1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

Tema en 'Inuyasha y Ranma 1/2' iniciado por siberian, 29 Enero 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Pan-chan

    Pan-chan Contramaestre

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Puntos en trofeos:
    249
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    jajajajaja que torpee es Inuyasha!! esta hablando pestes del chico que tiene a Kagome en las nubes y no tiene idea de que es él. Bueno no tenía, ya que ahora se enteró, me da la impresión de que Inuyasha va a reaccionar de una forma muy inmadura, egoísta y fría con kagome ._. es lo más seguro.

    Por otro lado ¿Qué fue lo que pasó con Kikyo? ¿Está muerta o sobrevivió a aquel accidente? bueno supongo que más adelante lo sabremos.

    Ya lo vi todo, habrá drama, y no me da buena espina ese tal Suikotsu ^^U
     
  2.  
    Voodoo

    Voodoo Marino

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    297
    Puntos en trofeos:
    158
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Amiga perdóname por perderme cinco maravillosas continuaciones! Sí cinco! Soy de lo peor, deberías negarme el hecho de leer tu fanfic, pero como tú eres misericordiosa sé que no lo harás xD déjame decirte que me tienes superenganchada con tu fanfic, es cool! (que fresita, se me pega de mi ff xD) ya se comienza a ver más el amor que siente Inuyasha hacia Kagome. Es evidente! y el que se haya quitado los lentes y se vista más "gente" la hace más atractiva. ¡Qué baka es Inuyasha, al no saber que Kag está enamorada de él! ¡BAKA! y es SU esperpento. Perdón EX-esperpento xD. Espero muy pronto la continuación amiga. Cuídate
     
  3.  
    inuXahome

    inuXahome Grumete

    Capricornio
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    47
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Ahh casi me desmayo como inuyasha al escuchar la conclusión que saco sango cuando kagome describio el chico que le gusto hoy no podre dormir si no hay conti pronto porfa te lo ruego
    Bueno dicho esto me voy pero con mucha pica bueno chaitos nos estamos leyendo
     
  4.  
    siberian

    siberian Pirata

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    129
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    21
     
    Palabras:
    2709
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Juju! Lo prometido es deuda así q aki les traigo mi continuación. Espero les guste y los deje intrigados MUAHAHA! xD
    Cáp. 14
    Desconfianza y sospechas
    (Parte II)
    –¡¡¡Kagome tú… tú… te gusta Inuyasha!!!

    –¿Eh, de qué hablas? –Kagome parecía confundida y estaba completamente palidecida, ni que decir que yo mismo me encontraba en estado de shock. –¡No, no, no, no me gusta Inuyasha, ¿cómo crees?! –se tapó el rostro completamente ruborizada.

    –¿De qué hablas? No trates de negarlo si estás completamente sonrojada. –le recriminó la vampiresa señalando su rostro. –Además, esa descripción que me acabas de dar no puede ser nadie más que el torpe de Inuyasha. –estaba claro que ya había perdido la paciencia y el único motivo por el que no le reclamaba nada era para no parecer que me inmiscuía en su conversación.

    –¿Có…cómo estás tan segura que hablo de él? –preguntó masticando cada palabra y temblando a causa del nerviosismo aparente.

    –Pues porque Inuyasha es exactamente como lo describiste: un serio buscapleitos, no le interesa nadie más que sí mismo y es muy grosero con las personas. –contestó con total calma haciéndome perder la paciencia.

    Dejé caer la escoba detrás de mí causando tal ruido que hizo notar mi presencia en los pasillos. Estaba dispuesto a sacarle discusión a la vampiresa cuando en esos momentos apareció la persona más inesperada…

    –¿Hermana? ¡¿Qué haces aquí?! Creí que estarías en el patio y…–me miró repentinamente y cambió su expresión a una más confusa. –¿Inu…. Inu… yasha…?

    –Creo que yo me iré…–musitó la vampiresa y se alejó luego de una jocosa reverencia.

    –¿Qué hacían aquí? –insistió mirándonos atónito. –Hermana… ¿has estado llorando? Tienes los ojos rojos.

    –¿Eh? No, no te preocupes, estoy bien. –contestó levantándose y guardando el pañuelo con el que se secara las lágrimas. –Disculpa si te preocupé. Y dime, Inuyasha, ¿qué hacías aquí? –preguntó disimulando tranquilidad que ciertamente ninguno de los dos poseíamos.

    –¡Feh! Como si tuviera que dar explicaciones. –repliqué cruzándome de brazos con la esperanza que no siguieran insistiendo con sus preguntas.

    –Pues como quieras, creo que yo mejor me iré a la biblioteca… aún debo investigar para mi trabajo de literatura. –repuso dándose la vuelta y a punto de irse.

    –¡Espera un momento! –exigí tomando firmemente su brazo. –¡A mí no me das la espalda, ni tú ni nadie!

    –¡¿Cómo te atreves a exigirme algo? Suéltame ya mismo o sino…!

    –O sino… ¿qué? –pregunté retadoramente viéndola a los ojos. –¿Gritarás como una chiquilla mimada? –bufé sarcásticamente.

    –¡¡¡O sino…….te golpearé hasta que me sueltes!!! –gritó estrepitosamente mientras azotaba su mano contra mi rostro.

    –¡¿Qué demonios crees que haces? A mí no me golpearás y te irás como si nada! –repliqué furioso incrementando la fuerza de mi agarre.

    –¡Inuyasha, ¿qué está pasando…?–Rin se detuvo en seco al ver como Kagome y yo forcejeábamos y se dirigió hacia Sota quien nos veía con una gota sobre su cabeza.

    –¿Sobre qué discuten esta vez? –alcancé a escuchar la conversación de mi hermana y el hermano de el ex esperpento.

    –Pues la verdad no tengo idea pero llevan así un buen rato. –contestó mirando su reloj de muñeca.

    Sota y Rin nos observaban discutiendo con ENORMES gotas de sudor sobre sus cabezas. Mientras tanto, Kagome y yo continuábamos en esa extraña discusión la cual, por cierto, había tomado un rumbo completamente distinto e inusitado.

    –¡¡¡Pues simplemente no entiendo por qué llorabas esta tarde!!! –gritaba sujetando con más fuerza sus brazos y acorralándola sobre la pared de los pasillos.

    –¡Eso no te interesa, además… ¿quieres decir que me estuviste siguiendo?! –replicó con completo enojo en sus ojos. –Lo que me faltaba, que me siguieras. ¿¡¿No tienes suficiente con que esté a tu lado mientras pintas las paredes?!? Después de todo eso te disgusta…

    –¿¿Qué?? –me sorprendí tanto que solté sus brazos por leves segundos pero sin dejar de acorralarla.

    –Así es, te escuché claramente decir que te molestaba mi presencia durante los recesos. Le decías claramente a Miroku lo molesta que soy…–había cierta melancolía en su tono de voz.

    –Pues no sé lo que sea que hayas estado escuchando pero no he dicho que me moleste…–me miró sorprendida y súbitamente fruncí el ceño. –…además, no me estés cambiando el tema porque aún no me explicas por qué llorabas.

    –Ya te dije que eso no te interesa. –replicó nuevamente adquiriendo aquella mirada que reflejaba una extraña mezcla entre enojo y melancolía.

    –¡Supongo que no me lo dices porque no soy el maldito profesor Suikotsu! –usé mi último recurso por tratar de hacer que confesara toda la verdad con respecto a lo que había dicho la vampiresa.

    –¿¡¿Ahora de qué estás hablando?!? –gritó soltándome otra cachetada.

    Rin, Kohaku y Sota observaban la discusión acompañados de otro enorme grupo de espectadores de varios grados quienes se encontraban sorprendidos por la precisión en la torpe chica que forcejeaba conmigo, sin mencionar las gruesas y enormes gotas que cada uno tenía sobre sus cabezas. La verdad es que me importaba poco lo que tuvieran que opinar al respecto; no desistiría en tratar de hacer que me dijera toda la verdad así tuviera que agarrarla con más fuerza y gritarle en pleno pasillo. No me importaba en lo absoluto que nos estuvieran viendo pues necesitaba saber si lo que la vampiresa había dicho era cierto o Kagome hablaba de otra persona ya que, por alguna extraña razón, me disgustaba saber que algún idiota la había hecho gastar lágrimas.

    –¿¡¿Acaso me vas a negar que estuviste hablando con el profesor Suikotsu sobre tener una cita?!?

    –Inuyasha por favor… no están viendo…–murmuró roja de la vergüenza mientras intentaba soltarse.

    –No me interesa en lo absoluto que nos estén observando. Me dirás por qué demonios estabas llorando o no te soltaré. –repliqué arrinconándola aún más.

    –Te lo diré…. Te lo diré si tan solo me sueltas. –suspiró nerviosa. –Nos están mirando, te lo diré con mas privacidad solo déjame ir… por favor. –me miró con ojos suplicantes. ¡Maldición! Había logrado convencerme por lo que la dejé libre.

    –¿¡¿Y ustedes que miran?!? –grité enojado intimidando a algunos de los presentes.

    Sin saber por qué, me encontraba completamente fastidiado. ¿Sería el hecho que la vampiresa dijera que Kagome estaba enamorada de mí? No, eso no podía ser ya que me importaba en lo más mínimo lo que el ex esperpento sintiera; entonces, ¿podría ser acaso el hecho de haberla hallado llorando? Posiblemente se debía a que yo era el candidato –según el arrebato de Sango- que la había hecho llorar. No era que me molestara saberlo pues no sentía en lo más mínimo lo que ella sí, ¡no podía permitirlo!, pero era saber que después de haber entablado una amistad la hiciera llorar por simple ignorancia; porque si de algo estoy seguro es que nadie me había mencionado nada al respecto e ignoraba sus sentimientos.

    Pero no era simple ironía.

    No podía permitirme sentir nada por la chica que más detestaba y suele meterme en problemas, sin mencionar lo torpe y poco agraciada que es. Era imposible dejarme compadecer por sus sentimientos… ¡sus sentimientos, es verdad! Había olvidado por completo que Kagome claramente había negado estar enamorada de mí, pero entonces… ¿Quién?, ¿quién podría ser esa persona que la hacía llorar por no corresponderla?... ¿sería acaso el inepto de Kouga..? De solo pensar en esa posibilidad me hacía hervir la sangre; ¡no podía enamorarse del mismo sujeto que le había hecho daño con burlas en el parque Ueno!

    ¡Lo había olvidado!

    Talvez no era un amor no correspondido el que la hacía llorar sino uno imposible. ¡Exacto!, todo encajaba perfectamente pues recordaba la conversación entre Kagome y el profesor Suikotsu y le había negado una cita. Talvez porque era mal visto o sus padres se oponían… exacto, seguramente se trataba de eso puesto que el ex esperpento se veía muy afectada al rechazarlo y claramente sonrojada. Aunque aún no comprendía esa descripción… pero debo admitir que la chica era muy lista. ¡Estaba claro como el agua!, había usado esa técnica de “describir a Inuyasha para confundir a Sango” para evitar tener que explicarle sus sentimientos hacia un profesor. Pues sencillamente no me iba a dejar engañar por lo que decidí seguir a Kagome hacia el patio para poder aclarar la situación, cuando sentí un brazo que me retenía. Se trataba de Rin.

    ––––––––––––––––
    –¿De qué tanto discutían Kagome y tú? –me preguntó con total inocencia.

    Nos hallábamos sentados bajo la sombra del árbol más grande del patio –si, mi lugar de descanso- y la brisa golpeaba suavemente nuestros rostros haciéndonos sentir tranquilos. Aunque claro que Rin continuaba observándome inquisitivamente y eso me mantenía un tanto inconforme.

    –De nada, ya tengo todo aclarado. –refunfuñé secamente.

    –Pues no lo pareciera. –replicó con una risa burlona. –Te ves tan confundido como aquella vez. –sonrió levemente.

    –¿Hablas de…?

    –Exactamente. No podría olvidar tu rostro cuando acababas de conocer a Kikyo. –contestó sin borrar esa jovial sonrisa de su semblante.

    –¡Feh! Pues que yo recuerde, Kikyo era aún más fastidiosa cuando se lo proponía. –repliqué recostándome sobre el tronco del mencionado árbol. –Además que tampoco me agradaba esa forma de sonreír tan propia suya que tenía para conseguir lo que quería.

    Sobre la cabeza de Rin surgió una enorme gota pero continuó sonriendo.

    –Pues aún recuerdo cuando ustedes dos eran amigos… te tenía de la misma manera que te tiene Kagome en estos momentos. –sonrió causando desdén en mi reparo. –Recuerdo bien que al principio tampoco querías aceptar que te llevabas tan bien con Kikyo que te enojaba que le hicieran daño solo porque era tu amiga, ¿o acaso no recuerdas aquella vez en el lago?

    –¡¿A qué quieres llegar con todo esto? Sabes perfectamente que no deberíamos estar hablando de ella! –grité con furia. –No compares a Kikyo y a Kagome porque esas dos solamente se parecen en el físico y sabes perfectamente lo que significaría si yo las viera de la misma manera. –agregué tajantemente dando por terminada la conversación.

    –Como quieras…–suspiró. –En fin, dime, ¿podrías llevarle esto a Kagome? –me preguntó con una gota de sudor sobre su cabeza mientras me extendía una bolsa de plástico blanca.

    –¿Qué es eso? –pregunté secamente mirando con recelo el objeto.

    –Pues es su ropa… la que ha tenido que reemplazar cuando se moja o le cae algún tipo de basura. –contestó mientras la gota sobre su cabeza se hacía cada vez más gruesa al igual que la mía que acababa de aparecer.

    –Ya deberías acostumbrarte, ¿no crees? –pregunté tomando la bolsa.

    –Ya lo hice…–contestó con la gota haciéndose más grande. –…solo espero que tú lo hagas.

    –Como sea. –repliqué en seco mientras me alejaba con la bolsa en mano.

    ––––––––––––––––
    Había estado buscando a Kagome porque francamente nos quedaba poco tiempo del receso y quería acabar rápido con nuestra conversación. Me encontraba mareado de caminar tanto sin encontrarla en lugar de estar descansando; bien podría haberlo hecho de no ser porque la encontré a último momento en el patio del colegio…

    Lo que vi me había dejado indignado…¿¡¿Acaso estaba hablando con…?!?

    Continuará………
    Muahaha!!!! Kedaron intrigados?? Si? No?? Jajaja qn sabe xD!!! En fin, spero les haya gustado el capítulo y grax x los comentarios :D
     
  5.  
    Pan-chan

    Pan-chan Contramaestre

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Puntos en trofeos:
    249
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!


    Te mato!! te revivo y te vuelvo a matar!! ¬¬ ¿Como puedes dejarme con esa intriga? no sabes que sufro del corazon? (ok eso es mentira xD) pero de todas formas es una crueldad que me hayas mandado el mensaje de "Hola ya puse conti" si me ibas a dejar asi :t7:

    *Pan-chan antes de leer la conti*:shaaa:

    *Pan-chan luego de la conti* :mad::llorar:

    En fin, a mi parecer Inuyasha esta poniendose celoso de el posible pretendiente de Kagome, me confundio un poco cuando Kagome dijo que no era Inuyasha el que le gustaba, pero de seguro lo negó porque le da miedo acepar lo que siente (mucho mas si el la trata tan mal)

    Al parecer Kikyo si está viva, seguramente fueron novios y terminaron (por la pequeña conversacion que tuvieron Rin e Inu conclui que Kikyo no había muerto) si me equivoque ps ni modo xD

    Conti pronto, es una orden!! quiero saber con quien estaba hablando Kagome!!
     
  6.  
    SangoHanyou

    SangoHanyou Marinero común

    Escorpión
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    92
    Puntos en trofeos:
    26
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    ERES MAAAAALAAAAAAA.!!!!

    ¿Cómo puedes dejarme así? No voy a poder ni comer... ToT...

    Pues yo también pienso que estaba hablando con Kikyo... o con el profesor Suikotsu... Me alegra como reacciona Inuyasha... porque eso demuestra que tiene interés por Kagome...

    Espero Conti pronto... Por Favvvvoooorrrr.!!!
     
  7.  
    princess

    princess Grumete

    Libra
    Miembro desde:
    20 Enero 2008
    Mensajes:
    92
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Apoyo a Pan-Chan Te deberia Matar.........! Pero no lo hare no abria historia y no tengo poderes de revivir asi q no lo hare te salvas ! Pero porqueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee !!!!!!!!!!!!!!!!!!!! dejastes!!!!!!!!!!!! Ahiiiiiiiiiiiiiiiiii ? podias aver terminado la frase no crees ? Ufff Inuyasha si que esta re loco izq la tecnica de describir inuyasha para confundir a Sango q le pasa ? Tengo la leve sospecha q cuando escribes los pensamientos de inuyasha te ries ... xdddd !Vamos no es obvio o se lo hay q mostrar con dibujitos Kagome gusta de tiiiiiiii ! Y me alegra q ya no sea tan callada y le demuestre a Inuyasha q no una debilucha pero me sorprendio lo de Kikyo y Kagome era Jummm Vaya Inuyasha estas repitiendo la Historia pero q paso con Kikyo eh ? Uhmm tienes q explicar eso bueno nos vemos Besos!
     
  8.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    862
    Puntos en trofeos:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Siberian, no es necesario que repitas los signos de admiración o pregunta: (¡!!???¿¿¿) Con los que se ocupan basta. También solo se colocan tres puntos: (…) al momento de que guarda silencio el personaje o se guarda una pausa.
    Y bueno hablando del capitulo estuvo muy interesante y sobre todo el suspenso que le colocaste al final del capitulo, siento que Inuyasha ya esta viendo a Kagome de otra manera aunque el mismo ni siquiera lo acepta, como siempre no es sincero en sus sentimientos era obvio que Rin se diera cuenta y le recordara una vez mas a Kikyo.
     
  9.  
    Marchiiqiita

    Marchiiqiita Bandido

    Libra
    Miembro desde:
    22 Enero 2010
    Mensajes:
    59
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Hola wuauu que capii xD.
    Me gusto mucho que de alguna forma Inuyasha se haya enterado de que qizas Kagome este enamorada de el.
    Y eso de la bolsa con ropa jajjaja Rin ya tenia todo preparado jaa me gusto mucho.
    Mucha suerte.
    Quiero contii pronto.




