Two-Shot Guardiana de un Sueño (Ayúdame a Volver)

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Luncheon Ticket, 12 Febrero 2019.

Cargando...
  1.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket High Score Man

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Guardiana de un Sueño (Ayúdame a Volver)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1489
    Este escrito... ¿va en este foro, en el de Pokémon o en Experimental? ¿Debería colocársele el prefijo de explícito? La respuesta os sorprenderá...
    (Ya, hablando en serio: sí podría sorprenderlos, porque no tengo la más pálida idea de cómo clasificar este despropósito, sobre todo en cuanto a lo del prefijo. Estoy más que abierto a escuchar sugerencias concernientes a un eventual cambio o corrección sobre la clasificación de su contenido).




    Guardiana de un Sueño


    Capítulo I: Helix

    Era un jovencito muy especial, el protagonista de esta historia. De actitud retraída, no solía mantener conversaciones con casi nadie, salvo que en estas se tratasen temas de sumo interés. De hecho, la mayor parte del tiempo se la pasaba en silencio, pensativo. Ello provocaba que tuviera muy pocas amistades, apenas unos dos o tres. Al cumplir los diez años, sus padres le obsequiaron una videoconsola portátil, lo que le ayudó a descubrir un pasatiempo que, si se quiere, haría que se abstrajese aún más de la realidad: el de los videojuegos.

    Uno en particular era su favorito, Pokémon. Se pasaba horas y horas con la mirada puesta en el pequeño display mientras su avatar digital recorría cada valle o pueblo capturando nuevas criaturas, visitando gimnasios o interactuado con los NPCs para recolectar datos. Exprimía cada título hasta la saciedad, y cuando ya no quedaba ningún secreto por descubrir o desafío que superar, volvía a jugar otra partida más, hasta tres o cuatro en cada versión. Luego esperaba a que se publicase la siguiente entrega, y en esas instancias el entusiasmo era el mismo que la primera vez.

    Así pasó su adolescencia, cada día más fanatizado. Alguna que otra vez probaba videojuegos de otros géneros y sistemas, pero ninguno lo cautivaba como su saga predilecta; lo entretenían con lo justo, a lo sumo. Siguió inmerso en ese mundillo conforme transcurrían los años y, si bien antes tenía pocas amistades, su obsesión causó que directamente se deshiciera de aquella necesidad tan humana. A veces eso lo angustiaba sobremanera, así que se entregaba a vicios poco salubres, como el probar alguna droga o recurrir a las bondades del alcohol.

    Pero eso tampoco lo ayudaba a distraerse demasiado —es necesario aclarar que tales episodios se daban de forma esporádica—, no tanto como explorar cada región de aquel mundo fantástico, donde todo era bonito y emocionante. Al alcanzar la mayoría de edad, decidió que ya era hora de irse a vivir por su cuenta. Su familia era de muy buen pasar económico, por lo que le facilitaron un apartamento provisto con todas las comodidades, ubicado justo en el centro de la ciudad. Lo que deseara, por más trivial o excéntrico que fuese, lo conseguía de ese modo, mediante un simple pedido.

    Allí, en su intimidad, nadie le cuestionaba nada. Era dueño de su tiempo y de cómo lo empleara. En tales momentos encendía la consola portátil para revisitar esa pequeña y encantadora realidad. Especialmente a su pokémon favorito, una Gardevoir hembra. No por nada jugaba con más frecuencia las ediciones en las que estaba disponible. Era casi una ley inamovible que dejara de lado al starter y se centrara más que nada en la criatura feérica antes mencionada. Siempre era la que ostentaba más nivel y capacidad. Incluso ni se preocupaba por los demás componentes de su equipo, apenas si les hacía alcanzar el nivel mínimo e indispensable para seguir con la trama.

    El grado de empatía que el chico sentía por esa criatura era tan grande, que podía pasarse varios minutos en cada partida examinando su apartado de stats. Esto afectaba su subconsciente, llegando a poder soñar con ella en varias ocasiones. Una noche de lluvia, luego de uno de esos acontecimientos oníricos, ocurrió algo impensable. Mientras dormía, en su mente nació una fantasía en la que Gardevoir lo visitaba, materializándose frente a él. Despertó, algo desilusionado. Es sabido que los sueños en ocasiones pueden parecer bastante reales. Para su desgracia, este era el caso.

