1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]

Tema en 'Ouran High School Host Club' iniciado por Tarsis, 6 Agosto 2012.

Cargando...
  1.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    638
    Matrimonio
    “A sólo un paso de la obligación está el placer, sólo hay que dejarse llevar para sentirlo”
    Kyouya Ootori & Haruhi Fujioka
    Prefacio:
    —Al fin llegas. —Le sonrió dulcemente la chica.

    —Lo lamento, el tráfico me retuvo. —Se disculpó el rubio tomando asiento frente a ella.

    Después de pedir al mesero un jugo y un dulce para ella y un café y un pai de limón para él al fin quedaron completamente solos en la mesa. Estaban en un sencillo restaurante de las calles de Tokio, en una de las últimas mesas al lado de la ventana amplia y cristalina.

    —Tamaki, ¿estás bien? —Le preguntó la joven—. Te noto nervioso.

    —Este…Yo…Haruhi…—Se removió inquieto en su silla. Jugando con sus dedos sobre la mesa, un gesto muy propio de un niño el cual va a ser regañado por su madre.

    —Sólo dilo —pidió la chica, tomando su mano entre las de ella para alentarlo. Él tragó grueso antes de levantar la vista hacia ella.

    —Necesitamos hablar sobre nuestro…compromiso.

    —¿Qué pasa con eso? —preguntó la joven sin entender el rumbo de la conversación.

    —Haruhi, no podemos casarnos, lo siento —dijo el chico con decisión. Los ojos de la chica se abrieron con sorpresa ante sus palabras, las manos empezaron a temblarle, no podía creer lo que estaba escuchando.

    —Dime que es sólo una broma de mal gusto —rogó tomando aire para calmarse—. Tamaki ¡Nuestra boda es mañana!, ¡ya todo está listo!

    —Yo… Yo de verdad lo siento, te amo y no es mi intención hacerte daño, pero no puedo hacerlo. Mi abuela se niega a aceptar lo nuestro, y me amenazó con desheredarme. Y yo… yo no puedo aceptarlo, sería la vergüenza de mi familia.

    —¿Cómo puedes hacerme esto Tamaki? ¡Tenemos dos años juntos!, ¡dos! Nuestra boda es mañana, ya enviamos las invitaciones, el pastel lo traen mañana, el vestido, la recepción, ¡todo está listo! —Las lágrimas se cristalizaron en los ojos de la chica luchando por desbordarse. Si este era un sueño deseaba con todo su corazón que la pesadilla terminara.

    —Yo..., Haruhi, yo te amo, con toda mi alma. Pero simplemente no puedo ir en contra de mi familia, no puedo darles la espalda, lo siento. —El chico se levantó decidido, con angustia y tristeza en sus ojos azules, y por primera vez mostraba el aspecto de un chico de 20 años maduro. Le dio un beso en el cabello antes de darse media vuelta y marcharse sin mirar atrás para no arrepentirse de sus actos.

    —Me estás dando la espalda a mí. —Fue un leve sollozo lo que salió de sus labios y una lágrima escapó de sus ojos…

    “Sueño con una vida perfecta, mi felicidad y mi príncipe azul. Pero desperté de ese hermoso sueño y la ilusión se quebró. Sólo quedó mi realidad, una donde mi vida es de todo menos perfecta, la felicidad es una palabra desconocida para mí…Y el príncipe azul no lo encuentras sino en los sueños…”



    ***
    Bueno, lamento mucho los errores, es algo que escribí hace más de un año. Y sinceramente, me dio flojera modificar. xD Espero les guste.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  2.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master Beta-Reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,413
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritora
    ¡Por fin comento aquí! Perdona la tardanza Ge, he estado ocupada con mil cosas pero por fin encontré tiempo para comentar tu lindo fic.

    Bueno, pasemos a la historia en sí. No salió Kyouya, pero fue un prólogo más que interesante. Tamaki se comportó mal aquí, la verdad lo amo y lo considero el más adorable pero en este escrito lograste hacer que me desagradara, ¡y encima IC! Todos conocemos su historia con su familia... esa es su razón, aunque no lo excusa para dejar a Haruhi... ¡un día antes de la boda! Pobre, no puedo ni imaginarme en su situación. Hubo leve OoC en Haruhi, pero yo creo que esta justificado en esta situación, hay que tener en cuenta que lleva dos años junto a él, falta un día para su boda yél decide cancelarlo todo y abandonarla. Más que justificada su reacción en mi opinión. Me intrigó mucho la frase al final del capitulo sobre el principe azul, y quiero saber como entrará Kyouya en esta historia. ¿Acaso el principe azul vendrá con anteojos incluidos? XD

    ¡Espero la continuación con ansias!
    Rocio.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,193
    Puntos en trofeos:
    501
    Pluma de
    Escritora
    Amo a Haruhi con todas las parejas xD Pero, como que Tama-chan se salió de lo normal. No me lo imagino echando a Haruhi sólo por la herencia, a menos que sea un engaño y esté otro motivo :confused: ahora que lo pienso, es lo más probable.

    Debo esperar a hacer mis conjeturas xD

    Tuvo que romper, pobre de verdad, Haruhi que había aceptado sus sentimientos, y dejado ese lado un tanto serio e indiferente y que pase eso justo antes de un día soñado, frustra a cualquier chica.

