1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Mi verdadero amor (Krilin y 18)

Tema en 'Dragon Ball' iniciado por InunoTaisho, 14 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Comentarista destacado Estoy aquí porque quiero y puedo estar... ¡Feliz cumpleaños a mí!

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    993
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mi verdadero amor (Krilin y 18)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    6490
    Mi verdadero amor.


    Dragon Ball” me trae alucinada… para el fic de temporada, la historia de Krilin y A-18 desde mi punto de vista, porque algo tenía el peloncito menos agraciado que conquistó el áspero carácter de la androide y la convenció para que se casara con él. Y estará narrado por su protagonista. Diviértanse y no me odien por hacer un poco de lado a Inuyasha, Sesshōmaru y compañía.




    Yo no pude hacer nada, únicamente observar como castigaban a mis compañeros. Esos androides eran ciertamente poderosos, daban miedo… al menos a mí sí, aunque no podía negar que ella, la número 18, era realmente linda, y potencialmente peligrosa, pues noqueó al altanero de Vegeta con suma facilidad, a pesar de que él ya es un SS como Gokú, y nos consta que esa transformación lo hizo bastante fuerte, más de lo que ya es. En cuanto los androides terminaron con su juego…




    Nos vemos pronto.




    18 se acercó coquetamente a mí, plantándome un suave beso en la mejilla izquierda y despidiéndose amablemente como si fuera una amiga de confianza. Creo que no pude evitar un gesto de incredulidad en mi rostro mientras los veía alejarse, sin entender exactamente que fue lo que ocurrió.



    ********************



    Han pasado algunos días desde que esos androides despertaron, y las cosas parecen empeorar con la llegada de un monstruo venido de un futuro posterior y diferente al de Mirai Trunks. Cell es otro de los androides creados por el Doctor Maki, el cual tiene en su composición células de todos nosotros, inclusive de Freeza y su padre. Es un bioandroide, diferente a 17 y 18, y vino a buscarlos para fusionarse con ambos y así llegar a su nivel de perfección, dado que en su época ellos habían sido al fin eliminados por el hijo de Vegeta y Bulma.




    Sólo nos quedaban dos cosas por hacer, y una de ellas era localizar antes que Cell a los jóvenes androides, y destruirlos para así evitar que completara su desarrollo. Y, para lograr ese objetivo, Bulma, nuestra buena e inteligente amiga, consiguió crear un control remoto con el cual poder detenerlos y hacerlos explotar, después de haber descifrado los planos del androide 17 que yo encontré cuando fui con Mirai Trunks a destruir el laboratorio subterráneo, en el cual se estaba creciendo el Cell de nuestro presente.




    Ahora dependía de mí. Llevaba el control en mis manos y me dirigía al sitio donde Vegeta y Mirai Trunks peleaban contra Cell. No me fue difícil encontrarlos, ya que el Ki de Vegeta se había elevado considerablemente después de pasar un día entero en la Habitación del Tiempo y el Espíritu… y el de su joven hijo del futuro no se quedaba atrás. Y, aunque el Ki de Cell también se había incrementado un poco más, señal de que ya había absorbido a uno de los androides que estaba buscando, no igualaba en nada a esos dos Saiyajins. Bueno, aun estaba a tiempo para evitar un problema mayor.




    Tengo que lograrlo — me dije a mí mismo —, así no habrá ninguna necesidad de que Gokú pelee… nosotros podemos salvar a la humanidad de ese monstruo.




    Surcaba los cielos con prontitud, decidido a cumplir con mi parte pues, en el fondo, no quería que me consideraran un completo inútil.




    ¿A quién habrá absorbido Cell? — me pregunté después de diez minutos de silencio, entretenido en mis fantasías sobre reconocimiento y fama mundial —. ¿Habrá sido a 17… o quizá a 18? — y unas imágenes delatoras pasaron rápidamente por mi cerebro, sustituyendo a las otras. Hasta me sonrojé intensamente —. ¿Pero que cosas estás pensando? — me reprendí con dureza —. 18 es un peligroso androide, debes destruirla a como de lugar.





    Pero ya no había remedio… sus lindos ojos azules como zafiros, la agradable sonrisa que me dedicó a pesar de su expresión seria e indiferente, así como el beso que me dio, daban vueltas en mi cabeza. Tuve que admitirlo internamente… me había enamorado de ella. Ahora, ¿qué podía hacer?




    Siempre he mantenido la ilusión de casarme y formar una familia. Gokú lo hizo con Milk, Yamcha estuvo a punto de conseguirlo con Bulma, más Vegeta le comió el mandado, Ten Shin Han… él es raro. Yo estoy consiente que no soy un hombre lo suficientemente agraciado, y menos al lado de un tipazo como Gokú, como Yamcha, o inclusive de alguien tan mal encarado y arisco como Vegeta. Y nada tiene que ver la cabellera en abundancia, pues Ten Shin Han es pelón también y tiene suerte a pesar de todo… que no la aproveche es su asunto. En cuanto me di un tiempo para dar una vuelta, en ese lapsus en el que Gokú estuvo perdido en el espacio, intenté probar fortuna, y casi me sentí seguro de lograrlo con Maron. Afortunadamente me di cuenta de que era un poco aprovechada y convenenciera, medio tonta y olvidadiza, y bastante exigente… no llegaríamos a durar mucho, aunque tenía un cuerpazo que ya quisieran muchas.




