1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - Pintar para sentir: Prólogo.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Nowhere, 29 Enero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nowhere

    Nowhere Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    28 Enero 2012
    Mensajes:
    24
    Puntos en trofeos:
    31
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Pintar para sentir: Prólogo.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    666
    Hola, antes que nada, esta es la primera historia que público, tengo escrito el prólogo hace mucho, pero nunca me ha dado por continuarla, ahora me puse a hacerlo. Espero les agrade.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Prólogo:La soledad del habla
    Pintar, pintar, simplemente eso era lo que me hacia sonreír a cada momento, sentir la pintura deslizarse sobre el lienzo y ser arrastrada por el peludo y hermético pincel, en movimientos bruscos, suaves y destellos, que yo controlaba, en cada lazado, trazo y línea. Me gusta ser yo la herramienta principal en todo, en cada gota de color y cada bosquejo dibujado en aquél espacio blanco, que se encontraba completamente a mi merced, para crear, para manchar en ese mundo que a gritos me pedía color, color y un paisaje tal vez;Hasta habían veces que no pedía color ,solo tonos grises y un hermoso “tú y yo” expresado en la silueta de dos amantes melancólicos.

    Cada trazo tenía su historia cada pedazo de pintura tenía algo de importancia, pero mas que nada, cada trozo , matiz y tono, poseía una palabra, no, no eran de la pintura no eran del viento, ni le pertenecían a la aflorante lluvia del invierno; Eran mías, yo era la escritora de aquella melodía en el lienzo, Yo. Y esa sensación de sentir que hablaba, de sentir que de verdad mis cuerdas emitían algún sonido, esa y solo esa sensación, era la que hacia que amara pintar.

    Me volvía loca la idea de emitir esas palabras, de decir “te quiero” de felicitar a alguien o solamente decir “lo siento”, pero esos no pasaba , mis pequeñas cuerdas no podían decir nada de eso, yo no tengo voz hablada, no poseo una voz que cante al son de viento o sea arrastrada por el sonido de la lluvia, o que sea opacada, por la hermosa voz de otro. Simplemente ese tipo de voz no estaba a mi alcance, ni lo podrá estar nunca, pero encontré mi forma de hablar, mi forma de decir todo lo que siento, mi pintura.

    Muchas veces me pregunto, como se escuchara mi voz atravez de la pintura, si de verdad , quienes la ven pueden oírme, si escuchan mi canto a la soledad y mi oda a la locura, si escuchan el susurro de mi voz en sus mentes, el pequeño susurro de mi voz, que se mantiene callada a sus oídos, pero espera poder ser oída, en la mente, en la vista y en el corazón.

    Seria increíble poder ver la expresión de alguien, saber si mi pintura les causa alguna emoción; pero en las caras de quienes ven mis pinturas, no hay nada, ni compasión, ni enojo.. nada, pareciera que no pudieran oír, entonces es cuando pienso que no vale la pena seguir escribiendo en la pintura, que no saco nada con seguir soñando en cosas que jamás se harán realidad, yo nunca hablare y ellos nunca me oirán, debo dejar de afectar el orden normal de las cosas, y dejar en soñar con cosas imposibles, aceptar que no se puede escribir en una pintura, que las palabras no se esconden en los trazos y no producen sonido alguno para quienes la ven.

    He pensado algunas veces, en dejar la pintura, y tal ves escribir, no digo que sea buena en eso, pero, ellos la tienen fácil, solo escriben una frase y todo el mundo comprende como se sienten, es mucho mas fácil escribir “tristeza” en el papel que intentar pintarla y darle vida al lienzo con tal sentimiento, y aunque pienso eso, por alguna razón nunca he tratado de escribir, una frase o una rima, simplemente porque tomar el lápiz no es lo mismo que tomar el pincel y llenar de color el blanco y negro, o llenar lo que era luz en mera oscuridad, pintar no es como escribir, pintar es una explosión de locura he ideas, oleadas de sentimientos colores, y mas que nada, una poesía hecha imagen.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Anh Peárys

    Anh Peárys Fanático

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    1,091
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de
    Escritora
    ¡Ohayo~ ~ ~!

