1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Viviendo en las Sombras [SessKag]

Tema en 'Inuyasha y Ranma 1/2' iniciado por Cami Chan, 4 Febrero 2012.

Cargando...
  1.  
    Cami Chan

    Cami Chan Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Marzo 2011
    Mensajes:
    305
    Puntos en trofeos:
    178
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Viviendo en las Sombras [SessKag]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    720
    ¡Hola a todos! Este es mi primer fic de esta pareja, así que es algo totalmente nuevo para mí. Espero que les guste el prólogo. Saludos.
    -o-o-o-
    Prólogo
    -o-

    1796, Tokio, Japón.

    —Debido al predominio de humanos sobre demonios en el mundo actual, el consejo sobrenatural declara que, a partir de este momento, las generaciones futuras de humanos no deben saber nada sobre nuestra verdadera identidad —Habló una voz autoritaria—. Así los espíritus de los difuntos demonios lo piden, y así se salvará nuestra raza de la extinción.

    Aquella noche, en aquel extenso terreno, el silencio predominaba. Una gran cantidad de demonios poderosos se hallaba reunida allí, la única restante. Se oyeron murmullos de desacuerdo en cuanto se insinuó que la raza humana podría acabar con ellos. Ante eso, aquella misma voz autoritaria volvió a hablar.

    —Los humanos han utilizado su inteligencia para igualar nuestras habilidades. Cada vez desarrollan más armas y, si bien algunas no son inútiles contra nosotros, el desarrollo es tan rápido que el pronóstico futuro no es bueno. Así lo han predicho los espíritus de nuestros antepasados y debemos estar preparados.

    El silencio volvió a reinar. Un demonio en especial, probablemente el más poderoso de los allí presentes, miraba todo con especial desconfianza e incredulidad, sin dejar que ninguno de sus pensamientos cambiara la expresión de su rostro. La luz de una enorme fogata iluminaba sus bellas facciones, tras las cuales se escondían pensamientos letales para quien se atreviera a desafiarlo.

    —La era de los demonios, nuestra era, ha terminado. Los humanos han tomado control de nuestro mundo y debemos mantenernos en las sombras desde ahora.

    Las palabras de aquel discurso entablado por el demonio inferior, pero respetado, Totosai, habían calado en lo más profundo de todos aquellos poderosos demonios. Ninguno pretendía aceptar que los humanos pudiesen contra ellos, pero había una cruel realidad: ya habían acabado con una gran cantidad de los suyos y no quedaban los suficientes, por más poderosos que fueran, para predominar sobre los humanos. Aquellos que se encontraban con vida eran los más poderosos, que sobrevivirían sin problemas, pero eran una minoría alarmante.

    Apenas concluyó el discurso, aquel demonio de bellas facciones, que se mantuvo en silencio en todo momento, se dispuso a retirarse de allí.

    —Sesshomaru —llamó una voz a sus espaldas.

    Totosai se había acercado a él, tratando de saber qué se fraguaba por la cabeza de aquel poderoso daiyoukai.

    —Totosai —reconoció el aludido con voz seca sin voltearse a verlo.

    El anciano demonio no se acercó ni un poco, en parte por el temor que le tenía al hijo del poderoso Inu No Taisho y en parte porque sabía que a éste no le haría ninguna gracia.

    —¿Qué harás ahora? —Le preguntó. A su espalda toda una masa de demonios murmuraba acerca de las recientes noticias, a pesar de que ya muchos se habían marchado para esconderse.

    Una leve expresión escéptica se formó en el rostro del gran demonio, volviendo rápidamente a la estoica de siempre. Sin contestarle, se alejó del lugar, con su largo cabello plateado brillando a la luz de la luna. A paso calmo, se internó en la oscuridad del bosque. Los murmullos se hicieron lejanos y, eventualmente, desaparecieron. Una vez más, sólo había silencio.

    «¿Qué harás ahora?», resonó en su cabeza.

    Él lo tenía muy claro. Era más que obvio. Haría lo que siempre había hecho sin esfuerzo y que no por las circunstancias de ahora iba a cambiar:

    Vivir.
     
    • Me gusta Me gusta x 32
  2.  
    Miyu Taisho

    Miyu Taisho Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2011
    Mensajes:
    148
    Puntos en trofeos:
    153
    Pluma de
    Escritora
    Bueno gracias por la invitación, me gusto mucho se ve interesante y tu mas que nadie sabes que me encantan tus historias ya te lo dije una vez, bueno volviendo al tema narraste muy bien, no note ningún error ya que estaba muy concentrada leyendo que no me di cuenta de una falta ortográfica, pero igual ten cuidado con la ortografía, bueno sin mas que decir me despido y esperare el primer capi, avísame por favor si no es mucha la molestia, bye
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Lizvetta

    Lizvetta fakest witch you'll ever know

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,026
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Verdaderamente bueno el preludio, Cami, me has dejado boquiabierta.
    Los humanos están tomando control de todo y han exterminado a una gran población youkai, ¡que desgracia, por qué! pero supongo que era cuestión de tiempo.

    Los demonios podrán poseer poderes, pero los humanos son muuy inteligentes.
    ¿Ahora qué hará Sessho?

    Perfecto, me avisas de la conti es un SesshxKag♥
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    FiraLili

    FiraLili Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    15 Febrero 2011
    Mensajes:
    357
    Puntos en trofeos:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Hola, Cami.

