Fruta Prohibida (NaruIno, SasuSaku, NejiTen & SuiKarin)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Nami Roronoa, 12 Septiembre 2010.

?

Todos tienen un pasado que se revelara mas adelante, ¿cuál quieres ver primero?

  1. Ino

    0 voto(s)
    0.0%
  2. Sakura

    0 voto(s)
    0.0%
  3. Sasuke

    40.0%
  4. Naruto

    40.0%
  5. Suigetsu

    0 voto(s)
    0.0%
  6. Neji

    20.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Fruta Prohibida (NaruIno, SasuSaku, NejiTen & SuiKarin)
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2743
    Fruta Prohibida (NaruIno, SasuSaku, NejiTen & SuiKarin)

    ¡Hola gente! ¿Cómo les va?
    Bueno, este escrito es importante para mi porq...
    POR FIN ESCRIBIRE ALGO DE NARUINO!!!
    ok, vuelvo a la normalidad xD
    Sucede que hay algo de esta pareja que me hace adorarla con todo mi corazón :) (aun cuando en el fondo amo el NaruHina :o) y bueno... pense en escribir este long-fic :D
    Es Ua, si, pero NO es una historia de colegio, la tipica cliché que ya me tiene cansada.
    No sera meloso ni nada por el estilo, tiene sus momentos de comedia, sus locuras, y tambien tendra SasuSaku, NejiTen y SuiKarin (parejas secundarias xD) y el ShikaTema entrará tal vez después, ya avanzada la historia...
    Veran que les gustara si le dan una chance ;)
    y por ultimo, habra KibaIno y NaruSaku interponiendose en el camino, ya veran :o
    los dejo, bye!!



    Autor: SatoKasuLove
    Título: Fruta Prohibida (Al leer entenderán el porque del título, pero para eso falta :o)
    Pareja: Ino Yamanaka & Naruto Uzumaki (Principal), Neji Hyuuga & Tenten Ama, Suigetsu Hozuki & Karin, Sasuke Uchiha & Sakura Haruno, Shikamaru Nara & Temari Sabaku No (Secundarias)
    Tipo: Long-fic (UA)
    Advertencias: Ni idea, supongo que UA xD
    Género: Drama/Romance
    Dedicatoria: A todas las maravillosas personas que sigan este fic ;)






    Fruta Prohibida



    Capitulo 1



    Llegada







    Un par de tacos aguja negros de siete centímetros entraron en contacto directo con las baldosas grises del aeropuerto de Japón. La joven caminaba con la elegancia de una aristócrata, desplegando su glamour con cada paso. Lucía ropa de las más finas y caras de las marcas, remera de "Armani", jean de "Abercrombie & Fitch", y llevaba como complemento un collar largo con un pendiente en forma de corazón. Era seguida por la fragancia de "Nina", el exquisito perfume de Nina Rucci que ella tanto adoraba. La muchacha de dieciséis años usaba anteojos de sol que ocultaban sus ojos, aunque si se podía admirar su cabello, tan dorado como el sol y parecía brillar con la belleza de esa gran estrella. La chica también llevaba un bolso blanco en su mano izquierda.

    Tras dar unos cuantos pasos, ella se quitó sus anteojos con su mano derecha, revelando dos deslumbrantes ojos de un azul eléctrico que no podían pasar desapercibidos.


    —Ah... —suspiró la muchacha— Por fin estoy de regreso en casa.

    —¡Ino! —una voz masculina notablemente grave llamó la atención de la rubia.


    La joven giró su rostro hacia su izquierda para descubrir a un hombre haciéndole señas con su mano. Se trataba de un hombre mayor que ella, de alrededor de treinta años de edad, un hombre que respondía al nombre de Asuma Sarutobi. Era muy musculoso, se notaba a pesar de que llevaba puesto un simple traje negro. Tenía cabello negro pero corto, una barba del mismo color, naturalmente, ojos castaños bien oscuros y era bastante más alto que ella, quien corrió hacia él arrastrando su maleta, de un color rosa chillón.


    —Asuma, es bueno verte otra vez —sonrió al llegar junto al hombre, que la abrazó inmediatamente.

