1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta

Tema en 'Inuyasha y Ranma 1/2' iniciado por Leintni RousshLin, 13 Diciembre 2016.

Cargando...
  1.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1393
    Todo empezò a finales de su vida, aunque ella pensaba que solo era el principio.

    Años luego de vencer a su enemigo, dìas, semanas despuès de llegar una vez mas a esa època, tràjicamente tuvo que acontecer lo susodicho; y su pregunta: ¿Como estar viva si no tienes Corazòn?, eran preguntas que se hacia pero, sin respuesta alguna tenia que conformarse con poder respirar, aun sabiendo que no se lo merecìa..

    Sin Corazòn, ¿como tener vida?, el precio que tenia que pagar a causa de eso era muy alto, con ello sacrificando la vida de los demàs.

    Y su sangre tener que derramar.

    ....


    Yo soy....La miko siega


    -------------------------------------------------------


    Hola ¿Como estàn?, ¿Bien?, Ah muchas gracias yo igual...

    XD Jeje, es una mala costumbre que tengo; Bueno, antes que nada quiero decir que...Bueno, soy muy nueva en esto, hay cosas que aun me falta aprender y todo eso...Pero bueno para eso les digo que por favor, si algo esta mal como, el escrito, la forma del relato, la ortografìa( u_u que no dudo que sea lo primero malo aqui), por favor estaria muy agradecida y dispuesta a recibir sus sugerencias y regaños, (que ojala y no sean tan fuertes) por el bien de mejorar.

    El tema que elegi lo escoji porque veran, es uno de mis animes favoritos, la calidad y como se desarrola la historia es algo que no siempre logro controlar pero, bueno, hago mi mejor esfuerzo.
    Y sobre el trama...Bueno, ya hace un tiempo lo tengo escrito
    Los personajes no me pertenecen, todos pertenecen a sus respectivos creadores.

    Aclarado eso....

    Empezemos.
    *

    *

    *

    *

    *



    //PROLOGO//



    ``POV``


    Cada paso que doy en este mundo , lastiman con lentitud mi alma, siempre me pregunto si tal vez tu imagen a cambiado. No puedo odiarte, no quiero que te hagas responsable de lo que me paso. Admito que al principio me asuste, tanto para durar casi una semana sin dejar de llorar, pero bueno...Ya estoy acostumbrada.

    Cada noche,dia , verano y invierno, pienso en las consecuencias de el conflicto que tubimos en ese dia. Fue muy duro dejarlos...Pero mas,al dejarte a ti..... Te prometi que siempre estaria a tu lado, pero, lamentablemente no pude cumplir con esa promesa.

    Las cadenas que resuenan cada vez que tengo el control, me perturban cada noche de luna de sangre. Mi control no llego a controlar muy bien, pero...Las fuerza de mi voz disminulle a paso lento y doloroso. Son como llamas sin fin, que sin control alguno, indaga por todo mi cuerpo, quemando torturosamente mi ser, hasta llegar a mi corazòn hasta consumirlo por completo.


    "Lo siento..."Susurre al viento, sintiendo como este en consuelo, rosaba mis rojas mejilla a causa del frio inmenso que hacia.

    Mi cuerpo, me asegure por recostarme en un gran arbol. Pase con lentitud mis frias manos al grueso y duro tronco del roble, secciorandome de que era seguro para pasar la noche. La verdad, ya ni me importaba en que lugar mi cuerpo decansaria, al fin...no sabria con exactitud en donde me encontraba.

    Suspire con frustrasiòn, dejando todo el peso de mi cuerpo sobre el tronco del roble, deslisandome con cuidado hasta llegar tocar el frio suelo, el cual en esos momentos eran cubiertos por la fria nieve
    .

    ¿Como acabaria esto?...No lo se, jamas me tome el tiempo de pensar en mi problema...Ya que...Al fin y al cabo, mi problema, no tiene soluciòn...

    "El...."Cada susurro, era como hojas al viento. Cada una era arrastrada y consumida por el frio...Nadie lo escucharia, ya que...Al fin y al cabo...Mi soledad cada vez mas aumentaba. Y lo corte a medio pronunciar.

    Mis recuerdos, son los causantes de mi sufrimiento, pero...Eso ya no importa...Mi corazòn corrompido ya no soporta mas el frio de la soledad, Y mis recuerdos,Soluciones y mi pasado,son los que guardo con mas furgor...No quiero, que me sean arrebatados, son los unicos que con mis ojos, ya sin poder funcionar, llegan a ver con claridad...


    "Tan solo...Son fracmentos del pasado...Mi..Pasado.."Con este ultimo susurro, supe que ya era hora de culminar...Era mi momento de descanso, pero, en mi estado, seria mas prudente habansar.


    Esto tan solo camiensa. La felicidad, no durara para siempre, pero mientra perdure la amistad y el amor, la verdad y el bien, siempre podra ganar...


    Ya es el momento de mi humillaciòn frente a la luna de sangre, el deber y responsabilidad que octado seguir es muy peligroso, y se perfectamente que con esto e condenado mi vida, pero bueno...Ya la maldiciòn es parte de mi...Cinco años, fueron suficiente para hacerme entrar en razòn, aunque admito que en esos momentos, mi corazòn no dejaba de sufrir, pero...Ya se acabo esos dias de llorar por nada...Ahora tengo una responsabilidad y una hobligasiòn que debo cumplir, por eso...El titubiar, o dudar no esta en mi camino...

    Soy considerada como la dama de hielo, la dama en sangre....



    La miko siega....



    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.




    Su caminar, lento y tranquilo, diambulava sin mas por las frias y blancas capas de nieve, como si su cuerpo tan solo fuera una pluma, lijera y frajil.

    La luna esplendorosa, mostraba un tenue color rojo. No importava como lo viera, pero la sensaciòn que sentia en sus manos, eran las mismas como cuando se salia de control...Su boca, internemente sentia el sabor de la sangre pura...Sus ojos, embueltas en un azul tan claro el cual no dejaban ver sus iris, al contacto de los rayos de la luna, se podia ver como se reflejava en ellos las vivas llamas ensangrientadas.


    "E-Es muy...Doloroso..."otro susurro libero, tratando de no demostras el dolor insoportable que estaba empesando a sentir.



    Era adsurdo, pero aun asi..Seguia siendo humana...No lo podia evitar.


    No lo veia, pero si lo sentia, faltava poco para que llegara a su odjetivo, pero...Su cuerpo ya estava empesando a desobedeserle. El leve dolor que sentia es sus ojos cada vez mas aumentava, y por instinto , ya rendida llevo su mano izquierda a su ojo derecho, el cual era el que mas dolia.

    No podia usarlos adecuadamente pero, por medio de ellos podia sentir y reflejar la verdad que a muchas personas se le es oculta, por lo cual a simple vista no pueden ver.


    "Es duro saber que al final...Tu reflejo nunca fue la realidad..."Pensamientos profundos , mientras con dolor, mantenia sus ojos abiertos, cabis baja, aun sabiendo que su vista, segada quedaria..


    "No entiendo porque sigo creyendo que algun dia morire en paz, mirando por ultimo los rayos de la luna, en vez de la oscuridad que siempre se refleja en mis ojos...La esperanza es lo ultimo que muere...Y la verdad...Aun guardo la esperanza de volver a ver la luna por ultima vez..."


    "Mis emosiones cada vez mas disminulle, y siento como poco a poco muero internamente por la causa de evitar llorar y hablar, aun asi,¿ conquien hablaria?, si mi alma se encuentra embuelta en la soledad, pero...Eso no quiere decir que necesite la compañia de alguien...Ya estoy acostumbrada a mi soledad..

    Debo encontrar rapido un lago para poder apasiguar mi alma...

    Aunque quiera negarlo, no puedo decir que no me sea de necesidad la sangre pura...Soy humana, pero...La maldiciòn me mantiene cautiva con sus reclamos y deseos, el cual, no puedo ignorar,al final terminando haciendo lo que mas odio..."

    "Matar.."


    Por eso...Era temida entre muchos humanos, caracterizada como la miko de sangre...


    Eso era ella...Una humana necesitada de sangre youkai, solo...para calmar su ser y alma. Pero....En el fondo, sabia perfectamente que todo eso, al final corromperia por completo su alma y corazòn...Pero , ya no le importava...

    Esos cinco años lejos de sus amigos, fueron suficiente para llegar a costumbrarse a lo que ahora era...

    Ella...La miko maldita...Ella...la humana del futuro...Ella....


    Kagome Higurashi...

    Miko y humana inmortal...Era ahora la dueña de la vida...


    La nueva Princesa de la luna.....
     
  2.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    9387
    Capìtulo 01


    _El color de tu sangre_



    --¡Ahora!-- sus dedos de inmediato soltaron sin mas la flecha, el cual pasando a un lado de la cuerda que colgaba de las ramas del àrbol, cortaron de inmediato, soltanto las miles de bestias que con ira, se diriguia a la peli negra--

    --¡VE!!!-- ya con tal grito, sin dudarlo solto la flecha, la cual envuelta en una inmesa luz violeta, como rayo pulberizo los miles de youkai, esvosando una enorme sonrisa al ver lo mucho que habia habansado en el entrenamiento-- Lo logre...

    --Hmm...Felicitaciones Rin, has avansado muy rapido sabes?-- menciono la anciana, regalandole una sonriza. Mientras con un movimiento de sus manos, recitava entre oraciones, haciendo desaparecer de inmediato los youkais ya muertos--

    --¿Encerio lo cree, Kaede sama?--decia sin dejar de sonreir--

    --Por supuesto Rin...Pense que tardarias mas en completar tu entrenamiento, pero...Hoy demostraste lo fuerte que eres, Has culminado tu entrenamiento..--respondio regalandole otra sonriza--Oh...Ya me olvidaba...--entre metiendo sus manos en su kimono de sacerdotiza, buscaba con tranquilidad la reliquea valiosa. Hasta al final encontrarlo--Esto es para ti Rin...Feliz cumpleaños..-- menciono extendiendo sus manos hacia la joven muchacha, manteniendo en ellas el odsequio--

    --Kaede sama...-- impresionada y conmovida, esvoso una gran sonriza al ver la bella flauta dorada que sujetaba para ella--¡Arigatou Kaede sama! --agradecio tomando con alegria el odjeto-- Es muy bello...¿De donde lo saco?--formulo a preguntar al ver lo muy bella que era, el cual parecia de gran valor--

    --¿Porque lo preguntas Rin? ..

    --Es que...Parece de mucho valor..--menciono, mirando la flauta, el cual empesava a brillar--

    --Bueno, en eso tienes razòn...Es de mucho valor Rin....Y te lo has ganado...--

    --Kaede sama....Arigatou-- "Lo guardare muy bien...Kaede sama" desia en su mente, manteniendo en sus labios una enorme sonrisa--

    --Vamos Rin...--menciono esta sacandola de sus pensamientos, mientras con lentitud caminava hacia el bosque, a direcciòn que llevava a la aldea--

    --Eh..Si! Kaede sama--aun con la flauta entre sus manos, la guardo rapidamente, para luego con rapides tratar de alcansar a la anciana--


    .-

    Ambas mikos, Una de edad mayor y una, que apenas cumplia sus dieciocho primavera. Caminaban con tranquilidad por los claros del bosque, mientras animadamente hablaban sobre anecdotas, recuerdos y batallas que tuvieron años atra. La joven peli negra era la que hablaba mas, ya que a pesar de tener años viviendo con la anciana, aun asi tenia muchas preguntas que le gustaria hacer...Y por un descuido, termino haciendola.


    -.


    --Kaede sama...-- llamo la niña, mirando melancolicamente el cielo azul...Que con esperanza, quisiera poder ver decender de el, la persona que una vez, lastimosamente, desaparecio--

    --Dime Rin...--contesto sin mas, al ver la acitud desanimada que habia tomado su aprendis--

    --Yo...Siempre me eh preguntado porque...--se detuvo en seco al sentir sus palabras temblar. Tenia miedo de hacer tal pregunta, sin que la anciana se molestara, no entendia poque, pero...Todos evitaban contestarla o, hablar de ese trajico pasado...-- ¿Porque Shippo se fue de la aldea, si tan solo era un niño?--tonto pero creible.Sabia perfectamente porque el pequeño zorrito se habia marchado a las montañas, Pero que mas diria...Eso fue lo unico que se le ocurrio preguntar--

    --Bueno Rin...Al igual que tu, Shippo tambien esta en entrenamiento, el cual por lo que se le esta hiendo muy bien en las montañas...Pero si te refieres a que porque se fue a tan poca edad....Bueno asi empiesan los youkai..Desde muy pequeños, a cada uno se le entrega una responsabilidad..

    --¿Una responsabilidad?...

    --Si Rin...Primero, debes aprender a controlar tu miedo, si no este te controlara a ti...Segundo, Como youkai debes controlar tus debilidades, para cuando estes en un aprieto, no tituveas al tener la espada en tus manos, lista para matar a tu oponente, siendo youkai o humano...

    --Oh valla...Es mas duro que el entrenamiento de sacerdotizas....

    --Hmm, asi es Rin...Aunque, el verdadero entrenamieto de una sacerdotiza, no es la que hoy dia vemos...

    --Asi?..

    --Si...-- respondio dandole una sonriza, mirando como ya poco faltava para llegar a la aldea-- Ya que las sacerdotizas...Deben aprender a no sentir, no flaquear...A no amar...

    --A no amar...--repitio en susurro, haciendo eco en sus pensamientos. Si eso era sierto, no queria tomar esa clase de entrenamiento, habia muchas personas a quien amaba, pero..Lastimosamente, una de los mas importante, se fue de ese mundo, sin antes poder decirle adios...-- No me gusta esa clase de entrenamiento..

    --Lo se Rin, se que eso no va contigo...Pero lo que digo es que cada ser, sacedotizas, monjes u youkais tienen sus reglas para enseñar..Y esa es una en la cual siempre se a visto...

    --Entonces...Shippo...Tambien, tuvo que aprender a no sentir afecto por sus seres queridos?--esta pregunta, llena de tristeza en sus palabras, fue arrastrada por el biento, seguida de una lagrima traisionera que de la joven salio...-- O....¿humano?

    --Si Rin...Pero...Como lo has de saber...Shippo es un youkai que a vivido entre humanos, sabe lo que es amar, perdonar, llorar como niño que es, o mejor dicho, fue...Y por cada acto de amor que le demostraron los muchachos, se siente agradecido...

    --Cada uno..Le regalo una diferente forma de amar...

    --Si...--menciono esta con tranquilidad en sus palabras-- El mor de hermano...Se la dio Sango, siempre que este deprimia...Al igual que el monje...Solo que este es una causa perdida..--meniono suspirando con frustraciò, a lo cual a la joven miko le causo gracias, ya que a pesar de ser una niña en esos tiempo, conocia las malas mañas que tenia...--Bien, bien....


    -- ¿Y el de padres?-- formulo aun con gracia en suspalabras--

    --Ese la dio Inu Yasha, cada vez que lo sobreprotegia...A parte de diciplinarlo cruelmente a ser un kitsune mas fuerte,Y bueno...Los golpes que le daba..--dijo con rapides regalandole otra sonriza, solo que esta era mas animada-- Y pues el amor de madre siempre se la daba Kag-go...--detuvo de inmediato sus palabras al ver lo que iva a decir. El cual la chica se habia dado cuenta de esto. Era el punto el cual queria llegar...Pero como al igual que todos, la anciana evitava hablar de la miko desaparesida, "Segun"--

    --¿Kaede sama? -- llamo, tratando de saber porque se habia detenido...Mas sin embargo, esta mantenia en su rostro una mirada seria--


    .-

    El camino se le hiso corto para terminar su combersaciòn, mas sin embargo la anciana agradecia , ya que si no, la peli negra insistiria, preguntando y repreguntando, ya que siempre lo hacia, pero...Esa pregunta, era una de las cuales no le hallaban respuesta.

    Ya entrando al pueblo, la joven miko al ver el silencio que mantenia la anciana, se contuvo a no hablar, sabia en que momento debia hablar,y...En que debia callar....Ya en el pueblo, caminaron en silencio, a donde se sutuava su cabaña...Caminaba cabis baja, su rostro entristesido demostraba el conflicto que tenia en su mente, al querer hacer preguntas, pero sin hayar respuestas...

    Al llegar a la entrada de la cabaña, vio como la anciana, enfrente de la cabaña, dejaba las llervas que momentos atras habian recolectados, para luego en silencio, caminar hacia el pueblo.


    .-


    --K-Kaede sama...--llamo temerosamente, a lo cual esta la miro con tranquilidad, tranquilisando un poco a la chica-- A donde va?...Yo crei que...

    --No te preocupes Rin...Eso se hara mas tarde, por los momentos deja la canasta en la cabaña, y arreglate...Recuerda que Sesshomaru hoy te viene a vicitar..--menciono con dulsura, regalandole una sonriza, a lo que esta respondio con una llena de felicidad--

    --¡Hi! ¡Arigatou Kaede sama!--expreso feliz mente, corriendo con rapides a los adentro de la cabaña--


    .-.-.-.-.-.-.-.


    Su rostro, mostrando siempre esa sonriza, era golpeado lijeramente por la presiòn del viento, a causa de su corrida. Estaba feliz, alegre, veria una vez mas a su amo. Solo habia pasado una samana sin verlo, pero aun asi le agradaba su compañia, sin mencionar la presencia del sapo feo, ya era mayor de edad, pero eso no importaba, aun asi se comportava como una niña, y mas si era para molestar al sud-youkai, quien siempre terminava con una piedra en la cabeza.

    Se detuvo a no mas poder, estava cansada y agotada, a causa del entrenamiento matutino, y ahora mas al estar corriendo, valla, solo a ella se le ocurria...Pero eso no le importaba, en esos momentos, lo mas importante, era volver a ver a su amo, el cual de aseguro le tendria un regalo espesial.

    "Siempre lo hace"penso la chica, esvosando una energica sonriza.

    Desde ese punto podia seguir caminando, no quedaba tan lejos el lugar en donde siempre la esperaba su amo. Se limito a odservar a su alrededor, miles de hojas eran mesidas y elevadas por el lijero viento que en esos momentos, movian con delicadeza sus largos y azabaches cabellos.

    Una canciòn vino a su mente en el momento de serrar sus ojos, una canciòn que hacia ya mucho le habia enseñado, la misma persona que ahora no estava asu lado. El cual recordar esa canciòn, era recordarla a ella cantandola, como solo ella sabia hacerlo...

    .-

    El dolor y amor...Juntos por razòn..
    Surcare el mar...Y nadare hacia ti..
    Luna de..Cristal....Un deseo tendra..
    Pero la dicha de amar...De mi interiòr tomaran..

    Siega soy, al no entender..El dolor, que pude ver..
    Te senti, Te vivi, pero aun asi no lo puedo entender.....

    Aunque tus palabras sonaban para mi, se que en el interiòr era solo la razòn..
    De un perdido amor que hoy no puedes recuperar, pero en el interior, deseas encontrar....


    Siega soy.....Ahora que mas da...
    No vere....A mis hijos crecer...
    Sola estoy...Pero ya no hay razòn..
    De reir, de llorar, de cantar o de amar...
    Te perdi, y sufro aqui....Pero aun mantengo la esperanza de volver a ver...

    Los rayos lunar....
    ....
    El dolor y amor...Juntos por razòn..
    Surcare el mar...Y nadare hacia ti..
    Luna de..Cristal....Un deseo tendra..
    Pero la dicha de amar...De mi intiriòr tomaran..



    .-

    Cada palabra, entonaciòn, le eran de dolor. Solo lo llegaba a escuchar cuando se dejaba llebar, el viento , siendo el viento, le ayudavan a recordar tales momentos, hasta sentir la presencia de esa persona vivir una vez mas....

    .-


    --Kagome sama...--susurro con melancolia, sintiendo como el lijero viento, rosava sus mejillas...--


    .-


    RIN!!!!!


    .-

    Escucho , como a lo lejos llamaban su nombre. Esa voz irritante y chillona la conocia muy bien, sabia perfectamente a que sud-youkai le pertenecia.

    Esboso una sonriza al ver al frente...
    A lo lejos se encontraba un youkai de poco tamaño, Este como siempre, trataba de sobre salir pero, siempre acabava con un chichon en la cabeza.

    No pudo evitar querer corre, al ver a su amo , sentado a lo lejos bajo las raizes de un enorme àrbol. Y sin mas, con todo lo que le daban las piernas, empezo a corre a esa direcciòn.


    ........



    --¡Seshomaru sama!, ¡Yaken sama!-- con sus manos, aun corriendo, las mantenia en alto, llegando con una enorme sonrisa en ella-- Sesshomaru sama...


    .-

    Este aun tranquilo, solo se limito a abrir los ojos, mirando con su tipica mirada fria, la joven que con una sonriza le saludaba. Ya llevava casi media hora esperando, pero bueno, no podia quejarse. Conocia muy bien sus responsavilidades, ya que ahora siendo una sacerdotiza, tenia muchas cosa que cumplir.

    Sin expresiòn alguna, con serenidad se levanto de tal sitio de descanso, para luego de entre sus ropajes, sacar un kimono, el cual era embuelto en una cinta roja, para que esta, permanesiera doblada y intacta.

    La peli negra, con alegria, miro a quel odsequio que entre las manos de su amo, mantenia. Era hermoso, y agradesia que cada vez que traia un kimono, este le quedaba la perfecciòn, era como si conociera su talla.

    .-


    --Felicitaciones...Rin--menciono aun con su misma expresiòn fria--

    --¡Arigatou Sesshomaru sama!--tomandolo en sus manos, lo miro detallada mente, captando la hermosura que este tenia. Era uno de color rojo, con detalles dorados de un lado de una manga, mientras que el cinturon era de color negro-- Es hermoso...

    --Bien, Que bueno que te guste Rin..--menciono el sud-youkai, mirandola con molestia, como siempre lo hacia--

    --Yaken sama...--desbiando su mirada al sapo, lo miro por unos momentos, captando la expreciòn que tenia en su rostro. Este desde que la habia visto llegar, no le habia felicitado, por eso, tomaria esa escusa para molestar al sud-youkai-- Usted no me a felicitado...

    --Bah!, no seas tonta Rin...--dijo chillonamente ,cruzandose de brazos--

    --Vamos Yaken sama...Que le cuesta decirlo...Siiiii..Por favor...hagalo por mi..--decia en todo infantil, poniendo sus ojos como ojitos de perro a medio morir--

    --..--no decia nada, solo se mantenia con su misma expresiòn. El cual, al darle un vistaso a su amo, este lo fulminaba con su mirada, sabiendo exactamente lo que queria decir...--E-Eh...F-Feliz cumpleaños..Rin..-- dijo con temor , al recordar la mirada asecina que le daba su amo--

    --¡Arigatou Yaken sama!--orgullosa por su logro, se agallo, dandole un abraso a este, lo cual hiso que se tensara un poco por la sorpresa de tal abrazo--

    --¡Hay ya niña, sueltame!-- chillaba avergonzado. Desde que era pequeña siempre hacia lo mismo, ahora que pensaba que todo cambiaria, se ponia peor la situaciòn--

    .-

    El daiyoukai, ajeno a todo esto, solo se limitaba a mirar, La joven siempre demostraba esa enèrgica sonriza, la cual lo tranquilisaba un poco..
    Oh al menos eso creia..

    Ese dia, al salir del palacio de la luna, Habia sentido una extraña presencia serca de sus tierras, mas sin embargo esta desaparecio sin dejar rastro. Era algo que lo perturbaba, ya que aparte de eso...Un lijero olor a petalos de sakura, habia llegado a sus fosas nasales, ese dia...Conocia ese aroma embriagador, pero, a la vez sentia que solo era su imaginaciòn...Ya que, la pertenecedora de ese olor,años atras...Habia fallecido, trajicamente...Lo cual, aun lo perturva en las noches de luna llena, ya que el fue uno de los causante de su muerte...Pero, no habia razòn porque lamentarse...

    Despues de todo..Solo era una humana...

    La humana que le hiso el mal juego de pasar junto a ella por un dia entero...Solo con la escusa de que, al no tener a su pareja serca, causas personales, a el, le tocaba la responsabilidad de cuidarla, ya que era el unico familiar sercano de su pareja, quien tambien se habia negado rotundamente...Pero que al final, con unos cuantos abajos, termino asectando entre dientes.....Y bueno el...Sin defenderse podia ya que antes de que pudiese realisar su latigo venenos...Esta insolentemente lo sentaba con un conjuro extraño que aun en esos momentos se preguntaba como demonios habia podido funcionar con el...Ya que...El siendo un Daiyoukai..Era imposible que los conjuros humanos funcionaran con el....Mas sin embargo....

    La insolente humana , se habia salido con la suya...

    Kagome, aun recordaba su nombre tan claramenta. Aun se acordaba las tantas veces en que la chica lo llamaba de la manera que tanto odiaba, pero que ahora no volveria a escuchar

    "¡Anii-chan!" esas palabras..


    .-

    Sus pensamientos, perturvados por tal pasado, eran imbadidos por las terribles imagenes, imagenes, en donde clara mente podia ver, como su espada Bakusaiga, era una de las causante de su muerte...El cual, habia transpasado su estomago, mientras que otra cierta espada, habia traspasado su pecho...

    No aguanto mas esa situaciòn.

    Sin darse de cuenta de su comportamiento, mirando su espada, el cual aun llegaba a sentir la esencia de la miko. Al sentirse culpable por tal acto, deliverada mente, dio un gruñido audible para los presentes, quienes lo miraban preocupados.

    Sus actos, se estaban saliendo de control, Por lo cual....Era lo que mas odiaba.

    Sin darle importancia al asunto, se tranquiliso un poco, para luego de unos segundos, quedar de pie, dispuesto airse, ¿A donde?, eso no importaba, solo necesitaba tranquilidad.

    .-


    --Amo Sesshomaru..¿A donde va?-- formulo a preguntar el sapo, al ver como su amo empesaba a abansar--

    --Grr!--fue un gruñido , que para los oidos del sud-youkai, fueron suficiente para callar de inmediato--

    .-

    El platinado, no habia oido la pregunta hecha por el sud-youkai, ya que, al momento de habansar, sintio como una extraña presencia, se formaba en la parte mas prounda del bosque, sentia saber a quien le pertenecia, mas si embargo se dio a creer que solo eran sucios juegos creados por su mente.

    "Esa presencia...Hmm, hay algo extraño en todo esto"pensaba furioso, soltando sin darse cuenta un gruñido.

    Estando un poco calmado, se disponia a seguir con su camino, pero...En esos momentos..


    "Maldiciòn"era frustrante para el, el tener esas desagradables iluciones...Pero..."Ceresos.."dijo para sus adentros, al sentir, como el lijero viento arrastra hasta sus fosas nasales, un lijero aroma dulsor...El cual, creia conocer...Pero, lo desconcertava en gran manera al pensar en ello..Ya que,Sabia perfectamente que el aroma dulsor que imprecnava todo el ambiente, no era de cualquier àrbol de ceresos, ya que, estaban en pleno invierno, los arboles de ceresos no desprendia ese olor tan puro en sus tiempos de florecer.


    Track!!
    .-


    El sonido del chasquido, de inmediato lo saco de sus pensamientos, volviendo en si sus sentidos, por lo cual, supo de inmediato de que se trataba.


    .-


    --Ah! ¡Ya te dije que la mia es mas hermosa!

    --No! La mia es mejor, con eso puede lastimarse las manos!


    .-


    Rin, y Yaken, sin entender nada, miraron a donde provenian esos gritos, los cuales por lo que podia oir, eran unas niñas. Al voltear hacia los arbustos, bieron como dos niñas, iguales y del mismo tamaño, mas o menos de unos 9 años de edad, salian como a la fuerza de tal parte. El cual, torpemente una de ellas, callo al suelo, quedando a los pies del sud-youkai.Quien tan solo, le mirava extrañado.


    .-


    --Una niña humana...--menciono aun mirandola con la misma expresiòn--

    -- G-Gomen ne-- se disculpo esta, reincorporandose una vez mas, quedando aun lado de su hermana gemela, la cual ya una al lado de otra, con inocencia, dieron una inclinanciòn al mismo tiempo que en unisono se disculpaban, para luego como si nada esvosar una sonrisa al sud-youkai y a la peli negra, quien estrañada mirava todo eso con gracia al ver a las gemelas igual como siempre--

    -- Sonomi, Naomi...¿Que hacen por aqui?, Sango sama y Miroku sama se preocuparan si no las ven en la cabaña..--advirtio esta, un tanto preocupada--

    --Pues, vera Rin chan, nosotras...

    --¡Estamos cumpliendo las ordenes de nuestra madre para la bienvenida del tio Kohaku!--solto sin mas la castaña, interrumpiendo lo que la otra queria decir--

    --La bienvenida...de Kohaku...--susurro, repitiendo lo que la castaña, habia dicho--

    --¡Sonomi!--grito esta, molesta por tal informaciòn--

    --Lo siento Naomi, pero solo le estoy diciendo la verdad...A demas, el tio Kohaku vendra hoy a ver a Rin chan por su cumpleaños numero dieciocho-- otra valiosa informaciòn, que en silencio, tratava de articular la joven miko--

    --¡Sonomi!, ¡Recuerda que esto era una sorpresa!--gritava, tratando de callar a su hermana--

    --Pero Naomi, tenemos mucho que hacer...Tal vez si Rin chan lo sabe, pueda a que nos ayude con la preparaciòn de la bienvenida...--dijo aun esta, en su mismo tono tranquilo-- No es asi, ¿Rin chan?--menciono, mirando a la peli negra con alegria--

    --Se me habia olvidado que Kohaku vendria...-- menciono metida en sus pensamientos, esvosando una sonriza, para luego tomar la atenciòn de la niña-- Bueno, no se Sonomi..El amo Sesshomaru...

    --Ve --ordeno fria mente, mirando de reojos a la peli negra, quien habia sido interrumpida--

    --Eh?..--expreso, mirando atonita al youkai, el cual en esos momentos solo miraba hacia el bosque, sin expresiòn alguna--

    --Yaken..Ve con ellas...Volvere al atardecer..--Y sin mas, con tal orden, se vio como este era embuelto con una luz blanca, hasta al final ser cubrido por completo, hasta convertirse en una esfera, y desaparecer entre las espesas nubes--

    --S-Sesshomaru sama..--susurro sin entender nada, el sud-youkai--

    --¡Genial! ¡Rin chan nos ayudara!-- grito la castaña con alegria, mientras con una sonrisa tomaba la mano de la peli negra, obligandola a caminar con ella-- Vamos Rin chan...Es hora de irnos....-- dijo empesando a caminar-- ¡Usted tambien Yaken sama! ¡Apresurese!-- decia con alegria al ver como este atras de ellas, empesaba a correr, tratando de alcansarlas--

    --Eh...¡Esperen!-- y sin mas, con rumbo a la aldea se dirigian--


    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-



    El dia, sol, ya hace mucho que se habia presentado, mientras que el canto de los pajaros la tranquilisava en grande. Sus ojos cerrados por completos, sentian como su poder maligno hacia presencia, haciendole sentir todo lo que ocurria a su alrededor. El viento tranquilo y aspero, se movia con excelencia de un lado a otro, llevandose consigo las miles de hojas que de los arboles, eran arrastrado. Ya su ser, estaba un poco en paz, sin necesidad de despertar su descontrol maligno, como ella lo llamaba. Odiaba en grande ese sufrimiento, ese decespero que siempre odta tener cuando sus sentimientos corrompidos, invagan su mente, torturandola sin perdon alguno.

    Pero...Ya, no tenia opciòn...No sabe el origen de su creaciòn, no llega a recordar a la persona que le iso eso, y mas, no puede entender porque proposito trajeron al mundo un ser como ella, cruel y despiadado en la hora de querer ver la sangre correr...

    "Tan solo soy...Un cuerpo sin alma...Aunque trate de matarme..Aun con mis propias monos....No podre consegir mi muerte...Por eso...Estoy condenada a ver como muere mis semejantes, por mis propias manos...Es lo que mas temo..."sus pensamientos, llenos de melancolia y dolor, divagaban en su interiòr sin tener ninguna señal de su alrededor.

    Sentia el tiempo detenerse,sus fuerzas acabar, y su respiraciòn entre cortar. Sus instintos habian despertado lamentablemente, su cuerpo se empesaba a tensar, y sus ojos, sentia que ardian por las llamas que esta demostrava, mientras que sus labios, sentian como un lijero sabor a sangre rasgaba hasta llegar a su garganta.

    "N-No..No ot-traVEZ!" los gritos internos, demostraba su dolor.


    Queria detener ese proceso que tanto sufrir le daba, pero sus fuerzas, a cada paso, disminuian...Su auto control no funcionaba...

    "¡Sangre!"Gritaba con desesperaciòn su interiòr.

    Queria ver la sangre correr por sus manos, el lloro y dolor en los rostro a quienes sin perdon alguno, quitava de un solo golpe, todo el liquido rojiso que corrian por sus venas.

    "¡Basta!"No podia dejar que su interiòr, su maldiciòn, tuviera el control.

    No le daria el gusto a nadie, ver tal destrucciòn y catastrofe que con locura, su interiòr gritaba con desesperaciòn.

    No lo aria, y no lo aria...

    .-

    Ya cansada y con rabia, dejo ver sus ojos rojisos, que como fuego consumia todo lo que tocaba ese contacto visual. Sentada en las ramas de un enorme roble, ya desesperada, de un solo brinco aparecio a metros despues en el suelo, se dejo caer de rodillas, llebando sus manos a su cabeza. Trataba de tranquilisarse, apaciguar sus deseòs no deseados, mas sin enbargo su lucha cada vez era peor.

    "A-AH!..."sus expresiones cada vez , eran dolorosos. La situaciòn estaba empeorando.

    .-
    Pero eso no significaba que tan facilmente se rendiria, no daria su brazo a torcer.. El dolor era insoportable, pero le era mas dolorosa el pensar que si no se controlaba, sus propias manos acabarian con la vida de mucha personas inocentes, por eso...No le daria el gusto a su persona, acartar tal crimen..

    Con sus barzos tembloroso, causa de la fuerza que mantenia al tratar de controlar sus garras, con sumo auto control los fue subiendo hasta tratae de llagar a donde se suponia, se encontraba su katana, tocando con sus dedos temblorosos las orillas del mango.

    Era tan solo el inicio...Pero aun asi, era todo un infierno...

    No aguantava mas esa sensaciòn en su cuerpo. Por eso, sin dale importancia a nada, con rabia y ira demostrada en sus ojos, ya insencible, condujo sus manos hasta el mango de su hoja , sosteniendolo con fuerza, hasta que con rabia, de un solo golpe la saco...

    Al hacer tal acto, de inmediato sintio como el aire cambiaba de rumbo, manteniendose a su fabor, recorriendo a un lado sullo, a direcciòn donde apuntava la katana escarlata...

    "Grr!...N-No dejare que...¡¡ME CONTROLES!!"

    La sangre le empezaba a herbir por la rabia que con desenfreno, amenasaba con salir a la luz, destrullendo sin perdon alguno todo a su alrrededor.

    .-


    --¡¡M-Maldiòn!!--sus palabras embueltas en rencor, empesaban a saberle a sangre mucho mas intenso. Ya sus garras, amenasaban con matar, esperando ver en ellas el dulce y estenso matiz rojizo que tanto anelaba, pero, tenia autocontrol, y no iva a permitir que todo se le fuera de las manos. Aun con sus manos en el mango de la katana escarlata, se concentro con llebar todas sus fuerzas a ellas, tratando de levantar la katana, dispuesta a contratacar la maldiciòn, que en su interiòr se encontraba escondido--N-No importa si yo...--Ya las palabras escasas en esos momentos, no tenia las fuerzas suficiente para su auto control. Y sin esperar mas, con un grito, o como se podia escuchar, con un rugido , el cual resono por todo el lugar, con todas sus fuerzas y las llamas de fuego que amenazaban en el reflejo de sus ojos, lebanto la katana hasta situarla en el angulo exacto-- ¡¡GRR!!¡¡Kirā ketsueki o.. JIKKÔ SHITE!!!..

    .-

    Una enorme rafaga embueltas en diamantes en sangre, la cual intensitaban con la aura de la maldiciòn, en estas se reflejaba las distintas dimenciones y portales al infierno que esta contenian, al tocar cualquier cosa que se encontrara a su alrededor. Miles de arboles, fueron destrosados y eliminados de la vista de ese intenso bosque.

    --Maldiciòn...-- no aguantaba mas, con tal susurro dejo caer su katana sintiendo sus brazos sin las fuerzas suficientes para lebantarla--


    Su cuerpo empesaba a palpitar, sus manos ardian mientras que su cabeza le empezaba a dar vuelta. Dejandose caer de golpe al duro suelo, sintio como sus rodilla sin perdon alguno recivian de golpe, todo el peso de su cuerpo. No le importo, dolia, si, pero, era lo de menos. Antes de llegar a la inconsiencia, llevo sus manos a las llervas, tratando de no caer por completo al duro suelo, no deseaba perder la conciencia en esos momentos, no ahora, no es esos momentos...Sabia que si lo hacia, algo malo curriaria ,algo o "alguien" podria despertar su lado que menos deseaba despertar en esos momentos, desearia la muerte si fuera necesario acabar con su maldiciòn, pero, sabia que esa no era la soluciòn.

    .-


    --Tengo que calmarme...Seria muy peligroso si mi otro "yo" llegara a tomar el control..--dijo para sus adentros tratando de calmar su sed de sangre. Respiro con profundidad una y otra vez, tratando de encontrar la tranquilidad, no deseaba hacer algo que mas adelante se llegaria a arrepentir, ya ella no tenia soluciòn, tanto su vida como su vista se habian ido, y su alma esta apunto de desaparecer para siempre...Y era lo que mas temia en esos momento--


    .-


    Minutos luego de luchar con su autocontrol, ya sintiendo el aire regresar con mas libertad a sus pulmones, toco por impulso la parte donde se suponia estaba su corazòn, sintiendo como este sin ruido o movimiento alguno , le hacia sentir un frio que durante ya años estaba acostumbrada a sentir. Ya el bacio era evidente, pero aun le costaba creer que su vida corgaba de un hilo. Suspiro con frustraciòn sin darle mucha imporatancia a sus eridas que ya mucho, habian sanado, fisicamente. No importaba cuantas veces tratara de encontrar la respuesta, siempre se quedaba con la misma respuesta o como podria llamar "incognita" en blanco.

    Tomo su espada que aun lado permanecia de ella, empuñandola con fuerza mirandola con atenciòn por unos seguntos, recordando la forma tan "monotona" en que la habia encontrado, el solo recordarlo le traia nostalgia de algo lejano que aunque no lo quisiera admitir, le dolia con intencidad al no poder dejar en claro que todo lo que habia ocurrido solo habia sido un axidente. Un axidente que aun no le hallaba explicaciòn.


    --No importa...-- susurro que un humano, jamas llegaria a escuchar con facilidad--


    Tomando la katana con mas fuerza, de un solo movimiento la envolbio en su funda, guardandolo ya lista para emprender su marcha, sostuvo con fuerza el mango de este sintiendo como algo fuerte se asercaba. Algo se aproxima..


    --Rayos...Algo se aserca...No puedo arriesgarme a...--sus palabras, fueron interrumpidas de golpe al sentir como su sangre empesaba a despertar--

    .-

    "¡Sangre!"


    El olor a sangre era intenso, un humano estaba serca, y por lo que podia oler, el humano estaba sufriendo un sangrado muy profundo,aunque la sangre estaba lijeramente ...¿Alterada?.... Maldijo su suerte en esos momentos, le habia costado recuperarse de tal estado y ahora, no sabia como reaccionar, el que sus ojos no lo vieran no le daba la razòn de que no pudiera utilizar sus otros sentidos, su olfato estaba a tal punto de querer esplotar por la exitaciòn del olor a sangre fresca. ¡Maldiciòn!..Como llegaria a sobrevivir en ese mundo si en cualquier momento el olor a sangre llegaba a sus fosas nasales.

    "N-No Puedo.."


    ¡¡¡AH!!! ¡¡¡AYUDA!!!

    .-


    -- Tengo que darme prisa...--y sin mas, sin darle importancia a su estado, con rapides corrio hacia donde provenia tal voz, el cual con facilidad pudo decifrar que se trataba de un niño--


    .-.-.-.-.-.-.-.



    --¡¡KAZE NO...KIZU!!!!--envuelta en una rafaga, de un golpe impacto contra su cuerpo, desaciendo por completo lo que momentos atras, le era de molestia, volviendolo solo polvo--


    Con una sonriza de satisfaciòn por lo logrado, sin darle importancia, guardo de un solo movimiento de sus manos la katana, guardandola dentro de su funda, la cual permanecia entre su cintura. Dandose la media vuelta, miro de reojos lo poco que habia destruido para lograr matar al enorme trol, viendo como solo habia destruido tan solo dos àrboles, ya era un habanse, por lo menos no destruyo unas docenas, ya que si no, su "compañero" lo replicaria por tal acciòn tan "incensata" de su parte.

    Y alli estaba, frente de el ya con la misma cara de siempre, tan de " estupido" como el lo solia llamar. Ya era el colmo...


    --Inuyasha...--llamo seriamente, sonteniendo en sus manos una extraña daga de oro--

    --¿Que quieres Miroku?...Ya terminamos con esto....Fhe! solo era una simple plaga.. --sonrio descaradamente, mirando con desagrado hacia donde quedaban los resto de trol, que momentos atras habia exterminado-- Aunque...


    Dudo por un momento antes de decir lo que pensaba. Algo extraño estaba pasando, no tan solo por lo poco tiempo que le costo exterminar al youkai si no que, algo, una extraña presencia. Desde que habia empesado a peliar con el youkai, alrededor de su aura maligna, flotaba una lijera pero poderosa aura que no le pertenecia, la conocia, la habia sentido antes pero. ¡Maldiciòn! ...Tanto afan habia puesto en eliminar al youkai-trol que lamentablemente habia pasado en alto un pequeño pero importante detalle....La presencia..Su aura...Una aura sagrada y poderosa... Pero..

    "SU AROMA"

    El aire empesaba a cambiar a direcciòn contraria de la anteriòr, llevandose consigo la presencia y el aroma a ceresos que durante mucho tiempo habia dejado de sentir. Era imposoble, !SIMPLEMENTE IMPOSIBLE!, no era posible que ese aroma aun existiera, que aun permaneciera en ese mundo. El tiempo y el espacio era un detalle que el jamas lograria comprender, pero, juraba con certeza que lo que estaba ocurriendo era un sucio juego del tiempo. Si anteriòrmete no habia podido encontrar esa esencia era imposible que ahora a esas altura, saliera a la luz, no podia....No lo asectaba..


    --Inuyasha...--llamo el houshi atento a lo que le preocupaba al hanyou. Tambien habia sentido la presencia pura rrecorrer la zona, al compas del viento. Y todo tenia que ver con ese extraño youkai. Primero ser alertado por un aldeano perteneciente a un pueblo sercano que se encontraba cituada a las orillas del monte fuji no jita. Ese monte estaba cubierto por una extraña aura demoniaca, que empesaba a contaminar y a dañar toda cosa viva de su alrededor. Mas sin embargo al ir a investigar junto a el hanyou, gran fue su sorpresa al solo excontar un youkai de apariencia humanoide, sus cabellos ojos y ropa eran de humanos, nada que se pareciera a un youkai. Pero eso no fue lo que llamo tanto la atenciòn....Su aura, su presencia y el ambiente extraño que habia a su alrededor era similar a una pura y sagrada, solo que en el fondo, era un poco contaminada. Al final, solo vieron como este tomaba una apariencia similar al de un tigre blanco, para luego de diez segundos terminar transformandose en un enorme trol de cinco metros. Y bueno, como siempre, su "paciente" amigo, sin imutarse a esperar respuesta alguna, de un solo ataque termino matando al youkai. O almenos eso paresia, aun no se convencia de que fuera verdad ya que el aura del youkai no habia desaparecido, no aun...Pero mejor era pensar eso despues. Y ahora....Solo quedaba deducir que tan peligroso era la daga de oro que tenia en sus manos....Fue lo unico que quedo del youkai antes de desaparecer..-- Inuyasha...--Llamo una vez mas, odteniendo esta vez su atenciòn--


    -- Hmm...Miroku...Un olor extraño esta en el ambiente, y una extraña aura...--fue interrumpido de inmediato--

    --¿Asi que te diste de cuenta de ello?-- dijo guardando sutilmente la daga entre sus ropajes. Necesitaba aberiguar que valor y que peligro guardaba esa arma, aunque a simple vista parecia una reliquea costosa, en el findo sentia como de esta un aura demoniaca desprendia de si. Necesitaba secciorarse y saber si sus supocisiones eran correctos...--

    --Por supuesto Miroku...Feh!..De alguna manera siento como si esta me jalara a un lugar desconocido...Como..

    --Como si fuera un Imàn..--concluyo el monje con seriedad en sus palabras--

    --Exacto...--dijo un poco preocupado-- Pero eso no es lo que me preocupa....Ase unos momentos pude oler un aroma a lo lejos...

    --¿Un aroma?--pregunto levantando una seja, preguntandose que clase de aroma era para que lo inquietara tanto--

    --Si....Pero este...--detuvo en seco sus palabras, mordiendose el labio inferiòr por lo que iva a decir. No sabia si decir o no el nombre, aun no se sentia seguro, el aroma era claro y relajante, dejando muy en evidencia de a quien le pertenecia, mas sin embargo, se negaba rotundamente a creer que era verdad...No podia ser verdad, desde hace mucho que habia olvidado ese dulce aroma, perteneciente a su querida amada ya difunta. No era posible que alguien mas tuviera su mismo aroma, ¡No lo era!, nadie, definitivamente ¡NADIE!, podia tener un aroma tan perfecto como lo tenia su amada...Ya que la unica manera de percivir ese aroma una vez mas era...Era el que se tratase ni mas ni menos que el de su verdadero dueño-- Imposible...--marcullo sosteniendo con fuerzas el mango de la tessaiga, por tal pensamento--

    --¿Que es imposible Inuyasha?--su amigo estaba empesando a actuar muy extraño. Escuchaba como este marcullaba entre dientes cosas intendible, cosas que de aseguro solo eran mas de mil maldiciones por segundos, conocia muy bien a el hanyou como para no saber la manera de actuar de este, mas sin embargo...No sabia que habia aberiguado en esos momentos--


    Silencio, ninguna respuesta escucho del hanyou. Este permanecia en silencio, mirando, buscando ¿Olfanteando?, su sentido del olfato habia encontrado algo. Estaba como buscando algo, buscando algo que no sabia que, podria imaginarse que tenia que ver con el aura extraña que habia desaparecido extrañamente sin dejar rastro.

    .-

    El aroma de flores de cerezos, la sentia incrementarse en una zona del bosque , muy alejado de donde ellos se encontraban, mas serca de la aldea, pero no lo suficiente como para que alguien mas se diera cuenta de su presencia. Su corazòn empesaba a palpitar con mas rapides, no podia calmarse, el sentir la alegria al saber que su amada, aun se encontraba en ese mundo, en ese bosque, en esa epoca. No sabia nada de su alrededor, no oia, no escuchaba los sonidos naturales del bosque, ni el sonido de la voz de su amigo al llamarlo. Estaba ido, en las nubes, sentia como su corazòn saltaba de alegria al saber que la miko, se encontraba serca, se encontraba viva...Solo que, tenia que investigar primero y secciorarse de que enrealidad se trataba de su amada.

    "¡Debo darme prisa!"


    Miroku, quien durante los ultimos minutos no dejaba de llamar a su amigo por su nombre, al ver que este no escuchaba, solo mirando hacia un punto perdido del bosque, con discreciòn se habia hacercado a este, posicionandole un gran puño en su rostro tratando de sacar al hanyou de su trance, para saber que demonios le pasaba a su amigo, mas sin embargo, este en silencio, guiro su rostro con lentitud frunciendo lijeramente el ceño. Por tal acto de inmediato dio un paso atras al pensar que el hanyou se habia enojado por tal golpe, aunque no tenia porque tomar tal gesto si en esos momentos se encontraba mas que distraido.

    Esperando el golpe, tomando en sus manos su baculo de oro y pocicionandola en frente suyo como defensa. Vio como el hanyou aun frunciendo el ceño, levanto su mirada airado, mirando a su direcciòn sin apartarlo, era como si en vez de mirarlo, solo miraba atravez de el...Era desconcertante...


    --Inuya...--le falto el aire...--


    No supo cuando o que fue lo que ocurrio. Antes de que pudiera decir por completo el nombre del peli plata, vio como una mancha roja con rapides pasaba a su lado, casi tirandolo por completo de su lugar, dejando a su alrededor tan solo un campo de polvo. !Maldiciòn!...

    Se habia ido, el hanyou se habia ido hacia, solo kami sama sabia hacia donde. Sin palabra alguna, con pasmo se giro por completo, mirando hacia donde momento atras habia enmarcado la carrera el hanyou, dejandolo a el solo en ese lugar..


    --Hay Inuyasha...Ahora veamos que destrucciòn realisaras...--sonriendo con frustraciòn, tomando con su mano izquierda el baculo sagrado. Sin mas se hecho a correr por donde segundos atras, habia corrido el hanyou--


    .-.-.-.-.-.-.-.



    Corriendo sin ver, solo siendo giada por sus otros sentidos, esquivo un àrbol con agilidad antes de sentir como ya se encontraba en el claro de esa colina, en donde con mas claridad podia persivir la sangre, era doloroso el tratar de evitar el impulso de correr y tomar de esa sangre sin degar ni una gota, dolia demaciado. Sentia como su cuerpo se contraia al sentir su voluntad de rechazo, necesitaba controlarse ante tal situaciòn, ya que sino, de aseguro terminaria haciendo algo que al final lamenteria.

    Sintio su sangre herbir al sentir a alguien mas en ese lugar, deduciendo que era ese el causante de tal daño que sufria el joven niño, quien inconciente lo pudo sentir aun lado de un àrbol, y al youkai asercarse a el. Fruncio el ceño con fuerza, dejando escapar un lijero gruñido antes de tomar con rapides su katana escarlata, dispuesta a matar de una sola al youkai. Este de inmediato al escuchar un gruñido provenir de tras sus espalda, se giro por completo, viendo como alguien con una espada con rapides se habalansaba hacia el y atacandolo, el cual de inmediato esquivo el ataque, pero recibiendo un lijero rasgullo a causa de la espada que la habia esquivado muy tarde, pero a tiempo para que no lo matase.