    Lindo, espero el capítulo. Y exijo sea más largo (?) Ok no xD, pero lo esperaré mosha <3!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    1306
    Nami: Me alegra que te haya gustado, sí es loq ue me cuesta más de este fic, mantenerlos IC. xD Y ese príncipe llegará en una limo, y con lentes y traje de diseñador (? Gracias por comentar, :*
    Meel-boy: Bueno, no del todo, lindo, ¿por qué? Así como se iba a casar con Eclair, por una orden de su abuela, porque él siente la obligación. :/ Es triste, pero veo a Tamaki como un personaje de personalidad débil. ​
    Nota del autor: Bueno, disculpen el OoC, :C Y... los errores que tenga, sinceramente, como dije en el anterior, me da flojera modificar ésta historia que tiene bastante escrito. ^^​
    Cap. 1. Reencuentros del destino.
    No creo en el destino, nada ocurre al azar…” Kyouya Ootori.

    (PoV) Kyouya Ootori:

    Me senté en la elegante silla de cuero negro como el señor me lo indicó.

    —Es usted un poco joven —observó con una sonrisa.

    —Soy el menos de los cuatro hermanos —admití para no parecer descortés por ignorar su pregunta.

    —Bueno, a lo que los cité. Como saben, su padre aún no está muerto, pero sí está muy enfermo. Y convencido de que fallecerá pronto él me ha dado ciertas indicaciones sobre la dirección del las empresas, secundarias como principales, por eso los he reunido aquí.

    Mis hermanos, sentados a sólo centímetros de mí estaban ansiosos, todo en sus expresiones lo gritaba.

    —Su padre ha designado que la franquicia de los hospitales será dirigida por Namake, (El del medio), Kain (El mayor) tu quedas a la cabeza de las empresas de seguridad. Y por último Kyouya, tú quedas como presidente de las empresas principales.

    Los tres nos quedamos en shock, no podía creer lo que estaba escuchando, ¡lo logré! Mi padre me lo dejó a mí, me reconoció como digno heredero, superé a mis hermanos.

    —Pero, hay una condición. —Mis hermanos sonrieron aliviados y a mí se me borró la sonrisa de golpe ante la mención—. Pero no sólo para Kyouya, sino para los tres, ninguno podrá tomar su puesto oficialmente si no está felizmente casado.

    —¡¿Casados?! —inquirimos los tres al unísono. Esto… esto no está pasando. No, no, no. No ahora, justo cuando había logrado todo.

    —¡Maldición! —masculló Namake golpeando la mesa, yo apreté los puños, pero me guardé mis emociones, me las tragué como siempre lo hacía. Acomodé mis lentes en el puente de mi nariz, fui al hspital acompañado de mis hermanos, estuvimos adentro un buen rato tratando de hacerlo reaccionar sobre la absurda condición, pero fue inútil, todo lo que obtuve de él fue: “Kyouya, te lo dí porque te lo has ganado, pero aprenderás que la vida no son sólo cosas materiales, cuando veas más allá de eso serás verdaderamente feliz…”

    Es decir, una completamente perdida de tiempo. Abrí mi celular y le marqué a mi asistente, le ordené que concertara una cita con el mejor abogado del país disponible. Tiene que haber una falla legal en ese documento y no descansaré hasta encontrarla.
    * * *​
    Me encontraba en mi nueva oficina, revisando unos papeles mientras esperaba que llegara el abogado. Había quedado citado a las 3:30 pm. Son las 2:28 pm. Escuché que alguien tocaba la puerta, levanté la vista.

    —Adelante —concedí.
    La puerta se abrió, y entró ella. Sonreí, así que una de las mejores abogadas del país, no imaginé que fuera ella.

    —Kyuoya-senpai, ¡cuánto tiempo! —saludó con voz dulce.

    —Hola, Haruhi. Sí, hace años que no nos veíamos, toma asiento por favor. —La invité con un gesto. Estuvimos mucho tiempo allí adentro, después de explicarle la situación ella se puso a revisar los documentos con detenimiento y minuciosidad.

    —Lo lamento senpai, pero no tiene ni la más mínima laguna, es completamente legal, por lo tanto, irrevocable e inmodificable.

    —¡Maldición! —resoplé apretando los puños.

    —¿Por qué simplemente no te casas con alguien guapa y rica? —inquirió, ella siempre al paso de mis pensamientos.

    —Porque el matrimonio no está en mis planes, no lo veo como algo a la ligera y no quiero casarme por casarme con alguien a la que no estimo y con la cual pasaré el resto de mis días.

    Ella parpadeó sorprendida, sin duda no se esperaba una respuesta así que mí. Pero era verdad, era lo que pensaba, y porqué no lo hacía.

    —Supongo que tienes razón. Pero no tienes otra opción —recobró la compostura, observó el reloj de su muñeca—. Bueno, ha sido un placer senpai, pero debo irme, tengo otro cliente que atender, hasta luego.

    —Adiós. —Me despedí, ella salió de la oficina después de sonreírme. Me asomé en la amplia ventana y vi como salía de la empresa y sabía a un taxi.