    —Ino, hasta que regresaste —dijo Asuma con un dejo de nostalgia al soltarla— Iré por el resto de las maletas.


    El hombre tomó con sus musculosos brazos poseción de las cuatro valijas restantes de Ino y guió a la rubia a través del aeropuerto hasta la salida del mismo.



    —Aquí no esta tan caluroso como en Miami —se quejó la rubia mientras el Sarutobi cargaba su equipaje en el baúl de la larga limusina blanca y luego cerraba el mismo.


    La blonda esperó un momento y finalmente él le abrió la puerta de su limusina para que se pusiera cómoda dentro del lujoso automóvil. Ella arrojó su bolso en el asiento y se estiró al tiempo que sacaba su iPod Touch y lo conectaba al puerto USB frente a ella. Mientras Asuma, quien por cierto era su chofer, encendía el coche, Ino ponía música, y su primera elección fue “Womanizer” de Britney Spears, su ídola. Por desgracia, en medio del coro el aparato dejó de funcionar.


    —Rayos, gasté toda la batería durante el vuelo —gruñó la muchacha, desconectando todo y poniéndose a ver por la ventana con resignación.

    —¿Qué tal Estados Unidos? ¿Tus estudios? —preguntó el chofer, abriendo la ventana para poder fumar un cigarrillo.

    —Nada mal, conocí mucha gente interesante y creo que Florida siempre recordará el nombre de Ino Yamanaka —rió ella, recordando los buenos amigos que hizo durante los tres años que vivió en aquel estado— Y estudios… bueno, sobreviví.

    —El inglés es muy importante hoy en día —comentó Asuma, exhalando humo por la ventanilla pero sin quitar su vista del frente— Es por eso que Inoichi-sama te envió a Estados Unidos.

    —Lo sé —aseveró la Yamanaka con un poco de resignación y apretando sus puños— Pero… me hubiera gustado poder quedarme aquí estos tres años. Cuando me fui era tan sólo una niñita que no sabía hacer nada, ahora…

    —Has cambiado —opinó Asuma, arrojando la colilla de cigarrillo.

    —¡Detente, mira eso! —exclamó la rubia repentinamente, señalando a su derecha— ¡Ofertas! ¡40% de descuento en Kosiuko!

    —Tal vez aún te falta cambiar un poco —rió el hombre, deteniéndose frente al negocio de ropa.












    Un joven rubio de dieciséis años caminaba por la calle llena de negocios, conocida como una de las calles más populares de la ciudad por contar con una larga hilera de locales de ropa e indumentaria con los mejores descuentos, era como una especie de bazaar. El muchacho poseía dos ojos azules como el cielo sobre su cabello rubio desarreglado. Vestía una polera blanca y un jean gastado, roto en la rodilla derecha por él mismo. Naruto Uzumaki caminaba con la cabeza hacia el suelo, con las manos en los bolsillos y pateando una pequeña piedra mientras avanzaba.


    —Todos se ven felices en familia, dattebayo —murmuraba él, observando a niños de todas las edades con sus padres y madres, comprando, sonriendo…

    —Naruto…


    La voz que lo llamó por su nombre lo devolvió a la realidad. Quien había hablado era Asuma, apoyado contra la puerta de la limusina blanca mientras fumaba un cigarrillo. El rubio se le acercó pronto tras haber sido llamado por el hombre.


    —Asuma, ¿qué haces aquí? —preguntó el Uzumaki, curioso como de costumbre.

    —Pues estoy esperando a la señorita que termine sus compras —contó el Sarutobi con un poco de pesar— ¿Ibas para la mansión?


    Al tiempo que Naruto asentía con la cabeza, Ino emergió de Kosiuko con dos grandes bolsas, una en cada mano, repletas de ropa que había comprado con la tarjeta de crédito que su padre le había dado, probablemente ese fue un grave error. Ella se dirigió hacia el chofer y el otro rubio, mirando a éste de arriba abajo.


    —Ah, Asuma, vamos —dijo la Yamanaka, luego se dirigió a Naruto— Lo siento, no tengo cambio, otro día te daré monedas.

    —¿Qué? —preguntó el Uzumaki, confundido— Yo no estoy pidiendo dinero.

    —Sí, claro, los pobres nunca piden dinero —ironizó la blonda.

