1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

One-shot Fanfic - Limón

Tema en 'Fanfics Terminados de Fairy Tail' iniciado por Junho, 12 Julio 2015.

Cargando...
  1.  
    Junho

    Junho Mother of Dragons Esbirro

    Géminis
    Miembro desde:
    23 Octubre 2009
    Mensajes:
    373
    Puntos en trofeos:
    179
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Limón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1409
    Autor: Erzsébet
    Fandom: Fairy Tail.
    Tipo de relato: One-shot
    Cantidad de palabras: 1.300
    Pareja: Juvia Loxar & Gray Fullbuster
    Nota: Se recomienda discreción. One-shot realizado para la actividad del fandom organizada por @Insane. Está inspirado en esta imagen:
    [​IMG]

    Limón
    Tomé asiento mientras terminaba el trago que tenía en mi vaso. Era el tercero que consumía en menos de una hora y ya sentía como el alcohol me embotaba los sentidos. Sacudí la cabeza mientras recordaba porqué estaba ahí, me encontraba de misión junto a Juvia; nos habían pedido hacernos pasar por una inocente, feliz y recién casada pareja, mientras nosotros espiábamos todo en el hotel para luego informarle a su competencia. La verdad era una misión bastante sencilla y hasta ridícula, pero nadie más estaba disponible para llevarla a cabo y la verdad pagaban muy bien; la misión de hoy sería visitar las piscinas del hotel, al igual que las aguas termales que habían aquí, así que tanto Juvia como yo tendríamos que pasar todo el día en trajes de baño.

    Me serví otro trago aún a la espera de la mujer que se hacía pasar por mi esposa; aquel trabajo tenía a Juvia por las nubes, jamás la había visto tan feliz. Minutos más tarde, salió del baño con un diminuto traje de baño que no dejaba nada a la imaginación, por su torpe caminar pude notar que el alcohol que habíamos estado bebiendo con anterioridad le estaba afectando también a ella, imaginé que por eso había tardado tanto en salir.

    Observé cómo se iba acercando torpemente al sitio donde me encontraba sentado, dispuesta a servir otro vaso para ella, sin embargo debido al aturdimiento que cargaba encima no fue capaz de hacer otra cosa que derramar sobre mi bañador buena parte de su bebida.

    —¡Gray-sama, cuánto lo siento! —se lamentó ella mientras trataba de limpiar en vano partes de mi anatomía que hubiese preferido no tocara.

    —Juvia, cálmate, no pasa nada. Yo lo limpio —dije mientras apartaba sus manos de su labor. Repentinamente, los ojos se le cristalizaron mientras contenía las lágrimas.

    —¡Castígueme, por favor, Gray-sama! —me pidió ella mientras se volteaba y me daba una vista bastante completa de su retaguardia, señalándome así que procediera con algún tipo de escarmiento. Tragué en seco mientras trataba de apartar la vista de aquella escena, que por culpa del alcohol debía admitir se me hacía muy llamativa. Sabía que sí no accedía en castigarla de alguna manera no se quedaría tranquila, aún más sí se encontraba bajo los efectos de tales bebidas. Cerré los ojos y suspiré, qué se le podía hacer.

    —Levántate, Juvia. Tengo otro castigo para ti —sentencié haciendo que acallara sus disparatadas súplicas sobre los azotes. Lentamente se levantó y me miró expectante—. Vas a servirme un nuevo trago, y dármelo, tú te tomarás lo que queda de éste; ese será tu castigo.

    Asintió leventemente con un ligero rubor en su rostro, se acercó a la mesa que tenía al lado donde acababa de depositar mi vaso —el cual seguía lleno hasta la mitad—, lo agarró y procedió a tomárselo todo de una sola vez, eso seguro le afectaría mucho.

    Con manos temblorosas tomó la botella y llenó el pequeño contenedor de cristal hasta arriba. Dejó la botella en su lugar nuevamente y avanzó hasta donde me encontraba sentado y procedió a darme poco a poco de beber de aquella alcohólica sustancia.

    Tardamos unos minutos en llegar a la mitad del vaso, donde repentinamente se detuvo. La miré interrogante mientras ésta volvía a dirigirse a la mesita, esta vez para agarrar la mitad de un limón que había estado ahí desde hacía mucho rato, cuando volvió a acercarse a mí simplemente me miró como si fuese un cordero al cual estuviesen llevando al matadero y habló.

    —Juvia quiere darle limón para acompañar su bebida, Gray-sama, déjeme hacerlo, por favor.

    Sin saber muy bien por qué, me limité a cerrar los ojos y asentir levemente. Lo que menos me esperé fue sentir un inesperado peso en mí, abrí rápidamente los ojos para encontrarme con una Juvia en un estado de ebriedad muy avanzado sentada en mi regazo. Esto estaba yendo por un muy mal camino; lo peor de todo era que aunque estaba consciente de ello, mi cuerpo no coordinaba con mi mente como para detener todo.

    —Abra la boca, Gray-sama.

    Obedientemente, hice lo que me pidió esperando estrujara aquel pequeño fruto verde y su ácido sabor llenara todos mis sentidos. Sin embargo, lo ocurrido fue totalmente una sorpresa para mí; Juvia llevó el limón a su boca y rápidamente la posó sobre la mía mientras entrelazaba sus brazos detrás de mi cuello. Podía sentir perfectamente el suave y delicado tacto de sus labios sobre los míos, mientras que a su vez ejercía una leve presión sobre el fruto para que éste liberara aquella ácida sustancia; la cual nos impregnaba a los dos, escapándose por nuestras comisuras, dejando un húmero rastro en nuestras barbillas y cuellos, dejándome llevar por el momento, posé inconscientemente mis manos a cada lado de su cadera.

