1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Pokelandia

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Whisp, 28 Enero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Whisp

    Whisp Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    28 Enero 2012
    Mensajes:
    2
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokelandia
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1680
    Bueno, este es un fic de hace un tiempito, y como acabo de encontrar este sitio no perdía nada publicandolo. Se agradecen comentarios.

    Hay muchos lugares en este mundo por visitar, hay muchos lugares de este mundo por disfrutar, pero ninguno se compara con el sitio a punto de conocer. Una fiesta enorme, llena de emociones y diversión. Esto está a punto de empezar.
    Pokelandia.
    Prólogo: La entrada.
    "¡Bzz!". El sonido de un televisor encendiéndose aparece en el ambiente, tiene la imagen de fondo de un enorme parque de atracciones, y comienza a transmitir un curioso comercial:

    -¿Están listos para la diversión? -Sonaba una voz de fondo -.¿Están listos para disfrutar?.¿Están listos para la acción y la locura?. ¡Felicidades! Has cumplido los requisitos para asistir a este gran festival.
    En ese momento aparece un Aipom usando un vistoso gorro de copa y un pequeño micrófono, colgado desde alguna parte arriba y fuera de pantalla.

    -¡Bienvenidos a Pokelandia! - Una agradable música de carnaval suena de fondo mientras el Aipom gritaba feliz -. No se dejen llevar por el nombre poco original del lugar. El que mis asistentes tengan poca imaginación no afecta en nada. Están ante el mayor proyecto visto en todo este basto mundo. El mas grande, vistoso, divertido, emocionante parque de atracciones que hallan visto ya está aquí. Millones de puestos listos para ser visitados y hacer que "¡Bzz!" -El televisor fue apagado de improviso.

    -Comienzo a odiar ese repetido comercial ¿sabes?

    El que hablaba era un Slaking, dirigiéndose a un compañero de la misma especie, el cual estaba ya por quedarse dormido. Ambos tenían unas gorras azules con una placa en cada una. Estaban sentados en unas sillas de madera, en una pequeña cabina y solo acompañados por el apagado televisor.

    -¿Qué haces allí dormido? -Le da un golpe en la nuca a su compañero, dejándolo solo medio despierto-. Ahora el solo verte hizo que se me cansaran los párpados. Si no cumplimos con nuestra responsabilidad sabes que después nos...nos - En eso, el Slaking da un enorme bostezo -. ...nos quitaran el cargo y... -Se recuesta sobre su silla y comienza a balbucear sus últimas palabras-... y sere...mozz..nozz - Luego de esto, solo se puso a roncar.

    Su compañero solo lo miro y comentó:

    - Sabía que ser guardia de seguridad no era lo nuestro, pero qué mas da, nunca pasa nada - El enorme pokemon se disponía de nuevo a dormir otra siesta, recostándose en su silla y usando la gorra para tapar sus ojos, pero alcanza a notar algo fuera de la cabina.

    La cabina se encontraba fuera de un recinto, pegada a la pared, y a un lado de una enorme entrada de unos cinco metros de alto, la cual estaba cerrada. También tenía una gran ventanilla abierta la cual dejaba ver fácilmente hacia afuera. Desde allí, el Slaking notó a un nuevo visitante.

    Un Squirtle había llegado al lugar, desde un espeso y aparente interminable bosque detrás de este. Caminaba lentamente y totalmente desorientado, mirando hacia todas partes como si acabase de salir de una gran siesta y no supiera en qué lugar despertó. El Slaking al parecer notó todo esto y salió de su cabina a hablarle.

    -¡Hey, pequeño! - gritó, apenas cerró por fuera la puerta de la cabina, mientras que Squirtle se volteó al escucharlo.

    El Slaking se acercó a él, y Squirtle solo levantó la mirada para poder verlo a la cara.

    -Pareces preocupado. ¿Nunca habías estado en Pokelandia? - Squirtle solo lo miraba, mientras que Slaking esperaba algún tipo de respuesta. El silencio de Squirtle solo daba lugar a una débil música de carnaval que había de fondo. Al ver que no parecía responder, volvió a hablar -. Así que tímido ¿Eh?. Eso me da más motivos para ayudarte. - Squirtle solo lo seguía mirando mientras hablaba -. Si te preocupa el precio de la entrada, es nulo, así que no te preocupes. Pareces temeroso de entrar, pero créeme, una vez que estés un rato allí no querrás volver a salir. Je je. ¡Abre la entrada compañero! -Gritó hacia la cabina.

    El otro slaking despertó de un salto, moviendo una palanca bajo sus pies. Esto hizo que la enorme entrada se abriera lentamente. Squirtle solo seguía mirando a su alrededor, sin decir ni una palabra.