    --¡Maldito!--marcullo mostrando sus colmillos al youkai, sintiendo su sangre correr con mas rapides, y como sus ojos en aumento empesaba a ingrementar su color rojiso a uno mas oscuro, dejando un tanto desconsertado al youkai, ya que, a simple vista la joven frente a el, parecia una humana, su olor aunque se encontraba contaminado y manchado a muerte, aun en el podia hayar el lijero aroma a humano, dejando muy en claro lo que era en realidad-- Moriras por tu insolencia.

    --Grr! ¡Maldita humana!...¡Como te atrevez a atacar a el gran taiyokumaru!--gruño con ira al ver como esta sin mirarlo, sonreia con diverciòn. Su mirada apuntaba a un punto perdido de su armadura, aunque ella mantenia su vista en alto no llegaba lo suficiente alto para mirarlo directamente, Ya que su estatura era menos a la de el, pero claramente desde esa distancia podia ver los ojos de la muchacha, estos mostraban ira, rabia, rencor, pero, era como si una nieblina los cubriera, dejandolos opacos por la oscuridad..."Esta humana...No es una cualquiera....Siento su poder rodearla...Es una miko, pero...Sus ojos"...Paro en seco sus pensamientos al mirar claramente lo que habia averiguado....Esa humana....Era una miko...Sus ojos en rojo, mostraban odio y rencor...Mientras que su apariencia era una de asesina, una de sangre fria....Pero sus ojos...Su mirada....Ella...Era la miko..--

    --Si...--dijo con sarcasmo, sintiendo las emociones del youkai desconcertarse a tal punto de colacsar por todo su cuerpo. Habia escuchado sus pensamientos y habia encontrado la confuciòn en ellos....Y pues...Tambien la verdad hacia ella..--Soy la miko ciega, Taiyokumaru..--dicho esto ultimo no dejo que este ni un paso diera, blandiendo su espada con fuerzas a el con el fin de destruirlo de una vez por todas-- ¡¡KURAI SHI !!!

    .-


    El ataque enbueltos en ondas de fuego, junto a un poder de purificaciòn, de lleno golpeo el cuerpo inmovil del enorme trol, quien no tubo tiempo ni de gritar al momento de su muerte, ya que se habia desconsertado a tal punto que la miko, habia podido indagar en sus pensamientos hasta llegar a encontrar una pequeña debilidad en su cabeza y llegar a tomar su control para que este no se moviera antes de su ataque.

    Guardando su espada sin mucha dificultad, dejo salir de sus labios un estruendoroso gruñido al sentir como de lleno el olor a sangre golpeaba sus fosas nasalez, descontrolandola un poco por el profundo y intenso olor que en esos momentos podia olfatear. Pero no dejaria de su bestia la controlara, ya era el colma perder la cabeza a plena luz del dia, no dejaria que por sus instintos de animales otra persona muriera en sus manos, y mas si se trataba de un niño.

    Manteniendo su mirada al suelo, vio con sus sentido del olfato como el niño se removia de dolor aun en la inconciencia, sabia que habia sufrido un sangrado de alto riesgo, no lo podia dejar asi, sin posibilidades de abrir los ojos o si quiera, llegar a defenderse de cualquier mounstro que quisiera su vida, queria aunque fuese por una solo vez, poder salvar una vida, aunque fuese UNA, siendo la sobre saliente de las demas victimas que habian tenido muerte a causa de sus manos, pero esta, esa vida seria diferente, la curaria y la dejaria al cuidado de alguien para que este no sufriera algun daño.

    Aunque la verdad queria averiguar algo mas, el aura que rodeaba al niño lo sentia alterado como si de un momento a otro fuera a cambiar. Sentia curiosidad y mucha, dejaria al niño con ella por un tiempo para poder haveriguar mejor sobre su origen y provincia, no era normal que un niño se encontrara rodeado por una aura maligna y a la vez protegido por una sagrada, algo que lo mantenia equilibrado perfectamente casi como lo tenia ella, o hasta podria llegar a compararlos.

    Tomaria al niño,no tenia intenciones del otro mundo con el. Solo, queria saber que era el..


    --Sera mejor llevarte conmigo....Aunque, espero que me temas en el momento en que habras tus ojos....--susurro para este, aunque sabia que no la escucharia, tomando entre sus brazos el lijero cuerpo del niño-- Ya que....Sera lo mejor para ti y...Para mi...--sintiendo el aire rrecorer por sus cabellos, tomo con mas fuerza y seguridad el inerte cuerpo del niño, para en silencio encaminarse hacia el bosque, perdiendose entre este, tomando un camino distinto al que tomaba y ocultando su esencia y olor, ya que, sentia como por el otro camino una presencia muy conocida, con rapides se dirijia hacia donde momentos atras habia estado--


    ...........


    Sus ojos, frios sin demostrar emociòn alguna, habian presenciado todo desde el momento en que habia llegado la dueña de el olor que lo inquietaba tanto, llamandole la atenciòn al ver su rostro una vez mas. Se habia sorprendido, aunque nunca lo demostro, el ver esa figura femenina una vez mas caminar en ese mundo, sin siquiera cargar con ella el desagradable olor de un cadaber, mas sin embargo claramente pudo percibir un profundo olor a sangre en sus dos manos, sangre que no era de ella, podia facilmente decifrar que eran de humanos, pero, lo que le inquietava era el saber que ella habia sido la causante de todas esas muerte.

    Sus ojos, los habia visto envuelto en un profundo color rojo sangre, mientras que sus garrar amenasaban con matar a su enemigo. El color de su piel, ya no era de un color bronceado y dorado, ahora era uno mas frio que el de un muerto, tan palido que claramente se podia ver mejor sus ojos en sangre, dandole una imagen tan..Asesina....Sus cabellos, habia perdido el brillo azulejo que siempre le habia llamado la atenciòn al querer compararlo con el color azul que todas las noche de luna llena tomaba, asegurandose de que eran iguales pero distintos a la vez, pero que ahora eran mas negros que el color de la oscuridad, tanto que a plena luz del dia, podia ver el brillo que este octenia por tal contacto.

    Pudo ver claramente como en menos de un minuto habia exterminado a un trol de mas de cuatro metros, quien cobardemente habia tomado a un niño humano, porque eso es lo que era, un cobarde por haber tomado a un niño.

    La peli negra habia hecho un ataque con una espada que el jamas en su larga vida habia visto. Claramente sentia un poder demoniaco cubrir la espada, conjunta a una sagrada y pura, sin mesclarse entre ellas, solo en una combinaciòn tan perfecta que no sabia que existia. Su apariciòn en ese bosque le habia sido una sorpresa en verdad, tuvo que esconder su presencia y distanciarse a una distancia prudente para que la miko no lo sintiera serca, el cual habia funcionado. Habia sentido un impulso de saltar y aparecer a la vista de la miko para encararla de una vez, pero, se contuvo, necesitaba tiempo para pensar las cosas y saber lo que realmente le preguntaria, el jamas se habia tomado la molestia de esperar por los demas o si quiera pensado en como dirijirse a alguien para no salir erido o amenasado por ella, no le importaba su reacciòn pero, en esta ocaciòn era algo que sinseramente sabia que no podia controlar..


    --Kurai shi..--susurro al viento, recordando con claridad el ataque que habia utilizado la miko para destruir al youkai. Tomaria eso como una piesa del rompecabeza que empesaria a armar, para tener mas en claro lo que ahora era la miko. Sabia perfectamente que no era la misma, su olor, era el mismo puro y embriagador que siempre tuvo, su apariencia habia cambiado de sobre manera ahora dandole una imagen mas peligrosa pero, siega mente hermosa, mientras sus poderes, habian aumentado de sobre-manera pero....Siempre habia un pero....Su esencia estaba embuelta con una maligna al igual que su espada, por lo que pudo deducir que ahora ella controlaba ambas energias...Otra piesa para su rompecaneza....--Hmm...Patetico..


    Envolviendose con su poder demoniaco, combertido en una esfera de luz, sin dejar rastro de su presencia se alejo de tal lugar, en busca de el ser quien le daria respuestas a todo eso.


    .-.-.-.-.-.-.-.-



    --Grr! Kuso...--mascullo entre dientes ya con frustraciòn. Como odiaba cuando las cosas le salian mal, y mas cuando sus planes se veian arruinados por la triste realidad del destino, algo dramatico en verdad. Busco con su mirada a la persona que durante años buscaba y trataba de encontrar, mas si embargo al detener sus pasos viendo hacia donde se encontraba un debil olor a ella, solo se podia ver unas manchas de sangre, que rapidamente pudo acegurar que no era de ella, por una parte se alegraba por eso al saber que no estaba erida, pero por otra, le desilucionaba, ya que si fuera de ella claramente hubiese aclarado que era ella en verdad, y que aun seguia con bien-- Maldiciòn...Se a ido...


    En silencio se encamino hacia donde se veia claramente los resto de un trol, pudo reconocerlo facilmente por el color de carne que asquerosamente poco a poco se desboronaba, y mas al ver un pedaso de tela aun lado destrosado. Con intenciòn de haberiguar mas, tomo entre sus manos el pedaso de tela empesando a olfatear su escencia buscando en esta la respuesta que necesitaba.


    Cenisas y llervas.

    ¿Casualidad?..No lo creia.


    Era el mismo olor que habia desprendido el youkai que minutos atras habia exterminado, solo que ahora era mas fuerte y claro y casualmente lo envolvia una aroma a flores de sakura con el de un reiki muy alto si se lo preguntaban. El youkai sin duda habia combatido con alguien de experiencia sagradas en sus ataques que de haceguro fue quien claramente lo acababo purificando, ya que el olor del reiki se podia oler en el ambiente envuelto lijeramente en sangre.

    Tu sangre.

    .-

    Dejando el pedaso de tela aun lado, se incorporo con melancolia sintiendo como el viento jugaba con sus cabellos, llebandose con ello en arrastre su pereza pura. Necesitaba algo, el indicio que diera con esa miko que tanto buscaba, locamente podia captar su olor en el ambiente pero, lastimosamente poco a poco empesaba a desbanecerse dejando tan solo el por en que ella estaba allì.

    Y aunque mirara al cielo buscando la similitud o comparaciòn de la belleza que daba su sonriza claramente no la pudo encontrar. Su sonrisa habia muerto junto a ella y lastimosamente desaparecido junto a su cuerpo el cual, jamas llego a encontrar en la faz de la tierra. Y su corazòn, ahora erido mas que nunca no aguantaba con el peso de la culpa, al recordar claramente como el, con su propia espada, esa misma que llevaba en su cintura, esa con la que habia prometido salvarla de todo mal con el costo de su vida para verla a ella en bien, esa misma espada que sin titubeo, dolorosamente habia pasado los limites de su cuerpo, perforando sin perdon alguno su espalda, llegando a sus pulmones y terminando por llegar a su corazòn, tranpasandolo conjunto a sus costillas, dejando en esa parte de su pecho tan solo el agujero que su fria hoja habia perforado y el dolor de perder la vida y corazòn. Dolia, dolia de sobremanera recordar eso una vez mas, siempre los volvia a repetir una y otra vez en sus sueños, volviendose cada vez mas en sus pesadillas, pesadillas las cuales jamas lo dejarian en paz, era un castigo que ya estaba acostumbrado a pagar, ya la soledad estaba aferrado a el sin intenciones de soltarlo, y el sufrimiento ya era mutuo. No importaba cuantos años o siglos pasara, claramente sabia que a esa miko que tanto daño le habia hecho, la misma a quien confundio a principio con su antiguo amor, sabia que jamas saldria de su corazòn y mente, jamas la podria olvidar ni en la propia muerte..


    "K-Kagome.."


    Dejando un suspiro escapar, desbio su rostro a un punto del bosque en donde mas claro podia persibir ese aroma, pero que a la vez sabia que hasta ayi llegaba, no llegaba a mas, y claramente en tal aroma pudo encontrar algo mas, algo que a su atenciòn llamo cuando su mirada bajo ahora aun punto que desaparecia entre las llervas bajo un àrbol de roble el cual ya asia cubierto por nieve, y se le hacia curioso el encontrar una pequeña zona bajos sus raises una comesura de llervas verdes y frescas, como si la nieve no le isiera efecto, y intuitivamente al ver un manchon rojiso en ellas, con lentitud bajo su cuerpo arrodillandose a estas, llevando sus manos a esta tocando y arebatando un poco de ese liquido rojiso que cubria la verdosa llervas.

    El aroma que desprendia este era fresca.

    Tu sangre.

    El olor innundo sus fosas nasales, haciendo que sus ojos se habrieran desorbitadamente por la sorpresa e impresiòn al reconocer claramente al dueño de la sangre.

    Y su corazòn se oprimio por tal informaciòn.

    "Kagome"

    El olor de su sangre, el color de su sangre, era su sangre la que sostenia en sus manos con las cuales se habi teñido sus garras. Era ella, esa sangre era de ella, y si no se equivocaba, la posivilidad de que se encontraba con vida era de una altura que grandiosamente dentro de poco podria llegarla a ver. Lo deseaba, lo anelaba, queria volver a verla, mirarla, anelarla, abrazarla,besarla hasta tener su aroma entre sus brasos una ves mas, amarla incondicionalmente hasta que su cuerpo dejara de respirar si era necesario.


    Queria, poder volver a tenerla entre sus brazos..


    Miro ahora con un brillo en sus ojos al cielo, con la esperanza de volverla a ver, no se rendiria, la buscaria y la encontraria, y cuando eso ocurriera, jamas en su vida ni por un momento la volveria a dejar sola..

    Jamas..
    .-

    --No dejare que te alejen de mi...Kagome--fue un susurro que claramente sin dificultad fue arrastrado por el bien, dejando entre sus labios una lijera sonriza de alegria y felicidad, con el deseo de cuplir su anelo de volver a mirar, tocar y escuchar todo lo que caracterizaba a esa miko que le habia robado el corazòn. Pero...Mas anelaba mirar esos ojos miel, esos ojos que llenos de amor lo derretia al mirar la calides en ello--

    Esos mismos chocolates que lo habia hobligado a admirar sin descanso alguno,haciendolo a el un adicto de esos ojos..


    "Tu sangre...."



    El color de tu sangre..



    Continuara...


    .................................................................


    Escusas, no tengo, bueno solo una..

    Ya tengo como tres capìtulos listos y otros planeados, y hace dias quise subir este pero, no pude, o al menos no supe como hacerlo, y ahora que se me dio la oportunidad rapidamente subi la continuaciòn..

    Bueno, comente ¡Onegai!, de igual modo me haria sentir mejor..

    Nos leemos luego.
     
  3.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    8650
    Capìtulo 02



    _Algo que proteger I parte_



    --¡Listo!-- la alegria que llevaba el terminar su labor la habia hecho sonreir por dijesima vez en el dia, ya un poco mas bajo de la tarde. Dentro de poco empesaria la celebraciòn de bienvenida--Quedo..

    --¡Perfecto!--la interrumpio con sus palabras, tambien alegre por su trabajo ya listo. Solo le habian costado unas cuatro horas para terminar con los detalles. Su madre la comida, ayudada por su hermana, mientras que su padre junto a su hermano limpiaban a su alrededor tambien arreglando las cosas para el festival, tanto bienvenida como para celebrar los dieciocho primavera de su muy querida amiga, la cual en secreto la miraba de otra forma para su querido tio..--¿No es asi Naomi?..--su hermana, la cual con una alegre sonriza terminaba su labor, mas que feliz miraba a su hermana con el fin de responder a su pregunta--

    --Ni que lo digas hermana...Todo esta perfecto para la llegada de nuestro tio--claramente su alegria salian de sus poros, afectando a todos a su alrededor, tanto que la azabache en silencio no cabia de los nervios que la corcomia, el porque no lo sabia pero tenia un presentimiento de algo que la hacia sentir mal por los nervios. Mientra las gemelas intercambiaban miradas en silencio, comunicandose mutuamente lo que querian decir con ello y asintiendo a la vez de entender lo que querian decir, para poder poner a prueba su plan..--No es asi..¿Rin-chan?

    Distraida era poco para decir,su atenciòn claramente no estaba en los adornos que minutos atras habia logrado poner, si no que entre sus pensamientos cada vez mas se undia en ellos, cada vez mas profundos por cada minuto que pasaba. Mientras que en ignorancia olvidaba el entorno que habia a su alrrededor, sin siquiera saber con que razòn respondia a cada pregunta que le hacian, sincerandose con ella misma pero, sin razòn alguna al responderlas.

    Las gemelas cada vez mas iban cambiando su forma de preguntar para querer rebelar algo que la azabache ignoraba. Sus sonrisas cada vez mas se azanchaban, mientras claramente miraban como la azabache ida de si, solo se limitaba a responder con un hilo de voz, mirando distraada mente unas hermosas flores que entre sus manos sujetaba con recelo por su maravillosa belleza. No escuchaba, no a sus respuestas, solo sabia que por cada pregunta que lograba escuchar llegaba a responder inconciente mente con sentimientos en ellos, cada vez mas enbelezada por si...Solo que la ultima pregunta, escuchada claramente al resonar en su cabeza, no supo responderla, y...Ahora que se ponìa a pensar ni siquiera entendia como demonios habia llegado a tal punto tan...Tan...¡Tenso!.

    Aunque no sabia si esa era la palabra correcta.

    "No es asì..¿Rin-chan?"----"Si..Es muy hermoso como quedo la decoraciòn.."
    "¿Cree que le llegue a gustar si le colocamos algunas rosas?"----"Si...¿Porque no?"
    "¿Usted no sabe si le gustan las rosas?, ya que solo tenemos rojas y blancas pero, no sabemos cual es la mas indicada.."----"Rojas, a el le gustan las rojas.."
    "¿Como sabe eso Rin-chan?"----"Porque al igual que a mi, las rojas son sus favoritas..Ya que...Sus ojos marrones llegan a unirse con el color sangre de la rosa roja"
    "¿Enserio Rin-chan?"----"Si por supuesto..Ya que la rosa en rojo puede representar mucho los sentimientos de alguien..Por eso es que guardo una con mucho amor"
    "¿Guarda una rosa roja?..¿Porque?..¿Alguien se la regalo?"----"Si...Hace ya cinco años que la tengo conmigo.."
    "¡Que lindo!¿Tambièn fue alguien con sus sentimientos?"----"Si...La rosa guarda esos sentimientos.."
    "¿¡Enserio!?..Pero..¿Quien se la dio Rin-chan?"----"Pues.."
    "¿Le gustaba esa persona Rin-chan?"----"Si.."
    "¿Era bueno con usted?"----"Si.."
    "¿Es mayor que usted?"----"Si....Por tres años"
    "¿Y aun lo quiere Rin-chan?"----"Si..."
    "¿Y si lo viera hoy le dirìa que lo ama?"----"....

    Si lo viera hoy le dirìa que lo ama..

    Que lo ama..

    Que lo ama..

    .-

    El eco que llegaba a repetirse con esas palabras la habìan hecho despertar de repente, que tanto su corazòn latìa con locura, en su cabeza los llegaba a repetir con cada palabras que trataba de procesar.

    ¿Como responder con la verdad sin dejar a la luz la verdad que ella solo sabia?. No podia decirlo, era algo que solo ella sabia y que, muchas veces habia deseado compartir con alguien, pero con alguien que ella consideraba mas que una amiga, mas que eso deseaba a su amada madre en esos momentos para poder compartir con ella sus inquietudes, sus descubrimientos, sus sentimientos..Sus secretos. Necesitaba la ayuda de su madre incondicionalmente, tanto por necesidad de consejos. Necesitaba consejo...

    No responderia a la directa, y menos mentiria negandose a ello, pero por lo menos dejaria en claro lo que en esos momentos sentia. Por lo menos se sinceraria con ella misma.

    .-

    --No lo se..--su voz en un hilo, se escuchaba claramente sincera. La gemelas con su triunfo ya casi a la luz, la sorpresa de esa respuesta no dio cabida a la alegria, ya sabian que por lo menos la azabache tenia sentimiento encontrados con el joven castaño, y la idea de verlos juntos le alegraba--

    Como decir un "no", si en su cabeza claramente retumbaba un sincero si, su conciencia le impediria mentir en esa ocaciòn para no dejarla en una mala base ante todo. Las flores que sostenia en sus manos eran simplemente hermosas, el brillo conque adornaban sus hojas era sublimes para relajar sus pensamientos, dejando correr sus manos para tocar con delicadeza un petalo de cada una de ella sintiendo su humedad en ella. Cada fragancia que desprendia era una paz optenida de lo mas alto, agradeciendo con sinceridad el haber ya terminado con sus labores, ya que de aseguro el tiempo ya habia corrido de sobre manera.

    Una castaña en silencio ya hacia en la entrada con una canasta en sus brasos, sonriendo para sus adentros al ver a sus dos hijas atentas a las palabras de la azabache, quien ajena a el mundo de su alrededor ignoraba con inocencia lo que habia expresado ante ello, por lo cual la castaña durante tiempo suficiente habia logrado escuchar una gran parte de la combersaciòn, tanto para llegar a saber la razòn de ese ambiente tan tenso y cohivido. Sus hijas habian hechos miles de preguntas a la azabache con el fin de sacarle informaciòn baliosa que ni ella misma habia podido lograr sacar, ya que a pesar del tiempo ahora era que notaba el cambio del ambiente que flotaba a su alrededro cada vez que su querido hermano llegaba en presencia de la azabache. Entendia claramente lo que eso significaba y la idea de verlos juntos no le desagradaba del todo, en cambio a eso la hacia feliz verlos juntos en un futuro, mas sin embargo sabia lo inocente que era la azabache, necesitaba tiempo para superar las pruebas que el mundo le daria a su causa, y los problemas que traeria si sierto Daiyoukai se llegaba a enterar...Pero eso era lo de menos.

    Al ver que aun no se daban de cuenta de su presencia, decidio hacer acto de presencia por su propia cuenta, aclarando su garganta algo bullicioso, lo cual resonò alrededor de esa cabaña, llamando la atenciòn de inmediato de las gemelas y haciendo sobresaltar a la pequeña azabache, quien no pudo evitar saltar sobre sus contestura y mirar de inmediato hacia donde claramente se podia definir que provenia la voz.


    Por su lado, la castaña solo sonreia con diversiòn al ver la cara de sorpresa de las tres chicas.

    .-

    --O-Oka-san..--al unisono respondieron entre titubeo al ver como su madre solo sonreia con malicia. Algo que claramente daba a entender que pensaba o sospechaba de algo que ellas habian hecho, o como llegaba a decirle "Sus tremenduras". Su madre ya lo sabia--

    --Sango-san...

    --Vamos..--ante todo no pudo evitar soltarse a reir al ver las caras tan asustadas de sus hijas y mas la de la azabache quien mas que sonrojada no podia estar. Le ardia la cara, y la verguenza flotaba en el ambiente--..Por..Porque esa cara si..Si solo hablaban ¿no?..¿O es que interrumpi algo importante?..--mas que maliciosa su sonriza, reflejaba confianza, algo que a la vista de la azabache la calmo un poco--

    --No sango-san, no se preocupe, solo hablavamos de algo imposible....No se preocupe.--sonrio con tristeza, mirando un tanto con cariño a las niñas quienes al ver tal jesto de tristeza en la miko joven solo decicidieron hacer silencio sin querer incomodarla. La castaña a esto por supuesto no paso en alto, y al momento quiso interrumpir, pero la azabache ya la habia interrumpido-- Por cierto ya terminamos con los detalles de los preparativos. Las coronas de flores y las guirnal..guirnal...Etto..Como es que..?

    --Guirnaldas...A si se les llaman Rin...O tambien a lo cotidiano, Hanawa..--dejando a un lado el tema, no pudo evitar bajar su rosto con una sonriza triste al recordar a su amiga al decir esas palabras. Su amiga en sus dias de vida los habia ayudado mucho con muchos preparativos y festividades que hacian en su pueblo, y este pequeño detalle no se habia dejado de lado, millares de nombres y explicaciones habia dicho al explicarle y informarles de cosas que habia en su epoca y los millares de odjetos que utilizaban para realizar una celebraciòn. Las guirnaldas como ella años atras habia llamado, era especies de adornos que se dejaba colgar de un extremo a otro llevando en si uno que otro adornos como diamantes, cristales, o como ella sencilla mente le habia sugerido, lazos, flores y otros especìmenes que ella claramente no habia podido comprender. Su utilidad en esa època era importante ahora, el pueblo se alegraba de ello y cada vez que hacian una festibidad hacian de estos muchos para adornar sus casas y calles, en cambio a ese dia tambien lo usarian, por lo que podia ver ya todo estaba listo..Solo que faltaba la presencia de ciertas personas que ayi aun no estaban--

    --Sango-san..

    --Bien--cambio su semblante de inmediato, callando las palabras que querian expresar la azabache-- Si ya estan listas tomen sus adornos y guirnaldas y acompañenme....Yo las ayudare a poner a cada una en su lugar...--a lo suso dicho sonrio con sinceridad para tratar de bajar el nivel del ambiente, consiguiendo su odjetivo al ver como las pequeñas y la azabache con un asentimiento de cabezas y una sonriza aceptaban--Bien..Siganme..

    --¡SI!


    .-.-.-.-.-.-.-.-.


    Sus manos mas frias que nunca, envueltas en esa tela suave y negra, el cual evitaba en grande la vista a los demas del color de su piel, con control trataba de no sacarla y conjunto a ella sus garras, ya que no si hacia eso todo sus esfuerzos que durante mas de cinco horas le habia costado conseguir se irian a tierra, pero eso no es lo que le molestaba en realidad. No queria ni deseaba hacerle daño a la criatura que momentos atras habia sanado y salvado, ahora el cual dormia tan plasidamente bajo un àrbol a un lado de ella.

    Era curioso ahora que lo pensaba todo ese caso que ahora se encontraba pasando. Salvar a un niño de las garras de un mounstro, que para colmo de su pasiencia se habia atrevido a aprovecharse del niño despues de que estaba inconsiente, algo que claramente ella consideraba como acto de cobardia. En fin, solo le habia costado unos segundos para desacerse de ese insignificante escoria..

    Claramente con su cabeza alsada al cielo ahora con el sol en lo alto, sin poderlo ver trataba de sentir el calor de sus rayos, buscando en ellos la vida y la oportunidad de una vez mas volver a sentir, mas sin embargo sabia que todo eso era inutil, ya su piel y cuerpo eran frios, eran muy pocas las veces que llegaba a sentir algo, aparte pues claro de sentir la exitaciòn de la sangre al correr por sus manos, el cual en el fondo aborrecia de sobre-manera, pero que tambien ya deberia estar acostumbrada, ya que, era parte de su nueva naturaleza.


    "Oka..san"

    Sus parpados en señal los mantenia cerrados, aspirando el aire puro tratando de encontrar en ello la tranquilidad, trallendo con ello el soplido del viento el cual con elegancia frotaba con elegancia sus cabellos, y dandole a su interiòr la paz que durante mucho queria odtener en el silencio....Mas sin embargo...El sonido del susurro cargado con esas dos palabras que claramente entendia y sabia a quien le pertenecia, inconsientemente la habia sacado de su trance y enseñorio, haciendola abrir por impulso sus parpados.

    Ahora abiertos, con su misma mirada siega giro su rostro a donde sus instintos le mostraba que se encontraba el niño en reposo, captando claramente como este tan solo dormia llamando entre sueños a su madre, un nombre que en el fondo le dolia al recordar algo lejano...Algo que sabia desde mucho que jamas ni porque saliera de esa maldiciòn podria realizar el deseo de volver a ver a sus seres queridos.

    Una oportunidad que ya no correspondia a ella.


    --De igual modo....Solo los lastimaria..

    .-

    El sonidos de las hojas al ser meneadas y arrastradas por el viento le eran de agrado, asiendo que sus aoidos y sentido del olfato se deleitaran con el olor y sonido del viento al golpear, y trayendo consigo algo usual ahora que lo pensaba. Mas sin embargo al querer seguir con su busqueda a una respuesta, no pudo evitar soltar un gemido por la reacciòn que tuvo al sentir como unos brazos pequeños la empezaba a abrazar por su estomago hasta terminar rodeandola y colocandose tras de su espalda, haciendo que su cuerpo se tensara por el asombro y sorpresa...Sin mencionar el calor que esto le causaba extrañamente..

    Pero no queria hacerse falsas esperanzas.

    .-

    --Arigato...Señorita-- solo llego a escuchar, aun sintiendo sus emociones extrañamente enloquecer al escuchar al niño agradecerle y mas al sentir como este cada vez mas se aferraba a ella. Agradecia por algo que ella claramente desconocia pero..Algo si tenia presente...El niño para su mala suerte no le temia--

    --¿Porque me agradeces pequeño?--apenas y dijo aun con sus ojos bien abiertos viendo ciegamente al bosque--

    --Porque se que fue usted quien me salvo de ese ogro...Arigato-- menciono una vez mas, ahora sonriendole con sinceridad un poco apartado de la azabache, quien al sentirse un poco liberada bajo su rostro mirando aun a siegas al niño, sintiendo con sus sentido cada gesto y reacciòn que tenia en esos momentos a ella, pero algo que claramente pudo ver que este ignoraba, su mala suerte de no ver...--

    --Mmm...No fue nada...

    .-

    A penas susurro sin mucho animos, aun manteniendo entre sus piernas al niño, un gesto que inconsiente mente habia hecho nacer en ella algo que queriendo ignorarlo la hacia sentir extraña, y que en el fondo de su corazòn temia. O al menos asi sintio, a fin de cuenta...No tenia corazòn.

    En cambio a ella, el niño apenas abrio sus ojos se llevo la impreciòn de algo que no habia visto antes.

    Aun recordaba que al haberse perdido en el bosque en busca de ayuda, en las profundidades se habia encontrado con una bestia, un ogro para ser mas presiso de apariencia nefasta y claramente mas grande que el. El cual al no poder defenderce el mounstro habia aprovecado esto para sin ningun esfuerzo con solo una mano habentarlo hacia unos arboles y dejandolo inconciente de inmediato por el golpe que se habia llebado de lleno. Despuès de eso no recordaba mas nada, es mas pensaba que moriria despues de eso, si claramente sabia que el siendo mas debil que el mounstro facilmente podria morir en sus manos.

    Al despertar de su sueño, lo primero que iso fue mirar al cielo, captando como apenas era de dia, un hermoso dia ahora que lo pensaba, el cual le hacia recordar el sueño que momentos atras habia tenido sobre su madre, y un recuerdo lejano de ella que solo le causaba dolor. Despues de ellos al sentirse mas tranquilo y saludable, no pudo evitar mirar su cuerpo buscando en ello alguna señal de sangre o eridas, ya que sabia que antes de caer a la inconsiencia horriblemente se habia hecho una erida en su cabeza, el cual no habia dejado de sangrar con locura. Mas ahora que lo pensaba solo sentia una frescura como menta en su cabeza, y su cuerpo completamente lo sintio lijero y descansado, una sorpresa que se habia ganado al verse sano.

    Pero aun con la duda en su cabeza queriendo saber que era lo que realmente habia ocurrido con el, sintio o, mejor dicho, escucho como algo en su interiòr le decia que mirara a su lado, un susurro que causo su mente y que al mirar a su lado otra vez se volvio a repetir solo que con otras nuevas palabras. Era una chica muy bella de facciones muy gratas y esplendorosas. Sus largos cabellos se perdian entre una capa negra que dejaba abajo su capucha, mostrando solamente su rostro hasta el cuello. Su piel tan blanca y suabe a la vista inocentemente lo habia hecho sonreir de alegria, sin dejarlo a terminar de seguir examinando a la chica, ya que por un impulso se fue a ella abrazandola con alegria al pensar que ella lo habia ayudado, y le alegraba la idea de que esa chica fuera tan misteriosa y especial, ya que desde mucho le habia agradado la idea de perderse en el bosque o otro lugar, y encontrarse con personas diferentes o que nunca habia visto...Le emocionaba la idea de tener una aventura en pleno tiempo de guerras, algo que ya no le debia importar por su pasado...Ya no era tan pequeño como para no saberse defender solo..

    Al momento de sentir su cuerpo junto a el, sintio como casi daba un brinco de la impresiòn al tenerlo a el abrazandola con fuerza. Le debia su gratitud y agradecimiento, por eso luego de darselo al alejarse un poco de ella le regalo una sonriza sincera y entuciasmada sin poderlo evitar, al final se sentia muy emocionado. Pero su emocion y entuciasmo se vio interrumpido por la sorprea al darse de cuanta de algo que momento atras no habia visto, y ganandose con ellos que los ojos de la chica se colocaran en el.

    La chica no era comùn.

    Y eso claramente lo pudo saber por el color tan peculiar de sus ojos.

    .-

    --Señorita...Sus ojos son..--el susurro fue interrumpido al momento por el sonido de un gruñido que desde los arboles salian, llamando la anenciòn de la chica y de el--

    Algo estaba empezando a salir de entre los arboles..


    .-.-.-.-.-.-.-.



    --Listo--con sus manos ya culminando con su trabajo, miro con alegria ahora ya todo listo para los preparativos--

    --¡Que bien Rin-chan!¡Le quedo maravilloso!--dijo esta mas que animada, aun con un lazo rojo entre sus manos--

    --Es cierto Rin, buen trabajo--alago la peli-castaño ya habiendo tambien terminado, con su otra hija aun lado de ella mas que sonriente--

    --Arigato..Sango-san...--correspondio al jesto, sonriendo de igual manera a la pequeña y a la mayor--

    --Je je..No tienes porque darlas Rin. Agradesco tu ayuda en estos momentos, sabiendo que tu en este dia especial deberias estar disfrutando en todo momento, ya que sabiendo que es tu cumpleaños...

    --No, se equivoca Sango-san. Estoy muy alegre y emocionada ahora que hago esto con ustedes, me gusta disfrutar mientras ayudo a los demas, ya que me sentiria mal al ver como los demas trabajan en la decoraciòn de la fiesta mientras que yo de muy lejos arrinconada de brazos crusados solo los veo hacer todo el trabajo. Seria algo que para mi seria desonrozo...

    --Entiendo. Agradesco tu sinceridad Rin..--respondio con sinceridad la castaña mirandola con cariño-- Y perdon por no haberte felicitado en tu dia Rin, asi que...Feliz cumpleaños Rin..

    --Je...Gracias Sango-san, pero no era nada...Al fin y al cabo estoy conforme con todo lo que an hecho para este dia...Agradesco que esten conmigo..--menciono con sentimientos en sus palabras, algo que la Taijiya claramente sintio y inconciente mente la habia hecho conmover. La niña claramente era especial--

    --Siempre lo estaremos Rin..

    --Es cierto Rin-chan, despues de todos dentro de poco seremos todos una linda familia feliz--decia con emociòn la castaña, ya habiendo terminado con su labor. Mientras su hermana quien miraba la escena, no pudo evitar sonreir al escuchar lo que habia dicho su hermana--

    --Pues yo..

    --Si somos una familia ya hija, despues de todo Rin ya lleva un gran tiempo viviendo con nosotros, es claro que pertenese a la familia...

    --Gracias..--un poco avergonzada agradecia--

    --Si madre pero me refiero a que despues de que contraiga nupcias con Tio Kohaku, Rin-chan mas que feliz pertenecera por derecho a la familia. Y mas si nos da primos, ¿no? --la inocencia con que decia estas palabras era algo que su hermana gemela no compartia mucho, ya que al escuchar todo no pudo evitar reir de alegria dando salto alrededor de la joven azabache al ver como esta mas que callada, y mas que sonrojada mantenia su rostro abajo tratando de ocultar su clara reacciòn de verguenza por tales palabras. Mientras la castaña un tanto sorprendida por las palabras de su hija, no pudo evitar sonreir de lado al ver el efecto que causaba tales palabras a la azabache, ya la sola idea de ver a su hermano feliz junto a la miko joven la hacia esbosar una sonrisa de alegria, y en esa ocasiòn estaba de acuerdo con su hija con respecto a la azabache--

    --S-So..Sonomi...--apenas y le salia palabras alguna, ya mas que avergonzada, pero feliz en el fondo al saber lo que las niñas pensaban y deseaban para ella--

    --Pues...Si, por supuesto hija--acato la castaña , apollandola en esto, haciendo callar de inmediato por verguenza a la azabache--

    .-

    Ya todo estaba listo, el sol estaba ya en su punto mas alto y sabian desde ese punto que faltaba barias horas para que llegara la hora exacta para iniciar con su festividad. Lo principal ya estaba listo y colocado en su sitio, mas a la hora terminarian de colocar los demas adornos, asi que por los momentos descansarian y esperarian a que sus amigos llegaran con lo demas pedido, al final solo faltaba alguien a parte del invitado especial.

    Ambas chicas ya mas que alegres, ya viendo su labor terminado por los momentos, tomaron entre sus brazos y manos lo ultimo que quedaba para luego con mas tranquilidad encaminarse entre charla hacia la cabaña de la castaña, llegando prepararian algo de comer para asi mejor esperar a que los hombres llegaran.

    Entre charlas y risas de regreso a la cabaña, la pequeña castaña mas atrasada en sus pasos se habia detenido en medio del camino al sentir algo duro entre sus suecos, algo que la habia lastimado cuando quiso seguir caminando. Pero al haberlo hecho tan derrepente sin decir nada, habia ocasionado que las demas ignorantes a esto quienes aun entre risas charlaban, las dejara a ella atras cada vez mas alejandose.

    --Ahh..con que solo¿ era una piedra eh?, puss....cada vez mas me hago lenta-- menciono con sarcasmo en sus palabras volviendose a poner su sueco para luego aun con frustraciòn cojer entre sus manos una vez mas las cosas que llevaba, para luego de nuevo comenzar a caminar a direcciòn de la cabaña, ya las de mas se habian alejados mucho de ella y si se hechaba a correr era probable que callera y tirara lo que llebaba en brazos, su torpeza era tal que temia por ella misma-- Ahh...--suspiro ya resignada-- Solo esto me ocurre a mi...Yo, hija mellisa de una Taijiya y un houshi mañoso...Sonomi Shisa...--con el ambiente calido aun bajo el sol del medio dia, hablaba con ella misma tratando de distraerse un poco, mas sin embargo al abrir sus ojos, los cuales momentos atras mantenia cerrados, sin poder terminar de mencionar sus ultimas palabras, se abrieron por la sorprera al ver una enorme sombra correr frente de ella de una lado a otro hasta desaparecer a un lado suyo, solo que este cada vez mas se hacia mas grande, no pudiendo mas con la curiosidad se volvio sobre sus talones dandose la vuelta para ver y buscar con su mirada al dueño de esa sombra, que en ciencia cierta pudo saber que venia reflejando a una figura que llegaba desde los cielos. Y claramente lo afirmo al ver como alguien entre fuego y destellos azules decendia para luego dejar a la luz aun joven adolescente peli-rojo, quien al verla mirandolo con sorpresa no pudo evitar sonreirle con cariño--

    --Como estas Sonomi-- dijo:"No me confundio"Penso la chica con mas sorpresa y alegria al saber que por esa ocasiòn no la habian confundido con su hermana mayor--

    --¡¡SHIPPO-CHAN!!--la clara alegria que sentia en esos momentos se demostraron cuando con una sola corrida ya se encontraba abrazando al joven zorro--

    .-

    El por su parte correspondia sonriente al caluroso jesto que le brindaba la chica. El grito que con alegria y fuerza habia resonado entre ecos por todos los rincones, no habia sido una ecepiòn para que las castañas y la joven azabache no lo escucharan, al contrario al darse de cuenta que la pequeña gemela de la pequeña castaña no se encontraban con ella, desidieron por detenerse para esperar a que ella las alcansaran, pero en la espera sin pasar ni treinta segundos escucharon a todo pulmon el grito de alegria que habia esbosado la chica que esperaban, el cual ellas de inmediato sin mas que esperar al escuchar tal nombre de un solo impulso se hecharon a correr a donde a lo lejos pudieron dialogar la figura de la chica, quien ahora junto a alguien se mantenia entre brazos de un joven peli-rojo. Ya sabian quien era en realidad..
    .-


    --¡¡¡SHIPPO-ONI-CHAN!!!--la azabache mas que feliz al ver al kitsune a solo unos metros de ella con su hermosa sonrisa, no pudo mas contenerse y hecharse a el abrazandolo con tanta fuerza que justo cuando la castaña se alejaba de el, todos con ojos asombrados vieron como la chica con una velocidad in-humana, se hechaba en sima al peli-rojo con un abrazo tan fuerte que ambos por culpa de la gravedad terminaron en el suelo, el zorro con todo el peso de la chica encima de el--

    --O-One-san...--decia con esfuerzo por su dura caida, riendose con gracia por las ocurrencias de la chica y por la felicidad que le causaba el verla una vez mas, mas hermosa que nunca y mas que sonriente, al final, dieciocho años era mucho para un humano, por lo cual habia hecho efecto en ella, dejandola mas hermosa que nunca...Tanto que la sola imagen de ella le hacia recordar a una sierta persona que aun en recelo guardaba en su corazòn. Aun por el tiempo, guardaba la imagen de su amada madre adoptiva, aun sentia el amor que esta le brindaba en todo momentos, por eso daria todo por proteger ahora a la pequeña azabache, la unica persona que le quedaba de su pequeña familia, no dejaria que ella tambien se le fuera arrebatada-- Yo tambien te extrañe..--dicho esto con una sonrisa correspondio al abrazo--

    --Volviste...Cumpliste tu promesa de volver conmigo Oni-chan...

    .-
    Cada palabra era una embestida de dolor que asotaba al peli-rojo. Habia buelto y cumplido la promesa de volver con ella, si...Pero...Despues de tres años.. Esa promesa ya durante ese tiempo lo debio haber cumplido, mas sin embargo no lo cumplio pasando en total cinco años fuera sin verla ni hablarle, y durante ese tiempo habia ocurrido el accidente que habia matado a su madre, al final la noticia que en boca del exterminador le habia informado en ese tiempo lo habia dolido, casi y destrulle a todo su clan al querer salir del territorio para irse con rumbo de vuelta a la aldea, buscar y buscar con cansansio a su madre, pero sabia que al final no la encontraria. Habia sabido que los causantes de su muerte habian sido ni mas ni menos que los hermanos platinados, quienes con sus propias espadas habia destrosado el cuerpo de la azabache, uno transpasando su vientre y estomago, mientras el otro la mataba al llegar a tocar y pasar su corazòn con solo una estocada, eso ya hace cinco años segun el exterminador, mas sin embargo esa informaciòn habia llegado a el cuatro años despues de lo cometido, en resumen, hace un año apenas que lo sabia, por eso sin poder haber cumplido con su promesa y sabiendo de los acontecimientos que habian ocurrido en los ultimos años, no quiso hacer esperar mas, posponiendo su entrenamiento para cotiniarlo un año despues, algo que su sensei no se opuso al saber la razòn de su partida. Ahora ayi con la unica persona a quien tenia que proteger, aun sabiendo que tambien a sus amigos por supuesto, pero ella era una escecciòn. La chica tenia al Daiyoukai que la protegia, desde muy pequeña se habia combertido en su protejida, por lo cual cuando el tambien se habia propuesto en proteger a la chica al principio le costo mucho llegar a hacercarse a ella o hacer lo que el se habia propuesto hacer con ella, ya que el Daiyokai jamas le agrado la idea de verlo serca de la chica, segun, porque no queria malas intenciones hacia ella por parte del kitsune, mas sin embargo despues de un tiempo al ver las verdaderas intenciones que el tenia para ella de un tiempo a otro lo asecto, y al final llego a verlo con gracia y respeto, ya que al igual que la niña el se mantenian al cuidado de la Shikon no miko, ahora difunta..

    Ambos desde entonces se habian combertido en hermanos...Hermanos que una vez mas eran unidos por el destino.

    .-

    --Pero muy tarde..--apenas y susurro, pero que fue escuchado por la chica. En cambio a el, ella solamente sonrio con cariño al ver lo deseccionado que se encontraba con el mismo. Pero eso a ella no le importaba, por lo menos tarde pero seguro el habia vuelto a ellos mas alto y bello que antes..Como siempre...Era su Oni-chan..--

    --Tal vez..Pero al final lo cumpliste..--ya mas tranquila con su misma sonrisa, se levanto con tranquilidad dandole el espacio suficiente que necesitaba en esos momentos el joven kitsune. Mientras las castaña con una sonrisa se mantenia en solencio mirando toda la escena, ya la presencia del joven zorro se extrañaba en ese lugar y la alegria ahora flotaba al verlo una vez mas de regreso, mucho mas cambiado ahora de lo veian mejor.-


    .-

    Su cabello rojo y brillante seguia sujeto en una coleta alta, con su melena ahora mucho mas larga. Sus ropas no habian cambiado mucho, su haori azul con petalos de loto seguian iguales, solo que ahora en color azul pero mas oscuro con las flores en color rojo. Bajo este utilizando otra tela en color blanco, dejando a la vista un poco un extraño rosario de color rojo y morado oscuro, cada uno unido por un cuerda de color dorada mientras que al final dejaba a la vista tres colmillos solo separados por una pieza de cuarzo, uno al lado del otro. Su chaleco siendo su propio pelaje aun seguian igual sujetado ahora por un obi en color negro adornados con unas lineas en azul oscuro. Su hakama ahora mas largo, seguia siendo azul, solo que mas profundizado siendo mas oscuro que su haori, mientras su pies(patas) ya no descarsos eran cubierdo por unos botines en negro con lineas rojas, dandole al final una imagen mas civilizada y adulta, pero sin quitarle lo inocente ya que a final de cuenta aun seguia siendo un niño.

    El kitsune ya de pies, sacudiendose su hakama y haori, se mantenia en silencio con su mirada perdida en el suelo, algo estraño pero que no paso desapercibido para la castaña, quien ya durante buen rato habia terminado de contemplar al zorro. Tenia dudas, si, al final el pobre no habia vuelto a pisar esas tierras duspues de cinco años y durante ese tiempo muchas cosas habian cambiado, pero sus dudas podrian responderse despues, al final ese dia era especial y aprobecharian todo momento de la buena suerte para mantenerse unido una vez mas como familia, como el viejo grupo que una vez fueron...Era recuerdos que con ellos traia la nostalgia.

    .-

    --Me alegra volver a verte una vez mas, Shippo-- menciono esta ahoa mas cerca aun esvosando una sonria, queria vajar la temperatura en esos momentos y con ello el kitsune se pudo dar de cuenta. Tenia tiempo sin verla, la castaña aun seguia reluciente, mucho mas mayor si, pero no quitaba su belleza natural--

    --Igual me siento yo Sango.....Cuanto tiempo sin verte--la abrazo a esto, con su misma sonriza, siendo correspondido de inmediato--

    --Ja! Mucho Shippo, de eso no hay duda...Pero bueno..--suspirando tomo sus manos entre las suyas-- Te ves mucho mas guapo ahora, y no dudo que ya tengas a alguien en tu vida ¿eh?..

    --Etto...--a esto no pudo evitar soltar una risita nerviosa al ver la mirada picara que la castaña le daba claramente insinuando algo, era muy de ella..-- Je je, No...Aun no Sango y tampoco estoy interezado..No en estos momentos...--acato ya mas tranquilo aun con sus manos entre las de la taiyija-- Pero cambiando a otro tema. ¿Como esta todo?, veo que se encuentran en una situaciòn que claramente pide ayuda ¿No?...O...¿Una festividad?..

    --Bueno..

    --¡Si!¡ Para la bienvenida de Tio Kohaku!..--alegremente decia todo esto--

    --¡Sonomi!--una vez mas, tratando de callar a su hermana algo que jamas lograria, pensaba ella.-

    --G-Gomen ne One-chan...

    --No tienen porque ocultarlo. Shippo es un invitado especial, es mas esperaba su llegada hoy sabiendo que hoy estaria cumpliendo Rin sus dieciocho primaveras, era probable que no quisiera perderselo, ¿No es asi?--dijo esto ahora con la atenciòn del peli-rojo--

    --Si Sango, exactamente por eso pospuse el final de mi entrenamiento para el otro año, no queria tener que estar pensando mucho en ello por eso decidi estar todo un año para disfrutar de lo cotidiano--menciono con gracia, tomando entre sus manos las cosas que antes en brazos sostenian las chicas, encaminandose a paso lento hacia donde su olfato indicaba que se encontraba la cabaña de la taijiya. El cual esta ya sabiendo sus intenciones tomando a sus hijas de las manos siguia al kitsune, siendo bien seguido de la azabache--

    --Valla, me alegra saber eso Shippo. Arigatou...

    --No te preocupes Sango, tengo otros planes con ello...Por eso voy a necesitar de su ayuda despues de que esto culmine, ¿si? --acato mirando a la taijiya de reojos, quien con curiosidad lo veia desde su distancia claramente captando la indirecta del kitsune, claramente este..Queria respuesta.--

    --Hi Shippo...Como quieras..


    .-.-.-.-.-.-.-.


    --P-pero...

    --Solo haslo por favor...No me conoces lo se, pero por favor te pido que corras al bosque y no mires atras. No quiero que mires esto...--acato con su vista perdida donde podia decir se encontraba parado la amenasa, entre risas sinicas y mirada claramente repugnante para la azabache que sin mucho problema lo podia percibir por sus sentidos.--

    --Es...--ya resignado miro su mano sujetando la de la chica, queria seguir con ella, habia algo que le hacia querer permanecer a su lado, aun sabiendo que solo la conocia de minutos atras, pero eso no le impedia querer estar con ella. Ahora soltando su mano antes de acharse a correr miro una vez mas a la azabache aquien a siegas le dio una sonriza-- Esta bien señorita...

    Tomando algo entre sus ropajes al sentir ya al niño lejos, saco sosteniendo de la empuñadura la katana escarlata sintiendo como este se incrementaba con su poder sagrado y maligno, sabiendo a sus adentros lo que la katana queria..

    ¡Shimatte!

    --Miko maldita..Crees que con tratar de sacar al niño de la lucha lo dejare vivir. Me divertire con el, despues de matarte-- cada palabra sarandiada por su boca, era de asquiar porlo que la miko mas que furiosa tuvo que oprimir un gruñido entre su garganta ante lo dicho, la imagen de tal hasquerosa serpiente no era mas que repugnante no solo para sus sentidos si no que su olfato en esos momento empezaba a sufrir por tal edor que desprendia el infeliz.-

    --Estupida serpientes, ¿Crees a caso que dejare que me toques? Ja!..No seas iluso--desganada pero con elegancia decia cada palabra con sensualidad y agria-dulce, el sarcasmo que cada palabras en que se envolvia muy claro lo pudo sentir el youkai verdoso, la maldita arpia se estaba burlando de el.--Te matare antes de que puedas parpadear animal..

    --¡Grr!¡Miserable te matare!..


    Abalanzandose hacia la azabache, con su enorme alabarda embueltas en puas, ataco aun lado de la azabache con intenciones de partirla por la mitad, esta mas sin embargo al ver sus intenciones con un solo movimiento de sus pies, se dejo correr hasta llegar bien abajo sintiendo la brisa soplar a su alrrededor al sentir la arma del youkai bolar sobre su rostro, habia esquivado el ataque como si estuviera bailando el limbo. Y sin un minuto mas que esperar desliso sus manos por el mango de su katana atacando de un solo golpe al contrario y este a penas se dio cuenta quiso esquivarlo pero, el golpe que mas rapido que el de lleno lo asoto en su estomago haciendo en esa zona una erida mortal que de inmediato empesaba a sangrar y a empeorar, la katana cargaba consigo el poder purificador de una miko, algo que el completamente ignoraba ya que no imaginaba que ese ser que claramente a la vista sabia que no era un humano consigo cargara un poder tan, Poderoso. Su piel era tan palida como la de un muerto, sus ojos ahora eran rojos y lo miraban con odio en sus facciones mostrando levemente sus colmillos sobresalir de sus dientes, relamiendolos antes de expresar una sonrisa macabra tras esto, era escalofriante ver esa expresiòn en una mujer, y mas en una como ella. Una miko, muerta de aseguo pero a la vez no, sus manos olian a sangre, a muerte, mientras que su boca era levemente acompañado de el olor a sangre humana, algo que no dudaba que era mas que drenaciòn corporal, se alimentaba de sangre pero no cualquier tipo de sangre, tambien a mas y mas fuerte era pero el del youkai, sangre de youkais corria por sus manos y sangre, tambien los drenaba. Sus ojos eran sadicos y frios, ahora rojos eran mas escalosfriantes. Sus cabello negros muy largos y brillantes, lacios sin atadura bailaban al compas del viento, mientras sus manos con unos guantes extraños dejaban ver claramente las garras que esta poseia, manteniendo en ella un tenue color rojiso. Esa mujer, no era normal...

    Una miko...

    Y...Ciega..

    Si, exacto. La mujer a quien se enfrentaba no era ni mas ni menos que la miko ciega, la princesa de la luna, la humana trasendental.... La miko maldita...

    Una sonrisa se formo en su rostro al ver el logro que habia logrado, aberiguar mas sobre su oponente y saber que a quien buscaba estaba frente a el. Ya el primer paso estaba dado, ya habia cumplido con su misiòn y logrado algo mas que saber su verdadera identidad, ahora solo faltaba que la miko se diera de cuenta.

    .-

    --¡¡SANGRE ASECINA!!

    .-

    Sin dejar a mas que esperar de un solo salto corrio con gran velocidad hasta quedar tras del trol , lansando sin mas un nuevo ataque sin intenciòn de darle tiempo al youkai de reaccionar, mas sin embargo de inmediato cuando su ataque golpeo de lleno por detras al youkai, este solo sonrio de lado soltando unas palabras que claramente la azabache entendio como;" Ya termine contigo miko", antes de evaposarse y desaparecer, dejando entre las llervas solo un simple muñeco de madera.

    ¡UNA MARIONETA!

    Gracias a sus poderes youkai al subir su sangre y llegar a controlarla pudo volver a tener la nociòn de ver, a su manera por supuesto, sus ojos bañados en sangre no la hacia ver muy bien lo que queria pero, la habia ayudado para vencer mas rapido al youkai y ver la verdad tras todo eso. Era una marioneta, pero se habia dado cuenta muy tarde.

    Pero..

    Si ese estaba buscandola a ella y al niño, significaba que si ya termino con ella y segun con su "Lavor" entonces el segundo seria buscar a...

    .-

    --El niño..--dejo eso de lado antes de gruñir con aberraciòn en su mirada, con su katana aun en sus manos se marcho a direcciòn en donde podia persivir el olor del niño y claro como era su supocisiòn. No estaba solo.--


    .........


    La sonrisa torsida que mantenia en su rostro no era de esperarse, sosteniendo con fuerza su arma miraba con burla al pequeño peli-negro quien en defensa solo sujetaba una cuchilla sujetandola y colocandola alfrente suyo, pero aun asi con el temor que claramente se podia oler despedir de el su mirada, era diferente. Mataba con ella al youkai, odiandolo y aborreciendolo con todas su fuera con su sola presencia , detestaba y aborrecia a los youkais y mas esa especia la cual era la responsable de la muerte de su familia, madre, abuelos y hermanas, pero por desgracia, su hermano y padre aun seguian vivos viviendo tan plasivamete en su palacio y tierras, y como no al ser superior que su madre, al ser superior a el. Un hijo no deseado.

    Su odio a los youkais era en nùmero infinito si empesaba a calcular, y no tenia porque negarlo. Los aborrecia con toda su alma, su especie aunque no quisiera asectarlo...

    --¿¡Que quieres ahora!?¿¡Porque demonios estas aqui!? Si...Ya terminaste con tu odjetio, youkai..--mascullo inyectando odio en sus palabras sin dejar de sujetar la perqueña daga que guardaba como tesoro. El youkai a cambio solo ensancho mas su sonrisa aun mas ironica, mientras interesado en las palabra del joven decidio por soltar unas que otras palabras antes de retirarse de ayi, pero por supuesto no sin antes divertirse un poco--

    --Mmm pues, tienes razòn niño. Dejame ver...El matar a tu familia...Ya lo logre--con arrogancia en sus palabras enumeraba para mas molestar cada odjetivo con sus dedos, captando como el chico mas que furioso estaba dispuesto a dar un paso al frente-- Tu querida madre ningen, no fue dificil lograrlo, despues de las tantas suplicas que me iso de no matarte pues, me aburri y con solo una mano la rompia partiendola en dos, sacandole el corazòn..

    --¡¡MALDITO!!--segado por el odio que le producia esas palabras al recordar el estado en que encontro a su madre era algo que retumbaba en su cabeza, mientras su sangre empesando a erbir de rabia lo impulsaba a sacar lo que el durante mucho habia empesado a trabajar con esfuerzo por llegar a tener el control de su interior, algo que su madre habia sellado años atras--¡No te lo perdonare!

    --Ja! ¡El niño tiene agallas eh!-- menciono satisfecho de su logro en corromper al chico, el cual frente a el luchaba con el para no llegar a descontrolarse. Algo que no estaba funcionando bien.-- A tus abuelos no fue necesario tocarlos, con mi sola presencia desfallecioron de aliento, y para ayudarlos a llegar rapido al otro mundo lo unico que ise fue levantar mi mano derecha facilmente, aplastandolo como cucarachas que eran con mi arma sin mas. Sin dejar rastro de ellos...

    Cada palabra que soltaba era una daga clabada en el pecho del chico, no podia controlarse y el pequeño sonido de su corazòn al palpitar con estruendo en su cabeza se lo dejaba saber muy claro, su sangre empesaba correr con rapides por su venas, sus manos le empesaban a doler de sobremanera, sintiendo al mismo tiempo como su cuerpo empesaba a temblar por la convulciòn de fiebre que en minutos estaba empesando a esperimentar,¿Como era posible? ¿Tan doloroso era todo eso que ni respirar podia?,Su madre la habia hablado un poco sobre eso y le habia informado sobre las etapas y cituaciones que debia de pasar para poder ver su transformaciòn culminada, pero todo eso era superficial, ya que la unica manera de llegar a odtener su trasformaciòn por completo, era si su presencia se encontraba junto a la de su progenitor o, si se encontraba serca de el. Por eso sabia que aunque se molestace con todas sus fuerzas sin control alguno, tanto como para llegar a tal punto de segarse, aun asi en el fondo su sangre, su verdadero ser no saldria a la luz, ya que el sello...

    Por supuesto, el sello..

    .-

    El youkai un tanto interesado en las recciones del joven peli-negro lo odservaba directamente detayandolo con interes, mas por curiosidad que por informaciòn, ya que al final ese niño no era algo de lo que se debiese ignorar o pasar por alto tan facilmente, en el fondo sabia lo que era y lo que representaba para el mundo de los youkais, tanto como la amenasa que podria llegar hacer y como la esperanza que frente a pocos llegaba a influir con solo el querer de buelta la paz y la traquilidad sobre su reinado, pero a eso el no tenia derecho de opinar, era simplemente un sirviente que durante siglos trabajaba para su señor y amo, algo que ya era parte de su vida, obedecer ordenes, como ahora, obedeciendo una de esas tantas ordenes.

    El chico durante un buen rato lo habia visto comportarse extraño, gruñendo y presionando con fuerzas el arma que sujetaba en una mano, mientras que su mirada era tapada por sus flequidos los cuales ocultaban de manera asfixiante sus orbes rojiso los cuales comensaban a cambiar. Para la vista era muy odbio que trataba de calmarse, respiraba con fuerza y dificultad en cada momento, exalando e inalando con fuerza mientras que su yoki con la intencidad que momentos atras se habia elevado con esfuerzo empesaba a disminuir, algo que daba a entender la etapa por la que el chico estaba pasando.

    Autocontrol en si mismo.

    .-

    --Niño estupido..

    Sus palabras se vieron interrumpidas por una rafaga estruendosa que para su mala suerte no habia visto benir, conjunto a ella un ataque que a lo ciego no podia comprender quien lo habia lanzado. Lo esquivo, si, pero con dificultad, la velocidad con que benia recargado el ataque era cual que el poder con que benia acompañado tampoco lo podia decifrar, le quemaba y carcomia la carne, en su brazo derecho en donde sostenia el arma y el cual habia soltado a causa del ataque, claramente podia ver el daño causado por esa descarga de energia que habia arrematado con el, casi lo purifica.

    Exacto, purificaciòn. Alguien lo habia tratado de purificar..

    Pero entonces.....Sabia que no era el niño, era muy imposible, aunque su madre humana fuera sagrada eso no daba credito a que el naciera con ese don, simplemente era imposible, y lo supo, el olor que lo golpeo de lleno le iso saber que no estaba solo. El niño aun permanecia intranquilo cabis bajo ahora controlado bajo un àrbol sujetando en su mano una katana extraña, pero que claramente pudo saber que era demoniaca, su aura lo delataba. Pero por el momento ese no era el caso, su atacante se encontraba a tres metro de distancia de el con su arma en mano, su rostro tapado por una capucha en negro al igual que todo su cuerpo, era cubierto por completo por este. Sin duda esa era la persona quien se habia atreido a hacerle tal daño, pero, aun no lo entendia..

    ¿Era una miko?

    .-

    --Youkai..-- amacro con rudesa esa palabras afiladas a oidos sordos, algo que al youkai le causo temor y recelo, ya que la voz claramente podia definir que le pertenecia a una mujer. Una miko. Pero aun no sabia si estaba por completo en lo sierto--

    --¿Que eres onna?, ¿Porque tu olor y tu escencia no se puede sentir?-- decia sin mucho agrado sujetandose con fuerza su brazo erido, o almenos lo que le quedaba de el.--¿Acaso lo ocultas?

    --Hm, por lo menos eres mas hablador youkai, pero, si, contestando a tu pregunta si oculto mi escencia y presencia, ¿Acaso no es obvio?--con sarcasmo en sus palabras sonrio con burla, algo que el youkai no podia ver pero se lo pudo imaginar por su todo de voz tan molesto, sin duda que no era una humana normal--

    --¿Que eres en realidad onna?--no caeria en sus juegos, no, sabia que queria burlarse de el y lo mataria sin duda despues de hacerlo, pero por los momentos antes de lo venidero mejor seria informarse, necesitaba saber que era y quien era esa mujer tan extraña. O miko, fuese quien fuese no era de ese mundo, y eso no lo podia negar--

    --¿No pierdes tiempo eh?.....Hm--por unos segundos respiro hondo dejando que un soplido saliera de sus labios, mientras pensaba mejor la situaciòn. El youkai que tenia al frente era distinto a los que se habia enfrentado y lo sabia, la apariencia que tenia en esos momentos no era el verdadero de su especia, y lo podia saber por su aura y olor, ¿Un ogro? No, no lo era. Estaba disfrasando la verdad, necesitaba respuesta a causa y por razones personales, al igual como el que tenia de haveriguar lo que era ese niño realmente que aun bajo el àrbol permanecia, ahora inconciente, claro, al principio no se figo que en realidad no era un humano normal o que enrealidad no lo era, pero ahora que lo sabia no lo dejaria pasar por alto, el youkai le daria respuesta, pero...A su manera.-- Vuelvete a tu forma original youkai --demado mirandolo desde su capucha--

    --¿Que?--solo eso dijo no entendiendo lo que queria decir--

    --Que te vuelas a tu forma original, es una orden, si quieres respuestas bien, te las dare pero a mi manera, no quiero estar hablando con un farsante que solo utiliza la imagen de algo que no es.

    --Esta bien. Pero solo si te dejas ver el rostro y me dices que eres en realidad, yo tampoco quiero estar hablando con alguien quien ni el rostro se digna a mostrar-- contesto un tanto molesto y serio escucandose ahora su voz muy diferente a la que se escuchaba anterior mente momentos atras.--

    --Bien

    --Bien..--menciono con pesar dejando salir un suspiro de frustraciòn dispuesto a dar un paso a delante.--

    .
    Continuara...

    --------------------------

    XD ¡¡Happy New Year!!
     
  4.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    11212
    Luna Sangrienta


    ¨*¨LeintniRousshLin¨*¨


    .
    .
    Capìtulo 03





    _Algo que proteger II parte_






    Solo fue cuestiòn de segundo el que su forma originar regresara en si. Cerrando sus ojos junto sus manos en una señal extrañas inentendibles al tiempo de que al culminar con ello una extraña luz azulada lo empezara a rodear y cubriendolo por completo hasta no dejar nada a la vista, algo que para la miko no le era problema, al final era siega, ese detalle era algo que paso por alto manteniendo su mirada perdida en quien sabe donde pero atenta a cualquier movimiento y reacciòn por parte del youkai.

    A la vista despuès de que la luz lo dejara de cubrir por completo solo se pudo ver como unos cabellos blancos como la nieve al viento eran alsados, un traje en su cuerpo se empezaba a formar con sus armaduras imponentes y eficas, mientras que en su espalda sostenìa dos katanas negras con un carcaj de igual modo con un arco de oro negro , tres armas para ser exactos. Su piel de un color pàlido a la vista era suave, sus pies eran cubierto por unos suecos tipos botines en cuero negro cubriendo hasta mas abajo de la mitad de su rodilla. Su rostro era adornados por unas mìnimas marcas en rojo, dos lineas finas que cubrìan sus mejillas, mientras en su cuello de igual manera como en las mejillas tenia dos marcas en rojas a cada lado del cuello, ligeramente ocultado por su su traje blanco de batalla. Y de ultimo sus ojos eran azules, un azul tan intenso y a la vez claro que cualquiera quien se atreviera a verlo directamente le seria difìcil apartar la mirada de este, una defènza que el tenia como ataque a su oponente.

    La miko ajena a esto sabiendo que el youkai ya estaba mas tranquilo ya listo en su forma original decidio por dar ella ahora el paso, no le era costumbre el estar exponiendose frente a la vista de los de mas pero, tenia motivo, habìa hecho un acuerdo y pensaba cumplirlo. Soltando un suspiro entendiendo al silencio, con un movimiento rapido guardo su katana envolviendolo con su funda, para luego ya con sus manos listas con lentitud las dirigio hacia su capucha negra, la cual era la que tapaba su rostro, esa simple y delicada tela era la ùnica que la mantenia oculta a la vista curiosa del mundo de su alrededor, la que la exponia de muchas cosas protegiendolas de ello. Suspiro una vez mas ya frustrada, dejando correr la tela negra hasta colocarla sobre sus hombros y exponiendo a la vista su rostro, mientras que sus ojos los mantenia cerrados, ya estaba listo, ya la habìa visto, no importa, pero sus ojos...Aun no pensaba mostrarlo.



    .-




    --Bien, ya esta, es el momento youkai de que respondas..--menciono con su vista aun baja--


    .
    --Aun no onna, aun no has habierto tus ojos. Eso tambièn cuenta ya que de nada sirve de que hable si no te puedo mirar a los ojos--dijo un tanto fastidiado crusandose de brazos, con su brazo ya mejorado gracias a la transformaciòn--Seria de mala educaciòn



    --Hm, valla....No sabia que respetabas la educaciòn o siquiera que tuvieras, youkai, es de sorprenderme por tal informaciòn.



    --Psff! Tonterias.



    --No es necesario el que me mires youkai si al final lo que importa aqui es lo que te e de preguntar y lo que tu a mi, no quiero estar perdiendo mas mi tiempo.--encaminandose con tranquilidad hacia el youkai se detuvo con tranquilidad cuando su distancia ahora era mas corta, solo sentimetros los separaba y el youkai lo aprovecho para contemplar mejor a la mujer. Sus cabellos negros intensos hermosos a la vista, mientas que su rostro suave a la vista era tan blanca que el color de sus labios eran resaltante, en su color rojiso sangre, algo tentador. mientras que sus ojos, cerrados dejaba ver sus largar pestañas sobre este. Sin duda era hermosa, la chica era hermosa, pero aun le inquietaba, queria saber que escondia tras esa largas pestañas, de que color eran sus pupilas, que color tan maravillosos la adornaba.-- El niño..¿Que es en realidad?--fue una pregunta que se escucho suabe y delicada en la voz de esa mujer, algo que lo saco de sus pensamientos para luego parpadiar varias veces antes de contestar. La pregunta lo habìa tomado por sorpresa..--



    --Pues..Eso creo que deberias preguntarcelo personalmente a el onna..



    --No me llames asi youkai, me desagrada tu insolencia al dirijirte a mi--dijo un tanto molesta--



    --¿Entonces cual es tu nombre onna?,dimelo y lo utilizare para ti..--decia quitandole importancia al asunto, mirando las muecas de fastidio que ponia la miko al nombrado hacia ella. Sin duda era muy extraña--



    --Hm. --solo eso respondio desviando su rostro hacia otra direcciòn, sabia que el youkai la miraba directamente, algo que le desagradaba. No tenia intenciones de dar su nombre, ni loca, y menos a un desconocido cualquira, solo queria respuesta, solo eso y nada mas, lo de mujer y eso no era de importancia, lo dejaria pasar por alto.--No importa, olvidalo. Continua..



    --Tsk!...Esta bien....--mascullo mirandola indiferente-- Pero no creas que me quedare tranquilo onna...Deseo saber tu nombre..



    --Eres un Youkai atrevido ¿Verdad?..--pregunto de igual modo sin mucho agrado frunciendo sus cejas al tener los ojos cerrados, sintiendo claramente la mirada amenasandora del youkai al frente--



    --Aveces. Solo cuando algo me interesa



    --Pero tu no me interezas--mascullo entre un susurro, claramente audible para el youkai, quien al ver el fastidio reflejado en el rostro palido de la miko no pudo evitar sonreir arrogantemente al centirse superior--



    --Si...Eso ya lo se..-- con su misma sonrisa cerro los ojos, crusandose de brazos para luego de dar media vuelta empesar a caminar con tranquilidad hacia un roble cercano, con la intenciòn de recostarse ayi y asi hablar mas tranquilo. Mientras la miko sin mucha dificultad lo siguio hasta llegar a el roble, sintiendo como el youkai se sentaba bajo las raicez del àrbol, mirandola de igual manera, lo sintio, y sin mucho interes lo imito recargandose del tronco dejandose llevar hasta terminar centada con su espalda recargada al tronco, aun sintiendo la mirada del youkai sobre ella.--



    --Deja de mirarme.



    --No quiero. Ya te dije que no me rendire mujer, deseo saber tu nombre..



    --Pues lamento desilucionarte youkai pero...De mis labios no escucharas pronunciar mi nombre, no hasta que me digas lo que sabes y lo que eres, a quien sirves y lo que es el..--a cada palabra en la que ìva avanzando sonaba mas seria, a lo cual lo ultimo diciendolo mas que demandante desbio su mirada cerrada hacia el youkai, quien rapidamente entendio la indirecta. Sin duda que esa mujer era extraña, pero, interesante--¿Me entendiste?



    --Si onna, si no te molesta empezare yo...Luego te presentas tu.



    --Bien. Pero recuerda que mi interes no es realmente tu, si no..



    --Lo se, es el chico--interrumpio con una sonrisa mirando ahora hacia el cielo, para luego suspirar con frustraciòn, mirando una vez mas hacia la miko-- Entonces empezare con el ¿Si?...O al menos lo que se de el..


    --Mm si, esta bien--menciono apenas audible , relajada y recargando su cabeza en el tronco para a si sentir mejor la brisa. Se sentìa estropiada--



    --Hmm...--un momento de silencio-- Su nombre....Es Kyoryu no Ryuutsuke...Conocido como Tsue Nokuma. Tiene doce años humanos, sus familiares mas cercanos eran sus abuelos, madre y hermanas mayores, hijo menor del terrateniente del pueblo, o segùn eso hicieron creer a los aldeanos ya que...Su madre, era una miko, la miko del pueblo y para ser solo una simple humana no e de negar que era hermosa. Su caràcter era recio y estricto, pero en el fondo era muy amorosa tanto como para dar su vida solo para salvar a su hijo..--dijo un tanto confundido en el relato, mirando pensativo sus manos, claramente sintiendo en ella una peculiar esencia tan deliciosa que no sabia si lo que habìa hecho habìa estado bien..--


    .-



    La miko aun con sus ojos cerrados mostrando en su rostro ignorancia, en su interior habìa escuchado en parte el relato, mientras sentia como el aura del youkai empezaba a alterarse, algo que solo significaba una cosa....Era incomodo estar asì, no deseaba abrir sus ojos para nada, asi como estaba era muy còmodo y le ayudaba a meditar mejor en la informaciòn que calmada mente le daba el youkai, pero, necesitaba hacer algo. Al menos dar confianza. Estaba dispuesta a hablar, por eso con lentitud habrio sus ojos mostrando a la vista sus pupilas bien notadas, el cual miraba a lugar siego sin duda, pero al momento de abrir sus boca para hablar y formular su pregunta ya el youkai la habìa interrumpido al retomar el hilo de la conversaciòn.



    Su voz se notaba que estaba pasandola mal.



    ¿Era frustraciòn?


    .-



    --El joven Ryuutsuke vivia en la aldea cercana al monte fuji , la cual habitaba bajo las faldas del monte. Era muy conocido en su aldea como el hijo del terrateniente, muy admirado por sus amigos y vecinos, y muy querido por su familia. Al cumplir los seis años empezo con su entrenamiento personal junto a su padre para asi alistarlo para la guerra o para cuando el tomara el puesto de su padre como siguiente terrateniente, con vara de hierro fue enceñado y ejercido con el fin de que aprendiera a defenderce solo y conjunto a el, a las personas que era su responsavilidad proteger como monarca de su pueblo, asi era visto. Su madre, una miko poderosa y eficas, era la que lo ayudaba con su forma de ser. Su padre queria que su "hijo" siguiera sus pasos, enceñandole y diciendole las cosas que debia hacer, lo que no debia hacer, lo que el debia proteger y lo que no, como debia elegir y como debìa gobernar, como debia matar y como debìa odiar, al menos todo, y todo se dirijia a una sola ruta, a un solo odjetivo. Los youkai...No debìa tener compaciòn de ellos, matarlos, era lo que era mejor para todos, matarlos hasta que su especie dejara de existir.-- rencor, odio y desprecio era lo que se escuchaba en sus palabras, era incomodo hablar de esa clase de temas cuando el por si era un youkai puro, no le era muy facil que digamos el tener que utilizar esa palabras, pero no era tanto eso lo que le molestaba. El pensarlo mejor lo que el chico y los humanos hacian y practicaban para matarlos le era despreciable, molesto, insolencia que acataba una muerte facil y bien merecidas par ellos por el hecho de querer a la especie youkai fuera y muerta.--



    --Pero su madre...La miko no permitia eso--mas que una pregunta era una afirmaciòn, algo a lo cual el youkai ignorante a ella, solo se dedico a asentir en silencio cerrando sus ojos para asi seguir el hilo del relato--



    --Si...Su nombre, era Hitomiko Shiro, era una mujer conjunto a sus hijas, muy poderosa sin duda, pero con todo y eso no le fue suficiente como para terminar enamorandose de un Daiyoukai



    --Hitomiko..--pensaba en ese nombre un tanto cohivida al relato, el nombre lo conocia, lo habia escuchado y habia conocido a la sacerdotiza dueña de tal nombre, o al menos cuando malvadamente habia sido controlada por su peor enemigo aun en su lecho de muerte, bueno, si es que en caso se trataba de la misma persona, algo que le hacia pensar que era imposible porque, ella misma la habia visto morir frente a ella, entre sus brazos ya con su ultimo aliento le habia infomado sobre el sello que tenia en cuanto a sus poderes. Esa idea era ilogica al solo pensarlo, la sacerdotiza que años atras habia conocido cuando simplemente tenia quince años habia sabido que era una muy poderosa, por lo cual , su enemigo lo aprovecho para su conveniencia, arrevatandole cruelmente la vida a la miko, algo que ya habia ocurido ya unos ocho o nueve años atras mas o menos. Simple deducciòn para hacerle desacer ese pensamiento en cuanto a la miko que el youkai relataba, solo lo dejo de lado para luego seguir escuchando-- Un youkai...Entonces..Por eso dijiste que al niño, Tsue, ante los ojos de los aldeanos lo hicieron ver como hijo del terrateniente, porque en realidad el..



    --Si, exacto--menciono con una sonrisa torcida, aun con sus ojos abiertos y con su cabeza inclinada hacia atràs-- Me sorprende lo rapido que deduces las cosas onna..



    --Responde. La miko...¿Hitomiko, estaba comprometida con el terrateniente del pueblo?--solo pregunto,
    ignorando la actitud del youkai con ella, aun con su mirada perdida en lo no sabido--



    --Si...Por eso, la miko despues de haber cometido la haberraciòn de meterce con un Daiyoukai, el terrateniente al enterarse de ello y saber que el fruto de tal acto traeria al mundo un hanyou, casi la mato llevandola a las masmorras dejandola ayi sin comer ni beber agua por una semana, muy poco para ser el tiempo prolongado que el pensaba darle..


    --¿Entonces que fue lo que lo impulso a no acabar con ella?--pregunto girando su rostro a donde sabia se encontraba el youkai aun lado de ella, quien aun permanecia con sus ojos cerrados. Ya entendia el hilo del relato y a donde llegaria, pero aun habia cosas que no le quedaba muy claro del todo en cuanto a la miko y el Daiyoukai, y mas por esa informaciòn...Un Daiyoukai..--



    --El cachorro que permanecia en su vientre...El pueblo que gobernaba, dias despues de haber encerrado a la miko, se habia enterado que esta se encontraba en cinta, algo que a mas de uno alegro porque..



    --Pensaron que era del terrateninte..



    --Si..Y el terrateniente para no defraudar a su pueblo se vio en la hobligaciòn de desposarse de la miko rapido, antes de que el cachorro naciera. Por lo cual el niño al nacer , al ser parte de la rasa youkai habia nacido con barias caracteristicas, y su madre Hitomiko-san, al ser la miko del pueblo se vio en la hobligaciòn de sellar los poderes de su hijo Youkai..



    --Entonces, a fin de cuentas..Tsue no es un..



    --¿Hibrido?..No--corto abriendo sus ojos lentamente posandola en el cielo con si mirada seria-- Creian que seria un Hanyou pero, no, no fue asi. En cambio a eso Hitomiko-san tuvo muchos problemas al sellar sus poderes, ya que ellos eran muy ilimitados y al final si se esforzaba mucho, podria llegar a matarla.



    --Ya veo..--aparto la mirada que perdida permanecia a direcciòn hacia el youkai, posandola ahora en el cielo azul una vez mas perdiendose en ello ciegamente--Pero..



    --Aun no entiendes nada ¿eh?--menciono con un tono divertido en su voz, girando su rostro hacia la azabache siega, lo cual al hacerlo se sorpendio mucho al verla con sus pupilas ahora abiertas--



    --No. Dijiste que su padre era un Daiyoukai, no un youkai si no un..--una vez mas interrumpida--



    --Si exacto, En resumen, el joven Ryuutsuke viene siente hijo de un Lord..




    .-



    La miko a esto solo se limito a pensar, y deducir en lo que momentos atras le habia informado el youkai. Conocia al niño y muy bien para ser un matador sin causa, algo que le daba a entender algo, algo que tal vez le readiaria sentido al relato que le estaba contando. El padre del chico que horas atras habia salvado no era mas que un Daiyoukai, Lord y señor, ¿De cuales tierras? Queria preguntar, ya que con todos esos años en caminata a solas, vagando como un alma en pena en el mundo, en varias ocasiones se habia topado con unos Daiyokais, Lores de las tierras vecinas a las cuales permanecia ahora. Pero el mas querido y siempre recivido era el Lord de las tierras del Sur, un Daiyokai Kitsune poderoso y muy querido por su gente, algo que para ella no fue dificil saberlo. La primera vez casi termina peliando con el, ya que al ser un Daiyoukai muy fuerte su sangre locamente se habia empesado a despertar, y habia temido por eso porque al final no queria terminar ensuciandose las manos, en cambio a eso el youkai Kitsune temerosamente sin mucha rudesa se habia presentado ante ella con su mas sincero respeto llegando hasta inclinarse ante ella. Se presento como el Lord de las tierras del Sur, Fyerkai Kiiatsude, principe y recien coronado Lord del Sur, dando a entender que el simplemente era un joven en ello. No le fue dificil ganarse su amistad, el chico se habia ganado mas que eso, su concentimiento y respeto a el era tal que aveces al hablar con el al escucharlo relatar su vida pasada le hacia sentir segura y calida, al igual que querida, ese kitsune en muchar ocasuines la habia confortado y apoyado, algo que aveces le hacia recordar a un cierto kitsune que ya durante mucho no veia, y que en realidad no sabia si volveria a ver..



    Era algo que la hacia deprimir.



    Ya durante un tiempo habia dejado de ver al Lord kitsune de las tierras del Sur, por motivos que no sabia en realidad porque, porque en realidad era el quien la vicitaba a ella, algo que habia dejado de hacer ya durante un año. La ultima vicita que habia tenido de el habia sido un poco lugubre para su gusto, el le habia informado sobre una guerra que se hacercaba y las miles de amenasa que tenia con su reino. El como monarca y señor de esas tierras le era obligatoria estar al frente de sus hombre, y defender lo que por derecho era suyo.


    Desde entonces no habia sabido mas de el, si seguia gobernando, si seguia con vida o si estaba bien. Nada, no sabia nada de el..Algo...



    Que ya no le importaba..



    -.



    --Hijo de un Lord. ¿Como es posible eso si las reglas youkais se los impide? Y mas deberia saberlo perfectamente si se trata de un Lord--pregunto un poco alterada saliendo de sus pensamientos para ahora figar su vista en el youkai, algo que el youkai aprovecho para mirarla mejor, captando en ella lo extraño que eran sus ojos a lo normal. Sin duda la mujer que tenia al frente, era la miko ciega--


    --Pues..No lo se. Hay cosas que aun no estan muy claras miko..



    --¿Miko..?--susurro con un hilo de voz. Frunciendo el entrecejo al saber que el youkai se habia dado de cuenta de ello, algo que no tenia pensado decirle, no si es que iva a morir por supuesto. Ya que los unicos que sabian de ella asi directamente a los segundo de saber de su identidad morian por sus manos..Mas ese youkai--Maldiciòn..



    --No te preocupes Miko....De igual modo no me interezas, y por desgracia no me habia dado de cuenta antes que tu..--mirandola directamente, sonriendo de lado para luego crusarse de brazos-- Eres la miko ciega..



    --Hm. Bien, entonces me ahorras muchas cosas youkai..--suspiro pesadamente cerrando sus ojos por unos momentos, para luego con un movimiento rapido de sus labios pronunciar algo inentendible. Abriendo al final sus ojos, ahora con un nuevo color--



    --No...En realidad..--sentia la respiraciòn entrecortada al ver mejor a la azabache. Sus ojos los cuales momentos atras eran marrones oscuros, ahora eran rojo sangre dandole una imagen mas....Asecisa-- Tengo deseos de saber tu nombre miko...



    -- Deja eso de lado youkai...Por los momentos quiero saber algo mas..--se giro con una nueva expresiòn mas seria, mirandolo claramente ahora que tenia activa su habilidad nocturna--



    --Mmm...Pues pregunta.




    --Hablas de Hitomiko con mucho respeto...¿Le servias a esa humana o...Lo hacias por ordenes de tu amo?




    La verdad es que esa parte de la historia la inquietaba. El mismo habia mencionado que habia matado a la madre y demas mienbros de la familia del joven azabache, el mismo lo habia dicho al chico, y ahora que hablaba con ella hablaba de esa humana como..Algo importante.
    Algo se ocultaba tras todo eso, y tenia derecho de preguntar por ese importante detalle que el youkai habia dejado olvidado..

    Pero habia decidido dejarlo asi por los momentos.. Luego haberiguaria sobre ese detalle..




    --¿Como...?


    --¿Lo se?Hm, es insolencia lo que piensas al ignorar mi ingenio..--su sarcasmo en sus palabras se escuchaban claramente, mientras que su mirada rojisa no se apartaba de el youkai. Tuvo que tragar duro antes de asentir ante esto.--Tu olor te delata youkai...Ese niño que ves haya inconsiente--señalandolo-- tiene el mismo olor que a ti te rodea. El tuyo es sutil, solo como el aire ya por ser tu amo es obligatorio que lo tengas para que los de mas gobernantes sepan a quien sirves, pero el chico...El del chico es mas fuerte ahora que lo detallo mejor,¿ sabes? mi olfato es diez veces mas desarrollado que el de un youkai normal, quince mas que el de un humano, con solo respirar puedo saber como te sientes, en que animos estas, que es lo sientes ahora....Que es lo que piensas de mi..Y...Si mientes..--acada palabra que decia era un paso en que se hacercaba cada vez mas al youkai, cada vez mas peligroso y preocupante para el youkai, quien en defensa ya pegado a el tronco del àrbol solo miraba un tanto temeroso los ojos rojisos de la azabache, su respiraciòn podia sentirla pegarse y ligarse con la de la miko, no sabia como responder a esto a lo cual solo decidio quedarse quieto sin pensar o querer hacer algo en pos a la miko. No queria morir, no en ese momento y menos a manos de una mujer tan bella como la que tenia a poco sentimetos de el. Mientras la miko por su parte atenta a cada reacciòn por parte del peli-blanco, viendo como este con sus ojos un poco mas abiertos la miraban directamente como esperando el siguiente paso que fuese a dar, suspiro ante este caso, decidiendo alejarse un poco de el para darle su espacio y seguir con el hilo de la conversaciòn-- Por lo que no me es dificil saber lo que es y el origen en que viene...Por lo que me dijiste, su madre era una miko, humana como el olor que lo rodea, y su padre un Daiyoukai da origen a un hanyou en todo caso, algo que no paso y a lo que me da a pensar en algo muy importante...El porque y la respuesta de el porque no es hanyou...



    --Lo sabes...¿Como?, Si lo sabes dime ¿porque..?...--aclarandose un poco la garganta se endereso en su puesto antes de volver a hacer la pregunta-- Mm..¿Porque el joven Ryuutsuke en su naturaleza no nacio como un hanyou?



    --Hm...Bueno..--viendo como el youkai tenia intenciòn de saber la respuesta, aparto su vista de los ojos azules de este para figarla en un nuevo rumbo entre los arboles, algo que se volvia mas interesante-- Un daiyoukai es mas poderoso a un youkai normal, en fuerzas y habilidades son muy inferiores a el youkai, es muy claro que puede llegar a ser mas poderoso a lo que si se llegara a ligar con uno de su clase no tan solo seria puro como el si no hasta podria llegar a ser mas fuerte que este...Pero ese no es el caso..--amancillo un poco su mirada rojisa, la cual aun permanecia perdida en la profundidad del bosque, para luego continuar con ello-- La miko Hitomiko...Era muy poderosa, ¿No?....--dijo mirando ahora hacia el youkai, este solamente en silencio decidio por asentir esperando la respuesta de la azabache--Su poder un poco leve ahora a causa de su muerte, aun la puedo sentir. El niño es proteguido por una especie de kekkai espiritual, algo que hasta para cualquier miko le seria imposible romper..



    --¿Y para ti?--interrumpio un poco con su pregunta, pero eso no le importo queria saber la respuesta de la miko a la cual ahora miraba, queria saber si tambien se consideraba una poderosa miko, ya que al final el claramente podia sentir el gran poder sagrado que la chica guardaba en su interiòr, muy bien oculto lo admitia, no cualquiera se daria de cuenta de ello porque ni el mismo al principio se dio de cuenta.--



    --No..--respondio con un hilo de voz cerrando sus ojos. No tenia porque hablar mucho de ella en esos momento, y mas , el youkai estaba cambiando el rumo de la conversaciòn-- No es tan dificil, ahora que es mas debil no es un reto para mi....Pero en fin, volviendo al tema...--otra pausa que dio-- El poder que tenia la miko si era bien grande pudo hacer efecto en el momento de dar a luz, el poder demoniaco al ser envuelto al espiritual reaccionaria de una manera en que daria a nacer una guerra interna..Pero con todo y eso no fue suficiente como para que ambas auras no hicieran su funciòn. El sagrado uniendose al demoniaco crearon aun niño que en un futuro por naturaleza seria youkai en un poderoso mounstro, muy diferente a cualquiera que existiera. Tsue pueda a que logre poder controlar ambos poderes, el maligno y benigno gracias a su herencia de sangre..



    --Osea que..¿El joven Ryuutsuke no es un hanyou ni un youkai?..



    --Pues, en realidad no e dicho eso, pero podria ser...Ya que por los momentos el niño podria hasta ser un humano corriente, como lo vez de igual modo su especie es ùnica--explicaba analizando las cosas desviando su mirada en donde ahora descansaba el chico, desmallado por supuesto, en la inconciencia pero podia ver que el chico estaba sufriendo una convulciòn a causa de la fiebre y sin duda todo lo que debio pasar momentos atras con la casi transformaciòn era toda la causante, pensaba dejar al chico en manos del youkai quien tenia mas conocimiento de el que ella, a si el se encargaria de el de cuidarlo y entrenarlo si era necesario, al final ese niño no era de su responsabilidad, pero al momento de pensar mejor las cosas su odjetivo siempre se desviaba cuando su consiencia y recuerdos venian a ella. El chico era unico en su especie, a pesar de ser hijo de una humana y un Daiyoukai el niño era diferente entre ambas especie, algo que le hacia recordar a ella, porque en el fondo ella sabia que no era facil andar en un mundo en donde tu eres el unico ser que existe de una clase jamas vista, ella lo sabia y sabia como se sentia, a final de cuenta ella era una. Una especie del cual se habia experimentado...--



    --Si lo se..--menciono en respuesta mirando el cambio de humor que tenia la chica, miraba al cielo como buscando algo en ello a lo que el ignoraba, pero tal vez tambien podria ser otra cosa..--



    Algo que jamas, tal vez solo tal vez no podria volver a ver, no como se debiese. Penso mejor en ello, la chica aprovechaba por unos momentos ver lo azul del cielo iluminado por los calurosos rayos del sol, mientras las nubes blancas y puras bailaban de un lado a otro tambien adornando la magnifisencia de los cielos, pero, la tristeza y la nostalgia ya riadaba en el aire sin duda la azabache estaba en una etapa critica en cambio a sus sentimientos. Los miles de rumores que habia escuchado sobre lo que era la miko ciega eran mucho mas lo alcontrario de lo que miraba sus ojos, muy diferente ahora que lo pensaba. Siempre penso que como era su apariencia tambien era su corazòn, es mas ni corazòn porque se habia contado que la miko humana habia muerto años atras a causa de una maldiciòn, ¿Motivos y razòn? Aun permanecian tras incognitas. Tampoco se sabia como habia sido su vida en el pasado, sus amigo cuales eran o si en el pasado habia consevido una familia, no, eso no se sabia. Su nombre era lo principal que se a de saber, pero fue lo ultimo que se busco y que al final jamas llegaron a aberiguar. Siempre se pregunto ¿Porque tanto misterio en saber el pasado de una miko? y mas ¿Una humana?, no era de mucha importancia, solo era una del monton pero, no, nadie habia sabido como recolectar toda la informaciòn de su pasado porque, ella personalmente se habia encargado de sellar la boca de los que sabian de ella, casi nadie sabia de ella porque, siempre sin ninguna execciòn todos los que sabian de ella y sabian quien era enrealidad minutos despues de saberlo morian por su mano, la mayoria eran youkais, pero en el caso de que alguien sobreviviera sabiendo quien era ella era aun ajeno porque jamas se sabia si era verdad o no, al final ellos tampoco hablaban.

    Se decia que la chica era un alma pura pero que habia sido corrompida, diambulaba sin rumbo fijo por toda la regiòn caminando de aqui para aya y de aya para aca, siempre solitaria sin un andar fijo, pero en busca de algo que nadie sabia que, solo que un dato sabio sabian de ella.

    Solo aparecia cuando caia nieve. En dias de berano o primavera poco se notaba su presencia, casi nadie sabia de ella ni la veian, como si jamas hubiese existido, los dias de luna roja era cuando mas aparecia pero en la noche, algo peligroso para los youkais porque sabian que si se encontraban con ella sus vidas perderian en manos de ella, la miko ciega. Pero esa luna siempre se presentaba a principios de invierno, y era cuando ella aparecia misteriosamente saliendo de quien sabe donde. Los youkais a quien se encontraban por el medio jamas sobrevivian, todos sin dejar afuera a nadie..



    ¡Todos!



    Sabian de su reputaciòn.


    .-



    --Creo que ya es hora de que me valla...-- suspiro ante esto, cerrando sus ojos con pesar ya dispuesta a irse. Ya se habia pasado mucho el tiempo solo ayi hablando sin darse de cuenta, al final no era algo a lo que le interesara pero, ya era medio dia, y ...Habia "cosas" de las cuales debia encargarse. Solto otro suspiro ya mas tranquila, parandose de su sitio ya con intenciòn de irse--


    -- Espera..--solo habia sido un impulso. Sus ensamientos habian sido interrumpidos al momento de escuchar como la chica a un lado de el le platicaba antes de empezar a levantarse de su lugar. Ese youkai era muy extraño,Penso ella--


    --¿Que quieres ahora?


    --Pues...Necesito que te lleves algo Miko-- sin mucho esfuerzo se levanto de su lugar, ahora quedando de frente a la azabache--


    --¿Hum?--enarco una ceja sin entender-- ¿De que se trata.?



    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-





    La tarde caia con rapides en todo el sengoku, con ello los pajaros empezaban con su vuelo de retorno a sus nidos, sintiendo el suabe soplar del aire frio dando la ceñal de la noche venidera, mientras que los aldeanos de cierta aldea en movimientos terminando de hacer lo mas pesado del dia, unos que otros hombres de la aldea regresaban de su trabajo diario como padre de casa que eran; las mujeres en celebra se encontraban arreglando unas que otras cosas que faltaban para asi culminar con el acto de bienvenida que tenian preparado para el joven exterminador que llegaria muy pronto, y eso Rin lo sabia.



    Estaba distraida, mirando el atardecer mientras con sus brazos enrollados en la canasta en donde tenia lo que la anciana le habia ordenado buscar, dejaba salir un suspiro de remordimiento al ver como cada vez mas el sol empezaba a caer; Ya faltaba poco.



    --¡Hola Rin-chan!-- su voz euforica la saco de un golpe de sus pensamientos--



    Habia empezado a caminar a direcciòn de la aldea, aun pensando en muchas cosas, y perdiendose en uno que otro recuerdo, pero no contaba que una voz infantil justo en ese momento interrumpiera su interna privacidad--Eh?..--also su mirada buscando a esa persona, pero no vio nada, habia alsado mucho su rostro; el sonido de la risa infantil la desconcerto un poco, y bajo su mirada esta vez encontrando a una de las gemelas de la Taijiya-- ¿Sonomi?


    --Jajaja...¡Rin-chan!, ¡Yo no soy tan alta para que me este buscando entre las nubes!--la risa infantil mas estruendosa no se iso esperar, Rin se sonrojo a esto; Era verdad, habia buscado a la pequeña criatura entre las nubes, ¿En que estaba pensando?--



    --Je je, si lo siento...



    --No te preocupes...Vamosno, Mama nos esta esperando-- Rin en respuesta solo asintio--



    Durante el regreso, algo corto, lo admitia, ero suficiente para que la chica entablara una pequeña conversa con la joven Taijiya. Su sonrisa no se iso esperar cuando al llegar a la entrada de la cabaña un joven zorro esperaba de brazos crusados, solo que en su rostro se podia ver el fastido,¿Porque?, se pregunto, pero no le importo, sin previo aviso le entrego las llervas a la chica aun lado de ella y con un grito euforico e infantil--¡Shippo!-- corrio hasta el joven youkai, sacandolo un poco de sus adentros--



    --Eh?...Hun!..--y una vez mas, la chica habia hecho la misma acciòn sorprendiendolo y desconcertandolo; Esa imagen ante los ojos de cierta castaña le hacia recordar a esos tiempos en que cierto hanyou y cierta miko siempre terminaba peliando, y que al final cuando ocurria un rescate o algo, la joven miko siempre terminaba hechandose a brazos del hanyou, desconcertandolo-- ¡Rin!


    --Oni-chan, ¿Que tal estas?, ¿Quieres caminar un poco?-- su pregunta ante su voz sonaba alegre, la alegria se podia ver en su mirada; Shippo suspiro, estaba fastidiado durante toda la tarde despues de que la chica se habia ido,¿Y todo porque?, bueno, eso tenia una facil respuesta--

    Cierto hanyou habia llegado de las montañas muy distraido y frustrado, el lo pudo ver. Pero al momento de su mirada crusar con la suya las cejas sobre sus ojos se fruncieron, al principio pudo ver la sorpresa que se llevo, pero al final lo remplaso por una sonriza arrogante...
    Y una vez mas luego de tantos años, ¿ Acaso no se cansaba?

    --Pues no se Rin...Yo


    --Ve Shippo, te lo mereces. Ya nos ayudastes mucho durante la decoraciòn-- sonrio sonteniendo la mano de su hijo menor--


    --Miroku...


    Si, el tambien habia llegado junto al hanyou horas atras, pero a diferencia del hanyou, el houshi habia llegado serio, como si un mounstro lo hubiece arrematado o una de sus malas mañas no habia funcionado bien, eso fue lo primero que penso, a final de cuenta, Seguia siendo el mismo houshi hentai.
    Pero Miroku luego de llegar, se habia unido con su esposa e hijos para hacer mejor la decoraciòn de la celebre que se iva hacer, por la llegada del exterminador y el cumpleaños de la chica que tenia al lado.


    Ahora que lo pensaba, ¿Cuanto tiempo habia transcurrido?



    --Gracias Miroku...



    --No hay de que pequeño Shippo-- sonrio-- Y Rin..-- iso una pausa cambiando su mirada esta vez a la chica-- Feliz dia



    --Domo arigato, Miroku sama



    --¿A donde quieres caminar Rin?-- pregunto el peli- rojo ya viendo como el houshi se retiraba, y conjunto a su hijo e hija.--



    --Pues..No se -- se escuso levantando los hombros-- Solo caminar, antes de que todo el alboroto empieze...



    --Pero si ya va a empezar-- levanto una ceja mirando lejicamente a la chica con interes; como debia de admitir que la joven humana habia cambiado durante el transcurso del tiempo, la puso bella y fuerte, y eso le hacia recordar a alguien mas, mirandola ahora mas de cerca podia hacer una comparaciòn de la miko y de la chica y podia jurar que eran iguales...Hasta tenian el mismo corazòn--



    Pero si tan solo supuera que..



    --Bueno estonces demos una rapida vuelta y regresemos-- cerro los ojos empezando a caminar, frunciendo el ceño al sentirce frustrada; Shippo solo la siguio--



    --Y eso...¿No te daria retraso y causaria que Sango termine buscandote por toda la aldea?-- se cruso de brazos aun siguiendola desde atras, se detuvo, al ver como la chica abructamente daba un respingo; sonrio con triunfo al verce ganador de esa discuta--



    --B-Bu..Bue..no



    --¡Pues eso dice todo!-- choco su puño con su palma, mientras que en su mirada se podia reflejar el fuejo; Rin solamente miro extrañada al chico, ¿ahora que planeaba?--



    --¿Que?



    --¡Vamos!, necesitas arreglarte-- dijo tomandola sin defensa alguna de sus hombros, empezando a arrastrasla de regreso a la cabaña de la anciana, sin duda la Taiiya y la miko anciana la estarian esperando --



    --¡P-Pe..!..¡Pero Shippo, el paceo!-- se quejo sin siquiera poder hacer algo, el chico tenia mucho mas fuerza que ella, era muy obvio, por nada era un youkai; pero tuvo que reprimir un quejido que venia de sus pulmones al centir como sus pies dejaban de tocar suelo-- ¡Shippooo!



    --Ya deja el escandalo Rin, eres muy fastidiosa-- protesto empezando a caminar mas rapido, llevandose a la chica en sus brazos al estilo nupcial--



    --¡Vajame!



    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-




    Fruncio el ceño con frustraciòn.



    Su pie derecho lo movio un poco hacia atras, levantando un poco sus manos sosteniendo su arma con fuerzas, sintiendo como la adrenalina empezaba a correr por sus venas.



    Miro un tanto analisando la zona en que se encontraba, fruncio el ceño, a no muy lejos de el se encontraba su fiel amiga ya inconciente con un lijero hilo de sangre correr de sus cabidades. Cambio su mirada una vez mas al escuchar como una rafaga se dirijia a el.



    --¡Tsk!..Demonios-- mascullo. El ataque lo esquivo, pero esto provoco que el ataque rosara un poco su brazo, ahora dolia, se encontraba erido. Pero lo ignoro--



    --¡VE!



    El joven sintiendo su sangre correr a toda velocidad, dejo caer las cadenas de sus manos , estirando su brazo el que sostenia el arma hecho por huesos de los youkais, luego lanzandolo a la direcciòn en que se encontraba el atacante.



    Sonrio.



    Logro erirlo aun lado de el costado de sus costilla. El youkai cerpiente a esto gruño, el joven humano le habia llegado a causar mucha lucha, y lo admitia.



    --No te dejare salir de aqui niño..¡Te matare para luego comerte junto a esa Mononoke!-- grito ya molesto, dispuesto a atacar--



    --Solo intentalo y veras


    .-



    Momentos despues, el resultado de la lucha solo era las eridas, y la sangre que no dejaba de correr de su brazo izquierdo. Dolia, y lo admitia, solo por el hecho de ser un exterminador no sabia mucho sobre las artes de curaciòn y esas cosas, solo matar. Y ahora necesitaba algo para contraer la emorraguia.


    Suspiro con frustraciòn.



    Sintio como algo se empesaba a mover aun lado de el, y miro a quien apenas despertaba, la pobre habia luchado arduamente y por haberlo proteguido habia quedado mal herida, por lo menos agradecia el hecho de que pudo odtener la victoria entre la lucha de el y la serpiente-youkai. Con consecuencias, pero a salvos, almenos por los momentos.


    Grr.

    Sonrio, sin duda ya se encontraba bien. Con su mano libre la guio hasta su suabe pelage, alborotando un

    poco a este en el proceso.




    --Hola Kirara..--sonrio-- Veo que ya te sientes mejor, ¿No?



    En respuesta solo maullo como la gatita que era. El exterminador solo sonrio, y al levantar lijeramente el rostro su sonrisa callo de inmediato, ya la tarde habia caido y se hacercaba la noche. Y sabia que era peligroso pasar la noche en el bosque.
    Fruncio el seño.



    --Kirara, sera mejor habanzar-- en respuesta una vez maullo. Guiro su cabeza mirando a la mononoke-- Lo se, estas herida, si quieres puedes ir en mi hombro-- le sonrio una vez mas esperando la respuesta de la neko-youkai, y vio como esta de un salto ya se encontraba en su hombro-- Bien, ¡Vamosnos entonces!



    Su cuerpo descansado bajo de un enorme roble, se fue poco a poco levantando hasta quedar de pie. Ya estaba listo para su marcha, y se aseguro de eso; Buscando su arma, la encontro aun lado de el, notando como esta aun tenia resto de sangre de aquel youkai que momentos atras habia exterminado. Tomandola en giratoria, la volvio a tomar entre sus manos para luego guardarla tras su cintura, y ya listo empeso a marchar.
    El brazo estaba muy mal, demaciado horrible, y sin duda necesitaba atenciòn y rapido, por eso, debia darse prisa.



    No se habia percatado que por su sangre ahora lo que corria era, veneno...




    -.-.-.-.-.-.-.-.-



    Sus pasos los detuvo despues de un largo avanze, su andar que por momentos habia iniciado ya habia culminado, su olfato lo puso en funciòn tratando de rastrear algo anormal, y, nada, todo estaba tranquilo, mejor para el, asi no perderia su tiempo en tratar de apartarlos de su camino. Cambio su mirada fijandola alfrende, ya esperando a que el ser a quien habia venido a vicitar apareciera.


    Pero nada, minutos pasaron y nada El daiyoukai fruncio el ceño ya frustrado de no tener aun frente a el àrbol sagrado; Como se habia atrevido a ignorarlo de esa manera, porque sabia perfectamente que el àrbol ya lo habia detectado, si no , jamas lo hubiese dejado entrar a esa zona.
    El no era de mucha paciencia y tampoco pensaba serlo con el goshinboku, No. Tenia preguntas sin respuestas, dudas sin decifrar y cosas que queria ponerles fin, como la inquietud de saber quien era realmente ese ser que tanto..



    Fruncio el seño molesto, mejor era no pensar en ello.




    --Sesshomaru




    El llamado lo saco de sus pensamiento.¡Por fin!, es lo que ubiese dicho con ironia si fuera algo de el pero, no; Simplemente rodo los ojos con fastidio, dando un paso hacia delante se dispuso a iniciar con su interrogatorio. Almenos lo basico e importante.



    --Quiero que contestes a mis preguntas-- el decir un "por favor" jamas fue uno de sus cualidades--Àrbol sabio--culmino dandole una de sus tipicas miradas--



    --Hm, ya veo...--menciono con suabidad con su voz igual de siempre, como si se encontrara cansado. Y con algo en sus ojos miraba al daiyoukai con la idea de algo, tenia un presentimiento extraño sobre el, y luego de darle sus repuestas tal vez, podria cambiar algo de su destino--- Yo tambien me alegro de verle una vez mas, joven Sesshomaru..



    --Hm, no estoy para eso, no me hagas perder el tiempo y habla-- fruncio el seño con frustraciòn. El àrbol solo suspiro internamente, sin duda el daiyoukai seguia siendo muy orgulloso--



    --Tu orgullo, tu orgullo Sesshomaru, es el que no te hace ver bien lo que hay frente de ti y por ello no diferencias ni defines lo que es bien para ti-- dijo muy a lo normar, sin siquiera apartar su mirada de la dorada del daiyoukai--



    Sesshomaru solo fruncio el seño una vez mas, tratando de estar tranquilo por unos segundos mas, aunque
    sea; La respuesta la queria ya de ya, pero no. El àrbol sabio solo le decia palabras sin sentido y sin siquiera entenderse, a respuesta a esto solo rodo los ojos y un gruñido de frustraciòn salio de su garganta.



    Estaba alterado.



    El àrbol entendio esto.



    --Tus respuestas quieres, pero para ello necesito saber que realmente quieres saber



    --Pues ya sabes a lo que e venido, àrbol. No necesito decirlo



    --Bien, como quieras; Pero entonces no me interrumpas en nada de lo que te dire.



    --Habla--demando ya impasiente--



    --Bien joven Sesshomaru-- el àrbol cerro por unos momentos sus ojos empezado a mentalizarse un poco en la informaciòn, curioso, muy curioso le parecio lo que en eso momentos veia, y sonrio; Abriendo una ves mas hacia el platinado empezo con su converza-- Quieres saber sobre...Quien, que es y quien fue la Miko ciega, Hmm, es un tema que es demaciado alargado y podria durar mucho tiempo antes de culminar a contarte todo sobre ella.



    --Tengo suficiente tiempo, àrbol--respondio con su voz frìa--



    --Como quieras..Pero te advierto que solo te dire lo escencial.



    --Àrbol..



    --Hay algo de ella que no creo que te sea de importancia, ya que al final... Es una humana




    Sesshomaru parecia ya molesto a todo eso, si no fuera porque solo el àrbol sabio era quien podia darle las respuestas de sus incognitas estaba seguro que desde hace mucho ya lo hubiese arrancado de raiz. No dejaba de decir cosas que no le importaba, ¡A el solo le interezaba una sola cosa y..!
    Y en adsoluto estuvo apunto de hacerlo callar de una vez, pero...



    Esas palabras, fueron suficientes para llamar la atenciòn del daiyoukai.




    El ser quien el habia visto, era una humana. La miko ciega era una humana, y vallase a saber que siendo una asecina a sangre frìa la chica no era un mounstro, bueno, no en el sentido bestial de su apariencia, era una humana..Por lo demas.



    Su forma de matar, de derramar sangre..Era tan..



    --Un mounstro..



    --Pero iniciare con su origen, Sesshomaru..



    -.-.-.-.-.-.-.-.-





    Risas, sonrizas, alagos y muchas felicitaciones se escuchaba dar por parte de los aldeanos para una chica especial que un tanto conmovida, sonrojada agradecia a cada felicitaciòn que recibia. Mientras con humildad pero temblar en su caminar abanzaba por medio de la aldea sujetando fuertemente el brazo del youkai que tenia aun lado de ella. Mientras este ocupado comiendo una de las delicias hecha por la taijiya miraba con diversiòn en vez en cuando a la azabache que parecia que queria arrancarle el brazo, era tan inocente a pesar de todo...



    --Rin...¿Porquo ta neviosa?--pregunto de mala educasiòn el kitsune, mirando con gracia a la chica--



    -- Shippo...--arrastro el nombre soltando luego una risita infantil, Shippo a esto trago lo que estaba
    comiendo, enarcando una seja sin entender--



    --¿Porque te ries?



    --No puedes hablar mientras comes, Shippo...No se te entiende nada-- nego soltando un suspiro, antes de regalarle una ronriza al peli-naranja. Y Shippo satisfecho con eso solo bufo con gracia, mirando una vez mas al frente--



    --Bueno, bueno, pero no puedo dejar de hablar mientras còmo



    --¿Y porque no dejas de comer mientras hablas?



    --¡Hay no!, Rin, si lo hago no podria probar con iluciòn los mangares que hacen a tu honor-- como niño pequeño miraba a la deriva con la mirada soñadora-- Y sabes, estan delisioooosos..



    Rin rio ante esto, sujetandose mas a el brazo que sujetaba-- Gloton...



    --Si, si claro-- sonrio en respuesta, mirando alfrente--



    Mientras veia como unos aldeanos se hacercaban a ello a felicitar a la chica, en vez de cuendo la miraba atentamente viendo la forma de actuar tan amorosa de la chica. Ya dieciocho año, la pequeña que habia conocido ocho años atras ahora contaba con dieciocho años de edad, y a pesar de ese tiempo y de los muchos cambios que ambos pasaron mediante su separaciòn, una cosa vigente permanecia en la chica...



    Seguia siendo la pequeña Rin..



    Y sonrio orgulloso de ello. distraido...



    --Shippo-san..



    --Hm?-- volteo un tanto sorprendido por estar sumergido en sus pensamientos. Dejando de mirar a la chica quien aun convivia con los aldeanos, se guiro con lentitud mirando a sus espalda, azules fue los que se encontro, aunque tuvo que bajar un poco su cabeza para mirar de frente a quien lo habia llamado-- Seija..



    --¡Hola Shippo-san!-- rio un tanto infantil-- Veo que me recuerda..



    --Como no pequeño...Eres el pequeño Seija, hijo de sango y Miroku...--le dio una sonriza sincera para luego con su mano alborotar lijeramente el cabello azabache del chico--



    -- Si...¡Pero no soy tan pequeño!-- se quejo este haciendo un puchecho infantil, a esto Shippo recordo las veces en que cuando era pequeño hacia lo mismo en contra del hanyou o, cuando con amor queria que la miko le diera algo de lo cual le daria--



    --No, eres solo corto de cuerpo..--el comentario hiso callar de inmediato al niño quien a respuesta se quedo mirando sin entender al kitsune, mas sin embargo Shippo quien se habia inclinado al pequeño, al momento de querer incorporarse sintio como le daban un pequeño golpe en la cabeza. Y confundido pero fastidiado voltio matando con la mirada-- ¡Que..! Eh?....Rin..-- sobandose un poco su cabeza-- ¿Porque el golpe esta vez?-- menciono haciendo cara de fastidio, pero a Rin esto no le importo, lo ignoro poniendo su atenciòn en el pequeño azabache--



    --Hola Seija-kun, ¿Como estas?-- a la sonriza que puso el chico emocionado sonrio con mas ganas, mientras Shippo siendo ignorado se cruso de brazos bufando por el hecho de ser invisible entre ellos dos--



    --¡Muy bien, Rin-sama, arigato!



    --Je je, pero, si quieres Seija-kun-- con su mano toco su nariz en un jesto infantil-- Evita decir, "sama" cada vez que digas mi nombre ¿Si?, me hace sentir...Vieja



    Ese comentario...



    --¡Jajajajajaj!--la risa del kitsune no se iso esperar como respuesta, mientas la azabache luego de caer en cuenta el porque de su riza, fruncio lijeramente las cejas antes de lentamente quedar frente al kitsune, pero por supuesto; Tenia que levantar el rostro para poder verlo de frente-- ¿Vieja Rin-chan?, Jajajaja, pero si ya lo eres..!-- mala broma, sin duda, ese Shippo nunca faltaba que hechara de sus pesadas bromas--



    --¡Shippo!



    --Es..Esta bien Rin...--suspiro cansado por la fuerza que habia hecho al reir, topandose luego con unos ojos chocolates llenos de enojo, pero en ella lo llegaba ver muy lindo en el caso que el rostro de Rin, se veia infantil. A respuesta sonrio de lado-- ¿Que pasa, Nee-chan?



    --Tonto..--Rin no pudo evitar suabisar su mirada ante el kitsune por tales palabras mencionadas; Cada vez que se encontraban en ese tipo de aprietos, este siempre utilizaba esas cortas palabras en contra de ella, y funcionaba-- Eres un tramposo..!



    --Si, tal vez-- parecia orgulloso de esto, alzando mas su rostro , mirandola con superioridad-- Pero...-- el jesto de tomarse la barbilla, luego fue remplasado por la seriedad, antes de con rapides hacercase al rostro de la azabache-- Asi te gusto, ¿No?-- era malo, sin duda muy malo con sus palabras; Rin un tanto cohivida no sabia que decir, solo miraba embelezada los brillantes ojos verdes del kitsune, y perdio una vez mas ante el-- jajaja...



    A Rin no le dio tiempo de contestar. Shippo con una sonriza triunfante ya se habia decidido a seguir caminando.



    --¡Vamos Seija-chan!, Te mostrare lo que son fuegos artificiales..!-- aun con su sonriza triunfante, mirando alfrente--



    --¡Si!



    Rin solo lo miraba desde su lugar un tanto inquieta..



    --Pero..¡S-Shippo...!-- al ver que el kitsune se habia alejado en compañia del azabache, tuvo la intenciòn de seguirlo, pero..Los alagos y felicitaciones de los aldeanos la invadieron, seguian felicitandola y Rin, para no ser descortes tuvo que sonreir con el fin de responder a cada jesto que le daban los aldeanos...Pero no se sentia bien ahora..-- Gracias..



    .-



    --¿Que son los fuegos artificiales, Shippo-san?-- enarcon una seja mirando desde su altura a la altura en alto que llevaba ver a los ojos al zorro--



    --Pues..Como dice su nombre-- aclarandose la garganta-- Son fuegos en luces muy bonitas, de distintos colores que alumbran el cielo, y otras...Puede tomarse con la mano; Pero debes de tener cuidado



    --Oh..¿Pero, es fuego de verdad?



    --Bueno..--buscando la respuesta se rascon un poco la cabeza-- Si, es fuego Seija-chan, pero, artificial...Por eso es que llevan ese nombre...--uns sonriza adorno sus labios--



    --¿Entonces no queman?



    --Eh?, No, digo, ¡Si!, Por supuesto que queman, por eso debes de tener mucho cuidado con ellos-- menciono frotandole una vez mas la cabeza al chico, Seija a esto solto una riza infantil--



    --Jeje, Shippo-san-- llamo al nombre de este, llamando su atenciòn-- ¿Podria enceñarme uno?, quisiera ver esos fuegos artificiales...



    -- Bueno, no se si...



    Penso por unos segundos si enseñarle al chico tales cosas, la verdad es que la persona que siempre le daba y regalaba ese odjeto, era la propia miko quien siempre le traia de su epoca eso y muchas otras cosas, pero ahora...


    Eso le traia nostalgia, y dolia..



    Ya hace un tiempo se habia encontrado entre su haori unos cuantos tabaquitos, tres estrellitas y un pequeño cohetico que luego de hacer un show de luces, este explotaba, y el se sorprendio del hecho de tener eso en su ropa ayi guardado; Pero se habia alegrado cuando al tomarlo entre sus manos, quizo buscar el aroma de quien se lo habia odsequiado, y lo encontro..



    Cerezos..



    Quizo hacer algo con ellos, tomarlos como algo suyo, ya por ser un zorro quizo tener en su poder algo similar. Y al final lo pudo lograr..
    Perfeccionando un truco de multiple y copia, pudo en la consentraciòn de un entrenamiento concentrar todo su poder en su mente y manos, y se esforso al maximo el tratar de copiar esos fuegos artificiales, no lo logro al principio...No, le costo mucho tiempo hacerlo...



    Pero, al final pudo lograrlo; Y mas, ahora habia creado unos nuevos y muy distindos a los que le habia entregado la miko a el, eran mas brillantes, mas pequeños, mas grandes y..Mas peligrosos..


    Shippo suspiro, enseñarle uno no haria daño, ¿No?


    Tal vez podria enseñarle pero, el mas inofencivo.




    --Esta bien, Seija-chan-- sonrio con fuerza al niño, este en respuesta empeso a brincar de felicidad-- Te dare...



    Una estrella



    Shippo En cuestiòn de segundos habia empezado a sacar de su camiza unas cuantas estrellitas , todas lucian diferentes, unas cortas unas largas otras mas gruesas mientras otras mas delgadas; Para los ojos del azabache esto era nuevo, y el brillo que odtenian sus ojos al ver tales "estrellitas" isiseron reir con gracia al joven anaranjadiso.


    Sin duda se divertiria con ello..



    --¡Sugoi! ¡Es..Es..!



    --Jajajaja....Exacto Seija..Ten-- le extendio con su brazo izquierdo dos diferentes, pero siendo el mismo; El pequeño en respuesta sonrio antes de arrebatarselo de las manos al kitsune--



    --¡Bien!



    --Comenzemos...



    .-




    Luces, chispas y humos se podia ver desde ayi. Con una sonriza miraba con un brillo en sus ojos como los niños, ancianos y adultos caminaban y reian en toda la aldea, muy felices compartiendo como una familia..
    Ese tipo de fiestas jamas creyo que se pudiese hacer, y menos para ella, pero; Se sentia triste, muy triste..
    Su amo ya hace horas se habia marchado, y aun no regresaba, el kappa quien habia quedado a "cargo" de ellas tres aun permanecia en la aldea, pero por el "fastidio" se quedo dormido, las gemelas lo cuidaban, al parecer su amo bonito lo habia olvidado. Rin sonrio a lo triste bajando un poco su rostro..



    Su querido Shippo, quien se encontraba con ella pasiando por la aldea, la habia dejado sola con los aldeanos en medio de la calle, porque se habia tomado el tiempo de jugar con el pequeño Seija, pero eso no deberia de molestarle, no; Al contrario, debia de alegrarse por lo menos de tener su presencia serca a ella, por todo el tiempo lejos ahora debian aprovechar estar mas unido como familia que eran...


    Aunque esas ultimas palabras dolian..


    Porque, pensandolo bien, quien habia hecho posible que ella tuviera una nueva familia, aparte de su querido amo, habia sido...




    --¿Rin?



    En silencio por estar sumergida en sus pensamientos, miraba con tristeza la aldea, pero no se habia dado de cuenta de quien tenia al lado.


    Pero, al escuchar como la voz la llamaba a segunda vez, no pudo evitar sobre-saltarse. Y el contrario rio.




    --Jajajaja, ¿Porque tan nerviosa Rin?, deberias de estar feliz, todo el pueblo esta celebrando tu nuevo año que cae en ti-- ese comentario salio un tanto alegre, crusandose de brazos. Se sentia frustrado, y molesto, pero no podia estarlo en esos momentos. La azabache estaba de cumpleaños y debia hacerla sentir bien, aunque, hacerlo no era su especialidad-- Pero..Fhe!, La verdad es que estan haciendo mucho escandalo..


    --¿De verdad cree eso?-- solto una risita infantil antes de mirarlo a los ojos; Ambar-- Usted es muy sencible a este tipo de cosas..



    --Hay niña--con fastidio- Suenas como si yo fuera tan viejo...



    --Bueno, lo siento, pero es que Shippo me dijo que usted tenia mas de dos mil siglos y que como perro que era, era legendario de..



    --¡QUE!-- no dejo que la chica culminara con sus palabras-- ¿¡Como que dos mil siglos!?, ¡Fhe!, ¡Yo no soy tan ancestro!...Ese enano..-- la colera adorno su rostro, dandole una imagen infantil, pero molestas. Rin un tanto tranquila, solo sonrio a lo dicho-- Me las pagara..



    --Usted si que es gruñon, Inuyasha-sama...




    Ese comentario solo hiso responder al hanyou con un bufido, fastidiado aun por el hecho de que creian que el..
    Era tan viejo..



    .-



    --¿Inuyasha-sama?



    --¿hm..?



    Suspiro con una sonriza la chica, estando en lo alto de las escaleras del tamplo, se sento en un escalon-- Crei que ya se habia ido..



    --Bueno niña, si quieres que me valla..



    --¡No, no!, no es eso...Yo-- callo de inmediato, soltando un suspiro resignado. Pero Inuyasha pudo percibir la tristeza que la chica tenia, y fruncio el ceño un tanto molesto. Encaminandose hasta quedar aun lado de
    ella. Se cruso de brazos a lo cotidiano-- Usted por casualidad, podria hacerme un favor...Inuyasha-sama..



    --Uhm?...Un favor dices?-- desde arriba la miro un tanto dudoso, esa chica haveces lo confundia con su forma de actuar, tan alegre, tan sonriente para en cuestiòn de segundos caer deprimida y...Luego actuar como si nada hubiese ocurrido...Esa forma de ser eran tan..--



    Igual a ella...



    --Si, por favor..



    --Bueno-- se rasco un poco la cabeza pensando en si hacerlo o no, pero la sonriza que dio la chica lo iso bufar de fastidio. Esa escena de ella le traia mucha nostalgia, asi que tratando de olvidar su pasado, acepto--Bien...¿Que quieres niña?



    --¿Usted rastrea, no?



    --Eh?, ¡Me estas llamando perro!



    --Eh..No, no..!, No es eso, solo que, Shippo..



    --Shippo, Shippo, ¡Ese Enano cabezotas me las pagara muy caro!,¿¡Tambien te dijo que soy un sagueso o que?



    --Calmese Inuyasha-sama-- una sonriza nerviosa cruso por sus labios al ver lo afectado que se encontraba el hanyou ante esto-- Mire, le pediria esto personalmente a Shippo, pero... El, esta muy ocupado..



    --¿Ocupado? Fhe!...Solo haciendo niñerias-- expreso volviendose a crusar de brazos antes de volver su mirada, ahora molesta, hacia la aldea-- Pero dime Rin...¿Cual era el favor que querias que te hiciera?



    --¿Inuyasha-sama..?-- su nombre salio cual susurro por el asombro que sentia. El hanyou habia tomado eso muy serio, por lo que esas palabras salieron firmes, y le sorprendia el caso de saber que estaba interezado--



    --¿O solo era una mala broma?-- no, el no estaba jugando. Rin se levanto un tanto intranquila negando de ese hecho.--



    --¡No, no!, por supuesto que no-- pero dejo que sus labios se adornara con una sonriza al saber que el hanyou hacectaba ayudarla, bueno, haciendole un favor-- Me alegra que acepte...Vera...--estando en un escalon menos, miraba de frente al hanyou, quedando el frente a ella--¿Queria saber si por casualidad no sentia cerca el olor del amo Sesshomaru?



    --Sesshomaru...?-- cerro y abrio barias veces enarcando una seja-- El te vino a ver temprano, ¿No?



    --Si...Pero se fue al momento, segùn, volveria al atardecer... Y la verdad es que hoy estuve ocupada--respondio un poco obvia la chica, desviando su mirada de vez en cuando del ambarino--



    --Y aun no a vuelto-- menciono con fastidio sin mucho interes en la conversaciòn-- Y dime, ¿Dejo a ese kappa-busu en la aldea?



    --Si, Sonomi y Naomi lo estan cuidando..



    --¿Cuidando?, ¿No deberia ser alrebes?



    --Bueno es que...--se rascon un poco la cabeza nerviosa ante lo que iva a decir-- Al parecer tuvo un cruze de palabras con Miroku-sama y, por lo que se Miroku-sama lo golpeo con su baculo en la cabeza y...



    --Lo puso a dormir-- cerro sus ojos tranquilo-



    --Si, y las gemelas fueran las que se quedaron a cuidar de el-- enfatiso sonriendo con alegria al platinado, e Inuyasha quien se mantenia con sus ojos cerrados simplemente respondio--



    --Bueno..--y abrio sus ojos topandose con unos marrones muy brillantes, algo que lo sorpredio mucho por el hecho de descubrirse odserbado, pero decidio mejor contestar para luego irse de ayi-- El aroma de Sesshomaru...No esta tan cerca pero..Es detectable..



    --¿No sabe si viene o esta quieto?



    --Fhe!, sin duda viene hasta aca niña.. Se encuentra en movimiento..--sus palabras cada vez mas se fueron apagando--




    El viento soplo con reveldia un poco fuerte, a lo que Rin tuvo que poner presiòn en su bestido por el frio que sintio recorrer su cuerpo. Los cabellos platinados del hanyou fueron mecidos conjunto a los de la azabache. Pero su mirada la mantenia seria hacia un lugar indefinido, pero tratando de encontrar lo que percivia empezo a mirar a su alrededor..



    Un aroma nuevo habia llegado a sus fosas nasales, pero..Se corrijio de inmediato.


    Dos, eran dos aromas. Uno muy conocido para el, por el tiempo que en el pasado habia conllevado en su precencia, y otro, que habia reconicido mas gracias por, el olor a la sangre que este estaba botando.



    Rin atenta solo veia el rostro intranquilo del hanyou, y se decidio a preguntar.




    --¿Inuyasha-sama?¿Que pasa?-- este siguio mirando a su alrededor, ignorando la pregunta de la chica. Y su vista se posiciono a lo lejos en donde unos ojos verdes se habian crusados con sus ambar, este tambien se encontraba intranquilo y se pudo dar cuenta que, el chico tambien se habia percatado de las dos presencias--



    --Shippo..



    Y en cuestiòn de segundos se vio como el kitsune un tanto agitado empezaba a caminar hacia las escaleras del templo, quedando cerca del hanyou y de la azabache, esta ultima aun no sabia de la situaciòn.



    --Shippo..?--sorprendida miro al kitsune--



    --Tu tambien lo sentiste enano



    --Estan a kilometros Inuyasha, debe estar erido-- sus palabras eran de preocupaciòn, mirando unas que otras veces a la azabache, no era correspondiente decir nombres en esos momentos--



    --Si, la sangre se distingue mas rapido..Ish!-- removio un poco su nariz por esto-- Sera mejor ir a por ellos..



    --¿De quien hablan?


    --Rin quedate aqui...--ordeno el youkai mirandola directamente, Rin solo asintio-- ¡Ikko, Inuyasha!



    --hm..



    --¡Espere Inuyasha-sama!



    Ya el youkai se habia adelantado, Inuyasha ya se disponia a correr cuando la voz de la chica lo detuvo.



    --Rin...?



    --¿Que es lo que ocurre?¿Porque van al bosque?, ¿Quien se acerca?



    --Haces muchas preguntas Rin, pero solo te pido que esperes aqui..--volvio su mirada al frente ya no viendo al youkai, ya le costaria alcansarlo-- Shippo y yo buscaremos a Kirara y a Kohaku..



    La chica sorpendida ante esas palabras vio como el hanyou ya sin mas que decir , rapidamente se fue al
    bosque en busca de esas dos presencia. Kohaku estaba cerca..



    --Kohaku...



    --¡Rin-chan!



    --Eh?-- rapidamente se voltio a quien le llamaba-- Sango-san..



    --Rin, ¿Que a ocurrido?, ¿Porque Inuyasha y Shippo se an ido de esa forma a el bosque?--




    La taijiya quien desde lo lejos disfrutaba en compañia de su esposo e hijos, mientras mirava a su alrededor buscando a la azabache correspondiente a esa fiesta, tambien preocupada por el hecho de aun no ver a su hermano llegar, ya se hacia muy tarde. Y su vista se clavo en las escaleras del templo en donde tres figuras ya sian reunidas, las reconocio rapidamente pero, se sorprendio al ver como el hanyou y el youkai rapidamente se marchaban hacia el bosque, dejando a una azabache muy preocupada...



    Rin viendo la oportunidad frente a ella, respondio un tanto preocupada.



    --Sango-san, Inuyasha-sama menciono que el y Shippo hirian a buscar a Kirara y a Kohaku..



    --A Kirara y a Kohaku, ¿Estan ya aqui?-- la taijiya aun no caia en cuenta la preocupaciòn que tenia la azabache--



    --No lo se, creo que estan eridos-- su vista rapidamente volo hacia la direcciòn que habian tomado los dos hombres-- Escuche como Inuyasha-sama mencionaba algo de sangre y que era mucha..



    --¿¡Sangre!?-- penso rapidamente esto. Si su hermano se encontraba erido, eso explicaba el porque de su retraso para su llegada a la aldea, y Kirara, ambos estaban eridos. El hanyou y el kitsune se habian adelantado pero, aunque sabia que eran rapido ella no se quedaria alli esperando no, tambien iria en busca de su hermano-- Debo ir a ver..


    Estaba decidida.



    --Sango-san...Dejeme ir con usted..



    --No Rin, puede ser muy peligroso... Sera mejor que te quedes aqui a esperar-- sus palabras seria le decian todo, una mirada seria le dio Sango por ultima vez a la chica antes de hecharse a correr a toda prisa hacia el bosque...Aun sin importarle la falta de armas--



    --Peligroso o no...No pienzo quedarme aqui..Lo siento Sango-san-- la chica decidida se interno en la cabaña de la anciana tomando con rapides su arco y flechas, para luego sin mas que esperar hecharse a correr a direcciòn del bosque--



    Un presentimiento extraño le oprimia el pecho, mientras corria sentia como si alguien la vigilara, a lo que puso mas preciòn en la madera de su arco, su carcaj, lo mantenia sujetado de igual modo en sus hombros.




    Debia darse prisa, correr y tratar de alcansar a la taijiya, al hanyou, a su Anii-chan...Y asi ayudar al taijiya que ahora se encontraba erido..



    --Kohaku...




    El bosque gruño ante la precencia pura de la chica, y mientras corria el viendo junto a la chica, en el interior del traje de la pequeña azabache se podia ver como una luz dorada crecia..


    Un odjeto sagrado que le habian regalado ese mismo dia pero, que ella olvidaba que llevaba alli..


    Solo queria llegar lo antes posible...





    Continuara...


    -------------------------------------------------------------------
     
  5.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    6412
    Luna Sangrienta


    ¨*¨LeintniRousshLin¨*¨


    .
    .

    Capìtulo 04



    _Noche sin Luna_





    La noche habìa caìdo al fin, noche sin luna era la que se presentaba ese dìa tormentoso, pero la descipciòn no era por causa de la lluvia, no...
    Ese dìa parecìa haber sido el màs largo, y las muchas cosas extrañas con que se habìa encontrado lo habìan dejado pensando, ¿Tan imposible de creer que habìa sido esa informaciòn dada por el àrbol que, lo habìa dejado pensando?...

    No se negarìa a los hechos, a fin de cuentas, sì que no se habìa esperado saber algo asì de ilògico, porque asì es como lo llamarìa, ilògico.

    Le era inquietante de saber que , despuès de todo, todo aquello relacionado con las extrañas muertes y desapariciones de youkais en los ùltimos cinco años, habìa sido a voluntad y gracia en manos de una de clase sagrada...
    De una miko, una miko que ya màs de seis años, habìa desaparecido...

    Pero sabia que no podìa engañarse, ella deberìa para ese tiempo ya estar muerta..


    --Sesshomaru-sama...Rin lo estaba esperando..-- su rostro un tanto cansado miraba como de perfil su amo en silencio miraba hacia el cielo, lo notaba muy pensativo--

    --Hm, te deje a cargo de ella...--menciono sin muchas ganas el daiyoukai-- Pero hay cosas muy importantes que debo atender..

    Yaken se sorprendiò por la respuesta ràpida de su amo, daba a entender que estaba de buenas pero, mejor seria dejarlo tranquilo y hacerse a un lado.

    --Hi, Sesshomaru-sama...--una pequeña inclinaciòn de cabeza y ya tenia la intenciòn de retirarse hacia Ah-Un, pero el platinado lo evito--

    --Yaken..

    --Hi!, Sesshomaru-sama

    --Mencionale a Rin que las heridas del Taijiya no sanaràn tan ràpido a menos que saquen el veneno que lleva en la sangre, si continua asi en menos de una semana morirà-- el viento soplo llevandose unos tres petalos de sakura, Sesshomaru con tranquilidad se incorporo con intenciòn de retirarse del lugar--

    --¡Ahora mismo Sesshomaru-sama!-- era de noche, eso era seguro, pero la hora estaba muy habanzada ya, y Yaken un poco dudoso tuvo el impulso de hecharse a correr hacia la cabaña en donde descanzaba la pequeña azabache, pero, la voz frìa de su amo lo congelo--

    --Ahora no Yaken, menciònalo al despertar...Mañana cuando le toque revisar una vez mas las heridas del humano..--frunciò el ceño molesto por las idioteces de su subordinado, tenia pretendido ir a despertar a la chica a tan altas horas--

    --H-Hi, Sesshomaru-sama...Pero, ¿ Es que piensa volver mañana a la aldea?

    --No

    --Enton..?

    --Tu te quedaras aquì con ella, Ah-Un de igual modo-- le dio una mirada dejàndole esto muy en claro, Yaken a esto tuvo que tragar duro sintiendo como el sudor frìo corrìa por su cien-- Tengo cosas que atender y que resolver aun-- sus pies dando media vuelta empezaron a habanzàr para su retirada-- Esa chiquilla no aparecerà por si sola...

    Aunque esas palabras fueron para el, Yaken quien permanecìa en silencio las pudo oìr con claridad , sintiendo que su amo se encontraba frustrado al decir esto. ¿Chiquilla?, ¿De que chiquilla estarìa hablando su amo?, era evidente que su amo estaba frustrado ante algo...

    Estaba distraido..

    Yaken aun en silencio vio como el daiyoukai siguiò mirando por unos momentos el cielo,no comprendìa que era lo interesante; Despuès de todo esa noche no contenia luna, estaba solo la iluminaciòn de las estrellas. Momentos despuès decidiò por irse, envolvièndose en una esfera de luz y, desapareciendo entre las inmencidad del cielo..

    --Sesshomaru-sama esta un poco distante...--menciono un tanto pensativo el kappa-- Hace tiempo que eso no ocurrìa....No desde..

    Grr!

    Ah-Un ayì en precència hicieron protesta interrumpiendo al kappa-youkai, quien atento a esto solo miro fastidiado a el ryu-youkai de dos cabezas. Desde ahora permanecerìan en la aldea en custodia de la chica...

    ¿Que habìa hecho el para merecerse eso?

    --Vamos Ah-Un, busquemos un lugar donde dormir-- tomando las riendas del youkai, empezò a habanzar a direcciòn del bosque, pero con intenciòn de no alejarse tanto de la aldea--

    *****************

    En el interior de una cierta cabaña, una miko anciana dormìa tranquila en un futon en la esquina. Una joven azabache se mantena recostada en la pared de la cabaña, con su cabeza un poco inclinada hacia delante. Su futon aun lado permanecia ocupado por alguien mas; Un joven castaño que intranquilo se encontraba en la inconciencia, teniendo malestares a causa del veneno de serpiente que corria por sus venas, se notaba como entre quejidos trataba de avisar lo que sentìa, y luchaba por despertar de eso pero, el cansancio lo vencìa dejandolo una vez mas inconciente..

    El rostro soñoliento de la joven azabache se vio despertar con preocupaciòn y suma lentitud. Dolìa dormir de esa incomoda forma, sin poder recostar su cuerpo y dejarlo descansar pero, en esos momentos no le importaba; Para ella era màs importante el bien estar del chico que entre convulciones se mantenia recostado en su futon..Su vista en cuestiòn de segundos se volvieron a el...

    --Kohaku...

    Sabia que dormia, o almenos descansaba, por ello no la escucharia. Cuando lo habìan encontrado, quien en realidad los que lo encontraron primero fueron el hanyou y el kitsune, ella al llegar vio como la taijiya ya se encontraba en precencia de su hermano. Lo habìa dejado recostado bajo un àrbol junto a la gatita que tambièn temblaba por la fiebre, segùn habìa dicho el kitsune cuando encontraron al chico, este ya se encontraba inconsiente y estaba apunto de caerse pero, a tiempo lo pudo sostener para que este no se llevara el dolor del golpe que se ganaria.

    Rin habìa tratado que curarlo de inmediato y se lo propuso pero, Shippo le habia ordenado que no lo hiciera, era mejor que lo revisaran primero antes de tratar con el, no fuera que por alguna equivocasiòn llegasen a empeorar el estado del chico. Pero ella no entendia porque el kitsune le decìa eso, ella habìa visto que tan solo era una pequeña pero profunda herida, no era tan gran cosa..
    Pero luego de unas cuantas palabras se dio de cuenta que el chico tenia razòn, la herida estaba infectada, en ella se podia notar un poco el poder maligno que conllevaba tal veneno. Y no le quedo de otra que esperar..Pero..

    Aun no sabia realmente que hacer...

    --Ya veras que te mejoraras Kohaku, yo me asegurare de eso...

    Fuera del tema de ella, se podia notar como la oscuridad cada vez mas ìva ganando. En el interior del traje de la chica se vio como otro resplandor dorado empezaba a aumentar, pero Rin era ignorante de esto. El brillo al aumentar creaba una especie de hondas dispersando en la ida la precencia de la misma, el odjèto que guardaba Rin en su traje.

    La flauta ìso una tonada en eco tan silencioso que la chica no la pudo notar, parecia que el sonido era parte de la noche...Ante esto sintio como el sueño la empezaba a vencer, poco a poco sin control de sus actos terminar dormida aun lado del joven castaño..

    Esa nota habia hecho un enorme cambio y, enviado al extreriòr su propia hubicasiòn..

    *****************

    Sus pasos eran silenciosos en esa noche sin luna, conllevando con ellos el compas que hacia los movimientos del viento, su capa tapaba su rostro que en esos momentos permanecia frìo..
    Sus ojos queriendo tenerlos a su favor, los cerro por unos momentos al detener por completo sus pasos. Llevando màs presiòn en esa cosa que llevaba en sus brazos al estilo nupcial, era claro que desde ahora estaba condenada a cargar con la carga de proteger algo que a ella no le era de interes..

    Solo simple curiosidad.

    Volvio a abrir sus ojos mostrando la claridad de su mirada azuleja a causa de su cegues. Sintio como el pequeño "ningen" que llevaba en sus brazos se removia, ya estaba despertando..

    --hmm....hmm-- el rostro del chico cubierto por sus flequidos azabaches, mostraban ante la naturalidad su soñolienta mirada, y sus ojos cansado parecian buscar algo-- donde...estoy..?

    Cual susurro se escucho salir de sus labios, aun sin percatarse del hecho que se mantenia entre los brazos de la miko. Esta con pasiencia se mantenia quieta ante los movimientos torpes del niño, sabia que aun permanecia entre dormido y que su sueño podria llegar a irse cuando se diera de cuenta que no se encontraba solo...

    Cuando supiera que desde ahora, ella seria quien lo cuidaria...

    --Usted....

    Ya se habìa dado de cuenta. La miko en silencio a todo, solo bajo mas su rostro en contestaciòn como haciendo saber que lo miraba, en cambio en el fondo sabia que era un engaño en contra del chico. El azabache no parecia asombrado ni asustado, la azabache lo sintìo relajado ,tranquilo , como si desde un principio habria esperado que fuera ella con quien se encontrara..

    Pero le parecio adsurdo.

    --Me recuerdas..

    --Si, usted es la linda señorita que me ayudo con el youkai en la mañana...Cuando trataba buscar ayuda..--menciono el chico un tanto cohivido--

    --Si...Pero, no fui yo quien te ayudo en todo este tiempo..Tsue..

    --¿Como..?, usted sabe mi nombre-- tan claro, el niño estaba como cuando le dan un dulce que probar. Aunque no podia verla a los ojos, aun asi sonrio con alegria--

    La miko parecia confundida ante esta reacciòn. No se habia percatado que lo habia llamado por su nombre.

    --Si...Es cierto

    --¿Y como lo sabe?, No creo que me conosca en realidad yo, jamas la habia visto antes..-- el chico un tanto intranquilo espero la respuesta. Pero al parecer aun no se daba de cuenta que estaba ciendo cargado por la chica--

    --No, no te conosco. Un youkai fue quien me hablo de ti Tsue-- sabia que con esa respuesta era posible que hiciera entristecer o enojar al chico, pero no le importo, de igual modo ¿Para que mentirle?, ya el chico tenia doce, tenia que aprender algun dia a defenderce solo. Sintiendo el silencio del chico empezo a avanzar--

    --Un youkai..--susurro bajando la mirada un tanto serio. Y fue alli cuando se dio de cuenta que, estaba siendo llevado por la chica. --


    Aunque se sorprendio un poco, se sintio pequeño al ver como tan tranquila la chica caminaba firmemente en silencio. Tsu no sabia que decir realmente ante la situaciòn..
    No le extrañaba mucho despues de todo, muchos youkais siempre lo llegaban buscando en su aldea cuando el vivia junto a sus padres, hermanas y abuelos. Siempre con intenciòn de matarlo..

    El porque el no lo sabia, pero..Habia uno en especial que siempre se mantenia cerca, el lo podia sentir cada vez que iva solo al bosque, cada vez que se disponia a buscar llervas medicinales para su madre..Siempre era vigilado..

    No le extrañaba el hecho de que un youkai supiera tanto de el..

    Con sus ojos mirando distante hacia otra direcciòn, decidio tranquilizarce y estar quieto en precencia de la chica.

    --Y digame...Ese youkai, le menciono lo que yo...

    Pero no continuo, se inquieto cuando sintio como la chica detenia sus pasos. Solo levanto su rostro a ella..

    --Dime Tsue, ¿Sabes lo que eres?-- pregunto la chica sin mirarlo--

    --Lo que soy..?

    Lo entendio, pero no al momento. Si la chica se referia a su especie...Pues, si...
    Como no saberlo, el mismo llegaba a conciderarse un mounstro. Y eso que aun no llegaba a tener la habilidad de transformarse por completo.

    --Tsue..

    --Si lo se señorita, lo se..--los animos del chico de un momento a otro decayeron, y la miko se dio de cuenta--Soy un mounstro..

    --No, no lo eres..

    No tenia intenciòn de parar ayi, pero la noche ya desde mucho habia caido. El niño era normal que se llegara a sentir cansado, y la verdad es que ella tambien estaba sintiendo ya el cansancio, pero el de sus pies...

    Sin esperar a que el chico respondiera, con suma tranquilidad se fue hagachando sujetando al niño con fuerzas, ante esto inconcientemente los brazos del joven sujetaron con fuerzas por fuera de la capa el cuello de la chica. Sus ojos miraban un tanto temerosos hacia el rostro oculto de la chica, un tanto con curiosidad por saber que tanto ocultaba...

    Y la miko lo sentia, pero, lo que tanto le parecia curioso era el hecho de saber que..

    El chico no le temia por lo que era...

    Se aseguro de dejar al chico sobre sus pies, dandole a entender que desde ahora caminaria, y el joven azabache entendio eso, no se nego ante esto y con un poco de arrepentimiento se fue soltando del hagarre de la azabache.

    --¿Porque cree que no?, usted misma menciono que no me conoce..

    --Porque no siempre lo que se ve en tu interior es lo que realmente crece en ti, sabiendose que de quien hablamos es de tu verdadero yo..

    --No comprendo..--su rostro mostraron su confuciòn, con su mirada hacia la altura de la azabache.--

    La miko parecio soltar un suspiro cansado, el explicar algo ya no era algo que fuera de ella, no, ya no perdia su tiempo en ello, ya por ser que ella siempre estaba sola.

    --Para lo mas normal, es evidente que no has llegado aun a un nivel de descoltrol en tu cuerpo, Tsue..Jamas te has transformado al màximo, solo has sentido el dolor del proceso al hacerlo, pero aun no te has transformado.

    --Si, es correcto lo que me dise señorita pero..No puedo hacerlo, no aun--nego cerrando por un momento sus ojos, llevando una de sus manos a su nuca y sobandose con ella esa zona. Para el habeces se le hacia duro pensar-- No almenos que...

    --..Hmm?

    --Tenga a un familiar cerca, o mejor definido...A mi progenitor-- era verdad, aun recordaba esas palabras que le habìa dicho su madre sobre su transformaciòn, nunca le gusto el hablar de ese tema, pero su madre siempre parecia preocupada ante todo, sobre protegiendolo...--

    --El verdadero

    --Si, es curioso que tambien sepa eso..--una sonrisa curiosa salio de sus labios. El comentario de la miko le habia dejado muy en claro que ella tambien sabia sobre su verdadero progenitor...--

    El tema se vio detenido por el soplar del viento. La de la katana escarlata guiro un poco su rostro a direcciòn alcontraria al centir una precencia rapidamente aproccimarse a la velocidad de la luz, ya estaba casi ayi, aunque tambien podia sentir una segunda. Sus manos rapidas sostuvieron de la empuñadura la espada oculta.

    El chico parecia inquieto, miraba a su alrededor algo, una precencia, un iman que lo llamaba, y entre sus ropas sintio el jalon de algo, y en cuestiòn de segundos su mirada bajo a esa zona. Entre su cintura...

    Sus manos tomaron rapidamente la piesa valiosa que ahora parecia despertar, alsada a su rostro la contemplo por unos instantes.
    Era la daga que lo mantenia tranquilo y lo tranquilizaba en momentos de su transformaciòn...
    Pero tambien era la misma que le habìa regalado su madre...
    Se lo habìa encargado como un tesoro valioso...


    --A despertado..Pero, eso solo funciona si..



    Una onda de poder se sintio resoplar por la zona, movimiendo con el acto los àrboles que ahora inquietos hacian el sonido de sus hojas al bailar. La miko de inmediato sintio el poder que habia sido mandado desde kilometros, lo que habia chocado contra ellos habia sido una onda de poder, como llamando o dando ubicasiòn de algo...

    Era maligna llevando en el interior una gran porsiòn de poder sagrado...
    El chico tambien lo sintio, unos dos pasos dio hacia tras cuando conjunto a la onda de porder vino una rafaga de viento que con la fuerza solo se impacto contra el, o mas especificando, su daga; Habìa dado un brillo enorme rodeada de eneguia, con ella parecia que algo hubiese entrado en ella...

    Pero estaba inquieta, parecia que queria ir a alguna parte..
    Eso era imposible, almenos que..Quisiera reunirse con las otras armas..

    --Tu verdadero nombre Tsue, ¿Sabes cual es?-- su voz se iso mas fuerte, el viento parecia aumentar--

    --Eh?.--a que iva esa pregunta, no lo sabia, pero sentia en el ambiente que habria un cambio radical. Respondio en duda-- No se, madre jamas me hablo de otro nombre..

    --Pues debes de tener muy en claro que desde ahora cuando te vallas a identificar utilices otra identidad. La verdadera..

    --Pero señorita..

    --Eres Ryoryu no Ryuutsuke, Tsue, desde ahora...-- dijo guiando su vista empezando a enrojisarse a otra direcciòn. Ya sentia que la precencia estaba mas cerca-- Te lo digo porque es propable que desde ahora tengas muchos problema a causa de mi presencia, ¿No sabes quien soy, verdad?-- no lo miro esperando la respuesta, sus ojos aun no estaban en su totalidad aun en rojo--

    --No..

    --Pues hasme la pregunta, ¿Quien soy?--demando sintiendo la incomodidad del chico. Tsue no muy de acuerdo dio un paso atras--

    --No es necesario señorita..

    --¿No me temes?-- aun asi no lo miro--

    El chico no entendio, pero se aseguro.

    --No--fruncio el ceño--

    --Niciquiera sabes que soy, o quien soy

    --No, pero no estoy interesado, aun no

    --Pues dejame decirte que estas cometiendo un error a no hacerlo aun-- ya estaba cerca. Su vista ya estaba en sangre--

    Frunciò el ceño sintiendose precionado, la miko le hobligaba a algo, el no entendia la incistencia de la chica. ¿Quien era realmente como para decirle eso?,no la creia mala pero, desde un principio debio pensar con quien realmente andaba. La chica bestia muy extraño, sus ropas negras dejaban mucho que pensar..

    Tal vez la chica tenia razòn en algo, era un error lo que hacia pero, ¿Como decir que ella era mala?, no pensaba de ella de esa forma pero, su madre una vez le menciono que "las apariencias engañan", no siempre se es lo que uno piensa de alguien...

    --Niño--gruño ya lista. El atacante se habia detenido--

    --¿Cual es su nombre?-- no pediria mas, solo su nombre. Mas adelante se encargaria de ver lo que realmente...Era ella--

    --Solo eso..Si es suficiente para ti, Hm-- se endereso cerrando los ojos, respiro el ambiente rastriando el olor de su vigilate. Onix, era otro quien la seguia. No le seria dificil-- Kagome, Kagome Higurashi...

    --Ka..Kagome..?-- extraño nombre, penso, luego se endereso mirando de espalda la chica-- Kagome-sama...

    --Hm--una sonriza insuficiente se formo en sus labios. Ya el youkai que se ocultaba habia estado mucho tiempo ayi oculto-- Creo que has recibido mucha informaciòn youkai...Tu escondite no te cervira de igual modo, eres vicible para mi..

    --Esta oculto..--se habia sorprendido. No habia sentido la precencia del youkai cerca. Y miro a la chica un tanto dudoso-- Usted, Kagome-sama, ¿Es una miko?

    Ella no contesto, su silencio solo dio paso a un movimiento rapido de entre los arbusto, y un ser de no mas de cinco metros se hiso precente. Miraba sadicamente al niño, y Tsue se repucno, la miko esperaba sus movimientos..

    --Jah!, niño tonto, vas en compañia de la miko mas cruel que exista, estas loco si crees estar a salvo con ella-- otra risa irritante--

    --¿Y tu aseguras que contigo estara bien?-- sus manos guardaron una vez mas la katana con sigilo, miro al youkai no muy con agrado, y fruncio el ceño al sentir su maldiciòn hacer efecto. Mas sangre..--

    --Tal vez no, miko-- su sonriza...Desagrado a los ojos miko, era una de las ventajas de tener ese poder, podia mirar una vez mas..--Pero si puedo asegurar que estara mejor en las manos de mi amo..

    --Tu amo!?--la molestia lo invadio--

    Kagome solo lo miro de reojos, luego se volviero al Onix.

    --¿Quien es tu amo Onix?

    --Pues alguien que dudo que vuelvas a ver, pero...--una enorme arma que cargaba en una sola mano, sin mucho esfuerzo la levanto posicionandola en su hombro derecho-- Me dijo que te diera un mensaje...Agradece por ahora tomar la responsavilidad de cuidar a su hijo..--un gruñido sonò a estas palabras--

    Estas palabras sorprendieron al azabache.

    --¿H-Hijo..? Acaso..?

    --Asi que ese desgraciado es tu amo,Hm, pues mencionale que mejor sera que se ahorre sus palabras vacias. Tsue no llegara a estar en sus manos-- preparo sus garras tras su tunica dispuesta a atacar de una, aun sabiendo que asi le dejaria al descubierto al chico que, ella no era una miko normal, almenos no humana..--

    --Eso lo veremos..

    Kagome abrio sus ojos al ver las intenciones del youkai, y tuvo el impulso de detenerlo pero, fue muy tarde.

    --¡¡Tsue alej..!

    Pero aunque se volteo a detener al youkai , no le sirvio de nada; Ya el youkai no estaba.

    --¡Maldiciòn!-- maldijo cambiando su mirada a otra direcciòn.--

    Habia visto como el youkai momentos antes de desaparecer habia hecho algo extraño. estaba cambiando de aparienca, se estaba transformando en algo mas..Un youkai blanco.

    Muy igual al que se habia topado en el dia. El mismo que le habia dado informaciòn sobre el chico, solo que este era diferente...

    Sus pasos no se hicieron esperar y con sus ojos reflejando la misma muerte, se dirijio en busca del chico..

    Era una piesa muy importate desde esos momentos para ella..



    .-.-.



    Aumentando su velocidad corria hacia las faldas del bosque, la noche a pleno inicio de su nacimento empezaba a mostrar el bello astro que este otorgaba al mundo, pero para quien iva a toda prisa en busca de su presa no era mas que una simple distracciòn; Lo ignoro, bufo y maldijo.
    Poco le faltaba y ya se le estaba acabando el tiempo.

    --¡Sueltalo!-- su grito incomparable era como arma de doble filo, pasando junto al viento causaba un corrientaso para quien lo hubiese escuchado--

    --¿Porque?...¿tienes miedo de perderlo?-- era macabro sin duda, dolia mucho saber eso, para ella todo eso era un inferno; esquibando unos otros arboles a diferencia de los pinos, decidio saltar entre estos para ver si asi lograba alcansar a su enemigo mas rapido--


    --Miserable--mascullo frunciendo el ceño-- ¡Te matare por tu cobardia!



    Era algo que detestaba, en su estado como aprovechaba que en esos momentos se encontraba erida para atacarla, era todo un desalmado sin duda. Llevaba una espada guardada bajo su armadura de guerrera, no lo penso dos veces ante de con furia arrematar al perceguido, quien solo a metros seguia hullendo de ella; Lanzaria el ataque...



    --¡¡SANGRE ASECINA!!



    .-



    La respiraciòn acortada de ella solo era el sonido de frustraciòn, a todo eso que sentia al momento de matar a su enemigo, aunque sabia que el muy micerable habia escapado; Solo habia dejado un asqueroso titere en su lugar..


    Cobarde.


    Eso es lo que era.



    La noche seguia sus pasos, callendo lentamente bajo las faldas del nuevo dia; ella sin mucha gracia, con seriedad en su rostro se encamino hacia esa parte en donde ya mas que maltrecho permanecia el pequeño ser que se le hebia sido otorgado para cuidar, pero que el desgraciado a quien de aseguro permanecia oculto en su iguera de ratas, se encontraria riendose a yi oculto, habia tenido la insolencia de tomar de ella esa criatura tan importante para ella.
    Por lo sentimental, no; al final ella no sentia ni tenia sentimientos. Por la obligaciòn, pensandolo bien ella no se sentia obligada a cuidar del humano, No, en cambio a eso solo lo cuidaba por una corazonada, muy extraño a fin de cuenta, ella...


    No tenia corazòn


    Sus manos rapidamente viajaron a el cuello del chico, queriendo asi saber el pulso actual que tenia-- esta muy acelerado--fruncio el ceño con disgusto--

    Inconciente, si, asi se encontraba el chico; Pero por lo menos, no habia quedado erido.

    Agradecia el hecho de que fuera luna llena, su oportunidad de ver habian vuelto otra vez, solo por esa oportunidad, y la utilizaria para ayudar al chico.



    --Tsue...--su mano con temor la guio hasta el rostro del chico, tocando con delicadeza la mejilla del chico. Nunca habia hecho eso, almenos no en su estado. Y temia lastimarlo. Pero se relajo un poco al sentir lo calido que era el contacto de la mejilla del chico en su piel fria, ya hace un tiempo habia dejado de sentir esa sensaciòn--



    Pero no se habia dado de cuenta que a la luz , oscuridad, habia quedado en evidencia un curioso artefacto que oprimia su muñeca; Algo curioso, y brillo...

    Cerro sus ojos un tanto intranquila, el chico estaba lastimado y todo por sus descuidos, ahora que...



    Tiiiinn!!



    Sintio como un espasmo llego a ella, sintio una pequeña mano tocar la suya y al no caer en cuenta rapido a quien le pertenecia, en defenza rapidamente retiro su mano.



    El niño.



    --Eh...K-Kagome..sama?-- devil, si, se escuchaba devil, apenas audible. El chico un poco adolorido entre-cerro los ojos, mirando un poco preocupado a la chica--

    --Tsue...--aunque no lo admitiria, estaba feliz, el chico almenos estaba consiente, eso era un avance-- Estas bien...

    --Yo...jiji-- dejo salir una risita, un tanto devil pero como pudo le sonrio a la chica. No hacia falta mucho tiempo, apenas dos dias y ya se habia encariñado tanto de la chica. Sabia que no era humana, almenos eso creia, pero, tampoco era youkai, no sabia lo que realmente era pero, bueno, eso no importaba, la chica siempre se encontraba atenta a el, y eso le agradaba. Solo que le daba un poco de lastima el hecho de que, Ella, era ciega-- Estoy muy bien, Kagome-sama...

    --Me alegro por eso-- volvio a sonreir, su mano la volvio a esconder tras su capa negra, tendria que volver a ser fria, pero la sensaciòn de la calides jamas lo volveria a olvidar. Ya era e momento de irse-- Ven, sera mejor irnos..

    --Si..--fue su rapida respuesta. Kagome vio como Tsue trato de incorporarse, sabia que luchaba con el no mostrar dolor alguno, tratando de parecer lo mas tranquilo, pero, era mejor que no isisera esfuerzo, asi que se le ocurrio algo. No era suyo hacer eso pero, ahora que tenia una responsavilidad con el chico habian cosas de ella que sin duda cambiarian--

    -- No lo hagas Tsue-- ordeno siendo a como normal mente solia actuar, el chico solo la miro un tanto con duda-- Ven, yo te llevare


    --P-Pe..Pero...


    --Ven, ya es hora de irnos--esta vez dijo firmemente. A el pequeño Tsue no le quedo de otra que asectar las condiciones de la miko, ademas de saber que el se encontraba a su cuidado, y debia obedecerle en todo. En respuesta asintio ya resignado, una vez mas seria llevado por la chica--


    --Esta bien..


    Ya la noche estaba muy pasada, el frìo empezaba a aumentar, y ya al ser noche sin luna, a la miko se le seria un poco mas dificil saber en que direcciòn ir; Una idea habia surcado por su cabeza en ese momento, la soluciòn de como salir de eso mas rapido, el como devolver su vista por e momentos suficiente que debia de pasar, pero Kagome rapidamente se reprendio a esto, no podia hacerlo, porque sabia que si tomaba la iniciativa de vever el liquido rojo para su bien, era posible que su control..


    --¿Kagome-sama?

    Mas esta no respondio.

    Estaba en conflicto con ella misma, muy peligroso tanto para ella como para el chico. Los colmillos afilados de la chica en un rapido arrebato se mostraron ante la oscuridad, y como vino de igual manera se fue. Kagome mantenia su vista puesta en el suelo, ida, dolida sin poder abanzar. ¡Demonios!, necesitaba hacer algo, y rapido.

    --T-Tsu...

    --¡Kagome-sama!-- grito asustad, alo ver como la chica empezaba a devilitarse. Y sin dudarlo, olvidando su propia herida se deciso del hagarre de la chica para luego rapidamente colocarse aun lado de ella--¡Kagome-sama!..¿Q-Que..Que le ocurre?, Kagome-sama..

    Su voz se escucho romper, estaba preocupado por la chica. Quien ese momento mantenia su cuerpo y manos escondidas tras su capa negra. Su rostro se podia ver en adsoluto, tambien permanecia oculto, tan solo se podia ver una parte de su largo cabello sobre salir de los limites de la capa, y el pequeño al no recibir respuesta alguna simplemente se acerco mas, sin saber de el peligro que insinuaba eso.

    Kagome lo percibio, y su sangre se descontrolo.

    --¡P-Por favor!, A-Aleja..te-- su voz era mas quebrantada. Kagome tratanto de evitar contacto con el chico retrocedio rapidamente.--

    --Kagome-sama-- Tsue mas que preocupado parecia como si no la hubiese escuchado, la ignoro y al ver como la chica se alejaba el simplemente se acerco, tratando de sostenerla, evitar a que se alejara pero Kagome cada vez mas retrocedia--¡Por favor detengase!

    --P-Por..favor..--sus ojos no se mostraban por causa de la capa, pero en ellos solo se reflejaban el sufrimiento en la oscuridad. Y Kagome lucho por no terminar haciendo lo que su cuerpo deseaba. ¡Sangre!-- S-Solo...vete...Aleja..te de..M-Mi...--ya no lo soportaba...Ya le quedaba poco control..--

    --¡No, jamas lo are!-- era terco, si, era un adolescente de doce años de edad, y jamas le gustaba acatar ordenes a las cuales el sabia que eran innecesarias, como las de ahora-- Calmese por favor...¿Porque uste..?

    --No lo hagas-- sabia las intenciones del chico, tratar de acercarse a ella y tranquilizarla, si, pero, ella sabia que el chico no sabia sobre su secreto. Y sabia que cuando lo supiera el chico, se atemorizaria-- Vete, por favor-- sentia que su respiraciòn volvia a ser un poco mas tranquila. Auntocontrol-- Vete..



    Los pasos del chico se detuvieron, mirando un tanto serio al igual que de preocupado a la chica. Aun tenia su ropa oscura, ya le inquietaba el hecho de saber que rostro se escondia tras esa capa negra, pero, sabia que ese no era el momento de saberlo y fruncio el ceño. ¿Que pasaba si no se iva?, el no lo deseaba. Y vio como la chica teniendo tras su espalda muchos arboles, dando señal de que lo que venia era arboles, vio como esta luego de unos segundos en silencio levanto lijeramente el rostro, lastima, se dijo a si mismo , no habia podido ver su rostro, no habia luna llena.
    Y la chica aun con dificultad de recuperarse se dio la media vuelta, ingresandose mas al bosque. La verdad es que pensaba irse a un rio cercano. Debia alejarse del chico si queria su bienestar, por eso empezo a alejarse de el. Pero no contanto con algo...

    El chico la habia seguido, y quiso hacer algo pero..



    "¡Maldiciòn!..¿¡C-Como!?"



    Estaba sorprendida.

    Su cuerpo choco contra un àrbol, su respiraciòn se entrecorto a causa de un golpe que habia recivido su estomago , y tuvo la necesidad de cohivirse a causa del impacto, pero, unos brazos menores a los suyos la sujetaban de ambos hombros. Sentia un brazo pasar por medio de su hueso antes de llegar al cuello y un poco mas arriba del pechos, este le impedia moverse; Mientras que otra mano sostenia su brazo izquierdo, y Kagome no callo en cuenta quien habia sido el responsable de eso, y cuando lo supo solo fruncio el ceño.


    El niño.



    --Te dije que..Te fueras--molesta por la terquedad del chico, menciono con un poco de dificultad,--¿Què crees que haces?


    --¿Porque se comporta asi, Kagome-sama?--una daga sostuvo entre su mano, la cual se encontraba serca del cuello de la chica. Kagome no lo veia pero si lo sentia, y sus ojos cegados hicieron un extraño brillo al contacto de la iluminaciòn del brillo de la daga, pero decidio quedarse tranquila.-



    La verdad es que esa daga desprendia una extraña aura, no podia definir aun de que clase pero, la tranquiliso , su condiciòn de autocontrol fue ganando a ella, poco a poco sintiendose ya mas tranquila. Fruncio el ceño tras su capa, un tanto molesta por el hecho de que aun, no podia hacer nada, solo esperaria a que el chico hiciera el siguiente movimiento, queria saber de que modo podria llegar a actuar.


    Y lucho con ella misma.



    --¿Kagome-sama?-- se preocupo un poco al no odtener respuesta, y por ello sutilmente toco el pecho de la chica en el ledo en que se suponia, se encontraba su corazòn, no sintio ninguna reacciòn de negatividad por la chica y se confio. Mas sin embargo el hecho de no sentir palpitaciòn alguna por parte de la miko lo iso sudar frio, asustandolo un poco. No sentia su...--¡Kagome!



    Ella, lo escuchaba perfectamente, y al escuchar el dolor el su voz decidio seder.



    --Niño,¿Porque eres tan terco?-- su pregunta desconserto al chico, su voz era apagada-- Te ordene que te fueras...



    --Usted esta muy mal señorita. Me encuentro herido, lo se, y se que solo estoy encargado a usted , aunque no se por quien-- decia esto ultimo rodando los ojos-- Pero mis heridas se que sanaran, porque no son tan profundas. Pero usted, necesita descansar...



    Entonces era eso...El chico pensaba que su actitud era por falta de descanso. Almenos algo logico, penso la miko.



    --Ese no es el caso-- otra vez su misma actitud. Y el chico se fastidio un poco por esto, ya por ser que no podia ver su rostro bien, asi que sin permiso alguno, nisiquiera de ella, le arrebato de un solo sarpaso la capucha que resguardaba el rostro inerte de la chica--

    Kagome solo fruncio el ceño molesta, ya eso no se lo esperaba, y ya cansada de seguir esperando solo iso aun lado el brazo del chico que le oprimia el cuello, y de un movimiento rapido sostubo con rapides y fuerza el brazo que el apretaba el hombro, con ello dejando al chico un tanto desconcertado.

    --Kagome-sama

    --Por mas razòn devistes ovedecer a mi orden, soy quien decide si o no que hacer..-- su voz era mas ruda, y en efecto, estaba molesta--

    --Kagome-sama-- sus planes eran otros, aun teniendo la otra mano en donde sostenia la daga de oro maligna, tuvo la necesida de utilizarla. Sabia que lo que haria tal vez no haria muy feliz a la chica y tal vez acabara matandola.Penso el. Pero el trataria de que eso no ocurriera, buscaria ayuda de inmediato--

    --¿Cuales son tus intenciones?

    --Lo siento..



    Solo fue cuestiòn de segundos, antes de que el acto fuera percivido. Kagome miraba a ciegas aun lado del chico con sus otros sentidos a fondo activos, el olfato, el magnetismo que percibia mentalmente, el oido...Y el sonido de una oja al ser decenbainada llego como rayo a sus delicados sentidos, y abrio sus ojos un tanto ya activa y con la intenciòn de evitarlo, pero fracaso. Un movimiento rapido por el chico la habia dejado sin aire y un poco adolorida, y con su daga en ella podia sentirlo profundizar.

    La cuchilla del chico habia sido incrustrado en su estomago, y Kagome se dolio horrible. El dolor no era algo de la carne, no, su cuerpo ya estaba acostumbrado a eso, si no que, era como si un fuego la empezara a quemar desde esa parte de la erida y en aumento iva subiendo por su cuerpo, alcansando los demas organos, su garganta la paso hasta llegar a su cabeza, el cerebro, y al mismo tiempo que sentia una opresiòn en esa parte una envestida de calor la invadio en su pecho, en donde ya ase tiempo, no habitaba su perdido corazòn. Y sintio que el alma se iva de su cuerpo, las palabras murieron en su boca, su rostro expresaba el nada, el chico se habia dado cuenta.

    Al momento de retirar la daga de el cuerpo de la chica, rapidamente se iso aun lado, y sabia que eso habia sido necesario. Pero ahora necesitaria la ayuda de alguien para que pudiera cerrar las eridas de la chica.

    Tsue se sorprendio por la blancura y pureza que podia ver en el rostro tan frio pero confundido de la chica; Y podia asegurar que nadie antes habia existido con una belleza y una piel tan perfecta como la de la joven miko, era demaciado perfecta pero...
    Sus ojos se detuvieron en los oscuros y sombrios ojos de la chica, y por casualidad su mirada estaba como si, lo estuvieran viendo, y intranquilo solo menciono su nombre como un susurro...Esta no respondio, pero sabia que la chica no lo veia, no, sabia de su condiciòn y problema visual y ante este simple hecho se entristecio. Kagome ya no estaba en esos momentos conciente, ya se habia ido, y con su mirada perdida ya sin poder aguantar mas ese calor tan extraño, se dejo caer con brusquedad al frio suelo, pero en el proceso su brazo derecho salio de su capa oscura, la cual en ese momento se habia expandido dejanto a la chica mas descubierta, y de este, en su mano se podia ver como un curioso brazalete adornaba la muñeca de la chica. Era dorada, el chico claramente pudo ver que era de oro, pero la calidad era tal que, el brasalete quedaba prensado a la muñeca de la chica...


    Parecian grilletes..



    ¿Acaso era una pricionera o..

    ....Una esclaba?



    Tal vez si debio desde un principio preguntar quien realmente era ella. No era normal..





    --¿Quien eres en realidad...--sus ojos no dejaban de ver esos grilletes, se preguntaba si la otra tambièn..?--...Kagome-sama?






    Continuara...

    -----------


    XD Otro capi!!, Los siguientes seràn especiales...(luego sabràn de que les hablo)

    ComentenPliiiiisss!!!!!



    "RousshLin"
     
  6.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    6133
    INICIO- Recuerdo uno: La voz de la muerte


    Capìtulo Especial Nº 1



    El inicio del final, eso es lo que era. Nobata de muchas cosas empesaba a experimentar cosas nuevas. Ella, la nueva miko de esa aldea se encontraba tranquila caminando por las orillas de un rio, mientras que en sus brazos sostenia una canasta aun vacias sin las llervas que momentos atras le habian mandado a buscar. Su sonrisa se ensancho con alegria al ver como un mini pez nadaba con rapides entre sus pies, quienes mas que frios permanecian entre las agua del rio. Pero fruncio el seño al verlo mejor, era demaciado pequeño.

    Demonios!, eso no le serviria, debia de demostrar que podia odterner uno bien grande.

    Y trato una vez mas.

    Se preguntarian el porque se encontraba ayi, sin hacer sus responsabilidades, en un rio tratando de tomar un pez enorme, si es que lo encontraba, a plena luz del dia. Bueno. Muy facil.


    .-


    Kagome Higurashi, ese era ella, miko y protectora de la aldea , de su aldea. Contando su historia, pues.. Se encontraba iniciando una nueva vida ahora que su peor enemigo habia sido exterminado, una gran tranquilidad se respiraba en todo el Sengoku y la paz moraba en sus hogares, que bien todo ahora se encontraba. En armonia.

    Aun recordaba cuando habìa llegado a ese lugar, como no, solo habia cumplido tres meses desde entonces, y aun habìa cosas de las cuales se le hacia dificil adactarse. Su relaciòn con el hanyou estaba marchando bien, el muy atento con ella, siempre vigilandola y sobreprotegiendola, y le agradecia por ello, pero, ya hace unas semanas que eso empezaba a cambiar. El hanyou ultimamente se encontraba ocupado con unos extraños viajes que hacìa unas que otras veces en compañia del monje. No sabìa aun de que se trataba.

    Su mejor amiga, Sango, ahora madre de tres presiosuras tremendas y lindas, era la chica que como una hermana permanecìa a su lado, y quien le daba animos en los momentos en que sentìa que no podia mas, y eso momentos eran en que se sentìa sola, en que por muchas veces hacìa las cosas mal y terminaba cometiendo un error, y de esos errores salian los problemas que afectaban a los demas, pero Sango, siempre la animaba a seguir.
    Su querida amiga.

    La anciana Kaede, era quien se encontraba entrenandola arduamente y le enseñaba todo lo fundamental para ser una sacerdotiza, y la verdad lo necesitaba. En el momento en que la anciana se lo habia propuesto sin dudarlo lo acepto, pero jamàs creyo que el entrenamiento de una miko fuera tan terrible, a principio fueron las llervas, aprendiendo a diferenciarlas y saber para que servian y lo logro, en poco tiempo logro aprenderlo, y mas por ayuda de Jinenji, a el le debia las gracias quien atentamente le habia enceñado todo sobre las llervas.
    Luego de terminar esa etapa la anciana inicio con el aprender a desarrollar mas sus poderes de miko, a liberarse, a tranquilizarse y enfocarse en su centro de poder, eso si que le llevo mas tiempo aprenderlo, es mas, aun se encontraba aprendiendolo. Unas que otras veces terminaba agotada, muy a lo normal pero otras, ni sobrevivia, Ipoteticamente hablando.
    Pero era una muy buena intructora en eso, gracias a ella habia perfeccionado sus tiros en arco.

    Shippo, ahora que se encontraba entrenando en las mostañas pocas veces tenia oportunidad de verlo, cada vez que benia a la aldea era como que mas tiempo transcurria para su regreso, cada vicita era mas al tardar. Pero no importaba, lo queria mucho, ese pequeño kitsune muchas veces le contaba de cosas que la hacian reir, de tantas cosas que habia descubierto en su clam y de sus nuevos trucos, unas que otras veces terminaba peliando con el hanyou, cuàn normal se vaia, y le traia nostalgia. Shippo ya hace un tiempo que no los vicitaba y cuanto que lo empezaba a extrañar.
    Su pequeño kitsune.

    Rin, la pequeña a quien tenia que cuidar unas que otras veces, y de igual modo de tuteàr, ya por ser que ella era su nueva maestra. Esa chica si que era un amor, y unas que otras veces un dolor de cabeza, ¿El porque?, bueno, las tantas preguntas que le llegaba a hacer aveces la desconcertaban un poco, y mas por el estilo y el tema que llegaba a eleguir como conversa. Nisiquiera sabia lo que era el desarrollo humano, o mas a el caso, el siclo mestrual de una mujer. Aunque podia definir que era muy odvio, la chica habia quedado uerfana a muy temprena edad, y quien luego decidio tenerla a su cuidado no era alguien a quien le importace mucho los cambios que tubiera un humano, menos hablaria, sin duda era todo un tema que ni un libro podria tener. Era muy largo.
    Pero la queria, en el poco tiempo que la llevaba conociendo mejor, la hiso encariñarse lo suficiente con ella, y de igual modo la niña con ella. HabÌa veces en que hasta dormia con ella, la seguia a todas parte y la ayudaba en todo, que amor era ella. Y ella lo sabia..

    Miroku, pues seguia unas que otras veces igual de mañoso, pervertido y poco a su juicio, pero Sango siempre lo traia a la realidad con uno de sus milagrosos golpes, y valla que reaccionaba, aun teniendo dos hijas y un hijo seguia con las mañas. Aveces pedia a los cielos que ninguno de sus hijos saliera como el, ¿como seria tener un mini Miroku corriendo de aqui `pa ya tras las pequeñas aldeanas , y pidiendole un hijo suyo?, seria algo catastrofico y de mucha lastima, o tal vez peor; Una hija pervertida como su padre, era mucho peor, un niño se entendia y podia llegar a corregirlo pero, una niña, una chica que al creser tal vez tuviera el genio de su madre pero la mente de su padre, era como ligar dos fuerzas imposible de controlar. Sin duda a su amiga no le causaria mucha gracia si le hiciera ese comentario sobre la posivilidad de sus hijos. Sin duda lo evitaria. Pero bueno, ayi estaba, ayudando y mejorando sus poderes de sacerdote...
    Seguia siendo el mismo Miroku, solo que con responsabilidades.

    Yaken, pues, a el tambien lo incluia solo por el hecho que le divertia mucho en muchas ocaciones, en sus dias de entrenamiento cuando el en compañia de su amo vicitaba a la chica, Yaken siempre terminaba comiendo tierra, aveces y màs veces que el mismìsimo Inuyasha. Ese sapo feo era un tanto molesto, con su voz chillona irritaba mucho al escucharlo, a veces tenia ganas de cerrarle el pico, y lo hacia, pero no era por su mano, si no por una mas ferrea.
    Habìa aprendido a convivir con el en muchas ocasiones, ya el pobre ni la llamaba humana, ya eso lo habia dejado de hacer, si no que la llamaba miko; Por lo menos era un habance, y cuando la llamara por su nombre, bueno, ayi cantaria victoria. Mientras ella, bueno, solo lo llamaba Kappa, por el hecho de serlo y, por el otro hecho de que aun no la llamaba por su nombre. Pero bueno, ayi estaban, aveces y su compañia hacia falta, lo admitia, era divertido verlo ser golpeado por su amo bonito, y Rin, pensaba lo mismo de ello.
    Yaken jamas dejaria de ser Yaken aunque pasara un siglo mas, ese sapo feo...

    Y pues, de tantos que le faltaban. Koga-kun, Ayame, Ginta, Hakaku, Kohaku-kun, Totosai-ji-san, Mioga-ji-san,Jinenji, y..... Quizàs..
    Sesshomaru-anii-chan. Un apodo que le costo mucho hacerlo entender que no dejarìa, desde el poco tiempo que habia llegado al Sengoku lo habia empezado a llamar asi, El Daiyokai para nada le agradaba el que lo llamara asi, y se lo iso saber muchas veces, pero eso ella lo dio por ignorado, haciendo que la poca paciencia que tenia el peli-plata se fuera agotando, ahora solo veces la ignoraba, haciendose los oido sordos y eso, a ella le molestaba, mientras para el era algo mas entretenido, verla como ella misma en su propio juego perdia. Kagome aveces consideraba la idea de ponerle un rosario, asi tambien llegar a dominar al Inu-mayor, pero se retractaba cada vez que lo iva hacer. Tal vez algun dia se podia arrepentir.

    En fin todos sus amigos, mejores amigos y enemigos, se encontraban unidos una vez mas, unos que otros apenas conocia, personas nuevas, sinpaticas , interezantes, pero bueno, los dias seguian pasando, y ella, seguia en las suyas tratando de mejorar sus tacticas.

    Y ayi se encontraba ella, Segun haciendo sus deberes de miko, pero no. En esa mañana se habia levantado muy temprano y de muy buen humor, la noche anterior habia dormido en compañia de su joven pupila, y al ver que no se encontraba a su lado de inmediato salio a buscarla, pero luego se tranquiliso. La chica solo se encontraba en la entrada viendo el amanecer, ayi sin perderse ningun detalle del acto lo mirava envelesada, era muy lindo ver como la chica se maravillaba con cosas como esa. Rin le habia informado que el hanyou habia salido muy temprano en compañia del monje a su nuevo viaje que emprenderìa, admitia que le dolia el hecho de que el hanyou no le estuviese comunicando eso pero, por esa vez lo dejo pasar, su humor estaba muy bien como para bajarlo de un solo golpe por culpa de alguien a quien veria quien sabe cuando.
    Y dejo que el dia hiciera lo suyo. La anciana Kaede temprano le encargo rehacer sus deberes como miko, iniciando con buscar llervas medicinales, curativas, para unguentos y otras cosas, Kagome de inmediato acepto y se puso en marcha, aunque la joven chica quiso ir con ella la anciana se lo impuso ya que, para ella tenia tambien tareas que esta debia realizar, y un poco deprimida acepto.

    Las llervas jamas fueron su problemas, siempre las encontraban facilmente y las odtenia, eso no era nada del otro mundo, pero; Lo que realmente le molestaba era lo que tenia que pasar para llegar a ellas, esos youkais de baja categoria que se atrevian a meterce en sus caminos. Kagome esta vez ya arta de lo mismo quiso ignorarlo, y trato, con su canasta entre sus brazos empezo a abanzar a paso firma sin importarle los youkai, pero atenta a cualquier ataque que pudiesen hacer. Mas sin embargo ya casi llegando a su odjetivo fue cuando sintio el peligro llegar a ella, y quiso detenerlo, rapidamente levanto una kekkai a su alrededor con el fin de proteguerse con ella, lo logro, pero el ataque fue tal que rompio de inmediato la kekkai hecha por la azabache, arrematando con ella y mandandola a volar a los aires. Kagome sintio eso muy a su pesar, demaciado doloroso, eso se lo ganaba por querer pasar su prueva tan ilesa mente, y mentalmente se regaño. Su cuerpo pego contra un àrbol, dejandola por unos breves momentos invalida, y le costo levantarse.
    Fruncio el seño al ver como ,quien la habia atacado empezaba aduplicarse, y no le agrado lo que podria venir. Nisiquiera su arco habia traido, solo la canasta, y ahora se encontrana en una situaciòn muy , pero muy apretada.

    Su vista fue buscando la canasta y al momento de encontrarla decidio levantarse y hecharse a correr a esa direcciòn para tomar rapidamente la canasta, pero...
    Valla, jamas contaba con la suerte. El youkai la haba visto y habia captado las intenciones de la azabache, y sin pensarlo mucho habia lanzado un ataque contra ella, a cual solo llego a pegar en sus pies; Kagome en respuesta gimio con dolor dejandose caer a causa del dolor, la canasta la habia podia llegar a recuperar pero, ahora ¿Que debia hacer?, se encontraba a merced de un animal de cuatro patas que ahora, era doble...

    Su vida sin duda acabaria ayi.

    O eso fue lo que penso cuando al ver como un nuevo ataque venia hacia ella, cerrando los ojos y tratando de no sentir todo ese ataque en su rostro, y esperando el ataque se quedo quieta por unos segundos, pero al sentir que nada pasaba decidio habrir los ojos. Y su sorpresa no se iso esperar cuando sus ojos pudieron ver una lasga cabellera plateada mecerce contra el viento, junto a ella una larga estola tan blanca que muchas veces le habia provocado tocar.

    Sabia a quien le pertenecia esas caracteristicas.

    La alegria la habia abarcado que un nuevo impulso nacio en ella de querer abrazarlo, y casi lo iso pero, la mirada fria del youkai hacia ella la detuvo de inmediato, ¿Estaba molesto?, y si era asi, ¿Porque?. Ya el youkai de un solo ataque habia terminado con la vida del mounstro que casi la asecino, no entendia cual era el motivo de su enojo, y estuvo apunto de protestar pero, el youkai la callo de inmediato cuando este empezo a hacerle preguntas muy molesto.

    ¿Que hacia ella alli?, ¿Porque demonios no tenia su arma?, ¿Acaso era estupida?, ¿Que pensaba ganar ignorando al youkai?, ¿Su muerte?. Si, muchas preguntas que reflejaban la incensates que habia cometido en ese dia, ¿Que queria que hiciera?, no entendia su comportamiento, y callo en cuenta de algo despues de discutir unas cuantas palabras con el daiyoukai. Se encontraba preocupado..

    Y lo expreso. Sesshomaru en cambio le molesto la insolencia que tuvo la chica al decir eso, ¿El preocupado?, el unico motivo por el cual la protegio fue por el simple hacho de que su protegida se lo habia pedido, justamente le habia pedido el favor de que antes de que se fuera, viera si la miko se encontraba en bien, ya que en esos momentos el hanyou no se encontraba y la miko no contaba con su protecciòn. Por eso es que lo habia hecho.. Al final la chica no creyendole lo que iso fue molestarlo mas. Y unas palabras salieron de sus labios que iso dudar un poco a la chica, y por eso, Ahora se encontraba en esa situaciòn.

    .-

    Alli en el rio, sin aun terminar con sus tareas y, tratando de odtener un pez.

    El daiyoukai le habia retado. Ella debia probar que era capas de hacer algo por ella misma, algo que valiera la pena, luchar por algo que jamas se le fue facìl odtener , y penso primero empezar por tomar un pez, le era dificil si, Pero, no le llegaria ser imposible, ¿No?, almenos lucharia por odtener uno, uno de buen parecer.

    Vio como uno de gran tamaño de repende se dirigia a ella, tuvo una idea rapida al momento en que de solayo vio hacia su canasta. No seria mala idea. Y lo intento.

    Calculo la distancia en que se encontraba, tomando la canasta con sus dos manos, la elevo un poco y abriendose mas de piernas, flexionandolas para asi tomar el impulso de tomar al pez en un arrebato. Sonrio con sorna al ya tenerlo serca.

    Ya el pez era suyo.

    --¡Ahora!-- su grito no pensaba elevarlo a tanto, solo ocasiono que el pez brincara a ella, si, muy bien, penso ella, en el momento en que el pez a causa del brinco aterrizo en su canasta--

    Pero no contaba con que el pez fuera tan grande, y el pez intranquilo no se rindio, en cambio a eso empezo a moverse de aqui para aya y de aya para aca, el movimiento no la inmuto no, ella podia sostenerlo, lo que realmente le fue de tropiezo fue el hecho de sentir como algo entre sus pies se empesaba a enredar, algo asquerosamente baboso, y temio por ello.
    Kagome no quiso ver, sentia que si miraba todo el esfuerzo del pez seria un fracaso, pero tuvo que hacerlo en el momento en que sintio como esa cosa que la sujetaba tomaba mas presiòn en su tobillo. Que lastima le dio al ver como su pez se iva lejos de ella.

    Todo paso estilo camara lenta.

    Una canasta al aire, un enorme pez de igual modo dando una vuelta ya listo para caer una vez mas en su atmosfera, el agua ser golpeada con rudeza por el hecho de la caida de una miko, y de esa miko un grito que sin duda hiso elevar el vuelo a mas de un ave.

    ¡AH!

    --.--.--

    A lo lejos se pudo escuchar todo esto. Por ser bosque el grito parecia encerrado, causando ondas de fuerza y con ello los ecos. Un danyoukai tranquilo esperaba centado en las orillas de un arbol, la llegada de cierta miko futurista, la verdad es que le era frustrante toda esa situaciòn, ya desde un buen rato se debia haber ido pero, no, a causa de un acuerdo ahora se encontraba vigilando las acciones de la joven azabache.
    El, era alguien de honor y de temer, y eso jamas lo romperìa. Su orgullo era sumamente elevado y en ello consistia tambien tener honor, cualquiera pensaria que el era un despiadado asesino a suelto, que mataba al hazar sin importarle quien fuera. Si, admitia que en un tiempo llego a ser un ser asi, sin remordimiento de asesinar y disfrutaba lo que hacia, pero, ahora no. No podia rebajarse a ser un completo animal queriendo sangre a sueltas.. Eso era no tener cordura.
    Y ahora mala suerte que tenia, sin duda alguna. Luego de la derrota de su peor enemigo, su vida se vio tener un cambio radical a lo que el normalmente acostumbraba tener, ya no era lo mismo, estar ahora guardando sus tierras, en custodia de lo suyo, porque ahora si, tenia que prestar mas atenciòn a sus responsabilidades como señor del Oeste. Y con ello llevar a cabo el gobernar El Palacio de la Luna.
    Su madre le habia dejado en claro que ya no tenia motivos ni escusas para rechazar tal cargo, y que era su responsavilidad seguir con el magnate del poderio.

    Y sobre la miko, pues.
    Tres años despues de la ida tan repentina que habia tenido, tiempo despues regreso al Sengoku, con ello ella habia vuelto con el hanyou una vez mas. Su "querido" medio-hermano meses atras habia solicitado hablar con el, queria, "segun", tener una charla de hombre a hombre y...De hermano a hermano, aunque debia admitir que al hanyou si que le costo mucho decir esas palabras, el encambio quedo en silencio esperando lo que queria decir el mestizo, al final tenia mucha curosidad.
    Pero todo eso callo cuando el hanyou le pidio hacer un trato pero que solo ellos supieran, algo que debia prevalecer. El huviese protestado sin duda, juraba que si de aceguro al hanyou se le hubiese ocurrido hacer esa promesa en el tiempo en que ellos conbatian contra Naraku, sin duda el solo se hubiese reido en su cara y rechasado tal promesa, porque jamas hubiese tenido motivos para hacer tal estupides, pero, no, ya a esos tiempo era algo diferente, y el perfectamente lo sabia.
    El trato consistia en el bienestar de la joven miko, Inuyasha queria que esa rivalidad entre ellos dos acabara y que por lo menos dejaran de pelearse entre ellos por simples estupideces; Aun diciendo la verdad esto jamas lo quiso el, no, todo eso habia sido propuesto por la misma miko que, le habia exigido hacer las pases con su querido hermano, el por supuesto odio la idea y se molesto, pero, con tantos Osuwaris y conversas que le dio la chica, tuvo que resignarse a seguir negandose, ¿Que perderìa con eso?, sin duda la cabeza por supuesto pero, que mas daba, la verdad era que la chica tenia razòn, solo seria un paso mas..

    O eso pensaron ambos. Sesshomaru no muy de acuerdo dio su respuesta, no es que halla aceptado pero, tampoco se nego, puso condiciones a esto pero, si acepto el hecho de degar la rivalidad entre ello dos. Pero mas problema ahora le causaba el hecho de tener un poco de responsabilidad con la miko. Parecia una niña pequeña, ¡Ni con la pequeña Rin llego a tener tantos problema!

    ¡AH!

    Y ayi claro ejemplo. Sesshomaru por ese grito fue sacado de sus pensamiento. Fruncio el ceño ya frustrado al saber que ese grito le pertenecia a la chica que durante rato el esperaba su regrezo.

    --Tsk!, baka..--mascullo ya fatidiado. Empezando a caminar a direcciòn al rio,¿En que problemas ahora se habria metido la miko?--

    --.--.--
    --Te dije que solo fue un axidente...--protesto a su defensa, esprimiendo lijeamente su cabello, este aun se encontraba muy humedo-- ¡Ademas, esa cosa me estaba ahogando!

    --Esa "cosa", como lo llamas tu, no era mas que un pulpo-- dijo restandole importancia, un tanto fastidiado por las palabrerias de la chica. Le eran muy inrritantes--

    --¿Un pulpo?-- se tranquilizo un poco mas, asegun--

    Sesshomaru suspiro internamente al escuchar como la chica se tranquilizaba un poco. La verdad es que queria para esos momentos tranquilidad, pero con la miko alli no era facil odtenerlo, no , en cambio solo ganaria un dolor de cabeza. Y..Cuando creia que ya todo habia acabado, tuvieron que aplastarles sus lindas creencias de volver a la tranquilidad.

    --¿¡Un Pulpo!?¡AH! ¡Que ASCO!!

    --Miko

    --¡¡¡Como es posible que un animal de eso me alla tocado!!! ¡Ihu, Ihu, Ihu, Ihu, Ihu, IHU!!-- sin duda ya se estaba pasando, ya el daiyoukai no la soportaba--

    --Miko

    --¡¡Sin saber si quizas tengan enfermedades en todo su..!!

    "Ya basta!"

    --¡Kagome!

    Funciòn acabada, sin duada el llamarla por su nombre era la cura, pero ahora se encontraba rigido por eso. No estaba acostubrado a llamarla por su nombre, no, lo mas a donde a llegado es e llamarla miko, pero ahora el utilizar su nombre...Adsoluamente seria la primera y ultima vez, no mas, no lo volveria a repetir

    --S-Sessho..maru..Dijiste, dijiste mi nombre-- la sorpresa no se iso esperar en ella, estaba sorprendida, jamas habia escuchado al youkai llamarla por su nombre, y ahora que lo escuchaba se sentia feliz. Ya habia hecho un abanze, lo habia hecho decir su nombre,y se sintio triunfante -- Gracias..Por todo-- y sin duda, lo decia por todo. Mostrandole una sonriza estupida, penso asi el daiyoukai al ver como la chica le sonreia con sinceridad y una alegria que no podia entender el porque, sin duda esa chica llegaba a ser bipolar--

    --Tsk!, humana estupida..--menciono ya fastidiado, empezando a caminar y dejando a la miko atras, pero esta rapidamente tomo su canasta empezando a perseguirlo--

    --Tu youkai terco--dijo a su defenza, no molesta ni ofendida, de igual sabia que en ese juego ella siempre ganaba--

    --Tonta

    --Baka

    --Inùtil

    --Cabezota

    --Enclenque

    --Tarado..!

    --Fenòmeno

    --Ah!, ¿¡Fenòmeno!?, ¿¡Porque fenòmeno!?,-- eso, si que parecio ofenderla--

    Llamando fenòmeno a alguien, pues, enrealidad eso si que le caia muy mal. ¿A que se estaria refiriendo a ella por llamarla fenòmeno?, tal vez..
    La miko intrigada siguio buscando la respuesta de ello. Tal vez por su imagen de ahora , estaba toda mojada.

    Màs Sesshômaru se mantenia en silencio viendo un tanto curioso a la miko, ¿habia llegado a ofenderse por esas simples palabras?, Pff!, que tonta era por sentirse mal por unas simples palabras. Y lo iso reconocer en el momento en que sus labios formaron una sonriza torsida, y Kagome facilmente la vio, se sorprendio, si, pero rapidamente cayo en cuenta que todo eso era una burla del daiyoukai, ¡Que molesto era!, Fruncio el seño mirandolo ahora furiosa, le haria saber lo que pensaba de ello.

    --¿Porque pones esa cara miko?--su pregunta transmitia burla, sin duda se estaba divirtiendo con la molestia de la miko, y esta estaba molesta. Admitia que Sesshomaru le habia ganado esa vez en su juego, si lo admitia, pero no permitiria que se burlara de ella--

    --Pff!..--quiso gritarle, ofenderlo, ¡Insultarlo!, pero se contuvo, ¿De que valia gritarle?, se quedaria en silencio, a demas, esa era parte de su juego. Sonrio internamente-- No importa-- fingio resignaciòn, dejando salir un suspiro de frustraciòn-- Solo llevame a la aldea, por favor Sesshomaru..

    Sus palabras desconsertaron mucho al daiyoukai, ¿Que le pasaba a esa chica?, ¿¡Era tan bipolar!?, Demonios, ¿Quien la llegaria a entender?, nunca se sabia en que actitud acabaria la chica tomando, enserio, habeces hasta lo frustraban en adsoluto, justo como ahora.

    --¿Que te pasa miko?-- fue una pregunta inconsiente, y muy tarde se dio cuenta de ello, mas la chica tomo eso a la lijera, nisiquiera le importo contestar--

    --Nada, solo que me acorde de algo, eso es todo--dijo a su defenza, la verdad es que si queria irse. Desde muy temprano estaba de muy buen humor pero, ahora , se sentia mal, tenia pensado hacerle un juego al daiyoukai y divertirse con el, ipoteticamente hablando, pero, de un momento a otro ya no sintio ganas de continuar con su plan. Se sentia que iva a enfermar y a la vez una extraña ira...Era como si ella..---

    --Ningen

    --¡No me llames asi!-- la furia tan erepentino se apodero de ella, claramente Sesshomaru lo pudo notar, fruncio el seño al ver que la chica realmente no se encontraba bien, el aire empezaba a ponerse pesado--

    Mas Kagome parecia no darse cuenta de esto.

    --¿Que te pasa?-- volvio a preguntar, algo estaba irreal con la chica, por mas bipolar que fuera no era posible que tuviera ese cambio tan drastico. No, no lo creia--

    --Ya te dije, no me siento bien-- fruncio el seño mirandolo con mal--

    --Eso no fue lo que dijiste-- y era sierto, Kagome se sintio de un momento a otro muy molesta, ¿Porque?, ella misma se lo preguntaba. Pero lo ignoro, la verdad es que se sentia mal, ¿Que mas si le habia mentido?--

    --¿Y?, De igual modo tengo que ir a la aldea de regreso...La anciana Kaede..--iso una pausa, bajando un poco su mirada-- Me debe estar esperando...

    --Entonces vete

    --¿Que?, ¿Acaso no pienzas llevarme?-- estaba ofendida, si. Para nada le gustaba la actitud del daiyoukai, la verdad es que ella podria irse sola si, se sabia el camino pero, no queria irse, necesitaba que el almenos...--...Quieres que me valla sola...

    --Miko..

    --No importa-- valla cachetada que le dio, a si se sintio Sesshomaru al ver como la azabache seriamente se arreglaba un poco su ropa aun mojada--

    Fruncio el seño, ¿Enrealidad pensaba irse sola?, el le dio la orden, si, pero solo lo habia hecho porque queria probar el animo en que se encontraba la chica, cual era el verdadero, y rapidamente se pudo dar cuanta de algo al verla mejor y mas su hakama y haori. Mojados.

    --¿Que crees que haces ningen?

    --Nada, youkai-- si, sin duda estaba molesta. Sesshomaru solo sonrio esperando a que la chica se cansara--

    Kagome se disponia a irse, la verdad su condiciòn estaba empeorando , sentia que la cabeza le dolia de mal a peor, y a causa del enojo que habia tomado hace un momento por culpa del daiyoukai sentia que su cuerpo de un momento a otro caeria; Levanto su vista tratando de enfocarse al frente, pero su vista se enpeso a duplicar, era el colmo, ¿¡Estaba delirando o que!?.
    Una lijera punsada le empezo a dar en su tobillo, en donde el pulpo ese la habia tomado, la verdad que apenas se estaba dando de cuenta de ello, pero lo ignoro. No se detendria por solo un liejero fracturado de tobillo no, aun tambien le faltaba terminar con su trabajo de recojer las llervas, y la culminaria.

    --¿Acaso piensas volver ayi?

    --Ah?-- giro su rostro un tanto ida de si, esa voz le fue muy curiosa, la verdad sonaba lejos de conocerla, pero al ver a su lado no vio nada, nada en particular-- Debo estar delirando..

    Y en adsoluto, segun ella, alguien le hablaba.

    --¿Te sientes bien con ellos miko?

    --Quien..¿Quien eres?-- apenas pudo formularla, sintiendo que su vista estaba un poco opaca, se tuvo que sostener de un àrbol-- ¿Que quieres...de mi..?

    --Estas muy dolida miko, lo se, se lo que te ocurrira, pasaras por algo horrible, pero si me entregas tus ojos te aseguro que te perdonare-- esa voz, se escuchaba muy lejano--

    --Demonios creo que la fiebre me esta afectando-- fruncio el seño, tomandose con fuerzas su cabeza, le estaba dolindo mas de lo comun--

    --Sangre correra miko, no lo olvides...Pero antes de eso, sera la tuya la que correra primero

    --D-Dejame..en paz-- su voz la sentia fallar, ¿¡Que le pasaba!?, sentia que su cabeza estallaria--

    --Un pequeño dato antes de irme, miko...

    --Eh?...-- esta vez sintio la presencia de alguien mas, sus ojos aun nublosos trataron de hallar a esa persona , quien tanto le hablaba y solo, solo llego a ver la figura de alguien pero, borroso, no sabia si era real o otra alusinaciòn...--

    --La muerte te persigue...

    Y de un momento a otro desaparecio, y Kagome creyo todo una alucinaciòn.
    Sacudio su cabeza tratando de sacar esa imaginaciòn que tenia, ¿Alguien que le hablaba?, ya se imaginaba cosas. No se detubo, siguio su camino, tomando su canasta aun fue habanzando , olvidando que un daiyoukai con paciencia esperaba a que la chica al final se desplomara, ya por saber el que, la chica estaba enferma. Su fiebre estaba aumentando, el lo sabia, habia escuchado perfectamente las palabras que la chica se decia a ella misma.

    Tal vez la caida del rio si le habia afectado. Aunque habia algo que aun no cuadraba, la chica estaba empeorando. El aura que la empezaba a cubrir era..

    --Es como si..

    --¡Sesshomaru!-- escucho ese grito--

    --hm--levanto lijeramente una seja mirando a donde se encontraba la miko, realmente se veia mal, estaba empezando a verse roja, la temperatura sin duda ya habia empezado a subir--

    La chica a lo lejos se encontraba estilo borracho, sosteniendo con una mano la cesta, con la otra en alto lo saludaba como una loca, con una sonriza de mejilla a mejilla. ¿Que podria ser peor?

    --¡Eres muy malo, no quisiste llevarme a la aldea!-- ya estaba empezando, sin duda lo que faltaba era que terminara haciendo una confeciòn vergonzosa, ya lo que vendria seria puro delirios, sin duda alguna-- ¿¡Porque!?, ¿¡Es que soy fea!?, ¿¡No te gusto como soy!?, ¿¡O no te gusta que te llame Anii-chan!?

    Herida a su orgullo. Esa palabras, cuanto la odiaba, Sesshomaru solo fruncio el seño. Esa miko estaba sin duda muy mal, debia llevarla rapidamente a la aldea.

    --Vamos Nii-chan, di algo, yo..yo...¡No quiero sentirme sola!, No otra vez...No otra vez-- su voz se iva apagando poco a poco, quebrada se escullaba como el dolor la empezaba a invadir, ¿Ahora que le ocurria?, Kagome ya no miraba a donde se encontraba Sesshomaru, miraba sus manos como si hace un momento ubiese cometido un crìmen--

    Sesshomaru sintio el cambio repentino, y para nada le gusto. La miko en ese estado esta muy a la merced de muchos, hasta a la de el, por lo que podia ver ya la chica habia perdido toda razòn alguna. Tal vez no solo era fiebre, tal vez algo mas, si la chica habia tomado mucha agua de ese rio..
    El animal ese..

    --Demonios

    --Ah!.-- un llanto inconsolador empezaba a escucharse por parte de la chica, tan doloroso que el daiyoukai quiso taparse los oidos, su voz era como un animal apunto de morir, como si se encontrara en su lecho de muerte. La miko estaba inconsolable--

    --¡Miko!--mascullo no soportando el llanto, y rapidamente se aserco a ella tratando de tocarla para hacerla reaccionar, pero, una kekkai lo habia detenido-- Grr!

