1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Moments (Conjunto One-shot's)

Tema en '–Abandonados' iniciado por Francis, 2 Junio 2007.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Francis

    Francis Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    20 Febrero 2006
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Moments (Conjunto One-shot's)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1581
    Moments (Conjunto One-shot's)

    Explicación:

    Esto es un conjunto de oneshot, o sea, historias de un sólo capítulo, con un principio y un fin. Si no consideran esto un one-shot, entonces son conjutos de drabbles xD.

    Es un proyecto que tenía en mente hace bastante tiempo.

    Espero que disfruten, ya que actualizaré una vez a la semana para que esto dure bastante.

    Bien, el primer one-shot ^^:

    Va con dedicatoria, a Hakoto-sama... no creo que lo lea, bueno, te lo avisaré.. te hice dos fics, espero que estés contenta xD:


    Baila conmigo.

    To: For you! (xD).

    Pobre, pobre Kagome… Realmente pobrecita. Ella solamente quería ser una chica normal, odiar el colegio y no extrañarlo, hacer la tarea, estudiar bien para los examenes, estar con sus amigas, salir con chicos, asistir a los bailes que se organizaba en el colegio.

    Pero, eso, no pudo ser.

    Tuvo que un monstruo revivir de la nada y atraparla, para llevarla a la época antigua y así conocer al que le traería tantos problemas: InuYasha. Si no fuera por él, ella estaría viviendo una vida común y corriente, con amigos más comunes y corrientes.

    Ahh, qué complicada era su vida.

    "Estoy tan aburrida", suspiró Kagome mirando el techo, sin saber que debía hacer. Afuera estaba oscuro, y la noticia de que se estaba haciendo una fiesta en la escuela daba vueltas por su cabeza.

    Aún así, ella no pudo asistir. Ahora sus amigas estaban divirtiéndose, seguramente encontrarían algún chico y saldrían, tendrían una historia de amor y se terminarían casándose.

    Ahh, no debe seguir viendo novelas infantiles. Oh, no, ya era suficientemente grande para esas tonterías.

    Suspiró derrotada, dándose la vuelta e intentando dormir.

    ¡Pero ellas estaban ahí!

    Estaban divirtiéndose.

    Estaban coqueteando.

    Estaban conociendo a chicos.

    Estaban siendo normales… y ella no.

    Abrazó la almohada, hundiendo su rostro entre la suavidad y el olor a lavanda. Si tan sólo él fuera alguien 'normal' y así podría salir con ella a ese baile.

    Aún que estaba completamente segura que se opondría a ello, que cualquier tipo de diversión no lo divertía, justamente, a él. Técnicamente, estaría en las mismas condiciones.

    "Necesito salir", se dijo con determinación, tomó una chaqueta y así, en pijama, salió hacia el anexo del templo y hundirse en la oscuridad del pozo.

    Al estar en la época antigua, la oscuridad había caído sobre el bosque y sólo una fina luna daba la luz suficiente para que Kagome se diera cuenta que estaba en un lugar precioso.

    El pozo estaba en un lugar descampado, dónde los árboles se separaban y dejaban que el pasto creciera con naturalidad y algunas flores adornaran. Todo era tan hermosamente pacifico, las flores se mecían por una suave brisa y eran iluminadas por esos rayos de luna que se sintió mejor.

    ¿Por qué encerrarse en un lugar, apretado de gente, si podría observar tal espectáculo? Con una sonrisa y la brisa meciendo sus negros cabellos algo húmedos, Kagome avanzó hacia el centro de ese maravilloso y único lugar, lleno de flores azules y blancas con centros amarillos.

    Comenzó a tararear una canción que le gustaba mucho y sus pies golpearon el suelo al ritmo de su voz. Se sentó, haciendo que algunos pétalos volaran, y siguió tarareando y moviéndose ligeramente.

    El viento que pegaba contra su rostro…

    El aroma de las flores impregnando el lugar…

    Esa música que sonaba únicamente en su cabeza…

    La hizo olvidar completamente de todo. Y de todos.

    No existía nadie, no había nadie. Sólo eran ella, las flores y esa mágica música que sonaba constantemente en su cabeza.

    ¡Al fin pudo desconectarse de todo!

    "¿No era que ibas a volver hasta mañana?"

    Una voz ligeramente gruñona la despertó de su maravilloso mundo de soledad, música y flores. Soltó una ligera exclamación y volteó a verlo, enmudeciendo su rápida y violenta contestación.

    Bañado por una extraña luz azulada, el hanyou parecía un ser muy misterioso.

    El rojo brillante había abandonado su color, transformándose a uno casi azulado a igual que su cabello y la piel. Lo que resaltaba y realmente la enmudeció, fueron esos ojos dorados.

