1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)

Tema en 'Abandonados' iniciado por Sweet blody rose, 4 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    2274
    Perfecto/a desde que te conoci

    Luego de un tiempo, me decidi por escribir un fic de las parejas de naruto para probarme que tal me iba :) espero que les guste y difrutenlo! ^^

    Capitulo 1 : Un nuevo inicio de clases

    Ya era de mañana. Sonó el despertador que fue apagado inmediatamente. Unos ojos de un hermoso color perla se abrieron y parpadearon un par de veces hasta acostumbrarse a la luz. Al levantarse dejo caer por su espalda su largo cabello de color azul. Entre bostezos busco la ropa para cambiarse en el cajón de su cómoda y la tiro sobre la cama. Primero se coloco la camisa blanca, luego la falda negra que le llegaba un poco arriba de las rodillas, se coloco la corbata roja en el cuello de la camisa y sobre esta se puso el suéter negro. Ya cambiada se paro frente al espejo y se peino delicadamente su cabello. Volvió a observar el reloj. Ya se le hacia tarde para ir al colegio.
    Bajo corriendo por las escaleras y se dirigió a la cocina. Se sirvió un vaso de leche y cogió un par de galletas. Desayuno rápido y se marcho a la escuela.
    Camino un rato hasta la parada de autobús. Ahí la esperaba su mejor amiga Temari. Esta la saludo con la mano. Era alta, rubia con el pelo atado en cuatro coletas y de ojos verdes. Esperaron a que pasara algún autobús por ahí. Cuando al fin paso uno, ambas se subieron rápidamente y se sentaron juntas.
    Al bajar, se sonrieron y caminaron por la entrada de colegio.

    Era el primer día de clases en la secundaria de Konoha. Todos los alumnos andaban muy contentos de reencontrarse. Algunos empezaban su primer año mientras que otro lo terminaban. En la entrada se veía un gran grupo de mayores con chaquetas características del último año. Sus chaquetas eran negras con nubes rojas y escritas en ellas Akatsuki. En aquel grupo la mayoría era de estilo cool con un toque de misterio. Cuando las chicas de cursos menores los vieron pasar suspiraron mientras otras directamente se desmayaban. La rubia y la peliazul se le quedaron viendo también un poco sonrojadas.
    Temari volteo a ver a Hinata consternada
    —Em… ¿Sabes donde será nuestro nuevo salón 2-C?-arqueo una ceja.
    -La verdad que no-negó la cabeza- Solo espero encontrarnos con las demás chicas pronto –se aferro mas a su mochila.
    -Cierto, La otra duda es como habrá ido mi hermano a la escuela. No estaba en la parada con nosotras- llevo su mano a su cara pensativa.
    -Ya vendrá, seguro luego en el receso vendrá a verlas a ti y a tu sabes quien mas –le sonrío.
    —Quizás –suspiro- De acuerdo vámonos antes que…

    Sonó la campana de entrada y todos los alumnos se empezaron a juntar para entrar a las clases dejando a las chicas en un pequeño rincón apretujadas.
    Con un poco de fuerza de parte de Temari lograron pasar por la multitud. Subieron las escaleras y llegaron a su salón. Al entrar encontraron a la pelirosa de ojos color jade sentada sobre un banco charlando a una castaña que tenía el cabello por los hombros y los ojos negros.
    — ¡Hey hola chicas! –volteo Sakura saludándolas con la mano.
    — Muy buenos días Temari- chan, Hinata-chan –le dedico una sonrisa a cada una Matsuri.

    Se sentaron Hinata y Sakura en la misma fila mientras que Temari y Matsuri en la fila siguiente, delante de ellas. Seria más fácil conversar si estaban así.
    Entraron los alumnos faltantes y detrás de ellos venia la profesora, una mujer de cabello oscuro cortado en mechas y los ojos marrones mezclados con rojo que llevaba un libro en su mano. Cerró la puerta y llamo la atención de todos. Les dio la presentación a todos del nuevo curso y explico los temas que se daría durante el año. Luego tocaba el turno de que se presentaran todos los nuevos alumnos.
    Después de haberse presentado todos los nuevos estudiantes, Hinata ladeo su cabeza al ver a un chico rubio con ojos celestes que se paraba de su pupitre sonriente.
    — ¡Soy Naruto Uzumaki y mi deseo es ser el próximo gobernador de Konoha dettebayo! –se rasco la nuca mientras sostenía su sonrisa. Todos se rieron y se sento de nuevo, un poco enojado.
    — Muy bien, ya presentados todos les toca el turno de hablar a los lideres de la clase- menciono Kurenai-sensei sentándose en su escritorio.
    — Bueno ya como me conocen –se levanto la ojiverde de su asiento- , yo Temari les doy la bienvenida a los nuevos y espero que este año nos llevemos mejor que el anterior-alzo su pulgar triunfante.
    — No molestes problemática, era mi turno- se levanto un muchacho de pelo marrón oscuro atado en una coleta en forma de piña con las manos en los bolsillos- Bueno casi puedo decir lo mismo que esa rubia-suspiro molesto.
    — ¡No empieces a molestar vago! –gruño Temari lanzándole una mirada asesina a este.
    — Ya creo que es suficiente- apareció una gota en la frente de la sensei.
    Ambos se sentaron bufando y todo el curso se río.
    Su clase paso rápido hasta que toco la campana de receso. Las cuatro chicas salieron hacia el comedor a tomar algo y sentarse en alguna mesa a charlar entre ellas.
    Las cuatro chicas estaban sentadas alrededor de la mesa charlando alegremente con una lata de gaseosa en su mano.

    — Oye Temari ¿Otra vez con tus peleas con Shikamaru? –alardeo en medio de una risa la ojijade.
    — Agh, ni me hables de ese vago –puso los ojos en blanco mientras se cruzo de brazos- Bueno que va, lo importante aquí es divertirse como nunca –estiro sus brazos.
    —Es cierto-asintió la castaña.
    —Hinata, note que volteaste a ver a ese rubio ¿Te parece lindo?-insinúo la pelirosa.
    —Etto….-golpeo sus dedos índices una y otra vez sonrojada.
    — ¡Ese es el animo Hinata –chan! ¡Seguro que lo conquistarás!-alzo las manos Sakura.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    En la otra mesa se encontraba un rubio sentado solo, pinchando con el tenedor la hamburguesa que se había pedido. Le resultaba fácil hacer amigos, pero debía antes hablarle alguien. Se le acerco un chico de cabello marrón alborotado con unas marcas rojas en sus mejillas. Le sonrío y se sentó a si lado.

    — ¡Hey! ¿Qué onda? ¿Eres nuevo? –apoyo su charola en la pesa.
    — Si. Me llamo Naruto ¿Y tú? –dio un mordisco a su hamburguesa.
    — ¡Kiba Inuzuka! –Alzo el pulgar- Creo que nos llevaremos muy bien, te veo de mi onda.
    —Seguro que si –aparece una gota en su frente- Oye te tengo una pregunta ¿Te llevas con aquella chica? –señalo a una peliazul con los ojos color perla.
    — Aah si, Hinata, es amiga de mi novia –hizo una mueca.
    — ¿Ya el primer día y tienes novia? Que va, es injusto –lloro en forma de cascada.
    — Salgo con Sakura desde el verano-tomo un sorbo de su gaseosa- ¿Te gusta Hinata? ¿Quieres que te la presente? –le guiño el ojo con sonrisa picara.
    —Eh…..etto no me gusta –volteo su cabeza sonrojado.
    —Ya inventaremos una excusa para que sean amigos. Ven Naruto –le agarra del brazo y lo arrastra hacia la otra mesa

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


    — Oye Sakura ¿Como te va con Kiba? Escuche que se fueron dos días a la playa –Le guiño el ojo la rubia, volviendo a tomar de su gaseosa.
    — ¿Qui….quien te contó Temari?- tartamudeo ruborizada- ¿Fuiste tu no Matsuri-chan? – arqueo la ceja.
    — Etto….-golpeo sus dedos índices una y otra vez nerviosa.
    — ¿Sakura- chan tienes novio? –pregunto atónita Hinata.
    — Si –asintió de brazos cruzados- Salimos desde el verano y es muy bueno conmigo, siempre me regala cosas –apoyo sus brazos sobre la mesa para colocar su cabeza en ellos.
    —Que…que suerte tienes Sakura-logro formular mirando al suelo.
    — Y ni hablar del tutor de Matsu –insinúo la pelirosa.
    — ¡No…no metas a Gaara-kun en esto! –cerro sus ojos cruzándose de brazos la castaña- ¡Además a Temari le gusta Shikamaru! –la señalo a esta.
    — ¡Hey! ¡No empiecen a gritar esas cosas aquí! Alguien se puede enterar- ladeo su cabeza a ambos lados revisando y luego llevo un dedo a sus labios en signo de silencio.

    En eso se empezaron acercar el castaño y el rubio.

    — ¿Qué tal chicas? –pregunto parándose al lado de su novia.
    — ¡Kiba! –Exclamaron las cuatro chicas al unísono- ¿Muy bien y tu?
    — Bien, aquí les presento a mi nuevo amigo –corrió al rubio de frente de las chicas- Se llama Naruto.
    Este solo movió su mano saludando.
    — Ah cierto Naruto… ¿Qué…? -fue interrumpida la ojijade por el beso de su novio y se separo de el - ¡Kiba! Avisa cuando saludas así –se cruzo de brazos mirando hacia el costado avergonzada.
    — ¡No me aguantaba las ganas! ¡Perdóname Sakura-chan! –hizo puchero de perro lastimado, tan bien como siempre hacia el.
    — Ya, ya…-le negó con las manos- ¿Y Naruto? ¿Pudiste adaptarte bien?
    -Pues creo que si –se encogió de hombros y luego cogio una silla de la siguiente mesa para sentarse con ellas. Kiba hizo lo mismo.
    -Nee Kiba, ¿Ya encontraste un nuevo amigo no? –dijo entre risitas Matsuri.
    -Desde que Gaara se cambio al otro colegio, me sentía un poco solo, pero estoy seguro que con Naruto haremos un lío –aúllo como si fuera un lobo.
    — ¡Ki….kiba-kun! Aquí no, nos retaran el primer día por tu culpa –menciono la ojiperla.
    — Oh cierto, perdone Hyuuga-sama- lo codeo a Naruto invitándolo a hablar mientras este estaba mirando fijamente a Hinata ruborizado.
    —Bueno ya se tu apellido, pero ¿y tu nombre?-preguntó con una sonrisa de oreja a oreja picara Naruto.
    — ¿Yo? –Se señalo a ella misma- Pues me llamo Hinata pero si quieres me puedes decir Hinata-chan –le sonrío dulcemente.
    — ¡Entonces te diré así dattebayo! –grito como para que le oyera todo el mundo haciendo sonrojar a la peliazul.

    Sonó el timbre que terminaba el receso.

    —Bueno chicas debemos irnos, gusto volverte a ver Kiba-kun, nos veremos al rato- se levanto Temari de la silla para luego tirar el envase vacío de gaseosa.
    —Si, nos vemos-saludo con la mano Matsuri.
    — Lo mismo digo Kiba- kun –Hinata le sonrío y agarro el brazo de la castaña para marcharse juntas.
    Kiba y Sakura se dieron un beso y se despidieron.
    — Oye Naruto ¿No vienes con nosotras? –volteo la pelirosa viendo al rubio que se quedaba sentado.
    — ¿Eh? –Reacciono- Claro, ahí voy –se levanto de la silla pero Kiba le agarro el hombro.
    — Suerte con Hinata, es muy buena chica y parece para ti –le susurro al oído y se largo hacia su salón. Estudiaba en el 2-B.

    Naruto sacudió su cabeza bruscamente y se encamino hacia su salón. Se había quedado impresionado con Hinata. Parecía tan dulce, tierna y respetable. Además que su sonrisa era la mas bella de todas. Al pensar todo esto su corazón se aceleraba más y más.


    Dejo algunas preguntitas ^^ :

    ¿Que les parecio el pirmer cap? ¿Creen que debo cambiar o mejorar algo?

    ¿Lo pueden creer? ¿Sakura y Kiba de novios?

    ¿Llegaran a algo Naruto y Hinata?

    ¿Donde se imaginan que estan sasuke,neji,sai, tenten e ino?
     
    • Me gusta Me gusta x 15
  2.  
    Kleopack

    Kleopack ♔ InFinyTis ღ

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    532
    Puntos en trofeos:
    337
    Pluma de
    Escritora
    Hermoso!! Divino,!! Espectacular!!
    Me gusto mucho tu inicio para se no creerlo asi que la protagonista es
    Nuestra linda Hinata que bien!
    Bueno, voy a decirte algo primero que todo
    Temari, si tiene los ojos verdes? bueno yo creo que son de color agua marina:confused:
    Ok, y para ser tu inicio te quedo bien te felicito, auun!! no note nada de errores pero note algunas tildes
    Que te faltaron en fin te respondo!!

    Que les pareció el primer cap? Creen que debo cambiar o mejorar algo?
    Genial!! muy lindo e interesante, No mejor déjalo asi, me gusta Hinata déjala asi porfa!!

    Lo pueden creer? Sakura y Kiba novios?
    No, cuando lei esa parte Dios!! me fui para tras ya que es típico el Sasusaku, Naruhina, bueno ya lo sabes tu:)

    Llegaron algo Naruto y Hinata?
    Mmmmm , no se de pronto si, de pronto no, pero Kyaa!!! si, kiero kiero:D


    Donde se imagina que estén Sasuke, Neji, Sai, Tente e Ino?
    No lo se muy bien ya que esa parte no la entendí creo que me saltie algo asi ? en fin eso lo sabes tu!!:p Bien me despido...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    2901
    Aqui va otro, espero que les guste :)
    Y muchas gracias a todos los que lo leyeron, hago mi mejor esfuerzo ^^


    capitulo 2 : Sentimientos que empiezan a florecer


    Todos entraron al salón rápido. Detrás de los últimos alumnos entraba un hombre alto, de cabellera corta color marrón oscuro con un libro en su mano y un cigarrillo en la boca. Saludo a todos con la mano y se sentó en el escritorio. Los alumnos se le quedaron mirando raros. Estaba prohíbo fumar pero este lo hacia igual.


    — Muy bien alumnos. Mi nombre es Asuma. Seré su profesor de historia. –Apoyo los pies sobre el escritorio-Anotare el libro que utilizaremos este año, así que anoten y pues…-se quedo mirando fijo a un alumno que estaba durmiendo sobre el pupitre- ¡Hey tu! ¡Despierta!
    —¿Eh? - Cabeceó hacia todos lados mirando sorprendido y luego bostezo –Ya no me moleste Asuma-sensei. Tengo sueño –dijo volviéndose acostar sobre su mesa.
    — ¡Shikamaru Nara! –le grito haciendo sobresaltar a este.
    Todo el curso río mientras Temari ponía los ojos en blanco.
    “nunca cambiará ese vago” –pensó haciendo una mueca.
    —Ya, ya tranquilos –Se levantó de su asiento el sensei- Cálmense y anoten lo siguiente-bufo empezando a escribir en el pizarrón.

    Asuma-sensei paso las dos horas explicando cada tema y cada tanto retaba a Shikamaru porque se le oía roncar. Hasta le tiraba el borrador o su libro mientras este se despertaba y se sobaba la cabeza.

    Cuando toco la campana del segundo receso salió primero Temari con los brazos cruzados, molesta. Ese vago nunca cambiaria, y lo peor era que aunque se dormía entre clases, aprobaba todo con diez. Gruño ante esto último.
    Luego le siguió Matsuri que le cogio del brazo y se la llevo a la entrada arrastrándola. Durante la clase le había llegado un mensaje de texto de su tutor que las vería a Temari y a ella en la entrada para saludarlas. Esto la emocionaba tanto.
    “Se tomó la molestia de venir hasta aquí. Es muy dulce de su parte”-pensó con una sonrisa de oreja a oreja.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    — ¡Matsur...! –No llego a gritar la pelirosa viéndola como se iba de rápido- Agh, ya entiendo porque se va tan rápido-suspiro- Oye Hinata-chan ¿Vamos a ver a Kiba nosotras dos?
    — Claro, no hay problema- acepto guardando la carpeta en su mochila, cuando se le resbalo y cayó al suelo- ¡Se me cayo!
    — Toma Hinata-chan –le entrego la carpeta, el rubio sonriente.
    —Gra….gracias Naruto-kun-tartamudeó mientras un color rojo ocupó todo su rostro.
    —No hay de que –se rasco la cabeza con un leve rubor.
    — Vámonos ya que Kiba no esperará eternamente- le agarrò del brazo Sakura mientras la llevaba a la cafetería. La peliazul alcanzo a despedir al rubio con la mano y la siguió.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    — ¡Temari! Esta aquí ¡Vino a vernos! –grito emocionada la castaña mientras saltaba.
    — Oye cálmate, tienes que fingir que eres solo su amiga-insinúo tratando de aguantar la risa.

    Ambas voltearon y lo vieron. Un pelirrojo que estaba vestido con un uniforme que le quedaba muy bien. Llevaba un pantalón gris, la camisa blanca con una corbata azul y la chaqueta del mismo color. Tenía las manos en el bolsillo pero las saco y las saludo. Se levanto de la pared de la cual estaba posado y se les acercó.

    —Hola chicas ¿Cómo están? –saludó con un leve tono serio.
    — Muy bien hermano ¿Y tú? ¿Cómo te ha ido en tu nueva escuela?-pregunto Temari mirando a Matsuri que estaba sonrojada, mirando al suelo.
    —Mm... pues bien. Inicio todo de cero y es difícil –frunció el ceño- ¿Matsu estas bien? ¿Acaso tienes fiebre? –comento mientras le toco la frente a esta.
    -N-no Gaara-senpai –tembló todo su cuerpo al sentir a este- Estoy bien ¿Y tu?
    —Muy bien ahora que tu lo estas-le dedicó una sonrisa que aumento el rojo en la cara de la castaña- ¿Cómo te va en matemáticas? ¿Te sirvió la tutoría que te di el año pasado?
    — ¡Claro que si! Gracias a ti no me lleve la materia y pude disfrutar mis vacaciones- llevó sus manos a su cintura sonriendo.
    — Me alegra –le acaricio la cabeza despeinándola.
    —Hmp- se aclaro la garganta la rubia haciendo que la castaña se alejara bruscamente de Gaara- Seguro tienes que volver pronto a tu escuela hermano, te regañaran si ven que te escapaste –bufó.
    — Es cierto, me olvide por completo – suspiro y volvió a meter sus manos en el pantalón- Bueno chicas, me agradó verlas. Nos veremos el fin de semana ¿No? –pregunto mirando a Matsuri.
    —Si invitas esta vez el cine quizás –se cruzo de brazos esta.
    — ¡Eso es ser poco caballero hermano! Mira que pagar nosotras fue…-bufó mirando hacia otro lado.
    —Ya esta bien, esa vez me olvide accidentalmente mi billetera –las detuvo con las manos- Nos vemos entonces- las saludo y se marcho en su moto.
    — No sabia que Gaara-kun tuviera una moto-murmuro mientras lo observó marcharse.
    — Si, se la regalaron para el verano-afirmó- vámonos antes que nos regañen a nosotras- hizo señas la rubia con las manos para volver al aula.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    — ¡Sakura-chan! ¡Detente! ¡Vas muy rápido! –grito Hinata corriendo detrás de esta.
    — ¡Vamos Hinata! No le puedo encontrar por ninguna parte a Kiba-kun. Ayúdame a buscarlo- siguió corriendo mirando hacia otros lados. Cuando por fin logro encontrarlo con la vista choco con alguien cayendo al suelo - ¡Idiota! ¡Fíjate por donde caminas! –bufo mostrándole los puños.
    —Ya, no me trates así. Pero que molesta- bufo un chico de pelo azabache, alto y con un lindo físico que cualquiera se moriría al verlo.
    — ¿Molesta? –arqueó su ceja con cara de pocos amigos.
    ¿Qué sucede Sakura-chan? –se acerco la ojiperla.
    —Que este tipo me trató de molesta, cuando fue el quien se interpuso en el camino –se cruzo de brazos.
    — Si, te llame molesta ¡Porque lo eres! Vienes, me golpeas y ahora me insulta. Agh mejor lárgate –se cruzó de brazos mirando hacia otro lado.
    — ¡Tu deberías pedirme una disculpa Idiota!-le grito molesta la pelirosa.
    —Sakura-chan….creo que… -murmuro miedosa.
    — Tranquila Hinata, acabare con el en un momento-lo desafió mirándolo al azabache.
    —Atrévete si puedes- insinuó acercándose mas a la cara de la pelirosa.
    — ¡Oye Sasuke! ¡Ven aquí! –le llamo de una mesa con muchacho pelinegro de tez blanca.
    — ¡Ya voy Sai! Tengo que ocuparme de…-giro a verla a la ojijade- algunas cosas- hizo una mueca.
    —Ya vámonos Sakura-chan. Déjalo tranquilo. Debemos buscar a Kiba-kun-ofreció la peliazul tratando de calmar a su amiga.
    —Si vete, y mejor que no te vuelva a ver o acabare contigo-le empujo levemente la frente con el dedo.
    — Yo hare lo mismo –bufó y se marcho con Hinata

    Ambas se encaminaron hacia el lugar donde se encontraba el novio de la ojijade. Estaba sentado en una mesa de la cafetería charlando animadamente con Naruto.

    — ¡Hola chicos! –saludaron ambas al unísono.
    — ¡Hola Sakura, Hinata-chan! –saludó felizmente el rubio.
    Kiba se levantó de su asiento y la besó a Sakura. Naruto y Hinata se miraron incómodos. Cuando al fin se separaron se sentaron los tres.
    — ¿Por qué has tardado tanto Sakura? Pensé que vendrías corriendo hacia aquí-dijo el castaño un poco preocupado.
    — Perdona. Es que en el camino me crucé con un idiota-bufó.
    — ¿Cómo era? Quizás lo busque y le de su merecido –le guiñó el ojo haciéndola sonrojar.
    —Era alto, de cabello negro y parecía un poco rudo –empezó a describir la pelirosa.
    —Debe ser el molesto de Sasuke Uchiha del tercer año, no le hagas caso. Siempre anda desafiando gente- comento un poco sarcástico.
    — ¿Uchiha? –Arqueó una ceja la ojiperla- ¿Es hermano de itachi, uno de los de ultimo año?
    —Si –asintió- Seguro se debe hacer el rudo por eso.
    — ¡Que va! ¡Entonces iremos Kiba y yo a enfrentarlo dattebyo!-se levantó de su asiento y coloco una pierna sobre la mesa empuñando sus manos.
    —Naruto-kun, no debes hacerlo. Seria muy peligroso-murmuro con expresión preocupada la peliazul.
    — ¿Enserio lo crees Hinata-chan? Si es así, dejare que vaya Kiba solo –se volvió a sentar y se rió.
    — Vaya ¡Que buen amigo que eres Naruto!- Kiba le golpeo la cabeza y este lloro en forma de cascadita.
    —Ya chicos, yo me encargaré de ese Uchiha –Sakura puso mirada desafiante.
    — ¡Para nada Sakura! Te hará algo si te acercas –negó el Inuzuka.
    —Es cierto Sakura-chan. Ya te lo dijo. Mejor alejarse ¿No lo crees? –ofreció tímida Hinata.
    — ¡Apoyo a Hinata! –sonrío nuevamente Naruto.
    —Nee Naruto ¿Por qué la tratas tan bien a Hinata-san? –le pregunto con sonrisa picara el castaño.
    —Etto… -se sonrojo- Porque la considero mi amiga-mintió.
    — ¡Pero si hace poco la conoces!
    — Me cae bien ¿Esta mal? –lo miro enojado.
    — Ya, no me meteré mas contigo –suspiro.
    — ¿Eh? ¿Y eso Kiba? ¿De que hablan?-pregunto Sakura intrigada.
    —Si, yo pregunto lo mismo, al fin al cabo están hablando de mi –menciono Hinata mirándolos a ambos.
    —Nee cosas de Naruto, no se –se encogió de hombros.
    —Bueno debemos irnos. Vendrá la directora a revisar nuestro curso. Nos vemos mas tarde. –saludo con un beso en la mejilla a su novio y se marcho.
    —Hasta luego Kiba-kun – La peliazul lo saludó con la mano y camino junto a su amiga.
    — ¡Kiba baka! –le regaño el rubio.
    — Pero quise ayudarte. Te pones todo tonto cuando ella viene –le sonrío de lado.
    —Es que…-no logro terminar la frase.
    — ¡Te gusta! ¿No es cierto? ¡Aprovecha Naruto-baka! ¡La tienes en tu misma clase!
    —Agh ¡Ya cállate Kiba! –gruño sonrojado.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    — ¿Quién se cree que es esa rosa? –camino bufando el azabache hacía la mesa de su amigo.
    — ¡Hey Sasuke! ¿Qué sucede? Estas más gruñón que siempre –le dedico su típica sonrisa falsa.
    — ¡Esa idiota se cruzo en mi camino! –pateo la silla, la acomodo de nuevo y se sentó en ella tratando de calmarse.
    — ¿La pelirosa? Si que es linda. Lastima que tiene novio –hizo una mueca.
    — ¿De que hablas? –arqueó una ceja. Luego pensó detenidamente. Recordó los hermosos ojos jade de esta que demostraban una enorme fortaleza en ella- Me da igual –se cruzo de brazos- Yo ando saliendo con alguien.
    —Pero Karin es aburrida –suspiro- Te hace cool salir con alguien de ultimo año ¿Pero no crees que deberías buscarte una chica más divertida?- ofreció el pelinegro haciendo a su amigo pensar.
    — Te dije que me da igual –reiteró.
    —Me rindo, nunca se puede contigo –suspiro y luego bebió un sorbo de su vaso de agua.
    —Disculpen chicos –dijo una muchacha castaña, con el pelo atado en dos chonguitos con los ojos chocolate- ¿Quién de ustedes es Uchiha?
    —Yo –se levanto de su silla el azabache- ¿Qué necesitas?
    —Tu hermano te mando a llamar. Quiere que vayas a hablar con el un instante –comentó seria.
    —Dile que no molesto –gruño Sasuke metiendo las manos en sus bolsillos y largándose de allí.
    — ¡Pero esper…!- no vio caso. El chico ya se había ido- ¿Qué el diré? –se pregunto a si misma llevando su mano a su cara pensativa.
    —Mejor dile lo que Sasuke dijo. Lo entenderá, tranquila –murmuro sonriendo Sai y se marcho detrás de su amigo.
    —Es todo un caso –suspiro caminando hacia el salón del Uchiha mayor.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    —Sakura-chan…-murmuro por la bajo Hinata.
    — ¿Qué pasa?-volteo a verla.
    —¿Tu crees que le podré gustar a Naruto?- pregunto tímidamente con un leve rubor en su rostro.
    —Mm….-pensó un instante- Ya te dije que lo podrás conquistar. Parece un buen chico. Pero pienso que debes conocerlo mejor- le aconsejo a su amiga.
    —Tienes razón ¡Gracias! Eres tan buena en esto de los consejos- la abrazó la ojiperla.
    —Creo que esto de tener novio me hace así –se rieron juntas.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Tuvieron su última clase y todos se marcharon a sus hogares. Matsuri salio caminando felizmente. Espero un par de minutos en la parada y se tomo primer autobús que paso. Para su suerte Sakura viajaba en su misma dirección y se sentaron juntas a charlar.
    Hinata tomo el camino opuesto a sus dos amigas ya mencionadas y camino junto a Temari hacia la otra parada.
    Tardo un poco el pasar el autobús así que le dio la oportunidad de ver como se iba Naruto.
    “se ve tan lindo con esa sonrisa suya” –pensó y su cara se torno toda roja, que su amiga tuvo que hacerle aire con la mano para que se le fuera.
    Cuando al fin paso el transporte, subieron gustosamente. Temari solo se quejaba de Shikamaru. Que hacia esto y aquello y que la cansaba. La ojiperla notaba que a ella le gustaba el tan llamado “vago” y soltó una risilla por dentro.
    Temari se bajo una estación antes y quedo sola. A la siguiente se bajo y camino un corto tramo hasta su casa.
    Al llegar se dirigió corriendo a su dormitorio. Para ella había sido el mejor día. Nunca en su vida pensó que le gustaría un chico. Y son solo verle podía desmayarse, pero quedaría mal frente a sus amigas. Si, Sakura lo sabia, pero las demás no y tendría que disimular. Pero cuando pensaba en ese rubio con esos ojos celestes que te hipnotizaban, sonreía sin razón alguna. Le estaba empezando a gustar mucho ese chico.



    Preguntitas

    Que les parecio? Debo cambiar o mejorar algo?

    Que opinan del encuentro de sasuke y sakura?

    Naruto esta empezando a sentir cosas por hinata? que opinan?

    Les parecio rara la aparicion de tenten?
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  4.  
    Niné.

    Niné. .

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Diciembre 2011
    Mensajes:
    888
    Puntos en trofeos:
    198
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola, Querida!
    Lo técnico:

    *Los acentos brillaron por su ausencia, Cielo.
    Recuerda que los verbos en pasado van acentuados -Ejemplo: mencionó, preguntó, recostó, etc.-
    También los verbos en futuro -Ejemplo: mencionaré, preguntaré, recostaré, etc.-
    Están tiempos simples, compuestos, etcétera; no me meteré en ellos.

    *Te confundes varias veces con lo tiempos de los verbos, hay algunas partes de la narración que las poner en presente y otras en pretérito.

    *Las palabras "Ojijade, ojiperla, peliazul, pelirosa..." NO exísten. Sólo pelirrojo. (a)

    *Debes separ tu escrito; los diálogos y el texto en párrafos. Leer todo junto es algo tedioso.

    *Recuerda que la palabra solo (sin acento) se refiere a no acompañado; y la palabra sólo (tildada) significa únicamente.

    * El "Si" debe acentuarse si afirmación, o como pronombre personal de la 3 persona.

    *Los nombres propios siempre van en mayúscula.

    * Puedo notar un leve OoC en Hinata. :'/

    *Debes mejorar tu narración, todo pasa muy rápido y se leé algo seco, trata de describir lo salones, la vestimenta, el ambiente, etc; No sólo las acciones de los personajes.

    Trama:

    Pues aún no veo mucho. x'D
    Se me hizo raro ver un KibaSaku, muuy raro. Pero ya veo por donde va la cosa. El NaruHina es lindo, es tan típico de ambos, tierno y puro.
    Linda, para serte sincera, no me emocina el siguiente capítulo, más que para saber el porqué de la aparición de Tenten, ¿preguntando por Sasuke? *O*. Pero en sí, me gustó. :3

    Saludos y abrazos.
     
  5.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4407
    Gracias Chipi van Chipi por tu correccion :) y explico para los que leen ,ya que seran palabras que utilizare seguido, algunas cosas
    ej : ojiperla - oji de ojo y perla del color de ojos. usare esa palabra para mencionar a los personajes por su color de ojos
    ej : pelirosa, peliazul - peli de pelo y rosa o azul del color de este, tambien lo usare para mencionarlos por su color de cabello

    Eso es todo, explico para que los voy a usar porque se que son palabras que no existen. Ya terminado todo aqui va el capi ^^

    Capitulo 3: Una lluvia magica

    Ya se acercaba la primavera. Época en que empezaba a llover a cantaros en la ciudad de Konoha. En las zonas cercanas al mar ya había comenzado a llover mientras que en la cuidad se mantenía un clima cálido y estable.

    Como todos los días, los estudiantes caminaban la larga entrada de la secundaria. Eran una multitud que se movía de aquí para allá sin dejar espacio para caminar entre ellos.
    Hinata y Temari llegaban juntas como de costumbre pero se quedaron atónitas al ver tanta gente. Pero comprendieron rápido. Los de último año entraban a clases caminando típicamente a su manera cool. Lo extraño que esta vez iba una castaña de dos chonguitos junto al famoso Itachi Uchiha como si fuera su secretaria. Ambas se echaron a reír. ¿Una chica de segundo con alguien tan mayor?

    Detuvieron la risa cuando escucharon la voz de su mejor amiga detrás de ellas.
    — ¡Ohaio Hinata-chan, Temari-chan!-saludó agitando su mano animadamente Matsuri.
    — Muy buenos días Matsuri-chan ¿Y Sakura? –preguntó la Hyuuga arqueando la ceja.
    — Debe seguir esperando el autobús, aún es temprano –contesto la castaña descolgando su mochila del brazo.
    —Creí que todas las mañanas venias con ella- comentó la rubia absorta.
    — Es que…-se llevó la mano a la cabeza riéndose nerviosa- Me trajo Gaara-kun en su moto.
    — ¿¡Que!? –exclamaron las dos al unísono que retumbó por todo el colegio.
    — Dijo que no quería verme caminar por ahí sola -suspiro- Si que es un caballero tu hermano Temari-chan –le sonrío a esta.
    —Vaya, que suerte tienes Matsuri –Llevó las manos a los bolsillos de la chaqueta- Además iras al cine con el. No puedes pedir mas- soltó una carcajada.
    — ¿No querrás decir iremos? –arqueó una ceja.
    — No. Inventaré una excusa y te dejaré sola con mi hermano- ofreció con una sonrisa picara en su rostro.
    — ¡Muchas gracias Temari-chan! –la castaña la abrazó sorpresivamente mientras saltaba de la alegría.
    — ¡Ya Matsuri! –trato de soltarse del abrazo- ¿Y tu Hinata? ¿No necesitas ayuda con alguien? –le guiñó el ojo.
    —Etto… –ladeó la cabeza pensativa- Como dice Sakura-chan, creo que debo conquistar a Na…-se calló al ver al rubio de ojos celestes pasar junto a ella mientras un sonrojo ocupaba todo su cara.
    — ¡Oigan! ¡Allí viene Sakura! –señaló Matsuri a su amiga de cabello rosa.

    A poco distancia se veía a Sakura bajar de un elegante auto color negro. Varias personas se acercaron al automóvil intrigadas. La Haruno por obligación tuvo que aceptar que la trajeran a la escuela ya que llegaba tarde pero odiaba llamar demasiado la atención.

    — ¡Hola Sakura-chan! ¿Y ese auto? ¿Te trajo tu papa? –preguntó entre risas la castaña.
    —Ni me lo menciones- gruñó acomodando su ropa que estaba un poco arrugada- Ayer mi mama me llevo a la casa de mi padre para que me llevara a comprar ropa y me quede a dormir –hizo una mueca- Tengo que admitir que fue una mañana demasiado movida para mi gusto –bufó mirando al suelo.
    —Debe ser todo un asunto el tema del divorcio –frunció el ceño la rubia.
    — ¡Animo Sakura-chan! ¡Podrás superar esto! –le levantó el animo Hinata sonriéndole.
    —Gracias pero creo que ya es hora que vayamos al salón. Tenemos clases con Kurenai- sensei y se enfadara-se cruzó de brazos empezando a caminar con sus amigas a la clase.
    — ¡Es cierto! ¡Sakura! Tenemos clase de educación física con los otros segundos años-comentó Matsuri.
    — ¿Enserio? ¡Eso significa que jugáremos quemado! ¡Genial! – exclamó Temari feliz.
    —Nos harán pedazos – murmuró Hinata desanimada.
    —Lo mismo digo – Matsuri se aferro al brazo de la Hyuuga.
    — ¡Suenan a cobardes chicas! – bufó la ojimarina.
    —Lo que pasa Temari es que son débiles, siempre nos eligen a nosotras como capitanas por nuestra fuerza – explico la pelirosa subiéndose las mangas de su chaqueta.

    Todas se rieron. Subieron unas largas escaleras hacia el segundo piso que salía directamente a la puerta de su salón. Abrieron la puerta y encontraron que aun la profesora no llegaba. Suspiraron aliviadas y se sentaron en sus pupitres.
    Para la sorpresa de Hinata se encontraba su rubio favorito muy entretenido leyendo un comic en su asiento. Se rió por dentro. Se lo veía muy concentrado y lindo en eso.

    Sakura se asomo por la gran ventana que daba al patio de la planta baja y vio entrar a su novio todo despeinado corriendo hacia su clase. Otra vez tarde. Típico de el. Soltó una risita y se volvió con sus amigas.

    Shikamaru estaba recostado sobre su pupitre tomando una corta siesta hasta que la Sobaku No le sacudió el brazo despertándolo. Este solo bufó y trato de volverse a sumir en el sueño. La rubia soltó un respiro, rendida. No había forma de que dejara de ser tan vago ese tipo.

    A los minutos se encontraba la profesora en la puerta. La clase comenzó como de costumbre. A pesar de ser una clase fácil de geografía, se tornaba un poco aburrida por la paciencia que tenia al hablar Kurenai–sensei. Shikamaru soltó un par de bostezos ganándose una patada en su silla por parte de Temari.

    Ya una hora de comenzada la explicación el pizarrón estaba todo escrito con lugares importantes y sobre los mapas que tendrían que traer la próxima clase. Finalizó el discurso y al segundo tocó la campana. La profesora se despidió y los alumnos le devolvieron el saludo.

    –.–.–.–.–.–.–.–.–

    Las cuatro chicas salieron disparadas hacia el comedor. Ese era su lugar favorito para sentarse a conversar y mas estando Kiba y Naruto que las hacían reír con sus locuras.
    Bajaron las escaleras a toda velocidad pero se detuvieron al ver que empezaban a caer unas gotas. Para su mala suerte había comenzado a llover y la mayoría se manejaba caminando o en transporte.

    — ¡Rayos! ¡Ya ha comenzado a llover! Me mojare todo el camino devuelta a casa – bufó molesta la rubia.
    —Si, nos empaparemos completamente en la parada, Pero será así un mes hasta que pasen las lluvias de la primavera -soltó Sakura aun mirando la lluvia.
    — ¡Justo hoy no traje paraguas! ¡Que baka! – infló sus mejillas la castaña, molesta.
    —Yo le tendré que decir a mi padre que me pase a buscar en la limosina- murmuró la ojiperla desconcertada.
    — ¡Hey chicas! Las estábamos esperando en la cafetería – dijo el Inuzuka caminando hacia ellas.
    — ¡Ya no hará más calor! Que bueno dattebayo – mencionó el rubio de ojos celestes con una sonrisa caminando al lado de su amigo.
    — ¿Solo piensas en eso Naruto? –Se marcó una vena en la frente de Sakura- Aquí lo malo es que nos mojaremos todos al regresar a casa.
    —Ya déjalo preciosa. A mi también me vuelve así de loco –posó el brazo en los hombros de su novia y se rió.

    Sonó la campana del fin del receso y todos bufaron. Aunque fuera de veinticinco minutos se había pasado volando.
    Kiba despidió a Sakura con un beso, subió las escaleras y dobló a la izquierda rumbo a su salón. Los demás se dirigieron hacia los vestuarios. Seguramente harían educación física en el gimnasio bajo techo.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Por los pasillos, en la planta alta, cerca de los cursos superiores, caminaba uno de los de último año. Era pelinegro con los ojos que le hacían conjunto. Tenía su mirada posada sobre el patio de abajo. Observaba como su hermano era perseguido por locas fanáticas. En ese momento sintió unos pasos detrás de el

    — ¡Itachi-sama! ¡Espere! –se escuchó que grito una voz y este se quedo parado esperando que la femenina se acercase.
    — ¿Qué sucede Tenten?-preguntó aguantándose la risa al verla tan cansada por la corrida.
    — Aun…–jadeó un instante, tratando de recuperar el aire- No entiendo porque me mando a buscar a su hermano. Senpai, usted sabía la respuesta de sasuke, ¿Por qué insistió tanto para que fuera?
    Se río haciendo que apareciera una gota en la frente de la castaña.
    —Simplemente tengo la esperanza que me haga caso algún día-se encogió de hombros- Sigue enojado porque la invite a salir a su casi novia-se echó a reír.
    — Que relación difícil tiene usted con su hermano –hizo una mueca.
    —Vamos, pequeña, te invitare una gaseosa ¿Te parece?-posó su brazo por el cuello de la muchacha.
    —Claro –aceptó sonrojándose.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    En el vestuario de hombres se encontraban cambiándose los tres cursos de segundo. El profesor se había decido por juntar a los tres cursos para hacer un gran juego de quemado.

    Sasuke como siempre se cambiaba con el ceño fruncido, cansado de las locas ideas de ese sensei de cejotas extremadamente gruesas. Se formó una risa torcida en su rostro al pensar eso pero alguien lo saco de quicio.
    Unos idiotas se carcajeaban a los gritos. Se les acercó y los miró fijamente. Eran ese par. Esos que siempre hacían lío en la cafetería con su risa. Puso sus manos en puños tratando de controlarse. Se merecían una paliza pero no quería que lo suspendieran de nuevo por peleas.

    -Entonces el perro caía por una montaña….y un zorro por otra y entonces “zoom” chocaron…- imito con las manos el choque- y el zorro le dice “I’m sorry” y el perro “I’m perry” –termino su chiste el rubio haciendo que su amigo y el se echaran a reír de nuevo.

    — ¡Ya cállense! Me tienen arto con su risa. Tenemos clases ¿Recuerdan? –los interrumpió el azabache gruñendo.
    — ¡No te metas Uchiha! –lo callo el Inuzuka.
    — ¡Kiba! No queremos causar una pelea aquí, ya déjalo-le detuvo el rubio.
    — ¡Pero es idiota se metió con Sakura! –le gruñó mostrando sus dientes el castaño.
    — ¿Sakura? –Arqueo una ceja el Uchiha- ¿Hablas de la rosa? –murmuró riéndose.
    — Ya, ¡Lo matare! –Kiba lo tomó por el cuello a Sasuke y lo elevó por el aire. El azabache solo mantenía su sonrisa torcida.

    Las puertas se abrieron de par a par y entro el sensei. Separo a estos dos y los mandó a dar cien vueltas por el gimnasio mientras ordenó a los otros que fueran a la clase.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    En el vestuario de chicas, todas charlaban entre ellos mientras se cambiaban por ropa más flexible. Su vestimenta era básica. Una chomba blanca con el logo de la escuela, un pantalón rojo con líneas blancas en ambos costados y zapatillas blancas. Bastante práctico y fresco para realizar actividad física.
    Hinata ató su cabello en una coleta alta, ya que con su pelo tan largo le causaba calor. Sakura se hizo una media coleta ya que tenía el cabello hasta los hombros y no necesitaba mucho arreglo. Temari ya tenía el pelo atado así que solamente se cambio y Matsuri acostumbraba a no usar coletas así que hizo lo mismo que la rubia.

    Salió todo el grupo de chicas del vestuario hacia el gimnasio. Los chicos ya estaban allí así que sólo faltaban ellas.
    Al llegar, el sensei junto a todos y eligió a los lideres de los quemados.
    Como siempre hacia, eligió a Sakura y Temari por parte de las chicas y a Lee, su alumno preferido e hijo, y a Kiba por parte de los muchachos.
    Kiba y Temari unieron equipos mientras Lee y Sakura también.
    El profesor hizo sonar el silbato y empezó el juego.

    -¡Kiba, a que no me das! –le desafío la ojijade al Inuzuka.
    -¡Sabes que no lo hare preciosa! ¡Pero le diré que Naruto lo haga! –se rió mientras le paso la pelota al rubio.
    - ¡Rayos!- salió corriendo hacia otra posición para que no le dieran -¡Me las pagaras Kiba!
    -Déjate de tonterías Kiba y pégale –Lo regaño Temari mirando fijamente a los dos.

    Todos corrían hacia diferentes lados evitando que los golpeen.
    Luego de una hora solo quedaban del grupo de Kiba y Temari: Naruto, Shino, Shikamaru, Matsuri y Sari. Y en el grupo de Sakura y Lee: Hinata, Chounji y Sasuke.

    -¡Rayos! Nos están venciendo –gruñó Sakura.
    -Sakura-chan ¿Qué haremos? Somos cinco contra siete-hizo una mueca la ojiperla.
    -Mm…déjame pensar- quedó quieta un segundo- ¡Hey! ¡Tu! ¡Uchiha!-le gritó haciendo que el azabache volteara.
    -¿Qué quieres “Rosita”? –preguntó remarcando rosita.
    -¿Quieres ganar?
    -¡Claro! ¡Quiero ganarles a esos idiotas!
    -Tendremos que hacer equipo y darles nosotros dos.
    -Sakura ¿Segura? –arqueó una ceja la peliazul.
    - SI. Pásennos todas las pelotas a nosotros- afirmó la ojijade.
    -¿Qué paso? ¿Te salio la fiera de adentro? –insinúo soltando una risita.
    -¡Ya cállate Sasuke! Solo lo hago para ganar- se cruzó de brazos.
    -Ok, ya –se dio vuelta y miró fijo a sus adversarios.

    Luego de un duro combate por parte de ambos equipo, gano el de Sakura y Lee.
    Kiba se acerco y le dio la mano a Lee mientras Temari abrazo a sus amigas felicitándolas. Fueron mas inteligentes que ellos y eso lo admitían.
    Ya luego el sensei felicito al equipo ganador diciendo que poseían la “llama de la juventud” y se echaron a reír todos.
    Sasuke y Sakura no se dirigieron más la palabra. Sólo habían echo tregua por ese partido.

    Todos se dirigieron a los vestuarios a cambiarse la ropa sudada y marcharse a sus hogares.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Todos los alumnos terminaron sus clases y salieron a caminar por la larga entrada para irse a sus casas. El clima estaba horrendo. El cielo se encontraba cubierto de densas nubes negras. Pareciera que se acercara una tormenta. Algunos se subían rápido a los coches y otros se colocaban un protector en la cabeza y se iban en bicicleta. Había algunos osados que iban en autobús pero esperar en la parada bajo la lluvia era imposible.
    Hinata, Temari, Matsuri y Sakura miraron la larga cola de alumnos que esperaban el transporte. Tendrían que ir caminando o esperar hasta quien sabe cuando para subirse a un autobús.

    Un rubio se encontraba sacando su bicicleta del aparcamiento. No se mojaría tanto si iba rápido. Tendría que apurar mucho el paso para que no fuera así.
    Colocó su bicicleta en la calle y volteó buscando a esa chica. Miro hacia todos lados y la encontró. Era Hinata. Esta tenía el rostro desilusionado. El sonrió al ocurrírsele una idea. Para su suerte, su bicicleta tenía un asiento trasero. Podía llevarla hasta su casa y dar la vuelta y volverse a la suya.

    — ¡Hinata-chan! –la llamó el rubio caminando mientras llevaba entre sus manos la bicicleta.
    —¡Hola Naruto-kun! ¿Qué sucede? –se sonrojó la ojiperla.
    -¿Quieres que te lleve? No veo forma en que puedas caber en el autobús con tanta gente viajando en el-hizo una mueca.
    —Claro ¿Lo harías?-parpadeó varias veces tratando de creerlo.
    —¡Claro dattebayo!
    —Mejor vete Hinata, llegaras pronto y tu padre no se enfadará- ofreció la ojijade sonriente.
    —¡Nos vemos!-esta saludó con la mano a sus amigas y se subió detrás de Naruto.
    —Aquí vamos Hinata-chan ¡Sujetate! –empezó a pedalear a toda velocidad haciendo que la peliazul se sujetara de la cintura del rubio.

    Las tres chicas restante se quedaron paradas bajo cubierto viendo como su amiga se marchaba

    —Muy bien chicas ¿Y nosotras que hacemos?-preguntó Temari con los brazos cruzados.
    -Mm… yo tomaré el autobús, no tengo apuro por llegar, aunque desearía no empaparme –rodó los ojos la pelirosa.
    — Y yo llamare a mi padre para que me pase a buscar en auto. A esta hora vuelve del trabajo –comentó Matsuri empezando a marcar un número en su celular.
    — De acuerdo. Entonces ¿Soy la única que no sabe que hacer? Llamaría a Gaara, pero ni loca voy en su moto-bufó- Me iré al igual que tu Sakura.
    — ¿Segura? Tú no tienes mucha paciencia que digamos- la castaña y ella se rieron.
    —Agh. Si lo se. Pero no veo otra forma a menos que… oye Matsuri ¿Crees que tu padre podría llevarme a mi casa?- preguntó Temari con una pequeña luz de esperanza en sus ojos.
    —Mm….no lo se, pero seguro que si –sonrió.
    —Ya tenemos todo arreglado entonces- la rubia tomó el brazo de la castaña- Sakura ¿Ya te iras? Parece que viene otro transporte y ya hay poca gente esperando.
    — ¡Gracias por avisarme! ¡Nos vemos luego chicas! –la ojijade salió corriendo hacia la parada en la cual todos los alumnos subían rápidamente al autobús.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    —Oye Sai ¿Crees que puedas llevarme en tu auto a mi casa? Se que te queda un poco lejos pero al menos déjame a unas calles- Preguntó el azabache metiendo sus manos en los bolsillos de la chaqueta.
    —Claro Sasuke –le dio una de sus típicas sonrisas falsas.
    — Esta lluvia arruina todo. Tendré que aguantar a ese idiota de Itachi en casa –bufó mientras miraba caer la lluvia.
    —No creo que te moleste tanto. Ahora que anda con esa chiquilla se le nota ocupado –sacó las llaves del vehiculo de su bolsillo e hizo sonar la alarme de este.
    — Mi hermano simplemente es un pervertido. Salir con una chica cinco años menor y además mandarla a buscarme como si fuera la sirvienta es demasiado –abrió la puerta del auto, tiro su mochila al asiento trasero y cerró de un portazo.
    —La verdad que si – abrió la puerta, se sentó en el asiento del conductor y arranco el auto.
    —Juró que lo mataría –rodó sus ojos cruzándose de brazos.
    —Vamos, pero seguro que no lo odias tanto como a ese perro –empezó a manejar por la calle.
    — ¡Ese Inuzuka! ¡A el también lo mataré! Seguro esa rosita es su novia-bajo la ventanilla para que entrara aire.
    — ¿Tanto te gusta esa chica? –carcajeó mientras posaba su vista al frente.
    — ¡Cállate! No es mi tipo además salgo con Karin ¿Recuerdas?- se formó una sonrisa torcida en su rostro.
    - No deberías fingir con ella. Karin esta enamorada de ti y tu solo sales con ella porque es linda.
    — Y porque a mi familia le agrada –completó la frase de su amigo.
    —Ya te dije antes, búscate una chica de tu tipo-reiteró molestándose un poco el pelinegro.
    — ¡Ya deja el tema Sai! No me importa encontrar otra chica. Oye déjame aquí. Estoy solo a dos cuadras de mi casa-le señalo la esquina para que parase.
    —De acuerdo. Cuídate Sasuke y no mates a nadie en el camino-soltó otra risa.
    —Ya Sai –puso los ojos en blanco- nos vemos mañana –chocaron las manos y luego chocaron los puños. Ese era su saludo especial desde que eran mejores amigos.

    El azabache bajó del auto y le hizo señas a su amigo que siguiera. Este arrancó y se alejo a toda velocidad. El Uchiha agradecía haber traído un paraguas. No se mojaría tanto en el trayecto hacia su casa.
    Cuando empezó a caminar, el autobús paro a unos pasos de el y se quedo sorprendido al ver quien bajaba. Era esa pelirosa. Bajó rápido para que el transporte siguiera su marcha. Esta caminó encorvada abrazándose con sus propios brazos

    Se arrepentía de no haber traído su saco. Con esta lluvia tenia mucho frió. Dio unos pasos y ya se estaba empapando de pies a cabeza y hasta estornudó. Oyó a alguien reírse a sus espaldas y volteo asustada.

    —Oye Rosita –la llamó aguantándose la risa.
    — ¿Qué quieres arrogante? –rodó los ojos hacia un costado.
    — ¿Arrogante? Mira quien habla. La que se convirtió en fiera solo para ganar los quemados- empezó a caminar en su dirección.
    Esta puso cara seria y se río sarcástica
    —Que gracioso, quería una vez ganarle a Kiba. Ese tramposo siempre consigue ganarme-frunció el ceño.
    — Si ya entendí. Vas a pescar un resfriado. ¡Mírate! Estas toda mojada- soltó una risa señalándola.
    — ¡Es tu culpa! ¡Me tienes aquí hablando contigo mientras me mojo! ¡Adiós! –dio media vuelta y empezó a caminar bajo la lluvia bufando.
    —¡Cuida tu carácter rosita! –le gritó.
    Esta sólo soltó otro gruñido.

    Camino detrás de ella. Para casualidad del destino pareciera que vivían en el mismo barrio. El azabache soltaba una que otra risa al verla toda mojada pateando el suelo.

    La pelirosa no podía creerlo. Su idea era ir corriendo a su casa, a la velocidad que le permitieran sus piernas para apenas mojarse un poco, pero estaba tan empapada que la ropa se le pegaba al cuerpo.
    Mientras seguía pateando el suelo bufando se resbaló con un charco. Cerró sus ojos esperando caerse pero nunca cayó. Abrió los ojos y se encontraba increíblemente cerca del Uchiha y en sus brazos.

    —Vaya que molesta, te dije que cuidaras tu carácter-soltó una risa.
    — ¡Ya callat...! –no termino de hablar. Sentía la respiración del azabache muy cerca. Extremadamente estaban muy cerca sus rostros, hasta el punto que sus labios se rozaban y esos ojos negros estaban clavados en ella.



    preguntas :


    Que les parecio el cap?

    Piensan que debo corregir algo?

    Que relacion tendran Itachi y tenten?

    Sasuke habra besado a sakura?
     
    • Me gusta Me gusta x 12
  6.  
    Stitch

    Stitch Voy sonriendo por ahí

    Acuario
    Miembro desde:
    12 Enero 2012
    Mensajes:
    230
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Hola ^^ Me quiero matar a mi misma. Tenía todo mi super comentario terminado y...se cerró la maldita ventana. Bueno, acá vamos de nuevo; contesto tus preguntas!

    1-El cap estuvo muy bueno, sobre todo el final. Considero que Gaara es un tierno al haber llevado a Matsuri, al igual que el rubio de Naruto con Hinata; ojala y profundices en eso último, a ver que pasó entre esos dos de camino a la casa Hyuga.

    2-Tenes algunos errorcitos pero nada grave. Te faltan algunas comas, según mi opinión y, uno que otro tilde. Por ejemplo, en palabras como "calló" y "terminó", están en pasado por lo que tienen que llevar tilde y, cuando usas el "Tú" refiriendote a una persona, va con tilde; sino es posesivo, como acá:
    "¡Hey! ¡Tu! ¡Uchiha!-le gritó haciendo que el azabache volteara."
    Y una cosita más, no quiero quedar pesada, pero acá: "Cerró sus ojos esperando caerse pero nunca cayó". Considero que el "caerse" con el "cayó" son muy repetitivos. Podes escribirlo de otra manera como: "Cerró los ojos esperando caerse pero nunca lo hizo" o, que se yo, "Cerró los ojos con fuerza esperando el golpe que iba a darse, el cual nunca llegó y blablabla..." O también podes usar sinónimos; hay millones de palabras para usar, depende de nosotros de como las ubicamos para crear algo (? Ok, ya me fui de tema...

    2-Parecería que hay cierto interés ahí, aunque también lo notó como que Itachi usa de perrito faldero a mi pobre castaña; pero ya veremos que se traen los dos...

    3-Coincido con Star Ruby Temari, puede que sea una broma; es decir, estabamos hablando de Sasuke Uchiha, no me extrañaría esa actitud para con la "pelo de chicle", cariñosamente hablando.

    Bueno, esperaré a la continuación. Si podes avisarme, mejor ^^
    Nos leemos ~
     
  7.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Hola, para todos los que me leen les pido mil perdones, me cortaron internet y no pude conectarme nunca mas. mañana subo nuevo capitulo :) tengo preparado varios capis para arreglar m idemroaa saludos y que la pasen bien ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    3930
    Bueno aqui va el nuevo cap, de nuevo, perdon la demora ^^U

    Capitulo 4 Un dia lleno de encuentros

    Era sábado por la mañana. El sol estaba ya brillando y el cielo se encontraba totalmente despejado de nubes. Para la suerte de Matsuri, en las noticias avisaron que no llovería ese día y que además seria cálido y agradable.

    Se levantó felizmente de su cama y decidió bañarse. Era el mejor día de su vida. Tenía una cita con Gaara para ir al cine.. Se le subieron los colores a la cara al pensar esto último.

    Al salir de la ducha, abrió la puerta de su armario y empezó a rebuscar en este algún atuendo que la hiciera lucir linda. Después de sacar casi toda la ropa encontró un conjunto perfecto.
    Constaba de una blusa roja y una falda de jean negra. Cerró su armario contenta por su decisión y dejo el conjunto sobre la cama ya que debía irse a desayunar.

    Saludó a su madre que se encontraba en la cocina preparando el te para las dos. Matsuri se sentó en la mesa pequeña de madera que se encontraba en medio del comedor, esperando mientras observaba la televisión que estaba frente a ella. Sostuvo el control en sus manos y comenzó a cambiar de canales, no pasaban nada interesante y tendría que esperar hasta la tarde para ver su novela. Suspiro y se fue a ver de nuevo a su madre a la cocina. Su estomago ya estaba gruñendo y todavía no estaba el desayuno

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Sonaba el despertador una y otra vez. Eran las doce en punto y la Hyuuga no se despertaba. Quería mantenerse en ese hermoso sueño que estaba teniendo. En realidad no era un sueño. Estaba recordando el día anterior que para ella fue hermoso

    *Flashback*

    El Uzumaki iba pedaleando lo más rápido que le permitían las piernas para que no se mojase tanto Hinata. Mientras observaba la calle le iba pidiendo indicaciones a la peliazul de cómo llegar a la casa de esta.

    Doblaron en una esquina y el rubio quedo boquiabierto al ver las grandes mansiones que había en esa cuadra. La mayoría eran lujosas con enormes terrenos y de unas estructuras muy altas que incluían balcón.

    —Hi-Hinata-chan ¿Tú vives aquí? –apenas logró formular el rubio, que seguía viendo las enormes casas.
    — Sí -asintió- No me gusta que la gente sepa de mi familia, pero mi padre maneja una empresa muy importante de automóviles y ya sabes- puso los ojos en blanco.
    — Pues me alegra que a pesar de tener tanto dinero seas así de humilde –Le regalo una sonrisa a esta-¿Y por donde es?
    — Allí –señaló una mansión pintada de blanco con un porche delantero
    — De acuerdo –pedaleó un par de minutos y detuvo la bicicleta en la puerta.
    — Muchas gracias Naruto-kun. Eres muy amable- agradeció la ojiperla con una reverencia.
    — No hay de que ¡De veras! –saludo con la mano sonriente.
    — Espera… –el rubio no llego a reaccionar cuando sintió unos suaves labios en su mejilla haciendo que enrojeciera por completo.
    —N-no hacia falta Hinata-chan –tartamudeó posando su mano en su mejilla.
    — ¡Nos vemos el lunes, Naruto-kun! –Lo saludó la Hyuuga mientras corría hacia dentro de su casa

    El Uzumaki dio media vuelta y empezó de nuevo su marcha hacia su casa. Mientras se iba siguió con la vista la mansión Hyuuga recordando el beso de la peliazul.

    Hinata cerró la puerta con brusquedad y subió las escaleras rápidamente hacia su habitación. Tiro su mochila en la cama y después ella también se lanzó allí sonriente. Llevó su mano a su corazón que latía acelerado mientras se sonrojaba más. Había sido demasiado bueno para ser cierto.

    *Fin flashblack*

    — Naruto-kun….-murmuro sonrojada al recordar al rubio.



    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    En el centro de la cuidad de Konoha se podían ver millones de tiendas de todo tipo y personas comprando, yendo al trabajo o simplemente viendo las vidrieras.

    En la zona más popular, frecuentada por los adolescentes, se encontraban todos los locales de ropa, zapatos y bolsos de marca que cualquier chica adoraría visitar.

    A lo lejos se podía divisar a una rubia con el cabello atado en una coleta alta y los ojos azules cargando un par de bolsas mientras caminaba junto a un chico alto, con el pelo atado en una coleta en forma de piña y caminando con las manos en los bolsillos.

    — ¡Shikamaru-kun! ¡Vayamos a esa tienda! ¡Hay descuento! –señaló la rubia para al instante desaparecer al lado de este y aparecer en el local.
    — Ino, creo que ya compraste mucho. Tu mama, me mandó para que nogastaras tanto –bufó mientras se acercaba a la ojiazul.
    — ¡Cállate! ¿Tu que sabes cuanto debo gastar? –preguntó cruzándose de brazos molesta.
    — Ya, no hay caso pelear contigo si se que no voy a ganar- suspiro- Al menos déjame cargar esas bolsas por ti –tendió su manos hacia ella.
    — ¡Oh! ¡Gracias Shikamaru-kun!-le dio todas las bolsas que tenia y sacudió sus manos- Ahora que estoy libre me comprare esos Channel –sonrío pícaramente corriendo hacia la tienda.
    — ¡Ino! ¡Espera! –salió corriendo detrás de esta.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    A pesar de ser la tarde, en la casa de los Sobaku No recién se estaba desayunando. Kankuro, Gaara y Temari estaban en la mesa cada uno tomando su té en silencio.
    La rubia se levantó haciendo rechinar la silla, dejo su taza en el lavadero de la cocina y se encamino hacia su habitación.

    — ¡Hey hermana! ¿A dónde vas tan temprano?-Le preguntó Kankuro con tono gracioso.
    — Pues me voy a comprar algo al centro con una amiga, lo que me hace acordar. Gaara perdóname pero no podré ir al cine, seguro me tardaré en las compras - hizo una mueca de tristeza mientras por dentro se ria satisfecha con su cometido.
    — Esta bien por mi –contestó el pelirrojo cortante dejando la taza en la mesa - Lleva esto por mi Kankuro, yo también tengo que ver que me pondré de vestir.
    — ¿Gaara escogiendo que ponerse? ¡Esto es muy bueno! ¡Temari ven aquí! ¡Explícame que hiciste con este chico! – burló el castaño haciendo que sus dos hermanos posaran sobre el su mirada asesina.
    — ¡Ya cállate Kankuro o Gaara te matará! – Lo regaño la rubia llevando sus dos manos a la cintura.
    —Me da igual lo que digas hermano. Tengo buen gusto no como otros –comentó Gaara encogiéndose mientras subía las escaleras.
    — ¡Quien se cree que es! - gruñó el castaño.
    — Te puso en tu lugar Kankuro –se rió la rubia dándole unas palmeadas en la espalda - Bueno yo también me voy. Tengo muchas cosas que comprar –le guiño y luego se fue del comedor dejándolo solo.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    La casa de la Haruno era de un tamaño mediano, suficiente como para que su hermana, su madre y ella vivieran. Las paredes estaban pintadas de un azul apagado y adentro era muy luminoso por las múltiples ventanas que tenia. Sakura salio de su habitación para almorzar y se dirigió a la sala de estar.

    Ahí la esperaba su hermana que giraba las llaves con la mano. Era de tez morena y llevaba su cabello castaño cortado por los hombros como su hermana. Le sonrío y se levanto del sofá.


    — ¿Quieres que te lleve a almorzar? Porque ya se esta haciendo tarde- se burlo mientras le señalaba su reloj de pulsera.
    — ¡Ya Shizune! Quería arreglarme bien –suspiro la pelirosa.
    —Ok, vámonos entonces –le dedico otra sonrisa abriéndole la puerta.

    Ambas subieron al auto que estaba aparcado en el garaje. Este era de un color rojo brillante, muy llamativo pero acorde para una joven de veintidós años.
    Shizune empezó a retroceder mirando por el espejo retrovisor con cuidado y lo sacó a la calle. Cuando ya estaba en este arranco rumbo al centro.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La Sobaku No menor bajo del autobús que la dejo en la calle de los locales. Miro hacia ambos lados y cruzo al otro extremo. De casualidad diviso entre la multitud a un joven con cabello atado en forma de piña.
    “¿Será Shikamaru? No lo creo. El siempre anda renegando sobre salir a caminar y pasear”- pensó hasta que lo vio junto a una rubia.
    “¡Nara, daté por muerto!”- masculló por sus adentros.

    Empezó a caminar en la dirección en que se encontraban estos refunfuñando y empuñando ambas manos. Esto era imposible para Temari. Siempre se sentía segura que nadie se lo quitaría y ahora aparecía otra rubia ¡Tratando de arrebatárselo!


    — Shikamaru entremos en esa tienda- señaló la ojiazul.
    — Ya no puedo cargar mas bolsas Ino –le contesta lleno de bolsas en sus manos.
    — ¡Nara! –gritó Sobaku No detrás de ellos.
    — ¿Temari? ¿Qué haces por aquí? –arqueó la ceja dejando caer las bolsas
    — No te interesa el porque –se cruzó de brazos- Creí que odiabas salir de compras-soltó molesta.
    — Es que ella me lo pidió y no podía decirle que no –suspiro recogiendo las bolsas del suelo- ¿Pero porque te molesta tanto que salga de compras problemática? –bufó.
    — ¡Nada! Simplemente… ¡Haz tu vida, vago! –le grito saliendo corriendo.
    El castaño se quedo viendo como se iba aquella rubia gruñendo.
    — Agh. ¿Y ahora que le pasara? – se rasco la nuca bufando.
    — Ya deja el tema Shikamaru, vamos que cerraran las tiendas- Ino lo saco de sus pensamientos y le agarro del brazo empujándolo hacia otra tienda.
    —De acuerdo. Pero es la última Ino-suspiro dejándose llevar por la fuerza de la ojiazul.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Un auto negro muy lujoso paseaba por la calle. El semáforo se puso en rojo y el coche se detuvo. Lo manejaba un muchacho de tez blanca y cabello negro como sus ojos. Marco su teléfono y alguien le contesto del otro lado.

    — ¡Hey Sasuke! ¿Te gustaría hacer algo a la tarde? –le propuso.
    — Perdona Sai, mi hermano me tiene aquí encadenado en casa haciendo labores. Si quieres luego me pasas a buscar y salimos con Karin ¿Te va?
    — Si quieres estar con ella búscate un hotel Sasuke- se burlo de el.
    —Ya cállate –lo regaño- te cortó antes que venga Itachi a mandarme a hacer otra cosa- bufó- Luego te llamo- le cortó, el pelinegro cerro la tapa de su celular y arranco ya que el semáforo estaba en verde.

    Mientras vigilaba los espejos laterales su vista se fijo en una muchacha rubia. Era muy bonita, tenía buen físico que lo lucia mas con la ropa que llevaba y parecía cargar millones de bolsas de sus compras.

    —Vaya, si que es una adicta a las compras pero….es preciosa-murmuro haciendo encender sus mejillas que sobresaltaban por la palidez de su piel.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La Sobaku No corría lo más rápido que podía aguantándose las lágrimas. Había otra chica en la vida de el. ¿A ella le gustaba Shikamaru? La idea parecía ridícula ya que siempre se la pasan peleando pero a pesar de todo lo tomaba como un buen chico y bastante gracioso. ¿Gracioso? Era definitivo. Le gustaba y mucho.

    Se detuvo en seco y limpio las lagrimas que querían brotar de sus ojos. Un coche rojo se detuvo a su lado y salio la pelirosa a abrazarla.

    — ¿Sa-Sakura? –abrió los ojos como platos.
    — Tranquila Temari. Por suerte con mi hermana pasábamos en auto a tomar algo antes de encontrarnos contigo ¿Qué sucede? ¿Por qué estas llorando?-le acaricio la mejilla con la mirada preocupada.
    — Si antes odiaba a Shikamaru, ahora lo odio más- gruñó aferrandose más a los brazos de su amiga.
    —Ven, súbete al auto. Vamos con Shizune a almorzar algo ¿Te parece? – le ofreció tratando de calmarla.
    —Gracias Sakura- le sonríe y ambas suben el coche.

    Shizune arranco a toda velocidad mientras ambas amigas buscaban un buen sitio para comer con la vista.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La castaña daba vueltas en su habitación tratando de decidirse. ¿Iba maquillada o natural? ¿Qué llamaría más la atención de Gaara? ¿Debería usar un conjunto mas osado o con el que eligió estaba bien? Seguía dando vueltas su cabeza mientras ella iba y venia por el dormitorio. Se sentó en la punta de su cama y miro el armario. Quizás si iba de manera más dulce, le quedaría mejor el look.

    Abrió de nuevo las puertas y volvió a rebuscar entre sus tantas prendas colgadas hasta que encontró la perfecta. Un vestido strapless rosa con detalles violeta. Una palabra lo describía. Perfecto.


    Matsuri satisfecha, abrió el cajón del escritorio donde había un enorme espejo y busco en ella una cinta color rosa pastel para colocarse en la cabeza como accesorio.

    Luego se dirigió al baño, se pinto levemente los labios de un tono rosáceo, se marco mas sus pestañas y con el rulero se hizo unos detalles en las puntas de su cabello.

    Se saco sus pantuflas en forma de conejitos blancos, se colocó unas sandalias negras y cogio un bolso del mismo color.

    Su celular vibraba sobre el escritorio una y otra vez. Lo abrió y se encontró con millones de mensajes de sus amigas. Marco el número y llamo a Temari. No contestaba, su número lo mandaba como fuera de servicio. Marco a Sakura quien contestó.

    — ¿Sakura? ¿Qué sucede? Tu mensaje decía urgente
    — Necesitamos una reunión de chicas ¿Crees que puedas estar aquí dentro de quince minutos? Ya la llame a Hinata y esta en camino –preguntó mientras se escuchaba un murmullo detrás de ella.
    — Ok. ¿El mismo lugar que siempre?
    —Si –se escucho la voz asentir y colgó.

    Matsuri abrió la puerta de su habitación, le aviso a su mama y salio corriendo a tomar un taxi. Un coche le paro y se subió a este rápidamente.

    Pasaron un montón de tiendas hasta que llego al parque. Bajo del vehiculo, le pagó al chofer y empezó a caminar por el sendero.

    Este estaba lleno de frondosos árboles y de bancas para sentarse a observar el enorme estanque que estaba en medio del parque.

    Detrás de un árbol, había dos bancas juntas y se encontraban sus amigas sentadas, esperándola.


    — ¡Vaya Matsuri! ¡Estas hermosa! -empezaron a halagarla las chicas.
    — Pensaba salir así a la noche- suspiro caminando vagamente hacia ellas- ¿Qué sucede que me llamaron con tanta prisa?
    — Es Temari. Estaba llorando en la calle- contó la pelirosa apoyando una mano en el hombro de la rubia.
    — ¿Temari, estabas llorando? ¿Qué paso? –se acercó la castaña para abrazarla.
    — Ni lo intentes Matsuri. No nos quiere contar nada –cerro sus ojos la ojiperla suspirando.
    — ¡Y no lo hare! –gruñó la Sobaku No cruzándose de brazos.
    — Ya nos quedo claro Temari-chan –comentó Hinata con una gota en la frente- Deberíamos aprovechar y darle consejos a Matsuri en su cita ¿No creen?
    — Yo puedo darte algunos. Tantas veces que he salido con Kiba me dieron experiencia –dijo con un poco de superioridad la Haruno.
    —Tienen razón. Perdóname Matsuri-chan. Hoy es tu noche –le sonrío- Bueno empezando con tu look creo que esta bien, durante la cita a Gaara le gustaría que no hablases tanto, ya sabes, el no da tema de conversación – Opino la rubia analizándola.
    — Gracias Temari-chan –le devolvió la sonrisa- Ya queda una hora para mi cita- dijo la castaña mirando el reloj de su celular.
    — ¿Quieres que te lleve en limosina, Matsuri-chan? –ofreció la Hyuuga dándole una dulce sonrisa.
    — ¿¡En limosina!?- exclamo Matsuri abriendo su boca sorprendida.
    — Claro. Si vas a una cita, mejor llegar con lujo- le guiño el ojo.
    — Gra-gracias Hinata-chan –hizo una reverencia- Sakura ¿Crees que me puedas dar otro consejo? –hizo una mueca de inseguridad.
    — Claro- Sakura poso su brazo en el hombro de esta- Pero antes necesito contarles algo a antes –suspiro.
    — Cuéntanos –pronunciaron las tres al unísono mirando a la pelirosa con intriga.
    —ok aquí va:
    Ayer volviendo del colegio, baje del autobús de lo muy normal. Empecé a caminar hacia mi casa pero ¿Adivinen quien caminaba en la misma dirección? ¡Sasuke Uchiha! Me empezó a molestar todo el camino hasta que mi enojo me gano y mientras pateaba el suelo me resbale con un charco. Cuando pensé que me caía el me recogió en sus brazos y nuestras caras quedaron muy cercas. Me volvió a molestar sobre que tenía que controlar mi carácter y se echo a reír en mi cara. Clavo su mirada en mí y ya nuestros labios se estaban acercando. Lo aleje bruscamente para que no pasara nada pero se volvió a reír diciéndome que era un roma y que nunca me besaría por ser molesta. Me enoje tanto que quedo la marca de mi mano en su rostro y me salí corriendo hacia mi casa.

    —Con todo ese espectáculo ¿Aun así lo odias? –arqueo una ceja Temari tratando de no reírse.
    — Creo que deberías alejarte de ese Uchiha si te juega ese tipo de bromas –se echo a reír Matsuri.
    — Lo bueno es que no te beso –suspiro Hinata.
    — ¡Gracias por su apoyo! ¡Enserio! –se marco una vena en la cara de la pelirosa.
    — Bueno Sakura pero admite que fue divertido –se burlo la rubia encogiéndose de hombros.
    —Temari… -la ojijade clavo la mirada en esta.
    —Vale, me calmo –la calmo con las manos suspirando.
    —Chicas nos vamos yendo –comentó la Hyuuga despidiéndose.
    — ¡Deséenme suerte! – levanto los brazos la castaña con una sonrisa
    -¡Suerte!- exclamaron al unísono Sakura y Temari.

    Hinata y Matsuri se alejaron de ellas y se encaminaron rumbo a la calle.
    Cuando llegaron una limosina negra con los vidrios polarizados se estaciono junto a ellas. Una mujer rubia con lentes oscuros se bajo del auto y les abrió la puerta
    Matsuri quedo boquiabierta mientras la ojiperla le sonría a la blonda.
    Ambas subieron al coche y este arranco a toda velocidad


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    El Uchiha mayor se encontraba en su mansión, tomando una bebida asomado por el balcón de su habitación. Su celular vibro en el bolsillo de su pantalón, lo saco de este y este contesto.

    — ¿Tenten? ¿Qué sucede? ¿Para que llamas?-preguntó tomando otro sorbo de su gaseosa.
    — Quería confirmar si mañana voy a su casa. Vaya manera de contestar Itachi-sama –suspiro la voz del otro lado.
    — Es que adoro molestar –se echó a reír- pero sí, puedes venir mañana. Mi familia me dijo que te invitara a cenar. Piensan que eres “adorable”- insinúo remarcando adorable.
    — Esta bien. No hacia falta que dijera lo demás-suspiro de nuevo- ¿Y como va su plan para que Sasuke le hable?
    — Por ahora mal. Pero en la cena invitare a Karin y les pediré disculpas a ambos y problema resuelto –coloco el celular pegado entre el cuello y su oreja mientras sacudió sus manos.
    — Muy buena idea. Lo dejo, debo preparar la cena
    — Espera Tenten. ¿Mañana no querrías venir conmigo al parque? Vi que unos chicos hacen deportes y se que adoras el skate- sonrío.
    — ¿En-enserio lo dice? ¡Claro que acepto! Llevare mi skate- dice muy emocionada.
    —Ok bye nos vemos mañana –corto el celular y lo tira en la cama. Escuchó la voz de su madre llamándolo para cenar y bajo al comedor.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    La limosina se detuvo frente al cine. Estaciono junto a la vereda y volvió a bajar la mujer blonda abriéndole la puerta a Matsuri. Esta baja, le agradece a la mujer y le pega una ojeada a la entrada del cine.

    Gaara se encontraba apoyado contra la pared de brazos cruzados vestido con una camisa azul con rayas marrones y unos jean azul oscuro.
    Giro su cabeza lentamente al ver la limosina estacionarse y sus ojos se abrieron como platos al ver quien bajaba de este. Abrió un poco su boca sorprendido y decidió acercarse para saludarla.

    —Gaara-senpai…-murmuro Matsuri bajando su vista avergonzada sosteniendo su bolso con ambas manos.
    — Matsuri…. –dijo aun atónito el pelirrojo.

    preguntas :
    Que les parecio el cap?