    18 no tiene la culpa — me dije a mí mismo una vez más mientras en mi cabeza seguían dando vueltas muchas imágenes de ella, en donde la veía ocasionando daños a las personas, justo como nos había contado el joven Trunks; pero también, imponiéndose a todas las demás, el modo tan afectuoso en que se había despedido de mí en aquella ocasión… hasta me pareció sentir nuevamente el roce de sus finos labios al besar mi mejilla —, únicamente fue utilizada por ese malvado doctor Maki… ¿cómo pudo atreverse a hacerle algo tan ruin? — le maldije levantando un poco la voz, con el gesto bastante serio… me molestaba mucho verlo de esa forma, pero esa era la verdad… ¿o tal vez era mi impresión personal?




    Seguí mi camino sin detenerme… tenía que ejecutar la acción, tenía que cumplir con mi parte. Bulma y todos mis amigos confiaban en mí. Pero los sentimientos que brotaban en mi interior me indicaban hacer lo contrario.




    Tengo que salvar al mundo de Cell, tengo que destruir a 18 — me repetía una y otra vez, tratando de convencerme a mí mismo de lo correcto —, aunque sea una victima más de los planes perversos de ese científico loco… ¿y si Cell ya la ha absorbido? — reflexioné con preocupación —, si es así… entonces no hay nada que hacer por ella — me entristecí ante ese pensamiento. Si el monstruo ya la había hecho parte de él, significaba que literalmente había dejado de existir.




    Me horroricé ante esa idea y decidí aumentar la velocidad, percibiendo que estaba acercándome al sitio indicado. Pude ver la batalla a lo lejos y, aunque no veía claramente el rostro de Vegeta, supuse que disfrutaba de lo lindo dándole una paliza a Cell. Me concentré en mi objetivo, buscando con la vista alguna silueta humana, porque los androides no despedían un Ki para localizarlos… y así fue que la vi. Se encontraba junto a 16, ambos ocultos entre el follaje de unas colinas, lo suficientemente alejados del lugar de la pelea para no ser vistos, pero no perdían detalle de nada de lo que acontecía. El alto androide se veía maltratado, debió de sufrir algún desperfecto, y 17 no estaba con ellos, señal inequívoca de que el joven androide había sido la primera “víctima”. Descendí sigilosamente para acercarme a su posición sin que notaran mi presencia.




    “Una distancia mínima de diez metros”… recordé las palabras de Bulma. No tenía más que aproximarme con cuidado, pulsar el botón del control para desactivarla, y hacer estallar la bomba que tiene oculta en su interior. Si lo hacía correctamente sería el fin de la androide, y Cell nunca llegaría a perfeccionarse. No podíamos, al menos yo, confiar en que Vegeta mataría a ese bioandroide… aunque bien podía hacerlo ahora que aun no alcanzaba ese estado. Más mis abstracciones volvieron a traicionarme, evocando ese sutil beso, el cual me pareció el más lindo que me habían dado en la vida.




    Ella no se merece ese final — murmuré mientras las manos me temblaban con desesperación —. Tiene todo el derecho de vivir… tiene una oportunidad de rehacerse como humana.




    Empecé a sudar frío y tragué un poco de saliva… no debía titubear en un momento tan arriesgado como ese, pues Cell tal vez podría escapar de Vegeta, encontrar a 18 y absorberla. Sin embargo no dejaba de recordar la amabilidad que me mostró, sus brillantes pupilas y la sonrisa coqueta que me dedicó daban vueltas en mi mente… simplemente no podía asesinarla. El dispositivo controlador se me resbaló de las manos, cayendo y haciendo un ruido sordo al golpear contra el piso. Ese ruido hizo que los androides voltearan a verme.




    ¡Pero si tú eres…! — los bellos ojos azules de 18 se abrieron con sorpresa al reconocerme, después le echó un vistazo al artefacto que estaba a mis pies, soltando una breve exclamación ahogada al comprobar lo que era.


    Vine para destruirte — le respondí mirándola fijamente con seriedad —, y así evitar que ese maldito engendro de Cell perfeccione su cuerpo y obtenga más poder.




    Ella ni siquiera se movió, como si estuviera consiente que esa era la única manera de detener al monstruo. Y no me quitó la vista de encima… parecía esperar que hiciera lo que tenía que hacer. Sin dudarlo ni un segundo destrocé el invento de un pisotón.




    ¿Por qué hiciste eso? — 18 no salía de su asombro, incluso 16 me miró con gesto de extrañeza —. Ese era el único modo de inmovilizarme… de desintegrarme.


    Número 18, tienes que huir — le respondí sin cambiar de actitud —. Nosotros detendremos a Cell, así que lo mejor es que te alejes de aquí.


    ¿Acaso estás loco? — pareció reprocharme… la expresión en su rostro volvió a endurecerse —. Tú no sabes de lo que ese es capaz… debiste hacer lo que tenías que hacer.


    ¡Yo no puedo dañarte! — levanté un poco la voz, cambiando momentáneamente de expresión por una más abatida —. Quiero que vivas… así que váyanse pronto — y recuperando la seriedad casi al instante.




    El mohín de su bello rostro sólo era de incredulidad absoluta.




    Número 18, tenemos que irnos — le dijo 16 con gravedad —. Me parece que algo ha cambiado en la pelea de Cell y Vegeta… la computadora me indica… — agregó, más fue interrumpido por una potente exclamación.


    ¡¡Con que estabas ahí, número 18!! — Cell bramó de felicidad, volando a una altura considerable… había detectado nuestra posición desde arriba —. ¡¡Ahora podré perfeccionar mi cuerpo!!


    ¿¡Pero qué están haciendo todavía ahí!? — también Mirai Trunks volaba muy cerca del monstruo —. ¡¡Huyan, de prisa!!




    El bioandroide se abalanzó ágilmente hacia donde nos ubicábamos, seguido muy de cerca por el muchacho. Por una fracción de segundo permanecimos estáticos, sin entender cómo es que había pasado eso… ¿sería acaso que Cell noqueó a Vegeta? Tratamos de movernos con velocidad y, afortunadamente, el joven Saiyajin le dio alcance, golpeándolo salvajemente y mandándolo hacia unas montañas cercanas. Todo fue tan rápido que me quedé helado… mi capacidad no podía ni siquiera llegar a ser la cuarta parte de ese poderío. Cell reaccionó y se enfrentó a Trunks, el cual volvió a ganarle el ataque, consiguiendo estrellar nuevamente al engendro en otras montañas de los alrededores, y que fuera sepultado por rocas de considerable tamaño.




    Cell ha ocultado su Ki — dijo el muchacho con gravedad, sobrevolando la zona de derrumbe, posteriormente regresó a donde nos encontrábamos —. Krilin, 18, es mejor que se retiren… Cell puede salir en cualquier momento, pues aun no ha muerto…




    Sorpresivamente, Vegeta apareció para golpear a su hijo.




    ¡¡Trunks, te dije que no te metieras en mi batalla!! — le espetó con mucha rabia, mandándolo también a estrellarse contra otras colinas. Enseguida de su acción, como si no hubiera hecho nada fuera de lo normal, volvió la vista hacia 18, dedicándole una sonrisa malévola —. Me gustaría ver hasta donde puede llegar el nivel de ese insecto… no es nada personal — agregó con sarcasmo.


    ¿Entonces tú…? — yo abrí los ojos de más, comprendiéndolo en ese instante… el engreído y bravucón Príncipe Saiyajin quería permitirle a Cell su desarrollo máximo, y así tener un combate digno para él —. Vegeta, eres un… — mi rostro fue de enfado absoluto.




    Ya no pude decirle lo que sospechaba porque, en ese momento, su vástago del futuro le respondió la agresión… así que padre e hijo se enfrascaron en su propia contienda, defendiendo lo que consideraban correcto desde su particular punto de vista, en tanto Cell surgió de su escondite bajo tierra.




    No hagamos esto más largo — nos dijo el monstruo con bastante serenidad, sintiéndose seguro —. Y más te vale no resistirte, número 18, ya que tengo a Vegeta de mi parte — y se acercó lentamente a nosotros.


    ¡No permitiré que te acerques! — número 16 sacó fuerzas de su interior y trató de detener su avance. Más ese fue un intento inútil, pues el bioandroide lo apartó fácilmente de su camino.


    No te canses, número 16 — se burló de su rival —. Tú no me sirves de nada.




    Bueno… tenía que hacer algo, así que me lancé obligadamente sobre él para contener su andar.




    ¡Aléjate de ella! — grité mientras sacaba a relucir los mejores golpes de mi repertorio —. ¡Huye 18, por favor! — le dije a viva voz, más Cell me proyectó violentamente sobre la androide para impedirle siquiera dar un paso.


    Son patéticos — nos dijo burlonamente, dándonos el tiempo para levantarnos. Creo que, en ese momento, hasta coordinamos nuestras expresiones —. Por más esfuerzos que hagan el resultado será el mismo.




    Era duro admitirlo pero tenía razón, aunque voláramos con velocidad nos alcanzaría… “¡Maldito Vegeta!,” juzgué con rabia, rechinando los dientes y sin poder quitarle la vista de encima al engendro, “¿por qué no aniquilaste al monstruo, por qué arriesgar al mundo únicamente para satisfacer tu orgullo de mierda?”… un momento, no sólo era su culpa, también yo lo había permitido al no destruir a 18. Ya era demasiado tarde para arrepentirse.




    ¡No te será fácil, monstruo, no voy a entregarme sin defenderme! — la joven androide se abalanzó sobre Cell, propinándole golpes, patadas y puñetazos con rapidez. Él sonrió con burla, ni siquiera se tomó la molestia en protegerse.


    ¡18, regresa! — es lo único que pude decirle, con el corazón palpitando angustiado —. ¡Va a matarte!




    Parecería que el bioandroide le permitió como cinco segundos de esparcimiento, en un rápido y poco delicado movimiento la tomó de un brazo, paralizándola al instante.




    Bien, bien — le dijo sin cambiar el tono de triunfo —, me gustan tus agallas.


