1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - Ninja Code(1)

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Fera, 25 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Fera

    Fera Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    25 Febrero 2012
    Mensajes:
    3
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Ninja Code(1)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2215
    Hola a todos, soy nuevo y aqui les dejo el primer capítulo de una historia dentro del mundo shinobi, con personajes originales(espero q esto vaya aki hehexP) y una temática que espero les guste =) --->



    Ninja Code(1): “Four villages, one destiny Pt.1”


    “La verdad y la justicia se encontraron. La verdad brotará de la tierra, y la justicia mirará desde los cielos”


    -------------------------------------------------------------------
    Villa Nuram.
    Frontera entre el país de la Tierra y la Lluvia.


    El sol del mediodía parecía esconderse tras unas nubes sobre la pacífica villa Nuram, una pequeña población ubicada entre los países de la tierra y de la lluvia. Sus habitantes encajaban con el lugar, siendo pacíficos y alejados al vivir en una frontera en la que ambos territorios decidieron mantener como zona neutral y a la vez libre de conflictos. Tal era la situación que ni siquiera contaba con ningún ninja: guerreros especializados en las artes del ninjutsu, taijutsu y genjutsu, sirviendo a una aldea en especial dentro de los diferentes países que conformaban la zona. Los conflictos externos eran irrelevantes para la tranquila villa, la cual vivía otra bella tarde.


    Entre las calles, la gente realizaba sus actividades con gran tranquilidad como de costumbre; en el mercado del centro la gente compraba y vendía productos varios, en las casas las mujeres hacían el qué hacer de manera alegre mientras miraban a los niños jugar y en las afueras los hombres realizaban sus trabajos para llevar la comida a sus respectivas mesas. Entre todas las personas que conformaban la villa, una era la que llamaba la atención al salir de su humilde pero acogedora vivienda con rumbo al río:


    -Buenos días, Katsudon-kun -Decía una señora de avanzada edad a su vecino, quien se asomaba a la calle con una gran sonrisa.

    -Hey, buenos días para usted también, Illi-san -Respondió aquel sujeto. Su cabello era castaño, largo y alborotado, mientras que reflejaba una barba "de la tarde" y una mirada alegre y tranquila.

    -¿Vas al río de nuevo?

    -Así es. Se me terminó la leña en la casa y necesito ir a buscar, hehe.

    -Entonces cuídate mucho, hay muchas criaturas peligrosas rumbo al río y hacia la región de la lluvia.......

    -Hehe, tendré mucho cuidado Illi-san, igual que todos los días......



    -------------------------------------
    Noroeste de Nuram.
    País de la tierra.


    Las enormes y ásperas rocas rodeaban un árido sendero, extendiéndose hasta donde se perdía la vista. Parecía ilógico que en aquel lugar hiciera tanto calor, estando tan cerca de un clima templado como era en Nuram; en el camino que cruzaba aquel solitario lugar, se podía divisar una silueta a lo lejos, distorsionada por las ondas de calor: llevaba vestimentas en gris oscuro junto con marrón, un elegante saco de color blanco y una llamativa espada colgada detrás de él.


    Después de haber estado caminando toda la mañana, decidió detenerse a descansar bajo la escasa sombra que le brindaba una enorme roca, mientras que de sus pertenencias sacaba una botella de agua. Después de dar varios tragos y casi terminarse todo el líquido, miró hacia el cielo con seriedad para después bajar la mirada y ver a una pobre flor que parecía estar pronto a morir debido al árido y rocoso lugar en el que le había tocado nacer. Aquel joven miró la flor detenidamente, para después vaciar el agua que le quedaba en su botella justo sobre la hermosa flor que parecía volver a la vida.


    Al ver aquello, sonrió y volvió a incorporarse al camino.



    -------------------------------------
    Este de Nuram.
    País de la hierba.



    -Muchas gracias por la oportunidad de hacer mis estudios sobre este templo –Agradecía una joven a una señora de avanzada edad.

    -Al contrario, muy pocas personas se interesan ya en la historia de lugares tan antiguos como este….. –Respondió, para después ver como se alejaba aquella chica.


