1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

One-shot Fanfic - Mi vida esta junto a la tuya.

Tema en '–Terminados' iniciado por only love, 10 Febrero 2012.

Cargando...
  1.  
    only love

    only love Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2011
    Mensajes:
    16
    Puntos en trofeos:
    33
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mi vida esta junto a la tuya.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1771
    Los personajes no me pertenecen a mi, son de Rumiko Takahashi.
    advertencias: UA. Único Capitulo.


    Mi vida esta junto a la tuya


    La noche estrellada iluminaba los cuerpos desnudos de los amantes. Luego de tantas noches de amor, esta una entre ellas, llegaba su despedida.
    -Por favor no te vallas -insistió el muchacho de hermosa cabellera plateada.-te necesito conmigo, eres todo para mi.-
    -Lo lamento, pero tengo que hacerlo, no puedo permanecer mas aquí. Sabes que te voy a extrañar- las lagrimas comenzaban a correr por los ojos chocolatosos de la morena. Mientras se comenzaba a vestir.
    -Haré lo que sea necesario. Luchare con quien tenga que hacerlo para que permanezcas a mi lado.-
    -Inuyasha, sabes que no hay nada mas por hacer. Nuestro tiempo termino. Mi tiempo termino aquí.-
    Mientras el joven observaba la muchacha recordo el dia en el que la conocio.

    Había ido al bosque para despejar su cabeza, habia tenido un dia muy duro. En su camino llego al claro que solía visitar. Era un lugar realmente hermoso, el lugar estaba rodeado por una cascada impresionante,que recibía el nombre de la cascada mágica.
    Los aldeanos decían que si le pedías un deseo a la cascada una noche de luna llena, esta lo haría realidad, sea cual sea el deseo.
    En el momento en el que llego al claro, vio que cerca de la orilla de la casca estaba sentada una hermosa mujer, mojaba su mano en el agua. Su ropa era muy extraña, llevaba una vestido sin tirantes que se ceñía a su cuerpo,color blanco y su falda era de color verde, muy corta. Por algun motivo tenia cierto brillo en su ropa, en cabello y su cuerpo, algo que le parecio muy extraño.
    Sin darse cuenta se fue hacercando hasta la muchacha y accidentalmente hizo crujir una rama caida; la muchacha inmediatamente se levanto de donde anteriormente habia estado sentada y lo miro con cara de horror, como si hubiese visto un fantasma.
    -Lo lamento mucho,- dijo el muchacho titubiando.- no era mi intencion asustarte.- comenzo a hacercarse lentamente a ella -mi nombre es Inuyasha.- mientras extendia su mano hacia ella.
    La morena salio corriendo del lugar, dejando pasmado a Inuyasha sin poder ir tras ella.
    Esa noche se quedo allí esperando a que la joven volviera al lugar. Ella no lo hizo.
    Volvió la noche siguiente, pero ella no apareció, ni tampoco la siguiente ni la siguiente. Asi transcurrieron unas semanas, el muchacho estaba sentado en el mismo lugar donde se había sentado la joven el día en el que se vieron. Con su mano tocaba el agua cristalina. Desde el dia en el que la habia visto no habia podido dejar de pensar en ella, su cara, su cuerpo, su pelo todo estaba en su cabeza y no podía quitarlo de alli.
    Una voz dulce interrumpio sus pensamientos:
    -Has venido aquí todos los días esperando verme, y yo nunca me he dejado aparecer ante ti hasta hoy.- la muchacha se acerco hasta el joven y se quedo parada junto a él, acto seguido Inuyasha se puso de pie.
    - ¿Por que has esperado hasta hoy?- ella tomo su mano y dijo:
    -Porque se que me deseas.- y sus labios dieron una dulce caricia a los del joven.
    Se besaron impacientemente, la joven comenzo a retirar la ropa del muchacho, y en ese momento él recupero su poca cordura.
    -Ni siquiera se tu nombre.- dijo tomando su rostro entre sus manos.
    -Kagome- y se unieron en un beso que era mezcla de pasion con lujuria y se podria decir que amor.
    A pesar de ser dos extraños se sentian como dos almas separadas desde el nacimiento, sus manos se recorrían como si se extrañaran el uno al otro. Culminando en una noche de pasión entre los jóvenes amantes.
    Meses hacia que habian estado juntos, se conocian como si de años se tratase; se amaban, pero ninguno lo habia dicho aun.

    -Inuyasha, se que estas enojado, pero tengo que hacerlo. El dia en el que nos conocimos, te lo dije.-
    -No me importa Kagome, no puedes dejarme. ¿a caso no entiendes que si no estas junto a mi yo no puedo existir? Quiero mi vida junto a ti. Quiero mi familia contigo.
    -Lo lamento. Pero no hay nada que hacer.-
    Es verdad se lo habia dicho el dia que se conocieron.Al principio no le había creido; pero luego si.

    -Inuyasha tienes que saber algo.- los jovenes estaban acostados, abrazados y desnudos.
    -Bien te escucho- dijo el con una sonrisa.
    -Puede ser que al principio no me creas, pero necesito que tengas tu mente abierta. Yo no soy de aqui.- Kagome dejo de hablar para escuchar lo que tenia que decir Inuyasha.
    -¿y eso que tiene de extraño?-
    -Bueno es que en realidad no soy de aqui, aqui.-
    -no entiendo a que te refieres.-
    -Bueno, yo no soy de aqui, tu mundo.-
    -¿De que hablas? ¿Como que no eres de mi mundo Kagome? eso es imposible.-
    -No en realidad no es imposible, yo no soy de tu mundo porque pertenesco a uno propio.-
    -¿Acaso esto es un chiste? Porque no le veo la gracia.-
    -No esto no es un chiste, es la verdad, yo no soy humana como tu. Soy una hada. El reino en el que vivo se llama Mar Azul. Es hermoso, es una isla pequeña, sus aguas son inmensas, de un color turquesa, hacen que el paisaje sea más bello. Las hadas recorren los bosoques esparsiendo polvo magico por todos lados. Los peces bailan entre las aguas con los delfines.- sus ojos soñadores recordando su viejo hogar, hicieron que el muchacho creyera en las palabras de la mujer.
    -¿Y por que estas aqui?- pregunto curioso.
    -Porque he escuchado que alguien necesitaba mi ayuda.-
    -¿Y quien es esa persona?-
    -Un niño que estaba muy solo necesitaba un poco de ayuda. Pero eso no importa. Necesito saber que me crees Inuyasha.-
    -Kagome aunque tu me digas que eres un perro y yo te estuviera viendo te creería igual.
    Creería que el cielo es color violeta si es eso lo que quieres. Me importas tu, no me importa de donde seas, ni lo que seas.-

    -Kagome, por favor, dime que hacer para que te quedes junto a mi por favor.-
    -Lo siento Inuyasha de veras ya no hay nada por hacer.-
    -¿Por que me has hecho esto? Dejaste que me enamorara de ti, que te necesitara ¿Para que? ¿Para dejarme asi? Tu te iras y dejaras mi corazon roto; yo te lo di para que cuiadaras de él no para que lo destruyeras.- Inuyasha desesperado tomo por los brazos a Kagome, mientras ella lloraba.- Kagome no puedes dejar que nos separen asi. Tiene que haber algo que hacer.-
    -Inuyasha por favor no sigas. No lo entiendes. No se permite que un hada este con un humano y es por eso que ahora tengo que irme.-

    -Hay algo mas que debo decirte. En el reino en el que vivo hay una ley; fue impuesta por las hadas mas antiguas, los llamamos los guardianes. La ley dice que ninguna hada puede enamorarse de un humano, en el momento en el que los guardianes se percataran de que una hada y un humano están involucrados, el hada inmediatamente seria desterrada del mundo humano. Y a esa persona humana le borrarían la memoria para que no recordara nada de lo ocurrido.-
    -¿Que? Eso no es posible. ¿Quieres decir que si se enteran de que tu y yo estubimos juntos te alejarian de mi?-
    -Tecnicamente si.-
    -Pero Kagome eso es imposible. No pueden hacer eso.-
    -Lo siento Inyasha. Lo unico que tenemos que hacer es tratar de no enamorarnos el uno del otro.- dijo apenada la azabache.
    -No creo que eso sea posible.-

    -Eres mía y no dejare que nadie te aleje de mi, yo te protegeré.- le decía mientras la abrazaba.
    En ese momento se comenzo a escuchar un ruido por todo el claro. Las hojas de los arboles comenzaron a moverse como si de viento se tratase. El agua de la cascada caia con mas fuerza y una luz encegueció rápidamente a los muchachos.
    De repente Inuyasha sintio que ya no tenia mas a Kagome entre sus brazos.
    -¡Kagome! ¿Dónde estas?- grito en vano; Kagome era arrastrada por unas figura vestidas con una tunica larga y gris.- ¿Que hacen? Ellas es mía. Suéltenla. No se la pueden llevar. Por favor.- dijo mientras caia al suelo vencido y con lagrimas recorriendole las mejillas.
    La cara de dolor que tenia Kagome le quedo grabado en su mente; leyo el movimiento de sus labios y entendio lo que le habia dicho.
    Algo que él nunca llego a decirle.
    Algo que le hubiese gustado que ella supiera.
    Algo que le destrozaba mas el corazón.
    Te amo.
    Fueron las ultimas palabras que Kagome le dijo.
    No podia dejarla ir asi como así. Ella le habia dicho que lo amaba y ¿El iba a hacer nada?. No, el era Inuyasha y lucharia por Kagome asi le costara la vida en ello.
    En ese momento recordó las historias de los ancianos del pueblo.

    "Se dice que si le pides un deseo a la cascada mágica una noche de luna llena, no importa lo que sea, ella te lo cumpliría."

    Inuyasha se arrodillo ante la cascada y todavia con las lagrimas cayendo le pidio a la cascada la unica cosa que queria en el mundo.

    -Kagome.-

    Fin.

    Hola a todos :) esta es mi nueva historia, es de un solo capitulo, pero puede ser que tenga una continuacion.
    Les quiero pedir desde ya perdon por los errores de ortografia, se me rompio el teclado y estoy escribiendo con el teclado alternativo de la pc xD.
    Para las que estan leyendo mi otro fic, no se preocupen no lo deje en la nada, es que los capitulos son muy largos y no se puede escribir con esto :/ asique sepan tener paciencia, seran recompensadas :D jejeejej.
    Bueno en fin espero que lo disfruten. si les gusta hago la segunda parte :)

     
    • Me gusta Me gusta x 3

Comparte esta página