1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Una hermosa cita navideña

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por MelodiaVal, 5 Junio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    652
    Puntos en trofeos:
    253
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Una hermosa cita navideña
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2005
    Una hermosa cita navideña

    hola!!! este es un fic que le debo a kiiori hace un monton
    no es la pelea por el cigarrillo que querias pero es lo que consegui
    espero que te guste, porque no me quitaba esta idea de la cabeza
    saludos Ruriko-chan


    —Idiota.

    —Tú no estás en condiciones de hablar.

    —Si lo estoy porque para algo te llamé temprano.

    —No lo estas porque te advertí que te controlaras y miraras por donde caminas.

    A estas alturas, la muchacha rubia, ya se encontraba harta de discutir, por lo que simplemente, siguió entregando folletos sobre la promo de navidad.

    —Te ves ridícula— Le señaló el joven Nara a la muchacha problemática.

    —Ridícula pero sexy— Argumentó Temari colocando una mano en su cintura y otra en su cabeza con mirada provocativa. —Además, tú no estás en condiciones de criticar.

    — ¡Ja! ¿Con esa pelota de pelo pegada en tu trasero? Yo no me quejo.

    —Irrelevante que lo notaras, me pregunto qué hacías observando por allí— Preguntó Temari pervertidamente.

    —Vaya que eres depravada, por lo menos mi disfraz se confunde con una persona decente— Dijo el joven entregando un folleto a un niño.

    —Gracias Santa— Dijo el muchachito confundiendo Shikamaru con Santa Claus, provocando que Temari riera, y el muchacho le dedicara una mirada envenenada.

    —Señorita Rodolfo, ¿Me da uno de esos?— dijo una niñita señalando los folletos que Temari tenía en la mano. La aludida, dedicó una sonrisa forzada a la muchacha, y le entregó unos de los catálogos, provocando que el hombre riera.

    —Jaja, “señorita reno, quiero ir al polo norte”— Se burló Shikamaru, y la enfadada muchacha, juntó sus manitos con ojitos risueños.

    —Santa, quiero que me regales una muñeca, un oso de felpa, y… jajaja— Se burló riendo la joven Sabaku no. Shikamaru la atravesó con la mirada, y luego se volvió para seguir entregando folletos.

    —Oye, ¿Me recuerdas como demonios fue que terminamos así?— Preguntó el chico-santa de traje rojo.

    —Fácil, por tu culpa.

    — ¿Mía? Que recuerde fuiste tú quien rompió el aparador.

    —Y tú quien me empujo.

    — ¿A si? Pues yo no lo creo.

    FLASHBACK

    Era la mañana del 24 de diciembre en la aldea oculta entre las hojas, Konoha, el día en el que por fin, se inauguraría el centro comercial, Colosus Market, al cual Temari ansiaba ir con sus amigas, ya que por ello se fue de Suna a Konoha el día anterior. La kunoichi de cuatro coletas se levantó temprano, así de paso llamaba a Shikamaru.

    El teléfono sonó alrededor de las 7 en la casa de un muchacho muy vago, cuyo padre atendió sin ganas y luego pegó el grito llamando a su hijo para que atendiera.

    —Diga— Habló somnoliento el Nara.

    — ¿Shikamaru? ¿Estás durmiendo?— Preguntó sorprendida la Sabaku no.

    —Son las 7 de la mañana mujer, ¿Quieres que riegue las flores?— respondió sarcásticamente el muchacho.

    —No tarado, ¿Acaso no recuerdas que iríamos al centro comercial?—Dijo la chica y Shikamaru le dio poca importancia.

    —Cierto, bien, te veo a las 9 allí.

    —De acuerdo, por cierto, lleva algo de dinero extra por si necesitamos— dijo la rubia.

    —De acuerdo pero no llevaré dema…— Para ese entonces, la chica ya había colgado.

    En el centro comercial de Konoha, entraba un muchacho de unos 16 años caminando distraídamente con sus manos en el bolsillo. A lo lejos, divisó una cabellera rubia con un típico peinado que jamás pasaría por alto. El joven se acercó a la muchacha, y se extrañó al no ver a sus amigas.

    — ¿Y las chicas?— Preguntó él.

