1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - .::yokubô no kagi::.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Nekonome, 29 Junio 2010.

Cargando...
  1.  
    Nekonome

    Nekonome Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Junio 2010
    Mensajes:
    3
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - .::yokubô no kagi::.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2777
    .::yokubô no kagi::.

    Reencuentro (parte 1)

    Corría apresurada del lago hacia su casa, se había tardado mucho tiempo ablando con… ¿con quien hablaba? no lo recordaba, bueno eso no era importante ahora lo primordial era llagar cuanto antes a su hogar, ya era casi hora de la cena, no era que la fuesen a sermonear o algo por el retraso pero no le gustaba llegar tarde. Se paro frente a la puerta de la casa con la respiración agitada tomo un poco de aire y giro la perilla.

    - “Tadaima”- dijo Koemi un poco más calmada al entrar a la casa aunque su despeinado cabello azulcielo delataban que había estado corriendo.

    Fue extraño para ella que nadie le contestase y aun más encontrar todas las luces apagadas.

    - Mamá, papá ¿Dónde están?- preguntaba mientras sus ojos verde jade reparaban el interior de la casa. Esta era un poco amplia pero no para exagerar constaba de un recibidor, que era el lugar donde se encontraba Koemi, unos metros delante del recibidor se encontrar una escalera al lado de la pared que taba hacia tres habitaciones, una era de ella, la otra de sus padres y una tercera que era la de la de huéspedes; junto al recibidor se hallaba una entrada que daba hacia el comedor y en este otra que daba hacia la puerta.

    La chica se empezaba a preocupar nadie le respondía.

    - Papá, mamá- seguía llamado, ahora con mas desespero, decidió entrar a el comedor esperando encontrarlos ahí. Se quedo paralizada ante la escena, el suelo de ese lugar se encontraba lleno de sangre y en ella yacía inmóvil su padre pero… eso… no fue lo más horrible, de la habitación que daba a la cocina salió una oscura figura que sostenía con una de sus manos una larga espada ensangrentada, mientras que en la otra arrastraba por el cabello el cuerpo sin vida de su madre.

    - Oh… ya ha llegado Señorita – dijo la figura dejando caer el cuerpo de su segunda víctima de la noche para observar con sus orbes grises a la jovencita de trece años que se encontraba frente a él. Ella por su parte solo permanecía inmóvil, sin saber qué hacer, expectante a cada movimiento de aquel monstruo. Intento retroceder pero sus piernas no le respondían, estaban paralizadas.

    - ¿Y bien Señorita, no piensa decir nada o por lo menos hacer algún movimiento?- decía esto mientras mostraba una sonrisa arrogante.

    - Entonces… tendré que ser yo quien se acerque a usted – empezó con paso lento a acercarse a la chica, parecía saber el estado en el que esta se encontraba.

    - No… se acerque… aléjese – pudo articular Koemi, aunque se podía notar en su voz el temor y la angustia que sentía en esos momentos. Por su parte la mirada de aquella figura seguía recorriendo cada facción de la chica.

    - No deberías estar tan asustada por la muerte de esas basuras… después de todo… tu eres algo mas especial que ellos, no eres un vampiro pero tampoco una humana, eres la “Yokubō no kagi”.

    Koemi no parecía entender nada, sabía que sus padres eran vampiros y que la habían adoptado pero eso de ser la “Yokubō no kagi” era aun más confuso. Eso no era lo importante ahora debía hacer algo, debía moverse, debía huir si no quería ser acecinada por esa bestia; pero estaba de pie, inmóvil no podía moverse estaba demasiado asustada para hacerlo.
    Unos centímetros antes de que aquel hombre llegara hasta donde se encontraba apareció un chico de cabello rubio, sus ojos eran de un color rojo carmesí pero aquellos ojos no parecían asustar a Koemi.

    - Riku…– fue lo único que pudo decir la chica ante la presencia de quien se encontraba frente a ella.

    Se levante asustada, su respiración era agitada y sostenía fuertemente las sabanas que la cubrían, con una de sus manos retiró con cuidado algunos mechones de cabello que cubrían su rostro debido al repentino movimiento que hizo al sentarse en la cama y luego tomó el despertador que se encontraba en una mesa a su lado y miró la hora, eran las 7: 45, aun faltaban quince minutos para levantase pero decidió hacerlo ya que aquel sueño le había quitado las ganas de seguir durmiendo. Fue al baño y entro a la ducha, dejo que el agua tranquilizara un poco sus nervios.

