1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Tenshi ka akuma?

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por MyHearth, 26 Enero 2012.

Cargando...
  1.  
    MyHearth

    MyHearth Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    2
    Puntos en trofeos:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Tenshi ka akuma?
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1268
    Buenas a todos, crearé mi primer fanfics en FFL, espero que sea de su agrado, lo titulé "Tenshi ka akuma?" ("¿Angel o demionio?"). Ya verán por qué.
    (Aviso que mis Fanfics muchas veces tienen más dialogo que narración.)

    Sinopsis:
    Anshin es un joven de quince años común y corriente, bueno, eso pensaba él, hasta que se topó con dos amigos algo extraños, los cuales aparecieron gracias a la inestabilidad en la que se encontraba el mundo, ahora él y sus amigos deben emprender una aventura para acabar con la inestabilidad y dejarlo todo en orden, como debe estar.

    Comienzo:

    Seis y media a.m, suena el despertador.
    El sol apenas se asoma por la ventana, en la habitación está todo tirado, ropa, libros, la computadora aún está encendida y en el teclado duerme un chico, tiene el pelo blanco, ojos rojos con tonos negros, no lleva nada encima, nada más un pantalón negro, está descalzo y ha babeado todo el teclado.

    — ¡Levántate ya! ¡Estoy harta de que siempre estés haciendo el vago! — Exclamó ferozmente una señora de unos cuarenta años, con el pelo negro el cual tapaba sus orejas y era alborotado, ojos rojos, y vestía unos jeans muy bonitos, blancos, con adornos dorados, una camisa negra la cual también estaba adornada, no parecía el tipo de persona la cual se enojara tanto.

    — El bus escolar ya está por venir, debes vestirte, y deja de dormirte en la Pc, pasas todo el día metido en tus juegos y esas páginas donde se conecta gente rara y hablan cosas estúpidas sobre los dibujos que miran — Dijo la madre, siendo dura con el chico.

    — Tsk, vieja loca, siempre me despiertas de la misma manera. ¿No podrías al menos ser un poco más gentil?, no sé porque me atacas tanto, te metes con mi animé y mis amigos, tu lo único que haces es fumar y maquillarte todo el día y pretendes estar guapa para mi padre, el cual no hace nada más que trabajar. — Dijo el chico tranquilamente, como si ya estuviese acostumbrado.

    — Hmph, tienes suerte de tener quince años, aún no te puedo enviar a trabajar, vamos, vístete que ya vendrá el autobús y si lo pierdes nuevamente, tendrás que correr. — Dijo la señora, ya calmándose.

    El chico se puso una camisa blanca, un chaleco azul, unos pantalones de color crema, una corbata roja, zapatos negros, y salió a tomar el bus, el cual ya había pasado, así que decidió caminar para llegar al colegio.
    A lo lejos, se veía una chica rubia, ojos verdes, blanca de piel, un cuerpo sensual, aparentaba la misma edad que el chico, venía corriendo hacia él con una mano levantada, saludando.

    — ¡Aishin-kuuun.! ¡Aishin-kuun.! — Decía la chica mientras se acercaba — Aishin-kun. ¿Nuevamente has perdido el bus? — Le pregunta la chica, con un leve sonrojo.

    —Uhm, sí, pero no te preocupes, caminaré. — Dijo Aishin, con ojos despreocupados, y sin darle la más mínima importancia a la chica.

    — Primero que nada, sácate esa corbata, que no va en la cabeza, va en el cuello, segundo, mi madre nos llevará a ambos en el auto, así que ven, Aishin, y deja de ser tan despreocupado. — Le respondió la chica, seria, y a la vez sonrojándose más.

    — Etto... Está bien, espero no ser una molestia. — dijo Aishin algo avergonzado pero despreocupado. — Siempre estás ayudándome con todo Kandy-chan. — Agregó Aishin.

    — No eres molestia para nada, a mi siempre me ha gustado ayudarte, al fin y al cabo, eres mi amigo. — Dijo sonrojada Kandy — Ojalá fuéramos más que eso.— murmuró.

    — ¿Qué fue lo último que dijiste? no te pude escuchar bien. — Le dijo Aishin a Kandy.

    —¡N-nada! ¡Vamos!— Con nervios, respondió Kandy — Ya debemos irnos, llegaremos tarde.