    Marchiiqiitaa !♥
     
  10.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Bandido

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Puntos en trofeos:
    66
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Hola siberian, soy nueva en tu fanfic, y Wow, no tengo palabras para expresar lo que este fic me hace sentir, así que dire algunos puntos importantes, esperando que por favor los leas, Este fic tiene una buena trama, ademas de que lo narras bien (como si fuera un extenso diario, o algo paresido) aunque eres un poquito mala con Kagome, pues creo que en tu fic, es la persona mas propensa a los accidentes y todo tipo de problemas a 10 K a la redonda, deberias de compadecerte un poco de ella, je je je, y lo que mas impotencia da, el la escasa inteligencia e intuicion de mi Inuyasha, el cual a sabido como mostrar su ignorancia a lo largo del fic (el muy tontito, aun no se da cuenta que Kagome se enamoro de el, probablemente desde el primer dia que lo conocio) balla imbecil que es mi Inuyasha (pero no importa aun así lo sigo amando je je je), aunque tengo dos enormes intrigas: 1º que fue lo que paso con Kikio, por lo que eh entendido, murio en un accidente de coche en el cual Inu iba manejando, y creo que Sesshomaru y Kagura tambien ivan ese dia, pero no has explicado muy bien que paso ese dia, espero que lo agas pronto; y la 2º en el ultimo capitulo ¿Con quien estaba hablando Kagone? pero creo que esta duda se respondera en el siguiente capi, grax a kami, Sabes, tu fic me a gustado mucho, apesar de las malas situaciones en que metes a Kagone (una de mis favoritas, en la boda de Sesshomaru y Kagura, pense que la mataban) espero que en los siguientes capis, agas que mi Inu se de cuenta que en el fondo de su corazon siente algo mas por Kagome que una simple amistad...............Espero que leas este post y que por favor me avises en mi perfil, cuando subas la conti (espero que sea preonto, ya no puedo esperar) Sigue escribiendo, lo haces estupendo..........te mando un abrazo y un kiss..............sayo Siberian
    me disculpo si te aburri con mi post ji ji ji (risa apenada)
     
  11.  
    inuXahome

    inuXahome Grumete

    Capricornio
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    47
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Oh que mala eres me dejaste otra vez con la intriga me dan ganas de matarte (no mentira) pero espero pronto la conti o sino voy a morir de la intriga
    Ademas no me espere que inuyasha encontrara a kagome hablando con el supuesto que le gusta a ella pero bueno nos estamos leyendo chaitos......
     
  12.  
    dulcekagome

    dulcekagome Bandido

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    ***!!!ola como estan!!!***
    me encanto la continuacion de tu fic esta muy bueno asik
    inuyasha ceer k kagom esta enamorada del profe pero k tonto es!!!!!!
    si el escucho a sango en fin me encanto.
    pero eres una malvada dejarme con el suspenso k injusta!!!!
    ojala k la conti salga luego ya kiero leerla!!!!
    ya nu digo mas kuidence salu2 bye bye kiss ***atte dulcekagome*** n_n
     
  13.  
    katica

    katica Grumete

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2008
    Mensajes:
    70
    Puntos en trofeos:
    18
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Hola siberian!
    he estado leyendo tu ff desde el principio y es muy interesante, me encanta que mantengas el caracter original de los personajes y que tu narracion sea un estilo de "del odio al amor solo ahy un paso", ademas de que el fic esta desde el punto de vista de inuyasha y eso lo hace mas fascinante, espero con ansias la continuacion pues nos dejaste de infarto jejeje, continua asi ^^
    Bye!
     
  14.  
    Pam

    Pam Pirata

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    487
    Puntos en trofeos:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    No creo que Kagome llegue a decirle lo que siente a Inu-sama. Después de todo, se sentiría peor si se lo dijera...bueno, eso pienso xD. Y pues sí, lograste que me quedara intrigada, ya me dio mucha curiosidad de saber con quien esta hablando. ¿Será que estará hablando con el profesor Suikotsu? Si es así, estoy segura que no tardará en explotar de la rabia el enojon de Inuyasha xD.
    Continua así, ¡te esta quedando genial!
    Salu2.
     
  15.  
    razon

    razon Contramaestre

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Puntos en trofeos:
    243
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    gomenasai¡¡
    no era mi intencion llegar tan tarde xD
    ni que fuerta un colegio pero en fin, creo que pan-chan tiene razón en matarte que te reviva y te vuelva a matar, soy sincera.
    esta tan ueno el capitulo ^-^ (que bipolar me salio xD)
    en fin muy buen ff le pongo un 7 pero me pregunto con quien estaba ablando kagome con...
    jakodsu? suikodsu? mokodsu? bankodsu? koga? naraku?
    ok ya me estas matando de la curiosidad no seas mala y pon conti :ojitos:

    atte:razon
     
  16.  
    Voodoo

    Voodoo Marino

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    297
    Puntos en trofeos:
    158
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Amiga déjame decirte que me encantó esta continuación. ¡¿Inuyasha, por qué niegas que te gusta Kagome xD xD?! Si te estoy regañando, te ordeno que vayas y te le declares, que bastante sufre por ti!! No seas burro. Esta enamorada de ti y de más nadie. Dah! o sea hello.

    Me gustó mucho, sólo te recomiendo que trates de poner una narración algo más variada. Por ejemplo, no tienes porque recalcar tanto las gotas de sudor xD que se hacen más grande, jaja :D

    De resto, me fascinó, espero pronto el siguiente capítulo!
     
