1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Retardo.

Tema en 'Foro Misceláneo' iniciado por Una Cosa, 12 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Una Cosa

    Una Cosa Domadora de Espectros Usuario VIP Muggle

    Aries
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    747
    Puntos en trofeos:
    261
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Retardo.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1337
    One-shot.

    Dedicatoria: Para Fer, obviamente.
    Retardo.


    Ya casi las seis de la mañana, entró a la casa escabulléndose por la puerta trasera. Su vergüenza le motivó, se sentía indigna de entrar por la entrada principal. La adrenalina, que en ese momento corría por sus venas, estimuló más allá de lo pronosticado; había conquistado la reja de más de tres metros de alto.

    Era tardísimo. Pensó en ir y despertar a cuanta alma durmiente se encontrara en casa, armar todo un alboroto por no estar a tiempo y hacer un berrinche digno de una niña quince años menor que ella, pero no quería perturbar a su pequeña y favorita nueva adolecente. Lo más sensato era ir a dormir en la sala, esas seis horas de viaje de Puebla hasta Querétaro agotaron sus fuerzas.

    Abrió la puerta trasera que daba a la cocina. El movimiento de las bizarras en mal estado provocó un rechinido que recorrió la casa entera, entre insultos y maldiciones entró en la casa. Con ayuda de su celular apreció el desastre que la fiesta produjo.


    —Maldito profesor, maldita Historia de la Arquitectura, maldito examen de cincuenta preguntas… —maldecía por lo bajo—. Se suponía que debí estar aquí para la fiesta, no para limpiarla.

    Ayudada por la poca luz lunar que se colaba por la ventana, visualizó que dentro del fregadero yacía su coctelera y, a un lado de éste, todas sus viejas botellas de licor, desde tequila hasta vodka, vacías y desparramadas en la barra.

    Debía quitarse los tacos altos, para su fastidio en semana de exámenes debía usarlos. Se agachó un poco para desabrochar las correas y sus narices casi rozan con la basura tirada en el suelo. Con sólo con sus dedos índice y el pulgar levantó la envoltura del piso, para su completo desagrado resultó ser de un condón. La amargura deformó su cansado rostro.


    —Juro que si alguien tocó a mi hermana en mi ausencia, asesinaré a ese anciano —Con cara de asco arrojó la envoltura vacía al contenedor de basura y se lavó las manos—, sí que lo pagará.

    Llegó hasta el pasillo con dirección a la sala y, muy a su pesar, encontró los vestigios de la fiesta que se perdió: colillas de cigarros light, floreros y piezas de porcelana rotos en el piso, vasos y su contenido derramados por doquier, y gran cantidad y variedad de pelotas.


    —La pu… —Se mordió el labio para no terminar la oración. Por quitarse los zapatos, había resultado herida al pisar un fragmento del cuadro horroroso donde una vez estuvo la foto más vergonzosa de su primera comunión—. ¿Qué es esto? ¿Cigarros? ¿Alcohol? ¡Se suponía que era una maldita fiesta de trece años, no una despedida de solteros!


    —Lo siento mucho, intenté evitarlo, pero no lo logré —Con una brusca vuelta, gracias a la impresión, la pseudo-universitaria encaró a su pequeña hermana.

    La observó intrigada. Su pijama estaba a medias, pues sólo tenía puesto el camisón, y la segunda parte eran unos jeans.

    —Fernanda —llamó un tanto resentida—, ¿podrías explicarme qué pasó aquí? —dijo mientras balanceaba frente a los ojos de su hermana un tallador, que olvidado, había estado colgando del ventilador de techo.


    La menor agachó la mirada apenada. Tras unos instantes, que parecieron horas, bajo la intensa y acusadora mirada de su hermana, confesó.

    —Demian… —formuló con dificultad.

    Dentro del pecho de la mayor algo pareció arder. Sabía que no debía haber invitado a ese pervertido. Lo supo, pero no se atrevió a hacerle caso a su instinto.

    —Ese maldito pervertido, me las pagará cuan… —Se vio interrumpida por un fugaz recuerdo: todos sus amigos, incluido Demian, dormirían en su casa—. Fer, dime que ése no está aquí.

    Su mirada se clavó en la pequeña e indefensa humanidad de su hermana. Suspiró, intentando tranquilizarse. Sabía que no podía regañarla, después de todo no había sido la culpable, y era su cumpleaños.

