1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic Fanfic - Verano de amor.

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Antonella, 27 Mayo 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Hola amiga!!!!!! :) aki pasandome a postear si lo sé lo sé soy una reverenda incumplida te dije ayer y se me paso es que aun seguía estudiando y cuando entre y me puse a leer me botaron ¬¬ (Si padres .. ) Pero bueeeno aqui estoy totalmente embelesada de haber leido tu conti !!!! Me encanto este capitulo y es obviuuusss estuvo lleno de romance y celos lo que me encanta xsupuesto.

    Haber x donde empiezo xD aah claro claro Inuyasha siempre de arrogante y siempre de malcriado ¬¬ ke acaso no te enseñaron modales o como tratar correctamente a una chica zopedaso de ... ù.u y encima viene Kikio y le planta un beso es el colmo de estocolmo señor jesús!!! No no y para rematarla es la hermana de Miroku xD jajaja cha ke tales opuestos eeh ... ya bueno O.o Kouga le va a cortar a Ayame???? JUAT!!! Pero xkeeee aay bueno podre de la pelirroja cuando se entere ke su AUN novio beso a Kagome a la pobre le va a caer con todo y raja ... Y es que Kagome tenia razon xD te muestro te muestro la parte ke me dio risa xD

    jajajajaja xD see chica mira ke la ke esta escribiendo esa novela es mi amiga heather :P ... Y bueno pasando a otro punto me dejaste completamente intrigada con las palabras de Sango. <<—Umh… Interesante; así que Inuyasha y Koga gustan de Kagome —murmuró Sango —. Pero que pena que esa relación no vaya a salir bien.>> O_o??? Esperate entonces eso quiere decir que Sango está tramando algo en contra de Kagome??? O lo dijo x otro motivo en especial?? ... Porque definitivamente tuvo que haberlo dicho x algo, y esa actitud taan como decirlo "malvada" en sus palabras me dejo pensando largo rato en serio ... Y Bah!! con la aparicion de Kikio es obvio que le va hacer la vida imposible a Kagome ¬¬ como si para otra cosa sirviera la palida esa xD jejeje lo siento esta bien fue bashing pero es que asi soy Gomene!!!

    Y bueno llegamos a la parte donde te kiero matar xD jajaja me ilusione .. pense que el abuelo verde era un fantasma pero en realidad era un amargado con la sociedad ajaja ... Y al parecer odia a su nieta o.O mmmm interesante ya quiero saber cual sera ese secreto que esconde la familia materna de Kagome ... Y una pregunta ¿¿donde quedo Kagura?? xD jajaja se fugo con Naraku suave!! ... Naah naah era broma pero bueno esperemos que todo con la mamá de la chica esté bien, Bueno amia gracias x avisarme estoy super contenta ya kiero conti pronto esto se pone bueno cada vez nos estamos leyendoooo aioooss!!!!
     
  2.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Verano de amor.
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    3383
    Re: Verano de amor.

    Cantidad de palabras: 2,587.

    Hola chicas; ¿cómo están? Espero que bien. Como anuncié en mi otro fic, he estado muy ocupada porque son los últimos días de clases, de año escolar, y como estoy en quinto, es un poco fuerte. Pero bueh, equis, aquí les traigo la continuación, espero que les guste. La hice ¿larga? Me he fijado que sale más corta cuando se narra en primera persona, pero se lee rápido.

    El capítulo está centrado en: Kagome, Kagura y Ayame. Y sobre el misterio/secreto del abuelo y madre de Kagome O. o
    Supongo que ya alguna han deducidos que podría ser, creo que alguien atino en su comentario.


    Verano de amor.
    Capítulo 4.

    Tras escuchar la conversación de mis abuelos; salí corriendo hacía mi cuarto. Allí me encerré, mientras mi respiración era agitada. Cogí el teléfono y marqué rápidamente el número de mi madre, tardaron algunos segundos en contestar, que para mí; fueron eternos.

    —¿Hola? ¿Kagome? Mi amor, me alegra oírte —contestó del otro lado del teléfono.
    —¿Por qué no te hablas con mi abuelo? —pregunté de un solo golpe, esperando cualquier tipo de respuesta, pero mi madre se quedó en silenció y luego habló:
    —Kagome, son cosas de adultos que los jóvenes…
    —¡Ah, claro! Que los jóvenes no entendemos. No soy tarada mamá —exclamé un poco alterada. Tenía los nervios de punta —. Da igual, no me digas nada, aún soy una niña.
    —Pero… Kagome…
    —Luego te llamo —y corté la llamada, un poco enfadada, angustiada, nerviosa. No sabía realmente lo que me ocurría en esos momentos. Quería que la tierra me tragara.

    Me recosté en la cama por unos minutos, cerrando los ojos y tratando de meditar; pero de pronto oí pasos y el sonido de la manija de la puerta que abría lentamente. Me pareció de película de terror. Pero era mi tía Kagura, quien entraba a la recamara.

    —¿Interrumpo algo? —preguntó ya estando dentro.
    —Supongo que no… —contesté sin mucho ánimo, pero mi expresión cambió cuando la visualice por completo. Me levanté de la cama alterada y me acerqué a ella. —¡Tía! Está espectacular. ¡Qué linda!
    —No exageres Kagome —contestó un poco apenada, pero ocultándolo con su expresión fría —. ¿Preparada para está noche?
    —Sí —contesté en seco. Aún no sabía a qué se refería, me había olvidado de todo y debía recordar.
    —Será increíble la fiesta —dijo ella.

    Oh, claro; la fiesta, la party… Con tantas cosas lo había olvidado, era está noche y debía lucir espectacular para… ¿Inuyasha? ¿Por qué se me había venido a la mente? Mi tía me volvió a hablar, indicándome que había ido de compras, que me mostraría las cosas que compró. Yo la acompañé hasta su cuarto, y quedé sorprendida al notar que había comprado demasiado. Parecía una adolescente divina cuando le cargan la tarjeta de crédito.

    Tardó unos minutos en salir del armario, y cuando la vi, tenía un vestido corto color blanco. Le quedaba ajustado a su cuerpo, y se veía divina. Kagura; mi tía, era realmente una mujer hermosa.

    —Es lo que llevaré está noche —comunicó ella un tanto alegre. Esa sonrisa tenía nombre, de seguro sería el hombre con quien estaba saliendo a escondidas de Kaede.

    Se iba a probar otra prende, cuando de pronto entró mi abuela.

    —¡Kagura! —La expresión que tenía cuando entro al cuarto, cambio de inmediato al ver a su hija —. Me voy al pueblo a comprar algunas cosas. Hola Kagome. No volveré hasta finalizando medio día.
    —Está bien, madre.

    Notaba cierto cambio en la actitud de mi tía cada vez que mi abuela estaba presente. Era como si viviera esclavizada en esa casa; y ya siendo una mujer, debía tener sueños, metas que trazar. Pero en esa casa no conseguía la libertad que se merecía. Recuerdo cuando mi tía me comento algo curioso, que nunca lo había entendido hasta el día de hoy: “Deseo ser libre como el viento”

    Kaede se despidió de mi tía con un beso en la mejilla, y me agito la mano en forma de despedida. Luego salió de la recamara cerrando la puerta tras salir.

    Mi tía se volvió a cambiar, y luego, ambas, nos dirigimos a la playa. Me había invitado a almorzar a las afuera de la casa, así que me pidió que me cambiara a un bikini. Esto fue horas después, y ya nos encontrábamos caminando por la playa. Notábamos como el agua golpeaba nuestros pies; me encantaba aquella sensación, aunque el ambiente entre ambas era pesado, permanecíamos en silencio.

    —¿Cómo fue tu cita con aquel hombre? —me atreví a romper el hielo con aquella pregunta, y no supe si fue la adecuada para establecer una charla. —Al día siguiente te noté contenta.
    —Fue… increíble; pero no te puedo contar mucho, son cosas de adulto.

    ¿Cosas de adultos? Era la segunda vez en el día que me decían esa frase. Estaba harta de que me trataran como una niña. No pedía que me contara con detalles sí se habían acostado o no, pero al ver la reacción de mi tía, deduje que era eso lo que había ocurrido en la cita… Me daba cierta curiosidad saber quién era ese hombre.

    Extendimos una toalla y sacamos las frutas, los sándwiches, y otros víveres. Nos sentamos cómodamente, y aproveché la oportunidad para hablarle sobre el abuelo.

    —Tía… —murmuré insegura.
    —Dime.
    —¿Qué relación tiene mi abuelo y mi madre? ¿Qué ocurrió en el pasado?