    -Bueno pequeño, déjame ser el primero en decirte: ¡Bienvenido a Pokelandia! - Slaking extiende el brazo hacia la entrada, como mostrándole el lugar. Al terminar de hablar, la entrada se había abierto por completo, por lo que le dió un pequeño empujón a Squirtle para que entre.

    La débil música de carnaval que se estaba escuchando subió de volumen al instante, dando un perfecto ambiente a las montones de cosas que se veían a primera vista. En primer lugar, miles de pokemon, de todas formas y colores caminando de un lado a otro, visitando los otros miles de puestos, ya sean de comida o de juegos. La multitud era enorme donde quiera que se viese. Había muchos pokemon animando el ambiente en todas partes, como unos mankeys con gorros de bufón, de nariz pintadas de rojo y haciendo malabares; o algunos Jigglypuff, Clefairys y chatots haciendo espectáculos de canto en un improvisado escenario. Drifloon y Driflims pintados de fiesta flotando por ahí, con carteles colgados de ellos: "Visite aquí", "visite allá"; abundaban esos anuncios. A lo lejos, también se veían muchas cosas: Un monte con apariencia de volcán, rodeado de una enorme montaña rusa con carros en forma de Rayquaza; carpas de circo en muchas direcciones, además de otros juegos como los carruseles. La lista de cosas por ver era interminable, y eso que solo estaba en la entrada principal.

    Squirtle seguía caminando lentamente mirando hacia todos lados. Todos los vistosos adornos del lugar y la enorme multitud de gente lo desorientaban aún más. Parecía asustado y sin saber donde ir.

    -¡Bienvenido! - Gritaba desde algún sitio una voz. Un Aipom había aparecido de la nada frente a Squirtle, usando un gorro de copa -. Hace un buen tiempo que no hay nuevos visitantes ¿sabes?. Eso te hace muy especial ¡iik! - Decía, haciendo de vez en cuando los chillidos característicos de los monos.
    Squirtle seguía sin decir alguna palabra, mientras Aipom continuaba:

    -Bien ¡Ejem! Déjame ayudarte en tu primera visita a este lugar. Tienes toneladas de sitios los cuales visitar. ¿Quieres saber cuales son cierto? Lo sé. Lo veo claramente en tu cara - Squirtle solo lo miraba inmutable mientras Aipom seguía -. Pokelandia existe para que pequeños como tú estén más que agusto en este mundo. Existe para olvidar todas tus penas y problemas. Y lo mejor es que cualquier sitio de aquí puede servir para esos propósitos.
    »Aquí cerca tienes bastantes opciones, primero mira hacia tu izquierda - Squirtle voltea y ve un enorme camino, con montones de puestos a lo largo de este -. Aquí están los puestos de juegos de feria. Llenos de diversión. Aunque como ves, está atestado de gente, así que necesitas algo de paciencia si quieres jugar.
    »Ahora mira a tu derecha - Squirtle voltea de nuevo, viendo otro enorme camino, con más puestos a lo largo de este -. Aquí están los puestos de comida. Mi lugar favorito por cierto - Aipom frotaba su panza mientras tanto -. Ahora que lo pienso, tengo muchas ganas de comer. Esas bananas cubiertas de chocolate con sublimes.
    »Y por último echa un vistazo al frente - Squirtle mira hacia el frente y ve caminos en todas direcciones a diferentes lugares -. Son innumerables los lugares a visitar aquí. Deberías echar un vistazo a la montaña rusa, al torneo de peleas, el acuario, ¡o ese lugar! Es la casa embrujada...Aunque sé que dice "Casa de los besos Jynx", pero créeme, es peor que la casa embrujada - Aipom se mueve como si le hubiese dado un gran escalofrío -. También podrías visitar el circo, del cual el maestro de ceremonias es este servidor.
    »Y ese es un pequeño vistazo que te puedo dar de todas las cosas que puedes encontrar aquí. Así que elije bien que lugar visitar primero, aunque en realidad no importa. Todos lo lugares son espectaculares. Así que... ¿Qué tienes que decir a todo esto? - Preguntó Aipom con una gran sonrisa.
    Squirtle solo lo seguía mirando sin decir nada mientras Aipom seguía manteniendo una estática sonrisa. Así pasaron varios y varios segundos, hasta que Squirtle pareció querer decir algo.

    -¿Un...sue...ño? - murmuró Squirtle, casi sin poder ser escuchado por la música de carnaval de fondo.
    -¡Jajaja! Sé que parece un lugar de ensueño pero...
    -No es eso - Interrumpió -. Debe ser un sueño - Dijo Squirtle en voz baja y preocupada, mirando hacia todos lados con ese aire de desorientado que tenía -. Qu...Que..¿Quien... soy?
    Al escucharlo, Aipom lo miró y solo pudo decir:
    -¿Eh?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Whisp

    Whisp Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    28 Enero 2012
    Mensajes:
    2
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokelandia
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    5156
    Bu...bueno, no me quejo de que nadie comentara, porque por ahora no he podido darme tiempo para leer otros fics xd, de todas formas...otra parte:
    Capitulo 1
    Los puestos de comida.
    Dos criaturas entre medio de una multitud están paradas frente a la entrada principal: Un excéntrico mono morado y un confundido Squirtle. Ambos están sin saber que decir después de un comentario hecho por este último.
    -No... No sé quien...soy -murmuraba Squirtle, mientras Aipom solo lo miraba.
    La música de carnaval resonaba en el aire, la multitud era escandalosa conversando y caminando de aquí para allá. Pero de alguna forma había una especie de silencio entre Squirtle y Aipom. Aún así, entre todo ese bullicio, estalló una carcajada más fuerte que todo ese sonido.
    -¡Jajajajaja! No sé quien soy ¡Jajajajaja! -gritaba aipom con fuerza, sosteniendo su panza-. Deberías dejar de pensar en tonterías...
    -¿Tonterías? -Repitió Squirtle en voz baja mientras el otro seguía hablando.
    -¡Estás ante Pokelandia!¿Comprendes?. ¿Qué quien eres?. Eres un Squirtle, eso es lo único que necesitas saber. Ahora solo tienes que disfrutar disfrutar disfrutaar traalala disfrutaaar -seguía diciendo Aipom haciendo una especie de canto mientras terminaba la frase.
    Aipom era totalmente hiperactivo. No había momento en el que se quedara quieto cuando hablaba.
    Seguía cantando alrededor de Squirtle mientras este seguía hablando hacia si mismo.
    -¿Squirtle? -murmuró.
    -¡Exacto! -exclamó Aipom-. Ahora sí estás listo, yo sé que estás ansioso por disfrutar de todo esto, lo veo claramente en tu cara -decía, mientras Squirtle solo lo miraba sin ninguna expresión en el rostro-. Bueno...más o menos.
    -Por cierto...¿Quien eres tú? -dijo Squirtle.
    -¡Jajajaja! Lo olvidaba -decía, mientras comenzaba a hacer acrobacias y volteretas alrededor de él-. Estas ante el grande, el único, incomparable y apuesto gerente del lugar, además del maestro de ceremonia del circo pokemon. A tu servicio -dijo, mientras hacia una reverencia con el sombrero-. Tú puedes llamarme simplemente gerente.
    Squirtle no dijo nada. Quedó pensativo, aparentemente tratando aún de asimilar todo esto. Ignoró un poco la presentación del gerente mientras miraba todo a su alrededor. Se sentía un rico aroma en el aire en el momento que sopló una brisa desde el este. Squirtle comenzó a olfatear con una pequeña sonrisa en su rostro.
    -¡Lo veo en tu cara nuevamente! -gritó el gerente-. Ese olor es inconfundible. Son los puestos de comida que están a tu derecha -indicaba el gerente con su mano.
    Un largo camino, con distintos puestos a lo largo de este, con cientos de otros pokemon visitando y comiendo lo que les ofrecían desde distintos lugares. Era un sitio del que era difícil resistirse a ir.
    -¡Yo puedo verlo en tu cara! -gritó.
    -¿Podrías dejar de decir eso?
    -Es verdad compañero -Se acerca y con un brazo abrasa por los hombros a Squirtle, con el otro brazo indica hacia los puestos de comida-. Sé que quieres ir por ese lugar, y sé perfectamente la compañía perfecta que te guiará por allí. Déjame adivinar. Es alguien fantástico, simpático, agradable y sin mencionar muy apuesto. Esa persona claramente es...
    -¡Gerente! -se escuchó desde atrás antes de que Aipom terminara de hablar. Un Mr. Mime venia desde allí, gritando hacia todas partes. Al parecer estaba buscando a cierta persona.