    Piensan que debo corregir algo?

    Que habra querido decirle Naruto a Hinata?

    Ino y Shikamaru de compras?

    Que creen que suceda en la cita de Gaara y Matsuri?
     
    • Me gusta Me gusta x 12
  9.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    6959
    Aqui va el siguiente difrutenlo :)

    Capitulo 5 Noches de diversion:

    El pelirrojo miraba de arriba a bajo a su antigua estudiante. Se veía completamente diferente. El vestido que llevaba remarcaba su figura y le daba un estilo bastante dulce. Su leve color de labios los hacia deseosos de besar y sus oscuros ojos se notaban bien marcados por la mascara que tenían.

    Gaara sonrío de lado con un leve rubor y le dio un beso en la mejilla de la castaña en forma de saludo. Esta no pudo evitar sonrojarse más al sentir los labios del pelirrojo que su cara estaba del mismo color del pelo de este.

    Ambos se separaron y entraron al cine. Antes de cruzar la puerta, Matsuri volteo y saludo con la mano a su amiga Hinata que la observaba desde el auto con la ventanilla baja.

    Hinata le devolvió el saludo y le indico al chofer que arrancara. El auto salio disparado al tráfico rumbo a la mansión de la Hyuuga.


    Cuando ya ambos entraron a la enorme sala donde se sacaban los boletos, miraron hacia todos lados sorprendidos por la cantidad de gente que se encontraba comprando las gaseosas y las palomitas.

    — Gaara-senpai, creo que nos vamos a tardar en comprar con la fila que hay –hizo una mueca la castaña.
    — Si quieres tú sacas los boletos y vas a la sala mientras yo compro- metió sus manos en sus bolsillos.
    — ¿Seguro? No quiero dejarte aquí solo haciendo la fila –bajó su mirada.
    — Tranquila –alzó el mentón de esta con su mano- Tú ve y yo iré pronto ¿Ok?
    —De-De acuerdo –asintió y luego comenzó a caminar hacia la boletería mientras el pelirrojo se paró junto a la última persona de la fila.


    Al pasar la media hora Matsuri se encontraba dirigiéndose a la sala. Lo malo es que tendría que buscar a Gaara y darle su boleto para que pudiera pasar por el control de ticket de la entrada hacia las salas. Se volvió a la boletería y buscó con la mirada al Sobaku No.

    Lo buscó un rato largo y no lo pudo divisar. Se volteó y pegó un pequeño salto al encontrarse la pálida cara del pelirrojo mirándola fijamente.

    — ¡Gaara-senpai! Vaya susto que me diste –suspiro llevando su mano a su pecho.
    — Perdona, estaba a punto de llamarte pero estabas concentrada buscando a algo –acomodó la bolsa de palomitas en su brazo mientras cargaba en ambas manos las bebidas.
    — ¿Quieres que te ayude con eso? –se le acercó agarrandole las palomitas.
    — Vamos entonces, tú muestras los tickets ya que tienes las manos disponibles.

    Se dirigieron hacia la entrada, Matsuri mostró sus entradas y el ayudante les indicó hacia donde quedaba su sala. Caminaron un corto tramo y giraron hacia la izquierda que estaban las puertas para entrar. Entraron y la castaña comenzó a buscar asientos disponibles en una buena posición, cuando los encontró le hizo señas al pelirrojo para que la siguiera.

    Al llegar a sus asientos, se sentaron uno junto al otro y acomodaron las palomitas en el medio y las bebidas en el portavasos de cada uno.


    A medida que la película iba avanzando Matsuri se emocionaba más y más con lo que pudiera suceder entre el pelirrojo y ella. Ladeó su cabeza con discreción para observar al ojimarina que se hallaba mirando la película atentamente. Suspiro y siguió viendo el film.

    Gaara en verdad seguía sin creer lo maravillosa que se veía Matsuri con ese atuendo. Era prácticamente otra. Un rubor apareció en su pálido rostro al recordarla bajar del auto. Negó para si mismo con la cabeza. Ella era su mejor amiga, no podía verla con otros ojos solo porque lucia hermosa.

    Bajo la mirada al suelo y luego volteo a ver a la castaña un segundo. Aunque el sintiera algo, ella no le correspondía. Todo el día lo llamaba “¡Gaara-senpai! ¡Gaara-senpai!”. Seguramente solo lo quería como a un hermano mayor. Hizo una mueca y siguió viendo el film. Era inútil considerar todo eso.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    —Oye Sakura…


    Se escucho que rompió el silencio la rubia. La Haruno y ella aun se hallaban en el parque mirando el lago, sentadas ambas en la misma banca.

    — ¿Qué sucede Temari? –enarcó la ceja.
    — Sobre lo de hoy, quiero contarte que sucedió – la rubia fijó su mirada al viento que mecía la copa de los árboles.
    — ¿Es sobre Shikamaru no?
    Ella asintió.
    —Ya veo… ¿Qué sucedió? ¿Fue algo malo? ¿Te dijo algo que te hirió?
    La Sobaku No negó con su cabeza.
    — ¿Entonces…?
    — ¡Lo vi con otra chica Sakura! ¡Tan vago que se lo ve y andaba con otra! –Empezó a sollozar en los brazos de su amiga— ¡Lo odio!
    — Entonces es verdad que te gusta, pensé que solo era una burla de Matsuri. Tranquila –le limpió las lágrimas.
    — Aunque siempre lo este regañando, lo quiero –murmuró ocultando su rostro en el pecho de la ojijade.
    — Deberías confesarte. Al menos aunque tenga novia el sabrá tus sentimientos.
    — ¿Tu crees? –parpadeo varias veces.
    — ¡Claro! Todo el mundo tiene su oportunidad. Ya lo veras –le sonríe.

    Ambas voltearon y abrieron los ojos como platos al ver quien era. Era el Nara que las miraba con el ceño fruncido esperando una respuesta. Temari comenzó a temblar mientras Sakura tartamudeaba buscando que saliera algo de su boca.

    —Hasta que por fin te encuentro problemática- bufó el castaño llevando ambas manos detrás de la cabeza.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La película estaba llegando a su fin. Cuando empezaron los créditos toda la gente se comenzó a levantar de sus asientos para salir de la sala. Matsuri y Gaara se miraron un instante e hicieron lo mismo que los demás.

    Todas las personas que había adentro salieron todas juntas por la puerta causando que se traben allí. La castaña llego a la puerta y empujo a la gente para salir pero esta la movió contra el pecho del pelirrojo dejándolos muy cerca.

    El Sobaku No se sonrojo al acto. Sus corazones latían acelerados y tenían la mirada clavada en el otro. El tiempo se detuvo en ese momento y la atmosfera se convirtió como si se hallaran solos. Matsuri parpadeaba cada medio segundo tratando de procesar lo cerca que estaba del mayor. Pero este volteo hacia otro lado, tomándola por la muñeca para sacarla de esa multitud mientras Matsuri estaba roja a más no poder.


    Al llegar fuera del cine ambos suspiraron y se rieron unos segundos. Luego Gaara clavo la mirada en ella y la volvió a examinar fijamente. Ella era la única persona que lo hacia reír y sentir el deseo de protegerla como si fuera tan frágil como un cristal.

    Lo saco de sus pensamientos gritos de la castaña que lo llamaba una y otra vez tratando de llamarle la atención. Este movió su cabeza de lado a lado y le sonrío.

    — Gaara-senpai, ya es tarde. Tengo que volver a mi casa
    — ¿Quieres que te lleve en moto? –enarcó una ceja.
    — ¡Claro! Solo si gustas claro –golpeo sus dedos índices una y otra vez sonrojada.
    —Entonces vámonos –le hizo señas.

    Ambos caminaron hasta el aparcamiento que se hallaba casi vacío salvo que había un par de coches y unas motos. Todo estaba tan oscuro que apenas se veía la sombra de los vehículos.

    El pelirrojo hizo sonar la alarma de su moto, se subió en ella y metió la llave en la herradura de esta.

    — Ven súbete Matsuri, pero vas a tener que sujetarte bien fuerte porque iremos rápido. No quiero dejarte tarde en casa.

    Esta sola asintió y acepto el casco que le ofrecía el pelirrojo mientras se subía a la moto. El Sobaku No arranco tan fuerte que obligo a la castaña a sujetarse de la cintura de este.

    Luego de unos diez minutos se hallaba Gaara estacionando su moto en la calle frente a la casa de Matsuri. La castaña bajo, le entrego el casco a el y rebusco en su pequeño bolso la llave de su hogar.

    — Muchas gracias por haberme traído Gaara-senpai –hizo una leve reverencia.
    —Enserio no hay de que- se encogió de brazos.
    — Ojala se vuelva a repetir –le sonrío sosteniendo las llaves en su mano.
    — Creo que deberíamos hacer otra cosa en vez de ver una película así –rodó los ojos.
    — Yo ame esa película. Era demasiado linda –lloro en forma de cascadita.
    — Para ti solamente – se bajo de la moto y se acerco lentamente a la castaña- Nos veremos pronto entonces, las iré a visitar a Temari y a ti ¿Ok? – La saludó en la mejilla y se volvió a colocar el casco.
    —Cla-claro- tartamudeó sonrojada, haciéndole señas.

    Este arranco y se fue alejando de la vista de la castaña. Esta entro a su casa y se dirigió a su habitación a sacarse los zapatos que ya le estaban haciendo doler los pies. Se lanzó sobre su cama sonriente y agradeciéndole a Temari por una noche inolvidable.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Al día siguiente el sol seguía brillando alto en el cielo. A pesar de ser temporada de lluvias el fin de semana se encontraba excelente. Las cuatro amigas decidieron, para aprovechar el día, ir de picnic a su parque favorito.

    En la mansión Hyuuga, Hinata preparaba una cesta llena de sándwiches y unos dulces que había preparado ella misma unas horas atrás. Estaba tan contenta. Su corazón latía alterado al recordar la sonrisa de aquel rubio. Algo de el la había cautivado de tal forma que de sólo pensar en este se sonrojaba.

    Termino de guardar las últimas cosas y cerro la cesta. Volteó y para su sorpresa estaba el muy agradable de su primo mirándola extrañado. Este era de estatura media, de tez pálida, con el cabello castaño oscuro largo atado en una coleta baja y los ojos color perla como ella. La peliazual le dedico una sonrisa y dejo la cesta en la encimera.

    — Muy buenos días Neji-niisan ¿Qué te trae por aquí?
    — Buenos días-sonrío- Vine porque su padre me mando a llamar- hizo una mueca- ¿Y usted a donde va Hinata-sama?
    —Voy a ir de picnic con unas amigas al mismo sitio que sueles ir a hacer skate-recogió la cesta entre sus brazos.
    — ¿Quiere que la acompañe?-sonrío de lado.
    — Cla-claro Neji-niisan aunque pensaba ir en autobús –suspiro.
    — Entonces iremos así. Yo tampoco quiero preguntarle a su padre si nos presta el auto –también soltó un respiro.
    — De acuerdo –le sonrío.


    Ambos salieron de la gran mansión y caminaron unas calles hasta llegar a la parada. Se sentaron en los asientos de ahí a conversar mientras esperaban. A los diez minutos llego un transporte y se subieron.

    Hinata iba mirando el maravilloso paisaje mientras iba recordando como se veía todo bajo la lluvia desde el asiento trasero de la bicicleta del Uzumaki. Se sonrojo de tal manera que su primo le hizo aire con la mano mientras le preguntaba que sucedía. Esta sólo se limito a reírse nerviosamente sin comentar nada.

    El autobús se detuvo y ambos Hyuuga bajaron en el parque.

    El clima estaba maravilloso. La temperatura era agradable, el viento refrescante y la armonía que emanaba el parque te hacia sentir bien. Los montones de árboles que cubrían la mayoría del parque lo adornaba de tal forma que lo hacia un sitio tranquilo y relajante junto al lago que se hallaba en medio.

    Hinata respiro profundamente el aire puro y comenzó a caminar junto a su primo. Al llegar al comienzo del camino que seguía hasta el lago, el Hyuuga se detuvo en seco.

    — Hasta aquí la acompaño Hinata-sama. Yo me iré a la zona de deportes. Que la pase bien –hizo una reverencia dedicándole una sonrisa.
    —Gracias Neji-niisan, que tu también la pases bien –lo saludó con la mano y se dirigió a la zona preferida por sus amigas.

    La ojiperla a lo lejos diviso a sus amigas sentadas en el suelo sobre una manta charlando animadamente. Cuando se acercaba les sonrío a todas.


    — ¡Hasta que por fin llegas Hinata! –Bufó la rubia- Me estaba agarrando mucha hambre-lloró en forma de cascadita.
    — Eres igual que Kankuro cuando te pones así Temari –la miro desafiante la pelirosa con una vena en su frente.
    — Buenos días Hinata-chan –la saludó la castaña sonriente.
    — Agh, ya cállate Sakura – giro su cabeza la blonda, cruzándose de brazos molesta- Bueno ya ¡Que empiece el picnic!

    Hinata se sentó a un lado de Matsuri y coloco la cesta en medio de las cuatro.

    — ¡Buen provecho! –exclamaron las cuatro al unísono.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La castaña con el cabello atado en dos chonguitos iba caminando por el parque buscando con la mirada a cierto pelinegro. Suspiro al ver que no lo hallaba. Al estar prestando atención a otro sitio choco con otra persona cayendo al suelo. Se sobo su espalda y al alzar su vista quedo perpleja al ver al guapo chico en frente de ella.

    Parpadeo varias veces tratando de asimilar si era cierto. Este muy amablemente le tendió su mano. Ella acepto y se levanto del suelo. El muchacho solo pidió disculpas y salio corriendo de allí hacia la pista de skate. Además de ser muy lindo también hacia el mismo deporte que ella.

    Tenten siguió con la mirada aquel chico hasta que se alejo. Había quedado impresionada. Alguien la llamo por la espalda y pego un pequeño salto al ver quien era. El Uchiha la miraba con una sonrisa picara, divertido de asustarla.

    — ¡Itachi-sama! Siempre asustándome –suspiro.
    — Perdona pero es muy divertido molestarte- se echo a reír.
    — Hmp- infló sus mejillas infantilmente.
    — No sabia que andabas por ahí mirando chicos –le guiñó el ojo.
    — ¡N-no es cierto! –se sonrojo.
    — ¿Entonces como explicas que te le quedaste viendo como babosa a ese chico? –se formo una sonrisa torcida en su rostro.
    — Agh. ¡Ya vámonos Itachi-sama! Usted me trajo para comer ¿o que? –arqueó una ceja, molesta.
    —De acuerdo. Busquemos sombra bajo un árbol y comamos-le ofreció mostrándole la pequeña cesta que llevaba en sus manos.

    Caminaron unos pasos hasta llegar a un gran árbol frondoso en el cual se sentaron y prepararon todo para sentarse debajo de este.

    El Uchiha miraba entretenido como la castaña sacaba todo de la cesta. El realmente la quería como la hermana menor que nunca tuvo. Además que lo ayudaba en la organización de sus tareas, como si fuera su secretaria. Y ella era extraordinariamente amable y comprensible, a pesar de su mal carácter, con el.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    En la casa de los Uzumaki. De dos pisos y pintada de un alegre color amarillo se hallaba el rubio de hermosos ojos azules limpiando su habitación. Esta estaba pintada toda de naranja con millones de pósters de modelos conocidas, jugadores de futbol y grupos de rock en las paredes.

    Guardó su uniforme, ya planchado, de la escuela en el armario y barrió el último lugar de su pieza. Se tiro en su cama totalmente cansado pero interrumpió su descanso la vibración de su celular.

    Lo agarro de la mesa junto a su camastro y atendió.

    — Moshi moshi- saludó el rubio volviéndose a acostar.
    — ¡Hey Naruto! ¿Qué tal? ¡Soy yo Kiba! Estaba pensando ir con Shino, Chouji y Shikamaru a algún lado ¿Te apuntas?- preguntó muy animado el Inuzuka.
    Se levantó de golpe de la cama — ¡Claro dattebyo! ¿A dónde iremos?
    — A los videojuegos del centro. Tenemos ganas de hacer unos retos –se rió triunfante- Nos vemos allí dentro de una hora. Adiós.
    — ¡Claro ahí estaré! –colgó el Uzumaki corriendo a cambiarse la ropa.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    En la gran mansión Uchiha se preparaba Sasuke para salir con su mejor amigo Sai a los videojuegos. Después de la duras semanas de iniciación en el colegio necesitaba una distracción además no aguantaba cruzarse con su hermano mayor, Itachi.

    Bajo las escaleras rápidamente hacia la cocina donde se encontraba su madre preparando el almuerzo. Era una mujer de estatura media, de cabello oscuro atado en una coleta baja, vestida con una camiseta roja manga corta y unos pantalones gastados azules que los cubría un delantal negro.

    — Buenos días madre –la saludó abriendo la heladera y sacando una manzana.
    — Muy buenos días Sasuke ¿A dónde planeas ir? – le preguntó mientras cortaba unas verduras.
    — Voy a salir con Sai a la cuidad –se sentó en la gran mesada de mármol que estaba en medio de la cocina y mordió su manzana.
    — ¿Quieres llevarte el auto? Tu padre se fue a una reunión de negocios y lo dejo en casa- abrió la canilla y dejo correr el agua en el lavadero mientras limpiaba las frutas.
    — No es necesario. Sai me pasara a buscar. Ya sabes, le gusta lucir su Mercedes negro –Insinúo rodando los ojos- Bueno ya me voy- se bajó de la mesada- Nos vemos ma –la saludó con un beso en la mejilla y se alejo de la cocina.
    — Hay veces que no entiendo como puede ser tan bueno sólo conmigo y Sai –suspiro mientras seguía preparando la comida.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    El Uzumaki se acercó animadamente a la sala donde se hallaba su padre, un hombre alto, de cabello alborotado rubio y con unos semblantes ojos azules leyendo un libro sentado junto a su madre de cabello rojizo largo hasta la cintura y con el mismo color de ojos que los otros dos.

    — Papá, mama, saldré a la cuidad. Volveré en un rato largo. ¡No me extrañen! –los saludó con su sonrisa tan característica.
    — ¡Naruto no regreses tarde y pórtate bien! –le alcanzó gritar Kushina mirando como se iba apresurado su hijo cerrando la puerta principal con brusquedad.
    — Tranquila cariño. El va a estar bien, no seas tan sobre protectora –la calmó el rubio mayor acariciándole la cabeza.
    — Lo se Minato, pero siempre termina metiéndose en peleas y ya sabes –suspiro.
    — Vamos a preparar el almuerzo ¿Que te parece?
    — Claro –ambos se dieron un corto beso y se dirigieron a la cocina.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Kiba, Shino, Chouji y Shikamaru ya estaban dentro de “Konoha’s Games”. El lugar mas conocido de la cuidad donde se podía encontrar todo tipo de videojuegos para viciar un rato.

    Estaba lleno de maquinas. Había algunos con los asientos y los volantes para los juegos de carreras, otros con la moto y la pantalla adelante para la simulación como si estuvieras realmente andando

    Otros tenían armas para competir en una sala virtual de disparos, también con espadas, guitarras o pantallas gigantes con tableros delante de ellas para jugar a los juegos clásicos.

    — ¿Por cual juego empezamos chicos? –planteó el castaño de rasgos perrunos con una enorme sonrisa.
    — Hay tantos que ya me dieron sueño de solo verlos. –se quejó el Nara bostezando.
    — Vayamos al de la realidad virtual – ofreció el muchacho regordete con unos pequeños círculos en sus mejillas comiendo un chocolate.
    — Mejor al de disparos- comentó el chico con capucha y lentes de sol oscuros.
    — ¡Aquí nadie empieza sin mi dattebyo! –se oyó una voz gritar detrás de ellos, enfadado.

    Todos voltearon y apareció una gota en su frente al ver al Uzumaki mirándolos, enojado.

    — Nee Naruto, hasta que por fin llegas –se cruzó de brazos el Inuzuka.
    — Tarde por que vine en bicicleta- lloró en forma de cascadita- ¿Y quien es esa?-enarcó una ceja señalando a la blonda junto a Shikamaru.
    — Es la mejor amiga de la infancia de Shikamaru y Chouji, se llama Ino –suspiro Kiba- Quiso venir y no pudimos negarnos –ladeó la cabeza.
    — Solo vine a observar, tranquilos, no jugare con ustedes –Les guiñó el ojo- Yo opino que vayan a los videojuegos de autos que ahora están disponibles- señaló con su dedo los asientos de estos.
    — ¡De acuerdo! – los cinco chicos asintieron mientras la rubia se coloco entre los asientos del Akimichi y el Nara.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


    El Mercedes Benz negro rodaba en la calle hasta que se detuvo por el semáforo en rojo. En el asiento de piloto iba Sai y en el de copiloto Sasuke que iba con el brazo apoyado en la ventanilla mientras miraba fijamente por esta.

    El chico de tez blanca encendió su estereo lujoso de muchos colores fluorescentes y subió el volumen a todo lo que daba.


    — Sai ¿Le puedes bajar a esa maldita música? –gruñó el azabache.
    — Vamos Sasuke, es rock, no puedes cambiar los clásicos –bufó- Oye mira, ¿No es esa Karin?

    Señaló a la pelirroja de lentes con el cabello largo cortado en puntas caminando junto a un chico de cabello blanco y a otro de pelo anaranjado llevando muchas bolsas mientras cruzaba la calle.

    —Si, se ve que salio con sus amigos Juugo y Suigetsu –miró hacia otro lado.
    — Creo que si realmente es tu novia no deberías dejarla que ande con otros chicos – El pelinegro arrancó al semáforo ponerse en verde.
    — Déjala, suficiente con que sabe que no la quiero como ella a mí para andar restringiéndole esas cosas –rodó los ojos.
    — Entonces ¿Andas interesado en otra chica? –bromeó girando a la izquierda de la siguiente calle.
    — Claro que no, no soy tan baboso como tu –se echó a reír- Ya vas a encontrar una chica con la que iras de enserio y veremos.
    — No creo que pase –murmuró deteniendo el coche- Bien llegamos.
    — Se ve que hay bastante gente – comento observando el entrar y salir de adolescentes.
    — Vamos Sasuke, entremos –abrió la puerta del coche y después salio el azabache.

    Sai cerró el auto y prendió la alarma. Ambos entraron al local de videojuegos y había mucha gente acumulada en el lugar.

    Ambos chicos siguieron caminando hasta llegar a los simuladores de carreras y para su sorpresa estaban quienes menos se esperaban.

    Sasuke clavo su mirada en el castaño con las marca rojas en su mejilla y al rubio.

    — ¿Por qué rayos están ustedes aquí? –gruñó el Uchiha haciendo voltear a Kiba y a Naruto por su grito.
    — ¿Uchiha? Agh. Todo se va a echar a perder por tu culpa- bufó el Inuzuka volviendo a mirar la pantalla.
    — Sasuke mejor vete a otro lado, estamos jugando aquí ¿Sabes?-insinúo el Uzumaki girando bruscamente el volante.
    — Ya veras…-empuñó su mano el azabache.
    — Sasuke-kun ¿Te puedo llamar así no? Hay unos juegos mejores por allá, déjanos tranquilos, vinimos a relajarnos todos ¿O no? –se interpuso la blonda.
    — Pero si tu eres la chica que vi paseando ayer…-murmuró Sai abriendo los ojos como platos.
    — Disculpa ¿Te conozco?-enarcó una ceja la Yamanaka.
    — Claro que no, pero ayer te vi por el espejo retrovisor de mi auto y me pareciste muy linda –soltó con su sonrisa falsa típica.
    — Vale, nos vamos Sai, en verdad no quiero provocar una pelea aquí –bufó agarrándolo por la camisa a su mejor amigo y llevándolo a otro sector de maquinas.
    — ¿Yo, linda? – se pregunto a si misma intrigada por el comentario del pelinegro.
    — ¡Hey Ino! ¡Presta atención aquí que ya terminamos la carrera!- gritó Naruto.
    — L-lo siento, no lo note –se disculpo toda sonrojada.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    — Entonces ¿Cómo salio todo con mi hermano, Matsuri? –pregunto la Sobaku No con una sonrisa picara en el rostro.

    Las cuatro chicas ya habían terminado de almorzar y se encontraban comiendo los dulces hechos por Hinata. Aunque parecieran minutos llevaban horas hablando entre ellas y mientras, comían a bocados la comida.

    La cesta de la Hyuuga estaba vacía y tirada a un lado y la manta solo estaba cubierta de las migas de los sándwiches.

    Matsuri estaba acostada sosteniendo su cabeza con su brazo. Sakura y Temari estaban de cuclillas mientras Hinata estaba sentada abrazando sus rodillas.

    — Etto….No paso nada –bajó su vista avergonzada.
    — ¡No mientas Matsuri! Algo tuvo que haber pasado si estaban ustedes solos – se encogió de brazos la Haruno comiendo otro bocado.
    — Bueno puedo decir que si que me miraba, creo que fui demasiado extravagante para el –lloró en forma de cascadita- y Después por culpa de la gente nos atoramos en las puertas de la sala y quedamos a un centímetro de distancia y creo que se sonrojo, no estoy segura – a medida que contaba lo sucedido iba apareciendo un leve rubor en sus mejillas.
    — ¡Matsuri! ¡Tendrías que haberte acercado mas a el! –la regañó la rubia.
    — Además Matsuri-chan, estabas hermosa, cualquier chico te hubiera volteado a ver, creo que fuiste muy bien vestida – apoyó a su amiga la ojiperla con una sonrisa.
    — ¿Lo ves? Seguro lo dejaste todo muerto por ti –se cruzó de brazos la ojijade.
    — ¡Chicas, no digan esas cosas! –cerro sus ojos aun mas ruborizada.


    El sol comenzó a bajar rumbo al ocaso y las chicas seguían charlando animadamente. Sakura giro la cabeza hacia el lago y lo miro pensativa. Su celular empezó a sonar pero no reacciono hasta que comenzó el tono especial que indicaba que era su novio.

    — Hola Kiba ¿Qué sucede?
    — ¿Qué querrá Kiba a esta hora? –rodó los ojos Temari.
    — ¡Sakura! ¿Quieres venir con tus amigas a los videojuegos? Aquí hay pool y ya sabes que significa – se escuchó a la voz del otro lado reír victoriosa.
    — De acuerdo, les preguntare, yo seguro voy, nos vemos allá. Adiós –colgó el teléfono y suspiro- Chicas ¿Quieren ir a una noche de pool?
    — Lo siento, yo no puedo. Tengo que hacer la cena porque mi hermano trabaja- hizo una mueca la Sobaku No.
    — Y yo ayer ya volví tarde a mi casa y tengo que ayudar a mi mama-suspiro Matsuri.
    — Yo si puedo, si vuelvo con mi primo mi padre no tendrá ningún problema –sonrío la Hyuuga.
    — Entonces las acompañaremos al local y nos volvemos a nuestras casas –Matsuri se levantó y sacudió sus rodillas.
    — ¡De acuerdo! ¡Vamos!-exclamaron las tres chicas restantes levantándose del suelo.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-



    — Oye Sai ¿Me explicas eso de que andas mirando chicas por el espejo retrovisor de tu auto? –preguntó con tono burlón el Uchiha.


    Ambos amigos estaban sentados en la cafetería dentro del local tomando una refrescante gaseosa grande y unas hamburguesas.

    — Es que me pareció muy linda- murmuró el pelinegro sonrojándose.
    — Sabía que eras un baboso pero no que tenias tan buen gusto –se río.
    — Igual, es mía, yo la vi primero –suspiro.
    — Tranquilo, no es mi tipo, además ¿Cuantas veces te tengo que repetir que yo salgo con Karin?-reiteró.
    —No lo se-se encogió de hombros- Yo vi a Karin salir con otros dos chicos ¡Sasuke, cuida a tu chica! –lo regaño.
    — Que ella haga lo que quiera –rodó los ojos- Solo hay que tener en cuenta que salgo con ella y ya –soltó un respiro- ¿Sabes? Me olvide contarte que me encontré con aquella rosita – una pequeña sonrisa figuro en su rostro.
    — ¿Enserio? Seguro le habrás hecho una broma ¿No? Es muy de tu estilo hacer ese tipo de cosas –tomó un sorbo de su vaso.
    — Si, fingí que la iba a besar, pero lo malo es que realmente quería hacerlo- bajo su mirada a su vaso.
    — ¡Hey! Ya te dije que tiene novio y ya viste que es bien celoso, no te metas con ella
    — Eso hare, tranquilo hombre – resopló.
    — Yo necesito hablar con esa rubia, al menos pedirle su número de teléfono-mordió sus labios.
    — Y ve ¿Qué esperas? ¿Qué salga con otro tipo? Después me dices que no cuido a mi chica-se cruzo de brazos.

    Este le lanzo una mirada asesina y se levanto del asiento. Salio de la cafetería y comenzó a caminar entre los maquinas buscando con la mirada a aquella chica.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Sakura y Hinata bajaron del autobús y voltearon a saludar a sus amigas que se encontraban arriba para seguir su camino. Se devolvieron el saludo y entraron al local.

    Al apenas abrir la puerta todos los chicos voltearon a verlas con los ojos como platos y la boca abierta de par a par. En especial, miraban a Hinata que a pesar de ser tan tímida, su físico era de envidiar y llamaba demasiado la atención para su gusto.

    Siguieron caminando ignorando los comentarios y silbidos de los chicos y Sakura divisó la cabeza de su novio que sobresalía del asiento.

    A Hinata se le subieron los colores a la cara al ver al Uzumaki tan entretenido jugando a las carreras. A su parecer se veía como todo un piloto de carreras real.

    Todos se empezaron a gritar alterados entre ellos porque estaban llegando a su última vuelta. Ino soltaba una que otra porra para Shikamaru o Chouji mientras Sakura y Hinata miraban extrañadas la escena.

    Kiba y Naruto estaban compitiendo por el primer lugar, Shino venia detrás de ellos tratando de adelantarse, Shikamaru y Chouji peleaban por el segundo o tercer lugar. Eran increíbles los insultos que se lanzaban para desconcentrar al otro pero ninguno se rendía.

    Quedaban treinta segundo en el reloj, Kiba y Naruto iban mano a mano pero de un codazo, a modo de reacción automática, el Uzumaki movió el volante del Inuzuka haciéndolo derrapar a la izquierda y se convirtió en el ganador. Shino logró llegar segundo y Chouji que aunque iba comiendo un paquete de papas fritas quedo en tercero ganándole a Shikamaru.

    — ¡Eres imposible Naruto! ¡Ganaste por trampa! –le gritó muy enojado el Inuzuka haciendo aparecer una gota en la frente del rubio.
    — Enserio perdona, estaba tan concentrado como si manejara de verdad y me deje llevar –se rasco la nuca.
    — ¿Ustedes pueden creer que Chouji me gano aun cuando estaba comiendo? ¡Todo esto es tan problemático! –bufó el Nara levantándose del lugar.
    — Vayamos por unas bebidas. Ya llevamos tres carreras seguidas y fue demasiado –ofreció el Aburame.
    — ¡Yo invito! –exclamó la blonda.
    — ¿Enserio Ino-chan? –apareció una luz en los ojos de Naruto.

    Sakura y Hinata se sentían pintadas al óleo por la indiferencia de los demás. La ojijade aclaro su garganta y todos voltearon a verlas y se empezaron a reír nerviosos pidiendo disculpas.

    — ¿Frente de marquesina? ¿Eres tú? ¡Vaya, mira que encontrarte aquí es demasiada casualidad! – le hablo la Yamanaka muy animada.
    — ¿Ino- puerca? Si es demasiado, hace años que no te veo, desde que te cambiaste en segundo grado de primaria- la abrazó la Haruno.
    — ¿Se conocen? –enarcó una ceja Shimakaru.
    — ¡Claro! –contestaron ambas al unísono y luego se sonrieron.
    — Bueno ya que están aquí, también las invito a ustedes. Tengo suficiente dinero para invitar una ronda a todos –sonrío de oreja a oreja.
    — Ino, que no se te olvide que después tu mama no te va a dejar comprar ropa a montones- se acercó el Nara y le susurro al oído.
    — ¿¡Que!? – pego un grito que retumbo en todo el lugar tirandose al suelo de cuclillas llorando en forma de cascadita.
    — ¿Qué le sucede? –preguntaron todos con una gota en su frente.
    — Es que es adicta a las compras –suspiro- Bueno Ino ya que dices, vamos a tomar algo.
    — ¡Shikamaru-kun! –lo miró amenazante.
    — Todos pagaremos lo mínimo. Tranquila –agito las manos, tratando de persuadirla.
    — Vaya Ino sigues con el mismo carácter de siempre –se rió Sakura.
    —Lo se, bueno ya vamos a beber algo antes que se haga tarde –alzó el brazo sonriente la ojiazul y todos apoyaron su idea.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Itachi y Tenten caminaban rumbo a la mansión del Uchiha hablando alegremente entre ellos. Aunque cierta castaña no podía quitarse de la cabeza la imagen de aquel ojiperla guapo.

    Tal vez era amor a primera vista, pero era demasiado lindo para ser real. Quizas de tanto buscar a su senpai se le nublo la vista y se topo con otro chico pero recordó su dulce voz pidiendo disculpas, se sonrojo y trato de ocultarlo.

    El pelinegro le iba contando a la muchacha de chonguitos sobre la última salida con sus amigos de Akatsuki. El grupo que habían formado dentro de la escuela en el cual todos eran muy buenos amigos.

    Akatsuki estaba conformado por Pein, el líder y fundador del grupo de cabello anaranjado y unos pircings en la nariz, Konan, la novia del líder, de cabello azul corto con un pequeño rodete atado con una clavija de flores. El vicepresidente o el segundo al mando, Tobi, un muchacho de cabello castaño que llevaba unos lentes especiales que le tapaban el ojo izquierdo.

    Le seguía el, Itachi. Luego Deidara, un chico alto, rubio y de cabello largo sujeto en una coleta y un mechón que le tapaba un ojo. Penúltimo Sasori, de cabello rojo alborotado con un rostro perfectamente cuidado, como si fuera de porcelana y por ultimo Hidan, mejor amigo de Konan y de pelo gris.


    El Uchiha suspiro al llegar por fin a su casa. Lamentaba no haber usado el auto pero no tenia ni la menor idea de que su padre no se lo llevaría al trabajo.

    Tenten solo se rió y este también. Saco las llaves de su bolsillo y abrió la puerta lentamente. A lo lejos apenas se escuchaba el sonido de picar verduras con el cuchillo desde la cocina.

    — ¿Lista para cenar?-le propuso sonriente.
    — ¡Claro Itachi-sama! –se arremangó las mangas.
    — Espera aquí, que le aviso a mi madre que vamos a cocinar- Se giró hacia la dirección de la cocina pero la castaña lo sostuvo del brazo.
    — ¿No le iba a avisar también a Sasuke y a su novia?-frunció el ceño extrañada.
    — Si, pero me avisaron que salio con su amigo y seguro volverán tarde, así que solo cenaremos nosotros. ¿Quieres hacer una cena al estilo china?
    — No veo porque no –Le sonrío.
    —Entonces espera aquí un instante-le devolvió la sonrisa y desapareció de allí.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Todos se encontraban festejando en el bar. Sakura, Hinata, Ino, Kiba, Naruto, Shikamaru, Shino y Chouji estaban sentados todos en la misma mesa cada uno con su vaso de gaseosa y comiendo una porción de la enorme pizza que habían pedido.

    Se echaban a reír con una que otra tontería que soltaba el rubio. Era la noche perfecta llena de diversión aunque no para el Uchiha menor.

    Aun seguía sentado en la mesa, comiendo otra hamburguesa, esperando que volviera su amigo

    Al estar esperando vente minutos se asomo su amigo por la puerta con su típica sonrisa falsa y se sentó a su lado un poco decepcionado.

    — No pude hallarla y busque por todo el lugar – Se echo a acostar sobre la mesa.
    — Ten paciencia Sai, si estaba con ese grupo seguro que van a comer algo aquí y la encontraras entre ellos.

    Este parpadeó varias veces sorprendido por la deducción de su amigo y volteó bruscamente al escuchar la voz de la femenina.

    Era ella. Esa rubia que desde ayer no salía de su cabeza. Aunque era un poco pervertido de su parte solo mirarla por su belleza también le había gustado su personalidad firme y segura.

    — Bueno chicos, se esta haciendo tarde y la mayoría tiene escuela, así que me imagino que ya nos iremos yendo ¿No? –se levanto la rubia de su silla tomando de un sorbo lo ultimo que le quedaba a su vaso.
    — Te acompaño Ino-chan – planteó la pelirrosa parándose junto a ella- ¿Qué harás Hinata? ¿No dijiste que te acompañaba tu primo?
    — Parece que solo hara una distracción para que llegue a mi casa sin que nadie lo note pero no puede pasarme a buscar –cerro la tapa de su celular desconcertada.
    — Bueno nos vamos yendo nosotros –dijo Shikamaru por parte de Chouji y Shino- Nos veremos mañana en la escuela, adiós a todos.
    El Akimichi agito la mano despidiéndose mientras comía una barra de cereales.

    Sakura e Ino se despidieron también y tomaron el autobús juntas. Así se fueron yendo todos dejando a Hinata y a Naruto solos.

    — Hinata-chan, ya es de noche, creo que si vas sola no es buena idea. Si quieres puedo acompañarte-le sonrío.
    — ¿A-acompañarme? – tartamudeó sonrojada abriendo los ojos como platos.

    Preguntas:

    Que les apareció el cap?

    Algún error?

    Como creen que fue la cita de Matsuri y Gaara en el cine?

    Sai interesado en Ino? Y Sasuke con ganas de besar a Sakura?

    Que sucederá con Naruto y Hinata?
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  10.  
    Hina-chan

    Hina-chan Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    21 Febrero 2012
    Mensajes:
    6
    Puntos en trofeos:
    3
    Kyaa!! ^///^ Me encanta tu fic! recien lo termine de leer todo y me encanta :3 Me encanto este capitulo fue muy emocionante n.n

    Bueno ahora van las preguntas:

    Que les apareció el cap?
    Como ya dije me encanto! escribis muy lindo y le pones un suspenso emocionante a las cosas qe me encanta ^^
    Algún error?
    Vi algunos errores de ortografia pero nada del otro mundo xD
    Como creen que fue la cita de Matsuri y Gaara en el cine?
    Fue mi parte favorita :3 (amo esta pareja) Aunque no paso nada oficial, los pensamientos actuaron solos y eso es lo que importa
    Sai interesado en Ino? Y Sasuke con ganas de besar a Sakura?
    Ohh esta pareja me gusta mucho (como el GxM y el NxH) y espero que pase algo, e.e quiero saber lo que va a pasar con Sasuke
    Que sucederá con Naruto y Hinata?
    Espero que pase algo xq sino me muero :confused: nah joda pero de verdad lo espero
     
  11.  
    Belu-chan

    Belu-chan Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    7 Mayo 2011
    Mensajes:
    54
    Puntos en trofeos:
    18
    Algún error?
    mmm... algunos signos de puntuación y te comiste algunas letras
    Como creen que fue la cita de Matsuri y Gaara en el cine?
    oiiig muy tierna
    Sai interesado en Ino? Y Sasuke con ganas de besar a Sakura?
    la mejor parte
    Que sucederá con Naruto y Hinata?
    Beso *.*
    Hola como va?
    bueno tu ficc me encanata .
    Me podrias avisar de la conti gracias.
    atte: Belu♥
     
  12.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5124
    Muchas graciaas por leerme a todos ! :) aqui va el cap difrutenlo n.n

    Capitulo 6 Las rubias traen problemas:

    La luna brillaba hermosamente esa noche. Ambos jóvenes caminaban por un camino que atravesaba el parque y que terminaba cerca del hogar de la Hyuuga.

    El parque estaba llenos de faroles que iluminaban a su alrededor y en las sombras se veían luciérnagas en grandes grupos adornando las copas de los árboles.

    — ¡Y entonces estábamos Kiba y yo peleando en la consola por tercera vez, íbamos mano a mano y de un golpe lo mande a volar lejos y al fin gane! – carcajeó alzando los brazos.
    — Eres increíble Naruto-kun –río tímidamente- Siempre que fallas en algo, vuelves a intentarlo ¡Nunca pierdes la fe y te esfuerzas aunque te lleve tiempo en conseguirlo! –golpeo sus dedos índices una y otra vez.
    — ¡Gracias Hinata-chan! ¡Nunca antes me habían dicho algo así! ¿Sabes? ¡Me gustan mucho las personas como tu!- le dedicó una sonrisa.
    — ¿Co-como yo? –tartamudeó, balanceadose a punto de desmayarse.

    Hinata siguió caminando al lado del Uzumaki con la cabeza gacha sonrojada al extremo.

    — Na-Naruto-kun, puedo ir sola desde aquí. Gracias acompañarme-le sonrío.
    — Espera…-le sostuvo la mano y la miró directamente a los ojos.

    Los corazones de ambos empezaron a latir acelerados. Sus miradas estaban entrelazadas y un sonrojo cubría el rostro de los dos.

    Se sintió caer unas gotas en los hombros de ellos y luego empezó a llover fuerte. Ambos seguían quietos mirándose.

    — No es nada - sacudió cabeza- , nos vemos mañana- le sonrío y se alejó de allí, volteando antes a saludar a la ojiperla con la mano.

    — ¿Me habrá querido decir algo? –murmuró para si mirando como se alejaba el rubio y entro a la mansión toda mojada.


    Subió a su alcoba y se dio una ducha de agua caliente para acostarse a dormir. Habían pasado demasiadas cosas esa noche y necesitaba un dulce sueño reparador para pensar bien en lo sucedido.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Estaban metidos en el Mercedes Benz de Sai, Sasuke y el volviendo del local de videojuegos. El Uchiha era llevado por su mejor amigo para que lo dejara sólo a unas calles de su casa.

    Sasuke iba mirando por la ventanilla aburrido mientras escuchaba a Sai quejarse sobre que no había podido volver a hablar con aquella chica.

    El auto negro se detuvo en una esquina y el Uchiha abrió los ojos atónito al ver a la pelirosa y a la blonda caminando juntas hacia su casa.

    — Sasuke, aquí te dejo -avisó a su amigo que no reaccionaba-¿Qué sucede?
    — Ahí esta la chica que estabas buscando –señalo por la ventanilla- Y parece que se esta mojando demasiado con esta lluvia.
    — ¿Qué te parece si las llevamos? Me puedo hacer un tiempo y dejarte a ti también.
    — Ni lo intentes. Yo no pienso ir en el mismo auto que esa rosita- se cruzó de brazos.
    — Vamos Sasuke, se están mojando mucho y pescaran un resfriado. A menos que te guste Sakura y la quieras evitar claro –insinúo sonriendo pícaramente.
    — ¡Ya callate! – Masculló- Dejalas entrar, es tu auto al fin al cabo –rodó los ojos.

    El coche avanzó unos metros y paro cerca de las chicas. Ambas se detuvieron y trataron ver a través de los vidrios quien era. Sakura gruñó por sus adentros al ver al causante de sus enojos. Sasuke Uchiha con su mejor amigo. Puso los ojos en blanco y siguió caminando pero volteo al ver que su vieja amiga de la infancia no la seguía.

    — Vámonos Ino-puerca, esos chicos son problemáticos.
    — Tengo frío y estoy completamente mojada. Si me ofrecen llevarme, voy a aceptar con gusto- se abrazó a si misma y luego golpeó el vidrio del acompañante- Hola chicos ¿Qué tal? ¿Creen que nos puedan acercar? Solo estamos a unas calles.
    — Claro, suban. De hecho pensábamos invitarlas a que vayan con nosotros –sonrío el pelinegro falsamente.
    — ¡Pero si eres ese pervertido de los videojuegos!-exclamó la blonda.
    — ¿Pervertido? –preguntó este con una gota en su frente.
    — Ino, vamos –la jaló del brazo Sakura.
    — Vaya, miren que trajo la lluvia. Pero si eres tú, la novia de ese perro –se burló Sasuke con una sonrisa torcida.
    — ¡Uchiha! Callate y métete en tus cosas-se cruzó de brazos.
    — Acepta que las dejemos en sus casa ¿No crees? Ya te dije hace unos días que si caminabas bajo la lluvia te resfriarías –suspiro.
    — Vamos frente de marquesina, solo son un par de calles- le suplicó con cara de perro lastimado la blonda.
    — De acuerdo –aceptó.

    Abrieron la puerta trasera y subieron. El azabache volteó a verlas y se rió. Se notaba que estaban incomodas por la situación.

    Al recorrer la calle, Sai solo le hablaba a Ino, pero esta lo ignoraba hasta que termino cediendo y respondiéndole a cada unas de las millones preguntas que le había formulado.

    Sasuke seguía mirando por la ventanilla, perdido en sus pensamientos. Quería evitar sentirse nervioso porque la Haruno estuviera allí. La miraba de lado y noto que estaba muy mojada que le caía agua desde las puntas de su corto cabello hacia sus hombros y su rostro. Era la primera vez que la observaba fijamente como para notar el precioso color jade de los ojos de esta.

    Su corazón se aceleró al pensar esto. Sacudió su cabeza lentamente tratando de olvidarse de eso y al subir la mirada, su amigo se había detenido en su casa.
    — ¿Así que eres una adicta a las compras? ¡Enserio que no me lo creo! –se río el muchacho de tez blanquecina- Ya llegamos Sasuke, ¿Sasuke? ¡Sasuke! ¡Responde! –lo sacudió una y otra vez.
    — ¡Tranquilo Sai! Solo estaba pensando –suspiro- Gracias por traerme a mi casa. Cuidado chicas, quedan a disposición de un pervertido, a solas en un auto –les guiñó el ojo a las femeninas y saludo con la mano.
    — ¿¡Pervertido!? –exclama Sakura.
    — ¡Sasuke ya callate! – le lanzó una mirada a asesina a su amigo.
    — Vaya… pero Sasuke-kun ¿Tu vives aquí? ¿En una mansión? –preguntó Ino, asombrada, mirando por la ventanilla del auto.
    — Claro – respondió este, encogiéndose de hombros- Nos veremos mañana rosita –se burló de ella haciendo que esta inflara sus mejillas enojada.
    —Bueno pervertido-Sai-kun tienes que hacer dos cuadras más y nos dejas ¿OK? –le sonrío nerviosa la blonda.
    “¿Por qué todos me tratan de pervertido ahora? Sasuke me las pagaras”- Gruñó por sus adentros el pelinegro con una gota en su frente.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Al empezar la semana, todos los alumnos volvían a las clases, descansados y alegres. Desde la mañana temprano estaba lloviendo e incrementaba el tráfico en la puerta de la escuela.

    Una multitud se acumulaba al modo que nadie podía caminar tranquilo y se terminaban todos mojando. Al tocar la campana todos entraban a sus aulas, cerrando los paraguas y sacudiéndose las gotas que tenían en sus hombros o cabello.

    El profesor de la primera hora aun no llegaba y todos se estaban impacientando.

    Temari se encontraba sentada sobre su banco de piernas cruzadas conversando con Matsuri. Sakura escribía una nota en su cuaderno sobre lo que tenía que estudiar.

    Shikamaru tomaba una siesta y cada vez que roncaba la Sobaku No le daba unos codazos o le gritaba.

    Y para la sorpresa de todos, Hinata estaba sentada junto a Naruto, leyendo con el un libro sobre la historia del siglo XV.

    El Uzumaki había llegado al salón temprano y detrás de el entraba la Hyuuga. Entonces le rogó de rodillas que lo ayudase en la tarea de Historia y esta acepto sin pensarlo.

    Para Hinata, era bastante frustrante porque tenia que aguantarse no desmayarse al sentir la respiración del rubio tan cerca, lo que también le recordaba la noche anterior.

    Aquella en que el intento decirle algo, pero no se animo.

    La puerta se abrió, todos voltearon y suspiraron. El profesor que siempre llegaba tarde. Hatake Kakashi. Este entraba sonriente con su típica mascara que le tapaba la boca y su cabello grisáceo que ocultaba su ojo izquierdo.

    Dejo su libro en el escritorio y poso su mano en la puerta invitando a pasar a alguien. Esta tenía el uniforme de la secundaria Konoha. La camisa blanca, luego la falda negra que le llegaba un poco arriba de las rodillas, la corbata roja en el cuello de la camisa y su maletín sosteniéndolo con ambas manos avergonzada.

    — Buenos días chicos, perdonen la demora, me perdí en los caminos de la lluvia, digo vida –se rasco la nuca y todos bufaron al unísono- Tendremos una nueva alumna. Su nombre es Ino Yamanaka.
    Esta entro y saludo a todos con la mano sonriente.
    — ¡Ella! –grito Temari señalándola.
    — ¿Ino? –frunció el ceño el Nara.
    — ¡Ino-chan!-grito extrañada la pelirosa, levantándose del lugar.
    — Espero llevarme muy bien con todos –dedico un guiño a todos y se sentó en el pupitre que había disponible junto al Nara.
    “Definitivamente, la odio”-pensó la Sobaku No bufando.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


    Un muchacho caminaba con las manos en los bolsillos y se detuvo en frente del gran edificio blanco con el reloj en la cúspide de este.

    Era de tez pálida y sus ojos color perla lo delataban fácilmente. La característica típica de un Hyuuga. El viento corría su largo cabello castaño hacia atrás.

    Se dirigió coloco debajo el techo del instituto y se apoyo contra la pared. Miro fijamente el reloj de su muñeca y suspiro. Aun faltaba.

    Acercándose a una maquina expendedora cerca de él, introdujo una moneda y pidió un café. La lluvia traía mucho viento y con ella el frío.


    — ¡Señorita Ama! ¡Uchiha lo busca! –se escucho a una mujer gritar desde su oficina hacia la muchacha que caminaba por el corredor. El castaño volteo por el grito y quedo perplejo al ver aquella chica otra vez.
    — ¡Ya voy preceptora! ¡Debo repartir estos papeles a todos los cursos! ¿Podrá avisarle a Itachi-sama que iré enseguida? –respondió la joven de chonguitos.
    — ¡Claro! ¡Ve con cuidado!
    — Lo tendré –volteó hacia el frente y choco con el muchacho haciendo caer todos los papeles al suelo- ¡Genial! ¡Ahora debo juntar todo! –bufó agachándose a levantarlos.
    — Deberías fijarte por donde caminas, si no te volverá a pasar lo mismo – le habló el Hyuuga ayudándola.
    — Tú eres… el chico del parque….-alzó la vista para mirarlo y apareció un leve sonrojo en el rostro de esta- Perdóname, soy una despistada – acomodó los papeles entre sus brazos y el morocho colocó el ultimo par.
    — Esta bien, ¿Puedo preguntarte algo?- le sonrío aumentando el sonrojo en la Ama.
    — Claro ¿Qué necesitas?
    — Estoy buscando a mi prima. Hinata Hyuuga de segundo año. ¿Sabes en que horario sale?
    —Dentro de media hora, si quieres le aviso que la vas a estar esperando. Tengo que pasar por su curso.
    — Gracias. Por cierto a todo esto ¿Cómo te llamas?
    — Ten-Tenten Ama –tartamudeó ofreciéndole su mano para estrecharla.
    — Mucho gusto, soy Neji Hyuuga –le sonrío.
    — Bue-bueno ya me voy –se rascó la nuca nerviosa.
    — Espero poder verte pronto-murmuro satisfecho este.