    —¡¿Quién te crees que eres?!

    —¡A mí no me gritas!

    —¡Se calman los dos! —los detuvo Asuma, poniéndose entre ambos. Ellos miraron en diferentes direcciones, cruzados de brazos— Naruto, ella es Ino Yamanaka, la única hija de Inoichi Yamanaka.

    —Hija de… —repitió el Uzumaki, atónito.

    —Ino, él es Naruto Uzumaki, uno de los chicos de la fundación Konoha —lo presentó el Sarutobi.

    —Oh, fundación Konoha, algo he oído de ella —recordó la rubia.

    —¿Algo habías oído? ¡Tu padre la dirige, dattebayo! —se impacientó el muchacho de ojos claros.


    Era verdad. Inoichi Yamanaka había fundado el hogar Konoha para los niños desamparados, siendo éste el último deseo del abuelo de Ino antes de morir. Con una abundante herencia dejada por el difunto fue que logró fundar el hogar, y aún hoy se mantiene gracias al poderoso imperio Yamanaka, dueño de prácticamente toda la industria de la florería no sólo en la ciudad, si no que en casi todo Japón.


    —Ino estuvo fuera del país hasta hoy desde hace tres años —le informó el chofer— Es por eso que no sabe nada de la fundación, que se fundó durante su ausencia. En fin, Inoichi-sama nos espera, hay que irnos.

    —Cierto —recordó ella— Con permiso, si me dejan pasar.


    Asuma abrió la puerta y ella entró. Naruto lo miró y luego entró tras la chica, que se quedó pasmada.


    —¡¿Pero qué rayos… ¡Asuma! ¿Qué hace él en mi limusina? —estalló la Yamanaka.

    —Vamos al mismo lugar, ¿por qué no llevarlo? —replicó el susodicho desde el asiento del conductor.

    —¡Ensuciara toda mi limusina, please! —rogaba ella, desesperada. Naruto se cruzó de brazos, ya instalado del lado derecho del automóvil.

    —No estoy sucio, dattebayo —le aseguró el Uzumaki al tiempo que el motor era encendido y el auto arrancaba.


    Irritada y sin poder pensar en nuevos argumentos, Ino simplemente bufó en señal de protesta y se puso a mirar por la ventana. Afuera, frente a la calle de negocios, había una plaza de juegos para niños, donde se veía a varios grupos de pequeños jugando mientras eran vigilados por sus respectivas madres. Vio como una señora limpiaba a una nenita de unos cinco años, que se había manchado la remera con helado de chocolate. La mujer rió y la abrazó para luego dejarla regresar a sus juegos.


    —Mamá… —murmuró con debilidad la rubia, apartando su mirada de la ventana para posarla en el suelo.

    —¿Dijiste algo? —Naruto no la había oído.

    —Nada —mintió la muchacha— Y si lo hubiera hecho, ¿a tí que te importa?













    —¡Sasuke-kun! —lo llamaba una voz femenina.


    El atractivo joven de dieciséis años dirigió su mirada a la puerta de la habitación. Él era un chico con un físico increíble, cabello negro azabache y ojos oscuros que semejaban una misteriosa noche. Vestía una remera puramente negra, sobre ella llevaba una chaqueta, también negra, de segunda mano, y usaba un jean viejo y algo roto. Su nombre, Sasuke Uchiha. Se encontraba tirado sobre su cama, tan fría como su mirada, pensando en quien sabe que cosas.

    En el umbral de la puerta apareció una muchacha de su misma edad y altura. Era bella, ojos verdes que parecían dos piedras de jade, cabello rosado, su rasgo más particular, largo casi hasta su cadera. Su vestuario consistía en una remera rayada al estilo zebra, una franja negra, una blanca y así seguidamente, una pollera colorada y unas chatitas simples. Era ella quien buscaba al Uchiha, Sakura Haruno.


    —¿Me buscabas? —preguntó él con su tono seco usual.

    —Sí, Inoichi-sama nos mandó llamar —le informó ella— Sasuke-kun, ¿te sucede algo?

    —¿Por qué preguntas? —respondió con otra pregunta Sasuke, como solía hacer.

