1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

Tema en '–Abandonados' iniciado por Dany_miko, 25 Enero 2007.

Cargando...
?

¿Qué opción crees que debe tomar Inuyasha?

  1. Olvidar sus sentimientos por Kagome y cumplir su promesa a Kikyou

    3 voto(s)
    37.5%
  2. Olvidarse de Kikyou, hablar con ella e irse con Kagome.

    4 voto(s)
    50.0%
  3. Pedirle tiempo a Kagome mientras derrotan a Naraku para pensar bien su desición.

    1 voto(s)
    12.5%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Dany_miko

    Dany_miko Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1353
    *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    ¡¡Hola A todos (as)!!
    Mi nombre es Daniela, y quisiera dejarles mi primer Fanfic. Siempre me ha gustado escribirlos, y ahora me arriesgo a publicar el primero. Ojalá sea de su agrado.
    La historia muestra principalmente a los personajes de Inuyasha y Kagome, dando énfasis no sólo en los ya conocidos sentimientos de Kagome, sino que también en los confusos sentimientos del hanyou Inuyasha.
    Verán como él pone en una balanza a sus 2 amores, y los obstáculos que tiene que pasar para conseguir estar al lado de la mujer que ama.
    Si son unas románticas empedernidas, ¡éste es su fiC!

    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

    Capítulo 1 : Reflexiones

    Era un cálido día de enero y el cielo parecía despedir al sol con una gran gama de resplandecientes colores anaranjados y rojizos. Él estaba sentado, con su espalda apoyada en el pozo devora huesos. Mantenía sus ojos cerrados, los brazos cruzados y la cabeza gacha. Sólo escuchaba el correr de la brisa que jugueteaba con el prado y con su largo cabello plateado. Él estaba completamente quieto, pero su mente funcionaba rápido. Le mostraba numerosas imágenes, le hacía oír palabras, frases, le recordaba agradables sensaciones. Aunque su cuerpo se mantenía tibio, le hacían sentir un escalofrío recorriendo su interior. Era extraño, pero se sentía tan bien...
    Cuántos recuerdos junto a Kikyo. Cuántos inolvidables momentos, oyendo su voz suave, o simplemente, escuchado sus frecuentes silencios. Se sentía tan pleno cuando la sostenía entre sus brazos... Su cuerpo delgado, su belleza sencilla... Lo cautivaban aquella piel blanca, aquel cabello liviano, ligero, aquellos ojos fríos. Esos labios tibios... eran tan confortables que lo hacían olvidar su naturaleza bestial. Si hasta había deseado convertirse en un ser humano completo, para pasar su vida con ella... Esos mismos labios que sintió tan helados aquella vez en que descubrió que una angustiada chica lo espiaba tras un árbol. ¡Cómo olvidar la expresión conmovedora de sus ojos asombrados! Claro, si lo sorprendió abrazando con fervor a la miko... Ah!! Aquella vez sintió que el frío le derretía el alma.
    Reflexionó sobre cómo esa chica se hacía presente más y más en sus pensamientos. Comenzaba a parecerle extraño, pues era cierto que en todo el día no lograba sacarla de su mente. Y más si sus amigos hablaban constantemente de ella. Comenzaba a reconocer que le afectaba su ausencia.
    Entonces recordó cuando la vio por vez primera. Él aún estaba sellado en el árbol sagrado y acababa de despertar de un largo sueño de 50 años. Y ella, frente a él, estaba asustada y llevaba puestas esas extrañas vestiduras. Su cabello y sus ojos eran distintos y pronto se convencería de que no era la misma miko de mirada triste que el conocía.
    Recordó también aquella vez en que la arrojó al pozo para que volviera a su época, no sin antes traerla consigo y abrazarla fuertemente; Las veces en que se enfadaba por cosas absurdas; Su rostro cuando dormía en su extraño saco o cuando leía sus libros con afán; Su voz tierna al amanecer, y su olor... ese olor a jazmín que llenaba el aire cuando ella estaba cerca, el mismo que impregnaba su ahori cuando él la rodeaba con sus brazos y la protegía de alguna situación peligrosa. A veces le parecía embriagante, sobre todo las noches de Luna Nueva. Él solía alejarse y adentrarse en sí mismo para reflexionar. La mayoría de las veces llegaba a la misma conclusión. No podía pensar si seguía sintiendo su olor; lo inundaba todo, hasta sus recuerdos. Debía parase y subir a algún árbol para poder concentrarse, aunque en el fondo, deseaba volver a tenerla cerca. Sí. Ella lo hacía sentir feliz. Es que tenía un olor cálido, consistente, un olor tan... humano. A veces, también olía a hierbas, pero nunca, nunca, olería a barro, ni a huesos.
    Él la esperaba, pues llegaría al atardecer. ¡Dios! No sólo la esperaba, ya la extrañaba, la necesitaba cerca. Quería volver a sentirse feliz, pero no a base de recuerdos, esta vez quería oírla, tocarla... ¿Por qué sentiría todo esto? ¿Se aproximaría la Luna Nueva? Porque sus emociones comenzaban a aflorar de sobremanera...
    Por un momento pensó en decirle todas esas cosas que pasaban por su cabeza. Pensaba hasta en decirle cuánto la quería...
    ¡No! No podía hacerlo.
    Había una promesa de por medio. ¡Maldita promesa! Él había prometido a Kikyo ir con ella hasta el infierno y sabía que Naraku estaba débil, que todo esto pronto terminaría, y que debería tomar una última decisión. Debía seguirla. “Debía”, pero comenzaba a comprender que no era lo que verdaderamente deseaba.
    - Kagome –Sus labios susurraron su nombre instantáneamente, sin que él pudiera premeditarlo.
    “Comienzo a extrañarte, es inevitable. Quisiera tenerte con migo, aquí a mi lado. Desearía sentir tu tibio aliento cerca de mi boca, mi querida Kagome. ¿Qué puedo hacer, si es a ti a quién quiero? Maldición. Es verdad que me debo a ella. No puedo faltar a mi promesa.”
    Sus pensamientos lo atormentaban, sentía golpes en su mente como una lluvia de meteoritos, mientras se debatía entre las posibles opciones.
    “Kikyo, te quise tanto... aún te quiero. Pero la mujer que eres, no es la que conocí, aquella encantadora sacerdotisa que cuidaba a los aldeanos, que estaba llena de compasión y de buenos sentimientos. Esta no eres tú. Ni tu cuerpo, ni siquiera tus almas te pertenecen por completo. Ahora expeles sólo odio y rencor a los que te rodean.
    “¡Ah! Ella ya no es real. ¿Dónde estás, mi querida Kikyo? Creo que te he perdido... y te debo una promesa.
    “En cambio Kagome...
    “Su alegría me contagia, y su belleza me deslumbra. Esos ojos alegres... Su bondad, su ternura, el cariño que siempre sabe demostrar de forma asertiva. Su amabilidad, su compresión... En fin, su forma de ser. Ella realmente me hace sentir bien. Me siento dichoso estando a su lado. ¡Cuán bien encaja su cabeza en mi hombro...! y cuando la abrazo puedo sentir que su calor me inunda. Ella sí es real y aunque pertenezca a otra época, puedo sentir la calidez de su alma al tenerla cerca. ¡Dios! Si no hubiera hecho aquella promesa, tal vez ahora podría estar junto a ella, sin remordimientos. O tal vez ella ya no piensa en mí como antes lo hacía. Quizás ya no lo haga. Pero se que su corazón es grande y me admitirá de nuevo si le digo que...”
    Justo en ese momento surgió una luz azulada del interior del pozo... El chico de cabellos plateados abrió los ojos inmediatamente. “Al fin...”, pensó. Comenzaba a oscurecer, y ella al fin estaba de vuelta.


    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

    Lo dejaré hasta ahi por hoy.
    Por favor opiene qué les parece, ¿si?
    Recibo toda clase de críticas constructivas y sugerencias.
    Se despide con cariño,

    *.* Da.n_n.y * MiikO *.*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Hacky Sack

    Hacky Sack

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    585
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    hola!!
    lei tu ff y me gustoo!! ^^

    espero ke la sigas pronto ...aunke acabas de poner el primer cap n.nU
    bueno, aun asi..espero ke la sigsa pronto,
    byebye
     
  3.  
    Dany_miko

    Dany_miko Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    84
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    Ayy, q amor ...*.*

    Gracias Kagome!

    de veras que estoy como nerviosa porque soy nueva en todo cemzoo y es primera vez que subo yn fic. q emocion xD, y para peor ando como desfazada en los post, que verguenza ¬¬ jejeje

    oye, los nombres de tus fics se ven bien tentadores. Mañana los leeré, aunque creo que hace algún tiempo leí algunos, no estoy segura en realidad.

    Ahi te escribo.
    Chau!!
     
  4.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    wow!!1
    que lindo que escribes!
    y es tu primer ff!!!
    bueno, debes saber que ya tienes una fan *o*
    me gusto mucho
    la manera en que escribes es muy buena
    continuala pronto plis!
     
  5.  
    Hacky Sack

    Hacky Sack

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    585
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    hi!!
    pon la konti plzz!!
    byebye
     
  6.  
    Dany_miko

    Dany_miko Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1890
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    Hola!!
    Yap, no esperaré más y pondré la continuación en seguida.
    Muchas gracias a Kagome y a Maome por el apoyo, me sentí muy alegre cuando vi sus post.
    Sin más preámbulo, aquí les dejo el 2º cap.

    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

    Capítulo 2: Un momento perfecto

    Justo en ese momento surgió una luz azulada del interior del pozo... El chico de cabellos plateados abrió los ojos inmediatamente. “Al fin...”, pensó. Comenzaba a oscurecer: ella estaba de vuelta.
    El Hanyou se puso de pié lentamente, mientras la jovencita escalaba por las paredes del pozo devora huesos. Se asomó de inmediato una vez que estuvo frente a él y pudo ver aquel cabello y aquellas manos de la joven que llenaba sus pensamientos, sus recuerdos. Comenzó a sentir que diversas emociones recorrían su cuerpo. ¡Cuánto había esperado este momento! Se había cumplido ya una semana desde su partida. También hace una semana que se mantenía triste, alejado de todos, sumergido en su propio mundo, pensando o reflexionando a cerca de tantas cosas... No lograba comprender por qué estaba así. Sabía que tenía amigos, que podía pasar el tiempo con ellos, pero hasta ellos eran víctimas de sus gritos y de su extraño humor. Prefería estar solo.
    Pero ahora, sabía que sería diferente. Las cosas cambiarían con su compañía... “Benditos ojos...”-pensó.
    - ¡Inuyaaasha! Vamos, no te quedes ahí y ayúdame con esto, ¿quieres?
    La muchacha había inclinado su cabeza hacia arriba, y sus ojos color chocolate habían penetrado en los de él, en esos bellos y grandes ojos color ámbar...
    - Sí, lo siento.
    Él despertó abruptamente del ensueño en que se encontraba y aún medio aturdido se percató de la gran bolsa amarilla que llevaba la muchacha en su espalda. “Benditos ojos” – volvió a pensar y sin mencionar palabra alguna, procedió a ayudar a la chica a quitarse el peso que cargaba. Dejó la mochila sobre el prado, mientras ella salía con cierta dificultad al exterior. Extrañamente, su corazón comenzó a acelerar su pulso...
    - ¡Ah, qué pesada que estaba! – dijo la joven un tanto agobiada.
    - ¿Te sientes bien, Kagome? – preguntó preocupado el hanyou.
    - Si, gracias, Inuyasha. Es viernes, sólo estoy cansada y con dolor de espalda, pero no es nada, se me quitará si descanso un momento –sonrió.
    - Traes muchas cosas, Kagome. ¿Te quedarás por muchos días?
    - Em... creo que sí, ya que acabo de pasar una extenuante semana de exámenes en la escuela, y bueno, la próxima semana será más relajada... tendré bastante tiempo libre –decía mientras se sentaba en el suelo, con la espalda apoyada recta sobre los maderos del pozo.
    - Eso es bueno –dijo inexpresivo desde arriba, sin dejar de mirar a la chica.
    - Permaneceré aquí un momento, Inuyasha, puedes adelantarte si quieres.
    - No, está bien, esperaré a que te repongas. Has pasado tanto tiempo fuera que... –Se detuvo. Esas palabras salieron de improviso de su boca. Bajó la mirada, sin poder continuar.
    Kagome, lo miraba expectante, esperando a que siguiera. Pero pronto se rindió y sin mover su cabeza, cambio la dirección de su mirada. Sabía que, aunque verdaderamente Inuyasha lo sintiera, nunca se rebajaría a decirle que la extrañaba. No un hanyou tan orgulloso como él.
    - ¿Cómo han estado todos? –dijo Kagome rompiendo el incómodo silencio.
    - Pues... Supongo que bien – respondió el ojidorado mirando hacia el horizonte. El cielo deslumbraba con sus colores violáceos, y las primeras estrellas estaban apareciendo. Ya casi oscurecía.
    Inuyasha estaba tan extraño Ella lo percibía. Algo no andaba bien. Esa era una respuesta que no la satisfacía, pero no se atrevía a continuar con las interrogantes. Él acabaría enfadándose. “¿Qué tienes, Inuyasha? ¿Por qué me miras así?” –pensaba.
    Él paseó su mirada por su cabello, que ondulaba ante la suave brisa de verano, mientras ella respiraba profundamente con los ojos cerrados. Su corazón insistía con latir de forma acelerada. Le era imposible controlarlo. Otra vez ese aroma a jazmín... Casi podía sentir cómo, de alguna manera, todo el aire que entraba en sus pulmones llegaba a su corazón y éste se hinchaba más con cada inspiración, con cada segundo sintiendo la proximidad de su hechizante olor. No tuvo otra opción. Se acercó junto a ella, y sutilmente se sentó a su lado. Ella lo miró de reojo, y permaneció en el mismo estado de antes, disfrutando de la maravillosa naturaleza que los rodeaba.
    El chico con orejas de perro aún no comprendía la razón de su excitación. Tenía la cabeza gacha, pero su mente luchaba contra el extraño impulso de acercársele.
    - Kagome –pronunció al fin Inuyasha. Todo estaba confuso para él en ese momento. Así que sólo atinó a decir su nombre, sin saber cómo continuar. Quería decirle tantas cosas...
    - Dime, Inuyasha –dijo ésta mirándolo a los ojos, como queriendo descifrar la melancólica expresión de su mirada.
    - Yo... –Sus dorados orbes se fijaron en los de ella.
    - ¿Sí?
    - Eh... No... no tiene importancia –Nuevamente bajó la mirada.
    Kagome volvió a percatarse del inusual comportamiento del hanyou. Mentalmente le dio varias vueltas al asunto mas no supo qué hacer. En verdad Inuyasha le preocupaba. Deseaba saber qué le sucedía. Y a pesar de que se sentía temerosa, no tuvo más remedio que preguntarle:
    - ¿Qué ocurre, Inuyasha? Luces triste y no quiero verte así.
    Para Inuyasha, esas palabras sonaron como la melodía más dulce que hubo escuchado en su vida. “¿Por qué tiene que ser así? Es siempre tan amable y... ¡Aaah, me desconcierta!”. Sin poder evitarlo, se giró hacia ella y la estrechó con firmeza entre sus brazos. No pudo hacer más que susurrar su nombre y cerrar los ojos con fuerza.
    - Calma –vociferó débilmente la chica, a la vez que le correspondía su abrazo. “¡Por Dios, Inuyasha! ¡¿Qué es esto?! ¿Por qué me haces sentir tan así? Tus brazos rodeándome, tus manos en mi espalda, y tu cabeza en mi hombro... es perfecto. Quisiera que no me soltaras nunca. Es que yo a ti... te quiero.”
    Permanecieron así por unos largos instantes, instantes que ambos querían hacer eternos...Él acariciando su espalda, y ella sintiendo su aliento tibio en su cuello. Las estrellas titilando sobre ellos, como celebrando el momento. Sólo se escuchaba el sonido de la hierba y de los árboles que sacudían sus hojas con la apacible brisa. Lo demás, era silencio. Es que no hacían falta palabras; No hacía falta nada...
    Momentos después, fue Kagome quien concluyó aquel abrazo, seguramente porque la posición comenzaba a serle era incómoda. Se separó de él, y volvió a apoyar su espalda en el pozo. Inmediatamente, pero de manera sutil, tomó la mano del hanyou, y éste se apresuró en buscar la forma para que tanto los dedos de ella como los de él, quedaran perfectamente entrecruzados. Ella miraba las estrellas, y sintió cómo él volteó su cabeza para mirarla. Esos dos grandes soles brillaban como nunca, los vio más profundos y más mágicos que antes. Él se veía divino y tras recorrer con la vista su cabello y sus orejas, la chica bajó levemente la mirada, y se detuvo en un detalle de su rostro: Sus mejillas. Las mejillas de él estaban ligeramente sonrosadas y eso la hacía sentir una singular dicha. Se sentía un tanto apenada por la inusual situación. Así que inclinó su cabeza hacia un costado y la situó sobre el hombro de Inuyasha, para que éste no se percatara del dejo de rubor que ya aparecía en las suyas. Las sentía agradablemente cálidas. El hanyou no tardó en colocar su cabeza sobre la de Kagome y en pasar su brazo por detrás de su espalda. Sólo el viento se permitía romper el valioso silencio y la calma en la que permanecían. Eran sólo ellos y sus sentimientos.
    Kagome se sentía tan reconfortada, que no deseaba más, pero cuando quiso dejar su cabeza atrás y sólo disfrutar el ágil latir de su corazón, su mente comenzó a funcionar de manera rápida: “¿Qué estará pensando Inuyasha? Estamos tan bien juntos, pero él no debería... Mi lugar debiera ocuparlo Kikyo. ¡Oh no! Tal vez él está pensando en ella en este momento. Tal vez ni siquiera yo pueda ocupar su lugar, ni llenar el espacio que hay en su corazón. Quizás él la ve a ella en mí o quizás es a ella a quien quisiera abrazar en este momento, y no a mí. Pero es tan reconfortante... Es verdad... Él prometió protegerla a ella antes que a mí; él la escogió a ella. ¡Dios! Si ella no existiera…”
    Como si Inuyasha escuchara sus pensamientos, se separó un poco de Kagome, hasta el punto en que ella pudo observar la rígida expresión de su rostro. – “¡Por Dios!, ¿qué querrá decirme?
    - Kagome... debo hablarte respecto a algo
    - Qué... ¿Qué pasa, Inuyasha? - “Por favor que no sea lo que pienso. Por favor, Dios, no...”
    - Se trata de Kikyo.


    *.*.*.*.*.*.*.*.*

    Espero que les guste.
    Aióos!

    *.* Da.n_n.y * MiikO *.*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Kmi-chan

    Kmi-chan Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    23
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    q lindo fic!!!!!!!!
    siguele porfis sta wenisimo
    conti, conti, conti, conti!!!!!!!!!!!
     
  8.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    wow!!
    que bien que escribes te repito!!!
    me ha encantado!!
    sigul pronto!
     
  9.  
    Hacky Sack

    Hacky Sack

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    585
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    hola!!!
    kiaaaaa!!!
    xq la dejas ahii!!! ToT

    yo keria leer masss!!!!
    weno, espero ke lasidgas pronto,
    byebye
     
  10.  
    Minya

    Minya

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Febrero 2006
    Mensajes:
    435
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    hoooo!!!
    omg!!! waaa mi kiere conti!!! :eek:
    conti conti conti conti conti conti
    conti conti conti conti conti conti conti
    conti conti conti conti conti conti conti conti
    :saltarin:
     
  11.  
    Dany_miko

    Dany_miko Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    2115
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    Hola!!
    Al fin llegué, estoy bastante cansada, xq andaba vacacionando por ahí jejeje. Así que pondré de inmediato la sgte parte del fic. Gracias a Kmi-chan, a Kagome, a Maome y a Mely por el apoyo =) Un beso para uds. ^^

    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

    Capítulo 3: Un pequeño incidente...