    Gracias por la invitación, no tengo en claro si he comentado en algún escrito tuyo pero no importa, no tengo buena memoria que digamos pero si es el primer comentario que te escribo espero que se vuelva costumbre, no soy de las personas que dejan comentario (si, soy floja, lamento eso) pero dado que son muy pocas las historias que comento sólo lo hago por dos razones: 1) La historia ha llamado mi atención o 2) Necesita ayuda.

    Y en tu caso es la primera, el trama a pesar de ser sólo el prólogo me ha llamado de inmediato la atención, siempre me he preguntado si los demonios no existen en la época de Kagome, puesto que cuando ella regrésa 500 años, el mundo está repleto de ellos. Por eso me será grato seguir leyendo éste FF además de que es de mi pareja favorita "SessKag". Quiero saber como seguirá el rumbo la historia, mantenerse de bajo perfil no será nada facil, menos para Sesshomaru teniendo en cuenta su cabello platino, aunque no me quejo de los ojos, a mí me gustan.

    En lo técnico no puedo ayudarte, no soy buena en ortografía pero la narración me apreció amena y fluida, espero disfrutar de más capítulos así. Por favor, avisame cuando haya continuación, la estaré esperando ansiosa.

    Un beso y bendiciones,

    FiraLili​
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    inariamy

    inariamy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Mayo 2008
    Mensajes:
    428
    Puntos en trofeos:
    254
    Pluma de
    Escritora
    Hi cami-chan muchas gracias por la invitacion.
    Bueno para comenzar me alegra que decidieras hacer un ff de esta adorable pareja, no esta de más decir que soy fan de la pareja jeje, esperemos lo mejor de ellos.
    Me ha fascinado la trama y te juro que no me imagino como se desarrollara la historia de aqui en adelante y eso es lo que mas me emociona xD
    No hay ninguna falta de ortografia Sempai, eres buena en eso no como yo jaja.
    En fin se que tu ff sera exito, asi que espero que me informes del siguiente capitulo, nos estamos leyendo.

    Ina-chan :0
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    474
    Puntos en trofeos:
    297
    Pluma de
    Escritora
    Hola Amiga, cómo te lo prometí aquí estoy linda.

    WoW me quedé impacta con la introducción linda, de verdad se me deformó la cara de saber que ahora se deben ocultar para que no los maten, pobrecillos, y que mal por Sesshomaru tener que rebajarse a nuestro nivel ¬¬

    No puedo esperar a saber cómo haces de este magnifico relato un SesshKag, uuy tengo tantas ideas, soñaré con las probabilidades hasta la próxima conti.

    Me enamoré de esta parte ...
    Él lo tenía muy claro. Era más que obvio. Haría lo que siempre había hecho sin esfuerzo y que no por las circunstancias de ahora iba a cambiar:

    Vivir.


    Es cómo muy a lo BadBoy así jajajaja, bueno linda, normalmente haría una corrección pero no noté ningún error a simple vista, me obligaste a abrir el World y tampoco, está impecable, ¿Usaste Beta?, te quedó perfecto.
    Bueno linda eso sí, me gustaría pedirte que agrandes un tamaño la letra se me hace difícil leer así por mis problemas a la vista, bueno esa sería mi única recomendación, eso y que hagas capítulos largos y emocionantes, bueno linda hasta la próxima no leemos, te quiero. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Fadow

    Fadow Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    20 Diciembre 2011
    Mensajes:
    42
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    Uno de los personajes que siempre he admirado de la serie de InuYasha es precisamente Sesshomaru, no me gusta más que el protagonista, pero con pocas palabras causó mucha polémica entre las chicas seguidoras de esta serie. O por lo menos de mi parte. Con esto está demostrando que no sólo el protagonista es quien se lleva la audiencia, también el segundo lugar.

    Interesante tu prologo, me gusta la idea de que los demonios, una raza muy distinguida se esconda para siempre, entristece un poco porque supongo que tendrán que esconderse o hasta convivir con los seres humanos. Con todo lo sucedido, y conociendo un poco Sesshomaru, no creo que tenga intenciones de mezclarse con los humanos, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones si apenas nos has dado el prologo. Me agrada el comienzo de tu historia, muy interesante. Te deseo mucha suerte con tu primera historia de esta pareja, estoy segura que cautivara a muchos lectores, y de mi parte, de estaré siguiendo en cada continuación que nos regales.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    ELIZABETHCULLEN

    ELIZABETHCULLEN Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    5 Octubre 2011
    Mensajes:
    49
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    No puedo decirte màs que ME ENCANTO!!. al igual que firalili siempre me pregunte que pudo haber pasado para que en la epoca de Ahome no hayan demonios.Asi que voy a estar esperando la continuacion.Gracias por invitarme!!.

    estoy super sorprendida de que josefina-chan se haya tomado tantas molestias para buscarte un error jajaja (no es broma,ni me burlo de ella me asombre de verdad,)

    Realmente impecable,muy bien redactado, sin errores,y atrapante tu historia.

