1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)

Tema en 'Crepúsculo' iniciado por Tsuo Rin, 7 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    1406
    The Last Night (Primer Capítulo)

    Hola soy Tsuo Rin, y este es mi primer fic de Twilight, espero q lo disfruten...
    Parejas: Edward x Bella, Jacob x Reneesme, Leah x ?, Seth x ?

    NACIMIENTO
    Narrado por Carlisle
    Y llegó el día de regresar a casa. A pesar de que sólo estuve fuera por 4 días, me parecieron 4 décadas…debe ser porque extraño a mi familia.

    ¿Qué pensarán cuándo llegue a casa con “esto”?... en realidad no hay mucho que pensar pero sin duda habrá diversas reacciones. Es lo que pasa en una familia con personalidades tan diversas.
    Ni yo mismo estaba seguro de esto, habrá consecuencias a largo plazo, eso es seguro, pero hasta entonces habrá que disfrutar del momento…

    El camino de vuelta a Forks me pareció interminable, sí…estaba realmente ansioso por llegar y ver a mi familia…y por tener en mis brazos a mí querida Esme…a ella la extrañaba más que a nada en este universo.
    Deseaba tanto volver a verla…su cabello color miel, su angelical rostro, su cálida voz, su perfecta figura…sé que el solo hecho de volver a besar sus suaves labios me hará olvidar las palabras de aquella señora…

    Mi viaje a Chicago era una visita médica privada para Kate Ford, la hija recién casada de una antigua habitante de Forks que fue mi paciente en una ocasión. La Sra. Abigail, la madre de Kate, nunca estuvo de acuerdo con el matrimonio de su hija, había algo en su futuro yerno…algo que le daba mala espina. Pensé que era algún tipo de prejuicio, pero al ver el vientre de Kate, sabía que ese embarazo era peligroso. Kate lucía demacrada, estaba muy delgada, sus ojos azules sin embargo brillaban con la misma intensidad que brillaron los ojos achocolatados de mi nuera.

    Sí…ella lo sabía…estaba embarazada de un vampiro y su embarazo la estaba matando, pero lucía feliz al igual que lo hacía Bella.

    La Sra. Abigail solo quería que su hija se recuperara…no quería saber nada del anormal embarazo de su hija…solo anhelaba ver a Kate sana y fuerte como antes. Las discusiones de madre e hija acerca de que hacer con respecto al embarazo empeoraban cada día. Las razones por las cuales el esposo de Kate no se encontraba presente eran desconocidas. Me dediqué a escuchar a Kate, la alimenté con sangre cuando su madre no nos veía y cuando le advertí lo que sucedería si continuaba adelante con la gestación, ella solo dijo:

    -No importa…este es el fruto de mi amor por él…no lo veo como un error. Todo saldrá bien si usted me ayuda.

    El tono que empleó en sus palabras me recordó a Elizabeth, la madre biológica de Edward, ese tono significaba que conocía lo que yo era…

    La cesárea estaba planeada para la mañana de mi día 3 en Chicago, sin embargo el bebé no estuvo de acuerdo. A las 4 de la madrugada, Kate se retorcía del dolor en su cama y vomitaba sangre por la boca…el bebé dañaba sus órganos internos.
    La Sra. Abigail entró en shock al ver la escena y empezó a gritar: ¡mátelo, mátelo!

    Pero la mirada de Kate indicaba lo contrario, iba a dar la vida por su hijo…y yo lo acepté…acepté que trataría de salvar a ambos. Cuando la anestesia hizo su efecto, y saqué al niño, pude ver la gravedad del daño en el cuerpo de ella.
    Hice lo posible…lo humanamente posible…pero Kate no resistió.
    Barajé en mi mente la opción de transformarla pero su madre aún seguía fuera de la habitación, no tendría como explicarlo…no podía exponer a mi raza. Y de repente recordé las palabras que Kate me dijo esa mañana: -Procure salvarlo…primero él, después yo…si mi esposo no llega hasta el momento del parto significa que no regresará más y yo no quiero…no puedo vivir sin su compañía. Aunque extrañaré a mi hijo, tengo la extraña sensación de que va a ser muy feliz- dijo guiñándome un ojo.

    Kate murió…mientras su madre gritaba y maldecía detrás de las puertas y yo sostenía a un bebé…un niño muy lindo…con ojos azul cielo al igual que su madre, una cabellera rubia como sol y una piel dura y suave que delataba su naturaleza.
    Lo limpié y los vestí con aquella suave ropa para bebé que compra una madre ilusionada…aunque sería ropa que no le quedará por mucho tiempo…

    La Sra. Abigail, aún en shock, ni siquiera lloró, en cuanto vio el cuerpo sin vida de su única hija, empezó a preparar el entierro de la misma; no sin antes agradecer por mis servicios:

    -Muchas gracias, Dr. Cullen. Sé que usted hizo lo posible, pero tengo que admitir que ella fue terca al arriesgar su vida por un MONSTRUO. Estoy segura de que su “esposo” nunca la amó y ahora ella está muerta…Y con respecto a “eso”-dijo mientas señalaba a la criatura-lléveselo porque no quiero ver el rostro del asesino de mi Kate…no quiero saber nada de esa abominación que no dudó en arrebatarme el tesoro más preciado de mi vida.
    Se rió sin alegría y agregó: -sé que si lo deja aquí no dudaré en matarlo.-

    Esas palabras fueron suficientes para mí…tomé al niño y salí de esa casa con un gran pesar, dejando a la Sra. Abigail con todo ese dolor, pero también deseando no volver a vivir esa situación…no volver a escuchar esas palabras.
    Ya llegando a Forks me percaté de de que al igual que Nessie, éste bebé iba a ser muy amado y que no habría necesidad de mirar atrás, al menos que él así lo quisiese.

    El día estaba nublado totalmente, típico de Forks. El bebé aún dormía. Estuvo despierto desde que nació hasta que salimos de Chicago. Seguro estaba asustado por las palabras de su abuela…tan asustado que no quiso alimentarse y eso me preocupó.

    Mi Mercedes avanzó por la carretera, desviándose hacia el norte. La paz retornó a mi interior cuando pasé por el camino no pavimentado y recorrí el bosque. Recorrí lentamente el jardín de la casa y por fin pude escuchar la voz de mi eterna amante…mi dulce Esme.
    -Ya llegó- dijo con su tierna voz.

    Pude escuchar los pasos de todos acercándose a la entrada. Dejé el auto en el garaje, percatándome de la presencia de un nuevo auto, probablemente de Rosalie…sonreí…bajé del auto, saqué al niño y me dirigí a casa.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    1753
    Re: The Last Night ( 2do Capítulo)

    DOMINIC
    Narrado por Bella:

    …todos escuchamos los neumáticos del Mercedes de Carlisle mientras estacionaba en el garaje. Esme sonrió y dijo: —ya llegó—

    Nos reunimos en la entrada, mientras él bajaba de su carro…de repente nos tensamos…Carlisle no venía sólo. Escuchaba los rápidos latidos de un corazón junto con él.
    Edward estaba relajado pero yo no podía dejar de abrazar a mi hija…solo precaución…sé que Carlisle no arriesgaría nuestra familia.
    Esme abrió la puerta emocionada y allí estaba él tan brillante como siempre, pero traía algo en sus brazos… ¿una manta?

    —buenos días, mi querida familia—dijo con una sonrisa de “todo está bien”.

    Nadie contestó. Nos quedamos viendo el bultito que él traía y cuyo corazón latía igual de rápido que el de Reneesme.