    -¡Oh no! Me atraparon -exclamó Aipom-. Creo que es hora de salir de aquí. Lo siento compañero, yo me retiro -mientras dice esto se despide haciendo un pequeño gesto con el sombrero.
    Aipom se disponía a saltar saliendo de allí a toda prisa, pero al parecer alguien era mucho más veloz que él. Una gran Bayleef lo atrapó de la cola en el aire, haciendo que Aipom cayera al suelo.
    -¡Noooo! -gritó Aipom, mientras se acercaba hacia él.
    -Se acabó el juego gerente, usted se va con nosotros. Es hora de iniciar la ceremonia en el circo, y no podemos empezar sin usted, así que vamos.
    -Solo un poco más de descanso.
    -Claro que no. Volvemos en este mismo momento -Se giró hacia Bayleef y le dijo-. Es hora. Vamos Lidia.
    Después de asentir, Bayleef siguió a en dirección desconocida, arrastrando por el suelo a Aipom.
    -Ayúdame compañero.¡compañero! -gritaba Aipom mientras se alejaba lentamente, tratando de frenar aferrándose al suelo-. Sé que quieres ayudarme compañero.¡Lo veo en tu cara!¡En tu caraaa!.
    Squirtle lo quedó mirando en silencio hasta que los perdió de vista. Durante todo ese espectáculo estuvo sin decir ninguna palabra ni expresar alguna emoción. Ahora quedando solo en ese lugar, solo acompañado de la música de fondo y el bullicio de la multitud. El aroma de antes seguía en el aire. Squirtle no sabía donde dirigirse, así que no pensó en algo mejor que seguir lo que le ordenaba su nariz. Caminó hacia los puestos de comida, aún desorientado, esperando encontrar algo que lo distraiga, o aún mejor, algo que lo ayude a recordar, aunque esto último parecía imposible.
    El lugar parecía interesante. Mientras más se acercaba, la cantidad de personas aumentaba. Era difícil esquivar todos esos empujones que estaba a punto de recibir, así que era difícil el solo ver de reojo algunos puestos. Al avanzar solo un poco más, chocó de frente con alguien, haciendo que ambos cayeran al suelo. Squirtle ya estaba lo suficientemente desorientado como que para que un golpe así lo dejara aún más mareado. Se levanto de inmediato con intenciones de disculparse, pero la otra persona fue más rápida.
    -¡Lo siento!. Lo siento mucho -dijo una voz de niña pequeña. Era un munchlax. Tenía un moño de cinta en la cabeza y traía un pequeño vestido, ambos de color rojo. Así que en realidad era "una" Munchlax. Era pequeña. Prácticamente era del tamaño de Squirtle.
    -No, la culpa fue mía -Dijo Squirtle-. Ahora, si me disculpas, me voy. Estoy algo perdido.
    -¿De verdad? -respondió de inmediato-. Ya somos dos. Estoy desde hace un buen rato buscando a mi padre, pero al parecer me fui por el camino contrario.
    -Ya veo...
    -No tengo a quién recurrir para que me ayude, así que estoy desamparada -Lleva sus manos a la cara, haciendo como que va a empezar a llorar-. Necesito a un caballero que me ayude a...a...¡Hey! -Se da cuenta que Squirtle no la estaba escuchando y se alejaba lentamente, ignorándola -. Vuelve aquí -Va y lo toma del brazo. Squirtle se detiene y voltea.
    -No creo ser la mejor persona para ayudar a gente perdida.
    -Necesito compañía, y que mejor que alguien en la misma situación -Da una gran sonrisa y arrastra a Squirtle del brazo-. ¡Así que vamos!.
    -¡Hey, espera! -respondía, mientras trataba de zafarse.
    Al poco rato Squirtle dejó de forcejear. Pensó unos segundos, y vio que no tenía nada mejor que hacer, así que simplemente se dejó llevar.
    -Me llamo Laxi, ¿y tú? -preguntó de repente.
    -No estoy seguro la verdad -pensó un segundo y siguió con su respuesta-. Squirtle, supongo.
    Laxi paró de caminar y se volteó. Puso una cara incrédula y volvió a preguntar:
    -Vamos. ¿Cual es tu nombre?.
    -Uhmm...¿Squirtle? -respondió nervioso.
    -Eres un Squirtle. ¿Quién llama Squirtle a un Squirtle? -dijo, mientras el otro quedó en silencio. Laxi prosiguió-. Debió ser alguien con muy poca imaginación. Como sea...
    Ambos siguieron caminando. Laxi llevaba del brazo a un confundido Squirtle, el cual había acabado de descubrir que no sabía ni su propio nombre.
    La animada música en el aire se hacía aún más animada mientras se adentraban en el camino. La multitud también aumentaba, así que había que ir con cuidado para no separarse. Mientras avanzaban, a Laxi le brillaban los ojos con cada nuevo puesto de comida que veía. Fue inevitable que en algún momento se detuviesen en uno.
    "Algodón de azúcar Flaaffy", decía en un cartel sobre uno de los numerosos puestos de comida. Había un par de Mareeps frente a este, pintados de rosa, llevando también unos carteles. Estaban claramente haciendo más propaganda. Una Flaaffy repartía la mercancía alegremente a una gran multitud de personas. Pequeños Pichus y Cleffas recibían sus algodones de unos Pikachus y Clefable respectivamente. Eran los últimos clientes antes de que una hambrienta Munchlax llegara al lugar.
    -Y bien. ¿A quien tenemos aquí? -habló Flaaffy.
    Con el tamaño de Squirtle y Munchlax, apenas lograban asomarse frente al mostrador. Así que Laxi estaba de puntillas para poder hablar:
    -Quiero dos algodones de azúcar por favor -dijo tranquilamente, mientras Squirtle solo seguía en silencio.
    -Claro, claro. Serán dos pokedolares por favor.
    -Aquí están -dijo, estirando el brazo para entregar unas pequeñas monedas a Flaaffy.
    Flaaffy le entrego el par de algodones de azúcar. Squirtle reaccionó en cuanto Laxi le entregó el suyo. De inmediato él le dio un pequeño mordisco, saboreó un poco, y dio su opinión a su compañera.
    -Mmm, esto está...bueno -Al ver a Laxi, esta ya había terminado de comer de un mordisco su porción. Squirtle solo la miro con una cara incrédula.
    -¡Sigamos Squirtle! Hay muchas cosas más que mirar -dijo de inmediato, mientras Squirtle aún no podía quitarse la cara de sorpresa.
    Nuevamente este fue arrastrado del brazo, incluso antes de que ese primer bocado lograra llegar a su estómago. La historia se repetía en cuando más avanzaran a través de ese al parecer infinito camino. Pasaron por muchos puestos más: "Miel Combee", "fruta fresca Tropius", "helados Snorunt", etc. Se veían incluso Machamps preparando pizzas en algunos puestos, y a unos poco confiables Muks preparando pasteles. A lo largo de todo esto, todo era igual. Antes de que Squirtle lograra dar un mordisco a estas cosas, Laxi las devoraba en un segundo o menos, así que se acumulaba sobre Squirtle su comida sin terminar. Al poco rato simplemente decidió dárselas también a Laxi, y obviamente esta comida desapareció en un suspiro.
    -¿Me da unos 10 jugos por favor? -preguntaba la inocente Laxi, en uno de los tantos otros puestos.
    -Son 20 pokedolares -respondió una Azumarill sobre el mostrador.
    Apenas puso la mercancía en el mostrador, Laxi atacó. Al parecer ni siquiera recordó que tenía a un sediento compañero a su lado. Bebió de un sorbo todo lo que le habían presentado, dejando así, diez envases de plástico vacíos. Al instante buscó entre los bolsillos de su vestido. Sabía que necesitaba compensar toda la comida, así que buscó el dinero. Los segundos pasaban, pero Laxi no sacaba las manos de los bolsillos. Comenzó a buscar con frenesí, llamando la atención de Squirtle y Azumarill. Ambos parecían sospechar lo que estaba pasando.
    -¡Corre! -Gritó Laxi, tomando del brazo a Squirtle y haciendo que ambos partieran a toda velocidad.
    Squirtle tropezaba a cada segundo por estar obligándolo a correr. Comenzó a desear no haberse encontrado con cierta señorita. Intentaba hablarle para que se calmara y parara de correr, pero era inútil. Laxi corría más rápido cada vez, aferrándose más y más firmemente a Squirtle, haciendo imposible que este escape. Este solo pensaba que ella estaba exagerando.
    Ni siquiera la gran multitud de gente hacía que Laxi fuera más despacio. Squirtle chocaba con montones de otros pokemon, pero aún así la velocidad no bajaba. Chocó de lleno con un Golem, pasó en medio de un par de Cacneas y pasó sobre las llamas de un agitado Cyndaquil. Al recibir tanto castigo, Squirtle ya no soportaba. Comenzó a gritar.
    -¡Para, Para!. ¡Tengo una idea!. ¡Para por favor! -gritó con todas sus fuerzas a su asustada compañera.
    Laxi se comenzó a detenerse gradualmente. Al parecer confiaba en las palabras de Squirtle y se detuvo. Squirtle se alivió, pero solo por un momento. Se dio cuenta que no tenía idea alguna para remediar el asunto.