    Ambos quedaron frente a frente mirándose a los ojos. La castaña volteó sonrojada y se marchó de allí sin decir ni una palabra.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    El profesor seguía escribiendo palabras en el pizarrón mientras se fijaba en el libro de su mano si estaba correcto.

    Los alumnos miraban el reloj fijamente que estaba colgado en la pared. Quedaban diez minutos solamente.

    Kakashi-sensei volteó y comenzó a explicar lo escrito en la pizarra. Sakura anotaba en su libreta al igual que Matsuri. Temari solo suspiraba esperando salir del infierno que estaba viviendo con la Yamanaka ahí.

    Hinata miraba de reojo a Naruto y volteaba hacia otro lado al ver al Uzumaki girarse a verla.

    Ya cinco minutos. Sakura pateaba el suelo una y otra vez tratando de contener el deseo de salir. Matsuri miraba por la ventana deprimida. Hacia ya dos días que no veía al pelirrojo.

    A la Sobaku No se le estaba por reventar la vena de la frente al ver como platicaban el Nara y la rubia esa tan animados.

    La campana de receso sonó, el profesor se despidió y todos salieron apresurados de sus salones rumbo a la cafetería o al patio bajo techo.

    Sakura salio disparada de ahí, al ver el mensaje que estaba en su celular.

    “Sakura no hemos podido hablar mucho últimamente. Nos vemos en la cafetería apenas suene la campana.

    Te ama, Kiba ;) “

    La pelirosa caminaba rápidamente evadiendo a todos los estudiantes que iban a la misma dirección. Era cierto, no hablaba con Kiba hace unos días y era injusto no seguir con la promesa que habían echo.

    *Flashback*

    Era una tarde invernal. Los árboles, los automóviles y los techos de las casas se hallaban todos cubiertos de nieve.

    Los copos de nieve caían lentamente del cielo derritiéndose en los hombros de ambos jóvenes. La joven pelirosa llevaba un largo tapado rojo, con una bufanda verde en su cuello y frotándose las manos con guantes.

    Hacia demasiado frío como para andar en la calle pero un mensaje de su mejor amigo la había obligado a salir.

    El castaño tenia un buzo negro en el cual tenia sus manos dentro, unos jean oscuros y la bufanda que la tapaba la cara. Volteo y al ver a la Haruno sonrío.

    Ambos se saludaron con un beso en la mejilla y se quedaron mirando. Al Inuzuka se le desapareció el frío, su corazón latía rápido cada medio segundo, su rostro ardía de rojo y su mirada estaba clavada en la ojijade.

    Vaciló un instante y abrió su boca sin soltar nada. Tartamudeaba sin cesar y la pelirosa preocupada colocó su mano en su mejilla para calmarlo y le sonrío.
    —Sa-Sakura, debo decirte algo muy importarte- tomo un largo respiro.
    — ¿Qué sucede? –se frotó sus manos, encogiéndose de hombros.
    —Tu me gus- tu me gustas mucho – soltó de una vez.
    —Kiba….yo…
    — Se que estas buscando a la persona indicada para enamorarte, pero te pido que me des una oportunidad por favor- le rogó cerrando sus ojos y con las manos juntas.
    — Tu también me gustas pero no lo se –hizo una mueca- Se como eres cuando tienes una novia –suspiro-Si te diera la oportunidad ¿Seguiríamos tratándonos como ahora? ¿Cómo los buenos amigos que somos que nos contamos todo? –La semblante de la Haruno se volvió preocupada.
    —Si esa es la condición para que estar contigo, te lo prometo – le estiró su dedo meñique.
    —Entonces es una promesa –sellaron el trato juntando sus dedos y se sonrieron.


    *Fin Flashback*

    — ¡Sakura! ¡Estoy aquí preciosa! – agito la mano el muchacho de rasgos perrunos llamándola.
    —Al fin te encuentro Kiba –suspiro- ¿Y que tal? ¿Te esta yendo bien? –le preguntó sentándose en la banca junto a el.
    — Sabes que siempre llego tarde y me cuestan las clases con Kurenai-sensei –rodó los ojos- Ya sabes como es amiga intima de mi familia me exige mas.
    —Vamos Kiba ¡Tu puedes! Siempre te termina yendo bien- se río.
    — Gracias por la confianza –se rascó la nuca- Por cierto, tengo que contarte algo que solo quedara entre nosotros ¿OK?
    — De acuerdo. Cuéntame –se acercó más la ojijade al castaño intrigada.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Matsuri y Temari se hallaban apoyadas contra la pared, en la cafetería, conversando. La rubia estaba demasiado triste con la llegada de la Yamanaka. Era como una competencia para ella. Aunque algo la tenia muy confundida. Aquel domingo en que apareció el Nara en el parque.

    *flashback*
    Ambas voltearon y abrieron los ojos como platos al ver quien era. Era el Nara que las miraba con el ceño fruncido esperando una respuesta. Temari comenzó a temblar mientras Sakura tartamudeaba buscando que saliera algo de su boca.

    —Hasta que por fin te encuentro problemática- bufó el castaño llevando ambas manos detrás de la cabeza-Te estuve buscando el resto de la tarde. Me preocupo la razón por la que saliste corriendo así…–suspiro el castaño
    — ¿Y solo estas aquí por eso vago? –frunció el ceño la rubia.
    — Veo que estas bien –puso los ojos en blanco- Bueno me iré –saludó mirando hacia otro lado.
    — De acuerdo –bufó la Sobaku No.
    — ¿Saben que? No deberían pelear tanto. Miren como se tratan ahora –se ríe nerviosa la pelirosa con una gota en su frente
    — ¿Pelear? –preguntaron Temari y Shikamaru al unísono.
    — Bueno ya se esta haciendo tar… -La Haruno no termino la frase al ver la mirada asesina que le lanzaba su amiga.
    — Todos saben que ella me molesta porque tiene celos de lo inteligente que soy a pesar de ser tan vago –contestó cruzándose de brazos.
    — ¡Eres imposible! Por eso siempre terminamos siendo ambos los presidentes de la clase- infló sus mejillas.
    — Temari vámonos, esto durara mucho. Se como son ustedes –le jaló el brazo la ojijade.
    — ¡Nunca desmentiste lo que dije! Entonces es cierto. Siempre causando problemas, Pro-ble-ma-ti-ca –le clavó la mirada.
    — Agh. ¡Cállate Shikamaru o te mandare a volar! –le gruñó la ojimarina.
    — Temari-chan –la sujetó del brazo –Vamos, te acompaño a tomar el autobús ¿Quieres? –ofreció otra vez con una gota en su frente.
    — ¡Suéltame Sakura! ¡Lo acabare! –forcejeó con su amiga.
    — ¡Kya! ¡Nos vamos Temari! Es por el bien de que no muera nadie- suspiro arrastrándola con toda su fuerza a la parada.
    — ¿Qué no muera nadie? –alzó una ceja, el Nara, extrañado.
    — ¡Te odio vago! –gruñó alejándose la rubia.
    — ¡Y yo a ti problemática!

    *Fin flashback*

    Matsuri al escuchar la historia de su amiga la abrazó inmediatamente. Sabia que ella sufría cada vez que peleaba con el.

    La razón por lo que había empezado esto fue hace unos años atrás.

    Las cuatro chicas comenzaban su primer día en primaria. Ninguna conocía a los demás y eran muy tímidas. Temari era muy unida a Shikamaru, ya que era su mejor amigo desde la infancia.

    Y Shikamaru la estimaba mucho a ella. Además hacían todos juntos. Ambos siendo tan inteligentes, con el menor esfuerzo lograban sacarse una muy buena nota. Aunque peleaban seguido, la mayoría de las veces se llevaban bien.

    Al presentarse Sakura, Matsuri y Hinata, Temari decidió hacerse amiga de ellas. A su parecer parecían el tipo de chicas de las cual seria amiga siempre.

    Y así fue pasando el tiempo hasta que se fue alejando de Shikamaru y uniéndose más a las demás femeninas. Y de la amistad pasaron al odio.

    El Nara estaba dolido al principio porque su mejor amiga ya no estaba con el, pero detrás de eso también era porque la quería demasiado para dejarla ir y ella quería evitar gustar de su amigo de la infancia y optó por alejarse.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Ino caminaba por el patio con su caminar firme y seguro haciendo que todos los chicos voltearan a verla. Ya desde su primer día era la mas popular de la escuela y eso la hacia feliz mientras que Shikamaru bufaba por lo problemático que era todo eso.

    Chouji iba detrás de ellos comiendo su paquete de papas fritas soltando una que otra risa por el enfado de su amigo el Nara.

    Al llegar a la cafetería, la blonda se sentó en una mesa y se cruzó de piernas. Le tendió su billetera a Shikamaru y le pidió que le comprara un agua mineral. Este rodó los ojos y se fue a comprar. El Akimichi se sentó en la misma mesa gustoso y siguió comiendo.
    —Chouji, ¿Sabes si a Shikamaru le gusta alguien?- enarcó le ceja con los brazos cruzados.
    — Le gusta su ex amiga, la rubia alta de nuestro curso –le confesó comiendo de a bocados las papas fritas.
    — ¡Lo sabia! Lo conozco de hace tantos años y no me lo dijo –bufó- ¿Y ella gusta de el?
    — Nadie lo sabe –se encogió de hombros sacando un chocolate de su bolsillo.
    —Mmm… como la buen amiga que soy lo ayudare a que la conquiste ¿Te sumas Chouji? –le guiñó el ojo.
    — ¡Claro! Con tal de no escuchar mas a Shika quejarse de “la problemática” seguro –sonrió.


    Sasuke y Sai caminaban lentamente por la cafetería buscando una mesa disponible. El azabache, con las manos en los bolsillos, se acercó al mostrador y ordeno una hamburguesa mientras a su lado, su amigo estaba paralizado mirando a la rubia con el uniforme de la escuela.

    Era demasiada suerte para el. Además de haberla visto el día anterior ahora la tenía en la misma escuela para poder conquistarla. Sin conocerla sabía que ella era la indicada.

    El era de la clase de persona que no sentía nada por nadie y de hecho jugaba con las chicas, pero con solo verla dos veces sintió que debía estar con la blonda por alguna fuerza magnética lo atraía a ella.

    —Sasuke ya vengo –le aviso y desapareció al segundo
    — ¿Qué le pasara ahora? –Miró a su amigo marcharse sosteniendo la bandeja con ambas hamburguesas.

    Sai se fue acercando hasta la mesa de la rubia, la cual lo miro extrañada y siguió hablando con su amigo hasta que fue interrumpida.

    — ¡Hola! ¿Qué tal todo? –saludo con su típica sonrisa falsa.
    — ¿¡Tu aquí!? –se levanto de la silla, sorprendida.
    — Claro, vengo aquí desde hace dos años ¿No piensas saludarme correctamente?
    — ¡Claro que no pervertido! –exclamó cruzándose de brazos.
    — Me llamo Sai. Simple, corto y fácil de recordar –apareció una gota en su frente.
    —Mejor me voy con Shikamaru – Murmuró el Akimachi alejándose de la escena.
    — ¡No me importa como te llames! ¡No quita que seas un pervertido!-le gritó haciendo que se escuchara por todo el lugar.
    — ¿Lo dices solo porque te dije linda? –Arqueó una ceja- ¿Tanto te molesta que alguien se fije en ti? – le dijo con tono burlón acercándose a ella.
    — Es que deberías conocerme bien hasta de pretender algo conmigo- suspiro.
    — Como quieras –volvió a sonreír falsamente.
    — ¡Deja de sonreír así! –Masculló- Espera… ¿Qué rayos haces tan cerca mío? –abrió los ojos como platos al ver los pocos centímetros de distancia entre uno y el otro y lo empujo lejos de ella para salir corriendo.
    — Vaya… que carácter –mencionó sarcástico.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Naruto y Hinata estaban en el salón, sentados ambos juntos en la misma mesa. La Hyuuga parecía estar explicándole la tarea de matemáticas que era para la clase siguiente.

    — Entonces el dos pase al otro lado, despejando x y así resuelves la ecuación ¿Entiendes Naruto-kun? – le explico la Hyuuga anotando el resultado en la libreta del Uzumaki mientras este la observaba atentamente.

    Naruto le había pedido de favor que lo ayudara en las matemáticas, ya que le iba mal. Pero en realidad todo era una excusa. Desde la primera vez que la conoció le había caído tanbien, y hace unas semanas se dio cuenta que era muy importante la peliazul en su vida.

    Tan solo dos meses necesito para que le gustara. Aunque para el era obvio. ¿A quien no le gustaría alguien como ella? Y estaba decido a conquistarla sea como sea. Esa era segunda meta además de ser un día el presidente de Konoha claro.


    — Hinata-chan sigo sin entender –lloró en forma de cascadita.
    — Na-Naruto-kun, ¿Qué no entiendes? Te lo vuelvo a explicar si quieres –le sonrío.
    — Igual aunque me esfuerce no lo lograré entender –bajó la mirada.
    — Naruto-kun animo, yo se que puedes, siempre logras todo lo que te propones – le volvió a sonreír apoyando su mano en el hombro de este.
    — Como ahora –se formo una sonrisa picara en su rostro. Tomo de la muñeca a Hinata sorpresivamente y la acerco peligrosamente a rostro, haciendo que sus labios se unieran en un dulce beso.
    “¡Naruto-kun! ¿El me esta…besando?”- Pensó Hinata a punto de desmayarse en los brazos del Uzumaki.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Ya cuando sonó la campana de fin de receso todos entraron a sus respectivos salones a continuar sus clases.

    Sakura saludo con un beso a Kiba y se marcho corriendo a su clase. Temari y Matsuri salieron de la cafetería al mismo sitio de la pelirosa.

    El móvil de la castaña comenzó a vibrar en el bolsillo de su camisa y lo saco.

    Hoy pasare a visitarlas. Nos vemos en el próximo recreo

    Gaara”

    — ¿Quién te envío mensaje Matsuri-chan? –preguntó Temari.
    — Gaara-kun. Dice que nos vera en el siguiente receso-guardó su celular.
    — Ahora mi hermano te ve seguido ¿No será que le gustas Matsuri? –insinuó la Sobaku No con una sonrisa en su rostro.
    — ¡N-no es eso! –Contestó rápidamente comenzando a sonrojarse- Ya el día de nuestra cita me lo había dicho-infló sus mejillas.
    — Aun sigo pensando que mi hermano tendría que haberte besado-se cruzó de brazos.
    — Sabes que el me ve como su hermana menor. Además sólo siente la necesidad de cuidarme nada mas- comentó mientras subían las escaleras que conectaban al curso.
    — Yo creo que le gustas y mucho ¡No seas tonta Matsuri!-la regañó.
    — No lo se Temari-chan –hizo una mueca.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La Ama se dirigió fuera del edificio con sus libros en la mano. Para su suerte, ese día salía temprano y podía almorzar en su casa.

    Esos días le causaba lastima no volver con su senpai, ya que se divertía en el camino a su hogar, pero no podía hacer nada. El se quedaba hasta más tarde y no tenía la paciencia para esperarlo.


    El Hyuuga cansado de esperar que su prima saliera decidió marcharse y encontrarse con ella en la mansión. Fijò su vista al frente y se sorprendió de volver a ver a aquella femenina de nuevo.

    Esta estaba a punto de cruzar la calle cuando saco su teléfono del bolsillo que sonaba por una llamada. Siguió caminando y para atender se paro en medio de la calle.

    — ¡Cuidado Tenten! –grito el ojiperla observando al coche acercándose.
    — ¿Eh? –volteo, dejando caer su teléfono y su cuerpo se petrifico al ver las luces del automóvil haciendo señas que se alejase, que no funcionaban ya que la castaña estaba totalmente paralizada.

    Preguntas:
    Que les parecio el cap? algun error?
    Que creen que suceda con tenten?
    Naruto beso a Hinata ¿Lo pueden creer?
    Temari y Shikamaru estarán juntos y dejaran de pelear por fin? Lograra Ino su cometido?
    Que piensan de la promesa de Kiba y Sakura?
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  13.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4939
    Hola Lectores! :) bueno aqui va el cap, tiene varias parte de Karin asi que no se asusten y en la parte que ella corre y llora les recomiendo leerla con el tema de fondo Set fire to the rain de Adele. Que disfruten el cap :)

    Capitulo 7 No lo puedo creer ¿Porque haces todo esto?



    Tiempo. Simples segundos que harían la diferencia. A Tenten se le cruzo toda su vida en menos de un segundo. No podía morir de esa forma. Cerró sus ojos esperando su fin pero nunca llegó y se sintió presionada contra el pecho de alguien.

    Alzó la vista y vio que era aquel chico que no salía de sus pensamientos hace días.

    — ¿Eres una idiota o que? ¡Casi te atropellan y tú ahí quieta!- Le gritó el Hyuuga rodeando con sus brazos a la castaña, lejos de la calle.
    — Tú….me salvaste –murmuró reaccionando de la escena.
    — ¡Fíjate el camino! –se separó de ella bruscamente y le lanzó una mirada asesina.
    — Perdona-bajó su mirada- Muchas gracias por salvarme- hizo una reverencia que fue totalmente ignorada por el ojiperla.

    El muchacho se marchó sin omitir ningún comentario que causo desconcierto en la Ama.

    ¿Qué más podría salir mal? El chico que para ella era muy guapo y hacia skate la salvo y quedo como una completa idiota frente a el. Nunca mas podría hablarle, ya no quería que tuviera otra mala impresión de ella.

    Bajó su mirada a la calle y observo a su teléfono echo trizas. ¿Y ahora como llamaría a su madre y a su senpai? Hizo una mueca y cruzo la calle con extrema precaución.

    Si este día había empezado maravilloso, se arruino por su idiotez.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Para Sakura seguía siendo un día esplendido. Las clases no habían sido pesadas, en realidad todo lo contrario. Tuvo la oportunidad de charlar mucho tiempo con su novio y en todo el día no se había cruzado con Sasuke. ¿Qué podría salir mal? Para ella nada.

    Y Sasuke, bueno para el todo era molesto. Karin lo volvía loco con los mensajes de texto.

    ¡Sasuke-kun! ¿Cuándo saldremos a algún lado? Si quieres podemos salir con Sai n.n”


    “¡Saaaaaaaaaasssuuuuuke! >.< ¡Responde maldita sea! Se que me evitas <.< “

    “¡hoy mismo iré a visitarte! J

    ¡Rayos! vendrá a molestar a casa –Pensó el azabache rodando los ojos.

    Hace semanas que estaba queriendo terminar con ella. Era malo de su parte estar con ella si no la amaba, en realidad era injusto. Se merecía estar con alguien que la apreciara. Por eso mismo la dejaba salir con cualquiera de sus amigos. Así al menos algún hombre la haría feliz.

    Guardó su celular en el bolsillo y al alzar la vista era demasiado tarde.

    Sakura miraba el suelo con su mochila colgando de un hombro. Fijó su mirada al frente y cayo al suelo. O eso era lo creía ella, pero había caído sobre la persona que más odiaba en todo el instituto. Sasuke Uchiha.

    Era una situación bastante incomoda. La pelirosa estaba sobre el pecho del azabache y este con los brazos rodeándola con la espalda contra el piso.

    Sus miradas se cruzaron e inmediatamente se sonrojaron.


    — ¡Sasuke Uchiha! ¡Explícame inmediatamente que haces así con esa chica! –gritò una voz femenina señalándolo.

    Esta era pelirroja, con el pelo cortado en puntas y lentes. Llevaba el uniforme de la escuela que constaba de una camisa blanca, la pollera roja y el saco gris.

    — ¿Karin? –Corrió a la ojijade y se levanto del suelo— Déjame explicarte, yo…
    — No tienes nada que explicar. Todo este tiempo me estuviste engañando y yo que pensé que sólo no tenías tiempo de verme –sollozó mirando al suelo.
    — Te equivocas, me caí sobre ella y…
    —Fue toda mi culpa, no te enojes con el. Yo no prestaba atención al frente y caíamos en esa situación –Trató de explicar Sakura mirando a la muchacha frente a ella.
    — No me importa si fue un accidente. No vuelvas a acercarte a Mi Novio ¿Oíste? – La pelirroja se le acercó a ella agresivamente.
    — ¡Yo no me acercaría a el ni por todo el oro del mundo! ¡Deberías saber que es un completo idiota! –gritó furiosa.
    — Querida ¿El, un idiota? Se nota que no lo conoces –se burló.
    — Karin ya vámonos –El azabache la sujetó de la muñeca.
    — ¡Pero Sasuke…! ¿A dónde me llevas? –exclamó viendo que era arrastrada fuera de allí.
    —Vaya…que pareja – murmuró la ojijade haciendo una mueca.

    El Uchiha decidió llevar fuera del instituto. Lo que menos se esperaba era que ella en verdad lo fuera a ver. Además de estar enojado porque no le aviso ni a que hora ni día vendría, se sentía preocupado de lo que fuera a pensar Sakura.

    Su mente dejo de pensar todas esas cosas. ¿El preocupado de lo que llegara a pensar aquella rosita? Era ridículo. En los dos años que llevaba saliendo con Karin y con todas las fans locas por el nunca se le había cruzado por la cabeza que podría haber otra persona.

    — ¡Sasuke ya suéltame! –forcejeó la pelirroja que seguía siendo arrastrada.
    — ¡Karin, compórtate! ¿Qué rayos haces aquí en mi escuela?- Masculló deteniéndose.
    — Te mande un mensaje diciendo que venia. No se que te extraña- puso los ojos en blanco- Llevamos semanas sin hablar Sasuke. Era tiempo que dejaras de evitarme-volvió a bajar su mirada.
    — Sabes que te aprecio pero hace tiempo que seguro te diste cuenta de la verdad – Le sostuvo la mano dejándola frente a el.
    — ¡Sasuke-kun, no digas esas cosas!-le gritó ella soltándole la mano.
    — ¡Karin sabes que no te amo! Salí contigo porque no quería que sufrieras más.
    — Lo se y esa es la parte que amo de ti. Nadie conoce lo bondadoso que puedes llegar a ser-le dedicó una pequeña sonrisa acariciándole la mejilla.
    — No quiero perder tu amistad. Siempre estuviste en mis peores momentos, pero debemos terminar con esta relación-miró al suelo y luego a ella.
    — ¿Qué intentas decir? –parpadeó varias veces.
    — Karin, entiende yo…-trató de explicarse el Uchiha pero no tuvo la valentía suficiente para continuar.
    — ¿Te interesa otra persona no es así? –murmuró ella aguantándose las lagrimas.
    — ¡Claro que no! –negó el azabache al instante.
    — ¡No mientas Sasuke! ¡Te conozco! ¿Pero sabes que? ¡No me rendiré contigo! ¡Tú eres la persona que mas amo en este mundo!
    — Entiende Karin, no quiero que sufras mas- la tomó por los hombros, intentando persuadirla.
    — ¡Suéltame! –Se soltó del agarre del Uchiha- Nos veremos otro día cuando hayas pensado mejor las cosas- Se marchó corriendo mientras comenzaron a brotar lagrimas de sus ojos.
    “Es igual de obstinada que esa rosita. ¿Por qué maldita sea pensé en ella otra vez? Agh. Creo que tiene razón. Tengo que pensar mejor las cosas” –Pensó el azabache viendo como se alejaba la pelirroja.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Temari caminaba junto a su amiga con la mirada perdida. Se sentía totalmente derrotada. El chico que le gustaba hace años no le correspondía. Bueno, si, aunque el era muy vago lo quería igual. Y esto la hacia sentir peor.

    ¿Por qué tenia que discutir con el en vez de decirle que lo amaba? Esto era lo malo de pasar de ser su mejor amiga a la chica que odiaba.

    Pero todo esto no importaba ahora. Si ella no podía tener su felicidad, ayudaría a los demás a tenerla. Como por ejemplo a Matsuri.

    Estaba 100% segura que Gaara sentía algo por ella. Si, su hermano era muy frío con sus sentimientos y mas al demostrarlos, pero seria muy raro que sólo se riera y se comportara dulce con la castaña.

    Un punto a favor. Además tendría que inventar millones de excusas para que pasaran tiempos juntos. Y no favorecía el echo de que su el hermano, el pelirrojo, estudiara en otro instituto.