    Esme se acercó a él y le dio un tierno beso en los labios, después susurró —te extrañé mucho— con una voz en extremo aterciopelada.
    —Y yo a ti más—contestó él de la misma forma.
    —¿Entonces él también es un híbrido?—preguntó Edward de forma repentina pero con calma.
    —Sí, él también es un híbrido—contestó Carlisle mientras se sentaba en uno de los sofás de la sala. Carlisle quitó la manta y lo que ví no me pareció real. Era un niño blanco, con mejillas sonrosadas y un cabello rubio y liso que competía en belleza con el cabello de Rosalie. Estaba con sus ojitos cerrados, pero sus pestañas rizadas y sus labios entreabiertos, nos arrebató el aliento a todos.
    Esme se sentó junto a él en el sofá y empezó a acariciar al niño. Reneesme se retorció en mis brazos, ella también quería saludarlo.

    Rosalie se sentó al otro lado de Carlisle y se quedó mirando al niño completamente anonadada para luego decir: —¿puedo…?—y extendiendo sus brazos hacia Carlisle.
    —Claro Rose, adelante—dijo mientras ponía al niño en el regazo de Rosalie.
    Ella empezó a mecerlo y a tararear una nana…Emmett se colocó a su lado mirándola con ternura.
    —¿Cómo lo vas a llamar Rose?—preguntó Alice, de forma divertida.
    —Hmmm...Creo que…Dominic—mencionó ella algo pensativa.
    —Lindo nombre— dijo Esme sonriendo.
    —¿puedo saludar a Dom, mami?—me preguntó Reneesme
    —claro—dije mientras la dejaba en el suelo. Ella se acercó despacio hasta Rose y colocó su manita en la mejilla de aquel hermoso niño.
    —Bienvenido, Dominic—dijo ella con voz musical.

    De repente el niño abrió sus ojos alarmado y comenzó a mirar a todos lados. Me quedé con la boca abierta. Sus ojos eran azules como un cielo sin nubes y tan…profundos como alguien que tiene grandes secretos.
    —Está buscándote Carlisle— susurró Edward sonriendo.
    —Hmmm…—dijo al mismo tiempo en que acercaba su apacible rostro hacia el pequeño—aquí estoy Dominic—éste sonrió. Rose se sorprendió y Edward rió también. Su sonrisa era tan linda y dulce como la de Reneesme.

    —¿Y cuál es la historia?—preguntó curioso Jasper.
    —La mujer que pidió mis servicios en Chicago, es la abuela de Dom—comenzó a relatar Carlisle mientras observaba a Rose mecer al niño.—Estaba preocupada por el embarazo tan veloz de su única hija, Kate—su rostro se entristeció de repente—la Sra. Abigail estaba realmente asustada y preocupada por el estado de su hija-hizo una pausa para mirarme—pero Kate no estaba nada asustada, ella solo quería que yo ayudara a su bebé…y así lo hice, pero—dudó un momento como pensando en las palabras correctas—no logré salvarla—Esme besó con ternura la mejilla de Carlisle como para confortarlo.

    Todos pudimos observar como el niño arrugaba el ceño, creo que iba a llorar pero Rose besó su frente y empezó a tararear otra canción.
    —¿y el papá?—pregunté casi arrastrando las palabras.
    —Seguramente él no sabía del embarazo—dijo Carlisle mientras le sonreía a Dom.
    —¿Y la abuela? ¿No lo quiere?—preguntó Rosalie con interés.
    —No…ella sabía que algo no estaba bien…no quiso…—dejó la frase incompleta al tiempo que miraba a Rosalie con una expresión insondable.
    -¿Puedo…puedo adoptarlo?—dijo Rosalie emocionada como un niño en una juguetería.
    —Si Emmett quiere ser papá, ¿por qué no?—ahora Carlisle le guiñaba un ojo a Emmett.

    Rosalie miró a su esposo y éste le sonrió de oreja a oreja para luego contestar: —Claro que sí quiero, además ya necesitaba un descanso después de tantas lunas de miel—
    Y luego empezó a reírse a carcajadas.
    —Hola bebé, ahora vas a estar bien, te lo prometo—le decía Rose al niño con una voz melosa mientras todos sonreían al verla.

    La felicidad de Rosalie nos contagió a todos. Por fin ella había cumplido el sueño de su vida, un sueño que le había sido arrebatado en el momento en que su vida pasó a llamarse existencia.

    Encantados por nuestra hermosa existencia cada uno volvió a sus actividades, ahora que Rose tenía una nueva responsabilidad, era una cosa segura que Alice me iba tener secuestrada planeando el primer cumpleaños de mi hija. Yo estaba emocionada por ese acontecimiento pero mi aversión por las grandes fiestas seguía intacto.
    Alice deseaba hacer 2 fiestas en una, aparte del cumpleaños de Reneesme quería celebrar mi primer año como vampiro. Edward me ayudó mucho con eso, no sé como, pero convenció a Alice de aplazar la fiesta, ese acuerdo entre ellos hizo que por alguna razón me sintiera nerviosa, pero lo olvidé en cuanto mi hermoso vampiro de cabello cobrizo me comentó los nuevos planes.

    Un fin de semana para nosotros solos, ¿hay algo mejor que eso? Y la respuesta es por supuesto que no. Iba a extrañar a mi bebé pero ¡rayos…un fin de semana a solas con Edward!…él y yo por 48 horas solos…en una cama…de sólo pensar ya estaba más que emocionada. Jasper me miró serio y luego sonrió y yo decidí contestarle a Edward su eterna pregunta.
    Le permití ver lo que pensaba y no pasaron ni 3 segundos y me sacó prácticamente volando de la casa de Carlisle, seguramente para ir a la nuestra y cuando llegamos…

    —Creo haberte mencionado antes lo pobre que es mi autocontrol—me dijo él con una voz tan seductora que debí pensar antes de contestar, traté de emplear el mismo tono insegura de si funcionaría o no.
    —Sólo quería mostrarte que tan de acuerdo estoy con nuestros planes para mi cumpleaños—

    Edward me recostó en la cama mientras sus dorados ojos se derretían en los míos. Luego haciendo uso de su increíble autocontrol se levantó de la cama y se quedó parado frente a mí.

    —vas a preguntarme algo, ¿verdad?—me interrogó de repente. Él sabía que si su autocontrol era pobre entonces el mío estaba ausente y que en el momento en que hubiéramos atravesado la puerta de la habitación, yo me hubiera lanzado sobre él.

    —Hmmm…en realidad sí—le contesté mientras echaba mi cabello hacia atrás para mostrar mis hermosos y pétreos hombros.
    —¿y qué es?-—dijo mientras se acercaba sigilosamente hacia mí.
    —¿cuál fue el trato exactamente? ¿Qué le diste a Alice para que cambiara de opinión?—estaba realmente ansiosa por la respuesta, viniendo de mi pequeña pero astuta cuñada podía ser cualquier cosa.
    —pues…una segunda boda…tu primera boda como vampiro será el día de tu cumpleaños—dijo tan rápidamente como para que no me diera cuenta.

    Estuve a punto de reclamar pero él me calló con uno de sus increíbles besos que me dejan sin aliento. No pude preguntar más por ese día. Y esa noche Reneesme durmió con sus abuelos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    NessiyCullen

    NessiyCullen Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Marzo 2010
    Mensajes:
    37
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Hola!!
    ¿¿una segunda boda?? eso si que no me lo esperaba XD
    Me alegro un monton que Rose y Emmett sean padres! que lindo!
    Me encanta el fic
    Siiggguuuueeeee...!!
    Chaito!
     
