo día luchando por la justicia.

    FIN
     
  2.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,324
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Algo he de decir, este no era Peter Parker al menos no el oficial -tal vez era el assasin-, él ha estado apunto morir, de destruir todo sus amigos pero él logra librar todo sin matar a nadie, no lo justifica y si por alguna razón si no le queda otra alternativa termina sintiéndose realmente mal. Bueno funciona bastante ben como una versión alternativa y fue interesante el poder ver un inicio distinto al que comúnmente ocurre, una versión que pudo hacerle frente a Morlum y hasta vencerlo creo que si haz tomado la mayoria de los aspectos del personaje, nada mal para el primer fic del arácnido.

    [​IMG]
     
  3.  
    Emiya Shirou

    Emiya Shirou Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2014
    Mensajes:
    185
    Pluma de
    Escritor
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso