1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Start again [Yu-Gi-Oh! GX] [Jim/Asuka-Alexis]

Tema en 'Yu-Gi-Oh!' iniciado por Laurine, 13 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Laurine

    Laurine Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Abril 2005
    Mensajes:
    312
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Start again [Yu-Gi-Oh! GX] [Jim/Asuka-Alexis]
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1015
    Start again [Yu-Gi-Oh! GX] [Jim/Asuka-Alexis]

    AMO las parejas crack. Y ésta es un crack por excelencia, sobretodo tomando en cuenta que aparte de mí, en el fandom en inglés hay 5 personas más a las cuales les gusta LOL.

    No sé de dónde salió, por qué, ni nada. Sólo lo escribí y ya, espero alguien se pase -w-.

    Título: Start again
    Serie: Yu-Gi-Oh! GX
    Pareja: Asuka Tenjouin / Alexis Rhodes x Jim Crocodile Cook
    Summary: Post-series. Sólo algunos años después de que todos se separaran, Asuka y Jim se vuelven a encontrar y se empiezan una amistad... ¿o quizá es algo más? ¿Asuka podrá superar su decepción amorosa, llamada Yuuki Juudai?Advertencias: Sin beta. Posible OoC. Spoilers del final de la serie, of course.
    Clasificación: T

    Start again.

    No es que Asuka fuese una persona poco romántica. Nunca pensó en el amor más de lo necesario. No hasta que lo conoció a él y su corazón fue destrozado, porque Yuuki Juudai no podía amar a nadie, incluyéndola a ella. No es que Asuka fuese una persona poco romántica, es que simplemente no se le había dado la oportunidad. Viviendo en un mundo lleno de duelistas, en el cual hay que sobresalir al ser mujer, poco tiempo le quedaba para buscar el amor. Incluso cuando empezó a estudiar en América fue así. Tenía nuevos compañeros y amigos, Juudai había quedado muy lejos ya de sus pensamientos y aún así, no podía enamorarse, o quizá no quería. Pero otra vez el destino le movió las piezas del juego: Jim volvió a su vida.

    Cuando estuvieron juntos en el segundo y parte del tercer año en la Academia, Asuka no le prestó más atención de la debida. Era un buen chico y sin duda, excelente amigo, pero las circunstancias no habían permitido un mayor acercamiento, no hasta que lo volvió a reencontrar años después, mientras viajaba haciendo estudios de arqueología. Empezaron hablándose cortésmente, comentando los incidentes del pasado, el mundo oscuro, Yubel, Darkness... aquella pequeña relación se convirtió en amistad. Ninguno de los dos pensaba en nada más.

    Jim solía visitarla mientras estaba de vacaciones, informándole de la vida de los demás, aunque nunca pronunciando el nombre que ella prefería guardar en sus recuerdos. Había aprendido a conocerla lo suficiente como para saber que el tema Yuuki Juudai estaba vetado. En esas escasas visitas, ambos charlaban durante horas, jugaban con Karen, daban paseos... hasta que un día la rubia se sorprendió con la respiración agitada al verlo frente a ella.

    ¡Aquello no podía estar pasando! ¡Simplemente NO! Tenía que enfocarse en sus estudios. Ese irregular sonido de su corazón al tener cerca a Jim no presagiaba nada más. Se negaba a creerlo, aunque los indicios eran más que claros. Había abierto su corazón a la persona más insospechada y ésta le había cautivado. Jim era una persona amable, valiente, decidida. Con ideales bien definidos y amante de los animales, así como de los duelos y la naturaleza. Ella era similar, aunque fingía no darse cuenta. Aquél sentimiento sólo había sido cuestión de tiempo antes de que surgiera y ya no habría vuelta atrás, pero ¿y qué sentiría Jim? ¿Sería nuevamente rechazada sutilmente? El pensamiento la hacía distraerse. No estaba segura de cómo reaccionaría al verlo otra vez. Quizá le gritaría una sarta de tonterías. Quizá se quedaría muda... lo averiguaría pronto.

    Su reacción fue completamente espontánea, irracional, sorprendente. Cuando Jim se apareció en la entrada de su apartamento en América, un bonito día de Otoño, ella sólo se limitó a echarle los brazos al cuello y besarlo, dado que las palabras no le habían funcionado la vez anterior. Ese beso demostraría lo suficiente ¿no?

    La mujer acarició sus labios suavemente y aunque al principio Jim se quedó de piedra, luego empezó a relajarse y seguir el ritmo que ésta le marcaba, porque después de todo, era algo que él también deseaba inconscientemente. Con la lengua trazó el contorno de los labios de la chica, saboréandolos un poco, tomando ese sabor a canela tan adecuado para ella, mientras sus manos se dirigían hacia su espalda. Nunca creyó que aquello sucedería, pero ahora que era realidad, no pensaba desperdiciarlo.

    Entreabrió su boca e introdujo su lengua, muy lentamente, casi con timidez, hasta que chocó con la de ella, que no lo rechazó. Inmediatamente ambos se sumergieron en una pequeña batalla, inhalando el sabor del otro dentro de sí mismos, sintiendo el calor abrumador que se extendía por sus cuerpos, quizá Jim era tan bueno besando debido a sus instintos animales, no lo sabía, ni le importaba... Karen gruñó en la espalda del hombre, pero por primera vez, el vaquero no le hizo caso a su mascota. No hasta que se quedaron momentáneamente sin aire.

    Asuka no vaciló ni bajó la mirada. No era de esas típicas chiquillas que se averguenzan de algo y lo agradecía mucho, porque adoraba ver a los ojos a Jim, ver lo que éstos transmitían y esa vez era pura felicidad. Una que ambos compartían. Asuka volvió al ataque. Pero en esa ocasión llevando ella las riendas del beso. Ahora era la rubia la que le marcaba el ritmo para la batalla, la que acariciaba sus labios, la que pedía por más. No iba a ser domesticada por el vaquero.

    Quizá Asuka era una persona poco romántica, pero en esos asuntos se parecía a casi todas las demás mujeres, tratando de devorar a su novio. Y eso le encantaba a Jim.
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página