    Tan dorados como dos faroles en una noche aterradora. En una noche dónde estaba perdida y que esos ojos le prometían llevarla hasta su hogar. Su lugar.

    Tragó saliva y sacudió la cabeza ante ese pensamiento tan cursi.

    ¡Seguramente las flores le atrofiaron el cerebro!

    Soltó un suspiro y dando una gran sonrisa hacia el cielo, contestó:

    "Vine aquí para dejar de pensar y estar sola", quiso darle una indirecta no tan directa, pero es lo más que pudo hacer.

    Aún así, el hanyou pareció mal interpretar su repuesta, porque se sentó a su lado. Tal vez, sólo le quería hacer compañía.

    Tal vez, él también quería dejar de pensar y estar un poco solo.

    Solos, tú y yo…

    "¿Qué haces aquí?"

    Kagome deseó contarle, descargar sus inseguridades, sentirse una vez más protegida pero él no podría entenderla. Él, naturalmente, no entendía y mucho menos comprendería cosas de… 'su mundo'.

    "No… no lo entenderías…", se río suavemente, poniendo un mechón detrás de su oreja y temiendo observar a ese misterioso InuYasha.

    Él la miró y luego miró hacia el cielo. Su expresión se aligeró notablemente y aquella tensión, desapareció unos momentos.

    "Puedes decírmelo…", ambos se miraron de reojo, con cierto temor. "Si quieres, claro…"

    La muchacha del futuro abrazó sus piernas contra su pecho y miró el horizonte con cierta tristeza y nostalgia. ¿Lo lastimaría si le decía todo lo que pensaba?

    "Hoy había una fiesta en mi colegio…"

    Las palabras fluyeron de su boca, liberando sus inseguridades, abriendo su corazón a ese torpe chico sentado a su lado. Expuso sus debilidades, sus tristezas, sus angustias, sus miedos, sus sueños.

    Y jamás le había dicho algo como eso a nadie.

    Sólo a él.

    "Y… por eso…", terminó con un balbuceó su relato, levemente sonrojada, ocultándose más de esa mirada tan brillante. "Siento… que no soy… normal…"

    Permanecieron mucho tiempo en silencio. Ninguno de los dos hablaba. Ninguno de los dos sentía nada. Sólo estaban así.

    Compartiéndose.

    Acompañándose.

    O al menos eso era lo que sentía Kagome, lo que una voz le decía desde el fondo de su corazón. Ojalá… InuYasha no la odiara por eso…

    "Si…", la voz del hanyou salió suave y seria, con un tono sincero. Kagome lo miró. Él la miró. "Si de algo te sirve… Tú eres muy normal…"

    ¿Muy normal?

    La chica le regaló una sonrisa agradecida, con las mejillas algo sonrojadas. Él era InuYasha, y cuando sucedía estas cosas…

    Era por que él quería decirle algo, pero no con las palabras comunes y corrientes.

    Le quería brindar su apoyo, como lo hizo con la niña hanyou: Shiori. Él quiso decirle que ella estaba bien, pero a su manera, y lo había entendido.

    De improvisto, se levantó y sacudió sus ropas. Luego, le extendió una mano a InuYasha y él sólo la miró fijamente.

    "Baila conmigo…", pidió Kagome con voz suplicante, con voz verdaderamente suplicante. Nada de engaños, nada de mentiras.

    "¿Qué?"

    "Por favor… baila conmigo"

    "¿C–Cómo? ¡Yo… yo no ha…!", InuYasha aplastó sus orejas y miró hacia otra parte, colorado. "No hay música"

    Kagome tarareó.

    "Por favor…"

    InuYasha soltó un suspiro y aceptó el agarre de la quinceañera. Al estar frente a frente, dándose cuenta que era más alto que ella, vio como se formaba una bella sonrisa en los labios de la chica.

    "Gracias…", el susurro de la chica se perdió en la brisa.

    Kagome tomó las muñecas del muchacho y comenzó a dar vueltas, tarareando la canción de hace unos instantes, riéndose divertida.

    InuYasha la miraba.

    Los ojos se abrieron levemente.

    Kagome estaba feliz.

    Su corazón latió un poco más rápido.

    Y era con él.

    Lentamente, con cierta timidez, también comenzó a sonreír.

    Kagome bailaba con él, sintiéndose mejor, sabiendo que esto era diez mil veces mejor que un baile de colegio. Ella bailando con InuYasha a la luz de la luna, entre las flores, su perfume, y se sentía tan ligera como una pluma. Sí, sin lugar a dudas esto era lo mejor.

    Y, de repente, InuYasha también tarareó.

    Y, así, de la nada, ambos bailaron riéndose.

    Todo… al ritmo de una música especial: la música de los árboles, de las flores, del viento y de la luna.

    Owari.

    Por cierto, muchas gracias para quiénes me acompañaron en mis dos fics: Enséñame a Besar y Mi Pequeña Pirata (está barado hasta nuevo aviso ^^;).