    Recostado en su cama, tanteó la superficie cerca de su almohada para comprobar dónde había puesto aquel aparato tan preciado. Al cabo de un momento, dio con él. Fijó su vista en el display y se percató de que la partida seguía tal cual lo había dejado antes de quedarse dormido: los stats de su pokémon preferido. Pero se sobresaltó, ella no aparecía, si bien cada dato se encontraba intacto. Se sentó sobre su lecho, preocupado. ¿Acaso era una especie de bug o glitch? Si ese era el caso, qué inoportuno.

    Probó con reiniciar el juego, pero nada. La imagen del principal pokémon seguía sin aparecer. El sudor ya comenzaba a perlar su frente por los nervios, cuando de repente se apagó la luz. Esto lo asustó, y más aún el resplandor que se produjo delante de él. En el centro de aquel brillo surgió una figura muy familiar, recortada en tonalidades oscuras. La habitación quedó sumergida en las penumbras otra vez. La luz volvió pasados unos segundos y pudo apreciar la causa de aquel fenómeno en todo su esplendor: Gardevoir estaba allí mismo, a unos metros de distancia. Su sueño, tan descabellado como improbable, se había cumplido.

    El impacto ante aquella visión era considerable. Se restregó los ojos para constatar si estaba alucinando o no. Intentó abandonar la cama para acercarse, pero sus piernas no parecían responderle adecuadamente y trastabilló, cayendo de lleno al suelo. Captando su presencia, la criatura le habló mediante su habilidad psíquica, lo que lo dejó atónito, con las manos sobre la boca.

    Los ojos grandes y aparentemente estoicos con las pupilas de un rojo intenso, la piel y las extremidades delgadas de color verde, esa cabeza con la forma de un flequillo en la parte frontal, aquella esbelta cintura rematada en un elegante vestido blanco, la figura humanoide y ese porte tan distinguido. Era ella, no cabía la menor duda. Era Gardevoir, su Gardevoir. Trató de decirle algo, pero solo atinaba a balbucear palabras inentendibles, haciendo que ella ladeara la cabeza, intentando comprender. Cerró los ojos y trató de calmarse. Al abrirlos, volvió a hablar.

    —H-hola Gardevoir, mi nombre es Axel. Gusto en conocerte —entonces se puso de pie y extendió la mano para saludar.

    Ella parpadeó y, entendiendo lo que él le decía, volvió a poner su cabeza en posición recta. Se le acercó y extendió su mano también. Axel sintió como una sensación electrificante al tocar la suave piel del pokémon, era algo alucinante; casi temblaba de alegría. La siguiente hora se la pasó dando vueltas por su alcoba, con ambas manos apoyadas a cada lado de su sien, queriendo razonar; queriendo encontrar una explicación. Sus movimientos eran seguidos atentamente por la recién llegada, quien también se hallaba en una situación similar. ¿Qué era ese lugar y por qué de repente estaba allí? ¿Cómo había llegado?

    Durante la jornada siguiente, ambos se quedaron departiendo de manera prolongada. El joven había faltado a la universidad, ya que el averiguar todo lo que pudiese de su encantadora visitante era de mucha más importancia según su criterio. No había dormido nada esa noche, por temor a que ese sueño que ahora consideraba real se desvaneciera. Todo era preguntas de su parte, que si lo podría considerar su entrenador, que si era cierto que lo protegería del peligro en todo momento, que si poseía las mismas habilidades que su homónimo digital y tantas otras dudas. Cada interpelación era respondida con frases que surgían en su cabeza. A cada minuto se maravillaba aún más.

    Así pasaban los días. En un momento se sintió obligado a cumplir con sus responsabilidades académicas, no fuera que acumulara muchas faltas en ciertas asignaturas. Pero esas asistencias eran en vano: se la pasaba pensando en nuevas preguntas, cuestiones e ideas a tratar; nunca prestaba atención a la oratoria del profesor de turno. La ansiedad lo dominaba, hacía que mirase las manecillas de su reloj de pulsera a cada segundo, solo para impacientarse al descubrir que el tiempo no parecía correr. Apenas sonaba el timbre que anunciaba el fin de la última hora, tomaba sus cosas y se iba disparando hacia su hogar. A subir por el elevador —si es que acaso estaba ocupado, recurría a las escaleras—, a colocar la llave dentro de la cerradura de la puerta cancel lo más rápido posible, a abrir la puerta, a ingresar en su cuarto y buscarla con la mirada; a sonreír cuando daba con ella.