    Como si Inuyasha escuchara sus pensamientos, se separó un poco de Kagome, hasta el punto en que ella pudo observar la rígida expresión de su rostro. – “¡Por Dios!, ¿qué querrá decirme?
    - Kagome... debo hablarte respecto a algo
    - Qué... ¿Qué pasa, Inuyasha? - “Por favor que no sea lo que pienso. Por favor, Dios, no...”
    - Se trata de Kikyo.
    La joven se zafó de los brazos del semi demonio, con una mirada distinta a la acostumbrada. Ésta era mucho más fría, denotaba irritabilidad. Él se extrañó un poco. Aún no comenzaba a hablarle y Kagome ya se enfadaba... algo andaba mal.
    - Está bien – continuó ella, al mismo tiempo que se ponía de pié – ya se que debes extrañarla.
    - Pero Ka... - se incorporó.
    - No es necesario que me expliques – interrumpió – comprendo que debes protegerla a ella. Es más importante para ti.
    “¡Pero qué boba! Se está comportando como una tonta. Tenía que estropearlo ¡Estás loca de celos! No fuiste capaz de comprender, ni siquiera de escuchar lo que tenía que decirte. Esto me colma la paciencia…”
    - ¡Tenías que estropearlo, si ni siquiera he comenzado a hablar!
    - Ahórrate tus comentarios, Inuyasha. Ese cuento ya me lo sé. “Debo protegerte, Kikyo, yo siempre te protegeré” – le imitó - No se qué hago aquí a tu lado.
    - ¿¡De qué estás hablando!? Ya basta. Al menos ella sabía escuchar.
    - ¿Lo ves? Por eso no mereces que te escuche. ¡No tienes sentimientos! Eres un insensible, Inuyasha. ¿No te das cuenta de que yo... – Se detuvo - “Él no merece que yo siga.”
    - ¡Vamos! ¡Continúa, a ver si te atreves!
    Kagome comprendió que él sabía lo que continuaba. Y fue tal su rabia al ver tamaño egocentrismo... ¿Cómo era posible? ¿Él esperaba que ella le dijese lo que sentía sólo para dejarlo ganar esa discusión? ¿Qué conseguiría cuando le confesara sus sentimientos más profundos? ¿Incrementar su ego? Un ego que crecía cada vez que lograba matar un demonio, capturar un animal que les serviría de alimento, o que oía un elogio. ¿A ese nivel, estaba su preciada confesión? Le parecía sencillamente intolerable. No halló nada mejor que decir:
    - ¿No te das cuenta de que yo no quiero estar contigo? ¿De que no te soporto? ¿Que eres insensible e insoportable? ¿Eso era lo que querías oír? Pues bien, ahí lo tienes.
    - “No era eso lo que deseaba oír, y lo sabes” – pensó. Sus ojos se entrecerraron de rabia y de dolor. Sintió penetrar esas palabras en su pecho como una espada – Si te parezco tan desagradable, ¿Por qué no te marchas a tu época? – No deseaba decir eso, pero el cólera fue más fuerte – ¡Anda, vete de aquí!
    - Ni creas, Inuyasha, que me iré sólo porque no quieres verme. Tengo muchas cosas que hacer aquí, pero una vez que termine, tendrás lo que quieres, ¡y yo estaré profundamente aliviada de no verte nunca más!
    Sin más palabras, la muchacha tomó su mochila, dio media vuelta y desapareció entre los árboles, dejando atrás a un aturdido Inuyasha, aún con los ojos bien abiertos y con su boca a medio cerrar.
    -¡¡Maldita seas!! –Le gritó una vez que asimiló lo que acababa de suceder. Claro que fue en vano, pues Kagome no lo oía. Ya se había marchado.
    “Esta mujer me saca de mis casillas, es una idiota, ni siquiera fue capaz de escucharme. Quise decirle que no me es posible cumplir aquella promesa que hice a Kikyo; que faltaría a mi palabra, pero... que sería peor engañar a Kikyo y... engañarme a mí mismo...; que me quedaría a su lado, para protegerla por siempre... y para hacerla feliz. ¡Diablos, fui un miserable! No puedo pensar dos veces en abandonar a la primera mujer que amé. Me debo a ella, y tendré que morir con ella. Kagome... Ella deberá entender. A pesar de ser una tonta, tiene un gran corazón y comprenderá. Eso haré. Me esmeraré en buscar al villano de Naraku y acecinarlo de una buena vez. Acabaré con esto rápidamente y me iré con Kikyo al infierno. Seguramente que Sango terminará cazando a Miroku, Shippo se quedará con ellos y Kagome... bueno, ella regresará a su época y se olvidará de mí fácilmente...”
    El hanyou dio una mirada al estrellado cielo y cerró los ojos para dedicarse a sentir la brisa sobre su rostro; en seguida emprendió un incierto rumbo.
