1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Lluvia en Konoha [SasuSaku]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Sakurash, 21 Julio 2010.

Cargando...
?

¿te gusta?

  1. Me encanta

    0 voto(s)
    0.0%
  2. Me gusta

    2 voto(s)
    100.0%
  3. Pasable

    0 voto(s)
    0.0%
  4. No, nada

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Sakurash

    Sakurash Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Agosto 2008
    Mensajes:
    155
    Puntos en trofeos:
    133
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Lluvia en Konoha [SasuSaku]
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1094
    Lluvia en Konoha [SasuSaku]

    Hola, bueno...este es uno de los fics que he intentado de los fanfics de naruto, hehe, no se si es muy bueno...de hecho espero que si porque llevo ya un tiempo escribiendo pero con mi poca positividad no me suele gustar nada de lo que escribo...
    Asi que espero que os guste.


    Capitulo 1



    Las gotas de agua dulce llamaban a mi ventana esa tarde. Una lluvia silenciosa limpiaba las polvorientas calles de la Villa de la Hoja. Yo sentada en mi escritorio mirando una hoja en blanco sin saber que poder escribir. Debía entregar el trabajo la semana siguiente, y aún no había encontrado ni siquiera un título. Respiré profundamente y solté el lápiz encima de la mesa. Me levante de la silla sin gana alguna, y me acerque a las ventanas. Apoyé mis codos en el borde y mi cabeza entre mis manos. Observé la lluvia en silencio sin oír apenas mi respiración. Me concentre únicamente en el dulce sonido de aquella lluvia.
    Últimamente llovía mucho en Konoha, y yo cada día me sentía con menos fuerzas para hacer nada. De hecho saqué un suficiente en mi último examen, y eso me desanimo aun más. En mi vida había obtenido semejante ridícula nota, yo siempre fui de sobresalientes, como mis padres, abuelos, y el resto del árbol genealógico. Mi madre me animo diciendo que en esta época un cinco tampoco era causa de suicidio, antes se valoraban más las buenas notas, ahora era un aprobado y listo. Pero yo sabía que era solo para animarme.
    Me tumbé en la cama bocabajo, y cerré mis ojos jade lentamente.
    A la mañana siguiente, un lunes, la lluvia había cesado pero el cielo seguía nublado. Me puse el uniforme escolar y me preparé la mochila. Le di un beso a mi madre y salí por la puerta sin desayunar siquiera, no tenía mucha hambre. Cogí una manzana para el almuerzo. Y me dirigí hacia el instituto.
    Por el camino me encontré con mis amigas.
    – ¡Sakura! –se acercó corriendo mi alocada amiga rubia.
    –Ah, hola Ino– sonreí y observé a la chica que se escondía por detrás y le sonreí– Hinata.
    –Te… ¿te encuentras bien, Sa…Sakura? –me preguntó Hinata asomándose por detrás de Ino y apartándose el flequillo de la cara para observarme mejor
    –Si– mentí– es solo que me siento algo cansada.
    –Ya…–me observo con preocupación pero no dijo nada más hasta que llegamos a nuestro instituto.
    –Bueno chicas, os veo en la siguiente clase –empezó a decir Ino– no puedo quedarme un ratito mas hasta que suene el timbre…ya sabéis como es Kurenai.
    –Si– respondimos al unísono dedicándole una sonrisa, porque todos sabíamos lo impaciente que era la maestra Kurenai. Nos despedimos de ella con un abrazo y empezó a caminar rápidamente, casi corriendo. Nosotras empezamos a caminar hasta el gimnasio, teníamos clase con el maestro Gai.
    Nos pusimos la ropa deportiva y después nos sentamos apoyadas en la pared del gimnasio.
    –Hola chicas– nos saludó una chica de nuestra misma edad con una sonrisa radiante mientras se trenzaba su segunda coleta de color chocolate.
    –Hola T…Tenten. –la saludó Hinata con una dulce sonrisa en su rostro, yo me limité a asentir.
    – ¿Has dormido bien Sakura? – yo asentí mostrando una pregunta en mis ojos, de hecho había dormido más de lo que habituaba. –Es que se te nota el cansancio– asentí de nuevo.
    –Es este asqueroso tiempo, la lluvia me deja la energía cero. –ellas sonrieron. No comprendí si de alivio porque al menos tenia escusa o por que la escusa era ridícula. Les devolvía la sonrisa.
    Los chicos empezaron a entrar, haciendo el payaso, como siempre. El rubio de ojos azules saltó encima del castaño de ojos del mismo color y con sus marcas rojas de la cara. Este le dio un puñetazo amistoso y sonrió.
    –Guapos –empezó a decir Tenten con una sonrisa, yo la miré preguntándome si se había vuelto loca, Hinata asintió tímidamente sabiendo que se refería por el idiota rubio de Naruto– pero idiotas, ¿no creéis?
    –Mas idiotas que guapos –solté casi en un gruñido por ver lo payasos que eran. Las dos me miraron de forma extraña.
    –Sakura– empezó Hinata – es…es…es que…
    – ¿no te atrae nadie del instituto? –Terminó la frase Tenten observándome con duda. Yo giré el rostro bruscamente. Se encogieron de hombros mientras se observaban entre ellas. Entre mis rosados cabellos observé automáticamente a un serio chico de cabellos azul oscuro, casi negro, con las manos entrelazadas mientras observaba seriamente a los idiotas de Naruto y Kiba. Después con una sola mirada me ruboricé, por un segundo Sasuke Uchiha me había mirado…o simplemente, me lo había imaginado.
     