    Silencio. Fue lo que obtuve como respuesta. Kagura giró la cabeza hacía el mar, sin intenciones de contestar. Se soltó el cabello y dejo que el viento bailara con ellos. Nunca la había visto con el cabello suelto, siempre lo llevaba recogido entre plumas, dependiendo de la vestimenta que cargara en esos momentos. Pero eso no venía al caso, aún no contestaba a mi pregunta.

    —Necesito saber qué ocurre. Desde que he llegado a esta casa, el abuelo me esquiva.
    —Kagome, no necesitas saber nada —contestó arrogante —. Tu madre, quizás hizo algo que no estaba bien visto en aquella época. Pero eso es pasado, y el pasado debe quedar allí; en el pasado.

    Mi tía se levantó, sacudiendo su traje de baño de dos piezas; la conversación no parecía gustarle, pero yo necesitaba saberlo.

    —Voy al agua. ¿Me acompañas? —preguntó, al no ver respuesta rápida de mi parte; comenzó a caminar hasta la orilla del mar, lista para sumergirse.

    Me levanté algo molesta.

    —¿Sabes? Tengo derecho a saberlo. ¿Qué fue lo que ocurrió? Tengo 17 años, ya estoy grande.

    Kagura se detuvo, pero no se giró. Me dirigí hacía ella y la encaré, tenía una expresión sería, más de lo habitual.

    —No Kagome; no creo que debas saberlo.
    —¿Por qué? —dije un poco calmada.
    —Mira Kagome… creo que no soy la adecuada para contarte algo que podría afectarte; y no, no pienses que es algo malo, pero a tu edad puede que te haga daño saber el secreto.
    —Está bien… No me digas nada —me volví hacía donde estábamos comiendo, mientras ella suspiró y se metió al agua; pero no nadaba, simplemente flotaba con una mirada perdida en el cielo, quizás pensando en algo importante. Y no precisamente en aquel hombre.

    Saqué otra toalla individual y la extendí en la arena. Debía agarrar un poco de color para la fiesta.

    ***

    Debí quedarme dormida, ya que notaba como alguien me llamaba; era mi tía.

    —Vamos Kagome, se nos ha hecho tarde.

    Tenía sed, y aún estaba soñolienta.

    —Ya son las cuatro; has estado horas durmiendo. ¡Ya hasta estas negra! —exclamó mi tía recogiendo las cosas.

    La ayudé con las cosas y nos incorporamos nuevamente a la casa, que no estaba muy lejos de donde estábamos. Antes de entrar por la puerta, mi tía me agarró de la mano e hizo que la mirase a los ojos rubí que poseía.

    —¿Estás segura que quieres saberlo? —preguntó. Realmente no me esperaba aquello tan de repente.
    —Sí —respondí rápidamente.
    —Verás Kagome, tu madre…
    —¡Menos mal que las veo! —exclamó mi abuela abriendo la puerta; Kagura se giró nerviosa, mientras yo miraba a mi abuela. De seguro había oído y llegó inoportuna.

    Estaba nerviosa, no sabía qué ocurría, cuál era ese secreto.

    —¡Madre! —dijo Kagura un tanto nerviosa —. Hemos comido y nadado afuera.

    Kaede carraspeó y nos detallo a ambas; luego penetramos en la casa y yo subí a mi recamara.

    Narrador externo.

    Horas después, Kagome se encontraba bañada y con ropa seca, sentada en la silla del cuarto, vagando por su cabeza los acontecimientos que ocurrían en aquella casa. Ignorando por completo quién estaba en la puerta de su habitación, esperando el momento oportuno para entrar y ver su... ¿nieta? El prefería llamarla "la otra", desde hace 17 años, cuando se enteró de que por fin había nacido Kagome; no aceptó a Sakura como su hija, siempre decía que tenía una sola hija; Kagura.

    Para el anciano, aquel nacimiento había sido una deshonra para la familia; una vergüenza; un insulto que debía ser pagado. Pero… ¿Quién tenía que limpiar el honor de la familia? ¿Quién tendría qué hacer esa difícil misión? ¿Debía ser él? ¿El abuelo?

    Hoy, era el día; hace 17 años, donde su hija había cometido ese pecado, que él nunca perdonó.

    ***

    ¿Qué podía ponerme para la fiesta? ¿Falda ó pantalón? ¿Un vestido quizás…? De pronto, mi tía entró en el cuarto.

    —Tienes visita Kagome, es una chica —anunció mi tía.
    —¿Quién?
    —No me ha dado su nombre. ¿La hago subir?
    —Sí; claro.

    ¿Quién podría ser? ¿Sango? ¿Kikyo? O… ¿Ayame? Oh no, todas menos ésta última, no sabía con qué cara mirarla a los ojos luego de lo sucedido con Koga. ¡Yo no era así!
    Un par de minutos pasaron para que Ayame hiciera acto de presencia; con los ojos rojos e hinchados.

    —Me… me-me ha dejado, Kagome —tartamudeó lanzando sobre mí, mientras yo la abrazaba.
    —¿Quién?
    —Pues Koga. Me ha dejado; ha roto conmigo.

    La abracé más fuerte, mientras ella correspondía y lloraba descontrolada sobre mí. Realmente estaba afectada.

    —Vamos Ayame, arriba esos ánimos, no debes ponerte así por un chico —dije sentándome en la cama, mientras ella hacía lo mismo, colocándose al frente mío. Aún así, tenía el descaro de mirarla a los ojos. Fingiendo ser su “mejor amiga del verano”

    —No sabía a quién contarle. Perdóname Kagome.
    —No te preocupes; para eso están las ¿amigas? —me sentía como el demonio en persona. Pero esperen… ¿Por qué debía sentirme así? No fue mi culpa que su novio me haya robado un beso, o que la haya cortado. Al menos qué…
    —Me ha cortado por otra.

    Aquella declaración fue como una daga en el pecho. Mi corazón se aceleró de los nervios, mientras movía la cabeza escuchando atentamente el relato de Ayame, quien no paraba de votar lágrimas mientras hacía su relato.

    —Seguro es una zorra que habrá conocido. Si me llego a enterar; juro que le arranco los ojos con mis propias uñas.
    —¿Quién puede ser? —pregunté tragando saliva.

    No es que yo fuera vanidosa ni nada por el estilo; pero sí él me había besado, debía significar algo. No quería meterme en problemas con Ayame. Además, yo me había fijado en Inuyasha, y no en Koga, aunque éste último era lindo, no podía negarlo, y en aquel beso sentí mariposas en el estomago.

    —No lo sé… Koga siempre ha tenido muchas chicas detrás de él. Pero nunca me había cortado por una. ¡Maldita la chica que le guste!

    Me levanté de golpe, quería desviar un poco el tema. Sí; lo sé, me había convertido en una guacha, alguien sin corazón. Esto no se le hacía ni a tu peor enemigo.

    —¿Sabes qué? ¡Está noche es la fiesta! Debemos divertirnos, y debes demostrarle que no te afecto tanto, eso lastimaría su ego —traté de animar con una risa nerviosa.
    —Kagome… —dijo no muy emocionada —. Se me han ido las ganas de ir a esa fiesta. Además ya es tarde, mi casa queda lejos y no iría con esta ropa.
    —¡No importa! Puedes probar de la mía.
    —¿Segura? —suspiró ya más calmada y limpiando sus lágrimas —. ¡Gracias! Tú sí eres una amiga de verdad.

    Ella se levanto de la cama, se puso a inspeccionar minuciosamente mi armario, de vez en cuando miraba alguna prenda; pero no parecía decantarse por ninguna.

    —Tienes ropa bonita, pero… —dijo sacando un vestido amarillo —. Pero no sé, ninguno me llama la atención.
    —Si quieres puedes… —dije un poco avergonzada. Se seguro la ropa de Ayame era de marca, y por eso no se decidía por ninguna de la mía.
    —¡Ya está! ¡Éste es perfecto! —exclamo sacando unas cuantas cosas, que no deduje a ver.

    Me senté en la orilla de la cama, mientras Ayame se probaba lo que había cogido. ¿qué sería? Me preguntaba un poco nerviosa.

    Ayame me había dicho que era una buena amiga, pero las buenas amigas no roban a los novios; es decir, que yo era una amiga un poco bipolar... No me gustaba la idea. Tenía que ir pensando qué iba a hacer con Koga está noche... O haber que hacía el conmigo.

    Minutos después, salió Ayame.

    —Bueno, ¿qué tal me veo? —preguntó con una sonrisa.
    —¡Increíble! Estás súper guapa —dije sinceramente.

    Tenía puesto unos tacones altos dorados, eran casi nuevos; unos pantalones ajustados negros, que le hacía lucir una figura espectacular. Y una blusa dorada, con escote en la espalda, y parte del pecho.

