1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Explícito de Naruto - Fanfic - Manicomio.

Tema en 'Naruto' iniciado por Insane, 15 Abril 2018 a las 8:31 PM.

Cargando...
  1.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    591
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Manicomio.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    714
    Autor: Caótica/Insane
    Titulo: Manicomio
    Tipo: Long-fic
    Género: Drama, angustia, suspenso, lemmon, y misterio.
    Advertencias: En algunos capítulos habrá lenguaje extremadamente vulgar. Sexo fuerte, y temas que requieren discreción.

    Prólogo
    [​IMG]


    Los mismos que te hacen creer lo inimaginable, pueden hacerte cometer atrocidades.


    El iris verdoso se llenó de horror al ver los papeles sobre la mesa, negándole a su superior la petición que le hacía, pues ella no era una mujer con esa moral sucia que le querían imponer. El hombre de hebras rojizas firmó igualmente, sin su consentimiento.

    —Sasori —susurró incrédula a lo que había hecho su novio y jefe—. No puedes hacerlo, ¡es ilegal!

    —Si no lo hacemos nosotros Sakura, otro doctor lo hará.

    El ceño en el rostro femenino se frunció ante sus palabras, quitándose la bata con el propósito de salir del lugar, a lo cual fue detenida en brevedad.

    —Me importa un carajo, yo no seré partícipe de esta atrocidad.

    —De igual manera lo viste Sakura, estás dentro, quieras o no.

    Los orbes esmeralda viajaron a la puerta en donde estaban dos hombres que probablemente de un solo empujón la mandarían al piso, volteando a ver al Akasuna nuevamente. Rechinó los dientes, arrebatándole el historial médico que habían dejado con anterioridad en el escritorio.

    —¿Sasuke Uchiha?

    —Correcto.

    Sakura observó la foto y la información de manera superficial.

    —¿Esquizofrénico?

    —Correcto.

    Mordió su labio inferior al saber que aquel reporte era completamente falso.

    —¿Morfina?

    —Si no puedes suministrarla tú, lo haré yo, Sakura.

    El vacío se acomodó debajo de sus costillas, escéptica aún de que su pareja la obligara implícitamente a estar presente en aquella reunión con aquel hombre de cabello azabache que imponía respeto con tan solo verlo. Y es que perfectamente él pudo hacerlo solo, pero la citó a esa hora en el hospital, en su oficina, y por lo mismo había quedado envuelta en aquella corrupción inhumana; no se necesitaba ser muy inteligente para saber que si abría la boca al salir de ahí aparecería muerta en cuestión de minutos.

    Al ver cómo el desconocido le cedía algunos sobres a Sasori con billetes que se trasparentabas por el color pálido del papel su ritmo cardíaco se desbocó; sabía que el trato estaba cerrado, no ahora, si no hace mucho tiempo. Pero para ella, todo eso era nuevo.

    Al salir el hombre con sus guardaespaldas observó aquellos ojos ceniza que mostraban indiferencia, llenándose de cólera.

    —¿Qué acaba de suceder Sasori?

    —Firmamos un trato, Sakura.

    La joven apretó la bata que había dejado en una de las sillas, molesta.

    —¿Firmamos Sasori? Maldita sea, tú plagiaste mi firma sin autorización alguna —alegó desesperada—. ¿Por qué tengo que formar parte de esta mierda?

    Sasori la observó ambivalente.

    —Porque no debemos tener secretos entre nosotros, ¿o preferirías que hiciera esto solo? —. Comentó, iniciando su argumento—. Si en un futuro me descubrieras por el historial clínico te hubieras ofendido, y probablemente, metido en problemas por la desinformación del caso.

    Los golpes en la puerta suspendieron la discusión que comenzaba a formarse.

    —Sigue, Karin.

    La enfermera entró y se dirigió a su jefe.

    —El joven de 25 años, Sasuke Uchiha, acaba de ser trasladado a este hospital psiquiátrico. ¿En qué habitación debo ponerlo?

    Sakura sintió cómo su corazón se estrujó, pues aunque no lo conocía podía imaginarse la desesperación de un cuerpo inerte. En una palabra, horripilante. Apretó los puños y se dignó a meterse en la conversación, con tenue duda en su voz.

    —Habitación A 103.

    Sasori observó de reojo a su novia ante el número de la habitación que provisionó, pues no estaba en su sección, si no en la de ella.

    —Yo me ocuparé de él así esté en tu sección —susurró y salió con Karin tras él de la oficina a recibir el nuevo internado que probablemente estaban bajando de la ambulancia, dejando a Sakura de pie con las palabras en la boca. Y aunque sabía que una discusión lo esperaba en el departamento, le importaba poco, porque la moral que le habían inculcado a Sakura, se iría al infierno... luego de inducirla en el negocio por completo.
     

Comparte esta página