    -¡NO HAY SOLUCIÓN! -gritó Laxi fuertemente-. Me he convertido en una ladrona, prófuga de la ley, solo tengo como destino la cárcel -decía, con lágrimas en sus ojos.
    Squirtle ya sabía que Laxi era solo una niña pequeña, pero con super fuerza, así que tenía que ir con cuidado. Pensó un segundo. Tenía que elegir las palabras a usar sabiamente, eso, si es que se le ocurrían algunas. No tenía idea que decir, se veía nervioso y comenzaba a sudar.
    -¿Cual es tu idea Squirtle? -dijo Laxi, secándose las lágrimas en sus ojos-. No quiero ir a la cárcel -Terminó de decir, apretando aún más fuertemente la mano de Squirtle.
    Este ya estaba bastante presionado, así que habló. Movió lentamente sus labios para improvisar algún cuento, pero por suerte, no fue necesario. Un anuncio a lo lejos lo salvaría al parecer. Cerca de allí suena fuertemente alguien hablando por medio de un altavoz. Estaba promocionando un concurso.
    -¡Acérquense, acérquense! -Decía un Farfetch'd con un micrófono en su ala, mientras sostenía su puerro con la otra-. Está a punto de comenzar el evento más importante de este sector de Pokelandia. El gran y único: ¡Concurso de glotonería! -Los pokemon mirando comienzan a aplaudir-. El gran premio son 200 pokedólares, así que apresúrense a inscribirse. Queda poco tiempo.
    -¡Claro! En ese lugar puedes ganar el dinero que te falta -dijo Squirtle.
    Laxi lo mira con duda en su cara.
    -Así que entraras a ese concurso. Buena idea. Ojalá tengas suerte.
    -¿Qué?. Creo que tú eres la más indicada para...
    -Es tu idea. Tú iras.
    Squirtle estaba confuso. Laxi ganaría fácilmente un concurso así, pero por alguna razón no quería. Un mal presentimiento en Squirtle se hacía más y más grande. Laxi aunque tenía una voz de niña, daba mucho miedo cuando ponía la cara seria de este momento. Parece que no se podía negar.
    -¿Qué esperas?. ¡Ve! -gritó Laxi. Agarró a Squirtle del brazo y lo lanzó cerca del escenario con su gran fuerza.
    Squirtle solo gritó. La gente estaba sorprendida de ver a un Squirtle volador saliendo de la nada estrellándose contra el escenario.
    -¡Parece que tenemos al último inscrito! -anunció Farfetch'd-. Sube aquí chico.
    Por inercia Squirtle siguió esas órdenes rumbo a lo desconocido. Con ese golpe volvía a sentirse mareado, y más al pensar en cómo se supone que iba ganar un concurso imposible para él. Comer mucho no era una de sus cualidades. Solo pensó en el por qué Laxi no quiso participar.
    -¡Estamos todos! -dijo Farfetch'd-. Los demás participantes suban al escenario por favor.
    Mientras decía esto Laxi gritó desde la parte baja del escenario.
    -¡Tú puedes Squirtle!. ¡Derrota a papá!
    -¿Papá? -Dijo Squirtle sorprendido.
    Pequeños temblores retumbaban en el suelo. Poco a poco daban a entender que eran enormes pasos. Se acercaba desde la parte trasera del escenario. Squirtle no quería mirar hacia atrás. Sabía que eran malas noticias. Los temblores se hacían más y más fuertes con cada paso, hasta que una sombra enorme cubrió a Squirtle.
    -Conque aquí estabas Laxi, sabía que llegarías -dijo, un gigantesco Snorlax detrás de Squirtle.
    -Suerte papá -respondió saludando.
    En ese momento, Squirtle descubrió la razón por la que Laxi no entró al concurso. Al parecer Laxi simplemente no quería competir contra su padre.
    Mientras tanto, los demás participantes llegaban al lugar. Un gran Lickitung subía unas escaleras desde detrás del escenario; un Rhydon lo seguía de cerca, y un Pelipper aterrizaba desde un lugar cercano.
    Sobre el escenario había una mesa larga con cinco enormes platos. Farfetch'd hizo que cada uno de los participantes se pusiera frente a uno.
    -Aquí la explicación -anunció Farfetch'd-. Comerán lo más rápido que puedan, y el que termina primero: gana. Son las únicas reglas. La comida elegida el día de hoy es: ¡Pizzas Machamps! -La gente aplaudió-. Cincuenta enormes pizzas listas para ser comidas.