    Preparó sus cosas: apuntes, pergaminos y provisiones; salió del antiguo templo ninja en el que se había hospedado por tres noches para poder aprender más sobre su historia y tradición. Caminaba rápidamente y mirando hacia el frente, sin siquiera mirar el hermoso paisaje por el que cruzaba, rodeado de hermosas flores y enormes extensiones de césped. Su cabello era rojizo, contrastando las vestimentas verdes que portaba y un par de ojos claros que se opacaban ante un seño fruncido de seriedad:


    -Ya solo falta ir a un tal “Nuram” y terminaré la investigación……creo que no está muy lejos de aquí –Se dijo mientras daba un suspiro y seguía caminando.



    --------------------------------------
    Sur de Nuram.
    País de la Lluvia.


    No muy lejos de la villa Nuram se encontraba un gran río repleto de árboles y donde las nubes grises cubrían el cielo. Entre las sombras que creaban todas las plantas, troncos y demás vegetación del lugar, se podía distinguir una forma humana que se encontraba sobre la rama de un enorme árbol a orillas del río. Parecía estar descansando fuera de preocupación:


    -Bueh……ya han pasado una cuantas semanas –Se decía en soledad, mirando las aguas tranquilas del río- Y vaya que llegué lejos, ya casi estoy por donde terminan las fronteras de la lluvia……..


    Bajó la mirada para después voltear a ver hacia un extraño y gran objeto que lograba asomarse desde un agujero en el árbol; varios recuerdos pasaron por su mente al ver tal cosa, para después seguir viendo hacia el río. Entonces, comenzó a llover.



    -------------------------------------------------------
    Tarde.


    -Bueno, bueno…….otro día de tranquilidad –Se decía Katsudon mientras que silbaba de regreso a Nuram. Bajo su brazo derecho llevaba varios troncos de madera seca. Por un instante bajó la mirada- Y pensar que ya ha pasado más de un año…….


    Su caminar era lento y su mirada despreocupada, pareciera como si el tiempo se hubiese detenido para él y para quienes lo rodeaban: parecía que, había encontrado paz. Justo cuando estaba por subir hacia la loma que le daría vista entera de la villa, se escuchó una tremenda explosión. Desconcertado ante lo que pudiera estar pasando, lanzó los troncos de madera y corrió a una gran velocidad hacia la punta de la loma.


    No muy lejos de ahí, el estruendo pudo ser identificado por aquella persona de vestimentas blancas y marrones, quien avanzó rápidamente hacia el origen de aquel alboroto. Por otra parte, el joven que se encontraba sobre una rama en el río pudo ver una ráfaga de humo y fuego que se elevaba a los aires no muy lejos de ahí. No sabía si acudir o no, pues estaba en los límites de su país.


    Al llegar a la cima, Katsudon miró en shock: la gran mayoría de la aldea se estaba incendiando y se podían escuchar los lejanos gritos de mujeres y niños. Todo el lugar era un caos total. Estaba totalmente inmóvil, no sabía qué hacer. Fue entonces cuando aquella mirada tranquila se volvió seria, llena de determinación y valor: era como si hubiese recordado que tenía esos sentimientos. Rápidamente comenzó a correr hacia la villa, donde al entrar esquivaba mujeres, hombres y niños que corrían en dirección contraria a la de él.


    -¡Illi-san! –Exclamó Katsudon al ver a la anciana correr hacia él- ¡¿Qué ocurre?!

    -Corre, debemos escapar –Dijo la anciana, mientras que seguía corriendo y se alejaba de su vista.



    No sabía qué estaba pasando. ¿Acaso había sido un accidente?¿Alguien había ocasionado aquel desastre? Era imposible, la villa era neutral. Al llegar al centro del lugar, Katsudon pudo divisar a cinco bandidos atacando y aterrorizando la ciudad; al ver aquello, trató de buscar ayuda pero la misma ventaja de la villa era su perdición: aquel lugar no contaba con ningún ninja. No tenía de otra, debía hacer algo:



    -¡Hey, ustedes! –Exclamó hacia ellos. Los cinco voltearon hacia él casi de inmediato.