  17.  
    siberian

    siberian Pirata

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    129
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    21
     
    Palabras:
    5078
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Hola!!! Aki les traigo me capitulo wiii!!! Lamento haberlos hecho sperar y si los dejé intrigados pues…misión cumplida! (xD!) En fin, spero q le guste ste capítulo special q les traigo. (¿Especial? ¿En q sentido es special?) Pues muy sencillo!! Ste es el capitulo más largo q he scrito, x eso es special xD!!! Spero lo disfruten y dejen sus comentarios :D
    Cáp. 15
    Una tarde realmente complicada
    Un día tranquilo como cualquier otro en el que, por razones que el destino me quiere ocultar y extrañamente, la casa se mantenía en total silencio y tranquilidad. Entraba una suave brisa por la ventana entreabierta de mi habitación y los rayos de sol matutinos iluminaban levemente los aposentos cuyo único ocupante dormía apaciblemente. La verdad es que eran mañanas como esas las que no se querían desperdiciar por nada en el mundo y deben ser aprovechadas descansando en su cama, en especial si ésta te llama diciéndote: “Duérmete, las cobijas siguen calientes y mis almohadas están más cómodas que nunca. Tendrás otros días luego para ir al colegio”. Exactamente, me encontraba en aquella difícil situación que debe ser enfrentada por cada estudiante en sus casas cada mañana pero particularmente esa mañana los llamados de mi cama eran más constantes e insistentes sin mencionar lo fuerte que eran.

    El despertador sonaba insistentemente.

    –Cinco minutos más…

    Exacto, son esos cinco minutos extras que le pedimos inconcientemente –o talvez a sabiendas de lo que sucede- al despertador que tan abruptamente interrumpe nuestros sueños. Estoy seguro que muchas personas de mi edad comprenderán la situación de la que les hablo y estarán completamente de acuerdo que cada día –o por lo menos dos veces por semana- enfrentan esa dificultad de levantarse mientras tu cama te retiene en ésta por mucho más tiempo del previsto.

    Por extraño que parezca –o talvez no- esa mañana era exageradamente imposible para mí levantarme. Era como si mi cuerpo no me respondieran y hubiera perdido la mayoría de mis sentidos y la capacidad de auto controlarme. En fin, no podía quejarme pues la situación era placentera y me garantizaba los cinco minutos extras que pedía simplemente porque la noche anterior me había ido de juerga con mis amigos y me merecía ese descanso además, ¿qué mal estoy haciendo?, en definitiva no era a mí a quien me hacía daño y no había nadie quejándose así que era comprensible que tomara eso como una libertad de dormir por poco tiempo extra.

    ¡Qué sensación más placentera!

    –––––––––––––––
    –¡¡¡Maldición!!! –mi tan estrepitoso grito hizo eco por toda la casa. –¡No puedo creerlo, estoy demasiado retrasado! –agitaba el reloj como loco como si no creyera lo que estaba viendo.

    ¡Eran las nueve con cuarenta y cinco minutos de la mañana!

    Era obvio que perdería todas las clases de ese día y ni siquiera me permitirían entrar. Eso estaba dicho. Pero lo que me molestaba e hizo que me resignara a bañarme apresuradamente era el hecho que Kaede debía estar enojada en esos momentos. ¡Y pensar que había faltado justamente ese día! Pero en fin, no había nada que pudiera hacer para remediar la situación y lo menos que debía hacer era presentarme esa tarde en el consultorio del dr. Aoki; una de las actividades que más detesto pero debo hacerlo una vez al año siempre en esa misma fecha.

    Normalmente no soy de las personas que se enferma con facilidad pero parecía que esa mañana el destino me jugaba una broma –o quizás se trataba del karma por haberme quedado dormido hasta tarde- ya que me sentía demasiado cansado y con dolor de cabeza sin mencionar los incesantes estornudos y la calentura que comenzaba a presentarse. Por si fuera poco, me encontraba completamente palidecido y comenzaba a toser por montones y la garganta me dolía; al dirigirme a un espejo de los baños pude notar mis amígdalas inflamadas…. Era definitivo que no era mi día. No solo el hecho de tener que ir al consultorio del dr. Aoki todos los años esa misma fecha hasta que no necesitara más tratamiento era exasperante, sino que estar enfermo justamente el día que debía mantenerme firme al recordar a Kikyo era señal que mi día no podría empeorar.

    Claro que además debía contarle todo sobre mis repentinos y confusos sueños. No podía ocultar el hecho de posiblemente estar recordando algo por mi cuenta –ya que todo lo referente a ese día se mantenía como recuerdo reprimido- ya que sería como retrasar todos esos años de consulta y no me daría el lujo de permitir que me estuviera atendiendo por mucho más tiempo; era exasperante. Era completa e indiscutiblemente incómodo compartir tus pensamientos, sentimientos ¡en incluso tu vida!, con un completo extraño que no hace más que conjeturas ridículas y absurdas preguntas las cuales no tienen el menor sentido con la conversación; al menos a mi parecer.

    En fin, volviendo a la realidad a la que me encontraba, estaba completamente agotado y me sentía apunto de desfallecer. No era posible que me hubiese enfermado tan repentinamente y para colmo era una enfermedad que parecía no ceder. Era como si mis intentos por hacerme sentir mejor e incluso tratar de “curarme” –o por lo menos aparentarlo por cierto tiempo- con remedios caseros conocidos gracias a la intervención de Kaede por tantos años, no hiciera más que estorbar e incluso hacerme sentir peor. A fin de cuentas que luego de desayunar con una de mis tan amadas sopas ramen me quedé dormido –o más bien desmayado- en el sofá de la sala.

    Cuando desperté aún no se encontraba nadie en la casa por lo que supuse había dormido por tan solo unos instantes y no faltaría mucho para que Rin y Shippo –ya que Kaede tenía reunión esa misma tarde- regresaran del colegio –si bien es Rin del colegio y Shippo de la primaria-. Me aproximé a la cocina para poder ver la hora en el reloj de pared y me alarmé al ver que eran ¡las tres de la tarde!, ¿¡¿cómo había dormido por tanto tiempo?!? Bueno, eso ya no importaba, lo que sí tenía importancia en lo absoluto era que ¡perdería mi cita en el consultorio! No podía permitirme llegar tarde por lo que corrí a toda prisa –sin importar que en el trayecto tumbara varios recuadros de las paredes y uno que otro jarrón- hacia el baño pues apenas si me quedaban minutos para ducharme, cambiarme, peinarme, -alistarme en general- ir hacia la estación de buses y llegar a tiempo al consultorio. ¡Vaya tortura el haber averiado el automóvil tan solo días antes!