    Cuando el limón se quedó sin jugo, nos deshicimos de él, al igual que del vaso, tirándolos al suelo, pero no del agarre que manteníamos. Poco a poco nos fuimos acercando hasta terminar con la insignificante distancia que había estado separándonos en ese momento, fundiéndonos así en un beso. Un beso que comenzó con una agobiante calma, poco a poco fue convirtiéndose en algo más agresivo.

    Una de mis manos que descansaba en su cadera fue subiendo poco a poco hasta su espalda, donde se detuvo para juguetear un rato con la tira del traje de baño que tenía puesto; podría jurar que en ese momento aquellas diminutas piezas que traía puestas me molestaban enormemente.

    Nuestros labios, que mantenían una batalla lujuriosa se separaron por mis deseos, comencé a besar la comisura de sus labios para ir bajando lentamente, siguiendo el rastro que había dejado anteriormente el jugo de limón. Descendí hasta su cuello, donde me permití jugar un rato, mordisqueando por aquí y besando por acá, mientras escuchaba como Juvia emitía leves gemidos de placer ante mis caricias.

    Sentí como demandaba mi atención jalando ligeramente mi cabello, obedientemente dejé mi labor en su cuello para volver a su boca. No sé cuánto tiempo teníamos así, pero mientras más pasaba, más agresiva se tornaba la cosa. Presa de la lujuria y excitación que se apoderaban de mí, tiré del hilo que mantenía amarrado la parte superior de su bikini, deshaciendo el nudo que anteriormente Juvia había hecho, dejé que mi mano recorriera toda su espalda libremente mientras ella soltaba uno que otro suspiro sobre mis labios, me aventuré a pasar suavemente los dedos por aquí y por allá, notando como ante la más leve caricia la piel de ella se erizaba completamente.

    Al cabo de un rato escuchamos como tocaban estruendosamente la puerta, haciendo que nos separábamos al instante, como si fuésemos dos adolescentes que fueron descubiertos por sus padres a punto de tener relaciones. El sonoro llamado a la puerta volvió junto con la voz de una mujer proclamando ser la señora de la limpieza.

    Juvia, quien se había levantado de golpe de mis piernas, tenía una mano sobre el pecho para evitar que el traje de baño se le cayera. Mientras se dirigía al baño para acomodárselo, le indicó a la señora que pasara. Rápidamente y tratando de esconder la visible erección que todavía poseía me tiré en la cama tapándome con las sábanas.

    Rato después, ya sin tener alcohol en mis venas y pensando claramente, no podía creer lo que acababa de pasar, había tenido un encuentro bastante íntimo con Juvia —que gracias a la mujer de la limpieza no había pasado a más—, lo peor es que todo aquello había comenzado en parte por un maldito limón.

    Definitivamente de ahora en adelante mantendría el alcohol, y los limones lejos del alcance de la maga de agua, las situaciones que resultaban de esa combinación habían demostrado ser letales para él.


    ---------------------------------------------

    My god, creo que tenía tiempo sin escribir algo que me saliera tan largo.
    Bueno, muchas gracias por haber leído y espero les haya gustado.
    Nos vemos~
     
    • No me gusta No me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Insane

    Insane Estudiante de psicología. Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    369
    Puntos en trofeos:
    193
    Pluma de
    Escritora
    Oh no sé que decir, me gustó más que el anterior, si es posible, ya que esta -miparejaavorita- me hace estar tan dentro de la historia que por un momento pensé estar viendo dibujos de ellos en mi cabeza, con cada cosa que plasmaste en el escrito, lo amé.

    La forma que manejaste los pensamientos de ice boy me mató, digo matarme porque la palabra que quiero usar no sé si es adecuada para el foro.
    El mejor lime que he leído en mi corta vida, con sinceridad hubiese deseado que pasara más, pero que egoísta eres chica.

    Odié a la mujer de la limpieza, ¿no podía esperar un día o quizá dos para hacerla? Ha de imaginarme cómo hablarán estos dos después de semejante momento de intimidad, y él quería, y lo quería mucho, me hace pensar que hasta más que la propia Juvia.

    ¿Me crees si te digo que en unas ocasiones solté gritos de háganlo?
    Me desaté con la imagen que te mandé, que por cierto, escribes excelente de esta pareja, parejita hermosa y preciosa.

    Tu narración ya queda más que claro que me encanta, tu ortografía muy buena, al principio noté que te comiste una letra o tilde... pero qué importa si el escrito fue magnifico, mi más sinceras felicitaciones por hacerme pasar este gran rato, y haciéndome sentir tan cómoda leyéndolo.

    Me devolviste al tiempo en dónde los escritos me producían mariposas en el estómago, o sea, quisiera que esto fuera de dos capítulos o infinitos capítulos.

    Lo leeré más de una vez
     
    Última edición: 13 Julio 2015
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Tarsis

    Tarsis Loading... Usuario VIP Escritora Modelo Esbirro Comentarista supremo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    4,582
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Eso fue condenadamente sensual, jajaja. En serio, poco a poco cayendo enl a tentación del juego... Hermoso, <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    MarioUzumaki

    MarioUzumaki Escritor que ve la mente como poeta Esbirro

    Miembro desde:
    28 Septiembre 2016
    Mensajes:
    235
    Puntos en trofeos:
    104
    Pluma de
    Escritor
    Un hermoso Oneshot jajajajaja con terminos locos jajaja, sigue asi
     

Comparte esta página