  2.  
    Sakurash

    Sakurash Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Agosto 2008
    Mensajes:
    155
    Puntos en trofeos:
    133
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Lluvia en Konoha [SasuSaku]
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1124
    Re: Lluvia en Konoha [SasuSaku]

    Capítulo 2



    A la hora del recreo, me encontraba sentada en una de las mesas redondas de piedra del patio interior junto a Ino, Hinata y Tenten. No sabíamos mucho de qué hablar, o por lo menos yo no les prestaba mucha atención porque oí una conversación a lo lejos sobre la clase de la maestra Kurenai. Ni siquiera había mordido la manzana que tenía entre las manos, miré a lo lejos por detrás de Hinata, en un punto invisible, hasta que la Hyuuga de ojos color perla capto mi atención mientras me observaba incrédula.
    — Sakura.
    — ¿He? — la miré rápidamente a los ojos.
    — ¿Qué te pasa? — me preguntó con preocupación.
    —Oh— desvié la mirada sobre mi manzana roja y sonreí tímidamente— no nada, estaba pensando en…—sentí que me ruborizaba, pero entonces elegí la frase adecuada— solo en el trabajo del maestro Yamato… —mentí— no lo he terminado.
    —Ah, era eso— me sonrió de alivio— si quieres puedo ayudarte.
    —Gracias— le sonreí.
    No me gustaba tener que mentir a Hinata, ella siempre me había contado sus preocupaciones y problemas, yo siempre había intentado darle buenos consejos, ¿por qué yo no era capaz ni de comentarle que posiblemente me había enamorado del chico más deseado del instituto? Eso no era raro, ¿no?
    Después de clase me despedí de mis amigas y me encaminé hacia mi casa. A los dos metros recorridos empezó a llover, abrí mi paraguas con pereza, y empecé a caminar lentamente. ¿Cómo podía llover tanto? intente no pisar ningún charco ya que llevaba unos zapatos que se mojaban muy rápido, y no quería llegar a casa con los pies húmedos y fríos.
    Seguí caminando cuando una brisa de aire me arranco fuertemente el paraguas de las manos, yo di un grito ahogado y salí corriendo detrás de mi paraguas. Por desgracia este aterrizó en un matorral y se rompió. Lo recogí y lo miré con enfado.
    — ¡Argg! — Grité mirando hacia el cielo. Tiré el paraguas con brusquedad hacia el suelo y lo dejé allí. Ya no me importaba mojarme y empecé a caminar.
    —Vas a coger un resfriado, Haruno. —una voz fría resonó a mis espaldas, yo me paré en secó y le contesté fríamente y con brusquedad.
    — ¿y a ti que más te da? —me giré lentamente para fulminar con la mirada a aquella persona que me había hablado, entonces me mordí el labio y abrí los ojos mostrando su color jade. Sasuke Uchiha, el chico misterioso del instituto estaba enfrente de mí con una mano metida en uno de los bolsillos de su pantalón, mientras con la otra sujetaba un paraguas negro. Su mirada no mostró sentimiento alguno, pero su boca dibujó una sonrisa fría a un lado. Entrecerré los ojos para poder observarle mejor ya que la lluvia empezaba a nublarme la vista. El empezó a caminar lentamente en mi dirección cerrando los ojos, cuando los abrió estaba a mi lado tapándome con su paraguas. Me quitó un mechón mojado de la cara y lo colocó detrás de mi oreja.
    — ¿Dónde vives, Haruno? — preguntó mirando hacia delante.
    —P-pues—miré detrás de mí—un kilómetro más adelante. — contesté nerviosa sin saber siquiera donde estaba mi casa, ¡mi casa!
    —Venga, te acompaño—sonrió con la misma sonrisa fría torcida—ya que no esta tan lejos.