    -Parece que uno no quiere huir….. –Expresó uno de ellos.

    -Váyanse……váyanse y no vuelvan –Les advirtió, mostrando una cara de pocos amigos.

    -¿O qué harás? Nunca podrá un simple y estúpido granjero vencernos a nosotros –Dijo el más grande de ellos, agitando una espada.

    -Es mi deber no hacerlo…….pero también es mi deber, salvar este lugar –Dijo finalmente Katsudon, levantando una mirada seria hacia los bandidos.

    -¡Agárrenlo! –Expresó el más grande de ellos.



    Tres de ellos comenzaron a correr hacia Katsudon; cada uno de ellos llevaba en sus manos un trinche que iba apuntando hacia el único que se atrevió a enfrentar a aquellos sujetos, pero justo cuando vio venir el triple ataque hacia él, increíblemente no hizo ningún movimiento: las filosas y puntiagudas armas se clavaron en su cuerpo, hasta casi atravesarlo. Todos sonrieron ante aquella escena, pues habían acabado muy fácil con el entrometido.


    -Hahaha……que patético –Dijo el sujeto de la espada.



    Pero increíblemente, la figura de Katsudon se desvaneció en el aire, dejando una extraña nube de humo donde se encontraba. Los bandidos estaban completamente desconcertados pues no sabían que había ocurrido; pero de manera asombrosa, los bandidos vieron como Katsudon se encontraba en el aire justamente hacia ellos, con una kunai en mano. El sujeto más grande de los bandidos se puso furioso al ver aquello: esa técnica, esos movimientos, esa arma……sin lugar a dudas se estaban enfrentando a un ninja.



    Con la kunai se deshizo de uno de ellos mientras que con movimientos rápidos esquivaba y golpeaba a otro para dejarlo inconsciente. Por un instante pensó en todo el tiempo en el que no había hecho un clon de sombra. Volteó a ver hacia los tres bandidos que restaban, los cuales lo miraban con odio e inclusive, miedo. Sin perder tiempo, uno de ellos se lanzó gritando hacia Katsudon, empuñando el afilado trinche: pero justo cuando estaba listo para contrarrestar el ataque de su oponente, una figura femenina apareció frente a él, era aquella joven de vestimenta verde:



    -No se apure, señor –Dijo la joven sin mirarlo, pues fijaba sus ojos serios ante el atacante. Rápidamente sacó un pequeño pergamino que no tardó en abrir- Yo lo protegeré………¡¡¡Pergamino de escudo!!!



    Entre el bandido y ellos se creo inmediatamente un extraño campo de fuerza, casi invisible. El atacante trató de penetrarlo con su arma pero era imposible: aquella barrera había sido muy fuerte para él, quien se quedó asombrado al ver tal proeza. Sin embargo, quien se mostraba más sorprendido de todos era Katsudon, quien al ver el pergamino y la peculiar pose de manos de la chica inmediatamente se dio cuenta de que era una ninja. Increíble, tanto tiempo sin ver un simple y cotidiano pergamino de escudo.


    -Eh…….gracias, pero…… -Intentaba decir Katsudon.

    -No agradezca nada, señor. Creo que es hora de huir –Respondió, volteándolo a ver, reflejando una sonrisa seria.

    -Ehhhh……no soy tan viejo para que me digas señor, y la verdad no necesito------ -Estaba diciendo cuando de la nada el que parecía ser el líder de ellos dio un gran salto, muy por encima de la barrera creada por aquella ninja.



    Ella no podía creer lo que estaba pasando y cerró los ojos. En cambio, Katsudon estaba justo por contraatacar ante el inminente golpe de la filosa espada, cuando de la nada aparecieron tres kunais en dirección al sujeto de la espada quien tuvo que detener su ataque para lograr esquivar el triple ataque desconocido. Parándose a unos metros de la barrera, miró hacia todos lados para ver al responsable:



    -¡¿Quién me atacó?! –Exclamó, mirando a todas partes.

    -Muy sencillo. Fui yo….. –Se escuchó decir.