    ¿Casarme con alguien guapa y rica? Sonreí, esa es la opción más viable, pero no es la opción que quiero. Aunque sin duda la más razonable, acomodé mis lentes en el puente de mi nariz. Volví a mi asiento, quizás las cosas tomen un rumbo… interesante.

    (PoV) Haruhi Fujioka:

    Salí de la oficina de otro de mis clientes y tomé un taxi a casa. Cerré la puerta de mi apartamento tras de mí, y una lágrima escapó de mis ojos. Los sentimientos que había tratado de reprimir se desbordaron. Me deslicé por la puerta hasta quedar sentada en el frío piso. Ver a Kyouya había removido en mí recuerdos que había forzado a olvidar.

    El olvido es la única opción para mí, de otra forma no podría levantarme cada mañana, seguir con mi vida, ni intentar sonreír. Mi corazón murió en el momento que él traspasó la salida de ese restaurante, dejándome atrás, haciéndome a un lado. Dejando sólo una cáscara vacía, sin alma, sin vida, sin sentimientos, arrancó completamente de mí la capacidad de sentir. Nada más odio, dolor, sed de venganza y de nuevo un profundo dolor.

    Tal vez haber muerto hubiera sido lo mejor, acabar yo misma con mi vida, pero no pude, soy demasiado cobarde como para acabar con mi sufrimiento…no tengo valor. Soy alguien que sabe lo que es vivir con el peso de un pasado funesto y satírico, en el que la última palabra a usar es felicidad.

    Me levanté del suelo a duras penas, limpié las lágrimas de mis ojos con el dorso de la mano, caminé a mi habitación y agarré una toalla antes de meterme en la ducha, sería genial que el agua se llevara consigo tus penas, no es así, pero al menos te distrae. Después de vestirme fui al mercado a comprar los ingredientes que me faltaban para la cena, terminé comprando no sólo los ingredientes sino que también algunos dulces y frutas. Cuando todo estuvo listo cené en la soledad de mi casa, tan vacía que podía escuchar el eco de mi propia respiración.

    No sé que es peor, saber que pude haber tenido lo que deseaba, o, tener que aceptar el abandono y la realidad.

    Entré en mi cuarto y rebusqué en el armario hasta dar con una pequeña caja en el fondo olvidada y empolvada. Limpié la cubierta y la abrí, observé las fotos que estaban en ella. Hikaru… Kaoru... Honey… Mori, ¡Cuánto los he llegado a extrañar! Jamás volví a saber nada de ellos ni de que fue de sus vidas. Me alejé y oculté completamente de ese mundo que tanto me lastimó. Sí, llegué a ser feliz, pero sólo fue una ilusión que duró muy poco, algo que no logra compensar todo el dolor en el que vivo, ni logrará salvarme del.

    Sólo deseo olvidar, borrar esa parte de mi vida, sólo quiero dejar de sufrir aunque eso signifique alejarme de todo lo que alguna vez quise. Todo en ésta vida conlleva sacrificios, esto ciertamente no es la excepción.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  5.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,193
    Puntos en trofeos:
    501
    Pluma de
    Escritora
    Oh ¿no has leído el manga linda? °---° va más avanzado de lo que quedó el anime.

    Por otro lado, antes de comentar te diré unos errores de dedos que te vi.

    Ahí era subía.

    Y había otro en dónde te habías comido unas letras, pero ya se me perdieron LOL.

    Me gustó bastante este capítulo, Haruhi atina bien a pensar en lo más lógico o conveniente para él, sin embargo, como él mismo dice no significa que lo conveniente sea lo que él desee. Su padre, Dios, y esas condiciones que pone xD

    Ahora, Haruhi ¿por qué de todos? al final fue Tamaki el que falló en este caso. Una abogada exitosa, no me esperaba menos de ella que tiene objetivos en la vida.

    Espero con ansias el otro capi, si ya tienes avanzado publica más seguido, o será que quieres dejarnos con las ansias :o

    Besos amor <3!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    2747
    Mell, no me he leído el manda aún! Quierooo! :X Gracias por los dedazos, tendré más cuidado. Gracias por comentar :*
    Y gracias a los "me gusta".​
    Cap. 2. ¿Cuánto puedo llegar a sentir?
    “Dices no, pero tu corazón grita sí, ¡Aléjate! Ordena tu mente… ¡Ámame! Te susurra tu alma en silencio”
    (PoV) Kyouya Ootori:

    El chofer arrancó de inmediato apenas dejamos a la joven en la puerta de su enorme mansión, para dirigirnos a la nuestra. Bajé del auto y pasé directo a mi habitación, me senté en mi escritorio, abrí la carpeta y me dediqué a leer cada uno de los expedientes de chicas ricas a la altura…a la altura de un Ootori. Taché bruscamente el expediente de la joven con la que estaba hace minutos, y vi la lista de las otras tachadas, suspiré. El único problema está en que hasta ahora sólo he conocido a chicas con mucha laca y poco cerebro, cuyo único pasatiempo es ir de compras, parecen robots, todas cortadas con la misma tijera.

    ¿Cuál es tu color favorito? Rosa
    ¿Cuál es tu animal favorito? ¡Un conejito!
    ¿Cuál es tu pasatiempo? ¡Ir de compras!
    ¿Cuál es tu libro predilecto? ¡El universo de las compras!