    —Estás como distante, pensativo, ¿ocurre algo malo? —se explicó la Haruno.

    —Nada. Estoy bien —le aseguró el moreno, poniéndose de pie—Será mejor ir.


    Sakura asintió y ambos dejaron el dormitorio de los chicos, que Sasuke compartía con Naruto y dos chicos más. Era un dormitorio ni muy amplio ni muy pequeño, tamaño regular pero cómodo. Era mejor que la calle, según el Uchiha.

    Salieron al pasillo. Frente a la puerta de la recamara de los varones, estaba el dormitorio de las niñas, o de la niña porque Sakura era la única mujer en la fundación Konoha para chicos carenciados. Era igual a la habitación de los chicos, pero en vez del tono azul de las paredes del cuarto de ellos, allí eran amarillas. Doblaron hacia la izquierda y caminaron un poco para llegar a la sala principal, el recibidor. El trayecto fue silencioso, él no era precisamente de los hombres que hablaban mucho, y ella no quería ser una molestia, como le había dicho él cuando llevaban poco tiempo de haberse conocido…




    —Sasuke-kun, ¿quieres algo? ¿Agua? ¿Pan? ¿Te preparo algo? ¿Quieres almorzar conmigo? —le ofrecía al azabache una Sakura de trece años de edad.

    —Sakura, déjame en paz —soltó él.

    —Sasuke-kun, ¿de qué estás hablando? —se extrañó ella.

    —Eres una molestia —la insultó el Uchiha con frialdad— Déjame solo —Y con esas palabras se retiró de esa habitación.






    La sala principal, que también era el recibidor ya que al ingresar a la mansión Yamanaka por la puerta principal se entraba a este lugar, era bastante amplia, contaba con un gran sillón verde como el césped y dos de un verde más claro a ambos lados como complemento, eran algo más pequeños pero dos personas entraban cómodamente en cada uno de ellos. Frente a los sillones había un gran televisor plasma con DVD incluído.

    Todos ya se encontraban allí. El dueño de la mansión y director de la fundación, Inoichi Yamanaka, un hombre de cabello rubio largo, que llevaba atado en una cola de caballo, de unos treinta y ocho años. Estaban también Shion, una mujer de veinte años, cabello rubio lacio y largo, y una mirada que parecía estar siempre como perdida, mucama de la mansión, y Anko Mitarashi, una mujer algo imponente y ruda, la ama de llaves.

    Los otros chicos también estaban presentes. Suigetsu Hozuki, un muchacho de diecisiete años sencillo y gracioso, de cabello blanco, orbes color violeta, y muy delgado, pero sin embargo lindo. El otro era bastante distinto, un chico de cabello castaño claro largo, ojos blancos que asemejaban dos perlas y siempre con un aire de seriedad. La vida en la calle lo había hecho un cubo de hielo, y siempre se referría a su pasado como “preescrito por el destino”, en lugar de intentar cambiarlo. Su nombre era Neji, pero su apellido era un misterio para todos, incluso para él, ya que nunca tuvo familia, se crió solo, en la calle y de reformatorio en reformatorio.


    —¿Qué sucede? —preguntó Sasuke al llegar, sentándose junto con Sakura en uno de los sillones verde claro. Suigetsu y Neji estaban en el otro, y los adultos de pie.


    Como respuesta a su pregunta, sonó el timbre, y Anko fue a abrir. Se encontró con un Asuma cargado de bolsas de compras y valijas de color rosado, quien pasó sin decir nada y dejó todo, que era bastante pesado, en el primer lugar que encontró.


    —¡Otou-san! —saludó Ino, ingresando a su hogar.

    —¡Ino! ¡Cuanto has crecido! —la reconoció su padre, abrazándola.


    Último, llegó Naruto, quien traía más bolsas pertenecientes a la rubia. Las arrojó junto con todo lo demás que había entrado Asuma y tomó asiento entre Sasuke y Sakura, apretando a estos dos.


    —Dobe, hay otro sillón ahí —se quejaba el Uchiha.

    —Nos estas poniendo incómodos a todos, ¡shannaro! —lo secundó Sakura, enfadada.