    Y es imperante decir que ella también aguardaba con ansias a que él llegase. De alguna manera extraña, disfrutaba todo lo que ese muchacho tenía para enseñarle. Cosas muy interesantes. Como ser revistas, series de animación, posters, figuras, ilustraciones, libros y una cantidad inmensa de artículos con su imagen y el de sus pares. Por tal motivo, había olvidado esas dos preguntas que su fuero interno concibió apenas arribar a ese lugar. Consideraba que el estar allí no estaba tan mal.
     
    • Adorable Adorable x 1
  2. Threadmarks: Anarchy/Democracy
     
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket High Score Man

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Guardiana de un Sueño (Ayúdame a Volver)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1730
    He aquí la continuación. Al final de este capítulo encontrarán un texto en spoiler. Ni se les ocurra abrirlo (lo harían bajo su propio riesgo).


    Capítulo II: Dome


    Pero eso cambió una tarde gris, cuando las nubes estaban muy cargadas. Igual que aquella noche. Él la encontró observando a través del vidrio que daba al balcón, parecía estar melancólica. Eso lo preocupó. Como era costumbre, se acercó para hablarle, pero ella no parecía prestarle atención. Entonces la criatura se dio la vuelta y le expresó la causa concreta de su angustia: deseaba volver a su mundo. Axel fingió no estar afectado, pero también aceptó la petición de muy buena gana.

    —Está bien. Te entiendo, Gardevoir —dijo, mientras le tomaba ambas manos—. De seguro debes sentir que no perteneces del todo a este mundo. Me duele que te marches, pero sé que es lo correcto. Mañana a primera hora intentaré encontrar la forma de enviarte de vuelta. Te ayudaré, lo prometo.

    Llegó la noche y, antes de dormir sobre la cama que él le había cedido para su descanso nocturno, la criatura observó cómo Axel le sonreía antes de cerrar la puerta. Era un hecho que podía confiar en él, eso la tranquilizaba. El sueño la alcanzó finalmente y se quedó dormida. Se despertó después de varias horas con una incomodidad. No podía moverse con libertad, unas cuerdas sujetaban cada una de sus extremidades con las esquinas de la cama. Estaba asustada, trató de zafarse, pero le era imposible.

    —¿En serio creíste que te dejaría ir así como así? —quien hablaba era su anfitrión—. Después de tantos buenos momentos, de la cercanía que ganamos… ¿te quieres largar y ya? No lo creo. Eres mía, ¿entiendes? Solo mía. Y te lo demostraré ahora mismo.

    Como coronando sus palabras, él empezó a desvestirse. La criatura sentía que su desasosiego iba en aumento. Se contorsionaba de mil y un maneras, pero no podía huir. Sus ataduras estaban muy firmes, e incluso empezaban a hacerle daño. El muchacho, ya desprovisto de sus vestiduras, se recostó sobre ella. En la penumbra pareció oírse un grito ahogado. Algo deleznable estaba llevándose a cabo en esa habitación. Una atrocidad indescriptible, el producto del deseo de una mente retorcida y ruin. Movimientos a veces frenéticos, a veces pausados. El rechinar de la madera, el sudor tibio y lo que parecían ser lágrimas de dolor. El rostro horrible y deforme de la infamia había sustituido al de la sana amistad. Luego sobrevino el silencio, cuyo pestilente aroma recordaba a la traición, a un corazón destrozado. Y unos ojos abiertos de par en par, con las pupilas rojizas mirando a la nada.

    Aquella nueva realidad parecía estar de cabeza, desangrándose. Cada mañana, cada tarde y cada noche era una asquerosidad. Solo abundaban los abusos y los insultos, la prepotencia. Para hacer más ‘placenteras’ las experiencias íntimas, el chico recurría a todo tipo de juegos y adminículos. A cada cual más estrafalario y abyecto que el anterior. Era inútil que su víctima se opusiera, él sabía perfectamente que jamás se atrevería a lastimarlo. Las tímidas oposiciones del principio derivaron en docilidad, hasta desembocar en la resignación total.