    Empezamos a caminar en silencio, yo le observé de reojo, su rostro estaba serio, sin ninguna expresión, ninguna emoción, pero eso era típico de él. Uchiha era conocido como el príncipe misterioso en el instituto, sobre todo entre el género femenino. Yo le tenía conocido más como el típico ligón borde, por eso nunca había puesto mi interés en él, hasta hoy. Era extraño porque ayer no me atraía lo más mínimo y hoy no podía ni estar cerca suyo. Y eso era lo extraño, cerca de él. Sasuke había tomado la decisión de acompañarme, y eso que nunca habíamos hablado antes de nada más que en los proyectos de clase que me habían puesto de su pareja una o dos veces. ¿Es qué le gusto? ¿Le gustaré a Sasuke Uchiha? ¿O simplemente me acompaña porque mi imagen en la lluvia era penosa? Esta última opción me pareció la más posible, porque tenía entendido que estaba saliendo con Karin, de la otra clase. Y con razón, el es perfecto, ella es guapísima, son la pareja perfecta. Y yo aquí, la empollona de clase. No, no era su chica ideal.
    Llegamos a la puerta de mi casa.
    —Aquí es—anuncié, el observó la casa con interés, yo me ruboricé porque sabía que sería de mofa para él la pequeña casa de dos pisos de la familia Haruno, ya que él vivía en una mansión junto a su hermano Itachi. —G-gracias por acompañarme—le dije haciendo una reverencia.
    El asintió y dio media vuelta.
    —Hasta mañana—dijo fríamente mientras se alejaba.
    Entré corriendo por la puerta, mi madre se acercaba para saludarme pero yo subí rápidamente a mi cuarto y me acerqué a la ventana para observar cómo se alejaba el Uchiha. Era tan guapo…y esa seriedad lo hacía tan sexy. Suspiré. Entonces me tiré encima de la cama y cogí el móvil.
    —Hinata, ¿puedes venir? Tengo que hablar contigo.
     
  3.  
    Sakurash

    Sakurash Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Agosto 2008
    Mensajes:
    155
    Puntos en trofeos:
    133
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Lluvia en Konoha [SasuSaku]
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1053
    Re: Lluvia en Konoha [SasuSaku]

    Capitulo 3

    — ¿E-en serio? — me preguntó abriendo sus grandes ojos perlas mostrando asombro.
    —Si—respondí tapándome la cara con la almohada para que no se notara mi sonrojo.
    —Vaya—sonrió mientras me quitaba la almohada para observar mi expresión—quien hubiera dicho q-que Uchiha le robaría el corazón a Sakura Haruno. —sonrió dulcemente.
    —No lo puedo evitar—miré a mi amiga algo preocupada—pero es que es Uchiha de quien hablamos, el chico más deseado del instituto—paré para tomar aire—y además ¿no estaba saliendo con Karin?
    —Pues no tengo ni idea—se puso un dedo en la frente mostrando una pose de curiosidad—pero te ha acompañado a casa—sonrió—eso debe de ser bueno... —se sonrojo como un tomate—ojala N-Naruto me acompañase a mí. —se entristeció un poco. Yo sabía que le gustaba Naruto desde que empezamos a caminar, pero nunca se atrevía a dar el paso, y además el muy idiota no se daba cuenta de sus sentimientos— ¿Qué pasa? ¿En qué piensas? — yo me sonrojé porque Hinata había visto la mueca que puse mientras pensaba en el idiota al que ella amaba desde hacía tanto tiempo.
    —No, en nada importante—la mire con preocupación— ¿Qué hago con Uchiha? —No me contesto, simplemente se encogió de hombros. Yo suspire—Bueno, no importa. Vamos a seguir con el trabajo.

    Al día siguiente no me encontré con mis amigas por el camino, estaban esperándome en la puerta del instituto, me saludaron con la mano al verme aparecer, las observe atentamente y vi que me estaban riendo con picardía, me imaginaba que Hinata ya debía de haberles contado mi especial secreto.
    — ¡Ay Sakura! —empezó a decir Ino con alegría.
    —No digas nada—bajé la mirada con las mejillas ardiendo. Ellas rieron.
    —A ver mujer, que no es un delito querer a un chico—me animó Tenten.
    —Pero es que es ese chico—solté entre dientes moviendo la cabeza en dirección a las escaleras en donde se encontraba Sasuke serio sentado entre Naruto y Kiba, al lado de ellos de pie y también con una seriedad se encontraba Sai.
    —Bueno, pero nunca sabrás nada de lo que piensa si no lo intentas—yo asentí en silencio pero vacilante al comentario de Hinata—venga anímate, ve a hablar con el príncipe misterioso.
    Resople profundamente, y fulminé con la mirada a mis amigas mientras empezaba a arrastrar los pies. Cerré los ojos y resoplé de nuevo, subí lentamente las escaleras y entonces saque mi mejor sonrisa. Sasuke me estaba observando mientras iba en su dirección.
    —Buenos días Sas…
    — ¡Sakura! —cerré el puño para controlarme y me giré lentamente hacia la derecha forzando una sonrisa, en menudo momento tenía que aparecer el idiota rubio— ¿Qué tal estas?
    —Bien, Naruto ¿Qué quieres? —escupí aun con la sonrisa forzada. Pero aun así le fulmine con la mirada, el no lo notó.
    —Pues quería hablar contigo, ya sabes, como antes—me sonrió—hace mucho que no hablábamos.
    —Bueno, veras es que—de repente vi como una figura se levantaba y empezaba a alejarse de ahí escaleras arriba, yo extendí el brazo y con la palabra “espera” preparada, pero no salió nada de mi boca, y Sasuke ya había desaparecido por detrás de las puertas. Cerré mi puño con fuerza y fulminé a Naruto con la mirada, ahora si se había dado cuenta del enfado— ¡por eso no hablo contigo, idiota! —y salí corriendo de allí enfadada, me dirigí hacia la siguiente clase.
    Me senté en el pupitre del fondo al lado de la ventana y observé el cielo, que seguía nublado. Me he pasado con Naruto, pensé, quizás debería volver y pedirle disculpas. Pero entonces sonó el timbre y empezaron a entrar los alumnos. Pero yo seguí observando el cielo.
    —Haruno Sakura—esta vez me alarme y observé tímidamente al profesor Kakashi.
    — ¿si, señor?
    —Puedes segur con la clase, te veo muy atenta—dijo con sarcasmo. Oí unas risas por toda el aula.
    —Lo siento señor— contesté bajando la cabeza sonrojada. Miré de reojo a la clase, todos me miraban sonriendo, pero mis ojos se posaron en Sasuke que miraba seriamente, con una expresión fría, y después mi mirada se desvió al chico que tenía delante, Naruto también reía, eso me alivió porque entonces no estaba enfadado.
    Después de clase le pedí disculpas a Naruto por haberle gritado antes, sonrió y dijo que no importaba. Me despedí de mis amigas y me dirigí hacia casa. Caminé lentamente hasta que alguien paró mi ritmo, yo me asuste al principio al sentir que alguien me agarraba del brazo, pero entonces le vi a él, mi príncipe, con una mirada fría, me estaba mirando a los ojos. Tiró de mi brazo hasta colocarme en frente suyo, con la otra mano me agarró el otro brazo. Sonrió fríamente mientras se acercaba a mí. Abrí los ojos como platos ante la sorpresa, Los labios del Uchiha estaban rozando los míos. Entonces me besó, apretando sus labios fríos contra los míos.
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página