    —Muchachos, ella es la razón por la que los llamé —les explicó el Yamanaka— Ella es Ino, mi hija. Estuvo estudiando en Estados Unidos estos tres años para mejorar su inglés y hoy a regresado para quedarse a vivir aquí con nosotros.

    —Es la típica nena de papá, llena de dinero y caprichosa —susurró Naruto entre dientes a sus dos amigos, aún enfadado de como lo había tratado Ino antes.

    —¿Y bien? ¿No se van a presentar? —tronó Anko, acercándose junto a Asuma. Era conocida por todos por no tener mucha paciencia y ser un poco violenta, pero aún así era una buena persona.

    —Ya me conoce, soy Naruto Uzumaki, dattebayo —dijo el Uzumaki.

    —Mi nombre es Sasuke Uchiha —se presentó el joven junto a Naruto.


    Hm… lindo” se dijo la Yamanaka para sus adentros con sorna. La Haruno procedió a presentarse.


    —Yo soy Sakura Haruno —dijo la susodicha.

    —Oh… —soltó la rubia.

    —¿Sucede algo? —preguntó Sakura, confundida.

    —Es que nunca conocí a una chica con una frente tan grande —comentó Ino.


    Entre Sasuke y Naruto, lograron atrapar a la chica de cabellos rosados antes de que se arrojara al ataque contra la hija del dueño de casa. Si había algo que odiaba, eran los comentarios acerca de su gran frente. Los dos muchachos lograron calmarla mientras la Yamanaka reía sonoramente.


    —Ino, compórtate —le pidió su padre, y la chica dejó de reir.

    —Yo soy Suigetsu Hozuki —procedió a presentarse el albino, y señaló al castaño junto a él— Y él es Neji.

    —Puedo presentarme solo —asentó él con seriedad.

    —Bueno, estoy cansada del viaje así que me voy a dar un baño con unas sales europeas que me compré, adiós —y tan rápido como lo dijo, la blonda se marchó a su baño…



    Continuara…




    ¿Qué opinas de este primer capitulo?
    ¿Y de la actitud de Ino, qué opinas?
    ¿Crees que Ino y los chicos podrán llevarse bien?
    ¿Qué habrá pasado con la madre de Ino?
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Re: Fruta Prohibida (NaruIno, SasuSaku, NejiTen & SuiKarin)

    Primero que nada.... ¡¡¡Quiero y exijo que integres a Shikamaru!!!

    jajaja, bueno esk soy super fan de ese problemático ^.^

    ya en serio ahora a responderte ^.^





    que etuvo bueno, tuviste algunas faltas de escritura, en algunas palabras te comiste las letras.
    ademas de que papa lleva acento en la última a: papá

    que yo le hubiera dado un pescueson por malcriada y presumida ^.^... ya en serio, me parece un poco irritante su actitud, pero a lo que puede entender tiene una razon del porque. Asi que esperare a que lo aclares ^.^

    mmm, no sé... por lo pronto Sakura ya la quiere asesinar jajaja. lo más seguro es que a Sasuke le paresca una Molestia... como el dice... y termine odiando la actitud de la rubia al igual que Neji. Tal vez con el que se lleve bien sea con Suigetsu.. ese es un vale m-dre y le dara lo mismo la actitud de la rubia... lo más probable que le responda de igual manera a sus ofensas ya que asi es el caracter del chico agua jajaja.

    Por lo pronto Naruto ya se llevo su primera mala impresion de ella, pero como ya especificaste que es un NAruIno... solo me queda esperar ver la manera en que desarrollaras la historia... hasta que los juntes... y se enamoren ^.^


    ni idea, es tu historia. jajajaa....

    no sé, yo me imagino que murio, en algun accidente...... ho talvez abandono a Ino y a su padre.... no sé.......... serian muchas teorias k ya hasta me esta doliendo la cabeza ^.^

    bien, me a gustado mucho este primer cap. la narracion me parecio buena y agradable, pero eso de la fundacion me recordo a los Kido. (de caballeros del zodiaco) ^.^ ya que al igual que Ino, Saori era igual de berrinchuda y malcriada ^.^


    los errores tubiste unos leves... antes de publicarlo releelo ^.^

    fuera de eso todo esta excelente.

    esperare anciosa la conti amiga.

    sayonara!!!

    Reyk@

     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso