1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Microrrelato Fanfic - Nuna la malvada

Tema en 'Historias Terminadas Originales' iniciado por Nuna, 12 Agosto 2017.

Cargando...
  1.  
    Nuna

    Nuna Orientador Editor Gráfico

    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    340
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Nuna la malvada
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    265
    Un muffin se encontraba corriendo por su vida, agitada, temerosa, de un monstruo que la perseguía para comerla.

    —¡A-ayuda!—grita agitada la Muffin.

    Se escucha el retumbar de la risa gratificante del monstruo malo que quería comérsela, y la aterroriza mas, ocasionando que parte de su relleno rosa cayera al piso. El monstruo lo prueba con su dedo.

    —Mmm... ¡Que delicia! ¡Gozaré de ti pequeña Muffin! —exclama una voz femenina.

    La Muffin corre intentando no desmayarse por el gran esfuerzo que le estaba costando correr.

    >>¿por qué he de tener tanta masa?<<piensa agotada.

    Ve una caja metálica enorme, con puertas, y sin pensarlo dos veces, rueda e ingresa allí, con la fe que no la atraparía, pero que equivoca estaba...

    Una vez que el monstruo, que era una mujer gigante, con cabellera negra, piel blanca y ojos castaños miel, más exacto la mismísima Nuna.

    Sonríe fugaz al ver dónde se ha metido, por lo que de su bolsillo mágico saca una pinza con forma de mano, y la mete bajo la heladera (caja metálica), y sin ningún problema saca el Muffin.

    —P-por favor no me comas, t-te acusaré con mamá—dice la pequeña Muffin.

    Nuna ríe, y la acerca a su boca.

    —Bah... Ella vive regañándome que los Muffins no se comen, uno menos no le hará falta —contesta.

    Y sin más esperar lo muerde, probando la deliciosa textura, suavidad, sabor y dulce merengue rosa. Sin parar un segundo se la come toda, manchándose con los restos del Muffin ya inexistente.

    —Ay...que delicia, con el hambre que tenía jajaja —ríe satisfecha.
     
    • Creativo Creativo x 2

Comparte esta página