    ¡¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADES!!!!!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    yanin

    yanin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    19 Octubre 2005
    Mensajes:
    476
    Puntos en trofeos:
    337
    Pluma de
    Escritora
    Hola aamiga primeramente garacias por invitarme a leer tu ff esta muy interesante ademas por que es que Sesshoamru y Kagome me gusta la forma en que narras los hechos no vi mala ortografia, solo una sugerencia si podras hacer un poco mas largo los capitulos:p eso es todo esperare el siguiente capitulo con muchas ansias.

    salu2;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Kikuz-sama

    Kikuz-sama Líder de críticos Crítico

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    608
    Puntos en trofeos:
    296
    Pluma de
    Escritora
    Hola querida, gracias por la invitación :)

    Me ha gustado, a pesar de que fue corto (y me encantaría que fueran más largos), demuestras la situaciuón en la que los poderosos youkais se encuentran ¿al borde de la extinsión?, ¿Como llego a pasar eso? Después nos enteraremos de eso, espero.

    Bien no note faltas de acentos (claro, que en eso no soy muy buena) y tu descripción fue bastante clara, muy buena.

    Espero que me avises de la conti y disculpa que el post sea tan corto pero tengo el tiempo justo y tento que correr, nuevamente gracias por la invitación.

    Sayito!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Puntos en trofeos:
    243
    Pluma de
    Escritora
    Cof.. cof.. cof... Casi me matas!
    Siempre, Hasta ahora si soy sincera, he amado la personalidad de Sesshomaru, es un príncipe sexy y frió! Arrrrgg~~ ♥, pero eso no significa que ame su fuerza... Claro que no, si me mata, estoy jodida.

    En fin, me ha encantado, hasta la más mínima descripción del ff.
    Es muy bueno, no lo niego, me ha atraído el titulo cual mosca encandilada con la luz. Si soy una pervertida y cochina mosca xD... (No me toméis en cuenta, estoy muy algo loca.)

    En fin, no tengo idea si he comentado en tus ff, pero este me a parecido muy bueno, recalcando tu buena escritura y narración. Y claro esta... Tu gran imaginación.

    !Felicidades! Es un buen ff, y no creo que solo sea yo la que te lo diga en el transcurso de los capítulos.


    atte:razon
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Cami Chan

    Cami Chan Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Marzo 2011
    Mensajes:
    305
    Puntos en trofeos:
    178
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Viviendo en las Sombras [SessKag]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    3910
    ¡Hola a todos! Lamento mucho la demora. Quiero darles a todos las gracias por los comentarios, me alegro mucho de que les atrapara el prólogo. Pues bueno, ahora volvemos a la actualidad. A medida que pasen los capítulos prometo que todo se volverá más interesante. Este primer capítulo tiene como principal objetivo mostrarles qué es de la vida de los personajes. Espero que les guste.

    -o-o-o-
    Capítulo Uno
    -o-
    Se Desentierra el Pasado


    2012, Tokio, Japón.

    —Hasta luego, señor Takeda. Recuerde tomar sus vitaminas todos los días cada ocho horas.

    El anciano hombre le sonrió en respuesta desde su silla de ruedas, pero fue la mujer que lo llevaba, su hija, quien contestó:

    —No se preocupe, doctora, yo misma me aseguraré de que tome todos sus medicamentos. De nuevo, muchas gracias por todo —dijo para luego hacer una leve reverencia de agradecimiento.

    La joven doctora sonrió.

    —No se preocupen, es mi trabajo.

    Encantados por la belleza y amabilidad de su doctora, aquellas personas se marcharon del hospital. Apenas habían cruzado la puerta cuando la bocina que había en la pared comenzó a transmitir un mensaje.

    «Doctora Higurashi, se la solicita en emergencias», llamó repetidas veces aquella voz.

    La joven azabache salió disparada por los pisos de linóleo azul. Todos los enfermeros y enfermeras le abrían el paso a través de los enredados pasillos del hospital mientras ella se iba atando el cabello. Llegó a la recepción de emergencias y una enfermera —muy amiga suya— la abordó inmediatamente.

    —Kagome, acaba de llegar un caso complicado. Tenemos a un niño de cinco años con grandes dificultades para respirar —relataba ésta mientras caminaban por otro largo pasillo hacia la habitación del paciente—. Le he puesto una máscara de oxígeno y obligué a sus padres a esperar en la sala de espera. Ya pedí que le tomaran radiografías.

    La aludida escuchó atentamente todo y entró rápidamente a la habitación. El pequeño niño las vio entrar con lágrimas en los ojos y una mascarilla de oxígeno. Apresurándose para que éste no hablara —ya que no sabían qué tenía y podría ser peligroso—, Kagome se acercó a él y comenzó a hablarle para que estuviese tranquilo. Misaki, la enfermera, le mostró la ficha del niño.

    —Hola, Naoki. —Leyó el nombre en la ficha—. Soy la doctora Higurashi.

    El niño la miraba extasiado. Kagome tomó su estetoscopio.

    —Bien, cariño, ahora necesito que respires lo más que puedas —dijo mientras ponía el artefacto en el pecho del pequeño. Luego de inspirar un poco, Naoki hizo una mueca de dolor— ¿Te duele ahí?

    El niño asintió débilmente. En ese momento otro enfermero entró a la habitación.

    —Doctora, aquí están las radiografías del niño.

    Misaki las tomó y las puso en la pantalla iluminada de la pared. Kagome le sonrió a Naoki y se puso a ver las radiografías. Indudablemente, el niño se había tragado algo que le estaba dificultando las vías respiratorias. De inmediato se dieron órdenes de enviarlo a la sala de operaciones para extraer el artefacto. Misaki se llevó al niño en la camilla mientras Kagome iba a hablar con los padres de éste.