    —Ya que he despertado —comenzó mientras tiraba al piso el desorden sobre el sillón, invitando a su hermanita a sentarse a su lado —, toma tu regalo.

    Y sacó de entre sus maletas una pequeña caja, envuelta torpemente en papel color rojo. La menor tomó la cajita entre sus manos y lo abrió, dejando ver, antes la poca luz, el pequeño colgante que era su regalo.

    —Feliz cumpleaños, Fercha —Abrazó a su hermana y besó su frente—. Y bien, cuéntame cómo fue la fiesta. Tengo el derecho, ya que al final seré yo quien limpie el desastre.

    Entre sonrisas, y para su alivio, descubrió que la fiesta se tornó aburrida e inofensiva. El desorden que se encontró sólo había sido una broma tonta, cortesía de Demian, para torturarla.

    —Mery —llamó la pequeña. Viendo que su hermana mayor estaba más tranquila, por fin se había animado a contar el desenlace de la reunión—, un amigo me robó un beso.


    Y el mundo colapsó.

    Maldiciones, insultos y los pocos arreglos que habían sobrevivido al juego de americano en la sala, volaron por la habitación.


    Una vez saciada su furia, se sentó. Vio a su hermana con ojos llenos de lágrimas y preguntó:

    —Y… ¿te gustó? —Sus atentos ojos acusaban a su hermana de haber cometido el peor de los pecados —. Mejor no contestes —mencionó ante el temor de la respuesta.

    —Nee… Si te hace sentir mejor, Jairo ya le ha golpeado —Sonrió ampliamente.

    La mayor correspondió la sonrisa. Aunque no lo admitiera, ahora le había tomado cierto agrado a Jairo.

    Tras un largo rato de una amena conversación, vieron el sol salir. Se disponían a subir y dormir un poco, y en definitiva la sala no era una opción para descansar.

    —Eso sí, el próximo año no invitaremos hombres —mencionó la mayor—, sí, eso también incluye a Demian —respondió ante la mirada acusadora de su hermana.

    —En lugar de disponer de una fiesta que no es tuya, deberías contemplar llegar temprano la próxima vez —alegó el bulto, que resultó ser Demian enredado entre las cortinas.
    Intentó encontrar la mejor manera de insultarlo, pero nada salió. Antes de irse arrojó el ovoide sobre lo que ella pensó era la cabeza del joven.

    —¡Tonta, eso me dolió! —reclamó el bulto. Y con una sonrisa de triunfo por parte de la mayor, y una sonrisa de felicidad de la cumpleañera, subieron a la habitación.

    Ya en el cuarto, ambas hermanas cogieron los regalos de cumpleaños a medio abrir que estaban sobre la cama y los apelmazaron en un rincón.

    La más pequeña tocó sus labios con la yema de sus dedos, su hermana, que vio esta rápida acción, frunció el cejo.

    Una vez colocada su pijama, se metió entre las cobijas dispuesta a dormir.

    —Si esto pasó en su fiesta de trece, no quiero ni imaginar lo que pasará el próximo año —lamentó—. Definitivamente, ya no quiero que crezca —Y con una cara afligida se durmió.



    Soso y feo. Pero con todo mi amor.
    Feliz cumpleaños, Fercha <3
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  2.  
    Fernandha

    Fernandha Usuario VIP Usuario VIP

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,277
    Puntos en trofeos:
    541
    Pluma de
    Escritora
    OMG! x`D ¡Te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!, ¡te amo!
    ¡TE AMO!

    Me encantó, definitivamente me encantó. <3 Eres la mejor Princesa mía.
    ¿¡WTF!?, ¿Demian trajo eso? Dios, pues qué bromitas las del seductor. x/D
    Aw~ Me encantó, Estuvo excelente. Más la parte en dónde Jairito le pega al robador de besos :3 ¿Adivina? Ya me habla x`D y hoy volvió a pegarle "por accidente" según me dijo su hermano. ;___; Pero bien merecido que ahora se lo tenía :3 Me alegra que al menos ya le tengas cierto agrado a él, le contaré *---*

    Te adoro tanto, al diablo lo técnico; no me fijé en eso. =`D

    Eres la mejor persona que pude haber conocido en estos cuatro años, yeii. <333
    Te quiero mucho.

    Buen día, mi amour.
    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página