    --¡Duele!, ¡Duele el hecho de que siempre te comparen!, ¡Que siempre al mirarte no te vean a ti si no a alguien mas!,¡ Que la imagen que ven en ti es de alguie que ya no viveee!!-- el llanto cada vez mas se iva incrementando, Kagome habia empezado a tomarse del cabello ahora seco, tratando de hacer quien sabe que, Sesshomaru no podia hacer mucho, si nisiquiera podia hacercarsele, no lo suficiente--

    Kagome empezo a galarse los cabellos como loca, sin dejar de llorar, pero parecia como si buscara algo, fue llevando poco a poco su mano hacia tras en donde tenia la cinta que sostenia su cabello, esa sinta blanca que debajan apresados sus cabellos, al parecer a pesar de hacerse caido al agua esa sinta jamas se llego a quitar, aun teniendo sus cabellos mojados.
    ¿Que trataba de hacer la miko?

    --Sesshomaru..

    --Miko..--pudo darse de cuenta que realmente no estaba del todo bien, sus ojos se notaban que estabam nublados por una extraña furia que por dentro tenia, aunque el porque no lo sabia, pero mas o menos se hacia la idea a causa de la clara confeciòn que habia hecho hace unos momentos. Levanto un poco su mirada viendola a los ojos, fruncio el ceño al ver como Kagome ahora que se habia soltado el pelo empesada a abrirse un poco su haori, ¿Que tenia pensado hacer esa mujer?

    --Tu espada-- su voz era triste, llena de dolor, rabia, todos unidos en un solo sonido--

    --No te la dare si eso es lo que pienzas-- ni loco lo haria, lo mas logico es que la chica se terminara matando, pero eso, el no lo permitiria--

    --Quiero que me la des--exigio aumentando un poco su voz--

    --No

    --¡Damela youkai!-- y de improvisto lanzo un ataque hacia el daiyoukai--

    Este ataque casi llego a el, lo roso por su rostro y una pequea cortada le iso, un gruñido salio de su pecho a causa de la lijera punsada que sintio a su causa. La miko trataba de purificarlo, y para culminar, queria la espada, su espada.

    --Estas mal ningen, tranquilizate...

    --No me lo pidas por favor, el me esta ayudando..

    -- ¿El ?-- ya eso, no era algo a la lijera. ¿De quien estaba hablando?--De quien...--fruncio el seño al caer en cuenta--¿Quien es el?

    --Mis ojos, quiere mis ojos... Mi corazòn debe ser exterminado-- hablaba como si ya no tuviera vida, y Sesshomaru se percato de esto, y no le importo ser purificado por la kekkai.--

    De un solo impulso se aserco a la chica tomandola de sorpresa, a lo que no le dio tiempo a nada. Sesshomaru espero la descarga eletrica que daba siempre el asercarse a una kekkai, pero, nada, la chica estaba como si estuviera inconsiente, pero sus ojos, al ver a sus ojos un extraño sentimiento lo invadio. Era el del temor.

    Kagome nisiquiera parecia respirar.

    -- Miko..

    -- El tiene razòn, yo no soy ella...

    -- Miko...Quien es el-- pregunto por lo bajo, estiro sus brazos alrededor de la chica, estaba mal muy mal, pero necesitaba respuesta por boca de ella, quien era ese ser que la perturvaba--

    -- El..El quiere mis ojos, pero primero hay que exterminar mi corazòn...

    --Miko..

    --No..Yo no soy ella...Yo no soy Kikyo, ¡¡Yo soy Kagome!!-- Kagome parecia reaccionar a esto, su voz estaba quebrantada, y las lagrimas ya empezaban a salir de sus ahora dañadas pupilas--

    -- Si, lo eres, y siempre lo seras Kagome-- tuvo que apretarla a el en el momento en que la chica empezo a moverse con brusquedad, y no pensaba soltarla, no en esas condiciones-- Pero te exijo que me digas todo lo que sabes

    --Yo..-- no dijo nada--

    --Miko...

    --No puedo...--su voz cada vez mas era pobre--

    Sesshomaru no le quedo de otra que morderse la lengua--Kagome...Dime, ¿que es lo que sabes?-- su voz, se escucho suabe y tranquila, sus brazos apretaron a la chica y su rostro, quedo entre la diviciòn del cuello de la chica, y Kagome paracia ya empezar a volver en si--

    --Sessho..maru-- susurro no queriendo dejar de llorar, y ya antes de la inconsiencia dejo salir sus ultimas palabras-- Yo..Morire....

    --Kagome...

    --Y tu...Me mataras...

    Esas palabras, debiles pero matadora, hicieron estrago en lo profundo del youkai, quien quiso rapidamente ver si la chica estaba conciente pero no, ya se encontraba desmayada, y con ello la extraña presencia se habia retirado.

    El jamàs harìa eso, tal vez años atras se hubiese atrevido a...
    Pero ahora, no..Podìa..

    --Demonios...



    .-.-.-.-.-.-.-.


    Continuara.....
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Estrella Cabrera

    Estrella Cabrera Iniciado

    Miembro desde:
    3 Febrero 2017
    Mensajes:
    18
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Me encanta.!! Esta muy bueno tu fic.. me gusto mucho.. espero que sigas asi.. espero la continuacion :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    8621
    Estrella Cabrera, gracias por tu comentario me ayudo mucho para continuar con esta continuaciòn, en serio. Este capitulo ya lo tenìa escrito desde hace un tiempo pero, no habìa sabido como terminarlo, tu comentario me cirvio mucho de imspiraciòn.
    Y a aquellos que tambièn se toman su tiempo para leer este fic, gracias tambièn, me esforsarè màs para avanzar mas ràpido en este fic.
    ¡Grascias!
    Bueno bueno, no quiero decìr tanto por hoy, asì que..¡A leer!


    .
    .
    .
    INICIO- Recuerdo dos: Tu calor


    Capìtulo Especial Nº 2
    .
    .
    .
    La noche empezaba a caer con rapides, el frìo se empezaba a incrementar a un nivel ilimitado que ya la joven azabache, quien desde su cabaña miraba hacia afuera como pequeñas gotas de lluvia empezaban a caer, la imagen de esto era hermoso y brillante, pero, para esos momentos eran un tanto..

    Suspiro.

    Sin duda morirìa ayì, tanto de aburrimiento y de frìo, que molesto le era. Querìa salir, querìa gritar, querìa llorar; Tantas cosas se le vinieron a la cabeza para hacer, pero ninguna era coherente para esos momentos, ¿Que pensarian los demàs si la empezaban a escuchar como gritaba a todo pulmon?, que otra idea serìa el de terminar loca, ¿Enferma?, Ja!, Quizas, pero eso ya era una opciòn muy obvia.

    Estornudo.

    --Pff!...Demonios--mascullo frunciendo el entre cejo. En momentos como esos siempre permanecia acostada, buenos mas en ese tiempo lo hacia a causa de el hanyou, era el quien la hobligaba a no hacer nada cuando se hallaba enferma. Como agradecia el hecho de que no se encontraba en esos momentos en la aldea, solo por ese detalle...Por lo demas..

    --Kagome-sama

    Se habìa olvidado de eso.
    Kagome sonrio internamente antes de girarse a quien le llamaba, cuan calido le era el tener a esa pequeña cerca a ella, y sonrio como respuesta a que podìa continuar con lo que querìa decir. Màs la pequeña parecìa un poco apenada, mientra que su cabeza la bajaba un poco.

    --Yo..

    --¿Que sucede Rin?-- pregunto ya mas tranquila, viendo cada gesto de nerviosismo que hacìa la chica, que es lo que le dirìa, querìa saberlo. Solo sonriò dandole un poco mas de confianza--

    Rin con sus ojos abierto con curiosidad y un brillo inocente, se cerraron con frustraciòn antes de por parte de ella soltar un suspiro.--Bueno yo...--otro suspiro bajando un poco sus hombros-- Queria hacerle una peticiòn..

    --¿Una peticiòn?-- en esos momentos una frìa briza soplo con turbulencia a las afuera de la cabaña, a lo que por la fuerza una lijera brìsa se fuè hacia el interior de la cabaña,entre-abriendo un poco la puerta que esta tenìa y al interior de la misma entrar, Kagome al sentir el cambio de temperatura tan repentino no pudo evitar respingarse. Esa pequeña rafaga habìa estado muy frìa, y eso que se mantenia cubierta por una enorme frasada--Brr..Que frìo

    --Je je-- Rin con inocencia miraba como la mayor con su cara un tanta en gesto hacìa un puchecho infantil mientras trataba de encontrar la calides que necesitaba, pero que esa frasada no le otorgaba. Necesitaba algo mas calido--Kagome-sama

    --Mm, dime Rin, ¿Cuàl es la peticiòn que tenias para mi?-- Kagome centada cerca del fuego, alzo su mirada una vez mas para ver a la chica, esta aun permanecia de pie. Y fruncio el ceño al no verla cubierta por algo, no almenos aparte de lo que tenìa. ¿No sentirìa frìo?, bufo un tanto fastidiada al ver que solo era ella la que se sentia tan mal, que envidia la de la chica--

    --Pues...--lo pensò un poco, no serìa malo confesarle algo o pedirle algo a lo que tal vez mas adelante podrìa funcionar, y sonriò de lado al pensar esto. Rin con suma tranquilidad se sento aun lado de la miko, cerca de sus piernas mientras que sus mano mas que inquietas sostenian la mano de la Miko, Kagome no esperando esto se sorprendio--

    --¿Rin?-- se preocupo, la chica estaba frìa, sudaba frìo a monton, y por el ligero temblor que tenìa en sus manos podìa imaginar lo nerviosa que estaba, el porque, no lo sabìa--

    --¿Alguna vez se a llegado a sentir sola,Kagome-sama?-- pregunto sin mirarla, mas interesante veìa el fuego--

    --Mm Yo..--penso un poco a esa pregunta. Sabìa la respuesta, porque lo de sentirse sola casi siempre lo llegaba a sentir, unas que otras veces crello caer en depreciòn a causa de ello pero, alguien siempre la sacaba de ello. Esta vez era la pequeña chica que tenia al lado, interesante pregunta era la que le habìa hecho,¿Sera que asì era como se sentìa?, ¿Que tendrìa que ver eso con la peticiòn que le querìa hacer?. Aunque no lo supo se sinceriso, dejando un suspiro correr por sus labios, desbio sus ojos un poco cansados hacia la pequeña ventanilla que tenìa la cabaña--Si...Muchas veces Rin

    Y la chica no se esperaba esa respuesta. Sorprendida giro su rostro sorprendido hacia la chica, esperando ver sus calidos ojos, pero no, al parecer a la miko le era mas interezante lo que mostraba el ambiente tras la pequeña extructura de la cabaña, y Rin cambio su semblante a uno mas preocupado.

    --Kagome-sama..

    --¿Porque la pregunta Rin?--pregunto tratanto de saber el porque de la pregunta. La verdad es que no le gustaba de igual modo, no le gustaba ese tema a tocar. Era un hoyo para ella..--¿Hay veces en la que te sientes...Sola?

    --Pues yo...-- iva a decir que "si", pero no sabìa si la chica la habìa interpretado. La soledad que ella sentìa no era por falta de atenciòn o de cariño, no, bueno solo un poco. Pero lo mas que era a el tema era el caso de que, Rin, se sentia sola en la parte de no tener a alguien a quièn amar, a quièn confiarles su sueños , secretos, pensamientos y remordimientos, y de no tener a esa persona que la aconseja y la instruyera en todo su camino; Y ahora se sentìa mas necesitada de ello ahora que se encontraba en cresimiento, habìa cosas que ella no entendia y , algunas curiosidades. Que con una sonriza le brindara su amor, y en las noche antes de dormir contarle las muchas historia de la regiòn para luego a lo ùltimo de cantarle una canciòn, regalarle un calido beso en su frente como un sello de amor que se brindaba antes de culminar ese dìa, hasta esperar el nuevo amanecer...Su sueños era..--Si...

    --¿Y porque Rin?, ¿Alguien te trato mal o no te a brindado su confianza?-- pregunto de igual modo preocupada-- ¿O quizas yo...?

    -¡No, no!, No piense mal--nego con rapides mientras reìa con nerviosismo, la chica la habìa mal interpretado-- No es eso, Solo que....Muchas veces me siento falta de..de

    --¿Rin?

    --Yo..Quiero

    --¿Que quieres Rin?--ya se estaba empezando a preocupar, y por ello con sumo cariño, saco una mano de el interior de la frasada que le brindaba calor, asì tomando a la chica del hombro y acercandola a ella--¿Que es lo que te inquieta..?

    --Yo..--no lo pudo soportar, ya tenìa que decirselo-- Quiciera tener una madre..

    --Rin..

    --Quiero el amor de una madre..

    Kagome, en eso momentos fue que cayo en cuanta de lo que querìa decir la chica, ya entendìa porque se sentìa tan nerviosa al decirle eso. Era uno de sus secretos..Almenos, uno de una niña huerfana..

    --Rin..Yo pienso que..

    --¡Pero quiero que sea usted!-- Rin la interrumpio con ese grito, esa confeciòn. Rin no pensaba a que la chica dijera algo mas, no, querìa decirle lo que sentia, lo que realmente deseaba en su corazòn, y luego de hacerlo se sintio bien, libre. Aunque al momento de ver a los ojos sorprendidos de la joven miko supo de inmediato que no se esperaba tal confesiòn, y temiò, sintio nervios luego de eso y quìso recomponerse luego de eso. Solo bajo un poco su cabeza aun avergonzada.-- Yo..La verdad es que, siempre fue usted. Usted fue la ùnica persona, a quien yo vi capas de serlo, Kagome-sama....Siempre fue usted..

    --Rin..

    --Pero, entiendo si tal vez, no quiera que Rin..--no pudo culminar, sus palabras quedaron ahogadas en su garganta, encerradas en su paladar, y se sorprendio al momento de sentìr como unos brazos la empezaba a rodear, en un calido abrazo que jamàs se espero, no tan de sorpresa, pero le gusto la sensaciòn de la calides y, simplemente se dejo llevar-- Kagome-sama..

    Y en efecto ella tambièn se sentia asì. Jamàs le habìan dicho algo similar, si quiera por amistad o respeto, no, jamàs, y eso le traia una alegrìa inmenza. Su joven pupila la queria, al igual como ella a su persona, ¿Y como no hacerlo? la chica era todo un amor y rapidamente habia llegado a ganarse un lugar en su corazòn, asi que lo acepto.Si la pequeña sentia eso por ella, bien, lo aceptaba, al final de cuenta ya ella debia ir acostumbrandose a ser madre, porque en un futuro tal vez, tal vez podrìa llegar a tener a los suyos, y eso si la hacian sentir feliz.
    De igual modo era con el pequeño kitsune, ya a el lo querìa como tal. Su pequeño Shippo, ya hace un tiempo que no lo veìa por hay, y lo extrañaba. Y con la chica tambièn a su cuidado, serìa ya sus dos hijos, sus dos queridod hijo, adoptivos pero no importaba, aun asi los guardaria a ambos en el fondo de su corazòn.

    --Te comprendo Rin-- respondio estrechandola un poco mas entre sus brazos--Y no sabes cuanto te agradesco por ello..

    --¿E-Encerio Kagome-sama?

    --Si, porque se que entre nosotras dos hay una confianza, y asì se inicia...--una sonriza adorno sus labios--

    --Arigato, Kagome-sama..

    Kagome no le importo el frìo, ni lo sintio. El tiempo paso a lo ràpido a lo que la miko no le dio por importancia, una pequeña ya sia dormida en su regaso luego de haberle cantado una canciòn de dormir, mientras que la chica en sus labios eran adornados por una sonriza soñolienta. Beso su frente.

    --Descansa Rin...

    Aunque el frìo volvio a ella una idea loca paso por su cabeza, el desobedecer las ordenes de la anciana una vez mas, no le importo; Pudo captar que aun llovia a las afuera conjunto a ello aumentaba el frìo, pero tenìa la intenciòn de salir.
    Miro a la chica que tenìa aun lado, hay dormida no sabrìa si ella habrìa salido si o no, y con cariño se inclino a ella arropandola con una frasada , la misma con la que momentos atras habìa utilizado para apaciguar el frìo.

    Sus pasos viajaron a una esquina de la cabaña, miro como entre unas cestas se mantenian intactas unos kimonos de sacerdotizas, lo ignoro, aun lado de estos estaba lo que buscaba. Las cobijas..Rapidamente sin dudarlo tomo una en detalles de petalos de sakura, ya por ser que la mayoria eran blanca... Pero esa no.

    Era la mas hermosa.

    --Buenas noche Rin-chan...

    .-

    La frialdad que llevaban al caer en su piel era de escalos frìos, sujetando con fuerzas la cobija que cubria su cuerpo y cabeza, entre sus manos la apreto. Sintiendo como contra su rostro eran golpeadas las pequeñas gotas de lluvia, dejo correr una sonriza nostalgica cerrando los ojos para poder sentir mejor la censaciòn de la lluvia.

    Era refrescante.

    Tenìa deseo de correr y brincar como una simple infante, y si era posible gritar de emociòn mientras a las orillas de un àrbol soltarse a cantar los tantos canticos que desde niña le componia a los pajaros, era curioso que aun se acordara de ello, y sonrio. La naturaleza siempre le llamo la atenciòn.


    Pero Kagome iva ausente a todo, por su meditaciòn al pasado no veia por donde realmente ivan sus pasos, frìos o calidos, de igual modo la tierra estaba siendo limpiada por la lluvia y esto causaba pequeñas pozas; Pero ese no era el caso...

    No fijo bien su vista alfrente, cuando habìa sentido como su tobillo izquierdo al pisar mal se quebraba, haciendo un sonido de dolor callo de improvisto. De esto solo se gano el dolor..

    --H-Hay...Eso..Doliò..--por unos momentos le diò gracia su actitud, desde un principio se hubiese sobado el tobillo, pero no..Al caer su mano habia surcado los cielos y reteniendose en su cabeza, como si hubiese sido esa parte quien recibio el golpe-- Tiene siempre que pasarme esto, no?

    El viento frajil soplo, contrayendo las sílabas de las palabras se las llevo de arrastras hasta desaparecerlas.
    El frìo arropador ante su cuerpo fragil, la envolvio sin perdon alguno dandole una lecciòn que ella debia pagar. Por su mala cabeza ahora se encontraba ayi sentada entre el charco del agua y tierra, con un tobillo torcido y adolorido, no podia moverse.

    Pero tampoco pensaba quedarse ayi, haria lo que fuera para levantarse una vez mas, despuès de todo simple mente habìa sido una fractura en su tobillo, nada que tubiera que ver con sangre.

    Y como pudo trato de levantarse.

    --Vamos Kagome, vamos..Kagome..!-- como pudo se aguanto del tronco de un àrbol cercano , tambaliandose pero pudo, su pies bueno lo afincaba mas, mientas el dolido lo mantenia levemente flexionado-- Esto..Solo me ocurre a mi..-- suspiro derrotada-- Y me siento mal..Debi haberle hecho caso a la anciana Kaede..

    Kagome para asegurarse llevo su mano a su frente, tenia que saber si era eso y, si. Su propia temperatura estaba empezando a aumente. Y un poco fastidiada fruncio el ceño al momento de sentir como aparte de la fiebre que empezaba en ella, una sensaciòn en su nariz cresia con fastidio; Y termino estornudando.

    --¡Achu!.....Ish!-- rapidamente se seco la narìz, ese estornudo habìa dado a entender algo-- Rayos, lo que faltaba...Que aparte de volverme la fiebre me de un resfriado..¡Achuuu!

    Otro estornudo que le siguio. No supo en que momento, pero la lluvia parecia aumentar, a causa de eso su resfriado le causaba mas estornudos ruidosos, y la fiebre... Ìva en aumento...

    --Esto..Esta empeorando...

    --Y todo por tu mala cabeza, miko..

    Esa voz, la habìa escuchado perfectamente, habìa resonado en su cabeza como eco. Kagome ante esto volteo un poco asustada a su alrededor, buscando con su mirada quien habìa dicho esas palabras pero, nada...

    --Otra vez estoy...Delirando..?

    --Se podrìa decir que si pero, no pequeña miko, claramente esto esta ocurriendo..

    --Tu...¿No te habìa escuchado anterior mente?-- aunque sabìa que no habìa nadie decidio preguntar a el aire, pensando que tal vez, si eran delirios suyos--

    -- Veo que aun me recuerdas, almenos al escucharme pequeña miko...Pero si, ya me habìas escuchado antes--a tales palabras se pudo escuchar otra risita--

    Kagome no las podia ver, ni siquiera la sombra de alguien, pero eso le molesto..

    --¿Que quieres?

    -- Solo aseguro lo mio cariño, estas aqui en medio de una tormenta resfriada y convulcionando por la fiebre que ya no aguantas...--una pausa espantosa que Kagome odio-- Pero eso me da a entender que falta poco...Ya tu cuerpo no soporta la presiòn...

    --¿De que...Hablas?-- justo ahora estaba empezando a sentirse peor, ya casi ni podia aguantar sus ojos--

    --Se esta preparando para mi cuando llegue el momento de tomarlo, has de ya estar advertida que tus ojos me pertenecen..

    --¿¡De que hablas!?-- no Kagome, no queria seguir escuchando, la frecuencia en que iva esas palabras sentia que en su interior lastimaba. Sus manos tratando de bajar la tenciòn hicieron presiòn aun lado de su cabeza, querìa que esa voz ya se fuera...Dolìa escucharlo...-- Vete..

    --No debes olvidarlo Kagome, tus ojos me perteneces pero...Para odtenerlos debo exterminar tu corazòn...

    --¡Basta!

    La risa del segundo no se hizo esperar, mas aterradora a la anterior..

    --Pero ya casi lo tengo...Solo falta el ùltimo paso cariño. Nos volveremos a encontrar en el ùltimo dìa Kagome, no lo olvides, ayi odtendre tu corazòn....Y moriras..

    --No..

    --Despuès de todo....La muerte te percige...

    --¡¡BASTAA!!!

    Su ùltimo aliento se dio en ese grito desgarrador, en plena lluvia tormentosa en convinaciòn a su voz se pudo oir el rugir de un relampago, y los animales cercanos en temor se refujiaron mas dentro de sus hogares. Los ojos de la azabache tenian un temblor en su interior, entre lagrimas luchaba con el no cerrarse por completo, pero su cuerpo dolìa y no querìa seguir soportando tal sufrir, su cabeza, sentìa que en cualquier momento estallaria; Su fiebre ìva cada vez mas en aumento, si seguia en esa frecuencia...

    Era posible que muriera consumida por el calor de su interior..

    Pero aunque no deceaba eso no podia hacer nada, estaba muy debil como para curarse ella misma. Sus poderes en esos momentos estaban inutiles, muy a su pesar no podia utilizarlos..

    --I-I..Inuya..sha..--la imagen del hanyou llego a su mente, queria que estubiera alli a su lado, proteguiendola, brindandole de su calor y, con sus comentarios arrogante al final, quedarse a su lado cuidandola para esperar su mejòra. Pero, parecìa que eso era mucho pedir..--

    El hanyou no se encontraba cerca..

    ¿¡Que era tan importante como para dejarla a ella de lado!?
    Como para dejarla olvidada por siempre y...Sola..

    Porque asi es que se sentia...Sola..

    Lamentablemente ante estos pensamientos, solo causo un ùltimo impacto de dolor en su corazòn y mente, dejandola al final mas dolida y, inconciente. El cuerpo de la azabache sin funciòn alguno, sin fuerzas a sujetarse por causa de la inconciencia, termino desplomandose entre el charco sin dejar a cabo el dolor de la chica...

    Y se reflejaba en su rostro ahora sucio, su respiraciòn era nula...Y su temperatura aumenteba en creces..

    El sonar de un relampago hizo eco en el bosque, alumbrando en el acto el ambiente, y entre àrboles el sonido de unos tranquilos pasos se empezaron a escuchar de poco a poco, al igual, siendo seguidos por otros mas livianos..

    Caminaban buscando refujio.

    Pero no se esperaron encontrarse con la figura de alguien inconciente bajo arboles...


    -.-.-.-.-.-.-

    Sus ojos parecian cansados, pero sabìa que ya su cuerpo habìa descansado lo suficiente, si no fuera asi no le estuviera doliendo ahora. Y con un poco de duda abrio sus ojos..

    Su respiraciòn parecio volver a ella, un respiro largo y fuerte.

    El ambiente era iluminado por una curiosa fogata, a las afuera aun se podia escuchar la lluvia al caer, solo que no tan estruendoso como el principio. Las rocas solidas se econtraban iluminadas por tal fogata, mostrando ante los ojos de una curiosa azabache que no se encontraba en el lugar que por ultima vez habia visto. Una cueba, se encontraba en una cueva..

    Y quiso levantarse pero, una curiosa voz la sobresalto en su lugar, y su mirada rapidamente volò a esa direcciòn..

    Unos grandes ojos amarillos..

    Lo vio suspirar con cansancio-- Ya despertarte...valla que si causas problemas miko...

    --Yaken..--parecia sorprendida por la precencia del kappa-- ¿Q-Que..?..¿Dònde estoy?-- aclaro su pregunta empezando a reincorporarse--

    --En una cueba, ¿No lo vez?-- ironìa se escuchaba en esas palabras. Kagome simplemente las ignoro empezando a distinguir su hubicaciòn con la de la cueba; Aun se podia escuchar la lluvia a las afuera--

    --Aun esta lloviendo...--su mirada se perdio en el final de la cueba--

    --Si, y eso es lo peor...--otro suspiro de frustraciòn. Kagome se pudo dar de cuenta que Yaken parecia que preparaba algo, cuando con una cuchara de madera empezaba a remover algo en una hoya que se encontraba al fuego.-- Llevas mas de dos horas inconcien..

    --¿¡Dos horas!?

    --...te..--no lo habia dejado culminar. Dejo de remover la sopa que estaba preparando-- Si miko-- el kappa tratando de estar en calma contuvo las ganas de insultar a la chica; se volteo a ella crusandose de brazos y la miro un tanto molesto-- Y se puede saber que hacias en medio del bosque si desde temprano el clima estaba de lo peor?

    --Yo...--la pregunta del youkai la hizo dudar un poco, aunque sabia que la razòn por la que se encontraba en esa situaciòn era por su mala cabeza, pero no le diria al youkai que solo habìa tenido el deseo de caminar un poco bajo la lluvia, No; Solo ganaria reclamos de el, lo conocia muy bien en poco tiempo, era un gruñon-- Quise...Tomar..Un poco de...¿Aire..?

    --¿Un poco de aire?, ¿Saliste de la aldea hacia el bosque solo porque querìas un poco de aire?; ¿Que crees que nacì ayer o que!?-- fruncio las cejas mirandola acusadora mente-- ¿Quien te va creer tal mentira?. Por causa de tu mala cabeza ahora te encuentras enferma...

    --Demonios..-- mascullo frustrada por las palabras del kappa, ¿En serio?, ¿Estaba recibiendo un regaño?, ¿¡Y de El!?...--No necesito que me regañes Yaken, yo no soy una niña...

    --No, pero pareciera que si...--bufo volviendose a revisar la sopa, ya estaba lista-- Ni Rin causaba tales dolor de cabeza..

    --¿Te soy de dolor de cabeza?-- era asombroso oìr a Yaken hablar asi, y extraño. Era como si se preocupara por ella--

    --¡Pues claro que...!-- y el kappa ahora es que se estaba dando de cuenta de lo mucho que habia hablado. Tan libre habìa dejado sus palabras al hablar con la miko, y mas al caso era porque, para el era como tratar con una niña de solo 10 años, pero no...Con quien hablaba no era Rin, no, era una chica que ya se encontraba casada-- Olvidalo-- decidio darle de una vez la sopa para su mejora. En una bacija de, quien sabe de donde lo saco, le cirvio la porciòn de sopa adecuada antes de ofrecersela a la chica-- Tomala, tal vez asi mejores..

    Kagome sorprendida solo miraba hacia lo ofrecido. "Sopa". Yaken aveces era muy extraño, muchas veces estaba malhumorado, otras veces se comportaba muy molesto con ella, otras veces parecia como si le hubiesen comido la lengua...Y otra se comportaba como si el ya no fuera el mismo de siempre, tal como lo era ahora..

    Se veìa muy atento a ella..

    --Si, muchas gracias...-- lo acepto entre sus manos--

    --Ni lo menciones niña...--se fue hasta una esquina negando con su cabeza, se notaba cansado. Ayi se encontraba Ah-un, recostado con su lomo pegado a las paredes de rocas, y Yaken ya estando ayi se recosto un poco cerca del ryu-youkai, cerrando sus ojos luego de juntar sus manos entre su haori. Kagome miraba un poco sorprendida esto. Si que estaba cansado..--

    --Yaken...-- luego de tomar su primera porciòn, miro una vez mas hacia el youkai, y aun seguia igual. Decidio llamarlo haver si se habia quedado dormido pero, nada, no habia recibido respuesta-- Yaken...--Negativo, estaba dormido. La azabache un tanto confundida suspiro-- Veo que esta muy cansado...Me pregunto, ¿Porque se habra molestado en hacerme esta sopa?-- la miro por unos momentos antes de volverla a probar. No era gran cosa, pero debia admitir que el youkai habia hecho un buen trabajo. Sabia a la misma que le daba su madre cuando ella en su epoca llegaba a enfermarse, solo que por supuesto, esta tenia el sabor mas natural; Claro, por sus ingredientes...-- Lo hiso bien...-- lo volvio a mirar-- ¿Sera verdad que dure dos horas inconciente...¡Ah!, la fiebre..

    Se habia olvidado se ello. Dejo la sopa aun lado tocandose la frente con su mano derecha, verificando si seguia con la temperatura alta pero, nada, estaba bien, tranquila, y suspiro..

    Era posible que el kappa youkai tendria razòn, y gracias a sus cuidados se pudo llegar a curar..

    --Gracias Yaken...

    ...

    La noche frìa durante mucho habìa empezado, la lluvia sin pare aun caia a las afuera y ella ayì adentro protegida, no sabìa porque pero, algo la inquietaba. Su mirada la mantenìa congelada a esa direcciòn indirecta entre el youkai ahora dormido y la colucna bacìa que luego la llebava a la salìda de la cueba, y aun desde esa gran distancìa que tenìa podìa percivir muy bien el frìo que habìa por la lluvìa insaciable al caer, era tan abrumador el clima que habìa..
    Y la hacìa sentìr cansada pero, ¡con todo y eso!, sentìa que faltaba algo, sabìa que aun habìa un bacio y que en esos momentos no se encontraba su precencìa, y de un momento a otro con lentos movimientos se levanto de su sìtio, tranquilamente encaminandose hacìa la salida, su corazòn iva aumentando en aceleraciòn y no comprendìa el porque, mientras màs se hacercaba a la puerta màs aumentaba su frìo, eso era asperante..
    De un solayo de mirada pudo captar con atenciòn, el tranquilo pero frìo ensueño en que se encontraba el kappa-youkai, temblando y removiendose un poco, "Tiene frìo.."pensò un poco quieta la azabache, pensando un poco esto y por simple reflecciòn, mordiendose lijeramente su labìo inferiòr.

    Se...Sesshomar-ru..sama..

    Un tic nervioso en el ojo de la chica de un momento a otro apareciò en el momento en que escucho como entre sueños, el youkai mencionaba tal nombre, ¿Que soñarìa?, algo de aseguro en donde una vez màs el era golpeado por su "amo bonito". Kagome no pudo evitar soltar una risita acusadora por parte a la situaciòn, pero bueno, es que..¿Yaken hablaba dormido?, eso no debìa preguntarse..Era toda una afirmaciòn.

    Negando con su cabeza sonrio de lado al momento de captar una vez màs la atenciòn de las afuera...Una precensìa, quièn era quien..?
    Ya sus pasos en desovediencia habìan empezado a avanzar, con ello un escalosfrìo en su espina dorsal cada vez màs iva aumentando, y por puro instìnto se abrazo a ella mismà por el frìo..

    ¿Què estaba hacièndo?, estaba loca o que?, salìr de la cueba asì como asì, de ese calor para venìr a conjelarse en medìo del frìo solo porque su mente le juega malos trucos en donde alucina que en realidad algo la llama desde afuera...¡estaba lloviendo!, eso era claro, pero no, su conciencia decìa algo cuando, su corazòn demostraba algo màs...Que pesadilla..
    Pero lo que no sabìa era que, sin darse de cuenta ya habìa dado unos cuantos pasos al frente , muchos que la llegàron a llevar hacìa la frontera de esa cueva. La completa salìda...Ahora se podìa sentìr mucho màs frìa, en medìo de la lluvia y con su mirada perdida en lo vicible del cielo...Solo tormenta se podìa ver, solo lo oscuro de la soledad..

    Era tan frìo la situaciòn de espera, pero ni eso sabìa por ella mìsma, ¿què esperaba?, que deceaba en realidad que ocurriera?, y ¿a quien buscaba?..."No lo sè". Pero aunque no tenìa respuesta, precentìa que aun asì debìa seguir avanzando, ahora sin sentìa el frìo, ahora si podìa decìr que la lluvia estaba màs que de congelar, aunque se abrazara asì mìsma sabìa que esto, no le funcionarìa a paciguar la aceleraciòn de su corazòn por causa del clima, eso lo sabìa..desde un princìpio lo supo..
    Y con todo y ello, caminò...
    No se detubo...

    Sus ojos no podìan ver en la clara oscuridad que en todo el bosque habitaba, suspiro entre dientes por el frìo y aun abrazandose mirò a su alrededor pendiente por si "algo" o "alguien" aparecìa de improvisto dandole un mal susto, pero tarde la chica se habìa dado de cuenta de algo...
    Estaba perdida..

    "¡Hay no...Ahora..!, ¿Dònde..estoy?" No veia nada, nada de nada, la cueba de donde habìa salido hace momento ya lo habìa perdido de vista. "¡Demonios!, esto..esto no me puede estar pasando" Un suspiro resignado salio de sus labios algo frìos por el clima, ¡Porque no dejaba de llover!

    Sus pies los sintìo fangosos, pegostosos y algo susios, ¿Charco?, ¿Fango?, el que estuviera lloviendo lo entendìa, la tierra se estaba empezando a remover, con ello sus pies los sentia cada vez màs pesados. Y de un momento a otro se sintio caer.
    Un grito ahogado, su cuerpo arrastrado por algo de la tierra y... algo màs que no llego a saber.



    Durante todo el camino no habìa estado muy que digamos cien por ciento atento a su alrededor, su mente lo tenìa lejos, pensando en un punto muy importante a la situaciòn de cierta miko, y aun se preguntaba el porque. La que ahora deberìa de estar dormida en la cueba en donde habìa dejado a su subordinado y dragòn de dos cabezas.
    Estaba en lo alto de un àrbol sintiendo las frìas gotas de lluvìas que con paciencias caian sobre su regaso y rostro. Sin sentimiento alguno, frìo como siempre miraba con tranquilidad el estrellado cielo o, almenos lo poco que se podìa ver, por el caso en que aun llovìa se podìa ver a lo claro aun las grises nubes...

    Si que era una larga tormenta.

    Sus pierna lijeramente flexionadas, sus brazos a lo libre, una en una pierna sostenida y otra, liberada sin necesidad de sostenerse del frìo tronco, su rostro seguìa tan implacible reflejando lo impotente que llegaba a ser, pero es que su mente...no estaba con el..

    ¿Què pasaba realmente?

    "Algo anda mal" penso sèrio , sintiendo algo extraño a su alrededor, como si algo... pasara, aun con el sonido de la lluvia al caer a su alrededor. Seguìa ayi..

    "Algo.." y el sonido al caer se escucho, su mirada se desvio rapidamente a ese angulo, y de acto seguìdo un sutìl grito ahogado lo escucho a lo lejos, no sabìa a quien le pertenecìa pero, màs o menos se podìa hacer a la idèa a quien le pertenecìa..

    "Baka"

    Solo el sonìdo de las hojas se escucho, bajando de aquèl àrbol se detuvo derecho con su mirada clabada alfrente, y corrìo. La lluvìa no le permitìa muy bien percibir el aroma de "esa" persona, extràño, apenas su precencìa.
    Fuè suficiente para saber almenos...Quien era.

    .-

    Su cuerpo temblaba de la fiebre que tenìa en esos momentos, sus ojos cerrados mantenìan un gesto dolido mientras con fuerzas mantenìa las cejas fruncidas, trato de en su inconciencia mover algo de su cuerpo, sus manos o si acaso los dedos, pero es que lo veia tan lejos de hacer, se sentìa en un basio profundo sin oportunidad de salir, en una inmensa oscuridad que cada vez màs la arrastraba en el silencio.
    Su cuerpo volvio a temblar, esta vez con mas frecuencia mientras trataba de aferrarse a algo, buscando la ayuda o la consolaciòn de algùn calor cercano, algo que la consolara.

    " Pero...Me encuentro sola"

    Como era de esperarse, su propia mente la reprochaba en esas condiciones, por saberse del hecho de que, aquel que debìa de estar a su lado, quien debìa estar dandole calor y consolandola, tenìa que ser aquel ser que ella tanto amaba y que tenìa por esposo, pero con los ùltimos acontecimiento el hanyou cada vez màs se veia alejarse mas y mas de ella, sus viajes, sus descubrimientos, sus salidas...¿¡A dònde demonios iva, que tan importante era para dejarla sola siempre!?, jamàs tenìa suficiente tiempo para estar con el, para tratar palabras con el, el que no fuera una pelea o algo sin importancìa, porque para eso si se prestaba la ocaciòn..
    Solo para cruces de palabra..

    Inuyasha...

    Inuyasha..

    Inu..Inuya..

    --..Inu..yasha..--el susurro fue amacrado por el tiririante sonido de sus dientes por el frìo que sentìa.--

    Parecìa una niña inofenciba en esos momentos, tratando de encontrar calor cercano. Centìa un lijero viento correr a lo lejano, como un susurro que no llegaba a escuchar, ni por lo màs minimo. Sus manos no la sintio tener vida propìa en esos momentos, solo actuaba por impulso por aquel frìo que le carcomìa los huesos. Se extendìa con el fin de tocar algo, tomar algo que la cubriera, pensar como si una vez mas se encontraba en su hogar, ayi en donde se encontraba su familia, su abuelo, su hermano, buyo....Su madre..
    Cuanto la necesitaba en esos momentos, cuanto la necesitaba..
    ¿Acaso no existiria un dìa en que no le pasara algo?, cada vez màs las cosas eran peores, y siempre, siempre todo ocurria en ausencìa del hanyou, cuando ella no tenìa su protecciòn. Alguna vez la tuvo, alguna vez fue mas importante para el que aquellas salidas injustificada que tenìa hacìa nuevas tierras...Era como un trabajo diario, semanal, mensuario...
    ¿Acaso ya ella no era bien vista por el?, ¿Ya no la querìa?... ¿Ya no la amaba?.

    " El...ya no te ama.." en su mente..¿Tambien podìa aquel ser interferir en su inconciencìa?, ¡Lo odiaba!." Ya dejò de pensar en ti...para el, solo eres algo sin tanta importancìa...no màs que aquella que aun...ocupa su corazòn."
    ¿Ocupa su corazòn..?.

    Encontro algo, no supo que era pero se aferro a eso, pero esta vez no fue por frìo, no fue por la temperatura, no...
    Era por temor, por el temor que la invadìa y la hacìa temer en el fondo por el hecho de pensar que quizas, aquello que escuchaba era realmente cierto, pero...si era asì, a lo que se referìa esa voz era a..."Ella"..quien aun no sale de los recuerdos del hanyou..
    Inuyasha aun no lo superaba, ¡Aun pensaba en ella!

    " Si...La vè reflejada en ti, Kagome..."

    "¡Yo no soy Kikyo!"

    Querìa gritartarlo, querìa estallar en llanto y dolerse por el resto de lo que quedaba del dìa, abrir sus ojos, levantarse de donde fuese que se encontrara y sin remordimiento o temor, correr sin freno hacìa el interior del bosque, y si era posible...perderse a la lejanìa y jamàs volver, jamàs volver.
    ¿¡Porque tenìa que pasarle eso a ella!?
    El mundo tal vez no estaba feliz con ella, al menos no viva..

    --...Inu..yasha.-- hace momentos pedìa por su llegada y que la protegiera con su calor..--

    Ahora el dolor reflejado al pronunciar ese nombre era en respuesta de que, no deseaba la presencia por los momentos de ese ser, quizas y se lo encontrace fingiria con buena cara que nada pasaba, le sonreirìa como siempre lo hace, lo abrazarìa y si era necesario, le regalarìa un beso, para hacerse a la idea de que nada pasaba..Que todo, estaba bien..

    " ¿A quien quieres engañar?.."

    ¿A quien querìa engañar?, la pregunta era para ella, la voz aun no se habìa ido, aun seguìa ayi torturandola con sus palabras sin delicadeza pero con la verdad que le dejaba muy en claro la realidad.
    ¿A quien querìa...engañar?...Pues, quizàs, a ella misma. Tal vez el finguir que todo estaba bien la harìa sentir mejor...Quizas la harìa convertirse en la persona que realmente deseaban ver los demàs, tal vez asì harìa sentir mejor a los demàs...Quizas asì ella..se llegase a sentir me..

    "A quien quiero engañar..." . Jamàs , aunque se esforzara, podrì llegar a ser alguien...diferente." Yo soy Kagome, y siempre sera asì.."

    Siempre serìa asì.
    .-

    La miro suspirar entre sueños, la fiebre iva bajando un poco pero el frìo aun seguìa bigente ayì, cuanto realmente podrìa aguantar esa humana, tan fragil , tan delicada que se podìa ver a clara vista, pero tan terca y testaruda que era que la muy ignorante no llegaba a seguir los consejos de los demàs, siempre terminaba metiendose en problema, y uno a otro era cada vez màs peor.

    " Tan terca.."

    El hecho es que el clima ya habìa pasado ya hace unas horas, aun no terminaba de pasar por completo la noche pero podìa distinguir que dentro de poco el sol saldrìa tras aquellas montaña. Durante su silencio le toco vigilar a aquel ser que cerca de el descansaba.
    La habìa encontrado tratando de escapar de tierras movedisas, y un ser de baja categoria que la habìa empezado a arrastrar, para ese entonces cuando destruyo al youkai la encontro inconciente, toda empapada y llena de barro y tierra, tanto en sus vestimentas como en su rostro. ¿Cuanto màs tenìa que soportar?, parecìa que el destino querìa siempre que fuera rescatada por el cada vez que se metìa en problemas.
    Si, sin duda tendrìa que hablar con el hanyou sobre eso, cada vez que salia de la aldea, un nuevo problema se presentaba con la miko, si no era que caìa enferma era que terminaba lastimada o perdida, ¿Y quièn era el afortunado que siempre la encontraba?, que siempre tenìa esa maldita broma de toparse con el fastidio real..
    No querìa ni pensarlo, era suficiente con tener que soportar su precensia.

    No pudo regresar a la aldea por el clima, en esas condiciones con la miko debìa encontrar otro lugar, y lo que encontro fue una mini cueba que se encontraba cerca a un àrbol de roble. Esperarìa a que mejorara el clima, ¿Que mas le tocaba?, la chica dormia aun lado de el, se habìa asegurado de guardar una gran distancìa para evitar contacto con esa humana y no tener que soportar su agobiante calor que desprendia a causa de la fiebre.
    Y se aseguro que estuviera asì a distancìa, almenos durante un buen rato en el que hubiese pedido que fuese mas largo, pero no, aquella humana si que tenìa manìa.. La sintio remover entre sueños, moviendo sus manos y brazos como buscando algo, y mas o menos se hacìa una idea de lo que realmente querìa y buscaba..Pero el para nada estaba interezado en el asunto, quìzo seguir concentrado enlo que hacìa, esperar, esperar a que el dìa llegara rapido y con ello tragiese su calor, y poder regresar con mas seguridad a la cueba en donde aun permanecìa su subordinado..
    Pero en eso, cuando se encontraba tan metido en sus pensamiento algo ocurrio, lo sintio, se desconcerto pero rapidamente volvio su gesto normal, solo que esta vez mas feros a lo normal, fruncio el ceño ya frustrado. Claramente habìa sentido como repentinamente tomaban su estola, unas manos pequeñas que claramente conocia.
    ¿Como podrìa llegar a ser tan insoportable? Eso es lo que el debiese preguntarse por aquella situaciòn, y quizàs en algùn momento lo hizo, pero ahora no, ahora la pregunta era, ¿Como es que èl podìa llegar a soportarla?, tantas veces de sacarla de sus problemas, de cargar siempre el atender problemas que no tenìan nada que ver con el...Y porque...?
    Bueno...

    Por aquella que insolentemente habìa tomado su estola como algo con que darse calor, tomandolo con tanta confianza entre sus manos.
    Sinceramente no era la primera vez que alguien tocaba su estola, despuès de todo ella misma la habìa tomado cuando el la habìa ayudado durante la ultima lucha contra Naraku, cuando la habìa encontrado inconciente, rodeaba de seres que tenìan pensado atacarla..Era por la sangre que habìa derramado y que habìa quedado seca en su brazo, aquella sangre que habìa derramado por...la herida que le habìa hecho el hanyou..

    No tenìa importancìa seguir pensando en ello, lo que hizo luego fue mirar a la humana mientras dormia, su gesto se iva calmando, se iva tranquilizando mediante tomaba con màs fuerzas su estola, el calor que desprendìa le hacìa sentir algo muy..extraño, que trato de ignorar..Pensando en el hecho de que por lo menos ya la fiebre estaba bajando, sentìa que ya estaba mucho mejor, quizàs y muy bien ya para poder irse de ese lugar.

    " Ya el sol salio..Hm, ya era hora"

    Se habìa dado de cuenta que ya un nuevo dìa salia conjunto al sol, alumbrando las montañas y el cielo, con ello aquel bosque se veia fresco y tan, brillante, y no era para mas, despues de la lluvia, bueno, ahora venia la calma...Por lo menos no habìa ocurrido lo peor..

    Dudo por unos momentos si despertarla o..bueno, obligarla a caminar, fuese como fuese no pensaba cargarla, ella ya estaba grandecita como para ser cargada. En eso cuando estaba apunto de hacer algun movimiento la vio otra ves moverse entre quejidos...

    --Inu...Inu..-- ¿Inuyasha?

    Ya con esa vez era unas tres veces, llamaba entre sueños a el hanyou. ¿Que estarìa soñando como para que se encontrara llamando al hanyou entre sueños?, no le interezaba pero, es que ya le era molesto estar escuchando el nombre de su medio hermano a cada momento..

    Le frustraba...

    .-

    El dìa habìa empezado ya hace mucho, los aldeanos de la aldea ya se encontraban haciendo sus cosas y trabajos para ayudar en la aldea, niños corrian y jugaban mientras entre risas de divertian, todo era algo mas o menos tranquilo, algo normal...Pero..
    Aun asì habìa preocupasiòn..

    --P-Pero..es que yo quiero ver..--suplicaba la pequeña, con ojos algo llorosos.--

    --Ahhh..pero que terca eres niña, ¿No oiste lo que dijo la anciana?, nada de fisgones, significa que no puedes ver.-- como siempre, amargado.--

    --Pero..pero...solo quiero saber si todo estara bien..--de verdad tenìa deseos de entrar a la cabaña.--

    --Pues entonces esperalo.--se cruzo de brazos aun interponiendose en el camino.-- Ademàs, recuerda que tu quedastes a mi cargo ahora y el amo tambièn te dijo que nada de desobedecer niña, asì que no incistas màs y quedate en silencio.

    Rin con mal gesto asintio luego de unos momentos, pero aun asì tenìa deseos de entrar a la cabaña para saber en que estado de encontraba la Miko..O tambièn, su nueva madre...despues de todo el dìa anterior le habìa confesado a la azabache lo que ella realmente sentìa, aquel amor de madre e hija que ella añoraba. Al final tal vez si se hizo realidad pero, ahora, no sabìa como esperar...
    En la mañana al despertar habìa tenido la intenciòn de despertar a la miko con una gran "Buenos dìas" y un abrazo, pero no se pudo hacer cuando, se llevo la sorpresa de que ella no estaba, ni allì ni en la aldea, la anciana tambièn se habìa preocupado y mucho, por el hecho de no saber ni tener ideas de a donde habìa podido ir la Miko, despues de todo el dìa anterior habìa llovido, y mucho, y la lluvia no habìa parado hasta ya mas de la media noche, dejando toda la aldea y el bosque hecho todo un fango, por eyo habìa sido muy de preocupaciòn al no encontrarla en la aldea.
    Sorpresa fue..
    Luego del amanecer ver a un cierto Daiyoukai llegar con la Miko, dificil de creer, en brazos..Pero nadie presto mucho atenciòn a esto, al darse de cuenta que la Miko estaba inconciente.

    Lo mismo, por ello ahora se encontraban en esta situaciòn. La anciana Kaede se encontraba revisandola, para asegurarse de que se encontrase bien, Rin esperaba algo impaciente a que la anciana saliera y diera los resultado, mientras esperaba junto a Jaken.

    Rin aun meditaba algo muy importante. ¿Què habìa pasado realmente?, tenìa el presentimiento de que su cuidador sabìa algo, despuès de todo, el junto a su amo habìan llegado con la Miko inconciente. Debìa sabèr algo almenos, solo con el contaba porque...
    Despues de todo dudaba mucho que su amo dijera algo, su amo no era de muchas palabras despues de todo. De igual modo dudaba que estubiera serca..
    Luego de dejar a la azabache no se quedo nisiquiera a dar muchas explicaciones, simplemente se fue, dejandole el resto a el kappa youkai.

    Justo en ese momento la anciana salia de la cabaña, mediante se pasaba una mano por su frente.
    Rin al verla no dudo en correr hacìa ella.

    --¡..Niña revoltosa..!--mascullo Jaken malhumorado.--

    --¡Kaede-sama!

    --Rin..--la vio sonreirle, agitada , frente a ella la miraba en interrogaciòn. Ya sabìa lo que le dirìa..--

    --Kaede-sama...--y diò otro respiro. Volviedo luego a mirar a la mayor mas seria.--Kagome-sama...¿Esta bien?

    No respondio. Su mirada cansada examino el rostro intranquilo de la pequeña azabache, sus ojos casì y se notaban vidriosos pero con una mera emociòn, a lo lejos podìa notar algo intranquilo al kappa youkai, algo extraño pero, lo ignoro, pensando en la respuesta que le darìa a la niña..

    --Si..--no mintiò, trato de no hacerlo, al menos sabìa que fìsica mente la chica estaba bien, ninguna herida, minimo un raspon y raspadura en los tobillos y las palmas de las manos, pero, lo que realmente le preocupaba era..--

    Su inconciencìa..
    El problema al parecer, era mentalmente.

    --¿¡En serio!? .--una enorme sonriza, sus manos juntas en un gesto infantil, cuando en eso se hacerco el kappa youkai.-- ¿Escucho eso, señor Jaken?

    Lo miro emocionada, en cambio Jaken hizo gesto de ignorancìa.

    --Pff!, Lo escuche Rin, no soy sordo..--se cruzo de brazos.-- Lo que yo pienso es que esa chica es tan terca hasta para desafiar a la misma naturaleza.

    --¿De que hablas Jaken?.-- aquello al parecer llamo la atenciòn de la anciana, Jaken no se percato en si de sus palabras y restandole importancia abrio màs la boca.--

    -- De que esa Miko es un caso perdido. Mirar que salir en plena tormenta, sin arma alguna y en peligro de morir por el frìo o por ataque de algùn youkai...Y de colmo, luego de sacarla de todo su problema, rescatarla y darle una cueba en donde pudiese descansar y una sopa caliente para que entrace mas en calor, en serio ¡Una sopa!, ¡Tube que prepararle esa porquerìa a esa Miko mala agradecida! Y para que?, bueno, ayi es que va..¡Para que luego de toda aquella atenciòn y aquel cuidado especial, ordenado por mi propio amo agradecerlo de la peor manera que se podrìa hacer! ¡¡Volver a salir en plena media noche y aun tormenta!!, ¿A quien demonios se le ocurre hacer eso? ¿¡A quien!?...Bueno..¡Solo ella!.-- colerico grito a punto de infarto, todo tan ràpido que la anciana y la pequeña se encontraban sorprendidas, tanto por la ràpides de su explicaciòn como por la informaciòn...¿En realidad todo aquello habìa ocurrido?. Jaken en su misma posociòn bufò calmandose.-- Esa chica si que es loca, y muy terca....--en eso desvio su mirada a un punto aislado. Perdido en sus pensamientos..--..Al menos esta bien..

    El susurro, fue intencionalmente sin pensar. Jaken no se diò de cuenta.

    --¿Mm?,¿Dijo algo, Jaken-sama?--preguntò la menor mirandolo extrañada.--

    Apènas y se percato de lo torpe que fue.

    --¿¡Eh..!?..E-E..E-Este..¡No!, ¡Nada!.-- trato de escusarse.-- Y-Yo..es qu.. tengo que...etto..¡Ah sì!, ¡Debo irme!, se me habìa olvidado, ordenes del amo...¡Adios!.--fue lo ùltimo que se escucho por parte de el kappa, antes de irse esmandado por el bosque.--

    Rin y la anciana intercambiaron miradas entre ellas, extrañadas.

    ¿Què le habìa ocurrido?

    --Bueno...creo que a Jaken le surgiò una emegencìa..--comento con diverciòn la anciana. Viendo ya el camino solitario en que se largo el youkai.--

    --Si..tiene razòn, Kaede-sama..-- y sonrio, pero luego cambiando su expresiòn a uno preocupado despuès de acordarse de la situaciòn de la Miko.--Kaede-sama..

    --Mm..Si, Rin?-- mirandola con serenidad.--

    --¿Puedo ir a ver a Kagome-sama?

    --¿A Kagome?.-- la viò asentir. Despuès de todo sabìa de la preocupaciòn de la niña, como que tambièn sabìa que le pedirìa permiso para poder ìr a ver si la Miko se encontrase bien, por ello la dejarìa...despuès de todo Kagome se encontraba bien. La viò asentir con una enorme sonriza.-- Esta bien.

    --¡Si!-- y la vio entre brincos, darle la espalda y correr hacìa la cabaña.---¡Kagome-sama!

    Todo bien, al parecer, eso es lo que realmente todo reflejaba, todo aparentaba aquello, y nadie sospechaba de aquel ser que, en el silencio y la invicivilidad del viento, miraba atento cada movimiento de todo ser vivo de aquella aldea. Solo vigilando una zona que realmente le interesaba, aquella zona en donde descansaba una joven azabache quien se recuperaba de su dìa anterior y la fiebre, cuidando de lo que el nombraba y declaraba como suyo..

    En su silencio solo una sonriza malvada se reflejo, antes de desaparecer por completo, dejando su ùltimo susurro al viento..

    " Ya no hay marcha atràs, mi querida Miko...Ya estas condenada.."

    "Ya eres mia...solo me falta...eliminar

    tu corazòn..."

    ......



    Continuara...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    7312




    INICIO- Recuerdo tres:
    Ultimos momentos...juntos..


    Capìtulo Especial Nº 3

    .
    .
    .

    --¡Kagome!



    Un ataque salio de sus manos, diriguidas a siegas aun àrbol. Este fue destruido.
    Pero la chica segada seguia atacando sin conciencia de sus actos.



    --¡Kagome!, ¡Controlate, Kagome!



    Fruncio las cejas sin mostrar expreciòn alguno en su rostro, elevo sus manos, contuvo gran energuia en sus manos, sus ojos brillaron en un brillo azulado mostrando el gran poder que tenia. Y sin esperar mas, sintio los movimientos veloces que hacia el hanyou por escapar, y ataco..



    --¡KAGOME!!



    El viento soplo en ràfaga incontenible, soltando en el acto la cinta que casual mente sujetaba la larga cabellera de una azabache; Las manos aun llenas e imprecnadas en poder aun destilaban su brillo, sus ojos no perdian su color nuevo, abiertos en ignotismo miraban el cespet en mera maldad de la destrucciòn de la escencia maligna que sentia a su alrededor, nisiquiera le importaba quien era..

    Las heridas de su cuerpo fueron vista rapida mente por el, sus ojos sorprendido se abrieron con un poco de temor reflejados en ellos. Su mano se formo a un puño a causa del dolor, sus piernas estiradas en el duro suelo las encojiò con dolor para luego en un movimiento torpe tratar de incorporarse. Sus heridas no le permitian muy bien el caminar..

    Una herida marcaba su pecho, otra rosaba su mejilla derecha, un ataque de esos habia destrosado una manga de su haori rojo, y otro habia quemado su mano izquierda. Estaba herido y todo por causa y poder de su propia miko, su propia compañera..



    --Demonios..

    --Inuyasha, sera mejor que regreses a la aldea-- una voz mas anciana hablo enfatisando y dando en claro sus heridas-- Tu heridas son mayores..

    --Anciana..--estaba molesto por todo lo ocurrido--Fhe!, la proxima vez no sere partìcipe de esto...Esa mujer casi me mata..

    --Esa era la idea Inuyasha, tratar de saber hasta que lìmite podia llegar los poderes de Kagome, era esencial qu-

    --¿Esencial?,¿¡Esencia!?..Fhe!, ya estas loca anciana..-- cojeando hizo un desprecio muy enojado, la anciana solo lo miro con cara no muy agradable; Inuyasha habia ya marcado su marcha-- No dudo que dentro de poco muera-

    --¡¡OSUWARI!!

    --Ah!-- fue su grito de aviso al dolor, su rosario dio el clip que tanto le molestaba al informar su caida, y beso el suelo. Rapida mente no se hizo esperar el sonido destructor al caer destrosando la tierra bajo su cuerpo--

    --Gracias Kagome..

    --Esta bien, Kaede-oba-chan...--sonrio la chica en suspiro cansado, sus rodillas le hicieron un mal juego y en cuestiòn de segundos callo sobre ellas-- Aihs!

    --Kagome..!



    Ya el hanyou en un rapido movimiento se habia incorporado aun lado de la azabache, sin duda esta vez habia utilizado demaciado energia para su bien..
    La anciana en poco tambièn quedo a par de ella.



    --No se preocu..pen...Estoy..bien..--su sonriza era apagada, sus ojos mostraban el cansancio. Y el hanyou se preocupo, y fruncio el ceño--

    --Fhe!, ¡Tonta!, ¿¡Que bien del demonio !?, si ni sostenerte tu misma puedes..!

    --Lo..Lo siento Inuyasha..Utilice..mucho poder contra..ti..--un parpadeo lento dio sus ojos-- G-Gomen..

    --No te disculpes Kagome..Estas muy debil-- sus disgusto era remplasado por la preocupaciòn, se notaba que la chica estaba muy cansada--

    --P-Pero..

    --Inuyasha tiene razòn Kagome--dio a entender la anciana, los ojos de la miko hicieron una baja al sentirse ya apagada--

    --Fhe!, lo vez Kagome, hasta la anciana admite que tengo razòn..

    --Sera mejor que calles Inuyasha, no es el momento...



    Y tenia razòn en todo, aunque no lo quisiera aceptar. Aunque queria que la miko se sintiera bien sabia que no era buena idea tratarla de tal forma, solo podria causar que se enojara, y si hacia eso...

    Perderìa mucho mas energia al actuar.



    --Llevemosla a la aldea...Parece que aun no se recupera de su mal..



    -.-



    --¿Kagome-sama?..Se pondrà bien..?-- sostuvo las manos de la chica, que entre fiebre se mantenia dormida. La anciana justamente estaba entrando a la cabaña--

    --No te preocupes Rin, Kagome se pondrà bien..

    --Kaede-oba-chan..

    --Fhe!, eso dijiste cuando ese bastardo la trajo la otra vez en fiebre a causa de la lluvia, Kagome esta asì por su mala cabeza y cada vez se ve peor anciana-- se notaba la molestia en sus palabras, el hanyou permanecia centado en una esquina de la cabaña, cerca de la chica-- Debieron proteguerla y vigilarla ese di-

    --¿Y porque no lo hiciste tu Inuyasha? Tu eres su esposo..



    Palabras duras a su corazòn



    --Yo..

    --No digas nada Inuyasha. Kagome no tiene la culpa de lo que le esta pasando, el que este enferma la verdad me extraña mucho porque, es imposible que una simple lluvia haga esto-- con fuerza tomo el pañuelo ahora seco de la frente de la chica-- Pero sobre su protecciòn, tu mas nadie has de saber que es tu responsavilidad; Tu eres su compañero, ella es tu compañera.. Deben cuidarse mutuamente, pero en este caso se que Kagome no tiene la culpa..

    --Ahora diras que yo..

    --Al parecer no es necesario decirlo Inuyasha, tu bien lo sabes, y hay razòn en eso...Es tu culpa-- volvio a colocarle a la chica el pañuelo, esta vez mojado con agua frìa--

    --¿Porque es mi culpa, anciana-Kaede?



    Rin en silencio ignoraba la conversaciòn, no le interesaba de igual forma. Solo miraba con preocupaciòn hacia la azabache, su estado le era de preocupaciòn...


    En lo que habia escuchado decir del hanyou a causa del estado de la miko, habia mucha razòn en ello; La azabache cada dia empeoraba de estado, sus fuerzas parecian disminuir...



    --Te vas Inuyasha, nadie sabe en realidad a donde, te alejas de Kagome por mucho tiempo y cuando vuelves no haces mas que peliar...--se volvio a mirarlo--Miroku ayuda en la parte de la meditaciòn para que Kagome pueda controlar sus emociones y no acabar incendiando toda la aldea, por causa de la tristeza que habeces siente por tu ausencia...Sango se mantiene hablando continuamente como fiel amiga que es, y siempre a notado algo extraño en Kagome, no sabe que es en realidad, pero eso ya a ocurrido desde hace un tiempo, Inuyasha....Rin, es una niña muy fiel a ella, Kagome se encarga de ella y la entrena en las cosas basicas y mas faciles a lo primero que sabe, y desde un tiempo a aprendido a amarla como alguien especial, ahora Kagome se encuentra siendo madre adoptiva, y eso la hace feliz...Y eso ayuda con su dolor...Pero pocas veces bienes, y eso la entristeze-- era evidente que le estaba diciendo sus verdades en su cara, Kaede decidio no mirarlo mas, y se volvio a la chica que entre fiebre se mantenia respirando agitada-- Los aldeanos, unos que otros tambien colaboran para que ella se sienta ajusto aqui, Inuyasha... Es evidente que aun no esta acostumbada del todo y es posible que extrañe a su familia...Todos han colaborado en secreto para la mejoraciòn de Kagome..



    --Todos..

    --Si Inuyasha, aunque no lo creas. Hasta el mismo Sesshomaru-sama lo a hecho..-- lo dejo al aire--



    Inuyasha abrio sus ojos sorprendido pero, decidio no protestar. No le extrañaba mucho eso, tal vez era que su medio-hermano se habia llegado a tomar en cerio lo que ya hace un tiempo le habia propuesto, todo por el bien de la azabache..

    El cuidar si estaba en su alcance, la vida de su esposa..

    Aunque eso, no le agradaba mucho..




    --Hm, es muy extraño..

    --No Inuyasha, desde mis ojos ya ancianos ya no lo es..--enfatiso llamando la atenciòn del hanyou, sus cejas se enarcaron en duda a esto-- Admito que desde un principio si me extraño el hecho de que Kagome pudiese acercarse a Sesshomaru-sama tan..Como lo hace ella, con su mismo genio sin, ser lastimada por el daiyoukai del Oeste...-- suspiro cerrando un momento sus ojos--

    --Kaede-oba-chan, voy a salir por unos momentos..--informo la menor interrumpiendo un poco la conversaciòn--

    --Esta bien Rin, ten cuidado

    --Sip



    La chica habia salido a corridas..




    --El a sido su ùnico salvador en estos ùltimos dìas, Inuyasha..

    --Es muy extraño que sea asi anciana Kaede-- negò no convencido el hanyou, estaba frustrado por todos el credito que recibia su querido medio-hermano, aunque.. En el fondo sabia que no tenia derechos de protestar-- Sesshomaru..El no es..

    -- ¿Amable?--corto-- Pues claro que no Inuyasha, pero a llegado a respetar a Kagome como tal , reconociendola como una miko poderosa...

    --Eso no lo dudo..



    Ya sabia por cual motivo decia eso.



    --Si Inuyasha, Kagome tambien tubo que hacerle una demostraciòn..--su mirada se asuabiso un poco, mientras sus labios formaban una debi sonriza-- Pero con todo y como es ella, aun asi la respeta... El youkai verde tambièn a aprendido a respetarla..

    --¿Jaken?-- lo ponia en dudas--

    --Si muchacho, aunque a Kagome le costo mas conseguirlo de el..--suspiro--



    Su mirada se volvio a la chica al notar como ahora se notaba mas tranquila. Era mejor dejarla asi.



    --Es mejor que descance...

    --Si, tiene razòn anciana..



    Una sonrisa curiosa salio de sus labios antes de volverse al hanyou, este a esto quedo un tanto dudoso.



    --Estas muy calmado Inuyasha, me extrañas que durante la charla no hayas protestado en nada-- ahora que lo pensaba, tenia razòn.



    Inuyasha bufo.



    --No estoy de ànimos para hacerlo Kaede, ademas..--su mirada cambio a la chica una vez mas, bajando sus ànimos por ello-- Con lo que me dijiste, no creo que tenga derecho de protestas..


    La anciana se sintio conmovida por las palabras del hanyou, entendia que se encontraba preocupado, pero por lo menos el chico no dejaba que por eso lo segara el enojo o su mal genio, estaba aprendiendo a llevar en control la situaciòn.

    Quizàs, ya el hanyou estaba madurando..



    --Hm, Inuyasha....




    -.-


    Los dìas se veian pasar con mas frecuencia, el sol salia y anunciaba otro dia mientras que la luna luego, daba la señal del regreso de la noche; Siempre era lo mismo. La anciana Kaede durante esos dìas se encargaba de atender a la miko, los dìas a pesar de pasar en su remoto va y ven aun asi no eran suficiente como para la mejora de la chica. Ya la anciana se estaba empezando a preocupar..

    Kagome desde ese dia del entrenamiento con la anciana Kaede, no habia despertdo despues de caer inconciente. La fiebre bajaba a veces pero de igual modo subia, y Kaede se veia con la responsabilidad de cambiar cada momento los pañuelos humedos y hobligar a la chica , aun inconciente, a tomar la medicina para tratar de que ella se mejorara, aveces tambien recibiendo la ayuda de la pequeña Rin que tambien, se encargaba de ella en su preocupaciòn..

    Los dias se convirtieron en semanas y las semanas en meses, y aun la chica se mantenia en su estado inconciente..

    Solo que en silencio, sin fiebre ni malestares. Era como si tan solo durmiera...



    Habìa un tornado incontrolable que se enfrentaba a mi, yo indefenza sin tener con que defenderme cada vez mas me iva hacercando a el, era arrastrada por las rafagas de viento. No pude resistirme por mucho tiempo, porque estaba debil, tanto fìsico como emocional, y me rendì.
    Paso el tiempo y el tiempo me estaba empezando a atar con cadenas desde mis tobillos hasta mi cuello, temi ser encerrada en mi propio dolor, no, no lo deseaba.
    Grilleste sostubieron mis muñecas, no podia moverlas, estas me impedia hasta el mismo aire. Y casi desfallesi..

    Pero luche..

    Se que paso m
    ucho tiempo a las afuera de mi propio interior, muchas cosas de las cuales no se, tal vez, si hubo un ataque a la aldea, no estuve ayi para enfrentarlo...Si hubo una amenaza, no estube ayi para protejer al pueblos...
    Tùbe otra lucha mas fuerte, con mi propia alma. Aun no entiendo como eso es posible..

    Todo fue por culpa de el. Nadie mas que el..

    Lo sè porque, esto lo que me està ocurriendo es todo por mal de el, o..creo que mal mio.


    Y estube solo apunto de perder en este sueño o, pesadilla que mi pròpia mente hizo. Se que en mi ausencia muchas cosas ocurrieron, como tambièn el hecho de que, tardè mucho.

    En ùltimo momento de mis fuerza aquì en lucha estube apunto de morir, mi vida casì se termino en esos momento, lo creì asì y incapas de seguìr me di por muerta, ¿Era posible que llegara a morir en un mundo realizado por una pesadilla de tu propìa mente, en donde tu..vas perdiendo?, aunque lo dude a principio..
    Luego de los hechos, no me quedo de otra que creer que , si..Era posible...

    Era posible..


    ¿Saldrìa con bien en todo eso?. Tal vez lo hizo.

    Pero..Aunque desperto..

    Algo...


    "La muerte te persigue.."



    La muerte me persigue....La muerte me persigue....La muerte me persigue.....La muerte me...

    La muerte me persigue.


    Eso, fueron como palabras invocando el sello de mi vida, sentì menos fuerza, mi aliento se entre corto, no pude derramar lagrimas, no, esta vez no. En muchas batallas en donde e llegado a vencer, aunque siempre estando apunto de morir, este...biene siendo muy diferente a los anteriores, definitivamente no pude hacer..


    "Nada...No puedes, no sabes hacerlo, y tampoco lo sabràs"



    Eso me fueron de crueldad y repugnancìa. Aun tenìendo pocas fuerzas, ante una extraña luz que se levantaba antes mi no hise màs que poner mi mirada màs repugnada que jamàs en la vida...halla llegado a poder. Y el en burla se rio en mi cara..

    ¿Quien era el?, no lo podìa ver, pero si escuchar,¿Que querìa de mi?, era desconocido para mi y..aun lo sigue siendo, sea lo que sea que quiera de mi, se que..no es nada bueno.

    "Te verè en tormento..Cariño",¿Fue una despedida que me dìo?, tan frìo y descorazonado pero, creo que si.

    Pero fue una despedida momentanea, porque en momentos de sentirme liverada de mis grilletes, algo paso. Pero fue ràpido.

    Demacìado ràpido, volvì en mi en si, en cuestiòn de segundos. Como instito al sentir aire una vez màs mis ojos de golpe se abrieron, viento primeramente a ciegas la luz delos rayos de sol...



    --¿Donde...estoy?


    .
    .
    .



    --Una y una...--sonrio debìl mente para luego ser reemplazado por una risita màs alegre que de costumbre-- Valla, no sabìa que combinar siempre hacìan la diferencìa una de otra..¡Hasta mas bellas!, veo que Rin tiene razòn...Los opuestos se atraen...

    --¿Eso crees, Kagome?

    --¿Mm?-- espectante e inesperadamente se giro para asì mirar a quien en esos momentos habìa interrumpido su silencio con las flores--


    Las manos de la miko hicieron presiòn a la cesta de llervas contra su pecho.


    --¿No se te dijo que no podias salir sin la compañia de alguien? --esta vez sus palabras eran màs duras--

    --Inuyasha...--bajando un poco su mirada para luego con un gesto de niña regañada mirarlo en replica-- ¡Pero es que es muy aburrido estar encerrada sin hacer nada!, aunque sea dejenme buscar las llervas..

    --Kagome-- la miro con obvia razòn en lo que dirìa-- Eso lo hace Rin..

    --¡Y ella es mucho màs pequeña que yo!

    --Pero esta en compañia de Jinenji y de Yaken, tu no..

    --¡Si pero...!, yo..--su voz se apago de inmediato mirando luego con un poco fastidio al hanyou-- Tengo que hacer algo, no puedo quedarme siempre metida en una cabaña acostada en un futon sin hacer nada


    Sus manos tomando una flor con delicadeza, la llevo a su altura para asì olerla buscando en eso la tranquilidad, Inuyasha en silencio con sus brazos metidos en las mangas de su haori mira un tanto intranquilo la figura delicada de su compañera, y con un solo paso se hacerco a ella.



    --Kagome no se te a dicho eso, solo que..

    --No quieren que salga ni que haga nada, ¿Porque?, no lo comprendo, no estoy enferma, no estoy herida-- lo miro entre enojada levantando su rostro en alto para verlo directamente, Inuyasha fruncio las cejas--

    --Eso lo se Kagome pero..!

    --Tan poco estoy embarazada como para siempre estar con el cuidado de no cargar cosas de mucho peso,Inuyasha-- corto con eso al hanyou, Inuyasha a esto abrio sus ojos en sorpreza, cerrando su boca que momentos atras habìa dispuesto para hablar pero, sorprendido por las palabras de la chica no le quedo de otra que cerrala, no evitando el lijero sonrojo de ello, pero biendo en cambio que Kagome se veia realmente enojada-- Y si lo estuviera...creo que me darìa de cuenta-- analizo ella misma susurrandolo para si, pero aun asì era escuchado por el hanyou que seguia de igual modo sorprendido.--


    Embarazada, esa idea era...


    --¡Inuyasha-sama!



    Kagome con la canasta en brazos se hiso aun lado del hanyou para asì mirar hacìa tras de el quien era que llamaba, esa voz de un niño, aun la recordaba.
    Inuyasha de igual modo se giro.


    --Inuyasha..--hablo serio, con sus manos sujetado su baculo, miro un momento aun lado de el , mirando al chico exterminador y luego volviendose al hanyou--


    --Miroku..


    --Kohaku-kun...Que sorpresa verte-- parecio sorprenderse, para luego en su rostro mostrar una bella sonriza para el chico--


    Este asintio en contesta correspondiendo timida mente el gesto.


    --Arigato, Kagome-sama...

    --¿Que ocurre Miroku?-- dijo este interrumpiendo el momento--¿No deberìas de estar exorcizando como siempre?

    --Lo se amigo pero, no, la situaciòn no creo que se preste para eso..--nego frustrado el monje, sobandose lijera mente el entre cejo-- Hay algo de lo cual necesitare tu ayuda..

    --¿De que hablas Miroku?-- tando Inuyaha como Kagome se extrañaron de la actitud tan macral del monje, algo ocurria--

    --Kahoku..



    En contesta asintio.



    --Vera Inuyasha-sama, en estos momentos nos encontramos en zona realmente amplia de terreno, el pueblo se encuentra en buenos estados y por lo que se, gracias al poder de Kagome-sama el pueblo no sufre ataques de enemigo-- una pausa hizo-- Le explicare mejor para que me entienda..--suspiro el chico al ver el rostro tan confundido pero fastidiado del hanyou-- En estos momentos los pueblos que se encuentran en buen estado o protegidos por algun ser sagrado estan siendo atacados y masacrados, y por lo que se los que estan haciendo esto son, youkais..

    --¿Como?--sus manos hicieron màs presiòn en su canasta, reaccionando de inmediato se sobre salto de sorpreza por tal informaciòn--

    --¿De que esta hablando Miroku?, ¿Como que youkais estan atacando a los pueblos que tienen a sus sacerdotizas y monjes?

    --Lo que te esta informando Kohaku es algo que el mismo vio cuando venìa hacìa la aldea. Inuyasha, es mejor que actuemos de inmediato ante la situaciòn.

    --Las aldeas becinas...estan ciendo atacadas?

    --Asi es Kagome-sama.

    --Pero Miroku, ¡Explicate!, ¿Que realmente sabes de eso?


    Nego en respueta, antes de disculparse en silencio con la mirada a la miko, Kagome parecio entender esto y por algun razòn temìo por eso, tenìa un extraño presentimiento.




    --No es algo seguro.

    --Inuyasha-sama, usted y Miroku-sama, necesito la ayuda de ambos para eliminar a estos youkais--dijo mostrando en su mirada el que lo comprendiese--

    --Es muy importante...

    --Asi es Kagome-sama..

    --Pero..-- fue interrumpido por el monje--

    --Ya yo acepte buscar y eliminar a los atacantes, Inuyasha-- hacercandose a su amigo poso una mano en su hombro-- Te lo digo porque necesito realmente que participes en esta busqueda.

    --Miroku-sama..--su mirada dio la respuesta antes que las palabras--



    El houshi sabìa sus intenciones.




    --No Kagome-sama, disculpe pero, usted en la situaciòn en que esta es peligroso que benga con nosotros y no creo que de igual modo Inuyasha lo desee

    --¡Pero..!,Inuyasha..

    --Miroku tiene razòn Kagome-- con una mano la sostuvo delicadamente de su menton, asì para que sus mirada se encontrarn mejor.-- Realmente no entiendo bien la situaciòn pero, creo que sera mejor que te quedes

    --Pero entonces otra vez te hiras quien sabe a donde o que..!

    --Lo se, pero esta vez tengo que hacerlo, por favor Kagome comprendelo..-- el momento se hiso tenso y el monje lo sintio, sabiendo la situaciòn tomo al chico de sus hombros dandole a entender su retirada--

    -- Vamos Kohaku, Inuyasha, te esperaremos en la aldea-- no resivio respuesta pero supo que lo habìa escuchado, y sin màs se retiraron del lugar--

    --Siempre es igual--su voz se quebro a esto, Inuyasha temiendo a la situaciòn abrazo rapidamente a la chica al sentir en el aire la tristeza claramente que desprendìa de la azabache--Inuyasha...

    --Perdon...

    --No comprendo porque...te disculpas--cerro sus ojos volviendo sus brazos alrededor del hanyou--

    --Kaede...Ya me explico y me dio a entender lo que sientes cada vez que no estoy aqui, Kagome. Yo ..acepte el hecho de que el que estes asì es por mi culp..

    --¡No,no!, no es asì Inuyasha..!--menciono rapidamente desaciendo un poco el abrazo y asì mirandolo directamente. Inuyasha solo podìa ver sentimientos reflejados en esa mirada-- No es tu culpa-- nego segura-- Comprendo que desde un principio has tenido que salir de la aldea en compañia del monje y unas que otras veces solo, lo se, es algo que debes hacer pero...--su rostro fue bajando poco a poco, Kagome sin culminar fue poco a poco saliendo de los brazos del hanyou-- Estos acontecimientos que me han ocurrido estos ultimos dias no es...por tu culpa. Yo e desobedecido.

    --Kagome...--fruncio el seño, mirando a la chica quiso protestar a esto-- No tienes porque..!

    --¡Kagome-sama!



    Una interrupciòn màs. Kagome solo miro un poco desanimada hacìa el frente, asì encontrandose con una silueta a lo lejos que corria hacìa ellos. Una pequeña que en su rostro mostraba una sonrisa. Kagome en contesta sonrio, rapida mente dandole una mirada de comprenciòn a Inuyasha que este claramente entendio, a lo que frustrado bufo por lo bajo.


    Sin duda esa conversaciòn jamàs tomarìa un buen inicio, ni siquiera un fin.


    --¡Rin!-- correspondiendo a un abrazo euforico que la niña le dio, de un solo salto--

    --¡Kagome-sama, Kagome-sama!

    --¿Que ocurre Rin?, estas muy alegre eh?--sonriendo, como le alegraba esa parte tan caracterizada de la chica.--



    Inuyasha espectante, solo also un poco su rostro asi percatandose de un curioso aroma. Y gruño por lo bajo.


    --¡Si, claro que si Kagome-sama!-- en respuesta vio a la azabache lebantar una seja-- Es que..¡Sesshomaru-sama me a traido un nuevo kimono! y es preiooooso!

    --Jajaja..Ya veo..Es por eso ¿no?-- se reincorporo una vez màs, mirando asì al hanyou, pero dandose la sorpresa de verlo gruñir-- ¿Inuyasha?

    --Esta aqui...Hmm-- sus manos las volvio a meter entre las mangas de su haori, empezando a abanzar hacìa lugar desconocido para la miko--



    "Si esta aqui, tengo que dejarle algo muy en claro.."



    --Inuyasha

    --¿A donde se va Inuyasha-sama?



    Miraron como momentos despues el hanyou detenìa sus pasos, dejando algo en claro se giro solo un poco asì mirando a su compañera.



    --Luego vuelvo Kagome, necesito hacer algo primero-- serio menciono esto, y Kagome sin poder contestar algo , ante su mirada vio al hanyou desaparecer entre los arboles--

    --Veo que inuyasha-sama tampoco se quedara este dìa..



    Esto, extraño un poco a la miko. Kagome sujetando la canasta se volvio a ella mirandola con una seja lijeramente levantada.



    --¿Porque lo dices, Rin?-- la niña, al parecer lo sabìa tambien..--

    --Es que...Casualmente hoy aparecio Kohaku un poco alterado a la aldea, estaba solicitando la presencìa de Miroku-sama, y justo hoy Sango-san esta fuera del pueblo-- parecio pensarlo, llevando su dedo a su menton-- Los vi venir a este lugar cuando iva llegando de recojer las llervas con Yaken-sama, y luego al momento los vi regresar...Por eso supe que estaba usted aqui, Kagome-sama.

    --Oh..Ya comprendo-- parecio dudarlo un poco-- Asì que te parece casualidad..

    --Si, porque tambien hoy mismo aparecio Sesshomaru-sama, y el vino ayer, Kagome-sama--respondio obvìa la chica, arrodillandose un poco y tomando con su mano derecha una curiosa flor que a la miko, momentos atras se le habìa caido-- No es costumbre, siempre me visita una vez luego de ocho dias

    --¿Los tienes contado?-- esto le sorprendìa, ¿Rin sabìa contar?--

    --Si Kagome-sama, empezè hace unos..e no se, ¿Dìas?, jeje..--esto solo le causo un poco de gracia a la miko, quien en contesta sonrio de lado, nego con una media sonriza ratando de tranquilizar aquellos sentimientos encontrados que aun tenìa--

    --Esta bien, pero dime...¿Ya realizastes todos tus deberes?

    --Eh..Si, ya los hice, y creo que por los momentos estoy libre--lo pensò un poco--

    --¿En serio?--y su tono emocionado fue algo que paso en alto por la chica--

    --Si!

    --Bien,¿Te gustaria acompañarme?

    --Si!- - la emociòn se reflejaba en sus ojos, Kagome en silencio le sonrio con obvia alegrìa--¿A donde?

    --Ven, eso es lo que averiguaremos...¿Si?

    --Si!


    .
    .
    .



    --Por favor cuidense--su tono era preocupado-- Inuyasha no cometas locura innecesaria. Miroku, cuida bien de el pequeño Kohaku..

    --¿¡Locuras!?

    --No se preocupe, Kaede-sama-- interrumpio el grito ofencibo del hanyou, sonriendo de lado-- Kohaku es un gran luchador, lo cuidare muy bien. Aunque no me extrañarìa el saber que es èl el que me cuidara a mi..jejeje

    --Si, tienes razòn monje..

    --Fhe!, tonterias..--bufo con gesto fastidiado-- ¡Bien!, todo aclarado y ya dicho,¡Vamosno..!

    --Espera...¿Y Kagome?-- interrumpio la anciana un tanto preocupada--

    --Kagome...Esta con Rin--fueron las simples palabras del hanyou , quien ni siquiera volteo para mirarla al decirlo--

    --¿Con Rin..?

    --No se preocupe, Kaede-sama..Ya ella lo sabe...

    --Entonces ya se lo...--esta pensando esto, su mirada perdida en el cespet, ya cansada luego suspiro--Esta bien, ballanse, tengan cuidado y no hagan mal innecesario..¡Y esto va màs por ti Inuyasha!

    --Ah!, si lo entendì..¿Porque tengo que ser el unico regañado?

    --Sera porque te lo buscas ,perro..




    Inuyasha tuvo el impulso de bufar y insultar aquellas palabras, solo que se retracto al reconocer que esa voz que habìa pronunciado aquellas palabras no habìa sido ninguno de ellos.
    Las mirada de el resto estaban puesta en aquella criatura que acababa de llegar, mientras que el hanyou un tanto molesto al verlo lo fulmino con su mirada.



    --Tu...¿Que quieres, sapo feo?

    --Nada que te importe perro!

    --¡Lombris, me vuelve a insultar y te..!

    --Inuyasha

    --¿¡Que!?--al verce interrumpido , molesto se giro hacìa quien le hablaba--

    --Deja a ese sapo feo y vallemosno. Mientras màs antes salgamos, màs antes regresaremos..

    --El monje tiene razòn, Inuyasha-- apoyò la anciana--


    Mientras que Inuyasha sentìa que todos estaba contra de el, sujetando al demonio por su tunica, lo miro asecinamente antes de soltarlo. Bien, aceptaba que tenian razòn, era mejor ya salir para lo màs antes regresar, y asì quisas...Estar màs tiempo con la joven azabache..


    Ya que la verdad..


    Le preocupaba su estado. Debìa volver para proteguerla.

    Inuyasha acsediendo a esto solto al kappa youkai de un golpe, bufando como siempre se guiro empezando a caminar en adelanto.
    De igual modo querìa volver lo màs antes posible.


    "Ya almenos...Hable esto con Sesshomaru.."


    Aunque no lo quiciera aceptar, pero...Lo habìa hecho por un bien, por el cuidado de una vida y de su ùnica razòn para vivir.

    Por el bien estar de aquella azabache...

    Su compañera.


    .-

    --Hasta luego, Kaede-sama, cuidece. Ya Inuyasha se a adelantado--menciono tomando firmemente su baculo--Kaede-sama, por favor despidame de Sango y de los niños. Cuanto me habrìa gustado que estuvieran aquì...

    --Esta bien, Monje, Sango lo entendera..Cuidate.Cuidence..

    --Si..Hasta luego

    --¡Hasta luego Kaede-sama!--se despidio antes de adelantarse tambien--

    --Hasta luego mi niño, cuidence..



    Aquella fue un despedida, la cual fue un tanto triste, ya por ser que..Ambas mujeres principales no se encontraban.

    La anciana poco a poco fue perdiendo de vista las siluetas apenas vicibles de los hombre salientes, hasta por completo perderlos. Suspiro con cansancio con su mirada apagada, luego guirandose un poco hacìa donde se encontraba aun en silencio aquella criatura.
    Jaken seguia viendo hacìa aquella direcciòn en donde el hanyou junto a los otros dos se habìan marchado. Ya se habìan ido..


    --Jaken..


    Esto sobre salto al yokai, quien en respuesta dio un respingo asustado, luego calmandose al ver a la anciana
    sonreir.



    --Ah..--respiro pesadamente, mirando a la anciana no con buenos ojos-- ¿Que quieres anciana?

    --Los muchacho no regresaran pronto, eso lo preciento..

    --¿Eh?-- no comprendìa casì a lo que se referìa. A el no le importaba...--¿De que hablas anciana?

    --Si viniste por Rin, no te preocupes, se encuentra con Kagome--le informo tratando de olvidar lo ultimo mecionado, le sonrio cansadamente, asì guirandose con la intenciòn de irse--

    --La miko.

    --Si..Esperalas si quieres. Hasta luego--y sin màs se marcho..



    Tanìa un mal presentimiento que le hacìa temer en su interior que quizas en algun momento llegase a cumplirse. Y mas por el hecho de saber las condiciones en que se encontraba la miko..

    Yaken en su silencio solo murmuro palabras fastidiado por el tener que esperar, siempre tener que cuidar a esa niña humana que ahora se encontraba en crecimiento, y todo porque lo habìa ordenado su amo, ¿Que màs le quedaba?, al parecer siempre serìa asì. Pero calculando que quizas ellas llegasen a llegar tarde, tomo la deciciòn de caminar un poco para tratar de no aburrirse tanto en ese lugar..

    Quizas asì bajarìa su estres..


    .
    .
    .



    La vio a lo lejos, buscando un pez, buscando entre las aguas un pecesito para su canasta, segùn, lo querìa como una mascota, pero Kagome sabìa que no funcionarìa, no de ese modo..
    El pez terminarìa muriendo.

    La vio tomar uno, entre brincos hacerle ceñales alegres con su mano alzada mientras la saludaba, y con una sonriza enorme en sus labios..
    Se veia tan tierna..



    -- ¡Es perfecto Rin!.--y con una enorme sonriza contesto, levantando la mano tambièn, pero esa sonriza y esa expresiòn fue cambiando poco a poco mediante entre sus pensamientos se perdìan.--...Es..perfecto..



    Y con tristeza su mirada acabo admirando simplemente el suelo, el simple pasto verde, mirando un poco la tierra charcosa. Sonrio de lado amagamente.
    Algo pasaba, algo la molestaba, la incomodidad solo lo sintiò ella..



    --Cuanto no diera por volver a esa edad...y asì, olvidarme de todo...y de todos los problemas....--mirando ìda el panorama, viendo con atenciòn cada movimiento de la niña, cada sonriza, cada gesto al caer al agua y al volverse a levantar. Tan inocente..--..de todo..

    --Pero no pasara, Miko.--esa voz repentina y frìa...--


    Kagome distante, mirando al frente, al escuchar aquello sintio un escalos frìo recorrer su espalda, antes de por impulso girarse completamente hacìa atras, retrocediendo al estar centada bajo aquel àrbol.



    --Sesshomaru..



    Aquel simple susurro, y el daiyoukai parado aun lado simple mente la ignoro, entre cerrando sus ojos, viendo lo que hace momentos miraba la Miko. Rin..

    La pequeña aun no se habìa percatado de su presencìa ayi, cuan lo relajaba ver como esa pequeña criatura se distraia y se divertìa con algo tan bago, buscar peces..
    Almenos debìa admitir que tenìa màs estilo que la misma Miko al tomar un pez. Como aquella vez..


    --Sesshomaru..--en cuanto a aquel llamado, lijera mente fruncio el entre cejo.--



    Se habìa olvidado que la Miko se encontraba aun lado de aquel àrbol cercano, centada bajo este.
    Kagome al verse ignorada se sintio ofendida,cerrando sus puños en molestìa para luego con paciencìa levantarce del cespet, dejando de lado limpiar las llervas y ramas pegadas a sus ropajes, quedando parada a un lado del daiyoukai.


    --Oye, te estoy hablando!

    --¿Que quieres, ningen?.-- agriamente giro su rostro a ella con mirada frìa, algo fastidiado. Kagome en cuanto al verse espectante por esa mirada, aflojo un poco su mirada, algo tentada a decìr un insulto pero, se mordio la lengua antes de medio bajar su rostro.--

    --...que grosero..--


    Sesshomaru enarco una ceja en burla, haciendo molestar en grande a Kagome, quien inflo sus cachetes infantil mente en molestìa, pensando en protestar pero justo en ese momento..


    --¡Sesshomaru-sama!-- Rin alegremente corrio a ellos al percatarse de la precencia del peli-plata...cuan le alegraba volver a verlo.-- A regresado..

    --Rin--simple mente dijo, antes de mirarla a los ojos, su mirada brillaba a cada momento, notando el daiyoukai como lo miraba para luego cambiar a la Miko y una vez màs a el.--Hm?

    --¿Vino a cuidar a Kagome-sama?-- inocente pregunta..--

    --..Rin..¿Que dices..?-- los ojos de Kagome se abrieron expectante ante el significado de aquellas palabras. ¿A que se referìa la niña con eso?.--



    Sesshomaru no contesto, decidio no hacerlo, solamente contestandole la mirada a la niña, sintiendo la inquietante mirada de la humana sobre el. Otro fastidio..
    La niña sin duda era inteligente..
    Pero jamàs admitirìa nada.


    --Hm.--y fue lo unico que dijo como respuesta, cerrando sus ojos.--


    Sesshomaru dio unos pasos hiendo en sentido contrario a como estaba y empezando a avanzar a paso lento.
    Pensaba retirarse de aquel lugar, ya habìa hecho lo que habìa acordado..

    Vigilarla, aunque fueron tan solo unos segùndos ayì. Segundos que para el fueron suficiente para hacer que su mente se distanciara un poco de aquello que lo mantenìa pensativo cada momento, algo que nadie sabìa que lo mantenìa inquieto y que no sabrìan, y cuan le fastidiaba eso..

    Ya habìa visto a su protegida, estaba bien, muy bien cuidada por aquella Miko, en silencio dandole sus mas sincero respeto, aunque desde un principio le costo admitirlo...pero ya no importaba; Ya era hora de admitirlo..


    --¡Si!!!


    Sin detenerse, ya con sus pasos avanzados , escucho perfectamente aquel arranque de alegrìa por parte de la joven niña, escuchando la alegrìa ayì vigente en su tono de voz.


    --Hm.



    Para Rin esa simple respuesta le dejaba muy en claro muchas cosas. Su amo no era de muchas palabras, pero por el tiempo en que vivio a su lado le sirvio para saber y aprender el como actuaba su amo, y su forma al responder.

    Y aquella respuesta la habìa dejado muy feliz.

    En cuanto Kagome, esta confundida.



    --¿Rin?-- no comprendìa su actitud tan alegre.--




    Y estubo apunto de decir algo màs;Cuando en eso sintio simple mente como las manos de la menor la tomaban de su muñeca antes de ser tomada con fuerzas y terminar ciendo arrastrada por la misma.



    --¡Dijo que si,Kagome-sama!.-- Rin no dudo y viendo alejarse cada vez mas su amo, decio correr para tratar de alcanzarlo.-- ¡¡Matte Sesshomaru-sama!.-- llevandose de arrastra a Kagome.--

    --¿..Que..?..Ah!, Rin!....No tan ràpido..!-- pero aun asì la chica la siguio arrastrando, no dandose de cuenta por donde iva por la alegrìa que tenìa en esos momentos, Kagome sentìa que de un momento a otro terminarìa en el suelo. ¿Como es que esa niña tenìa tanta energìa como para poder llevarla a sì de arrastra?.-- ¡..Rin..!


    Sintio sus cabellos sueltos ser mecidos por el viento, con brusquedad ser arrastrados, la humedad que en esos momentos el suelo tenìa ,mientras que algunas ramas interbenìan en su carrera y ahora lastimando sus pies. Ahora es que se percataba que se encontraba descalsa, ¿En serio?


    "Rin no tan ràpido..!" grito desde su interior. Mirando como poco a poco sus pasos se hacercaban al youkai.
    Pero en una de esa Rin la soltò, Habìa decido soltarla al escucharla grita su nombre, sonriente dijo simple mente un Esta bien!, pensando en ser siempre obediente. Mas aquello solo causo un terrible choque de mundos.


    " A-Ah.." A la pobre de Kagome no le pudo dar ni tiempo de quejarse o decìr algo, si acaso detenerse, pero no, ¡Nada!, solo sintio su equilibrio quebrar, un aire frìo repentino que de golpe empezo a rodearla, sus piernas flaquearon y su cuerpo al no tener las piernas firmes para su propio sosten, pues, simplemente se fue hacìa donde lo llevaba la grabedad.


    El suelo.


    La pequeña Rin al ver esto, de su boca salio un pequeño chillido.



    --..¡..Kagome-sama..!-- apenas grito, reflejando en este grito el susto al creer la caida muy segura de la Miko.--



    Y con sus manitos se tapo sus ojos sintiendo su corazòn acelerar por el susto. Kagome sintio el aire faltarle, y en ese entonces Sesshomaru que ante todo tan solo pensaba ignorar la situaciòn, frunciendo el entre cejo detubo sus pasos, con ello cerrando sus ojos en modo de frustraciòn. En acto seguido, esto solo causo que una caida segura fuera evitada de una manera algo..curiosa..


    Ella espero el golpe, y ya se hacia a la idea que verdadera mente le dolerìa, pero...como el destino era incierto..


    No sintio el dolor del suelo, no. Lo que sintio fue, algo menos doloroso, pero si de igual modo duro y frìo, a lo cerca algo suabe y peludito que ahora una de sus manos sostenìa entre sus dedos. Su rostro impacto con una curiosa larga cabellera, mientras que la otra mano libre se fue de largo sosteniendo la tela..manga del traje del daiyoukai..

    "..Demonios.." hizo un gesto de dolor manteniendo sus ojos cerrados, agradeciendo en el caso de que, almenos no termino en el suelo.
    Aja ok, no habìa terminado en el suelo, ya se habìa dado de cuenta de ello, el tiempo parecio pasar mas lento de lo comùn, cuando en eso fue que Kagome empezo a pensar en la sitaciòn en que se encontra, si no habìa terminado besando el suelo, entonces..¿Con quien habìa..?


    "Oh no.." Lo descubrio tarde.



    Muy tarde..



    --Kagome-sama...


    .-



    --S-Se...Sesshomaru...perdon, no era mi intenciòn..--y aunque pensò en decìr algo mas, decidio hacer silencio cuando su mirada se encontro con la del daiyoukai--



    "Esta estupida humana", ¿Acaso no pensaba dejar su torpesa?, siempre tan torpe con sus pies, sus acciones, que insensata era.


    Cuando supo que habìa sido ella la que habìa chocado con el, no le causo real mente un asombro pero tampoco un agrado que digamos. Era obvio que era ella. ¿Cuando no?. Y de reojo al abrir sus ojos la viò.
    Mirarlo algo temerosa y con sorpresa. Tratando de discularse.


    --Insolente, no podrìas ser mas despistada?-- con mal gesto, dijo ironico, girandose al ver que la chica ante sus palabras se enderezaba recta con un gesto fastidiado.--


    Se cruzo de brazos.



    --Ohh lo sieeeento, no era mi intenciòn.--ironìa se escucho en su tono de voz, rodando los ojos e inconciente mente haciendo su cabello aun lado en un gesto tonto de chica sifrina.-- Solo trataba de no caer y besar el suelo..

    --Hm, Contigo no hay remedio para eso, Miko. Eres patetica.--

    --¡Oye!, ¿¡Como te atrevez a ofenderme !?, ¡No tienes el derecho de hacerlo!.-- ¿Como se atrevìa?, penso la azabache. Tan mal humor siempre tenìa.--



    "Aquì vamos de nuevo..". Si el rodar los ojos no fuera tan patetico gesto de humanos, Sesshomaru estaba seguro que ya lo hubiera hecho. En cambio solo bufò interna mente; Sabiendo que asì siempre empezaba la Miko uno de sus locos arranques.


    Cuan insoportable era..



    --¡Oye!, y colmo te atrevez a ignorarme?..-- grito algo indignada al ver como el daiyoukai empezaba con su caminata.--..Sesshomaru, espera..!



    Y corrio tras de el, molestandolo con sus palabras molestas, exigiendole respuesta del porque su mal geniò, La pequeña Rin desde su lugar miraba algo extrañada y entretenida toda aquella escena, rio divertida ante la imagen de su amo poner mal gesto ante el largo discurso que le daba la Miko a su amo.



    --Kagome-sama...jajajaja-- y entre pequeñas risas empezo a caminar a paso lento tras de ellos.-- No sabìa que podìa hacer disgustar a el amo Sesshomaru de esa forma...



    Jamàs, y sabìa cuando se referìa a un jamàs y nunca habìa visto a alguien llevarsela tan tranquila mente con su amo, sin antes estar amenazado a muerte.

    "Nisiquiera Jaken-sama..." Pensaba atenta mente mirando a las dos personas mas importante para ella, tranquilamente caminar delante de ella.


    Quizàs y solo era su imagiciòn, quizàs y solo eran pensamientos de una niña con sueños que posible mente eran imposibles de cumplir. O quizàs...


    Podrìa ser una posivilidad. No tardo en que en su rostro se dibujara una sonriza en el rostro de la pequeña, que tierna mente junto sus manitas en gesto soñador y de querer de que...


    Aquel pensamiento se hiciera realidad..

    Quizàs un sueño tonto pero..


    Pera nada lo olvidarìa, lo guardarìa en lo profundo de su corazòn..

    Guardarìa aquella imagen de ahora..

    Kagome sonriente, mirandola de reojos y alegremente darle aquella sonriza contagiante, con un gesto de sus manos invitarla a abanzar, a hacercarse a ellos..



    --¡Vamos Rin-chan!



    Quizas todo era demasiado perfecto..

    Demasiado...



    --Kagome-sama..Tenga en cuenta que, usted siempre serà muy importante para mì....Y siempre serà asì.-- susurro de corazòn la chica. Y volvio a sonreir con felicidad--¡Si!.-- en momentos como esos eran en los que llegaba a su memoria esos momentos de recuerdos, con su familia, sus hermanos...Sus padres, todos juntos y tan perfecto..-- Sesshomaru-sama...Onegai..



    Aunque no lo decìa dirtecta mente, en su interior precentìa que la escucharìa. Simple mente ...lo sabìa..



    --Proteja siempre a mi querida nueva madre...