    Miró la hora. Se le estaba haciendo tarde para un importante compromiso familiar… otra vez. Su trabajo no le daba descanso, pero le enorgullecía de todos modos. Siempre le había gustado sanar a la gente, ayudarlos a seguir viviendo a gusto, y la medicina era todo eso y más.

    —¿Señores Kyoyama? —llamó en la sala de espera.

    Una pareja se acercó a ella bastante alarmada por la salud de su hijo. Kagome les explicó la situación y ellos se mostraron dispuestos a hacer lo que fuera para que su pequeño se mejorara, además de hacer una promesa de vigilar muy bien a su hijo para que no volviera a meterse cosas peligrosas a la boca.

    Luego de una hora de cirugía exitosa, Kagome comunicó a los padres de Naoki las noticias y éstos se deshicieron en agradecimientos. Aquello era cosa de todos los días. Kagome vivía una vida agitada llena de emociones, pero aquello le alegraba. Mientras más ocupada estuviese, menos tiempo tendría para pensar en sus propios problemas y lidiar con sus recuerdos.

    Una vez cerrada la última emergencia, Kagome se apresuró a pedir permiso de salida, el cual le aprobaron.

    —¡Kagome! ¿Ya te vas? —Se acercó Misaki.

    La aludida, que ya iba de salida, volteó a verla. Allí estaba su amiga, una joven alta y muy flaca por contextura, de pelo castaño y ojos del mismo color. Bonita y delicada; esas eran las palabras que mejor la definían.

    —Sí, tengo un compromiso importante y ya voy tarde —contestó con voz cansada.

    —¡Oh! Es que tengo un amigo que quiere conocerte —confesó con voz pícara su amiga—, pero bueno, será otro día.

    Normalmente, Kagome le habría contestado con molestia, ya que Misaki constantemente trataba de presentarle hombres para emparejarla con alguien, pero ella se negaba siempre. Por alguna razón, los hombres humanos ya no le parecían que eran para ella.

    —Sí, otro día —mintió y salió de allí.

    Tomó el primer taxi que se le cruzó. Para empeorar su suerte, el tránsito estaba terrible. No alcanzaban a avanzar ni un metro sin que tuviesen que frenar de nuevo. Rezaba en su mente para que mágicamente los autos comenzaran a avanzar más rápido, pero aquello no ocurría.

    —¿No hay algún atajo o algo así? —Le preguntó al taxista, inclinándose sobre su asiento en la parte trasera.

    —Lo lamento, señorita, pero no hay forma de salir de este tranque.

    Exasperada, se derrumbó contra su asiento y miró por la ventanilla. Las grises y tupidas nubes indicaban que en cualquier momento iría a llover y ella no traía paraguas. Suspiró. Vio a los peatones pasar a su lado por la acera, ¡hasta ellos avanzaban más rápido que ella! Frustrada, miró sus zapatos: unas cómodas zapatillas de hospital. Probablemente le servirían hasta para una maratón.

    Una sonrisa asomó las comisuras de sus labios. Tenía una idea.

    Sin previo aviso, abrió la puerta y salió del taxi. Normalmente no habría hecho algo así, pero no podía permitirse perder aquél compromiso, ¡nunca se lo perdonaría! Escuchó cómo el taxista le gritaba cosas como «¡loca!», pero no le prestó atención y se puso a correr. Vio con satisfacción cómo pronto dejó atrás el taxi. Había acertado: iría más rápido a pie que en auto. Dio gracias por ir siempre cómoda al trabajo, con un par de vaqueros y blusas ligeras, ya que aquello le estaba siendo tremendamente útil en aquel momento.

    Al fin se encontró al pie de las escaleras del templo de su familia. Las subió tan rápido como pudo, ya que se hallaba muy cansada luego de correr tanto. Una vez arriba, corrió todo lo que dieron sus piernas hasta la puerta de la casa. Después de golpearla repetidamente, su madre salió a recibirla.

    —¡Kagome! —Se alegró la mujer al verla para luego estrecharla en un efusivo abrazo.

    La joven de ojos como el cielo aspiró el aroma de su madre y se sintió en casa. Desde que se había independizado apenas tenía tiempo para visitar a su familia, lo que le provocaba gran pesar. Ellos también la extrañaban sobremanera, pero entendían que su querida Kagome tenía muchas obligaciones a las que no podía faltar.

    Se separaron un poco para apreciarse mejor. El paso de los años se notaba en la señora Higurashi; ya algunas arrugas poblaban su cara, además de las pocas canas que habían comenzado a salir. Sin embargo, se veía extremadamente bien para su edad. Por supuesto, así como los años se notaban en la madre, también lo hacían en la hija. Kagome era ahora incluso un poco más alta que su madre, su delicada figura se había desarrollado con más curvas —especialmente atractivas para el sexo opuesto— y su tez, tan blanca y libre de imperfecciones, en contraste con sus carnosos labios rojizos, le daban un aspecto de muñeca de porcelana.

    Se sonrieron con afecto.