    Cuando ya estaban en el colegio, Kandy fue directo con sus amigas. Aishin por otro lado, decidió ir hacia su salón, aunque aún no había empezado la clase, creyó que ahí estaría tranquilo, pero cuando entró, estaban los tres bravucones de la clase.
    Seitomaru, un chico corpulento, lleno de piercings, con una gran cresta roja, una chaqueta negra, pantalones camuflados y botas militares.
    Kody, el inteligente, era escuálido, usaba lentes, venía con el uniforme de la escuela, el mismo de Aishin, nada mas que más limpio. Se había unido a los matones para que no lo maltraten, a cambio hacía sus tareas.
    Y por ultimo, el más malo, Senisuske, era el hijo de uno de los mafiosos más peligrosos de todo Japón, y su imperio mafioso ya estaba expandiéndose hacia China y Corea. Senisuske llevaba una chaqueta llena de cortes cosidos, parches y era de color rojo, su cabello de color negro, corto, tenía los ojos rojos al igual que Aishin.

    — Primo, no esperaba a que vinieras aquí, las palizas no van a ti, tu vienes a las palizas. — Dijo Senisuske con un tono burlón.

    — Tsk, déjame en paz, no te he hecho nada. — Dijo Aishin, algo nervioso.

    — Lo siento, si quiero ser heredero de una mafia, debo empezar ahora mismo a sacarme de encima a quien odio. — Dijo Senisuske con tono amenazador.

    De repente, los tres bravucones se abalanzaron sobre Aishin, golpeándolo. Aishin calló al piso fuertemente, Senisuske, puso su pie encima de su cabeza, y lo mantuvo ahí.
    El panorama comenzaba a cambiar en los ojos de Aishin, veía todo negro, y lo único que podía ver era a su primo, Senisuske, aplastando su cabeza. Pero detrás de su primo, había algo más, parecía una bestia, de ojos rojos, pero ésta vez, brillaban, una sonrisa completamente aterradora, un cuerpo que parecía sacado de una película de terror, como si fuese un mimo con sus extremidades cosidas.

    — ¿Lo entiendes ahora? No eres más que un pequeño roedor para mi. — Dijo Senisuske, poniéndose cada vez más violento.

    De repente, comienzan a salir tatuajes negros del cuerpo de Aishin, crecen como si fuesen arbustos en los brazos de Aishin, y por todo su cuerpo.
    Aishin logra levantarse como si no tuviese nada encima, haciendo que Senisuske caiga, Seitomaru y Kody sacan navajas y se le tiran encima a Aishin, pero una onda expansiva de
    oscuridad los manda a volar.

    — ¡No se vuelvan a meter con el amo, porque acabaré con ustedes! — Dijo Aishin como si ya no fuera él, su tono de voz estaba completamente cambiado, y ya no parecía el mismo.

    Senisuske y los otros corrieron atemorizados, se habían dado cuenta que él también portaba un demonio y que estaba a otro nivel que los de ellos.
    Los tatuajes comenzaron a desaparecer, y Aishin volvió a ser el mismo, pero sus heridas ya no estaban, y era como si nadie se hubiese metido con él.

    — ¿Q-qué es lo que me ha sucedido? — Se preguntó Aishin, sorprendido y atemorizado.

    De repente, salió una sombra y comenzó a hablarle.

    — Tranquilo, yo soy tu amigo, no te sorprendas de lo que voy a decir, no te asustes por lo que diré, no digas nada, escucha hasta el final. — Dijo esa sombra, muy seria. — Yo soy tu demonio, los demonios son otorgados a las personas, se otorgan gracias a uno de tus padres, en tu caso por ejemplo, te fue otorgado un demonio gracias a que tu madre llevaba un demonio con ella, sé que debes estar sorprendido, eres un chico muy afortunado, has sido elegido para pelear contra los Ángeles, son las criaturas más desagradables, las odio, y debemos exterminarlas. Lo sé lo sé, sé que estás sorprendido, pero no temas. — Explicó la sombra a Aishin, siendo interrumpida por el mismo.

    — Tsk, vete, quiero una taza de café.— Interrumpió Aishin, despreocupado.

    Se marchó a por su taza de café, pero no sabe lo que le espera...
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  2.  
    Kohome

    Kohome Orientador Editor Gráfico Radio FFL Equipo Creativo Comentarista destacado La Tsundere

    Libra
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    824
    Puntos en trofeos:
    341
    Pluma de
    Escritora
    Ñi, ¡la primera!.