    CONTINUARÁ………….
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    NejiTen Hyuuga Ama

    NejiTen Hyuuga Ama Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Julio 2011
    Mensajes:
    296
    Puntos en trofeos:
    153
    Pluma de
    Escritora
    Wow si que cambiaste muy rápido todo de un lado por otro.
    Ya tenias experiencia en otro foro?
    Bueno como te dije antes esta divino tu fic querido, espero que me invites al siguiente capítulo de tu interesante historia
    Sayonara...
    Atte: Tu Nueva Lectora NejiTen Hyuuga Ama
     
  3.  
    dantedmc

    dantedmc Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    26 Febrero 2012
    Mensajes:
    2
    Puntos en trofeos:
    3
    hey esta bastante interesante, looking forward to it, para cuando el prox cap?? lo unico que recomiendo es que podrias mejorar un poco la redaccion y volverlo un tanto mas serio cuando se requiera, saludos!
     
  4.  
    Fera

    Fera Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    25 Febrero 2012
    Mensajes:
    3
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Ninja Code(1)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2158
    Ninja Code(2): “Four villages, one destiny Pt.2”


    --------------------------------------------------

    -¡¿Quién me atacó?! –Exclamó, mirando a todas partes.

    -Muy sencillo. Fui yo….. –Dijo, saliendo de los arbustos con mucha calma. Se trataba de aquel sujeto con el saco color blanco. Katsudon miraba asombrado al segundo ninja- Disculpa, venía pasando por el lugar y tu olor a maldad me atrajo…….

    -Tú, imbécil…..¡Atáquenlo! –Exclamó a los otros dos, quienes inmediatamente se lanzaron a él.



    En silencio esperó venir a los dos bandidos con sus armas en forma de trinche, mientras que lentamente dejaba mostrar la espada que guardaba celosamente en su espalda. Con un movimiento rápido y brusco, dejó ver la hoja de su arma: era de un gran resplandor metálico, como si hubiese sido forjada diez minutos antes. Dio un salto hacia atrás para esquivar los ataques simultáneos de los trinches, para después arremeter hacia ellos. El movimiento de su espada era muy ágil y rápido, siendo mayor rival para los no tan entrenados bandidos.

    A pesar de eso, no atacaba a matar. Esquivó el ataque de uno y con su espada partió a la mitad el trinche que portaba. Justo cuando planeaba golpearlo con el duro mango de su espada, el segundo ladrón aprovechó la distracción del ninja de la espada para atacarlo justamente por detrás. Cuando volteó, ya tenía al bandido encima para clavarle el trinche en su humanidad, pero justo antes de eso, tan solo pudo ver como un extraño bólido golpeó al que planeaba matarlo para mandarlo a volar varios metros y azotarlo contra el piso.



    Todos voltearon al ver aquella cosa que había impactado en el bandido, y que increíblemente regresaba unida a una cadena hacia el brazo izquierdo de una nueva persona en el escenario de batalla. Katsudon miró detenidamente aquella cosa que se encontraba en el brazo de lo que parecía ser un tercer ninja: era una especie de guante metálico, enorme, que actuaba como arma. El líder, al ver a todo su equipo derrotado decidió correr pero en su camino apareció el ninja de la espada al que rápidamente se le unió el extraño ninja de la garra metálica y la ninja del pergamino de escudo. Estaba rodeado y sin salida………



    -Vaya…..esto fue, inesperado –Dijo Katsudon, al ver a todos los bandidos amordazados e inconcientes frente a él.

    -Hey, buen trabajo –Dijo uno de los ninjas al otro- Tu espada es algo asombroso.

    -Hehe, gracias…..y tu…..esa cosa es increíble también –Respondió con una sonrisa, mientras guardaba su espada- Por cierto te debo una, por salvarme.

    -Bueno, les agradezco….creo –Dijo Katsudon, acercándose- Gracias a ustedes tres, la villa volverá a la normalidad y esos sujetos serán encarcelados. Muchas gracias, ninjas.

    -De nada –Expresó el ninja de la garra metálica, mirando a los otros dos ninjas- Hicimos buen equipo, ¿no creen?

    -Como sea. Me voy –Dijo la joven, tomando sus pertenencias y alejándose.