    Espero que les haya gustado.

    ¡Nos vemos en el siguiente!

    One-shot próximo: Lluvia.
     
  2.  
    Francesca_chan

    Francesca_chan Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    31 Enero 2007
    Mensajes:
    346
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Hola!
    Muy romántico el oneshot, me ah encantado:estrellitas:...me gusta mucho tu forma de narrar y de describir... te felicito, el oneshot te ha quedado genial.Besos
    atte:inu&kaglove
     
  3.  
    Amaii

    Amaii Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    26 Enero 2007
    Mensajes:
    239
    Puntos en trofeos:
    76
    Pluma de
    Escritora
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Ola! en verdad me gusto mucho, muy bien narrado.
    Esperare ansiosa el siguiente One-shot.

    adiioOm ii cuiidaTTeh !*
     
  4.  
    Kari

    Kari Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Julio 2004
    Mensajes:
    4
    Puntos en trofeos:
    0
    Moments (Conjunto One-shot's)

    No, no. ¡Nooo!
    Yo quería ser la primera en postear ;_; pero cz estaba ocupado.
    Bueno...

    Me fascina, está demasiado precioso. Me encanta tu forma de narrar, pero una de las cosas que más me gusta es como pones a InuYasha, no sé... siemplemente cuando leo se siente bastante agradable y emocionante.
    Con tus fics haces que me guste el InuYashaxKagome. x3 Me gustó tanto cuando InuYasha y Kagome estaban juntos y ella tarareó para que él baile con ella, fue tan awww.

    Y...
    Te agradezco muchísimo por haberme dedicado al fic (yei! sólo para !), la verdad es una de las cosas que más anhelaba. x) Y ahora que ya lo tengo estoy muy feliz. ^^ Ten por seguro que te devolveré el gesto.
     
  5.  
    Kimiko

    Kimiko Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    24 Mayo 2004
    Mensajes:
    1
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    wow *-* , muy hermoso Fic Eleanor_
    me encanta la forma en como describes la situacion y los espacios x3
    y ademas InuYasha esta tiernisisimo x3!! y lo de la canción tambn fue muy lindo xDDD , ya me imagino a IY tarareando *-* omg.
    por lo general no leo fics ... sí, me da pereza.. xDDD pero este q me recomendaron realmente valió la pena =3
    sigue escribiendo asi de bn=o

    bye owo
     
  6.  
    Mosh

    Mosh Entuciasta

    Virgo
    Miembro desde:
    20 Octubre 2006
    Mensajes:
    144
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Qué bonito... y qué cursi *-* escribes muy, muy, muy bien... me impresionas xDDD!! Aúnque no sabía que eras también la Autora del Fic "Enséñame a besar"... o,ò... ¡Soy Fan número 1 de ese Fic! xD. Y de este *-* espero que hagas muchos más, quedo zpr kawaii aix-.


    ¡¡Xaxu y besos mojados!! xD (Hacía tiempo que no lo ponía xD)
     
  7.  
    aNgelux

    aNgelux Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    28 Enero 2007
    Mensajes:
    753
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    me encanto!!
     
  8.  
    Francis

    Francis Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    20 Febrero 2006
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Moments (Conjunto One-shot's)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1735
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Muchas gracias por sus comentarios, fueron realmente muy amables conmigo ^^

    En especial a Hakoto-sama, ya que el fic estaba dedicado a ella xD Ya. Gracias de todo corazón por el dibujo, me enamoré :*-*:


    Acá va el fic:

    Lluvia.
    Al separarse el grupo, InuYasha y Kagome quedaron solos. Ya era mucho desde la última vez que pudieron estar así, disfrutando un poco de buena compañía sin riesgos de preguntas indecentes o miradas curiosas.

    Y estaba bien así.

    Kagome se sentía a gusto, hablaba naturalmente y mostraba una sonrisa que sólo poseía para InuYasha en momentos de soledad, como estos. El hanyou también se mostraba ligeramente diferente: sonreía, reía y los ojos dorados, más suaves, brillaban.

    Definitivamente ambos estaban contentos.

    "Y cuando llegué, estaba Sôta chupándose el dedo y abrazando al kappa", río Kagome, recordando aquél momento con gracia.

    InuYasha sólo respondió con una sonrisa, pero ella sabía que, dentro suyo, le había causado también gracia y la hizo sentir tranquila.

    A decir verdad, cuando estaban Sango, Miroku y Shippou rodeándola, queriéndola proteger no sentía esa libertad de lo que sentía con el hanyou.

    Era una sensación que jamás creyó sentir respecto a él; cuando estaba cerca suyo sus emociones parecían traicionarla pero ahora, en este momento, caminando los dos juntos, comentando viejas y divertidas anécdotas se sentía bien.