    - Yokubō no kagi… desde hace ocho años… no lo he vuelto a ver – decía Koemi entre susurros mientras el agua humedecía su larga cabellera y bañaba su delicada piel. En efecto se había convertido en una joven de veinte años muy hermosa, salió de la ducha con una toalla enrollada en su cuerpo y otra en su cabello, se seco y busco un vestido de tirantas verde pastel no tan ajustado pero combinaba muy bien con sus ojos, salió de la habitación y se dirigió hacia la cocina.

    - Buenos días Koe-neechan – decían al unísono dos gemelas de cabello negro muy emocionadas al ver entrar a la chica a la cocina, sus rostros eran tan idénticos y sus ojos eran de un color azul obscuro, lo único que las diferenciaba eran sus cortes de cabello ya que una lo llevaba hasta los hombros y la otra lo tenía hasta la cintura.

    - Buenos días Rika-chan, yuka-chan y buenos días Haruka – le decía Koemi a una mujer de cabello negro que se hallaba sentada en la mesa de la cocina tomando café.

    - ¿No se le está haciendo algo tarde para llegar al hospital? – siguió Koemi. (autora: Haruka era una medico).

    - Un poco, pero esperaba a que te despertaras para que cuidaras a las gemelas antes de que llegue el maestro – decía Haruka con una sonrisa.

    - Mamá tenemos quince años – comenzó Rika (la de cabello corto) como haciendo un puchero.

    - Ya estamos grandes para que nos cuiden – término la frase Yuka, haciendo el mismo puchero que su hermana.

    - Pero… siguen comportándose como niñas – decía Koemi mientras posaba sus manos sobre la cabeza de cada una de chicas y le dedicaba una sonrisa.

    - Bueno… me voy, llegare como siempre antes de que tú te vayas al hospital te encargo la cena ¿de acuerdo? – le decía Haruka a Koemi con una sonrisa (autora: Koemi es enfermera en el hospital donde trabaja Haruka pero ella hace turno en las noches).

    - Hai – Asintió la chica con otra sonrisa para luego ver como la madre de las gemelas se despedía de ellas con un beso y luego salía por la puerta hacia su trabajo.

    ******************************************
    Quince minutos después llego el maestro de las chicas, lo lleve al despacho donde se encontraban las gemelas esperándolo y luego empecé con las labores de la casa. No rea gran cosa, mi parte solo se trataba de barrer la casa, enviar toda la ropa sucia a la lavandería y luego cocinar lo que comeríamos Haruka y yo.

    ¿Se preguntaran porque no mencione a las gemelas? la respuesta es simple, ellas no pueden ingerir alimentos por que su alimento desde hace ocho años es… “sangre”.

    Flash back

    Nos encontrábamos en una sala de hospital “El” junto a otras personas parecían esperara a alguien en ese lugar.

    - No te preocupes me ocuparé de dejarte con alguien que cuide bien de ti, no importa el precio que deba pagar – me decía él, mientras intentaba limpiar algo de sangre que se encontraba en mi cara. Por mi parte yo estaba en shock, realmente no recordaba muy bien lo ocurrido solo sé que después de la masacre ocurrida en mi hogar, llego “el” acompañado de otros vampiros a protegerme, después de eso no recuerdo nada todo es tan confuso.
    Salgo de mis pensamientos al sentir como “esa persona” se aparta de mi lado para colocarse frente a una mujer con bata de médico, era linda tenía el cabello negro no muy largo y ojos café, por lo que pude escuchar su nombre era Megurime Haruka.
    - ¿Es… ella? –pregunto la mujer con una pequeña sonrisa al posar sus ojos en mí, pero era notorio que algo la agobiaba.

    - Si es ella – contesto Riku mi acompañante, mi salvador, mi amigo el que desde hace mucho a estado con migo realmente era alguien especial para mí.