    Squirtle no sabía qué hacer. Estaba seguro que era imposible ganar. Ni siquiera estaba seguro como fue que terminó metido en este lugar. Compitiendo contra enormes bestias en un concurso de comer más rápido. Pero de todas formas, en este momento no tenía nada mejor que hacer que esforzarse un poco.
    -¿Quien será el vencedor? -seguía diciendo Farfetch'd-. ¿El poderoso Rhydon representando a los tipo tierra y roca? -Sandslashs, geodudes, entre otros pokemon de esos tipos aplaudían-. ¿Mi camarada volador Pelipper? -Unos Pidgeys y Wingulls en el aire hacían gritos de ánimo- Los favoritos de siempre: ¿Lickitung y Snorlax? -La mayoría del público aplaudió con fuerza-. Y por último, pero no menos importante: ¿El pequeño Squirtle? -Laxi fue la única en aplaudir en medio de un público dudoso.
    -¿Qué relación guardas con mi niña? -gritó Snorlax al notarlo.
    Squirtle solo tragó saliva. No supo cómo responder. Por suerte la furia de Snorlax fue interrumpida por Farfetch'd.
    -¿Preparados?. ¿Listos?. ¡YA! -gritó.
    La competencia empezó al fin. La primera pizza fue devorada en un bocado por Pelipper, Lickitung y Snorlax. Por su parte, el público gritaba y animaba a sus favoritos de forma escandalosa.
    -¡Que gran comienzo señoras y señores! -relataba Farfetch'd-. Rhydon está un poco rezagado, le tomó un par de mordiscos terminar esa pizza. Serán unos valiosos segundos perdidos -decía emocionado-. Increíble. ¡Pelipper, Lickitung y Snorlax no bajan su ritmo!. Las pizzas desaparecen una tras otra. En solo unos pocos segundos llevan diez...no...doce...no...¡Quince pizzas!. ¡Qué velocidad!. ¿Pero qué sucede con nuestro pequeña tortuga favorita?. ¡Arceus mío!. Quién lo diría. No lo puedo creer de verdad. Está comiendo a una velocidad increíblemente...lenta...
    Mientras los demás llevaban más de quince pizzas, Squirtle estaba luchando por terminar la primera. No parecía desanimado, comía con todas las ganas que podía. Laxi lo animaba con ganas mientras tanto.
    -¡Deja de coquetear con ella! –gritó snorlax al notar esto último, pero Laxi no paraba de animar a Squirtle.
    La velocidad de consumo de los primeros lugares comenzaba a bajar. Se estaban tomando más de un solo bocado en terminar una pizza. Aún así, seguían prácticamente empatados. Incluso snorlax, el cual seguía pendiente de Laxi y Squirtle.
    -¡Si ganas te daré un lindo beso! –dijo Laxi feliz
    -¡Suficiente! –gritó snorlax, levantándose de su puesto-. Eres tortuga muerta enano.
    Los puestos de los participantes de izquierda a derecha eran: Rhydon, Pelipper, Snorlax, Lickitung y Squirtle. Por lo tanto, Snorlax le dio un buen empujón a Lickitung para llegar a su objetivo. Este no se quedó así como así, y le dio otro fuerte empujón hacia atrás.
    Snorlax salió despedido hacia atrás por una fuerza tremenda de parte de Lickitung, no alcanzando a llegar hasta Squirtle. Al salir hacia atrás pasó a traer a Pelipper, chocando ambos contra Rhydon.
    Pelipper, el cual estaba entre medio de estos dos, cayó al suelo por el impacto, quedando inconsciente.
    -¿Qué problema tienes? –dijo Rhydon, al momento que se preparaba para darle un puñetazo.
    -¡Fue culpa de este tipo! –dijo Snorlax, yendo a buscar a Lickitung.
    -¡Fuiste tú idiota!
    -¿Qué dijiste?
    Una pelea entre los dos estalló, dejando comiendo solo a Squirtle, el cual estaba absorto en lo que hacía. Solo murmuraba de vez en cuando:
    -¿Por qué estoy haciendo esto?
    La pelea continuaba. Farfetch'd solo estaba mirando sin saber que decir. Al rato reaccionó.
    -Pero...Pero que giró de los acontecimientos señoras y señores. Quien diría que este concurso de glotonería se transformaría en un concurso de peleas. Al parecer el que gané en este combate encontrará el camino fácil hacia la victoria.
    El público mirando aplaudía más fuerte aún, animando a sus favoritos. Mientras Laxi seguía apoyando al suyo.
    -¡Es tu oportunidad Squirtle! –gritó.
    -¡Increíble! –dijo Farfetch'd-. Lickitung y Rhydon están atacando a Snorlax, pero este no se rinde.
    Le dio un buen puñetazo en la cara a Lickitung. ¿Y puede ser?. ¡Sí, ¡Está inconsciente!.¡Inconsciente he dicho!