    —Anko se las llevó a una misión de castigo en el bosque de la muerte luego de que anduvieran jugando en la oficina de Tsunade y la destruyeran por completo— Declaró la joven Sabaku no.

    —Por lo menos tendremos tiempo para comprar lo que vinimos a buscar en primer lugar con calma— Dijo el muchacho respirando por no tener que llevar las mil y un bolsas de las muchachas locas compradoras compulsivas.

    —No, no, no, ni sueñes que te escaparás, porque sabes tan bien como yo que amo ir de compras, y además, las muchachas me dejaron 2000 yenes para compensarme por su falta, así que, ¡De compras!— Declaró la eufórica chica, y así corrieron de tienda en tienda durante horas llevándose algo de cada una. Temari estaba realmente emocionada, nunca se había sentido tan dichosa en su vida, y nunca creyó que pudiera gastar dinero tan indiscriminadamente, hasta que le tocó el momento de pagar. La chica, observó con espanto como su tarjeta de créditos, ya no era leída.

    —Señorita, su tarjeta está sobregirada y tiene una deuda de 70.000 yenes, ¿Piensa pagar en efectivo?— Preguntó educadamente la jovencita que atendía el local, mientras dibujaba una dulce sonrisa. A Temari la invadió el pánico.

    —Verá, lo que sucede es que ya no tengo más dinero…— comenzó la rubia mientras notaba como el semblante de la vendedora pasaba a verse siniestro. —Pero… mi querido Shikamaru lo pagará, ¿Cierto Shikamaru?— Dijo ella con nervios provocando que él la mirara con sorpresa. El joven Nara abrió su billetera dejando ver lo vacía que se encontraba. — ¡¿Qué?! ¡Shikamaru! ¡Te dije que trajeras dinero!— Se quejó a todo volumen la muchacha.

    —Si traje, pero al ritmo que ibas ya me lo gasté— Se defendió el Nara de la furiosa chica.

    — ¿En qué rayos los gastaste?— Preguntó alterada la muchacha.

    —Temari, cálmate, esto no es bueno para ti en tu estado.

    — ¡¡¡Dime en que los gastaste!!!— Gritó más fuerte aun la chica, al muchacho quien la observaba aterrado, temiendo su reacción cuando se enterara del gasto de su dinero.

    —En una plato de rammen— Dijo él en un susurro y la chica pasó de su semblante agresivo, a un semblante serenamente diabólico.

    —Shikamaru, podrías decirme ¿Cuánto dinero trajiste?— Preguntó la chica al aterrado muchacho.

    —15 yenes— Dijo él y la muchacha sintió que estallaría de la furia. —Temari, recuerda lo que te dijo el médico, cálmate, no hagas movimientos bruscos, o podrías arrepentirte luego— Comenzó a decir el joven retrocediendo mientras la chica se le acercaba lentamente con las manos extendidas.

    —Date por muerto, ¡ARGH!— Gritó rabiada la chica comenzando a corretear al muchacho por toda la tienda, destruyendo un aparador, tropezando, pero siendo atajada por el muchacho a quien intentaba estrangular, y gritando incoherencias. La mujer del negocio, ya había llamado a la policía; su local estaba destruido.

    —Bien, ¿Quién piensa pagar el dinero del arreglo?— Preguntó Ibiki, que trabajaba allí como trabajo de medio tiempo por navidad. Temari y Shikamaru se dedicaron una mirada cómplice, y sonrieron tramando una picardía. La rubia, repentinamente, se arrojó al suelo, retorciéndose y gritando como si estuviera por morir. — ¿¡Que rayos le ocurre!?— Preguntó Ibiki observando la horrible escena y Shikamaru se precipitó juntó a Temari velozmente. El chico le guiñó el ojo en señal de complicidad.

    —Aléjense, aléjense de ella, es mi mujer y tiene contracciones, está esperando un bebé— Argumentó Shikamaru, provocando que todos retrocedieran, mientras el salía cargando a la muchacha desesperada en brazos. Llegaron afuera, y voltearon ambos observando a los policías.