    Dejó que sus pies lo guiaran y caminó por todo el bosque y por las praderas que lo limitaban, concentrándose sólo en sus pensamientos. Sentía coraje por la obstinada de Kagome, pero a la vez se sentía triste. Una vez que todo esto terminara, no la vería nunca más. No oiría su risa. Ni vería brillar sus hermosos ojos... Hace unos momentos, cuando ella lo miró, se sintió como sumergido en el barro de sus ojos. Ah, ya comenzaba a recordarla como antes. Le sería difícil olvidarla. Verdaderamente no quería hacerlo, pero prácticamente, era su deber. Sí. Él ahora debía amar sólo a Kikyo. Pero, ¿Cómo le haría para dejar de pensarla? ¿Viéndola a diario y escuchando su dulce voz? ¿Viendo su cabello ondular al viento, o sus labios moverse para llamarlo por su nombre?
    Estaba decidido. Emprendería la difícil tarea de sacarla no de su mente, sino que de su corazón.
    Se percató de que ya era tarde, y comenzaba a hacer frío. Dio media vuelta y caminó con dirección a la aldea.
    Cuando intuyó que se acercaba, oyó algo que le llamo la atención. Era un ruido, casi un susurro, que llegaba hasta él impulsado por el aire. Así que pudo conocer la dirección desde la que provenía. Dio pasos suaves, procurando no hacer mucho ruido. Lo que vio a continuación le dolió en el alma: Era Kagome, que estaba sentada en una roca, junto a su mochila, tapando su rostro con las manos y llorando desconsoladamente.
    “¡Dios! ¡¿Qué le habrá ocurrido?! ¿O estará llorando por la discusión que tuvimos hace un momento? ¿Cómo saberlo? Kagome, no sigas, por favor no llores más...”
    Avanzó unos pasos hacia ella, cuando de pronto se percató de lo que hacía.
    - Detente –pronunció sin querer.-“Debo detenerme” – pensó luego.No debía. Pero ella estaba sufriendo...
    La chica se limpió con la mano rápidamente las lágrimas de sus brillantes y mojados ojos.
    - Inuyasha, ¿Eres tú?
    El joven hanyou se escondió tras un árbol mientras decidía qué hacer. “¿Voy hacia ella o me largo de aquí?” –Maldición- pronunció en un susurro, mientras apoyaba su espalda en el árbol. Al menos estaba seguro de que ella no lo había visto.
    La jovencita continuó mirando con dificultad a su alrededor, aún con los ojos húmedos por las lágrimas, buscando la proveniencia de aquel ruido. Estaba asustada, pero el hanyou no cedía.
    - ¡Estúpido! ¡Eres un estúpido, Inuyasha! – Dijo fuertemente, a la vez que cerraba los ojos con fuerza y continuaba llorando.
    “¿Con que soy un estúpido, eh? ¡Ah, chiquilla del demonio! Si no fuera por tus estúpidos comentarios esto no estaría ocurriendo. ¡En qué diablos estoy pensando! ¡Oh cielos! Creo que en verdad el estúpido soy yo...” Ahora que ya sabía la razón del llanto de la chica, pudo retirarse del lugar. Al menos ella estaba bien. Llorando, pero bien. “Ya se le olvidará... No tardará en llegar a la cabaña de la anciana Kaede.”
    Él continuó su rumbo y en seguida vio la luz que reflejaba el riachuelo de la aldea. Dio dos saltos y entró a la cabaña. Se encontró con Sango con un somnoliento Miroku que estaban sentados cerca del fuego, mientras Shippo, que saltaba de un lado a otro celebrando alegremente por la supuesta llegada de Kagome. La chica se le quedó mirando, como esperando por algo.
    - ¿Y Kagome? – preguntó Sango tras un instante, luego de percatarse que ella no venía atrás del hanyou como se suponía. Miroku abrió los ojos y frunció el entrecejo, mientras el pequeño zorrito se detenía sobre su hombro.
    - Em... Bueno, ella... –se detuvo y bajó la mirada.
    - ¿Qué le hiciste a Kagome, Inuyasha? –interrumpió enfadado el kitsune.
    - Ella se fue sin decirme nada... ¡Pero está bien! –dijo mirando los espantados rostros de sus amigos.
    - Cuéntanos, Inuyasha, ¿Qué sucedió? –habló Miroku, sin dejar de fruncir el entrecejo.
    - Es sólo que... tuvimos una discusión y se marchó. Me quedé caminando cerca del bosque y... la acabo de ver hace un rato, muy cerca de aquí.
    - ¡Pero qué irresponsable, Inuyasha! –Sango estaba alterada- ¡Estará cerca, pero bien puede estar en peligro!
    - No, no creo que ella...
    No alcanzó a terminar cuando la exterminadora ya había salido de la cabaña con su hiraikotsu, y Miroku, con Shippo encima, se apresuraba a seguirla.