    —Temari ¿En que piensas tanto? –comentó la castaña intentando que reaccionara su amiga.
    —Perdona –se disculpó con una gota en su frente- Estoy pensando como hacer para que conquistes a mi hermano –llevó su mano a su barbilla pensativa.
    — ¿¡Que!? ¡Temari-chan! No quiero que ocurra algo entre nosotros de esa forma. Si me quiere lo hará solo –Soltó un suspiro.
    — Hablando de el. Mira quien esta allí –Señaló a su hermano que estacionaba su motocicleta en frente de la escuela y bajaba de ella sacándose el casco.
    — ¡Ga-Gaara-kun!- tartamudeó Matsuri sonrojada.
    — Muy buenos días chicas –las saludó con el casco colgando en una mano.
    — ¿Qué paso que viniste a visitarnos temprano? –se cruzó de brazos esperando una respuesta de su hermano menor.
    — Allá no tengo con quien hablar. Ya sabes Temari que me he es difícil hacer amigos además que quería verlas- Se excusó el Sobaku No.
    — No mientas. Estoy segura que viniste por Ma- No alcanzó terminar la frase al recibir un codazo por parte de la castaña para que se callara.
    — ¿Y como estas Gaara-kun? ¿Te esta yendo bien? –Le preguntó riéndose nerviosa.
    — ¿Gaara-kun?-Enarcó una ceja- Es la primera vez que me llamas así.
    —Etto… ¿Enserio? Perdona, se ve que esta vez se me paso –se volvió a reír con una gota en su frente.
    — Esta bien, llámame así si quieres- contestó al instante con un leve sonrojo.
    Si el no gustara de ella, no se sonrojaría. Más evidente imposible. Tonta Matsuri que no se da cuenta-Gruño por sus adentro Temari mirando la situación incomoda que se había formado entre los dos.

    — Ya pues ¿Qué me cuentas hermano? ¿Alguna fan loca por ti? –se burló con una sonrisa picara en su rostro.
    — ¡Temari-chan! ¡No creo que debas preguntarle ese tipo de cosas!-La castaña la regañó volviéndose a sonrojar.
    — De hecho…hoy una chica se me declaro –Aclaro, girando su cabeza para evadir la mirada de ambas femeninas.
    — ¿¡Que!?- Exclamaron ambas al unísono sorprendidas.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Que estupido fui. ¿Cómo pude atreverme a besar a Hinata-chan? ¡Seguro que no querrá volver a hablar conmigo nunca más! Agh. Y todo por hacerle caso a ese baka de Kiba. Yo sabia que tenia que ir despacio con ella.

    *Flashback*

    —Na-Naruto-kun…-tartamudeó la joven Hyuuga al separarse del sorpresivo beso del rubio.
    — Perdóname Hinata-chan, enserio-lloró en forma de cascadita- Es que ya no me……
    La peliazul cayó desmayada.
    — ¿Hinata-chan? ¿Estas bien? ¡Responde! –La sacudió pero no reacciono.
    Mejor la llevare a la enfermería. ¡Rayos! Espero que no le haya pasado nada.

    Colocó ambos brazos de ella por su cuello y la cargo en su espalda hasta el despacho de la enfermera.

    *Fin flashback*

    Al llegar dejo a la Hyuuga sobre la camilla, esta se limito a seguir sosteniéndose del cuello haciéndolo caer sobre ella. Abrió los ojos y parpadeó varias veces tratando de asimilar lo cerca que se hallaba el rubio.
    El Uzumaki se levantó inmediatamente de la camilla, pidió disculpas y se marchó.

    La beso y luego la llevó a la enfermería. Demasiadas cosas para el débil cuerpo de Hinata como para no evitar desmayarse. Decidió acomodarse en la cama, a esperar a la enfermera, mientras miraba el techo pensativa.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Sasuke eres un idiota. ¿Por qué me haces esto? Siempre te he amado. Estuve junto a ti en los momentos mas difíciles y solo dices “….Debemos terminar con esta relación…”. Te odio. Te odio. Te odio.


    Karin corría sin sentido alguno, derramando lagrimas. Se sentía muy dolida con Sasuke. Solo deseaba desaparecer y olvidarse de el.

    I let it fall, my heart
    And as it fell, you rose to claim it
    It was dark and was over
    Until you kissed my lips and you saved me.
    My hands, they were strong, but my knees were far too beak
    To stand in your arms without you falling to your feet


    Todo esto tiempo lo sabía. El no sentía nada por ella. Si, la quería mucho pero no de la misma manera que ella a el. Pero el era tan atento y cariñoso con ella, que se confundieron las cosas en su mente.

    But there’s side to you that I never knew, never knew
    All the things you ‘d said, they were never true, never trae
    All the games you’d play, you would always win, always win


    Sasuke… ¿Por qué me haces todo esto?

    Su cabeza repetía una y otra vez esa pregunta buscando una respuesta que no había.

    But I set fire to the rain
    Watched it pour as I touched your face
    Well, it burn while I cried
    ‘Cause I heard it screaming out your name, your name,


    When Laing with you I Could stay there
    Close my eyes, feel you here forever
    You and me together, nothing is better


    Se detuvo en frente del azabache ¿Cómo rayos habia llegado ahí? Restregó sus ojos y creyó ver a Sasuke allí ,enfrente suyo. Quería seguir desquitándose con el. ¿Cómo pudo haberle dicho esas cosas?

    ‘Cause there’s side to you that I never knew, never knew
    All the things you ‘d said, they were never true, never true
    All the games you’d play, you would always win, always win


    But I set fire to the rain
    Watched it pour as I touched your face
    Well, it burn while I cried
    ‘Cause I heard it screaming out your name, your name,

    I set fire to the rain
    And threw us into the flames
    Well, I felt something die
    ‘Cause I knew that was the last time, the last time

    Sometimes I wake up by the door
    And heard you calling , must be waiting for you
    Even that when we’re already over
    I can’t help myself from looping for you


    Estaba tan enojada que quería matarlo. Estaba bastante segura que no era solo porque no la amaba. . Esa chica. Esa muchacha de pelo de chicle intentaba arrebatárselo.

    I set fire to the rain
    Watched it pour as I touched your face
    Well, it burn while I cried
    ‘Cause I heard it screaming out your name, yor name,

    I set fire to the rain
    And threw us into the flames
    Well, I felt something die
    ‘Cause I knew that wa the last time, the last time

    Oh, no
    Let it burn, oh
    Let it burn
    Let it burn……… (*)



    * (Adele-Set it fire to the rain)

    Luchare por Sasuke. Aunque en este momento lo odie y a la vez lo ame, fingiré ser su mejor amiga. No me importa. Lo que sea con tal de estar a su lado.


    — ¿Karin? –murmuró el azabache mirándola raro.
    — ¡Itachi-kun! – exclamó limpiándose las lagrimas de sus mejillas.
    — ¿Otra vez llorando por mi hermano? –apoyó su mano en su hombro consolándola.
    Esta asintió.
    — Entonces vamos a beber algo ¿Qué te parece? Necesitas divertirte y olvidarte un instante de el.
    No se parecen en nada Sasuke y el. Son dos polos totalmente diferentes.
    — ¡Claro! Pero tu pagas eh –le guiñó el ojo.
    — Mejor vayámonos ya – La empujó por la espalda hasta el coche que estaba en el garage de la mansión de este.



    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    El Uchiha menor caminaba una y otra vez por el mismo pasillo, revisando las aulas, buscando a su amigo Sai.

    Luego de un rato se rindió y se recostó sobre la pared. Después de esa discusión con Karin tenia una terrible jaqueca y lo peor es que no se olvidaba esas palabras “¿Te interesa otra persona no es así?”.

    Según el no había nadie en su vida. Pero ese carácter obstinado de Karin le recordaba misteriosamente a la denominada “rosita”. Claro que la pelirroja no era nada comparada con Sakura.

    También lo que le sorprendió es que Sakura se explicara por el y hasta pidiera disculpas ¡Ellos se odiaban! ¿Cómo es que hizo eso? En teoría, para Sasuke, la Haruno era obstinada y además loca.

    Rodó los ojos ante su pensamiento. Se asomó por la ventana aburrido y abrió los ojos como platos al ver la escena.

    Ese “perro” corría con una mochila por todo el patio perseguido por Sakura. Parecía que estuvieran jugando a las típicas bromas de entre novios pero un pequeño dolor se sintió en el frío corazón del azabache al ver que ella le quitaba la mochila y este la besaba sorpresivamente.

    Volteó la cara y se largo de ahí. De una extraña manera no le gusto ver eso. Quizá todo el tema de terminar con la pelirroja lo hacia angustiar. “Quizá solo es eso”. Trato de convencerse el Uchiha.

    — ¡hey Sasuke! ¡Hasta que por fin te encuentro amigo! –le llamó Sai desde la espalda— ¿Y esa cara? ¿Te encontraste con Itachi o que? –se burló formando su típica sonrisa falsa.
    —Luego te cuento, ahora tengo una terrible jaqueca y solo quiero largarme de estas clases – frunció el ceño poniendo la mano en su cabeza.
    — Bueno pues yo te cuento donde andaba-llevò sus brazos detrás de la cabeza.
    — Cerca de Ino ¿No es así? –Puso los ojos en blanco- ¡Invítala a salir idiota! Sabes bien que los tiene a todos muertos por ella.
    — ¡Cállate! No te imaginas lo difícil que es hablarle. Es peor que Sakura-hizo una mueca.
    —Me da igual –metió las manos en sus bolsillos- Por cierto, voy a terminar con Karin.
    — ¿Qué? ¿Vas a terminar con Karin? Si claro. Llevas meses diciéndolo y no lo haces –Insinúo comenzando a caminar ambos por el pasillo.
    — Hoy vino a verme y se lo dije. Pero creo que la lastime –bajó la mirada.
    — Tu problema es que no sabes tratar a las chicas.
    — ¡Y tu tampoco idiota! ¡Mira quien me lo viene a decir! –gruñó con una gota en su frente.
    — Sasuke, tranquilo. Hoy estas mas irascible que nunca –suspiro- Mira hoy saldremos al pool para despejar tu mente ¿Te va? Te llevo yo no tengo problema.
    — Ya llevábamos cinco noches seguidas que volvemos tarde a nuestras casas ¿No te parece mucho?
    — ¿Seguro que eres Sasuke Uchiha? ¿Al que le da igual la opinión de la gente? Porque te juro que hoy no pareces tú –preguntó burlándose de su amigo quien le lanzo una mirada asesina.
    — Ya te dije. Es esa estupida jaqueca que me esta volviendo loco.
    — Yo creo que te tiene mal pensar mucho las cosas. Yo en cambio pinto cuadros y no pienso nada mas- soltó una sonrisa.
    — Sai, por favor, no me hables de arte que no ando de humor.
    — Enserio que esto me preocupa. ¿No quieres decirme que es lo que en realidad sucede no?- frunció el ceño, preocupado.
    — Mejor vayamos a clases - Se excusó el azabache aprovechando que el profesor estaba a punto de entrar a su salón.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Temari se sentía pintada al óleo. Su hermano supuestamente las había ido a visitar a ella y a Matsuri. Pero llevaba ya quince minutos conversando con la castaña animadamente.

    Saludò a su hermano y a la castaña para dejarlos charlar tranquilos. La mejor opción seria ir a la terraza y pensar bien las cosas.

    Desde la llegada de la rubia, “amiga de Shikamaru” se sentía pésima. ¿Es que acaso no podía fijarse en ella? Claro, si era tu ex mejor amiga no la vería de otra forma ni que te ofrecieran todo el oro del mundo.

    Siguió caminando y llego a unas escaleras que conectaban a la azotea. Abrió la puerta y sintió el aire fresco correr por su rostro.

    Se sentó en la banca que había allí bajo y se recostó apoyando su cabeza en su brazo.

    Escucho el ruido de la puerta abrirse pero lo ignoro y empezó a bostezar. Los pasos se oían cada vez mas cerca y se detuvieron frente a ella.

    Esta abrió un ojo y se levanto de golpe de la banca al ver de quien se trataba.



    — ¿Qué haces aquí problemática? Sabes que este lugar es donde tomo la siesta –Bufó el Nara con las manos en los bolsillos.
    — Perdóname no sabia –se paró e hizo unos pasos hacia la baranda cerca de donde terminaba la azotea.
    — ¿Te sucede algo? –se acercó a ella.
    — Para nada –Negó con la cabeza y fijó la vista al transito que se veía desde ahí arriba, en la calle.
    — Temari, te conozco desde hace años. No eres buena para fingir- hizo lo mismo que la rubia.
    — ¡Ya cállate vago! Espera… ¿Me llamaste Temari? –abrió los ojos como platos volteando a verlo.
    — Si, agh todo esto es tan problemático –se rascò la nuca- Pero debemos arreglarlo.
    — ¿Arreglar que cosa?- Preguntó muriendo de intriga sobre lo que intentaba decir el castaño.
    — La absurda pelea que tuvimos de niños. Además hay algo que quiero decirte hace tiempo.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Tenten caminaba rumbo hacia su casa, devastada. ¿Por qué tuvo que quedar como una idiota frente a Neji? Por una vez en los diez años que conocía a Itachi, lo maldecía por llamarla en ese momento.

    Y para peor, no sabia de el hace horas. Seguramente la estaría llamando al celular ya destrozado. Así era en vano pensar que podría saber algo sobre el.

    Seguía echándose la culpa de que casi muere atropellada si no hubiera sido por el Hyuuga.

    Perdida en sus pensamientos la término haciéndola llegar a su parque favorito. Aquel en que suele hacer skate.

    Mirò hacia todos lados buscando a otros chicos que estuvieran realizando el mismo deporte pero solo hallo a un muchacho sentado en una banca solo.

    Por alguna extraña razón sentía que debía acercársele. Esa imagen le causo mucha lastima y tristeza.

    Lo que le causò mas sorpresa fue hallar al tal mencionado Neji por su cabeza con los ojos hinchados y rojos. Se sentó a su lado y este ni se inmutó ni a voltear a verla.


    — ¿Qué quieres? – dijo el ojiperla mirándola enojado.
    — Sólo quise acercarme, aun te debo una disculpa por lo de hoy temprano. Enserio fui a una estupida, perdona por preocuparte –se disculpó la castaña con la mirada baja.
    — Yo te grite sin razón. En verdad estaba mas enojado conmigo mismo que contigo.
    — ¿Y eso porque? Además noto por tus ojos que estuviste llorando –Acercó lentamente su mano a las pupilas del morocho.
    — Es que mi padre murió en un accidente – Mencionó con la voz quebrada a punto de llorar.
    — Perdóname, realmente no hacia falta que me lo contaras –Una enorme impulsión la hizo abrazarlo sorpresivamente.
    — ¿Por qué me abrazas Tenten? –tratò de soltarse del agarre de la castaña.
    — Porque se que se siente perder a un padre- le dedicò una sonrisa compasiva— ¿Sabes que? Si me salvaste quizás fue el destino que quiso que evitaras que sucediera lo mismo.
    — ¿Quieres decir que no fue casualidad que te salvara?
    — Todo sucede por algo – le guiñò el ojo levantándose del asiento- Me iré a andar en skate ¿Te apuntas?
    — Cla-claro –aceptó, con un leve sonrojo y parpadeando varias veces extrañado ante la optimista aptitud de la Ama.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    Todo iba bien según Matsuri. Perfecto en realidad. Gaara le contaba sobre su escuela y su vida animadamente con toda la confianza del mundo. Que tenia sentido ya que se conocían desde hace años.

    Pero algo raro tenía el pelirrojo hoy. Se notaba cierta luz en su mirada al hablar con la castaña. Esta cada vez que lo miraba directamente se ruborizaba a más no poder.

    En esos momentos se sentía como Hinata, a punto de sufrir un desmayo. Y además Temari se había ido para dejarlos solos. ¿Y donde rayos andaba Sakura metida? Ya no le quedaba mucho tiempo para caer rendida a su corazón acelerado.

    — Perdóname Matsuri, ya debo irme – Habló el pelirrojo mirando su reloj de pulsera- Pero antes quiero preguntarte algo.
    — Cla-claro Gaara-kun ¿Qué sucede?
    — ¿Querrías salir conmigo el próximo fin de semana? Ya sabes, lo prometido es deuda-soltó una risita que aumento el rojo en el rostro de Matsuri.
    — Me encantaría ir contigo Gaara-kun- aceptó gustosa sonriéndole.
    — Luego te envío un mensaje de texto avisando a que hora paso a buscarte – Se acercó a su moto y saco el casco- Nos veremos entonces, el resto de la semana no tendré libre para escaparme –hizo una mueca- Adiós- se acercó lentamente y saludó por la mejilla a la castaña para luego subirse a su motocicleta y arrancarla a toda velocidad.
    ¡No lo puedo creer! ¡Gaara-kun me invito a una cita! ¡Kyaaa! Hoy es el mejor día de mi vida- Exclamó por sus adentros, mientras iba saltando rumbo a su clase.


    Preguntas:

    Que les parecio el cap? errores?

    Sasuke estara empezando a sentir cosas por Sakura o solo era "su jaqueca"?

    Que les parecio el triste momento de Karin cuando lloraba?

    Que planeara decirle Shikamaru a Temari?

    Como piensan que sera la cita de Gaara y Matsuri?
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  14.  
    Niné.

    Niné. .

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Diciembre 2011
    Mensajes:
    888
    Puntos en trofeos:
    198
    Pluma de
    Escritora
    Linda, voy con lo técnico:
    Ya sé que con "ojiperla, ojiazul, ojinegro" etc, te refieres a los ojos de los personajes y su color, pero NO existen esas palabras, no las uses, en vez de eso narra "el chico de ojos azules, la chica de orbes como perlas, etc..."

    Tampoco pelinegro, pelirosa, sé a que te refieres, más no por eso existen, con tantas palabras en nuestro vocabulario, que hay muchas que ni siquiera manejamos, dime por qué la necesidad de inventar más.

    Mejoraste con los verbos en pasado, creo que esta vez la mayoría estuvieron acentuados, pero aún te falta trabajar con ello.

    Bueno, hubo una parte que me extrañó, Neji con las voz quebradiza y con ganas de llorar, y aparte tratamudeando, es bastante raro, algo típico de él sería girarse para que nadie lo viera, o portarse aun más frío, cuidado con las actitudes originales de los personajes.

    Tienes varios errores de dedo.

    Ahora, la trama:
    Pues, aún no sé mucho. Tiene sus giros interesantes, como tiene cosas de lo más sencillas.
    Creo que la trama aún está en desarrollo, las relaciones de los personajes apenas van cobrando fuerza, al igual que los problemas; por lo que no tengo mucho que decir.

    Saludos. :)
     
  15.  
    Stitch

    Stitch Voy sonriendo por ahí

    Acuario
    Miembro desde:
    12 Enero 2012
    Mensajes:
    230
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! Me han gustado todos los capítulos que subiste, por eso les di "me gusta" jajaj (?)
    Bueno, los errores y eso, ya te los dijeron en el comentario anterior. Tenelos en cuenta; todo nos ayuda a mejorar cada vez más.
    Me agrada la historia y como se está formando. Me gusta porque no es todo a las apuradas, que ya en el segundo capítulo más o menos se están casando, o son todos novios y demás...Las cosas se dan de a poco y eso esta bueno; por lo menos desde mi punto de vista. Las relaciones entre ellos cada vez se van notando más pero siempre todo a su debido tiempo ^^
    Contestando así medio rapidito a tus preguntas, considero que obviamente el Uchiha menor está comenzando a sentir cosas por Sakura, quiera él o no aceptarlo y poniendo como excusa su dolor de cabeza; me alegro de que haya aclarado los tantos con Karin, aunque ella no se lo tomó demasiado bien y, es comprensible. Con respecto a la problemática y el vago, tal vez Shikamaru quiera arreglar las cosas y tener esa relación que compartían antes e incluso un poco más que eso y, Gaara y Matsuri me gusta como se va dando, me resulta de lo más interesante esa parejita ^^

    Bueno, espero tu continuación. Avísame si podes.
    Nos leemos ~
     
  16.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Tienes muchisima razon, tratare que no se me escape alguna de esas palabras y la parte de neji supongo que se desvio un poco del personaje original, en eso tambien me voy a fijar como lo cambio. Muchas gracias por fijarte mis errores :)

    Gracias por leerme a todos y perdonen la demora, ya la semana que viene seguro subire conti :3
     
  17.  
    Shayury

    Shayury Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    11 Agosto 2011
    Mensajes:
    427
    Puntos en trofeos:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Hola!
    Gracias por avisarme y siento no haber contestado antes. Me han gustado mucho los dos capítulos. En ninguno de los dos he visto faltas ortográficas.
    Que les parecio el cap? errores?
    Me ha encantado. No he visto ninguno.
    Sasuke estara empezando a sentir cosas por Sakura o solo era "su jaqueca"?
    Creo que empieza a sentir algo, pero por no admitirlo dice que es jaqueca.
    Que les parecio el triste momento de Karin cuando lloraba?
    Si, pobre
    Que planeara decirle Shikamaru a Temari?
    Espero que diga lo que siente verdaderamente por ella.
    Como piensan que sera la cita de Gaara y Matsuri?
    Me la imagino que los dos estarán muy nerviosos y creo que sera muy tierna.
    Avísame cuando este el próximo capitulo. Porfa!
    Adiós!! =)
     
  18.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Gommene gentee u.u me desapareci por unos meses, me habian cortado internett D: y perdi el archivo del fic :/ asi que esperen que dentro de poco subire la conti :)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    Sweet blody rose

    Sweet blody rose Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Enero 2012
    Mensajes:
    69
    Puntos en trofeos:
    117
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Perfecto/a desde que te conoci (nxh, sxt,sxs,gxm,nxt,sxi)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5476
    Hola gente, le pido mil perdones por dejar mi fic tirado por tanto tiempo!!! >.< Bueno pondre mi mejor esfuerzo por continuarlo sin que tengan que esperar mucho ^^ Aqui va el capitulo nuevoo :3

    Capitulo 8 Sentimientos confusos


    — ¿Te sucede algo? –se acercó a ella.
    — Para nada –Negó con la cabeza y fijó la vista al tránsito que se veía desde ahí arriba, en la calle.
    — Temari, te conozco desde hace años. No eres buena para fingir- hizo lo mismo que la rubia.
    — ¡Ya cállate vago! Espera… ¿Me llamaste Temari? –abrió los ojos como platos volteando a verlo.
    — Si, agh todo esto es tan problemático –se rascó la nuca- Pero debemos arreglarlo.
    — ¿Arreglar que cosa?- Preguntó muriendo de intriga sobre lo que intentaba decir el castaño.
    — La absurda pelea que tuvimos de niños. Además hay algo que quiero decirte hace tiempo.

    *flash back*
    Era el primer día de clases de la primaria. Dos niños caminan con una sonrisa en su rostro rumbo a la escuela. La niña era rubia con el cabello atado en cuatro pequeñas coletas, con ojos color verde marino y su mochila colgando en su espalda. El niño era un poco más alto que la niña a su lado, de cabello castaño oscuro y atado en una coleta en forma de piña.
    — ¡Shikamaru-kun! ¿No estas feliz de ya estar en tercer grado? - pregunto la pequeña rubia sonriéndole.
    — La verdad que no -hizo una mueca- Esto es tan problemático y tú ya desde temprano con tanta energía -bufo.
    — ¡Shika-kun! - inflo sus mejillas.
    Ambos niños siguieron caminando bajo el largo camino de árboles de flores de cerezo mientras peleaban.
    Después de un tiempo llegaron al gran edificio y se dirigieron inmediatamente a la formación donde la nueva maestra los esperaba.
    Temari emocionada ladeo la cabeza y le dedico una sonrisa a Shikamaru haciendo que este abriera los ojos sorprendido y se sonrojara.