  4.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night ( 2do Capítulo)

    Hola ^^

    Encantada; soy recién nueva en este foro xD
    Es mi primer fic que leo de Crepúsculo

    Me gusta bastante la trama :D por el momento...
    pero no pensaba que estuviera tan adelantada la historia ya con solo empezarla, me refiero a que Bella ya es un vampiro, tiene una hija y ya se casado *vergüenza* y va a volverse a casar:eek:

    Sayonara y continua con el fic :)
    Por fis
     
  5.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    1380
    Re: The Last Night (Tercer Capítulo)

    MAMÁ

    Narrado por Rosalie

    Nunca me había sentido tan feliz…tan completa. Era como si las nuevas emociones que en este momento embargaban mi corazón, lo harían explotar.

    Era como si mi vida continuara después de haberse congelado por años. Era como si la tristeza y la melancolía no pudieran afectarme nunca más.

    Me sentía de una forma similar cuando tuve a Reneesme por primera vez en mis brazos, pero ésta vez es… diferente. Ni siquiera puedo describirlo en su totalidad.

    A pesar de que este niño no fue fruto de mi amor por Emmett, a pesar de que no lo tuve en mi vientre, a pesar de que no me reconoce como madre; el vínculo que he establecido con él no se parece a ningún otro…lo siento como si realmente fuera mío.

    Ahora puedo entender a Esme. Ser capaz de dar amor, ser capaz de llamar hijos a unos desconocidos, era algo extraño para mí; pero ahora…ahora que lo veo a él, que lo tengo a él, no veo ninguna otra cosa más en el mundo. Estoy completamente segura de que él siempre será mi bebé.

    Alice se puso a trabajar de inmediato. Aparte del vestuario de Reneesme, tenía que hacer ropa para Dom también…y la sola idea de realizar un desfile de moda la hizo feliz.

    Carlisle mencionó que el bebé había rechazado la sangre…y luego Edward nos explicó que se debía a la palabra empleada por su abuela: MONSTRUO.
    Pero yo me encargaría de cuidarlo de todo lo dañino, yo lo protegería y lo amaría como a nadie. Dominic no estará solo o asustado mientras yo esté a su lado.

    Me sentí algo humana al alimentarlo con leche de fórmula, aunque para él el sabor era malo, Carlisle me aseguró que estaría bien hasta que él aceptara beber sangre.

    Aproveché cada hora, cada minuto, cada segundo de su crecimiento…éste era tan rápido como el de Reneesme y yo no quería perderme de nada. Siempre estaba en mi regazo donde podía sentir su cálida piel y escuchar con atención los latidos de su fuerte corazón.

    Para sorpresa de todos Emmett dejó un poco las bromas y estuvo siempre a mi lado, contándole miles de cosas al bebé. Él lo quería tanto como yo y mi querida sobrina también.

    Ella dividió el tiempo que pasaba con ese apestoso perro (Jacob) y junto con Bella, jugaban con Dominic.

    Todos mis momentos con el pequeño eran los mejores, hasta que un día, cuando Dom, Emmett y Reneesme estaban armando un rompecabezas, escuché una palabra que le dió un vuelco a todo mi mundo…fue como si mi corazón volviera a latir…como si mi alma perdida en algún lugar regresara a mi cuerpo.

    —¿Mami?— dijo Dominic con una voz tan dulce que me caí sobre mis rodillas en el suelo. Hubiese llorado, si fuese posible.

    Todos nos observaban. Me quedé en shock…fue un flujo de emociones que me cogieron desprevenida. Nos supe que decir hasta que sentí la mano de Bella en mi hombro e inmediatamente reaccione y caí en cuenta de que me había convertido en madre.

    Mi hijo me observaba como si esperara una repuesta de mi parte.

    —¿Qué sucede mi amor?—le contesté mientras me levantaba del suelo y me dirigía hacia él.

    Extendió los brazos en mi dirección y lo llevé a mi regazo. Me abrazó con sus pequeños bracitos y me sentí en el cielo cuando continuó hablando:—¡Te amo, mami!—

    Cuando le pregunté acerca de quién le había enseñado esas palabras, me explicó: —papá me dijo que eso te haría feliz—

    Esa fue la frase más larga que le había escuchado decir. De ahora en adelante podría hablar con él…tener una relación con él…igual que la relación entre Bella y Nessie.

    El resto del día me estuvo preguntando cosas, siempre usando pocas palabras, siendo precavido…pensando en decirlas bien. Como si quisiera impresionarme.

    Cuando él hablaba con Nessie actuaba más natural. Me di cuenta de que serían muy amigos o tal vez más que eso cuando Dominic la besó en los labios, fue tan tierno que ni a Edward ni a Bella les molestó. Sólo a Jacob le irritó ésto, no pude evitar sonreír mientras mi Emmett se reía a carcajadas.

    Cuando empezó a caminar y se percató de que todos salíamos cada cierto tiempo a cazar para alimentarnos, me dijo que quería intentarlo. Al principio él iba solo con Carlisle pero después Emmett y yo los acompañábamos.

    Viéndolo cazar, observé que Carlisle había influido mucho en Dominic: la manera de caminar sigilosamente, el modo de saltar de un lado a otro, como combinaba elegancia y letalidad…mi niño era aún muy pequeño pero ya había escogido a su abuelo como modelo a seguir, no sólo en caza sino también en la personalidad…tan paciente y caballeroso.

    Y si algo aprendió de su padre, Emmett, fue la transparencia…Dom prácticamente no tenía secretos. Decía todo lo que pensaba o sentía.

    No pasó mucho tiempo para que descubriéramos que mi hijo tenía un talento.

    Fue una tarde, cuando sin querer Edward captó los pensamientos de Dom y éste de manera instantánea dijo lo que pensaba Edward en ese momento. Su habilidad era un tipo de espejo, regresaba las habilidades de los demás…y luego nos reímos al saber que Edward sólo pensaba en Bella. No es que yo ya no pensara en Emmett…es sólo que el tono inocente que mi hijo empleó para decir los pensamientos de su tío me pareció algo irónico.

    ¿Mi momento favorito? La noche que ya no era para amar salvajemente a mi esposo, ahora arrullaba a mi hijo deseando formar parte de sus sueños.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Tercer Capítulo)

    ¡Konichi wa!^^

    A vale, entiendo; no sabía. Ya que solo he leído Crepúsculo y Luna Nueva y visto los dos más Eclipse y algunas cositas que me han contado mis amigas que los han leído

    Que bien narras, haces que me integre dentro y fluya en la lectura y quiera seguir leyendo xD aparte que todo se entiende bien y claro
    Una duda; Nessie, ¿es Reneesme?
    ¿Qué? Ya tenemos a otro ”Cullen” Con otro poder(?)
    Como se está poniendo esto xD
    Por lo demás la conti ha estado genial y muy buena

    Esperaré hasta la próxima conti
    Sayonara
     
  7.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    121
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    aww!! qe amor!! me harás llorar!! T-T

    Holaa!! wii volvi al fin de mis vacaciones y me leí todo *-* esta hermoso!! de verdad tu fic me encanta ^^ todo es taaan hermoso e,e de verdad xDD

    Gracias por avisarme de la actu ^^ y te juro que me siento taaan feliz por rose *-*
     
  8.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    54
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Gracias Yukina, sí: Nessie o Ness es Reneesme, es así como Jacob la llama pero a Bella no le gusta :) . Gracias a tí también Poly...muchas gracias por disponer de su tiempo para leer este fic y por los comentarios, no tardaré en actualizar.
    besos...
     
  9.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    2048
    Re: The Last Night (Cuarto Capítulo)

    CUMPLEAÑOS: Parte 1

    Narrado por Edward

    Una mañana más para recordar el resto de la eternidad…una mañana más que me encuentro a lado de la mujer que amo…una noche más de pasión que termina con caricias y besos de mi parte. No me puedo imaginar algo más placentero que esto.