    O no. Porque una tarde él regresó unos minutos más temprano que de costumbre. No solía hacer mucho ruido al ingresar a su apartamento y sus pisadas tampoco resonaban sobre la superficie del suelo. Fue abrir la puerta y encontrarse a Gardevoir, muy alarmada. Y no tardó mucho en dar con el motivo de tal reacción: ella tenía la videoconsola portátil entre sus manos. Era obvio que quería manipularlo para regresar a su mundo, pero el empleo de ese tipo de dispositivos no era su fuerte. La mirada de Axel era tan gélida, que le hizo estremecer. Soltó el aparato, ya sin fuerzas por el desánimo de haber sido descubierta in fraganti. El chico lo tomó, ella solo atinó mantenerse en silencio y cabizbaja. Entonces se oyó cómo la videoconsola se estrellaba contra la pared, haciéndose añicos.

    —¡Maldita zorra! —exclamó, a la vez que la empujaba para que cayera al piso—. ¡Ya te dije que eres mía! ¡Solo mía! ¿No lo entiendes? —comenzó a patearla con furia, no se podía contener.

    Cada golpe marcaba su piel, cada impacto hacía que su cuerpo se doblegara hacia un costado y hacia otro. Cinco, siete, once puntapiés. Eran tantas que ya había perdido la cuenta. Solo podía percibir la intensidad de su suplicio, mezclándose con las lágrimas y lo que parecía ser su propia sangre. Él estaba fastidiado, se dirigió hasta un estante lleno de artículos de colección y los arrojó también al suelo. Se sentó en la cama y extrajo una jeringa, para llenarlo con un líquido extraño. Ya lista la preparación, procedió a inyectárselo. Gardevoir, adolorida y todo, se aproximó a Axel para impedir aquella acción. El muchacho la apartó con otra patada.

    —¡Ya sé que me estoy haciendo daño, imbécil! —casi le daba otro puntapié más, pero se concentró en terminar con lo suyo—. Ahora no te necesito, piérdete.

    Y la espiral que descendía a la locura seguía su curso a paso vertiginoso. La brutalidad iba en aumento. Alcohol, horas de insomnio, drogas, desidia; desorden y caos. Los días no parecían tener nombres y todas las horas eran iguales, salvo por la predominancia del sol y de la luna. Poco quedaba de ese porte elegante que la pokémon ostentara naturalmente, ahora parecía una muñeca rota, sin espíritu ni vitalidad. Era vivir por vivir. Ya sin esperanzas, ya sin ganas. Era prisionera de su mala fortuna, nada podría hacer para escapar. O tal vez sí.

    El balcón, durante la parsimonia de la madrugada. Mientras él dormía, mientras todas las personas de esa ciudad permanecían ignorantes de lo que sucedía día a día en ese pequeño y funesto rincón. Mientras ellos eran felices, ella debía masticar su desgracia. La brisa le susurraba que no era una mala idea, estaba en un décimo piso, después de todo. Posó ambas manos sobre la baranda. Una idea no tan mala en verdad. Oteó el vacío, pero un brazo rodeó su cabeza y la empujó hacia atrás.

    —Así es como pretendes escapar, ¿no? —Axel la arrastró hasta el living, estaba fuera de sí. Elevó la mano que tenía libre y le mostró el filo de una gran navaja—. Te lo prometí, ¿recuerdas? Que te ayudaría a volver. Ahora da igual si es a tu mundo o a otra parte. El caso es que ya no permanecerás aquí. Esta es mi despedida, Gardevoir… adiós.

    Y le hundió el cuchillo a la altura del abdomen. La criatura ya no sintió dolor, ya no tenía preocupaciones. Este era un sentimiento que la reconfortaba, era algo que añoraba y cuyo reencuentro la llenó de felicidad. Era alivio, el saber que ya no sufriría; que todo acabaría de una vez. Se oyó un alarido ensordecedor, gritos de desesperación y demencia. Él se arrodilló cerca del cuerpo inerte, enarbolando el filo para terminar el trabajo. Algunos de los vecinos, alertados por lo que habían escuchado en medio de la madrugada, llamaron a la policía. Los agentes acudieron al rato y tocaron el timbre numerosas veces. Como nadie respondía, tiraron la puerta abajo. Lo que encontraron dentro los dejó estupefactos. Un muchacho sentado de cuclillas en un rincón, con la cara oculta entre los brazos, aturdido. Cerca de él, una visión espeluznante: la efigie despedazada y deforme de lo que parecía ser algo que no se podía identificar, rodeado de un líquido sanguinolento.


    Bonus: New Game +

    La charla seguía normalmente, hasta que el tema salió por casualidad.