    ....Continuará....

    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

    Con cariño, se despide

    *.* Da.n_n.y * MiikO *.*

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    anjuu_maaka

    anjuu_maaka Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    14
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    siguelo suerte
     
  13.  
    Vexus

    Vexus Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    22
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    Que bonito fic
    espero que lo continúes pronto
    bye
    ..........................................
     
  14.  
    Hacky Sack

    Hacky Sack

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    585
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    hola!!! n.n
    me gusto la konti ^^
    ke le pasara a kagome???? o.O
    espero ke la sigas pronto n.n!!!!
    bss,
    bye
     
  15.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    que buena conti ^^
    me a gustado mucho!!!
    aaay que kagome tan terca!!
    aaay me pode rebisa cuando hace eso!
    y mas cuando inuyasha esta asi...
    bueno
    continuala pronto!
     
  16.  
    Dany_miko

    Dany_miko Guest

    Título:
    Fanfic - *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1155
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    Hola!!
    Les cuento chicas que no he tenido mucho tiempo para escribir... es que estas vacaciones nos ocupan la mayor parte del tiempo, y hai que aprovechar de salir ^^.
    Ojalá todas lo estén pasando bien, por que lamentablemente, a algunas ya nos que da poco u.u
    Bueno, sin más, les dejo la sgte parte del fic.