    —Ya verás cuando te vea Koga —dije rápidamente sin pensar mis palabras; note que ella sonrió ante mi comentario. Al menos ya no estaba como había llegado.
    —¿Tú crees? Bueno, eso ya no importa, ahora te toca a ti Kagome. ¡Vamos!

    Me levanté mientras ella jalaba de mi brazo. Estuvimos toda la tarde arreglándonos. Ella se quito la vestimenta que iba llevar para la fiesta, y se puso una bata blanca, igual que yo. Estábamos desnudas; nos vayamos juntas, nos maquillamos juntas, nos peinamos juntas… Las horas pasaban y nosotras no salíamos del cuarto. Chica coqueta se hacía esperar. Parecíamos dos buenas amigas que compartían sus cosas, que nos conocíamos de toda la vida. Hablamos de moda, de chicos, de cualquier tema que saliera de nuestras bocas; pero en ningún momento volvimos hablar de Koga, ni de otro miembro del grupo que había conocido este verano.

    En otra habitación…

    —Me has decepcionado, Kagura —decía Kaede un poco enfadada —. Has estado a punto de contarle a Kagome algo que podría enfrentarla contra su madre de por vida.
    —Lo siento madre, no volverá a pasar… —murmuró Kagura —. Pero algo me decía que debía hacerlo.
    —Eso espero, que no vuelva a pasar. Menos mal que estuve allí para impedirlo. Y arréglate para irnos a la fiesta —dijo Kaede dada por terminada la conversación.

    Por fin, había llegado el momento de ir para la fiesta. La noche era perfecta. El clima era cálido. En el porche, tres adultos esperaban impacientes; Kagura, Kaede y el abuelo.

    —Estas niñas… En mis tiempos las adolescentes no se hacían esperar —murmuraba entre dientes el anciano cruzado de brazos.
    —¡Papá! Son jóvenes, es lo más normal —le regaño Kagura. Ésta estaba vestida con el vestido corto que le había enseñado a Kagome, tenía el cabello recogido de una manera elegante.

    Kaede de vez en cuando miraba a su hija, informándole con los ojos, que la tendría vigilada para que no le contara nada a Kagome.

    En ese momento, aparecieron Ayame y Kagome… Ésta última lucía espectacular; vestía unas sandalias de tacón bajo plateadas; un hermoso vestido negro corto, ajustado a todo su cuerpo. Tenía un escote que dejaba al descubierto todos los hombros. Y el cabello lo llevaba hacía un lado en una cola baja, que cubría un brazo con la larga cabellera y dejando su fleco hacía la frente.

    —Sentimos la tardanza —dijo Kagome sonriendo —. ¿Nos vamos?
    —Kagome, estas preciosa —dijeron su abuela y Kagura al unísono.
    —Gracias —contestó Kagome para luego todos dirigirse al auto.

    Kagura, Ayame y Kagome, conversaban sobre sus vestidos y peinados; parecían retrasadas mental, soltando risas estúpidas; pero les agradaba la conversación, además de que no había otra tema que charlar. Kagura, prendió el auto y todos se montaron, para luego dirigirse hacía la playa donde sería la fiesta…continuará.

    ¿Cómo le pareció el capítulo?
    ¿Qué hará Kagome ante toda esa situación?

    En el próximo será la fiesta ;). Y habrán sorpresas :o
    Bueno, se cuidan. Las quiero.
    Besos. Muack… muack…
     
  3.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Verano de amor.

    Hola!!!!

    no lo dejes ahi, esta interesante, ademas yo queria saber que pasaba con Inuyasha y Kagome, y si Inuyasha tiene una ralacion con K...ki...ki...ki...ki...*le dan un zape* Kikyo *traga duro* solo espero que no, porque para mi seria doloroso *snif* muy bueno conti, lastima que Kagura ya no pudo decirle a Kagome lo de su mama, pero bueno en algun momneto se enterara, espero.......
    bueno me tengo que ir nos vemos

    besos y abrazos

    Mata ne!!!
     
  4.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    holaaaaa!!!!!!
    soy nueva en tu fic, pero ya lo he leído y esta super chever!
    me dejaste muy intrigada en este último capitulo, quiro saber que es lo que sucedera en la fiesta, me gusto mucho la parte donde Ayame y Kagome comparten todo, ojala Ayame no odie a Kagome, si se entera que por ella Koga la dejo, en fin tu fic esta de lujo!!!!
    espero la contiiii
    bye n_n
     
  5.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Por Dios niña!! me vas a matar de la intriga con ese secreto de la madre de Kagome. Yo pienso que a lo mejor ella quedó embarazada de Kagome a temprana edad sin haberse casado xD si no es eso entonces me doy.

    Pobre Ayame, seguramente se va a enterar que Koga la dejó por Kagome. Va a ser dificil aceptarlo pero ella tiene que entender que Kagome no hizo nada para gustarle, solo pasó y ya, además que ella esta interesada en Inuyasha (solo que este tiene novia ¬¬) en fin...espero que Ayame no se moleste con Kagome, sería muy inmadura si lo hiciera.

    Yo creo que Kagura en cualquier momento le revela todo a Kagome. Por cierto, me intriga un poco qué tipo de relación lleva con Naraku xD espero que te animes a colocar un poco de ellos más adelante.

    Gracias por avisarme de tu conti, nos vemos!
     
  6.  
    ruviesita

    ruviesita Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Marzo 2010
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Me encanto el capitulo estubo divertido y triste a la vez.
    Pobre Ayame su amor la termino por su nueva amiga, que bien ke Ayame no sabe ke es Kagome

    ¿? Si no ke le haria ¿?
    ¿? Que pasara en la fiesta ?
    ¿? Que sorpresas apareseran ¿?
    ¿ Como ira vestida Sango ?¿
    ¿? Y los chicos ¿?
    ¿? Sabremos con kien sale Kagura =?
    ?¿ Naraku ¿?

    Espero con ancias el proximo capitulo


    bsssss ruviesita tkm
     
  7.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    como p udo cortar a Ayame por Kagome! no es que me desagrade la idea pero sii!, ToT, se siente feo cuando te dejan por alguien mas ToY, aun asi.. que mas da xD, espero que pronto se aclaren las cosas, que me parecio, me encanto, Kagura es tan linda n_n y Kaede tan.. tan.. tan mala por no dejarle saber a Kagome que paso con su madre, en fin, algun dia sabra que sucedio, no me agrada que el abuelo culpe a Kagome por lo que paso en el pasado, los hijos no tienen la culpa de los errores de los padres, ademas, si el abuelo no lo acepta pues es problema de el n_n, espero que en el proximo haga aparicion NARAKU para ver la reaccion de la abuela xD, nos estamos leyendo n_n
     
  8.  
    Its

    Its Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Julio 2005
    Mensajes:
    149
    Re: Verano de amor.

    Tenía unos cuantos capítulos pendientes, me ha gustado leer tanto.

    Menudo comienzo de verano, Koga la besa y corta con Ayame, Ayame aparece en la casa de Kagome... buen panorama, aunque se lo hayan pasado bien arreglándose y hablando entre ellas, seguro que es enfada o por lo menos se siente dolida cuando Koga se acerque a Kagome porque seguro que en la fiesta es más que evidente que es Kagome quien le interesa.
    El secreto de su madre y abuelos me tiene intrigada y más porque parece que nadie quiere contar nada, lo que hace que me intrigue mucho más.
    Me sorprenden los cambios de humor de la abuela. Se me hace tan familiar la expresión de son cosas de adultos y como crees que eres mayor y quieres que te traten como tal...

    Tengo ganas de leer que pasa en la fiesta.
    Es la primera vez que leo algunas palabras, no las conocía aunque me las supongo más o menos, se entiende el contexto.
     
  9.  
    Voodoo

    Voodoo Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Hola amiga :3 Lamento la tardanza, pero valió la pena leer este capítulo. Fue awesome :)

    Sinceramente, odio esas frases: "cosas de adultos" o "no eres lo suficientemente madura". Me lalea (8) No eres ni comopletamente grande para hacer lo que te dé la gana, pero sí para limpiar, lavar los platos, ordenar el cuarto y más de la tortura que me ponen a hacer xD Mmm... Sakura es un personaje de tu propia creación ¿verdad? Creo que la mamá de Kagome se llama Naomi...

