1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic Fanfic - Pertenencia | akatsaku

Tema en 'Abandonados' iniciado por Ann Loraine, 23 Diciembre 2012.

Cargando...
  1.  
    Ann Loraine

    Ann Loraine Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Octubre 2011
    Mensajes:
    45
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Pertenencia | akatsaku
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4023
    Pertenencia
    .
    AkatSaku
    .
    Disclaimer: Los personajes de esta historia no me pertenecen. Esta gran obra es de Aria Illusine, yo solo me encargo de traducirla para que puedan disfrutar de ella en español.
    .
    Summary
    A cambio de una beca en su nuevo internado, Sakura se compromete a asumir el puesto de “Directora de dormitorio”… en una residencia de siete chicos mayores que ella. Es un cambio bastante grande para alguien que ha pasado los últimos seis años de su vida en un colegio privado de niñas. Agregándole hormonas revoloteando en el aire, mejores amigos celosos, una constante pelea para llamar su atención y un ex-director vengativo tras su puesto, y tienes la receta de “Pertenencia”.

    Ahora, solo queda una duda por resolver: ¿Se supone que los Akatsuki le pertenecen? ¿O ella a ellos?
    .
    .
    1
    Rosadita
    .
    .

    No tengo miedo…

    Las palabras ayudaron un poco a calmar su nerviosismo, incluso cuando no eran ciertas. De pie ante la lujosa entrada del edificio, contemplando la placa plateada que etiquetaba el dormitorio como “Akatsuki”, no pudo evitar sentir una sensación de aprehensión agitándose en su interior. Sin duda, Sakura tenía varios motivos enumerados de por qué sentirse tan nerviosa.

    Durante los últimos seis años Sakura había estado asistiendo a un colegio privado de niñas y viviendo con su mamá. Ahora, con dieciséis años, había sido matriculada en un internado mixto y tomado el trabajo de director de dormitorio en un dormitorio que, había descubierto hace solo un par de horas, consistía enteramente en chicos.

    Para alguien cuyo contacto con el sexo masculino había consistido únicamente en sus dos mejores amigos de la infancia y el señor del quiosco de la esquina de su casa, esto era algo un poco intimidante.

    Realmente se moría de ganas de dar media vuelta y correr hasta el dormitorio “Konoha” donde dormían Naruto y Sasukepero su orgullo, la determinación y el contrato que le dio la beca en el internado con la condición de tener un promedio elevado y ser directora de dormitorio a la vez, la detuvo.

    No tengo miedo.

    Con un respiro profundo, la joven de dieciséis años acomodó uno de sus finos cabellos rosados detrás de su oreja y armándose de valor, empujó con suavidad el pomo de la entrada para afrontar a sus compañeros de casa.

    La sala estaba vacía.

    Bueno, al fin se decidió…

    ¿Buscas algo, rosadita?

    Con un involuntario sobresalto, se dio media vuelta y jadeó.

    Frente a ella, en la escalera delantera de la residencia se encontraba cada uno de sus nuevos compañeros de dormitorio observándola, algunos con curiosidad y otros con desconfianza.

    ¡Hey! ¿Quién eres y qué haces aquí? preguntó el más alto de “la tripulación”, con una sonrisa que mostraba sus dientes afilados. Su piel tenía un ligero tinte azul y unos tatuajes en forma de… ¿branquias? ¿qué demonios?... adornaban el contorno de sus ojos.

    Y-Yo…

    Un puño de incertidumbre golpeó el estómago de Sakura, y durante un segundo terriblemente histérico quiso correr escaleras arriba hasta su habitación y llorar como bebé de teta sobre su cama sin importar que no supiera cuál sería su cuarto de ahora en adelante. Pero, si iba a ser directora del dormitorio no podía simplemente darse media vuelta y escapar.

    Tragándose sus balbuceos, lo intentó de nuevo.

    Soy la nueva directora de Akatsuki.

    La reacción de los varones fue algo que jamás se esperó.

    ¡Maldita sea, por fin! ¡No más mierda-de-serpiente!

    Esto es bueno, un.