    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

    Capítulo nº 4: Una noche peculiar

    - ¡Pero qué irresponsable, Inuyasha! –Sango estaba alterada- ¡Estará cerca, pero bien puede estar en peligro!
    - No, no creo que ella...
    No alcanzó a terminar cuando la exterminadora ya había salido de la cabaña con su hiraikotsu, y Miroku, con Shippo encima, se apresuraba a seguirla.
    Él estaba de pié, sin reaccionar, escuchando el silencioso eco de las palabras de Sango, que seguían retumbando en el aire, más bien en su interior: “Irresponsable... irresponsable... irresponsable...”. Sus pensamientos fueron interrumpidos por la llegada de Kaede.
    -¿Dónde están todos? ¿Y Kagome, Inuyasha? ¿No se supone que llegaría contigo? –dijo la preocupada anciana.
    - Ella está con Sango y con Miroku –respondió sereno el hanyou.
    - Pero si los acabo de...
    - ¡Te digo que está con ellos, vieja! –se alteró.
    La anciana Kaede pasó por al lado de Inuyasha y se dirigió hacia el fuego, a atizarlo para preparar la cena. Optó por ignorar los refunfuños del hanyou.
    Minutos más tarde entró Kagome, acompañada por Sango y Miroku, quien las seguía. La chica tenía los ojos notoriamente hinchados. Ésta sólo miró al hanyou de reojo, y no le dirigió palabra alguna. Él estaba sereno, pero su miraba denotaba tristeza. Ahora cenaban la comida que preparó Kaede, pero lo que más predominaba era el silencio. Sólo se hablaban cosas triviales y sin importancia. De vez en cuando Inuyasha miraba a Kagome de reojo, pero ésta, si se percataba, le desviaba la mirada. Ella ahora actuaba como si nada. “¿Estará fingiendo? No, creo que ya se le olvidó lo que pasó. Ah... A ella no le costará trabajo olvidarse de lo nuestro. En cambio a mí...”
    - Inuyasha –Kagome interrumpió los pensamientos del Joven.
    - ¿Sí? Dime, qué ocurre, Kagome. –La miró alerta
    - ¿Me alcanzas la sal, por favor?
    - Eh... sí, ten –dijo decepcionado, pues pensó que era algo de mayor importancia. De inmediato se oyó una tímida risita de Shippo. Inuyasha miró con odio cómo Sango le daba un codazo al pequeño.
    Y así concluyó una incómoda cena.
    - ¿Qué haremos mañana, chicos? –se incorporó momentos más tarde desde su saco de dormir una abstraída Kagome.
    - Teníamos pensado emprender un nuevo viaje, en busca del fragmento restante. ¿Está de acuerdo? –respondió el monje.
    - Veamos... Sí. Tengo bastante tiempo disponible. Estoy de acuerdo.
    - ¿Inuyasha?
    - Haz lo que quieras. –el hanyou ni se molestó en abrir los ojos.
    -Entonces partiremos mañana al alba. Buenas noches, chicos –El monje se dispuso a apagar la última lámpara que quedaba encendida.
    - Buenas noches –se oyeron varias voces desde la oscuridad.
    Inuyasha estaba sentado apoyando su espalda sobre la pared. No podía conciliar el sueño. Pensaba en Kikyo. Deseaba verla, pero miraba dormir a Kagome y sentía como si colisionaran las dos mitades de su corazón. Todo esto era extraño. No recordaba haber sentido esto en ninguna oportunidad. Era agobiante, inquietante.¿Cómo saber si su decisión era la correcta? ¿Dónde estaría la miko en este momento? Deseaba saber cómo se encontraba. En eso, Kagome que ya estaba dormida y le daba la espalda, se giró, quedando su rostro frente a él. El hanyou miró su expresión asustada. Ella fruncía el entrecejo y daba pequeños gemidos. Tal vez estaba teniendo un mal sueño..
    - Inuyasha, ven por mí... ¡Me va a atacar! ¿Por qué no llegas? –balbuceaba con dificultad la jovencita entre sueños.
    “¿Hmm? Kagome dijo mi nombre... quizás sueñe que está en peligro”
    El semi-demonio se acercó a ella, y cuando la miraba con curiosidad, la chica abrió los ojos y en cuanto lo vio, explotó en llanto.
    - ¿Qué pasó Kagome? Tranquilízate.
    - ¡Tonto! –le dice lanzándose a sus brazos, mientras el hanyou abría sus ojos de sobremanera -¡No viniste nunca a salvarme, casi me matan!- le correspondió el abrazo.
    - Estoy aquí, a tu lado... Ya no llores.
    - Sí, pero mientras yo moría, tú te ibas al infierno con ella...
    Al oír esto, un fuerte escalofrío recorrió al hanyou.
    - Estoy contigo ahora. Debes dormir –Le decía mientras la recostaba y la tapaba cuidadosamente. Se dio cuenta de que Kagome no había despertado del todo, pues no tardó ni un segundo en volver a dormirse. Se preguntaba si es que mañana recordaría el incidente...


    *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*
    Mmm, creo que me salió bastante breve, lo siento, la próxima será más extensa.
    Saludos,
    baaaii!

    *.* Da.n_n.y * MiikO *.*


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    que
     
  18.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    que lindo que estaba!!!!
    continuala pronto
    esta precioso!!!!!
    ToT
    suerte!!!
     
  19.  
    _KanaË

    _KanaË

    Piscis
    Miembro desde:
    15 Noviembre 2006
    Mensajes:
    1,213
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    holas""!!!!!!!!!!!!!!esta interesante el ff conty!!!!!!!!!!!!!!!
    kagomelove
     
  20.  
    Maome

    Maome

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2004
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *.*Te Abro Las Puertas De Mi Corazón*.* (Inu&Kag) ^^

    ojala la contunes pronto
    te esta quedado muy bien
    y eso que es tu primer fic XD
    suerte!
    ya tienes una aliada jaja n.n
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página