    A mi parecer, creo que la madre de Kagome se embarazó sin casarse o algo así... (Spoiler, spolier :) ) *Bridget le tapa la boca y le advierte que no diga más nada* Ok, no ;) pero no aguaré la trama. Espero no equivocarme en mis ocasiones. Adoro las mezclas spanglish :´D Party y fiesta, suena tan cool <3<3

    Yo sabía que Kagura hizo sus cochinadas con Naraku!!! Huhh, hit, hit... Tengo hambre :¨( Por eso estoy hiperactiva...Me gusta mucho su relación con Kagome, al menos pueden hablar libremente de chicos y modas... OMG, en tu ff Koga es un casanova, haces que fangirlee cómo ni te imaginas. Lo colocas baba *-* con todas las chicas persiguiéndolo... Espero que Ayame no odie a Kagome, ella no tiene la culpa.

    Vi algunos errorcitos de ortografía y tilde, pero no son graves. Espero la continuación pronto. Me atrapaste, nuevamente. Bon apetit<3<3
     
  10.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Holaaa amia!!! :) Primeramente perdon por la demora en postear como siempre yo de demorona ... Bueno estuvo completamente intrigante este capitulo, te basaste en el secreto de la familia y eso fue lo que llamo más mi atencion ya que soy una curiosa sin remedio y ahora estoy mas que impaciente por saber que hizo la mamá de Kagome, aunque en un parrafo diste ciertas pistas de lo que pudo haber hecho.

    En primer plano esta el tiempo que pasaron Kagura y Kagome en la playa xD me gusta como pones el personaje de Kagura algo diferente a como suele ser en la serie pero en definitiva me gusta como está. Además ya quiero que aparesca el galán escondido de ella!!! >c< kien será??? estoy empezando de nuevo a sospechar entre Naraku o Sesshomaru ... Y bueeeeno :o casi casi a punto de contarle el secreto y viene la anciana a interrumpir, pones a Kaede como los tipicos abuelitos enojones del pasado xD jajajaja y eso me mata d risa al igual ke el abuelo o como yo le digo <<Viejito amargado con la sociedad>> :P ...

    Bueno pasando al segundo plano y kreo yo más dramatico por el momento :eek:Valgame Dios!!! No quiero ni imaginarme como reaccionara Ayame cuando se entere que Kouga esta templado de la que ella cree es su mejor amiga ... Por dios esto va star que arde!!!! Ya quiero saber como sucederan las cosas en la fiesta sin duda habra mucho de que comentar. Bueno Kagome estas perdida de todos modos ya quiero saber como haces para salirte de estos dos acontecimientos en tu vida Jua Jua Jua!!! see lo sé soy malvada...

    Bueno amia el capitulo estuvo de lujo espero que publikes pronto la conti !!! Nos estamos leyendo amiaaaa aiooosss
     
  11.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Verano de amor.
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2851
    Re: Verano de amor.

    ¡Hola, chicas! ¿Cómo están? Aquí les traigo un nuevo capítulo, lo hice especialmente para mi amiga: IKST, ya que últimamente le agarro el flíquiti hacía Koga y ¿quién no? Si el lobito auuu, está que se pudre de lo bueno :baba:

    Obviamente yo también me quedo con Inuyasha, pero para lo que tengo pensado, cada personaje tendrá su papel protagónico, obviamente narrado por Kagome. Pero hasta el momento me he centrado en Kagura > Ayame > Koga. Próximamente en otros.

    No sé si me supe explicar. Bueno, equis, lean y comenten que me llenan de alegría :Ojitos:
    Las quiero, bye. Besos.

    Y sí, a veces se me escapan algunos modismo al escribir rápido, sorry por eso, espero tener más cuidado y usar palabras "adecuadas"

    ¡Gracias por sus comentarios!

    Cantidad de palabras: 2,194.

    Verano de amor.
    Capítulo 5.


    Después del trayecto en coche, que como no, fue un silencio sepulcral; llegamos a la playa donde era la fiesta. El olor a pescado era notorio, pero había buen ambiente. La playa estaba re decorada a un ambiente natural, con muchas luces; se veían grupo de jóvenes entrando a la playa, muchos autos en el estacionamiento.

    —Bueno Kagome —habló mi abuela —. Diviértete, pero sin hacer tonterías.
    —Claro abuela —respondí.

    Kaede y el abuelo se retiraron a una dirección contrario, quedándome con Ayame y mi tía.

    —Yo estaré por aquí chicas, si necesitan algo, ya saben.
    —Sí, sí, no te preocupes. Gracias.

    Antes de que Kagura se alejara, pude notar como una sonrisa traviesa se dibujaba en sus finos labios, de seguro iría a verse a escondidas con su enamorado. Estaba ansiosa de conocerlo y saber quién era, pero debía ser paciente, en algún momento sabría quién era el afortunado que tenía loquita a mi tía.

    Como dos súperstar; Ayame y yo nos encaminamos hacía donde se encontraban los demás chicos. Solo estaban Miroku, Kikyo y Sango; faltaban Inuyasha y Koga, éste último me tenía los nervios de punta; mientras que el primero no salía de mi cabeza.

    —¿Y Koga? —pregunté, aunque luego pensé que habría sido mejor callarse al notar la reacción de Ayame al escuchar ese nombre. La miré y concluí: —. De seguro te estará buscando, jeje.

    Reí nerviosa, mientras frotaba mi brazo. Me había recorrido un escalofrío horrible por todo el cuerpo. Segundos después, llegaron los que faltaban y, como siempre, llegaron peleando por cualquier estupidez.

    —¡Cállate lobo sarnoso! Yo fui quien te ganó la partida de fútbol —decía Inuyasha cruzado de brazos.
    —Jah, suerte de principiante, perro rabioso —le contestó Koga aún más arrogante que el albino; cuando ambos visualizaron al grupo, Koga me miró sorprendido, ha de ser que me vería muy linda con mi vestimenta, mientras que en Inuyasha un sonrojo lo invadió cuando le sonreí.
    —¡Están guapos, chicos! —comentó Sango.
    —Pero tú estás más guapa con ese escote Sanguito —Miroku colocó su mano en los senos de Sango y se los apretó descaradamente; pero ésta no tardo en reaccionar y abofetear al pobre joven.

    Kikyo se acercó rápidamente hacía Inuyasha, como león que busca a su presa. Yo la miré de reojo y luego dirigí mi vista hacía la playa. Mientras, Koga se acercó a mí, los demás estaban un poco alejado. Sentía como Ayame nos miraba, con aquellos ojos que decía: De seguro le estará hablando de mí. Y, realmente, no era precisamente eso.

    —Que bien que hayas venido —dijo con una sonrisa encantadora —. Te vez guapa. ¿Sabes? Está fiesta es la mejor del verano.
    —Gracias… Qué bien… —murmuré.
    —Y dicen, según la leyenda; que en está fiesta se encuentra el amor verdadero —sus palabras sonaban sinceras. Por un momento pensé que estábamos solos él y yo, pero las miradas de Ayame me hacían volver a la realidad.

    Me separé de Koga, ya que, cuando me di cuenta; estábamos muy pegados. Bendito Dios que Miroku abrió la boca para decirnos que camináramos hacía la pista de baila, donde estaban la gran mayoría de las personas. Mientras caminábamos a paso de tortuga, me pude dar cuenta de varias cosas:

    -Koga no le dirigía la palabra a Ayame.
    -Sango se dejaba tocar de Miroku cuando nadie los veía.
    -Inuyasha me miraba casi todo el tiempo, y parecía que no le prestaba atención a Kikyo.

    Tenía que dejar eso a un lado y poder disfrutar de la fiesta.

    Todos bailaban en pareja o en grupo; en ésta última estaba yo, bailaba junto con Ayame, Sango y Miroku, éste de vez en cuando se quería pasar de listo con algunas de las tres, pero obviamente ninguna nos dejábamos. En pleno baile, Ayame se acercó más a mí y me hablo, lo hacía fuerte porque el ruido de la música impedía escuchar con exactitud.

    —¿Qué ha dicho Koga de mí? —preguntó curiosa, y a su vez, esperando una respuesta positiva.
    —Que te vez divina en está noche —respondí con una falsa sonrisa.

    ¿Por qué le había mentido? Peor aún; ¿por qué demonios me comportaba así? Las cosas se ponían color hormiga en la fiesta, me sentía incomoda; de pronto, visualicé a lo lejos una pareja bailando… Se trataba de mi tía Kagura, quien bailaba a gusto con un joven hombre apuesto, alto, fuerte, y de cabellera larga, tan negra como el carbón. Me acerqué indiscreta, y al ver que no se daban cuenta de mi presencia; toqué el hombro de mi tía.