    Su deseo...Ese era su deseo..




    --...Proteja a Kagome-sama..


    ...Y feliz mente los siguio...



    .-


    "Quizàs todo sea perfecto de cuento de adas, pero...para nada durarà para siempre.."

    "Nada dura para siempre.."



    .
    .
    .
    Continuara...


    .................



    Y Aquì otro capitulo. ¡Saludos a aquellos que se toman el tiempo de leer mi fic!, y a aquellos que dejan su Like. Estrella Cabrera, ¡Gracias a ti! y a otros muchos!, ¡Nos leemos luego!

    Y comenten si le va gustando pliss!

    Y para un adelanto, pues...Sobre estos cap que muestran algunos de los recuerdos, pues..
    Este es el tercero, solo faltan unos dos mas para culminar estos recuerdos, asì que luego de esos dos capitulos ( que por cierto ya estan listos), continuare con los verdaderos capitulos, de la ahora Kagome Higurashi.

    Asì que ahora si, ¡Me despido!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Estrella Cabrera

    Estrella Cabrera Iniciado

    Miembro desde:
    3 Febrero 2017
    Mensajes:
    18
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    La verdad me gusta mucho tu fic... Desde el principio me llamo la atención. Me intrigó mucho principio, el no saber cómo llegó Kagome a estar ciega y como es que Sesshomaru la mató... Pero me voy dando una idea más o menos jeje.!!
    Me gusta como van desarrollándose los capítulos, como haces que se expresen los personajes...
    Cada capítulo esta super.!!
    Me dejas con la intriga de que pasara :(

    Espero el próximo capítulo.!! Sigue Así :)
     
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    Leintni RousshLin

    Leintni RousshLin Siempre persistente y triunfal.

    Miembro desde:
    6 Diciembre 2016
    Mensajes:
    27
    Puntos en trofeos:
    10
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Miko ciega_Luna sangrienta
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    7836
    , muchas, muchas gracias por tus comentarios, en serio me animan a seguir el fics, por ello quiero dedicarte este pedasito de la historia, en agradecimiento.

    Y aquellos lectores que se animan a leer este fics, gracias de igual modo.

    Por esta vez no dire mucho, los dejo a que sigan y leen tranquilo el cap.

    ¡Espero y les sea de agrado!

    .
    .


    INICIO- Recuerdo cuatro: El corazòn arrebatado , dos espadas en mi cuerpo I parte


    Capìtulo Especial Nº 4

    .
    .
    .

    Los momentos cada vez mas era apropiados para esos encuentros de pesadilla en donde siempre llegaba a escuchar aquella voz que la atormentaba. Ya habìa pasado una semana desde que el hanyou y el monje junto a el exterminador se habìan marchado de la aldea, en busca de aquella amenaza que amenazaba en destruir no solo una aldea, si no las que se encontrasen en medio.

    Youkais, no?. Eso era algo extraño en esos tiempo, entendìa el hecho de que tal vez fuera por tierras y riquezas, tal vez por un motivo màs creible o comprencible, pero no entendìa en el caso de que tenìan que destruir, matar e insendiar las aldeas..
    ¿Una guerra quizas era lo que buscaban?, pero esa idea no le gustab para nada..

    Otra guerra..y en esos tiempos..

    Kagome pensaba en tantas cosas, tantas posibilidades que siempre terminaban en un punto muy importante y muy obvio...La muerte, Todo aquello costaba la muerte de tantas personas. Pensaba en aquellas cosas que decian y aquellas noticias que escuchaba de viajeros y caminante que aveces llegaba a aquella aldea en busca de descanso o ayuda, ella siempre los recibia amablemente y con dedicaciòn si alguno estaba herido, lo sanaba, ayi era en donde le platicaba y le preguntaba el motivo de su estado y de su vicita a su aldea, y por supuesto, aquellas personas algo asustadas siempre les contaba sobre aquellas amenazas que ivan destrullendo y atacando a las aldeas, matando y eliminando a humanos, aldeanos..
    Las vicitas cada vez màs eran frecuente.

    Como ahora. Por ello es que se encontraba regresando de haber tomado algunas llervar del bosque, necesitaba medicamentos y llervas medicinales para sus labores curativos y a causa de las vicitas constantes se les terminaba muy rapido, Rin estaba con la anciana haciendole compañia con otro caso en una cabaña en donde se encontraba un niño con fiebre, y la anciana habìa decidido ir a atender ese caso, en cambio con ella, le toco atender a vicitante.

    Suspiro dejando en claro su frustraciòn, also su mirada al frente mientras mantenìa entre sus brazos, abrazado aquella canasta llena de llervas. Sus pasos eran tranquilo, pero convinados con melancolìa, en esos momentos sintio como algo se hacercaba a la aldea, una presencìa maligna, pero era algo leve.

    Se detuvo.

    Y miro sobre sus hombros hacìa el bosque.


    "Esa presencìa.."

    No la distinguìa en si, era leve y algo confusa, cuando notaba que repentinamente pareciera que desaparecìa, la presencia maligna nublaba sus poderes que lo sentia en distintas partes.

    --¿Que esta ocurriendo?

    --¡Señorita, señorita!


    Aquel grito la saco de sus consentraciòn, girando su rostro a aquella persona y encontrandose a una chica de un mediado de quince o dieciseis años cuando mucho, corriendo hacìa ella.


    --Si, perdon..¿Ocurre algo?-- atenta tratando de consentrarse, cuando vio como la chica respirando agitadamente tratada de hablar.-- Calmate, si?, estas muy palida..¿Que ocurre?

    --Es..Es mi hermano...señorita...¡Esta perdiendo sangre!, por favor haga algo ràpido..!--la desesperaciòn en sus palabras dejaron helada a la miko, algo tensa por el hecho de sentir el temor de fallar en aquello. ¡Debìa apresurarse!.--

    --No..no te preocupes, aqui estan las llervas, ¡Vamos, llevame con tu hermano!

    --Si, venga.


    No dudo en seguirla cuando la vio correr sin desenfreno hacìa una cabaña, en donde se encontraba el paciente. Pero con todo y esa situaciòn se sentìa algo preocupada por el misterio de aquella presencia maligna..

    "Luego me ocupare de ti.."


    .
    .
    .


    Su mirada clava en lo lejano, desde aquella distancìa podìa claramente sentir una enorme aura empezar a cubrir a lo lejo una cierta aldea que el, conocìa muy bien. Se detuvo, sus pasos se giraron y su mirada al mirar directo a su punto, simplemente con su olfato pudo asegurar de que tenìa razòn..

    --Una precencìa maligna.-- un ligero gruñido salio de su garganta.-- Ya la e sentido antes.--lo confirmaba por su aura y, por el lijero olor a muerte que al aire dejaba, pero el caso era que, ya esa presencìa la sentìa tan cerca de la aldea.-- Vuelve a buscar su vigtima..


    Reconocìa el olor a esa reclamaciòn, algo que no tenìa que importarle, despuès de todo no era su problema, durante ya unas semanas se habìa mantenido distante de la aldea, habìa tenido asuntos que atender y para nada se habìa negado a seguirlos, despuès de todo aquello permitìa que se distanciara por un tiempo de aquella tierra de humanos.

    La vigtima de la busqueda. Buscaba quien era el ser que tanto molestaba y que ultima mente le causaba problemas, ese ser extraño entre las sombra..¡Aun no aparecìa!, y eso lo enfadaba.

    Su mano la llevo a el mango de la espada, sentìa que alguien se encontraba cerca, muy cerca ahora que sentìa mejor, no retrocediò, fruncio el ceño mirando al frente, sabiendo el lugar de hubicaciòn de aquel youkai que se escondìa, pero con ello eso no le aseguraba ver su imagen realmente. Solo...escucho su voz..


    --Sesshomaru...¿Que haces por aquì?, no deberìa estar tan lejos de la aldea despuès de...


    No dijo màs, se interrumpio el mismo con un Ups!, como dando a entender que no debiò haber dicho eso, Sesshomaru sabìa que ese ser planeaba algo, sus palabras eran confusas pero dichas con burlas, por una parte sabìa que tenìa algo de razòn con lo de la aldea, no habìa terminado de hablar ese ser pero, ya se hacìa a la idea que vendrìa despues..

    Un ataque, lo presentia. Desde esa distancia sentìa que algo rodeaba la aldea, que precisa mente se encontraba muy lejos de ayì.


    --¿Que quieres?--neutro, el viento inclinandose por su frialdad soplo sutilmente, moviendose sus cabellos lacios..--

    --Por tus palabras bacias me hago a la idèa de que lo que quieres es que sea directo, no?-- y riò con sorna, Sesshomaru hallando esto insoportable, frunciò mas el entre cejo, tomando mas preciòn en el mango de la katana.--

    --Hm.

    --Esta bien, contigo serè mas comprencible, despuès de todo es necesario para mi juego.-- declaro sadicamente, Sesshomaru en su lugar sintio como la presencia de ese ser se cambiaba hacìa otra direcciòn, aun sin dejarse ver.--


    Pero..su juego..

    ¿Ahora de que demonios estarìa hablando ese idiota?

    Fuese lo que fuese el no tenìa porque estarlo escuchando, nadie ni nada podìa llegar a controlarlo, ni menos hacer que fuera participe de algo que a el no le interezara, porque era asì...Fuese lo que fuese no era de su interes lo que tuviera que decìr, solo perdìa su tiempo.

    Dejo su katana de lado, ya sin tomarla en cuenta porque, nisiquiera pensaba seguìr en ese lugar, ignoro todo su alrededor y a paso lento decidio proseguir.

    Despues de todo tenìa muchas mas cosas que atender, mucho mas importante..


    --¿A donde crees que vas?-- lo escucho con sorna.--



    Fruncio el ceño deteniendo sus pasos.



    --Eso no te concierne, vete si no quieres ser destruido ahora mismo.-- amenazo, estaba molesto por la insolencìa y la perdida de tiempo.-- Solo interfieres.

    --Perdone usted entonces, pero no crea que por sus palabras me irè. No, almenos no aun, despues de que le diga lo que tendra que hacer..

    --Tonterias..Hm, ningùn insolente como tu me dirà lo que e de hacer, si tanto valoras tu vida, ya largate.--ya no soportaba a ese insolente.--

    --La valoro, pero no me irè, especifica mente no le ordenare que lo haga, solo...le adelantarè algo que antes de que este dìa termine usted harà, quizàs algo que disfrutara, y si no es asì, bueno, algo que por el resto de su vida se lamentara..no se, tomelo como quiera, de todas forma ya esta advertido que en realidad sea como sea ese crìmen lo cometera usted, usted y ese estupido hanyou..


    "¿Pero que demonios esta hablando?", fruncio el ceño, girandose ya a su lìmite a el angulo en donde sentìa la presencia de ese ser, escondido, se encontraba escondido. Ese cobarde..


    ¿De que demonios hablaba?, nada de lo que le decìa tenìa centido, ¡Nada!.



    --Ya se lo que piensa,Sesshomaru.--interrumpio antes de queel daiyoukai pensara decir o mencionar algo.-- Pero no importa si no comprende, solo sera breve..

    "Dentro de poco aunque no quiera irà a la aldea, irà porque sentira como algo presiado correra peligro, irà con intenciones de evitar el rapto, con la sangre hirviendo sacaras tu katana, trataras de defender lo que tu instinto te lleva a creer que te importa, en el momento en que lo tiene ves a alguien llegar, ocupando el segundo lugar para luchar, el hanyou, no te importa y lo ignoras, ambos apunto de destruir en uniòn a su enemigo es cuando ocurre lo inevitable.. Tu espada, la del hanyou, ambas juntas seran utilizadas para la destrucciòn de la Miko, aunque no lo quieran ni lo deseen, ambos seràn obligados a matarla por sus propìas manos..."

    --No intereza lo que hagas Sesshomaru, como sea esto nadie lo podra evitar..


    El silencio del daiyoukai en esa situaciòn, no lo soporto y realmente ya fastidiado desenvaino la katana, enviando su ataque hacìa los arboles tras de el, enviandola a donde se encontraba aquella precencìa..

    Tenseiga.

    La rafaga hizo su funciòn, arboles destruidos y rafagas de viento alterados se llevaba miles de ramas que ya sian en destrosos. Sesshomaru fruncio el ceño al solo odtener de ello la risa repugnante de aquel sujeto, no se presento, como tal cobarde, se fue de ayì, ante de eso solo dejando sus asquerosas palabras.

    --Esta advertido, pero no importa lo que hagas...de igual modo..la Miko debe morir..


    "Desgraciado!"


    El sonido del viento fue el reemplasante de aquella precencia.

    Y el daiyoukai, no tomaba a fondo aquellas palabras sin sentido, no tenìan un sentido coherente para el, pero por eso no significaba que se encontraba tranquilo. Meditaba en aquellas palabras, guardo su espada al volver su mirada frìa a una neutra, mirando a un punto indefinido, reprimio un gruñido al apretar su mandibula.

    Que extraño encuentro con un ser desconocido, sabìa su nombre, era lo principal, aquel ser sabìa su nombre, no era de extrañarse, despuès de todo por su reputaciòn era entendible, pero al caso, ese ser en especial era despreciable.
    Solo que tenìa algo en claro. La Miko...

    La Miko corria peligro.

    --Solo su precencia...Hm..--sus pasos dieron solo tres hacià delante, mirando el cielo, notando algo extraño en el.-- Es la misma de aquel cercano..

    " En ese entonces...Era a la Miko que le hablaba.."



    Fruncio el ceño. Estaba claro...


    --Es el mismo.

    .
    .
    .


    --¡Adios!. Cuidense, ambos cuiden del uno a al otro.--se despidio con su mano en alto, siendo respondida por un saludo igual y una enorme sonriza de la joven chica. Kagome en su tranquilidad los viò partir ambos con tranquilidad, continuando con su camino.--


    La tarde habìa pasado, Kagome se encontraba algo màs tranquila despuès de haber cumplido con su deber de Miko, el hermano de aquella chica, todo habìa salido en bien, lo pudo curar y de paso darle algunos consejos para su siguiente camino, durante un rato ambos hablaron y compartieron algo, su hermana menor se encontraba feliz por ello y grande mente le habìa agradecido la atenta atenciòn que le habìa puesto a su unico hermano, luego de aquello y haberse tomado su tiempo en la aldea decidieron continuar con su camino, por ello ahora aquella despedida..

    Ahora Kagome simplemente caminaba por medio de la aldea, pensativa, fuera de si, con un gesto algo cansado a causa de los ùltimos acontecimientos y esos sueños extraños, que ella sabìa a la perfecciòn que alguìen molestaba..
    Desde aquella vez en el rìo, pues, muchas cosas habìan cambiado y ella lo sabìa, ùltima mente se sentìa tan bulnerable y tan debìl, pero tambièn tan falta de algo, de algo que aun no sabia que era.
    Suspiro, mediante abansaba, luego volviendo su mirada al cielo.

    Estaba preocupada.

    Entre sus manos llevaba una cesta bacia.


    --Rin..--al nombrar este nombre su voz se hizo triste, mirando la canasta basia.-- Tan ràpido se acabo las llervas, no creì que utilizarìa tanto..ahora..debo buscar màs para hacer algo por Rin.-- otro suspiro, sus pasos se desviaron para direcciòn del bosque.-- La pobre...¿No entiendo que pudo pasarle?, esta tan..enferma..

    " Y me preocupa.."


    Y era evidente, desde la noche anterior la niña le habìa manifestado quen le dolìa la cabeza, asì mas o menos empezò, con un pequeño dolor de cabeza, para cuando llego la hora de dormìr aquel dolor de cabezo termino convirtiendose en fiebre. Algo le habìa causado aquello..

    Quizàs y habrìa sido por...el cambio de clima, tan repentino, a cualquiera le hubiese pasado.
    Pero el caso es que, la chica no mejoraba, desde la noche anterior no habìa abierto sus parpados,y la fiebre cada vez màs aumentaba. Luego de haber despedido a los vicitantes y curar sus heridas, al regresar a la cabaña de la anciana, esta le habìa informad sobre la temperatura de la niña, era preocupante, estaba empeorando, y al buscar para hacer medicamentos pues, no habìa llervas ni nada, debìa buscar proviciones..

    En esos momentos es que desearìa poder tener su botiquìn de emergencìa..

    En eso desde esa distancìa, a lo lejos pudo sentìr una presencìa cercana, una maligna, claro esta que no era la misma de hace un rato, esta si la conocìa muy bien.

    Miro con determinaciòn a esa direcciòn--aunque en el fondo sentìa mucho mas cerca la otra presencìa maligna.--

    "Dèbo estarlo imaginando.."


    Negò a esta suposiciòn, volviendo su atenciòn a la primera mas clara.


    La estaba llamando.


    --Sesshomaru...--se sorprendio, pero sintio por su repentina apariciòn algo de nostalgìa, ya hacìa dìas que no lo veia por esas zonas.--


    Decidio ir, y abanzò empezando con pasos lentos, solo diò tres pasos exactos cuando, una enorme explociòn se hizo escuchar.


    Kagome termino callendo al suelo, soltando en el acto la canasta muy lejos, sus ojos se cerraron al sentir como la explosiòn cerca de ella causaba el levantamiento de tierra, dejandola a ciegas y por el polvo termino tociendo por lo que esto causaba.
    Esa explosiòn, habìa sido impactado frente de ella. Solo habìa sentido el impacto de las piedresitas plinchar su piel y rostro. Su brazo evito muchas, levantada sobre su rostro, mantenìa un ojo abierto y uno cerrado, mientras con dificultad se iva levantando.

    " ¿Que demonios..?"

    .-


    --Ya te encontre, cariño..


    Con el sonido de aquella voz Kagome no pudo ni terminar sus pensamientos al reconocer simplemente aquel tono tan sìnico y, aquel apodo. Sus ojos se abrieron en sorpresa y temor, sus brazos y hombros calleron, su mente era todo un lìo, ¿Era el mismo susurrante?¡El que nunca la dejaba en paz! y, aquel que hacìa que sus sueños terminaran siendo pesadillas..

    "No..no puede ser.."


    Y lo escucho..


    --¿Que ocurre cariño?, ¿Te es imposible creer que existo?¿O creìas que solo era una voz que te hablaba tu mente?.--rìo con sorna, mediante el polvo se disipaba y su imagen se aclaraba.-- Pues te equivocas, Kagome..


    Y lo viò, ese ser, ese hombre..

    Pero, desgraciada mente no podìa ver su rostro o sus fracciones para asegurar que aquel hombre era un youkai--aunque sabìa en el fondo que si lo era--, llevaba puesto una armadura que no dejaba ver nada de aquel ser, nada, con solo verlo se podìa decìr que aquella armadura era demaciado pesada, pero en la forma en que aquel hombre lo utilizaba, lo hacìa ver tan lijero..


    --Tu..--no pudo decìr mas, sus pasos retrocedieron por instinto, sus palabras nisiquiera salian. ¡El estaba ayì!.--


    ¿Quièn era realmente?


    --Si..yo, y veo que me recuerdas perfectamente, Kagome...--su voz arrogante, maltrataron el interior de la chica que sintiò repugnancìa al escuchar aquel tono algo de seducciòn. Era tan repugnante.--

    --Tu..tu..¿Q-Que..?

    --Mm?...¿Que dices?.-- llevando sus manos a aun lado de su casco, en forma de que no escuchaba bien, mediante avanzaba màs y màs hacìa la Miko.-- Yo, yo..Yo que?, que tienes que decirme cariño..

    --¡No te acerques màs!, alejate..y no me llames asì, solo eres un desgraciado youkai, ¿¡Verdad!?

    Y siguìo retrocediendo.

    --Calma, calma, no es necesario ese mal genio cariño, aunque asì te vez mucho màs bella..¿Sabìas?-- en respuesta la viò fruncir las cejas. No hizo mas que causarle satisfacciòn--

    --¿Como te..?


    Èl hubiese disfrutado mucho seguìr discutiendo con esa niña, con el fin de seguìr biendo sus fracciones y rostro malhumorado , tan interezante que se le hacìa pero, en esos presisos momentos pudo sentì como una precencìa maligana se hacercaba a ellos, algo alterado..

    Sus pasos se detuvieron, en lo oculto sonrio de lado, al final tranquilo porque al final su plan estaba saliendo tal y como lo habìa planeado.


    "Ya se hacerca, eh?...jajajaja...ese inutil, de nada le servira que llegue antes.." sonrio mas anchamente al volver su mirada a la Miko, se habìa detenido, al parecer tambièn habìa sentido la precencia del daiyoukai, perfecto." Solo falta que la copia dè el mensaje y, que ese tonto hanyou cumpla con llegar cuanto antes...solo es cuestiòn de tiempo"


    --Sesshomaru..



    Y el youkai la miro con diverciòn, claro no visto por ella.



    --Ese tonto daiyoukai?, ja!, que ilusa Miko.-- en su cara se burlo de ella. El rostro de Kagome cambio a uno de temor al tiempo en que veia como ese ser rompia distancìa, hacercandose a ella ràpida mente. Èl le dedico una mirada frìa desde su interior.-- Su llegada solo causara tu muerte, que miserable eres Kagome.


    --¿Q-Que..dices..?



    Sus ojos se llenaron no solo de temor, si no de un miedo, el tan solo el escuchar esa palabra de muerte, hacìa que aquellas palabras que siempre repetìa su mente, torturandola, volvieran a ella..

    "..debo exterminar tu corazòn..."

    "..exterminar tu corazòn.."



    --M-Mi..cora..zòn..

    --Veo..y lo recuerdas muy bien Miko, al menos lo tienes claro.-- y sin nada de delicadesa la tomo de la sintura con fuerzas.-- Y ya es hora de empezar.

    --¿¡Qu-ue...!?, no, no!, ¡Sueltame, desgraciado!.-- pero nada funcionaba, el youkai no la soltaba.--



    Las personas de la aldea ya habìan salido al escuchar la explosiòn y los gritos de la joven Miko, las aldeanas se empezaban a alarmar y los hombres, mas de uno habìa tomado en sus manos como defensa armas y unos que otros unas guadañas, el youkai vio sus intenciones y con solo una mano sosteniendo a la Miko, con la otra tomo su arma que llevaba sostenida aun lado de su cintura.

    La tomo , diò un brinco a los aires y con solo una envestida de su arma, lanzo un ataque mortal a tierra, en contra de los aldeanos.

    Otra explosiòn se hizo vigente alarmando a los aldeanos,y en este ataque mas de uno saliendo herido.
    Ante los ojos atonitos de la azabache, sintio desesperaciòn al ver esto, culpavilidad y el impulso de ayudarlo, ahogando un grito de angustìa en su garganta al ver todo aquel desastre.


    --¡.NOOO..!-- con la fuerza que hizo para soltarse causo que el youkai se moviera ràpida mente a sostenerla, al sentir que estaba apunto de soltar a la Miko. Molesto la tomo con fuerzas, con un solo brazo y apricionandola asì e inmovilisandola para que ni siquiera pudiera volver a pensar en hacer eso otra vez. La miro furioso.--

    --Ya basta Miko, ¿Que no vez lo que ocurre?, si sigues asì no dudarè en terminar destruyendo todo este lugar, es estupido, estos humanos...Son desagradables..

    --¡¡¡No te atrevas a dañarlos desgraciado, o si no...!

    --¿O si no Què?, ¿¡Eh!?...No estas en disposiciòn de hacer algo realmente niña, recuerda quien te tiene ahora.-- con esto dicho, una risa sadica se hizo escuchar.--

    --Pero no sera por mucho, maldito.-- su voz se hizo escuchar, su espada en su mano izquiersa, su mirada fija en ese desgraciado que ni se dignaba a mostrar su rostro, mirandolo con frialdad, y el entre cejo fruncido.--


    A esa voz el youkai de inmediato atendio.


    Y Kagome, no supo porque pero, sintio una enorme felicidad al ver aparecer entre la nube que se habìa levantado por la explosiòn, aquella imagen esbelta caminando amenazadora mente hacìa ellos, sus cabellos plateados que dejaba muy en evidencìa quien era...y la sombra de su estola..

    "¡Sesshomaru!" no aguantaba la felicidad que reflejaba sus ojos. Y el youkai furiosa mente se dio de cuenta de eso. Kagome diò un gemido de dolor al sentìr el repentino impulso que hizo el youkai al sujetarla con mas fuerza hacìa el.


    -- Ni lo pienses Kagome.-- se hacerco a ella peligrosa mente, susurrando en amenaza.-- Ese youkai que vez ayì no te salvara querida, no esta vez..jajajajaja..es patetico verte pedir ayudar a un ser como es el.-- los ojos de Kagome se abrieron en sorpresa sintiendo temor, y un escalosfrìos por el miedo que empezaba a sentìr.-- Porque sabes que a el no le intereza una niña como tù, menos una humana..

    --¿Q-Que dices..?

    .
    .
    .



    --¡Kaze no kizu!-- grito enviando el ataque contra unos àrboles que para el solo eran un estorbo. Necesitaba llegar ràpido, ¡Ya!.-- ¡Maldiciòn!, ¡Kagome!


    Estas perdiendo tu tiempo hanyou, mientras que tu hembra ayà sola sufre de lo peor..

    Eres tan despresiable hanyou, que no mereces seguir viviendo. ¿Como crees que se siente Kagome en estos momentos que se encuentra sola?, mientras tu aquì haciendo nada pierdes tu tiempo..

    Ya ella se esta cansando de ti, hibrido..

    No sabes lo cuanto te odia por el hecho de siempre dejarla sola, hibrido...
    Y màs justo ahora que necesita tu ayuda..Pero,¿Sabes que?, no importa...

    La situaciòn va a tu contra, esta vez no seràs tu quien la salve, no, esta vez no seras su salvador..
    Esta vez por definitiva llegaras tarde y solo presenciaras su muerte..

    Hibrito..


    --Maldiciòn..¡Ya basta!-- fue su lìmite, con otro ataque por el aranque de ira, derumbo otro arboles con una sola envestida.--


    Aquella voz..


    ¡Ya lo estaba poniendo a su lìmite!

    Y el caso era que, ya hace un rato se encontraba regresando de su acostumbrado recorrido en busca de nuevas tierras, llevando un mal genio porque, por esa vez no habìa encontrado nada, solo estructuras antiguas y derrumbes rocosas, cosas en el que èl no pensabaperder su tiempo. Por ello luego de abanzar un poco màs, decidiò luego tomar su camino y regresar a la aldea, quizàs ya era mejor volver, ¿No?..

    Ya estaba empezando a extrañar a la Miko, ademas de que, un extraño presentimiento lo estaba empezando a incomodar, un impulso algo tedioso. Justo en ese momento es cuando al tomar su espada, guadarla y empezar su camino de regreso, algo muy extraño se interpuso..


    Un youkai blanco..Tipo tigre blanco, era extraño porque jamàs habìa visto a un youkai con tal semejansa, no le habìa tomado tanta importancia, lo que si es qe habìa sentido su amenaza desprendiendo de su aura, cuando en eso al dirigirse a el como siempre hacìa con todos, pues, el youkai en un movimiento lo empezo a atacar.


    Y èl, pues, no dudo en corresponder al ataque.

    Asì estuvieron entre pelea y pelea, mas o menos durante veinte minutos. Un ataque que dio lo hizo detenerse, y tubo la intenciòn de volverlo a atacar, cuando en eso...

    Repentina mente desapareciò. Frente a sus ojos como si nada, solo dejando el sentir del viento muy alterado.
    ¿Que demonios habìa pasado?, fue su pregunta, fue en ese momento en que la situaciòn dio un giro realmente enorme y muy extraño..

    Soy Yu, y tu hanyou eres el pròximo a quien dare el mensaje..
    En estos momentos Kagome, aquella humana que tienes como compañera, no le queda mas de una hora de vida, te lo puedo asegurar.

    Y todo gracias a tì, sabes..Eres despresiable hanyou, das lastima. Por ello serviras de juguete para este juego de dos.
    Tu, aunque no lo quieras creer te encargaras de aniquilar a aquella humana futurista..


    "¿¡Que yo QUÈ!?" La ira se hizo presente en el rostro del hanyou, quien se contenìa con todo lo que podìa, de no lanzarse a lo loco y buscar a ese maldito que le amargaba la existencìa.


    ...Conjunto a aquel daiyoukai...haràn que la sangre pura de esa mujer corra..
    Cumpliran con las espectativas, aunque desde un principio todo era para otros motivos, esos motivos acabaran matandola.

    No lo olvides hanyou..

    Esa Miko....ya no le queda tiempo..



    Y como si fuera el viento que le hablara, en una ràpida ràfaga se fue de aquel ambiente, dejando a un hanyou todo confundido y muy perturbado por aquello que le habìa dicho ese youkai. No debìa porque creerle, o si acaso escucharlo pero..
    Es que, aquel precentimiento..

    ¡Realmente le preocupaba!

    Y la apariciòn de ese ser no habìa sido una casualidad..
    Debìa ir, debìa llegar lo antes posible a la aldea.


    --Lo siento Miroku, pero no podre ir al templo de regreso.--dijo al viento, volviendo su mirada serìa al frente, el camino en donde debìa continuar para llegar a la aldea--


    El houshi, en esos momentos no se encontraba con el por una razòn de la cual, tenìa que ver con algo que ellos habìan encontrado, Miroku durante el camino habìa cambiado su rumbo al ir a un templo muy reconocido para el, segùn le supo decir a el hanyou que, necesitaba estar en ese templo almenos dos dìas, por algo de suma importancìa.

    Inuyasha no se nego, pero, tampoco se hizo participe de eso y no se quedo. Prefirìo continuar con el viaje, y le informo a el monje que luego de esos dos dìas iria por el para asì regresar a la aldea, con ese dìa ya se cumplìa el plaso..
    Y al parecer, no iva a poder regresar por el, no..
    La situacòn no esperaba por nadie..


    --¡Debo ir por Kagome!-- y con tal grito corrio a todo dar a la aldea.--


    .
    .
    .


    --¡BAKUSAIGA!-- fue el grito de ataque que lanzo al ver la distracciòn por parte del youkai ese.--


    Habìa hecho un error al tomar su tiempo y volverse a la Miko, olvidando clara mente de su precencìa. Lo enfurecio tal acto de ignorancìa, y no espero por nada a dar su ataque.
    El youkai apenas y lo esquivo, en un salto alto, sosteniendo en el acto a la Miko contra el, aquel ataque apenas y lo toco, sonrio de lado al ver el enorme fallo que habìa hecho.


    --Tonto, fallaste..--y sonrio sagante.--


    Las cejas finas del Inu se fruncieron en molestìa, en su respuesta acotumbrada antes de hacer silencio.

    Claro que habìa fallado, estaba conciente de ello. Lo habia hecho a grede, el no era tan estupido como para lanzar un ataque directo,al meno no en las condiciones en que se encontraba.

    Su odjetivo, la Miko, estaba en sus brazos. No podìa correr riesgo de matarla a ella tan bien.
    No ganarìa nada.

    Y sostubo con mas poseer el mango de su katana.


    --Ese era mi odjetivo.--y arrogante mantuvo una sonriza de lado.--

    --¿Que demo-

    --¡Kaze no...KIZU!!!!-- y entre los arboles aparecio la imagen de aquel hanyou, lanzando su ataque en sorpreza en contra del youkai guerrero--


    Y al parecer, si, si fue una sorpresa.


    " Maldiciòn..!"



    El ataque habìa impactado de lleno cerca a su brazo, casì dandole a la Miko pero, este que la sostenìa por el ataque , causo que la soltara inconciente mente. Ante los espectante ojos del hanyou esta fue callendo desde lo alto.


    --A-Ah..!-- apenas y abrio su boca para gritar, al ver como repentina mente era soltada, pero, por aquella altura..Y aquel ataque..--


    "¡Inuyasha!" Lo conocia, conocia perfecta mente aquel ataque.



    El hanyou habìa llegado, habìa llegado para salvarla. Una clara alegrìa la invadio. Cuando en eso antes de caer al suelo, en pleno vuelo sintio como aquellos brazos la sostenìan con fuerzas, llevandola a otra direcciòn.


    "Al final si llego"Hm. No lo aliviaba ese hecho, para nada, pero al menos sabìa que ya la Miko estaba a salvo.


    Solo que ahora algo lo intrigaba...
    Aquellas palabras se estaban cumpliendo. Ya se hacìa la intervenciòn del hanyou...



    .-


    --¡Inuyasha!..--sintio que sus ojos se llenavan en lagrimas por la alegrìa que sentìa.--¡¡Viniste por mi!!-- y no aguanto el impulso de lanzarse hacìa sus brazos.--


    Lo abrazo con fuerzas, hundiendo su rostro en el pecho del hanyou y atrallendolo mas a ella, no querìa soltarlo, temìa hacerlo, temìa que una vez mas se volviera a alejar de ella dejandola sola. No, no querìa eso. Y aunque no quizo hacerlo no pudo aguantar mas el dejar mas lagrimas salir de sus ojos por la clara alegrìa que sentìa en esos momentos.

    Inuyasha algo sorprendido, luego volvio en sì, correspondiendo a aquel gesto impulsivo de la joven azabache. Cuanto la habìa extrañado, sentir una vez mas sus brazos y su cuerpo cerca..

    Aun que solo habìa pasado una semana desde su partida. Aun asì sentìa que habìa pasado siglos..

    "Kagome..estas bien.."
    eso hecho cuàn lo aliviaba.


    Habìa llegado a tiempo..


    .-


    --Jajajaja!..Que patètico es todo esto.-- aquel extraño youkai hizo un despresio aborreciendo aquella imagen tan cursi de la Miko en brazos el hanyou.--

    Le paresio tan perfecto, tan fragil..

    Tan al encaje para hacer que su plan funcionara. Solo un paso mas..
    Tan solo un ataque y..todo estarìa en su rumbo, para que luego fueran los hermanos platinados los del siguiente paso.

    "Hm..Y veo esta saliendo a pedir de boca". De reojos a su postura, pudo darse de cuenta de la atenciòn del daiyoukai a aquella imagen tan familiar. " Perfecto"

    Una sonriza torsida, no visto clara mente por nadie.


    --¿Que te pasa Sesshomaru?.-- su voz se hizo escuchar mas fuerte.-- ¿Algo te molesta?


    En cuanto escucho y llevo su atenciòn a este, fruncio el entre cejo al notar en su tono de voz el toque de burla al hablarle.
    Ese desgraciado.


    --No te concierne.--fue su respuesta frìa, manteniendo su firme agarre a su katana.--


    Aquella respuesta parecio favorecerle al youkai porque, aunque fueron unas cortas palabras esas simples silabas tenìan un toque de importancia y significado.

    Para el daba a entender una cosa.

    Posivilidades.

    " Pobre Sesshomaru...Hm, si supiera que puedo ver lo alterado que esta en estos momentos el solo ver sus ojos."
    su mente cada momento maquinaba algo peor a lo anterior. " Todo por esa niñata..!" sintio como su mano ante cerrar su puño en furia, sonaba la armadura de su guante, sus manos lastimandose en el proceso.

    Sesshomaru en su lugar ya habìa visto suficiente, ya habìa perdido su valioso tiempo en tonterias, y todo para nada. Hm, bufo interna mente en furia resignada, con pesar enderesandose y llevando su katana a su funda con la intenciòn de salir de aquel lugar de una maldita vez y perderse. No, no sabìa porque se sentìa tan frustrado. Sentimientos encontrados, molestìa..¡Ganas de destrosar algo!

    Y curiosa mente, ahora, la cara de ese hanyou que tenìa por medio hermano.

    "Maldiciòn"


    Mas su distracciòn e ignorancia hizo ganar terreno a el malo de la historia, teniendo planeado el atacar a ambos amantes de un solo ataque, quizas y asì se ahorrarìa mas trabajo. Solo fueron cuestiòn de segundos, cuando aquel youkai decidido tomo una vez mas su arma, en un salto silencioso se avalanzo en contra de aquella pareja..


    -- Ahora morira-- mascullo entre dientes mediante alzaba feros mente la katana.--


    El ambarino apenas girandose vio de reojos todos los movimiento. Esto lo dejo algo tenso, cerrando su mano en puño.


    "¡Maldiciòn"


    --¡Kami..NARI!!.-- fue su grito de ataque en contra de la Miko y el hanyou.--



    " Demonios.!", Inuyasha de inmediato abrio sus ojos furiosa mente al simple escuchar aquel grito.


    Distracciòn en una pelea, jamàs debìa hacerlo porque lo unico que causarìa serìa perder la batalla.


    --Cuidado..!-- fue el grito que dio Inuyasha en un impulso al hacercar mas a èl a la Miko, tratando con ello protegerla. Pero sabìa que sus movimientos no serian real mente ràpidos para detener todo a tiempo.--


    Vio el ataque hacercarse a ellos y creyo todo acabar de inmediato, fue lo que pensò, en cuanto Kagome ni siquiera entendìa lo que ocurrìa, no lo compredio al momento, luego mas o menos haciendose a la idea de que se trataba en el momento en que vio a un lado de ella, aldeanos mirandolos a ellos con gran asombro, preocupaciòn y temor en su mirada. Pensò en todo demaciado ràpido...¡Un ataque!


    ¡Inuyasha!, èl era quien la cubria. Y cuando ambos pensaron lo alcontrario algo ocurrio.

    Ninguno de los dos se lo imaginaba.


    --¡Tensaiga!--...ante una enorme luz que se levanto con el polvo a todos lados, una figura esvelta y platinada ante la vista asombrada e impactada de cierto hanyou.--


    Inuyasha por instinto retrocedio de un brinco, alejandose de aquel ataque que habìa sido detenido, Kagome estaba algo tensa no entendiendo lo que ocurrìa, sintiendo como los brazos del hanyou la abrazaban demaciado fuerte.
    ¿Que habìa ocurrido?


    --¿I-Inuyasha..?--

    --¡Ya salgan de aquì!-- se hizo escuchar la voz furiosa y autoritaria del joven platinado que ahora con su espada trataba con todo detener aquel ataque. Furiosa mente hizo un movimiento con su mano, blandiendo su katana haciendo en el acto desaparecer el ataque.-- Saca de aquì a la Miko, Inuyasha, es muy peligroso para ella

    --Sesshomaru..--pero ràpida mente volvio a la seriedad.-- Si..tienes razòn.

    --Inuyasha, espera..!-- Kagome durante esos momentos habìa escuchado bien, fruncio el entre cejo cerrando sus manos en puño ante el agarre que tenìa sobre el traje del hanyou. Aquella voz y esa orden facil mente conocia la voz y sabìa quien la habìa impuesto.-- Sesshomaru...--pero en el fondo se sentia agradecida, como tambièn..preocupada.-- No por favor, el a quien quiere es a mi.

    --Precisa mente, Kagome...Sesshomaru tiene razòn, es mas sensato sacarte de aquì de inmediato.-- apenas dicho, se giro dando un brinco y deteniendo un ataque en el aire que se dirigia a ellos.--¡Kaze no..Kizu!!

    --Pero..Inuyasha..!

    --Ni se te ocurra, Miko.-- la detuvo de inmediato al ver las intenciones de ir tras el hanyou. No se lo permitiria, no, esta vez no dejaria que esa humana hiciera lo que querìa.-- Si no quieres morir, largate de una buena vez-

    --¡No!, No puedo irme asì como asì, Sesshomaru...¿Acaso no lo entiendes?-- grito ya a su limite al verse detenida por el fuerte brazo del daiyoukai. Cuan le fastidiaba siempre que le dijeran lo que tenìa que hacer...No pensaba dejar a su aldea a merced de un youkai que solo llegaba con el odjetivo de tomarla a ella, simple mente..¡No!, si estaba en sus manos....harìa lo que fuera con el fin de...--


    Destruir toda amenaza que vieniera con el fin de...atacar SU aldea.


    --...¡Debo hacer algo!


    --Ya basta, tu terquedas terminara llevandote a la muerte, Mujer!-- el ver su incistidera lo dejo a su lìmite. Por sì lo que estaba haciendo en esos momentos era un acto que no iva para nada con èl, tratar de mantener a salvo a esa humana...Todo lo hacìa por un trato, solo eso, aseguraba que solo era por un estupido trato..--


    Pero en el fondo...en realidad era asì?...

    --No vine aquì a perder mi tiempo, Miko. Sera mejor que cooperes, para eso solo desaparece de aquì.-- ordenò seria mente mirandola directa mente a los ojos. Kagome en silencio aquellas palabra le afectaron un poco, su mirada lijera mente furiosa mantenia las cejas fruncidas, pero en su cabeza la conciencìa le repetia algo muy claro...el daiyoukai tenìa razòn..--

    Pero, no querìa aceptarlo.


    --Pero..Sesshomaru..¡No voy a quedarme sin hacer nada!

    --¡Sesshomaruuuu!-- Inuyasha a lo lejos advirtio un ataque.--

    "Rayos!" Sesshomaru lo entendio de inmediato al ver de reojos la situaciòn.

    El hanyou habìa evitado muchos ataques, tanto que termino alejando al youkai conjunto a el, pero en un descuito, ese youkai hayo una forma de distraer al hanyou y ràpida mente poder lanzar un ataque en contra del daiyoukai y la Miko.

    A Sesshomaru no le quedo de otra de tomar a la Miko de inmediato, dando un salto en el aire, sosteniendo en la otra mano fuerte mente su espada.

    Fastidiado fruncio el ceño.

    No se encontraria en esa situaciòn si simple mente esa terca Miko hubiera obedecido. Lo odiaba...

    --¡No te atrevas a lastimarla, desgraciadooo!!!...¡Medou...Zangetsuha!!-- interbino una vez mas el hanyou al ver las intenciones del youkai de atacar por la espalda, interponiendose ante el ataque.-- Desgraciado!--mascullo frunciendo el entre cejo-- ¡Sesshomaru!, ¡Saca a Kagome de aquì, ràpido!....Yo distraere a este maldito infelis..!

    --¡Inuyasha!..¡Nooo!!


    Kagome a lo lejos intentaba con todas de desacerse de aquel agarre que tenìa el daiyoukai sobre ella. ¡Querìa hecer algo!, pero siempre que trataba...le cortaban las alas..

    Sesshomaru ya molesto al sentir los pataleos tontos que daba la Miko con el fin de soltarla, simple mente puso mucho mas hagarre, en venganza de lo que le estaba haciedo pasar. ¿Que se creia, una niña?...Ni la pequeña Rin era tan..caprichosa...


    --¡¡No, no!, ¡¡Sesshomaru, ya bajameee!!-- pero este ni caso le hizo-- ¡¡Bajamee!!

    --¡Ya basta, Miko!, Maldita sea...Eres peor que Rin..--mascullo ya arto, Kagome a esto algo molesta dejo de patalear, cambiando su mirada hacìa el platinado.--

    --¡Yo si me defiendo, youkai estupidooo!...¡INUYASHA!!!

    --¡¡YA LLEVATELA DE AQUÌ, SESSHOMARU!!-- fue lo ùlimo que dijo antes de volver su atenciòn al youkai que tenìa de frente.--

    Mediante a lo lejos ya el daiyoukia se alejaba en el bosque llevando como un saco de papas a la Miko.

    --¡¡INUYASHA, NO TE PERDONARE ESTOO!!!


    .-


    --Mejor me encargo de tì cuanto antes..Maldito!

    --Ja!, ¿Y crees ganar tiempo con eso, hanyou?-- se burlaba el de armadura, haciendo de inmediato molestar al hanyou.-- Eres patetico. No importa que maniobra o que ataque hagas, aunque escondan a la Miko de mi vista, aun asì la encontrare...Mientras ambos se encuenten cerca de ella, me haran una gran bentaja..-- sadica mente dijo tras su mascara--

    --Maldito..!, de que demonios hablas!?-- ya estaba arto de las palabras confusas de ese youkai.--

    --Calma, hanyou, calma...Luego lo sabras..--y volvio a sonreir, a la vez soltando una malvada carcajada, cuyo clara mente fue escuchado por el hanyou.-- Por ahora no perdamos tiempo en charlas, hanyou....¡PELEA!!!...¡KAMINARIII!!!

    --GRR!!¡ Maldito...!....--furiosa mente levanto su espada.-- ¡Medou ZANGETSU-HA!!!


    .-.-.


    Ya a lo lejos, calculando que fuera lo suficiente alejado decidio detenerse. Sesshomaru en el proceso de sacar a la Miko de la aldea habìa tomado en el caso tambien a aquella anciana y a la pequeña Rin para evitar mayor problemas, aunque la pequeña se encontraba profunda mente dormida a causa de la fuerte fiebre que la tenìa muy mal.

    Teniendolas a las tres ayì le serìa de cierta forma de ventaja, asì no tendrìa porque sentirse precionado al peliar al estar pendiente de el bien estar de esas humanas, no, desde esa ditancìa ayudaba a saber que se encontraban bien, y asì aquella anciana podrìa vigilar a la Miko, evitar cualquiera mala deciciòn que de aseguro tomarìa de seguirlo a la aldea y entrometerce.

    No, esta vez no.


    --¡Bajameee!!.-- pero ya la actitud inmadura de esa mujer ya lo estaba llevando a su colmo. Demonios...¿¡No se cansaba de gritar!?. No hizo mas que soltarla de golpe.-- Auch!...-- la vio quejarse al caer mal en contra del suelo.-- ¡Oye!, Con mas delicadeza.!

    --Ya callate, mujer. Eh tenido mucha paciencia contigo, sigues asì y te encierro.--amenazo con mirada afilada en contra a la de Kagome.--

    --Ja!, si claro youkai....solo intentalo.--pero tenìa fortaleza siempre, ni en momentos como esos se dejaba vencer, no. Esa mujer aparte de terca era percistente..--

    Sesshomaru con su mirada ambarina frìbola dejaba en claro el auto-control que tenìa de èl en esos momentos. Kaede que se encontraba en medio de todo eso con Rin en brazos sintio la amenaza de cada uno en contra del otro, algo peligroso para esos momentos..

    ..Parecian unos niños malcriados...

    --Kagome, ya basta, por favor. Sesshomaru-sama a hecho un esfruerzo al traernos hasta haca, y tiene razòn...es mejor que te quedes fuera de la pelea -- aquellas palabras serias..dejaron atonica y algo tensa a la joven azabache, quien sintiendose derrotada entre dos mismas opiniones en donde la suya perdia, quizò que en esos precisos momentos se abriera la tierra y la tragara. Sentia rabia, y mucha, querìa hacer algo pero nadie se lo permitia, nisiquiera la anciana Kaede...¿Porque?...Porque le era tan in-justo..?..--

    En cuanto Sesshomaru, serio, recto y frìbolo como siempre, con su mirada amancillandola un poco, asintio levemente en respuesta hacìa la humana, agradeciendo aquello que habìa dicho, le era mas de ventaja aquello, porque le debìa dar a entender a esa niña que aquella situaciòn era seria...

    Y la necesitaba a ella ayì sin hacer nada...

    Aquella pelea era muy peligrosa, el tenerla en el pleno campo..solo le serìan de desventaja..
    Una gran debilidad.

    Y sabìa que ella sabìa eso, solo que..no querìa comprenderlo..

    --Kaede-sama...

    --No se habla mas, Miko. Te llegas a hacercar y te aseguro que esta vez no evitare ningùn ataque. Eres demasiado terca para comprender la situaciòn.-- nisiquiera le diriguiò la mirada, tomo con fuerzas una vez mas su espada y se giro dando unos cuantos pasos al frente, alistandose para ya partir.--Anciana, cuida bien de Rin.

    --No se preocupe, Sesshomaru-sama...Esta en buenas manos.-- con una sonriza maternal en sus labios, dandole a entender que podìa confiar.--

    --Hm.--fue su simple respuesta antes de volver su atenciòn al cielo.--



    "Ese hanyou no aguantara mucho.." Era mejor ya regresar cuanto antes..


    Y luego de segundo, ante los ojos de ambas chicas sin decir una palabra mas, el daiyoukai se fue, convertido en una bola de luz enorme.

    Kagome aun no estaba de acuerdo con aquella respuesta, pero tampoco pensaba quedarse de brazos cruzados. No..


    "Aunque no quieran, pero yo soy la Miko de esa aldea y es mi deber ayudar tambièn..!"



    --Tontos taisho..!, ni crean que me quedarè de brazos cruzados.-- mascullo en un susurro que solo ella escucho.--


    Estaba decidida. Irìa como fuera, pero pelearìa, eso era seguro..


    --Destruire a ese youkai.




    -.-.-.-

    Hola a todos, saludos. Perdonen por la tardanza, la verdad es que e tenido algunos inconvenientes para subir este capitulo y pues, tambièn porque..no se.. Tuve miles y miles de ideas para este capitulo que, termine cambiando el final y, se hizo mas largo, asì que decidì al menos subir una parte para dejar mas intriga quizàs. (Nah!, nada de eso...simple mente el capitulo se me hizo muy largo, por ello lo tuve que dividir en dos partes).

    Asi que, ya sabran que aun falta una parte, prometo subirlo cuanto antes, por ahora como ya mencione hize un cambio al final por lo que me llevo a escribir mas y quedar aun tratando de escribirla. (Ya casi no falta nada)
    Mejor dejo las explicaciones despuès, asì que mejor me despido.

    ¡Bye y besitos!
     
    Última edición: 21 Junio 2017
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Estrella Cabrera

    Estrella Cabrera Iniciado

    Miembro desde:
    3 Febrero 2017
    Mensajes:
    18
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Me Encanta.!! Es Emocionante, Intrigante, algo Gracioso y ese Toque De Misterio En Quién Rayos es ese Youkai Que Quiere Matar el Corazón De Kagome; Es Satisfactorio...
    Que Plan Tendrá para que ese par De Hermanos Mate a La Miko. ?? Dios!!! Xq Me Dejas Intrigada :(
    Me Da Gracia Las Peleas de Sesshomaru y Kagome, jajaja... Esos Sentimientos de Cansancio y Estar Arto de su Actitud me encanta.!! Me Lo imagino jajaja. !! Y sobre todo Ese Sentimiento de protección hacia Ella.!!
    Fascinante...
    Terca Kagome... Pero me gusta Su Actitud.!! Parecen Infantiles.!! Jaja..

    Continúa... Espero Con Ansias El Siguiente Capítulo :)
     
    Última edición: 22 Junio 2017
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página