    *Fin flashback*



    — ¿Aun lo recuerdas no? - La blonda bajo su mirada sosteniéndose en la baranda- Éramos muy buenos amigos y un día dejamos de serlo...
    — Lo sé, pero fue por una razón muy obvia - El Nara esbozo una pequeña sonrisa
    — ¡Vago déjate de misterios! ¡Un día me comenzaste a ignorar y nunca me diste una explicación! - Exclamo con lágrimas en los ojos.
    — Temari es que tu...agh es tan difícil -se rasco la nuca- Al principio me sentía celoso de que te hicieras amiga de Sakura, Hinata y Matsuri pero además de eso es que no quería pensar en ti de otra manera.
    — ¿De otra manera? -enarco una ceja acercándose al castaño.
    — La razón por la que me aleje de ti es que me estabas comenzando a gustar...
    Un fuerte viento recorrió el lugar moviendo el cabello de ambos y un silencio incomodo se formó en los dos. Temari quedo paralizada viéndolo a Shikamaru mientras este miraba hacia el cielo con un leve rubor.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    El timbre de receso sonó y siendo la última hora todos se marcharían a sus casas. Sai y Sasuke salieron de sus clases fatigados y quejándose de lo dura que había sido la clase de Historia.
    Caminaban por el pasillo charlando entre ellos. Cuando de repente una figura rubia paso por al lado de Sai y siguió de largo. Él sabía de quien se trataba. Ino. Al verla de espaldas se le ocurrió dibujarla en ese momento.
    Rebusco en su mochila hasta encontrar una libreta y una lapicera. Se paró en seco y pensando en la imagen de la Yamanaka hizo un boceto.
    Sasuke continuo su marcha sin darse cuenta que su amigo se había detenido. Al no verlo a su lado volteo y su rostro formo una sonrisa pícara al ver la escena.
    — Es la tercera vez que te veo dibujando hoy Sai - soltó una risita picara.
    — Ya cállate Sasuke -hizo una mueca concentrado aun en el dibujo.
    — Oye ¿Enserio te gusta Ino-chan? - Le saco el cuaderno para mirar de que trataba el boceto.
    — Vamos Sasuke devuélvemelo - estiro su mano intentando arrebatárselo.
    — ¡Hey! ¿Qué hacen muchachos? - Pregunto acercándose Kakashi-sensei a ellos- Vamos, vamos, tienen que ir a su casas - los apuro haciendo el gesto con la mano.
    Ambos azabaches se miraron, Sasuke le devolvió la libreta a Sai y caminaron por el pasillo soltando risitas por su absurda pelea. Cuando se trata de chicas ambos le hacían la vida imposible al otro.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    — ¿No piensas decir nada? - Arqueo una ceja el Nara.
    Temari aun seguía en shock. Esa persona... Shikamaru, su fiel compañero de travesuras y escapadas gustaba de ella. Siempre pensó que el solamente la veía como una amiga pero todo era diferente. El correspondía sus sentimientos. Lo conocía demasiado bien como saber que no era una broma lo que decía.
    ¿Que sería lo mejor? ¿Decirle que también lo amaba? Aunque lo intentara, no salía ni una palabra de su boca. Tanto tiempo desilusionada sobre sus sentimientos y ahora pasaba esto.
    Volteo lentamente y salió corriendo. Shikamaru la quedo viendo desconcertado. En verdad esperaba una respuesta de su parte. Se escuchó el cerrar de la puerta y él se tiro sobre la banca con el ceño fruncido. Esa reacción no formaba parte de su plan.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    El segundo año ya se encontraba saliendo del instituto, todos caminando y hablando en grupos entusiasmados por la feria estudiantil de la próxima semana. Cada grupo haría una tarea diferente que se les entregaba por sorteo.
    Sakura, Kiba e Ino caminaban juntos planeando una salida el fin de semana. Hinata miraba al suelo apenada junto a Matsuri que marcaba en su celular la fecha de la cita con Gaara.
    —Hina-chan ¿Estas bien? Me conto Shizune que estabas en la enfermería -Comento Sakura acercándose a la Hyuuga.
    —Es que....Solo me desmaye tranquila - Bajo aún más su mirada sonrojada.
    — Luego me cuentas eh -Le guiño el ojo.
    — ¿Que sucede? ¿Hinata-chan tiene un pretendiente? - Ino formo una sonrisa maliciosa al preguntarlo.
    — ¡Yo sé quién es! Hina-chan me lo conto -se rio el Inuzuka.
    — ¿¡Cómo es posible que yo no lo sepa!? - Mascullo Sakura sorprendida.
    — T-Te lo contare más tarde, tranquila -suspiro Hinata.
    — ¿Alguien sabe dónde está Tema-chan? - Pregunto Matsuri alzando la mirada de su móvil.
    — Es cierto, no la veo desde el almuerzo - Dijo la Haruno mirando a su alrededor.
    — ¿Ella no suele escaparse para dormir por ahí? -Arque una ceja Kiba.
    Vaya...Me suena mucho a Shika-kun -Pensó Ino formando una pequeña sonrisa- Oigan, si quieren la busco yo, no tengo apuro.
    — De acuerdo Ino-chan, si la encuentras avísale que después la llamo -Agrego Sakura para luego ver a la rubia de ojos celestes volver al edificio del instituto.
    El grupito camino junto hasta el otro lado de la calle y se dividieron para la izquierda y derecha. Matsuri, Sakura y Kiba se iban juntos hacia sus casas mientras que Hinata se dirigió a la parada a esperar el autobus.
    Los tres jóvenes voltearon y saludaron a la Hyuuga. Esta les devolvió el saludo tímidamente.
    Su cabeza daba vueltas con todo lo sucedido hoy. Su cerebro no podía armar la imagen clara haciéndolo parecer un sueño. ¿En realidad Naruto-kun la había besado? ¿O quizás solo fue un sueño? Sacudió la cabeza negándose a creerlo. Ellos eran simplemente amigos jamás pasarían de ese nivel.
    Para su sorpresa salía el rubio de hermosos orbes azules con su bicicleta riéndose junto a sus compañeros. Hinata fijo la vista en él y se le quedo mirando admirada.
    El Uzumaki se echó a reír con las chistes que contaban sus amigos, volteó la cabeza y vio entre la multitud unos ojos color perla clavados en él y se ruborizo. Si era quien pensaba, era muy incómodo poder verla a los ojos después de ese inesperado beso.
    La Hyuuga abrió los ojos sorprendida ante la evasión del rubio. La ignoro. Siempre le sonreía y la iba a saludar pero solo se limitó a girar la cabeza hacia otro lado. Sus ojos se pusieron lagrimosos y se mordió el labio inferior. Justo el autobús se estaciono en la parada y ella subió rápidamente. Lo mejor era salir de ahí antes de pensar lo peor.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    La muchacha de cabellos y ojos rojos se hallaba apoyada en la pared mirando su reloj impaciente. Miro a los estudiantes que salían de clases y decidió entrar al edificio. Ya la estaba haciendo esperar demasiado.
    Itachi salía con su grupo "Akatsuki" de las clases. En el camino hablaban de ir a un bar a jugar pool y lo invitaron. Él se negó diciendo que tenía que ir a otro lugar y todos comenzaron a burlarlo menos Konan, la chica de cabello azul, que solo soltó una risita.
    El Uchiha mayor volteo y vio a su amiga de la infancia caminando y no dudo en llamarla.
    — ¡Karin Aquí! -Grito este llamándola.
    — ¡Itachi-kun! Justo iba a buscarte adentro. Como siempre andas metido en la dirección - se rio con una gota en su frente.
    -Vaya... ¡pero mírate! Se nota que ya te estas recuperando del tema de mi hermano - Se burló mirándola de arriba abajo.
    Esta llevaba su cabello recogido en una coleta alta y sus lentes de siempre. Llevaba puesto una blusa negra que llegaba a la mitad del abdomen y unos shorts de jean cortos.
    — Ya cállate -rodo los ojos- Hablando de Sasuke, ¿Cómo está el?
    — Con su club de fans detrás de el - Soltó una sonrisa pícara que callo al recibir la mirada penetrante de la pelirroja- Ya de acuerdo, supongo que anda bien, hoy creo que salía con Sai, pero su amigo me conto que anda de pésimo humor -suspiro el azabache acomodando su mochila en un hombro.
    — Si, me conto lo mismo, que supuestamente anda con muchas jaquecas. -Comento comenzando a caminar junto al Uchiha.
    — Quizás una chica lo tenga así...
    — ¿Tú crees? Pero él dijo que no le gustaba nadie, vamos Itachi, solo me lo dices para hacerme sufrir - inflo sus mejillas y se cruzó de brazos.
    — Vamos Karin, yo invito una ronda de Ramen- Dijo caminando delante de ella.
    — ¡Itachi Uchiha! ¡Espérame!- Exclamo corriendo para alcanzarlo.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    Shikamaru abrió los ojos y miro a su alrededor. Aun seguía en la escuela y la campana de receso ya había sonado. Se levantó de la banca y bostezo vagamente. En verdad estaba tan enojado con sí mismo. Quizás no había sido lo suficientemente claro en su confesión, sabiendo como es Temari, capaz lo malinterpreto.
    Camino lentamente hacia la puerta de la azotea refregándose los ojos y al abrirla se encontró con la rubia de ojos azules con la mano sosteniendo la perilla.
    — ¡Ino! ¿Qué haces aquí?
    —Venia a buscar a Temari-san, pero veo que no esta aquí -suspiro haciéndose a un lado para dejar pasar al Nara.
    —Ah… ella –miro hacia otro lado metiendo sus manos en los bolsillos.
    — ¿Acaso sucedió algo Shika-kun? – Ino sonrió pícaramente.
    —Hmp nada –contesto cortante y siguió caminando.
    ¿Acaso Shika-kun se habrá confesado? Hace mucho tiempo que no me trata así de cortante como para no contarme sus problemas. Vaya…. Pero que chico – Pensó Ino mirando preocupada como se iba su amigo y luego suspiro rendida.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    ¡Rayos! ¿Por qué fui tan estúpida? ¡Amo a ese vago desde hace años y no me atreví a decírselo!- Pensó Temari refunfuñando.
    Después de correr mucho tiempo se hallaba en un rincón escondido de la escuela llorando en cuclillas. Escucho el timbre de receso y se limpio las lágrimas de sus ojos. Se levanto lentamente del suelo y decida se encamino a buscar a Shikamaru. Lo amaba con todo su ser, era muy rara su relación. Se podría decir que siempre lo fue.
    Desde pequeños compartían el mismo carácter y gustos, pasaban mucho tiempo jugando juegos de estrategia. Ella sabía perfectamente que él era perfecto. Era el único capaz de soportarla y no decir anda.
    Formo una sonrisa en su rostro mientras caminaba recordando todos los momentos con el. Su típico “problemática” la hizo chistar.
    Al dar la vuelta la esquina choco con alguien y cayo al suelo. Alzo la vista y frunció el ceño. Justo esa persona tenia que aparecer. La ayudo a levantar y se disculpo con una gota en la frente.
    —Si buscas a Shikamaru se esta yendo a casa
    Temari asintió y luego de unos pasos comenzó a correr. La otra persona quedo viéndola con una sonrisa de satisfacción. Su plan estaba funcionando.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Tenten hacia skateboarding muy entretenida mientras hablaba con los chicos del parque. Era muy poco usual que una chica hiciera ese deporte así que llamaba la atención de todos los allí presentes, incluso la de Neji que la miraba sorprendido.
    Ella se detuvo en seco y miro a su alrededor con sus mejillas encendidas. Saco su nuevo celular, ya que el anterior lo había destruido un coche y la directora le presto uno, y marco un número de la cual atendió una voz femenina.
    — ¡Hola mama! ¿Cómo estas? ¿Necesitas algo de la farmacia? –Pregunto Tenten con tono preocupado.
    —Tranquila hija –La voz del otro lado tocio- Ven a casa temprano ¿Si? Y Cuídate por favor…
    —Claro, en un rato estaré por ahí, tú también cuídate- Cortó y lo volvió a guardar en su bolsillo.
    Coloco su pie sobre la punta del skate y de un movimiento la levanto del suelo y la puso bajo su brazo. Saludo a todos y comenzó a caminar hacia el Hyuuga.
    — ¿Sucedió algo?-Arqueo una ceja el castaño.
    —Tengo que regresar a mi casa, mi mama no anda muy bien de salud –suspiro- Nos veremos otro día… ¿Neji, cierto?
    —Hmp –asintió metiendo sus manos en los bolsillos- Si quieres te acompaño –ofreció volteando la cara.
    — No es necesario. Llamare a alguien para que me pase a buscar- Dijo sonriente.
    — ¿Segura? No tengo problemas en acompañarte
    La Amma lo ignoro y comenzó a hablar por teléfono animadamente con una voz masculina. El Hyuuga la miro de arriba abajo y frunció la boca. La primera vez que le llamaba la atención una chica.
    Vaya, parece que el destino no quiere que suceda nada- Pensó mirando fijamente al suelo.
    —Gommen, no pude escuchar que me dijiste, pero ya arregle con mi hermano mayor para que me pase a buscar.
    — ¿Hermano mayor? – Abrió los ojos sorprendido
    —Es una manera de decir – hizo gesto con su mano riéndose- Lo conozco desde pequeña y es como mi hermano mayor ¿Te parece tonto no es cierto? –se encogió de hombros y oculto una risita avergonzada.
    Neji se le quedo viendo impactado. Nunca en su vida había visto a una mujer así. Se parecía mucho a su madre y eso le causaba una cierta alegría que lo llevo a mostrar una leve sonrisa a la castaña.
    —Neji ¿Estas sonriendo? ¡Imposible! ¡No creo que esa cara pueda formar una sonrisa tan linda! – Se le acerco y le pellizco los cachetes de un lado al otro intrigada.
    — ¡Tenten-chan! ¡Ven, sube al auto!- Se escucho gritar una voz a lo lejos.
    —Ya vino Itachi-sama ¡Nos vemos Neji! ¡Me da gusto haber conocido otra faceta de ti! –Lo saludo con la mano alegremente corriendo hacia al automóvil donde se hallaba el Uchiha
    El Hyuuga se limito a devolver el saludo y miro como Tenten se marchaba. De una extraña manera le causaba ganas de conocerla mejor. Hace un rato pensaba que era una idiota entrometida pero con solo hablar con ella quince minutos descubrió una persona gentil, dulce y alegre.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    Sai y Sasuke iban en el coche del ya primero nombrado hablando entre ellos sobre a donde salir el fin de semana. Sai quería ir a una exposición de arte mientras que el Uchiha deseaba ir a una carrera de autos.
    Durante un largo trayecto discutieron sobre cual lugar era mejor pero algo llamo la atención de Sasuke que lo hizo voltear la cabeza e ignorar lo que decía su mejor amigo.
    Si, era ese Inuzuka al lado de una castaña y…. ¿Sakura? Genial-Pensó rodando los ojos.
    Todo esto le estaba trayendo muchos problemas y ¡Encima veía a esa rosita con ese perro! Por una extraña razón hirvió de celos al tal punto que Sai se dio cuenta y lo codeo para llamarle la atención.
    — ¿Sasuke, estas bien?
    —Hmp –Mascullo mostrando sus colmillos y respirando profundamente para tranquilizarse.
    — ¡Oye! ¿Esa no es Sakura con aquel Inuzuka?
    —Puedes apurarte Sai – Se mordió el labio inferior tratando de ocultar su desagrado al ver a la pareja.
    —Ya, tranquilo. No entiendo porque te pones así, solo hablábamos de una salida, tampoco era para que te enojes de esa manera- suspiro encogiéndose de hombros.
    — ¡Sai, cállate y conduce!
    —Oye, espera….espera….-Soltó una risa- ¿No estarás así por ver a Sakura con otro chico?
    — ¡Cállate! –grito Sasuke haciendo que Sai parara en seco el auto y todos voltearon a verlo por el rechinar de las llantas.
    —Sasuke perdona que sea así, pero desde que te chocaste con esa chica…estas distinto, vamos, soy tú mejor amigo puedes decir que sucede-suspiro aun sosteniendo el volante entre sus manos.
    —No me sucede nada, solo arranca y llévame a mi casa por favor- volteo el rostro y miro por la ventanilla.
    —Que va… no se puede racionar contigo – Bufo otra vez y arranco el coche.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    Kiba, Sakura Y Matsuri voltearon y vieron el auto negro frenar en seco. La Haruno abrió los ojos sorprendida al darse cuenta de quien trataba y luego continuo caminando de brazos cruzados y con el cejo fruncido.
    El Inuzuka solo arqueo una ceja y luego alcanzo a su novia posando su brazo alrededor del cuello de esta, Matsuri miro la escena extrañada pero suspiro al ver que el coche volvía a arrancar y dio unos pasos volviendo con el grupo.
    —Hay cada loco manejando hoy en día – Bufo Matsuri acomodando su mochila de lado.
    —Si, tienes razón- Dijo Sakura mirando de lado fingiendo que no sabía nada.
    —Oigan, ¿Ya saben que harán para la feria estudiantil? – Exclamo Kiba animado
    —Hable con mi hermana y dijo que mañana la directora Tsunade nos dirá- Comento la chica de ojos color jade.
    —Espero que hagamos algo divertido. El año pasado trabajamos en una cafetería vestidas de maids –Inflo sus mejillas la castaña avergonzada.
    ¡Si! Ese día me divertí mucho –Kiba soltó una carcajada- Aun guardo las fotos de Sakura sonrojada – Forma una sonrisa pervertida.
    ¡Kiba! – Mascullo la Haruno preparando su puño.
    Ya ya –La tranquilizo haciendo gesto con la mano- Nosotros hicimos un laberinto de estrellas luminosas que al llegar al final una hechicera leía tu futuro
    ¡Ya me acuerdo! Esa bruja dijo que iba a terminar sola –Una aura negra se apodero de Matsuri.
    ¡Pero si lo dijo a propósito por Gaara! Enserio, ella luego me conto que estaba muy celosa que Gaara te hablara a ti y no a ella- Le palmeo en la espalda consolándola.
    ¡Ves Matsu-chan! Gaara esta interesado en ti. Créele a Tema-chan que ello lo conoce mejor que nadie – Sakura le guiño el ojo.
    No lo se, no lo se –Se cruza de brazos y niega con la cabeza
    Luego terminaras como Sakura y yo –Kiba la toma entre sus brazos a la ya nombrada y sonríe.
    —En verdad hacen tan linda pareja- Cierra los ojos y les sonríe dulcemente.
    Los tres se rieron y continuaron caminando

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    Al día siguiente todos los alumnos caminaban por la entrada hacia el patio para formar y luego entrar a clase. Grandes multitudes se quedaban reunidas discutiendo sobre su tema para la feria estudiantil de la siguiente semana. La mayoría de los cursos ya tenían su actividad acepto tres.
    El segundo año, que incluía tres cursos, aun no tenía un tema y esto causaba conmoción entre los alumnos.
    El típico grupo Kiba, Naruto, Shikamaru, Chouji, Lee y Shino entraban al instituto hablando entre ellos. Deseaban que les tocara una actividad divertida e interesante como actuar de samuráis para impresionar a las chicas o una cafetería maid para babearse.
    Las chicas, Sakura, Temari, Hinata, Matsuri e Ino, por su parte, pedían por favor que no les tocase algo vergonzoso. Hinata se perdió en sus pensamientos recordando el día anterior. Sus ojos se pusieron nublosos y miro hacia el suelo para que no la vieran llorar. Le dolía en el alma saber que aquella persona que quería tanto la había ignorado.
    De repente una voz llamo su atención y la tomo por los hombros. Ella alzo la vista y su cara se puso de color tomate y empezó a hiperventilar del susto.
    ¡Buenos días Hinata-chan dattebayo!- Saludo alegremente el Uzumaki.
    ¡Na-Naruto-kun!- Exclamo aun sonrojada- Bu-buenos días –miro hacia un costado.
    ¡Hey! ¡Buenos días chicas!- Saludo también Kiba apareciendo al lado de Naruto
    Disculpen –Se aclaró la garganta la castaña de chonguitos que pasaba caminando.
    ¡Hey! ¿Tú no eres la secretaria de Itachi Uchiha? –Se burlo Naruto entre risitas.
    Soy su hermana menor que es diferente –se cruzo de brazos- La directora Tsunade-sama quiere hablar con ustedes en el salón, así que mejor apresúrense-los apuro la Amma haciendo gesto con la mano.
    —De acuerdo- Dijeron todos al unísono caminando hacia sus salones seguidos de Tenten que venia detrás de ellos.
    Sasuke y Sai entraban juntos como todas las mañanas restregándose los ojos y bostezando a cada rato. Sorpresivamente apareció el Uchiha mayor al lado de su hermano causándole un gran susto.
    ¡Itachi-baka! –Le grito el azabache menor a su hermano- Sabes que a la mañana ando como zombie
    Bueno, ya, quería darte los buenos días nomas –se encogió de hombros- Buenos días Sai – le sonrió alegremente.
    Si, si buenos días – bufo este dejando caer su mochila a un lado.
    ¿Ya saben que harán en la feria estudiantil?- Pregunto Itachi curioso posando sus brazos en ambos muchachos.
    Mejor pregúntale a tu secretaria –Sasuke se soltó del agarre.
    Ella hoy anda muy ocupada –le saco la lengua cerrando un ojo.
    ¿No crees Itachi que estas grande para salir con una de primero? –Se burlo Sai sonriendo pícaramente.
    ¡No salgo con Tenten-chan! –Exclamo apresurado- Me gusta otra persona, además ella es como mi hermana menor y me trata mejor que otros – rodo los ojos hacia la dirección de su hermano menor.
    El timbre del inicio de clases sonó y los tres muchachos se separaron para ir rumbo a las escaleras que conectaban a los cursos. Itachi se dirigió a la izquierda y los saludo con la mano a ambos chicos pero estos lo ignoraron y siguieron caminando hacia la derecha.
    No había caso. Aunque intentara tener una conversación con su hermanito nunca le haría caso. Se rindió finalmente y entro a su curso.
    Al entrar el Uchiha y su mejor amigo al salón se quedaron pasmados mientras la mujer rubia que se hallaba enfrente de la clase clavo una mirada asesina en ellos. Los dos se sentaron inmediatamente en sus lugares sudando frio.
    Bueno ya que están todos les quiero dar una noticia muy importante que incluye a los otros segundos –Comenzó a hablar la directora acompañada de Shizune, su secretaria, que llevaba una libreta- Ya he decido con los profesores y los presidentes de clase que actividad realizaran para la feria estudiantil – todos comenzaron a gritar de la emoción por la noticia- Ya chicos, bueno volviendo al tema, hemos decido que este año realizaran obras basados en los cuentos de princesa. Queremos lograr que ustedes llamen la atención del público con su gran actuación.
    ¿¡Que!? – Se escucho a todo el mundo aclamar con la boca abierta de par a par.
    Bien, cuando sea la hora de receso pueden fijarse en cartelera quienes ayudaran en el vestuario, tras bambalinas, con la escenografía y quienes actuaran- todos bufaron- Háganme el favor de calmarse, esto es para lograr que mas gente quiera venir a este instituto además que es para su diversión ¡Disfrútenlo! –Les sonríe y al marcharse del aula empezó a un gran alboroto entre los estudiantes.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
    Temari estaba en frente de la clase con una libreta en mano y anotando cosas en el pizarrón. Volteo a ver a sus compañeros y trago seco.
    —Buenos chicos, hemos decidido al fin con la directora nuestro tema para al feria estudiantil, pero por favor no se enojen o me ataquen – dijo sarcástica con una gota en la frente.
    ¡Ya, Tema-chan! ¡Dinos! –La apresuro Sakura curiosa de saber de que trataba.
    Bueno, han decidido hacer obras al estilo cuento de princesas.
    ¿¡Que!? –Se escucho a la clase gritar muy sorprendidos.
    Y bueno, tendremos que actuar algunos –Dijo por lo bajo mirando hacia otro lado- Les entregare los folletos que dicen que debe hacer cada uno en la obra- Saco los volantes de la libreta y los empezó a entregar cuidadosamente, por miedo de la reacción que fueran a tener sus compañeros.
    “…Para la obra de Blancanieves y los siete enanos:
    Papeles principales: Hinata Hyuuga y Naruto Uzumaki…..” Leyeron ambos jóvenes ya antes nombrados en el papel y se paralizaron. Naruto se cayó de su silla y el papel fue cayendo lentamente sobre su cara. Hinata fijo su mirada al pupitre, sonrojada al máximo y a punto de sufrir un desmayo. Ino al verla así fue corriendo a hacerle aire con la mano.
    -.-.-.-.-.-.-.-
    Matsuri alzo la hoja sobre su pupitre lentamente, con un ojo cerrado, observo el papel.
    “Tras bambalinas: Matsuri Kinomiya, Shino Aburame….” –La castaña pego un salto de alegría mientras todos le lanzaron una mirada asesina que la obligo a volver a su lugar con una gota en su frente.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    Temari termino de repartir los panfletos y se sentó con el ceño fruncido en su banco, algo pensativa recodando lo que decía el papel.
    “Para la obra de Cenicienta:
    Papeles principales: Temari Sobaku No y Shikamaru Nara…”
    La blonda soltó un suspiro mientras el Nara dijo su típico “¡Que problemático!” y se volvió a recostar sobre su banco para seguir durmiendo.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-
    Sakura se cruzo de brazos y piernas y miro hacia la ventana sin decir nada, Su nivel de enojo había superado a todos.
    ¡¡¡KYAAAAA!!! ¡Mi tía ya vera! ¡Esto no quedara así!- Pensó gruñendo.
    “Para el papel de La bella y la bestia:
    Papeles principales: Sakura Haruno y Sasuke Uchiha…”
    -.-.-.-.-.-.-.-
    Después de asegurarse que Hinata se tranquilizara y no sufriera otro de sus típicos desmayos, Ino cogió el papel y lo empezó a leer. Sus ojos se abrieron como platos al ver lo siguiente:
    Para el papel de la bella durmiente:
    Papeles principales: Ino Yamanaka y Sai…”
    —¡¡NOOOO!!!!! –Gritó Ino haciendo que retumbara en todo el curso- ¡Con ese pervertido no! –Formo una cascadita llorando.



    ¿Qué opinan del capitulo?


    ¿Algún error?
    ¿Me perdonan por la demora? ^^


    ¿Les gusto como se repartió los papeles de la obra? ¿Piensan que habrá muchos problemas con estas parejas?


    ¿Qué habrá pasado con el shikatema? :O
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  20.  
    Stitch

    Stitch Voy sonriendo por ahí

    Acuario
    Miembro desde:
    12 Enero 2012
    Mensajes:
    230
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! Estaba esperando la continuación desde hace un tiempito, pero respondiendo a tu tercera pregunta, obviamente que te perdono; a cualquiera puede pasarle que no tenga el tiempo suficiente para escribir o publicar ^^
    Pero...vayamos a la importante. Me gustó el capítulo; me agrada como se van dando las cosas y eso de las obras me resulta interesante, quién sabe que pasará; supongo que tendrán que ensayar y demás cosas que llevaran a unas cuantas situaciones, de las que pueden salir algo bueno...o no.
    Pobre Shikamaru, imagino como debe de sentirse con respecto a Temari y a su "grandiosa" idea de salir corriendo; espero que la rubia pueda aclararse la cabeza, ¡y que le diga de una vez lo que siente! Y, ni hablemos de Hinata...se habrá sentido pésimo cuando Naruto la ignoró aunque después todo era normal; el rubio hiperactivo si que puede ser bipolar ^^
    Si hay una pareja en la obra que me llama totalmente la atención, son el Uchiha y Sakura; ¡ya quiero ver la reacción del azabache! Y como van a llevar a cabo los ensayos y la presentación y todo lo que pueda pasar durante todo ese tiempo que tengan que pasan juntos.

    Ok...creo que ya está.
    Con respecto al tema de los errores: hay verbos que están en pasado y que tienen que llevar tilde. Ejemplos: burló, exclamó, tranquilizó, guiñó y otros más. Pero creería que nada más.
    Esperaré la continuación. Gracias por avisarme.
    Nos leemos ~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página