    No sé siquiera si ese condenado libro existe, y si es de verdad debe ser uno de esos para idiotas. ¡Dios! Son tan empalagosas que estoy que vomito, no aguanto ni una cena más con otra chica así. Tanta plancha las afecta, estoy seguro de ello.

    Agarré mi móvil y le marqué a mi secretaria.

    ***
    —Diga Sr. Ootori, ¿qué se le ofrece? —contestó educadamente.

    —Acuerda otra cita con la abogada para mañana.

    —Como usted diga señor, ¿algo más?

    —No, buenas noches. —Le deseé con educación antes de colgar.
    ***

    Yo tengo que hallarle un defecto a ese documento aunque tenga que falsificarlo, pero lo haré, o dejo de llamarme Kyouya. No aguantaré una tonta muñequita el resto de mi vida por ese papel, pero me niego a renunciar a ese puesto por el cual he luchado toda mi existencia sólo por no casarme, me niego.
    * * *
    Tocaron la puerta de mi oficina.

    —Adelante —concedí al tiempo que arreglaba mis lentes en el puente de mi nariz.

    —Permiso, Kyouya-senpai. —Me saludó con una breve inclinación del cuello.

    —Hola, pasa toma asiento Haruhi. —Esperé que lo hiciera para proseguir—. Necesito que le encuentres un defecto a ese documento, te pagaré lo que quieras.

    —No es por el dinero — aseguró—. El documento es cien por ciento legal, no se puede anular ni modificar.

    ¡Kassan! ¡Kassan! Respiré profundo manteniendo la calma. Una luz se encendió en l profundo de mi mente.

    —Pero…si me caso y luego me divorcio, ¿no estoy cumpliendo con los requisitos del documento?

    —Sí, pero tiene que ser por un plazo mínimo de seis meses para que sea válido —contestó entendiendo de inmediato el rumbo de mis pensamientos.

    —Y, con una persona que no esté interesada en mi dinero. —Medité la opción ahora más seriamente.

    —Bueno Kyouya-senpai, debo irme —se levantó—, sayonara.

    —Sayonara, Haruhi. —La despedí. Ya mi mente estaba maquinando un nuevo plan, las cosas se tornaría… interesantes.

    (PoV) Haruhi Fujioka:

    Llegué agotada al apartamento, dejé mi maletín en el sofá y me lancé boca arriba sobre la cama, estuve así por varios minutos descansando, suspiré, me metí en la ducha, tan relajante como siempre. Salí del baño y me coloqué un vestido beige simple y dejé mi cabello mojado (ahora largo) caer tras mi espalda. Preparé algo de comer, me senté en el sofá y prendí la televisión, veía un documental mientras comía.

    La tarde se fue rápida, pronto el sol se ocultaba en el horizonte y la luna se alzaba en el extremo opuesto del cielo. Agarré mi maletín, tenía que revisar unos documentos importantes de un caso que atendería mañana en la tarde. Me senté en la mesa y justo en ese momento escuché el timbre. Suspiré con pesadez y me levanté a abrir.

    —Buenas tardes en que pue… ¡Kyouya-senpai! —exclamé sorprendida al ver de quien se trataba.

    —Buenas tardes Haruhi, espero no importunar —saludó educadamente con una sonrisa seria.

    —Este no, no…Pase por favor. —Le invité haciéndome a un lado para darle paso, él entró al apartamento y se sentó en el sofá por indicación mía, yo me senté al frente de él.

    —Disculpa por la visita inoportuna. —Se disculpó como un buen caballero.

    —Tranquilo, no tiene importancia. Pero, tengo curiosidad, ¿a qué debo el honor de su visita?

    —¿Acaso un amigo no puede visitar a una vieja amiga? —inquirió con una sonrisa ladina.
    —Si viniera de otra persona lo creería, pero viniendo de usted, senpai… —Dejé la frase sin completar, él ya conocía su contenido.

    —Veo que aún recuerdas algo de mí —sonrió acomodándose los lentes, en ese gesto tan suyo.

    —Perfectamente —asentí, es imposible olvidar a una persona como Kyouya, tan enigmática y misteriosa.

    —Entonces vayamos directo al grano. —Su semblante se tornó serio—. He estado pensando en lo referente a mi matrimonio y a la opción que surgió ésta mañana en mi oficina.

    —¿A lo de casarte y luego divorciarte? —inquirí cerciorándome de que hablábamos de lo mismo.

    —Sí, algo así como un teatro, todo fríamente calculado —asintió.

    —Pero recuerde que debe estar casado por lo mínimo seis meses. —Le recordé.

    —Así que, el plazo perfecto para no levantar sospechas sería de ocho meses.

    —Sin duda lo más conveniente —convine. Estaba a punto de ofrecerle té, pero lo pensé mejor y hasta dónde recuerdo siempre ha preferido el café.

    —Senpai, ¿quiere café? —Le ofrecí, él asintió, así que fui a la cocina y herví agua, y pronto volví a la sala con café y galletas en una bandeja.

    —Gracias —dijo mientras tomaba un sorbo de su taza—. Seguimos entonces.

    —De conseguirse una chica guapa, rica y dispuesta a sostener su engaño.

    —Lo sé —sonrió enigmáticamente, de esas sonrisas que me asustan porque no auguran cosas buenas, al menos no para los demás—. Por eso, Haruhi Fujioka, ¿te casaría conmigo?

    —¡¿Qué?!—la taza escapó de mis manos y cayó al suelo quebrándose estruendosamente en mil fragmentos, estaba en shock, sin saber que decir, que hacer, ni como reaccionar. Parpadeé sorprendida sin dar crédito a mis oídos, miré a Kyouya buscando en él algún indicio de que estaba bromeando, y que ambos nos reiríamos de su grandioso chiste. Pero, no fue así, continuaba sentado tranquilamente, viéndome con una seriedad inquebrantable…esperando una respuesta de mí—. ¿Esto es una broma no? —inquirí consternada.

    —¿Te parece que lo es? —enarcó una ceja y se inclinó un poco hacia delante—. Creo que me conoces Haruhi, no soy del tipo de persona que gasta bromas en asuntos tan importantes.

    —No… no creo que sea lo más adecuado —titubeé al final aún impactada.

    —¿Por qué no habría de serlo? —preguntó con un tono que dejaba a manifiesto su desacuerdo con mi opinión.

    —No cumplo con los requisitos.

    —Claro que lo haces, más de lo que te imaginas. —Su mirada me traspasó. ¿Qué…qué quiso decir con eso?—. Pero como siempre, es una opinión interesante. Entonces Haruhi, ¿serás mi esposa?

    —¡Debe estar bromeando senpai! —repliqué.

    —En lo absoluto —negó tranquilamente pero con firmeza. Cerré los ojos e intenté calmar mi respiración y mi pulso que estaba por los cielos—. Obviamente será un contrato entre tú y yo, con reglas y retribuciones. —Me explicó calmadamente.

    —No, lo lamento Kyouya-senpai, pero, no —negué con una sonrisa triste.

    Sentí un escalofrío atravesar mi columna vertebral cuando sus ojos oscuros se clavaron en los míos con más intensidad de la necesaria en una conversación normal.

    —¿Por qué? —inquirió remarcando cada una de las letras.

    Me quedé en silencio sin responder rehuyendo su mirada.

    —¿Acaso sigues esperándolo? —Su comentario logró helarme la sangre y desmoronó todos los argumentos que había pensado—. ¿O te alejas de cualquier cosa que pueda acercarte a él?

    Se detuvo esperando que dijera algo, pero mis labios se rehusaban a moverse, y las palabras no salían de mi garganta. Nunca hablaba de eso, era un tema tabú para mí.

    —A lo que se refiere al último punto, puedes estar tranquila, Tamaki y yo estamos…distanciados por así decirlo, producto del absorbente trabajo de llevar una compañía exitosa. Y, hablando de lo primero, te aconsejo no esperarlo.

    —¿A qué te refieres con eso? —inquirí sin entender el rumbo de sus pensamientos, además el tono de su voz daba a entender que sabía mucho más de lo que dijo. Sus ojos se ocultaron tras sus lentes por el reflejo de la luz.

    —Tamaki, está casado con Eclair Torrence, se casaron hacen algunos años. Así que… ¿Vale la pena seguirlo esperando?, ¿de verdad vale la pena esperar a alguien que no te esperó? Claro, sin mencionar que te plantó prácticamente en el altar.

    Sentí el calor abandonar mi cuerpo, y sus palabras resonaron como un eco lejano en mis oídos. ¿De que me sorprendo? Sabía que eso pasaría, que él seguiría con su vida, ¿y quien más adecuada para él que ella? No sé porque mi estúpido corazón insiste en decir que él aún me ama, que jamás quiso dejarme. Insiste en creer que algún día simplemente volverá y dirá: Lo siento, me equivoqué, dejarte fue un error y una estupidez, no sé estar un día sin ti, perdóname.

    Pero esas son sólo creencias de mi iluso corazón, algo muy distante de la realidad, algo que nunca pasará salvo en mis sueños. Los recuerdos me asedian como fantasmas que atormentan mis días, convirtiendo mi vida en un eterno suplicio.

    Oculté mi rostro entre mis manos, los ojos me ardían conteniendo las lágrimas que luchaban por salir, pero no, no lloraré, juré que no derramaría ni una lágrima más por él.

    —Me importa muy poco lo que ese individuo halla hecho con su vida. —Lo corté bruscamente adoptando mi pose más fría, aunque las palabras me quemaban por dentro—. Tamaki Souo y todo lo referente a él para mí está muerto.

    —¿Ya no sientes nada por él? —indagó, arrastrándome hasta mi límite.

    —Sólo rencor, resentimiento —siseé al recordar ese fatídico día que arruinó mi vida.

    —¡Demuéstralo! —Me retó, orillándome, eso era caer bajo, usar mis debilidades para obtener lo que quiere, pero dudo que el diccionario de Kyouya esté la palabra “no”—. Demuestra que ya no sientes nada por él.

    Se inclinó hacia delante acercándose más a mí.

    —Sólo intentas manipularme. —Me crucé de brazos.

    —Lo sé —admitió restándole importancia con una sutil sonrisa—. Y tú también lo sabes, así como sabes que esa es la mejor venganza, la que más le dolerá.