    Su madre la invitó a pasar. Desde el pasillo se escuchaban risas y voces animadas provenientes de la sala. Entró en la estancia y se encontró con varios integrantes de su familia reunidos alrededor de una mesa llena de tentempiés. Sus tíos —la hermana de su madre y su esposo—trataban de que su hijo adolescente, Kei, participara con los demás, pero él estaba empecinado en quedarse en un sillón apartado de los demás. Su madre pronto fue a reunirse con su nuevo esposo inglés, John, un hombre alto y fornido de cabello oscuro y tez bronceada a quien toda la familia adoraba. Souta, su hermano, ya casado, bailaba con su esposa Hitomi al compás de una suave música proveniente de la radio.

    —¡Feliz cumpleaños, abuelo! —exclamó la azabache.

    Al fondo de la habitación, sentado en una silla, aquel hombre esbozó una débil sonrisa de felicidad al ver a su nieta, quien se apresuró a darle un abrazo y luego saludar a los demás. Si a alguien le habían afectado los años, era a su abuelo. Cada día estaba más viejo y débil. Había tenido que dejar sus deberes en el templo, pero la señora Higurashi hacía lo que podía para que éste siguiera funcionando. A pesar de su debilidad, él parecía tener el mismo espíritu enérgico y alegre de siempre. Kagome se ocupaba de hacerle las revisiones necesarias cada cierto tiempo y, aunque él detestaba que lo trataran como a un bebé, el que fuese su nieta quien lo atendía lo hacía mucho más cooperador.

    —Toma. —Le dijo Kagome entregándole algo que sacó de su bolso—. Es un pequeño libro que habla del antiguo Japón. Explican las interpretaciones del arte, las armas, las formas de gobierno y, por supuesto, la mitología de la época.

    Su abuelo sabía tanto como su madre, Souta y ella que la «mitología» no era más que la pura verdad. A Kagome le había parecido buena idea regalarle aquello, ya que era el tema que más le interesaba a su abuelo y era una actividad que no requería esfuerzo físico.

    —Muchas gracias, Kagome —exclamó el anciano con energías renovadas.

    Souta, bastante curioso por aquél regalo, se acercó a ellos con su esposa pisándole los talones. El muchacho era, en esencia, el mismo de siempre: alegre, considerado y, en ocasiones, hasta tímido, pero todo aquello se sumaba a su nuevo porte y desarrollo. Se había convertido en un buen abogado y era, en muchos sentidos, el más responsable de la familia.

    —Anda, abuelo, ábrelo. —Le animó éste.

    El anciano hombre no esperó más y, lanzándole una nueva mirada de agradecimiento a su nieta, abrió el curioso libro. Para aquel momento, toda la familia se había reunido para ver. La primera página tenía una pequeña introducción que rezaba:

    «Japón no siempre fue el lugar que todos conocemos hoy en día. Siglos atrás, las peleas eran muy distintas a las guerras de palabras en las calles. Eran violentas y terminaban en derramamientos de sangre que sólo podían tener como razón la ambición y el deseo de poder absoluto. Muchos pensarán que esto no debe tener nada de especial, que era necesario para ser quienes somos hoy, pero todos aquellos se equivocan.
    En el pasado, los humanos se enfrentaban a seres sobrenaturales que causaban destrucción y muerte. La sed de sangre de estos era insaciable y nadie sabía ponerle fin. Éstos seres eran mejor conocidos como “youkais”.»

    Luego de esas palabras, había una breve invitación para adentrarse en el libro. Kagome no se esperaba aquello. Ella pensaba que el libro era más bien cultural, pero parecía más un catálogo de demonios. Hablaba de los tipos de demonios y qué habilidades poseían. Para los que ignoraban los viajes en el tiempo de la azabache, aquel libro era tremendamente interesante y divertido, ya que no lo tomaban en serio. Sin embargo, para Kagome era todo lo contrario. No podía explicarse quién había recopilado tal información, ya que era tremendamente exacta. Primero hablaban de las deidades que tomaban forma humana para engañar a los aldeanos, cosa con la que la chica se había encontrado varias veces; luego pasaba al tema de cómo muchos humanos se entregaban a demonios para obtener poder, tal como había hecho el mismo Naraku. Entonces comenzaba una descripción más específica, hablando de los personajes más importantes.

    «Como en todos los tiempos, la división de los territorios era de extrema importancia. Los demonios inferiores sentían la necesidad de ser gobernados por alguien que velara por sus tierras, con lo que siempre se verían protegidos de invasiones por parte de demonios de otras regiones.
    El antiguo Japón poseía cuatro grandes dinastías, las cuales poseían el las tierras de Norte, el Sur, el Este y el Oeste, respectivamente. Esta forma de distribución tenía como objeto crear un equilibrio y mantener a los súbditos de cada región bajo control. Se considera a los dueños de las diversas regiones como los demonios más poderosos de la historia de Japón», explicaba el libro.

    Todos leían con atención y, luego de leer esto, dieron vuelta la página. Lo que vieron a continuación era un retrato. Un joven de finas facciones —casi afeminadas— miraba con sus ojos rojos, rodeados por unas extrañas manchas moradas, al frente. Su cabello era largo y negro y vestía una armadura bastante estrafalaria. Sin embargo, a pesar de sus delicados rasgos, su expresión parecía mortífera.

    «El retrato a la izquierda pertenece a Ryuji, último descendiente de la dinastía dragón, mejor conocida como la poseedora de las tierras del Este. Siendo considerada como una dinastía poderosa, su último heredero superó todas las expectativas. De carácter sumiso normalmente, Ryuji era temido por todos debido a que cuando su cólera se desataba, la destrucción era tal que las muertes eran innumerables. Su verdadera forma, a la que solo recurría en momentos de extremo peligro, era la de un dragón, al igual que todos sus antepasados.»