    Kagura volteó ante el contacto físico, me miró un poco aturdida y luego comenté:

    —Perdón… Puedes venir conmigo, Kagura.
    —Eh… Claro —ella le dio una señal al hombre para que la esperara unos minutos, mientras se alejaba conmigo —. ¿Dime?
    —¿Es él? ¿El chico prohibido que no le gusta a mi abuela? —pregunté emocionada.
    —Sí, es él —contestó con una risa de colegiala—. La abuela no debe saberlo, ya me vio bailando con él, pero cree que es un amigo.
    —Tranquila, de mí no lo sabrá.

    Antes de volver a la pista; me tomó del brazo y me dijo.

    —¿Sabes? Naraku es padre de uno de tus amiguitos. Se llama Koga, lo has de conocer porque los vi juntos.

    ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? Sentí que la sangre dejo de llegar a mi cuerpo por unos segundos. El corazón se aceleró, palpitando a la velocidad de la luz. No podía creerlo… NO quería creerlo.

    —¡Kagome! ¿Estás bien? Te noto pálida —decía Kagura.
    —¿Eh? No, sí; perdón, seguí bailando, ya vuelvo.

    De repente, sin saber por qué; me entró la necesidad de correr a esconderme, a buscar un sitio para pensar con claridad. Tanto alboroto me aturdía la cabeza. Llegué al baño de damas y cerré la puerta tras entrar, apoyándome en ésta de espaldas, colocando mis manos sobre el rostro.

    —Pensemos Kagome… —me decía en voz alta—. Si mi tía se casa con ese tal Naraku; Koga y yo vendríamos siendo… ¿Nada? Tal vez primos lejanos; aquellos que solamente se ven una vez en toda tu vida, en alguna boda o funeral.

    Me apoyé al fregadero; sentía el corazón latir fuertemente, donde en cualquier momento se saldría de su lugar. Tenía tantos problemas en la cabeza, y ahora se me unía otro más. Aunque pensándolo bien… No debía preocuparme. Yo no sentía nada por Koga, él estaba con Ayame y ella era mi amiga, no debía traicionarla. ¿Acaso Koga sí sabía que mi tía salía con su padre?

    Sin darme cuenta; en ese momento se abrió la puerta lentamente.

    —¿Koga? ¿Qué haces aquí? —pregunté nerviosa.
    —Te estaba buscando. Pensé que te encontraría aquí, y no me equivoqué.

    No respondí. Debía formular bien mis palabras para hablar seriamente.

    —Kagome, tenemos que hablar…
    —Lo sé, yo también debo hablar contigo. Empieza tú —dije algo nerviosa.
    —Está bien… —se acercó hacía mí, alejándose de la puerta—. Me acabo de enterar que tu tía esta saliendo con mi padre. Kagura, creo que se llama.
    —Te iba a comentar lo mismo. Y sí, se llama Kagura. Creí que ya lo sabías, o te acabas de enterar como yo hace poco, aunque yo necesito hablar también sobre otro tema, en donde…

    Me quedé callada al escuchar que tocaban la puerta; ambos nos alteramos. No era bien visto que un chico y una chica estuvieran solos en el baño.

    —¿Qué hacemos?
    —Shhh, no hables —me susurró Koga tapándome la boca.
    —¿Quién está allí? ¡Abran!

    Oh, por Dios. No podía creerlo… ¡Era Ayame quien trataba de entrar! En cualquier momento esa puerta se abriría y sería el fin de mi vida. Aunque Koga había cerrado la puerta con el pestillo, Ayame podría con ella y entraría.

    —¡Ven! —murmuró Koga agarrándome del brazo.

    Me tiró —literalmente— sobre la taza de váter, gracias a Dios estaba tapada. Después entró él, cerrando la puerta. En ese preciso momento, la puerta de entrada al baño se abrió.

    —¿Hay alguien aquí? —preguntó Ayame caminando.

    Su voz sonaba como un eco; Koga y yo tratábamos de no respirar, ni movíamos ni un solo musculo, esperando oír los pasos de Ayame alejarse, pero eso aún no sucedía.
    Por suerte, Ayame se marchó enseguida cerrando la puerta, murmurando algo que no deduje a entender. La puerta en la que estábamos, se abrió lentamente, perdiendo el equilibrio y, así, caer en los brazos de Koga, quien me agarró con mucho cuidado. Nuestros labios estaban a pocos centímetros de ser rozados unos sobre el otro. Su perfume varonil me volvía loca, debía resistir a la tentación de besar esos labios carnosos.

    Mis manos tocaban sus fuertes bíceps que se marcaban al agarrarme. Él, me pegó más a su cuerpo y trato de besarme, pero lo impedí. Al sentirse rechazado, salió y dijo:

    —Deberíamos ir a la fiesta.
    Yo asentí con la cabeza y, ambos, salimos del baño con los nervios de puntas, al menos sí en mi caso. No pudimos darnos cuenta de que alguien nos observaba entre las sombras.

    —Maldita zorra —murmuraba furiosa—. Y yo de estúpida confiando en ti, te odio Kagome.

    Aunque claro, yo desconocía aquel comentario, hasta después de la fiesta.

    La fiesta seguía transcurriendo con aparente normalidad, solamente quedábamos en la pista nosotros y algunos adultos bailando que daba vergüenza ajena verlos...

    Ayame estaba rara conmigo, no me dirigía la palabra, y tampoco se acercaba a Koga, parecía no interesarle ya. ¿Si sospechaba algo? Aunque realmente no había ocurrido nada, resistí ante el pecado de besarlo.

    Entonces me di cuenta, los chicos hicieron un grupito para bailar, cosa que no me extraño… Pero cuando me di cuenta de que Ayame sabía que había estado con Koga fue en ese momento, cuando se acercó a Sango y se puso a bailar con ella como si fuesen súper amigas.

    Sentía celos, tal vez porque me había llevado muy bien con ella mientras creí ser su amiga, para que ahora viniera a estarse con Sango, cuando en más de una ocasión me habló mal de ella.

    —Ayame, quiero hablar contigo —dije tomándola del brazo, pero bruscamente se soltó de mi agarre.
    —¡Suéltame, zorra! —gritó enfadada—. ¿A qué vienes? A fingir ser mí mejor amiga del verano. Oh, vamos Kagome, quítate la careta que ya me di cuenta que gustas de Koga, y eres tú la chica por la que me termino.

    Todos dejaron de bailar para presenciar lo que a continuación sucedería.

    —No es tan así, Ayame —sentía que lloraría en cualquier momento, y más, si notaba todas las miradas en mí, tanto de mis “amigos” como la de los desconocidos.
    —Que te calles —dijo para luego darme una fuerte bofetada que me mando al suelo. Realmente tenía fuerza para ser una chica.

    Me llené de tierra; pero no importo, tal vez lo merecía. Aunque creó no haber merecido lo que ocurrió después.

    Ayame, sin pensarlo, se lanzó sobre mí, jalando de mis pelos con fuerza. Creí quedar calva, trataba de cubrirme, pero me era imposible. Ella no paraba de jalármelos de un lado hacía otro. Mi maquillaje se corrió por culpa de la arena del suelo. ¡Estaba hecha un desastre!

    Koga agarró de la cintura a Ayame y la levantó de mí, mientras Inuyasha me extendía la mano y me ayudaba.

    —Tú suéltame —gritó histérica aruñando la cara de Koga; de pronto, éste votó sangre de la cara, soltando a su ex.
    —Cálmate Ayame –decía Sango mirándome burlona, y tratando de calmar a “su amiga”

    Kikyo observaba la reacción de Inuyasha al ayudarme.

    —¡Perdón! Nosotros no hicimos nada, te lo juro —decía en vano, ya que, ella parecía no escucharme o trataba de ignorarme para no volver por mí nuevamente.

    Luego, eché a correr con las pocas fuerzas que me quedaban, con la cara echa un mar de lágrimas. Notaba las miradas fijas en mí, pero no me importo. Empecé a buscar a mi tía con los ojos sin dejar de correr; me dirigí hacía el bar, en donde a esa hora había mucha gente.

    Encontré rápidamente la mesa en donde se encontraba con el supuesto Naraku, padre de Koga. Parecían felices, riendo y coqueteando entre ellos.

    —Tía... —pronuncié entre lágrimas. Ella giró, y cambió y su expresión cambio radicalmente. Se levantó de la silla y se acercó a mí.
    —¿Qué ha pasado, Kagome? No llores —murmuró.

    Naraku se levantó también y le dio un beso corto a mi tía.

    —Lo siento, mi sobrina —dijo correspondiendo el beso de su amado—. Mañana nos vemos.
    —Está bien, primero la familia —y me miró—. Te llamaré, espero que te encuentres bien, Kagome.

    Naraku se alejo del bar y de pronto mi tía me abrazo fuertemente. Un abrazo que me reconfortaba. Nadie me había abrazado de esa manera; es decir, tiempo sin sentir la calidez de un abrazo así, comprensivo, cariñoso. Mi madre solía trabajar y por ende no la veía casi.