    Un brazo musculoso rodeó su fina cintura y la alzó en el aire dando vueltas con ella al momento que el cabello verde oliva del chico le hacía cosquillas en sus mejillas, mientras los otros reían y silbaban, festejando la noticia. Parecían odiar al antiguo director, un tipo llamado “Orochimaru”.

    ¡¿En qué diablos me metí?!




    Unas horas más tarde, Sakura le colocó cerradura a la puerta de su habitación en el tercer piso y se puso a ordenar toda su ropa en el amplio closet de madera oscura. Mientras trataba de hacerse a la idea del extraño curso que había tomado su vida, flashes de la primera tarde rodeada de sus compañeros de piso revolotearon en su mente.

    Estoy pensando en ellos… de nuevo.

    La chica de larga cabellera rosada gruñó poniéndose su pijama favorito de lunas y estrellas antes de lanzarse sobre la mullida cama que la recibió con los brazos abiertos.

    Mucho contacto masculino por una tarde refunfuñó en su mente.

    Podía recordar con claridad al tipo de pelo color verde, creo que se llamaba Zetsu, el chico que la había cargado con entusiasmo hace rato, antes de ser capturada por los varoniles brazos de Hidan, un religioso Jashinista que había dicho que ella era un caliente y sexy regalo bendecido y enviado por Jashin-sama.

    Y la improvisada fiesta de helado que siguió a la calurosa bienvenida propuesta por un rubio de ojos azules y sonrisa alegre que le recordó a su mejor amigo Naruto.

    Y el shockeante descubrimiento de que uno de sus nuevos compañeros de casa era nada más y nada menos que Itachi Uchiha, el hermano mayor de su otro mejor amigo, Sasuke-kun.

    Sakura gimoteó, pensando en lo que diría Naruto cuando se enterara.

    Oh Dios, Naruto va a prender en fuego Akatsuki y luego perseguirá a todos los chicos para torturarlos… Cuando se entere de que estoy en el mismo dormitorio que el hermano de Sasuke-kun va a-

    Un toc-toc en la entrada de su habitación cortó bruscamente el hilo de sus pensamientos; se sentó en posición de indio sobre su cama.

    ¿Sí?

    ¡Eh, rosadita!

    Kisame. El chico mayor, con tatuajes de branquias, capitán del equipo de natación, compañero de habitación de…

    Hoshigaki-san, tengo un nombre…le recordó cuando abrió la puerta.

    Lo sé, Haruno-san le soltó con mofa. ¿Y qué?

    Úsalo. Por favor.

    Haz algo por mí, entonces se carcajeó observando el brillo de terror que se filtró por los orbes esmeralda ¡Hey, hey! ¿Pero qué cosas estás pensando? Relájate. Ninguno de nosotros usa esa mierda del apellido y el “-san”. Solo somos Itachi, Sasori, Deidara, Zetsu, Hidan, Kakuzu y Kisame. Nada de formalidades, pequeña.

    Ah respondió agradeciendo mentalmente que le recordara el nombre de cada uno de sus compañeros, está bien.

    Vale le sonrió de oreja a oreja. Bajemos, la cena está casi lista.

    Sakura parpadeó perpleja ante el repentino cambio de tema.

    ¿Cena?

    Ki-Kisame…

    El tipo-tiburón ya había casi desaparecido escaleras abajo.

    ¿Sí?

    ¿Cena?

    Una sonrisa brilló en los labios de Kisame.

    Hey, es tu primer día. Además estás reemplazando a la escoria de reptil, y pensamos que sería buena idea cenar “en familia”. No te preocupes añadió, notando la duda en las facciones de Sakura la cena está en buen estado.

    De acuerdo le contestó, adentrándose de nuevo en su habitación, enseguida bajo.

    Quince minutos después, Sakura descendió por las escaleras y entró en la cocina.

    ¡Saku!

    Una persona alegre y cariñosa la sorprendió por detrás rodeando su cintura con brazos torneados y bronceados. Su espalda chocó contra un pecho caliente, y unos finos cabellos dorados le cosquillearon el cuello cuando Deidara recostó su cabeza sobre su hombro murmurando “ángel guardián de cabello rosa”, “diosa de ojos verdes”, y tonterías como esas.