    Kagome se sorprendió. Jamás había escuchado hablar de aquél personaje. Pero claro, en sus viajes a la época antigua ella y su grupo no pasaban de las tierras de Oeste, por lo que todo lo que iba más allá les era desconocido.

    —Mira qué casualidad, tiene el mismo carácter de Kei —bromeó su tía mirando a su hijo. El aludido se cruzó de brazos, molesto.

    —Ya, pongan la siguiente —pidió con enojo. Su madre rió ante el capricho adolescente de su hijo y luego todos volvieron a centrarse en el libro.

    En ese momento Kagome se paró.

    —¿Alguien quiere té? —ofreció, ya que ella tenía ganas de una taza.

    —Yo, por favor, Kagome —pidió John, su padrastro. Ella asintió.

    —¡Yo también, hermana! —exclamó Souta con sus ojos fijos en el libro.

    Kagome miró a Kei, quien no se mostraba muy interesado por aquellas cosas. Debido a su edad —quince años—, estaba en una etapa en que le gustaba, en cierta forma, aislarse del mundo. Estaba formando su personalidad y eso hacía que estuviera irritable la mayoría del tiempo. Era algo normal. A esa edad las personas se sentían incomprendidas y sensibles, pero Kagome estaba segura de que, una vez que pasara esa etapa, su primo sería un chico sumamente interesante y atractivo para las chicas —si es que no lo era ya—. Kei era alto para su edad, con cabello castaño y ojos del mismo color. Era un niño sumamente lindo y, tras toda su seriedad, de buen corazón.

    —¡Kei! —Lo llamó la azabache— ¿Me ayudas a preparar el té?

    El chico, feliz de tener una excusa para salir de ahí, asintió y rápidamente se fue con ella a la cocina.

    —¿En qué te ayudo? —preguntó una vez allí.

    Kagome le sonrió con complicidad.

    —Si quieres, siéntate allí en lo que yo lo preparo. —Señaló la mesa de diario—. Tardaré sólo un minuto.

    Kei frunció el ceño.

    —Si no voy a hacer nada, ¿para qué me pediste ayuda? —preguntó mientras se sentaba donde su prima le había señalado.

    Kagome sacó tres tazas de las blancas alacenas y puso a hervir agua.

    —Parecías molesto allí. Creí que querrías alejarte por unos momentos. —Se encogió de hombros y volteó a verlo.

    Su primo puso los ojos en blanco y luego la miró a los ojos.

    —Gracias, supongo —agradeció—. Créeme, no es que no quiera estar aquí… Es sólo que mis padres son muy molestos. Me tratan como si fuera un bebé. No me toman en serio.

    Kagome se aseguró de que el agua estaba hirviendo bien para luego sentarse junto a su primo. Al parecer, tendrían una especie de «charla emotiva».

    —Escucha, Kei, comprendo perfectamente lo que sientes. Yo también tuve tu edad. Es normal que nos sintamos incomprendidos, ya que nunca nadie podrá pensar de la misma manera que uno, pero nuestros padres sólo tratan de acercarse a nosotros. Sé que te puede parecer molesto, pero quieren lo mejor para ti.

    Kei se echó para atrás en la silla y suspiró.

    —Eso lo sé bien. Es sólo que… —Guardó un momento de silencio y luego miró a su prima— ¿Nunca has sentido que no estás donde deberías?

    Aquella pregunta le cayó como un balde de agua fría. Miró a su primo con sorpresa y desvió la mirada rápidamente. ¿Que si nunca había sentido que está donde no debería? Más de una vez. Sus recuerdos vagaron involuntariamente al lugar que ella se prohibía recordar, debido al dolor que aquello le provocaba. El recuerdo de una sonrisa arrogante y unos ojos dorados la abordó como un rayo. Más de una vez había pensado en que quizás su lugar habría sido al lado de aquel hombre, junto a sus amigos, pero el destino le había negado aquello cuando el pozo se selló. Lo había meditado bastante y había llegado a la no tan reconfortante conclusión de que, de haber sido aquél el lugar donde debía estar, el pozo no se habría sellado dejándola de éste lado de la línea del tiempo.

    No pudo más que asentir con la mirada perdida. Su primo suspiró apoyando su cabeza en la mesa. Ahora ambos se mantenían en silencio, perdidos en sus pensamientos. Pasaron algunos minutos así, hasta que ambos se vieron sobresaltados por el sonido de la tetera, que anunciaba que el agua ya había hervido.

    Sirvieron el té en cada taza y las pusieron en una bandeja. Volvieron al salón y se encontraron con una escena extrañísima. El abuelo sostenía el libro en una mano y un periódico en la otra, alternando la mirada entre uno y otro.

    —¡Son extremadamente parecidos! —exclamaba con asombro la señora Higurashi mirando el periódico.

    —Yo les dije que el «demonio» del libro se me hacía familiar —dijo su tía, la señora Senri. Su tono fue sarcástico al decir la palabra «demonio».

    Kagome dejó la bandeja en la mesita donde se hallaban los tentempiés y se acercó a ver qué tanto analizaban sus familiares.

    —¡Mira, Kagome! —llamó su madre— ¿No te parecen increíblemente parecidos?

