1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Rosa de primavera

Tema en 'Lovely Complex' iniciado por Milmel, 14 Febrero 2014.

Cargando...
  1.  
    Milmel

    Milmel Con un sueño en el pecho que pronto florecerá

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Mayo 2011
    Mensajes:
    308
    Puntos en trofeos:
    282
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Rosa de primavera
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    849
    Rosa de primavera

    El grupo de Maite lo tenía hasta la medula, todo lo que ella hacía era Maite esto y Maite lo otro, ya lo tenía podrido el grupito del profesorcillo ese. Y ella que no hacía nada más que incrementar la fama del tipejo ese.

    ¿Desde cuándo Risa se había convertido en una persona tan arrastrada? Esa no era la Risa que él conocía. Ella estaba demasiado cambiada, no lo podía creer y eso lo ponía de los nervios.

    Aunque él había sido en parte el responsable por lo ocurrido.

    El día que ella le confeso sus sentimientos, él no se sentía capaz de corresponderle y fue sincero con ella, se lo había dicho, no la quería como novia, no la quería así, es más ni siquiera la veía como prospecto. Pero desde que el dichoso profesorcillo apareció, todo lo que creía que no le interesaba comenzó a interesarle más de la cuenta.

    La miraba todos los días de reojo, cuando organizaba a los grupos, las nuevas canciones, las nuevas vestimentas, cuando hablaba, cuando hacia cualquier estúpida cosa, siempre la miraba.

    Y la pregunta no dejaba de rondar la cabeza: «¿Porque él?»

    Extrañaba el tiempo que pasaban juntos, cuando ambos iban a la escuela, cuando jugaban, cuando hablaban, cuando hacían tantas cosas juntas.

    ―“Lo arruine,”―se dijo muy apesadumbrado ― “lo sé, me doy cuenta, y no tengo el valor suficiente para remediarlo… Soy un cobarde…”

    Mientras Otani andaba tan perdido y concentrado en sus propias desgracias, no notó el momento en que alguien se le acercó por la espalda para susurrarle al oído.

    ―Hermosa, ¿verdad?

    Casi gritó del susto, miró por todos lados y su alivio fue grande al descubrir que nadie más había escuchado su vergonzoso chillido poco masculino.

    ―¡¿Qu- que quieres profesor?! ― Preguntó agresivo.

    No se esperaba que alguien viniera a asustarlo de esa manera, y menos cuando estaba observando silenciosamente a Risa entrenar su nuevo baile de porristas en la cancha.

    ―Se nota que la quieres, ¿porque no se lo dices?, si no lo haces alguien te la puede quitar ― advirtió.

    ― ¿Alguien? No querrá decir…. ¿Usted?

    Su mirada expresaba fervor, ese tipo no se iba con rodeos, esa frase le dio a entender que quien iría por ella sería el.

    ―¡Olvídalo! ― respondí agresivamente reconociendo la amenaza ― ni se te ocurra.

    ―Ella se ve taan sola ―dijo alargando las palabras con ese cursi acento que poseía ―ella necesita de alguien que cuide de ella, que la haga reír, no… llorar ―dijo mirándolo de manera seca. ― Tu no estas a la medida.

    ―¡¿Me estas llamando enano?! ―preguntó Otani sumamente frustrado.

    ―Si lo vez desde ese punto, podría decirse que si pequeñín ―dijo―si quieres recuperarla solo te daré un oportunidad para devolvértela.

    ―¿Devolvérmela? ―preguntó completamente confundido.

    ―Las mujeres son como delicadas rosas, si no sabes cuidarlas, nunca serás capaz de disfrutar del hermoso aroma que despiden.

    ―¿Rosas? ¿Aroma? ¿De qué diablos estás hablando?

    ―Risa es una rosa, una hermosa y delicada rosa. Si no la cuidas, la perderás.

    Sus palabras dejaron a Otani completamente seco. Se fue de allí dejándolo pensativo.

    En la distancia pude ver un rosal, donde florecían varias rosas pero una de ellas en específico llamó su atención, un capullo cerrado, en lo más alto del rosal, estaba casi a su alcance, aún tenía el capullo cerrado. No había rendija alguna que mostrara el color de la misma.

    «Risa es una rosa» ― esas palabras seguían y seguían rondando mi cabeza sin parar.

    ―Si cuido de la rosa, esta florecerá. Si pongo mi esfuerzo la podre ver, si cuido de ella…

    A toda prisa Otani corrió hacia el profesor.

    ―¡Te reto! ―gritó ―un partido de básquet, ―si gano te alejaras de ella para siempre.

    La risa de autosuficiencia de Maite fue lo suficientemente irritante para Otani.

    ―¿Y si pierdes? ―pregunto burlón ―no tendrás derecho a ella nunca más, y me la quedare para siempre.

    ―Es un trato.

    ―Dentro de dos días, en la cancha de la escuela―respondió juntando todo el valor del cual era posible por ese momento.

    El no perdería, el obtendría esa rosa a como diera lugar, el la cuidaría de modo que ella podría mostrarse ante el nuevamente.

    El día antes del partido Otani se dirigió a ese jardín, aun sentía los nervios a flor de piel, su vida dependía de ese partido, debía ganarlo si quería una oportunidad para arreglar las cosas con ella. Al llegar al jardín grande fue su sorpresa al descubrir a la rosa en flor, mostrando ante los rayos del sol, su belleza.

    El capullo había florecido, sus hojas estaban radiantes y hermosas abriéndose ante el nuevo amanecer dándole más esperanzas a su angustiado corazón.

    ―Esa es una buena señal ―se dijo y acercándose dio una suave caricia a uno de los pétalos ―gracias.

    Y dando la espalda al rosal se dirigió a toda velocidad al lugar donde sus amigos y el amor de su vida lo esperaban, mientras en el jardín una solitaria rosa roja se mecía con la suave brisa del viento primaveral.

    Fin.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Pire Dineen

    Pire Dineen Equipo administrativo Beta-Reader Grupo Fansub Equipo Creativo Equipo de jueces

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    2,556
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de
    Escritora
    Me gusta mucho tu forma de narrar, es ligera y de verdad muestras las cosas como son, cuidando la personalidad de los personajes, que sienten y como miran las cosas realmente. Es simple pero logras llegar al asunto como tal y me gustó que pintaras a Otani como tonto por que a fin de cuentas lo es xd aunque es despistado sabe lo que realmente quiere y hace lo que tenga que hacer para conseguirlo, eso es admirable y mira que el maestro le ha ayudado, por que lo ha presionado para que el haga lo que él solo no había podido hacer, pero Otani no lo ve de esa forma.
    Solo he notado unas ligeras ausencias en los acentos, ten cuidado con eso y una simple leida ayuda a detectarlo, si tienes dudas puedes acudir a los betas que podrán ayudarte.
    Fue bueno verte por aqui, me gusta mucho la calidad de tu escritura y tu imaginación, saludos.
     

Comparte esta página