    —¿Y? ¿Cómo va la actividad? El de ‘Ayúdame a Enloquecer’ —interpeló la voz, ciertamente interesado.

    —Bien, supongo —respondió Rage-gal—. No hace mucho tuve que leer el trabajo de uno de los participantes, un fic de Pokimon. Pura basura.

    —¿Tan así? ¿Podrías pasarme el ‘zelda’? —el interés, aparentemente, estaba lejos de menguar.

    La solicitud no tardó en ser correspondida. El anónimo se tomó su tiempo para leer. Ni bien hubo finalizado, dispensó una apreciación breve.

    —¡Jajajaja! No puede ser —la voz sonaba divertida—. Lo que tienes que soportar, ¿eh?

    Rage-gal echó otro vistazo al texto, con acritud.

    —Ni que lo digas —dijo, con tono despectivo—. Estamos tratando con fans de Pokimon, al fin y al cabo. Esos enfermos son como un cáncer. Ya sabía que no tardaría en venir alguno con una de esas ideas extravagantes. Son iguales o peores que los furros, los muy desgraciados.

    —¿Peor que los fans de Undertale? —la voz aguardó la respuesta a la comparativa.

    Rage-gal se quedó en silencio por unos segundos. Estos se extenderían más de lo previsto.

    —Puede ser —contestó.

    —Y… tengo que formularte una pregunta —la voz pareció dudar, estaba pensando algo—. ¿Crees que ese participante tiene alguna posibilidad de ganar una de las tres posiciones?

    —¡JAJAJAJAJA! —Rage-gal casi salta desde su asiento—. Estás de broma, ¿no? ¡De ninguna manera! Esto es un fiasco. No merece ni los minutos que gastamos en leerlo.

    —Digo, original… original no es. Casi se podría calificar de cliché, pero se nota que le ha puesto un poco de esfuerzo y dedicación. Un poco —parecía que el anónimo sopesaba mentalmente cada palabra antes de decirlas.

    —Da igual —acaso el tono era más serio—. Además, la premisa de la actividad era que el o la protagonista de la historia ayudara al personaje en cuestión a volver a su mundo. Y, como viste, este no es el caso. Podría descalificarlo si quisiera.

    —Supongo que tienes razón, aunque me parece un detalle menor. Tú sabrás qué hacer —la voz lanzó un sonoro bostezo al terminar de hablar.

    Rage-gal tomó aquello como una señal. Observó el reloj digital, marcaba las 03:41 AM.

    —Bueno, creo que ya va siendo hora de dormir. Hasta luego.

    Esperó a que el anónimo también se despidiera y cerró sesión.
    Rage-gal pensó en lo terrible que podía ser el mundo y su gente algunas veces. No le cabía en la cabeza que ideas como el que leyera en ese fic sean el producto de una persona con la mente, en teoría, sana. Era algo inconcebible. Miró la figura de Sonic the Hedgehog que permanecía sobre su mesita de noche. Lo alcanzó y, como solía hacer durante esos momentos, empezó a lamerlo con fruición. Más tarde lo frotó lentamente contra su pecho, hasta alcanzar el clímax.
    De verdad, ese tipo de ideas eran inconcebibles.
     
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Gracioso Gracioso x 1
  3.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,201
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Jejeje xP. Sabía que si yo no me animaba a hacer algo con Pokémon (como siempre), alguien más se animaría -w-. Y bueno, este es un trabajo interesante.

    Sí, la premisa es bien cliché en primer lugar... quién no ha fantaseado con tener a Gardevoir en la vida real xD.

    Pero como la originalidad al 100% no existe, lo importante es usarlo bien, o de maneras impredecibles. Y bueno... me gustó ver cómo empleaste elementos del famoso Twitch Plays Pokémon original. También el cómo Gardevoir pensó que iba a estar todo bien en ese mundo... hasta que Alex descendió en la locura. Y su deseo de escapar... su pérdida de esperanza... el ser ya una muñeca rota (y quién sabe, quizás hasta preñada) y la dulce liberación que es la muerte... WOW. Ese Alex es un enfermo...

    Y claro, el "New Game+" fue... ufff... una parodia interesante, que algunos podrían encontrar ofensiva, pero bueh. La pendeja esa hablando mal del fandom de "Pokimon", cuando ella pertenece al de Sonic... y seguramente es fan Sonic X Universe y del comic de Sonichu xD.