    "¿Y tú?", le preguntó Kagome, de pronto, siendo traicionada, esta vez, por su malvada boca. Se detuvo, mirándolo arrepentida.

    InuYasha se descruzó de brazos y apoyó una mano sobre su cadera, frunciendo ligeramente el ceño. ¿Por qué lo miraba así?

    "Digo… si te pasó algo parecido…", murmuró tímida, revolviendo la tierra del camino con su zapato escolar, esperando una respuesta sarcástica y evasiva.

    En cambio, InuYasha no respondió, se volvió a cruzar de brazos y siguió caminando junto a la quinceañera que, interiormente, se sentía bastante mal.

    "Una vez, cuando era niño…", comenzó InuYasha a relatar, sorprendiendo muchísimo a Kagome pero aligeró sus facciones y escuchó atentamente.

    Las nubes corrían rápidamente, opocando el cielo azul. Sopló una brisa, avisando que pronto caería una lluvia sobre el lugar, pero los dos parecían absortos en el relato que el hanyou estaba contando.

    "Comí tanto que si ahora lo veo, vomito", finalizó InuYasha con voz solemne y divertido a la vez, recordando un momento alegre de su niñez.

    Kagome se río divertida.

    "Yo también odio el ikayaki", asintió la chica levemente sonrojada por el parentesco. InuYasha también sintió un molesto calentar sobre sus mejillas.

    Se sumergieron en un silencio imprevisto, tal vez causada por la vergüenza o de que, sinceramente, no había nada de qué hablar.

    Kagome se sentía cómoda con el silencio, sintiendo que si dijera algo no
    quedaría tonto o sin sentido. InuYasha estaba tranquilo por primera vez desde hace mucho tiempo y aspiró fuertemente, sintiendo el ligero olor a lluvia.

    "Mis amigas preguntaron por ti…", comentó Kagome, alzando la mirada hacia el hanyou, quién la miró curioso. "Mis amigas…"

    Frunció el ceño sin entender, pero pronto llegaron tres rostros a su memoria. Oh, sí, las amigas de la época moderna.

    "Ah…", la miró fijamente y pronto desviaron la mirada, sonrojados.

    Mou…
    De hecho, ese comentario fue tonto e inútil. ¡Cómo iba a saber que a él no le iba a importar sus amigas!

    Ahora recordaba por qué no había tenido nunca una cita… Era demasiado tímida para acercarse a los chicos y ellos, al pensar que ella no estaba interesada en ellos, salían con sus compañeras o sus amigas.

    Suspiró cansada y derrotada.

    Mou…

    "Hace… mucho que no estamos así…", suspiró Kagome en voz alta, volviendo a traer la atención del hanyou. "Desde Jinenji… Me pregunto como estará…", miró hacia el cielo, recordando a ese chico tan tímido y asustadizo.

    Al menos él si sabía expresar sus sentimientos, no como InuYasha… Aunque debía aceptar que él, Jinenji, creció y se crío al lado de una madre amorosa y dedicada, mientras que InuYasha… su madre murió, aunque no sabía cuando, y seguramente estuvo solo todo este tiempo.

    Volvió a suspirar.

    "Ya deja de hacer eso, Kagome", gruñó InuYasha, mirando fijamente la nada en particular. "Así se te escapará la felicidad…"

    Lo miró ligeramente curiosa, pero él no le devolvía la mirada. Otro suspiro más, preguntándose por qué actuaba de esa manera tan extraña.

    Entonces, sintió que una gota y otra caía sobre su cabeza. En menos de un parpadeo, una fuerte lluvia comenzó a caer sin piedad sobre ellos. Escuchó a InuYasha gruñir y vio como él se quitaba el haori y lo colocaba sobre su cabeza para protegerla. Luego, la rodeó con un brazo y juntos se refugiaron sobre el techo de un establo.

    "Debía haberlo imaginado", murmuró InuYasha, sentándose sobre la paja y mirando como la lluvia caía sobre la tierra.

    Kagome lo imitó y permanecieron en silencio.

    Estaba el lugar tan silencioso que juraba escuchar los propios latidos de su corazón: eran rápidos, muy rápidos, se sentía ligeramente nerviosa al percibir el calor de la tela. Poseía su aroma y estaba bastante nerviosa.

    Apretó las rodillas contra su pecho y miró de reojo al hanyou. Este frunció el ceño ante la atenta mirada de la sacerdotisa y volteó a mirarla fijamente.

    "¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara?"

    Kagome soltó un bufido y volvió a mirar la lluvia caer. ¿Acaso no podía mirarlo tranquila? ¿Qué tenía de malo? No iría a insultarlo de improvisto. Sólo quería mirarlo.

    "No es nada, olvídalo", murmuró con melancolía y apretó las prendas contra sus manos. Se corrió un poco hasta estar cerca de él y apoyó, indiferentemente, su cabeza en el hombro de él.

    InuYasha se sonrojó.

    "¿Qué haces?"

    Notó como fruncía el ceño y luego, sonrojada, lo miraba con los brillantes ojos chocolates. Corrió los ojos de los de ella, sintiendo que si no lo hacía…

    ¿Qué pasaría si ella lo miraba y él la miraba a ella?

    Con curiosidad, él volvió a mirarla.

    "Hace… hace frío…", murmuró Kagome como excusa, sin dejar de mirarlo, con el corazón latiéndole sobre el cuello.

    La mirada de él parecía fundirse en la suya, atontándola, preguntándose que iría a suceder. No estaba acostumbrada ante esto. No estaba segura por qué InuYasha entrecerró los ojos y se acercó a ella, poniéndola más nerviosa.

    Apoyó una mano sobre el pecho de él, con intenciones de sostenerse pero le sorprendió al percibir unos acelerados latidos del corazón; casi igual a los suyos. También entrecerró los ojos y, a su vez, entreabrió su boca.

    Cuando quiso darse cuenta, lo improvisto sucedió.

    InuYasha se inclinó hacia ella y, rápidamente, la besó en los labios. Limpio, casto, suave y delicado. Apenas se juntó sus bocas él se corrió rápidamente, dejándola con un gusto dulce sobre sus labios.

    Se sonrojó muchísimo cuando él la abrazó por los hombros, podía notar la garra sobre ella y la presionó contra sí, mirando hacia otra parte y también rojo.

    "Cúbrete bien, así no te enfermarás"

    Cerró los ojos y asintió, pasando el haori sobre sus hombros. Se sentía bien cubrirse entre la tela y él, así jamás podría enfermarse.

    "Gracias…", suspiró antes de dormirse.

    InuYasha permaneció así durante mucho tiempo, fijándose como la lluvia caía y caía, divagando en pensamientos, preguntándose por qué diablos la había besado. ¡Él jamás se… se… él jamás…! Jamás había dado un beso, solamente se encargaba de recibirlos y ahora… ahora…

    Sentía que el corazón iría a salírsele del pecho. Maldición.

    "Kagome…", la llamó.

    Ella entreabrió los ojos, parpadeando hasta acostumbrarse a la luz del día. Bostezó y le dirigió una sonrisa a InuYasha.

    "¿Ya terminó de llover?

    Él volvió a mirarla. Las palabras de Kagome se atoraron en su garganta en el momento que el hanyou la besó una vez más.

    Pero esta vez no sólo presionó sus labios contra los de ella, sino que amablemente obligó a entreabrirlos y hundió su lengua entre la suavidad de Kagome.

    Si se observaba desde lejos; era una tranquila pareja que estaba besándose, refugiándose entre la fría e inesperada lluvia.

    Al separarse, no hubo necesidad de palabras.

    Sólo se abrazaron. Y nada más.

    –.–

    "¡KAGOMEEE! ¡TE EXTRAÑÉEEEE!", gritó Shippou corriendo hacia la quinceañera y saltando para abrazarla por el cuello. "¿El perro tonto no te maltrató?", indagó preocupado y sólo recibió un golpe fuerte en la cabeza.

    "¡InuYasha!", protestó Kagome con las mejillas infladas y levemente sonrojadas.

    InuYasha miró hacia otra parte y se cruzó de brazos. "Keh…"

    "Que bueno verla, Kagome-sama", sonrió Miroku con galantería y recibió el hiraikotsu sobre su nuca, debido a que su mano se alargó hacia cierto trasero de cierta exterminadora.

    "¿Todo bien?", saludó la exterminadora con una sonrisa dulce.

    "Keh, mejor sigamos. Los fragmentos no se buscan parloteando", comenzó InuYasha nuevamente con su malhumor.

    Sango, Miroku y Shippou negaron con la cabeza, siguiéndole. Kagome permaneció quieta, acariciándose los labios con sus dedos hasta que un ligero maullido la trajo al mundo real.

    "¿Podría ser un sueño?", le preguntó a Kirara y sólo volvió a oír un maullido como respuesta.

    "¡Kagome, apresúrate o te dejaremos!"

    "¿Hoe? ¡EYYY, ¿POR QUÉ NO ME ESPERARON?!"

    "¡Tú eres la que se queda pensando en tonterías!"

    "¡Uig, InuYasha…! ¡O…!"

    "¡No, no, Kagome…!"

    "¡Osuwari!"

    Y el hanyou quedó estampado contra el suelo mientras que los demás, resignados, soltaban un suspiro.

    Y esto es de todos los días.

    Owari.

    Eso es todo.Espero que este si les haya gustado y parecido más o tan cursi como el anterior xD

    Próximo One: "Normal".
     
  9.  
    chibi-sakura

    chibi-sakura Usuario común

    Miembro desde:
    18 Noviembre 2006
    Mensajes:
    275
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    me encanto la historia esta muy romantica y ademas divertida
    q pena q inu solo lo aga cuando esten solos asi tardaran siglos en avanzar la relacion xd
    weno espero q sigas poniendo muxas historias
    byee
     
  10.  
    Francesca_chan

    Francesca_chan Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    31 Enero 2007
    Mensajes:
    346
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Hola!
    El one shot me ha encantado:estrellitas:, estuve tan, tan...no tengo palabras para describirlo...
    Amiga, escribes genial, espero que nunca dejes de hacerlo....y espero ansiosa el proximo one shot.Besos
    atte:inu&kaglove
     
  11.  
    Kari

    Kari Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Julio 2004
    Mensajes:
    4
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Awwwww, este ya lo habia leido. Esta realmente lindisimo, me gusto. TxT
    Y ya te lo dije, mas agradecida estoy contigo por haberme dedicado dos fics y un capitulo.

    Ah, y actualiza. :o No seas floja.
     
  12.  
    Francis

    Francis Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    20 Febrero 2006
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Moments (Conjunto One-shot's)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1697
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Problemas para actualizar, lo siento.

    Igualmente no hay mucha gente que me lea ;_;

    Lo importante es que Diana posteé, aunque ya lo haya leído :mad: Es un tanto extraño, creo que Inu se me salió de su personalidad o,o pero algo es algo.

    Disfruten el one, drable, lo que sea.


    Normal.
    ====
    De: Eleanor (:3).
    A: Hakoto-sama (:33). Con cariño..
    ====

    T
    an normal…

    Estiró sus adoloridos músculos y suspiró cansada, algo mareada de ver tantos números, fechas y cálculos durante tanto tiempo. ¿Hace cuánto que estuvo estudiando? Dando una consulta rápida a su reluciente reloj nuevo de pulsera, descubrió que lo hizo durante cuatro horas sin un descanso.

    Ya era de noche.

    Se levantó, escuchando con los huesos crujían. Volvió a suspirar, tomando su chaleco lila y colocándoselo sobre sus hombros, abrió la ventana, recibiendo el aire frío y fresco de la noche de Tokyo.

    Y era una noche realmente oscura.

    Se sentó en la ventana, dejando que sus pies descansaran sobre las tejas azules del techo y con cierta inseguridad, comenzó a andar. Esto no era tan fácil como parecía, pensó algo atemorizada de caer, sin embargo encontró un lugar seguro algo alejado de su ventana y se sentó.

    La vista de Tokyo era algo solitaria y triste, en algún sentido. El cielo estaba azul intenso, pero apenas sí se notaban estrellas. La misma ciudad, que no parecía descansar, tapaba esos pequeños faroles que en su anterior vida pudo disfrutar.

    Bostezó aburrida, abrazándose en parte porque necesitaba refugio y, otra, porque tenía mucho frío.

    Tan normal…

    Tan monótono…

    Levantarse. Cambiarse. Desayunar. Ir a estudiar. Preocuparse por examenes. Volver a casa. Seguir estudiando. Acostarse.

    Así sucesivamente durante seis días a la semana. Todo sin ningún descanso o algo nuevo. A lo sumo, tal vez, le daban un examen sorpresa que la alejaba del día monótono pero, rápidamente, volvía, en sí, a ser lo mismo.

    Y todo porque había terminado.

    ¿Desde cuanto tiempo pasó?

    Dos semanas.

    ¡Nuevamente, volvió a ser una chica normal! Y, al final, descubrió que… se había acostumbrado a ese lugar.

    A esa vida.

    Despertarse en camas incómodas. Sentir cierto frío en las noches. Buscar comida. Pelear por que él tomó una doble ración. Sentir su presencia. Su compañía.

    ¿Eso que significaba? ¿Qué toda esa monotonía era, sencillamente, por qué lo extrañaba a él? ¿Acaso su mundo giraba en torno a él?

    "Eso no es cierto…"

    Kagome suspiró derrotada, no sabiendo realmente lo que sentía.

    Es verdad que la mayor parte del tiempo pensaba en él.

    Él y su sonrisa.

    Él y su enojo.

    Él y su estupidez.

    Él y sus amigos.

    Él y sus expresiones.

    Él y sus gritos.

    Él. Él. Él.

    ¡ÉL!

    "¡CÁLMATE, KAGOME!"
    , apretó fuertemente su cabeza y comenzó a golpearse. Necesitaba respirar, dejar de pensar sólo un momento.

    No quería pensar más.

    "Si haces eso sólo te lastimarás", la voz, no tan monótona y normal, estaba ligeramente burlona pero, realmente, era seria.

    Parpadeó dos veces y volteó a ver. Ahí estaba.

    Su visitante nuevamente.

    Algo que, de por sí, no era normal en ninguna chica 'normal' de quince años. O sea, no todas tienen la oportunidad que el mitad bestia de sus sueños la visitase de vez en cuando, ¿o sí?

    Sonrió, sonrojándose levemente.

    Él estaba aquí.

    "¿Cómo están Miroku y Sango?"

    InuYasha se encogió de hombros, sentándose a su lado. La miraba de reojo.

    "Normal"

    Kagome guardó silencio, analizando la repuesta. ¿Qué rayos quería decir con »normal«?

    "¿Y Shippou-chan?"

    InuYasha también guardó silencio un momento.

    "Molesto, como siempre"

    Vaya, todo parecía normal.

    "¿Y tú?", esta pregunta no fue normal.

    Nunca antes fue y le preguntó como se sentía, jamás tuvo el valor. Tal vez por miedo a que le contestase algo malo, pero ciertamente nunca pensó en decírsela.

    El chico de cabellos plateados la miró confundido y luego frunció el ceño, negando con la cabeza, suspirando y fijándose en el cielo.

    "Estoy bien", gruñó su repuesta, Kagome se dio cuenta que no era sincero pero, ¿alguna vez lo fue? "¿Qué le pasa a este cielo?"

    Siguió la mirada dorada y entendió lo que quiso decir.

    Él estaba acostumbrado a ver luces titilantes, una luna redonda y escasas nubes. ¿Y ahora? Nada. Azul, muchas nubes y una ruidosa ciudad.

    "Te dije que no se podían ver las estrellas", le reprochó suavemente, queriéndole decir realmente por qué le mentía.

    ¿Por qué se ocultaba?

    "Pero…", InuYasha fijó su vista en la ciudad, frente suyo, que mostraban luces titilantes, "mira, Kagome"

    Ella también miró a la ciudad. Se encogió de hombros.

    Era una ciudad, él la vio miles de veces ya.

    "¿No te parecen estrellas?"

    La pregunta levemente inocente le llamó la atención. Es verdad. Las luces de la ciudad tenían los colores que se veían en algunas estrellas. Azules. Plateadas. Doradas. Blancas. Rojas.

    La misma ciudad parecía tener partes de InuYasha, se sorprendió Kagome, abriendo los ojos levemente. Las plateadas podían ser sus cabellos. Las doradas, sus ojos. Las azules, los ojos de su forma humana. Las blancas, el gi que tenía debajo de su haori. Las rojas, el haori.

    No se había percatado de aquello.

    Sonrió.

    "Tienes razón", ¿insinuaban que InuYasha era su estrella? Se sonrojó más, acercándose un poco a él. "InuYasha"

    "¿Qué quieres?"

    "¿Cómo te sientes…?", él le dirigió una mirada penetrante. "¿Cómo te sientes ahora… conmigo?"

    El chico levantó una ceja, confundido.

    Kagome se mordió el labio.

    "¿Qué sientes… por mí?"

    Silencio.

    Kagome esperaba una repuesta sincera.

    InuYasha estaba más nervioso de lo normal.

    No había nadie mirándolos, sólo estaban ellos dos. ¿Valía la pena mentirle, gritarle, decirle cosas feas y que se sintiera mal?

    ¿Por qué quería saberlo?

    "¡K… Keh! ¡B.baka! ¡Yo.yo…!", balbuceaba InuYasha, mirando hacia muchos lugares, sin enfocar su mirada dorada sobre la chocolate de la chica. "¡¿Y qué sientes tú por mí, eh?!"

    Kagome cerró los ojos y colocó una mano en su corazón. Vaya, qué pregunta tan… tonta, tan curiosa.

    "¿Yo? Creí que lo sabías", por la mirada aterrada de InuYasha, dedució que no. Sonrió. "Te amo, InuYasha"

    La boca del chico cayó abierta.

    ¡¿Ka… ka… ka… Kagome lo… lo… lo amaba?!

    ¡Realmente este no era un día muy normal!

    "¡B.ba.baka! ¡Deja… deja de decir tonterías!", chilló InuYasha, sintiendo el rostro muy caliente. ¡¿Acaso estaba sonrojado?!

    La sonrisa dulce de Kagome no se borraba.

    "Te amo, InuYasha", le dijo nuevamente con verdadera convicción.

    Con verdadera decisión. Una decisión no tan normal.

    Pero InuYasha no la miraba.

    Kagome, ya algo enojada, lo tomó por los hombros y lo empujó hasta que él quedó recostado en el techo y ella recostada sobre su pecho. Sus ojos chocolates estaban brillantes por unas suaves lágrimas.

    Él
    sólo la miraba.