    Finalmente había llegado al consultorio y, para mi suerte, habían corrido mi cita de las 3:30pm a las 4:00pm por un retraso con el tráfico que mantuvo ocupado al galeno por varios minutos por lo que no debía preocuparme por haber llegado quince minutos después de la hora prevista inicialmente. Solamente debía esperar que fuera mi turno para poder finalizar con eso y largarme a vivir mi vida pues en definitiva mi tiempo de consulta son los 30 minutos más largos de mi vida y los peores desperdiciados.

    –Joven Taisho, el doctor Aoki le atenderá en estos momentos. –dijo la secretaria mientras se me acercaba sonrientemente. –Puede pasar a su oficina.

    –Gracias. –contesté secamente mientras me aproximaba a la oficina.

    Me acerqué y dudé antes de abrir la puerta que tenía grabada el nombre del “Psiquiatra Yasunao Aoki” en su marco y finalmente entré a la oficina. No esperé la fría y habitual cortesía del susodicho por lo que me senté sin más y esperé que comenzara la sesión. Me observó durante algunos minutos y prosiguió.

    –Bien, Inuyasha, veo que decidiste venir esta vez por tu cuenta. ¿Qué te ha hecho cambiar? –preguntó con seriedad.

    –¡Feh! No necesito venir con Kaede como si fuera un niño chiquito. –replique cruzándome de brazos.

    –Muy bien, creo que no vale la pena seguir atrasando más ésta sesión. Dime Inuyasha, ¿has estado siguiendo mi sugerencia de escribir en un diario todo lo que te sucede?

    –Así es. –contesté mientras se lo extendía. –Puede revisarlo.

    El doctor observó detenidamente cada página que leía y finalmente me devolvió el diario. Me miró fijamente con un asombro inusitado en su rostro.

    –¿Qué sucede? Por la forma en la que me observa juraría que ha visto a un fantasma. –bufé sarcásticamente ante la expresión confundida del galeno.

    –Me sorprende que puedas mantenerte tan sereno. –comentó mientras recobraba su seriedad habitual. –Por lo que leí en tu diario, has estado recordando cosas con respecto a Kikyo sin intervención de métodos hipnóticos; me parece que has progresado bastante desde tu última visita, sin embargo, me alarma saber que todos esos recuerdos coinciden con la presencia de esa nueva chica, ¿cómo la describiste..? “El esperpento”. Temo que su parecido físico con Kikyo podría causarte problemas además de simplemente ayudarte a recordar respecto al accidente.

    –¿Está diciendo que debería alejarme de Kagome? –pregunté casi sin poder creerlo.

    –Talvez. No te alarmes, creo que su presencia no sería perjudicial para tu salud mental o sino ya hubiera notado problemas graves en tu conducta. ¡Al contrario!, me parece más bien que te estás acostumbrando a ella por lo que no veo la necesidad de apartarte de esa chica. –meditó por unos segundos y continuó. –Solamente te recomiendo que no te involucres con ella sentimentalmente o por lo menos hasta que hayas recuperado por completo tu sanidad mental.

    Un enorme sonrojo cubrió mi rostro rápidamente y sentí como si mi cara estuviera quemándose.

    –¡Pe.. pero… yo… yo.. yo no… Kagome y yo no…!–el sofoco no me permitía articular ninguna palabra concreta.

    Repentinamente, y para mi sorpresa, el doctor expulsó una enorme y sonora carcajada la cual causó que innumerables cantidades de signos de interrogación –de todos los colores y tamaños- rodearan mi cara con expresión confusa.

    –No te preocupes muchacho, se bien que no tienes nada con esa chica. Acabo de leerlo en tu diario, ¿recuerdas?, así que tranquilízate. Además, se nos acaba de terminar el tiempo de esta sesión pero te asignaré una cita para el próximo fin de semana. Pero hazme un favor ¿quieres?, necesitaré que para la próxima sesión traigas a esa chica, ¿cómo se llamaba..? Kagome, exacto, tráela para la próxima semana pues necesitaré examinar si es tan parecida a Kikyo como la describes.

    –Pero… pero…

    No pude replicar nada pues ya me había sacado de su oficina y cerrado la puerta tras mis espaldas. La verdad es que seguía rojo como un tomate ante su comentario –debo admitir que me había tomado por sorpresa- y no había podido defenderme aún. Me encogí de hombros resignado y suspiré; ya no podía hacer nada por defenderme por lo que simplemente abandoné el consultorio y me dirigí hacia la parada de buses para poder regresar a casa. La verdad era que comenzaba a sentirme fatal ya que la calentura comenzaba a incrementar ¡y ni que decir del dolor de garganta! Era verdaderamente un desastre caminando pero claro, ¿qué mejor manera de ser un desastre sin la aparición de la reina de tales? Exacto, como si mi tarde no hubiera sido horrible lo suficiente, en el momento que apareció el autobús y estuve a punto de subirme pude presenciar como una joven mujer caía de rodillas en la calle y no era una mujer común, se trataba nada más y nada menos que de Kagome quien acababa de chocar con un poste de luz y caído de su bicicleta a orillas de la calle. La torpe chica ni siquiera podía ver el bus que se le venía encima por lo que corrí antes de que…

    ¡CRASH!

    Había ocurrido. El choque fue inevitable y las personas corrieron formando una multitud alrededor de los accidentados. Estaba quebrada; completamente destrozada cada milímetro y realmente torcida al punto que el dueño del autobús detuvo su andar solo por unos momentos para poder ser testigo de la atrocidad causada. La había despedazado completamente y era realmente irreconocible pero las personas se admiraban y aplaudían felizmente mientras nos ayudaban a Kagome y a mí a levantarnos.

    Efectivamente, había llegado tan solo segundos antes para tirar al ex esperpento hacia la cuneta evitando que fuera atropellada. Para mala suerte de Higurashi, su bicicleta había recibido todo el impacto y ahora no era más que pedazos irreconocibles de tubos y cadenas los cuales estaban tirados en medio de la carretera. Ya el autobús había reanudado su andar mientras yo me levantaba –ayudado por los espectadores, claro está- dejándome completamente exhausto y resignado a tener que caminar todo el enorme trayecto hasta mi casa.

    –¡Inuyasha! –parecía sorprendida de verme. –¿Qué… qué haces tú aquí?