    —¿Acaso no es tú amigo? —inquirí con cierta irritación, estaba cayendo, mi voluntad se derretía ante sus palabras convincentes y persuasivas.

    —Velo por mi propio beneficio. ¿Acaso soy…tan abominable como para negarte a sostener un falso matrimonio conmigo? En el cual sabes perfectamente saldrás beneficiada.

    —No soy capaz de amar de nuevo. —Le confesé con tristeza.

    —No te estoy pidiendo que me ames. Te pido que estés allí para mí, que sonrías para mí. Y que guardes tu corazón para ti…—La intensidad de sus ojos negros me hacía estremecer, era como si me escudriñaran el alma, arrastrándome hasta esa delgada línea que separaba su voluntad de la mía—. ¿Sabes qué? No te forzaré. Piénsalo, y si cambias de opinión ven a mi oficina. —Se levantó diciendo éstas palabras, se deslizó hasta la puerta con su acostumbrada elegancia y volteó viéndome sobre su hombro—. ¿No sería justo devolver un poco de ese dolor? —Fue lo último que escuché antes de que la puerta se cerrara y él desapareciera tras ella.

    Me recosté del respaldo del sillón procesando que era todo ese disparate que acaba de ocurrir, aún sentía que las paredes daban vueltas y se encogían a mi alrededor, es decir, esto tiene que ser un sueño, un sueño muy gracioso debo decir, ¿Kyouya Ootori proponiéndome matrimonio? ¡Ni de teatro! ¿A mí, la plebeya, ex-mascota de su club, la chica poco femenina que fue confundida con un chico? Nada más de pensarlo me dan ganas de reír, por ello estoy aquí en mi sofá riéndome sola como en un ataque de locura demencial. Definitivamente esto es demasiado para poder procesarlo, es demasiado para mí. Piénsalo…Piénsalo, sus palabras resonaban en mi mente como si de un eco se tratara.

    Vi los documentos en la mesa, me dirigí hacia ellos y los ojeé superficialmente, suspiré con pesadez a los minutos y los dejé a un lado. Ahorita mi cabeza está en todos lados menos en el trabajo. Caminé hasta mi habitación y me tiré sobre mi cama con la mirada fija en el techo, ¿cuánto soy capaz de llegar a sentir? Creo que esa es la única pregunta que en este momento tiene sentido para mí. Sonreí recordando.

    ¿Acaso soy tan abominable…?, ¿de verdad lo es? ¡Por supuesto que no!, ¡Kyouya Ootori puede ser todo menos abominable! Él es…guapo, elegante, inteligente, maduro, a su manera un buen amigo, un gran compañero con el cual puedes sostener una amena conversación, y una buena persona cuando se lo propone.

    Pero no lo puedo amar, simplemente no puedo. Aunque sea el prototipo de hombre perfecto, al menos desde mi punto de vista. Aún con todas sus cualidades, no lo puedo amar. Mi corazón está muerto desde hace mucho, ya ha perdido la capacidad de sentir.

    Sólo quiero que estés allí para mí, que sonrías para mí. Y que guardes tu corazón para ti…

    Él representa todo lo que me he esforzado en olvidar, y de lo que he huido y me he alejado por años. Sería… la venganza perfecta, lo sé, pero, ¿soy capaz de hacerlo?, ¿soy capaz de poner mi corazón en juego para romper el de él?

    ¿No sería justo devolver un poco de ese dolor?
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  7.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master Beta-Reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,413
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritora
    Uff, ¡me los leí ambos! Perdona por no comentar antes, pero ya estoy aquí, y estoy fascinada.

    Sí, realmente fascinada. ¿Por qué? ¡Pues pensaba que este fic era un Universo Alterno! XD Pero desde el capitulo 1 me di cuenta que se sitúa luego del final del anime, que aunque no siguió el hilo del manga como me hubiese gustado no estuvo del todo mal. Me agrada como pudiste situar esto en un futuro post-anime y aún así me hiciste sentir a los personajes dentro de su personalidad... bueno, esta bien, tengo una pequeña queja. La reacción de Haruhi ante la propuesta de Kyouya. Sé que es una propuesta de matrimonio y es normal reaccionar así pero... Haruni no es normal XD Es tan estoica... realmente me sorprende esa reacción después de haber estado tan cerca de él en el capitulo 8 :O Pero podría equivocarme, no soy una experta en IC tampoco XD

    En ortografía y gramática, en general, estuviste muy bien, como siempre amiga mía. Al principio del capitulo 1 noté uno o dos errores de dedo, nada grave, nos ha pasado a todos, y definitivamente me incluyo en ese "nos". Y en cuanto a la trama... me gusta como se esta desarrollando. ¿Seis u ocho meses casada con Kyouya? ¡Que suertuda! D: Pero tiene el corazón roto por Tamaki, que ahora vive un matrimonio arreglado también... oh es tan triste que podría llorar :'(

    Quiero, necesito saber como sigue esta particular historia. ¡Espero la continuación Ge!
    Rocio.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    1134
    Capítulo 3. (Parte I)
    "Trato hecho"
    Da tu alma, da tu vida.... es un pacto de tu existencia indigna.
    (PoV) Kyouya Ootori:

    Miraba cada cierto tiempo el reloj con impaciencia. Tsk, intenté concentrarme en los papeles que leía, jamás me había sentido inseguro de uno de mis planes.