    — ¡Bakkas!— Exclamaron a la vez y salieron corriendo, sabían que jamás podrían volver a colocar un pie en esa tienda, y quizá tampoco en el centro comercial, pero eso no les importaba, lo que les importaba era huir y que no los alcanzaran. Cuando creyeron que nada podía ser peor, obviamente, fue peor, porque no podían chocar ni manchar con tinta china permanente a nadie más que a Tsunade. Ya no sabían dónde esconderse, por lo que no pudieron decir más que “fue un accidente”.


    FIN DEL FLASHBACK


    —Y por eso fue que terminamos aquí repartiendo folletos, porque era eso, o ir a prisión, y creo que no le agradaría mucho a tu hermanito— Terminó de relatar Shikamaru.

    —Sí, aunque tampoco creo que le agrade mucho que tenga que trabajar para este centro comercial durante por lo menos 1 año y medio, y sin salario— Declaró la kunoichi, provocando una sonrisa en el Nara. De repente, la muchacha se llevó las manos al vientre, y con sorpresa observó al muchacho. —Está pateando— Declaró felizmente, y el joven se acercó corriendo, arrodillándose a la altura de la redonda panza de Temari. Colocó su oreja, y sintió como su pequeño Koji, pateaba sin cesar.

    —Vaya que es fuerte— Dijo Shikamaru.

    —Sí, como su padre.

    —Y testarudo como su madre.

    —Y vago, porque casi siempre permanece quieto, además de un poco siniestro, como su querido tío, ja, ¿Recuerdas que me quería matar cuando se enteró?— Preguntó la muchacha y el joven se rió.

    —Sí, así como recuerdo que me golpeó hasta que perdí la conciencia y casi me mató, ya que no quería usar la arena y prefería las manos para “descargar”, y luego nos dio el larguísimo y aburrido sermón sobre los embarazos adolescentes— Comentó el Nara mientras le llegaba a la mente esos no muy gratos, pero gracioso recuerdos. —Sabes, eres una problemática, aunque, me gusta estar contigo— Declaró el vago, sacándole una sonrisa a la muchacha.

    —Y tú eres un vago… pero eres mi vago— Dijo Temari yendo a abrazar a su Santa. Shikamaru se sonrojó un poco y simplemente se dejó llevar, hasta que arruinó todo… otra vez.

    —Que conste, esto fue culpa tuya— Dijo el chico, y la pelea comenzó nuevamente.


    Fin



    --------------------------

    lo se, no me quedo perfecto pero es lo que salio, jeje
    adios!!!!
     
  2.  
    Miburo

    Miburo LacrymosA~<3

    Leo
    Miembro desde:
    12 Enero 2009
    Mensajes:
    732
    Puntos en trofeos:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Una hermosa cita navideña

    ¡Amiga, Ruriko-chan!

    Amé tu fic :llorar1: Mucho mejor que mi idea del cigarrillo. ¡Muchas gracias por haberlo hecho así, lo amé completito, desde el principio hasta el final. Sin duda hermoso *--*Ya puedo imaginarme a ambos repartiendo folletos con esos disfraces. Shikamaru de Santa y Temari de un reno. Qué pervertido fue Shikamaru al decirle que tiene una pelota de pelo en su trasero, ¿por qué estaba viendo ahí, en primer lugar? ¡Qué va! Es Shikamaru y me encanta. Amo a ese sujeto ¿no se nota, verdad? Y como siempre comienzan con esas discusiones que me encantan. Por esa razón (y más) amo esa pareja. :lala:


    Jajajaja :lala: Eso me dio tanta risa, me mató :llorar1:

    Pobre Shikamaru, no solo tuvo que despertarse (eso es un logro) sino que también salir de compras con Temari. Hubiera muerto de un infarto si hubieran ido las otras chicas. No quedarían rastros de Shikamaru.
    Pobre también del local que destruyeron. Sólo Shikamaru traer poco dinero.
    Me encantó la "escena" que hicieron cuando tenían que pagar todos los daños. Aunque no les sirvió de nada porque los atraparon igual xD
    ¡Temari está embarazada! :brillo: ¡Qué bello! Amé la parte del final *--*

    Bueno amiga, no caben dudas de que amé, amo por completo tus historias. Las haces geniales y me encantan y disfruto leyéndolas. Muchas gracias por hacerlo. :llorar1:

    Te veo luego ¿si?

    Te quiero, Ruri-chan. :corazon:

    ¡Adiós! :rosa:
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página