    Joh!, buen comienzo, fue muy interesante, a decir verdad el principio fue bueno, hay fics en los que el comienzo no promete mucho.

    Errores ortográficos no noté en realidad, porque bueno, no soy muy buena en ese "tema".

    Lo que si te recomendaría es que narres un poco más, tienes buena narración, pero para mí, debes pulirla un poco. (no se eso según yo)

    Ejem... dejando a un lado las correcciones y sugerencias déjame decirte que me pareció una excelente idea. Entraste pisando fuerte ;).

    Avísame cuando este la conti, muero por saber que pasará con el desinteresado y su demonio.
     
  3.  
    MyHearth

    MyHearth Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    2
    Puntos en trofeos:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Tenshi ka akuma?
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1038
    La continuación seguirá ahora mismo, muchas gracias por el comentario Kohome, y gracias a las demás personas que han puesto "Me gusta" y a los visitantes, que no sé si les habrá gustado.


    En un colegio de cinco pisos, blanco, grande, mixto. Se encontraba Aishin, dentro de una cafetería, tomaba café, pretendiendo que nada había ocurrido, y que quizá alguna sustancia química que estaba en su mochila le había hecho ver a ese "Demonio".

    — Toda la vida puedes tomar café, pero jamás desapareceré, soy una parte de tu ser, de tu día a día.— Dijo el demonio con un tono tranquilo.

    Al escuchar esas palabras, Aishin, comenzó a tomar café más rápido de lo habitual.

    — D-d-d-d-d-de-b-bo d-d-desha-ha-hacerme d-d-de é-e-esta alucinación— Dijo Aishin nerviosamente, quien cada vez tomaba más café.

    — ¿Sabes?... Habla con tu madre acerca del tema, ella te ayudará a enfrentarlo.— Respondió el Demonio rindiéndose.

    Aishin, se calmó, pero no quería aceptar que había un ser del más allá hablándole, decidió ir a clases, que ya se había salteado la primer materia. Llegó, se sentó, disimulando no estar ahí, aunque notaba que alguien lo miraba, fijamente, se sentía nervioso, era todo muy repentino para él.
    Cuando la clase ya terminaba, salió corriendo hacia su casa, vivía en el barrio más peligroso de la ciudad, se decía que por ahí vivía el jefe de la mafia, pero nadie sabia si era cierto o no, solo se sabía que el peligro que corría alguien que estuviese solo en esas calles oscuras era mucho.
    Al llegar a su casa, enseguida saludó a su madre que estaba viendo la televisión.

    — Ho-hola má... — Dijo Aishin aún nervioso — ¿Como estás?— agregó.

    La madre, rió.
    — ¿Tú vienes de la escuela y me hablas en vez de irte a tu habitación a ver tus cochinadas? — Preguntó sarcásticamente la madre — ¿Acaso necesitas dinero? — dijo con una sonrisa.

    — No quiero tu sucio dinero, pero quiero saber sobre algo, algo que te parecerá extraño.— Dijo Aishin dudoso de sacar el tema.

    — Mmmm, bueno, si es por Kandy, yo creo que deberías invitarla a salir, es muy linda.— Dijo nuevamente con su forma sarcástica — No, yo sé que eso no es, es decir, es muy linda para ti, no creo que se fijaría en ti. Por lo que has venido es por el demonio que tienes en tu espalda y no sabes que significa. ¿Verdad? — Dijo la madre sorprendiendo a Aishin.

    — M-maldición. ¿Como lo sabes?— Preguntó nervioso Aishin, dándose cuenta de que no era una ilusión.

    — Pff, con tu padre teníamos un dilema. ¿Ángel o Demonio? ¿Qué le tocará a Aishin?.— Dijo la madre poniéndose seria — Nunca imaginé que saldría un Demonio, tu viejo me debe 50 dolares, pero vamos a lo que viniste, te explicaré la situación.— Dijo la madre.

    — Yo, soy una portadora de un demonio, mi demonio se llama Zephireth, siempre me ha acompañado y me ha protegido.— explicó la madre, continuando — Tu padre es portador de un Ángel, él se llama Finneona. Él y yo nos enamoramos, y fuimos desterrados de nuestros compañeros, pero éramos felices, así que no nos importó.— Dijo algo triste la madre.