    - ¿Está dispuesta a hacer el trato?... no lo digo porque Koemi pueda ser una molestia para ti al contrario… es una buena chica- dijo mirándome con tanta ternura en sus ojos que hizo que me sonrojara un poco – pero sabes que si les doy de mi sangre ya no serán niñas normales – concluyo este devolviendo su mirada nuevamente a la mujer que tenía en frente.

    - Lo sé… pero… desde que mi marido murió esos dos niñas… son lo único que tengo para seguir adelante- inclino un poco la cabeza - realmente no quiero… perder a de nuevo a alguien preciado para mí.

    Al parecer la ruta escolar en donde se encontraban las gemelas para ir a la escuela sufrió un accidente y ellas desafortunadamente habían sufrido la peor parte, hasta tal punto que aunque Haruka era medico hasta ella misma sabía que no podía hacer nada más por ellas. Su única alternativa era recurrir a aquellos a los que ayudaba secretamente, aquellos a los que la mayoría de los humanos temían, a aquellos que vagaban en la oscuridad de la noche, a los vampiros.

    - De acuerdo – asintió Riku les daré de mi sangre -se acerco a mí y con una de sus manos acaricio suavemente mi rostro- Ya vuelvo a sí que permanece tranquila- me dijo para luego desaparecer entre uno de los tantos pasillos que se encontraban en ese hospital.

    Fin del Flash Back

    Salí de mis pensamientos al darme cuenta de que hora eran, me empecé a alistar ya que Haruka llegaría pronto.

    - Tadaima – dijo Haruka al llegar a casa, en ese momento koemi salía de una de las habitaciones con su uniforme de enfermera, ya lista para partir.

    - Okaerinasai – respondió esta al notar la presencia de haruka.

    - Te has retrasado un poco… empezaba a creer que había problemas en el hospital replico con una pequeña sonrisa Koemi.

    - Si a si fuese te hubiese llamado - contesto Haruka- pero bueno se te hace tarde deberías apresúrate.

    - Hai – contesto Koemi un poco emocionada ya que llevaba poco tiempo en el hospital y le agradaba su trabajo ahí.

    - Iterashai – le dijo Haruka a Koemi.

    - Itekimas – contesto esta antes de serrar la puerta tras de sí.

    El camino al hospital no era tan largo, solo debía caminar algunas cuadras para llegar allí, además si se abstenía a tomar el autobús podría tomar el camino por el parque que quedaba cerca de su trabajo y la verdad le gustaba mucho llaqué siempre permanecía muy alegre porque los niños iban a menudo a jugar en este y también por la innumerable cantidad de arboles que se encontraba en ahí, realmente era muy hermoso.

    El ocaso iba tornándose cada vez más oscuro ya era hora de entrar al trabajo, atravesó las puertas del hospital e inicio con su ocupación. Primero debía encargarse de la sala donde se encontraban los bebes recién nacidos, su trabajo ahí era estar al pendiente de lo que necesitaran los pequeños; nada debía faltarles. Luego de esto debía dirigirse a la sala de urgencias a atender a las personas que llegaran con alguna emergencia.

    - Koemi… estás haciendo un buen trabajo, ojala sigas con ese entusiasmo ya que es muy favorable para el hospital – le dijo una de los doctores del hospital.

    - Gracias… Nomiko- sensei - dijo está un poco apenada por el alago. Por fin después de algunas horas había terminado con sus obligaciones, lo único que hacía falta era hacer lo que a ella más le gustaba, ir a la sala infantil en ella era donde se encontraban la mayoría de los niños que siempre esperaban por su llegada.

    - ¿Cómo se han portado hoy niños? - dijo tiernamente al entrar en una sala llena de pequeños que la esperaban con mucha impaciencia.

    - Muy bien Koe- neechan – respondieron todos al unisonó muy animados.

    - Bien pues… saben para que estoy aquí verdad, como se los prometí hoy también vengo a cantarles antes de dormir a sí que acomódense en sus camas.

    - Haaai neechan – contestaron algunos mientras otros iban acomodándose en sus camas recibiendo un poco de ayuda por parte de Koemi.

    Luego ella tomo una silla y la coloco en el centro de la habitación para que todos los pequeños pudieran escucharla, las camas de los niños se encontraban en dos hileras a cada lado de las paredes como es habitual en una habitación de hospital donde se encuentran barios internos. Koemi inicio con su canto.