    -¿Tan pronto? –Dijo mientras miraba que se iba- Bueh….creo que no habla mucho.

    -Pues, me retiro. Suerte….. –Expresó el ninja de la espada, alejándose también del lugar.

    -Oook, entonces también me retiro, sean precavidos y eso –Dijo el ninja de la garra para partir en una dirección parecida a la de los demás.



    Katsudon estaba atónito, no por las habilidades de los shinobis, sino de lo que habían hecho: venían de tres lugar diferentes, tres aldeas distintas, y aun así…..no dudaron en ayudar a quien estaba en problemas. Ellos tenían muy buenas intensiones, y eso era algo que muchos ninjas habían perdido a lo largo de sus enfrentamientos. Mientras pensaba en lo ocurrido, miró detenidamente a los ladrones:


    -Esos tipos no eran nada fuertes. No creo que hayan sido tan estupidos para venir ellos solos, se podía ver en su forma de hablar…..muy confiada. Son ambiciosos, listos, confiados pero…..¿débiles? –Pensaba Katsudon con detenimiento- ¡Al menos que---!.............pero no puedo hacerlo, juré que no lo volvería a hacer. Aunque a esos tres jóvenes ninja aún les falta mucho; si mis cálculos son ciertos, no tendrán oportunidad………no hay de otra.




    ----------------------------------------------------


    -Que mala suerte tengo –Caminaba la chica pelirroja con el seño fruncido, para después suspirar- Justo cuando voy a ese pueblito que todos dicen que es de lo más tranquilo, lo atacan unos sujetos armados. Bueno, creo que la investigación quedará incompleta.



    Había llegado a las afueras de la villa, donde un gran campo de pastizales le esperaba como escenario. Mientras caminaba, pudo sentir la presencia de alguien justamente detrás de ella por lo que se detuvo y con rápido giro volteó para ver de quien se podía tratar, pero no había nadie. Pensando que estaba estresada por los hechos pasados, decidió voltearse y seguir con su camino pero frente a ella se encontraba un sujeto con una peculiar banda metálica en su frente: se trataba de un ninja. Rápidamente la tomó por el cuello con su mano derecha, intentando estrangularla, a la vez que sonreía:



    -Así que tú estabas en la villa……. –Dijo aquel shinobi de cabello largo, oscuro y descuidado, mostrando una sonrisa maligna y retorcida.

    -¡Su-suéltame! –Gritaba como podía, mientras que lograba sacar un kunai de sus ropas.

    -¡Ha! –Expresó aquel shinobi- Nunca una mocosa como tú podrá siquiera tocarme con su arma……..

    -¿Y qué tal yo? –Se escuchó decir detrás del ninja. Se trataba de aquel sujeto que tenía la enorme y poderosa garra metálica.



    Rápidamente corrió hacia el ninja para atacarlo con su gran arma, pero éste empujo a la chica pelirroja y dio un gran salto para esquivar tal ataque. Se apresuró para levantarla del suelo y así evitar que fuese prisionera una vez más de aquel shinobi:


    -Hey, ¿estás bien? –Preguntó.

    -Sí, como sea…… -Dijo mirando hacia otro lado, con indiferencia.

    -Pero si es el otro ninja que venció a mis trabajadores……. –Dijo, sacando de sus ropas cuatro kunais con extraños pergaminos unidos a ellos.

    -¿Trabajadores? –Se preguntó el ninja de la garra- Así que tú estabas detrás de todo…….

    -¡Nunca debí mandar a esos inútiles a realizar mi trabajo! –Al decir esto, el ninja maligno lanzó las kunais hacia los dos.

    -Esas armas no pueden siquiera rasguñar mi arma –Dijo el joven de cabello largo, interponiendo su garra metálica como escudo.

    -¡Espera! –Exclamó la joven pelirroja, quien miró de cerca- ¡Tienen pergaminos explosivos!

    -¿Qué?



    Justo antes de que impactaran en los dos ninjas, se vieron otras cuatro kunais que salieron de la nada e impactaron con las cuatro que portaban pergaminos, creando inmediatamente una explosión en el aire. El caza recompensas malvado miró como hacía su aparición el tercer ninja involucrado en los hechos de Nuram una hora antes.