    —¡Señor! ¿Me está escuchando? —insistió con cierta irritación en la voz, levanté la vista hacia ella completamente inexpresivo—. Le decía que por hoy sólo le queda ir al registro bancario.

    —Hazlo tú, no estoy de humor. —Le ordené—. Retírate.

    —¡Sí! —Hizo una leve inclinación antes de irse.

    Seguí ojeando los papeles que descansaban en mi escritorio, tratando de desviar mi atención a ellos y no pensar más en que en cualquier momento ella cruzaría la puerta o simplemente no aparecería.

    Mi teléfono vibró sobre el escritorio, lo agarré y vi en la pantalla que era mi hermano.

    *-*-*

    —¿Aló?

    —Hola, Kyouya…—saludó—, necesito que llegues hoy temprano a casa. Les presentaré a mi prometida.

    —Está bien —contesté displicente y sin más colgué.

    *-*-*

    Hice a un lado el teléfono, apretando los puños con rabia sobre el escritorio. ¡Kassan! Lancé contra la pared el bolígrafo que sostenía, y llevándome al suelo la taza de café que se estrelló contra el suelo haciéndose añicos.

    Escuché la puerta sonar. Sentía la furia burbujear en mi cuerpo.

    —¡Adelante! —grité, ese sonido me estaba sacando de mis casillas.

    —Este… Hola, Kyouya-sempai…

    Abrí los ojos con sorpresa al verla traspasar la puerta, impecablemente vestida. Hermosa.

    —Haruhi. —La saludé recobrando la compostura al instante.

    —Lo siento. —Se disculpó claramente avergonzada—. Creo que llegué en mal momento.

    —No, por supuesto que no. —La tranquilicé indicándole con un gesto que tomara asiento.

    La observé removerse nerviosa, era un buen presagio.

    —¿Lo pensaste?

    —Sí. —Respondió con decisión.

    —Entonces, ¿qué dices? ¿Te casarías conmigo? —Le sonreí con la mirada fija en la de ella.

    —Sí, acepto —suspiró con pesadez.

    —Perfecto —sonreí complacido, aliviado y… alegre, supongo—. Entonces lo primero, dejemos claro y por escrito los términos de nuestro acuerdo.

    Agarré mi libreta personal y un lapicero para comenzar a escribir:

    Acuerdo Matrimonial
    (Términos legales)
    1. 1. Serán 8 meses después de casarnos y dos siendo novios, un total de diez meses.

    Levanté la vista hacia ella buscando su aprobación y ella asintió.

    2. 2. La mujer deberá adoptarse al medio.
    Con esto me refiero a todos los protocolos de sociedad como esposa de un ootori.

    —Creo que puedo hacerlo. —Me sonrió.

    3. 3. Cumplir un rol perfecto de novio/a y esposo/esposa.
    4. 4. Cero contacto físico (sexo, besos, etc) un beso (Depende de lo crítico de la situación).
    5. 5. Al terminar el contrato se le depositarán 30 millones de yenes.

    Vi como abría los ojos desmesuradamente.

    —¿Te parece muy poco?

    —Yo diría demasiado para un trabajo tan simple.

    —Eso te dará motivos para hacerlo bien.

    6. 6. Cumplir con todas las tradiciones, bailes, bodas, cenas, fiestas, etc.

    Yo firmé y se lo di a ella para que hiciera lo mismo, la vi plasmar su firma en el papel, atándose a mí.

    —A partir de este momento… Comienza el teatro.

    —¿Ya puedo irme?

    —Déjame te llevo a tu casa, así hablamos de ciertas cosas. —Agarré la llave de mi auto y bajé, le abrí la puerta para que subiera y luego arranqué.

    —¿Qué cosa querías decirme?

    —Que organizaré algunas salidas públicas, ya sabes, para la prensa y eso. También organizaré una cena en mi casa.

    Ella se limitó a asentir, llegamos pronto a su casa. La dejé abajo y me despedí. Manejé de regreso a casa y subí directo a mi habitación a cambiarme para la cena, todo va como lo planeé, ahora sí tengo una razón para sonreír entre el nido de serpientes, sólo porque soy un águila.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Sumine-chan

    Sumine-chan Intérprete de la Condolencia

    Géminis
    Miembro desde:
    23 Agosto 2012
    Mensajes:
    79
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Waaaaa que padre :3 me gusta bastante jojojo de cualquier forma me muero por leer la continuación :3 pequeños errores por ahí, pero nada demasiado grave como para que me haga dejar de leer.
    Ya quiero que se casen y quiero ver la cara de Tamaki cuando suceda muajajaja actualiza pronto D= o me va a dar algo por esperar u.u
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    ArielTheMermaid

    ArielTheMermaid Grumete

    Virgo
    Miembro desde:
    18 Febrero 2014
    Mensajes:
    1
    Puntos en trofeos:
    1
    Wow, unos de los mejores fanfics que he leído♥♥
    Actualiza pronto plz 。・゚゚・(>д<)・゚゚・。 quiero un nuevo capitulo :c
    Me muero por saber que ocurre ; u ;
     
  11.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Matrimonio [Kyouya&Haruhi]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    574
    ¡Hola! Encontré mi cuaderno de ésta historia arrumado durante la mudanza, y como está super avanzado decidí subir más.