    — P-pero, aún no entiendo nada.— Dijo Aishin.

    — ¡ Cállate y escucha idiota! — Gritó la madre. — Ahora viene la parte interesante, los demonios y los ángeles, han peleado por toda la eternidad, pero no para mal, ni para bien, sino para mantener el balance en el universo, cada humano, de alguna manera, porta un ángel o un demonio, algunos tienen dos demonios y algunos dos ángeles, pero es porque son muy poderosos, o se han entrenado. — Agregó, dejando algo claro el asunto.

    — B-bien, ahora ya me creo lo del demonio, pero...— Decía mientras era interrumpido Aishin.

    — La verdad es que no sabes hacer. ¿No es así?.— Dijo su madre. — Lo que debes hacer, por más difícil que parezca, es hacer que los demonios cambien su forma de pensar, así el equilibrio se mantendrá, confío en ti. — Continuó con una sonrisa cálida.

    — Es todo muy difícil, iré al lago a pensar...— Dijo Aishin ya marchándose.

    Ya en el lago, tapado de árboles de colores, pájaros cantando, el agua azul y verdosa, una familia de ardillas y los peces que se acercaban a comer las migas que Aishin les tiraba, se puso a pensar en la situación en la que se encontraba y en el "¿Por donde empiezo?".
    Charlaron con su demonio, Zack, que era uno de los demonios más despiadados, el cual no quería aceptar soportar a los ángeles como se lo estaba pidiendo Aishin.
    De repente, las ardillas, los peces, los pájaros, todos, se escondieron, se sentía una gran amenaza.
    Aishin, algo incómodo, miró hacia atrás, había un chico de cabello rojo, largo, sin camisa y tatuado con dragones y tigres, unos lentes, una guitarra y detrás de él una serpiente con cabeza de mamut.
    Sin pensarlo dos veces, éste atacó a Aishin, mandándolo a volar, calló en el lago y asustado, Aishin también decidió atacar.
    Aishin le pidió a Zack que lo protegiera y atacara con todo lo que tuviera, Zack aceptó y comenzó a pelear contra esa bestia, mientras tanto, el chico extraño fue a golpear a Aishin, pero ésta vez Aishin estaba preparado y se lanzó en la batalla. Estaban muy empatados, Aishin recibía los golpes y el extraño también, a Aishin se lo notaba muy serio y concentrado, mientras al extraño por otro lado se lo veía feliz de al fin poder pelear con alguien de su nivel.

    — ¡Maldición! ¿Por qué me atacas?.— Preguntó Aishin lastimado.
    — ¡Hahaha! Porque me encanta pelear, y nunca había tenido un oponente tan interesante que también usara demonios, como yo.— Respondió el extraño muy feliz.
    —¡Solo porque estoy a tu nivel no significa que debamos pelear, idiota!.— Gritó Aishin muy furioso.
    —¡Hahahaha! No me hagas reír. ¿Tu al mismo nivel que yo?. Nah, tu solo tienes un demonio, y eres la única persona que ha venido aquí portando uno, pero yo, yo tengo dos demonios, amigo.— Contestó el extraño mostrando su próximo demonio, con cuerpo de araña y en vez de cabeza, salía un cuerpo humano desde la cintura hacia arriba.

    El demonio golpeo brutalmente a Aishin, el que quedo tirado y sangrando, Zack, podía con uno, pero no podía con los dos...
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  4.  
    Kohome

    Kohome Orientador Editor Gráfico Radio FFL Equipo Creativo Comentarista destacado La Tsundere

    Libra
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    824
    Puntos en trofeos:
    341
    Pluma de
    Escritora
    Hola, si otra vez yo (?).

    Bueno, la trama va muy buena, aunque repites mucho el nombe de Aishin, en ocaciones, con solo colocar "él" es suficiente.

    Por otro lado me pregunto ¿quién es ese loco sicótico?, ademas que ¡tiene dos demonios! joh!, lo va a matar, pobre -.-

    Pero... (si siempre hay un pero, hasta en mis fics XD) vas muy rápido, lo vi pasar a una velocidad impactante, bajale un poco y aumenta tu narración, vas a ver que si lo haces, consegiras que las personas queden más atrapadas con el texto.

    Sin más me retiro, vas muy bien, sigue mejorando, si necesitas algo avísame.

    Sayito.
     

Comparte esta página