    ¡Suéltala! — intenté defenderla, intenté darle un espacio para escapar, intenté distraer al monstruoso ser golpeándolo nuevamente con todas mis fuerzas… pero sabía que sería en vano, que yo no tengo la energía suficiente como para derrotarlo.


    No molestes, basura — Cell volvió a arrojarme agresivamente unos metros más allá —. Mejor presencia como ella al fin se fusiona conmigo.




    Se mofó un poco de mis esfuerzos por incorporarme, y la punta de su apéndice en forma de aguijón se abrió, tragándosela, aspirándola. Fue un espectáculo repugnante, y sentí como las fuerzas me abandonaban. "No, 18 no" pensé mientras trataba de recuperarme de la impresión, evitando las lágrimas que amenazaban con salir de mis ojos, en tanto percibía como el Ki de Cell se elevaba a un nivel bastante alto. Escuché a Vegeta reírse brevemente.




    Ya era hora, Cell — dijo en tono sarcástico al descender cerca de mí —. Ahora vamos a ver que tan fuerte te volviste.


    ¡¡No puede ser!! — pude oír también a Trunks, su voz se escuchaba desesperada —. ¡Papá!, ¿por qué permitiste esto?


    ¡¡Ya cállate de una buena vez, mozalbete!! — él tan solo le gritó a modo de reprimenda —. ¡No eres digno de considerarte un Saiyajin si no sabes apreciar lo que es tener una buena batalla! — después bajó un poco el tono alto —. Necesito un contrincante adecuado a mi poder, y este gusano va a divertirme.


    ¡Eso es una locura! — murmuró su joven hijo a modo de observación.




    Al fin pudimos ver bien en cuanto Cell terminó con la fusión. Era completamente distinto, su aspecto se había renovado y parecía más… humano. Aun así, su fisonomía, al menos a mí, me parecía más imponente e intimidante. Solamente Vegeta sonreía, con su acostumbrada expresión de sádico.




    ¡¡No!! — grité como loco y volví a la carga… en mi mente me parecía ver el semblante de 18 visiblemente aterrorizado, mientras su cuerpo se hundía en una oscuridad interminable hasta que desaparecía en medio de una violenta explosión… estaba muerta, y no pude salvarla —. ¡Eres un miserable asesino! — más mis esfuerzos eran en vano, mis golpes no eran efectivos… me sentía tan débil e insignificante.


    Insisto, eres bastante patético — me dijo Cell y esta vez, sin ningún miramiento, me golpeó con brutalidad en el cuello y mandó mi cuerpo muy lejos. En ese instante perdí el sentido, con el angelical rostro de 18 llenando mis ilusiones.


    18… — fue lo último que alcancé a murmurar.




    Afortunadamente Trunks me dio una “semilla del ermitaño”, así pude recuperar mis fuerzas y huir, llevando el desfallecido y lastimado cuerpo de Vegeta sobre mi hombro… ni el Príncipe Saiyajin pudo derrotar a Cell perfeccionado. Ahora sólo nos quedaba esperar a que Gokú también saliera de la Habitación del Tiempo y el Espíritu, y dejar nuevamente el destino de la Tierra en sus manos.



    ********************



    Era verdaderamente increíble… Gohan, el pequeño hijo de Gokú, estaba peleando con todas sus fuerzas… y vaya que eran muchas; tiene un impresionante poder oculto en su interior, desde que estuvimos en Namekusejin pudimos constatarlo. Gokú nunca dudó de su hijo, él parecía estar consiente de hasta donde podía llegar ese potencial, y por eso le encargó la lucha… ahora el niño le propinaba una buena tunda a Cell, quien no podía ni defenderse. Todos permanecíamos bastante anonadados, incluso Pikoro, quien había entrenado a Gohan cuando era más chico, se veía visiblemente sorprendido del enorme progreso de su discípulo. Bueno, hasta Vegeta tenía en su rostro una expresión de desagrado e incredulidad absolutos, al parecer meditando en el hecho de cómo había sido posible que Gokú y su hijo tuvieran un nivel superior al suyo, siendo él el Príncipe de su raza. Mirai Trunks también se encontraba boquiabierto… aunque el Gohan de su tiempo fue su maestro, y era bastante fuerte, su capacidad nunca había sido tan elevada.




    De una certera patada en el estómago, Gohan obligó a Cell a expulsar a 18 del interior de su cuerpo. El rostro del engendro se contorsionó en una mueca de dolor infinito… "vomitando" a la androide. Ella permaneció sin conocimiento, y tuve que ir velozmente a alejarla de ese peligroso lugar, pues Cell trataría de volver a absorberla.




    ¡Krilin, regresa! — escuché que alguien me llamó, más yo estaba decidido a salvar a 18 esta vez, y así enmendar un poco mi error.




    Todo lo que siguió fue como dar una vuelta en el vertiginoso juego de la montaña rusa. Gokú sacrifico su vida una vez más para evitar que Cell, quien había programado su bomba interior para autodestruirse y así acabar también con nuestro mundo, lograra su objetivo. Sabemos que utilizó la tele transportación, más no estábamos seguros de a donde había ido a parar. Y, cuando parecía que ese había sido el final del bioandroide, cuando estábamos recuperándonos de la impresión de sentir como el Ki de nuestro amigo desaparecía de la faz de la Tierra, Cell regresó de una manera tan intempestiva, asesinando al joven Trunks de un certero disparo de energía, aprovechando nuestra confusión.




    Yo no creí, nadie creyó en realidad, que ese acto tan cobarde vulnerara la poca sensibilidad de Vegeta, quien, de modo casi enloquecido, se abalanzó sobre el engendro, como tratando de vengar la muerte de su vástago del futuro. No sirvió de mucho, así que Gohan, también contrariado por la perdida de su padre, sintiéndose culpable a su vez, tuvo que volver a la carga. Todo terminó tan dramáticamente como había empezado. Al final, el pequeño hijo de Gokú pudo eliminar al bioandroide, con la sutil ayuda del Príncipe Saiyajin. Después de eso, decidimos ir al Templo Sagrado y Celestial de Kami – sama, para que, a través del deseo que le pediríamos a Shenlong, revivir a todas las personas que fueron asesinadas por Cell y los androides. Tomé delicadamente a la desvanecida 18 en mis brazos, en tanto Yamcha cargó el lastimado cuerpo de Gohan y Ten Shin Han el cadáver de Mirai Trunks… Pikoro se quedó con Vegeta, quien no parecía sentirse capaz de llevar a su hijo, así que no nos acompañaron. Después supimos que el Saiyajin tomó un rumbo distinto, perdiéndose en la lejanía.




    ¿Qué le diremos a Bulma? — me dijo mi amigo de cicatrices en un susurro bajo, teniendo el cuidado de no maltratar más al hijo de Gokú —. Va a ser muy duro para ella… y Vegeta no estará a su lado para confortarla — pareció reprochar un poco esa actitud.


    No creo que haya tanto problema por Bulma — le contesté con al misma entonación —. Trunks podrá volver a la vida sin problemas, y ella ya conoce como es Vegeta… él va a requerir un tiempo para sobreponerse, y creo que todos vamos a necesitar una terapia de grupo para superar el trauma — sonreí un poco e inmediatamente retorné al rostro triste —. El problema es Gohan… y también Milk — observé, mirando de reojo a nuestro pequeño amigo, el cual ahora era huérfano de padre, de aquí en adelante —, pues creo que Gokú ya no podrá ser resucitado.


    ¿Y qué piensas hacer con la androide 18? — me dijo un poco suspicaz, después de haber guardado un minuto de silencio por nuestro camarada fallecido en batalla.


    18 también merece una nueva oportunidad para vivir — le contesté tratando de no sonar abatido… en el fondo sabía que no tendría ninguna posibilidad de que una joven como ella acepte salir con un sujeto como yo —. Al final de cuentas, fue una victima más de las circunstancias.


    ********************



    En el templo de Kami…




    Lo primero que hicimos fue pedirle a Dendé que curara a Gohan y a 18.




    Dendé, te lo pediré como un favor especial — le dije mirándolo con seriedad, aunque empleando un tono amable —. Ella ya no representa ningún peligro… lo sé.




    Mis amigos me miraban extrañados, incluido Gohan, quien ya había sido sanado de sus heridas.




    Krilin, ¿estás completamente seguro de esto? — me preguntó Ten Shin Han en tono de duda —. Recuerda que Trunks nos dijo…


    Su tiempo y el nuestro son dimensiones temporales paralelas y diferentes — le interrumpí educadamente, tratando de darle lógica al asunto —. La 18 de nuestro presente es completamente distinta a la 18 que él conoce… aunque trató de cambiar su tiempo no pudo alterar lo que ya había sucedido — puntualicé —. Tal vez en ese futuro nos asesinaron sin piedad, pero aquí no lo hicieron… aunque pudieron.


    Puede que tengas razón… — opinó Yamcha, meditándolo un segundo, recordando la plática que habíamos tenido con el joven Trunks antes de que Gokú se recuperara de la enfermedad del corazón.




    Nuestro amigo se salvó gracias a la medicina que el joven del futuro le trajo, y a su propia fortaleza, más, en ese tiempo distante, Gokú había muerto mucho antes y no volvió a existir aunque el Gokú de nuestro tiempo siguiera con vida. Eso quería decir que la línea temporal se había torcido… pero no estábamos ahí para meditar sobre metafísica.




    Dendé procedió a curarla utilizando su poder mágico especial. 18 parpadeó lentamente y se enderezó muy despacio… parecía muy mareada, pero estaba viva, y, lo mejor, estaba bien. Sentí que mi corazón brincaba de alegría al verla reaccionar.




    ¿En dónde estoy? — preguntó extrañada al recobrarse del todo, mirando a su alrededor —. ¿Qué sucedió con Cell? ¿Y quién eres tú? — le cuestionó a pequeño.


    No tienes porque angustiarte, 18, toda esa pesadilla ha terminado — le hablé en tono amigable y me acerqué a ella con cuidado sin poder ocultar una sonrisa de alivio —. Estamos en el templo de Kami – sama, y él es Dendé, el dios de este mundo — expliqué y le presenté a nuestro amiguito.


    ¿Tú… ustedes? — más ella se levantó precipitadamente, alejándose algunos metros hacia atrás… parecía impresionada por vernos.


    Tranquilízate, 18, por favor — traté de sonar gentil nuevamente para no causarle una mala impresión, teniendo el cuidado de no acercarme esta vez… tal vez yo la asusté —. Ahora estás a salvo, nadie quiere lastimarte.




    Por toda respuesta salió volando muy rápido hasta perderse de vista.




    ¡18 — le grité —, espera!


    Déjala ya, Krilin — me dijo Yamcha deteniéndome por el hombro… estuve a punto de ir tras ella para decirle que… en realidad no sé que iba a decirle —. Por ahora tenemos otras cosas de las que ocuparnos.


    Es cierto, discúlpenme — admití y volví sobre mis pasos.




    Ya con las esferas del Dragón reunidas nos dispusimos a pedir el primer deseo: el revivir a todas las personas que habían sido asesinadas por Cell y los androides. Esto incluía a Mirai Trunks y también… a número 17. Quién ya no pudo revivir fue Gokú, porque era la segunda vez que moría y, además, él decidió morir por su propia cuenta y permanecer en el otro mundo. Esto nos dejó abatidos, especialmente al pequeño Gohan… valientemente aguantó las lágrimas y aceptó el sacrificio de su padre, pues ahora tendría que ser el sostén para su mamá. Nos quedaba un deseo. Ya no teníamos mucho que pedir.




    Bueno, si me permiten… — habló Yamcha una vez más, esta vez su rostro reflejaba algo de interés —… me gustaría regalarle a mi nueva novia un collar de perlas que vio el mes pasado… así tal vez…


    Pero Yamcha… — murmuró Gohan con extrañeza, mirándolo con los ojos bien abiertos. Trunks se sonrojó brevemente en tanto que Ten Shin Han y Pikoro parecieron molestarse… sólo a Yamcha se le ocurría algo tan disparatado. Dendé y Mr. Popo hicieron gestos de incredulidad.


    Era broma, no tiene que tomárselo tan en serio — respondió mi amigo de las cicatrices agitando las manos para pedir serenidad, sonriendo tontamente como lo haría Gokú. Después volvió la vista hacia mí —. Creo que tú sí tienes algo más serio que pedir, ¿verdad, Krilin? — y su mirada se hizo escrutadora.


    Sí — afirmé y me dirigí a Shenlong, quien esperaba por nuestra petición —. Shenlong, deseo que vuelvas humanos a los androides número 17 y número 18 — dije con seriedad y calma.


    Ese deseo no puedo concedértelo… — me dijo al instante. Yo sentí que me caía un balde de agua fría… ¿es qué 18 estaba condenada a ser una máquina?


    ¿Por qué? — le interrumpí afligido, con el corazón palpitando de angustia.


    … dado que ellos son humanos — continúo el dragón con seriedad, como si no hubiera oído mi cuestionamiento.




    Por unos segundos no supe ni que decir ante esa aseveración… me di cuenta de que la forma en que hice la solicitud había sido bastante tonta. Reaccioné después del lapsus y recuperé la serenidad casi al instante.




    Muy bien — dije hablando con seguridad —. Entonces deseo que les retires las bombas que tienen en el interior de su cuerpo, por favor.


    Eso es muy fácil — respondió el ser celestial en tanto sus rojas pupilas fulguraron por un instante —. Tu deseo ha sido concedido en este instante… ahora, me voy.




    Shenlong desapareció y las esferas del Dragón se esparcieron por el cielo, y fueron a parar en lugares muy alejados, distantes entre si. Yo me quedé parado en mi lugar, mirando hacia el sitio donde segundos antes había estado el dios Dragón, soltando un imperceptible suspiro para que mis amigos no lo notaran y me cuestionaran algo. Ahora 17 y 18 podrían buscarse y estar juntos otra vez. Se me apachurró un poco el corazón ante esa suposición, pero, aun así, me sentía bien por haber hecho lo correcto.




    Oye, Krilin — Yamcha me sacó por enésima ocasión de mis pensamientos —, ¿se puede saber por qué le pediste eso a Shenlong? Aunque esos dos sean más humanos que robots…


    Vamos, Yamcha, por favor — le contesté, dirigiendo la vista a todos —, 17 y 18 no volverán a atacar, pues a quien perseguían era a Gokú, y ahora… — sonreí como tonto ante las palabras dichas sin delicadeza, y desvié momentáneamente la vista de Gohan a manera de disculpa —. Los malos pueden reivindicarse… si no me crees mira a Pikoro.


    Oye — el aludido me miró con reproche.


    ¿Y a dónde crees que haya ido número 18, Krilin? — me preguntó Ten Shin Han con seriedad.


    Supongo que fue a buscar a 17 — aseguré con mucha efusividad para que nadie notara la resignación en mi rostro —. Los dos hacen una bonita pareja — y agregué como quien no quiere la cosa.


    ¡¡Eres un verdadero idiota!! — escuchamos un grito agudo a nuestras espaldas… era 18, la cual salió de entre unos arbustos que adornaban el templo —. ¿Cómo se te ocurre algo tan absurdo? ¡Número 17 es mi hermano! — y me miraba con mucho disgusto.