    Capítulo 3. (Parte II)
    "Trato hecho"

    Da tu alma, da tu vida.... es un pacto de tu existencia indigna.
    (PoV) Kyouya Ootori:

    —Buenas noches, disculpen la demora. —Me excusé educadamente frente a los presentes y me senté en la mesa dónde ya esperaban la cena.

    —Fumiko, él es mi hermano menor Kyouya. Kyouya, ella es Fumiko Katsuko, mi prometida. —La presentó mi hermano con educación.

    —Mis más sinceras felicitaciones...

    —Gracias. —La chica sonrió. Katsuko, un buen partido sin duda, dueños de una empresa hotelera muy exitosa. El detalle principal es que por herencia sanguínea padecen de una enfermedad terminal, así que mi hermano enviudará pronto. Un plan my frío, pero muy sensato.

    La cena transcurrió tranquilamente, luego pasamos a la sala a tomar el postre.

    —¿Y tú, Kyouya-san, no tienes novia? —inquirió Fumiko, vi como mis hermanos esperaban la respuesta con ansias, sonreí en mi interiorm todo calculado y planeado.

    —La verdad sí. Creo que ustedes se llevarían muy bien.

    —¡Oh! Bueno... podríamos ir de compras.

    —Sí, eso sería interesante —sonreí. Sí, algo digno de ver, Haruhi sufriendo tras una adicta a las compras.

    —Ya muero por conocerla.

    —Pronto —aseguré—, sólo que habíamos decidido mantenerlo en secreto los prmeros meses. Pero creo que la presentaré más pronto de lo esperado.

    Mis hermanos quedaron consternados ante la información y yo sonreí abiertamente con suficiencia. No pasó mucho cuando todos se retiraron y yo subí a mi habitación. Abrí mi laptop y comencé a teclaer, mañana sería un largo día que incluiría una visita a mi padre y unas cuantas compras adicionales, y claro está, una visita a mi novia.


    (PoV) Haruhi Fujioka:


    Agarré el teléfono que vibraba en mi escritorio.

    **
    —¿Aló?

    —Hola, Haruhi. Habla Kyouya.

    —Sí, ¿qué ocurre, Kyouya-senpai?

    —¿Acaso no puedo llamar a mi novia? —El comentario me hizo sonrojar de inmediato.

    —Pues..., ehm..

    —¿Estás trabajando? —Me interrumpió.

    —Sí, hasta las 5:00 pm.

    —Entonces en media hora iré por ti.

    —¿Por qué?

    —Porque eres mi nivia e iremos a comer, ¿algún inconveniente?

    —No, es sólo que es... raro. —Me mordí el labio inferior.

    —Acostúmbrate. —Colgó.
    **

    Respiré profndo. Por Kami, en los problemas que me meto sólo por vengarme, al menos espero que valga la pena.

    ---------*-----------------*

    —¿Te llevo, Haruhi? —ofreció Daisuke que caminaba a mi lado junto a Mina.

    —No, gracias —sonreí sutilmente.

    —Pero te puedo llevar sin problemas, para que no tengas que irte en taxi...

    —Tranquilo, Kyouya viene por mí.

    —¿Kyouya? ¿Quién es ese? —inquirió Daisuke de inmediato.

    —Pues... Kyouya es... él es mi... mi...

    —¿Tu amigo? —terminó él por mí.

    —No. Él es mi novio...—contesté completamente roja, me había psicociado toda la noche, pero aún me apenaba el hecho de decírselo a los demás.

    —¡¿Tienes novio y no nos habías dicho?! —gritó Mina.

    —Shhh...—intenté callarla.

    —Un momento, ¿Kyouya? ¿Qué apellido?

    —Ootori...—contesté sabiendo lo que se avecinaba.

    —¡¿Qué?! ¡¿Uno de los hijos del gran magnate empresario Yoshío Ootori?!

    —Sí —contesté con un hilo de voz más avergonzada que nunca.

    —¡Haruhi Fujioka! ¡Tienes que... —Se calló al ver un lujoso deportivo negro estacionarse a mi lado, él bajó los vidrios eléctricos y me sonrió.

    —Vamos, sube o llegaremos tarde, tengo reservaciones.

    —Voy. Pues... —me volteé hacia Daisuke y Mina que me observaban en shock—, adiós. —Subí al auto y apenas cerré la puerta Kyouya arrancó.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  12.  
    Antonio.

    Antonio. Domadora de Espectros Usuario VIP

    Aries
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    751
    Puntos en trofeos:
    261
    Pluma de
    Escritora
    Si ya lo tienes avanzado sube más, ¡carajo!
    Me tienes muerta, por eso no me gusta pasarme por tus fanfics, porque siempre quedo clavada xD

    Esposaaaaaaaaaaaaaa... cómo me torturas. ;-;
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,616
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Buscaré el cuaderno, prometo que si lo encuentro hoy, mañana te subo la continuación. :3
     

Comparte esta página