1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Primer y último beso.

Tema en 'Fanfics sobre libros, películas, series TV.' iniciado por Chrollo Lucilfer, 4 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Chrollo Lucilfer

    Chrollo Lucilfer Oboro.

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,210
    Puntos en trofeos:
    457
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Primer y último beso.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    461
    Que ganas tenía de escribir esto *O* Es un Duskiria, de Skulduggery Pleasant Series, amo demasiado esos libros. La historia se sitúa en el cuarto libro, Dark Days, para los que os guste el libro y no hayáis llegado hasta aquí recomiendo no leerlo, contiene spoilers.

    Primer y último beso.


    Porque era complicado amar a un vampiro, más aún si ese vampiro era tu enemigo más férreo. Porque era complicado ocultarle sus sentimientos al mundo, pensar que podía aguantar el peso de un amor prohibido. No era fácil amar a tu peor enemigo, no era fácil saber si él correspondía tus sentimientos.

    ¿Te rendiste por ello?, ¿perdiste la esperanza de derretir aquel corazón de hielo? No, aguantaste como la valquiria que eres, tu nombre lo indica y tu voluntad lo afirma. Cada vez que lo veías, que peleabas contra aquel ser de poder inimaginable tu corazón palpita indomable, haciéndote saber cuánto ama a aquel hombre.

    Por una venganza todo comenzó y ahora no haces más que pensar en ello, en aquel día en el que luchaste por tu vida, en aquel día que heriste a tu ser más querido, en aquel día en el que desencadenaste una guerra.

    Pero algo impedía vuestra relación, independientemente de que los dos os amabais, tu mentor había desaparecido, tu corazón se había ido apagando poco a poco y tu mundo se derrumbó por su partida al otro mundo. Todo se centraba en su busca, en traerlo de vuelta, no había tiempo para nada más. Por un momento hubo un tiempo de tranquilidad, o eso pensaste tú.

    Cuando él volvió todo cambió, nuevos y viejos enemigos se cernían sobre ti anhelando tu muerte a cada segundo de su mísera existencia y tú ya no podías darte el lujo de pensar en un amorío infantil y que solo provocaría problemas, ya no.

    Después de todo ese tiempo, el recuerdo de aquel vampiro vuelve a ti con su súbita presencia, no te importa que sus balas se dirijan hacia ti, el tiempo se paró con su llegada. Tampoco te importa que clave sus dientes en tu cuello virgen, no te importa como él disfruta de tu sangre ancestral, tan solo disfrutas del tacto celestial que produce su cercanía, tu mente se nubla por momento y haces lo que nunca pensaste hacer, confiesas tus sentimientos.

    Tal vez nadie sepa de ello nunca, pero sus fríos labios se ciernen sobre los tuyos en un beso de despedida, con él te transmite todos sus sentimientos: amor, deseo, soledad, pero, sobre todo, miedo. Miedo de perderte, miedo de no volver a verte.

    Él se aparta y tú lo dejas marchar, tus pensamientos no tienen un orden concreto pero tu mente está embriagada con el recuerdo de vuestro primer y último beso.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página