    Como sea, es un muy buen escrito, y el ritmo se sintió adecuado, no apurado :P
     
    • Ganador Ganador x 1
  4.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho とうが 犬の大将 Comentarista destacado

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,370
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Prefijo explícito en el fandom Pokemon?

    Bueno, no suelo pasar por Pokemon porque me he perdido muuuucho desde los primeros 150, así que tuve que buscar las referencias de qué tipo de Pokemon es la tal Gardevoir que mencionas llevándome una sorpresa que me dejó así... :blue:

    [​IMG]
    .
    Bueno, eso me explica el porque de la actitud enfermiza y sádica del tal Alex hasta el grado de abusar incluso sexualmente de la pobre criatura (así que podemos acusarlo de zoofílico), por ese lado creo que salió correcto en lo que pretendías transmitir. Y de lo demás no opino ya que este tipo de escritos no son mi fuerte ni mi gusto.

    Saludos.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  5.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket High Score Man

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Qué bueno que hayas comentado todo eso, me otorgas la oportunidad de explicar abiertamente qué quise retratar con este fic, su razón de ser (que va mucho más allá de ser una parodia retorcida).

    Como una vez también te comenté en otro fic (el de Ash X Piedra), yo no soy muy fan de Pokémon. Bueno, lo fui en su momento (allá entre 1998 y 2000, cuando eran 151 y poco más). Siempre me intrigó la cantidad de fans que la franquicia ostentaba y cómo se comportaban (con los shippings, por ejemplo), asuntos que nunca entendí del todo.
    Pero principalmente, me sorprendía la cantidad y naturaleza de sus parodias eróticas con los mismos pokémon (como ese Diglett o lo que sea, que era musculoso y 'sensual') o las mentadas poké-girls (o como se les diga, que vamos... tienen entre 10 y 16 años, como mucho).
    Yo ahí pensaba: ya, son japoneses... ellos lo sexualizan todo, esto es normal.
    Pero me quedé de cabeza al enterarme que esas mismas parodias no eran solo producto del fandom nipón... sino que del occidental también.

    Este fic busca transmitir eso mismo. Un primer encuentro con algo muy raro que no esperabas y que por más que lo intentases, no puedes entender.
    Tiene mucho prejuicio (que los hay, incluso dentro del mismo fandom, según sé) y también un poco de lo esperable en esos casos (no por nada en el apartado New Game + doy por sentado que es así).

    Sobre lo antes mencionado, el New Game +: este breve relato también busca retratar algo que esta muy presente en el medio de los videojuegos. Ya no solo los prejuicios y las opiniones radicales. Sino también la cultura del hate. ¿Que puede ser ofensivo? Precisamente. Los haters no se andan con rodeos a la hora de dispensar sus diatribas, sin considerar las consecuencias (te doy un ejemplo, pero de otro medio: como ese rumor que oí del fandom de Steven Universe, donde una chica posteó un fanart y la llenaron de tanto hate, que terminó por suicidarse).
    Y también añadí una pequeña moraleja en la última escena con la figura de Sonic: por más que señalemos desaprobatoriamente los fetiches o las obsesiones de otros, nosotros también tenemos el nuestro. Me gusta que hayas captado bien ese detalle.

    Finalmente, gracias por puntualizar el ritmo del relato. Ese es el apartado al que le puse más cuidado, aún a costa de prolongar demasiado la narración.
    XD

    ¡Jajajajaja! Gracias por tu comentario, mi edtimadísima InunoKaicho.
    Siento mucho haberte 'arrastrado' a esto.
    :P
    (Lee la respuesta que le doy a Nathan más arriba y todo quedará claro).

    Y no te preocupes, que en su momento yo me sentí igual, muy desconcertado. Mejor pasa de largo y celebra tu aparente 'estabilidad mental', mi querida amiga (?)
    XDD!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Le Mille Clerette

    Le Mille Clerette 

    Tauro
    Miembro desde:
    31 Marzo 2016
    Mensajes:
    606
    Pluma de
    Escritor
    Primera reacción:
    Lol... Lol...¡LOOOL!