    Me quedaría por siempre en esta cama con ella, para amarla por el resto de nuestra existencia pero…tenemos responsabilidades: una hermosa hija llamada Reneesme que hoy nos va a necesitar más que nunca, hoy en su primer cumpleaños.

    No sé como me acordé de ella teniendo a Bella “comiéndome” el cuello a besos. Debe ser que este día es especial para ambos.

    —Tenemos…que irnos…—jadeé de forma entrecortada.
    —Podemos esperar unos minutos verdad—me contestó empleando una voz seductora que había estado practicando desde hace meses para provocarme.
    —Sí, sí podemos—me rendí al mismo tiempo que me colocaba encima de ella para besarla yo.

    Jamás había sido capaz de negarle algo a Bella…decirle que no a algo que ella realmente quería me hacía sentir mal. Yo haría y daría todo por ella, incluso mi vida si ella así lo deseara. Suena algo obsesivo, pero ¿no fue ella siempre motivo de obsesión para mí?

    Pude haber seguido besándola, enredando mi lengua a la suya, paseando mis manos por su maravilloso cuerpo, susurrándole “te amo” tantas veces posible; pero ya eran las 7:30 y podía escuchar los pensamientos de nuestra hija, lista para el mejor día de su vida.

    Me detuve en seco, saliendo disparado de la cama, lo suficientemente rápido para que Bella no me retuviera. Me vestí y empleando todo el autocontrol posible le dije:

    —Vamos a ver a Reneesme—

    Bella no lo pensó 2 veces. Se levantó y se vistió, tomó mi mano y nos dirigimos a ver a nuestra pequeña.

    —Buenos días, Reneesme… ¡Feliz Cumpleaños!—gritamos al unísono.

    Ella se abalanzó sobre nosotros y nos abrazó. Siempre tan dulce…siempre tan cálida.
    Mi esposa la llevó en brazos y juntos fuimos a cazar. Cuando llegamos a nuestro lugar favorito del bosque donde encontramos por suerte unos deliciosos leones, nos encontramos con Jacob. Él estaba tan feliz como nosotros por el cumpleaños de Reneesme.

    —Feliz cumpleaños, Ness—la felicitó Jacob mientras sonreía tan jovialmente como siempre.
    —¿Puedo?— nos preguntó ella con ojos serios. Ella entendía que a Bella y a mí nos incomodaba un poco su relación con Jacob.

    Bella dudó, y luego la soltó. Sé que no debería enojarme, aún así mi corazón sintió una gran punzada cuando Reneesme saltó a los brazos de él.

    Sentí la mano de Bella apretar con cariño la mía y me susurró:—dejémosles solos un minuto—
    Pude ver en sus ojos, ahora color ámbar, que sentía los mismo que yo, pero la felicidad de nuestra hija va primero.

    Luego de cazar fuimos a casa de Carlisle. Alice iba a dar una fiesta de 1 día. Según lo que entendí, comenzó a decorar a la medianoche para hacerla más significativa…cosas de Alice.
    Yo iba a ayudar a Esme con la comida, ya que a la fiesta estaban invitados nuestros amigos los lobos, Charlie y…Reneé.
    Bella se estuve comunicando con ella por teléfono, fingía su voz al principio pero después tomó el suficiente valor para ser sincera. Para sorpresa de todos Reneé quiso saber más. Así que hoy ella sabría toda la verdad. Carlisle y Alice tenían grandes expectativas con respecto a eso, pero Bella estaba igual de nerviosa como cuando se enteró Charlie. Y yo estaría apoyándola siempre, pasara lo que pasara.

    Cuando llegamos a casa escuché los pensamientos de Rosalie. Estaba como gritando…muy enojada. No había estado tan enojada desde que salvé a Bella de ser atropellada por el auto de Tyler Crowley.

    —Yo la odio, la detesto. Si se acerca a él, yo la mato—decía internamente.

    Todos estaban algo tensos. Alice peinaba a Rose mientas Seth sobaba los hombros de Leah para tranquilizarla. En cuanto todos nos vieron llegar, gritaron alegres: —¡Feliz Cumpleaños Reneesme!—

    Hasta Dom que llegó corriendo de la cocina, mientras era perseguido por Emmett. Dominic abrazó a Nessie y Alice les tomó una foto. Otra para el álbum, pensé.
    Esme llevó a sus nietos a la cocina y Rosalie empezó a hablar.

    —Bien perro—se dirigió a Jacob-dile a tu amiguita que se mantenga alejada de mi bebé, porque a la próxima no dudaré en morderla-
    —¿Por qué? ¿Qué pasó?—preguntó Jacob exaltado.
    —Nada—contestó Leah arrastrando las palabras.
    —¡¿Nada?!—gritó furiosa Rosalie.
    —Rose, calma por favor—intervino Carlisle.
    —En realidad sí pasó algo—admitió Seth con una media sonrisa.

    Y pude ver en qué pensaba. Él y Leah estaban fuera de casa esperando a Jacob, cuando Dominic salió de casa y se encontró con ellos. En una fracción de segundo, su mirada hizo contacto con la de Leah y Leah…

    —Imprimación—dije con serenidad.
    —¡¿Qué?! ¡¿Leah?!—expresó Jacob con una mezcla de sorpresa y felicidad.
    —Sí se imprimió de mi bebé, pero que ni crea que yo-sus palabras fueron interrumpidas por Leah— No planeo hacer nada, rubia histérica.
    —Vamos Rose, cálmate, no es tan malo—Emmett se acercó para abrazar a Rose pero ella lo rechazó.
    —Esto es algo que no se podía impedir. Rose, sé comprensiva. Leah no va a hacerle nada a Dominic, sólo a cuidarlo como lo que hace Jacob con Nessie—explicó Carlisle con cariño mientras colocaba su mano en el hombro de Rosalie— además a él le agrada ella—.

    Podía entender como se sentía ella. Acabas de tener a tu hijo y de repente el destino lo ata a alguien de por vida, sin lugar a otras opciones. Ver que esa relación se estrecha cada día más aunque sea tan pequeño…ver que tu bebé prefiere estar con alguien más que no eres tú. Sí, yo podía entender eso.

    —Ok, ok—gritó Alice mientras aplaudía para llamar nuestra atención-sé que ha ocurrido algo inesperado pero no vamos a detener la fiesta por esto, ¿verdad?-
    Rose se calmó en seguida. Ella amaba mucho a Reneesme como para arruinar la fiesta.
    —Aún hay cosas por hacer Rose, vamos—
    Rose la siguió obedientemente.
    —Pon algo de música, de preferencia que sea la favorita de la homenajeada—pensó Alice.

    Coloqué algo de música, no era de mi agrado ya que demostraba lo mucho que Jacob había influído en mi niña. Bella fue a la cocina para llevar a Nessie a ver su primer regalo, un vestido del más fino algodón y del color del cielo.

    Conforme la tarde transcurría, la casa se llenaba de globos blancos y rosados, serpentinas y otros adornos. Hasta había una gigantografía afuera que anunciaba: ¡Bienvenidos al cumpleaños de Reneesme Carlie Cullen!

    Los invitados fueron llegando a eso de las 3 de la tarde y Reneesme lució otro vestido, esta vez blanco con detalles plateados. Los regalos traídos por los invitados eran colocados en una larga mesa al lado de la puerta principal. El pastel que hice aún estaba en la cocina, pero los bocaditos ya estaban a disposición de los invitados. Los lobos tenían un gran apetito. Me alegró que ellos se mezclaran con nosotros sin ningún recelo, las únicas que parecían incómodas eran Leah y Rose.

    Sue Clearwater llegó sola y en cuanto me enteré de la razón, fui a decírselo a mi esposa: —Charlie va a traer a Reneé—

    Reneé había viajado sola desde Jacksonville. Su esposo, Phil, no la acompañó esta vez porque tenía un juego importante; eso fue lo mejor ya que no existía garantía de que su reacción después de enterarse de la verdad, fuera la que nosotros esperábamos.

    Era encantador observar a mi hija bailar, ella era lo contrario a Bella en ese aspecto.

    Me dirigí hacia mi preciosa esposa para acompañarla. Todos pudimos oír las llantas del auto que se estacionaba en el jardín. Charlie y Reneé acababan de llegar. Tomé la mano de Bella y salimos a recibirlos.
     
  10.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    121
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    waaaa!! me encanto!! *-* Leah se imprimo de Dom!! aww!! que tierno!! es que juro que yo amo a LEah!! jajajaja xDD es muy genial ella xDD es ultra seca :H

    Me encanto el capitulo querida!! esta muuuy bueno xDD

    bueno te dejo, ya que me obligan a salir e.e jajaja
     
  11.  
    noriko yikue

    noriko yikue Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2008
    Mensajes:
    99
    Puntos en trofeos:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    me gusta tu fic, la narrativa con la q lo pones le da un aire...nose de verdad te queda muy bien y la idea q presentas despues de amaecer de mas semi-.vampiros y la imprimacion de leah es muy buena, te aconsejo q pongas los agradecimientos en el mismo post para q la discu no se llene de tanto spam ^^ pero la historia es muy buena y la seguire
    chao
     
  12.  
    Aki Quinzel

    Aki Quinzel Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Mayo 2006
    Mensajes:
    88
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Debo ser sincera, no me llama la atencion los fanfics de Crepusculo, pero este es la excepcion!!!. Me gusto mucho!!!. Das a dos personajes que sufren algo que merecen...y eso me agrado, y mucho!!!.Te felicito, Tsuo Rin!!. Espero el capitulo que sigue!!
     
  13.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Cuarto Capítulo)

    Konichi wa^^

    Muy buena conti
    Me he liado algo al leer el fi por lo que me lo he leído 2 o 3 veces >< pero aún así no e podido aclararme bastante bien
    Ya pensaba que iba a haber algo de ¡¡Pelea!! ¡¡Pelea!! Y me ubiera emocionado pero no pasó nada de nada ._. me da algo de pena
    A ver si la fiesta sigue tranquila y no hay más discusiones entre Rose y Leah u entre otras personas

    Am, okis :)
    Jeje que bien, pero a ella(a Reneesme) seguro que le gusta,no? y que si se lo hubiera dicho:confused:

    Me voy :D
    Sayonara
     
  14.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    1842
    Re: The Last Night (Quinto Capítulo)

    Gracias a todas por los comentarios (y a Noriko por el consejo)...en verdad, no se imaginan lo mucho que me gusta escribir este fic. Disculpen el restraso, lo que pasa es que estoy en examenes...pero no se preocupen que voy a seguir publicando más.
    Aquí les dejo el nuevo capitulo, ¡que lo disfruten!

    CUMPLEAÑOS: Parte 2

    Narrado por Bella

    En cuanto escuché un auto estacionarse en el jardín, supe que ya era hora. Reneé había llegado junto con Charlie y yo tendría muchas cosas que explicar.

    Según Edward, Charlie le dijo a mi madre que yo ya no estaba enferma pero que mi físico estaba algo cambiado y claro…también estaba el asunto de que ahora es abuela. Esa noticia le fascinó. Sé que le hubiese encantado acompañarme durante el embarazo, pero por obvios motivos fue imposible.

    Edward tomó mi mano y juntos nos dirigimos a la entrada. Si mi corazón aún latiera, estaría a punto de salir de mi pecho.

    Alice me guiñó un ojo para darme ánimos y Jasper también ayudó…me sentí más relajada.

    Pude escuchar los pasos de mis padres mientras se acercaban a la casa. Escuchar la voz de mi madre casi me hace salir volando a su encuentro.
    Se repente ahí estaba. Frente a frente.

    —¿Bella?, ¿eres tú?—
    Ella sonreía, ¿por qué?
    —Sí, mamá. Soy yo—
    —Oh, Bella…mi vida. Me alegra que estés bien— salió corriendo para abrazarme.

    No rechazó el contacto de mi piel fría y dura. Así que le correspondí el abrazo. Fue indescriptible lo que sentí en ese momento.

    Luego nos separamos, colocó sus manos en mi rostro —Oh, estás algo diferente. Muy…hermosa. No que antes no lo fueras, pero…woah—dijo con entusiasmo.
    Ya extrañaba las palabas de mi dulce madre.

    —Ehm…hola Edward ¿cómo estás?—
    —Feliz, más feliz que nunca, Reneé—contestó Edward con una preciosa sonrisa.

    Después del saludo de mi padre, él y Edward ingresaron a la fiesta para darnos privacidad.
    Empezamos a caminar en silencio alrededor de la casa.

    —Y entonces, ¿cómo te va en tu vida de casada?—
    —Bien mamá, Edward y yo somos increíblemente felices—
    —Sí, eso noté— me dedicó otra sonrisa.

    Hubo otro silencio.

    —¿Y mi nieta? Me dijo Charlie que su nombre es Reneesme. Es un lindo nombre—
    —Sí…—no sabía como continuar—antes de que la conozcas, yo debo decirte que…—

    Me callé de nuevo. ¿Debía decirle toda la verdad? ¿O aceptaría cosas a medias como Charlie?
    Reneé se detuvo. Me miró a los ojos y volvió a sonreírme. Tomé eso como un incentivo. Junté nuestras manos y no dejé de observarlas.

    —Mamá yo…—sentí un nudo en la garganta—Yo soy…soy…un…vampiro—No me dí cuenta de que estaba susurrando las palabras. Tal vez no me escuchó. Tal vez podría inventar una historia. Tal vez deba esperar otro año.

    Pero al levantar mi mirada, encontré lágrimas en los ojos de mi madre. Y ya no pude decir nada más. Era como si mi voz se hubiese perdido.
    ¿Este era el final de todo? ¿Mi madre se enteraba que yo era un vampiro y ya no me querría más? ¿Podría yo vivir con eso? No… ¿quería yo vivir con eso?

    Sentí como mi frío y paralizado corazón se estaba partiendo. Solté su cálida mano e inmediatamente le dí a espalda. Quería salir corriendo o…volando y desaparecer.

    No me arrepentía de nada. Amo a Edward más que a nada y Reneesme es mi todo, pero Reneé es mi madre, la que me dio la vida, la que me crió y me dió su amor, la que se sacrificó y se preocupó por mí. Debí haber pensado un poco en ella, en como le afectaría todo esto.
    Fui tan egoísta.

    —Madre, lo siento. Yo…—mi voz estaba quebrada. Estaría chillando con todas mis fuerzas si pudiera pero en lugar de eso mis ojos estaban secos. Deseé tanto poder soltar una lágrima para poder demostrarle cuanto lo sentía. Súbitamente un contacto cálido me sacó de mis cavilaciones…era el abrazo de mi madre. Dejé de respirar mientras ella me abrazaba por la espalda, por varios minutos.

    Asustada ella me soltó —Lo siento hija. Supongo que debe ser difícil para ti estar a mi lado—habló con tono apenado mientras se secaba las lágrimas con un pañuelo.
    Necesité unos minutos para descifrar sus palabras: —¡¿Qué?!— le contesté desconcertada.

    —Quiero decir—dijo bajando la voz—si eres vampiro y yo soy humana, debe ser difícil para ti evitar beber mi sangre—

    Ese pensamiento, yo bebiendo la sangre de mi madre, me hizo estremecer. Luego lo pensé mejor y no pude evitar reír.
    ¿Ella había aceptado todo tan fácilmente?