    Eee… — yo únicamente alcancé a tartamudear confundido, y mis amigos se quedaron asombrados por esa repentina aparición.




    Pero, a pesar de tener gesto de molestia, sus lindas pupilas azules me miraban otra vez, provocando que las mariposas en el interior de mi estómago dieran vueltas, y que el corazón me diera un vuelco de alegría en el pecho. Tengo que reconocer también que número 17 es todo un galán, y por eso pensé que ella y él… pero, siendo su hermano… eso quería decir que… Y, en un segundo, no pude disimular la alegría en mi rostro, y mis ojos la miraron como si fuera lo único digno de ver en ese momento.




    ¡Y quita de una buena vez esa cara de imbécil! — ella me reprochó casi al instante en que yo cambié el gesto. Súbitamente concentró un poco de energía en la punta de su dedo.


    ¡¿Pero qué…?! — Yamcha y los demás se pusieron a la defensiva, más la joven únicamente dirigió el rayo al piso, como escribiendo algo en las losas del templo.


    ¡Pero esto no significa nada! — agregó al terminar de hacerlo —. ¡Yo no estoy loca para fijarme en alguien como tú!




    Está vez se elevó de nuevo con velocidad, y salió disparada con rumbo al norte.




    ¿Qué diablos le pasa a esa mujer? — observó Pikoro con verdadero disgusto. Yamcha, yo y los demás nos acercamos a ver que era lo que había escrito. Parecía un número… ¿sería acaso un número telefónico?


    Bueno… — sonreí una vez más como tonto —… no sé que pensar. ¿Ustedes que creen? — les pregunté, tratando de ocultar lo que en ese momento pasaba por mi mente.




    De alguna u otra manera, ese número representaba alguna esperanza.



    ********************



    Gracias por aceptar mi invitación, 18 — la saludé cuando llegué a su casa esta mañana.




    Yamcha me había prestado un vehículo convertible, tal vez no era del año pero por lo menos funcionaba bien. Yo traté de conseguirme un buen traje a la medida para causar una buena impresión. Ella me miró con su cara seria e indiferente, después le echó un vistazo al auto sin cambiar de actitud… con ese vestidito azul que traía puesto se veía más linda.




    Bueno — dijo al fin, y salió de su casa después de cerrar la puerta —, no se podía pedir más.




    Caballerosamente le abrí la puerta para que subiera.




    Adelante, por favor — le dije con cortesía, inclinándome un segundo.




    Torció un poco el gesto y se acomodó en el asiento lateral al lado del conductor, cruzando inmediatamente los brazos y sin dignarse a verme. Tomé mi lugar y dirigí el vehículo hacia la avenida principal de la ciudad para tomar rumbo a la capital del Oeste… hacia Capsule Corp.




    Pero que te quede claro — me dijo 18 después de permanecer en silencio como cinco minutos —, esto no significa nada.


    No te preocupes — le contesté mirándola por un segundo, dedicándole mi sonrisa más agradable —, mejor vamos a disfrutar de la fiesta… ya después veremos que pasa.




    Ella únicamente me lanzó una leve mirada de reojo, sin algún cambio de expresión… aunque pude notar una sutil sonrisa, una encantadora y fina sonrisa.




    Idiota — me dijo por respuesta, más en su tono había un deje de diversión —. Conduce con precaución o voy a despeinarme.


    Lo que digas — respondí, mirando nuevamente el camino, ya sin distraerme.




    Tal vez no sea una cita romántica, pero por lo menos aceptó acompañarme a Capsule para celebrar el primer aniversario de Trunks… Bulma echaría la casa por la ventana, su primogénito se merecía el mundo.




    El tiempo cicatriza las heridas y todos ya estábamos más tranquilos después de los terribles acontecimientos vividos. Supimos del embarazo de Milk y nos dio mucho gusto saber que Gokú no nos había abandonado del todo… dejó un heredero más; Vegeta se estableció definitivamente en Capsule… esta vez no abandonaría a su familia, aunque su carácter seguía siendo el mismo. Pikoro se quedó en el templo con Dendé, para instruirlo como un buen Kami – sama; Yamcha seguía cosechando triunfos con el equipo de beisbol; y Ten Shin Han se fue con Chaozu… no sabemos a dónde y no estamos seguros de volverlos a ver. La paz reina en la Tierra.




    Y yo daré mi mejor batalla por ganarme el amor de 18… mi verdadero amor.








    Nota final:¡Aun no termina el día! (al menos aquí en mi país… xD) Tal vez algunos pasajes son incorrectos o poco apegados a lo sucedido dentro del manga/anime, más está es sólo una versión de los sentimientos que Krilin desarrolló hacia 18, la firme voluntad de ganarse su amor a base de la confianza fue la que le dio el gane… Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  2.  
    rominazs

    rominazs Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2011
    Mensajes:
    23
    Puntos en trofeos:
    13
    Pluma de
    Escritora
    Krilin y 18 :B
    Esa pareja es muy particular♥
    Tu punto de vista está muy bueno, me encanta como escribes C:
    Krilin tiene tantas cosas en la cabeza, de verdad.
    A su hija la llamó como su ex, eso me mató ._.
    No te odiamos, pero sé que extrañas a Sesshomaru!
    Admítelo C:
    Gracias por avisarme :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Kikuz-sama

    Kikuz-sama Líder de críticos Crítico

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    608
    Puntos en trofeos:
    296
    Pluma de
    Escritora
    ¡Fue muy lindo, me gusto mucho!

