1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Microrrelato Fanfic - Significado de Bruna [¡Agosto te desafía!]

Tema en 'Historias Terminadas Originales' iniciado por Nuna, 12 Agosto 2017.

Cargando...
  1.  
    Nuna

    Nuna Orientador Editor Gráfico

    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    340
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Significado de Bruna [¡Agosto te desafía!]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    412
    Una pequeña niña de unos 8 años, cabellos negros, y piel blanca, corría por el patio de juegos de la escuela. Era muy sonriente.

    Observa a lo lejos que la maestra carga libros, y que desea abrir la puerta, por lo que ella amable se la abre, siéndole mas fácil entrar.

    —Gracias, Bruna —agradece la maestra con una sonrisa, e ingresa a la clase.

    Bruna al recorrer los pasillos mira a lo lejos a su mejor amigo y sin dudarlo dos veces, corre en dirección, casi tirándose encima de él, para abrazarlo.

    —¡Francisquito!—saluda feliz, lo abraza sin darse cuenta que al niño con lentes lo aplastaba.

    El niño como pudo la había recibido, pero no estaba del preparado para el efusivo cariño de ella, si bien era normal, pero siempre terminaban en el piso, por lo que solo sonríe y la abraza.

    —H-hola Bruna, también me alegra verte...—dice con un poco de esfuerzo.

    Ocasionando que la pelinegra se de cuenta de la situación.

    —¡L-lo siento! ¡Lo he vuelto a hacer! ¡Perdón francisquito! —se disculpa preocupada y avergonzada.

    Se levanta, y lo ayuda a levantarse, muy arrepentida de lastimarlo.

    —¡Perdón si te lastime! —exclama.

    El niño ríe, y le deja un beso en la mejilla.

    —Tranquila, no me pasó nada...—dice el niño con lente.

    Al haber hecho eso, había ocasionado en Bruna un sonrojo impresionante, callándola. Asiente, con una sonrisa.
    Pero al sentir arder mucho su mejilla, preocupa al niño.

    —¿Te encuentras bien, Bruna?— pregunta.

    Bruna al darse cuenta, asiente frenética, y se le zafa un tornillo.

    —¡Si! ¡Mira allá una golondrina! —exclama de la nada.

    Apuntando a la derecha,el niño lo mira, y bruna aprovecha y corre al lado contrario, zafándose de la situación incomoda.

    Luego de correr, y llegar a su clase, roja como un tomate, ve a una amiga, pero le gruñe la pancita por lo que va en dirección a su mochila y saca sus sándwich's.

    —¡Hola! ¡Tati! ¿Por qué estas sola? —pregunta curiosa.
    Sentándose a su lado, y empezando a comer.

    La niña de cabello marrón, sonríe ante el saludo, pero al verla comer su pancita también gruñe.

    —Yo... Tengo hambre, pero me olvidé mi merienda —admite la niña.

    Bruna, sin pensarlo dos veces le ofrece generosa su otro sándwich.

    —Toma, es mejor que comas, te puede hacer mal si no —comenta con una sonrisa amable.

    A Bruna siempre le había gustado disfrutar de compartir sus cosas, como también de la compañía de los suyos.
     
    Última edición: 12 Agosto 2017

Comparte esta página