    —No…mamá. Estoy bien. No tengo sed—me di la vuelta para volver a ver sus ojos. Ella estaba ¿feliz?
    —¿En serio?, entonces vas a tener que contarme toda la historia, ok?—
    —Sí, claro— no me podía creer todo esto —aunque la historia es un poco larga así que…—me interrumpió.
    —No te preocupes, me quedaré aquí en Forks por 2 días más. Me puedes contar sobre tu nuevo estilo de vida después de la fiesta. Ahora quiero conocer a mi nieta—

    Caminamos de nuevo.

    Cuando llegamos a la puerta de la casa preguntó: —¿ella también es especial?—
    —Sí, mucho—le sonreí
    —Mamá puedo preguntarte… ¿por qué llorabas?—
    —Ah…porque es el sueño de toda madre el que su hijo viva para siempre.—
    Me puse a pensar en ello y volví a sonreír.
    —Y también…porque no estás enferma—me guiño el ojo.

    Al entrar todos estaban bailando. Pude notar la cara de preocupación de Charlie, él cual al vernos tomadas de la mano, se relajó.

    Edward se acercó a nosotras con Reneesme en brazos. Lucía tan adorable con su tercer vestido del día: rosado con encajes dorados. Sus rizos caían naturalmente dándole un aspecto más tierno. Yo no era la única en notar eso.

    Reneé se quedó paralizada. Sus ojos estaban tan abiertos y pude escuchar como tragaba saliva ruidosamente.

    —¿Ella…es mi…nieta?—preguntó entrecortadamente.
    —Sí…ella es Reneesme Carlie Cullen— dijo Edward con reverencia.

    Ella extendió los brazos hacia su abuela, la cual aún algo confundida, extendió los suyos también para sostenerla.

    —Eres lo más lindo que he visto y veré en mi vida— dijo llorando, esta vez de felicidad. Nessie sonrió y la abrazó.

    Entonces suspiré de alivio. Supe que todo estaría bien desde ese momento. Podría estar con mis padres lo que les resta de vida.
    Lo noche transcurrió entre música, comida, chistes, risas. No recordaba un momento más feliz que este…Éramos todos una familia ahora.
     
  15.  
    NessiyCullen

    NessiyCullen Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Marzo 2010
    Mensajes:
    37
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Hola!! Perdon por no comentar antes ToT
    Que hermoso capitulo!!
    Que bueno que Renee ya sepa todo!!
    Me encantaron los vestidos de Nessiy!! jajaja
    Pobre Rose, con la imprimicion de Leah ToT
    Bueno...espero tu conti con muchas ansias...¡¡me encanta tu fic!!
    Chaito!
     
  16.  
    Aki Quinzel

    Aki Quinzel Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Mayo 2006
    Mensajes:
    88
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Suerte en tus examenes :)

    Muy linda tu conti!!. Ya tambien sabe el secreto Renee...pero que madre taaan alivianada!!!. Y tambien acepto bien a Reneesme!!..si que e suna mujer muuuy alivinada!! xD

    Espero la conti que sigue, chica!!. Cuidate mucho!!
     
  17.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    2306
    Re: The Last Night (Sexto Capítulo)

    Gracias chicas por sus comentarios, estos me ayudan a continuar...ya termine los examenes por lo que podré concentrarme más en la historia...sin más que decir, disfruten el siguiente capitulo, que en lo personal me encantó escribir:


    [center]
    EN PAZ
    [/center]


    Narrado por Leah
    Ya había pasado un día desde la mega-fiesta de Nessie. Fue una mega-fiesta de verdad. La decoración, la música, la comida….todo fue impresionante. Supongo que es así cuando se tiene el todo el dinero del mundo. Si Nessie fuese como otros bebés, no hubiera valido la pena. Pero no lo es.
    Ella es diferente al igual que él, Dominic.

    Me desperté en mi cama, otra vez pensando en él.

    Seth y yo decidimos turnarnos, un día él y otro día yo, para acompañar a mamá aquí en casa. No nos quedábamos todo el día. Es sólo, durante la noche y a la hora de comer, el resto del tiempo estábamos en la mansión de los chupasangres.

    Aunque quisiera, no puedo pasar mucho tiempo alejada de aquella casa, ya que el único pensamiento que mi mente registra durante el día, es el adorable bebé rubio que ahora forma parte del clan Cullen.

    Me metí en la ducha y dejé que el agua fría rodara por mi cuerpo, calmando la tensión en mis músculos, tensión que se ha ido acumulando con el pasar de los días, tensión causada por una rubia muy irritante.

    Observé con detenimiento el lugar donde hasta hace unas horas había estado una cicatriz. Aunque ya no esté grabada en mi piel, siempre recordaría como me la hice…

    Dominic salió a cazar con Emmett, Bella, Jacob y Nessie; yo los seguí…sólo para asegurarme de que él estaría bien. Me volví tan sobreprotectora como la rubia insoportable que él tiene como madre.
    Jacob y Nessie estaban encerrados en su mundo de competencias de “yo tengo el más grande” y cosas por el estilo. Mientras tanto, el pequeño que ahora el centro de mi universo, observaba sus potenciales presas. Lucía tan pequeño e indefenso…pero no lo era.
    Aún sabiendo esto, no dudé en interponerme entre él y un osezno, que se había tornado agresivo. El osezno era más pequeño que yo, pero una de sus patas delanteras golpeó mi cuello tumbándome al piso. Con las garras de la otra pata delantera aruñó mi brazo. Pensé en entrar en fase en ese momento para darle su merecido, pero de pronto el pequeño oso fue derribado en menos de un segundo por Dominic.

    Jacob y Nessie dejaron su juego al percatarse del altercado, Bella y Emmett se acercaron para asegurase de que todo estaba bien, en tanto mis ojos se quedaron fijos en la escena: como ese bebé tan aparentemente frágil desgarraba con cierta furia, el cuello del ahora indefenso animal.
    Cuando la herida se cicatrizaba, me senté y sacudí mi cabeza para quitar el pasto que quedó en mi cabello. Dom se acercó a mí lentamente mientras retiraba los restos de sangre de su boca. Sus ojos se tornaron tristes. Me tomó un minuto darme cuenta de que él estaba preocupado por mi bienestar. Sonreí ante este hecho y me atreví a acariciar su brillante cabellera: No te preocupes, estoy más que bien
    En el momento en que una sonrisa se dibujaba en sus labios, todo a mi alrededor se hizo invisible…

    La voz de mi madre, quien me llamaba para desayunar, me trajo de vuelta a la realidad. Tenía un gran día por delante. Salí de la ducha, me puse unos jeans nuevos y una blusa oscura sin mangas, y me hice una coleta.
    Mi madre me abrazó, como hacía siempre que saludaba, y me senté a desayunar. A continuación emprendí un pequeño paseo por la playa. Ví algunas parejas tomándose de las manos, abrazándose, besándose, y ni siquiera me molestó. Me encontraba tan agradecida por estar imprimada.

    Desde que quedé hipnotizada por los ojos azules del rubio mitad vampiro, mi corazón dejó de sentirse desdichado y mi mente dejó de registrar a…Sam, aquel sentimiento que había acabado con mi felicidad ya no estaba. Por fin Sam y Emily dejarían de preocuparse por mí.
    Esta clase de reflexiones me llevaron a dar media vuelta y dirigirme a casa de mi prima. De camino hacia allá me encontré con algunos de los chicos de la manada. Al entrar a la casa de Emily noté la presencia de Quil…si él estaba aquí entonces Claire también.

    Holame saludó la pequeña Claire.
    Woah, que linda te ves ¿A dónde vas?
    A la playa a jugar con Quilme contestó mientras se acercaba a la puerta.