    El público se volvía loco con la pelea. Ahora solo quedaban dos participantes. Snorlax comenzó el ataque, y Rhydon se defendió. Así comenzó una lluvia de puñetazos en ambas direcciones.
    -La pelea es feroz –seguía relatando-. No tengo palabras para expresar tanta emoción. Los golpes van de aquí para allá con enorme velocidad.
    Siguieron peleando un buen rato. Esquivando y dando golpes lo más fuerte que podían. El público estaba eufórico mirando el espectáculo. Al rato, el clímax llegó. El último golpe de ambos participantes fue despedido. Con todas sus fuerzas ambos lanzaron su mejor y más poderoso golpe. La pelea terminó, y todo el mundo quedó con la boca abierta, incluyendo a Farfetch'd.
    -In…¡increíble! –decía Farfetch'd reaccionando-. Ambos parecen atontados por semejante golpe en la cara ¿pero quién caerá primero? ¡Es Rhydon! ¡El ganador es….no!
    Snorlax cayó inconsciente justo después de Rhydon. Ambos quedaron en el suelo, acompañando a Pelipper y Lickitung.
    -Quién lo diría. Tenemos un empate. ¡Este campo de batalla termina en empate! ¡Es el concurso de glotonería más animado que he vivido! ¡Empate!
    -¡Qué! –gritó Laxi-. ¿Y qué sucede con Squirtle?
    -¿Squirtle? ¿Qué Squirtle? –se preguntaba Farfetch'd-. ¡Oh sí! ¡SQUIRTLE!
    El grito de Farfetch'd hizo reaccionar a Squirtle, el cual estaba absorto comiendo su segunda pizza, como si nada hubiese pasado.
    "¿Eh?". Fue lo único que pudo decir Squirtle antes de que Farfetch'd llegara a su lado y levantara su brazo.
    -¡Tenemos un ganador! A esto le llamo un giro de los acontecimientos extremo.
    -¿Ganador? –se preguntaba Squirtle, mirando recién ahora a los inconscientes pokemon a su lado.
    El público seguía desde hace un rato dudando si es que debía aplaudir. Unos pocos comenzaron a hacerlo, y de a poco el resto los siguió. Al final, los aplausos cayeron como una lluvia torrencial. Esto hizo al fin reaccionar a Squirtle.
    -¿Gané? ¿Pero cómo? ¿De verdad?
    Laxi se subía al escenario para darle su recompensa a Squirtle. Le dio un gran beso en la mejilla junto con un abrazo. Squirtle seguía preguntándose cómo consiguió la victoria.
    -Aquí está el dinero pequeño –dijo Farfetch'd, mostrándole una bolsa de dinero junto a él.
    -No creí que lo lograrías Squirtle –dijo Laxi-. La verdad no te tenía mucha fe, pero lo has conseguido.
    Repartiremos el dinero mitad y mitad. Toma tus 100 pokedólares.
    Laxi tomo dos pequeñas bolsas que tenía y repartió el dinero en cada una de ellas. Luego le dio una a Squirtle.
    -No tengo donde guardarlos.
    -¿De qué hablas? Tienes tu caparazón.
    Squirtle fue capaz de meter su mano dentro de su caparazón y encontrar un compartimiento ideal para la bolsa.
    -Quien lo diría. Es bastante práctico.
    -¡Oh por favor! –gritó Farfetch'd-. Dejen tanta cháchara. ¡Es hora de celebrar!
    Farfetch'd empujó a Squirtle hacia el público. Este lo recibió levantándolo por los aires.
    -¡Hey cuidado! –dijo Squirtle con sorpresa.
    Así como en un mar alborotado, Squirtle flotaba entre medio del público, quien no lo dejaba tocar el suelo. Laxi se unió también y ambos comenzaban a disfrutar de todo esto. Y mientras flotaban entre medio de la multitud la música en el aire se hacía más fuerte celebrando la victoria. Squirtle estaba feliz. Comenzó a disfrutar de cómo el público lo animaba y comenzó a reír. Algo que no había hecho desde que llegó a este lugar.
    El concurso de glotonería había llegado a su fin, pero no este carnaval. El parque de diversiones Pokemon solo estaba comenzando.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Kleopack

    Kleopack ♔ InFinyTis ღ

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    532
    Puntos en trofeos:
    337
    Pluma de
    Escritora
    Sabes eres muy practico con tu fic y eso!! me alegra mucho
    Ola como estas, espero que bien aqui te dejo mi opinion acerca de tu fic
    Primero me gusto, segundo esta interesante y tercero continua aunque noto un poco de tragas y acentos faltantes
    en fin todos los tenemos cuídate y si kieres me avisas para ver como vas ok... :D
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página