    —Volvamos a casa, nos tendremos que ir caminando. Los abuelos se han llevado el auto —anunció tomando su cartera de la silla y alejándose del bar conmigo.

    Mientras tanto, en la fiesta; a todo el mundo se le habían quitado las ganas de bailar... Koga estaba bastante enfadado…Continuará.
     
  12.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    AA que mal plan el de Ayame ¬¬ eso no se hace ademas.. no paso nada entre ellos, bueno tal vez Kagome tuvo culpa por no decirle la verdad a Ayame y mas porque era su "amiga" pero terminar en golpes? yo que Koga le doy una bofetada a Ayame para que se tranquilizara xD, ok no, pero, pobre de Kagome, lo que no entendi es.. si sango realmente es amiga de Kagome o de Ayame y no seran amigas ahora que dijeron eso de ellos? nos estamos leyendo y espero que me sigas avisando n_n
     
  13.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    OOH X DIOOS!!! :eek:Matame señor .. Sabía que una cosa así debia ocurrir, pero no me lo esperaba a tal magnitud. Definitivamente hubo muchas sorpresas en este capitulo, no lo voy a negar, es que estuvo de lujo!!!! Pelea de chicas SII!! xD

    Haber me gusta ir paso x paso, asi que empezemos comentando por la escena de ambos en el baño. Fue tan Kawai!!! *o* Amo a ese lobo como no tienes idea (baba) *¬* Es taaaaan guapo que Dioos comprendo totalmente la tentacion de Kagome al resistirse de besarlo. Sinceramente yo no me aguantaria xD jajaja LOL (Naah naah no me abollen solo digo la verdad) Estaba a un paso de besarlo pero bueno no paso nada. Mas bien lo que sucedio fue q Ayame si logro verlos O_O!!! Y viste viste lo ke le hizo en la fiesta!!!! Me quiero morir!!! Me lo imagine todo de principio a fin, fue una gran pelea de chicas jajaja LO-KA-ZO xD sin duda lo ke mas me agrado del capitulo en general (y NO no soy sádica) :P

    Bueno pasando a otro punto xD Tragame Tierra!!!! Como es ke Naraku es el padre de Kouga??!!! WTF O______o ... Sabes amigui??? me he dado cuenta q siempre relacionas a Naraku y Kouga xD jajaja ke te traes con ellos dos que tehan hecho eeh :P jajaja .. Bueno al menos despejaste mi duda, ahora si esta confirmado, es Naraku y no Sesshomaru n_n Aunque me hubiera agradado q fuera el sexy sesshy pero weeee ñ.ñU Pasando a otro punto pueesss ahora comprendo como pones el personaje de Sango aqui, aunque no solo con ella si no con las tres chicas. Las típicas muchachas creidas y arrogantes doble cara xD jajajaja aunq he d confesar q no logro asimilar esa personalidad para Sango ya q ella no es así pero weeee tratare trataré n.nU Y pues hubo una parte que si me dejo pensando xD ...

    O_O Ke Sango KEE!!!! No te puedo creer xD Diooos con eso me mataste y anikilaste de por medio. No puede ser que Sango se deje hacer tal cosa jajajaja sin duda la pones muy interesante n_n Y bueeeeeno Inuyasha es taaan obvio ya hijo sabemos ke te mueres por Kagome asi ke pssss tu sigue en lo tuyo xD jajaja Ayyy amia me encanto tu capitulo, no fue lo q esperaba y x eso me maraville *o* Esperare ansiosa tu proxima conti esto esta wenisimoooooo ya kiero saber ke pasara en este verano de locos n.n AiOoOoOSsSsS!!!!!
     
  14.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    hola!!!
    me gusto mucho este capitulo,estuvo muy interesante y trágico
    me encanto la parte donde Inuyasha se sonrojo, porque Kagome le sonrio n///n
    me entristecio mucho la parte donde Kagome llora
    gracias por invitarme a leer tu fic
    espero con ansias la contiiiiiii!!!
    bye n_n
     
  15.  
    ruviesita

    ruviesita Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Marzo 2010
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Me gusto mucho este capitulo.Bueno tarde o temprano se hiba a saber lo de Koga y Kagome, aun que Kagome no le guste Koga mas omenos todos iban a pensar lo contrario.
    Me gusto mucho la pelea unque fue un desastre ( el lio de kagome y Ayame, no como lo contaste)

    Que raro ke Sango y Kagome no sean amigas o mejor dicho mejores amigas. No me esperaba ke Koga fuera el hijo del novio de kagura (la tia de Kagome)

    Espero con ancias el proximo capitulo

    bsssssssss ruviesita tkm
     
  16.  
    Voodoo

    Voodoo Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    O.o ¡Eres un amorA! Creo que ya te lo había dicho antes... Gracias por la dedicatoria, amé cada línea del capítulo.

    No sé cómo decirte, si gritártelo, envíartelo por PM o algo así de que eres una excelente escritora. Cada vez que leo uno de tus ff, quedo picada, será porque lo haces apropósito xD Y mucho más cuando el bello/sexy/hot y ardiente de Koga es el que tomó las riendas. Me voy a enviciar a esta pareja y en parte se deberá este capítulo. Se me hizo super corto, quiero pronto la continuación *amenaza con tirarse de un techo* Bueno, no pero lo haré pronto sino sigo leyendo...

    En la parte de Sango y Miroku, me quedé como: WTF? Sango, hecha la de la vista gorda, es una diablilla... La pelea entre Ayame y Kagome me pareció mucho a las escenas de Chicas Pesadas, que comparan todo con un animal. Siempre las mujeres suelen ser más dramáticas y guerrilleras por un hombre... Bueno por Koga, que no haría mujer *-* Me pareció supertierno la reacción de Kagura con respecto a Naraku, eso sí que parece un amor de colegiala. Prohibido. Amor se escribe con sangre xD OMG, debo decir que en verdad me sorprendiste con eso de Naraku que es padre de Koga.

    Por una parte me preocupa, porque si Kagome rechaza a Koga quizá sea su padre quien se aleje de Kagura y luego más culpabilidad. Aunque sinceramente, creo que Kagome debió darle sus coñazos a Ayame para que aprenda que mujer con orgullo no se pisa, aunque entiendo que se sintiera causante del rompimiento de Koga/Ayame. Diablos, Kaede siempre tan protectora y Kikyo tan entrometida... A ver que haces para tener a Inuyasha en tus garras, arpía :@ Ok, no xD Pero no me agrada del todo...

    Y ahora mi parte favorita fue la del baño. Esperaba lemmon :( aunque me lo prometiste. Creo que lo pondrás aquí :D Pero no aseguraré nada porque sos muy mala :´( y seguro después lo metes en el otro. Me encantó ese cierto acercamiento entre Koga y Kagome, es tan sexy y seductor. Ayame es otra piedra en el camino que debe ser pulverizada. Defintivamente, todas o por lo menos yo quiero un chico como Koga, es imposible hallar a alguien como Inuyasha físicamente y en personalidad, por eso constituye mi lista de sueños imposibles...

    Aunque la narración estuvo perfecta y equilibrada con diálogos, noté errores como por ejemplo votar: cuando es de desechar como en tu caso:

    El que es con "v" es el de sufragar, votar por un presidente, alcalde, etc. El correcto sería: Botar

    Otro que ví fue el de vez

    Lo correcto sería "ves" ya que es el de verbo lucir, etc. El que es con "z" es de cantidad de veces pero en singular.

    De resto, me encantó y más cuando mi lobito (sólo mío :P) se lució en este capítulo. Oh, mi pobre Inuyasha está renegado. Espero cortándome las venas el cáp (?) No te tardes mucho. Besitos.
     
  17.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    Me acabo de leer todo el fic, ¡y sinceramente me encantaaa! Aunque no acabo de comprender a Sango... ¿es mala en realidad? :( De Kikyo ya me lo esperaba pero... xD Me atrae la idea de que Kagura sea la tçia de Kagome, es muy original.
    Y estoy bastante intrigada con lo que hizo la madre de Kagome para que el abuelo la rechace como hija suya... Tiene que haber sido algo súper fuerte, ¿no?
    Otra cosa que me dejó de piedra fue que Kouga y Naraku sean familia, y encima ¡padre e hijo! Bueno, a lo mejor Naraku no es malo en este fic.
    Estaré pendiente de tu continuación.
    Un saludo
     
  18.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Verano de amor.
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    3144
    Re: Verano de amor.

    Cantidad de palabras: 2,204.