    De reojo miré a Quil. Él sonreía al verla. Si antes esto me parecía tonto o extraño, ahora que lo estaba viviendo en carne propia podía comprenderlo. Quil se levantó y la siguió.

    De unas de las habitaciones salió Emily mientras decía:tengan cuidado y diviértanse
    nos vemosles dije a los dos
    Oh…buenos días Leahmusitó mientras entraba a la cocina
    buenos díasyo la seguí hasta allá y me senté em una de las sillas.
    ¿qué te trae por aquí?peguntó al tiempo que me ofrecía un vaso de jugo.
    ¿no puedo venir a visitarte?le repliqué sarcásticamente
    ¡Claro que puedes! Pero tú sabes a qué me refierocontestó en tono cauteloso
    Con respecto a esocomencé a decirya no es necesario que tú y Sam se preocupen por mis sentimientostomé un poco del jugoesto de la imprimación te cambia la vida para bien

    Emily se sorprendió. Sus ojos se entrecerraron, como dudando, después al notar mi sinceridad los abrió y esbozó una amplia sonrisa.

    ¿Quién es el afortunado?
    Ehm…su nombre es Dominic…él es un mitad vampirobajé la mirada hacia el vaso que tenía entre mis manos.
    Oh, lindo nombre
    No sólo el nombre es lindopensé
    ¿Lo conociste en casa de los Cullen?preguntó de manera casual mientras lavaba los platos.
    Sí…él es el bebé que trajo el Dr. Cullen hace unos meses atrás. El hijo de la rubia antipática Rosalie
    ¡Qué suertudo ese niño!rompió a reírse a carcajadasAhora tiene a dos mujeres temperamentales que van a sobreprotegerlo y mimarlo
    No será así si Rosalie me mata primero…no que no lo haya intentadolevanté la vista para observar su reacción.
    No creo que lo hagadejó de reírseElla es su madre. No se atrevería a hacer algo que le perjudicara. Sé que eres igual de importante para él como lo es Jacob para Nessie. Así que…no pelees ¿de acuerdo?

    Me limité a asentir. Sus palabras me hicieron sacar conclusiones: Aunque yo no quisiera, aunque Rosalie no quisiera, las dos íbamos a estar muy cerca ya que Dominic nos ataba.

    Graciasle dije sonriendo con más sinceridad de la que recuerdo haber tenido alguna vez.
    De nada… ¿ya te vas?
    Sí. Quiero saber si Seth no ha sido devorado por los Cullen o algo así. Nos vemos Emily.
    Nos abrazamosHasta luego, Leah

    A penas salí de la casa, me encontré con Sam. Me quedó mirando algo sorprendido, luego sacudió la cabeza y sonrió. Pasó a mi lado y me susurró:me alegro por ti, en serio. Espero que seas tan feliz como lo somos Emily y yo

    Y luego el entró a la casa. Me quedé congelada. Era la primera vez que me encontraba con Sam desde la imprimación. Era la primera vez, que su sonrisa no me deslumbraba.

    Era la primera vez que mi corazón seguía completo después de recordar porque él ya no estaba conmigo.

    Nunca pensé que sería tan liberador…estaba tan relajada, tan feliz. La felicidad se esparció por todo mi cuerpo, como si mi sangre la transportara hasta último rincón de mi organismo.

    Salí corriendo, directo a la mansión de los Cullen…a reencontrar la parte de mi corazón que dejé allá con él…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Aki Quinzel

    Aki Quinzel Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Mayo 2006
    Mensajes:
    88
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    awww!!!,,,,que linda conti!!!, que linda Leah!!, lidiar con Rosalie no sera sencillo..pero Dominic lo vale!!

    Te habia dicho que adoro tu fic...sino...ADORO TU FIC!!!

    Espero la que sigue...quiero leer mas!!
     
  19.  
    NessiyCullen

    NessiyCullen Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Marzo 2010
    Mensajes:
    37
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: The Last Night (Primer Capítulo)

    Hola!
    Que alegre que se encuentra Leah!!! Que bien po ella! aunque no me gustaria tratar a Rose con ese humor que tiene jajjaja xD
    Que linda tu conti, y aun mas tu fic!
    Espero que lo continues pronto!
    Chaito!
     
  20.  
    Tsuo Rin

    Tsuo Rin Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - The Last Night (Primer Capítulo)
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    2847
    Re: The Last Night (Séptimo Capítulo)

    Hey chicas lo prometido es deuda por lo que aqui les tengo el nuevo capitulo, del cual tengo que decir, es uno de mis favoritos. Gracias por comentar y espero que lo disfruten.


    Talento

    Narrado por Bella
    Otra vez el sol se alzaba por el este, lo que significaba que otro día empezaba. Esto me ponía de muy mal humor porque…tenía que poner un alto a mis “actividades” con Edward. Al menos por ahora.

    No estaba lista para dejar de recorrer con mis manos su perfecto cuerpo o de dejar de besar sus irresistibles labios. Cada parte de su cuerpo era motivo de locura para mí. Nuestros cuerpos estaban tan juntos que los sentí como uno solo.

    Sus labios recorrían mi mentón, mi mandíbula, mi cuello, mi hombro…mi cuerpo no dejaba de estremecerse ante el contacto de su aliento sobre mi piel. Todo era perfecto…hasta que algo nos interrumpió, más bien…alguien.

    Era Alice que golpeaba la puerta de mi casa. Escuché los pasitos de mi querida hija dirigiéndose a la entrada para recibir a su tía, la fashionista.

    Edward se alejó de mí refunfuñando. A él tampoco le agradaba que nos “interrumpieran”. Me levante junto con él. Al ponerme una camisa suya, que afortunadamente había sobrevivido a la noche de pasión, quedé como en trance. El aroma de Edward, siempre me bloqueaba los sentidos, y aún más ahora, que soy como él…todo lo que hay en él, para mí, es endemoniadamente irresistible.

    Me abalancé sobre él con la intención de volver a tener su rostro junto al mío. Su lengua rozó mis labios…provocándome…para luego besarme de tal manera que olvidé porque nos habíamos levantado de la cama. Mis manos cogían con desesperación su broncíneo cabello, mientras las suyas agarraban mi cintura para acercar nuestros cuerpos.
    Traté de arrastrarlo de nuevo hacia nuestro lecho de amor, pero se mantuvo quieto a unos centímetros de la cama. Liberó mi cintura de la presión de sus habilidosas manos y con cariño deshizo mi abrazo. Sus labios abandonaron los míos para luego recordarme: Se lo prometiste a Alice

    Arrugué el ceño. Es verdad le prometí a Alice que las dos iríamos de compras antes de su viaje a París. Edward me dio un corto beso en los labios, como despedida. Salí de la habitación enojada conmigo misma y me dirigí a mi armario. Alice me esperaba allí con ropa en su brazo.

    Hoy te pondrás estoseñaló un vestido púrpura sin tiras que apenas llegaba a las rodillas…100% algodón. Ella lo había confeccionado a mi medida hace 2 días, es decir, ropa nueva.
    Está bien suspiré resignada.
    Un poco más de ánimo Bella. No te estoy obligando, TÚ me lo prometiste ¿recuerdas?mencionó mientras me traía unas sandalias de plataforma negras.
    Lo siento Alice, es queme interrumpióSin excusas, vamos-dijo mientras me halaba del brazo.

    Edward ya había llevado a Reneesme a casa de Carlisle, por lo cual al llegar me percaté de que Nessie y Dom jugaban con los lobos. Me pregunté: ¿cómo así Rosalie…? Pero mi pregunta no formulada se respondió por sí sola al no verla en casa…tampoco escuché la tronante voz de Emmett. Seguro habían salido. Carlisle estaba trabajando mientras que Esme se sentía encantada de ser la niñera de sus nietos.