    ¿Cómo?, ¿Donde?, ¿Cuando?, ¿Qué?

    ¡Dios~!, que bello escrito el que me eh encontrado por aquí, lleno de sentimiento, amor, pasión, fantasía, realidad. Todo tan perfecto *v*

    Comprendo lo que quieres expresar, tienes buena narrativa y redacción, te felicito.

    Woo, ¿cómo se te ocurrió eso?, muy buenos versos y letras los que eh leído; igual que tu escrito, soy una artista en vida que se plasma en dibujos.

    Ahora: La ortografía va bien, cosa que no se logra mucho, espero que sigas así.

    Besos~ ~ ~

    Att: Muñeca Ha Neko
     
  3.  
    Nowhere

    Nowhere Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    28 Enero 2012
    Mensajes:
    24
    Puntos en trofeos:
    31
    Pluma de
    Escritora
    ¡Awww! Muchas gracias, estaba tan nerviosa, me has aliviado un poco el alma con ese comentario. Y ni idea de como se me ocurrio, este prólogo lo escribi en un cuaderno, por alguna razón se me hace mejor que escribir en el pc, mis ideas fluyen.
    Muchísimas gracias otra vez~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Liz Lunaliz

    Liz Lunaliz Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2011
    Mensajes:
    66
    Puntos en trofeos:
    81
    Pluma de
    Escritora
    Hooooooola!!!!!! :) jijijiji soy Alice, quien se infiltra a los rincones de tus letras y viene, agradecida, a ofrecerte las suyas en ofrenda...
    Comenzamos? Jijijiji

    Increíble! Inspirador... Tengo la dicha de poder sentir la identificación mas intima con la protagonista, ya que también me muevo en dicha arte, pero curiosamente, no creo que solo un pintor comprenda de tus palabras, ya que han sido lo suficientemente claras y explícitas como para rezongar con pasión en el alma de los hombres mas técnicos y rectos...
    El análisis de verdad parte de la vista de un artista demente y entregado (¿Que no lo somos todos?) besa su propia locura con cada pincelada, baila en la oscuridad, bajo el reflector de su propia claridad visual, tomada de la mano y hombro de una imagen furtiva... Es un juego de emociones tímidas y explícitas, la pintura explota en cada palabra!!!
    Una mujer fuerte, roja y atrapante... Visualizaciones como la de si su voz será escuchada, si resonara en los rincones secretos del testigo de la obra, son simplemente gloriosas. La imagen que habla, el contenido de la novela larga y tortuosa resumida magistralmente en un bang! Instantáneo de trazos indefinibles...
    Cada una de tus oraciones va directo a un momento en la mente de esta mujer, a su ferocidad frente al bastidor, a la timidez del trazo pasivo y la incomprensible incógnita constante de la visualización externa...
    Tal vez es ese ultimo momento... Esas dudas personales de querer buscar una aprobación externa, sea lo único que no me cuadre... La mujer que leo en los primeros cuatro párrafos es demasiado pasional a su vida, a cada instante de su arte... Realmente no la imagino buscando una mirada emotiva o la reacción merecedora(es indescriptible cuando un artista logra provocarlo, mas no es la razón profunda y sincera) ya que ella es fiel retrato en un inicio de la conexión divina de la creación humana, de la virtud, de ese llamado incomprensible que tenemos de crear algo, de esa necesidad de comunicarse, hablarse uno mismo y ser escuchado, mediante un medio poco rutinario... Distinto, siempre!

    Aun así, siendo este el prologo, espero que ese párrafo sea la entrada de futuras dudas en la trama y no un factor tajante en la mente de mujer tan increíble...

    Creo tambien que hay un ejercicio bien curioso de análisis aquí... La pintora que hace poesía a través de la imagen (busca esa comparación entre ella y la literatura) y que no ha caído en la conciencia de que asi como ella escribe con los trazos, el escritor pinta con las palabras... ¿Cuanta arte debe haber en alguien que guste de usarlas para escribir las maravillas de su mente, encontrándose privado del pincel? Lo mismo que el bailarín, el escultor, el músico...