    "Te amo, InuYasha", repitió con la voz entrecortada. "Y es verdad, por favor…"

    Kagome cerró los ojos y acercó su rostro. El corazón de InuYasha se disparó en una loca carrera acelerada, casi por inercia también cerró los ojos y esperó.

    Pero sólo recibió… ¿algo frío?

    Una lágrima cayó en su rostro. ¿Por qué Kagome…?

    "¿Por qué estás así?"

    "¿Por qué lloras, Kagome?", le preguntó InuYasha, rodeando con una mano la espalda de la chica, con cuidado para que no se cayera.

    Lágrimas pálidas surcaban el rostro de la chica.

    "Porque soy una tonta… porque te dije lo que sentía… y… y…"

    InuYasha cerró los ojos, soltando un suspiro.

    "Yo también…"

    Un llorozo cortó la tensión.

    "¿Kag…?"

    Pero lo interrumpió.

    "¿De verdad?", con la manga de su chamarra lila se limpió el rostro, recibiendo una suave caricia por parte del medio demonio. "¿De verdad?"

    InuYasha asintió, regalándole una sonrisa característica. "Sí"

    Kagome apoyó la frente en su pecho.

    "Gracias"

    La abrazó fuertemente.

    "¡Gracias!", nuevamente, Kagome rompió a llorar.

    InuYasha le besó la sien, dándole una caricia a su espalda en forma de consuelo.

    Aquí, las estrellas no eran normales. Aquí, los adolescentes tenían vidas repetitivas, para nada normales. Aquí, todo era siempre lo mismo. Aquí, lo cálido se estaba yendo de a poco.

    Pero algo aquí no era normal, y eso era que una quinceañera estuviera enamorada de un hanyou 501 año mayor que ella.

    Tampoco era normal que él tuviera los colores de las 'estrellas' de esta época.

    En fin, hoy… no fue un día muy normal.

    "En mi época sí se pueden ver las estrellas", refunfuñó InuYasha; con una mano recostaba su cabeza, con la otra abrazaba la cintura de la chica.

    "Tal vez, pero en mi época hay ramen", río ella, tirándole un mechón juguetonamente. "Vamos adentro, hace frío"

    En el rostro sereno del hanyou se formó una sonrisa divertida.

    "Pervertido", volvió a reírse Kagome, mostrándole nuevamente una mirada agradecida. InuYasha le guiñó el ojo.

    "¡Sabes que me encanta dormir contigo, Kagome!", habló, burlonamente, en voz muy alta, lo suficiente para que cierto viejo cascarrabias se enterara.

    "¡¿QUÉ PRETENDES CON MI SAGRADA NIETA, HANYOU DEL DEMONIO?!"

    Una vez en la pieza, InuYasha la tomó fuertemente de la cadera, acercando su rostro lo suficiente para notar el rosado de sus labios.

    "Besarla", contestó antes de probar por primera vez sus labios.

    Definitivamente, tampoco iría a ser una noche normal.

    Owari.

    Si la palabra normal es repetitiva, por algo es el nombre del título y.. como está giando por los pensamientos de Kag.. bueh.

    Para el próximo, un drabble: Sonrisa. es un InuKag.

    ¡Nos veremos pronto!

    Sayonara.

    Eleanor.
     
  13.  
    Francesca_chan

    Francesca_chan Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    31 Enero 2007
    Mensajes:
    346
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Hola!:*-*:
    Bueno^^ el one shot te quedo genial, como siempre, ami me ha gustado mucho, por que es narrado muy bien y tambien es muy diferente de los demás one shots que leí, no se tiene algo especial que me hace siempre leir tus fics:~~: ...y como te hay dicho y en otras ocasiones, no se de donde sacas tanta imaginacion( buaa se que es un secretoToT xD)...
    Espero ansiosa el proximo one shot.AnImOs y BeSoS
     
  14.  
    Kari

    Kari Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Julio 2004
    Mensajes:
    4
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Cielos... ese one-shot estuvo muy hermoso y el final fue picaro y gracioso xD realmente me encanto muchisimo. Sabes que adoro como escribes y como desenvuelves a todos los personajes (en especial InuYasha, travieso) en cada historia. Y que si actuarian asi en realidad, y sino, pues no es tan necesario.
    Muchas graciaas! *abrazo* ^^

    Sabes que es lo mejor de este? Que esta hecho especialmente para mi. x3 Te pasaste.
     
  15.  
    biky

    biky Guest

    Re: Moments (Conjunto One-shot's)

    Hola,la verdad me parece muy original
    el hecho de que hayas reunido todos esos one-shot
    en una especie de compilación...

    En serio me acabo de leer todos y la verdad te felicito
    me han encatado... son muy hermosos y tiernos....

    Espero que los continues...Arriba el ánimo!!! prometo pasarme de vez en cuando para ver otro de tus one-shot...

    Suerte!!!! =)

    Bueno me despido...
    Besos
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página