    ¡Hola chicas!
    Como sabrán; para las que leen mi otro FanFic, ya salí de vacaciones :D. Y estoy tan happy porque logré aprobar todas las materias en el año escolar, aunque se me quedó una sola :(. Pero fue en el último período, de igual forma no importa mucho porque lo que me preocupaba era pasar todas las materias durante el año escolar, aunque el hecho de que se me haya quedado una en el último curso hace/provoca que me de un promedio bajo :(. Veremos cuando me da…


    Y bueno, eso, ya salí y soy libre de ese infierno.
    ¡Yupi! Espero que las que aún estén ocupadas, se libren rápido del colegio. Espero poder aprovechar estos tres meses libres (buuu, sí, que poquito, para todo los meses que estudiamos. Debería ser al revés, cofcofvagacofcof) haciendo cursos, escribiendo FF, dedicarle más tiempo al foro, más del que le doy (es que che, CZ es una adición para todos, ¡no lo nieguen! Es lo primero que abro cuando prendo la PC, además debo ver y responder los mensajes de mi cuchi bello, súper novio :pena:)

    Sí, mi novio es de aquí :D. Pero eso es otra historia, que ni sé por qué digo todo esto si les traigo continuación.

    Y shhh para aquellas que rebelan secretos futuros en sus comentarios. Algunas han acertados, jijiji. Tal vez notaran que el FF se torna muy juvenil, pero che, estamos en la edad del pavo (supongo que están entre 15-16-17-18).

    Espero que está continuación sea de su agrado ;). Pronto habrán mejores cosas, whuajajaja *perverso*

    Ya saben, si ven cualquier error de tilde, punteo, ortográfico; no duden en citármelo para hacérmelo saber y mejorar en ese aspecto. Como les conté desde un principió, no me gusta mucho la narración en primera persona, porque a veces me recuerda que estoy escribiendo en mi diario (?) Así que puede que a veces Kagome se salga de su personalidad, x’DD. Y por otros motivos no me gusta la narración en primera. De igual forma desde hace tiempo quería hacer una historia narrada por Kagome, y he aquí ésta, y ya que estamos en la onda del verano :D.

    Sin más palabreos les dejo el capítulo…
    Bye. Las quiero.
    Besos, muack… muack…

    Verano de amor

    Capítulo 6

    —¿Por qué le has pegado a Kagome? —preguntó Koga furioso, mientras encaraba a Ayame, quien no tenía ni el más mínimo remordimiento de sus acciones.
    —¿Por qué? Sos tan descarado que aún preguntas el “por qué” —decía histérica.

    Los demás no perdían ningún detalle de la conversación.

    —Esto se pondrá mejor —bromeó Miroku; luego se retrato al sentir las miradas clavadas encimas de él.

    Koga seguía reprochándole a Ayame.

    —Nunca te creía capaz de tal cosa.
    —Crees que no me di cuenta cuando ustedes dos salieron escondidos del baño; yo los seguí, así que no lo niegues. ¡Me cortaste por ella!
    —¿Me seguiste? Ayame, no puedes ser tan celosa y posesiva —exclamó el moreno, sorprendido—, vi que Kagome estaba mal y la seguí hasta el baño; pero allí NO paso nada, y cuando vos entraste nos escondimos porque no queríamos que pensaras cosas que no eran.
    —¿Seguro? —preguntó más calmada.
    —Sí, y mira Ayame; si salgo contigo es contigo, y una de las razones por las que te corté, fue porque eras muy celosa.
    —Lo siento Koga… —soltó una lágrima y luego se lanzó en los brazos del moreno—. Parece que te gusta Kagome, y ahora yo he metido la patada con ella, no tiene la culpa.

    Los demás se acercaron formando un grupo, Sango trató de animar a Ayame, mientras Inuyasha miraba con arrogancia a Koga. No quería imaginar qué hubiera echo si llegó a pasar “algo” dentro del baño. Todos se despidieron entre sí y se marcharon a sus casas. La fiesta de este verano había sido caos total y, sería recordada por todos.

    ***

    Amanece un nuevo día; en donde el sol era radiante y secaba todo a su paso. Pero el sol no brillaba para todos… A sí es; me encontraba muy mal por lo ocurrido en la noche anterior. No quería levantarme de la cama, aún tenía puesta la pijama y ya eran más de las nueve; solía estar activa desde tempranas horas. Pero hoy era distinto… muy, muy distinto. Me sentía la peor basura del mundo.

    ¿Alguna vez te preguntaron en el colegio con qué color definirías tu mundo, en donde todas las niñas respondían con el color rosa; “mi mundo es rosa”? Pero, yo, en estos momentos, respondería esa pregunta fácilmente: Definiría mi mundo con el color gris; así estaba en estos momentos. Muchas cosas pasaban por mi cabeza, sentía la ansiedad de llorar; pero llorar mucho, en el hombro de alguien, con la compañía de alguien… Pero en esos momentos, la mejor compañía era la soledad. Ella y nadie más.

    Entre tantos pensamientos, no sentí la llegada de mi tía, que desde hace ya un tiempo me miraba fijamente.

    —Kagome… —dijo lentamente al notar que la miré—. ¿Me vas a contar qué pasó ayer? Si es por Naraku, yo…
    —Tranquila; no es por él. Pero… preferiría no hablar del tema.

    Kagura suspiró y se acercó más a mí, exactamente a un costado de la cama.

    —Levántate y hablemos —dijo. Me senté sobre la cama, con los pies juntos, mientras ella cogía una silla que había por allí cerca y la puso frente a mí.
    —Tía, sabes que una amiga mía tiene un problema y no sabe qué hacer —conté mientras ella prestaba atención—. Verás, mi amiga gusta del novio de una amiga suya, y el problema esta en que mi amiga cree que el chico siente algo por ella; pero…
    —No le quiere hacer daño a su amiga —concluyó ella.
    —¡Exacto! —exclamé.
    —¿Tu amiga no se llamará Kagome?

    Era tan obvia; no le podía mentir. Me levanté de la cama y me dirigí al armario; allí busqué algo con que cambiarme. Mi tía me volvió a llamar.

    —Kagome. Es la edad, son cosas que suelen pasar en la adolescencia; no te tortures, todo tiene solución. Trata de hablar con tu amiga y decirle las cosas como son, si de verdad sientes algo por ese chico, habla con él también. Si es posible… habla con los tres.

    ¿Qué? ¡Está loca! No sería capaz de eso.

    —Sé que estarás pensando que estoy loca y que soy la menos indicada para hablar de amor; pero, lo que sí estoy segura y te sonará muy cliché, es que, debes hacer caso lo que diga tu corazón. Así he hecho yo con Naraku. En un principio sentí miedo al saber que mi madre no lo aceptaría, pero luego me di cuenta que no podía dejar de pensar en él. ¿Sabes? Ha cambiado mi forma de ser; antes no salía, me quedaba aquí limpiado. ¿Sabes cómo me apodaban en la cuidad?
    —¿Cómo? —pregunté curiosa.
    —Amargadechus —soltó de un solo golpe.

    No pude evitar reírme ante aquel comentario; la verdad es que era gracioso.

    —Y te doy un consejo; no como tu tía; pero sí como una amiga —se acercó hasta la peinadora y cogió el celular que había allí sobre la mesa, me lo estiró con la mano para que yo lo agarrara—. Llama a Ayame y queda hablar con ella por la tarde.
    —¿Qué? No, claro que no, moriría de vergüenza… Pero… espera; ¿cómo sabes que es Ayame la chica? —pregunté confusa. Ella sonrió.
    —Sólo llámala.

    Se acercó hasta la puerta, y antes de salir del cuarto dijo unas palabras que de seguro recordaré toda la vida.

    —No lo olvides. Se libre como el viento.

    Sonreí ante su comentario, ella cerró la puerta y se fue. Me había quedado con el teléfono en la mano. No lo pensé dos veces y marqué el número de Ayame, rezando en mi mente porque no contestara.

    —¿Sí? —preguntaron al otro lado de la línea; no sabía si cortar la llamada ó hablar—. ¡Hablé!
    —Hola Ayame; soy yo, Kagome. Verás… Quisiera hablar con…
    —Yo también quiero hablar contigo —me cortó la palabra de la boca; ¿ella también quería hablar? ¿Qué podría ser? ¿Me volvería a pegar?
    —Podemos vernos está tarde…
    —Sí, a las dos. Bye.