    Fue cuando los finos labios de él hicieron contacto con el camino de su cuello al hombro que reaccionó, poniéndose rígida al instante.

    Déjame. ¡IR! exclamó a punto de hiperventilar con la sangre adornando sus mejillas. Su codo golpeó con fuerza el estómago del rubio, liberándose del abrazo de una sacudida.

    ¡Ouch!

    Te mereciste eso, Deidara se escuchó una voz calmada a unos metros de ellos.

    Sakura se volteó sorprendida, aun en posición de ataque para defender su espacio personal con fuerza bruta de ser necesario. Un pelirrojo alto con el rostro sereno pasó por su lado con un plato de ensalada.

    Sasori no danna…

    Que estás contento no quiere decir que tienes el derecho de incomodar a nuestra directora de dormitorio.

    Sí, un. Lo siento.

    El rubio, Deidara, le echó un vistazo con un brillo en su mirada que no se acercaba ni remotamente al arrepentimiento.

    Sakura no pudo aguantarse y soltó una risita tonta.

    Ambos chicos se voltearon sorprendidos y la contemplaron confusos por el repentino arranque.

    Él m-me recuerda a… a mi mejor amigo…

    Lo siento dijo fríamente, aunque sus ojos tenían un no-sé-qué divertido. Vamos, la cena está lista.

    Sakura lo siguió hasta el comedor, alejando las manos de Deidara de un manotazo cuando intentó abrazarla de nuevo. Se sorprendió de lo cómoda que se sentía entre ellos.

    Pensaba que era alérgica a los hombres…

    Ella dio un paso al comedor y el tímido sonrojo que había desaparecido hace pocos segundos volvió a golpear sus mejillas con más fuerza que antes.

    ¿Sakura?

    El sitio estaba sorprendentemente aseado para ser un lugar habitado únicamente por machos-alfa. La mesa de vidrio era adornada por un gran plato de asado, puré de patatas y, ahora, la ensalada que llevaba Sasori en manos. Los puestos estaban casi todos siendo ocupados, y cuando Deidara se sentó en el suyo solo quedó un sitio.

    Comienzo a pensar que les gusta torturarme pensó, ignorando su yo interior que le recordó que era imposible que ellos supieran que les tenía cierto temor a los hombres que no fueran Naruto o Sasuke.

    El único asiento disponible estaba entre Zetsu y Kisame, a lo largo de la mesa frente a ella estaban Kakuzu, Itachi y Sasori. Y del otro lado en la mesa rectangular, Deidara y Hidan.

    No lo puedo creer…

    Se sentó en el puesto disponible.

    Entonces, rosad-Sakura se corrigió con una sonrisa, ¿puré?

    Cuando la chica tomó asiento y luego de un par de minutos de comenzar a comer, la conversación empezó a fluir hasta el tema del hombre al que ella había sustituido.

    Apuesto a que la escoria de Orochimaru está bastante furioso dijo Kisame, dirigiéndole una sonrisa a todos sus compañeros.

    El bastardo lo debió haber visto venir gruñó el de cabellos plateados, Hidan.

    Itachi asintió con la cabeza soltando un hn, un sonido bastante familiar que trajo a Sakura de regreso a su infancia, en los días de verano que pasó junto a Naruto y Sasuke. Tragó la comida y dejó el tenedor de un lado.

    Aún tiene la clase de química para hacernos la vida cuadritos Kisame se encogió de hombros.

    ¿Sakura?

    Sus ojos color manzana se dirigieron al rostro impasible que había dicho su nombre.

    .
    ¿Sakura?

    La pequeña de cinco años asomó su melena rosada por la puerta de la casa del árbol riendo alegremente.

    ¡’tachi-nii!

    Hey, Saku llamó de nuevo el niño de siete años, de largo cabello negro recogido en una cola y ojos suaves del mismo tono Naruto y Sasuke se rindieron; ganaste.

    Ella rió tontamente: Siempre gano.

    Eres muy buena jugando a las escondidas, Saku. Ahora, baja de ahí.

    ¡Voy, ‘tachi-nii!

    Los ojos oscuros se ensancharon:¿Sakura?