    La aludida miró el periódico que tenía su abuelo en la mano.

    «Empresario hace gran fortuna con contrato millonario», rezaba el titular.

    Kagome vio la foto bajo éste. Un hombre guapo, de unos treinta y tantos años quizá, miraba fríamente a la cámara. Pero no fue aquello lo que le cortó la respiración. A la joven se le pararon los pulmones en cuanto vio aquellos ojos dorados, aquellos ojos del color que tantas veces le había quitado el sueño. El hombre le parecía extremadamente familiar, pero no le era especialmente fácil de reconocer… hasta que vio la imagen del libro.

    «El Lord de las tierras del Oeste, daiyoukai de la dinastía de los Inu —demonios perro—, era temido por todos. Su nombre era Sesshomaru. Es considerado hasta hoy como uno de los demonios más poderosos de todos. No se conocen todas sus habilidades, pero se sabe que su verdadera forma era la de un perro demonio gigante, con la cual desplegaba todo su poder. Se dice que quien osara desafiarlo moría sin consideración alguna».

    Y allí estaba su retrato. Con su típica mirada fría y sin emociones, Sesshomaru inspiraba grandeza. Lo habían retratado tal y como Kagome lo recordaba, con su largo cabello plateado, sus ojos dorados y penetrantes, las marcas tan características de su cara y con su armadura. Un escalofrío le recorrió la espalda al recordar todas las veces que había visto a ese demonio en acción y de todo lo que era capaz.

    Su ojos volvieron al periódico. Luego al libro. Iba de uno a otro con el corazón latiéndole a mil por hora. ¿Podía ser aquello cierto? Era verdad que habían ciertas diferencias, por ejemplo, en el periódico las marcas de su cara habían desaparecido y sus orejas no se veían puntiagudas, pero en todo lo demás eran idénticos.

    ¿Qué significaba aquello?

    Mareada, Kagome se separó de todos de un salto, lo que provocó que todos la miraran.

    —¿Kagome? —Se extrañó su madre.

    La joven la miró por un instante. Su mirada se hallaba turbada y confundida.

    —Voy a tomar aire.
     
    • Me gusta Me gusta x 25
  13.  
    FiraLili

    FiraLili Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    15 Febrero 2011
    Mensajes:
    357
    Puntos en trofeos:
    286
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola de nuevo!

    Por Dios, juro que me has dejado con la boca abierta y deseando seguir leyendo, de verdad la trama de esta historia me ha llamado por completo la atención y dejame felicitarte, casi no hay buenas historias sobre Inuyasha y menos de esta pareja pero ¡puff! la tuya simplemente preciosa. Además de que juntaste un poco de historia de Japón, eso me gusto, no sé si te has informado sobre los cuatro Lord del Feudal sino lo has hecho te invito a hacerlo porque es sencillamente interesate (yo lo hice para escribir mi FF, aunque no lo he publicado en su totalidad en este foro).

    Sólo una observación, no, no es ortografía ni nada de eso, soy mala para detectar. Sesshomaru es Lord del Oeste no del Este, y de dato cultural la dinastía Dragón gobernaba el este no es norte, algo curioso que me ha llamado mucho la atención es que en la historia de Japón el linaje Inu no existía, en vez de eso era un tigre blanco "Byakko".

    Sabes me mataste en la parte donde apareció Sesshomaru, ¡oh!, mi Dios, ¿sigue teniendo el cabello plateado? Porque si lo dejaste con el cabello plateado te amaré :D tengo una debilidad por ese hermoso cabello. Por cierto me causo risa ese pensamiento de que los hombre humanos no eran para Kagome, me reí mucho. Espero el siguiente capítulo.

    FiraLili.​
    P.D. El link que me dejaste me lleva a otro FF, "Amor profugo" si no me equivoco.​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Lizvetta

    Lizvetta fakest witch you'll ever know

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,026
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    ¡¿Cómo puedes dejarlo allí?! ¡NOOO! -w-
    Bueno, Kagome es una doctora, me pareció bastante adecuado ya que en el sengoku ella se encargaba de las medicinas y de curar a cierto hanyou tropezón, así que no me ha caído tan de sorpresa pero sí, ha sido agradable º-º
    Jajaja, ella como siempre siendo ella, preocupada hasta la raíz del cabello por los demás y... Seguro que caminó bastante hasta el templo, si eso queda alejado alejadísimo de todo D: pero menos mal que siempre se viste cómoda.

    Y Souta se hizo un hombre sexy <3 si ya de chiquito daban ganas de violárselo, ¿qué será ahora? y se casó con su amor de toda la vista Hitomi, y tuvieron un mini chico orgulloso sexosísimo. Las palabras del chico le cayeron duro, aunque considero que lo que dijo es verdad, a veces nadie parece comprendernos a los adolescentes... Muy listo, y pues, Higurashi hace un buen papel como la tía powah (?) Juro que me se me detuvo la respiración cuando Kagome vio a Sesshômaru en el libro. Esa descripción te salió genial: imponente, sexy, poderoso, cruel y... En la actualidad se ve igual de hot pero ¡les has quitado sus marcas Inu, y sus orejas de Final Fantasy! ;__; aunque opino igual que Fira, si le dejaste el cabello plateado TE LOVEARÉ.