    –¡Feh! ¿Pues que te parece que hago? Estoy evitándote la muerte. –repliqué cruzado de brazos. –Deberías tener más cuidado al anda en bicicleta. Y hablando de eso, ¿qué hacía tirada en plena carretera?

    Una enorme gota surgió sobre la cabeza de Kagome mientras sonreía nerviosamente y se tocaba la nuca con una mano.

    –Etto… pues yo..je je je…

    –No me digas que tú no…

    –¡Por favor no te burles de mí, es la primera vez que monto una bicicleta y mi hermano ha estado enseñándome como usarla pero como es mi primera vez sola no pude girar el timón para evitar chocar con el poste de electricidad! –gritó muy apenada y por consiguiente, se puso completamente roja al ver la expresión de burla en mi rostro. –¡No es gracioso! Además… además que realmente me dolió y me hubiera lastimado realmente de no ser por tu ayuda.

    Sonrió con inocencia causando que mis mejillas adquirieran un color carmín. Giré mi cabeza disgustado.

    –Como sea, si no aprendes a manejar bien una bicicleta podrás hacer que te maten y no estaré siguiéndote evitando que eso pase. –repliqué mientras comenzaba a caminar.

    –¡Espérame! –gritó mientras me alcanzaba y caminaba a mi lado.

    –––––––––––––––
    Habíamos caminado por más de media hora y aún no llegábamos ni a mi casa ni a la suya. Repentinamente me di cuenta que faltaba un tramo aún más largo pues me había equivocado de camino y había tomado uno más largo; ¡vaya desdicha la mía! de la nada, y sin razón aparente, Kagome pareció sobresaltarse al pasar cerca de una biblioteca lo cual me dejó bastante intrigado pero no tuve oportunidad de interrogarla pues ya me estaba respondiendo.

    –Inuyasha, espérame aquí unos momentos por favor. –dijo jalándome hacia la mencionada biblioteca.

    El roce de su mano con la mía me puso bastante incómodo por lo que me zafé de su agarre y decidí interrogarla.

    –¡Feh! ¿Y porqué habría yo de esperarte, acaso tienes algo importante que hacer? –pregunté con frialdad pero no pareció inmutarse ante mi interrogante.

    –Pues había olvidado que debía recoger algunos libros para unos trabajos pendientes de Sota y me recordé de ello al ver la biblioteca. –contestó con una gruesa gota de sudor detrás de su cabeza. –Solamente espérame por favor, prometo no tardarme más de 20 minutos.

    –Hazlo rápido. –repliqué con mis ojos cerrados y brazos cruzados.

    Me apoyé sobre un paredón mientras esperaba que el ex esperpento saliera a tiempo del lugar o sino estaba dispuesto a marcharme.
    Pasados quince minutos comencé a impacientarme por lo que me separé del paredón con intenciones de irme cuando de repente pude observar a “La súper montaña de libros con patas” que salía de la biblioteca. Me parecía increíble la cantidad exagerada de libros que traía Kagome en sus brazos pero pronto mi asombro se convirtió en resignación y una enorme gota sobre mi cabeza al ver como el ex esperpento no se fijó –o por lo menos no recordaba- en los escalones que habían frente a ella por lo que cayó de cara contra el piso y los libros salían disparados a tres metros de distancia de ella.

    –Deja que te ayude. –dije tomando algunos libros del piso mientras ella hacía exactamente lo mismo, claro, después de haberse levantado del suelo.

    –Gracias. –murmuró aún avergonzada por el espectáculo que acababa de dar.

    –Será mejor que nos demos prisa. –nomás Kagome me vio con cara confundida, continué. –Tu madre debe estar preocupada por ti y ya va a anochecer.

    –¡Es verdad! –exclamó haciendo que en mi sobresalto botara nuevamente los libros al suelo.

    Sobre la cabeza de Kagome surgió una gota al ver mi cara de fastidio recogiendo los libros.

    –Lo siento…–suspiro agachándose para ayudarme. –…pero acabo de recordar que debo ir a la carnicería pues mamá me pidió que comprara algo con qué hacer la cena de esta noche. Después de todo, trabajará hasta tarde y debo cocinar para Sota, el abuelo y yo. –eso último pareció más para sí misma que para mí pero no le tomé importancia.

    –Bien, como sea, si no te apuras cerrarán la carnicería y no podrás hacer la cena. –dije levantándome con algunos libros en mano.

    –¡¿En serio me acompañarás? Eso sería grandioso! –exclamó sonriendo nuevamente con dulzura.

    –Como sea. –murmuré cruzándome nuevamente de brazos y cerrando mis ojos para ocultar mi sonrojo.

    –––––––––––––––
    Nos encontrábamos en una pequeña carnicería escogiendo lo que compraría. Kagome parecía realmente indecisa y yo comenzaba a impacientarme pues quería llegar a casa para dormirme ya que realmente me sentía mal pero no podía simplemente irme y dejarla abandonada en ese barrio. Además que ya me había ofrecido que cenara con ella y su familia a lo que no pude negarme pues el filete simplemente es uno de mis platillos favoritos. En fin, cuando ya se había agotado mi paciencia el ex esperpento finalmente escogió el pedazo que se llevaría.

    Kagome estaba dispuesta a llevárselo y pagar cuando repentinamente apareció un inconveniente…

    –¡Suelta eso muchachita! –gritó amenazadoramente.

    –¿Eh? ¿Pero de qué habla si este pedazo de carne es mío y me lo llevaré a casa esta noche? –Kagome parecía confundida ante la amenaza.

    –¡No lo creo delgaducha, ese trozo de carne es mío! –se acercó peligrosamente a la temblorosa Higurashi. –¡Si no lo sueltas inmediatamente te juro que te golpearé hasta que te desangres Esquelética!

    Ciertamente la mujer parecía la copia de Big Mamma pero Kagome se veía realmente indefensa al lado de ella y comenzaba a sospechar que si las amenazas de esa señora se hacían ciertas era poco probable que el ex esperpento saliera viva de eso.

    –¡No me llame Esquelética porque soy completamente normal! –replicó frunciendo el entrecejo. Oh sí, habrían problemas. –¡Además que este trozo de carne es mío!