    Y colgó. Solté el celular en la cama. Tal vez era una trampa y vendría por mí, con gasolina y un mechero a prenderme candela. Definitivamente ese día sería mi fin…

    Fui a darme una ducha, realmente la necesitaba, pero un baño de espuma y cremas. Cuando la terminé de preparar, me quité la bata y me introduje en la tina. Cerré los ojos mientras me relajaba. Debía pensar en lo qué diría en la cita con Ayame. Por otra parte, se me había venido a la mente Inuyasha… Nunca se me olvidarán sus ojos llenos de celos y cólera cuando me veía con Koga. ¡Koga! Sentí arder mis mejillas cuando recordé la escena en el baño, cuando estuve a punto de besar sus labios, tocando esos fuertes brazos.

    Me envolví en una toalla y me coloqué otra en el cabello para que secara rápido. Saqué lo primero que vi en el armario y me lo coloqué; luego bajé hasta la sala principal de la casa. Allí se encontraba mi tía Kagura viendo la TV. Me senté al lado suyo del largo sofá; era el momento preciso para preguntarle acerca de mi madre.

    —Tía… —la llamé, pero ella no volteó, seguía concentrada en la pantalla del televisor—. Quiero hablar contigo sobre mi madre.
    —Kagome; mi respuesta es no —contestó cortante sin verme.
    —Pero el otro día estuviste a punto de decirme, pero la abuela nos interrumpió —comenté histérica. Ya este asunto me estaba volviendo loca.
    —Mira Kagome, la vida es dura —dijo mirándome al fin, aunque muy seria—. Suena muy típico, pero es la realidad; nadie nos regala nada, o casi nadie... Todo es a base de esfuerzo y trabajo...
    —Pero eso ahora no importa —respondí ya casi enfadada—. Es mi madre y no tienes ningún derecho a ocultarme algo así. Aunque me duela. Tú me das una lección; pues yo a ti otra. La verdad duele—esto último lo dije gritando.

    Kagura se quedó mirando fijamente el sofá; no me veía directamente. Yo, por mi parte, me sentí mal al verme puesto así. Me acurruqué en el sillón con los brazos cruzados y los ojos a punto de echar lágrimas.

    —¡Está bien! —dijo de repente; yo me giré rápidamente para quedar frente a ella nuevamente—. Comenzaré preguntándote el nombre de tu padre.
    —¿Mi padre? —repetí un poco extrañada por esa pregunta tan repentina—. No lo sé; es decir, mi padre se divorció de mi madre cuando yo era pequeña. Ella me contó que él quería abandonarnos.
    —Entiendo… —murmuró con una sonrisa de consuelo.
    —¿Por qué la pregunta?
    —Nada, sólo curiosidad…

    Ella se levanto del sofá, yo la miré incrédula; ¿acaso no me iba a decir de una vez por toda?

    —¡Tía! —grité para que hablará; ella abrió sus labios para decir algo, pero el timbre de la casa la interrumpió. Escuchamos el grito de la abuela diciendo que ella abriría.
    —Kagome… —murmuró Kagura tomándome de las manos.

    De pronto, cuando me iba a decir lo tan esperado; entró a la sala mi abuela Kaede con la compañía de Ayame. ¡No lo podía creer! Tan pronto había llegado. Ella me miró con una sonrisa, que a simple vista pude ver que era falsa, de igual forma, le sonreí también.

    —Las dejamos solas —indicó mi tía llevándose consigo a la abuela, dejándome a solas con la pelirroja.

    Ayame se fue a sentar, pero yo le pedí que habláramos mejor afuera; en la playa. Ella aceptó con gusto y ambas salimos de la casa. Mientras caminábamos no decíamos palabra alguna, todo era un silencio rotundo. Tanto que me daba escalofríos pensar qué pasaba por la cabeza de Ayame en esos momentos. ¿Si me mataba? ¿Si me ahogaba en el mar?

    Luego de caminar un rato por la playa, nos incorporamos en un lugar específico en donde había una toalla tendida sobre la arena; de seguro era de Kagura, o de la abuela.

    —Hablemos sin rodeos —dijo sentándose en la toalla; yo hice lo mismo con los nervios de punta.
    —Está bien.
    —Te vi a vos y a Koga salir juntos del baño de chica en la fiesta —soltó sin anestesia. Yo reí estúpidamente mientras me sonrojaba.
    —Verás… Koga sólo quería ver como me encontraba al verme entrar al baño.
    —¿Por qué cuando entré se escondieron? —preguntó enfadada, se le notaba en su tono de voz.
    —Porque creíamos que era lo mejor; si llegaba a ser algún adulto de seguro nos daría un sermón. No estaría bien visto que un chico y una chica estén encerrados en el baño de damas. Pero te juro que no paso nada de lo que te imaginas.

    Ella dudo por unos instantes.

    —Entonces ¿por qué no salieron cuando supieron que era yo? —me estaba matando a punta de preguntas.
    —¿Vos lo harías? Créeme que no. El miedo nos superó. Vos serías la persona que sospecharía aún más si nos encontraba encerrados en el baño; pero lo repito: No ocurrió nada. ¿Me crees?

    Suspiró mientras escondía su rostro entre las piernas.

    —Te creo, y lamento haberte golpeado anoche. Pero, verás… yo amo a Koga y mujer enamorada pelea a su hombre con uñas y dientes.

    Juro que tragué saliva ante aquellas palabras. Había sonado tan sincera y llena de irá. Nunca debí entrometerme en esa relación; pero no era mi culpa; no, claro que no. Él fue el que se me acerco, y yo en ningún momento le correspondí.

    —Te entiendo —contesté a punto de llorar; pero me contuve.

    Notaba como la razón se interponía entre el corazón.
    ¿Qué debía elegir? ¿Guiarme por el corazón ó seguir la razón?

    —Perdón Kagome, eres muy buena persona como para haberme cegado por los celos. Pero debes entenderme, esa noche estaba echa fiera. Además, Sango no ayudo mucho que digamos.
    —¿Por qué lo decís? —pregunté levantándome de la toalla con la ayuda de ella, que ya se encontraba de pie.
    —Dice que eres una envidiosa y vas detrás de Koga para quitármelo. Pero no le creí, obviamente. ¡Es una víbora!

    Ayame se me acercó de repente y me abrazo. Fue un abrazo de amiga. Luego se separó y me sonrió. ¿Estaba volviendo a confiar en mí ciegamente?

    —Por cierto, mañana mis padres saldrán de viaje, y he pensado en hacer una fiesta ya que tendré la casa libre por una noche. Aunque le conté a mi madre que vos, Sango y Kikyo se quedarán a dormir en mi casa, mas no saben lo de la fiesta.
    —¿Con esas víboras? Está bien, suena interesante.
    —Pues sí. Verás, mi madre conoce a la de Sango y son muy amigas, así que le comentó que vos te quedarías a dormir en mi casa e invitó a Sango, y para no dejar a Kikyo fuera del paquete; la llamé anoche y ésta quedo en ir. Así haremos una pijama da exclusivamente de girls.

    La idea no estaba para nada mala. Una fiesta con los chicos en casa de Ayame, seguido por una pijama da. Me divertiría al máximo. Era lo único que estaba amando de este verano. Las fiestas continuas que se realizaban.

    —Hoy le pediré permiso a mi abuela.
    —No te preocupes; mi madre se encargó de eso. ¡Ya tenés el permiso! Hoy te pasaré buscando y nos iremos de compras por allí. Continuará.




     
  19.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Verano de amor.

    n_n me gusto que hayan aclarado sus problemas.. aunque.. ya se me esta haciendo muy largo para que Kagome sepa la verdad, apenas me cayo el 20 xD entonces Kagura es casi "Madrastra" de Koga?- la venenosa es Sango? Kikyo anda con Inuyasha? aa confusión en mi mente! bueno, me agradaron los consejos de Kagura, es muy linda aunque.. en vez de naraku hubiese preferido a Sesshomaru n_n (saldra en tu ff? dime que siii) bueno pues creo que por ahora es todo n_n
    vas bien y bueno.. yo ya pase por eso ttengo 20 xD creo que sali un poco del rango que pusiste n_n aun asi pase esos problemas y vaya que te dejan experiencias unicas n_n
     
  20.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Verano de amor.

    Hola!!

    no puede ser me perdi una conti!, pero buena ya estoy aqui....

    muy buena conti, me gusto bastante, esta muy interesante, y con eso de que Ayame es super-iper-mega-celosa, pues que mas decir.......

    pero me sorprendio eso de que Sango le dijo que Kagome solo iba atras deKoga para quitarselo a Ayame,nunca creiq ue fuera capaz de hacer algo asi............. pero bueno es tu hisrotia y tendras ya planeado todo, solo tengo una duda......

    Es un inuxkago un KogxKag? pues al principio parecia un Inuxkag y ahora arece mas bien un Kogxkag.........

    bueno me despido esperando con ancias la proxima conti

    Mata ne
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página