    -Hey, ¿están bien? –Preguntó el tercer ninja, el que portaba la espada.

    -Bien, gracias. Veo que los tres nos volvimos a encontrar, hehe…. –Expresó el de la garra metálica- Por cierto, mi nombre es Gary, de la aldea de la lluvia.

    -Soy Gerard, mucho gusto –Decía, mientras desenvainaba su espada- Vengo de la roca y, favor devuelto.

    -Hehe…..¿Y cuál es tu nombre? –Preguntó Gary a la chica.

    -Creo que no es el momento –Dijo de manera cortante pero al pensar y recordar que él lo había salvado, sin mencionar la gran ayuda de esos dos ninjas, decidió decirlo- …….oh, que diablos. Soy Bonade, y no lo volveré a repetir.

    -Mucho gusto…..creo –Expresó, bajando la mirada.

    -Oh…..que tierno, dijeron sus nombres –Expresó aquel ninja, que al mirar detenidamente, los tres se dieron cuenta de que pertenecía a la aldea oculta en la cascada- ¡Pero voy a matarlos! “Jutsu ¡Caída Explosiva!”



    Tras realizar una secuencia de señales con sus manos, dio un salto sobrehumano para quedarse unos cuentos segundos suspendido en el aire y asombrosamente poder extender más de cincuenta kunais con pergaminos explosivos unidos a ellos, los cuales también se mantenían suspendidos en el aire. Parecía que este ataque acabaría con los tres junto a una gran explosión:



    -¡¿Es lo que creo que es?! –Exclamó Bonade, asustada.

    -¡Mierda! –Expresó Gary.

    -Esos pergaminos……sería imposible esquivarlos todos –Dijo Gerard, intentando encontrar una salida.

    -¡Es imposible que me venzan! –Gritó, mostrando una risa enferma de victoria.




    Justo entonces, se pudo escuchar el correr a través de la hierba, se podía oír que algo avanzaba muy pero muy rápido. Los tres shinobis pudieron ver a duras penas una sombras que avanzaba a gran velocidad y que pasó a unos cuentos centímetros de ellos. No pudieron ver de quien se trataba, era una figura que corría a una velocidad muy superior a la de cualquiera de ellos; tan solo pudieron ver como daba un increíble salto y se posaba justo frente al ninja malvado que estaba a punto de lanzar su ataque, realizando una rápida secuencia de señales ninja. Todo ocurrió en un par de segundos:


    -¿Vieron eso? –Expresó Gerard, asombrado.

    -Sí, ¿pero quién será? –Preguntó Bonade.

    -No lo sé, pero es increíblemente rápido –Finalizó Gary.

    -¡¿Pero qué dem----?! –Exclamó aquel ninja, asombrado ante lo que estaba viendo.

    -¡¡¡¡Jutsu Gran Bola de Fuego!!!! –Exclamó, mientras que de su boca se liberaba una enorme esfera de fuego que impactó en las kunais y en el ninja, desatando una gran explosión.



    La explosión impactó en el ninja y creó una gran onda de impacto que lo mandó a volar hasta perderse a la vista. Bonade, Gerard y Gary miraron atónitos a lo que acababa de ocurrir. De la nada, una figura difícil de seguir apareció y les salvó la vida a los tres, pero, ¿quién podría ser?. Fue entonces, cuando aquella persona apareció frente a ellos, reflejando una sonrisa de seguridad. No lo podían creer: se trataba de Katsudon, al que creían ellos haber salvado y había resultado ser un ninja, más no solo eso: portaba un chaleco verde oscuro y ropas oscuras. En su frente, un logotipo muy peculiar.



    -Me presento ante ustedes tres, shinobis de diferentes tierras……..mi nombre es Katsudon, Jounin formado en la aldea de Konoha…… -Mencionó mientras mostraba una ligera sonrisa. Justo entonces el viento comenzó a soplar y a levantar hojas del suelo, que parecían flotar en el aire.



    CONTINUARÁ………….
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página