    Haru ni saku hana Natsu hirogaru sora yo
    Kokoro no naka ni Kizamarete kirameku
    Asa ni furu ame Mado o tozasu hi ni mo
    Mune ni afureru Hikari wa kumo no ue… (Ashita Kuru Hi)

    (Aquí les dejo el link para que la escuchen completa )

    Después de esto pudo observar como todos los pequeños se habían quedado dormidos y terminada su última labor decidió alistarse para salir del hospital.

    *******************************************************

    - Salí del hospital, de verdad era agradable cantarle a los niños pero al hacer eso casi siempre salía un poco más tarde del hospital. Eran las 10:05 relativamente no era tan tarde así que me aventure a tomar de nuevo por el camino del parque, a la luz del día este era verdaderamente lindo pero en la noche… era mágico, no había muchas personas a esas horas pero… las luces de este eran tan hermosas que me perdí en mis pensamientos al observarlas.

    - Buenas noches… Señorita… ¿no cree que es un poco tarde para dar un paseo en el parque? - esa voz la saco de sus pensamientos. La chica giro su cabeza hacia sus lados pero no encontró a nadie. Se volteo y en frente de ella se encontraba una mujer que lucía un vestido estilo kimono asta más arriba de las rodillas, parecía un poco mayor que ella, su cabello era castaño y sus ojos eran carmesí pero además de su apariencia también llamaba la atención una katana que portaba en su cintura.

    - Que es… lo que quiere – dijo Koemi con un poco asustada ya que era obvio que las intenciones de aquella persona no serian nada agradables para con ella.

    - No se preocupe no le hare daño ya que mis órdenes son solo llevarla… aunque… si usted se opone – su rostro no mostraba ninguna expresión – tendré que hacerlo por la fuerza – concluyo aquella mujer. En aquel momento lo único que se le ocurrió a Koemi fue corre para no ser capturada, correr para escapar pero fue interceptada por dos sujetos que al parecer estaban bajo el mando de la persona que la había encontrado.

    - Creo que es conveniente para ti que no escapes… si no quieres salir lastimada – la mujer giro levemente sus ojo hacia un lado del parque y en un rápido movimiento saco su espada para esquivar el ataque que iba hacia ella de parte de otra figura que también poseía una espada. Luego aquel sujeto en un rápido movimiento golpeo a los dos hombres que sostenían a Koemi, arrojándolos a los pies de aquella mujer para luego posicionarse de espaldas a la chica para protegerla.

    - ¿estás bien Koemi? – pregunto este aun si voltearse.

    - No puede ser… - aquellos cabellos rubios aquellos ojos carmesí - ¿eres tú?... ¿eres tú?


    Continuara…
     
  2.  
    Reiko_T

    Reiko_T Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    10 Diciembre 2007
    Mensajes:
    130
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: .::yokubô no kagi::.

    Neko, esto no va aquí. Te lo muevo.

    Esto es fanfic e historia, pero más específicamente es CONCURSOS de fanfic e historia.

    Ten mucho ojo, leete las reglas de todos los fotos y, cualquier duda, estamos por aquí.
     
  3.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: .::yokubô no kagi::.

    Nekonome, he puesto en tu post el archivo adjunto que habías colocado.
    Por razones de seguridad, pedimos que coloquen la historia dentro del post y no como archivo adjunto.
     
  4.  
    Nekonome

    Nekonome Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Junio 2010
    Mensajes:
    3
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: .::yokubô no kagi::.


    Disculpa por esto *verguenza*, lo que pasa es que soy nueva en el foro y por eso estoy algo desubicada.
    pero... lo puedo dejar aquí? es que me gustaría su opinión de todos modos.
    gracias.
     
  5.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: .::yokubô no kagi::.

    Reiko_T ya lo ha movido al foro adecuado.
    Te recomiendo leer las , en todo caso.
     
  6.  
    Nekonome

    Nekonome Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Junio 2010
    Mensajes:
    3
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: .::yokubô no kagi::.

    bueno ya le quite cosas que no iban pero de todas formas díganme si aun esta mal, y si sí porfa díganme como borro el fic y les evito mas problemas
    gracias
     

Comparte esta página