    –¿En serio?, porque yo no miro tu nombre en él. –bufó sarcásticamente. –Y ya te advertí, Esquelética, que si no sueltas ese pedazo de carne te dejaré la cara tan molida a golpes que el carnicero te confundirá con una de sus ventas.

    Se había armado la gorda… literalmente.

    –¡No señora, usted no entiende… debo llevar esta carne a casa esta noche o mi hermano, mi abuelo y yo no tendremos qué comer!

    Kagome y “Big Mamma” comenzaron a forcejear para espectáculo de muchas personas. Yo no estaba seguro de qué hacer.

    –––––––––––––––
    –Aún no puedo creer que haya ganado…–murmuré con una gota sobre la cabeza, fuera de la carnicería.

    –¡Le dije que era mío y ni usted ni nadie podía quitármelo! –gritaba Kagome victoriosamente mientras agitaba el trozo bien envuelto de carne en el aire.

    Suspiré con la gota aún más gruesa sobre mi cabeza. Higurashi comenzó a caminar a mi lado nuevamente.

    –Qué bien, podré hacer una cena realmente deliciosa en casa y no tendré que preocuparme por señoras como esa que solamente…–se detuvo en seco al ver su mano vacía.

    Un perro había pasado corriendo y se había llevado el trozo de carne que Kagome llevaba en sus manos. La aludida simplemente cayó de rodillas en el piso pues ya habían cerrado la carnicería y no tenía con qué hacer la cena de esa noche.

    –No te preocupes, creo que aún están abiertos los puestos de comida rápida; si nos apresuramos podremos comprarla. –dije tratando de animarla.

    –Pero… me quedé… me quedé sin dinero…–hipó entre sollozos.

    –No te preocupes, aún me queda un poco de dinero y solo tendrás que pagarme cuando puedas.

    Kagome se levantó secando sus lágrimas y nuevamente me sonrió con aquella gran dulzura que emanaba de sus ojos al brillar.

    –Gracias.

    Nuevamente me había sonrojado por lo que viré mi cabeza ocultándolo.

    Nos dirigimos a un lugar de comida rápida pero en el trayecto –y para mi mala suerte- comenzó a llover fuertemente. La gripe no era nada en comparación a lo que eran los estornudos y lo que era toser bajo la lluvia. Higurashi y yo nos apresuramos y comenzamos a correr para poder encontrar un techo bajo el cual refugiarnos.

    Todo pasó muy rápido.

    Antes de que nos diéramos cuenta, ya nos encontrábamos los dos –exacto, por culpa de los descuidos de “Torpe Higurashi”- arrojados en una fuente que había en un pequeño parque cerca. Cuando salimos del agua –gracias a la ayuda de un señor de avanzada edad- Kagome me miraba con una gruesa gota de sudor detrás de su cabeza y se disculpó por su tropiezo con mucho nerviosismo.

    –No te preocupes, será mejor que nos apresuremos o cerrarán los centros de comida rápida. –dije ya con una enorme vena sobre mi cabeza a causa de mi enfado.

    –De acuerdo… y discúlpame por ser tan torpe. –se disculpó nuevamente y muy apenada.

    –Como sea, ya te lo dije: si no nos apresuramos…–me interrumpí a mí mismo a causa de un leve mareo. Exacto, todo por mi enfermedad.

    –¿Te sientes bien? –preguntó preocupada mientras pegaba su brazo a mi frente. –¡Inuyasha, estás hirviendo!

    –¡Bah, deja eso o sino no llegaremos a tiempo para comprar la comida! –repliqué adquiriendo mi porte serio para parecer saludable.

    ––––––––––––––––
    –Muchas gracias. –dijo Kagome haciendo una reverencia ante la persona que atendía el pequeño local de comida.

    –No se preocupe señorita, pasen buenas noches. –replicó dulcemente una señora de avanzada edad.

    –Ceo que con esto será más que suficiente. –dijo entusiasmada. –Inuyasha, muchas gracias por haberme ayudado o la verdad no hubiera sabido que…

    Esas fueron las últimas palabras que pude escuchar de Kagome……. Me había desmayado.

    Continuará…………
    Espero q les haya gustado mucho ste capítulo y si es posible q los haya dejado más intrigados aún BWAHAHA! (xD)!!! Spero sus comentarios :D

     
  18.  
    Zhiiny

    Zhiiny Pirata

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Puntos en trofeos:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Hola!!!
    OMG y nos dejas en la mejor parte del fic,
    Esta confirmado tu odias a tus leectoras
    Que kawaii que Inuyasha ayudara a Kagome apesar de que estaba enfermo
    Y eso del diario, ¿Que habra pasado en el accidente?
    Me tienes intrigada
    Sayo,
    Espero la contii!!
    ~Zhiiný~
     
  19.  
    Ahome Uchiha

    Ahome Uchiha

    Leo
    Miembro desde:
    16 Febrero 2010
    Mensajes:
    40
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    jajaja buena, pobre inuyasha se desmayo en publico q pasara con Kagome, por ayudar a Inuyasha lo empeorara? amiga esta conti si q estuvo largisima, bueno espero tu conti.

    att.

    Jazz-chan :D
     
  20.  
    SangoHanyou

    SangoHanyou Marinero común

    Escorpión
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    92
    Puntos en trofeos:
    26
    Pluma de
    Escritora
    Re: [UA] ¿Cómo ignorar tu torpeza?

    Eres la más mala de malas... más mala que Naraku... Como puedes dejarnos así... cada capítulo es un martirio... jaja... ^.^
    Que bonito es verlos juntos y llevándose bien... y que bueno que Inuyasha ya está empezando a ser cortés con ella... creo que ya la está empezando a ver como una mujer... jeje...
    Aunque no revelaste la incognita del capi anterior... ¿CON QUIEN ESTABA HABLANDO KAGOME?... me parece que eso va a quedar en nuestra imaginaciones... *verguenza*
    De a poco vas revelando más detalles de la vida de Inuyasha y de la muerte de Kikyo... aunque me gustaría saber más... tendré que aguantar... je...

    Ojala y actualices pronto... ya sabes que cuentas con todo mi apoyo... besitos...

    :ANYWORD:
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página