    Que te puedo decir, nunca intente imaginarme la relación entre ellos aúnque he de ser sincera, siempre tuve un poco de curiosidad de como acabarón juntos y saber un poco más de su relación y de la hija que tuvieron, espero que tus historias sobre ellos no terminen aquí, ojala puedas escribir más de ellos :)
    Y si admito que en alguna ocasión llegue a coincidir con Krilin, creí que ella y 17 eran pareja, pero bueno ¿quien no se confundio con eso?

    ¡Am gracias por la invitación!

    Sayito y que tengas un lindo día
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Eliizabeth

    Eliizabeth Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    6 Enero 2012
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    El Capitulo Genial.. :cool:
    Me encanto tu punto de vista.. Tambien crei que 17 y 18 eran parejas jajaja.. :D luego de ver GT me di cuenta de que pusieron a la hija de krilin como maroon como la ex jajaja ahii krilin y quisiera leer mas aunque maroon no me cae tan bien.. como dijo Rominazs Krilin tiene muchas cosas en la cabeza.. JAJAJA y su sueño cumplido y era casarse que gracioso xD.... :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Dororo

    Dororo Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    204
    Puntos en trofeos:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Bueno, no hay demasiados fics de A18 y Krilim, o al menos, yo no he encontrado nunca muchos. Lo cual siempre me ha sorprendido ya que son una pareja que puede dar mucho de sí, de hecho durante largo tiempo fue mi pareja preferida. Hiciste una gran labor descriptiva de lo que vendría a ser sus primeras apariciones y como se conocieron y aunque, tal y como comentas, en algunos puntos no concuerda con la serie, esto no deja de ser un fic y los personajes me parecieron bien caracterizados.

    Krilim es el verdadero protagonista de la historia pero eché de menos leer más acerca de A18 y de como sería su primera cita. Eso es algo que siempre me ha intrigado. ¿A ti no? XD

    Dicen que recordar es vivir y tú, me hiciste rememorar algunos momentos inolvidables, como la batalla contra Cell, o la efímera aparición de Maron, la única novia que se le conoce a nuestro querido Krilim, sólo por eso ya mereció la pena leer. Gracias por la invitación, gracias por escribir sobre esta pareja y mil gracias también por la lectura. Inspiración y suerte para próximas historias.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    AnnaY

    AnnaY Entusiasta

    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    80
    Puntos en trofeos:
    73
    Pluma de
    Escritora
    muy buena historia jjaja, la verdad es que narras muy bien, y... Disculpa por no comentar antes... Ya sabes la escuela me tiene de esclava jajaja... Bueno pues t dejo no sin antes decir que me gusto mucho tu historia. ;D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    George Asai

    George Asai Maestro del moe

    Aries
    Miembro desde:
    15 Mayo 2011
    Mensajes:
    963
    Puntos en trofeos:
    366
    Pluma de
    Escritor
    Muy bien, amo dragón ball y como buen BETA de la zona me paso por aquí =D

    miedo… al menos a mí sí,
    miedo... Al menos a mí sí

    Recuerda que luego de los puntos suspensivos va la mayúscula.

    más Vegeta le comió el mandado
    mas Vegeta le comió el mandado

    Quitamos la tilde en "más" y lo dejamos como "mas", porque la tilde expresa cantidad y sin tilde sinónimo de pero.

    — pareció reprocharme
    —pareció reprocharme

    Recuerda que si es un verbo en pasado que sigue la narración se coloca pegado al guión.

    Te reconoceré que tuviste muchos errores con los guiones, también en los tiempos verbales, no te los mencionaré todos porque son demasiados. Recuerda que durante la narración solo puedes narrar aplicando verbos en pasado o en presente, pero no los dos juntos. La narrativa fue perfecta, fácil de leer y fluida, felicidades por eso.

    Me encanta Dragon Ball, ambos hacen una linda pareja y me gustó ver que Krilin fuese el protagonista, el muy condeado es impresionante, como petición especial. ¿Podrías escribir un Gohan/Videl?, son mi pareja favorita.

    Bueno es todo lo que tengo que decirte, dudas a mi pérfil.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Comentarista destacado Estoy aquí porque quiero y puedo estar... ¡Feliz cumpleaños a mí!

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    993
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritora
    Quise ir a tu perfil pero tienes visitas limitadas (xD), en fin, agradezco tu comentario y checaré los detalles que me has señalado. En cuanto a la historia de Videl y Gohan... mmm, tal vez me anime, lo que si te invito es a leer mi primer fic por este foro "Noches de luna llena con consecuencias" para que te diviertas con la boda (en resumen) de Videl y Gohan, y la concepción de Pan, o el que tengo en puerta, "El Universo está en juego... " donde Videl y Gohan aun son niños pero ya se conocen y, aunque no puedes hablar de una relación, por lo menos se hicieron amigos. Saludos
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página