    Habíamos ido de caza hace unos días por lo que era seguro salir. Nos despedimos de la familia y emprendimos la marcha hacia el 911 Turbo Porsche de Alice. Mi enojo regresó cuando mi flamante esposo me besó como despedida...su beso siempre tan suave, tan perfecto, tan sexy. Sentí unas ganas inmensas de echarme para atrás con los planes, pero mi querida cuñada lo vió venir y me encerró en el auto.
    Creo que me quejé todo el camino a Seattle, así que Alice puso el radio a todo volumen para callarme.

    El clima estaba perfecto, totalmente seguro para nosotras. La manía que tenían los Cullen por la velocidad, nos permitió llegar en menos tiempo.
    Estuvimos recorriendo varios almacenes. Alice no compró ropa, ya que para eso está París.
    Fuimos a una tienda de telas, ya que ella estaba trabajando en el vestuario de Esme para mi segunda boda. Pensar en la boda me puso feliz…bueno, en realidad pensaba en mi luna de miel con Edward y ese tipo de pensamientos me llevó a cierta boutique…

    ¿Lencería, Bella? ¿En serio?me dijo Alice con voz algo incrédula
    —Ehm…yo…no me había dado cuenta de que ya estábamos adentro.
    ¿Para qué quieres una si Edward va a terminar destruyéndola?se quejó haciendo un gracioso puchero.
    Empecé a reír.
    —Está bien, compraremos algunas. Al menos Jasper sí las disfrutará

    Nunca me había puesto a pensar en ello. La relación entre Alice y Jasper era más espiritual que física, me sorprendió mucho esa actitud de Alice. Sé que no debería, es decir, ellos están juntos…
    Escogió 5 para mí. Dos de ellas de color azul marino (que a Edward le fascinaba). No me fijé cuantas compró ella. Insistí en pagar mis prendas con mi tarjeta de crédito. Para algo tenía que servir.

    Al salir de allí, fuimos observando otros stands…nos llamó mucho la atención uno de zapatos. Alice me regaló unas sandalias Manolo Blanihk, mientras que ella compró unas botas negras del mismo diseñador.

    Hace rato que nos siguen susurró Alice sólo para mis oídos.
    Sí, pero no creo que tengan el valor suficiente para acercarse nos referíamos a dos muchachos que nos estaban siguiendo desde que salimos de la tienda de telas.

    Tendrían unos 20 años a lo mucho y no se veían maliciosos. Así que no eran ladrones.

    Si Rosalie estuviese aquí, disfrutaría de la atención que nos dan empezó a reírse.

    Volteé para notar que estaban sólo a metro y medio de distancia. Les dediqué una sonrisa (excluyendo mis dientes), ellos se ruborizaron y se convirtieron en estatuas humanas.

    ¡Muy bien! Los sedujisteis y los asustasteis al mismo tiempo. ¡Qué talento! ¿Has estado practicando con Edward?esperaba mi respuesta.

    No dije nada, sólo sonreí. Esto de ser una vampira se me daba cada día mejor. La seducción era un parte fundamental de nuestra especie…útil para conseguir presas…

    Caminamos hasta el patio de comidas y nos sentamos en una de las mesas más apartadas. Sólo pedimos agua, aunque no la tomamos. Alice parloteaba de lo maravilloso que estaba quedando mi vestido, pero que aún no decidía si colocar detalles de otro color.
    Mis ojos divisaron a los dos muchachos de antes, parecían buscarnos con la mirada. Al encontrarnos caminaron hacia nuestra mesa con duda. Tal vez era miedo…el instinto natural de supervivencia.

    Ehm…hola. Soy Justin y él es mi amigo David

    Ambas levantamos la mirada para observarlos, por lo cual el chico Justin se quedó sin habla. Eran algo…lindos casi como Mike pero al lado de nuestros hermosos maridos vampiros, no eran nada.

    Nos pareció mal que dos lindas chicas como ustedes, estén solas aquí…así que nos preguntábamos si querían compañía farfulló esta vez David, tan rápido que se le atropellaban las palabras.
    No gracias chicos. Son muy amables pero ya nos vamos dijo Alice mientras se ponía de pie. Yo la seguí.
    Podemos acompañarlas a la salida, llevar sus compras insistió David.

    Clavé mis ojos en los suyos, muy segura de que deslumbrando a uno también lo haría con él otro.
    En verdad chicos, graciasempleé un tono en extremo dulcesería malo para nuestra imagen que nos vieran con hombres que no son nuestros maridos señalé el anillo en mi dedo.

    Les dimos la espalda. Sacudí mi cabello como suele hacerlo Rosalie y ellos dejaron de respirar, sus corazones parecían querer explotar. Caminamos hacia la salida con aquel garbo característico de los vampiros, arrancando suspiros de todos los hombres del lugar.

    No paramos de reír, incluso cuando llegamos a casa. Era increíble lo rápido que pasó el tiempo. Estuvimos de compras casi por un día. Ya eran las 5 de la tarde, cuando Rosalie y Emmett regresaron. Rose, al enterarse de nuestra aventura, decidió acompañarnos en una próxima ocasión. Luego mi pequeña cuñada y Jasper subieron a hacer sus maletas.

    En la noche, después de asegurarnos que nuestra hija dormía profundamente, Edward y yo nos dirigimos a nuestra habitación. Apenas cerramos la puerta, me lancé a besarlo, reclamando su cuerpo como mío una vez más. Nos recostamos en la cama mientras la ropa “desaparecía”.
    Sus labios abandonaron los míos para dirigirse a mi mejilla, a la línea de mi mandíbula y finalmente a la oreja.

    Así que estuviste coqueteando en el centro comercial me susurró con su aterciopelada voz.
    Tal vez me limité a responder. Mis pensamientos estaban dispersos. Es lo que sucedía cuando su fría nariz se paseaba por mi cuello.
    ¿entonces…te gustó alguno? me dirigió aquella mirada seductora que me quitaba el aliento.
    No claro que nocasi grité. No fue necesario pensar en una respuesta. Era obvio que no había hombre, vampiro o licántropo en el universo, que me hiciera dejar de amar a Edward.

    Él se rió a carcajadas por mi manera de contestar. Para la próxima debería ser más sutil. Mi mente dejó de registrar pensamiento alguno cuando su fría lengua recorría mi cuello y sus manos tocaban mis piernas tan delicadamente. Mi cuerpo estremeció.

    Disfrútame hoy, porque a partir de mañana comienza la “abstinencia” hasta el día de la bodaSentí como su lengua bajaba hasta mi pecho, por lo cual no pude responder de inmediato.
    Lo haces…para…adelantar…la boda conseguí completar una frase coherente aunque entrecortada. Él sabía que yo haría lo que fuera para no tener que pasar por esa abstinencia, y eso incluía casarme mañana. Volvió a reír y su respiración golpeó esta vez mi abdomen y luego mi vientre. Fuertes descargas eléctricas recorrían mi cuerpo.
    No…lo que quiero es la mejor luna de miel de todas. Como si fuera la primerareplicó alzando su mirada hacia mí.

    Sus labios hicieron un nuevo recorrido de mi vientre a mi cuello y un gemido se escapó de mis labios en el momento en que lo sentí dentro de mí.
    No existía nada mejor que esto o eso fue lo que pensé en ese momento.

    Al siguiente día las ganas de abandonar la cama eran nulas. Pero hoy Alice y Jasper viajaban así que despedirlos era una prioridad.
    El motivo del viaje era la celebración de la semana de la moda en París, por lo que en 2 semanas ellos estarían de vuelta. Iba a extrañar a mi querida Alice y también a mis noches con Edward.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página