1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

One-shot Fanfic - Miracleness(Christmas Dead 2.0)

Tema en 'Temática Zombie' iniciado por Fenix Parker, 6 Diciembre 2017.

Cargando...
  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Spider-man Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    1,885
    Puntos en trofeos:
    451
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Miracleness(Christmas Dead 2.0)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1060
    Este escrito es para la actividad Liza White


    Unos ojos vacíos y muertos me observan, una mano torcida rasga el viento hambrienta, sombras monstruosas se trazan en la nieve mancillada que se precipita en el suelo sin entender que su magia hace tiempo murió junto con la humanidad, avanzo con incertidumbre, parece ser lo único constante en este mundo, el vaho del cristal me recuerda que estoy vivo, al menos, eso me resta.

    El camino de una linea discontinua llena de autos varados, los poblan criaturas putrefactas que pertenecen al infierno, pero se han negado a abandonar esta tierra. Mis ojos cansados hacen esfuerzos sobrehumanos para no cerrarse, mi cuerpo entero se mueve únicamente por la voluntad de volver a verla, en refugiarse entre sus brazos y lograr el imposible de dejar todo el fin atrás.

    Me muerdo el labio frustrado al recordar mi fracaso, un obstaculo en el camino provoca que lo haga con más fuerza y termine sangrando. Mis ojos se cierran unos segundos y recuerdo con amargura el almacén estallando entre los rugidos monstruos de esas cosas que insensibles andan aún envueltos en llamas, se supone que sería una sorpresa, significaría más que un simple obsequio, sería la oportunidad de evocar para los dos un instante de un pasado lleno de más luz, lleno de sueños, pero tal vez hasta la propia idea ya se había desvanecido.

    Se ve un halo del alba lo lejos iluminando la cabaña entre los arboles que le llamo hogar, tan alejado de todo que casi te permite creer que tienes oportunidad de vivir, luego la fuerza de la tormenta la pierde devora de nuevo, me detengo tomando el arco en mis espaldas, diciendo de un salto, alzando la nieve con mis botas mientras que la brisa invernal me golpea el rostro, acomodo el carjac en mi hombre y avanzo precavido, algunas figuras, pocas se mueven a lo lejos, me acerco a la vaya que nos aisle de este mundo. Ansío tanto verla a ella de nuevo.

    − ¡Miguel! –exclama mi nombre apenas cruzo el umbral, cierro la puerta y la tomo en mis brazos.

    Me impregno de esa calidez que solo se refugia en el amor que emerge de ambos.

    − Mi amor…− le murmuró al oído y ella cierra los ojos acurrucándose. – Yo, lo siento…¿sabes?...había un centro comercial a unos kilometros de aquí, la mayoría de los accesos estaban bloqueados, pero yo había encontrado la manera de ingresar por medio del drenaje

    Ella se levanta y me observa atenta, en un suave gesto de su mano señala a lo lejos, un árbol pequeño torcido hacia la izquierda esta decorado con algunos adornos dibujados en una hoja de papel y coloreados con los mismos 4 colores, me parece hermoso.

    − Sorpresa, no he olvidado que día es hoy− afirma sonriendo.

    Siento como si alguien me golpease en el estomago, recuerdo la maleta que llevaba conmigo al salir del centro comercial, la emoción que tuve al encontrar cada objeto dentro de ella, el esfuerzo que había costado obtenerlo, la recuerdo siendo engullida por las llamas cuando tuve que soltarla al no poder seguir avanzando por el peso y tener que dejarla atrás antes de alcanzar mi vehículo.

    Ella me quita la mochila que llevo en la espalda, la llevo tanto tiempo puesta que prácticamente es una extensión de mi y a menudo olvido que la llevo conmigo, dentro de ella hay algunos enlatados que nos darán algunas semanas más de vida mas si tengo la suerte cazar algo. Sus ojos se desilusionan al no encontrar nada más aunque guarda silencio, en lugar algún reclamo, me besa en la mejilla, yo la abrazo de nuevo.

    − Tenía algunos obsequios para ti…de verdad quería traerlos

    Ninguno de los dos era materialista, un llavero de algún estacionamiento habría sido el mejor obsequio si venia del otro, sin embargo, el quería que fuera especial, solo esta vez.

    Golpeteos en la puerta me devuelven en la realidad, la sangre se me hela aún más, estos se vuelven más y mas constantes, la pongo detrás de mi y tomo una fleche del carjac ahora próximo a mi.

    −Quiero que luego que habrás la puerta corras

    Ella duda un poco y suspire afirmando tristemente.

    Gira el picaporte y los segundos parecen eternos en lo que la puerta se desliza sola por el viento. Apunto a la entrada pero es demasiado rápido, antes de que pueda hacer algo se desliza al interior, no había hacia mi si no hacia ella, la fleche se pierde entre la nieve y yo no logro girar a tiempo para quitárselo de encima. Sientos de pensamientos ocurren en mi mente, tantos sentimientos me asfixian, me aproximo temiendo que ya todo esta perdido, si la pierdo, si ella en la que tengo depositado cada recuerdo de toda aquella realidad que se ha ido, yo simplemente moriré.

    Ella sonríe, la reacción esta ajena a todo lo que hubiera esperado en aquel momento que siento que forma parte de una bizarra y terrible pesadilla, más no es así, ella de verdad sonríe, la realidad es que no la están atacando, no es una de esos monstruosos engendros intentando devorarla, es aquel quien también sonríe tal vez de una manera en la que jamás creyó volver hacerlo. Es una pequeña niña que se aferra con tal fuerza a ella como si la vida le fuera en ello, me observa con ojos llorosos y me abraza igual.

    El día de hoy es navidad, estoy seguro, pues aunque el mundo parezca sumergido en una oscuridad eterna, aunque gran parte de la felicidad permanezca solo un recuerdo. Una pequeña niña luego de vagar por días había encontrado un camión gracias una explosión en medio de la tormenta de nieve, había subido en la parte de atrás pensando que aquel hombre que lo tripulaba podría tal vez hoy convertirse en su nuevo padre, una mujer se encontraba siendo observada de una manera que en estos días parecía imposible, como si de pronto se transformara en todo aquello que quería ser, que no solo le devolviera todo lo perdido en un solo gesto, si no que además le diera esperanza y yo hoy obtenía una familia, dos carillas sonrientes que jamás se olvidarían de recordarme por que tenia que vivir. Definitivamente hoy era navidad, por que solo hoy podían ocurrir, este tipo de milagros.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 犬の大将 Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón? Сhrystos rozhdayetsya, God jul!

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,150
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Esta no es mi temática pero igual que en todos tus escritos está cargado de muchas cosas y sentimientos.

    Algo un tanto absurdo y fuera de la dulce imaginación de la Navidad es la realidad que viven miles de personas sin necesidad de un mundo apocalíptico lleno de Zombies, buscando desesperadamente algo que les reviva la esperanza, teniéndose solamente ellos... fue bonito expresar en unas líneas lo que es un verdadero milagro navideño en medio del miedo. Saludos.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página