    Me encanta! Tu forma de escribir tan enfocada en los detalles me ha dejado identificada y ansiosa de mas, así que cualquier continuación o escrito ajeno, informame si?

    Dejemos esta formalidad villana que no me gusta jijijiji .////. Y pasemos a la felicitación sincera y a un abrazoooote gigante que yo te dedico por tan bello inicio!!! Miaw! Enserio espero algo súper lindo... Y si pudieras leerme, seria dichosa, porque creo que podemos encontrarnos entre las palabras de pasiones indefinidas...

    Muchos corazoncitos!!!<33333

    Byebyeeeee~~~
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Nowhere

    Nowhere Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    28 Enero 2012
    Mensajes:
    24
    Puntos en trofeos:
    31
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Pintar para sentir: Prólogo.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1256
    Capitulo 1.

    Olía a óleo. Si, óleo fresco trasmutado entre las sendas misteriosas de los vientos. Collete podía sentir aquel aroma pegado a su nariz, más fuerte de lo que recordaba haberlo sentido antes de irse a dormir a la madrugada del día anterior, con la aurora asomándose en el occidente de la ciudad de Paris.
    Sintió el cliché de su existencia sobre los hombros. Si, Paris. Aquella hermosa ciudad situada entre napoleón y el holocausto nazi en tiempos distintos de la historia, una de las ciudades más bellas que nació entre la adversidad de las eras. Quien vio nacer tantas revoluciones entre sus velos, como siglos de arte en sus galerías copadas de aristócratas quienes se creían dueños de la técnica de la pintura. El seno de los artistas, y he ahí el cliché. Ella era francesa y pintora.​
    Se reconocía como tal a pesar de nunca haber montado una exposición y solo recibir las críticas de su madre, hermano mayor y más de alguna de aquel profesor de arte, pero, la mayoría del tiempos sus oleos y acuarelas se mantenían envainados en géneros, ocultos a la mirada de cualquiera, ahí entre el polvo de la habitación.​
    Abrió los ojos y miró los lienzos envueltos en tela blanca, aspirando su aroma desde la distancia. Se encontraban a más de 10 metros y aun así podía sentir la fragancia de la pigmentación aceitosa que componía tal trozo de historia. Sonrió, al admirar aquel lienzo tapado por el sol, podía entender perfectamente lo que había querido decir. Estaba allí la vida plasmada en pixeles de color, en destellos, en sensaciones, y suspiros. Se perdí un poco en aquello, tanto que nublo su vista y pareció que su habitación se inundaba de humo;El aire se volvió intenso y las sensaciones se combinaron con el acelerar de su respiración.​
    Asustada se levanto de golpe y reposo sobre la cama, tocando el humo con las manos mientras el entorno de volvía negro de apoco.​
    —Colette— Se escuchó una voz entre las sombras. Se sobresalto.—Colette— volvió a pronunciar; Miró a todos lados intentando encontrar la fuente de aquella voz; Espantada se puso en pie y de apoco comenzó a caminar por el espacio—ya irreconocible—En el que se encontraba.​
    —Colette, respóndeme..—​
    “No puedo” pensó mientras deambulaba por aquel espacio consumido por las sombras y el humo, enloqueciendo entre las pinturas y los fragmentos de colores que vagaban en el aire. Todo había perdido su razón de ser y de apoco se sometía a manos de la inercia y las siluetas blancas que se adueñaban de su pequeña habitación. Y óleo, seguía apestando a óleo recién mezclado, mientras las corrientes de los vientos parecían alterarse en mi su espalda, produciéndole un severo escalofrió, que tardo en materializarse en un susurro sobre su oído.—Habla, habla— Apenas escuchaba aquella voz que musitaba sobre su oído, repitiendo aquella frase a cada instante. Y ella de verdad quería contestarle y hacerle feliz, pero simplemente no podía hacer tal cosa, para Colette era imposible llegar a saber que quería aquella enigmática existencia, no sin tener lápiz y papel a mano como para preguntarle.​
    —Inténtalo— dijo mientras sus manos se materializaban en la espalda de la chicha de cabellos oscuros. Dos fuerzas la comprimían.​
    Ya no había luz en la habitación.​
    Procuro guardar la calma mientras sentía como un soplo de hielo le corrompía las costillas y inspiraba y exhalaba en su garganta. Alguien le estaba dominado el cuerpo, y la incitaba a hacer algo que no había podido concretar en mucho tiempo.​
    Miedosa como era, de apoco abrió sus labios, sumergiéndose entre las sombras aquellas que gobernaban su burbuja personal y de sus cuerdas vocales salió un sonido gutural, casi son sentido. Sorprendida. Intento otra vez materializar palabras en su boca, pero nada logro asemejarse nunca a una palabra o silaba.​
    Violentas olas de viento y plomo comenzaron a cubrirla, y ella, con su delicada figura solo se dejo envolver, como si el humo hubiese sido seda desde un principio. Las tormentas se colaron por su garganta y de apoco un susurro de dolor se intensificaba por su esófago, un dolor ardiente que quemaba todo a su paso dentro de ella.​
    Grito.​
    Pero nadie la escucho.​
    “Mírenla, ella es miedo, rabia y desesperanza en un mismo cuerpo” pensó y se compadeció de si misma.​
    Despertó a gritos, preocupada y apenas con algo de conciencia sobre sus hombros. No recordaba la última ves que había tenido esa clase de sueño, y el sentir aquellas emociones a fuego vivo sobre su piel de verdad le había afectado. Abrió los ojos, mientras recuperaba el halito que le había robado aquella fantasía. Miró a su alrededor reconociendo su hogar, completamente silencioso y solitario. Sonrió.​
    No comprendió el significado de aquella sonrisa proveniente desde la nada misma de su confuso ser, no entendía que le podría haber causado alegría, o que a lo menos hubiera apaciguado su alma en pena como para emitir tal reflejo de felicidad. Suspiro y tomando un poco mas de realidad se encontró tendida en el sillón blanco de su casa. Y sin comprender como se había podido quedar dormida allí, se levanto, tambaleándose un poco por el cambio brusco de altura.​
    Busco con la mirada un reloj, encontrándose con el ocaso imponiéndose sobre su departamento. ¿Qué tan tarde era? Un poco adormilada encontró la respuesta en la pantalla de su celular, el cual se hacía notar con sus luces, indicando que había un mensaje sin leer.​
    Apretó los botones, equivocándose mas de una ves en la secuencia correcta para ingresar a la bandeja de mensajería. Y leyó mentalmente aquel mensaje.​
    Imbécil. Te esperé” Fueron las únicas palabras que contenía aquella carta electrónica enviada por su mejor amiga, Shannon.​
    Hiso memoria, recordando de apoco que se había comprometido con ir a su ceremonia de graduación solo para hacer feliz a la flamante portadora de ojos almendrados. Pero vamos, a ella no le interesaban para nada ese tipo de actos formales o comprometedores. Menos si tenía que ver su colegio. Había esperado años para liberarse del ataque constante de sus compañeros, y ahora que había terminada aquel fastidioso ciclo no tenía ganas de siquiera toparse con aquel ambiente.​
    —Colette—Dijo su madre asomándose desde la puerta de la cocina—Shannon llamo varias veces—​
    La chica tomo su celular y tecleo con cuidado una respuesta para su amada madre. Unos segundos después sonó el teléfono portátil de su progenitora.​
    Lo sé, luego hablaré con ella”
    —Te estás encerrando de nuevo—. Contesto su madre desde la cocina, algo preocupada por la desintegración de la vida social de su hija. Shannon era su única amiga y ella estaba desperdiciando esa amistad con su terquedad, y aunque suene estúpido, su propia soledad interna parecía estar adsorbiendo a la primogénita de su familia.​
    Suspiro, y dentro de la casa resonó un fuerte portazo. La madre con su mirada cristalina se observo en ese lugar vacio, preocupada, enojada, pero mas que nada triste por la suerte que le había tocado a quien era su hija.​
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página