    ¡Bajandoooo!

    Los brazos de Itachi recibieron a la pequeña cuando esta se lanzó del árbol, carcajeándose ante la mirada del mayor, que solo atinó a sonreír anonadado ante su genuina belleza.

    .
    Sakura.

    Eh… ¿Ah…, sí? balbuceó, un tenue color rojo coloreando sus mejillas.

    ¿Pasa algo? Dejaste de comer de repente.

    Nada, solo que tuve un recuerdo de nosotros cuando éramos niños; aunque ahora parece que somos solo dos extraños… Nada de otro mundo.

    —L-lo siento, es solo que han pasado muchas cosas raras… en un solo día con la mirada perdida, se llevó un bocado de ensalada a la boca.

    —Estoy feliz de que se fue —comentó finalmente Deidara, y Sakura sintió una ola de tranquilidad arrollarla cuando se retomó el tema anterior—. Tenía un extraño fetiche con fastidiarnos la vida constantemente, un.

    —Bueno debemos agradecerle a Sakura, si no fuese por ella el muy maldito seguiría jodiéndonos —dijo Hidan.

    Toda la atención volvió a centrarse en ella.

    —Uhm… ¿Quién era el antiguo director?

    Sakura no pasó por desapercibido el tinte morado que oscureció las miradas de todos, haciendo que una gota de sudor se resbalara por su frente.

    —Orochimaru, el profesor de química —se ofreció Zetsu a explicar—. Trata de mantener distancias con él, pues le gustaba ser el director de Akatsuki. Estoy seguro de que le disgustará saber que una chica nueva de primer año tomó su puesto. El año pasado se aseguró de que nadie le quitara el título.

    —Estudiante de segundo año —le corrigió ella—, y mantendré eso en mente.

    .
    Por segunda vez esa noche, Sakura cerró la puerta de su habitación y se recostó entre las sábanas finas de su cama luego de cepillarse los dientes. Se había puesto su cómodo pijama de lunas y estrellas y unas medias para proteger a sus piecitos del frío.

    —Vale. No hay por qué alterarse. Soy la directora de dormitorio de un dormitorio únicamente de chicos. Uno que parece tener imanes en sus manos que se atraen a mi cuerpo, uno que me llama “rosadita” -¿es en serio, compañero?-, y uno que resulta ser el hermano mayor de mi mejor amigo —Sakura gimoteó sobre su almohada—. Para colocarle la cereza al pastel, me siento extrañamente cómoda entre estos chicos y tengo recuerdos de Itachi y yo cuando éramos pequeños y solíamos ir juntos a todos lados. Pero tranquila Saku, que no pasa nada.

    Con un ligero llanto agónico, la de cabello rosado se sumió en un sueño profundo deseando olvidar todo lo sucedido aquel día.

    .
    .
    Continuará
    .
    .
    Entonces… ¿Quién pertenece a quién? xD
     
    • Me gusta Me gusta x 10
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    shopie akira misaki

    shopie akira misaki de alma más negra que la pez

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Octubre 2014
    Mensajes:
    64
    Puntos en trofeos:
    26
    Pluma de
    Escritora
    ajsdhjash me encanta la trama u3u es tan linda, por favor Q...Q debes seguir traduciendo u--u no nos dejes sin genialidades como esas Ann-san
     
  3.  
    luna uchiha

    luna uchiha Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    2 Septiembre 2008
    Mensajes:
    255
    Puntos en trofeos:
    89
    Pluma de
    Escritora
    Pues se los ganó a todos con el solo hecho de llegar xD yo creo que en este momento ella le pertenece a ellos :3 quizá más adelante las cosas cambien...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Pire

    Pire Beta-Reader Grupo Fansub Equipo Creativo Equipo de jueces

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    2,550
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de
    Escritora
    Me molesta mucho esos escritos de calidad como este que llegan y que lo dejan en continuará y nunca continuan D: esta bastante interesante. La redacción excelente y la manera de expresar a Sakura es tan de ella, de verdad me ha gustado mucho.
    Espero que se apiade la persona y regrese al foro de casualidad..

    Gracias por tu escrito.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página