    Otra cosa que tengo que decir es que el youkai descendiente de los dragones no está para nada mal /babas.
    Anyway, no vi errores, un escrito pulcro e interesante, ¡ya quiero que se encuentren! me avisas de la continuación.

    Saludos.
    White Kitty♥.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Puntos en trofeos:
    243
    Pluma de
    Escritora
    Valga me! Ni siquiera se que decirte. No tienes errores de ortografía, ni de dedo. Algunos errores culturales, como te dijo FiraLili , pero nada más.

    La verdad me dejas con la intriga de saber de como, ahora o después, Kagome se encontrara con Sesshomaru. Incluso llego a pensar que en el camino se encontrara con las reencarnaciones de sus amigos.

    Me pareció muy gracioso; "Los hombres humanos ya no le parecían que eran para ella", a mi tampoco me gustan los "Humanos" de esta era, hay que considerar buscar un Youkai en este siglo, a ver si son mejores.


    atte:razon

    Pd: Gracias por avisar, no te preocupes por la equivocación. ♥
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    Fadow

    Fadow Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    20 Diciembre 2011
    Mensajes:
    42
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    Al principio me dio la impresión que estabas moldeando de nuevo la historia de InuYasha, pero recapacité cuando mencionaste el nombre de Naraku en el libro que Kagome le había regalado al abuelo. Fascinante capitulo nos has regalado, me atrapaste con los primeros diálogos y la profesión de Kagome Higurashi, no había leído en ninguna historia que ella se dedicaría a la profesión de un doctorado. Cuando pasé por esa parte pensé “quiero ser doctora”.

    Sesshomaru, tan culto como siempre ¿será que se habrá mezclado con los humanos sin pasar desapercibido?, espero que muy pronto sus vidas se crucen. Te felicito por el tamaño de tu capitulo, ni tan corto ni tan largo. Si lo hubieras hecho corto te hubiera regañado, pues la trama me atrapó demasiado, es interesante que estos hechos ocurran años después de que el pozo devora huesos fuera sellado. Qué nostalgia me dio. No me queda más que decir que desearte suerte con todo esto, estoy segura que nos levaras a escenas muy entretenidas e interesantes.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    ELIZABETHCULLEN

    ELIZABETHCULLEN Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    5 Octubre 2011
    Mensajes:
    49
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    Me habias mandado para otro lado ¿no querias que leyera la continuacion? jajaja.
    Me encanto el capitulo, al principio crei que era una nueva historia,que se trataba de Sesshomaru y kagome en este tiempo,por ese motivo me parecio raro cuando dijiste que los hombres humanos no eran para ella.pero segui leyendo y NO, ella habia viajado, esta seria una continuacion al momento de cerrarse el pozo.
    Buen capitulo,no encontre errores y ya quiero leer mas!! me dejaste con la boca abierta ¿que va a hacer ahora Ahome por Dios ya quiero saber.

    White Kitty como que quieres violarte a Souta?? nos estas volviendo locas a todas con tu historia mira como esta White...

    Espera ¿¿¿Koga esta vivo todavia??? de Inu no tengo esperanzas por que el viviria menos,ademas la habria buscado,pero Koga era un yukai al igual que Shippo,ahhh Shippo me muero ahora tiene que estar grande.

    actualiza rapido please besossssssssssssssssssssss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    inariamy

    inariamy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Mayo 2008
    Mensajes:
    428
    Puntos en trofeos:
    254
    Pluma de
    Escritora
    Hi, disculpa la tardanza, pero estaba empesando un nuevo semestre y ahora apenas y tengo tiempo de pasarme por aqui jajaja, incisto, en que imaginacion es grande Sempai, me has impresioando con la continuacion, nunca me imagine que Kagome sea doctora, jejeje, de echo creo que es el primer ff, que leo y ella tiene esa profecion.
    Aunque estoy muy emocionada, quiero saber como se conoceran ellos dos, por que de seguro, conociendote, sera una super escena, jejejeje, lo espero con muchas ancias, gracias por avisarme, que recuerda, tengo memorio de corto plazo y olvido donde participo, jejeje, esperemos que no pase, pero sere una fiel servidora y lectora de ti Sempai, bien nos estamos escribindo en el proximo capitulo, exito.

    ina-chan ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Kai Stavros

    Kai Stavros Usuario VIP Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,377
    Puntos en trofeos:
    491
    Pluma de
    Escritora
    No deseo, por nada, ver aquí más spam. Querida Cami de mi ex pin, por favor, si hay spam, reporta, no le des "Me gusta" Por que creen que está bien. Cuando no es así, pasen por aquí por favor:
    Gracias por tu atención.

    Cuando pueda edito y comento tu historia, ¿si?
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  20.  
    Monyc

    Monyc Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    28 Febrero 2012
    Mensajes:
    52
    Puntos en trofeos:
    22
    Wow!!! no habia leido tu fic y valla que fue un error porque es grandioso.
    Escribes tambien que hasta me imagine a mi Sessho y todo, de verdad ya quiero ver como los vas a unir y si es que vas a incluir a Inuyasha, aunque lo dudo por que segun entendi solo sobrevivieron los mas fuertes y no es que Inu no fuera fuerte,pero dudo que haya sobrevivido con lo atrabancado que es, aunque hubiera buscado a Kagome y no lo hizo eso quiere decir que murio, o no puedo esperar la continuacion para ver con que sorpresas nos sales. Espero que me avices cuando la publiques
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página