    Ahora sí:
    Pues la verdad...no me esperaba encontrar este tipo de relatos en la actividad O.O, no me imaginé encontrar relatos tan "depresivos", enn un principio pensé que esta era una historia de comedia, muy al principio, con eso del gardeboir, pensé que sería un fanfic de comedia crítica al pokefandon (que crítica al pokefandom es), luego pensé "Okey, me equivoque, ahora veremos un fanfic triste de como el chico tiene que superar la ida de su gardevoir", y luego...me quedé como "Va a entender que se equivocó, lo va a aceptar, gardevoir lo perdonará y se irá en paz"....pero....LOL

    Yo soy fan de pokémon...bueno, me quedé en gold, silver y crystal, porque siempre le tuve un repelente psicológico a las entregas de la tercera generación, y a la cuarta, jugué algo a la quinta, y la sexta, junto a la séptima no las toco ni con un palo (al menos los juegos)

    Pero estoy enterado de lo enfermo que puede ser la gente con los pokémon, mundo del cual no soy una persona partidaria, pero tampoco es lo peor de internet, me da igual xD.

    En todo caso, este fanfic si que fue original, y al menos para mí algo impactante, porque vengo a fanficslandia siempre a leer cosas muy family friendly, porque géneros adultos no las disfruto, no porque sean malas, si no porque son...no es lo mío xD.
    Desde que en Fanficslandia se habilitaron escribir fanfics de contenido explicito, yo los evite al 100%, no me leí casi ninguno completo, me leí este por accidente, en toda historia que leo me salto los encabezados, termino de leerla y luego vuelvo para no meterme algún indicio y que todo lo que lea sea sorpresa...y no me decpcioné xD.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  7.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket High Score Man

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esta última parte de tu comentario es lo que me deja reflexionando.
    O sea, ¿realmente el fic podría ser considerado como explícito?
    Lo digo porque, según mi criterio, de que tiene una carga sugestiva o atrevida, la tiene. Pero no tan detallada ni explotada exhaustivamente. Más bien es sutil (creo), queda claro que hay abusos pero no más que eso. No es un punto importamte en la historia ni el pilar peincipal.
    Yo mismo aclaro de antemano si, por esto mismo, ha de ser catalogado como explícito.

    Por otra parte, me alegra haberte sorprendido, cosa que no esperaba que sucediese. Y vuelvo a insistir, porque en el post principal adelanto que la historia tiene como que está un poquito subida de tono. Y al parecer te gustó, o como mínimo te dejó conforme.
    ¿Será que tu rechazo a las historias explícitas solo se da por un prejuicio (justamente la base y razón de ser de este fic, exponer eso mismo, esté justificado o no)?
    Ahí te lo dejo, para pensar.
    XD!!

    Y muchas gracias por tu opinión.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  8.  
    Leviatán

    Leviatán Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Abril 2011
    Mensajes:
    675
    Pluma de

    Inventory:

    Estoy segura que Rage-gal no alcanzaría el clímax con una figurita de Sonic, de sólo pensarlo me causa náuseas. Una de D.va con disfraz de conejita tal vez...

    ¡Oye!
    [​IMG]

    Vamos por partes:
    El primer capítulo me pareció bastante tierno, a pesar de que el protagonista tiene bastantes rasgos que dan miedo por sí solos puedo comprenderlo hasta cierto punto. Vamos, ¿quién no ha viciado así con un juego? Yo personalmente he pasado varias horas sin hacer otra cosa que jugar y, generalmente ni hablo con las personas. Así que me puedo identificar de una manera no tan trastornada con el chico.

    El segundo capítulo me jodió la cabeza, me imaginaba algo como que se enamoraban o él se iba con ella... pero conseguí algo mejor y más zukulento (? Me gustó el giro de la historia, pues como se menciona no era lo que esperaba leer dentro de esta actividad, ¿puede decirse que es original de esa manera?

    Estoy muy feliz de leer esta historia, disfruté bastante y las emociones me cambiaron tres veces: ternura, asombro y risa con el bonus.

    Por cierto, el bonus fue bastante bueno. Ese protagonista Rage-gal se le ve que es un tipazo, deberían usarlo más para escribir.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket High Score Man

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No me esperaba provocar tantas emociones juntas, y tan variadas, además. Se siente bien, he de ser franco.
    Y gracias por la oportunidad, Rage-gal.
    Me divertí mucho escribiendo esta historia tan... estrambótica (aunque todavía me queda la espina de no saber cómo clasificarla).
    Pero muy bien... y ya que mencionas, creo que esta no será la última vez que leas a Rage-gal en una de sus tantas aventuras y desventuras (ya hasta tengo una idea, pero que sea una sorpresa).
    ;)!
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso