1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

Tema en '–Terminados' iniciado por Hibary, 31 Octubre 2006.

Cargando...
?

¿Con cuál galán te preferirías que se quedara la protagonista de la historia (Ahome)?

  1. Sesshomaru

    47.1%
  2. Inuyasha

    41.2%
  3. Prefiero que sea sorpresa

    11.8%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    32832
    LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Bueno como ya saben la que han leído este fic, en la otra discusión me redujeron todos los capítulos, es por ello que decidí colocarlo de nuevo en el foro para que las nuevas personas puedan leerlo completo... Bueno lo voy a dejar hasta el capítulo 10 y mañana les coloco lo que falta... ahhhh y lo voy a colocar completo aqui así q si desean seguir leyendolo lo pueden buscar por ambos lados... ok aqui va

    Capítulo I “Un inesperado comienzo”

    Una hermosa mujer de tez blanca se miraba en el espejo, detallaba cada costura del hermoso vestido de novia que traía puesto. Se trataba de un modelo muy refinado que adornaba su delgado torso con un hermoso estraple con finas piedras que jugaban como estrellas en una noche despejada.

    Su largo y sedoso cabello negro azabache era sostenido por un costoso broche de diamantes que dejaba escapar pequeños rizos, dando un delicado toque sensual a su imagen.

    -No puedo creer que mañana finalmente se va a cumplir mi sueño- decía sonriendo ampliamente y girando frente al espejo- Voy a mostrarle a mi madre el vestido- Dijo mientras salía de la habitación y bajaba las escaleras en su busca -¡Mamá!- Decía -¿Dónde estás? Quiero que veas como luzco con mi vestido de novia, Mamá ven!- Repetía mientras recorría su casa buscando por todos los rincones –Que extraño! No hay nadie en la casa- Se decía al caminar por las vacías habitaciones, salió hasta el patio trasero donde se encontraba la piscina pero era inútil, al parecer se era la única en ese lugar.

    -Pero cómo es posible que me hallan dejado sola? Mañana me voy a casar y se fueron todos de la casa?- Se preguntó la chica cada vez más preocupada. Sin importarle que traía puesto su vestido de novia caminó rápidamente hacia la puerta principal y salió a la calle –¿En qué momento se hizo de noche?- se preguntó algo desconcertada, no se había percatado de que en cuestión de segundos el cielo se había oscurecido sin razón. El vecindario lucía diferente, las casas tenían un aspecto de abandono, normalmente no era así, la chica caminó un poco pero de repente a sintió que una extraña sombra pasaba rápidamente a sus espaldas, ella volteo inmediatamente, pero no pudo ver nada -¿Quién anda allí? Por Favor no me gusta que me asusten de esa manera! Déjenme tranquila!- gritó la joven algo alterada.
    Todo quedo en un extraño silencio, unos segundos después dentro de unos arbustos cercanos se pudo escuchar un raro sonido, algo parecido al gruñir de una bestia.

    Seguidamente los arbustos comenzaron a moverse, el terror invadió todo el cuerpo de la chica quien se soltó a correr tan rápido como sus piernas se lo permitían, no se atrevía a voltear sentía que algo maligno la estaba siguiendo, una puerta entre abierta llamó su atención, por lo que no dudo en entrar allí para esconderse, agitada y con la respiración entrecortada cerró la puerta.

    El lugar estaba totalmente oscuro, era muy poco lo que se podía ver, caminado de repente se tropezó con algo, cuando lo tocó se dio cuenta de que se trataba de un banco de madera, además al fondo el brillo de unas velas llamó su atención ya que reflejaban una imagen de una hermosa virgen -¿Acaso está es la iglesia? Al decir esas palabras el cielo comenzó a aclararse y a alumbrar el lugar, las puertas se abrieron de par en par, y las campanas comenzaron a sonar, todo había dejado de ser lúgubre, los bancos estaban llenos de invitados -¿Inuyasha?- dijo la joven emocionada al observar que su novio estaba frente al altar arrodillado, al parecer la estaba esperando, alegre caminó hacia él, pero lo extraño era que el joven no volteaba –Inuyasha mi amor! No sabes q feliz me haces al haberte encontrado- acercó su mano para tocarlo y una voz conocida que provenía de los bancos de la primera fila la hizo voltear –¡Hija!-

    -Esa voz… esa voz es la de mi padre!!!!- dijo la chica con una expresión de asombro. Cuando regresó su vista hacia Inuyasha se dio cuenta de que había desaparecido… –INUYASHA!! DÓNDE ESTÁS?- la iglesia de nuevo se había quedado sola, y sólo permanecía su padre mirándola sentado desde la primera fila…

    -PAPÁ PERO TÚ ESTÁS MUERTO!!!! QUÉ DEMONIOS ESTÁ SUCEDIENDO? INUYASHAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!- gritó la joven desesperada levantándose totalmente empapada de sudor –NO INUYASHA NO ME DEJES SOLA!!!- gritaba mientras se retorcía en la cama totalmente nerviosa

    -Hija! Qué te ocurre??? Por favor!!! Tranquilízate al parecer tuviste una pesadilla!!!- dijo su madre entrando al cuarto, encendiendo la luz y abrazándola…

    -Mamá que sueño tan extraño tuve!!! Vi a mi papá y estaba vestida con mi traje de novia, en la iglesia, además… no sé fue horrible!- dijo soltando a llorar como una niña indefensa sosteniéndose de su madre.

    -Vamos nena, no te pongas a así fue sólo una pesadilla, lo que ocurre es que estás nerviosa por lo de tu matrimonio de hoy, además lo de tu padre seguro es porque desearías que estuviese con nosotras en un momento como este. Pero recuerda que él te verá desde el cielo- decía su madre para tranquilizarla dándole tiernos besitos en su frente.

    La joven continuaba llorando, su madre le secó las lágrimas y le dijo –Si continúas llorando te van a salir ojeras y ni un camión de maquillaje te las va a disimular, acuérdate que hoy debes lucir radiante- Dijo sonriendo y haciéndole cosquillas

    .-JAJAJAJA…Tienes razón mami- dijo secándose los ojos -¿Qué hora es?- preguntó inquieta

    -Son las 7 de la mañana! Vamos hija debes levantarte y vestirte, recuerda que tienes q ir a la peluquería!! Ayyy no el Spa, debes hacerte el tratamiento de barro, las uñas, el maquillaje, el peinado!!! Rápido hija no hay tiempo!!!!-

    -¡¡Si mamá ya voy!!- dijo la muchacha levantándose rápido y caminado hacia el baño…

    ·····································································································

    .-Izayoy voy a buscar a Sesshomaru al aeropuerto, me acaba de llamar diciéndome q ya llego- le dijo un apuesto hombre de unos 46 años a su hermosa esposa que estaba preparando el desayuno

    .-Pero mi amor todavía no has comido nada!!- dijo ella preocupada

    -No te preocupes cuando llegue desayunamos todos en familia, hoy es la última vez que veremos a nuestro hijo recién levantado comiendo temprano con nosotros- dijo el padre algo melancólico, pero sonriente… su hijo más joven al fin se casaba.

    ···································································································

    Todo había salido a la perfección, la boda se llevaría a cabo en la capilla principal de la ciudad de Tokio, ambas familias eran acaudaladas, por lo tanto la ceremonia gozaba con todos los lujos correspondientes a una celebración de tal índole. Costosos arreglos florales, un hermoso Mercedes negro con lazos blancos esperaba fuera de la iglesia, al igual que una fila de lujosos autos que pertenecían a los demás invitados.

    -Acepto!!- culmino el feliz novio colocándole el anillo de oro en el dedo de la hermosa novia, sellando un juramento de amor que los uniría por toda la vida.

    -“Hasta que la muerte los separe”, ahora puede besar a la novia - dijo el sacerdote, seguidamente ellos sellaron ese juramente con un tierno beso…

    -Snif.. Snif…. Ayyy creo que voy a llorar… no puede ser que mi bebito se esté casando- Inutaisho abrazando a su esposa –Por favor Izayoy no te pongas con esas cosas que me vas a hacer llorar a mi también-

    .-¿Oigan y mi quién me va a abrazar? Mi bebita se está casando también, y yo a diferencia de Izayoy si me voy a quedar sola- dijo mientras buscaba un pañuelo en su bolso.

    -Señora Sonomi, no se preocupe si se siente sola yo la puedo acompañar, además usted es una mujer demasiado atractiva, lo que necesita es un hombre joven a su lado, yo…- entonces fue interrumpido por una muchacha que le pego fuertemente con su cartera

    -MIROKU!!!! Deja de estar atacando a la señora Sonomi!!!! Acaso no respetas que está tu novia al lado???-dijo la chica totalmente enfadada.

    -Pero mi amor yo solo quería alegrar a la señora Sonomi, además tu me has dicho q no haga las cosas a tus espaldas, ¿entonces ahora me regañas porque lo hago de frente?-

    Sango ¬¬ : Tienes suerte de que estemos en la boda de mi mejor amiga, si no te hubiese…

    Miroku O.o pero mi amor no es para q te pongas tan agresiva… era una broma…

    Sonomi, Itzayoy, Inutaisho: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    ······························································································································

    La ceremonia había terminado, Sesshomaru q había observado la boda calladamente desde un rincón de la iglesia, salió hacia su vehículo, había olvidado su celular lo que no debía hacer ya que debido a su importante trabajo debía mantenerse alerta ante cualquier contratiempo que pudiese surgir…

    Cuando ya hubo sacado su celular, caminó para cruzar la calle y volver a la iglesia, pero se dio cuenta de que los novios ya estaban saliendo. Esperó del otro lado y algo llamó su atención, un vehículo extraño estaba parado en la esquina, dentro de él había cuatro hombres sospechosos que veían hacia la entrada de la iglesia, las personas estaban felicitando a los novios, estos finalmente comenzaron a bajar las escaleras y el vehículo comenzó a moverse lentamente.

    Sesshomaru notó que la actitud de estos individuos no era normal, caminó hacia el vehículo…
    Los hombres abrieron las ventanillas de lado derecho, las que daban hacia la iglesia justamente cuando se encontraban frente a la pareja que no se estaba percatando de lo que ocurría.
    2 revólveres cañón largo se dejaron ver por la ventanilla, Sesshomaru se dio cuenta de las oscuras intenciones de los hombres…

    -INUYASHA!!! AL SUELO TODOS!!!! AL SUEEEEELOOOOOOOO!!!!!- gritó desesperado, corriendo hacia su auto a buscar su revolver de reglamento…

    Inuyasha escuchó los gritos de su hermano pero no entendió lo que decía -¿Qué sucede?- se preguntó al igual que todos los demás…

    -INUYASHA MUERE JUNTO A TU MUJER!!!!!!- gritó un hombre desde dentro de un vehículo.

    3 fuertes detonaciones se escucharon, un impacto fue recibido directamente en el pecho de Inuyasha lo que hizo que perdiera el equilibrio y se abatiera contra las gradas de la escalera, los otros 2 fueron recibidos por la novia…

    Inuyasha se levantó con dificultad al ver como su esposa caía a su lado –KIKIOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!- grito fuertemente mientras la abrazaba y dejaba escapar amargas lágrimas, -NOOOOOOO!!!! No puedes morir!!!- decía mientras veía como el blanco vestido se teñía de un rojo vivo –Kikyo por favor debes resistir!!! No cierres los ojos aguanta por favor!-

    Sesshomaru sabía que no había podido evitar la desgracia, pero tomo su arma y comenzó a dispararle al auto que huía a toda velocidad, sólo logró reventar el cristal trasero, pero no se detuvieron, así que el valiente hermano se subió en su automóvil y se dispuso a seguirlos…

    Inutaisho totalmente alterado: SESSHOMARU!!! NO TE ATREVAS A SEGUIRLOS!!! ES DEMASIADO PELIGROSO PARA TI SOLO!!!!

    Izayoy que se encontraba en SHOCK comenzó a llorar y a gritar corriendo hacia su hijo –Inuyasha!!! Por favor mi amor no vayas a morirte!!!! Por Dios!! Pero por qué le han hecho algo tan terrible a mi hijo y a su esposa!!!!-

    La madre de Kikyo se desmayó y entre Miroku y Sango trataban de reanimarla…

    -Voy a llamar a una ambulancia, debemos apurarnos!!!- dijo Miroku mientras sacaba de su bolsillo un celular

    Inuyasha estaba demasiado débil, pero no soltaba el rostro de Kikyo que a pesar se sus heridas se mantenía consiente… -Mi amor debes ser fuerte!!! No te atrevas a abandonarme… te lo suplico por favor!!-

    -Yo… no quiero que nos separemos mi amor, te juro que voy a luchar por vivir… te amo- le dijo mientras un filo hilo de sangre salía de su boca, desmayándose…

    -KIKYOOOOO!!!!! No te mueras por favor!!!!- la herida de Inuyasha también era grave, por lo que no tardo en perder el sentido y caer sobre el cuerpo de la novia…

    Esa tarde las gradas de la lujosa iglesia fueron bañadas con lágrimas y sangre…



















    Capítulo II “Los límites de la desesperación”

    Una hermosa celebración había acabado en una terrible pesadilla, todos los presentes se encontraban alarmados, las mujeres lloraban, los padres recogían a los niños pequeños tratando de tranquilizarlos, nadie se atrevía a hacer nada.

    Sesshomaru empuñando sus manos miró cómo se escapaban los hombres que habían cometido aquel terrible acto –Lo siento papá, esos malditos no se me van a escapar!!- dijo decidido, desobedeciendo a las ordenes de su desesperado padre, encendió su auto y un fuerte estruendo y una ráfaga de humo dejaron tras de si el rechinar de las ruedas sobre el pavimento, desapareciendo entre las calles de la ciudad…

    -Maldición SESSHOMARU!!!!!- Gritó Inutaisho al ver como su hijo mayor se iba a enfrentar con esos desconocidos asesinos, no había podido frenar el ímpetu de su imprudente hijo, tomo su cabeza con sus manos y se arrodillo en señal de preocupación, ya no podría tolerar más tragedias en su familia.

    -Esto no puede estar pasando!!! Por Dios!!- decía entre sollozos la madre que sostenía a Inuyasha –Bebé no me dejes sola!! Mi amor te lo suplico!-

    -Ya basta!! No podemos esperar hasta que llegue la ambulancia Miroku, la vida de mi amiga y su esposo corren peligro!! Debemos llevarlos hasta el auto YA!- Gritó desesperada sango al ver que sus amigos debatían entre la vida y la muerte

    El joven asintió con la cabeza y bajo hasta donde se encontraban los novios –Apártense!! Necesito llevarlos al hospital lo más pronto posible!- decía quitando a los inútiles espectadores…

    Miroku trató de levantar a InuYasha que se encontraba sobre la novia pero su cuerpo era muy pesado debido a que él poseía más estatura y robustez que su amigo –Ayúdenme con InuYasha por favor!- pidió y rápidamente apareció Inutaisho quien lo alzo sin mucho esfuerzo –Tú trae a la novia, yo llevare a InuYasha, los subiremos en mi camioneta, la Navigator negra que está al frente… rápido!-

    -Yo iré con ustedes! No pienso alejarme de mi hijo- dijo la madre levantándose de las gradas y caminado detrás de Inutaisho…

    Miroku miró hacia donde se encontraba Sango con Sonomi –Pero yo no puedo dejar sola a…-No termino su frase cuando Sango respondió –No te preocupes mi amor!! Ve rápido yo los seguiré con Sonomi en mi auto no te preocupes- repitió con una media sonrisa…

    Miroku: De acuerdo!

    ……..De camino al hospital………

    -Mi amor! Algo anda mal con Inuyasha, su respiración está agitándose, no entiendo… es como si no pudiera respirar- dijo angustiada Izayoy a su esposo q iba conduciendo velozmente…

    -Ya estamos cerca, ya estamos cerca! Nuestro hijo es fuerte, debe soportar!-

    Inuyasha comenzó a temblar, su respiración se hacía más entre cortada, no recuperaba el sentido, pero comenzó a toser sangre, no paraba, cada vez su situación se empeoraba –Inuyasha no va a aguantar!!! Inutaisho acelera!!! Creo q va a morir- gritaba la madre llorando y tratando de tranquilizar el ataque que estaba sufriendo su hijo

    Miroku preocupado iba en el asiento delantero y se volteó a tratar de ayudar a Izayoy –Inuyasha debes resistir!!! Trata de respirar más lento!!! Inuyasha respira más lento o te ahogaras con tu sangre- repetía su amigo, él sabía que las personas en un estado inconciente similar podían escuchar a pesar de no estar despiertos…

    Todo parecía empeorarse, todavía faltaban un poco para llegar al hospital a pesar de que el vehículo casi volaba sobre el camino –Demonios!!! Inuyasha debes ser fuerte!!! Soporta un poco más!!!- repetía Miroku al ver que su amigo parecía agravar, continuaba tosiendo sangre cada vez más fuerte…

    -Inuyasha mi amor debes resistir- dijo una suave voz a su lado, se trataba de Kikyo que estaba recuperando el sentido, tomó su mano y comenzó a acariciarla suavemente –Cielo debes luchar, respira más lento por favor! Yo estoy luchando por ti, has un esfuerzo por mi, necesito q vivas!- dijo en su oído suavemente, era sorprendente como la chica a pesar de haber recibido 2 impactos de bala resistía un poco más… Como un milagro Inuyasha comenzó a respirar más lento y aunque lo hacía con demasiada dificultad parecía haber recuperado un poco el control sobre sí…

    -Eso es hija! No debes permitir que la muerte nos quite a InuYasha!! Ya llegamos- dijo Inutaisho mientras entraba violentamente al estacionamiento de emergencia de la clínica.

    Los doctores y varios paramédicos ya habían sido alertados del incidente y por tanto esperaban la llegada de los 2 heridos, fueron ingresados rápidamente, Inuyasha parecía tener un cuadro clínico más grave que el de Kikyo, ella permanecía despierta… Los doctores realizaban los exámenes pertinentes…

    Inutaisho tomando a uno de los doctores por los hombros -¿Dígame el estado de los muchachos por favor? ¿Van a estar bien?-

    El doctor miro preocupado al padre –Señor, al parecer la muchacha recibió 2 impactos, pero ninguna de las balas tocó órganos vitales, ella va a ser intervenida para retirar las esquirlas, el único agravante es que ha perdido mucha sangre, necesitamos donantes, pero en si ella se encuentra estable- dijo bajando la mirada

    -¿Eso que quiere decir? Acaso InuYasha no está estable también?- dijo el padre sintiendo que su alma pendía de un hilo

    El doctor levantó su mirada y le respondió –Señor, debe tranquilizarse, yo creo que no está en condiciones, déjeme y le busco un calmante- fue a llamar a una enfermera pero Inutaisho lo tomó por los hombros y lo acorralo contra la pared, y frunciendo el ceño –Demonios doctor!! Yo no quiero un calmante, dígame que le sucede a mi hijo!!! O le juro que no responderé de mis actos!-

    -Tranquilícese por favor!- pidió el doctor algo atemorizado –De acuerdo le diré, pero suélteme- Inutaisho hizo caso, el doctor respiro para tranquilizarse y comenzó a explicarle –Su hijo tiene un 5% de posibilidades de sobrevivir, al parecer la bala perforó su pulmón derecho, en estos momentos será ingresado al pabellón y será intervenido de emergencia, él joven se encuentra muy débil ha perdido una considerable cantidad de sangre- el doctor tratando de ser más explicito al ver la cara de consternación del padre -Señor su hijo corre peligro porque debe ser operado de inmediato, y su cuerpo está demasiado débil por la perdida de sangre, no hay tiempo para conseguir donantes y mucho menos para practicarle la transfusión, así que todo dependerá de la voluntad de Dios, no podemos hacer más-

    Inutaisho contuvo las lágrimas, era un hombre muy fuerte no solía demostrar sus sentimientos con mucha facilidad –esto no puede estar pasando! Es terrible! Inuyasha va a morir…-esas ideas retumbaban sin cesar en su cabeza.

    Izayoy que había observado la platica entre su esposo y el doctor desde una esquina de la sala de espera, se levantó, sabía que la expresión de su esposo era de dolor, un frío intenso la hizo estremecer, su esposo casi nunca se mostraba tan indefenso, ella sabía que debía darle fuerzas como muchas veces él lo hacía con ella, por otro lado temía que su hijo los abandonara para siempre, el destino se encargaría de decidir y ella debía aceptarlo por más dolor que eso le causara…

    Ella caminó hasta donde se encontraba su destrozado esposo q se mantenía recostado contra una pared y acarició su espalda –Mi amor necesitamos ser fuertes, por favor no te desplomes de esa manera, aunque sean pocas todavía tenemos esperanzas- le susurró dulcemente a lo que él respondió con un ahogado abrazo –Izayoy esto no puedes estar sucediendo!! Nuestro hijo va a morir!!- un recuerdo le vino a la mente –Sesshomaru!! Maldición se fue detrás de esos delincuentes!- dijo mientras rápidamente sacaba su móvil del bolsillo y marcaba el número del de su hijo mayor…

    ····················································

    -Maldición jefe! El imbécil hermano de InuYasha no deja de seguirnos!! Qué hacemos?!? No podemos llegar al refugio con él detrás… ¿Qué hacemos? Lo enviamos al infierno junto con su hermano?-replicaba un hombre hablando por su celular con el culpable inicial del incidente…

    ¿?: Pues no me interesa ese parásito, hagan lo que quieran, no pienso pagarles un extra, si desean matarlo correrá por su cuenta.

    El hombre molesto –De acuerdo… entonces dénos 15 minutos y nos deshacemos de él- culminó colgando la llamada –El jefe dice que hagamos lo q queramos, pero que sólo nos pagará por los muertos que acordamos, vaya tacaño!- masculló algo molesto mientras se dirigía al conductor

    ·········································

    Un celular no paraba de sonar –Demonios!!! ¿quién rayos será?- decía mientras trataba de no perder el control del vehículo ya que iba a una velocidad extrema, sacó el móvil de su bolsillo, los asesinos se comieron un semáforo, la luz amarilla pasó a roja y unas personas comenzaron a cruzar el peatonal sin percatarse que un vehículo se acercaba a toda velocidad –Maldición papá!! Ahora no puedo contestarte- dijo mientras subió la mirada dándose cuenta de que unas personas estaban en su camino –MALDITA SEA!!!!- gritó pisando el freno en seco…

    Los frenos no respondieron, el tren delantero se detuvo pero la velocidad que traía el vehículo hizo que las ruedas patinaran por el pavimento sin detenerse, Sesshomaru giró el volante y la rueda delantera derecha se estalló haciendo que perdiese el control el auto y se volcara estrellándose contra una tienda de mascotas, reventando un gran acuario entre otros destrozos…

    -JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA- se carcajeaban los 4 delincuentes mirando por lo que habían ocasionado –Vaya parece que matamos 2 pájaros de un solo tiro. –JAJAJAJAJAJA… eso sí!!!- rió otro de los hombre –Nunca me había divertido tanto en mi trabajo- Continuaron riendo y celebrando su éxito mientras desaparecían sin dejar rastro…

















    Capítulo III [FONT=&quot]Una nueva esperanza[/FONT]

    ¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar? No recuerdo nada… ¿Cómo llegué aquí?- se preguntó una hermosa y adolorida chica que se encontraba en la fría y blanca habitación de una clínica. Trató de ponerse de pie pero un fuerte dolor se lo impidió haciéndola doblegar –¿Este dolor a qué se debe?- Alzó las sabanas y pudo observar mejor unos vendajes que arropaban su abdomen y pequeñas machas de sangre se colaban a través de estos -¿Y esto cómo sucedió?-

    Un alto y apuesto doctor entró a la habitación –Veo que finalmente has recuperado la conciencia… eso me alegra, quiere decir que tu recuperación ya es un hecho, ya no estás en peligro Kikyo-dijo acercándose a ella a acomodarle catete, revisar la bolsa de suero que estaba casi vacía y quitándole la de sangre que al parecer ya no era necesaria…

    Kikyo se encontraba aturdida, una pequeña laguna mental la había hecho olvidar ese terrible incidente del que había sido víctima –Doctor… podría decirme qué ocurrió? Qué hago en este lugar?- preguntó preocupada

    El doctor la miro sorprendido, no se había percatado de que ella estaba sufriendo de una abnecia transitoria, sacó un calmante y lo colocó en una jeringa –Kikyo ahora debes pensar en recuperarte todo estará bien- dijo mientras se acercaba a suministrarle el calmante.

    -Espera! No quiero dormir! Necesito saber qué sucede!!- pidió enérgicamente pero cuando miró hacia la mesita que tenía al lado un objeto llamó su atención, un aro dorado grueso q brillaba, se trataba de una sortija de matrimonio, ella abrió sus ojos asombrada y como una ráfaga de recuerdos llenaron todos esos vacíos mentales - INUYASHA!!!! DONDE ESTÁ INUYASHAAAAA!!!!!- comenzó a gritar desesperada –Aléjese de mi!!! No quiero dormir!!! Quiero ver a INUYASHAA!!!!!!!!!- repetía con todas su fuerzas, sus gritos se escucharon hasta el pasillo en los que se encontraba toda la familia…

    -Mamá!!! Kikyo está gritando!!!! Voy a entrar a la habitación!!!- gritó su hermano Sotta mientras a la fuerza se llevaba a un doctor por delante y entraba a la habitación dándole un fuerte golpe a la puerta –Deje a mi hermana maldito o lo voy a golpear- objetó al médico tomándolo por el brazo y haciendo soltar la jeringa que luego se reventó contra el suelo

    Sonomi salio corriendo detrás de su hijo –Kikyo mi amor!!! Estás bien- dijo sonriendo al ver como su hija a pesar de estar llorando mostraba toda su vitalidad con esos gritos –hija, pensé que te perdería- dijo mientras se acercaba a abrazarla delicadamente…

    El médico totalmente sobresaltado -Demonios yo no pensaba hacerle ningún daño a mi paciente, acaso no ven lo alterada que se encuentra? Sus heridas aún no han sanado!!! Ella no puede estar en esas condiciones, lo mejor para su salud será dormir!!!- repico excusando sus actos, Sotta lo soltó, pero sin quitarle la mirada de encima

    En un tono algo arrepentido y soltando al medico muy apenado Sotta respondió –Disculpe doctor, es que los gritos de mi hermana me alteraron los nervios-

    -Mamá… ¿Dónde está mi esposo? Por favor! Dime que aún continúa con vida! Si el muere no pienso seguir viviendo, él es todo para mi- la joven con sus ojos empapados en lágrimas –No me mientas por favor!- replicó tomando las manos de su madre-

    La madre algo nerviosa, no podía engañar a su hija, ella no solía decir mentiras y menos podía mentirle a su hija que le suplicaba conocer la verdad –Bueno princesa… lo que ocurre… Inuyasha aún se encuentra con vida, pero…- dijo la madre sin poder continuar

    -Mamá por favor! No te detengas, tengo que saber cómo está el hombre de mi vida-

    -Nena… lo q sucede es q la bala que hirió a Inuyasha, perforó parte de su pulmón… se encuentra en terapia intensiva, ya le hicieron una operación, pero necesita otra… yo…-

    -Esto no puede estar pasando! Mi Inuyasha no puede morir!!!! Necesito verlo!! Quiero verlo!!!!- dijo la muchacha desesperada mientras intentaba ponerse de pie sin importar el dolor que sus heridas le causaban al realizar cualquier movimiento.

    -Hermana no seas tonta!! No puedes moverte en esas condiciones! Por favor!- discutía Sotta mientras impedía que la chica bajara de la cama

    La madre sosteniéndola de una brazo –Hija por favor! Tus heridas aún no han cicatrizado, podrían abrirse-

    Pero un fuerte quejido los alejo de la muchacha quien al esforzarse al parecer se había roto un punto, los vendajes comenzaban a teñirse un poco más de rojo…

    -Ven lo que sucede!!! Por eso quería sedarla, ella se encuentra muy aturdida y no es bueno que sufra estos ataques emocionales, va a retardar su recuperación – dijo preocupado el médico sacando una nueva jeringa de su bolsillo

    -Mamá… necesito ver a Inuyasha… por favor necesito ver a mi esposo…- suplicaba la chica mientras poco a poco perdía la fuerza debido a la acción del calmante

    -Señora debo suturar el punto que seguramente cedió, necesito que salgan de la habitación- dijo el médico acercando un carrito con unos instrumentos quirúrgicos…

    Si doctor, por favor cure a mi bebé- dijo la señora mientras salía abrazada por su hijo Sotta.

    Izayoy se acercó preocupada –Sonomi, tu hija se encuentra bien?-

    -Si al parecer sólo está algo alterada por lo de Inuyasha, pero el doctor dice que sólo necesita descansar, parece que forcejeando para salir a verlo se rompió un punto, pero no es nada grave- dijo algo tranquila…

    -Que bueno amiga… ojala Inuyasha estuviera al menos estable… él está luchando por vivir pero…- no pudo terminar de hablar y se soltó desesperadamente a llorar

    Su esposo que también poseía un semblante de amarga tristeza la abrazó por detrás –Mi amor, ya no llores más por favor, no sabes como me destroza cada lágrima que derramas… yo creo q es mejor que vayas a la casa y descanses un rato, yo me quedaré aquí al pendiente de nuestro hijo…

    -No yo no pienso irme me voy a quedar con mi hijo hasta que despierte y me diga que está bien!- Dijo débilmente la madre…

    Uno de los doctores a cargo de Inuyasha llegó a la sala…

    Inutaisho acercándose –Doctor cómo se encuentra mi hijo?- preguntó

    El doctor con un semblante preocupado –Bueno señor… su hijo fue inducido a un coma indefinido, el pulmón fue reconstruido, pero por ahora sólo se mantiene vivo gracias a la respiración artificial-

    Inutaisho con un nudo en la garganta -¿Acaso mi hijo sólo vive gracias a unas máquinas? Esto no puede ser!-

    -Algo así señor, lo que sucede es que una operación así es demasiado complicada, los pulmones no quedaron aptos para funcionar por si solos, debemos esperar si el cuerpo los desarrolla, si no ustedes decidirán cuanto tiempo desean mantenerlo vivo- dijo agachando su mirada.

    Inutaisho enfadado –Pues se mantendrá vivo hasta que se recupere, no pienso dejarlo morir, así tenga que gastar toda mi fortuna en recuperar la vida de mi hijo!!-

    -De acuerdo Señor! Tranquilícese!! Su hijo puede recuperarse, todo depende de su evolución- dijo soltándose y abandonando la habitación…

    ·······························································

    Un grupo de personas se comenzaba a aglomerar, un vehículo se había estrellado a toda velocidad contra una tienda… -Que desastre!!!! Esto no puede estar pasando!!! Mi tienda!!!- replicaba un hombre mientras se sostenía la cabeza por la preocupación-

    -Pero que insensibles son todos!! Acaso no se dan cuenta que había una persona dentro de ese vehículo!!! Revisen tenemos que ayudarlo a salir! Tal vez esté herido o algo peor- dijo una mujer, al parecer periodista que se acercaba hasta el vehículo tratando de abrir una de la puertas, el auto se encontraba volteado y ella se agachó con ayuda de dos hombres abrieron la puerta y se encontraba un apuesto joven de unos 27 años de edad, que aún se encontraba aturdido por el fuerte impacto –Ayúdenme a sacarlo de allí por favor!- Pedía la mujer.

    2 hombres lo halaron y lo colocaron en el suelo, debido al desastre se encontraba totalmente empapado ya que el enorme acuario había sido atravesado por el vehículo. –Sólo tiene unos rasguños- decía la chica revisándolo por todos lados –Hey yo conozco a este hombre… Su nombre es Sesshomaru Akagi, es fiscal general del control anti tráfico del Japón!!- dijo algo sorprendida

    -Demonios esos malditos se me escaparon- dijo el chico recuperando el sentido algo adolorido, se sentó y miró a su alrededor –rayos! ¿Yo hice todo esto?-preguntó algo sorprendido…

    -Pues eso parece muñeco, pero dime ¿qué hace el fiscal anti tráfico en una persecución de este estilo?¿Acaso esto no es el trabajo de los policías?- Preguntó con una sonrisa irónica la imprudente periodista…

    -Eso no es tu problema jovencita!- dijo algo enojado levantándose y tratando de limpiar su ropa que se encontraba llena de algas y otras cositas del acuario, sacó su celular del bolsillo, y vio como le salía agua y sacaba el aparato totalmente empapado y botando humo…

    La chica sonriéndole –Si necesitas hacer una llamada puedo prestarte el mío-

    Sesshomaru la miró algo incomodo, no le gustaba la forma burlona como se dirigía a él (Pero quien demonios se cree esta niñita!?!?) –De acuerdo, necesito hacer unas llamadas- dijo algo resignado

    -Espera muchacho quién va a pagarme todos estos destrozos?!? Voy a llamar a la policía!!- Reclamó un señor algo entrado en años, se trataba del dueño de la tienda…

    Sesshomaru se volteo con una mirada asesina –Haga lo que le dé la gana- dijo mientras se volteaba y marcaba unos números

    -Tranquilo él trabaja para el gobierno, todo los daños que causa corren por su cuenta- le dijo la chica tratando de animar al señor, que parecía q iba a llorar…

    Al fin la llamada calló –Papá por tu culpa me estrellé contra una tienda de mascotas, destrocé el auto y casi me mato!!!! acaso no sabías que tenía que atrapar esos malditos asesinos?- refutó a su padre

    -Pero estás bien!!!- respondió preocupado –Seguro no te sucedió nada-

    -Bueno fuera de que destrocé todo lo que llevaba conmigo, una tienda, casi mato a unos peatones y me encuentro totalmente empapado lleno de algas marinas no ocurrió nada más!!!- dijo el joven, siendo irónico

    -Eres un tonto!!- Gritó el padre - Acaso quieres matarme de un infarto?!?! Te dije q no siguieras a esos tipos… eso es trabajo de la policía!!! Tu no estás entrenado para ese tipo de cosas!!- continuaba reprendiendo

    -YA!!! No quiero escuchar tus regaños!! No soy un niño!!! Yo hago lo que me da la gana!!! Pero eso no importa… ya paso- dijo tranquilizándose - dime que sucedió con Inuyasha y Kikyo? Están bien?- preguntó

    -Kikyo esta totalmente fuera de peligro, a tu hermano lo operaron pero aún está algo grave, se encuentra en terapia intensiva- el padre no dio más detalles, no quería alarmar a su hermano, ya bastantes preocupaciones tenía

    -Tranquilo papá, Inuyasha es demasiado fuerte, se va a mejorar… bueno voy a arreglar este pequeño problemita, más tarde paso por la clínica- terminó colgando el teléfono…

    Hizo otra llamada, advirtió a las autoridades sobre los delincuentes y llamó para que recogieran el auto y realizaran las reparaciones necesarias

    -Toma niña, aquí tienes tu celular- le dijo sin siquiera mirar a la joven periodista-

    -De nada!!!… fue un placer ayudarte…- Respondió la chica algo molesta ya q él no había tenido ni la educación de decirle gracias…

    Sesshomaru salió a la calle (¿Dónde rayos consigo ahora un taxi?) Se preguntó, al ver que las personas lo miraban de un modo despectivo, –Las autoridades van a llegar en cualquier momento, no se preocupen, recogerán y repararán todos los destrozos, yo necesito irme, tengo una emergencia- dijo caminando hacia la calle, pero de repente un auto que se acercaba rápido frenó y sus reflejos lo hicieron alejarse y protegerse colocando las manos sobre el capo -Hey estás loca!!!!!!- gritó nervioso, entonces la misma chica que le había prestado el celular bajo riéndose del vehículo…

    -Eres tú?!?- dijo totalmente despavorido –¿¡¿¡¿¡¿Demonios acaso quieres matarme?!?!?!?

    Ella le guiñó el ojo y le dijo pícaramente –Después de lo grosero que fuiste conmigo, a pesar de que he tratado de ayudarte desde que te conocí, te merecerías algo peor, pero te perdono porque eres muy apuesto y me caes bien-

    Sesshomaru algo sonrojado –Nunca me habían avergonzado de esta manera!!... Aunque tiene razón he sido muy grosero con ella- pensó – de acuerdo, gracias por lo que has hecho por mi, disculpa mi comportamiento, es que me han ocurrido muchas cosas en este día- dijo agachando la mirada –Debo irme- culminó la frase y se fue a marchar cuando ella le dijo –Pero déjame que te ayude… yo te llevaré a donde necesitas ir, me imagino que no iras en tu auto- le dijo sonriéndole

    -Oye!!!! Iré contigo si dejas de burlarte de mí…-

    -¡¡Trato hecho!!- Respondió la muchacha subiéndose al carro

    ·············································································

    Sesshomaru le contó algo resumido lo que había ocurrido, ella quedo sorprendida y finalmente llegaron a la clínica…

    -Estás seguro que no quieres ir a tu casa a cambiarte? Puedes enfermarte- dijo la joven algo preocupada…

    -Tranquila, si me enfermo estoy en el lugar más indicado, no crees?- le respondió él con una pequeña sonrisa

    O.o: vaya pensé que no sabías sonreír!!!- rió con una cara de asombro –De acuerdo ya sé no debía burlarme más… sorry ;-)

    Él devolvió la sonrisa – ¬¬ si que eres graciosa, creo q no estoy acostumbrado a personas así, Ahh casi lo olvidaba no nos hemos presentado, mi nombre es…-

    -Sesshomaru Akagi –completó ella –Yo te conozco, trabajo para el periódico Nacional, me llamo Hibary Otori, fue un placer conocerte espero que nos veamos en otra oportunidad- chao!- dijo la chica mientras el muchacho se despedía totalmente desconcertado

    -Vaya esa chica si que está loca- pensó mientras caminaba hacia la clínica

    ·········································································

    Ya era de noche, todos estaban muy cansados, Izayoy había sido llevada por Sesshomaru a la casa a cambiarse y descansar un poco casi obligada por su esposo y sólo se encontraban Sotta y Sonomi e Inutaisho q había ido por un café

    Kikyo despertó del fuerte sedante que la había puesto a dormir, lentamente se bajó de la habitación, las heridas aún le dolían mucho, pero peor era el dolor de no ver a su amado Inuyasha, caminaba lentamente apoyándose de la pared, abrió la puerta y miró si no se encontraba nadie por los pasillos, y parecía que todo estaba a su favor, se colocó una bata blanca parecida a la de los doctores y salió caminado lo más rápido que le permitía el dolor de sus heridas, se dirigió hacia la sala de cuidados intensivos que se encontraba a unos cuantos metros, en las puertas se encontraba guindando un pequeño cartel que decía el nombre de los pacientes y la descripción de los medicamentos que les debían ser suministrados…

    -Inuyasha!- dijo feliz leyendo finalmente el nombre de su esposo, toco la perilla de la puerta temblorosa, ella sabía que lo que iba a ver podía perturbarla –Necesito verlo- Se dijo y armándose de valor entró hasta la habitación, allí se encontraba, ella estaba acostumbrada a verlo fuerte, lleno de vida y ahora verlo de esa forma tan indefenso lleno de catetes, agujas y mangueras, la afecto demasiado haciéndola derramar varias lágrimas, se acercó hasta él, tomó su mano y comenzó a acariciarlo muy delicadamente –Mi amor debes vivir! Yo estoy esperándote para que podamos ser felices juntos, te necesito junto a mi…- le decía suavemente al oído sin dejar de tocarlo –Yo tenía una sorpresa para ti mi amor, no había querido contártela, lo pensaba hacer en nuestra luna de miel… Inuyasha yo sé que puedes escucharme, Quiero decirte que estoy esperando un hijo tuyo- repitió y sin poder evitarlo comenzó a llorar con más fuerza apoyando delicadamente su rostro en la cama de él –No nos puedes dejar solos a los dos!! Por favor despierta! Tienes que despertar mi amor!- repetía entre sollozos-

    Pero de repente -Inuyasha!- gritó ella mientras se daba cuenta de que alguien estaba tomando su mano

    -Kikyo!- Susurró el joven, mirándola con una débil sonrisa –Tranquila no pienso dejarlos solos-


















    Capítulo IV “Las Ironías de la vida”

    Kikyo había burlado la seguridad del hospital y se había colado a la sala de cuidados intensivos y gracias a esta imprudente acción Inuyasha había regresado del abismo en el que se encontraba perdida su mente…

    Enfermera: Que terrible lo que le ocurrió a la Señora de Akagi en su boda, imagínate eso de que casi te maten y dejen a tu esposo en coma! Es normal que se encuentre con los nervios a flor de piel…

    -Ya lo sé, es por ello que debe mantenerse sedada, no podemos permitir que camine y mucho menos que vea al esposo en las condiciones en las que se encuentra- dijo el doctor tomando su carpeta de rutinas –Voy a realizar la inspección, decesito ver como se encuentran mis pacientes, sobre todo la hermosa Kikyo- dijo sonriéndole a la enfermera…

    Camino en dirección a la habitación, y entró dándose cuenta de que la cama estaba vacía, ella no se encontraba en la habitación –Maldición!!! ¿Dónde estará la señora?¿Pero acaso no le hizo efecto el sedante? Tengo que encontrarla!- aseguró mientras corría rápidamente por los pasillosCreo saber donde puede estar!- completo mientras se dirigía hacia las habitaciones de terapia intensiva

    ··············································

    La joven pareja se encontraba en la habitación, Kikyo sentía que había vuelto a nacer al ver que su esposo había abierto los ojos, eso le aseguraba que la muerte no lo arrancaría de su lado… al menos no por ahora…

    -Inuyasha, no sabes lo feliz que me haces, pensé que te perdería, es que no sé que hubiese sido de mi si llegabas a morir? Creo q hubiese muerto contigo…- susurró ella mientras él con sus manos le secaba las lágrimas

    -Kikyo yo tengo 3 razones demasiado fuertes para vivir, las más importantes son tú, mi hijo y la última es que no pienso descansar hasta hacerle pagar con sangre al maldito que nos hizo esto!!- aseveró, con una expresión iracunda en sus ojos dorados como el fuego.

    -Esto es impresionante!!! No puedo creerlo…- el doctor que había entrado sin haber sido percibido por ninguno de los dos –El paciente despertó!! Es un milagro!- afirmó sin salir de su asombro…

    Kikyo miró nerviosa, temía que de nuevo quisieran sedarla, no era agradable dormir todo el tiempo sin saber nada de lo que ocurría, aunque por lo menos tenía la tranquilidad de que Inuyasha se encontraba fuera de peligro.

    -Kikyo, sabes que tus heridas no van a cicatrizar si no reposas bien, si continúas de esa forma puedes contraer una infección y las consecuencias pueden ser fatales- le reprendió el médico preocupado

    Inuyasha apenas había despertado de un grave estado de coma, sus fuerzas eran casi nulas, sólo había ganado un poco de terreno pero no estaba exento de peligro, al escuchar las palabras del médico se preocupó y trato de levantarse pero el dolor lo obligó a doblegarse y soltó un quejido.

    -Inuyasha!- gritó ella alarmada

    Otros médicos llegaron y comenzaron a atenderlo –No quiero alejarme de él!!! Quiero estar a su lado!!- repetía ella mientras el otro doctor trataba de obligarla a salir de la habitación –Usted no puede permanecer aquí!! La llevare a su habitación!- respondió el doctor

    Inuyasha tomó la mano de uno de los doctores, tal vez el mayor y lesuplicó –Por favor permítame despedirme de ella un minuto… por favor! Sólo le pido un minuto- repitió

    El doctor sintió la angustia del joven y accedió –Salgamos de la habitación!! Ellos necesitan 1 minuto, luego haremos nuestro trabajo!-

    -Pero es tentar contra su salud!- dijo el doctor que sostenía a Kikyo

    -Por favor! No diga estupideces… acaso no se dio cuenta de lo que acaba de ocurrir? Gracias a el amor de esta chica su esposo regresó de un abismo del que la ciencia no lo había podido sacar!! Un minuto más no le hará daño a nadie- dijo el doctor mientras salía al pasillo, los demás resignados obedecieron y la pareja pudo quedarse sola

    -Kikyo no quiero que sigas esforzándote, recuerda que ahora debes cuidar de nuestro bebé, no quiero que les ocurra nada a ninguno de los dos- dijo el muchacho tomando su mano y dándole un pequeño beso –Por mi no te preocupes mi amor, voy a estar bien, te lo prometo-

    La chica sonrió y le dio un pequeño beso en los labios –Quiero que sepas que te amo demasiado y te juro que siempre voy a estar a tu lado, yo nací para hacerte feliz mi príncipe- dijo ella sonriéndole y saliendo de la habitación

    Inuyasha se quedo mirando como se alejaba y desaparecía detrás de la puerta –Yo también nací para hacerte feliz porque eres mi ángel- susurró suspirando, la verdad estaba demasiado agotado no era fácil fingir una fortaleza que no poseía, pero no podía demostrar debilidad ante Kikyo, él sabía perfectamente que ella se preocuparía y eso no era conveniente en su estado.


    ·······································································

    Kikyo molesta caminaba hacia su habitación, pero el doctor se acercó y trató de ayudarla –Suélteme! Yo puedo caminar sola!!!! Lo hago desde que tengo 2 años de edad, así que no me moleste- dijo en un tono sarcástico frunciendo el seño y tratando de caminar más rápido
    -Pero señora la veo muy pálida, además se nota que está demasiado agotada!! ¿De verdad se siente bien?- respondió el médico que a pesar de los regaños de la muchacha seguía detrás de ella

    Kikyo se sentía demasiado agotada, las fuerzas se le escapaban de las piernas -¿por qué me siento así?- se preguntaba mientras buscaba apoyarse de la pared, su respiración se hacía más rápida y corta -¿Nooo!!! Siento que voy a desmayarme, me siento mal- la visión se hizo borrosa, no sintió nada más y se dejo caer a suelo, el doctor la sostuvo antes de que terminara de caer –Kikyo ¿qué te ocurre? Kikyo despierta!!!!- repetía preocupado.

    ·································································

    - que mi hija queeeeee??????????????????- dijo Sonomi sorprendida –Eso no puede ser cierto!!!-

    -Pero así es señora, le practicamos unos exámenes a su hija y descubrimos que está embarazada, lo que sucedió anoche no puede volver a ocurrir, ella está muy débil, si sigue desobedeciendo podría perder el bebé o poner en riesgo su vida- dijo el doctor mirándola muy seriamente…

    Sotta que se encontraba al lado de su madre dijo –Mi hermana es demasiado terca, ella no creo que puedan obligarla a hacer algo que no desee-

    -Si eso es cierto- afirmó la madre –Debe haber otra forma-

    -Bueno señora creo que lo más conveniente será suministrarle sedantes más fuertes para que permanezca dormida mientras se recupera-

    -Vaya doctor usted desde que llegó se ha preocupado tanto por mi hija… de verdad se lo agradezco. ¿Puedo Saber su nombre-

    El doctor sonriendo le respondió –Ese es mi trabajo señora… Ahh y dígame Bankotsu- dijo y luego mirando a Sotta –y tu puedes decirme futuro cuñado JAJAJAJ- O.o la mamá y el hermano se quedaron callados mirándolo sorprendidos –Tranquilos es una broma…-respondió el doctor

    Sotta/Sonomi: Ahhhh ok… jejeje…

    ········································································

    La tarde transcurrió rápidamente sin ningún tipo de contratiempo, la pareja se encontraba cada vez mejor, Sesshomaru había decidido marcharse de nuevo hacia donde estaba realizando una misión que le había asignado el gobierno japonés, su padre fue a llevarlo al aeropuerto… Todo parecía estar saliendo de maravilla, el único problema que preocupaba a la familia era que aún no se descubrían los culpables de aquella atrocidad…

    ··········································································

    Llegó la noche, Kikyo dormía placidamente en la habitación, sólo en su brazo tenía un catete que le suministraba suero para contrarrestar la debilidad que tenía, los médicos de guardia entraban regularmente a comprobar que su salud permaneciera estable y a colocar los sedantes cuando fuese necesario, Bankotsu entró sigilosamente, no era su turno de guardia, pero allí estaba en la oscuridad contemplando la belleza de ella… tenía 20 minutos inmóvil allí, sin hacer ningún movimiento, su rostro reflejaba una gran tristeza, parecía estar conteniendo las lágrimas…

    Luego de un instante se acerco a kikyo –Eres tan hermosa, ojala te hubiese conocido mucho antes- dijo acariciando su cabello, la tentación de probar sus labios aunque fuese dormida le invadió su ser –Necesito conocer el sabor de tus labios, antes de… solo será un secreto entre los dos- susurró mientras se acercaba hasta rozar suavemente sus labios con los de ella –Eres perfecta, perdóname por lo que voy a hacer- le dijo mientras de su chaqueta sacaba unas tijeras –Debo tomar un recuerdo de ti- entonces tomó un pequeño mechón de su cabello y lo cortó guardando el cabello en una bolsita plástica, después de eso sacó una jeringa y un frasco diminuto en cuyas inscripciones se podía apreciar (CO2 concentrado) llenó la jeringa con todo el líquido del frasco…

    -¿Qué estás haciendo Bankotsu?- dijo endeblemente la muchacha que al parecer acababa de despertarse…

    Bankotsu se puso demasiado nervioso -¿Pe…Pero acaso no estabas dormida? Yo… yo sólo vine a suministrarte el sedante-

    Kikyo notó que las intenciones de él no parecían buenas, se podía ver en su rostro la actitud nerviosa que tomaba –Los sedantes me los colocan cada 6 horas, todavía faltan 3 horas para el próximo- terminó mirando el reloj de la pared

    -Es que bueno… esto es una vitamina para tu embarazo- dijo contradiciéndose, buscando una excusa que parecía imposible

    Kikyo notó que él le mentía, entonces fue a tomar el botón con el que llamaba a las enfermeras tratando de disimular para que él no notara sus intenciones –Sabes yo creo q esa vitamina ya me la colocaron hace 20 minutos- dijo tratando de distraerlo (vamos debo pedir ayuda!!! Tengo miedo!!) Pensaba, por más que buscaba el botón no lograba encontrarlo –Demonios dónde está? Dónde?- repetía en su mente

    -Acaso buscas esto- le dijo el Bankotsu sosteniendo el botón en sus manos, ella lo miró totalmente asustada, trató de gritar pero el tapo su boca con la mano, además ella no tenía fuerzas, aún no se le pasaba totalmente el efecto del último sedante, sin mucho esfuerzo la inmovilizó y suministró el líquido en la bolsa del suero, la chica con todas sus fuerzas trataba de defenderse, pero le resultaba inútil, sus fuerzas se debilitaban con cada gota de suero envenenado que entraba en sus venas hasta que dejo de moverse y se interno en un profundo sueño del que jamás despertaría, y que compartiría eternamente con su bebé…

    Bankotsu calló de rodillas, derramando profundas lagrimas de amargura –Perdóname por favor! Tuve que hacerlo!! Maldición!!! Perdóname Kikyo!!!-


    Capítulo V “Amor fraternal”


    Había un gran alboroto en la clínica, la acaudalada Joven recién casada había muerto, nadie conocía exactamente la razón, pero se sabía que no podía deberse a alguna causa natural. Se suscitó una urgente reunión de médicos.

    -Es evidente que esa chica no murió por causas naturales!! Debemos ocultar ese hecho!! –dijo un médico de aproximadamente de unos 55 años- No podemos arriesgar nuestro estatus, además con decir la verdad no regresaremos la joven a la vida-

    Uno de los médicos que había permanecido algo callado –Eso es cierto, además no conocemos quién fue el culpable que suministró ese medicamento equivocado, si se llega a conocer la verdad lo más seguro es que cierren la clínica por mucho tiempo y qué haremos después?- culminó el chico sentándose.

    -Bankotsu tiene razón, debemos mantener este incidente aislado, nadie dirá nada, por el bien de la clínica, pero para que algo así no vuelva a suceder implementaremos medidas de seguridad, no quiero q en esta clínica suceda algo parecido- dijo el médico sentándose en su escritorio y encendiendo un cigarro…

    -Doctor Mioga, haremos lo que nos pide, podemos marcharnos?- dijeron otros 2 doctores que se encontraban sentados a la izquierda…

    -Bankotsu quiero que te encargues de darles la noticia a la familia de la muchacha- dijo Mioga mirándolo fijamente

    Bankotsu se puso muy nervioso, la verdad aún se encontraba alterado por las cosas que recientemente le habían ocurrido, además no era fácil ocultar una culpa tan pesada –Si doctor no se preocupe, yo me encargo de ese asunto- dijo esquivando su mirada

    -Bankotsu acaso tu no tienes ni la más leve sospecha de quien pudo haberle suministrado esa sustancia a esa muchacha?-dijo el doctor sin quitarle la mirada

    Bankotsu se puso totalmente pálido –Pero señor qué está diciendo? Yo no estaba de guardia, la verdad no tengo ni la más mínima idea, yo…

    Entonces Mioga lo interrumpió y le dijo –de acuerdo, no tienes que ponerte así, mejor ve a hacer lo q te dije, mira que se trata una tarea algo difícil, no quiero ponerte más tenso de lo que te van a poner lo familiares- culminó sonriendo y volviendo a su trabajo, dándole unas palmaditas en la espalda.

    ··························································

    Decirle la noticia a la familia fue demasiado duro para él, fue terrible ver cómo la madre y su hermano rompían en lágrimas, además la familia del novio y otros allegados también quedaron estupefactos ante la noticia, era muy fuerte presenciar tanto sufrimiento y dolor junto.

    Por más razones que inventaba, parecía ilógico que la chica hubiese muerto por un paro respiratorio de esa manera tan repentina luego de haberse recuperado tan rápido.

    Bankotsu llevaba sobre sus hombros un peso demasiado fuerte… él había sido el autor de esa muerte a pesar de que hubiese preferido no haberlo hecho.

    ………………………………………

    Los preparativos fúnebres fueron llevados con rapidez, la familia no quería continuar lidiando con tanto dolor, todo se hizo a espaldas de Inuyasha…

    Itzayoy vestida de negro, con una cara demacrada de tanto llorar y con la mirada perdida, de repente volvió en si y miró a su esposo y le dijo -mi amor, deberíamos decirle a Inuyasha lo que ocurrió, tal vez él quiera ver su cuerpo por última vez..-

    -Estás loca?? No podemos decirle la verdad!!! Apenas mañana inuyasha saldrá de los cuidados intensivos. ¿Sabes cómo podría afectar esta situación a nuestro hijo? Respondió el padre muy decidido

    -Sí yo te entiendo, pero Inuyasha no nos va a perdonar el hecho de que le negáramos verla por última vez, sabes como es nuestro hijo- repitió la madre en un tono muy bajo-

    -Izayoy, conozco perfectamente a Inuyasha y sé que no le importará poner su vida en riesgo, por esa razón no pienso hacerlo! Le ocultaré la verdad a Inuyasha hasta q no pueda hacerlo más, no me importa que me odie para el resto de su vida –dijo el padre mirando el ataúd donde se encontraba la joven muchacha -No voy a permitir que mi hijo la acompañe al otro mundo, no lo soportaría – se agachó y tomó su cabeza

    La madre sonrió levemente, comprendiendo lo que decía, la verdad tenía mucha razón y entendía q todo lo estaba haciendo por la vida de su hijo…

    Al final todo se llevó a cabo sin que Inuyasha se enterara de nada, al otro día finalmente fue enviado a una habitación normal, en la que se recuperaba rápidamente ignorando la terrible realidad.


    2 semanas después…

    -Pero ¿Cómo rayos me dices que no puedo ver a mi esposa? Papá acaso no te das cuenta de que me siento bien?

    Inutaisho sin saber que excusas seguir utilizando –Hijo tú debes cuidarte, para verla podrás hacerlo luego, cuál es tu apuro?- repetía su padre q ya no podía seguir manteniendo aquella enorme mentira

    Inuyasha enojado -Papá todo esto es muy extraño, no entiendo tu empeño en no dejarme verla- tomándolo por un brazo -¿Acaso me estás ocultando algo?-

    Inutaisho evadiendo la pregunta –Que estupideces dices, creo q soy demasiado viejo para ponerme con esas cosas- entonces sentándose en una silla que estaba al lado de la cama –Mañana vas a ser dado de alta, y podrás ir a tu casa, cuando llegues allí te complacer en todo, pero antes no- culminó tajantemente saliendo de la habitación.

    Itzayoy se encontraba fuera de la habitación y había escuchado toda la conversación -Ya no puedes seguir manteniendo esa mentira, Inuyasha sospecha que algo extraño ocurre- dijo la madre tomando a Inutaysho de la mano y alejándose del lugar –Me da miedo la reacción que pueda tener… tengo mucho miedo…

    El padre permaneció junto a ella totalmente callado, esas palabras estaban llenas de mucha razón, Izayoy le besó la frente y le dijo –Ayer entré a la habitación y me dijo que no veía la hora de ver a Kikyo, abrazarla y acariciar su barriga, me dijo que era muy feliz de saber que dentro de 8 meses sería padre, también me dijo que Dios había sido muy bueno al darle una mujer tan especial como ella y que hasta se imaginaba llegar a ser abuelitos juntos- paró un segundo y dejó escapar unas lágrimas ahogadas entre sollozos –No sabes la fuerza que tuve que hacer para contener mis lágrimas. Tengo demasiado miedo, mi bebé va a morir cuando sepa la verdad-

    Inutaisho abrió los ojos totalmente sorprendido y su rostro perdió por un momento el color

    Izayoy extrañada volteó rápidamenteInuyasha!!- dijo totalmente nerviosa, al parecer finalmente había ocurrido lo que tanto habían deseado alargar.

    Inuyasha totalmente estupefacto luego de un momento desilencio -¿qué verdad podría matarme mamá? DÍGANME AHORA MISMO!!!!



    Inutaisho ya no podía seguir manteniendo la mentira, era hora de decirle toda la verdad a su hijo –Inuyasha tienes razón, te diré todo, pero debes tranquilizarte ya que lo que vas a escuchar es demasiado grave.



    Capítulo VI "La difícil decisión"

    Izayoy estaba demasiado nerviosa, no sabía que tanto había oído su hijo, qué podía decir?, cómo le decía una verdad tan dolorosa? Ella permaneció callada unos segundos hasta que Inutaisho tomó la responsabilidad y decidió enfrentar a su hijo –Inuyasha, siento haberte ocultado algo tan grave, pero debes entender que la vida a veces es algo cruel con nosotros, lo que pienso decirte debes tomarlo con calma, yo se que es duro pero…-entonces fue interrumpido por inuyasha que cada vez se ponía más impaciente al ver todos el rodeo de su padre –¿Acaso le sucedió algo a mi hijo? Escuché a mi madre sobre él… Por favor!!! Díganme qué le sucedió?-

    Inutaisho tratando de sacar fuerzas de su interior –Bueno hijo necesito que te sientes y te tranquilices!! Lo que voy a decirte es algo muy grave, pero por favor trata de calmarte…-

    Inuyasha entrando en desesperación -¿Qué quieres decir con eso de que me tranquilice??? Acaso Kikyo perdió el bebé??- sentándose, colocando las manos en su frente y cerrando sus ojos –Esto no puede estar pasando… pero si ella se encontraba perfectamente bien!!!- aseguró mientras se levantaba y tomaba con fuerza el brazo de su padre –Dime! Mi hijo murió verdad?- le pidió con sus centellantes ojos, sintiendo como si el corazón tratara de salir de su pecho…

    Inutaisho sin saber cómo explicarle q no sólo su hijo había muerto, tomó valor de donde no tenía y respondió –Si hijo, el bebé que esperaba Kikyo está muerto-

    Esas palabras sin dudas desgarraron el corazón de Inuyasha, un dolor profundo invadió su alma, sus ojos se cristalizaron pero trató de contener sus lágrimas, entre sus pensamientos apareció Kikio –Kikyo debe estar destrozada, ella estaba muy ilusionada por el nacimiento de nuestro bebé al igual que yo, necesito verla! Papá llévame con ella por favor!- decía tomando a su padre y halándolo para que lo llevara donde ella –Vamos papá!! Ella debe estar necesitando de mí, necesito verla-

    -Hijo, espera, ella no… (Dios! ¿Cómo le digo que ella murió junto con su hijo?) Pensó, -Hijo no puedes ver a Kikyo-

    -¿Por qué dices eso papá? ¿Acaso está en su casa? O… ahh está en otra clínica?... Bueno eso no importa! Yo estoy bien ya puedo caminar y me dieron de alta, llévame a donde está mi esposa o iré yo solo- repitió con un tono alterado

    Izayoy comenzó a llorar desesperadamente, Inuyasha sintió temor, conocía demasiado bien a su madre y sabía que esas lágrimas escondían algo más grave…

    Inuyasha -Papá!! Dime lo que está ocurriendo!! ¿Acaso hay algo que no me has dicho?-

    Inutaisho conciente de que ya no podía seguir ocultando la verdad le dijo –Si… la verdad es q no puedo llevarte con Kikyo, de hecho nadie puede hacerlo…

    Inuyasha pensando (Maldición… papá no me vayas a decir lo q creo)

    -…nadie puede hacerlo porque ella está muerta- culminó su padre bajando la mirada

    Inuyasha se quedo helado, sintió como esas palabras estremecían su cuerpo –Eso no puede ser verdad!!! Es imposible!!! NOOOOOO!!!!- gritó mientras se dejaba caer de rodillas en el suelo, pronto miles de lagrimas se asomaron en sus ojos cayendo por sus mejillas –Esto es una pesadilla!!! Ella no puede haber muerto!! Ella está viva!!!!! Están mintiendo!!!- repetía mirando a su padre quizá con la esperanza de que este le dijera que se trataba de una broma de mal gusto, pero al ver su expresión comprobaba cada vez más que esa terrible verdad era cierta.

    Izayoy corrió a abrazar a su hijo que estaba desconsolado –Por favor hijo, tienes que entender que la vida a veces se complica, pero Dios sabe por qué hace las cosas, todo va a pasar, tranquilo mi amor- decía mientras acariciaba su cabello…

    -Maldigo mi vida!!!! No quiero vivir sin ella!! No me interesa seguir!!! Y si esto lo decidió Dios no me interesa saber más de él!!! ¿Cómo pudo llevarse a Kikyo que era una mujer tan dulce y buena?? además estaba esperando un bebé!!!! Mamá Dios no existe!!!-gritaba el muchacho totalmente lleno de ira y derramando lágrimas que parecían no acabarse.

    Izayoy: por favor hijo no digas esas cosas, no podemos renegar de Dios, además no hay mal que por bien no venga, pronto lo superaras…

    Inuyasha se levantó demasiado alterado –Acaso crees que algo bueno va a salir de la muerte de Kikyo? No seas tonta!!!!- le dijo el hijo enojado a su madre que lo miraba sorprendida debido a su inesperada reacción, realmente él nunca le había gritado de esa forma.

    Inutaisho se enojó muchísimo y se colocó frente a Inuyasha -¡No te atrevas a gritar a tu madre de nuevo de esa manera!!! Te lo advierto, ella no tiene nada que ver, yo fui quien decidió ocultarte la verdad!!-

    -Eres un maldito Inutaisho!!!! Te odio!!! Cómo pudiste ocultarme algo así??? Y tú mamá- dijo volteándose a mirarla –Ya no pienso volver a decirte así, una madre jamás le haría a su hijo algo parecido! Me traicionaste!!-Terminó mirándola con sus ojos ardiendo en las llamas del odio.

    Izayoy se tapo el rostro con sus manos y comenzó a llorar –perdóname hijo… yo lo hice por q no quería que sufrieras-

    -No me digas hijo!!! Para mi ustedes están muertos, váyanse!! No quiero verlos!!- gritó, pero de repente sintió un fuerte golpe en su rostro…

    Inutaisho lo había golpeado fuertemente –Si quieres descargar tu odio, hazlo conmigo, pero no te metas con tu madre-

    Inuyasha limpió su boca de la que había escapado algo de sangre –No creas que voy a permitirte que me golpees sin regresarte el golpe- dijo el joven mientras empuñaba sus manos y se abalanzaba sobre su padre.

    Izayoy nerviosa –Inuyasha no!!! No hagas eso por favor!!!- gritaba entre sollozos

    Inutaisho se cuadro, al parecer ninguno de los dos iba a flaquear…

    -INUYASHA!!!! No hagas estupideces!- gritó alguien quien lo sostuvo por detrás evitando que éste golpeara a su padre

    -Suéltame!!! Quién demonios es???.- repetía al no conocer la identidad de su apresador.

    -Soy Miroku… por favor déjame explicarte todo lo ocurrido, dame esa oportunidad, te lo pido por la amistad que hemos tenido- le dijo sin soltarlo, Inuyasha al escuchar la voz de su mejor amigo se tranquilizó y accedió, pero con la condición de que sus padres no estuvieran, aún no les perdonaba lo que habían hecho…

    Después de 30 minutos Inuyasha se había enterado de casi todo…

    Con lágrimas en sus ojos y un agudo nudo en la garganta le preguntó a su amigo después de haber estado callado todo el tiempo –Ya entiendo, pero ¿dónde está ella? Quiero verla por última vez, ¿Cuándo la llevaran a la funeraria o Acaso ya está allá?-


    Miroku abrió sus ojos en señal de sorpresa –¡¡Demonios! No sabía que Inuyasha ignoraba que Kikyo murió hace 2 semanas!!- tragó saliva –Inuyasha, lo que sucede es que tu esposa murió hace dos semanas…-

    Inuyasha comenzó a temblar, cerró los ojos y dejo escapar 2 últimas lágrimas, se acostó en la cama de su habitación dándole la espalda a su amigo y la última frase que dijo fue –Vete de aquí, no quiero ver a nadie-





    Miroku: pero Inuyasha yo… yo sé que es muy duro todo lo que te ha ocurrido, pero la solución no es alejarte de todo-


    Inuyasha permaneció callado, por más palabras de aliento q decía Miroku no parecían causar ningún efecto sobre él. Finalmente decidió irse, tal vez lo mejor era dejarlo por un tiempo sólo, no era fácil enterarse de un momento a otro de una verdad tan dolorosa.


    Inuyasha pasó semanas con esa actitud aislada, las personas lo visitaban y trataban de llamar su atención, pero su rostro era frío y distante, no había pronunciado una sola palabra desde que se habían enterado de toda la verdad, tampoco probaba bocado alguno, los doctores debían inyectarle suero u otras soluciones similares para poder mantenerlo…

    El día que Kikyo cumplía un mes de muerta, la madre de Inuyasha se encontraba en su habitación, lo miraba muy triste y acariciaba su cabello –Hijo, quisiera verte bien de nuevo, desearía tanto que todo hubiera sido diferente para ti- seco una lágrima que se había asomado en su mirada –te juro que si hubiese tenido la oportunidad de cambiar mi vida por la de tu esposa lo habría hecho con tal que hubieses sido feliz… -entonces besó la frente de su hijo –Yo sé que me odias al igual que a tu padre, pero de te ocultamos la verdad para que pudieras recuperarte, ¿Cómo pretendías que te lo dijéramos estando tú en terapia intensiva? Queríamos decírtelo cuando estuvieras bien, de todas formas ella no iba a volver a la vida… en cambio tu vida corría peligro- dijo agachándose y recostando su cara en el borde de la cama sin dejar de acariciar la mano de su hijo

    -Yo hubiera querido verla por última vez… aunque su cuerpo no tuviera vida, me hubiera gustado despedirme de ella y de mi hijo…-Izayoy se levantó sorprendida viendo a su hijo, tenía tiempo sin ver una reacción en él, le causaba felicidad verlo dirigirse a ella de nuevo –Además no te odio mamá… tampoco a mi padre. Lo que quiero es irme a casa, no deseo estar más en esta clínica-

    -Claro mi amor!!!! Lo que desees… Hoy mismo regresaremos a la casa!!!- dijo la madre sonriendo y abrazándolo fuertemente…

    Los padres de Inuyasha esperaban que todo mejorara ahora que finalmente su hijo había reaccionado, pero las cosas no mejoraron.

    Inuyasha se encontraba muy afectado por lo ocurrido, casi no paraba en la casa, todos los días salía muy temprano y llegaba tarde totalmente ebrio. Al parecer estaba buscando olvidar sus penas en el alcohol…

    2 meses mas tarde, en un lugar nocturno…


    -Demonios Inuyasha!!!! Ya es suficiente!!! Por qué te haces este daño? Acaso crees que Kikyo hubiera deseado verte de esta manera?- le decía Miroku a su amigo que se encontraba en la barra sosteniendo un whisky y un cigarro

    -Miroku, sabes que creo?- preguntó Inuyasha con un tono algo ebrio

    -Qué Inuyasha?-respondió, resignado, al fin nunca le hacía caso a sus consejos.

    Inuyasha sosteniéndose de Miroku para no caerse y secreteándole al oído -Creo que Kikyo está viva… cuando estoy muy bebido, ella llega a mi cuarto, puedo verla preocupada por mi, aunque no entiendo por qué no se queda conmigo-

    -Qué?? Inuyasha lo que sucede es que estás borracho!!! Ella no está viva, estás imaginando cosas-

    -No… no la imagino, ella es real, puedo sentir su exquisito aroma, igual a antes de…- susurró el chico cambiando su rostro a tristeza

    Miroku –Voy a llevarte a tu casa… en estas condiciones no puedes conducir, además, voy a hacer todo lo posible, pero voy a lograr que dejes de ser el alcohólico en que te has convertido-

    -No pienso irme!!! Debo tomar más o no la veré hoy!!!- dijo Inuyasha soltándose de un manotón de su amigo.

    Miroku lo miró preocupado –Demonios… Inuyasha está perdiendo la razón y no sé cómo ayudarlo-

    -Kikyo esta va por ti!!- dijo mientras se tomaba todo el restante del trago de un solo impulso

    Miroku se sentó al lado de su amigo –Por favor Inuyasha.. Marchémonos de este lugar- pidió

    En eso llegaron 2 muchachas muy hermosas y se sentaron al lado de cada uno

    Muchacha1: hola, por qué está un muchacho tan apuesto tomando solo?- le preguntó a Inuyasha

    -Perdóname, es que yo estoy casado y ahora voy a ir a ver a mi esposa, seguro me está esperando- dijo Inuyasha levantándose y evadiendo a la chica –Miroku, acompáñame, es que no recuerdo dónde estacioné el carro-

    Miroku (vaya ahora si quiere irse, bueno que más da) pensó mientras seguía a su amigo que se tambaleaba entre las personas –Adios muñecas, yo no estoy casado pero debo marcharme mi amigo está muy tomado, yo regresaré mañana… adiós- se despidió algo triste, una oportunidad así no se daba todos los días, pero ni modo…

    ······································

    Dejaron el carro de Inu en el estacionamiento y se fueron en el de Miroku, con rumbo a la casa de Inu…

    -Kikyo… te necesito tanto…no me dejes aquí solo por favor…-Repetía Inuyasha dormido en el asiento del vehículo

    A Miroku cada vez le preocupaba más la situación; Inuyasha no estaba bien, si seguía así tal vez abría que internarlo… El resto de camino un silencio reino el momento hasta que llegaron a la casa de Inu

    –Inuyasha, despiértate! Llegamos a tu casa-

    Inuyasha abrió sus ojos y salió del carro, algo dormido todavía…

    Miroku: ¿Quieres que te ayude a abrir la puerta?

    -No, yo puedo hacerlo solo, vete a tu casa- respondió

    Miroku espero hasta que su amigo abriera la puerta y entrara, luego que estuvo dentro se fue…

    La casa era muy grande, como era tarde la luces se encontraban apagadas, la habitación de sus padres quedaba en la segunda planta, Inuyasha caminó por los oscuros pasillos para llegar a su habitación, comenzó a subir las escaleras pero se detuvo en la mitad, algo llamó su atención… era el perfume de Kikyo, de nuevo podía sentirlo, se volteó y pudo ver una figura de una mujer de espaldas que salía hacia el patio trasero de la casa

    -kikyo eres tú?- dice y comienza a bajar con algo de dificultad tambaleándose por las escaleras y cayéndose torpemente en los últimos dos escalones, se quejó un poco, pero buscó la manera de levantarse rápidamente y caminar hacia el patio a donde se había dirigido aquella mujer…

    El patio de la casa era grande y muy hermoso, tenía una espectacular piscina y jardines. Inuyasha miraba por todas partes pero el lugar parecía encontrase totalmente solo, no había rastros de esa mujer, además ya no percibía más su aroma –Kikyo, parece q si estás volviéndome loco...- dijo algo desilusionado y se volteó para regresar de nuevo a la casa

    -Inuyasha ven…- sonó con una dulce voz que él conocía a la perfección

    Cuando volvió su mirada al patio pudo darse cuenta de que ella se encontraba allí, parecía una diosa, se veía tan hermosa como cuando estaba llena de vida, Inuyasha sonrió y caminó hacia donde se encontraba su resplandor, manteniendo fija la mirada en ella, nada más parecía existir en ese momento, caminó sin percatarse de q la imagen se alejaba y de repente sin darse cuenta cayó dentro de la piscina.
    Su cuerpo eracubierto totalmente por el agua ya que la piscina era bastante profunda, comenzó a tragar agua, trataba de nadar pero se le hacía imposible, su cuerpo le pesaba demasiado, además sus movimientos eran torpes debido al nivel de alcohol en su cuerpo, cada vez se sentía más débil, el tiempo se pasaba en cámara lenta… muchas imágenes, recuerdos llegaban a su mente, pronto dejó de luchar ya que parecía inútil, además no le importaba mucho la vida realmente…


    Su cuerpo permaneció quieto, lentamente sus ojos se cerraron y todo se volvió negro…

    -Donde estoy? Acaso estoy muerto?-pensó, caminó por el oscuro lugar y una luz al fondo llamó su atención, corrió hacia ella, pero antes de llegar apareció Kikyo. –Mi amor!! Ahora si podremos estar juntos! No sabes cómo sufrí al saber lo q te ocurrió… pero eso ahora no importa…- Dijo el muchacho abrazándola

    Kikyo le correspondió el abrazo –Inuyasha, nos arrebataron nuestra felicidad, pero debes regresar, tienes muchas cosas que hacer antes de venir a este lugar… reacciona Inuyasha!!!-

    Inuyasha ¿Pero qué dices?

    REACIONA INUYASHA!!!! INUYASHA POR FAVOR!!! REACCIONA!!! DEBES DESPERTAR!!!!!-repetía una gruesa voz, ya no se trataba de Kikyo…

    Inuyasha comenzó a sentir dolor e inmediatamente comenzó a toser agua, parecía no poder parar, muchísima agua salía de sus pulmones, su cuerpo le temblaba aunque no sentía frío, de repente su vista se aclaro y se dio cuenta de que la persona que lo llamaba y lo había regresado de la muerte era su padre que se encontraba totalmente empapado y mirándolo con preocupación…

    Inutaisho –¿Hijo estás bien? Por favor dime algo…-

    Inuyasha lo miró triste –Si papá… no te preocupes-

    Inutaisho –Esto debe parar, no puedes seguir así… me vas a volver loco y a tu madre también-

    Inuyasha no respondió a esas palabras sólo miró al fondo donde su mamá se encontraba en una especie de SHOKC, del cual salio en ese momento y corrió hacia su hijo abrazándolo –Mi amor!!! Pensé que estabas muerto!!!! No vuelvas a hacer algo así por favor!!- decía la madre desesperada llorando sin soltarlo

    ···············································

    2 horas después en la habitación de Inuyasha



    - Mi amor, aquí te traje un té, no quiero q vayas a enfermar, además te ayudará con tus nervios- dijo la mamá sentándose a un lado de la cama.

    -Mamá… Creo que Kikyo vive…- dijo el muchacho tomando la taza

    Izayoy lo miró preocupada y le dijo –Inuyasha ¿Has seguido viéndola?¿Ella tuvo algo q ver en lo que ocurrió hoy?-

    Inuyasha: Ella siempre viene, pero no puede quedarse, hoy la vi en la piscina, por eso caí por error, pero sabes llegue a un lugar y pude abrazarla, fui inmensamente feliz por ese momento, pero mi padre hizo que regresara…

    Izayoy se levantó de la cama, besó la frente de su hijo y le dijo –Mi amor no digas esas cosas… la viste porque estabas muy tomado, fue sólo tu imaginación, además tu padre y yo te queremos demasiado, no puedes seguir deseando la muerte, debes vivir mi amor, eres demasiado joven- Arropó a su hijo y apagó las luces –Hasta mañana bebito-

    Inuyasha cerró los ojos y le dijo –Mamá, no me trates como un bebé, yo soy un hombre, muy desdichado, pero hace mucho tiempo q deje de ser un niño- dijo cerrando sus ojos


    ················································· ················

    En la habitación de los padres de inu

    Inutaisho: Te dije que Inuyasha tenía un problema!!!

    Izayoy: si ya sé… pero qué podemos hacer? Sabes que Inuyasha está perdiendo la razón!!! ¿Cómo podemos arreglar eso?

    Inutaisho: no lo sé… debemos actuar rápido y sólo existe una opción…

    Izayoy sentándose en la cama preocupada: Pero ¿acaso estás pensando en…?

    Inutasisho la tomó delicadamente por su rostro –Mírame… sabes que Inuyasha hace poco casi pierde su vida por conducir tomado, se estrelló contra un árbol, recuerdas qué excusa nos dio?

    Izayoy permaneció callada

    Inutaisho: Izayoy!! Dijo q Kikyo había aparecido en la vía y que tuvo que esquivarla!! Por eso se estrelló!!! Y ahora lo de la piscina?- se levantó y se apoyó en la pared cubriendo sus ojos con una mano –Sabes que no tenemos más opciones-

    Izayoy comenzó a llorar –Pero… pero Inuyasha puede recuperarse aquí con nosotros…-

    Inutaisho se volteó enojado –Recuperarse?- preguntó -¿Acaso no te das cuenta de la gravedad del asunto? Inuyasha a llegado al punto de atentar contra su vida!!!- trató de tranquilizarse y dijo –Mañana internaremos a Inuyasha en una clínica psiquiatrica, debe ser tratado por expertos, ya no podemos hacer más-


    Capítulo VII

    Era una gran habitación, muy hermosa, la decoración era blanca, lujosos muebles y muy delicada aroma que provenía de unas hermosas rosas amarillas en una pequeña mesita adjunta a la cama…

    -Dónde estoy? Qué es este lugar- se preguntaba una hermosa joven de cabellos largos y oscuros. Llevaba una pequeña bata rosa pálido y sentía que había dormido por mucho tiempo. Estaba muy confundida, todo parecía muy extraño, miró por una ventana que estaba abierta y quedó hipnotizada con un hermoso paisaje, todo era muy verde y no muy lejos al horizonte se podía observa un extenso mar azul q se unía con el cielo…

    -Hola! Al fin despertaste… mi bella durmiente-

    La chica al escuchar esa voz gruesa se volteo inmediatamente algo nerviosa -¿Quién es usted? ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué está sucediendo?-

    -Te responderé todas esas preguntas y más si me dices tu nombre- Le dijo el hombre acercándose poco a poco y sonriéndole amablemente.

    -¿Mi nombre?- dijo la chica tratando de recordar, el esfuerzo le hacía doler la cabeza -¿mi nombre?¿Acaso no puedo recordarlo?¿Cuál es mi nombre?-se preguntaba, su mente parecía estar en blanco, pero una voz dentro de sí dijo –¡Ahome!- -¿AHOME?- Dijo la chica algo extrañada repitiendo ese nombre.

    -Si ese es tu nombre-dijo el hombre amablemente –Parece que estas muy bien, pero recuerdas algo más? Tu casa, amigos, familia algún rostro?- preguntó

    Ahome cerró los ojos y trató de concentrarse pero nada, su mente no respondía a nada más que su nombre, ni siquiera podía recordar su apellido, se sintió demasiado frustrada y se sentó en el suelo llorando –No puedo recordar nada más!!! Por qué me ocurre esto?- preguntaba la chica.

    El hombre la cargó del suelo y la colocó en la cama dulcemente –No llores por eso, no te preocupes en recordar tu pasado, no lo necesitas- le dijo acariciando su mano…

    Ella se alejo un poco, algo en él le producía miedo a pesar de que era muy amable con ella -¿Quién eres tú y cómo es que llegué a este lugar?- preguntó la chica mirándolo con desconfianza.

    El hombre al ver el pequeño rechazo por parte de ella, se puso de pié y comenzó a decirle –Yo me llamo Náraku Taki, soy un médico muy reconocido del Japón y al parecer tuviste un accidente muy fuerte, no sé bien lo que te ocurrió; deduzco que fue un choque por tus heridas, pero lo que importa es que te salvé la vida-

    -Heridas?- preguntó la chica mirando su cuerpo. Efectivamente tenía unos cuantos golpes, uno en su pierna, además de un pequeño un raspón en su brazo derecho y una pequeña cicatriz detrás se su oreja.

    -Sí, te dejaron abandonada, casi muerta en el hospital. Los doctores dijeron que el golpe que tuviste en la cabeza era mortal y no iban a hacer nada más, pero yo te vi y decidí operarte, duré 9 horas en el quirófano, pero finalmente te recuperaste, ¿Te das cuenta? Te regresé a la vida- dijo el doctor sonriéndole.

    Ahome estaba sorprendida y más confundida que antes, ¿Qué sería lo que le ocurrió y cómo pudieron haberla dejado sola en ese hospital? ¿Acaso a nadie le importaba su vida?

    -No te pongas triste, quiero que sepas que te voy a ayudar y proteger siempre, debes dejar tu pasado atrás, así como tú pasado te abandonó a ti-

    -¿A qué te refieres con eso?- preguntó la chica

    -Nunca nadie reportó tu desaparición, al parecer las personas a las que conociste no les importo que ya no estuvieras- Náraku tomó aire y prosiguió –Por muchos meses fui a la estación de policía y ni allí ni en los periódicos ni la televisión apareció tu fotografía o al menos tu nombre y descripción… Princesa, a nadie le importaste ¿Por qué deberías preocuparte tú en recordarlos a ellos?-

    Ahome bajo su mirada muy triste y dejo escapar unas lágrimas que murieron el las suaves sábanas –¿Entonces dices que no soy importante para nadie?-tal vez debiste haberme dejado morir ese día-

    ···············································································································
    Oficina central de la unidad especial anti tráfico… parte norte de Hokkaido, Japón:

    Un hombre con una expresión fría y algo molesta revisaba unas carpetas y se apoyaba algo preocupado –Maldición!!! Cómo puede seguir ocurriendo esto!!!!!-decía golpeando la mesa del escritorio

    -Vaya vaya vaya… otra vez tuviste pesadillas? Vamos la mesa no tiene la culpa- dijo un apuesto joven que entraba a la oficina.

    -Koga!!!! Te he dicho mil veces que avises tu entrada!!! No me gusta que entres de esa manera!!!!!- le dijo el hombre enfadado

    Koga sentándose tranquilamente, sonriendo y colocando otra carpeta sobre el escritorio –No te enojes… Además cuál es el problema de que entre así? No creo que con lo aburrido que eres te consiga algún día en una situación comprometedora, me parece imposible- le dijo burlándose….

    -Cállate!!! Eso no es tu problema!!! Deja de decir estupideces!!!!! Avisarás cuando vengas y se acabo!!!!- dijo el apuesto hombre atravesando a su amigo con su intimidante mirada ámbar…

    Koga se sentó y sintió algo de miedo, no le gustaba ver a su jefe tan molesto -De acuerdo Dr. Sesshomaru lo que usted ordene… aquí le traigo otro caso –dijo mientras habría la carpeta –Es otro cuerpo que apareció cerca de uno de los riachuelos de Sapporo (parte sur) al parecer extrajeron su corazón, pulmones y los riñones, luego abandonaron el cuerpo-

    Sesshomaru se levantó preocupado –Maldición esto parece que no va a detenerse!! Hasta cuando seguirá está situación tan terrible? pero… ¿El cuerpo es de otro indigente?-

    Koga cerró la carpeta –Pues si, al parecer alguien está acabando con todos los mendigos del Japón para extraer sus órganos- no es tan malo después de todo, por eso el gobierno no nos está dando más fondos para continuar la investigación-

    -Eso me da mucha cólera!!!!- dijo empuñando las manos –Son vidas humanas!!! Sea quienes sean nadie tiene derecho a disponer la vida de otro!!!! Además todos sabemos que se trata del maldito médico desquiciado de Náraku!!!!-

    Koga levantándose algo preocupado –De acuerdo Sesshomaru, tranquilízate, no tenemos pruebas suficientes para inculparlo, además no nos han dado la orden para poder registrar su casa y sus 2 clínicas, debemos esperar-

    -Esperar?????.... Maldición Koga ese maldito mientras esperamos sigue matando personas!!! Demonios!!!!-

    Koga tratando de tranquilizarlo – Tranquilízate Sesshomaru, mejor cambiemos el tema por un momento, necesito hablarte de otra cosa-

    Sesshomaru abrió las cortinas de la gran oficina y se sentó algo decepcionado mirando a koga sin ánimos ¿Qué sucede?- preguntó

    -Yo se que nuestro trabajo es muy estresante, pero te conozco perfectamente, a ti te ocurre algo más… Sigues sufriendo por lo que te paso con la esposa muerta de tu hermano verdad?-

    Sesshomaru haciéndole un desprecio –Vas a continuar con eso? Ya han pasado dos años!!! No me interesa ella ni nada que tenga que ver con lo que viví a su lado!!!!!-

    Koga: Sesshomaru si te sigue afectando! Ni siquiera has querido salir a ninguna parte, te la pasas encerrado en tu casa y en el trabajo, sabes perfectamente que para trabajar aquí debes tener más control sobre tus emociones… por eso debes tratar de divertirte un poco- pensando –AHHH!!! Irás a la cena que tendremos el viernes!!! Es la cena de navidad, buscaré una amiga para que vaya contigo.

    Sesshomaru: Deja de ser imbécil!!!! No iré a ninguna parte y mucho menos con una mujer a la que no conozco!!!

    Koga: tranquilo… yo iré con Ayame y ella buscará a una amiga preciosa, eso te lo aseguro…

    Sesshomaru: No es por eso!!!! No me interesa por ahora tener a nadie!!! Deja de meterte en mis cosas.

    Koga sentándose de nuevo –Pues no me iré hasta que aceptes!!!! O le contaré a tus superiores que te encuentra muy afectado para el nuevo caso y te destituirán de él… quién sabe tal vez hasta te envíen de vacaciones- terminó sonriendo irónicamente…

    Sesshomaru frunciendo el seño y con una gran furia –No serías capaz de hacerle eso a tu mejor amigo…. O si?-

    Koga desafiándolo: ponme a prueba…

    Sessho: MALDICIÓN KOGA!!!!!! Iré a la maldita cena!!! Pero no llevaré a ninguna mujer!!!! Iré solo!!!!!! Pero luego me dejarás en paz!!!!! De acuerdo?-

    Koga levantándose y caminando hacia la puerta: de acuerdo, pero si faltas sabes lo que ocurrirá…

    Sesshomaru tratando de contenerse: Sal de mi oficina antes de que me arrepienta “amigo”

    Sesshomaru se quedo solo y se quedo mirando fijamente por la ventana y unas imágenes le vinieron a la mente

    FLASH BACK***

    Sesshomaru: yo te amo Kikyo!!! No puedo seguir ocultando más lo que siento… No deseo ser tu amigo!!!! me destrozas cada vez que derramas una lágrima de felicidad o tristeza por mi hermano.

    La hermosa chica tenía la cara empapada de lágrimas, pero no podía hacer nada más, el destino había decidido por ella –Lo siento Sesshomaru, yo no te amo, no sabía que te habías enamorado de mi, además cómo me dices hasta ahora lo que sientes? Pensé que sólo me veías como una amiga-

    Sesshomaru la tomo por los hombros fuertemente –¿Amigos? Siempre estuve enamorado de ti, pero me lo callé porque soy un estúpido cobarde, temía que si te confesaba mis sentimientos no volverías a acercarte a mi- sin soltarla la acercó más a él –No puedo permitir que seas su novia, termina con Inuyasha!- le suplicó –Yo estuve primero, mucho antes que él, no es justo!!!- y fuertemente la termino de atraer besándola desesperadamente.

    Kikyo se soltó y le dio una fuerte cachetada –No vuelvas a hacerlo!!! Si no puedes aceptar que ame a tu hermano, no pienso seguir siendo tu amiga, además jamás te di esperanzas, siempre fui clara contigo y te ofrecí mi amistad, lo mejor es que no nos acerquemos más! ¡Adiós!- dijo la chicha alejándose rápidamente entre los pasillos de la casa…

    FIN FLASH BACK****

    Sesshomaru: Kikyo… te perdí por cobarde, tal vez si no me hubiese callado mis sentimientos todo sería diferente, no creas que no me dolió tu muerte… Aunque más me dolió verte casándote con mi hermano…


    ·············································································

    Ahome se encontraba encerrada en la habitación, no le permitían salir a otras partes de la casa, definitivamente algo estaba mal… ¿Qué podía hacer? Apenas recordaba su nombre ¿a quién podría pedirle ayuda?

    La puerta de la habitación se abrió, ella esperaba ver entrar al único hombre que había visto desde que había despertado de su profundo sueño pero su sorpresa fue que no se trataba del mismo…

    Ahome: Quién eres tú?

    -Mi nombre es Bankotsu- dijo el hombre –Soy tu otro médico, también pienso ayudarte- él no dejaba de verla sorprendido (Es asombroso el parecido que guarda con Kikyo, nunca pensé que algo así fuese posible) pensaba.

    Ahome extrañada al ver la forma como él la miraba -¿Qué te pasa?¿Por qué me miras de esa manera?-

    Bankotsu: no nada… -su rostro entristeció- es sólo que me recuerdas a una mujer muy buena que conocí hace mucho tiempo –mintió. Dejando una bandeja con comida sobre la cama-

    Ahome: que rico huele… ¿qué es eso?

    Bankotsu: es tu comida…

    Ahome se sentó y comió como si era la primera vez que lo hacía, además sonreía con cada bocado –Ummm que rico!! Me encanta!! ¿tú lo hiciste?- le preguntó al hombre que se encontraba sentado a un lado mirándola maravillado.

    Bankotsu: q?... Ahhhh…. Si claro… yo la hice ^^ que bueno que te gustó… me alegra mucho- le dijo encantado -quiero que sepas que quiero ser tu amigo, puedes contar conmigo para lo que sea.

    Ahome le sonrió, tragó el bocado y le dijo: Gracias!!! ^^ me encantaría ser tu amiga y más si cocinas tan bien!!! Jajajaja- rió

    Bankotsu casi hechizado con la muchacha, sólo se digno a contemplarla embelezado…

    Llegó el viernes

    Ahome siempre era visitada por esos dos hombres, eran muy amables con ella, pero Náraku le inspiraba una profunda desconfianza, ella no sabía porque, pero sabía que era por deseos de él que ella estaba encerrada.
    Bankotsu en cambio se había vuelto su mejor amigo, él le traía regalos cuando Náraku no estaba y también la dejaba salir a conocer ciertas partes de la casa pero la condición era que no debía comentarle nada a Náraku ni hacerlo mientras estaban cerca las sirvientas.

    Esa mañana llegó Bankotsu algo preocupado

    Ahome: te encuentras bien?

    Bankotsu: no te preocupes… estoy bien… ¡mira!- le dijo mostrándole un paquete

    Ahome contenta –OTRO REGALO!?!?!- ^^

    Bankotsu: Ábrelo!

    Ahome sacó de la caja un hermoso vestido azul turquesa y unas finas zapatillas que le hacían juego… -VAYA!!!! Que hermoso!!!!- le dijo- voy a probármelo-
    Entonces comenzó a quitarse la ropa que cargaba puesta…

    Bankotsu: O.o!!!!! Ahome!!!! No deberías esperar que yo saliera de la habitación?- dijo totalmente sonrojado al ver su precioso cuerpo desnudo

    Ahome (con una actitud muy inocente, sin verle nada de malo): Pero eres mi amigo, eso que importa- dijo colocándose el vestido nuevo

    Al tenerlo puesto, él la ayudó a colocarse las zapatillas y como pudo colocó unos hermosos zarcillos y una peineta de piedritas que recogía su abundante melena…

    -Te ves hermosísima- le dijo el hombre que parecía atónito ante tanta belleza.

    ·····································································

    En la oficina Central:

    -QUEEEEEEEEEEEEEEE???????? Eso no puede ser verdad!!!!! Es inconcebible!!- decía Sesshomaru totalmente fuera de si

    Koga tratando de tranquilizarlo para que no siguiera gritando –Sesshomaru!! Deja el escándalo!! Si sigues así no tendrá caso, van a despedirte!!-

    Sessho: ¿Pero cómo pretendes que me tranquilice? ¡¡¡Ahora ese maldito no se conformó con matar a mendigos sino q ahora asesinó a una mujer inocente!!! Voy a ir a su casa a detenerlo!!

    Koga: No seas idiota!! No tienes una orden de cateo para poder entrar en su casa!! Puede demandarte!

    Sesshomaru tomando violentamente a su amigo de la camisa y mirándolo con sus penetrantes ojos grises helados como el hielo -¡No me interesa! Pienso matar a ese maldito con mis propias manos!!!!!- aseguró soltándolo y saliendo como llevado por el demonio…

    ··········································································

    Bankotsu y ahome se encontraban entretenidos en la habitación, con lo de los regalos, pero inesperadamente entró Náraku.

    Bankotsu algo nervioso: Señor Náraku… no me di cuenta de que había llegado…

    Náraku: Que hermosa te ves con ese vestido- le dijo a Ahome, quien había cambiado su rostro de diversión a algo de resentimiento.

    Ahome: Bankotsu sólo me estaba trayendo este vestido, no me dejaras de nuevo encerrada en este lugar, verdad?

    Náraku sólo le sonrió a la chica y miró a Bankotsu: Necesito hablar contigo de lo q te dije esta mañana. Vamos a mi despacho…
    Bankotsu afirmó con la cabeza y los dos salieron de la habitación..

    Ahome tomando la mano de Bankotsu: No me dejes aquí encerrada…

    Bankotsu volteo discretamente y le dijo en un susurro sin q Náraku lo notara: Tranquila, voy a ayudarte a salir de aquí a como dé lugar…

    Ahome al escuchar esas palabras sólo lo soltó y miró extrañada cómo se marchaban los dos cerrando la puerta de su cuarto y quedando sola en esa jaula de cristal…

    ··············································································

    Náraku sentándose en la silla del escritorio de su lujoso despacho: veo q te has encariñado mucho con Ahome…

    Bankotsu bajando su mirada: Es que… es…

    - …¿Es que sientes que con ella recompensaras el asesinato de Kikyo?- dijo Náraku completando su frase. –No seas iluso!! Cometiste ese error y nada compensara ese daño!!! Jajajaja irás al infierno de todas maneras-

    Bankotsu apretando sus puños y mirándolo con un profundo odio en sus ojos: ¡Sabes que fue tu culpa!!! Me obligaste a matarla!!! Yo no deseaba hacerlo…. Entonces una diminuta lágrima resbaló por su mejilla

    Náraku: jajajaja cállate!!! Tu decidiste que fuera así, tuviste la oportunidad de escoger entre tu vida y la de ella y reaccionaste como el cobarde que eres

    Bankotsu apretó más los puños por su furia y la fuerte presión hizo sangrar sus palmas –Tienes razón… fui un cobarde-

    Náraku: jajajaja bueno ya terminemos esta conversación, me estoy aburriendo… Lo que vine a decirte es que me llevaré hoy en la tarde a Ahome a vivir conmigo para Canadá, eres libre, ya no te necesitaré…

    Bankotsu abrió sus ojos sorprendido -¿¡¿Pero te la llevaras tan lejos?!?¿Por qué? Ella no va a querer…

    Náraku: Ella me pertenece, su vida me la debe a mi!!! Así que quiera o no será mi mujer!!!- dijo tajante –Además en Canadá le darán una nueva identidad y no tendré más inconvenientes con la familia Akagi-

    Bankotsu preocupado no sabía que podía hacer, no quería q Náraku se llevara a Ahome, sabía que ella sería infeliz, ¿pero cómo podía ayudarla en tan poco tiempo?

    Náraku se levanto extrañado de su asiento –¿Escuchaste eso?- dijo al oír un sonido

    Bankotsu: Creo que está tocando el timbre de la puerta…

    -Que extraño… no esperaba ninguna visita…- dijo asomándose a la ventana, pudo ver una camioneta muy peculiar estacionada al frente –Esa camioneta me parece conocida- dijo tratando de recordar y una imagen se le vino a la mente -MALDITA SEA!!!! ES EL IMBÉCIL DE SESSHOMARU!!!!!!-

    Capítulo VIII El precio de la libertad

    Un atractivo joven de cabello negro y ojos ámbar pálido se encontraba muy tranquilo mirando por la ventana, sin emitir ningún tipo de sonido, su mirada parecía perderse en el horizonte, dos enfermeras lo miraban a través de una pequeña ventana en la puerta…

    Enfermera 1: Fey que lástima me da ese muchacho, tan joven y bello y perdió la razón, es muy lamentable…

    Enfermera 2: Te equivocas Taki, yo he estudiado muy bien el comportamiento de ese muchacho, aparentemente fue ingresado a este hospital por que presentaba visiones de su difunta esposa, al parecer no diferenciaba la realidad y la fantasía.

    Fey esperando algo más que esa respuesta –Pero yo no veo que haya mejorado, aún no ha vuelto a la normalidad-

    Taki mirándola con aires de superioridad –Eso es porque tú no sabes ni donde estás parada, si te fijas bien ese muchacho no ha tenido más visiones-

    Fey se quedo mirando la joven q aún permanecía inmóvil a pesar de sentir la mirada de ellas… -Tienes razón… no ha presentado más esos síntomas… se estará recuperando?- dijo sonriendo

    -No podría decírtelo con propiedad, pero si te fijas en su mirada ya no se trata de una mirada perdida, más bien es como si expresara una profunda tristeza- dijo Taki sin dejar de verlo…

    ············································································

    Mientras tanto en la casa de Náraku en Hokkaido se encontraba Sesshomaru tocando insistentemente el timbre de la puerta –Sal de allí Náraku!!! Acaso no eres capaz de enfrentarme pero si eres capaz de matar a una mujer indefensa?-

    Náraku que se encontraba aún en el despacho mirando por la ventana enojado –Rayos!! Lo que me faltaba era que llegara ese entrometido… ¿Acaso conseguiría la orden de cateo?- se preguntó algo nervioso entonces volteo hacia donde se encontraba Bankotsu y le dijo –Voy a bajar a hablar con ese imbécil pero tú debes ir al cuarto de Ahome y asegurarte de que ella no vaya a salir de allí y mucho menos hacer ruido-

    Bankotsu asintió con la cabeza y salio del despacho hacia la habitación de Kagome…

    ·······En el exterior de la casa

    Sesshomaru seguía tocando el timbre pero de repente pudo escuchar su celular, se trataba de una llamada de la oficina…

    -Hola?- respondió -¿Quién es y qué demonios quiere?

    -Soy yo Sesshomaru, Koga, es una estupidez lo que piensa hacer!!-

    -Y para qué me llamas? No creas que vas a hacerme cambiar de opinión, además horita no pienso perder mi tiempo hablando contigo!!! Adiós!-

    -NOOO!!! no me cuelgues… por favor!! Debes escucharme!!!! No seas tan hostinado! Por favor debes recapacitar! Si haces lo que creo que harás no sólo te despedirán sino que van a encerrarte por muchos años y es posible q las cosas empeoren aquí en Hokkaido y en todo Japón, acaso quieres que me quede yo solo trabajando con toda estos problemas encima? Además no crees que Náraku merece un castigo peor que la muerte?-

    Sesshomaru permaneció callado por unos instantes, realmente su amigo tenía razón, se estaba dejando llevar por la ira y él sabía perfectamente que las cosas en su trabajo debían hacerse siempre pensando con la cabeza fría –Para eso me llamaste? No necesito que me digan lo que debo hacer, así que déjame en paz!- dijo cortando la llamada y guardando su móvil en el bolsillo.

    -Sesshomaru… a qué debo tu agradable visita? Acaso vienes a traerme un regalo de navidad?- saludó Náraku quien acababa de abrir la puerta instantes antes.

    Sesshomaru sintió que su sangre hervía al escuchar aquellas irónicas palabras y con un esfuerzo extra humano trató de contener sus ganas de matarlo

    ·····························································

    Ahome se encontraba encerrada en su habitación, estaba acostada en la cama y ya casi se estaba quedando dormida cuando escucho un ruido y la puerta se abrió de una forma inesperada.

    -Ahome!!!! Debemos apurarnos!! Rápido es nuestra oportunidad…- dijo Bankotsu que de una forma muy agitada se acercó a la cama, la tomó de un brazo y la levantó.

    Ahome totalmente desconcertada preguntaba –¿Pero que ocurre? No entiendo ¿Por qué estás haciendo esto? ¿Acaso Náraku se fue tan pronto?-

    -Por favor no preguntes nada ahora, debemos actuar lo más pronto posible o si no Náraku te va a llevar lejos y no voy a poder protegerte de él- le dijo mientras muy sigilosamente bajaba por unas escaleras que se encontraban detrás de la casa que llevaban a un sótano…

    ···········································

    Náraku miraba a Sesshomaru con cara de satisfacción al ver que no tenía el poder para hacer nada en su contra, mientras no tuviese pruebas tangibles y una autorización era tiempo perdido…

    Sesshomaru empuñando sus manos y frunciendo el seño con una profunda ira –Náraku eres un desgraciado!!! Sé perfectamente que tú estás detrás de las últimas muertes extrañas que han ocurrido en Japón!!! ¿Cómo puedes estar experimentando con personas?-

    Náraku sonriendo –Yo no he hecho nada… tienes que entender que yo soy un doctor, mi tarea es salvar vidas, vidas de personas, además esos cadáveres que aparecieron tengo entendido que se trataba de indigentes, sea quien sea que los haya asesinado más bien le está haciendo un favor al Japón-

    -Qué estupideces dices??? Son personas!! Nadie tiene derecho a decidir por sus vidas!! Además la última víctima no se trataba de un indigente como tú dices, era una mujer joven, era una enfermera!!! ¿Por qué lo hiciste?-

    Náraku comenzó a molestarse –Te he dicho que yo no lo hice!!! Si sigues insistiendo con esto te demandaré y haré lo imposible para que te destituyan de tu cargo!!! Eres una verdadera molestia…-

    Sesshomaru sintió demasiada ira y se abalanzó sobre Náraku tomándolo por el cuello y casi asfixiándolo –Eres un maldito imbécil!!!! Sé perfectamente que tú eres el culpable de esas muertes!!!!-

    Náraku casi sin poder hablar debido a la asfixia, pero aún así sonriéndole – Pe..ro aunque me ma..tes yo ten..go todo arre..glado no po..drás probar que soy el cul..pa..ble-

    ·································································

    -Tengo miedo, esto está muy oscuro… ¿Dónde estamos?- preguntaba Ahome que no soltaba la mano de Bankotsu quien seguía llevándola hacia el interior del oscuro sótano…

    De repente ambos se detuvieron, Bankotsu comenzó a sacar algo de su bolsillo, algo sonaba de una forma muy aguda hasta que al final con un poco de luz que entraba por algunas grietas de una puerta horizontal que se encontraba en el techo al fondo de unas escaleras (era la puerta del sótano, al parecer daba hacia un patio trasero), se trataba de un manojo de llaves
    Bankotsu mirando insistentemente y como si tratara de diferenciar una en especial, al fin dijo -¡¡¡Ésta es la llave!!!-

    -La llave de qué? No entiendo lo que quieres hacer Bankotsu… dime!-

    Bankotsu la miró y la aló del brazo y la atrajo hasta su cuerpo abrazándola fuertemente –Ahome voy a ayudarte a escapar de aquí, ya no estarás más encerrada-

    Ahome extrañada por ese inesperado abrazo al escuchar esas palabras sonrió y abrazó más fuerte a Bankotsu –¿Eso quiere decir que nos iremos juntos?-

    Bankotsu la soltó y caminó hacia puerta introduciendo la llave y tratando de abrir la puertas que se encontraba algo oxidada ya q casi nunca se utilizaba –Ahome yo no puedo acompañarte, deberás irte sola!! Si me escapo contigo no podré entretener a Náraku y lo más seguro es que nos atrapen a ambos-

    -Pero no puedes quedarte, además yo no sabre que hacer allá afuera sola… no conozco a nadie, no tengo familia y amigos, ni siquiera recuerdo si tengo a donde ir- Ahome se acercó a Bankotsu y lo tomó por un brazo –Además si Náraku se entera de que me ayudaste a escapar te hará daño- le dijo preocupada

    Bankotsu terminó de abrir la puerta y la luz del sol los cegó por un momento (ya se habían acostumbrado a la oscuridad) el la volvió a abrazar y luego se le quedó mirando tiernamente a los ojos –Ahome no te preocupes por mi, yo sabré qué hacer, además este favor te lo debo- dijo mientras dulcemente se acerco a sus labios dándole un beso al que ella correspondió muy nerviosa…

    Luego el la volvió a abrazar fuertemente, ella estaba totalmente confundida ese beso había sido muy especial para ella ¿Acaso sentía algo más que amistad por él?, parece que no había tiempo para preguntas…

    -Ahome!!! Debes salir no nos queda mucho tiempo, Náraku entrará a la casa en cualquier momento- le decía él mientras la hacía subir rápidamente por las escaleras…

    -Pero yo no quiero irme sin ti por favor!!! Quiero quedarme contigo- repetía ella tratando de detener a Bankotsu

    -Ahome yo te ame desde el primer momento en que te vi y porque te amo es que pienso hacer lo que estoy haciendo, no permitiré que Náraku te haga daño, te suplico me hagas caso, debes marcharte y buscar ayuda… Debes esconderte de Náraku por algún tiempo, yo veré la forma de acabar con él, pero debes irte… lo harás?- le dijo casi suplicándole

    Ella muy triste no pudo negarse y con la cabeza afirmo casi obligada –Pero prométeme que volveremos a vernos, muy pronto-

    -¡Te lo prometo!-

    ·······························································

    Sesshomaru totalmente molesto empujo a Náraku y este calló al suelo tosiendo
    -No pienso cometer ninguna estupidez, tú mereces algo peor que la muerte!! Voy a encontrar la forma de que te pudras en una celda por el resto de tu vida, eres una maldita sabandija!- dijo mientras se alejaba dirigiéndose a su vehículo que se encontraba en la cera del frente

    Náraku que se levantó algo aturdido pero sin perder su cínica actitud –JAJAJA creo que pasaras toda tu vida buscando pruebas, jamás podrás inculparme, además tú no eres un detective, déjale ese trabajo a tus empleados y tú ocúpate de tus asuntos-

    Sesshomaru trataba de ignorar aquellas desafiantes palabras, lo que deseaba en ese momento era sacar su revolver y acabar con esa escoria, pero debía ser fuerte, no podía dejarse llevar por sus provocaciones…

    Náraku –Imbécil. Cómo pudiste haber pensado que aceptaría esos asesinatos, he sido demasiado cuidadoso, jamás encontraran pistas de lo que ocurrió- pensó, entrando a la casa y cerrando la puerta

    Sesshomaru se subió en su auto, lo encendió y se marchó del lugar a toda velocidad cómo si pudiera descargar su ira de esa manera…
    Náraku comenzó a subir a su despacho –Bankotsu!- llamó

    Bankotsu subió las escaleras rápidamente al oír la voz de Náraku, debía apurarse o levantaría sospechas antes del tiempo que necesitaba…

    -Bankotsu!!!- continuaba llamando Náraku pero esta vez en un tono más fuerte y con algo de enojo…

    Bankotsu como pudo llego totalmente agotado al despacho, con su respiración agitada –A..qui estoy se..ñor, ¿Qué ne..ce..sita?-

    Náraku se le quedo mirando de una forma muy intimidante, como si en cada segundo que pasaba le hacía un estudio detallado, lo que hizo que Bankotsu se pusiera más nervioso de lo que ya se encontraba.

    -Pero ¿qué te sucede? Te noto muy extraño… Ocurrió algo con Ahome?-

    Bankotsu comenzó a sudar frío, la verdad no era muy bueno para decir mentiras –Claro que no!! Ahome está bien, lo que sucede es que hace rato fui a su cuarto y estaba dormida-

    -Entonces por qué estás nervioso? Y dónde estabas cuando te llame?-

    Bankotsu no sabía que decir para no levantar sospechas –Bu..eno es que yo bajé hasta mi habitación y estaba buscando las llaves de mi auto, eso era… te iba a pedir que me dejaras ir a comprar unas cosas que deseaba regalarle a Ahome antes de que se fueran hoy en la tarde para Canadá-

    Náraku se sentó en la silla de su escritorio y comenzó a buscar unos papeles y sin mirarlo le dijo –De acuerdo, entonces ve, pero debes regresar muy pronto, el chofer vendrá por nosotros en 2 horas, no pienso esperar por ti-

    Bankotsu sonrió –Claro señor Náraku! No tardaré!!- entonces se volteó, Náraku se quedo mirándolo y pudo notar que en la parte de atrás de su espalda estaba llena de una especie de tierra rojiza, abrió los ojos sorprendido y antes de que Bankotsu pudiera abandonar la habitación le gritó –Espérate un segundo!!- y se levantó y lo tomó violentamente de la trenza de su cabello –Imbécil crees que puedes engañarme tan fácilmente? Estabas en el sótano!!!!-

    Bankotsu sorprendido, no entendía como se había dado cuenta de eso –Pero señor porqué me dice eso? Yo no he estado allí, se lo juro!!-

    -Entonces cómo explicas que estés lleno de tierra rojiza en tu espalda? Crees que soy idiota? Para q sepas el único lugar que posee ese tipo de polvo dentro de esta casa es el sótano!!! ¿qué demonios estabas haciendo allí?-

    - Yo no estaba haciendo nada malo… yo…- entonces fue callado por un fuerte golpe que lo hizo caer al suelo

    -Verás lo que te va a suceder!!! Primero veré si Ahome se encuentra en la habitación- dijo mientras salía rápidamente a la habitación de ella, abrió la puerta y se dio cuenta de que estaba vacía, Ahome no estaba allí –Ese maldito de Bankotsu me las va a pagar!!!- salió de la habitación como un demonio, decidido a matar.

    Bankotsu se había levantado del suelo y de dentro del escritorio de Náraku había sacado una cuchilla –No me importa voy a matarte Náraku!!! Así dejaras de destruir la vida de los demás-

    ····························································

    Sesshomaru estaba lejos de la casa de Náraku, la verdad ya casi llegaba a su casa, pero de repente sonó su celular –Hola? ¿Quién habla?-

    -Soy yo… Koga… ¿Dónde estás?-

    -Voy para mi casa y si estás preocupado por lo que pude hacerle a esa basura puedes estar tranquilo, seguirá matando personas hasta que al fin todo el mundo se de cuenta de la verdad-

    -Vamos Sesshomaru, no seas tan trágico, vamos a incrementar la seguridad, además pronto encontraremos pistas, las cosas debemos hacerlas bien… veo que después de todo eres muy obediente xD …

    -Por que mejor no te callas? Acaso no te cansas de decir estupideces?-

    -Oye!!! No estoy diciendo estupideces… HEEYYYYY !!!!!! casi lo olvido… recuerda que hoy es la cena de navidad y prometiste que irías, si no vas ya sabes lo que te espera…

    Sesshomaru frunciendo el ceño –Ya lo sé!!!! No tienes que atormentarme cada hora!!! Yo te he di…- se quedo callado por unos segundos, algo extraño estaba sucediendo, estaba seguro de que no se encontraba solo en su auto… alguien más estaba en el asiento trasero, podía sentir su respiración, no podía arriesgarse, trancó su móvil y lentamente tomó su arma, detuvo el coche y volteo rápidamente apuntando
    -¿Qué DEMONIOS ESTÁS HACIENDO EN MI COCHE Y QUÉ QUIERES DE MI?????? Te envió Náraku Verdad?-

    Efectivamente alguien se encontraba escondido en el asiento de atrás de su vehículo, pero al oír su grito se levantó de un solo golpe, temblando…

    Sesshomaru bajó su arma y totalmente sorprendido y tartamudeando –Ki..ki..kikyo? eres tú? Pero si estabas muerta!!!!-




    Capítulo IX jugando con fuego

    Sesshomaru estaba totalmente perturbado, ¿Acaso sus ojos le estaban haciendo una jugada? Era imposible verla a ella, estaba muerta, ¿qué ocurría? Aunque él cerraba sus ojos, los limpiaba y volvía a ver, ella continuaba allí mirándolo.

    -¿Qué demonios me está ocurriendo?¿Qué es lo que quieres de mi Kikyo?¿Acaso deseas volverme loco al igual que a Inuyasha? Tú estás muerta!!!- Dijo Sesshomaru buscando valor de donde no lo tenía para enfrentar el supuesto fantasma

    Ahome algo confundida también le preguntó -¿Muerta? Yo no estoy muerta… yo estoy bien… además mi nombre…

    Entonces Sesshomaru la interrumpió, se acercó a ella y le tocó el brazo –Eres real!!! Puedo sentirte… ¿Pero cómo pudo suceder? No entiendo ¿Acaso fingiste tu muerte? ¿Cómo…?

    Ahome no sabía de qué le hablaba ese hombre ¿Fingir su muerte? ¿Por qué la llamaba Kikyo?

    Sesshomaru tratando de buscarle lógica a lo que estaba ocurriendo -¿Kikyo fue capaz de fingir su muerte? ¿Por qué? ¿Qué interés podía tener? Pero ¿Por qué me está buscando a mi?-pensaba, entonces la tomó fuertemente por los hombros y la zarandeó inesperadamente gritándole -¿Qué estás planeando Kikyo? ¿Cómo pudiste hacerle esto a Inuyasha? ¿Acaso no te bastó con destruir mi felicidad?-

    Ahome se encontraba más asustada, ese hombre estaba siendo muy agresivo con ella, no entendía por qué la lastimaba de esa forma –Yo no entiendo que me dices…Además mi nombre es Ahome! Deja de llamarme Kikyo, estás confundiéndome- replicaba ella comenzando a derramar lágrimas debido a la angustia…

    -Cómo piensas que voy a creer semejante estupidez? Tú eres Kikyo y no creas que voy a dejarme engañar!!!!- repetía él tomándola cada vez con más fuerza y rabia, estaba totalmente fuera de sus casillas.

    Ahome tratando de zafarse –DIJE QUE NO SOY KIKYO!!! SUELTAME YA!!!- le gritó e inconscientemente le dio una fuerte bofetada que lo hizo retroceder, Ahome al darse cuenta de lo que había hecho abrió sus ojos sorprendida, tapo su boca con las manos y se quedo helada.

    Sesshomaru no esperaba eso, era la segunda vez que recibía una cachetada y le había dolido tanto como la primera vez… ¿Cómo podía creer que se tratara de dos mujeres diferentes? pero ¿Qué razones podría haber tenido Kikyo para fingir su muerte? Era ilógico –una pregunta acababa de nacer en su mente- ¿Será posible que esta mujer este diciendo la verdad?-

    -Discúlpame!!! Mi intención no era hacerte daño… lo que sucede es que tu me hiciste poner muy nerviosa. Perdóname por favor –repetía la muchacha preocupada, entonces Sesshomaru subió su mirada y por unos instantes la mirada penetrante de él se clavó en sus nerviosos ojos, ella no pudo mantenerla y la bajo cerrando sus ojos, temía lo que ese hombre pudiera hacerle…

    Sesshomaru se encontraba molesto, pero más que eso lo que tenía era una fuerte confusión, no sabía que creer. Se quedo mirándola, ella permanecía escondida sin mirarlo, él podía sentir el temblor de su cuerpo, la verdad no parecía estar mintiendo, luego la detalló bien y noto que sus hombros estaban rojos debido a la forma como la había sujetado…

    -Perdóname tú a mi, te lastimé… lo que sucede es que estaba demasiado perturbado, me sorprendiste- dijo el joven tomándola suavemente por la quijada, para verla a los ojos.

    Ella lo miró, aún con algo de desconfianza -¿No estás molesto conmigo?

    El le dio una media sonrisa, casi imperceptible y le dijo –No seas tonta, no pienso hacerte daño, además yo merecía esa bofetada, tú sólo estabas defendiéndote-

    -¿Entonces ahora si me crees que no soy esa Kikyo que nombras?- dijo ella con muchas ansias de escuchar su respuesta

    -No estoy muy seguro de eso, pero necesito pruebas, ¿Cómo me lo demostrarás?-

    -Bueno yo no sé, yo sólo sé que me llamo Ahome, puedo recordarlo pero… es lo único que recuerdo-

    -¿Ahome? ¿Perdiste la memoria?- repitió Sesshomaru tratando de conseguirle lógica a lo que decía la chica

    -Si… sólo puedo recordar eso y todo lo que he vivido desde que Náraku me tenía encerrada en su casa-

    Sesshomaru se sorprendió –Entonces lograste escapar y llegaste a mi auto sin que nadie lo notara? Realmente eres muy ágil-

    Ella sonrió –Bueno, tampoco soy tan ágil, la verdad es que un hombre llamado Bankotsu me ayudó, sin él no hubiera podido escapar-

    -¿Bankotsu?- repitió –ese nombre me suena familiar… me parece haberlo escuchado antes

    -Él trabaja para Náraku, bueno él lo tiene obligado- aclaró ella

    -Ese maldito Náraku tiene mucho dinero y está asociado con el gobierno Japonés, sé perfectamente que es un delincuente, pero no puedo hacer nada en su contra- afirmó molesto apretando el volante hasta que sus nudillos blanquearon…

    -Pero no quiero que me vuelva a llevar con él, me da mucho miedo-

    El joven tomó su mano –No pienso permitir que te ponga un dedo encima, te lo prometo- (Pero que estoy diciendo? Por qué me comprometo de esta manera con una desconocida? Acaso será por su parecido con Kikyo? Aún sigo sintiendo lo mismo por ella?... que tonterías digo!!!)

    Sesshomaru encendió el auto -¿No recuerdas donde vivías o algo q más q nos ayude a ubicar a tu familia?

    -No recuerdo nada… aunque Náraku me dijo que yo había sufrido un accidente y que alguien me había dejado abandonada en el hospital, pero q al parecer nadie nunca preguntó por mi… parece q no tengo familia o tal vez se querían deshacer de mi- dijo tristemente…

    Sesshomaru la miro preocupado –Eso es imposible… si yo tuviera una mujer tan hermosa a mi lado y algún día se perdiera iría hasta el mismo infierno para poder encontrarla- (pero que estupideces digo? Definitivamente soy un imbécil!!)

    Ahome se sonrojo y algo intimidada le dijo –Gracias… ojala todos pensaran igual que tú-

    –Discúlpame, no debo ser tan imprudente…olvida lo anterior que te dije, yo voy a protegerte de Náraku, pero para ello debo esconderte por un tiempo, voy a mantenerte conmigo, así nada te ocurrirá-

    Ahome sonrió –Gracias-

    Condujo hasta su casa, mientras tanto ellos seguían armando el rompecabezas

    Sesshomaru colocó su mano en la frente pensando bien las cosas -Ahome, no puedo adelantarme a los hechos, pero no has pensado en la posibilidad de que tú seas Kikyo y que de alguna manera hayas perdido la memoria y tal vez fingieron tu muerte? La verdad es que no recuerdas nada de lo ocurrido pudo haber sucedido algo así, ¿no lo crees?

    Ahome lo miró pensativa –¿Entonces por qué recuerdo este nombre? No lo sé…-

    Sesshomaru no quiso insistir más, no tenía caso crear tantas hipótesis, lo que debía hacer era comenzar a investigar sobre la muerte de Kikyo y tratar de comprobar si se trataba de personas diferentes.



    Finalmente llegaron a su departamento… Ahome se quedo parada detrás de él, Sessho se volteó amablemente –Qué sucede? Tranquila, no deseo hacerte daño, esta es mi casa, puedes entrar-

    Los dos pasaron a la sala, pero no paso mucho tiempo cuando de repente un extraño ruido proveniente de la cocina lo alarmó (¿Se trataría de Náraku? ¿Cómo podía ser?) –Ahome quédate aquí! Iré a ver que sucede-

    Ahome algo nerviosa asintió con la cabeza, quedándose cerca de la puerta…

    Sesshomaru caminó lentamente hacia la cocina que tenía la luz encendida y sacó su arma, miró con mucha precaución y se dio cuenta de que alguien estaba agachado revisando la nevera (¿Pero que rayos?) no lo pensó más y se dispuso a tomarlo por sorpresa -¿Quién eres tú y que estás haciendo aquí?- gritó

    De repente totalmente asustado el hombre se levantó dejando ver su rostro y un pote de helado en su mano –Tranquilo!!! Soy yo!-

    Sesshomaru con cara de molestia guardó el arma -¿Qué estás haciendo en mi casa Koga? ¿Cómo entraste?-

    -Vamos… yo sé como entrar en cualquier casa, cuando trabajas con policías consigues a amigos ladrones, además el otro día dejaste un duplicado en mi coche-

    -¿Y por qué no me lo devolviste?- dijo Sesshomaru indignado.

    -¡Tú no me lo pediste!-

    -¡Pero yo no sabía que tú lo tenías!-

    -Oye, si no sabes dónde dejas las cosas Ese ya no es mi problema!- dijo mientras se llevaba despreocupadamente otra cucharada de helado a su boca.

    -Dame eso!!!- respondió Sessho quitándole el helado y metiéndolo al congelador

    -Eres un egoísta! Además a quién se le ocurre comprar un helado sabor a Zanahoria? Definitivamente hasta en eso eres aburrido!- dijo escupiendo el helado que se había metido en la boca.

    -Cállate!! Ese no es tu problema! Dime qué estás haciendo en mi casa?-

    -Imaginé que no irías a la cena de la empresa por ti solo así que vine a buscarte para asegurarme de que no faltaras- respondió

    -Yo no puedo ir a esa fiesta!! Tengo cosas más importantes que hacer-

    -AHHH si… como qué? Leer el periódico o echarle comida a los peces?-

    -Ahora si voy a golpearte!!!!- salió corriendo detrás de Koga, entonces recordó que ahome estaba en la sala, trató de detenerlo, pero fue muy tarde…
    Koga se quedó hipnotizado con la hermosa figura femenina que se hallaba de pie en la sala de su amigo –O.o!!!! Que hermosa es!- pensó -No puedo creerlo Sesshomaru ¡¡¡¡Claro que tienes cosas más importantes que hacer!!!-! Dijo acercándose a ella y tomando su mano –No sabía que las diosas podían visitarnos aquí en la tierra… mucho gusto, mi nombre es Koga-

    Ahome se quedo sorprendida, sólo miraba a Sesshomaru que tenía la cara roja de furia –…hola! Yo… me llamo Ahome…-le dijo tímidamente

    Sesshomaru se acercó a Koga y le metió un empujón alegándolo de Ahome –Déjala tranquila! Además ella no es nada mío… yo sólo la estoy ayudando, está huyendo de Náraku-

    Koga puso su rostro serio –Ese hombre es muy peligroso! Si eso es así pienso ayudarte a protegerla-

    Sesshomaru poniendo su mano en la frente en señal de resignación –No sé cómo es que somos amigos-

    Koga: tomaré eso como un sí!! xD –y dirigiéndose a Ahome –Ahora si puedes sentirte segura preciosa-

    Ahome sonrió –Gracias por querer ayudarme… de verdad se los agradezco a los dos-

    Entonces Koga tomó a Ahome de la mano –Bueno Sesshomaru ahora si podemos irnos a la fiesta-

    Sesshomaru golpeando a Koga por la cabeza -¿Estás loco? ¿No puedo estar arriesgando la vida de Ahome!! No puedo exponerla al público…-

    Koga –Pero no la estamos arriesgando… sólo iremos a una fiesta!-

    -No creo que sea conveniente- respondió

    -Vamos Sesshomaru!!!! Es una fiesta en de la oficina de investigación, sólo irán policías e investigadores del gobierno y por ende nosotros dos… ¿Acaso podría estar más protegida?

    Ahome miró ilusionada -¿Fiesta?-

    Koga: si una fiesta, tu sabes.. eso bailar, tomar, estar con mucha gente, comida… no me digas que no has estado en una…

    –Pues la verdad no lo recuerdo- dijo Ahome algo triste…

    Sesshomaru pudo sentir su aflicción, entonces pensó que lo mejor sería llevarla a distraerse, tal vez así podrían regresar algunos recuerdos a su mente…

    Al parecer Ahome había logrado ablandar el corazón de Sesshomaru… ni él mismo podía explicar su cambio.

    ················································································

    Mientras tanto en la casa de Náraku, las cosas no eran tan sencillas…

    -Creíste acaso que podrías engañarme?- gritaba Náraku, a un hombre que se encontraba totalmente lastimado y bañado en sangre en el suelo de la habitación…

    -Yo no iba a seguirte el juego por segunda vez Náraku!- dijo y un buche de sangre se escapo entre sus labios…

    -Eres un imbécil Bankotsu!!!! Pero si quieres que perdone tu miserable vida dime para dónde se fue Ahome!!!- dijo sujetándolo fuertemente por la camisa

    -No sé donde está ella, pudo ir a cualquier parte…- mintió, él sabía perfectamente que Ahome se había subido al vehículo del policía, (él la había subido, para ser más exactos) pero no estaba dispuesto a decirlo.

    Náraku lo lanzó al suelo y le dio una fuerte patada por el estomago lo que hizo que un nuevo buche de sangre saliera dejándolo privado por unos cuantos minutos, el dolor que le brindaba su lastimado cuerpo era alucinante, pero aún así no pensaba blandear…

    -Dime para dónde se fue Ahome o te voy a matar ahora mismo!!!!- dijo sacando la cuchilla que originalmente había tenido él mismo y enterrándola en su hombro…

    Bankotsu gritó ahogadamente, el dolor de la cuchilla dentro de su piel era intolerable, sentía como se le desgarraba cada músculo interno, el sudor pronto comenzó a resbalarse por su frente…

    -Vas a decirme? Habla!!! No seas imbécil!- le gritó

    -No… no.. pienso… decirte… nadAAA!!!!- su dolor se multiplicó cuando Náraku lleno de ira comenzó a retorcerle la cuchilla dentro de su piel

    -No te duele??? Dilo de una vez!!!! Acaso quieres convertirte en un héroe? –rió sádicamente ante el dolor de Bankotsu- No sabía que los cobardes podían transformarse….- dijo sacando la cuchilla arrebatadamente de la piel.

    Bankotsu se quejó muy débil, su cuerpo casi no respondía a sus órdenes, la sangre estaba esparcida por el suelo –Máta… me! No pien…so decir…te nada! No voy a ser tu cóm…plice una… vez más!- musitó con mucha dificultad

    Náraku se llenó de una profunda ira ¿Cómo era que un simple empleado lo desafiaba de esa forma? Para él matar no era un reto, la verdad lo había hecho muchas veces –¿Deseas morir?- dijo empuñando el arma –¡¡¡¡¡Pues entonces muere de una vez!!!!!-


    Capítulo X “Una fiesta algo peculiar”

    Sesshomaru y Koga después de una encarnizada discusión sobre quién llevaría a Ahome en su auto decidieron que lo mejor sería ir los 3 en un mismo vehículo.
    Llegaron al lugar, Koga venía sosteniendo la mano de Ahome, Sessho fingía no importarle, pero la verdad no se le hacía muy gracioso… Pero antes de cruzar la puerta Koga se detuvo como si hubiese visto un espanto…

    Koga O.O

    Sesshomaru se le queda mirándo -¿Qué te sucede?¿Por qué te detienes?-

    Koga algo entrecortado pero tratando de disimular -Nada… ¿Por qué preguntas?-

    Sessho: Pues… no sé tienes una cara de tonto más de lo normal-

    Koga ¬¬ -¿Podríamos hablar un momento a solas?-

    Sessho –Pues si no hay más remedio-

    Entonces lo dos le dijeron a ahome que esperara un momento y se aislaron un poco, Koga trataba de alejarse más pero Sesshomaru molesto le dijo -¿Pero para dónde me vas a llevar? Habla de una vez!-

    Koga –De acuerdo… que impaciente eres… ¬¬ Ok ok… bueno lo que ocurre es que olvidé algo…

    Sesshomaru –Tú cerebro?-

    Koga –Ya!! Sesshomaru estoy hablando en serio!!!!-

    Sessho sin prestarle mucha atención a su berrinche –Bueno habla de una vez! No tengo toda la noche!!!-

    Koga ¬¬ de acuerdo… lo que ocurre es que olvidé que había invitado a Ayame a la cena U.U

    Sessho: y yo que tengo que ver con eso?

    Koga soltando un suspiro –Lo que ocurre es que si me ven llegar contigo y con Ahome no me van a creer que sólo es mi amiga… además nadie pensará que es tu novia… es obvio que nadie piense q puedas tener alguna novia con tu carácter-

    Sessho ¬¬

    Koga –En serio!!!… por eso tengo un plan-

    Sessho (Hayyyy noo! Un plan de Koga, tengo un mal presentimiento)

    Koga –Hazme caso!... primero llegaré yo a la fiesta, los saludaré a todos y luego tú llegarás con Ahome-

    Sessho ¬¬ (¿Pero qué se cree este imbécil? ¿Acaso cree q no tengo mejores cosas que hacer que estar payaseando en está fiesta q aparte de todo, me tocó venir obligado?)

    Koga notando la mirada de molestia de su amigo –Bueno tomaré eso como un sí ^.^-

    ·······························

    Una hermosa chica de cabello rojo y ojos azules esperaba impaciente la llegada de su novio…

    -No entiendo por qué Koga está tardando tanto amigas… Será que no va a venir?- dijo la chica en un tono preocupado a sus amigas que la acompañaban

    -Claro que si Ayame… tú sabes como es Koga, le encanta dárselas de importante-

    La otra chica que se encontraba a su lado apoyando esas palabras –Sí, Yumi tiene mucha razón, ese Koga es un pesado! No sé cómo te gusta… a mi quien me encanta es…-

    Yumi –Deja de decir eso Eri!! Te he dicho que Sesshomaru será sólo para mi! Es mi jefe y por lo tanto yo soy la que tiene derecho a tenerlo, yo lo ví primero!!-

    Una tercera chica que había permanecido callada, algo distante de la conversación al fin se incorporó y les dijo –Ya cállense! Es estúpido que estén peleando por Sesshomaru… Él es muy serio, jamás se voltea a mirar a ninguna chica de la oficina… para mi que tiene un romance escondido… o una novia oculta…-

    Eri –JA!!!- rió enfadada en un tono irónico –Yuca deja de decir tonterías… si Sesshomaru tuviese una mujer ya me habría dado cuenta!!! Soy su secretaria recibo todas las llamadas y los mensajes que le llegan y jamás he visto alguno de una mujer que me parezca sospechoso…

    Yuca –si tú lo dices-

    Ayame sonriendo –Muchachas miren!!! Llego mi Koga!!! Ahhh que feliz estoy ^,^

    Koga se acercó a la mesa en donde se encontraba ayame –Hola muñeca… disculpa que llegara tarde pero…- no pudo terminar de decir la frase cuando de repente la chica se le tiró encima abrazándolo, casi lo hace caer al suelo – O.O vaya… yo también tenía ganas de verte pero… ^.^-

    -Que bueno que llegaste mi amor- decía la chica guindada a su cuello…

    Koga ^.^ que bueno que te alegra verme muñeca… pero me estás asfixiando *.*

    Ayame –Oops! ^.^ perdón!-

    Eri –Heyyyyy muchachas!!!! Miren quien llegó *///* es mi Sessho!!! No puedo creer que halla venido a la fiesta ^.^

    Yumi y Yuca ^/////^ -¿En serio está aquí? ¿Pero si él nunca viene a este tipo de reuniones? ¿¿Dónde está???-

    Eri O.o ooohhhh! Nooo…

    Yumi/yuca: ¿Qué? ¿Qué está pasando?

    Eri: T.T viene con una chica…

    Yumi/yuca: O.O noooooooooo!!!!! T.T lo perdimos…

    Eri tratando de darse esperanzas –Bueno pero q venga con una chica no quiere decir que se trate de su novia, puede ser una amiga, o tal vez su hermana…

    ·························································································

    Todos se quedaron sorprendidos al ver llegar a Sesshomaru y a Ahome a la fiesta, era inevitable sentir las miradas de todos sobre ellos, para Ahome era demasiado incomodo, los hombres se la devoraban con la mirada por su inconfundible belleza y las mujeres la destrozaban por la envidia de estar con Sesshomaru… Entonces bajó la mirada y caminó más rápido

    Ahome (¡Que horror! No me gusta que todos me estén mirando de esa forma!!! Que vergüenza! ¿Sesshomaru por qué tiene que caminar tan rápido? aún no sé manejar bien estos tacones… Espérame por favor!) pensaba mientras trataba de alcanzarlo, él parecía no prestar ningún tipo de atención a nada, sólo caminaba con un estilo arrogante hacia la terraza de salón…

    Las zapatillas turquesa que cargaba eran espectaculares, pero ella no las dominaba muy bien, el tacón era demasiado delgado. Pensó en tomar a Sesshomaru del brazo para poder sostenerse pero en su intento el tacón se rompió y sin poderlo evitar Ahome perdió el equilibrio y se fue al suelo –Sesshomaru!!- gritó, él se volteó extrañado y vio a Ahome tirada en el piso…

    Yuca/Yumi/Eri: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA… que tonta! No sabe caminar con tacones JAJAJAJA

    Otra de las mujeres presentes murmuraban –Parece que es muy bonita pero no tiene nada en la cabeza, Sesshomaru es un tonto ¿Cómo le pudo gustar una muchacha así?

    Sesshomaru miró con mucha ira a todas las personas que secreteaban entre si –Estás malditas fiestas están llenas de imbéciles- Dijo enfurecido mientras ayudaba a Ahome a levantarse, ella al apoyar el pie soltó un grito de dolor y se dejo caer de nuevo pero antes de que rozara el suelo él la sostuvo y la levantó en sus brazos llevándola a la terraza que se encontraba sola…

    Yuca/Yumi/Eri (Qué envidia!!!!! No me importaría que se me partieran todos los tacones que tengo en mi casa con tal de que Sesshomaru me cargase como a ella) pensaban igual al mismo tiempo…

    Ahome estaba muy avergonzada, sus ojos estaban totalmente cristalizados, estaba aguantando las ganas de llorar, no quería darles más razones de burla a aquellas desagradables personas…

    Koga observó todo preocupado y sin pensarlo se soltó bruscamente de Ayame y se fue detrás de ellos para asegurarse de que Ahome estuviese bien…

    Ayame desconcertada y molesta al ver la actitud de Koga-¿Pero por qué tienes que ir???? Tú no tienes nada que ver con ella!!!-

    ··························································

    Mientras tanto en la terraza

    -Soy una tonta… perdóname Sesshomaru, hice que pasaras una gran vergüenza-

    Él colocándola en un banco que allí se encontraba, se arrodilló y le quitó con mucha delicadeza la zapatilla –¿Te duele?- preguntó y ella negó moviendo la cabeza, entonces él doblo un poco su tobillo para asegurarse de que no hubiesen lesiones y allí ella si gritó –AHHHH!!! No me toques!!!- dijo alejándose

    Sesshomaru preocupado se levantó –Perdóname! No quise lastimarte, sólo quería saber si había fractura…

    Koga en ese momento entró –Tú no eres médico Sesshomaru! Debías esperar que yo llegara, podías lastimarla más!!!-

    Esas palabras fueron muy hirientes, él solo quería ayudar, además conocía de primeros auxilios –Lo siento, creo que sobro en este lugar- dijo mientras se daba vuelta para alejarse (Que idiota soy!!! Además ya no me interesa saber nada de ella! Toda la vida me trajo problemas… no pienso buscarme más)pensaba mientras caminaba hacia el salón de fiesta…

    Ahome trató de levantarse –No Sesshomaru!! Yo no quería que te sintieras mal!! Yo fui una tonta, yo sólo grité porque me dolía pero agradezco mucho que hallas querido ayudarme, no te vayas por favor!!! Te necesito!-

    (Te necesito) esas palabras se repitieron en su mente, lo que hizo que se detuviera (¿Pero qué demonios me pasa? Tengo que irme! Que se quede con Koga, parece que siempre voy a estar relegado a un segundo plano… no pienso sufrir como la última vez, adiós!) Pensaba, entonces sólo dijo –Lo siento Ahome, tienes a Koga para que te ayude… yo estoy sobrando en este lugar- dio dos pasos más para alejarse, pero Ahome esta vez entre sollozos le suplicó –Yo sólo puedo confiar en ti, no me dejes sola por favor, tú eres el único que puede ayudarme! Te necesito!!-

    Koga se dio cuenta de que al parecer el que estaba sobrando era él y al ver el sufrimiento de Ahome dijo –Sesshomaru discúlpame, no debí decirte esas cosas, yo soy el que tengo la culpa… Ahome no tiene nada que ver, ella quiere que te quedes-

    Sesshomaru se volteó y miró la cara de preocupación de Ahome y no pudo pensar más en irse –Voy a quedarme pero sólo porque odio al maldito de Náraku y no pienso dejar que se salga con la suya, así que cuando consiga a tu familia niñita espero que no me molestes más!!!-

    Ahome bajo la mirada y le dijo –Esta bien… - L

    Koga miró el tobillo de Ahome y dijo –Ahome sólo tiene una torcedura, por eso es el dolor, vamos para mi coche, allí tengo unos vendajes, se los colocaré y podrás llevártela Sesshomaru-

    Koga caminó en dirección al salón –Vamos Sesshomaru, trae a Ahome, no puede caminar por si sola- le pidió de una forma muy melancólica, sentía que esa batalla la tenía perdida, al menos esa noche…

    Sesshomaru la alzó hasta el coche y Koga la vendó, le dio algunas instrucciones para bajar la inflamación y unos medicamentos que llevaba en su botiquín…

    Koga dándole las llaves a Sesshomaru–Llévate mi coche-

    Sesshomaru: ¿Pero cómo te vas a ir?

    Koga: No te preocupes, llévate a Ahome de aquí, yo tuve la culpa por obligarte a traerla… me iré en un taxi o Ayame me llevará.

    Sesshomaru -…..- no dijo nada, pero se despidió con una media sonrisa, subió al auto y se marcho hacia su casa…
    ······································································

    Los 2 estaban muy agotados, Sessho volvió a cargar a Ahome y la llevó hasta su cuarto donde la acostó en la cama.

    -¿Tú dónde dormirás?- preguntó ella al ver que él sacaba una de las almohadas de la cama matrimonial

    -En el apartamento sólo hay un cuarto, así que dormiré en el sofá…- respondió mientras sacaba de la cajonera un camisón para que ella pudiera usar como pijama

    -Pero estás seguro? Ese sofá es muy incomodo y pequeño para ti (claro mi sessho es todo musculoso y alto…. Bueno sigo con la historia) si quieres mejor yo me quedo allá, no quiero incomodarte- continuo ella

    -Cámbiate y duerme… mañana tengo muchas cosas que hacer- le dijo fríamente saliendo de la habitación…

    Ahome se cambió y se acostó, las luces se apagaron automáticamente, todo estaba impregnado del perfume de él, no supo si eso tenía algo que ver pero, fue la primera noche de su nueva vida que dormía tan placidamente, tal vez porque se sentía protegida o algo más q ella aún no conocía…


     
  2.  
    Misuzu

    Misuzu Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    hola yo acabo de leer todo elfinc no lo habia seguido antes , perdon, ojala y puedas poner los otros capitulos que te faltan para terminar de leerlos e ir a la par con el que te recortaron ok.
    te cuidas
    bye bye

    mizusu
     
  3.  
    maria_pamela

    maria_pamela Grumete

    Piscis
    Miembro desde:
    26 Marzo 2006
    Mensajes:
    104
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    amix yo soy fiel seguidora de tu ficc, y sabes me encanta solo q falta capitulos para q estes en dodne t quedaste, pero esta bueno ,me encanto leerlo de nuevo, siguelo pronto x favor, tienes mucho talento apra esto, siguelo ok

    Atte:

    Pamela
     
  4.  
    User-X

    User-X Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    WOOOW!!, dejame decirte que tu FF es una joya, enserio ¡Es exelente!, neto que desde que desaparecio el señor F5 del mundo de los FFs, ya no habia leido ninguno que me mantuviera pegado al monitor hasta la ultima letra, ¿de casualidad no eres el?, es que tambien tu forma de redactarlo es muy parecida, bueno, en fin, te felicito, eres un gran escritor o escritora, espero que pongas pronto los proximos capitulos por que tu ff si me dejo de a tres, esta muy interesante, incluso me recuerda un libro que lei hace ya un buen ratote, en fin... ¡¡CONTINUACION PORFA!!
     
  5.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    37471
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    ^^ vaya pensé que nadie se había dado cuenta de que había colocado esta discusión, por eso ni me preocupaba por colocarles la otra parte pero muchas gracias maria_ pamela no sabes como me anima saber que hay personas que disfrutan tanto de lo que escribo, también le agradezco a misuzu y a user X muchisimas gracias :llorar1:y no, no soy f5 siempre me he llamado hibary aqui en el foro y soy mujer :fiesta2:... te agradezco tus palabras y espero que sigas la historia hasta el final.

    Capítulo XI “El poder de una venganza”

    Sesshomaru pasó la mayor parte de la noche en vela, tenía demasiadas dudas, todo lo que estaba ocurriendo lo tenía perturbado, ¿Ahome o sería más bien Kikyo… por qué le estaba ocurriendo eso a él? Qué debía hacer? Todas estás incógnitas le robaban el sueño.

    -Ahome… No entiendo por qué llegaste a mi… ¿Acaso sería el destino? Será una nueva oportunidad?... Pero?- se preguntó preocupado- ¿Será verdad eso de que no eres Kikyo? Pero si resulta ser que si eres… Tendrás que regresar con tu esposo y yo quedaré peor que antes- Toda la noche estuvo dando vueltas sin poder dormir, a momentos lograba descansar un rato, pero los recuerdos de vez en cuando se filtraban en sus sueños y lo hacían regresar.

    Las horas pasaron lentamente para él, luego de una larga noche los destellos de sol iluminaron la acogedora sala, Sesshomaru decidió levantarse, no tenía sentido tratar de dormir cuando se le hacía imposible, entonces entró al baño, se quitó la ropa y abrió la llave de la ducha, duró un buen rato bajo el agua tratando de relajar un poco su agotado cuerpo, era una sensación muy agradable sentir las gotas resbalándose por su espalda, cerró los ojos y sintió un alivio hasta que un ensordecedor gritó al parecer proveniente de Ahome lo sacó de su respiro… -¡AHOMEE!!!- gritó él totalmente alterado, tomó la toalla lo más rápido que pudo, se la colocó en su cintura y salio semidesnudo en auxilio de Ahome

    -Ahome!!!¿ Qué te ocurre?- preguntó exaltado mientras encendía la luz, ella se encontraba aún en la cama, apartó las sabanas y observó que estaba muy alterada y gritaba aún sin abrir sus ojos –Ahome es una pesadilla!!! Despierta!! Por favor no es nada!- le repitió mientras el alma le regresaba al cuerpo, la verdad era que había pensado lo peor con ese grito, pero al parecer sólo se trataba de un simple mal sueño.

    Ahome continuaba llorando y forcejeando, la respiración era muy violenta y aunque se trataba de un sueño tenía su rostro empapado en lágrimas, Sesshomaru para tranquilizarla ya que estaba muy agresiva, la abrazó fuerte y comenzó a acariciarle el cabello –YA! Ahome se trata es sólo una persadilla, debes despertar!-

    Ahome pudo escuchar su voz y comenzó a abrir sus ojos algo asustada aún –Sesshomaru???... él está muerto- dijo y se abrazó fuertemente a él llorando con más intensidad.

    -¿Quién está muerto? ¿De qué hablas Ahome? Sólo fue un mal sueño, debes olvidarlo

    -Nooo! Era él… Bankotsu! Él está…- no pudo seguir hablando ya que los gimoteos se lo impedían

    Sesshomaru se levantó –Espérate, voy a traerte un calmante- dijo saliendo de la habitación…

    15 minutos más tarde, ella se encontraba algo más serena

    -Ahora que estás más tranquila, podrías decirme qué fue lo que exactamente soñaste?- dijo él sentándose a una esquina de la cama…

    Ahome con un rostro de inmensa tristeza respondió –Él… se encontraba tirado en el suelo totalmente empapado de sangre y trataba de levantarse… pero –paro un momento agobiada por el intenso nudo en su garganta y dos lágrimas más rodaron por sus mejillas - pero… no podía hacerlo… yo sólo lo miraba, tenía mucho miedo, no sé pero no podía moverme, entonces en ese momento él me miró y me dijo que esperaba que yo fuera feliz… que… que lo perdonara y… y luego no se movió más y llegó Náraku, me sujetó fuerte y comenzó a hundirse en el suelo y a llevarme consigo!! Fue aterrador, parecía tan real…-

    A Seshomaru la expresión le cambió a preocupación –Pero… esto no puede ser, debe tratarse de una simple pesadilla, si! eso es… una simple pesadilla- pensó, -Ahome! Ya tranquilízate, mírame- le pidió mientras la tomaba de la quijada –Debes olvidar ese sueño… ahora vístete que vamos a salir-

    -¿Salir? Pero… mi zapato se rompió! y… no-

    -No me digas nada, ya sé, pero no importa, ponte el vestido q traías ayer, no te preocupes iremos a comprarte ropa y unos cuantos zapatos, eso te va a alegrar el día, no conozco a una mujer que no le encanté salir de comprar-respondió él mientras buscaba su ropa en el closet y salía de la habitación.

    Ahome se quedo viéndolo salir, Sesshomaru era un hombre muy apuesto y aunque deseaba aparentar frialdad la verdad era que se trataba de un hombre muy dulce, ella sonrió y recogió el vestido q él le había dejado sobre la cama.

    -Ya estoy lista, pero qué me coloco de zapatos?- le dijo ella asomándose por el umbral de la puerta…

    -Te compraré unos en el centro comercial, no te coloques ningunos-

    -Pero voy a andar descalza en la calle? Se me van a ensuciar mis pies- replicó ella algo confundida.

    -No te vas a ensuciar los pies- afirmo él mientras se terminaba de acomodar la corbata.

    -Pero cómo? Acaso voy a volar o qué? HEYYYYY- gritó ella mientras él la tomaba por sorpresa y la levantaba en sus brazos.

    -Te llevaré cargada… Así no te ensuciaras los pies-

    Ahome estaba atónita –Estás loco? No puedes hacer eso!-

    -Claro que sí puedo- dijo él saliendo del apartamento y bajando hasta el coche, las personas lo miraban extrañadas, pero él parecía ignorarlas, subió a ahome en el asiento del copiloto y luego subió él encendiéndolo y arrancando del lugar velozmente.

    No hablaron en todo el camino, hasta que finalmente llegaron a un lugar muy hermoso, era una tienda muy grande y en las exhibición se podían ver desde afuera muchas cosas, ahome esta muy emocionada y a la vez nerviosa, no era muy común q ella pudiese estar libre, además casi no conocía nada, o al menos no lo recordaba.

    Él se bajo del coche y abrió la puerta del lado de ella –Sujétate fuerte- fue lo único que le dijo y la volvió al alzar en sus brazos. Entraron a la lujosa tienda y de inmediato dos muchachas se acercaron…

    -Señor Sesshomaru… que bueno que viene por aquí… pero… q le sucedió a su… amiga?- dijo la chica algo confundida al ver a ahome en sus brazos…

    Sesshomaru bajó a ahome y la sentó en un sofá q se encontraba cerca, dirigiéndose a las vendedoras –Quiero que le muestre a la joven todos lo zapatos q ella desee ver y algunos vestidos… bueno lo q ella quiera- agregó

    La vendedora sonrió y le dijo a Ahome –Sígame señorita, le mostraré lo último de la moda-

    Ahome miró a Sesshomaru –Pero no quiero ir sola- dijo algo incomoda y avergonzada…
    Él la miró algo despreocupado y le dijo –Ve con la muchacha, ella sabe más que yo de estas cosas, tranquila yo te esperaré aquí- entonces marcó su celular y comenzó a hablar…

    Ahome no tenía más remedio que ir sola. Se probó miles de cosas, todo le quedaba muy bien debido a su estilizada figura…

    Vendedora: Ese pantalón rosa le queda muy bien con esos zapatos blancos, además la franelita tiene piedras rosadas, se le ve muy bien, sólo falta algo- entonces sacó una hermosa cartera con pedrería rosa y una peineta… -Aunque todo lo q se ha probado le luce también- sugirió la empleada.

    En ese momento llegó Sesshomaru y se quedó hipnotizado con la belleza de ahome… tratando de disimular –Ya… ya escogiste qué te llevaras? Aparte de lo que tienes puesto…-

    Ahome mirando toda la ropa que se había probado –Ummm… es q no sé… todo está muy lindo pero… no sé cual llevar… ayúdame a escoger por favor- le pidió.

    -Tú que crees? Todo le quedó bien- Preguntó él a la empleada

    -Claro! Su novia tiene un cuerpo muy bonito, toda la ropa se le ve muy bien, ahh y los zapatos y los demás accesorios- respondió la empleada sonriéndole.

    -Entonces llevaremos todo… y ella no es mi novia- aclaró

    -Si yo no soy su novia- repitió Ahome bajando la mirada…

    Cuando estaban pagando sonó el teléfono de él, entonces extrañado -¿Koga?¿Qué querrá?-

    Sessho: -Hola?-

    Koga: Sesshomaru! Necesito que vengas pronto a la oficina… algo no anda bien!-

    Sessho: Qué sucede?

    Koga: creo que es mejor que hablemos personalmente…

    Sessho: De acuerdo en un momento estaré allá…

    Ahome le pidió a Sesshomaru que la llevara consigo, no deseaba por nada del mundo quedarse sola de nuevo y menos con la pesadilla que acababa de tener, mientras iban en el carro rumbo a la oficina ella le preguntó –¿Me vas a ayudar a encontrar a Bankotsu? No quiero que muera… por favor!-

    -Yo haré todo lo posible por ayudarte, aunque te digo que es muy difícil, además no creo q Náraku mate a su propio ayudante-

    -Pero es que él me ayudó a escapar!... No sé pero Náraku me parece un hombre muy peligroso-

    Sesshomaru esquivó su mirada, él sabía perfectamente que si las cosas habían ocurrido como ella decía, tal vez ese tal Bankotsu si estaría en peligro… Aunque no se podía adelantar a los acontecimientos y mucho menos podía hablarle sobre sus hipótesis a la chica, entonces sólo agrego para tranquilizarla –No te preocupes Ahome te prometo que encontraré a Bankotsu-
    Ella sólo asintió con la cabeza, ninguno de los dos dijo palabra alguna hasta que llegaron a la oficina…

    Cuando subieron Koga se acercó rápidamente a Sesshomaru, tenía una cara de preocupación –Hola Ahome!- dijo saludándola con un beso en la mejilla

    -Hola!- respondió ella

    Koga le dijo unas cosas en el oído a Sesshomaru y éste luego le dijo a ella –Ahome por favor espérame aquí, tengo que hablar algo muy delicado con Koga-

    Ahome sólo afirmó moviendo la cabeza y se sentó en una especie de sala de espera que se encontraba en el lugar, vio que los dos cruzaron una puerta blanca… No le gustaba la idea de quedarse sola en ese lugar, aunque tampoco podía ser estar todo el tiempo detrás de él…

    Los minutos parecían correr más lentos, se sentía muy fastidiada, además una mujer desde un escritorio cercano la veía de una forma desagradable… -¿Cuánto se tardará Seshhomaru? Ya quiero irme de éste lugar…- pensaba mirando la puerta, de repente la curiosidad la invadió completamente, ¿Qué habrá detrás de esa puerta? ¿Por qué tanto misterio? ¿Sería muy grave que ella entrara?, aunque así quisiera no podría ya que la mujer q la miraba desde la esquina tal vez de impediría el paso…

    -Eri!!! Puedes venir por favor? Necesitamos tu ayuda- se escuchó desde el fondo del pasillo…

    -Ya voy!!!!- respondió la chica que inmediatamente se levantó y se perdió entre los pasillos del lugar… Al parecer era la oportunidad perfecta que ella tenía de ahogar su curiosidad…

    -Que bien!!! Ahora iré a buscar a Sesshomaru y a Koga- pensó mientras se ponía de pie y se dirigía a la puerta, giró la perilla y entró sigilosamente…La habitación estaba sola, hacía mucho frío, daba la impresión de estar en una clínica, algo parecido a un pabellón, una de las paredes estaba forrada de metal y tenía una especie de divisiones con agarraderos, en el centro de la habitación había una gran lámpara que iluminaba una camilla que cubría algo con un manto azul… Al fondo detrás de la camilla había otra puerta.

    -¿Qué habrá detrás de esta manta? Y ¿Dónde está Sesshomaru?- se preguntó- Seguramente está detrás de esa puerta- caminó pasando al lado de la camilla, toco la perilla de la 2da puerta, pero sintió mucha curiosidad, deseaba saber qué se escondía debajo de la manta, algo la llamaba a ver… -Bueno no hay nadie aquí, esto será un secreto- se dijo mientras sigilosamente descubría lo que había encima de la camilla, sintió algo de miedo y para no flaquear decidió quitarla completa de un solo tirón…

    -Por Dios!!!! No puede ser!!!!- Ahome sintió un dolor muy fuerte en su corazón, no podía creer lo que estaba viendo, de la impresión comenzó a gritar con toda la fuerza que sus pulmones le permitían… -Ayúdenme!!!!! Auxilio!!!-



    Hospital psiquiátrico de Tokio…

    -Gracias Señorita, es muy amable, hubiese sabido que habían enfermeras tan hermosas en este hospital, no me habría graduado de abogado- decía un apuesto joven que venía de visita al hospital… -¿Cómo crees que está mi amigo? Agregó

    La efermera algo incomodada por los ataques del joven le dijo –Él está bien, parece que lo van a dar de alta muy pronto, lo que sucede es que todavía no a pronunciado ninguna palabra desde que llegó, es muy extraño, lo único que hace es leer y mirar por la ventana… tiene suerte de tener una habitación con una bonita vista…-

    -Eso es verdad, y también tiene suerte de tener una enfermera tan hermosa-

    -¿Usted no venía a visitar a su amigo?- dijo ella tratando de esquivarlo

    -Es cierto ^^ - respondió, abriendo la puerta de la habitación…

    Inuyasha se encontraba sentado en su cama, leyendo, no se inmutó al sentir la presencia de su amigo, parecía ignorarlo por completo…

    Era la primera vez que Miroku lo veía desde que había sido internado en el hospital –Hola Inuyasha! No sabes cuantos deseos tenía de verte… apenas ayer tus padres me avisaron que podías recibir visitas, eso es buena señal, quiere decir que muy pronto estarás recuperado y podrás salir de aquí- Él esperaba que al menos Inuyasha lo mirara a los ojos, eso lo desanimo mucho –Inuyasha, todos deseamos que regreses, tu familia y tus amigos te apreciamos demasiado, yo sé que fue muy fuerte haber perdido a Kikyo y a tu hijo de esa manera, pero estoy seguro de que ella no estaría feliz de verte en estas condiciones, debes enfrentar la realidad!!- se levantó de la silla y caminó por el cuarto, tratando de amenizar el ambiente tenso q se sentía –Es muy bonita la habitación, aunque es mejor la tuya- dijo mientras se volvía a sentar y trataba de buscar la mirada de Inuyasha que se encontraba concentrada en el libro…
    Pasaron unos minutos y nada, al parecer no conseguiría nada esa tarde, entonces decidió irse, se dirijió a la puerta y la abrió pero antes de que se marchara pudo escuchar -¡Miroku!- Éste se volteó sorprendido
    -Inuyasha! ¿Dijiste mi nombre? Puedes repetirlo?- expresó totalmente sorprendido… (¿Sería que lo imaginé?)

    -Quiero regresar al mundo real, tengo demasiadas cosas pendientes por hacer-

    -¿Qué cosas Inuyasha? No entiendo de qué estás hablando-

    Los ojos de inuyasha mostraban un rencor infinito entonces le respondió –Voy a acabar con los malditos que destrozaron mi vida!!!!-


    Capítulo XII “Una no tan agradable sorpresa”

    Los gritos de Ahome eran tan fuertes que claramente se escucharon en la habitación de junto en la que se encontraba Koga y Seshomaru…

    -Ese grito es de Ahome!!!!!- Aseguró Sesshomaru totalmente alterado…

    -Vamos a ver! Ojala no sea lo que estoy pensando- dijo Koga mientras seguía a su amigo que había salido velozmente en auxilio de ahome.

    ···························································

    Era terrible lo que ella estaba viendo, se trataba de él, el hombre que la había ayudado a escapar de Náraku, era una imagen aterradora, su cuerpo estaba gravemente herido, tenía muchos moretones y sangre, tanto en su cuerpo como el rostro, además de cortadas, pero la más impresionante era una enorme abertura en el pecho que dejaba ver su piel interna, eso y su palidez demostraban que se trataba de un cuerpo exánime, Ella se alejo un poco, pero sus piernas parecían querer flaquear, respiraba con mucha dificultad, sentía q todo se volvía borroso, hasta q su vista se oscureció de repente y no supo más de ella.

    Cuando los amigos entraron a la habitación ahome se encontraba tendida en el suelo, sin sentido, al parecer la impresión había ocasionado en ella un shock. Sesshomaru al verla así se desesperó demasiado y corrió a levantarla del suelo…

    -Ahome!! Ahome respóndeme por favor!!! Ahome!!- repetía angusatiado –Koga!!! Pero que haces allí parado? Has algo!! Tu eres doctor, revísala has que se despierte YA!!!!!!!!!-

    -Oye no me grites!!- dijo mientras la tocaba revisando sus signos vitales –No exageres, ella sólo se desmayó de la impresión… levántala la llevaremos a una de las habitaciones q están desocupadas.-
    Ambos caminaron rápidamente y la acostaron en la cama, Sesshomaru estaba muy preocupado, no se alejaba ni un segundo de ella, lo que fue notado por Koga.

    -Veo que te has encariñado demasiado con esa chica, estoy impresionado con tu actitud Seshomaru-

    Él lo miro enojado –No digas estupideces!!!!! Yo sólo estoy algo preocupado!! ¿Qué querías?¿que no me importara y la dejara tirada en el suelo?... quiero que sepas que hago por ella lo que haría por cualquier persona que necesitara mi ayuda, para eso me entrenaron, para proteger a las personas que lo necesitan!-

    Koga permaneció callado unos segundos, sabía que su amigo no estaba diciendo la verdad, lo conocía demasiado bien y nunca lo había visto comportarse de una forma similar –Sesshomaru, recuerda que tú ya no eres un agente de investigación, tu puesto es mucho más importante, no deberías compenetrarte tanto con las víctimas, ese trabajo le corresponde a tus subordinados-

    -Sabes que esto es diferente!!!!!!-

    -Diferente por qué Sesshomaru?? Porque te estas enamorando de ella?-

    Sesshomaru lo miró más alterado y empuñando sus manos –Maldita sea Koga!!!!!! Yo no estoy enamorado de ella! Deja de molestarme o olvidaré que somos amigos y te partiré la cara!!!!-

    -El golpearme no hará que ocultes el sol con un dedo… no puedes encubrir algo q se te nota a flor de piel… crees que puedes engañarme?-

    Sesshomaru se puso rojo de la ira – ¿Cómo puede decir esas cosas?¡yo no estoy enamorado de esa muchacha!!!!!! No lo estoy… es sólo que ella… es sólo que ella se parece a Kikyo y eso me confunde, por eso siento la necesidad de protegerla, pero no es nada más… no puedo enamorarme de alguien sólo por el parecido que guarda con otra persona…- pensaba

    Koga sabía q tal vez no era adecuado los comentarios que había hecho, entonces pensó en disculparse –Sesshomaru, discúlpame… yo no debí decirte esas cosas… creo que ese no es mi problema… Además no tengo intenciones de perder a mi mejor amigo-

    Sesshomaru se quedo cayado y salió de la habitación sin siquiera mirarlo a los ojos…
    Sería verdad lo que su amigo le había dicho… tal vez si… primero su vida se había complicado con Kikio y ahora la aparición de esa muchacha, que podía tratarse de la misma Kikio lo estaba volviendo loco… ¿Qué sucedería si estaba enamorándose realmente de ella?¿Qué sucedería cuando recuperara la memoria? Era muy probable que ella tuviese familia, quizá estaría casada o lo que es peor aún ¿Qué sucedería si ella al recobrar su memoria resultara que efectivamente se tratase de Kikyo? –Sesshomaru bajó hasta la cafetería, necesitaba despejar su mente, de tanto pensar le había comenzado a doler la cabeza –Dios si ella es Kikyo, yo… yo no sé que haría… creo que Koga tiene razón, no me había dado cuenta pero creo q me estoy enamorando solo por segunda vez- bajó su mirada y se apoyó en la mesa –Yo no puedo seguir con esto, debo alejarme de ella… creo q sería lo mejor… yo no estoy en condiciones de protegerla, además ese no es mi trabajo, yo soy un fiscal, no un investigador…

    -Su café señor..- dijo una voz conocida.

    -Koga! Pero qué haces aquí?-

    -Vine a disculparme contigo… no debí decirte esas cosas, t prometo que no lo volveré a hacer- dijo Koga sonriéndole y sentándose en la mesa…

    -Koga.. no tienes por qué disculparte, tienes razón en lo que me dijiste, por eso voy a contarte algo que te he estado ocultando y luego necesito pedirte un favor-

    -Oye no me asustes amigo… pero claro yo te ayudaré en lo que pueda-

    Sesshomaru tomó un sorbo del café y reunió valor para confesarle a su amigo todo –Bueno… Recuerdas lo que te conté de Kikyo?-

    -Sí… la esposa muerta de tu hermano de la que te enamoraste-

    Sesshomaru sacó su cartera del bolsillo y comenzó a buscar algo –Ella un día cuando todavía éramos amigos, me regaló una foto… yo siempre la he conservado, claro eso era algo q yo no deseaba decirle a nadie, pero creo q es el momento de que tú la veas… tal vez entenderás mi inusual comportamiento- dijo mientras le daba en la mano a su amigo una foto algo vieja…

    Koga algo desconcertado la tomó y comenzó a detallarla –¡¡¡¡¡¡¡¡POR DIOS!!!!!!!!! Es… es… es… AHOME!!!!! Pero cómo es posible? Ella está muerta!!! Pero cómo?- repetía koga totalmente exaltado –ELLA ES KIKYO!!!! ¿Por qué NO me lo habías dicho? Es demasiado importante…

    -Lo que sucede es que no estoy seguro de que ella sea Kikyo… ahome perdió la memoria… pero asegura llamarse así, además yo creo q hay posibilidades de q se trate de 2 personas diferentes-

    -Estás loco? Son las mismas! Acaso no lo ves? Su parecido es impresionante… Además si perdió la memoria es más posible que sean las mismas, no te das cuenta de que desapareció una y la otra apareció luego? Es demasiada coincidencia, tal vez fingieron la muerte de Kikyo y no sé lavaron su cerebro o tal vez perdió su memoria en un accidente o algo!!!!!-

    -Lo mismo que estás pensando lo pensé yo… pero no sé que hacer… yo quiero investigar cómo fue que llegó ahome a manos de Náraku… y quiero descubrir quién es ella en realidad…-

    Koga se sentó y vio con lástima a su amigo –Sesshomaru, yo sé que tu desearías que no se tratase de la misma Kikyo, pero no debes hacerte falsas esperanzas… te estás enamorando de nuevo de esa chica… ¿sabes que ocurriría si ella recobra su memoria? Estoy casi seguro de que ella es Kikyo, así que se iría con su esposo, con tu hermano y serían muy felices, tendrían bebés y tú te quedarías de nuevo solo y más enamorado que antes-

    Sesshomaru algo incómodo por los comentarios de su amigo –Ya sé qué ocurriría!!! No debes repetírmelo crees que soy tonto? Siempre lo pienso, pero.. qué se supone que debo hacer? Dejarla sola y que la vuelva a secuestrar Náraku?-

    -Sabes que no me refiero a eso… ¿Le comentaste de esto a su familia?-

    -NO! ¿Cómo crees? No puedo darle falsas esperanzas a su madre… sufriría mucho, debo estar seguro de que es ella antes de hacer algo parecido-

    -Seguro que es sólo por eso que no lo has hecho? Recuerda que no sólo la madre tiene derecho a saber de la noticia-

    -¿Qué demonios quieres decir Koga? Dímelo de una vez!-

    -Vamos Sesshomaru… yo creo q tú no quieres que Inyasha se entere de lo que está pasando, creo q temes que al saberlo él se recupere y venga a quitártela de nuevo-

    -No seas imbécil!!!! Mi hermano está enfermo… él está en un hospital psiquiátrico, cómo piensas que en esas condiciones me voy a ponerme a decirle esas cosas? Él no entendería nada, él está perdido en otro mundo, sólo los médicos pueden recuperarlo, además quizás duren años en poder hacerlo-

    -Tal vez tengas razón o tal vez no… él puede recuperarse en cualquier momento y cuando lo haga creo que vas a tener que contarle la verdad, él tiene derecho a saberlo-

    -¿Acaso piensas delatarme?-

    -Claro que no! Yo no haría eso jamás!! Esa será tu decisión no pienso meterme en eso- aclaró Koga, devolviéndole la foto… - y…¿cuál es el favor que necesitas?-

    -Necesito que me ayudes a descubrir la verdad… no importa cuan dolorosa sea-

    -No puedo negarme Sesshomaru… claro que te ayudaré! Para eso son los amigos-

    -Gracias!- dijo sonriéndole a su amigo –Dime otra cosita… ¿Ahome está bien? La dejaste sola… debemos subir porque si se despierta seguramente todavía va a estar muy alterada…

    -No te preocupes- respondió Koga –Le suministre un calmante, al menos dormirá toda la tarde…

    -Ahhh… bueno…. Entonces está bien… ¡Espera un momento!… creo q está sonando mi celular

    Sessho: aló? Quién habla?

    ¿?: soy yo hijo… tu padre

    Sessho: Ahhh hola papá, cómo estás?

    Inutaisho: Bien hijo… todos estamos muy bien y felices, te tengo una sorpresa, sé que te va a alegrar mucho…

    Sessho: una sorpresa? Sabes q no me gustan las sorpresas… dime qué es por favor!

    Inutasisho: mejor voy a dejar que la misma sorpresa sea la quien te lo diga…

    Sessho: qué??? De que estás hablando papá…

    ¿?: Hola Sesshomaru!

    Sesshomaru sintió que su sangre se helaba… esa voz… esa voz… era de…

    ¿?:acaso no me reconoces? Soy tu hermano… no te alegra escucharme? He vuelto…










    Capítulo XIII “Un sentimiento que lastima”

    Sesshomaru sintió que su sangre se helaba… esa voz… esa voz… era de…

    ¿?:acaso no me reconoces? Soy tu hermano… no te alegra escucharme? He vuelto…
    ····················································

    Esto no puede estar ocurriendo! Cómo es posible que Inuyasha se recuperara tan pronto… ¿Qué demonios voy a hacer ahora? ¿Qué haré?- se preguntaba Sesshomaru sin pronunciar ninguna palabra…

    Inuyasha: Sesshomaru qué te ocurre? Acaso no estás feliz al saber que me he recuperado?

    Sesshomaru titubeando –Yo… yo… ¿Qué cosas dices? Claro q estoy feliz de q estés bien, es sólo que no me esperaba una sorpresa así… yo… estoy impresionado…

    -Ahhh que bueno hermano, por un momento me asustaste… creí q no deseabas volver a verme- dijo el chico estupefacto

    -Pero dime algo… ¿desde cuando saliste del psiquiátrico? ¿por qué no me habían dicho nada?-

    -Bueno lo q ocurre es que salí hoy… yo ya me encontraba bien, pero decidí q hoy era el día en q regresaría a mi casa… He regresado para tomar venganza!-

    -¿Venganza? Tranquilízate inuyasha… debes recuperarte, no quiero q te metas en problemas, déjame las cosas a mi… yo conseguiré a los culpable de la muerte de Kikyo… Pero por favor no te metas en esto-

    Inuyasha río satíricamente -¿Cómo demonios me pides eso?¿Acaso no sabes q yo fui el q perdió a su esposa, a su hijo y casi pierdo mi propia vida?-

    -Dame un poco de tiempo Inuyasha… por favor! Te prometo que lo haré rápidamente, pero por favor no puede exponerte a un peligro q no conoces-

    -Entonces mañana mismo viajaré para Hokkaido, te ayudaré a investigar-

    Sesshoamru palideció de repente, su corazón se agitó –NO!!! No puedes venir para acá… yo… yo horita estoy en una importante caso q no puedo dejar a un lado… Además prefiero trabajar solo! Si vienes vas a traerme problemas, no quiero exponerte a un peligro q desconozco, si te pasa algo mi padre no me lo perdonaría-

    -Pero q te pasa? ¿Acaso crees q soy un niño al que le tiene q cambiar los pañales? Yo sé cuidarme solo!! Yo lo q creo es q no deseas ayudarme porque crees q lo q me sucedió no es importante!!! Si no deseas ayudarme tan solo dímelo, yo puedo hacerlo solo!- replicó muy enojado el hermano menor

    -Tranquilizate inuyasha, estás equivocado, yo deseo ayudarte, es sólo q necesito q me des un tiempo para hacer las cosas a mi manera, te prometo q te daré las respuestas en poco tiempo, por favor confías en mi?- le suplicó

    Inuyasha se quedó callado por unos instantes, realmente no esperaba dejarle toda la responsabilidad a su hermano, él quería tomar venganza por sus propias manos, pero su hermano parecía tener razón, tal vez debía dejarle una oportunidad, no muy larga, si le ayudaría descansar unos días más –De acuerdo Sesshomaru, pero espero seas muy rápido en eso… no pienso esperar mucho tiempo- Aclaró no muy convencido de su decisión

    Sesshomaru soltó un suspiro y le dijo –Gracias Inuyasha… te prometo q no voy a defraudarte, muy pronto cobraremos venganza por lo q ocurrió, confía en mi- ambos cortaron la llamada…

    Koga que se encontraba frente a él sentado en la mesa, al escuchar parte de la conversación entendió de una vez lo que al parecer estaba ocurriendo -¿Y ahora qué se supone que harás? Tu hermano no tardará en enterarse de que tienes a su mujer y no le has dicho nada, creo q mientras más tardes en decírselo, peor va a ser cuando todo se descubra-

    Sesshomaru tomó su cabeza y cerró los ojos preocupado –Deja de mortificarme!! No puedo decirle que Kikyo está viva porque no estoy seguro de que efectivamente se trate de ella. ¿Acaso no lo entiendes?-

    -Las cosas se están complicando Sesshomaru… necesitamos comenzar a armar este misterio-

    -Si… no podemos darle más largas a esto, ¿Cómo podemos comprobar la identidad de Ahome? ¿Qué pruebas podemos hacerle?-

    Koga comenzó a pensar –Veamos… pues… tú dices q Kikyo estaba embarazada cuando murió verdad?-

    -Si… pero tal vez perdió al bebé antes de despertar y recuperar la memoria-

    -Pues eso lo podemos saber, llevaremos a ahome a un médico especialista que es muy amigo mío… él dirá si ella ha estado embarazada alguna vez en su vida-

    Los dos subieron camino a la habitación de Ahome, en el asesor Koga recordo algo q se le había olvidado comentarle a Sesshomaru cuando estaban hablando debido a la distracción q habían tenido con ahome

    -Sesshoamru olvidé decirte que entre las ropas de Bankotsu se encontraba este medallón de oro- dijo mientras lo sacaba de su bolsillo y lo ponía a la vista, se trataba de un hermoso medallón que en su parte frontal tenía escrito el nombre de Ahome y por detrás llevaba gravado un extraño signo…

    -Koga, no sé q pensar… tal vez Bankotsu estaba enamorado de Ahome y deseaba regalarle eso… no sé-

    -Puede que tengas razón, aunque este signo en la parte posterior me intriga mucho… me parece conocido-

    -Pues eso no creo q tenga mucha importancia, seguramente es el signo del lugar en donde la mandaron a hacer o algo- agregó Sesshomaru sin prestar mucha atención…

    -Bueno de todas formas tome unas fotos para investigar, recuerda q no podemos dejar ninguna pista por fuera, toma!- le dijo a su amigo acercándole el medallón y entregándoselo en las manos

    -¿Por qué me lo das? Guárdalo tú, yo no lo quiero- respondió él devolviéndoselo

    -Te lo estoy dando para que se lo entregues a ella, si ese hombre la ayuda a escapar, dio su vida por ello y deseaba entregarle ese medallón lo mínimo q podemos hacer es entregárselo… no crees?-

    Sesshomaru tomó de nuevo el medallón en sus manos y lo guardo en el bolsillo de su abrigo

    ··························································

    Mientras tanto en la hermosa mansión Akagi en Tokio…

    Inuyasha: Miroku… sentí muy extraño a mi hermano, algo no anda bien…

    -¿Por qué lo dices?- preguntó Miroku algo desconcertado

    -Lo que pasa es que el saber que yo estaba bien después de estar internado 8 meses, al parecer la noticia no le agradó mucho, por el contrario lo note muy nervioso-

    -¿Nervioso?-

    -Sí, cuando le dije que iba a ir hasta Hokkaido cambió su tono de voz, se puso muy tenso y prácticamente me suplicó que no fuera-

    -Pues analizando las cosas desde tu punto de vista creo q tienes mucha razón, es extraño que tu hermano se comporte de esa forma-

    -Lo sé- dijo el muchacho mientras caminaba a su habitación –Creo q voy a esperar un corto tiempo, si Sesshomaru no me entrega respuestas llegaré de sorpresa a su casa, debo saber qué le está ocurriendo-

    ·················································································
    4 Días más tarde

    Sesshomaru se encontraba en su oficina leyendo unos documentos algo distraído… sacó el medallón y comenzó a detallarlo concentradamente… era muy hermoso, se trataba de oro sólido, además el detalle de las letras estaba muy bien trabajado y el signo de atrás no dejaba de ser un enigma… De pronto el fuerte sonar del teléfono lo sacó bruscamente se sus pensamientos, tocó el botón para contestar y preguntó -¿Qué sucede Eri?-

    -Bueno jefecito, lo que pasa es que el doctor Koga Hikaya lo busca-

    -De acuerdo déjelo pasar- ordeno algo extrañado ¿Desde cuando Koga pide permiso para entrar a algún lugar? Pensó. Inmediatamente la puerta se abrió y entró su amigo con un sobre en la mano…

    -Aquí traigo los resultados de las pruebas que le hicimos a Ahome- añadió mientras se sentaba con un rostro de inusual seriedad y sacaba los documentos del sobre.

    -¿Qué ocurre Koga? Dime qué dicen!!!- exigió preocupado

    Koga soltó un suspiro y se dispuso a explicarle a su amigo –Lo que sucede es que el los exámenes que le hicimos a Ahome nos dan resultados muy contradictorios, la verdad ahora estoy más confundido que antes –

    Comenzándose a exasperar -¿A qué te refieres? Dilo de una vez por todas!!!!-

    -Bueno lo que sucede es que… Ahome al parecer nunca pudo haber estado embarazada, no parece haber sido fecundada en ningún momento, su matriz está intacta-

    -Pero es una tontería tal vez como ese bebé no llegó a crecer no tuvo cambios en su cuerpo- replicó sesshomaru tratando de conseguirle lógica a las palabras de su amigo.

    -Tal vez podrías tener razón, pero cómo explicas que Ahome sea virgen?-

    Sesshomaru abrió los ojos totalmente sorprendido y no pudo decir palabra alguna por unos instantes -¿Es virgen?-

    Koga miró los exámenes médicos y dijo –Por supuesto, de eso no hay dudas… con estás pruebas estaba casi seguro de que se trataba de otra mujer y no de Kikyo-

    Sesshomaru sonriendo –Eso quiere decir que ellas dos no son las mismas mujeres!?!?!?!-

    Koga bajando su mirada –No te emociones tanto, aún no he terminado de decirtelo todo – Sesshomaru sólo se limitó a observarlo atento y algo impaciente –Bueno Sessho, lo de la virginidad es algo relativo, tal vez ella se mando a reconstruir o algo, hay muchos métodos ahora para ese tipo de pequeñeses-
    Sesshoa interrumpió a su amigo algo incómodo -¿Qué estupideces estás diciendo? ¿Para qué haría ella algo semejante?-

    -Óyeme Sesshomaru… eso yo no lo sé, yo sólo estoy dando mi opinión, tal vez ella no tuvo q ver en eso, o quien sabe que razones pudo haber tenido. El hecho es que le mande a hacer otros exámenes y descubrí que ella tiene el mismo tipo de sangre que la difunta, la misma estatura, el mismo peso, además de todos los rasgos similares que ya habíamos notado-

    -Puede tratarse de una simple coincidencia… tal vez son hermanas gemelas, puede ser q la hallan robado cuando nació y la madre tal vez no se dio cuenta-

    Koga miró algo preocupado a su amigo q trataba de encontrar una esperanza de que Ahome fuese otra mujer y no la misma q lo destrozó en el pasado –Vamos amigo, eso es casi imposible, la madre dio a luz en una clínica, además es una locura, de ser así no creo q hasta ahora esa chica halla aparecido, esa familia es muy conocida, ella se habría dado cuenta de que había una chica idéntica a ella-

    -Tal vez lo supo pero no le dio importancia, o de repente ella no vivía en Japón y nunca supo-

    -Ahhh si… entonces explícame que hace aquí y por qué habla perfectamente bien el idioma?-

    Sesshomaru se levantó enojado y abrió las cortinas de la oficina de un solo tirón… abrió una pequeña gaveta q se encontraba en el estante de la biblioteca y sacó una caja de cigarros, encendió uno, le dio un largo jalón y luego botó por la ventana el humo tratando de tranquilizarse

    Koga lo miró extrañado y le dijo –Tenemos 2 años siendo amigos y jamás te había visto fumar, no sabía que lo hacías-

    -Lo había deje hace un tiempo… Pero en estos momentos lo necesito-

    -No seas tonto Sesshomaru!!! Las cosas hay q afrontarlas, todavía hay 2 pruebas q nos van a dar con toda seguridad la verdad, no debes desesperarte-

    -¿Cuáles pruebas?-

    -Enviaré por fax a la oficina de Tokio las Huellas dactilares de Ahome, y las compararán con las huellas que se guardaron en el informe forense, luego de que comprobemos si son las mismas, extraeremos el cuerpo que supuestamente está enterrado en la tumba de Kikyo, si hay un cuerpo averiguaremos de quien se trata, aunque lo más seguro es que se encuentre vacía si ocurre lo que creo-

    Sesshomaru permanecía mirando por la ventana y fumando ahogado en sus confusiones –Veo que no me necesitas… puedes seguir investigándolo todo, sólo te pido un favor…-

    -¿Cuál?- preguntó Koga

    -Si Ahome es Kikyo, quiero q seas tú el que se encargue de llevarla con su familia, yo… pienso renunciar e irme del Japón…

    -Pero qué estupideces dices? No seas tonto! Por favor hay demasiadas mujeres en el mundo como para q t pongas con esas niñadas, REACCIONA!!-

    -Por favor sal de mi oficina!- le ordenó sin mirarlo a los ojos en un tono riguroso

    Koga lo miró molesto y salió sin titubear –Como quieras!-

    -Maldición!!!- dijo mientras golpeaba la pared, -no entiendo por qué me afecta tanto… ¡que imbécil eres Sesshomaru! Te estás ilusionando como un idiota! Igual que antes, igual q siempre!!! Debería irme de una vez y decirle a mi hermano toda la verdad, creo q me hago más daño con esta situación…

    -Sesshoamru!!- se escucho una voz suave desde la puerta, este volteó y rápidamente se dejo ver Ahome quien corrió y se lanzó en sus brazos –Sesshomaru, me hicieron muchas pruebas extrañas y me inyectaron como 10 veces!!! ¿Por qué no estuviste conmigo? Me dejaste sola!!- le reprocho la chica sin soltarlo…

    -Discúlpame Ahome lo q pasa es que yo no podía ir… tengo muchas cosas q hacer, tienes q entender q debo cumplir con mi trabajo-

    Ella levantó su mirada y se quedó mirándolo fijamente a los ojos, sonrió y le dijo –Tienes mucha razón, aunque todo hubiera sido mejor si hubieses estado a mi lado- Sesshomaru al tenerla tan cerca y escuchando esas dulces palabras sintió una incesante necesidad de probar sus labios, contener sus deseos resultaba un colosal esfuerzo, sin poder evitarlo la abrazó trayéndola más a él como si su mente hubiese perdido el poder de sus actos y acercó sus labios a los suyos hasta un punto que podía sentir su temblorosa respiración, era muy curioso, pero ella no era la única que temblaba, él también estaba nervioso como si fuera la primera vez que besaba a una mujer, ella cerró sus ojos esperando aquel beso que él deseaba con locura, entonces él hizo lo mismo y al rozar suavemente sus labios un recuerdo se apoderó de su mente…

    ···············FLASH BACK·····················

    La hermosa chica tenía la cara empapada de lágrimas, pero no podía hacer nada más, el destino había decidido por ella –Lo siento Sesshomaru, yo no te amo, no sabía que te habías enamorado de mi, además cómo me dices hasta ahora lo que sientes? Pensé que sólo me veías como una amiga-

    Sesshomaru la tomo por los hombros fuertemente –¿Amigos? Siempre estuve enamorado de ti, pero me lo callé porque soy un estúpido cobarde, temía que si te confesaba mis sentimientos no volverías a acercarte a mi- sin soltarla la acercó más a él –No puedo permitir que seas su novia, termina con Inuyasha!- le suplicó –Yo estuve primero, mucho antes que él, no es justo!!!- y fuertemente la termino de atraer besándola desesperadamente.

    Kikyo se soltó y le dio una fuerte cachetada –No vuelvas a hacerlo!!! Si no puedes aceptar que ame a tu hermano, no pienso seguir siendo tu amiga, además jamás te di esperanzas, siempre fui clara contigo y te ofrecí mi amistad, lo mejor es que no nos acerquemos más! ¡Adiós!- dijo la chicha alejándose rápidamente entre los pasillos de la casa…

    ···············END FLASH BACK·····················

    Sesshomaru Abrió sus ojos y alejó a Ahome dándole la espalda –Perdóname Ahome… yo… yo no sé que me ocurrió, soy un imbécil, no debí hacer algo así-

    Ahome sorprendida –Yo no tengo nada que perdonarte Sesshomaru, tú no hiciste nada, yo fui la que propicie todo, discúlpame-

    A Sesshomaru le temblaban las manos, sacó otro cigarro y lo encendió –Ya casi termino Ahome, dentro de un momento nos iremos, imagino q debes tener mucha hambre, espérame un momento afuera mientras recojo las cosas- le pidió mientras colocaba el cigarro en su boca y comenzaba a arreglar unos documentos…

    Ahome bajó la mirada algo consternada -¡ Que tonta soy, Sesshomaru sólo desea ayudarme, no creo q nunca le interese como mujer… pero qué cosas digo??? Deseaba ese beso? No entiendo q me paso… ¿Por qué me sentí tan extraña? Y ¿Por qué estoy tan triste… acaso sería por su rechazo? ¿Qué rayos estoy sintiendo?

    -¿Por qué me está pasando esto? Nunca me había sentido de esta forma... No puedo enamorarme de ella!! Maldición!! Lo más probable es q ella sea la mujer de mi hermano, la misma que me rechazó en el pasado… No sé que hacer! Si me aprovecho de su estado, cuando recupere la memoria ella me va a odiar, además va a recobrar sus sentimientos por mi hermano… debo alejarme de todo esto, voy a llamar a mi hermano…- dijo mientras tomaba el teléfono. Marco el número de la casa con mucha dificultad, realmente no deseaba hacerlo, pero no podía seguir dándole largas al asunto, en la casa contestaron…

    ¿?: Hola… ¿Quién habla?

    -Soy yo, Sesshomaru, ¿con quién estoy hablando?-

    -Hola Sesshomaru!! Es Itzayoy… que bueno que llamas!! ¿Cómo estás?-

    Sessho: Bien Gracias… necesito hablar con Inuyasha…

    Itzayoy: Ahh mi amor, él acaba de salir con tu padre y con Miroku, creo q iban a comprar unas cosas… ¿Qué quieres que le diga?

    Sessho: No nada… no es nada importante, yo lo llamo luego.

    Itzayoy: Ok… está bien… cuídate… un beso!

    Sessho: Gracias igualmente adiós…

    Sesshomaru colgó el teléfono, había intentado hacer las cosas bien, pero ahora ya no pensaba llamarlo de nuevo, la verdad sabía lo que debía hacer pero no deseaba hacerlo. Salio de la oficina y Ahome estaba sentada en la sala de espera, los dos bajaron y se subieron al auto, en el camino ninguno de los dos hablo ni miró al otro, hasta que Sesshomaru preguntó -¿Te gustaría comer en un restaurant o prefieres que compre para llevar?

    Ahome lo miró con una expresión de aflicción –No deseo bajarme en ninguna parte, la verdad ya no tengo hambre-

    -Pero debes comer, no has comido nada y hoy te sacaron sangre, debes estar muy débil-

    -No quiero nada… discúlpame Sesshomaru, Gracias por preocuparte por mi-

    Él se sintió culpable de la tristeza de ella, entonces para compensar su culpa trato de animarla y le dijo -En la casa te voy a preparar una comida a la q no vas a poder negarte, vas a ver-

    ·······························································

    Los dos se sentaron a la mesa, Sesshomaru preparo una cena deliciosa y Ahome se la terminó completa, por el contrario a él le costaba pasar cada trago de comida, trataba de fingir bienestar para que ella no notara su sufrimiento, luego de q la hermosa jovencita terminó la comida él recogió los trastes…

    -Yo te ayudo- le dijo ella, pero él no se lo permitió, por el contrario le pidió que se acostara temprano…

    Ahome no quiso llevarle la contraria y se fue a la habitación. Luego de poner las cosas en su lugar él se dirigió al pequeño bar que se encontraba en la sala y sacó una botella de Whisky, y salio hacia el gran balcón del apartamento que tenía una hermosa vista de la ciudad. Encendió otro cigarrillo y comenzó a beber de la botella, deseaba ahogar el dolor que sentía en el alcohol… esa noche deseaba olvidarse de todo lo que le lastimaba el alma…

    Capítulo XIV “Embriagado de amor”

    Sesshomaru estaba muy abatido, la situación que estaba atravesando era demasiado confusa y al parecer el final que le esperaba no sería de ninguna manera feliz para él, parecía que esa palabra no se había hecho para él.

    Sentado en el suelo del balcón el frío viento movía los platinados cabellos que la cola no sostenía, habían pasado 3 horas sumergido en su soledad y sólo le quedaba ¼ de la botella de Whisky y 2 cigarrillos, al parecer todo ese alcohol y nicotina no habían sido capaz de borrarle su sufrimiento a pesar de sentir que ya no gozaba de sus sentidos completamente… Con dificultad se pudo levantar del suelo, se sostenía de las paredes para no perder el equilibrio, al parecer el alcohol no había pasado desapercibido por sus venas…

    Mientras tanto Ahome no podía dormir bien, a veces sentía que el sueño le ganaba la batalla, pero sólo podía dormir por minutos, siempre se despertaba atormentada por sus dudas y preocupaciones, la cama parecía enorme, daba vueltas y vueltas pero no encontraba acomodo, entonces sólo permanecía mirando el techo, sin podre sacarse de la mente las dudas que la acongojaban…

    -Desearía saber quién demonios soy en realidad, ¿Tendré una familia?¿Por qué no puedo recordar nada?¿Náraku me habrá dicho la verdad?¿Qué es lo que me está pasando con Sesshomaru?- todas esas preguntas retumbaban continuamente en su mente, al parecer las respuestas estaban muy lejos de ser conocidas por ella, ya había pasado un buen tiempo desde que se había despertado en un mundo nuevo y ningún recuerdo había regresado… Sentía miedo al pensar que tal vez tendría que vivir el resto de su vida sin recordar nada más que su supuesto nombre…

    Un fuerte sonido proveniente de la sala la hizo sentarse de un impulso en la cama, al parecer algo como un vidrio se había roto o eso parecía, sin pensarlo dos veces se colocó la bata y salió rápidamente para ver que había ocurrido –Sesshomaru!!!! Estás bien????- exclamó al ver que él se encontraba en el suelo con su brazo lleno de sangre y rodeado por vidrios…
    -Sesshomaru!!!! Por Dios que ocurrio? Por qué estás así?- Le preguntó al ver que se quejaba pero no podía ponerse de pie…

    -No te preocupes, te juro que esta cortada que me hice en el brazo es lo que menos me duele en estos momentos- dijo con algo de torpeza, definitivamente estaba borracho…

    -¿Qué te pasa? ¿Te duele otra cosa? ¿Por qué hablas así?- le preguntó preocupada, era la primera vez que ella lo veía en ese estado, nunca había visto a un borracho… bueno no que ella recordara, por lo tanto no entendía muy bien lo que estaba pasando… Pero al ver que la sangre no paraba de fluir, con todas sus fuerzas apoyo el brazo de Sesshomaru en su espalda y lo alzó
    -Ahggg… por Dios Sesshomaru! Eres demasiado pesado!.... ayúdame a llevarte al baño!- dijo casi sin aliento, pero decidida prácticamente lo llevó arrastras hasta al baño y lo sentó en el suelo, abrió el botiquín y sacó unos algodones, gasa y alcohol… con la gasa y un poco de agua con alcohol, delicadamente limpió la sangre, al parecer al caerse había roto la botella y él se había apoyado sobre los vidrios y se había hecho 2 cortadas, una en su mano y otra en su brazo… la de la mano era por fuera de su puño y parecía ser la más profunda, ella luego de desinfectar y quitar algunos vidrios que se habían incrustado en las heridas vendó su manó y brazo, le quitó su camisa y su abrigo que olía demasiado a alcohol y volvió a arrastrarlo hasta la habitación donde lo acostó en la cama, al parecer estaba dormido… ella parada junto a la cama sólo se limitaba a observarlo preocupada -¿Qué más podía hacer?... al menos sus heridas ya no sangraban… ella le comenzó a quitar los zapatos y sus medias, fue hasta el baño y recogió la ropa que había dejado tirada, pero al levantar su abrigo algo dorado y pesado calló al suelo haciendo mucho ruido, sorprendida lo levantó, se trataba del hermoso medallón de oro, cuando lo volteó observo que tenía su nombre tallado -¡Esto es hermoso! Es… es… Bellísimo- pensó –Pero… ¿Sesshomaru lo compraría para mi? No entiendo…

    Ella volvió a guardar el medallón y entró a la habitación colocando la ropa doblada en la silla de la peinadora, él parecía continuar dormido; La chica al ver que dormía tranquilo se levantó y pensó que lo mejor sería dejarlo descansar, se acercó hasta Sesshomaru y acarició su rostro, para su sorpresa él le tomó la mano suavemente… abrió sus ojos que descubrían toda la amargura y tristeza que llevaba dentro

    -Discúlpame Sesshomaru… yo no quería despertarte… yo…-

    Él se sentó en la cama con algo de dificultad y se quejó al apoyar su mano, Ahome lo ayudó a levantarse… -Sesshomaru no te apoyes con esa mano, recuerda que te la lastimaste con los vidrios…-
    Él joven sólo dejó escapar una débil sonrisa y tomó su mano nuevamente besándola delicadamente, Ahome se sonrojó y le preguntó -¿Por qué haces eso...? no entiendo-

    Sesshomaru la abrazó fuertemente y le dijo –No puedo seguir ocultándote la verdad… voy a decírtelo todo…- esas palabras preocuparon a Ahome, antes deseaba saberlo todo, pero a veces temía que la verdad no fuese la mejor opción-
    Entonces él decidido sin mas rodeos empezó a hablar –Ahome, la razón por la cual yo me he comportado distante contigo en ocasiones se debe a que estoy enamorado de ti, yo te amo demasiado… - ella sorprendida –¿Me amas? Pero… -

    -Por favor déjame terminar- le pidió, ya que no era fácil para él hablar de esas cosas –Yo te amo… pero sé que no puedo estar en tu vida porque tú eres Kikyo… y tú ahora no lo recuerdas, pero estás casada y cuando tu memoria regrese vas a recordar el fuerte amor que sientes por mi hermano y yo… y yo de nuevo seré el que sobre en el final feliz de tu vida… por eso me tragaba las ganas de decirte lo que siento… yo no deseaba confundirte más y tampoco alimentar mis estúpidas esperanzas de estar contigo…

    -Pero… pero, yo no soy Kikyo… me entiendes? Estás confundido- replicó ella tratando de aclarar algo de lo que ella ni si quiera estaba totalmente segura.

    -No sabes cuánto deseo que tuvieras razón… Pero dime algo… ¿recuerdas algo más que nos ayude a comprobar que efectivamente tu eres Ahome?-

    Ella agachó su mirada algo desilusionada –No… no recuerdo nada más-

    Sesshomaru sintió que el nudo que tenía en su garganta se acrecentaba, tragó saliva con algo de dificultad y sintió mucha tristeza, pero los hombres no debían llorar… así que esa amargura debía guardársela sin importar el daño que le producía dentro… Parecía que ya no habían más motivos que cobijaran sus ya casi extintas esperanzas, al parecer ya todo dependía de las pruebas que Koga estaba buscando… pruebas que no parecían cambiar lo que ya casi estaba determinado como verdad.

    Ahome observo como Sesshomaru sólo se encogía de brazos y tomaba su cabeza que al parecer le dolía… entonces no pudo aguantar las ganas de abrazarlo –No me importa quien sea yo en realidad, de lo que estoy segura es que no deseo que te alejes de mi- dijo mientras se abalanzaba sobre él y lo abrazaba fuertemente quedando ella sobre él en la cama, los dos se miraron fijamente a los ojos –No me hagas las cosas más difíciles Ahome, no sabes cuánto te deseo y el esfuerzo que he hecho por no besarte y tenerte en mis brazos-

    Ahome lo beso suavemente en los labios –Pase lo que pase esta noche… te juro que no me arrepentiré-

    Sesshomaru no pudo seguir conteniendo sus pasión reprimida entonces la volteó, se posó sobre ella y comenzó a besarla apasionadamente como si esa noche fuera la última de su vida, ambos se acariciaban conociendo sus cuerpos, la suave piel de ahome quedó descubierta cuando el finalmente con sus desesperados intentos la despojó de su ropa… al quedar ella totalmente desnuda él se detuvo un momento contemplando su interminable belleza, se asemejaba a un ángel, recordó lo que le dijo su amigo en la tarde… “Ella es virgen”… entonces se quedó helado sin moverse, Ahome notó su cambio de actitud y se levantó acariciándolo -¿Qué sucede?¿Acaso no te gusto?- Preguntó ella preocupada

    Sesshomaru se sentó en la cama alejándose de ella y dejó escapar una débil sonrisa -¿Cómo vas a decir eso? Eres la mujer más hermosa que he visto, eres demasiado perfecta…-

    -Entonces por qué te detienes? Dijo mientras lo tomaba por la espalda y le daba dulces besos en el cuello…

    Él sintió que cómo su cuerpo le exigía a gritos hacerla suya… era la perfecta oportunidad… sentir como ella lo tocaba lo volvía loco… -Por favor!! Ahome no me toques… te lo suplico! No me tientes a hacer algo que no bebo… yo… yo no voy a soportar mucho…-

    Ella se separó de él bajando la mirada y tomó su bata y se la colocó –De acuerdo… pero quiero que sepas que yo también creo que te amo… y no me importaría renunciar a mi pasado…-

    Sesshomaru se puso de pie sosteniéndose de la pared, ya que todo le daba vueltas –El problema es que tu crees que me amas… pero no estás segura, cuando tu memoria regrese yo seré quien debe tragarse sus sentimientos y verte feliz con otro hombre que para mi mala suerte es mi hermano- diciendo estás palabras se sintió peor y calló arrodillado en el suelo…

    -Sesshomaru te sientes bien?- preguntó ella mientras corría a ayudarlo

    Él levantándose apoyado en ella –Si… (Soltó una carcajada) no te preocupes… creo que bebí y fumé demasiado… sólo estoy borracho… eso creo (rió de nuevo) necesito dormir un poco y estaré bien…

    Ahome lo llevó de nuevo a la cama y lo acostó, él de inmediato se quedó dormido... entonces ella se acostó a su lado y ambos durmieron placidamente toda la noche…

    ····································
    En la mañana los rayos de sol despertaron a Ahome… ella miró algo contenta a Sesshomaru q aún dormía como un bebé, entonces decidió prepararle un rico desayuno como los que él algunas veces le hacía… Después de tomar una ducha y vestirse se dirigió a la cocina y comenzó a preparar unas tostadas, parecía que había aprendido muy rápido con sólo mirar… o quizás había sido buena en la cocina antes…

    -¿Qué haces Ahome?- preguntó Sesshomaru que se había levantado sin que ella lo notara

    -Sesshomaru!!! Me asustaste!- reprochó ella

    -Discúlpame… pero no esperaba verte aquí, no sabía que cocinabas-

    Ella sonriendo – ja! Yo tampoco sabía… creo q aprendí de ti-

    -Tal vez… aunque yo nunca te he hecho tostadas…-dijo él con una triste sonrisa… porque en su mente recordó que ese era el desayuno favorito de Kikyo.

    Ella sin notar lo que sentía el muchacho –Bueno sólo se me ocurrió… pero creo que te van a encantar!!!- aseguró sonriente –Báñate mientras termino de preparar el desayuno y nos sentamos a comer, de acuerdo?-

    Él afirmó con la cabeza, pero se regresó a preguntar algo -¿Ahome! Por qué me desperté en tu cama? Acaso… pues… paso algo? – preguntó tímidamente

    Ella sonrió –No recuerdas nada?... vamos no deberías seguir tomando esa cosa y seguir respirando ese humo tan desagradable.

    -¿Qué???????... pues no recuerdo muy bien… bueno… algunas cosas… pero dime!!! Paso algo?- dijo algo alterado

    -JAJAJAJA pues claro que no!!!!- dijo ella burlándose al ver su rostro preocupado (aunque fue la noche más hermosa que he tenido en mi vida) pensó al verlo irse hacia el baño algo molesto debido a su burla…

    Ella continuó preparando la comida y se escuchó cuando él abrió la regadera, entonces el timbre sonó… -Es el timbre!!! ¿Que querrá Koga a estas horas de la mañana?- se preguntó ella mientras se dirigía a la puerta… La abrió, se trataba de un hombre muy apuesto que al verla palideció y abrió los ojos sorprendido, retrocedió apoyándose en la pared del pasillo y le dijo señalándola incrédulo

    ¿?: Ki…Kikyo eres tú!!!!!!

    CAPITULO XV ¿verdad o mentira?

    El joven se frotaba los ojos con sus manos totalmente incrédulo de lo que estaba observando, se trataba de ella, la mujer por la que casi perdía la razón por completo, pero… ¿Acaso sería una ilusión como todas la veces anteriores?, debía comprobarlo, entonces se acerco hasta ella y la tomó su mano…

    -Por Dios… eres… eres real!!!… estás viva?- le preguntó aún tartamudeando –Kikyo regresaste a mi vida- le dijo mientras se lanzaba desesperadamente sobre ella y la abrazaba con sus fuertes brazos.

    -Espera! Detente! Yo no soy Kikyo… mi nombre es Ahome… suéltame por favor!- le pidió ella mientras confundida trataba de soltarse inútilmente.

    Inuyasha la miró tiernamente con los ojos humedecidos -¿Por qué me dices esas cosas mi amor, acaso no te alegra verme de nuevo?-

    -Discúlpame pero no te recuerdo y creo que me estás confundiendo con alguien más-
    La chica se separó de Inuyasha y trataba de mantener una distancia…

    Inuyasha la miró totalmente desconcertado, no entendía su reacción, entonces le preguntó -¿No me recuerdas?... eso es imposible!-

    -Lo siento- respondió ella negando con la cabeza…

    Sesshomaru cerró la llave del baño y pudo escuchar la voz de Ahome que al parecer no se encontraba sola -¿Quién podrá ser?- se preguntó mientras se colocaba rápidamente un short y salía hacia la sala…

    Inuyasha con la presencia de aquella extraña muchacha que negaba ser Kikyo a pesar de su innegable parecido, había olvidado completamente el motivo por el cual había llegado a ese lugar, pero inmediatamente volvió en si cuando del pasillo pudo ver cómo alguien se acercaba hasta ellos y ese alguien era nada más y nada menos que su hermano mayor…
    Mil ideas se apoderaron de su mente -¿Cómo era posible que su hermano en quien tanto confiaba le ocultara algo tan importante? ¿Por qué le había ocultado que tenía a Kikyo consigo? ¿Con qué intenciones había hecho algo tan vil?- sintió como la sangre comenzaba a hervir en sus venas, de un momento a otro sentía un gran odio hacía su hermano, no había ninguna razón lógica que lo excusara de su culpa, sin poder contenerse se abalanzó sobre él y le dio un fuerte golpe en la cara que lo hizo caer al suelo –MALDITO SEAS SESSHOMARU!!!!!!- le gritó mientras caminaba hacia él con la intención de seguir golpeándolo –VOY A MATARTE Y NO ME IMPORTA LO QUE PASE!-

    Ahome totalmente asustada corrió hacia Inuyasha y lo sujetó del brazo –No! Por favor! No le hagas daño!!! No entiendes lo que está pasando… él no tiene la culpa!!!-

    -Suéltame Kikyo! No te metas!!!- le ordenó fuertemente –espero que tú no hallas planeado todo esto con mi hermano-

    Ahome abrió los ojos sorprendida y retrocedió –Ese hombre es el hermano de Sesshomaru… es Inuyasha!!!!-

    Sesshomaru adolorido trató de ponerse en pié y limpió su boca que estaba llena de sangre –No… seas tonto Inuyasha… ella no tiene nada que ver en esto, ella no recuerda su pasado… déjame explicarte-

    Inuyasha lo miró más enfurecido –¿Te aprovechaste de eso para mantenerla aquí contigo!?!?!?! ERES UN MALDITO DESGRACIADO!!!!!¿¿¿ Acaso no sabes que casi pierdo la razón por esa mujer??? Ella era mi vida y sentí que moría con ella cuando me engañaron con la mentira de su muerte ¿Cómo pudiste ser tan infeliz y ocultarme que ella seguía con vida?-

    Sesshoamru sitió cómo su hermano sufría al decir esas palabras y sintió culpa –Inuyasha… perdóname, pero es que las cosas no eran tan sencillas tu no sabes lo que estaba ocurriendo-

    -Claro que sé qué estaba ocurriendo!!!! Me enteré hace poco, por eso vine hasta aquí sin decirte nada… y… me encontré con ésta sorpresa!-

    Sesshomaru se quedó impactado, no sabía a qué se refería su hermano con esas palabras -¿De qué estás hablando?¿De qué te enteraste?-

    -Veo que estás sorprendido… ¿Esto no te refresca la memoria?- dijo mientras mostraba un pequeño libro algo viejo con los bordes dorados…

    Sesshomaru –Eso es… es de Kikyo-

    -ES EL DIARIO DE KIKYO!!!!!- gritó mientras se acercaba y le daba otro fuerte golpe pero esta vez en el abdomen, lo que lo hizo caer de rodillas tosiendo… Inuyasha no sentía cansancio, deseaba acabar con él, entonces tomo otro impulso esta vez le iba a dar una fuerte patada cuando de repente

    -INUYASHA YA BASTA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!- gritó fuertemente Ahome, mientras se colocaba delante de Sesshomaru evitando que él continuara golpeándolo.

    -Kikyo!!… perdóname mi amor… pero es que tu no entiendes lo que hizo éste hombre- le explicaba él al verla totalmente llorosa protegiendo a quién para él no era más que un vil traidor.

    -Sea como sea, ese hombre me protegió de Náraku y no voy a permitir que lo lastimes más- dijo ella entre sollozos

    Inuyasha apretó los puños y quijada y se contuvo de acabar con su hermano –Kikyo tú eres mi vida, los dos nos amamos como nadie en el mundo… yo era capaz de morir por ti si era necesario, pero… alguien que creo que fue ese hombre a quien defiendes, fue el culpable de todo lo que nos ocurrió-

    Sesshomaru hablando con dificultad –Yo? Por qué demonios dices eso? Yo era incapaz de hacerle daño a ella!! Jamás abría podido tocarla, además yo estuve todo el tiempo en tu boda! ¿No lo recuerdas?-

    -Cállate!!!! HIPÓCRITA!!!... yo sé que estuviste en mi boda, pero contrataste a cuatro asesinos para que nos dispararan a ella y a mi!!!! Recuerdo perfectamente que saliste de la iglesia justo unos minutos antes de que los tipos llegaran a disparar! LO PLANEASTE TODO!!!-

    Ahome miró horrorizada a Sesshomaru, ¿Sería posible que ese hombre dijera la verdad? No parecía estar mintiendo.

    Sesshomaru notó la expresión de Ahome –No!!! Por favor… eso no es cierto, yo sé que salí de la iglesia en ese justo momento pero… las cosas no sucedieron así… yo salí de la iglesia porque…

    FLASH BACK

    La ceremonia había terminado, Sesshomaru q había observado la boda calladamente desde un rincón de la iglesia, salió hacia su vehículo, había olvidado su celular lo que no debía hacer ya que debido a su importante trabajo debía mantenerse alerta ante cualquier contratiempo que pudiese surgir…

    Cuando ya hubo sacado su celular, caminó para cruzar la calle y volver a la iglesia, pero se dio cuenta de que los novios ya estaban saliendo. Espero del otro lado, y algo llamó su atención, un vehículo extraño estaba parado en la esquina, dentro de él había cuatro hombres sospechosos que veían hacia la entrada de la iglesia, las personas estaban felicitando a los novios, estos finalmente comenzaron a bajar las escaleras y el vehículo comenzó a moverse lentamente.

    Sesshomaru notó que la actitud de estos individuos no era normal, caminó hacia el vehículo…
    Los hombres abrieron las ventanillas de lado derecho, las que daban hacia la iglesia justamente cuando se encontraban frente a la pareja que no se estaba percatando de lo que ocurría.
    2 revólveres cañón largo se dejaron ver por la ventanilla, Sesshomaru se dio cuenta de las oscuras intenciones de los hombres…

    -INUYASHA!!! AL SUELO TODOS!!!! AL SUEEEEELOOOOOOOO!!!!!- gritó desesperado, corriendo hacia su auto a buscar su revolver de reglamento…

    Inuyasha escuchó los gritos de su hermano pero no entendió lo que decía -¿Qué sucede?- se preguntó al igual que todos los demás…

    -INUYASHA MUERE JUNTO A TU MUJER!!!!!!- gritó un hombre desde dentro de un vehículo.

    3 fuertes detonaciones se escucharon, un impacto fue recibido directamente en el pecho de Inuyasha lo que hizo que perdiera el equilibrio y se abatiera contra las gradas de la escalera, los otros 2 fueron recibidos por la novia…

    FIN FLASH BACK

    Inuyasha riendo sarcásticamente –Claro! Y crees que voy a creerte esa mentira después de que me ocultaste que tenías a Kikyo, aprovechándote de que perdió la memoria?-

    -Maldición Inuyasha!!! Por qué demonios aseguras que yo pude haber tenido intenciones de matar a tu esposa?- Preguntó molesto Sesshomaru al ver que insistía en inculparlo de algo q él no había cometido.

    Inuyasha abrió el diario señalando las ultimas páginas –Nunca me dijiste que estabas enamorado de Kikyo, la besaste a la fuerza sabiendo que era mi novia y además de eso la querías obligarla a que me dejara y se fuera contigo!!!!!-

    Sesshomaru estaba sorprendido, ignoraba por completo de ese diario, no sabía qué decir, entendía perfectamente la furia de su hermano menor –Yo… lo que paso es… es que yo estuve enamorado de ella antes q tú!! No lo entiendes, nosotros éramos vecinos y… ella hizo que nos hiciéramos amigos, siempre me buscaba… bueno no sé!!! No sé cómo demonios ocurrió, pero cuando me di cuenta de lo que sentía por ella, tú llegaste… y como si nada ella se enamoró de ti y yo… yo… quedé olvidado de un día para otro… pero eso ocurrió hace 2 años antes de que ustedes se casaran, yo después me fui de Tokio… ¿Por qué creías que había dejado un trabajo tan bueno como el que tenía y por qué de la nada decidí irme lejos de mi familia? Lo hice para alejarme de ustedes, para olvidarla- se tomo de la cabeza –Yo no hubiese sido capaz nunca de lastimarla. Ni a ella ni a ti-

    Su hermano lo escuchaba callado, no parecía mentir –Entonces ¿Por qué me ocultaste que Kikyo había reaparecido? ¿Pensaste que era tu oportunidad de enamorarla primero?-

    Sesshomaru bajo la mirada –Por Dios!! No era del todo mentira… en el fondo quizá su deseo más escondido era ese… aunque él intentó decírselo pero… no podía-
    -Inuyasha tu estabas internado en el hospital, cómo iba a darte una noticia similar en esas condiciones?-

    Inuyasha lo miró con desprecio –Te recuerdo que tengo 1 mes y 15 días fuera de ese lugar y desde el primer día te pedí ayuda para encontrar a los asesinos que atentaron contra la vida de Kikyo y la mía ¿Y qué resultó? QUE LA TENÍAS A ELLA AQUÍ!!!!-

    Sesshomaru no sabía como explicarle algo que carecía de razones… entonces sólo guardo silencio

    -No tienes nada que decir, por eso me llevaré a Kikyo conmigo!!-

    Ahome miró cómo inuyasha la tomaba de la mano –No! Espérate yo no te conozco! Me quiero quedar con Sesshomaru! Además te dije que mi nombre es Ahome!!! Todo lo que has dicho no tiene nada que ver conmigo!- insistió ella acercándose hasta Sesshomaru…

    Inuyasha tragó saliva algo celoso al ver su actitud –Quiero que veas esto y luego me dirás quién eres en realidad- le pidió mientras sacaba unas pequeñas fotos de su billetera…
    Ahome miraba impresionada las fotos, en la primera se encontraba ella sentada debajo de la sombra de un hermoso árbol abrazándolo a él, la segunda era en un sitio elegante, detrás decía “primer año de novios, te amo demasiado Inuyasha, de tu bella novia Kikyo “, en las dos fotos ella parecía estar muy feliz…

    Entonces Ahome mirándolo impresionada –Soy yo!... no puede ser!- dijo, ella estaba comenzando a creer lo que todo el mundo le decía… al parecer todos tenían razón… ¿Por qué Sesshomaru le había ocultado tantas cosas?¿Acaso lo que decía su hermano era verdad? pensaba

    Inuyasha la abrazó y vaciló en darle la última foto que tenía en su mano, entonces ella le dijo –¿Puedo ver esa ultima? Por favor!-

    Inuyasha no supo que hacer entonces se la dio, ella la tomó entre sus manos y al ver la imagen sintió una fuerte corriente y dejó caer la foto muy alterada.

    Sesshomaru al verla así se preocupó y rápidamente la abrazó -¿Qué rayos le enseñaste para que ella se pusiera de esa forma?-


    Capítulo XVI

    Ahome estaba muy nerviosa, Sesshomaru no entendía que imagen había podido afectarla tanto, entonces se agachó y tomó la foto que ella había dejado caer al suelo, entonces enojado miró a Inuyasha -¿Cómo pudiste enseñarle algo así? ¿No sabes que ella no se encuentra muy bien emocionalmente?-

    Inuyasha haciéndole un desprecio le dijo sarcásticamente –Ella dice que no es Kikyo, esa foto no tenía por qué afectarle entonces… o acaso no están seguros de lo que dicen?-

    Sesshomaru sintió mucha furia, entonces tomó violentamente a su hermano por el cuello de su camisa y lo empujo contra la pared -Ya me cansaste Inuyasha!!!! No pienso tener contemplaciones contigo! Ahora si vas a respetarme!!!- le grito mientras empuñaba su mano y se disponía a golpearlo.

    -Sesshomaru!!!!- gritó Ahome tomándolo de su espalda –No quiero que lo lastimes… te lo suplico, él debía mostrarme esas fotos, además…- se cayó por unos momentos y tomó algo de valor –Además, me di cuenta que yo si soy esa mujer-

    Él se volteó algo contrariado -¿A qué te refieres con eso?-

    -No… bueno… cuando vi esa foto, de Inuyasha y yo casándonos, se me vinieron imágenes a la cabeza… imágenes muy extrañas que no sé si sean reales-
    -¿Qué imágenes? Necesito saberlo por favor!- preguntó algo desesperado, al parecer lo que tanto temía se estaba convirtiendo en realidad…

    Inuyasha se incorporó a la conversación y acotó –Esa foto las tomaron cuando nos casamos, allí nos estábamos dando el beso, antes de salir de la iglesia, minutos antes de la tragedia-

    Ahome lo miró impresionada –Entonces mis imágenes son ciertas… yo… yo… escuché un fuerte sonido, todos gritaban a mi alrededor, tenía un hermoso vestido blanco, pero cuando me vi estaba manchado de sangre, vi a inuyasha, él también fue herido, sentí mucho miedo, era horrible, la gente lloraba, yo caí al suelo… Inuyasha también… no quiero recordar más, me da mucho miedo!- pidió mientras se tapaba la cara y para ocultar las lágrimas que habían brotado de repente sin poder evitarlo.

    Inuyasha apartó a Sesshomaru que se encontraba a su lado –Deja que yo consuele a mi esposa, creo q ya no hay dudas sobre su identidad… así que me la llevaré conmigo a Tokio, donde está su familia y la mía que estarán demasiado felices de saber la noticia-

    Sesshomaru sintió una profunda tristeza… pero no podía hacer nada, al parecer ya el misterio de la identidad de Ahome o más bien dicho Kikyo estaba resuelto…

    Ahome levantó su mirada hacia Sesshomaru notando su tristeza –Pero Sesshomaru puede ir con nosotros, así no te quedaras solo ¿Verdad?- le preguntó, tratando de animarlo (Ella deseaba conocer a su familia, no le agradaba vivir sin recuerdos, pero sabía que Sesshomaru sufría al saber toda la verdad, él siempre sospecho lo que ahora era un hecho)

    Sesshomaru tomando una falsa actitud fría y distante –Ja!- mofó -¿Crees que me importa mucho que te vayas Ahome? O mas bien Kikio…- corrigió –Haz lo que desees, es mejor así, lo que hiciste en estos meses que estuviste conmigo fue entorpecer mi trabajo, todo el tiempo debía cuidarte como una bebé…- dijo mientras se sentaba y encendía un cigarro –Me alegro que hallas encontrado tu camino, estaba deseándolo desde que te hallé- mintió

    Ahome lo miró totalmente dolida -¿Eso es verdad?-

    -Piensa lo que quieras!!! Lo que debes hacer es largarte de mi casa con tu marido y no vuelvas a mortificarme la vida Kikio! Definitivamente lo único que has hecho desde que te conozco es molestarme y burlarte de mí, así que ya no deseo verte más- respondió mientras se llevaba el cigarrillo a la boca…

    Unas cuantas lagrimas más resbalaron por las mejillas de Ahome –No sabía que te desagradaba tanto mi presencia…- entonces miró a Inuyasha y le dijo –Por favor déjame hablar un momento a solas con él, luego haré mis maletas y me iré contigo… por favor!- le suplicó

    Entoces Inuyasha no muy complacido acepto –De acuerdo Kikio, 10 minutos y nos iremos, además no necesitas hacer maletas, en Tokio tienes todas tus cosas, nada te hará falta- dijo mientras salía de la sala hacia el pasillo…

    Sesshomaru se levantó del mueble y se dirigió a la ventana dándole la espalda a Ahome –No tenemos nada de qué hablar, vete de una buena vez!-

    -¿Pero qué te pasa Sesshomaru? ¿Qué pasó con todo lo que me decías? ¿Por qué eres tan frío conmigo? Si deseas que me quede yo me quedaré entonces!-

    Sesshomaru se volteó y la tomó por los brazos –Ya es suficiente! No me sigas haciendo daño! Olvida lo que te dije… y déjame en paz!-

    Los ojos de ella se entristecieron y comenzó a llorar –Sesshomaru… yo deseo conocer mi pasado, pero no quiero dejarte aquí solo… no seas tan cruel conmigo… por favor!-

    Sesshomaru sentía que le razgaban el corazón al verla llorar así, pero no podía flaquear, no deseaba que ella sintiera lástima por él –La soledad no me molesta Ahome… siempre he estado solo, por eso te pido que te vayas, es lo mejor para los dos-

    Ella afirmo moviendo la cabeza –De acuerdo… no pienso molestarte más- él la soltó y entonces sin él darse cuenta ahome fuertemente se abrazó a su pecho –Me vas a hacer mucha falta- le dijo

    Él sin poder evitarlo le correspondió el abrazo, pero se trago todas las palabras que deseaba decirle, ella levantó la mirada y sus caras quedaron a unos pocos centímetros, Sesshomaru sintió unos incontrolables deseos de besarla, pero no debía entonces se contuvo, pero ella no pensó igual y lo tomó por el cuello y le dio un desesperado beso que el no pudo resistir y correspondió con amor… el corazón de ambos latía muy fuerte, pero Sesshomaru haciendo un gran esfuerzo separó sus labios de los de ella…

    -Vete de una vez! Yo… no siento nada por ti Ahome, creo q estaba confundido, sólo te deseaba por algo carnal –mintió- no puedo negar q eres una mujer hermosa, cualquier hombre lo hubiese hecho-

    Ahome bajo la mirada –Esta bien Sesshomaru, perdóname, yo si… bueno mejor olvídalo- dijo mientras salía de la habitación y cerraba la puerta tras de si…

    Al cerrar la puerta Sesshomaru se desplomó sobre el mueble y se quedo callado y perdido en sus pensamientos por un rato… -Ahome… yo pensé que en el pasado me había enamorado de Kikyo… pero ahora me doy cuenta que esta vez me diste la felicidad y me la arracaste de un golpe… te amo…-

    Solo una sonrisa y me robaste el corazón
    solo una mirada y todo cambio de color
    fuiste como un ángel que del cielo descendió
    tu me sorprendiste y el amor a mi llego

    y ahora sueño despierto imaginando tus besos y acariciándote
    solo espero que llegue el momento
    de abrasarte otra vez



    ···········································Unas horas después en el aeropuerto

    Inuyasha miraba el rostro pensativo de Ahome, desde que emprendieron en viaje ella no había pronunciado palabra alguna…
    -Kikyo! Estás bien?- le preguntó el tomándola de la mano

    Ahome subió su mirada algo atónita, al parecer estaba muy concentrada en sus pensamientos -¿Qué? ¿Me preguntaste algo?-

    Él entendió que ella no se encontraba muy convencida de alejarse de ese lugar y eso le producía celos y temor –Te prometo que todo se va a arreglar y que vas a estar feliz con tu familia y conmigo, nuestro amor hará que tu memoria regrese-

    Ahome le regalo una pequeña sonrisa pero no pronunció palabra alguna…

    Inuyahsa algo afligido, bajo su mirada y no dijo nada más…

    Los dos subieron al avión con rumbo a un nuevo destino para Ahome… dejando atrás todo lo que había vivido…

    ········································En la oficina Central en Hokkaido·····························


    Sesshomaru llegó con un rostro de cansancio y perturbación, entro en su oficina sin si quiera saludar y tiró la puerta… Koga que lo había visto pasar corrió hacia donde él… abrió la puerta de la oficina y entro sin pedir permiso, (como le era costumbre)… Jadeando del cansancio por correr detrás de su amigo se sentó –Ufff amigo… te venía persiguiendo pero caminabas muy rápido, es que tengo que decirte algo importante- le aclaró colocando una carpeta sobre el escritorio

    Sesshomaru… se volteó hacia él y la imagen demacrada de su amigo lo dejo impresionado –Por Dios Sesshomaru!! Anotaste la placa del camión que te arroyó- le preguntó satíricamente

    -No deseo hablar de nada… por favor déjame solo, tengo q trabajar-

    -Pero es que es importante lo que vengo a decirte-

    -Si es algo de Ahome no me interesa, ya no quiero escuchar más de ella-

    -Pero son los resultados de las pruebas, las huellas dactilares y la conformación maxilofacial- dijo Koga acercando la carpeta a sus manos,
    Sesshomaru la empujo de regreso y le gritó –Ya sé el resultado de esas malditas pruebas!! Seguramente tienen las mismas huellas verdad?-

    Koga algo cortado por la actitud de su amigo –Bueno si… pero tranquilízate, eso no es todo-

    -¿Todavía hay más? ¡Ya lo sé todas las pruebas muestran que son la misma persona!!! No me interesa será que podré vivir sin que me estén metiendo a esa mujer a cada instante? Ya se acabó no quiero oír más de ella! Ella ahora debe estar con su esposo llegando a Tokio-

    -Pero qué dices Sesshomaru? Inuyasha se enteró de la verdad?-

    -Siiii! Ya lárgate no hablemos más de eso por favor!-

    -¿Pero por qué la dejaste ir? Aún no estamos seguros de que ella sea Kikyo!-

    Sesshomaru totalmente histérico e quitó la carpeta a Koga y la lanzó al suelo, cayendo los papeles todos dispersos –Deja de ser idiota!!! ¿Qué más pruebas esperare? Ya se sabe todo! No me interesa escuchar más de ella!-

    -Sesshomaru!!! Quién crees que soy yo? Te estoy ayudando y me pagas de está manera? Hay algo importante que debes saber –le gritó –la composición maxilar de Ahome es diferente a la de Kikyo… hay algo muy extraño que está ocurriendo…

    Sesshomaru permaneció callado sin mirarlo…

    -Te digo q algo no está normal, lo que sucede es q Kikyo usó aparatos para corregir su dentadura cuando era una adolescente y por lo tanto la posición de sus dientes era perfecta, conseguí los archivos de su ortodoncista-

    -Que bien… y a mi que me importa si ella tenía una sonrisa de comercial de pasta dental? Acaso crees que estoy haciendo un casting?- respondió Sessho sarcásticamente sin mirarlo y sacando unos documentos de su escritorio…

    -Noooo!!! Deja de hacerte el tonto!!! Escúchame!!!! –Le pidió golpeando el escritorio - Ahome tiene la dentadura como Kikyo antes de comenzar el tratamiento...

    Sesshomaru interrumpiéndolo –Koga por Dios ahora eres tú el paranóico! Eso es una estupidez! Seguramente los dientes se torcieron de nuevo, eso ocurre con frecuencia, eso depende de cada persona-

    Koga apretó sus puños y enfurecido respondió –Estoy cansado de que te burles de mis teorías!!! Yo descubriré éste misterio yo solo!! Eso si cuando demuestre que Ahome es otra mujer no permitiré que te la quedes!!!! Ella será para mi!- salió de la oficina y cerró la puerta de un fuerte golpe…

    Sesshomaru encendó un cigarro y comenzó a leer unos archivos –No hay nada que descubrir, la verdad está a los ojos. Mi único objetivo será refundir al maldito de Náraku en la cárcel, para que ella esté a salvo y luego me iré lejos de aquí… eso es todo…-


    CAPITULO XVII “Un nuevo horizonte”


    Las semanas transcurrieron, Sesshomaru trabajaba por largas horas, casi no dormía no comía, sólo de vez en cuando salía a buscar pruebas que le ayudasen a demostrar la culpabilidad del asesino que él perfectamente ya conocía.
    Por otro lado Koga tampoco estaba tranquilo, debía averiguar la verdad de ahome, él debía saber si ella realmente era Kikyo… Tras mucho pensarlo decidió viajar a Tokio donde se encontraba la raíz de los hechos pero nada de lo que hacía se lo comentaba a Sesshomaru desde su última discusión…
    El viaje fue corto, el avión en 30 minutos lo llevó hasta la ciudad, él ya había averiguado la clínica donde Kikyo había fallecido… Se las ingenio y entró en los archivos privados, encontró la autopsia y leyó los resultados

    -Esto no puede ser?- se dijo –A kikyo la asesinaron!!! Los niveles de CO en su sangre eran exorbitantes! Ningún medicamento posee éste tipo de sustancias en éstas cantidades, es por ello que se le produjo un paro respiratorio sistemático…- seguía buscando en los archivos –Algo más debe haber…-

    Pasaba los papeles rápidamente, no debía ser visto por otros médicos, podrían sacarlo en cualquier instante –Aquí está!!!... veamos- decía mientras leía el documento –El nombre de médico era Bankotsu, ocultaron el asesinato!?!?- entonces tratando de recordar –Bankotsu?... ese nombre se me hace muy familiar- de pronto abrió sus ojos sorprendido –Es el cadáver!! El hombre que encontraron muerto, el amigo de Ahome!!!! Pero… pero qué demonios?- se preguntaba -¿Cómo es que el culpable de la muerte de Kikyo en Tokio aparece en Hokaido con Ahome?- tomándose de la cabeza -¿Cuál es la maldita relación?¿Acaso serán las mismas?- sacó una pequeña cámara y tomó fotos de los documentos –No me quedaré tranquilo, voy a ir a la tumba de Kikyo y no aceptaré que son las mismas hasta que vea el ataúd vacío-

    Salió de la sala y fue hasta el despacho de un amigo que el tenía en esa clínica…

    Koga entro en la oficina –Isuno Puedo entrar?-

    -Claro! Pasa! ¿Cómo vas a preguntarme esa tontería Koga? -dijo mientras se sentaba en su escritorio -Y dime ¿encontraste la información que necesitabas?-

    -Si, gracias! no hubiese podido hacerlo sin tu ayuda- le respondió entregándole unas llaves


    -No te preocupes, para eso somos los amigos…-

    Koga de nuevo cambio su rostro a preocupación -¿Conoces a un doctor llamado Bankotsu? Trabajó aquí hace 1 año aproximadamente-

    Isuno tomo su cabeza esforzándose para recordar –Bakotsu?... Ahh el que estuvo implicado con la muerte de una mujer llamada Kikyo?-

    Koga se levantó exaltado –Si!!! tú sabes algo de la muerte de ella?-

    Isuno le respondió algo preocupado –Koga… a qué rayos quieres llegar? Debes tener mucho cuidado, no debes inmiscuirte en tantos problemas-

    Koga frunciendo el seño -¿Qué estás diciendo? ¿Acaso la clínica oculto, lo que ocurrió realmente? No les importó que muriera una mujer inocente?-

    -Koga… no tenía caso desprestigiar la clínica, nada le devolvería la vida a esa mujer, además ese doctor fue despedido y también se le suspendió la licencia médica, es decir, que no podía ejercer más… y después de todo está muerto? O no?-

    -Pero ese no es el hecho!!! No pueden dejar crímenes de esa magnitud impunes!- Reprochó él alterado

    -Tranquilízate! Eso ya ocurrió hace mucho tiempo, que estás buscando? No deseo pelear contigo-

    Koga se sentó algo enfadado aún, pero ni modos, no podía hacer nada, su amigo no tenía la culpa –Voy a pedirte un ultimo favor… podrías darme la hoja de vida de Bankotsu-

    -Koga… sabes que esa información no puedo darla así como así, eso es algo que debe quedar confidencial-

    -Maldición!!! Pues no entonces sigue ocultando la verdad, eso te hace cómplice, eres igual que todos los desgraciados de ésta clínica- protestó, mientras se levantaba enojado y golpeaba la mesa del escritorio –Me iré! No necesito de tu ayuda!-

    -¡Koga espera!- exclamó –Puedo perder mi empleo por darte esta información… pero correré el riesgo, toma!- dijo dándole una carpeta

    -Gracias-

    ············································································Tokyo… casa Higurashi······


    -Kikyo, no puedes seguir tan distante con tu esposo, él te ama demasiado, no sabes todo lo que sufrió al creerte perdida, hasta perdió la razón por un tiempo… no superaba el dolor de tu muerte- le decía Sonomi a su hija mientras peinaba su cabello…

    Ahome se levantó y tomo una foto que estaba en su cuarto en la que aparecían los dos en una playa –No sé Sra. Sonomi… me siento extraña con Inuyasha, yo sé que él es muy bueno conmigo, pero no puedo comportarme como si nada… ¿Cómo voy a dormir con él?-

    -Pero hija él es tu esposo, es normal que quiera eso… ustedes ya esperaban un hijo, ya se habían entregado en amor.-

    La conversación de madre-hija fue interrumpida por la abuela de Kagome –Nena, inuyasha te espera afuera-

    -Si abuela Kaede, dile que ya bajo-

    ················································

    Ahome se arregló, se puso un hermoso vestido verde que guardaba en su extremadamente extenso closet, se veía hermosa, Inuyasha estaba pasmado, sin darse cuenta ella se había colocado el vestido que más le gustaba a él, sin poder evitarlo la abrazó con todas sus fuerzas…

    -Kikyo! Te ves demasiado hermosa… te amo demasiado, no sabes lo feliz que me haces-

    Ahome bajo la mirada y no dijo nada…

    Inuyasha se dio cuenta de su silencio -¿Será que nunca me darás la oportunidad de demostrarte lo que siento?- se preguntó y un profundo dolor se apodero de su ser, lo que ella notó… entonces sintió su sufrimiento y decidió remediarlo, no le gustaba verlo así… él no tenía la culpa.

    -Gracias por venir Inuyasha, iremos a cenar ya? Tengo mucha hambre- y sonrió

    A Inuyasha esa sonrisa le regresó el alma al cuerpo, entonces sonrió también y la tomó de la mano –Te llevaré a un lugar que estoy seguro que va a encantarte, además ya ordené que todo lo tuviesen preparado…-

    Ambos salieron de la casa, Sonomi se despidió desde la ventana –Diviértete hija!- le gritó

    Los dos se caminaron hacia el auto de inuyasha, el como siempre totalmente caballeroso le abrió la puerta del vehículo… luego subió y se marcharon…

    Cuando llegaron al restaurante, Ahome quedó sorprendida, el lugar era bellísimo, toda la decoración era en mármol, hermosas figuras de sirenas y grandes peceras en las paredes, las luces eran tenues y le daban un hermoso aire romántico, en seguida llegaron dos mesoneros corrieron hacia Inuyasha y lo saludaron

    -Señor Inuyasha! Usted y su novia tenían más de un año sin venir… me alegro que regresaran-

    Inuyasha se volteó a ver a Ahome –Aquí te conocen porque éste era tu lugar preferido- tomó de nuevo su mano y así legaron a la mesa. La noche fue espectacular, Inuyasha conocía todos sus gustos, era impresionante, ni ella misma los conocía…

    Luego de terminada la deliciosa cena, él le pidió que lo acompañará al jardín del restaurante, era bellísimo, habían muchas plantas que colgaban, además en el centro había una hermosa y enorme fuente que brillaba con miles de colores y su cause cruzaba todo el jardín, por lo que habías pequeños puentes que dejaban ver bajo los pies de las personas hermosos peces de colores y luces… Ahome estaba atónita viendo aquel hermoso espectáculo, entonces él tomó su mano y la llevó a sentarse hasta uno de los bordes de la fuente, podían tocar el agua…

    -Es bellísimo… gracias por traerme aquí- le dijo ella sonriéndole y mirando el agua de la fuente…

    -Jajaja… vamos puedes tocarla, yo sé que te gusta jugar con el agua de la fuente, siempre lo hacías, como una niña pequeña- entonces tomó su mano y junto a la de ella la metió un poco en el agua… ella lo soltó y tapó su rostro para ocultar unas lágrimas que se habían asomado a sus ojos.

    -Kikyo! ¿Te sientes mal?- le preguntó preocupado

    -No! Quiero estar sola un momento por favor!- y se levantó y salió corriendo

    -¡¡¡¡Kikyo!!! Espera! ¿Qué ocurre?- sorprendido, corrió detrás de ella, ella se alejo un poco del jardín hasta que pudo alcanzarla y la abrazó por la espalda -¿Qué te ocurre? Kikyo por favor qué es lo que estoy haciendo mal? Dime! Yo cambio lo que sea por ti, dame una oportunidad por favor!-

    -No… suéltame Inuyasha! No entiendes!-

    -Pero si no me dices en qué me estoy equivocando, no puedo hacer nada-

    -Es que no es eso Inuyasha, tú no estás haciendo nada mal, eres demasiado bueno, me conoces mucho más de lo que yo he podido aprender, eso me da miedo-

    Él abrazándola más fuerte –Si te incomoda eso, no lo haré más-

    -No es eso Inuyasha… es que… es que me siento muy extraña… puedo pedirte un favor?-

    -Lo que quieras, lo que me pidas!! Que quieres?-

    -Puede que yo sea Kikyo, tu esposa, pero desearía que me llamaras Ahome, me gusta más ese nombre, además ya me acostumbre a él-

    Inuyasha sintió muy extraño ese deseo… no tenía mucho sentido, pero igual accedió – Si llamándote Ahome, me permitirás acercarme a ti y me darás una oportunidad de recuperar tu amor, lo haré sin preguntarte nada más…-

    ·····························································Hokaido··············································

    Era tarde, Sesshomaru se había quedado hasta esa hora revisando archivos en la oficina, entró a su apartamento y llegó hasta la habitación, se quito su ropa y tiró su celular en la cama, se acostó y se quedo mirando hacia el techo perdido en sus pensamientos, podía sentirse aún el aroma de su hermosa ahome, la que había perdido por siempre, había regresado nuevamente su única fiel compañera, la soledad…

    La tarde se aleja,
    el cielo esta gris
    la noche aparece sin ti,
    callado en la cama
    te lloro en silencio otra vez
    Me ahoga esta pena
    no puedo vivir
    las sabanas me hablan de ti
    sentado en la arena
    escribo tu nombre otra vez

    Por que te extraño
    desde aquel Noviembre
    cuando soñamos juntos
    a querernos siempre
    me duele, este frió Noviembre
    cuando las hojas caen
    a morir por siempre..

    Noviembre sin ti
    es sentir que la lluvia
    me dice llorando que todo acabo
    Noviembre sin ti
    es pedirle a la luna
    que brille en la noche de mi corazón
    otra vez... otra vez..

    Quisiera decirte
    que quiero volver a verte
    tu nombre va escrito en mi piel
    ya es de madrugada
    te sigo esperando otra vez
    por que te extraño desde aquel Noviembre en que te encontré…


    ·································································Tokio(Inu-Ahome)································

    Inuyasha y Ahome volvieron dentro del restauran…

    -Ahome, quiero que pruebes una bebida que estoy seguro que te va a encantar- le dijo tomándola de la mano y hablando con un mesonero que se había acercado… A los pocos minutos trajeron dos hermosas copas de color rosa con unos bellos adornos y unas pequeñas frutas…

    Ella miró detalladamente la copa –Que bonito… ¿qué es?- preguntó mientras tomaba la copa…

    -Es un cóctel de fresa con piña y otras frutas… brindemos por nuestra nueva vida y felicidad- dijo chocando las copas, Ahome bebió intrigada, pero era cierto lo que decía, esa bebida era deliciosa, la tomó casi de un solo golpe…

    -Ahome no debes tomarla tan rápido- le dijo inuyasha sonriendo… -puedes sentirte mal, eso lleva un poco de alcohol-

    -Ayy pero a mi me encantó! Porfa! Quiero una más!-

    -De acuerdo, pero no debes tomar mucho… yo creo que deberías esperar a que te baje un poco el trago anterior-

    -Jajajajaja… ahhh dije que lo quiero AHORA!!!!- le ordenó…

    Inuyasha se quedo sorprendido –Vaya… veo que no has perdido tu carácter mi amor…- y ordenó que le trajeran lo que deseaba… Así tomó dos copas más…

    Cuando decidieron irse, Ahome por falta de costumbre ya se sentía muy mareada, se levantó y cuando fue a caminar perdió el equilibrio y se cayó pero Inuyasha la tomó evitando que se golpeara y la alzó en sus brazos –Ahome estás bien? Mi amor! Respóndeme-

    Ahome tenía los ojos cerrados –Si, si, si… tengo mucho sueño, llévame a dormir-

    Inuyasha la cargo hasta el auto, se fueron hasta llegar a la casa de Ahome, entraron, él la llevó hasta su cuarto y la acostó en la cama, se quedo viéndola embelesado y acariciándole el cabello –Te amo mi amor… si me dejas me vas a quitar la única razón que me queda para vivir- musitó mientras besaba suavemente sus labios, iba a salir de su cuarto para marcharse, pero su escucho su voz… quédate conmigo, él estaba sorprendido con esas palabras, entonces sin poder negarse regresó y se acostó junto a ella, sabía que lo había hecho debido a su estado, pero no tuvo fuerzas para hacer lo correcto, y la abrazó… ella se acurrucó más junto a él – Sesshomaru…-

    Inuyasha al darse cuenta de que ella lo confundía con su hermano sintió que su corazón se hacía pedazos -¿Qué te sucede mi amor?¿Acaso realmente te enamoraste de mi hermano?¿Será posible que no pueda recuperarte nunca más?- se preguntó desolado -¡No! No pienso perderte! Aunque me cueste la vida, vas a volver a amarme!- susurró mientras la abrazaba cada vez con más fuerza

    Ahome y él se quedaron totalmente rendidos…

    ···············································

    La noche era muy oscura, estaba lloviendo mucho, un hombre de cabello negro y ojos azules continuaba su inagotable búsqueda de pistas, el lugar no tenía mucha iluminación, se trataba de un hermoso campo verde, la grama era muy corta y había muchas flores pero era algo tenebroso y lúgubre.

    Había una gran morada, todo estaba decorado en mármol, dentro habían muchas flores y cubículos cerrados en la pared, parecidos a cajones, todos tenían inscripciones con letras doradas… Ese hombre era Koga… al parecer no estaba solo, dos hombres altos lo venían siguiendo y él no se había percatado de ello… Él se encontraba entretenido leyendo los nombres que estaban escritos en cada cubículo de la pared.

    Finalmente al parecer había encontrado lo que buscaba, entonces bajó una gran bolsa que había traído consigo, sacó una especie de pico y una mascarilla, se la colocó y empezó a romper el seguro dorado q sellaba la fosa vertical, finalmente lo reventó y aló de ella… Su rostro era de sorpresa, pero inmediatamente cambió su expresión y unas abundantes gotas de sangre comenzaron a resbalar de su frente, el se tocó la cabeza y cuando miró sus manos estaban llenas de sangre, al instante cayó al suelo y no hizo m´s movimientos…

    -Koga!! No!!- decía ahome quien observaba todo, pero algo no la dejaba moverse, estaba petrificada, tenía mucho miedo…

    Ahora era de día pero el cielo estaba gris, aún llovía, muchas personas vestidas de negro estaban debajo de un toldo reunidas, algunos lloraban, otros solo reflejaban mucha pena… Un Hombre alto de cabellos claros y gafas oscuras miraba un poco alejado de la multitud, al parecer no le importaba mojarse, estaba empapado.
    A pesar de que sus ojos se escondían tras sus gafas podía sentirse su tristeza… Cuando comenzaron a bajar el ataúd dentro de la fosa, él se marchó…

    Continuaba lloviendo, ya era de nuevo de noche… ahora el lugar era otro, se trataba de una casa… ese mismo hombre se encontraba sentado en una mesa, al lado había una vaso, lleno de licor, sus ojos parecían cansados, profundamente tristes y demacrados, lagrimas caían de ellos, tomaba su cabello y se recostaba en la mesa, todo el lugar era un desastre…

    -Sesshomaru!?!?- se preguntó… ¿Qué estaba ocurriendo? Deseaba abrazarlo pero esa fuerza extraña se lo impedía

    Un arma, Sesshomaru limpiaba su arma… luego de detallarla la colocó en su cabeza –Yo tengo toda la culpa, soy un maldito fracasado… no pude ayudarlo, debería estar en esa tumba en lugar de él- decía mientras tomaba el trago completo, al terminarlo lo tiró contra la pared y éste se reventó –Adiós Ahome… espero que seas feliz con mi hermano, no harías nada con un inútil como yo… no merezco vivir más-

    -¿Qué haces? Detente! No lo hagas!!-

    El joven cerró su ojos, apretó el gatillo y…

    -SESHOMAAAARUUUUUUUUU!!!!!!!!! NOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!-























    CAPITULO XVIII “Esperanzas Perdidas”

    Ahome totalmente empapada en sudor y temblando de los nervios se sentó en la cama, Inuyasha se despertó al oírla y la tomó por la espalda –Kikyo!... Kikyo! Qué te sucede? Tranquilizate por favor…-

    Ella no lo escuchaba sólo lloraba y trataba de levantarse, pero él la sostenía… y entre sollozos ella repetía –No!!! Sesshomaru… no puedes morirte!... no!-

    -Pero de qué estás hablando? Sólo tuviste una pesadilla, a Sesshomaru no le ha pasado nada-

    Ahome abrió los ojos y se dio cuenta de que estaba en su cuarto, no se había dado percatado de que Inuyasha se había quedado a dormir con ella –Sesshomaru y Koga están en peligro, quiero hablar con ellos- pidió

    -Pero… fue sólo un simple sueño, a ellos no les va a pasar nada- respondió Inuyasha algo carcomido por los celos -¿No será una excusa tuya para hablar con él?¿Acaso estás enamorada de ese imbécil?-

    Ahome se molestó por esas palabras, lo miró con desprecio y le respondió –Si no me quieres creer no me interesa!!! No tengo porque darte explicaciones…y te he dicho que no me llames Kikyo! No me agrada! Por favor vete de mi cuarto!!!!!-

    Inuyasha tratando de disculparse al darse cuenta de lo incomprensible que había sido –Perdóname Ahome, yo sólo… entiéndeme por favor!!! me muero de celos cada vez que te veo así por mi hermano, no me culpes… es que te amo con locura-

    -Inuyasha… no tengo nada que disculparte yo no debí ser tan grosera contigo… pero es que estoy muy alterada, ¿podrías dejarme sola?- le preguntó

    Él bajó su mirada –Ahome te prometo no volver a comportarme así… y por favor no dudes en buscarme si necesitas mi ayuda- entonces dio la vuelta y salió de la habitación…

    Ya era de día, Ahome se dio un baño, se cambio de ropa y corrió a su bolso donde tenía una pequeña libreta en la que había guardado el número de Sesshomaru… cuando lo encontró casi de inmediato lo llamó…

    ·································································

    Sesshomaru estaba llegando a su oficina cuando su celular comenzó a sonar -¿Quién podrá ser?- se preguntó

    -Aló… quién habla?-

    -SEsshomaru? Que bueno que estás bien!!!!-

    Esa voz es de… -¿Ahome eres tu?-

    Ella de inmediato respondió –Si! soy yo J al fin escucho de nuevo tu voz-

    Sesshomaru sintió cómo su corazón latía más acelerado, se sentía tonto, como si fuese un adolescente, por unos instantes no supo que decir, pero luego le preguntó -¿Para que me estás llamando?-

    -Discúlpame… no quería molestarte, lo que pasa es que… quiero que tengas mucho cuidado, tu y Koga corren peligro… yo…-

    -¿Por qué dices eso? ¿Dime cómo lo sabes?-

    -Es que tuve un sueño… yo vi las cosas muy claras… A Koga unos hombres lo van a matar y tú…- no terminó de hablar cuando Sesshomaru la interrumpió
    -¿Qué cosas estás diciendo? Sólo fue un sueño, ni a mi ni a Koga va a ocurrirnos nada!-

    -Sesshomaru… créeme! Así sucedió con Bankotsu, yo soñé y él murió, no quiero que te ocurra nada malo a ti ni a Koga-

    -Por favor Ahome… te suplico no me llames más, no me siento bien escuchando tu voz-

    Ahome se quedo callada, al parecer no lograría nada de esa manera

    -Discúlpame… pero es lo mejor para ambos…- musitó él colgando el teléfono luego…

    ·······················································

    Ahome entendió que no tenía la ayuda de nadie, Sesshomaru no le había creído, entonces decidió hacer las cosas ella misma, debía evitar que a Koga lo asesinaran y de esa forma Sesshomaru también estaría a salvo, pero lo que debía hacer era averiguar el lugar que vio en su sueño… entonces se le ocurrió buscar a la Sra. Sonomi y preguntarle…

    Se dirigió a la cocina y le contó todos los detalles sobre el sueño que había tenido, la madre de ella era muy antiparabólica y le respondió sin pensarlo –Hija el lugar del que me hablas es un cementerio, de eso no hay duda, y si me dices que las fosas eran horizontales entonces se trata de Cementerio Suhikiya, es el único de Tokio, allí fue donde creíamos q estabas enterrada, pero claro, gracias a Dios que no eras tú en realidad- dijo su madre aclarándole y besándola en la frente.

    Ahome pensando -Ohhh por Dios! ¿Cómo no se me ocurrió antes? Es lógico, seguramente Koga aún sigue buscando pistas para aclarar mi supuesta muerte!- Tapando su boca asustada –Es por mi culpa que él está corriendo peligro!!!-

    Sonomi noto la extraña expresión de su hija por lo que no pudo evitar preguntarle -¿Nena te ocurre algo? ¿Dije algo malo? Ayyy discúlpame, es q a veces soy muy torpe, no debí hablar de esas cosas así como si nada-

    Ahome le sonrió y le dijo –No señora no es por eso… es que recordé que tengo un compromiso con una amiga que me encontré y necesito irme-

    -Hija, podrías llamarme alguna vez mamá, es q no me gusta que me digas señora, me siento muy triste-

    -Mamá…?- dijo algo tímida, entonces su madre la abrazó y dejo caer unas lágrimas –AY hija disculpa que sea una llorona, pero es que pensé que nunca volvería a escuchar esa palabra y esa voz juntas- dijo soltándola, secándose los ojos y sacando algo de su cartera –Toma éste dinero… es por si acaso… dime ella vendrá por ti?-

    -…pues… no, quedamos en vernos en un centro comercial- mintió

    -Hija no estoy segura de dejarte ir sola, ¿Cómo irás? ¿Piensas llevarte tu auto?¿O quieres que te lleve?-

    Ella no sabía que responder… no creía poder manejar, apenas se enteraba que tenía un auto, además cómo se llevaría a su madre a un cementerio? La pondría en riesgo a ella también… no, no podía ser así…

    -¿O… quieres que te llamé un taxi?-

    -Si! eso es lo que quiero!!! Un taxi!- respondió ella

    La madre accedió a su petición, pero con la condición que almorzara antes de irse, además le dijo que estaba vestida muy normal como para irse de compras con sus amigas, por lo que la obligó a cambiarse y a maquillarse un poco, Ahome algo obligada no pudo negarse ya que de lo contrario su madre podría sospechar algo entonces su tiempo se le fue transcurriendo sin darse cuenta…

    ······················································································

    Koga había descubierto muchas cosas, habían demasiados misterios que rodeaban la muerta de Kikyo, al parecer algo estaba escondido, las pruebas de la autopsia revelaban un eminente asesinato, ¿cómo era posible que ella hubiese vuelto de la muerte? Eso era algo que no cabía es su cabeza, ya eran las 6:30 pm; había ido al cementerio y había sobornado a uno de los celadores para que lo dejaran profanar la tumba de la supuesta difunta, él necesitaba ver el cadáver de ella, de lo contrarío no aceptaría que definitivamente Kikyo y ahome eran la misma mujer…

    El celador había accedido, pero aclaró que él no podía ayudarlo, debía hacerlo solo. Koga acepto, para él no era extraño lidiar con muertos, en el laboratorio lo hacía todo el tiempo.

    Llegaron las 7:30 de la noche, el ambiente era muy lúgubre, casi no había luz, el llegó hasta donde se encontraba el mausoleo de la familia Higurashi, llevaba una mochila a cuestas… al entrar observó una hermosa pared de mármol con adornos dorados, allí se encontraban las fosas mortuorias, comenzó a leer las inscripciones, hasta que –¡Bingo! Halle la tumba de Kikyo!- dijo sonriendo y sacando una herramienta parecida a un pico, luego de insistir fuertemente por un buen rato logró romper los 6 sellos que protegían el ataúd… se colocó una mascarilla para protegerse, no sabía en que estado podía encontrarse el cuerpo, si estaba muy descompuesto debía tomar unas muestras de cabello o hueso para poder hacer pruebas de ADN que comprobasen que efectivamente era su cuerpo.

    Abrío la pequeña compuerta y rompió una pequeña cubierta de concreto que obstruía la fosa, pudo observar el ataúd y lo haló hacia fuera, tomó algo de valor, muy lentamente comenzó a abrir la tapa y su rostro cambió a sorpresa!!! Era demasiado sorprendente –Ohhhh por Dios esto no puede ser!!!!! Es… es increíble!!!-

    El cuerpo de Kikyo se encontraba en el ataúd como él lo sospechaba, pero eso no era todo… lo más increíble era que estaba intacto… al parecer la muerte ni siquiera había podido arrancarle toda su belleza, si no fuese por su helada piel podía pensarse que sólo estaba dormida…

    Koga no podía salir de su sorpresa, la tocó para asegurarse que fuera real, tomó unas cuantas fotos, además sacó unas tijeras de su abrigo y cortó un mechón de su pelo y le quitó el anillo de bodas que aún llevaba puesto, las dos cosas las guardo en una pequeña bolsa plástica… estaba muy distraído con su hallazgo, pensaba llevarse el cuerpo completo consigo, pero con toda esa distracción no se percato de que un hombre lo estaba observando y se había colocado detrás de él, ese hombre tenía el filado pico en sus manos, al parecer tenía intenciones de romperle la cabeza, tomó un fuerte impulso y koga observó la sombra pero al parecer ya era muy tarde el cerró los ojos esperando el fuerte golpe, pero algo pasó, él abrió sus ojos y ese hombre estaba tirado en el suelo y detrás de él estaba ahome con una gran cruz de mármol en sus manos…

    Koga estaba demasiado impresionado ¿Cómo era posible que hubiese sido salvado por Ahome? ¿Qué hacía ella en un cementerio en la noche? ¿Y cómo rayos sabía que él estaba allí?...

    Ahome soltó la cruz algo temblorosa y se tiró en los brazos de Koga –Te pude salvar Koga!!!! Que bueno que no te pasó nada-

    -¿Pe…pe.. Pero cómo es que sabías?¿Cómo llegaste a éste lugar? Ahome ¿Qué demonios está ocurriendo?-

    Ella le sonrió y le dijo –Koga no me lo creerías… soñé que alguien te asesinaba y por eso vine a salvarte… no me preguntes… debemos ir…- no terminó de hablar cuando algo la alarmó –Por Dios!!!!! ¿Ella es Kikyo?-

    Koga afirmó con la cabeza

    -Es impresionante el parecido-

    -Si, por eso todos pensaban que eras ella…-

    Ahome no dijo nada, sólo la contemplaba impresionada

    -Ahome ahora que estás aquí necesito q me hagas un favor-

    -¿qué?-

    -Sitúate cerca de ella, quiero tomarles una foto a las dos juntas por favor-

    Ahome no muy convencida acepto, y se puso lo más cerca q sus nervios se lo permitían, Koga le tomó 3 fotos, pero en eso escucharon unos hombres que se acercaban

    Ahome tomó la mano de Koga y muy alterada dijo –Oh no! olvidé que en mi sueño éste hombre no estaba solo!!!! Debemos escapar ahora!!!-

    -Pero no podemos huir! Sólo hay una salida y ellos están allí!!!- dijo y de inmediato dos hombres más se entraron por el cobertizo…

    Los dos observaron su amigo en el suelo –¿Qué le hicieron a nuestro hermano? Malditos la van a pagar!!!!!- dijo uno de ellos sacando un arma…
    El otro hombre tomó a su hermano y le dio unas palmadas en la cara para q reaccionara… éste recobró la conciencia algo aturdido… -Esa maldita! Esa maldita mujer me golpeo en la cabeza!!!!- dijo enojado, levantándose y tomándola por los brazos…

    -Maldito!!! No te metas con ella!!! Pelea conmigo idiota, se hombre!!!- gritó Koga mientras se abalanzaba sobre él para defenderla, pero los otros dos hermanos lo sostuvieron y le dieron un fuerte golpe por el estomago que lo hizo caer de rodillas y tosiendo.

    Mientras Koga se encontraba inmóvil por el golpe uno de los hermanos tomó un celular e hizo una llamada –Señor Náraku, aquí encontramos el médico entrometido ¿Quiere que lo mate?

    -Pues claro idiota!!! Eso fue lo que les encomendé desde un principio!!!!-

    -De acuerdo señor! Pero que hacemos con el cuerpo?-

    -Tengo que decirles todo? Usen el cerebro alguna vez en su vida, por todos los cielos!! Están en un maldito cementerio! Entérenlo allí! No me molesten estoy ocupado… pero si algo sale mal los mataré a los 3!!!!!-

    El hombre sintió escalofríos –Si si.. señor de acuerdo… yo haré lo q me pide, pero este hombre vino con su novia… la matamos?-

    -Si!!!!!!!- gritó y luego colgó el teléfono

    -Que humor se gasta el jefe… bueno Suikotsu, Renkotsu… matemos al doctorcito entrometido-

    Renkotsu tomó con rabia a ahome y la tiró fuertemente contra una esquina y ésta cayó en el suelo algo aturdida, luego sacó su arma y la apuntó –Maldita vete al infierno!- le dijo jalando del gatillo, 2 impactos retumbaron el lugar, gotas de sangre cayeron al suelo y seguidamente el cuerpo de Koga quien se había interpuesto para proteger a Ahome…

    -No Koga!!!!!! Por qué? Nooo….- gritaba ahome desesperada… -Asesinos!!!! Porq le hicieron daño? Son unos malditos!!!-

    Renkotsu enojado volvió a apuntarla –Cállate pequeña mujerzuela!! Tu serás la próxima- su dedo se deslizó por el gatillo y cuando fue a apretar su hermano Mukotsu lo detuvo –No te ensucies las manos con la sangre de una mujer, nuestra familia no asesina mujeres ni niños, no somos cobardes- le dijo

    -Pero ella trató de matarme!!! Además es un testigo, no podemos dejarla ir o dirá todo a la policía!- refutó él…

    Mukotsu sonrió –No vamos a dejarla ir, sólo la enterraremos viva junto con su novio-

    Suikotsu y Renkotsu rieron diabólicamente, los dos con todas sus fuerzas movieron una de las pesadas puertas de una de las fosas más grandes q había q por alguna razón no se encontraba totalmente sellada, ahome gritaba pero finalmente fue introducida dentro violentamente al igual que Koga que se encontraba gravemente herido… Los tres hermanos colocaron los seguros de la cripta y además luego de puestos los golpearon fuertemente para evitar que pudiesen ser abiertos… Durante un rato Ahome golpeo la fuerte puerta de concreto, pero al parecer era inútil, su voz se escuchaba muy débil, era casi imposible percibirla desde afuera.

    Ahome estaba muy nerviosa, pero Koga comenzó a llamarla muy débilmente…
    -Ahome… debes tranquilizarte, debemos esperar a que alguien del cementerio se acerque, y de repente puedan oírte, pero si te pones así, sólo lograrás que se agote el oxígeno más rápido, estamos encerrados herméticamente… -Su respiración se entre cortaba y además su expresión era de dolor, casi no podía hablar, además la sangre seguía corriendo… sus esperanzas de vida se agotaban con cada segundo que transcurría…

    -Ahome comenzó a llorar –Koga!! Yo no quiero q te mueras! Soy una tonta!! Esto es terrible… por favor resiste no te vayas a morir te lo suplico!-

    -Ahome… no digas eso, tú me salvaste de ese tipo, yo sólo te regresé el favor- dijo con una endeble sonrisa…

    Ahome lo miró con mucha tristeza y se soltó a llorar más fuerte –No debiste hacer eso!!! No tenías q recibir esas balas por mi!!!! Yo no quiero q te mueras!!!!-

    Koga subió su mano y la abrazó, él sabía que no tenía muchas esperanzas de vivir, conocía perfectamente la gravedad de sus heridas… no sabía qué hacer… él ya conocía su destino, pero no deseaba que Ahome tuviera el mismo final.

    ¿Podría haber esperanzas de salir con vida?...



    CAPITULO XIX “Revelaciones”

    Ya habían pasado 2 horas, ahome y Koga aún seguían atrapados en esa fosa común, el ambiente era encerrado totalmente, estaba muy oscuro sólo un grueso pero pequeño vitral dejaba filtrar una estela de luz…
    Ella no paraba de llorar en silencio, tenía demasiado miedo, un tenebroso silencio reinaba.

    -Koga!- susurró ella, tenía mucho miedo de que no contestara, hace rato que no lo escuchaba hablar… -¿Koga? Respóndeme por favor!- repitió preocupada… nada se escuchó, ella de inmediato se acercó a él y tomó su mano, su alma regresó cuando escuchó su débil pero aún evidente respiración.

    -A ho me… necesito que guar-des éstas cosas contigo- musitó mientras le entregaba una cámara y unas llaves

    -¿Pero por qué me das esto?- Preguntó ella algo desconcertada.

    -Guár-da-las debes entregárselas a Sesshomaru, él te ayudará, ya sabemos que tú no eres Kikyo- Koga se apretó el pechó y dejó escapar un quejido de dolor, trato de disimularlo y continuo hablando sacando fuerzas de donde no las tenía –Esas son las llaves de mi casa y los archivos de mi oficina, allí están las prue…bas de tú origen… es…cúchame tú…- se detuvo y comenzó a toser sin poder controlarse, cuando vio su mano notó q estaba llena de sangre, y provenía de su boca… él era médico, conocía la gravedad del asunto, no le quedaba mucho tiempo y hablar se le hacía casi imposible…

    Ahome preocupada –No sigas hablando por favor, te haces daño… por favor tienes q descansar, yo sé que van a sacarnos de aquí pronto-

    -El me…da… llón… Sessho… maru… el sig…- la tos se apoderó de nuevo de él, y su respiración cada vez se volvía más corta y rápida…

    -Koga te lo suplico no hables más! Te pones cada vez peor ya basta!- suplicaba la chica al ver el crítico estado de su amigo, las lagrimas de nuevo hicieron presencia en sus ojos –Koga por favor no te mueras, te lo suplico! No te vayas a morir, tú no por favor!!!- repetía mientras lo tomaba de la mano sin saber q hacer…

    Koga sudaba y estaba muy frío, sus labios estaban rotos, el tiempo pasaba y no salían de ese lugar, él trató de hablar pero se le hizo imposible, entonces con la sangre de sus manos dibujo algo en el suelo, la tos se volvió a apoderar de si, con más fuerza cada vez…

    -Koga! Koga! No…-repetía angustiada mientras trataba de reanimarlo, pero él no parecía controlarse hasta q sólo dejó de toser y quedó inmóvil –No… Koga háblame! Koga! No me hagas esto!! KOGAA!!!- gritó desesperada, todo su cuerpo comenzó a templar, estaba horrorizada, él estaba muerto, comenzó a llorar y a gritar fuertemente –NOOOOOO!!! Ayúdenme por favor!!!!! Ayúdenme!!!! Alguien escúcheme por amor a Dios!!!!!!!!- continuaba gritando mientras golpeaba fuertemente la gruesa pared q la aprisionaba sin importar q se lastimara, finalmente por causa de su alteración y del poco oxígeno pronto sintió que su cuerpo no le respondía su visión se hizo borrosa hasta q cayó al suelo desmayada.


    En la mansión Akagi:

    Un apuesto hombre estaba acostado en su cama algo pensativo, de repente un fuerte viento abrió las ventanas de su habitación, las cortinas batieron contra las cosas de una pequeña mesa de noche y algo se partió -¿Cómo rayos se abrieron las ventanas así? Qué viento tan extraño, maldición! –vociferó Inuyasha mientras recogía algo molesto los vidrios, lo que se había caído era un portarretrato en el q aparecía con Kikyo… lo contempló y un frío se apoderó de su cuerpo, cerró las ventanas, y de pronto sintió necesidad de hablar con Ahome… -Voy a llamarla, le pediré disculpas por lo de ésta mañana- pensó

    En Hokkaido:

    Sesshomaru estaba muy concentrado leyendo unos documentos, las ventanas estaban abiertas y un inusual frío hizo que su piel se erizara, se recogió de brazos y se levantó a tomar el abrigo q tenía puesto en el sofá pero algo calló al suelo e hizo ruido, se trataba del medallón, sonrió y recordó a Ahome…

    Flash Back

    Sesshomaru sintió cómo su corazón latía más acelerado, se sentía tonto, como si fuese un adolescente, por unos instantes no supo que decir, pero luego le preguntó -¿Para que me estás llamando?-

    -Discúlpame… no quería molestarte, lo que pasa es que… quiero que tengas mucho cuidado, tu y Koga corren peligro… yo…-

    -¿Por qué dices eso? ¿Dime cómo lo sabes?-

    -Es que tuve un sueño… yo vi las cosas muy claras… A Koga unos hombres lo van a matar y tú…- no terminó de hablar cuando Sesshomaru la interrumpió
    -¿Qué cosas estás diciendo? Sólo fue un sueño, ni a mi ni a Koga va a ocurrirnos nada!-

    -Sesshomaru… créeme! Así sucedió con Bankotsu, yo soñé y él murió, no quiero que te ocurra nada malo a ti ni a Koga-

    Fin Flash Back

    -Ahome… no sé por qué me preocupa lo que me dijiste, no tiene lógica…- decía mientras dudaba, hacer lo q pensaba hacer -maldición voy a buscar a Koga- dijo salendo hacia la oficina de él, ya era tarde pero tal vez como algunas veces se había quedado trabajando hasta tarde, en el camino se topo con Yumi…

    -Hola jefe J ¿Para dónde va tan deprisa?- preguntó ella sonriente

    -… necesito hablar con Koga, no sabes si estará todavía en su oficina?-

    -No… acaso no lo sabe?-

    -De qué estás hablando? Qué no sé?- preguntó el extrañado…

    -Pues Koga se fue ayer de viaje para Tokio, dijo q tenía q investigar algo muy importante, no le dijo?-

    Sesshomaru sintió algo extraño, le preocupó la situación, todo era muy extraño y si Ahome tenía razón?, Ella tenía algo especial, él sabía q Kikyo a veces soñaba cosas y ocurrían, acaso ahome también tendría ese poder?- se preguntó mientras sin responder corrió a la oficina a llamar por teléfono…

    -Aló? Eres tu Ahome? Por favor!- respondió de una vez una señora con una voz de preocupación…

    Sesshomaru sintió q su cuerpo se estremecía -No señora, es Sesshomaru, qué ocurre con Ahome? ¿Acaso no sabe dónde está?- preguntó agitado

    La madre decepcionada de no oír a su hija, preocupada respondió –No… no sé dónde está mi nena, salió después de almuerzo y son mas de las 10 y aún no llega… tengo miedo de que algo le haya pasado, hace unos minutos llamó Inuyasha, y dijo que venía para acá, también está muy preocupado-

    Sesshomaru sintió temor y de inmediato dijo –Voy saliendo para Tokio, llegaré allá en una hora y media…- y cortó la llamada saliendo desesperado al aeropuerto.

    CAPITULO XX “Una verdad al descubierto”

    -¿¿Pero cómo demonios la dejo ir sola señora Sonomi?? ¿Acaso no sabe que ella aún no ha recuperado su memoria? Quizás se perdió en la ciudad o le ocurrió algo peor!!!- decía Inuyasha preocupado caminando de un lado a otro tratando de idear un plan que le ayudase a dar con el paradero de su amada.

    -Inuyasha! No le hables de esa manera a la madre de un amiga!!! Ella está más alterada que tú! Además no fue su culpa, ella estaba acostumbrada a que su hija salía cuando quería!- reprochó Sango quien consolaba a la señora que se había puesto a llorar

    El chico sólo se quedo pensativo y no dijo nada, se sentó en el sofá y tomó su teléfono –Voy a llamar a la policía, no es normal que a ésta hora aún mi esposa no haya llegado-

    -Buenas Noches, policía estatal de Tokio en qué puedo ayudarle?-

    -Señorita necesito reportar a una persona extraviada-

    -Dígame cuanto tiempo tiene perdida y de quién se trata?-

    -Es mi esposa Kikyo Higurashi, y no aparece desde hace 9 horas-

    -Discúlpeme señor, pero sólo atendemos a perdidas si tienen más de 48 horas-

    El joven totalmente indignado reclamó -¿Pero cómo me va a decir eso? En ese tiempo mi esposa podría estar muerta!!!! Sabe con quién está hablando? Soy Inuyasha Akagi, el heredero del conjunto empresarial más grande de Tokio!!!!!-

    -Señor tranquilícese…las leyes son iguales para todos ese es el reglamento, seguramente su esposa regresará a casa y si no lo hace para mañana comenzaremos la búsqueda-

    -Mire señorita!!! Comience la búsqueda ya mismo!!! O si no haré que la despidan por negligente!!!!-

    -Señor cuando se clame y deje de ser tan grosero vuelva a llamar!- dijo la secretaria colgando el teléfono (………………………………….)

    -Maldita sea!!!!!! Esos inútiles policías de Tokio!!!! Si le pasa algo a mi mujer me las van a pagar!!!!- gritó tirando el telefono al suelo con todas sus fuerzas

    Miroku quien había permanecido callado observando lo tomó por la espalda –Inuyasha tranquilizate, no lograrás nada de esa manera!!! Por favor!-



    -Pero cómo rayos voy a tranquilizarme? Acaso no te das cuenta de la gravedad del asunto?-

    La madre de Ahome se levantó y angustiada dijo –Ya basta! No se preocupen, Sesshomaru dijo q llegaría, hace rato que llamó así que debe de estar en camino-

    Inuyasha sorprendido -¿Qué? Por qué tuvo que llamar a ese imbécil? Acaso no sabe q por culpa de él es que Kikyo está así?-

    -Pero es que… yo no lo llame, Sesshomaru fue quien llamó para mi casa…- dijo la madre excusando del reproche del muchacho

    -Ya es suficiente inuyasha!!! Eres un grosero, el hecho de que estés nervioso no te da derecho a gritar a nadie!- sermoneo Sango haciéndole un desprecio

    ····································································
    Mientras tanto un hombre con una expresión de preocupación miraba a través de la ventanilla del avión y luego su reloj, pasaba su mano por su frente y sin encontrar acomodo en su asiento… -Ahome por Dios ojala estés bien! Si algo llegase a pasarte no me lo perdonaría jamás- El tiempo se pasaba demasiado lento para él, el viaje se le hacía una eternidad y él no podía dejar de sentir aquel nudo en su garganta…
    ······································································

    Sango había acompañado a la señora Sonomi a acostarse en su cuarto ya que el efecto de los calmantes le había hecho dar sueño, al rato Sango bajó a la sala donde Inuyasha no hacía más q dar vueltas alrededor del teléfono, esperando alguna señal que pudiese llevarlo con ahome…

    -¿Qué? ¿La Sra. Sonomi no te dijo algo q pueda servirnos de pista mi amor?- preguntó Miroku

    -No cielo… bueno… sólo me dijo que kikyo o ahome como sea, había tenido un sueño y que por ello le había preguntado cómo era el lugar donde la habían enterrado-

    -Creo q eso no nos servirá de mucho mi reina-

    -Claro que si!!! Kikyo poseía habilidades extrañas relacionadas con sus sueños, dime que más te dijo su madre?- preguntó preocupado

    Sango coloco su mano en la barbilla y comenzó a pensar –Hmmm… pues ella dijo que… bueno que se había puesto muy extraña preguntándole esas cosas, mi amiga al parecer comenzó a relatarle un lugar y Sonomi le dijo que ese lugar lucía como el cementerio en el que había sido enterrada, luego ella le dijo que debía ir con una amiga al centro comercial y ella se confió porque creyó que era yo, por eso me llamó hace rato para preguntarme… eso es todo lo que me dijo-

    -Inuyasha se sentó en el mueble y se sostuvo la cabeza tratando de imaginar qué podía haber hacho ella –Saben una cosa?... yo creo que Kikyo puede estar en el cementerio, es que yo la conozco, si ella tuvo un sueño seguramente fue a averiguar su significado, siempre lo hacía, por eso se metía en muchos problemas-

    -Tienes razón amigo- afirmo Miroku –Pero recuerda que gracias a eso una vez ella te salvó la vida-

    -Si, eso lo sé bien, pero también recuerda que ella también estuvo en peligro muchas veces-

    Sango se levantó –Muchachos por favor, debemos actuar rápido! pero cómo vamos a ir al cementerio si son las 12 de la noche ya? No van a dejarnos entrar!-

    -Pues no me interesa! Así tenga que pasar sobre el celador lo haré! No pienso perder a la mujer que amo por segunda vez-

    Los tres muchachos salieron de la casa con un rumbo definido, decidieron ir en la camioneta de Inuyasha que estaba al frente de la casa, estaban abriendo las puertas para irse cuando el sonido de un auto a toda velocidad frenó en seco detrás de ellos. Se trataba de un taxi.

    -Pero quién rayos puede ser?- dijo Inuyaha esperando definir la figura que se bajaba del vehículo –Sesshomaru!!!- masculló algo sorprendido pero a la vez enojado… -¿Qué estás haciendo aquí? Nadie dijo que te entrometieses en esto! Nada tienes que ver con mi esposa!!!!-

    Sesshomaru no deseaba discutir, sólo necesitaba escuchar que ella ya había aparecido y estaba bien -¿Todavía Ahome no aparece?- preguntó preocupado

    -Claro que no! Y todo es culpa tuya que lo único que has hecho es confundirla desde que regresó!! Vete de aquí yo la encontraré!-

    Sesshomaru frunciendo el seño –Inuyasha!!! Deja de comportarte como un niño! Éste no es momento para que te pongas con celos la vida de Ahome corre peligro-

    -Deja de decirle Ahome!!!! Por tu culpa es que ella cree que es otra persona!!! Eres un maldito…- dijo mientras se lanzaba hacía él pero Miroku lo sostuvo –Inuyaha ya basta!!! No es momento para que pelees con tu hermano, no seas tonto necesitamos de su ayuda para encontrar a tu esposa!-

    Sesshomaru no se inmutó en ningún momento, permaneció con una mirada indiferente –Al menos tu amigo si es inteligente, deberías aprender de él-




    -Sesshomaru creemos que ahome pudo por alguna razón que desconocemos, ir al cementerio donde ella fue enterrada, yo sé que no parece lógico pero...- sango fue interrumpida por él que de pronto abrió sus ojos impresionado

    -Claro en el cementerio!!! Repitió

    FLASH BACK

    Koga apretó sus puños y enfurecido respondió –Estoy cansado de que te burles de mis teorías!!! Yo descubriré éste misterio yo solo!! Asi tenga que ir al cementerio y sacar el cuerpo de la mujer que fue enterrada que estoy seguro que será la verdadera Kikyo! Eso si cuando demuestre que Ahome es otra mujer no permitiré que te la quedes!!!! Ella será para mi!- salió de la oficina y cerró la puerta de un fuerte golpe…

    Fin FLASH BACK

    -Debemos darnos prisa!!! No sabemos qué puede estar ocurriendo!- dijo Sesshomaru mientras rápidamente tomaba las llaves de la camioneta del bolsillo de Inuyasha y se montaba en el asiento del conductor

    Inuyasha indignado -¿Pero quién te ha dado derecho de tomar mi camioneta imbécil?!?!? Yo manejo!!!-

    -Miroku lo sostuvo con fuerza y lo subió casi obligado al auto –Por favor inuyasha no te comportes como un niño, es mejor que él conduzca ya que es el que tiene arma y pertenece a las fuerzas policiales, así podremos encontrarla más fácil-

    -Inuyasha retorcido de la rabia se trago las ganas de despedazarlo –Todo sea por encontrarla- repitió en su mente

    ················································································

    A unos cuantos quilómetros de la ciudad de Tokio, en una de las casas del millonario asesino culpable de todo lo que estaba ocurriendo…

    -JAJAJAJA… entonces me dicen que enterraron al doctorcito y a su novia? ¿Pero están seguros de que nadie se dará cuenta de que están enterrados hasta que ambos estén muertos?- preguntó el hombre de mirada oscura y maligna…

    -Si señor Náraku, el doctor estaba gravemente herido, para estos momentos ya se debe haber desangrado, es decir, que estoy seguro de que ya no vive-

    -¿Y la chica?-

    -Bueno la chica seguramente morirá asfixiada, pero eso tardará más, tal vez mañana por la mañana ya no se encuentre con vida

    -Umm… pues bien, me alegro por ustedes porque si algo sale mal, no vivirán para contarlo…- el tomó su barbilla y cambió su expresión a preocupado- Ese maldito doctor robó todos mis documentos sobre los experimentos que he estado haciendo, si se llega a descubrir todo, estoy perdido, por eso su próxima misión será entrar en su casa o la oficina o no sé donde van a buscar, pero necesito que recuperen esos documentos lo más pronto posible!!-

    -Si señor! No se preocupe-

    Suikotsu que parecía ser el más compasivo de sus hermanos –Muchachos pero no le diremos al jefe lo que vimos?-

    -Estás loco?- Le susurró Mukotsu para que no dijera nada, lo que resultó inútil porque en seguida Náraku preguntó -¿Qué fue lo que vieron?-

    Todos apretaron las mandíbulas algo nerviosos –Pues…. Pues….-

    Suikotsu tomando el valor –Lo que ocurre es que ayer vimos algo muy extraño, cuando encerramos a la pareja en la fosa había un ataúd abierto y pudimos ver el cuerpo-

    -¿Y qué pasa con eso? ¿Yo estoy cansando de ver muertos? ¿Acaso les dio miedo?-

    -No señor, el cadáver era de una hermosa mujer y estaba intacto aunque la fecha de su muerte inscrita en la lápida decía que había muerto en hace un año-

    -¿Cómo se llamaba esa mujer?- preguntó algo intrigado

    -Señor… ella era Kikyo, la mujer que hace un año usted nos encomendó asesinar el día de su boda-

    Náraku quedó sorprendido, no era muy común que los cuerpos se mantuvieran intactos por tanto tiempo…

    -Pero Señor eso no es todo-

    -¿Todavía hay más?-

    -Si señor… la novia del doctor al principio no la reconocí bien, pero luego de haberlos encerrado y al ver el cadáver me di cuenta de que eran exactas, parecían ser las mismas-

    Náraku golpeo la mesa y tiró todas las cosas que estaban encima –Maldita sea ella era ahome!!!!!!!! Al fin la encuentro y resulta que ahora está muerta!!!-

    Los 4 hermanos se quedaron petrificados de miedo

    -Ósea que todo éste tiempo el que había tenido a mi mujer era el maldito de Sesshomaru!!!! Maldito seas sesshomaru, voy a hacer que tu vida se convierta en un infierno!!!! Eso lo juro!!!!-


    ········································································

    Mientras tanto ya el grupo había llegado a las afueras del cementerio, habían apagado las luces del auto y ideaban una forma de distraer a los dos celadores que se encontraban armados en la entrada…

    Miroku –Creo que no podremos entrar la camioneta, deberemos pasar por la cerca y dejarla escondida-

    Sesshomaru pensando –Yo pienso que es buena idea, pero tendremos que dividirnos, no podremos pasar la cerca si ellos está pendientes, recuerden que tienen un circuito cerrado (cámaras) por el cual pueden vigilar todas la cercas que rodean el cementerio, así que yo entraré y ustedes deberán distraer a los vigilantes…

    -No seas idiota yo seré el que entre, ella es mi mujer yo seré el que iré!!!- reclamó Inuyasha enojado

    -AAAAhhhh yaaaa! Podrían dejar de discutir como dos niños? Mi amiga podría estar en peligro o quizá algo peor!!! Vayan ustedes dos y Miroku y yo distraeremos a los vigilantes- gritó sango irritada.
    ···························

    Así ocurrió por suerte los dos pudieron brincar la alta cerca sin ser percibidos, caminaron entre las timbas hasta que finalmente llegaron al mausoleo de la familia Higurasshi… Inuyasha estaba algo aturdido, él desde que se había enterado de la muerte de Kikyo jamás había ido a su tumba y mucho menos luego de que había regresado, cuando iban a entrar a Sesshomaru le llamó algo la atención entre unos matorrales de afuera, era algo que brillaba…

    -Espera un momento- dijo Sessho abriendo entre las malezas -Este es el bolso de ahome?- preguntó mientras sacaba un cartera azul de mujer-

    -Si yo le regalé ese bolso cuando éramos novios- respondió Inuyasha mientras sentía que su corazón comenzaba a latir más fuerte

    -Aquí hay algo más- Agregó Sesshomaru - … esto es…- pensó que tal vez se tratase de Koga, era un bolso más grande, color verde que tenía unas herramientas dentro, cuando se fijo mejor observó el celular de su amigo, no había duda, se trataba de Koga… -Por Dios qué está ocurriendo aquí?- se preguntó.

    Ambos con un mal presentimiento entraron rápidamente al lugar, que para su sorpresa parecía estar vacío.

    -¿Dónde podrá estar? Ahome!!! Ahome por favor responde!!!- gritó inuyasha, ya que sabía que ella prefería ser llamada de esa manera.

    El hermano mayor con una linterna que sacó de su chaqueta inspeccionaba el lugar buscando un indicio que le permitiera adivinar dónde podía estar Ahome… algo q vio lo alarmó -¿Sangre?... Ohhh Dios Ahome, Koga!!!- los rastros de sangre no llevaban a ninguna parte

    -Que viste?- le preguntó Inuyasha –Ohh q? acaso eso es sangre? Está fresca?- preguntó con su corazón en la garganta

    -No es demasiado reciente, debe tener algunas horas quizá… no sé bien pero esto no me está gustando, todo indica que ellos estuvieron aquí y ahora ésta sangre… debemos encontrarlos lo más pronto posible, pueden estar heridos…

    -Pero donde pueden estar? … Espera un momento!!! Alumbra aquella tumba!! –dijo inuyasha señalando una tumba al fondo…

    -¿Viste algo?- alumbró mientras se acercaba –Esta es la tumba de Kikyo

    -De Kikyo?... bu.. eno pero está vacía, sabemos que ella al fin nunca murió…

    -No sé, pero a alguien tuvieron que enterrar, podríamos averiguar… además… algo no está bien, fíjate bien- le dijo a su hermano menor, quien detalló y se dio cuenta de lo mismo q él –Los sellos están rotos!!!-

    -Exacto! Y parece algo reciente, alguien la abrió antes de nosotros, voy a abrirla!- afirmo Sesshomaru tratando de halar la tumba horizontal para poder extraer el ataúd, Inuyasha al ver el esfuerzo también te ayudo y juntos lo sacaron y se quedaron contemplándolo, estaba cerrado, pero ambos temían lo que pudiesen encontrar…

    -Voy a destaparla de una vez por todas- dijo sesshomaru halando la tapa y dejando descubierto lo que había dentro

    -Oooohhhh por Dios esto no puede ser cierto- dijeron los dos al unísono…
     
  6.  
    Sandor

    Sandor The Hound

    Virgo
    Miembro desde:
    20 Abril 2006
    Mensajes:
    351
    Puntos en trofeos:
    113
    Pluma de
    Escritor
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    hola!!
    leia tu fic en la otra discucion y la verdad estaba genial
    pero me gustaria preguntarte una cosa
    como colocas los capitulos tan largos tan rapido?
    espero que me respondas si no es mucha molestia
    chao
     
  7.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    89
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Hola veronika, la verdad es q casi no entiendo tu pregunta... la verdad es q yo me tardo mucho pasra hacerr las contis, todo el mundo me regaña, aqui la puse porq en mi otra discusión me cortaron capítulos, tenía 39 páginas y me las dejaron en 6... por eso decidí colocarlo de nuevo... en pedazos largos...
    Espero halla despejado tu duda... ok gracias por leerme :) cualquier otra cosas no dudes en preguntar...
     
  8.  
    mahome

    mahome

    Cáncer
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    149
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    tu fics es muy bueno espero ver pronto la conti
     
  9.  
    Minya

    Minya

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Febrero 2006
    Mensajes:
    435
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    holas!!

    :saltarin: que bien que hayas hecho esta nueva discusión la verdad me perdí en la otra es que estuve un tiempo ausente en el dçcemoo pero cuando regresé vi todo el fic cortado :S bueno, pero aqui estoy tu fic me gusta mucho y lo volveré a leer :D bueno te cuidas muuucho!!!! chaoooo

    meli_chan!
     
  10.  
    Nerakiba

    Nerakiba Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    NO pues, si esta completo, bueno, perdon x meterme asi, esq ando chismeando en los fics, jeje, luego pongo mi opinion, ya q me voy a tardar un buen, pro siguelo, va?, bueno hasta luego, bye.
     
  11.  
    Clémence

    Clémence

    Libra
    Miembro desde:
    20 Febrero 2006
    Mensajes:
    44
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Siii! Que bien que hayas hecho otra discusión para tan genial fic!!!

    Todos estos capítulos ya los había leído, por lo que espero que no tardes en colocar conti...

    Bisous!!
     
  12.  
    User-X

    User-X Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Perfecto, simplemente formidable, este fic realmente es excelente, es como estan leyendo una novela policiaca calsica (con lo que me gustan ese tipo de historias) como Dick Tracy o algo por el estilo, solo que con personajes de anime, oh si, ¡¡que gran combinacion!! xD espero pongas los proximos capitulos pronto y puedes estar segura de que seguire tu historia hasta la ultima letra.


    P.D: Sabes, si le cambias el nombre a los personajes y lo redactas a manera de guion, te aseguro (a mi juicio) que tienes en tus manos una pelicula de exito rotundo.

    P.D2: Pasen por mi fic, no sean malas(os) xD

    ¡¡ACCION!!:eek: err.. digo, ¡¡¡CONTUNIACION PLZ!!!*verguenza*

    Salu2!!:cool:
     
  13.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    34495
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Capitulo XXI “Sombras en la verdad”

    Los dos hermanos miraban incrédulos… era demasiado impresionante…

    -Pero qué demonios significa esto? Es Kikyo? La sangre del suelo era de ella?... ohhh por Dios, la mataron!!!!!- decía Inuyasha extremadamente confundido y sin tener idea de lo que estaba ocurriendo…

    Sesshomaru sintió que su alma abandonaba el cuerpo –Ahome? Por Dios no puede ser Ahome…!! ¿Acaso… cómo puede estar muerta? ¿Pero quién haría algo tan atroz y sádico? En su mente había aparecido la idea de que alguien con perversas intenciones la había asesinado y luego guardado su cuerpo en ese lugar que quizá estuvo vacío por un año… Porque qué otra explicación se le podía dar a que el cuerpo estuviera en tan perfectas condiciones???…

    Inuyasha cayó de rodillas derrotado -¿Qué está sucediendo aquí Sesshomaru? ¿Llegamos tarde? ¿Ahora si está muerta definitivamente? Esto tiene que ser una pesadilla!!!!-

    -Entonces eran la misma persona?!?!?- pensó –Por mi culpa Kikyo murió realmente… maldición!!! Soy un maldito imbécil- repetía en su mente mientras un agudo dolor se apoderaba de su corazón…

    Sesshomaru tenía que averiguar de que modo había sido asesinada, se acercó y tomó su mano pero muchas cosas no eran normales… aunque parecía estar dormida su cuerpo estaba demasiado rígido para el poco tiempo que podía tener de muerta, en su ropa no había sangre superficial, entonces cómo se explicaba que la sangre que habían encontrado aún no estuviera coagulada? Si la sangre no era de ella entonces de quién sería?
    Definitivamente algo extraño estaba ocurriendo... por más que él la detallaba no encontraba muestras que definieran el tipo de muerte, no habían moretones ni huellas de forcejeo, el cadáver parecía haber sido arreglado… cómo era posible si ella no tenía más de 12 horas desaparecida?

    Inuyasha destrozado le preguntó a su hermano al notar su inquietud -¿Qué sucede Sesshomaru? ¿Acaso está viva?-

    Sesshomaru –Inuyasha algo no está bien… creo que éste cadáver tiene mucho más de unas horas de muerto, me refiero a días quizás-

    -¿Pero debes estar bromeando… ella no puede tener días de muerta, si yo estuve en la mañana en su casa y su madre la acompañó hasta las 2, es imposible que tenga más de 10 horas-

    -Inuyasha yo no soy forense, pero he lidiado por muchos años con este tipo de cosas… te digo que ella no es la mujer que viste esta mañana, me refiero a que ella podría ser la verdadera Kikyo-

    Inuyasha abrió los ojos sorprendido y a la vez incrédulo -¿Pero qué rayos estas diciendo? ¿La verdadera Kikyo? Quieres darme a entender que tal vez era cierto esa locura que le hiciste creer a mi esposa?-

    -Yo no estoy inventando las cosas, es que al principio no estaba seguro, pero ahora tiene lógica…- aclaró

    -Pero acaso no estás viéndola? Si fuese verdad lo que dices entonces ¿Por qué después de un año su cuerpo está como si hubiera muerto ayer? Creo que todos los años que has tenido de trabajo no te han enseñado nada… ¡Los cuerpos se descomponen! ¿Es muy difícil de entender?-

    Sesshomaru indignándose se levantó -¿Por qué no la detallas por ti mismo? Dime si no notas algo!- dijo retando a su hermano que se burlaba de sus palabras

    Inuyasha todavía algo suspicaz se acercó y detallándola muchas cosas se vinieron a su mente al ver el medallón que cargaba en su cuello…

    FLASH BACK

    -Mamá no sabes dónde quedó el medallón preferido de Kikyo? el que le regaló su padre cuando era pequeña- preguntó Inuyasha impaciente revolviendo los cajones de la habitación matrimonial que habían arreglado para vivir juntos antes del trágico incidente

    La madre se quedó pesando algo triste –Mi amor, Kikyo siempre llevaba ese medallón puesto, era muy especial para ella, por eso su madre decidió enterrarla con él… no lo busques más porque no lo vas a encontrar-

    Inuyasha confundido –Pero… Kikyo está viva… bueno regresó sin memoria… pero está viva y dice que no recuerda haber tenido ningún medallón puesto-

    -Hijo, la verdad no sé cómo ella regresó de la muerte, aún estoy impresionada- entonces guardó silencio por unos minutos y luego agregó –Yo vi cuando ella era depositada en la fosa y la vi llevar el medallón, aún no me explicó como salio de ese lugar, parece imposible-

    Fin Flash back

    -aún no me explicó como salio de ese lugar, parece imposible-
    -aún no me explicó como salio de ese lugar, parece imposible-

    Esas palabras se repetían en la mente de Inuyasha y oprimían su corazón…
    -Kikyo si esta muerta?- -Entonces esa chica Ahome quién es?- -Demonios qué es lo que está pasando?- pensaba



    Sesshomaru también noto algo singular en el medallón que llevaba puesto la difunta –Ese medallón… es muy parecido al medallón que llevaba Koga en sus ropas-
    El medallón era una joya muy hermosa, era de oro sólido y con un acabado muy delicado, ambos eran muy parecidos, pero la diferencia erradicaba en que el que llevaba la difunta decía Kikyo y el otro decía Ahome.

    -Ahome está en peligro entonces!!! Esa sangre podía provenir de ella!- dijo sesshomaru alterado y revisando el lugar

    Inuyasha aún sin poder salir de su tremenda desilusión, sólo dejaba escapar amargas lágrimas que se humedecían la superficie del ataúd

    Inuyasha se levantó –tienes razón, debemos encontrar a esa muchacha-

    Y los dos buscaron fuera y dentro del panteón, pero al parecer, se lo había tragado la tierra…

    Ahome mientras tanto ya no podía respirar, le parecía escuchar voces, pero no tenía fuerzas para gritar, su cuerpo no respondía –Creo que éste es mi final- dijo y todo se oscureció… las esperanzas se habían agotado para ella



    Ya habían pasado horas de que había amanecido, el cielo estaba nublado y con un tono gris oscuro, había mucha gente reunida debajo de un toldo negro… algunas personas lloraban sin consuelo, un hombre sostenía un rosa roja… todos esperaban que el sacerdote le diera el ultimo adiós a los cuerpos…

    Inuyasha quien estaba cerca del ataúd de la joven muchacha, dejaba caer la rosa en la fosa –Adiós! Perdí la oportunidad de tenerte de nuevo conmigo mi amor-

    Sesshomaru estaba destrozado, se reflejaba en su cara, especialmente en su triste mirada… sus ojos estaban rojos y se encontraba totalmente empapado, parecía no importarle cubrirse del agua, sólo permanecía alejado de la multitud –por mi maldita culpa ahome y Koga están muertos!!! Esto no puede estar pasando!!!- se reprochaba una y otra vez. –Yo debería estar muerto en lugar de ellos!!!- -Ahome… tú confiaste en mi y yo no te creí y por eso ahora estás muerta, no me lo perdonaré nunca…

    -Pues me parece perfecto hermano!!! Claro que tienes la culpa… pelea de una vez!!!!- dijo Inuyasha enojado metiéndole un fuerte golpe en el rostro y haciéndolo caer en la grama…

    Sesshomaru se sentía demasiado mal y le daba la razón, así que solo se limpió un poco de sangre q había salido de su boca –Yo no quiero pelear contigo Inuyasha, haz lo que quieras-

    Inuyasha lo tomó del cuello y le dio otra fuerte bofetada –Maldito Sesshomaru!!!! Ahome confió en ti y tú sólo te burlaste!!!! Por tu culpa ella murió asfixiada en esa tumba, además también murió tu amigo!!!! Eres un inepto!!!-

    Sesshomaru no sabía que decir, su hermano sólo lo golpeaba, pero él no hacía nada porque sentía que tenía razón, entonces Inuyasha se levantó y lo vió tirado bajo la lluvia con la boca rota y otras pequeñas rajaduras debido a los golpes –No piensas pelear cobarde?- le retó

    Sesshomaru muy adolorido, como pudo sacó su arma de la chaqueta, inmediatamente Inuyasha retrocedió –Eres un cobarde!!! Acaso vas a matarme de esa manera tan vil?-

    -No…- respondió débilmente –Es para ti, yo fui el culpable de la muerte de Ahome, Kikyo y Koga, toma el arma quiero que me liberes de ésta agonía-

    La lluvia no cesaba, las gotas se escurrían por el cabello de inuyasha, el no podía creer lo que estaba escuchando, acaso la lluvia lo había hecho escuchar mal? -¿Qué demonios estás tramando?-

    -Yo deseaba ver a Kikyo muerta y sí, yo contrate a esos hombre para que la asesinaran- mintió, el deseaba que su hermano acabara con su miserable vida –Si inuyasha, y también sabía que ahome iba a morir, por eso la deje sola e hice tiempo para que ella muriera-

    Inuyasha totalmente indignado con esas palabras tomó el arma de un manotón –Maldito!!!! Eres un maldito!! ¿Cómo pudiste hacerme eso? Ella estaba embarazada y ahome… no tenías derecho!!!- las manos le temblaban, estaba horrorizado con la confesión de su hermano, él merecía morir

    Unos niños vieron el problema y se fueron corriendo a avisarle a la madre de Inuyasha…

    -¿Qué? ¿Dónde están ellos? Vamos rápido!!!!- dijo la madre al escucharlo y otras personas que habían escuchado la conversación también se fueron corriendo al lugar

    -Inuyasha!!!! No lo hagas por favor!!!- gritó desesperada izayoy

    -No te metas en esto mamá, Sesshomaru es un asesino y debe morir!!!-

    -No hijo, de qué estás hablando? Eso no es verdad, él no tuvo la culpa-

    -Él confesó todo, ya no hay ningún misterio… diles sesshomaru, hazlo para que vean la clase de escoria que eres-

    Sesshomaru sin levantar la mirada dijo –Yo tuve que ver con la muerte de kikyo porque estaba enamorado de ella y no me correspondía y además yo sabía que ahome y koga corrían peligro y permití que murieran- repitió la mentira


    -Pero te has vuelto loco? Eso no es cierto, inuyasha baja el arma- dijo una voz gruesa, Inutaisho había llegado al lugar

    -Lo siento papá, ese bastardo morirá- sin contemplaciones, el odio le hizo apretar el gatillo dejándose escuchar un fuerte sonido

    La sangre llegó hasta el vestido de izayoi que de inmediato se desmayó, Sesshomaru comenzó a escupir sangre y en sus labios se pudo leer –Gra-cias inuya…- no culminó su frase y cayó muerto sobre la grama

    -Sesshomaru NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!-


    -Oíste eso?-



























    CAPITULO “Una promesa de venganza”

    Habían pasado tres horas luego de que los dos jóvenes llegaran al cementerio, ambos estaban muy confundidos, no entendían lo que estaba ocurriendo. Sin embargo Sesshomaru desesperado no dejaba de buscar algo que lo llevara con ahome.
    La policía llegaría en cualquier momento, él la había llamado hace unos cuantos minutos.

    -Tenemos que encontrarla… ella puede estar en peligro- replicó Inuyasha que aún no entendía lo que estaba ocurriendo

    El hermano mayor tomó su frente y se apoyó en la pared –No sé que hacer… no tengo idea de donde puede estar!!!!- se reprochó impotente –Maldición!! Si a ahome le sucede algo no me lo perdonaré!!!- -Todo esto es mi culpa-

    Inuyasha frunció el seño y totalmente desconcertado le preguntó -¿De qué hablas? Esto no fue culpa de nadie

    -Yo… bueno yo… yo si tuve la culpa de lo que ocurrió, Ahome me llamó esta mañana…-

    -Te llamó? Para qué te llamo Sesshomaru??? Habla de una buena vez!-

    -Es… bueno es que Ella tuvo un sueño y me pidió ayuda… ella insistía en que Koga y yo corríamos peligro-

    -Un sueño?... – preguntó y de inmediato comenzó a llenarse de recuerdos su cabeza…

    Flash Back

    Una agradable música decoraba un fino restaurante, una feliz pareja se tomaba de las manos, aunque la hermosa chica tenía la mirada perdida y eso fue notado por el joven que la acompañaba…

    -Qué te sucede mi amor?- preguntó él algo perturbado. Ella estaba tan sumergida en sus pensamientos que no respondió nada…

    -Kikio! Respóndeme! Qué es lo que te pasa?- Dijo apretando su mano

    Ella regresó de su trance -¿Qué? Qué sucede mi amor, me estabas diciendo algo?-

    -Kikyo, no entiendo qué te ocurre? Te sientes mal?...

    -Es que… yo… no mi amor, olvídalo! Son ideas tuyas- Respondió ella tratando de fingir que nada ocurría

    -Kikyo… te conozco perfectamente bien y además tú no sabes mentir, dime la verdad, acaso no confías en mi?- preguntó mirándola fijamente a los ojos, lo que ella no puedo evitar complacer…

    -Está bien… te diré, pero no quiero que pienses que estoy loca-

    Inuyasha le sonrió le besó tiernamente los labios y asintió con su cabeza

    -Bueno.. lo que sucede es que mi padre viene mañana de Londres y… tengo mucho miedo de lo que pueda ocurrirle-

    En una actitud despreocupada y tomando un trago de vino agregó -Pero mi amor, tu padre siempre está viajando todo el tiempo. ¿Qué tiene de raro que viaje de regreso otra vez?-

    -Si ya lo sé… pero es que ayer tuve un sueño muy extraño-

    -¿un sueño? ¿Qué clase de sueño?-

    -Bueno… soñé que yo estaba pequeña, era una niña de nuevo y que mi padre estaba sentado en el jardín, yo me acerqué a él, entonces me abrazó y besó mi frente… me dijo que él me amaba demasiado y que deseaba que fuera feliz, sentí un frío extraño porque me dio la impresión de que estaba despidiéndose de mi… luego entré a la casa y mi mamá estaba llorando y vestida de negro… yo le pregunté por qué lloraba y ella me dijo que mi papá no volvería jamás-

    Inuyasha notó la preocupación de su novia y la abrazó –Mi amor, sólo fue un sueño… no te preocupes todo va a estar bien-

    Ella sonrió e hizo caso de sus palabras, la verdad él le daba mucha seguridad además sus palabras eran muy acertadas… no debía preocuparse tanto por un tonto sueño.
    Luego de la cena inuyasha la llevo a su casa y partió a la suya, ambos estaban muy agotados todo el día habían estado de compras.

    ············

    Inuyasha se levantó al otro día aturdido por el sonido de su celular –Hola? ¿Quién habla? Respondió entre dormido aún

    Una voz llorosa de mujer le respondió –Inuyasha!?! Te necesito!!-

    -Kikyo?- dijo perdiendo totalmente el sueño –Te ocurre algo? Por qué estás llorando?-

    -Es mi papá Inuyasha… -

    un frío congeló sus entrañas, no quería escuchar lo que vendría luego de esa frase - ········· qué sucedió?-

    -El avión en el que venía se cayó al mar en la madrugada, mi papá está muerto!!-

    Fin Flash Back

    -No puedo creerlo, esa chica me sorprende cada vez más… por qué guarda tanta relación con Kikyo? Es como si fuera la misma persona- pensó

    -Debemos encontrarla!! Tengo una idea de quién puede tenerla, ahora mismo voy a buscar a la escoria de Náraku, estoy casi seguro de que él está detrás de esto-

    -Espérate Sesshomaru! Yo iré contigo…- En ese momento llegó la policía y la camioneta de Inuyasha con Sango y Miroku, los dos hermano sin sospechar que lo que buscaban estaba más cerca de lo que ellos pensaban salieron a encontrarse recibir a sus amigos…

    -Sesshomaru…-

    –Tú dijiste mi nombre?- preguntó a su hermano menor

    -No… yo no he dicho nada… yo… ¿oíste eso?- Preguntó Inuyasha al escuchar un extraño ruido que provenía de dentro del mausoleo

    -Si lo estoy escuchando!!!!- respondió corriendo hacia dentro… -De donde proviene? No entiendo!!-

    -No hagamos ruido, tratemos de identificar de donde proviene el ruido- pidió Sesshomaru mientras examinaba el lugar.

    Algo parecido a unos pequeños golpecitos podían oírse muy levemente…

    ·······

    -No puedo morir… ayúdenme por favor!- Ella no tenía fuerzas para gritar, se sentía muy débil, pero sabía lo que podía ocurrir… ella pensó que no volvería a despertar, pero ese sueño la había regresado a la vida, no podía dejar que cosas tan terribles como las que había visto ocurrieran en la realidad. Por eso con un pedazo de mármol que estaba tirado, tal vez por la construcción de la fosa comenzó a golpear la maciza pared… -Alguien ayúdeme por favor!!!- el tiempo se agotaba, el oxígeno fallaba, respirar era una difícil tarea… sentía que iba a desfallecer, pero aún así seguía luchando con todas sus fuerzas

    ······

    -Ahome!! Ahome responde!!!- Gritaba inuyasha –El sonido proviene de ésta fosa!! Debe ser ésta, mira!- dijo él señalando la inscripción –Esa tumba no tiene nombre, la inscripción está vacía y además los sellos fueron rotos-

    -Es cierto- Sesshomaru tocando los sellos –Ahome!!! AHome!!!!!- gritaba con ánimos de escuchar una respuesta

    ········

    -Son unas voces! Me están llamando!- pensaba –Ayúdeme! Sáquenme de aquí! Por favor!- decía en un suspiro imperceptible –No van a oírme- pensó, entonces comenzó a golpear más fuerte con la roca.

    ········

    El sonido de los golpes intensificados dio a entender a los muchachos que si había alguien dentro y que lo más seguro era que se trataba de ahome.

    -Tenemos que abrir la fosa- dijo inuyasha corriendo a buscar alguna herramienta…

    Shessomaru mientras tanto de una forma desesperada comenzó a tratar de romper los sellos con todas sus fuerzas, pero era inútil, al parecer habían sido deformados a golpes, pronto dos policías acompañados de su hermano entraron cargados de unos picos y unos tubos…

    -Señor Sesshomaru, su hermano nos comentó lo que está sucediendo, ya pedimos respaldo de ambulancias y una patrulla de bomberos que nos ayudarán a abrir la fosa.-

    -Está bien, pero la vida de ahome corre peligro y no pienso quedarme cruzado de brazos, la voy a sacar de ese lugar- tomó uno de los picos y comenzó a golpear los sellos a un lado…


    -Estás herramientas no funcionaran, necesitamos algo más fuerte- replicó uno de los policías

    Sesshomaru no hacía caso a sus palabras y continuaba golpeando fuertemente los sellos, Inuyasha al ver el esfuerzo de su hermano tomó el otro pico y comenzó a golpear también… -Está demasiado compacto, debemos dar en el mismo punto o no lo romperemos- alegó inuyasha

    Sesshomaru asentó con su cabeza y comenzaron a golpear hasta que ambos rompieron los 3 sellos…

    Inuyasha comenzó a halar la pesada pared por un lado y Sesshomaru por el otro

    -Esperen muchachos solos no van a poder con ese peso- dijeron los policías y empezaron a halar hasta que pudieron abrirla lo suficiente para poder entrar…

    ················

    Ahome se sentía muy mareada y veía borroso, pero pudo notar que entraba luz de afuera

    -Ahome estás bien?- Preguntó inuyasha preocupado mientras la ayudaba a levantarse del suelo

    -Inuyasha?... que bueno que me encontraste- dijo mientras se desmayaba sobre sus brazos, él de inmediato la levantó y la sacó de ese oscuro lugar

    Sesshomaru preocupado al verla sin sentido -¿Qué le sucede? Por qué no está despierta?-

    -Tranquilo sólo está desmayada, la voy a llevar afuera la ambulancia ya debe estar por llegar-

    Los policías habían entrado a revisar la fosa, Sesshomaru iba a salir detrás de su hermano cuando uno de los policías le dijo –Señor espere, aquí dentro hay un cadáver-

    -Un cadáver? Están seguros?- entró en el lugar y las linternas de los policías enfocaron el rostro del cuerpo y sintió que su corazón quería salirse del pecho –no es posible… revísenlo no puede estar muerto!- él no daba crédito a lo que sus ojos le mostraban, ¿Cómo era posible? Era Koga, nunca pensó que él pudiese estar muerto, pero así era –Esto es culpa mía!!!- -¿Por qué?- pensaba

    ·······················

    Toda la noche los muchachos estuvieron en vela esperando que ahome se recuperara, Sesshomaru tenía un semblante sombrío, no decía ninguna palabra pero no era necesaria tampoco para saber lo que sentía.

    -Sesshomaru, deberías ir a la casa a descansar, te ves muy mal, puedes enfermarte-

    -Estoy bien, no pienso salir de aquí hasta que ahome me diga que se siente bien, necesito al menos saber que ella está fuera de peligro-

    Inuyasha deseaba decirle algo que lo hiciera sentir mejor, pero sabía q no había forma de remediar la pérdida de su mejor amigo

    - no me mires con esa cara de lástima inuyasha, yo estoy bien no necesito q sientas lástima por mi, además no es la primera vez que veo morir a alguien cercano, esas cosas ya no me afectan, todos moriremos algún día-

    -De acuerdo, tienes razón… discúlpame- Inuyasha conocía perfectamente a su hermano y sabía que sólo aparentaba indiferencia para no parecer débil ante los demás.

    Los dos permanecieron por horas, pronto se hizo de día y por fin un doctor se acercó a ellos

    -la Srta. Ahome está despierta, al parecer no tuvo lesiones graves, el único problema fue la asfixia momentánea pero al parecer no daño ningún órgano, sólo la debilitó un poco, pero ya está perfecta- dijo el médico sonriendo

    -Podemos verla?- preguntó inuyasha

    -Si, pero sólo puede uno a la vez, es para evitar que se agite mucho… Ahhh y además ella pidió ver a Sesshomaru… ¿Quién de ustedes es él?-

    Inuyasha sintió dolor al escuchar la preferencia de ella, aunque ya lo esperaba… Sesshomaru entró a la habitación

    -Señor yo necesitaba hablar con usted- le dijo el doctor a Inuyasha

    -Dígame-

    -Bueno es con respecto al cuerpo de su esposa, de verdad estoy totalmente impresionado, no entiendo lo que ocurre, está perfectamente intacto, cuánto tiempo es q usted me dice que tiene de fallecida?-

    -Un año-

    -Ohh Dios! No puedo creerlo… estoy totalmente impresionado… yo no encuentro una explicación científica a ese hecho, todos los doctores hemos hecho pruebas y todavía nos faltan pero tenemos hipótesis, estamos buscando la relación entre su esposa y la Srta. Ahome, es demasiado impresionante su parecido-

    -Si ya lo sé… hasta yo la confundí con ella, desearía que hubieran sido la misma persona- bajo la mirada y se sentó en el mueble con mucha tristeza… -Q lastima pensar que había regresado para que pudiéramos ser felices de nuevo-

    ···························

    Seeshomaru entró a la habitación, ahome se encontraba sentada en la cama, le pidió que se acercase –Ven sesshomaru, quiero que me abraces- le dijo ella abriendo sus brazos. Él se acercó y hizo caso a sus palabras, la abrazó fuertemente, deseaba hacerlo desde hace mucho y ahora era cuando más necesitaba ese afecto –Perdóname ahome! Todo lo que ocurrió fue culpa mía, tú me lo advertiste y yo no te creí- -Ahora Koga está muerto y tu casi corres con la misma suerte, el que debería estar muerto soy yo!!-

    -Sesshomaru por favor!!! Ya basta! No digas esas cosas, tú no tuviste la culpa, era lógico que no me creyeras, además no sabías bien lo que ocurría, por favor no repitas eso-

    -Pero es que yo…- sus ojos se enrojecieron y de inmediato él se volteó, no deseaba que ella lo viera derramar lágrimas, eso no era cosa de hombres y mucho menos él que siempre había querido demostrar un completo control sobre sus sentimientos –Ahome, te confieso que siento que ya mi vida no tiene ningún sentido, no tengo más motivos para vivir-

    Ahome sintió mucho miedo, esas palabras eran terribles, ella sabía que él era capaz de atentar contra su vida, debía evitar de todas las formas que eso ocurriera -Yo no soy un motivo?- le preguntó Ahome mientras lo abrazaba por la espalda -¿Acaso el amor que siento por ti no es importante?-

    Sesshomaru se volteó confundido -¿Me amas? Pero… que haremos con la familia…? Que dirán si te vas conmigo?-

    -Sesshomaru yo descubrí que te amo a ti, inuyasha debe entender que Kikyo y yo no somos la misma y de eso tenemos pruebas, yo soy ahome y te amo es a ti- repitió sonriéndole

    -No puedo creer lo que escucho… no sabes cuan feliz me estás haciendo- la abrazó con fuerza y le dio un tierno beso –Yo también te amo, como nunca jamás pensé que amaría a una mujer-

    ······································


    -No puedo creer lo que estás diciendome Kagura!!!!! Esos imbéciles encerraron a ahome y no se dieron cuenta!!!!!! Maldita sea!!! Ahora el idiota de Sesshomaru la tiene con él… ahhhhh como odio a esa gusano!!!!- Gritaba Náraku mientras tiraba los papeles y todas las cosas que se atravesaban en su camino

    -Señor no se ponga así… ya encontraremos la forma de que usted le dé su merecido a ese hombre y además tome lo que es suyo, es decir, esa chica- Kagura

    -Asi es!!!!!, Sesshomaru no sabe lo que le espera, ni siquiera seré yo el que lo destruya, ese maldito va a derramar lágrimas de sangre eso lo juro!!!! Haré que ellos mismos se destruyan ahome se convertirá en la fruta prohibida que desgraciará sus vidas JAJAJAJAJAJA!!!!-



    Capítulo XXIII “Jugando con la muerte”

    Al día siguiente todos se encontraban en el cementerio nuevamente, todo transcurría tal y como lo había visto Ahome en su sueño, inesperadamente el cielo se cubrió de nubes grises oscureciendo el día, no tardó mucho para que las gotas comenzaran a caer, todos los familiares de Koga se encontraban alrededor del ataúd con un semblante demacrado y triste…

    El entierro se realizó en Tokio ya que la familia de Koga era de allí, los padres de él miraban recelosos a Sesshomaru, susurraban que él había sido el culpable y no deseaban su presencia en ese lugar…

    Sesshomaru percibía el rechazo de la familia de su amigo y aunque se mantenía distante no deseaba marcharse, sentía que debía permanecer cerca de Koga al menos hasta que lo enterraran, eso no le disminuía la culpa, pero era lo menos que podía hacer.

    La lluvia comenzó a caer más fuerte, Sesshomaru no se movía del lugar, las gotas de agua resbalaban por su larga cabellera… no pensaba moverse, aunque se estaba mojando se sentía más a gusto que debajo del toldo donde se encontraba la familia…
    A pesar de eso, dos muchachos que desde hace rato lo miraban con rencor desde el toldo se acercaron a él –Eres un maldito sínico! Qué demonios estás haciendo en éste lugar?-

    -Eso a ustedes qué les importa?- respondió sin hacerles mucho caso, escondiendo su mirada debajo de los lentes (gafas) oscuros.

    -Nosotros somos primos de Koga! Y realmente tu presencia nos desagrada a todos- dijo uno de los muchachos dándole un empujón en un hombro

    Sesshomaru miró al joven y empuñó las manos sin inmutarse, tratando de no perder los estribos –No quiero que hayan problemas en el funeral de Koga, por favor déjenme solo, yo no estoy molestando a nadie-

    -Lárgate de aquí imbécil!!! No te queremos ver tu estúpida cara de inútil!!!!!- le reclamó el otro de los muchachos y tomándolo por sorpresa le propinó un fuerte golpe en el rostro que hizo que Sesshomaru retrocediera aturdido…

    La ira se apoderó de su ser, -Cómo se había atrevido a golpearlo? No dejaría que saliera ileso, entonces se limpió la boca que había comenzado a sangrar y con las misma se abalanzó sobre el muchacho lanzándole un fuerte golpe en el pecho que lo hizo caer a unos cuantos metros sobre la grama mojada.
    El otro al ver a su hermano en el suelo tosiendo, -Maldito asesino!!! Vas a ver!!!- lo atacó y cayeron los dos al suelo forcejeando. Pronto el resto de la familia se dio cuenta y rápidamente se dirigieron al lugar. Sesshomaru por ser más fuerte rápidamente dominó al muchacho y quedó encima golpeándolo con fuerza…

    -Déjalo!!! Suelta a mi sobrino desgraciado!!! Acaso no te bastó con arrebatarme a mi hijo?- gritaba la madre de Koga, derramando lágrimas. Sesshomaru al ver la angustia y las duras palabras de la señora se detuvo y entonces el otro joven lo sorprendió con un fuerte golpe en un brazo que le dio con un tubo, el otro hermano aprovechó la ocasión para golpearlo también tirándolo al suelo, los dos comenzaron a darle fuertes patadas -Eso te lo merecer por haber propiciado la muerte de nuestro primo!!! Eres un maldito traidor-

    -Enyu, Koryu!!!! Ya es suficiente! Dejen ir a ese hombre, no queremos otra desgracia en la familia. – Les ordenó un hombre de una rigurosa voz

    Los jóvenes replicaron –Pero tío, gracias a ese hombre perdimos a nuestro primo… Koga se vino a Tokio a resolverle el caso a él y éste imbécil le negó su ayuda!! Es un desgraciado!!!-

    -Ya basta!!!- ordenó el hombre –Koga es mi hijo y ya era lo suficientemente grande para tomar sus decisiones, él tomó la decisión de ayudar a ese hombre y debía asumir las consecuencias-

    -Pero que se vaya!! No deseamos verlo aquí- dijeron los muchachos al mismo tiempo

    -Déjenlo en paz, no está molestando a nadie-

    -No… tienen razón- musitó sesshomaru levantándose con dificultad debido a los golpes –No debí venir, por favor perdónenme, tienen razón la muerte de Koga en parte fue mi culpa, fui un tonto al venir. Por favor les suplico me perdonen...-

    Todos se quedaron mirándolo alejarse en la lluvia, Sesshomaru se montó en su auto totalmente destrozado, aunque los golpes externos eran dolorosos, nada se comparaba con el dolor que sentía por dentro… se alejo rápidamente, manejaba a una fuete velocidad, el automóvil patinaba en las curvas, al parecer no le importaba mucho su destino…

    ··················································································

    -Por qué no puedo ir al entierro de Koga?? Dije que me siento bien!!! No quiero que Sesshomaru esté solo!!!- Le peleaba Ahome a una enfermera que no le dejaba ponerse en pie

    La madre que estaba muy preocupada –Hija por favor, debes hacer caso a lo que te dice el médico, si no puedes salir, es porque no puedes-

    -Sra. Sonomi, le agradezco todo lo que ha hecho por mi, pero yo no soy su hija y usted ya lo sabe, necesito irme de aquí!! Quiero estar con Sesshomaru!!!-

    Sonomi bajó la mirada algo melancólica –Es cierto Ahome, sé perfectamente que no eres Kikyo, pero es que no puedo dejar de verte como a mi hija… disculpame…-
    Ahome acotándose enfadada con la enfermera –Ya no la necesito!! Yo me quedaré quieta, pero por favor déjeme sola con la señora- dijo señalando a Sonomi

    La enfermera la miró con enojo por su altanería –De acuerdo señorita, pero si sigue desobedeciendo voy a tener que cedarla- y salió de la habitación tirando la puerta.

    Ahome decidió disculparse por lo dura que había sido con Sonomi –Discúlpame por tratarte de esa manera, es que estoy demasiado nerviosa por todo lo q ha pasado, además necesito estar con Sesshomaru, él no debió ir solo a ese entierro!!! Dios tengo mucho miedo, tengo que verlo!-

    Sonomi la miró con ganas de ayudarla, en fin ella siempre consentía a su hija en todo lo que deseaba –Hija yo te entiendo, pero podemos saber si él está bien!!!- agregó sonriendo y sacando de su bolso el celular

    -Ahhh que bien!! Por favor llámelo! Necesito hablar con él-

    Sonomi marcó el número… El celular repicaba y repicaba y él no contestaba la llamada –Hija debe tenerlo apagado, no contesta-

    Ahome abrió más sus ojos y puso la mano en su boca, tenía mucho miedo –Ohh Dios, por favor vuelva a intentar, tengo q oír que él esté bien!!-

    Intentaron otras veces más, pero era inútil, al parecer no contestaría

    -Tengo que salir de aquí!!! Pero cómo?- Se preguntaba –Sesshomaru por favor no hagas una tontería!!!-

    Sonomi preocupada al ver la reacción de ahome –No te preocupes hija, yo iré a la casa de los Akagui y buscaré a Sesshomaru. Él debe estar con su familia…-

    Ahome sólo asintió con su cabeza, estaba perdida en sus pensamientos buscando la forma de poder ayudar al hombre que amaba, ella temía que pudiese suceder algo malo, todo estaba ocurriendo como en su sueño… ella no podía acompañarlo al entierro, el cielo estaba de color gris y la lluvia había comenzado… Si todo seguía así, ella podía deducir que Sesshomaru no estaba con su familia…

    La Sra Sonomi se fue a la casa de los Akagui tal y como lo había dicho… pero ahome no iba a quedarse tranquila, estaba demasiado preocupada, el sueño le había revelado la muerte de Koga y la de Sesshomaru. No había podido evitar la de Koga, sería posible que tampoco la de Sesshomaru?

    Se levantó de la cama y tomó sus pertenencias que estaban guardadas en el closet, oyó unos pasos que se acercaban entonces se escondió detrás de la puerta y tomó lo primero que encontró una gran Biblia que estaba abierta en una pequeña mesita en una esquina de la habitación… entró una persona, era la enfermera que se sorprendió al no ver a ahome por ninguna parte

    -Ohhh tengo que avisarle al médico que la paciente se escapó!!!-

    -No te lo permitiré!!!!- dijo ahome poniéndose detrás y goleándola con la Biblia fuertemente en la cabeza, la enfermera cayó desmayada –Perdóname, pero esto es de vida o muerte-

    Ahome iba a salir cuando se le ocurrió un plan para no ser descubierta, despojó de sus ropas a la enfermera y se la colocó, recogió su cabello y se puso el pequeño gorrito en la cabeza…

    Sólo tomó su cartera y se fue caminado por los pasillos cubriendo su rostro cuando veía a médicos que le parecía conocidos… Finalmente llegó a la calle, no sabía cómo encontrarlo… entonces pensó en ir al cementerio…

    ····························

    Sesshomaru con su cara golpeada y con la boca sangrando se bajó de su vehículo, en Tokio él nunca se quedaba en la casa de su padre, prefería estar solo, así que tenía un departamento.

    Se subió en el ascensor y cuando se iban a cerrar las puertas un vecino se entró en última estancia, al verlo tan lastimado y sangrando se sorprendió –Señor Sesshomaru… qué le ocurrió por Dios???? Está herido, ¿Quiere que lo lleve a un hospital?-

    Sesshomaru ni alzo la mirada a verlo –Estoy bien… gracias- dijo y el ascensor abrió las puertas en su nivel, se bajo y el vecino se quedó mirándolo sorprendido –De acuerdo, como quiera- respondió

    Sesshomaru entró en su apartamento, la lluvia no paraba de caer y él estaba totalmente empapado, se quitó la chaqueta y la camisa, arrugó un poco su rostro del dolor, su brazo estaba morado e hinchado por el golpe…pero no le hizo mucho caso, entró en el pequeño bar y saco una botella. Salió a la terraza y se sentó en el suelo, prendió un cigarro y comenzó a fumar y beber… deseaba perder el sentido, no quería pensar…
    Pasaba los amargos tragos de licor como si se tratase de agua.

    La noche se había puesto helada, sus labios estaban morados del frío, temblaba… pero no quería estar dentro, tal vez deseaba castigarse… quizá porque el dolor del cuerpo le hacía olvidar el del alma…
    Después de un rato, ya se había tomado casi toda la botella, ya no sentía totalmente su cuerpo, pero aún así no podía olvidar a la madre de Koga y a su familia culpándolo por su muerte… -soy un desgraciado… ellos tienen razón- dijo levantándose y caminando hacia su habitación, comenzó a buscar en un cajón y sacó del fondo un revólver…
    ··················································

    Ahome llegó en un taxi al cementerio, preguntó a varias personas del entierro de el Doctor Koga y así llego finalmente al lugar, ya el cuerpo había sido enterrado y no había nadie, pero se notaba la tierra recientemente removida y además estaban las coronas de flores encima… se acercó para cerciorarse y comprobó que ese era el lugar porque las cintas que adornaban las coronas de flores llevaban su nombre.
    Miró a su alrededor, pero no vio a Sesshomaru ni su vehículo en ninguna parte… cayó de rodillas llorando desesperada, no tenía ni idea de donde podía encontrarlo… al parecer no iba a poder evitar la tragedia –Esto no puede ser!!! Koga no pude salvarte ni a ti ni a Sesshomaru!!! Soy una inútil!!! Por favor ayúdame!!! Ayúdame a salvarle la vida a Sesshomaru- decía entre sollozos de rodillas sobre el suelo…

    -Disculpa… se nota que querías mucho a Koga… pero parece q llegamos tarde al funeral- dijo una voz de mujer

    Ahome asustada se levantó y la miró. Era una mujer muy hermosa de cabello rojo -¿Quién eres tu?

    -Yo soy una periodista y estaba escribiendo la historia de la muerte de Koga para el periódico del día de mañana- -¿Tú quién eres?-

    -Eso no importa, yo no tengo tiempo de hablar, necesito conseguir a una persona-

    -¿A quién? ¿A Sesshomaru?... ¿Sesshomaru Akagui? Me pareció escucharte decir su nombre-

    Ahome sorprendida –Lo conoces?-

    La joven con una actitud de arrogancia –Vamos chiquilla, soy periodista, además quién no conoce a Sesshomaru? Por favor, es un fiscal muy importante en Japón, además de ser el más apuesto- agregó en un tono pícaro

    -Ahhh no puedo creerlo!!! Y sabes dónde vive?- preguntó con toda la esperanza puesta en esa respuesta…

    -Si, sé donde queda su departamento… ya te lo dije niña, y puedo llevarte y todo-

    -En serio? Que bueno!!!!-

    -Pero… a cambio de algo-

    Ahome se quedó paralizada -¿Qué es lo que quieres?-

    La chica noto el cambio de actitud de Ahome, entonces sonrió y le dio un golpecito en el brazo –Por favor!! No es nada grave, sólo quiero que me digas exactamente, qué fue lo que ocurrió ayer, con todos los detalles, quiero la historia completa de la muerte de Koga-
    Ahome no lo pensó mucho, no deseaba seguir perdiendo el tiempo –De acuerdo, yo te diré todo, pero te lo contare en camino a la casa de Sesshomaru –

    Las dos subieron a la camioneta y tomaron rumbo… Ahome le contó todo a la mujer quien la escuchaba totalmente emocionada, sin duda era una muy buena historia…

    ···········································

    La lluvia no cesaba, las cortinas del apartamento se abatían contra la pared, el ruido de los truenos hacía que los vidrios de las ventanas retumbaran, Sesshomaru estaba sentado en la mesa del comedor, su mirada estaba perdida, sólo movía sus manos puliendo el revolver que había sacado de los cajones, sacó el tambor que estaba vacío e introdujo una bala, de una forma muy ágil y casi como un juego introdujo de nuevo el tambor y le dio vueltas… tomó la botella que tenía en la mesa, de un solo trago se bebió lo que quedaba y al terminar la lanzó contra la pared, reventándose esta del golpe.

    -Voy a dejar mi vida en manos del destino- entonces coloco el arma en su cabeza, quitó el seguro -5,4,3,2…1- apretó el gatillo y… la bala no estaba allí… -maldición!!! Hasta la muerte tiene piedad de mi!!!- dijo golpeando la mesa y volviendo a dar vuelta al tambor -Pues jugaré hasta que al fin pueda deshacerme de mi asquerosa vida- fumó otro cigarro, y al terminarlo tomó de nuevo el arma y la colocó en su cabeza… cuando estaba dispuesto a tirar del gatillo, se escucharon unos pasos que se acercaban en el pasillo

    -Sesshomaru!!! Ábreme la puerta por favor!!!-

    -Esa voz… esa voz es de…- -Ahome? ¿Cómo llegaste aquí?- preguntó incrédulo…

    -Seshomaru… estás bien… no sabes cuánto me tranquiliza escucharte… déjame pasar por favor…- dijo ella recostándose a la puerta para escucharlo mejor

    Él no esperaba que ella llegara, eso lo había tomado por sorpresa, se sentía demasiado miserable –Ahome yo no merezco tu amor, soy una escoria… perdóname por lo que voy a hacer, por favor perdóname…- pensó y sin decir una palabra se acercó, los dos quedaron separados por la fina barrera que formaba la puerta…

    -Sesshomaru por favor, no hagas una tontería… yo te necesito- dijo ahome soltando una lágrimas…

    Él pudo sentir sus sollozos y con un nudo en la garganta decidió hacer que ella se alejase –Ahome quiero que te vayas, yo necesito tu lástima. Toda mi vida he vivido sólo y tú sólo has venido a mortificarme mi vida. Yo me di cuenta de que Inuyasha te hará más feliz que yo-

    Ahome afrentada –Pero cómo me vas a decir eso? yo soy la que decido quién me hace feliz o no y estoy totalmente clara de que eres tú!! Sesshomaru por favor no digas tonterías-

    -Ahome, lárgate de aquí!!!! Vete!! Yo nunca te he amado. Yo me confundí por tu parecido con Kikyo, eso es lo único q amo de ti… no es un amor real- Esa mentira lo hacía sentir despreciable, no deseaba hacerla sufrir, pero él no quería que ella sufriera más por su muerte

    Ahome al escuchar esas duras palabras que se clavaron en su corazón como dagas, no pudo evitar derramar más lágrimas –Si no me amas… quiero que me lo digas en la cara Sesshomaru, déjame entrar y si mirándome a los ojos me lo vuelves a decir, yo me marcharé-

    -Mira niña!!! No estoy para tus juegos!!! Te dije que te marches!! No pienso salir, ni mucho menos dejarte entrar, vete para tu casa!- le gritó buscando la manera de que ella se alejara…

    Al fin los pasos de ahome se escucharon alejarse entre los pasillos, Sesshomaru sentía dolor al tratarla de esa manera, pero era la única forma de que ella se alejará de ese lugar…
    Metió las manos en su bolsillo y cargó el revolver completo, no deseaba fallar esa vez, lo colocó en su boca, cerró los ojos…

    -¡¡¡¡Sesshomaru!!!!!-

    Era la voz de ahome… pero provenía de la parte de afuera… El joven se puso de pie y salió por la terraza para observar donde estaba ella, miró para la parte de abajo pero, ella no estaba allí… ¿De dónde provenía la voz?

    -Estoy arriba- dijo ella

    Sesshomaru se horrorizó al ver que ella se encontraba en la parte más alta del edificio, un piso más arriba del suyo (piso 10). El último piso del edificio era una terraza muy amplia protegida por un hermoso barandal, pero ella se había colocado en la parte externa de la baranda… todavía llovía, el viento era fuerte y movía agitadamente sus cabellos y su ropa

    -Ahome!!!! ¿qué rayos estás haciendo??? Eso es demasiado peligroso!!! Te volviste loca???- su corazón latía tan fuerte que parecía que iba a explotar…

    -Estoy igual de loca que tú!! Quiero que sepas que sé que quieres quitarte la vida, y para demostrarte cuánto te amo pienso acompañarte!!!-

    -¿¿Qué?? No se te ocurra!!! Por favor no te muevas de allí yo te juro que no haré nada pero por favor regresa a la terraza-

    -No!!-

    Sesshomaru desesperado –No? Pero por qué demonios no?-

    -No lo haré hasta que me jures que me dejarás pasar a tu departamento y que no atentarás contra tu vida!-

    -Si si!! te lo juro! Todo lo que quieras pero por favor, regresa a la terraza!!!-

    Comenzó a llover más fuerte y el viento se hizo más violento, el cielo parecía enojado, quizá reclamaba una vida, Ahome se volteo para saltar la baranda y volver a entrar a la terraza, pero el fuerte viento hizo que sus cabellos pegaran en su cara y perdiera el equilibrio por un momento, los tacones se enredaron en los tubos y ella cayó… -Aaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!-

    -Ahome!!!!!!! No!!! Ahomeeeee!!!!- gritó desesperado y como un rayó abrió la puerta y prácticamente voló entre los pasillos llegando en un segundo a la terraza, ella no estaba… -Ahome!!!! No por Dios!!!- dijo llorando abatido

    -Aaaaahhhh Ayúdame Sesshomaru!!!-

    Sintió que su corazón comenzó a latir al escuchar su voz de nuevo, corrió hasta el barandal y pudo ver que ella no había caído. Se había quedado sostenida de una pequeña canal en la parte inferior –Ahome!! No vayas a soltarte- el se subió en la baranda y entrelazo sus piernas entre las rejas para sostenerse

    -Sesshomaru, me estoy resbalando!!! No puedo sostenerme!!!-

    Los dedos de ahome estaban húmedos, lo que dificultaba que ella se mantuviera, Sesshomaru al ver que ella perdía fuerzas se inclinó totalmente hacia ella y la tomó del brazo justo a tiempo… El brazo de Sesshomaru estaba lastimado, era en el que había recibido el fuerte golpe, con el otro brazo mantenía el equilibrio sujetándose del barandal, trató de subir a Ahome pero un fuerte dolor se lo impidió…

    Ahome se dio cuenta de que estaba lastimado y al ver su brazo observó el fuerte moretón y también que su boca tenía sangre. –Sesshomaru estás lastimado, yo trataré de subirme sola tu no puedes…-

    -No se te ocurra soltarme Ahome!!! Yo puedo sostenerte, pero necesito que trates de subir- le ordenó sustentándola más fuerte para q no fuese a soltarse de él…

    -Pero es que no puedo!!! Tengo mucho miedo!!-

    -No mires hacia abajo!!! Vamos ahome necesito que subas por favor!!! Si realmente me amas se fuerte!! Trata de subir!!-
    Ahome, tomó valor de donde no lo tenía y comenzó a subir sosteniendose de él, era muy difícil, la lluvia y el viento estaban muy violentos, era normal en un décimo piso… pero cuando casi había conseguido llegar, un fuerte trueno y un cegador relámpago hizo que ella perdiera el control y se soltara cayendo –AAAAAAAAAAAhhhhhhhh!!!!- Sesshomaru en una acción desesperada soltó su otro brazo y la alcanzó soltando un fuerte grito de dolor… ahome casi caía, pero él la tomó de su brazo quedando guindado sólo de sus piernas.

    -Sesshomaru!!!! Vamos a caer los dos!!! Tengo mucho miedo!!! No quiero q te suceda nada por mi culpa!! Por favor déjame caer!!-

    Sesshomaru tomando fortaleza de donde no la tenía –Ya basta ahome!! yo no pienso dejarte morir!! Los dos viviremos!!! Sé fuerte!!!-

    -Pero no puedo subir!!!-

    - Tienes que hacerlo!!!!-


    Capitulo

    El viento seguía complicando las cosas, los dos estaban al borde de la muerte, cualquier movimiento equivocado y ambos caerían de esa altura mortal, Sesshomaru le ordenaba a Ahome que no mirase para abajo y que fuera fuerte y no se dejará rendir, su brazo lastimado le imposibilitaba levantarla de una vez, en otras condiciones no se le hubiese hecho difícil hacerlo en un solo esfuerzo.

    -Escúchame Ahome, debes subir por ti misma de nuevo, yo me mantendré de las piernas, pero debes hacerlo sola porque no tengo fuerzas en mi brazo… Dime que lo harás!-

    Ahome cerró los ojos y asintió con la cabeza, debía hacerle caso, no tenía otra opción, Sesshomaru no iba a dejarla sola y sabía que él no soportaría mucho tiempo en esas condiciones, entonces comenzó a subir, se sostuvo de su hombro, hasta llegar a sus piernas y finamente al barandal, estando allí no tuvo problema en pasar al otro lado, dentro de la terraza. Cuando Sesshomaru vio a ahome a salvo suspiro en señal de alivio. Ahome del otro lado lo ayudo a estabilizarse y él con menos esfuerzo logró entrar de nuevo… El con una cara muy seria y sin pronunciar ninguna palabra se quedó inmóvil, mirándola debajo de la lluvia… los dos permanecieron de pie uno frente al otro… Ahome se sintió incomoda y le dijo –No vas a decirme nada?-

    Sesshomaru se acercó e inesperadamente la estrechó fuertemente en sus brazos y casi desesperado le dijo –Eres una tonta!!!!! ¿Cómo fuiste capaz de hacer semejante estupidez? ¿Por qué no te marchaste?... yo no merezco que una mujer como tú me ame…-

    Ahome con fuerza lo separó de si y con una cara de desconcierto le reprocho – ¿Por qué no dejaste que cayera?-

    -Qué demonios dices? Yo no puedo dejarte morir, daría mi a cambio de la tuya si fuese necesario-

    -Bueno Sesshomaru… yo sabía que tu vida corría peligro, por eso no dude en jugarme la vida por ti!!!! Es que no entiendes que te Amo??? Deja de decir que no me mereces!!!! Puedes dejar de negarte a la felicidad?-

    Sesshomaru bajó su mirada y las lagrimas se confundieron entre la lluvia que se deslizaba por su rostro, Ahome se acercó a él y lo abrazó fuertemente, el le dijo al oído –Yo también te amo, como jamás imaginé que podría llegar a amar- la tomó de la quijada subió su cara y sus labios se tocaron entrelazándose en un beso que parecía interminable, hasta que Sesshomaru pudo percibir el temblor del delicado cuerpo de ahome, era normal habían olvidado la lluvia, el frío viento de la noche… -Estás temblando- le dijo, -que tonto soy, vamos a mi departamento-

    Cuando estuvieron dentro, Sesshomaru buscó una toalla y llevó a ahome para que se diera un baño con agua caliente, el mientras tanto él se secó y se cambio el pantalón que tenía empapado. Fue a la cocina y preparó un té caliente, no se sentía muy bien… con todo lo que había ocurrido, todo el día había sido terrible. La cabeza le dolía demasiado, además tenía escalofríos, no aguantó mucho y se recostó en la cama… Ahome cuando salió del baño empezó a buscarlo y finalmente lo encontró en la cama dormido, se sonrió, se acostó a su lado abrazándolo y dándole un tierno beso, pero algo llamó su atención, su cuerpo estaba demasiado caliente -¿Sesshomaru te sientes bien?-

    Sesshomaru abrió los ojos algo débil y sonriéndole le dijo –No te preocupes Ahome, sólo es un dolor de cabeza-

    Ahome no dejaba de preocuparse, -Voy a buscar algo para curarte un poco esos golpes… además debes tomar una ducha tibia para que no vayas a resfriarte-

    Sesshomaru para no preocuparla se levantó con dificultad y se dirigió al baño tambaleándose un poco, ahome lo ayudó, pero él no se veía bien, él entró solo al baño pero Ahome quedó preocupada afuera…

    El apuesto muchacho no deseaba que ella se alarmara, se quitó toda su ropa quedando sólo en su esbelto cuerpo, entró a la ducha y abrió la llave, el agua tibia comenzó a cubrirlo completamente. Su cabello, su rostro, su fornida espalda, eran corridas por las relajantes gotas, era una sensación muy agradable, pero de repente esas horribles imágenes del cuerpo de su amigo en la tumba, el funeral, la madre culpándolo regresaron para atormentarlo, su cabeza iba a estallar pero algo lo trajo de nuevo a la realidad, sintió unas dulces caricias en su espalda cuando se volteo sorprendido pudo observar a cabalidad la espectacular belleza de la mujer que amaba, totalmente desnuda, para él era como un sueño -¿Ahome? yo…- no pudo contener más su deseo hacia ella y comenzó a besarla apasionadamente mientras el agua y el vapor era lo único que cubría sus cuerpos…


    Continuación


    Ahome estaba segura de lo que sentía y no podía más aguantar el deseo y el amor que sentía por Sesshomaru, las puertas de vidrio del baño estaban totalmente empañadas, él la levantó y la llevó cargada hasta el cuarto y la acostó en la cama, él se posó sobre ella, pero por un instante se quedó hipnotizado contemplando su natural belleza, aunque no llevaba una sola gota de maquillaje y estaba totalmente empapada, era la mujer más hermosa que él había visto -¿Estás segura de que quieres hacer esto…? Le preguntó



    Ella le sonrió tiernamente –Sesshomaru aunque no recuerdo mí pasado deseo que tú seas mi presente y estoy dispuesta a olvidar todo lo demás por ti… Es obvio que estoy segura- dijo mientras tomaba su rostro y lo atraía hacia ella besándolo con más pasión… Sesshomaru incrédulo de aquellas palabras que antes sólo habría imaginado en un sueño, sintió como una fuerte felicidad lo recorría entero y comenzó a besarla por todo su cuerpo, le embriagaba el dulce aroma de su suave piel lo que lo obligaba a explorarla completa.

    Ahome sentía cosas que jamás había experimentado, su respiración era cada vez más acelerada al igual que la de él, parecían perder el aire, los besos ahogados que se daban, sus cuerpos agitados totalmente desnudos, pronto Sesshomaru en un ahogado suspiro musitó –Ahome te amo con locura…- luego de esa palabra él la estrechó con más fuerza y ahome sintió un fuerte dolor entre el placer lo que hizo que emitiera un quejido, no pudo evitarlo y unas lagrimas se resbalaron por sus mejilla muriendo en las sábanas. Sesshomaru no había podido contener su deseo desenfrenado y preocupado al darse cuenta de la reacción de ahome –Te lastime? Discúlpame…yo… no quise…- –Qué imbécil soy… ella es virgen!!- pensó preocupado


    Ahome secó sus lágrimas y se abrazó a su pecho –No te preocupes mi amor, no quiero que te detengas- Sesshomaru sonrió y no reprochó nada, comenzó a acariciarla y con más sutileza se adentró en su ser, hasta que ambos quedaron saciados por el placer de esa noche. La joven inexperta quedó totalmente exhausta y no pudo evitar quedarse dormida mientras él abrazado a ella acariciaba su sedoso cabello y besaba su espalda.



    ……………………………………………………



    Mientras tanto en otro lugar no muy lejano un melancólico joven se encontraba en la soledad de su oficina, tratando de descifrar un balance General de la empresa que en otras ocasiones hubiera sido pan comido, pero debido a sus aflicciones se había convertido en algo parecido a una escritura griega… Por más vueltas que le daba se le hacía imposible –Maldición!!! Por qué no puedo sacármela de la mente???? ¿Acaso también me voy a volver loco por ti ahome? ¿¡¿¡¿¡Por qué tuviste que fijarte en mi hermano!?!?!?! – dijo golpeando la mesa y tirando todos los papeles -Ahome yo te amo, te amo aunque no seas la verdadera Kikyo!!!- sin poder evitarlo se recostó en el escritorio y unas lagrimas cayeron en el cristal… -Ahome!- repitió, mientras cerraba sus ojos… sin darse cuenta se quedó dormido… hasta que el sonido de la puerta de alguien llamando lo despertó inesperadamente… ya había amanecido y él no lo había notado –Ohh por Dios, me quedé dormido toda la noche en la oficina!!... demonios!- Se dijo sorprendido y se levantó a ver quien era el que estaba llamando…

    Cuando abrió la puerta un hombre alto, blanco de cabello largo y negro entró…


    -¿Quién es usted? Y qué quiere?- le preguntó Inuyasha algo enojado por la forma arrogante con la que había entrado...


    -Inuyasha… quiero que sepas que vengo ayudarte, así que no deberías hablarme de esa manera-



    -Ayudarme???... De qué rayos hablas? Ni siquiera te conozco!!!-

    Entonces el hombre mirándolo y con una sonrisa que guardaba algo de malicia -Inuyasha yo puedo ayudarte a separar a tu hermano de Ahome-


    -¿Qué… pero qué estás diciendo?














    Capítulo XXIV (nuevo)


    Inuyasha no entendía las razones por la cual ese extraño quería ayudarlo… ¿Qué intereses podía tener?, no se contuvo más y le preguntó -¿Quién rayos es usted y qué es lo que estás buscando? No creo que venga a ayudarme sin ningún interés oculto…-

    El hombre sonrió satíricamente y se sentó –No quiero que existan formalismos entre nosotros, de ahora en adelante debemos ser aliados… déjame presentarme, mi nombre es Náraku Taki, soy un doctor muy reconocido en Tokyo… quiero que confíes en mi. Ambos saldremos beneficiados-

    Inuyasha aún más confundido –Hable de una buena vez!!! No creo q me interese lo que viene a decirme, doctor- reclamó algo molesto, por la inesperada intromisión

    -Inuyasha, por favor simplemente llámame Náraku, no necesitamos de formalidades… Te conozco perfectamente aunque tu a mi no, así que tus sentimientos hacia Ahome no son un secreto para mi, sé estás confundido y que sientes lo mismo que sentiste por tu difunta esposa, es muy comprensible tomando en cuenta de que ellas son idénticas-

    -Náraku desconozco la manera en que sabe tantas cosas sobre mi pero no quiero que sigas hablando, no me agrada tocar ese tema… eso ya no importa, ella tomó una decisión y no puedo obligarla a que esté conmigo… es absurdo-

    El hombre entrelazó sus manos y con un carácter confiado comenzó a hablar –Inuyasha yo conozco perfectamente el origen de Ahome y te puedo asegurar que tú tienes más derechos sobre ella que tu propio hermano. Sesshomaru es el principal culpable de que tú y tu esposa estén separados.-

    Inuyasha totalmente confundido con esas palabras se sentó -¿Qué rayos estás diciendo? ¿Acaso quieres mortificarme aún más? ¡Explícate de una buena vez!- exclamo angustiado

    -Nunca te has preguntado la razón por la cual, Ahome y Kikyo son exactas? Me imagino que creíste inicialmente que se trataba de la misma persona, bueno hasta que tuvo sus dos cuerpos juntos y pudo observan que estaba equivocado-

    -Si, el parecido es asombroso. Es doloroso para mi verla y sentir su indiferencia, cuando hace unos pocos meses ella moría por besarme tanto como yo a ella- afirmó el joven con una mirada melancólica…

    -Inuyasha yo conozco la verdad y ahora la conocerás también- Él hombre de fría mirada sacó una carpeta y la colocó sobre el escritorio –Después de que lea lo que está aquí dentro, ya no pensará que su hermano merece contemplaciones…

    Inuyasha miró intrigado la carpeta y comenzó a leer los documentos…

    ···························································

    Entre las suaves sábanas se encontraban aún los dos enamorados, Sesshomaru había despertado hace una hora y se había quedado contemplando y acariciando el hermoso cuerpo de Ahome, aún le parecía mentira que ella estuviera a su lado… Él se levantó con mucho cuidado de no despertarla, no deseaba turbar su sueño, luego recogió del suelo su ropa y algo cayó repentinamente. Se trataba del medallón de Ahome… el lo recogió y se quedó contemplándolo, era muy parecido al de Kikyo, pero éste decía su nombre, además en la parte de atrás tenía un extraño símbolo…

    -Eso no fue lo único que me dio Koga para ti- dijo Ahome que sin que Sesshomaru se diera cuenta se había levantado

    -Ahome? estabas despierta… ¿Qué quieres decir?-

    Ahome se levantó y caminó hasta donde se encontraba su bolso (Cartera), sacó un pequeño estuche –Koga dijo que te diera estas cosas, que él había descubierto mi pasado y que tú me ayudarías-

    Sesshomaru totalmente desconcertado tomó las cosas con algo de aprensión, no dijo ninguna palabra, sólo sacó los objetos que estaban dentro; una cámara y unas llaves.

    -Koga dijo que esa eran las llaves de su oficina, que él había guardado toda la información en caso de que algo le ocurriera y me dijo que las fotos te aclararían las dudas- pero en un reproche y sintiéndose ignorada le dijo -No entiendo nada de lo que ocurre, creo que tengo derecho también a saber quien soy… es mi pasado-

    Sesshomaru miró las cosas y se quedó cayado, sólo se levantó y caminó hacia el baño sin hacerle mucho caso a lo que ella le había dicho. Ahome se quedó extrañada ¿Por qué era tan frío e indiferente con ella?, ella caminó detrás de él y lo haló del brazo lo que lo hizo doblegar soltando un quejido, Ahome asustada le preguntó –Sesshomaru! Qué te ocurre? Te lastimé?-

    El herido joven recuperando el aliento y apretando su mandíbula para controlar el agudo dolor, le respondió ocultando su sufrimiento -No.… no te preocupes… sólo… tengo el brazo algo lastimado por lo que ocurrió ayer, no es nada grave-

    -Pero de qué estás hablando? Tienes el brazo muy lastimado y eso sin contar con los golpes que tienes en el rostro, ¿Quién te golpeó de esa manera?-

    -Eso no importa… estoy bien, sólo son unos simples moretones, se curarán con el tiempo- afirmó siguiendo hacia el baño...

    Estuvo muy extraño pasadas varias horas, se cambió de ropa y no pronunciaba ninguna palabra… Ahome preocupada entró al la habitación -¿Qué es lo que te sucede?- acercándose y sentándose a su lado –Si no deseas que esté a tu lado, quiero que me lo digas Sesshomaru… por favor!- suplicó la chica

    Él apuesto joven de cabello platinado la miró y luego la tomó abrazándola fuertemente como si fuera la ultima vez –Ahome… no digas eso… es que tú no entiendes…- dijo sin saber como explicarle ¿Cómo explicarle que sentía miedo de descubrir su pasado? ¿Qué sucedería si ella de un momento a otro recuperaba su memoria? ¿Las cosas cambiarían? –Tengo miedo de perderte- repitió en su mente… pero no tuvo la fortaleza de hacérselo saber a ella… no quería mostrarse débil, ni que ella sintiera culpa por el dolor que le provocaba verla sentir deseos de conocer su pasado

    Sesshomaru unos minutos después salio del departamento, fue rápidamente donde un amigo que había trabajado antes en el departamento reinvestigaciones de la policía y tenía una laboratorio fotográfico… él en casi 20 minutos le reveló el royo que tenía la cámara de Koga y cuando comenzó a ver poco a poco las fotos quedó horrorizado cada foto era más sorprendente que la anterior algunas eran un poco borrosas… parecían ser fotos tomadas sobre fotos… al parecer Koga se había introducido en el laboratorio de Náraku , había tomado fotografías de extraños documentos e imágenes de experimentos y otras cosas, entre ellas habían unas imágenes de una mujer al parecer se trataba de Ahome completamente dormida, con muchos tubos y agujas en su boca y brazos, pero eran algo borrosas –Pero… por Dios… ¿Qué demonios es esto? ¿Ahome? pero que…???- no entendía bien lo que estaba ocurriendo… no se le ocurrió más nada, esas fotos daban mucho de qué pensar... pero todavía necesitaba más pruebas, una horrible idea se asomó a su mente, pero no quiso adelantarse… estaba muy agobiado, por lo que decidió irse sin casi despedirse de su amigo, lo único que se le ocurrió fue visitar el cementerio donde estaba enterrado Koga…

    Era la primera vez que iba luego lo que había ocurrido el día anterior, la tierra estaba húmeda aún, además las flores todavía no había sido retiradas y estaban marchitas… su olor le daba más tristura al escenario, se flexionó un poco y casi tocando la tierra le dijo a su amigo –Koga… desearía que nada de esto hubiera ocurrido… y ahora esas fotos…no entiendo qué está ocurriendo… esa mujer de las fotos era Ahome, ¿Qué significa eso?-

    Luego miró hacia el panteón de la familia Higurashi… donde había llegado los últimos momentos de su único amigo, habían cintas de precaución aún… caminó hasta el lugar y entró al panteón hasta llegar a la fosa… miró alrededor… varios sitios estaban marcados como evidencia, todavía no lavaban la sangre del suelo, todo parecía intacto… aunque el lúgubre lugar lo afectaba demasiado, sintió que debía revisar, pero su intuición nunca le fallaba y pronto algo captó su atención. En el suelo había algo… algo dibujado con sangre… era un signo. No pasó mucho tiempo para que se percatase de que el signo era el mismo signo que adornaba el medallón de Ahome…

    Ya casi sabía lo que estaba ocurriendo, ese signo, el secreto lo revelaba el signo –Ahome… acaso tú… no eso no puede ser…- casi corriendo subió a su auto y arrancó velozmente hacia su departamento, ya tenía la hipótesis en su mente, sólo debía comprobar una ultima cosa.
    Llegando a su departamento apenas saludó a Ahome, pasó directo y sacó su PC portátil, se conectó en Internet y comenzó a buscar… introdujo la palabra que temía que lo llevaría con ese signo y así fue… finalmente el misterio de el signo ya no era un secreto para él… -Ohh por Dios, es… claro! Cómo no me di cuenta antes?... su impresionante parecido con Kikyo, las pruebas de sangre, la dentadura, las huellas dactilares!!! Maldición!!!

    ·················································································

    Inuyasha luego de la impresión soltó la carpeta y miró a Náraku incrédulo -¿Estás diciéndome que Ahome es… estás loco? No puede ser verdad…

    Náraku tomó la carpeta y mirándolo con satisfacción al verlo confundido le dijo –Inuyasha, yo soy un doctor especializado en medicina genética, siempre he estado preocupado en encontrar la solución a la muerte… No me gusta la idea de morir… - Sonrió y luego siguió relatando –Yo he estado realizando experimentos que la ley califica como ilícitos, tu hermano me ha hecho la vida imposible!! Es un imbécil que no sabe los beneficios que podrían traer mis experimentos para la humanidad!!-

    Inuyasha levantándose y sosteniéndose incrédulo en el escritorio –Quieres decir que jugaste genéticamente con mi esposa y… Ahome… Ahome es una copia de ella??????????- gritó inuyasha algo alterado

    -Por favor Inuyasha tienes que tranquilizarte!!! Yo regresé a tu mujer a la vida y tú eres un imbécil que estás dejando que tu hermano se quede con ella!!!-

    -Yo??- De la ira inuyasha lo tomó por el cuello y lo orilló contra la pared –Mira maldito!!! Desde que ella apareció he tratado conquistarla, pero ella insiste en que ama a mi hermano!!! ¿Qué demonios quieres que haga? Si ella es la clonación de Kikyo ¿Por qué no puede amarme como lo hizo ella?-

    Náraku casi ahogándose finalmente logró liberarse de inuyasha con un empujón -¿Estás loco? ¿Acaso quieres matarme?

    El joven de ojos ámbar se sentó algo decepcionado y en una suplica le pidió –Dime por qué Ahome no puede amarme como lo hizo ella? Si son la misma mujer, por qué? No sabes el dolor que me causa tenerla tan cerca y no poder siquiera besarla-

    Náraku sonrió, sabía que tenía la carta perfecta para poner a Inuyasha en contra de su hermano, entonces le dijo -Inuyasha, Kikyo y Ahome Físicamente son iguales, ya que la dotación genética es la misma, sin embargo, en la formación de una persona influyen en gran medida los factores ambientales, te aseguro que ella está confundida-

    -¿Confundida? ¿Qué quieres decir?-

    -Mira, Ahome se escapó de mi clínica hace casi un año y todo este tiempo Sesshomaru la mantuvo oculta, por supuestas buenas razones- dejó escapar una carcajada sínica

    - Deja los rodeos!! Habla de una vez!!! - ordenó Inuyasha en un tono autoritario

    -Los recuerdos de su mente no aparecen en una copia genética, sólo en algunos casos quedan algunos destellos o manías q pueden aparecer como reflejos vagos en su mente. Si ella te amó tanto como pregonas entonces ella puede estar equivocada aferrándose a Sesshomaru por su parecido contigo-

    Inuyasha se perdió en esas palabras, tenía una expresión de confusión y preocupación, lo que le agradó a su acompañante que no tardo en proseguir con su explicación –Así es Inuyasha, se puede decir que Sesshomaru aprovecho la oportunidad para confundir a Ahome que es como una niña en estos momentos, por eso la ocultó, para asegurarse de que ella estuviera lo suficientemente confundida como para que tú le resultaras indiferente- -Veo que Sesshomaru es muy inteligente-

    Inuyasha sostuvo su cabeza y luego golpeó el escritorio tirando todas las cosas de la ira –Ese maldito!!!! Él sabía que ahome era la clonación de Kikyo?- preguntó desesperado y casi llorando de la ira que sentía

    Náraku casi sin poder contener el placer que le daba ver a inuyasha de esa manera –Puedo asegurarte que si es así, él y su amigo Koga pidieron pruebas de sangre, masilo faciales y además comprobación de huellas dactilares hace meses… tu hermano te estuvo ocultando la verdad todo el tiempo para poder quedarse con ella-

    El chico tomó su cabello y se sentó en su escritorio tumbándose sobre él… -no puedo creer que Sesshomaru fuese capaz de hacerme algo tan bajo- -él sabía que me volví loco y casi pierdo mi vida por ella y no le importó… es un maldito!!-

    -Inuyasha, nada ganas con lamentarte… estoy seguro de que si desaparecemos a ese maldito podrás recuperar el amor de Ahome, el que tu hermano te robó vilmente, por eso he venido a ayudarte-

    Inuyasha se levantó aturdido –Pero… yo no soy un asesino, no podría matar a mi propio hermano! ¿Estás loco?-

    -Vamos Inuyasha… no te comportes como un idiota! Tu hermanos jugó contigo, se aprovechó de tu confianza y quien sabe si no atentó contra tu vida…-

    -A qué te refieres? Por qué dices eso?-

    -Bueno Inuyasha, tu hermano siempre amó a Kikyo en secreto ¿No haz pensado en por qué cuando se desató el tiroteo en la iglesia, él estaba a salvo al otro lado de la calle? Vamos Inuyasha no es muy difícil de imaginar, tu hermano contrató a esos asesinos para desaparecerte, pero todo le salió mal, ya que Kikyo murió-

    Inuyasha sintió que esas palabras le revolvía las entrañas, por unos instantes le costó hasta pasar saliva… -Yo…-

    -No sigas pensandolo Inuyasha, debemos deshacernos de Sesshomaru y así podarás recuperar a ahome… ¿Aceptas?-






























    CAPITULO XXV te protegeré

    Ya casi sabía lo que estaba ocurriendo, ese signo, el secreto lo revelaba el signo –Ahome… acaso tú… no eso no puede ser…- casi corriendo subió a su auto y arrancó velozmente hacia su departamento, ya tenía la hipótesis en su mente, sólo debía comprobar una ultima cosa.
    Llegando a su departamento apenas saludó a Ahome, pasó directo y sacó su PC portátil, se conectó en Internet y comenzó a buscar… introdujo la palabra que temía que lo llevaría con ese signo y así fue… finalmente el misterio de el signo ya no era un secreto para él… -Ohh por Dios, es… claro! Cómo no me di cuenta antes?... su impresionante parecido con Kikyo, las pruebas de sangre, la dentadura, las huellas dactilares!!! Maldición!!!

    …………………

    La pantalla revelaba una imagen que dejaba al descubierto la verdadera identidad de Ahome, ese signo … ese signo era el símbolo de la clonación humana… la que había sido vetada por la sociedad por considerarse una práctica perniciosa para la sociedad…

    Pero las razones que complicaban el caso no eran sencillas, habían fuertes razones por la cual estaba prohibida las prácticas genéticas en Japón y el mundo.

    -Ohhh por Dios, esto no puede estar pasando, es que no puede ser… Ahome tu… por Dios no puedes ser un clon!! Es terrible- Repetía Sesshomaru lamentándose y apoyando su cabeza sobre el escritorio
    Maldición qué puedo hacer? Si se descubre que ella corre peligro… ohh por Dios es terrible, esto no lo puede saber nadie-

    En ese momento ahome entró a la habitación y no alcanzó a oír esa ultima frase -¿Qué es lo que no puede saber nadie Sesshomaru? Preguntó mientras una imagen en la computadora llamó su atención y sin mucho esfuerzo fue identificada por ella casi al instante

    -Ahome? qué haces aquí yo… no es nada, son cosas de trabajo- dijo mientras cerraba la portátil

    -Ese símbolo es el mismo que tiene el medallón con mi nombre… ¿qué está ocurriendo? Descubriste mi pasado verdad? No me mientas por favor!-

    Sesshomaru no pudo mantenerle la mirada, se la hacía difícil mentirle a esos ojos tan penetrantes que tanto amaba –Ahome yo… yo no sé de qué me hablas…- dijo tratando de evadir la fuerte conversación

    La joven se sentó a su lado y dos lagrimas resbalaron por sus mejillas, luego sosteniendo su barbilla levantó el rostro de Sesshomaru y lo atrajo hacia ella, quedando los dos mirándose fijamente –No sabes lo terrible que se siente no saber nada sobre tu vida… yo siento como si realmente no tuviera un espacio en este mundo, por favor te suplico que no me ocultes la verdad, no me importa cuál sea mi pasado, yo necesito saber de dónde provengo-

    Sus ojos eran tan hermosos y penetrantes que parecían tener la capacidad de perder a un hombre en ellos, él sabía que la verdad que tendría que decirle no era fácil, pero debía ella tenía razón, no podía vivir sin saber quién era realmente. Tomando valor de donde no lo tenía respiró hondo y comenzó a decirle la verdad

    -Es que no es tan fácil como crees… - dijo levantándose y tocando su frente, parecía querer comenzarle un dolor de cabeza –Ahome, lo que sucede es que tú, bueno tu no eres exactamente Kikyo-

    Ahome arrugando el seño –¿A qué te refieres con exactamente?- preguntó ansiosa –Eso ya lo sabemos… Kikyo y yo somos dos personas distintas-

    Sesshomaru caminaba sin saber cómo hacerle entender algo tan complicado, ni siquiera él terminaba de entenderlo –Pues… lo que sucede es que tu no eres una persona totalmente distinta a ella, lo que ocurre es que ustedes son exactas, ustedes son como dos gotas de agua físicamente hablando-

    Ahome recordando unas palabras que le había dicho la madre de Kikyo un poco antes de lo ocurrido –ahh ya sé lo que ocurre, la Sra Sonomi me dijo que si yo no era su hija Kikyo entonces la única razón para nuestro parecido podía deberse a que yo era tal vez su hermana gemela, que tal vez me habían desaparecido al momento del parto, ella dijo que nunca se hizo un ecosonograma para ver al bebé por miedo a que se dañara, no sabían que tendría!!- Aseguró tratando de buscar una razón agradable y lógica –Pero ¿Por qué no debería saberlo nadie Sesshomaru? No le veo nada de malo

    Sesshomaru se sentó al lado de ella y la abrazó fuertemente besando su frente –No ahome… las cosas no son así- le aseguró dejando escapar una sonrisa que no demostraba sino tristeza –Ahome tú… tú parecido con Kikyo es superior al de una simple hermana gemela. No es algo normal, tú eres la replica exacta del cuerpo de ella, es decir, las semejanzas físicas no presentan ningún tipo de desviación-

    Las manos de ella se helaron de repente y respirando más agitada –Explícame bien!!! ¿Qué significa esto entonces? Ya no des más rodeos, dime de una vez la verdad!-

    -Bueno… lo que sucede es que tu no eres alguien especial, no eres una persona común… bueno ahome, tú no tienes un pasado. Tu vida comenzó desde el primer momento que recuerdas que despertaste-

    -No entiendo… lo que me dices-

    -Es que tú, tú no perteneces a ninguna familia, porque no naciste de una mujer- El apuesto hombre caminaba de una lado para otro sin poder mirar los tristes ojos de ahome que cada vez parecían más desesperados- lo que quiero decir es que tu fuiste creada genéticamente, te crearon para ser la copia exacta de Kikyo-

    Ahome llevo se llevó las manos a la boca y sus ojos se cristalizaron totalmente –Eso no puede ser!!! Entonces cómo es que recuerdo mi nombre? Por qué a veces siento que mi mente trata de recordar?-

    Sesshomaru la abrazó fuertemente –Eso no lo sé, por favor no llores más, yo te juro que voy a protegerte a costa de lo que sea, nadie te va a hacer daño mientras yo viva-

    Ahome se soltó y secó sus lágrimas -¿Pero entonces que cosa soy? No soy nada, soy una la copia de una persona? Algo así como una muñeca?... oohhh por Dios nunca pensé que mi pasado sería un vacío… ¿Qué va a pasar conmigo??-

    La noche parecía querer ser una de las noches más largas que Ahome hubiese podido tener, no podía para de llorar en el silencio de la oscura habitación, trataba de no hacer ruido para no despertar a su querido Sesshomaru, ya bastante había hecho por ella al tratar de calmarla. Pero cómo podía calmarse al saber que su vida no tenía ningún significado… era horrible sentir que no pertenecía a ningún lugar, de repente sintió como los cálidos brazos de su amado la rodeaban tiernamente desde su espalda –Pensé que estabas dormido- Musitó extrañada

    El hombre de cabellos plateados la estrechó más fuerte y la atrajo hacia si, dándole dulces besos en su cuello –No puedo dormir y sabía que tú tampoco podías hacerlo-

    La chica se soltó en llanto -Esto es terrible!!! No puedo creerlo, ¿Cómo vas a estar enamorado de una mentira? No tiene sentido que yo siga a tu lado, ¿Acaso me amarás ahora que sabes que no soy una mujer normal?

    -¿Qué tonterías estás diciendo?- dijo él volteándola y tomandola subiéndose sobre su cuerpo, con sus manos secó las lágrimas que humedecían sus mejillas –Yo te amo desde el primer momento que te vi y no me importa quien seas o el pasado que tengas, nadie podrá cambiar mis sentimientos- al terminar de decirlo comenzó a besarla apasionadamente y ella correspondió a sus besos, esa noche entre caricias y besos la noche murió rápidamente.

    A la mañana siguiente el sol de adentró en la habitación dejando al descubierto los dos hermosos cuerpos desnudos, sesshomaru se despertó primero y se quedó contemplando lo hermosa que se veía al dormir su dulce amada, al poco tiempo se levantó tratando de no despertarla, aún era muy temprano, pero se dirigió al baño a darse una ducha, en unos minutos ya estaba listo para salir, tenía muchas cosas que averiguar, lo que había descubierto sólo complicaría las cosas, él debía encontrar la forma de que la verdad no fuese revelada.

    Cuando tomó su celular se dio cuenta de que había 10 llamadas perdidas de su hermano -¿Inuyasha? ¿Para qué estará llamando con tanta insistencia?- dijo mientras devolvía la llamada.

    -Hola!-

    -En mi celular hay unas llamadas tuyas… ¿¿Ocurre algo??- preguntó sin mucho interés.

    -Lo que sucede es que necesito hablar contigo Sesshomaru-

    -Si vas a discutir porque Ahome quiso venirse conmigo creo que no viene al caso, ella puede decidir con quién quedarse es mayor de edad, además ya descubrimos que ella no es tu esposa así que…- inuyasha no le dejo continuar su frase

    -…Yo no pienso decirte nada de eso, sé que tienes razón con lo que a eso respecta, necesito hablarte sobre otro asunto. ¿qué te parece si nos encontramos al almuerzo en el Restaurante La Cigodne? Yo te invito ¿Qué me dices?-

    -No creo que pueda yo tengo muchas cosas qué hacer…-

    -Es urgente lo que necesito decirte, por favor- repitió insistentemente

    Sesshomaru se quedo callado por unos segundos, pero la intriga creció dentro de él –De acuerdo Inuyasha, nos veremos allí a las 12:30, sólo espero que no sea una tontería-



    En la oficina de investigaciones todos recibieron a Sesshomaru muy agradablemente, sabían lo que había ocurrido y lo duro que había resultado para él…

    Yumi al verlo pasar por el escritorio –Señor Sesshomaru, siento mucho lo que sucedió, espero que cuente conmigo para lo que necesite, yo haré cualquier cosa para animarlo- le aseveró tratando de agradarle, ya que ella sentía algo por él (pero él no lo notaba)

    -Gracias Yumi, pero yo estoy bien, no necesito la lastima de nadie… así que por favor tráeme los archivos que se hayan acumulado… y necesito saber ahora quién ocupará el puesto de Koga, no podemos seguir sin un médico forense, además quiero que me contactes con el mejor abogado que haya, lo más pronto posible- respondió él rígidamente , sin siquiera mirarla a los ojos entrando a su oficina

    Ella decepcionada y sentándose de nuevo en su escritorio –De acuerdo jefe.. como usted ordene L-

    Pasaron unas cuantas horas, el atractivo hombre con duro semblante revisaba estaba concentrado revisando unos archivos cuando de repente escucha la voz de su secretaría por el intercomunicador –Señor Sesshomaru!! Quiero que sepa que ya encontré a el abogado que me pidió y al médico fornece. Los dos llegaron juntos, creo que son familia, tienen el mismo apellido ¿A cuál desea pasar primero?

    Sesshomaru se quedó pensando unos instantes y luego respondió –Que pase primero el médico-

    Cuando la puerta se abrió entró un diminuto hombre mayor, algo calvo, bajo y regordete

    -Buenos Días señor, mi nombre es Jaken- dijo presentándose amistosamente

    Sesshomaru en cambió lo vio despectivamente –Este enano es el supuesto médico que reemplazará a Koga?- pensó, entonces le dijo algo despreciativo –Siéntese, podría ver su currículo?-

    Cuando Sesshomaru hojeó los documentos quedó sorprendido, él hombre no aparentaba la preparación que tenía. Al parecer se había graduado en la universidad más prestigiosa del Japón con méritos y magnaculauden. Poseía dos especialidades además de ser forense y múltiples cursos, agregando también que dominaba 4 idiomas a la perfección…

    Sesshomaru se levantó y dijo sorprendido -¿Usted está loco? Con una preparación como la suya podría buscar trabajo en la clínica más prestigiosa del mundo, por qué desea trabajar conmigo? La paga no será tan jugosa como usted la merece-

    -A mi el dinero no me interesa, tengo suficiente dinero- respondió- yo sólo deseo trabajar con usted, me agrada que mi trabajo ayude a hacerle pagar a los asesinos sus delitos-

    -Pero por qué desea trabajar exactamente conmigo?- preguntó extrañado

    El hombre se levantó y bajo su mirada – No sé si recuerda hace cinco años el caso de una mujer asesinada por su marido, su apellido era Sukimiya-

    Sesshomaru transformó su expresión a sorpresa –La señora Natsume? Ahh claro cómo olvidarla… era una mujer demasiado hermosa… todavía me cuesta creer que su marido en un acto de celos acabara con su vida… es lamentable, pero ¿Usted qué tiene que ver con esa señora?- preguntó desconcertado

    -Pues… verá, esa hermosa mujer era mi hija-

    Sesshomaru rió y sarcásticamente dijo –Pues gracias a dios que salió igual a su madre jejejeje-




    Doctor - ¬¬ -

    Sesshomaru - ^^’ – discúlpeme veo que me dejé llevar… -dijo recuperando la seriedad -¿Pero podría repetirme su nombre? Es q no puedo recordarlo-

    - Soy el doctor Jaken Sukimiya-

    -Entonces no tengo nada que decir Dr. Sukimiya, queda contratado, es el mejor currículo que he visto en mi vida- dijo estrechando su mano -Disculpe, veo que una de sus especialidades es la genética – le preguntó con algo de desconfianza –Podré confiarle a este hombre el secreto de Ahome?, será que el podría ayudarme?, no sé qué hacer… -pensaba

    -Si, dígame en qué puedo ayudarlo- respondió amablemente el hombre –Le aseguró que puede confiar en mi, yo a usted lo aprecio demasiado. Sin usted todavía el maldito marido de mi hija estuviera en la calle sin recibir su castigo-

    Sesshomaru se sintió avergonzado, no estaba acostumbrado a recibir crédito de su trabajo –Ahhh por favor no siga, yo sólo hago mi trabajo-

    -si ya lo sé, pero no todos son tan buenos es lo suyo como usted- aseveró el hombre –Pero dígame qué es lo que desea preguntarme?-

    Sesshomaru trató de no ser muy obvio con su pregunta -¿Usted sabe que hacen con los experimentos genéticos de personas?, es decir, qué sucede cuando alguien es clonado?-

    El hombre levantó su mirada –Bueno… usted sabe que es una práctica peligrosa y severamente penada, los doctores que se inmiscuyen en ese tipo de delito son destituidos de la carrera, es decir no pueden seguir ejerciendo la medicina, además los humanos clonado son eliminados-

    Sesshomaru sintió cómo su sangre se helaba, era terrible, tenía que hacer algo-

    El doctor sintió como su rostro palidecía hasta había tenido que tomar asiento –Pero qué le sucede? Acaso conoce de un caso similar? ¿Es eso?- le preguntaba el hombre preocupado

    -Por favor júreme que no va a decirle nada a nadie sobre lo que voy a preguntarle! Debe jurármelo- dijo Sesshomaru tomándolo del cuello de su camisa

    -Por favor tranquilícese… se lo juro, su secreto estará a salvo conmigo- prometió soltándose de las fuertes manos de el joven de cabellos platinados

    -De acuerdo, sólo quiero que me ayudé, necesito saber la forma de proteger a una de ellos… ella no representa ningún peligro, he estado con ella por casi un año y es la mujer más dulce e inofensiva que jamás haya conocido-



    -Ya entiendo- dijo el hombre sentándose –Pero existe una forma de protegerla- aseguró –Conozco a la persona perfecta que puede ayudarlo en este difícil caso-

    -¿Quién? Llámelo de una vez!!! No puedo perder tiempo! Dónde podemos encontrarlo?- preguntó exasperado levantándose y tomando su frente preocupado

    -Se encuentra afuera sentada- respondió sonriendo –Es mi nieta-

    Pronto la puerta se abrió y una hermosa jovencita de penetrantes ojos café y cabello largo negro con pequeños rizos en las puntas y un hermoso cuerpo de pronunciadas curvas hizo presencia…

    Sesshomaru se levantó impresionado, tenía un lejano parecido con Ahome, sus ojos brillaban de igual forma -¿U…u.. usted es la abogada?-

    La chica sonrió –Si! mi nombre es Rin Sukimiya-

    -Rin…? - Se quedó hipnotizado no era normal ver a una mujer tan hermosa, pero luego recordó a ahome y miró al doctor –Está seguro que ella tiene la experiencia necesaria para ayudarme con mi problema?-

    La chica ofendida responde -¿Por qué piensa que no soy capaz? Por ser mujer? O por ser joven?-

    -No no te molestes conmigo, es que el caso que voy a encomendarte es demasiado complejo, necesito a alguien que tenga experiencia, la vida de una persona corre peligro, además si a esa persona le sucede algo… no sé que podría pasar- dijo preocupado

    La hermosa chica miró con encanto la forma como se expresaba hacia esa persona pero a la vez envidiaba la afortunada a la que él la protegía, era obvio que hablaba de una mujer, sus ojos lo delataban… -Y… dígame, qué es lo que necesita? Qué ocurre con esa persona que corre peligro? Le prometo que haré hasta lo imposible legalmente para ayudarle…

    -Siéntese por favor- pidió él –Lo que voy a decirle estoy seguro que la tomará por sorpresa- la chica tomó asiento y quedó atenta escuchando lo que iban a decirle –Necesito que defiendas a una mujer que fue clonada-

    La chica abrió los ojos sorprendida, pero luego pensando – Y el clon ya fue eliminado?-

    Sesshomaru se levantó indignado -¿Cómo se te ocurre decir eso? a la que quiero que defiendas es a ella… ella es el clon!!!!!-

    Rin se levantó y miró a su abuelo desconcertada -¿Pero cómo? ¿La praxis genética no está prohibida? ¿Cómo es posible que todavía continúen clonando humanos?-

    -Pues son prácticas ocultas, médicos locos que quieren jugar a ser Dioses… ese no es el problema, el problema es que debo defenderla, ella ya es una humana y siente como cualquiera de nosotros, no permitiré que nadie la toque. Así que no quiero llegar a extremos, necesito un medio legal para protegerla- repitió Sesshomaru más alterado que antes.- Veo que cometí un error al contarles esto ustedes no son los indicados -

    -Tranquilícese señor Sesshomaru, mi nieta puede ayudarlo, pero ¿No ha pensado que tenerla a ella puede resultar un riesgo para usted o para otras personas? –

    -Usted lo dice por el caso del hombre que luego de vivir dos años con su esposa la asesinó a ella y a sus hijos?... por Dios eso fue un caso atípico, ahome no sería capaz de hacerle daño a nadie-

    -Ese no es el único caso que ha aparecido señor, ocurrieron 3 más, por eso se decidió eliminar a cualquier individuo clonado de un humano, además de que los doctores implicados en el asunto serían llevados a juicio…

    La chica puso su mano sobre la de sesshomaru que estaba sobre el escritorio y mirándolo fijamente a los ojos le dijo –Yo sé que es difícil, pero sigo con mi promesa en pie, voy a buscar la forma de salvar a su novia-

    ···························································

    Luego de esa fructuosa conversación el día continúo su curso normal, la chica se comprometió a buscar todas las vías legales por la cual podía defender a Ahome y él doctor decidió que debía hacerle algunas pruebas médicas a Ahome para así poder descartar cualquier problema psicoemocional que pudiese alterar el comportamiento de ahome… como había sido el caso de los anteriores trágicos incidentes.

    Al llegar la hora acordada con su hermano Sesshomaru asistió a la cita convenida, entró al restauran a las 12:30, allí estaba Inuyasha esperándolo con una expresión de ansiedad… se sentó en la mesa y sin titubear le preguntó -¿Qué es lo urgente que deseas hablar conmigo?-

    Inuyasha sin responder aún a su pregunta detuvo a un mesonero, -Por favor, tráiganos dos whiskies dobles … del mejor que tenga aquí, no escatime en precio-

    -Como usted ordene señor- Respondió dirigiéndose rápidamente a la barra

    -No crees que es demasiado temprano para beber?- Preguntó el hermano mayor con algo de molestia

    -Lo necesitarás para pasar el trago amargo, después de que escuches lo que vengo a decirte-

    -Entonces habla de una vez… creo que estamos lo suficientemente mayorcitos como para que andes con rodeos-

    -De acuerdo- respondió -Quiero que me digas todo lo que sabes de ahome… ¿Por qué aún no has descubierto su pasado?-

    -¿A qué te refieres?- preguntó Sesshomaru algo nervioso –Yo… yo no he descubierto nada… no entiendo a qué deseas llegar-

    En ese momento los tragos llegaron e Inuyasha lo tomó y paso un gran sorbo sin siquiera refutar –Entonces me aseguras que todavía no sabes nada de ella, su origen, su familia, nada?-

    -Yo no… no hay nada que yo deba decirte Inuyasha… creo q tú no debes inmiscuirte en ese tipo de asuntos- respondió sin siquiera poder mirarlo a los ojos (Demonios… Por qué Inuyasha me habla de esa forma?... será que sabe algo de Ahome… no eso es imposible, pero… pero no puedo contarle algo tan delicado, no puedo involucrar a más personas con ese secreto… sería demasiado peligroso para ella…) -pensaba-

    -Entonces ignoras que Ahome es una copia genética de mi esposa Kikyo???- le preguntó con una mirada inculpadora

    -¿Cómo sabes eso? ¿ Cómo… eso no es posible?- preguntó totalmente atónito

    -(Esto es terrible… no puede ser cómo se enteró de eso) pensaba

    Inuyasha cada vez estaba más indignado, entonces su hermano si conocía la verdad mucho antes, así como se lo había advertido Náraku –No puedo creer que me hayas ocultado de nuevo una verdad tan importante Sesshomaru!!!! Eres un…- se contuvo, tomó su trago y de un solo sorbo bebió todo lo que quedaba en el vaso… -Veo que nunca confiarás en mi hermano… sin embargo yo he venido a ayudarte-


    Capítulo XXVI: "La huída y el primer beso…"


    Sesshomaru había quedado muy intrigado con esa frase – ¿Ayudarme a mí? ¿A qué podría querer ayudarme mi hermano?- pensaba él sin pronunciar palabra alguna.

    -¿Qué? ¿No me crees?- respondió InuYasha como si hubiese podido leer su mente en ese pequeño instante.

    -Primero preferiría que me explicaras a qué te refieres con ayudarme- respondió sin más.

    -De acuerdo, como desees… ayer estuve reunido con Náraku- respondió tranquilo recostándose en el asiento –Parece que no le agradas demasiado- sonrió Inuyasha.

    -¡¿Qué?!- gritó el hermano mayor golpeando fuertemente la mesa -¿Cómo se te ocurre charlar con ese maldito?¡¡ Él es el culpable de todo lo que está ocurriendo!! ¿Acaso ya te lavó el cerebro?

    Inuyasha avergonzado miró a su alrededor, todas las personas del restauran miraban sorprendidos la reacción de su hermano – ¡Sesshomaru tranquilízate! Las cosas no son como piensas…-dijo tratando de calmar su reacción –Yo sé lo que ese hombre pretendía contigo, perono me subestimes, él me contó todo lo de Ahome y deseaba que me aliara con él para destruirte... -Tomando un respiro- …pero aunque no me agrade la forma como han transcurrido las cosas no puedo ponerme en contra de mi propia sangre, eres mi hermano y Ahome decidió quedarse contigo. Además… –tomó un trago del vaso su hermano que estaba intacto- …además si ella es feliz contigo yo no me interpondré…

    Sesshomaru no podía creer la manera tan madura en que estaba asumiendo las cosas su hermano, lo miró fijamente tratando de percibir alguna expresión que demostrase hipocresía, pero parecía ser demasiado cabal y sincero en sus palabras – ¿Y a qué te referías con ayudarme? – preguntó sin perder ni un segundo su mirada, deseaba analizar todas las expresiones de su hermano.

    -Sesshomaru, debo advertirte que Náraku sabe que puede manipularte con el origen de Ahome, me dijo que él tenía las pruebas que demostraba que ella era un clon, él me las mostró, es cierto, ese hombre tiene todo tipos de pruebas sobre ella, sabes que si se enteran la eliminarán y ninguno de los dos desea que pase eso.

    -¡¡Ya lo sé!! ¡¡Ya lo sé!! No he podido descansar desde que comencé a sospechar la verdad, no quería imaginarme que fuera cierto… pero estoy haciendo todo lo posible por protegerla. Hoy contraté una excelente abogada con su abuelo que es doctor, también especializado en medicina genética… estoy seguro que ellos me ayudarán –comentaba con desesperación el hermano mayor.

    -Me alegra mucho Sesshomaru, pero tengo un mejor plan- miró a su hermano cuyo rostro desbordaba curiosidad –Nadie se enterará que Ahome es el clon, debemos revertir las personalidades.

    -¿De qué estás hablando?-Preguntó desconcertado él.

    -Sesshomaru, ayer me llamaron a mi casa desde el hospital, ya los médicos descubrieron que existen dos mujeres con características idénticas, Ahome y Kikyo, dijeron que no tenía otra opción que llamar a la policía, que comenzarían las investigaciones y estoy citado mañana a atestiguar, ya la madre de Kikyo lo hizo -Comentó Inuyasha con tonalidad serena.

    -¡¡¡Ohh eso no puede estar pasando!!! -dijo Sesshomaru palideciendo completamente, sus manos temblaban, le costaba pasar saliva -¿Cómo es que yo no me he enterado? ¡¡Eso no es posible!! ¡A mi no me han dicho nada!

    -Todos saben que guardas una estrecha relación con una de las víctimas… Me pidieron que no te comentase nada, ya que si determinan cuál de las dos es la copia seguramente buscarán la forma de quitarme a Ahome para acabar con su vida.

    El hermano mayor totalmente alterado se levantó de la mesa –Debo irme… ¡¡¡Debo irme del país con Ahome antes de que eso suceda!!! ¡¡No tengo tiempo que perder!!

    Inuyasha se levantó también y lo tomó fuertemente del brazo asiéndolo sentar de nuevo –¡¡¡Espera un segundo!!! No seas tonto… yo te dije que tengo un plan en el que no tendrás que escapar a ninguna parte.

    -¿Cuál plan?-Sesshomaru no comprendía qué era lo que su hermano tramaba.

    -Haremos pasar a Ahome por Kikyo y diremos que el cuerpo difunto es el del clon.

    Sesshomaru algo renuente –Por favor Inuyasha, no es tan fácil, pequeños detalles la delatarían además del maldito de Náraku con las pruebas que dices que tiene en su poder.

    -Si, pero eso era lo que venía a proponerte, debemos ir a la casa de ese maldito y desaparecer esas dichosas pruebas, a fin y al cabo sin eso Náraku no puede asegurar nada…

    -No estoy convencido Inuyasha, es demasiado arriesgado, además si él te dijo lo de las pruebas lo más seguro es que las haya cambiado de lugar, además dices que tú te rehusaste a ayudarlo… no creo que sea tan descuidado.

    Inuyasha sonrió y se acercó un poco –Él piensa que yo voy a ayudarlo…

    Sesshomaru se levantó de la mesa y se volteo para marcharse sin decir una sola palabra.

    -¿Pero qué te ocurre? ¿Ni siquiera me dirás si vas a ayudarme?- preguntó el hermano menor algo sorprendido por la renuente actitud de su hermano.

    -Voy a pensar un poco las cosas, todavía no estoy seguro si una idea tan arriesgada pueda funcionar… –Despidiéndose sin voltear hizo una seña con una mano- Adiós Inuyasha, gracias por la información…

    Inuyasha soltó un suspiro y se bebió lo que quedaba en el vaso de su hermano –Vaya Sesshomaru… parece que nunca cambiarás…

    Sesshomaru debía analizar bien las cosas, su hermano le había dado una buena idea, pero implicaba demasiados riesgos lo cuales no estaba dispuesto asumir, además no era seguro que todas las pruebas se encontraran en ese lugar, se le hacía difícil pensar que Náraku se confiara de esa manera.

    Llegó a su departamento y tiró su chaqueta al mueble, estaba muy cansado, en la oficina habían demasiados archivos acumulados sin procesar, le llevó toda la tarde organizarlos, miró a su alrededor y no vio por ninguna parte a su amada –¿Ahome? ¿Dónde estás?- Preguntó buscando en el baño y la habitación- ¿¿Ahome??- repitió angustiado, no la veía por ninguna parte, además las luces estaban apagadas –¡¡Ohh por Dios no me hagas esto!! ¡¡¡¡AHOME!!!! -gritó más fuerte, entró a la cocina pero tampoco había nadie, desesperado salió a la terraza y se asomó hacia los pisos de abajo desde el balcón y sintió un alivio al no ver nada de lo que esperaba.

    -Debí hacerlo, pero ni siquiera tengo el valor…

    Sesshomaru al escuchar esa voz se volteó de inmediato y pudo verla sentada en el suelo, al lado de la puerta de cristal, tenía los ojos hinchados de tanto llorar –¡¡¡Ahome!!! ¿Estás bien?- se acercó preocupado al verla así

    -Eso que importa Sesshomaru… ¿Por qué me dejaste encerrada?

    -Yo… yo… lo hice por protegerte, no es prudente que las personas sepan en dónde estás…

    -¿Por qué no pueden saber?- entonces mirándolo con una profunda tristeza –¿Porque soy un peligro para la sociedad o porque cuando me descubran acabarán conmigo?

    Sesshomaru agrandó sus grises ojos sorprendido -¿Cómo… cómo rayos…?

    Ahome completando su frase -¿Cómo rayos me enteré de todo lo que me habías estado ocultando?- se soltó de sus manos de un manotón y se alejó de él enojada – ¡¡No debiste ocultar parte de la verdad sobre lo que estaba ocurriendo!! ¡YA LO SÉ TODO! Sé que corres peligro estando a mi lado y también sé que cuando la verdad sea descubierta seré asesinada o eliminada como ellos dicen… de todos modos no soy una persona… ¡Soy un simple juguete! ¡¡¡¡Mi vida no tiene valor para ustedes!!!!- gritaba la joven llena de ira pero con una profunda tristeza por todo lo que estaba ocurriendo

    -¡¡Ahome por favor debes tranquilizarte!! ¡¡Por favor!!- repetía Sesshomaru angustiado y tratando de acercarse a ella

    -¡¡NO QUIERO QUE VUELVAS A ACERCARTE A MI!! ¿Entendiste? No quiero hacerte daño, yo soy un peligro para ti… –sus lágrimas parecían no agotarse, no podía parar de llorar- No soy de confiar Sesshomaru… ¡¡¡Soy un peligro!!!- le gritó empujándolo y huyó de su presencia…

    Sesshomaru totalmente desconcertado por lo sucedido y al no encontrar las palabras necesarias para consolar a su querida Ahome prefirió quedarse ahí, lo mejor era dejarla descansar. Se reposó sobre el balcón mientras pensaba qué decirle, algo que pudiese tranquilizarla, pero no era fácil, ya que ni él mismo encontraba una respuesta a esa intriga, pero en ese momento escuchó que una puerta se cerraba de golpe, entonces recordó que no había asegurado la puerta de la entrada y corrió por la sala esperanzado que Ahome estuviese allí pero no estaba, revisó rápido los cuartos, la cocina y el baño, pero evidentemente ella había salido –¿Ahome qué estás haciendo? ¿Por qué me haces esto?- Se preguntó mientras salía al pasillo, no tenía idea, podía haber ido por las escaleras, el ascensor y en el peor de las casos al peligroso último piso.

    No dudo, corrió hasta la parte superior del edificio, no podía arriesgarse a que ella tratara de lastimarse, sabía que tenía un shock depresivo, subió y nada, ella no se encontraba allí –¿Ahome qué tontería estás haciendo?- se dijo mientras desesperado bajó las escaleras casi volando, debía encontrarla antes de que llegara a la calle o si no se le haría difícil hallarla, además de que correría peligro…

    Al fin cuando llegó al último piso no la encontró, entonces salió hasta la entrada y preguntó a unos muchachos que jugaban allí, pero nadie supo darle una especificación, cada vez su desesperación se acrecentaba –Ahome no me hagas esto por favor, ya deja de jugar así conmigo…- se repetían mientras corría a la calle con la esperanza de poder encontrarla, caminaba y caminaba pero las calles ya eran oscuras, preguntaba a las personas que estaban en el camino pero nadie le decía algo que le ayudase a dar con su paradero… -¡¡¡AHOME!!!- comenzó a gritar –¡¡¡POR FAVOR AHOME REGRESA CONMIGO!!! ¿No entiendes…que…?- sentía como se agrandaba un nudo en su garganta, no aguantaba la desesperación de no encontrarla –¿No entiendes que si te vas yo me voy a morir? ¡Por favor regresa!- repitió mientras caminaba ya agotado y finalmente cayó de rodillas en el suelo de concreto, su hermoso cabello platinado cubrió su rostro, pero se pudo ver como unas gotas se estrellaban contra el suelo…

    Por más que él la buscó no pudo encontrarla, duró horas caminando sin rumbo, destrozado, ¿Pero cómo podía avisar a la policía? Nadie podía ayudarlo a encontrarla, ya sospechaban de la verdad, era un peligro si ellos llegaban a encontrarla antes que él. Las situación se había salido se su control, ahora no sabía cómo actuar.

    Llegó a su casa al otro día totalmente cansado y con una pequeña esperanza de que ella hubiese llegado, pero esa esperanza se esfumó cuando vio la casa en las mismas condiciones… realmente sentía demasiada impotencia… -Ahome… - musitó –Tengo que hacer algo antes de que no haya vuelta atrás, nadie puede saber que tú eres un clon.

    Angustiado, derrotado y más cansado que nunca decidió tomar una ducha, cuando entró a su cuarto pudo darse cuenta de cómo Ahome se había enterado de todo. En su cama se encontraba su portátil abierta y aún estaba encendida… Recordó que él no la había apagado y que tal vez ella sin mucha dificultad había accedido a las páginas que él había revisado sobre su origen. Desesperado revisó y evidentemente así era, no sólo había accedido a los links de él sino que también había buscado más a fondo, había dos páginas abiertas que detallaban las tragedias ocurridas hace años a consecuencia de un caso similar. Esa no era la forma en como ella debía enterarse de las cosas, ahora Sesshomaru entendía completamente la actitud que Ahome había tomado, pero sabía también que ahora las cosas estarían más complicadas.
    Dos horas más tarde llegó a su oficina, su rostro estaba demacrado, su preocupación era evidente, nadie se atrevía a dirigirle la palabra, así que entró a su oficina pero su sorpresa fue que de espaldas se encontraba una mujer delgada de cabello largo y negro, su corazón comenzó a latir fuertemente –¡¡Ahome regresaste!! Sabía que no me dejarías de esa manera…- dijo más contento que nunca mientras se acercaba a ella para abrazarla, pero su alegría se vio truncada cuando su rostro reveló otra identidad… no se trataba de quien él esperaba… era la hermosa abogada quien esperaba su llegada.
    La joven notó su desilusión, entonces le preguntó-¿Qué te ocurre? Siento que no te agrade verme…- dijo disculpándose al notar la expresión de Sesshomaru.

    -Discúlpame Rin, no me molesta verte, lo que sucede es… -no continúo diciendo nada, sólo se sentó en su escritorio y tomó su cabeza denotando con eso su total desesperación, con el rostro hundido en el escritorio y con unos brazos que no permitían a Rin mirar aquel semblante desolado.

    Rin caminó hacia él, le preocupó mucho verlo con esa actitud tan deprimente -¿Te siente mal? Si quieres llamo a mi abuelo para que te revise, no te conviene estar así en estos momentos.

    -No… lo que tengo no es nada que tu abuelo pueda curarme… yo estoy… me voy a volver loco…- repitió angustiado recostándose sobre el escritorio.

    Rin sintió mucho dolor al verlo sufrir así, entonces se abrazó sobre él, no pudo contener las ganas de sentirlo – ¡No te pongas así por favor! yo te ayudaré…, te suplico que confíes en mi ¡Dime qué te pasa!- le pidió ella mientras se abrazaba a su fornida espalda.

    Sesshomaru se sintió extraño, algo a gusto con esa calidez tan especial que poseía la joven, entonces prefirió separarla, no le agradaba tener ese tipo de sensaciones –Discúlpame… es que estoy demasiado preocupado, ayer Ahome se fue de mi casa y no pude detenerla, no sé dónde pueda estar…

    Rin se sorprendió –¿Ahome…? ¿Te refieres a la chica que…?

    –Si… esa… a la que te pedí que protegieras…-Sesshomaru completo la frase para evitar que la llamase de esa forma tan despectiva que la denigraba por no ser igual a los demás.

    La chica se quedó pensativa –De ella quería hablarte…

    -¿Qué sucede?- preguntó él harto de tantas sorpresas tan negativas.

    -Bueno… estuve revisando todas la leyes y reglamentos relacionados con el caso, pero no existe posibilidad de evitar su destino, al menos no legalmente, lo que debemos hacer es evitar que se descubra que ella es la copia y hacer pensar en caso de que se descubra, que ella es la real, es decir, que ella es Kikyo y que el occiso es la clonación…

    Sesshomaru se levantó y se puso junto a la ventana sacó un cigarro de su bolsillo y lo encendió, parecía que el humo tenía el poder de tranquilizarle un poco los nervios mientras analizaba la forma de crear la coartada que parecía ser la única solución, pero ahora parecían complicarse las cosas, Ahome había desaparecido y Náraku quería entrometerse en las cosas.

    -Creo que mi hermano tiene razón, debo evitar a toda costa que Náraku saque a relucir las pruebas que tiene en su poder- pensó Sesshomaru en sus adentros.

    Rin sólo se quedó un rato contemplándolo, deseaba evitar su sufrimiento pero no conocía la manera de hacerlo ¿Cómo podría evitarlo? De repente una idea se asomó en su mente –Sesshomaru… ¿Por qué no avisas a la policía para que dé con su paradero?

    Él la miró con una sarcástica risa y soltando una bocanada de humo dijo –La policía ya sabe que el cuerpo de Ahome y de Kikyo es idéntico, saben que una de ellas es clonada, ¿No pretenderás que se las entregue en bandeja de plata verdad? Yo no quiero que la maten…

    -No sabía ese detalle- musitó Rin apenada – Pero… ¿Por qué no contratas a un investigador privado? Yo conozco uno excelente -respondió ella.

    Sesshomaru se volteó mirándola –¡¡Tienes razón!! Me parece una buena idea, no había pensado en eso, pero ¿Estás segura de que es de confianza?

    -¡Por supuesto que si! él es amigo mío desde que éramos niños además me ha ayudado a resolver varios casos, es un investigador excelente, su nombre es Kohaku.

    Sesshomaru abrió una gaveta de su escritorio y sacó una foto al parecer recortada de un viejo periódico –No tengo fotos de Ahome, pero he guardado esta foto, es de Kikyo pero eso no importa, de todas maneras son idénticas.

    -¡De acuerdo! Estoy segura de que mi amigo Kohaku encontrará a Ahome…-decía Rin sonriéndole y dándole un pequeño beso en la mejilla –No te preocupes…- dijo mientras salía rápidamente de la habitación.

    Sesshomaru sin embargo quedó sorprendido con la reacción de esa muchacha, normalmente habría visto mal que una mujer tomase ese tipo de confianzas con él… pero ella era diferente… había algo que lo inquietaba de esa hermosa mujer, pero fuera lo que fuera pasaba a un segundo plano, su prioridad era encontrar a la mujer que amaba… encontrar a Ahome. El día concluyo, pero para Sesshomaru las horas fueron las más largas que jamás había pasado, no llegaba ninguna noticia de ella… cada minuto hacía que su agonía se incrementara… No sabía si Ahome estaba bien o si corría peligro, tendría hambre o lo que era peor, si estaría… ¿Muerta…?
    Camino a su casa, estuvo dando vueltas varias horas para ver si podía encontrarla en algún lugar, pero las calles estaban repletas de personas, era difícil poder encontrarla entre tanta gente. Al ver que era inútil se fue a su apartamento. Al llegar entró y tiró su suéter en el mueble y se sentó un rato, no había comido nada desde el día anterior, pero aún así no tenía hambre, sacó el celular de su bolsillo y pensó en la propuesta que le había hecho su hermano –Yo te protegeré Ahome, no puedo dejar que nada te ocurra…- entonces marcó el teléfono y así selló el trato con su hermano.

    Los dos hablaron casi una hora, planearon que lo harían el viernes, (Dos días después) ya que Náraku le había advertido a Inuyasha que viajaría a Hokkaido por asuntos de negocios, además él le aseguró que había estado vigilando la casa y había descubierto una zona por la cual casi no había seguridad por la cual podían entrar con menos riesgos. Sesshomaru no dijo nada sobre lo que había ocurrido con Ahome, consideró que no sería prudente hablarle de eso a su hermano. Después de aquella conversación se acostó en el mueble con la esperanza de que ella de repente se apiadara de él y regresará, pero no fue así, se quedó dormido y nada pasó. A la mañana siguiente se despertó más desanimado que antes, llegó a su oficina con un tétrico semblante y enormes ojeras oscuras.

    Yumi se sorprendió al verlo así –¡¡Señor Sesshomaru!! ¿Se siente bien?

    -Si Yumi no te preocupes…, por favor no dejes que nadie entre, no quiero hablar con nadie…- ordenó tirando la puerta de su oficina de un solo golpe.
    Estaba en la soledad de su oficina y no podía dejar de pensar en ella ¿Acaso no le importaba nada? ¿Cómo era que Ahome se marchara de esa manera sin importarle el sufrimiento que le estaba causando? o ¿Acaso no lo extrañaba? ¿Estará lastimada o algo peor?... esas incógnitas no se alejaban ni un segundo de su mente, prendió otro cigarro y comenzó a fumárselo sin más, pero sintió voces en el pasillo, tal vez una discusión y de repente alguien abrió la puerta.

    -¡¡Yumi te dije que no quería ver a nadie!!- Gritó enojado y con ojos desorbitados.

    -Pero Señor Sesshomaru, esta chica no entiende eso, ¡Entró sin autorización! ¿Quiere que llame a seguridad?

    -¿Rin?...- se sorprendió al verla, no la esperaba – Tranquila Yumi… yo la atenderé- dijo dándole a entender a su secretaria que los dejara solos.

    -Si jefe…- respondió la obediente secretaria algo celosa.

    La puerta se cerró y los dos quedaron solos en la sombría oficina, Sesshomaru se había vuelto a la ventana y continuaba fumando con su porte varonil aquel cigarro. Rin tenía un hermoso vestido blanco que dejaba ver su esbelta figura, mostrando más de lo normal sus voluptuosos pechos que a pesar de todo no le quitaban el tono de elegancia

    -Fumar tanto te va a matar Sesshomaru- le dijo acercándose a él.

    -¿Acaso crees que me importa mucho la vida?- se volteó hacia ella y apagó la colilla en un cenicero que tenía sobre su escritorio.

    El tétrico aspecto de ese hombre alarmo a la chica –Sesshomaru... te vez terrible… ¿Tan mal te sientes?

    -No es nada…déjame sólo… -contestó él con seriedad y de nuevo le dio la espalda mirando hacia la ciudad a través de su ventana preguntándose en cual de todas esas infinitas avenidas se podría encontrar Ahome. Rin por el contrario comenzó a sentir un extraña sensación en su interior… ¿Celos? Tal vez…, sentía algo de envidia por esa mujer, puesto que Sesshomaru le profesaba un infinito amor y daría lo que fuera porque alguien la amara de la misma manera.

    -Te dije que me dejaras solo, tengo muchas cosas que hacer… -repitió Sesshomaru con voz dura sacando a la bella joven de sus pensamientos y sueños imposibles.

    -Pero… yo no puedo dejarte así en esas condiciones… -insistía ella muy preocupada.

    -¿Te parezco patético? ¡¡Odio que me tengan compasión y no me mires de esa manera!! –gritó él encolerizado al ver el semblante de esa chica, detestaba que las personas lo miraran con lástima.

    -Yo no quise ofenderte, sólo quiero ayudarte... –Rin no quitaba el dedo del reglón e insistía en ayudarlo aunque él se negara.

    -La única forma en que me puedes ayudar es que salgas por esa puerta y no vuelvas… -Sesshomaru ya estaba desesperado, su mente estaba tan contaminada de ideas y pensamientos que lo único que deseaba era deshacerse se ellos cuanto antes. Rin por su lado al ver que el corazón y la mente de ese apuesto hombre estaban totalmente perturbados se alejó en silencio y abandonó la habitación sin decir ni una sala palabra, pero sólo por el momento pues estaba decidida a no abandonarlo. Por otra parte Sesshomaru no dejaba aún lado sus remordimientos… si tan sólo hubiera hablado con la verdad… Ahome aún seguiría a su lado.

    -Me siento como una basura, soy una maldita escoria que ni siquiera es capaz de encontrar a la mujer que ama, ella está en peligro… ¡¡Y yo aquí encerrado en estas cuatro paredes sin poder hacer nada para ayudarla!! Soy tan despreciable… ¡¡MALDITA SEA!! -gritó lleno de furia e impotencia mientras arrasaba con todas las cosas que se encontraban en su escritorio tirándolas en el piso y golpeando una y otra vez con sus puños aquel mueble. Dos pequeñas gotas descendieron en la fría madera, gotas que llevaban consigo un poco del inmenso sufrimiento y la gran desesperación de aquel joven con un corazón totalmente destrozado, pero esas lágrimas teñidas por el carmesí del desconsuelo de ninguna manera ayudarían a recuperar lo perdido.

    Trascurrieron muchas horas y la perturbada mente de Sesshomaru seguía igual o quizás peor, miró su reloj ya casi era media noche, cuando una persona se encuentra totalmente hundida en el profundo océano de la tristeza el tiempo puede pasar muy rápido para los pobres mortales que se encuentran a su alrededor, pero… para alguien que se halla prisionero de aquellas aguas el tiempo se convierte en un eterno enemigo. Tomó su chaqueta, no tenía ningún caso seguir en ese lugar y salió de su oficina. Las luces estaban ya apagadas y no había nadie más que él. Bajó por las lúgubres escaleras y se dirigió a la salida y una vez fuera del edificio una intensa ráfaga de aire helado lo cubrió de pies a cabeza, la noche era muy triste y el firmamento estaba totalmente oscuro, ninguna estrella centelleaba, quizás en cualquier momento llovería pero eso no le importaba, lo que le interesaba más era el paradero de Ahome y las condiciones en las que se encontraba… ¿Habría comido ya? ¿Tendría un lugar donde guarnecerse de esta noche helada? ¿Estaría con bien?

    -Ya deja de atormentarte de esa manera…-dijo repentinamente una voz que lo sobresaltó. Miró hacia atrás y ahí recargada en la pared se encontraba la joven abogada.

    -¿Qué no te cansas de seguirme? –preguntó Sesshomaru un tanto sorprendido de que ella lo esperara por tantas horas a la intemperie.

    -La verdad no, soy una mujer muy obstinada y no me rindo fácilmente –rectificó Rin acercándose más a él de una manera muy provocativa y esto inquietó un poco al apuesto hombre.

    -Ahora entiendo porqué eres abogada al parecer no te das por vencida nunca –Comentó sarcásticamente él con su habitual seriedad.

    -¿Y si damos una vuelta? Si no quieres hablar no hay problema pero un poco de compañía no te hará daño- dijo Rin muy sonriente tratando de levantarle el ánimo.

    -No puedo perder el tiempo, Ahome me necesita, ella anda perdida y sólo Dios sabe a los peligros a los que se enfrenta en estos momentos –comentó Sesshomaru muy preocupado.

    -Pero fue su decisión, no puedes hacer nada, si ella se fue es por sus propias convicciones, nadie la obligó a separarse de ti… –Rin no entendía porqué decía estas palabras aunque sabía perfectamente que salían de su corazón, no le agradaba que él sufriera de esa manera por culpa de una mujer que no supo valorar su amor.

    -¡No vuelvas a repetir una estupidez así! –Sesshomaru se encontraba muy molesto y ofendido con ese comentario, Rin se acercó más a él provocándolo más con su coquetería.

    -No quieras evadir la realidad, en el fondo sabes que lo que te dije es cierto ¿O me equivoco? –Decía Rin con tono sensual recargando sus manos en el robusto pecho de Sesshomaru.

    -Estás equivocada, Ahome no es así, sólo está asustada y… -Ya no sabía cómo justificar el comportamiento de su amada. Esa abogada seducía e inquietaba tanto a Sesshomaru con su mirada, con su rostro y cuerpo, era tan bella que por momentos olvidó sus problemas -¿Pero qué me está pasando? ¿Por qué siento esto? –se preguntaba Sesshomaru en sus pensamientos y sorpresivamente sintió como unos suaves y dulces labios tocaban los suyos…


    Capitulo XVII “El cruel destino final”



    Ese tierno beso los introdujo en una falsa felicidad momentánea teñida con el color de un sentimiento extraño que parecía nacer entre esos dos individuos casi desconocidos… Sesshomaru estaba seguro de sus sentimientos pero ese inesperado beso había logrado crear confusiones dentro de su corazón que no dejaba de latir velozmente… Ella sabía lo que estaba haciendo, ella estaba interesada en ese hombre y ese beso había comprobado sensaciones q él le había despertado y que nunca había sentido con tal intensidad…Como si su alrededor y los problemas hubiesen desaparecido por unos segundos ellos continuaron besándose, hasta qué él acariciándola la alejo y mirando tiernamente su rostro de repente notó como su mente le hacía una mala jugarreta, haciéndolo mirar el rostro de ahome en el de Rin trayéndole de nuevo todo el dolor y la pena que había olvidado en aquellos dulces segundos.



    -¿Por qué demonios hiciste eso?- Preguntó el separándose bruscamente de la chica


    Ella mirándolo confundida por su reacción –Pero por qué te pones de esa manera? Yo pensé que ese beso te había agradado tanto como a mi… yo sentí q me correspondías, no te mientas a ti mismo!!- reprochó acercándose a él para tranquilizarlo


    El hombre se alejó de ella con temor de sentir su suave piel de nuevo, aunque estaba totalmente seguro de sus sentimientos con respecto a Ahome, no podía negar que ese beso había logrado inquietarlo -¿Pero… cómo demonios preguntas eso? ¿Acaso no sabes que la mujer a quien amo está desaparecida y que estoy muriendo por dentro al no saber donde está? ¿No es obvio para ti q no deseo que me crees una nueva confusión? Tengo demasiados problemas por favor déjame en paz!- pidió alejándose rápidamente hacia su vehículo, la hermosa joven sintió que esas palabras le rasgaban el corazón, sus ojos se cristalizaron y dos lágrimas rodaron por sus suaves mejillas


    -Sesshomaru espera!- pidió ella corriendo detrás de él y tomándole la mano –Tú estás sufriendo por que así lo deseas, estás enamorado de una mujer que ni siquiera es normal, además ella no te ama, si lo hiciera no te haría sufrir de esa manera y mucho menos te dejaría solo sabiendo q de ella depende tu felicidad-


    El hombre totalmente indignado por esas duras palabras que no estaban lejos de ser reales, la tomó fuertemente de los hombros mirándola con los ojos llenos de odio y la zarandeó fuertemente
    –Ya es suficiente Rin!! No me atormentes más de lo que ya estoy, entiende que no puedo corresponderte porque en mi corazón ya existe una persona y no puedo faltarle, ella necesita mi ayuda y aunque ella no me amara yo no puedo sacarla de mi mente como si fuese una mala película!!- afirmó de manera tajante a la chica que lo miraba con sus melancólicos ojos – no sé qué estás buscando, pero te suplico que no sigas con esto- replico por última vez sin dejar de sujetarla

    - ¡Me estás lastimando Sesshomaru!- se quejo ella ya q él la sujetaba con mucha fuerza debido a la ira, ella sin embargo como pudo se zafó un poco y preguntó algo ofendida -¿Qué estoy buscando? Yo no estoy buscando nada Sesshomaru!! Es sólo que yo… yo nunca había sentido algo tan fuerte como lo que sentí al tocar tus labios, es injusto que… - Ella no sabía lo que le estaba ocurriendo, ni siquiera entendía cómo podía haber sido capaz de besarlo de esa manera, nunca se había atrevido a algo tan imprudente, era como si su cuerpo hubiera actuado por si solo, entonces no pudo seguir hablando, no tenía excusas razonables para explicar su inusual comportamiento -…olvídalo Sesshomaru, yo no tengo nada más que decirte, sólo que cuando te des cuenta de que esa chica no es para ti, espero me des una oportunidad para demostrarte que podemos llegar a amarnos mucho más de lo q puedes imaginar- con esas palabras se dio la vuelta y se marchó rápidamente desapareciendo en la oscuridad de la noche…


    El atormentado hombre soltó un suspiro y se sentó en las gradas, tomo su frente y cerró sus cansados ojos –Por qué tiene q pasarme esto a mi? Mi vida es una porquería!!... ¡¡¡Ahome!!!… me diste a conocer el dulce sabor del cielo, pensé que finalmente había llegado mi momento de ser feliz y ahora me enterraste en el más terrible infierno, no sé si podré aguantar este amargo suplicio- entonces recordó el beso de esa hermosa abogada –Pero… Rin- pronuncio su nombre algo melancólico -ese beso no me fue indiferente, no entiendo lo q me está sucediendo pero sea lo que sea, esto muere aquí… Lo mejor será q ya no vea más a esa chica- el apuesto hombre no sabía lo que le estaba ocurriendo, pero no permitiría q una confusión como esa lo desviara de su verdadero objetivo que era encontrar a la mujer que le robaba el sueño, se levantó y se dirigió a su automóvil, el siguiente día llevaría a cabo el arriesgado plan de su hermano que aunque sonaba descabellado parecía la única salida para proteger a Ahome de la ejecución.

    Finalmente el día siguiente transcurrió de manera normal, a diferencia de los demás días, Sesshomaru salió a la hora reglamentaria, alrededor de las seis de la tarde. Como había acordado con su hermano se dirigió directamente a su casa. Cuando llegó, Inuyasha tenía todo preparado, él decidió que irían en uno de los vehículos de su padre ya que los de ellos serían reconocidos fácilmente por los hombres de Náraku. Sesshomaru nunca había visto que su padre tuviese ese vehículo, era un flamante auto deportivo negro, algo inusual para los gustos de su padre, aún así no presto mucha atención a ese detalle ya él siempre estaba comprando nuevos carros. Así que finalmente los dos se marcharon dirigiéndose a su objetivo…

    Condujeron por mas de dos horas para llegar al escondido lugar, la carretera estaba adornada por un hermoso paisaje natural que se iluminaban con los últimos destellos del sol del atardecer… casi no se veían viviendas por el camino, Sesshomaru miró a su hermano y le preguntó -¿Estás seguro de que ésta es la dirección?... –

    Inuyasha sonriendo le respondió –Claro que si, te dije que he venido varias veces a investigar, por eso supe que hoy no habría sino un solo vigilante- notando entonces la desconfianza de su hermano agregó en un tono burlesco -¿Acaso crees que te he traído para secuestrarte y quedarme con Ahome?

    El hermano mayor abrió sus ojos sorprendido, esas palabras helaron su sangre por unos segundos hasta que el chico soltó una carcajada

    -jajajajajaja… - casi sin poder contenerse, dijo entre cortado – si vieras la cara que pusiste!!! Jajajajajaj…

    Sesshomaru en un tono severo, algo similar al de su padre cuando se enojaba –No vuelvas a decir algo así Inuyasha!!! Te juro que te golpearé la próxima vez, no me interesará que sólo estés bromeando!!!!-

    Inuyasha tranquilizándolo –Oye!!! Está bien, no volveré a bromear con eso pero no hables como mi padre! Me da miedo –

    Al momento de llegar al lugar ya la noche había cubierto el paisaje con su oscuridad. Se trataba de una enorme mansión bloqueada por muros de protección de piedra. Definitivamente era una hermosa construcción rodeada de un hermoso paisaje, además gozaba con demasiada privacidad ya que los vecinos más próximos se encontraban a unos 15 kilómetros de distancia. Algo que era de esperarse ser de agrado para el diabólico médico.

    Con un aire de melancolía al ver la enorme mansión -Maldito Náraku, seguramente aquí fue donde creó a Ahome. Ella es lo único bueno que ese hombre ha hecho en su miserable vida- aseguró Sesshomaru bajando su mirada y recordándola.

    El auto lo dejaron escondido entre unos matorrales y entraron a la casa por la parte de atrás siendo bastante sigilosos. El hermano menor guiaba el camino, pronto ya se encontraban dentro de la lujosa mansión, habían entrado por una pequeña compuerta que quedaba en el jardín que conducía hacia el sótano.

    -Está demasiado oscuro este lugar- comentó Sesshomaru sacando de su chaqueta unos extraños anteojos que parecían más bien una especie de antifaces, le dio unos al hermano y le dijo –Colócatelos! Los traje porque imaginé que los necesitaríamos-

    Inuyasha colocándoselos de inmediato –Woooww!! Son espectaculares!! Eres un genio… - lo elogio, ya que los anteojos no eran ordinarios, eran de visión nocturna y podían mirar tranquilamente en la oscuridad sin ningún inconveniente.


    Sesshomaru que ya estaba inspeccionando el lugar se sorprendió con lo que había encontrado –Por Dios!!! Este lugar es enorme- aseguró mientras detallaba todas las instalaciones, habían varias computadoras y alguna clase de incubadoras cubiertas con lonas que se conectaban con numerosos tubos, además el sonido era como el de una sala de operaciones, habían demasiados aparatos médicos.

    -Este lugar me da escalofríos… aquí no había entrado- comentó Inuyasha mientras caminaba atravesando el laboratorio

    Algo parecido a una cápsula de gran tamaño que sonaba como si fuese una pecera llamó la atención de sesshomaru -¿Qué demonios es eso?- se preguntó muy intrigado mientras se acercaba, al parecer no era la única, detrás habían tres más. Sin poder aguantar más la curiosidad tomó la manta que la cubría y sintió como su pecho se agitaba al percatarse de que se trataba de un cuerpo humano, de la impresión trató de alejarse de espaldas por lo que sin darse cuenta golpeó una mesa que estaba detrás y unos frascos de encima cayeron al suelo reventándose en mil pedazos y dejando salir el contenido…

    Inuyasha algo sorprendido ayudó a levantar a su hermano que se encontraba en el suelo también –Maldición Sesshomaru!!! Van a descubrirnos!! No hagas ruido!-

    -Ese tipo es un desquiciado!!! Mira lo que guarda en frascos- dijo el hermano mayor señalando a unos centímetros el contenido que había sido expulsado de los recipientes…

    Inuyasha no creía lo que estaba viendo, era algo realmente increíble, se quitó los anteojos ya q no daba crédito de lo que sus ojos le mostraban y con una pequeña linterna alumbró –Pero no puedo creerlo… pero si son, son fetos!!- se encontraban dos pequeños embriones humanos en el suelo y al alumbrar al estante del frente, se percató de que habían dos más en recipientes separados flotando en un líquido transparente, además alumbró hacía la cápsula y vio q también había un cuerpo ya desarrollado de un hombre, totalmente desnudo de cabello largo y negro, el rostro no se veía bien ya que tenía la cara a gachas, pero cuando iba a detallarlo escucharon pasos que se acercaban…

    Sesshomaru sacó su arma y se colocó detrás de la puerta –Inuyasha escóndete!- le ordenó en voz baja mientras se preparaba para recibir a la persona que se acercaba. Mientras los pasos se sentían con más fuerza, los dos hermanos estaban muy nerviosos, no sabían lo que pudiese esperarles.En unos instantes una sombra se dejo ver y de repente un individuo vestido de negro con una gran escopeta entró al laboratorio y encendió las luces

    -¿Quién anda allí?- preguntó con una voz gruesa apuntando y revisando el lugar con su arma, el hombre comenzó a caminar acercándose a donde inuyasha estaba escondido.

    -Demonios!!! Ese maldito va a descubrirme!!- pensó tratando de contener la respiración, el guardia hábilmente escucho cuando inuyasha se movió un poco escondiéndose e igual a un cazador tras su presa en un movimiento violento lo acorraló con su arma.

    -¿Quién rayos eres tú y que demonios estás haciendo en este lugar?- preguntó apuntándolo en la frente –Habla de una buena vez!! O voy a dispararte!- le advirtió mientras Inuyasha permanecía inmóvil sin saber cómo reaccionar, entonces no dijo ninguna palabra sólo se quedó mirándolo –Veo que no piensas hablar sabandija!!! Entonces te irás al infierno!!- aseveró el guardia introduciendo su arma en la boca de Inuyasha, puso el dedo en el gatillo, el joven sentía como gotas de sudor resbalaban por su frente –Maldita sea dónde se metió Sesshomaru?- pensaba -¿Será que este es mi final?- cerró sus ojos y sintió como el cuerpo del hombre caía sobre si -rayos qué sucede?- se preguntó quitándoselo de encima y poniéndose de pie.

    -Veo que casi te mueres del susto- aseguró Sesshomaru en un tono algo burlón mientras guardaba su arma.

    Inuyasha enojado – Cállate Sesshomaru!! Tú eras el que tenía el arma y tardaste casi 3 horas para ayudarme y eso que era un solo guardia!!! Eres un…-

    -Ya cálmate… a la final no iba a dejar que te sucediera nada. Los hermanos deben protegerse, no es cierto?- preguntó sonriéndole y dándole unas palmadas en la espalda

    Inuyasha sonrió algo fingido y bajó su rostro –Si tienes razón- -Oye!! Debemos atar a este hombre, si llega a despertarse nos va a complicar las cosas!!- aseguró revisándolo –pensé que lo habías matado-

    -Estás loco?- dijo mientras tomaba una soga del bolso que traían –Yo no puedo estar matando por cualquier motivo, sólo lo hago cuando no me queda otra opción-

    Entre los dos ataron y amordazaron al hombre, le quitaron sus armas y lo dejaron escondido dentro de un armario del laboratorio.

    -Este lugar me desagrada, no entiendo cómo ese madito asesino puede tener bebés en frascos como si fueran sapos disecados!! Además ese cuerpo!! ¿Qué demonios significa todo esto?- comentó Sesshomaru mientras subía las escaleras de la casa dirigiéndose a la oficina de Náraku donde supuestamente se encontraban las pruebas que buscaban

    -No sabía de ese laboratorio… yo sólo había entrado a su oficina, no sé ni que decir… ese tipo es un loco!!!- comentó inuyasha algo confundido

    -Apenas regresemos a la ciudad mandare a allanar la mansión, es q va a podrirse en prisión!!!- aseguró Sesshomaru apretando sus puños lleno de ira.

    Finalmente llegaron. Ambos comenzaron a revisar el lugar con mucho cuidado de no hacer ruido, buscaron en todos los cajones, detrás de las libreras y finalmente –Lo tengo!!!- dijo Inuyasha levantando un maletín mediano de cuero con unas trancas de cobre

    -Está allí dentro?-

    -Si! Yo vi cuando ese hombre guardaba los documentos y las fotos dentro de éste maletín- -Pero está cerrado- agregó mientras trataba inútilmente de abrirlo

    -Déjame ver si yo puedo – pidió sesshomaru mientras con unas tijeras trataba de violentar la pequeña cerradura pero un sonido los puso alerta –Alguien se acerca!!!-

    -Si ya lo había notado- respondió el hermano menor mientras se escondía detrás de la puerta.

    Al parecer no se habían percatado de un auto que había llegado minutos atrás, parecía que estaban inspeccionando la mansión por no haber encontrado al guardia que debía estar de turno.

    -Sesshomaru, parece que son muchos!! Debemos salir de aquí de inmediato! Las cosas se están complicando demasiado!-

    -Crees que no me he dado cuenta? Desde hace rato estoy pensando cómo demonios saldremos sin tener que pasar por las escaleras-

    Inuyasha caminó hasta la ventana y miró hacia abajo –Creo que esta es nuestra única salida-

    -Estamos en un tercer piso!!- reprochó el apuesto hombre, algo reacio ante la descabellada idea.

    Pero el hermano menor tratando de hacerle entender que era la única forma le dijo - …aún así es mucho menos peligroso que bajar por donde vinimos!! Deben haber por lo menos diez guardias armados hasta los dientes!!-

    Sesshomaru sólo lo miro sin más y se asomó por la ventana –De acuerdo, debemos caminar por el borde de la canal y yo iré primero, no quiero ver la cara de mi padre e Izayoy si llegase a ocurrirte algo-

    -Por si no lo sabías, yo ya no soy un niño… yo sé cuidarme solo, además desde cuando te preocupa mi bienestar?- preguntó algo resentido, sin mirarlo a los ojos

    La actitud fría de Sesshomaru quizás sólo era una excusa para no mostrar debilidad ante los demás, por eso no daba ese tipo de explicaciones, era muy tajante –Te dije cómo haremos las cosas y así se harán!! Yo tengo mucha más edad que tú, así que si deseas mantener tu pellejo a salvo es mejor que obedezcas!!!-

    Inuyasha sintió que la ira recorría sus venas ¿Acaso creía que todavía era un niño? ¿Quién le daba derecho a ser el que tomase las decisiones? Pensaba, mientras tragándose las ganas de decirle lo que creía, sólo se digno a obedecerlo, de todas maneras no había tiempo para discutir quién tenía la razón.

    A pesar del peligro que representaba caminar por un angosto orillo a unos siete metros de altura, los dos chicos deslizaban suavemente sus pies sosteniéndose de una pequeña ranura en el techo -Hasta dónde tienes pensado que debemos llegar? No veo la forma en la que bajaremos- dijo el joven algo perturbado al ver que caminaban y caminaban y parecían no tener un objetivo definido.

    -Bajaremos por aquél árbol- señaló sesshomaru cuidadosamente para no perder el equilibrio ya que llevaba consigo el maletín, el dichoso árbol se encontraba a unos cuantos metros, para subirse en él tenían que hacer un arriesgado salto y así lo hicieron, ambos eran hábiles para ese tipo de cosas, ya que eran muy atléticos, así que no fue un trabajo muy difícil para ellos por lo que en pocos minutos se encontraban en el jardín… corrieron hasta la barricada por la que habían entrado, Sesshomaru la saltó primero y luego Inuyasha le pasó el maletín y cuando iba a pasar al otro lado sin darse cuenta hizo un paso en falso y resbaló con un helecho cayendo al suelo del lado de adentró y soltando un fuerte quejido de dolor

    -Inuyasha!!!!- gritó Sesshomaru preocupado saltando de nuevo a ayudar a su lastimado hermano –Estás bien?- le preguntó mientras lo ayudaba a poner de pie

    -Si estoy bien… sólo me torcí el pie, parece que sólo fue una falsa alarma- le respondió sobándose un poco el tobillo y sosteniéndose de su hermano

    Pero un guardia que se encontraba cuidando los autos del otro lado había escuchado las voces y se dio cuenta de sus presencias -¡¡¡¡¡INTRUSOS!!!!!- gritó de una forma ensordecedora, mientras sacaba su rifle y apuntaba a los hermanos que rápidamente tomaban de nuevo su plan de huída

    -Inuyasha súbete sobre mis hombros!!!- dijo Sesshomaru mientras lo ayudaba a subir casi alzado

    -¿Pero qué rayos haces? Pueden dispararte! Yo puedo hacerlo solo!!! Preocúpate por ti mismo!!!- respondió desconcertado Inuyasha, ya que no estaba acostumbrado a que su hermano arriesgase su vida por él.

    -Deja de decir tonterías!! No pienso poner en riesgo a mi hermano menor- aseguró mientras lo tomaba casi cargado y lo pasaba hacia el otro lado del muro, el guardia sin pensarlo dos veces comenzó a disparar mientras los demás guardias salían de la casa. Sesshomaru escaló el muro con un poco de dificultad, pero un fuerte quejido salió de sus labios, al parecer una bala lo había herido…

    -¡¡¡Sesshomaru!!!- gritó Inuyasha que en un impulso tomó a su hermano de los brazos que estaba que perdía el equilibrio casi cayendo de nuevo del lado interno de la mansión, -Maldición!! Te dije que no debías arriesgarte tanto- le reclamaba mientras con todas sus fuerzas lo halaba al otro lado del muro

    Sesshomaru una vez fuera de la mansión subió la bota de su pantalón y se percató de que apenas había sido un rasguño, por suerte el proyectil no había entrado –No te preocupes sólo fue una falsa alarma- le dijo repitiendo la frase que él le había dicho para no preocuparlo y sonriéndole algo adolorido y poniéndose de pie.

    Inuyasha tragó saliva y bajó su mirada ¿Por qué tenía q ser tan bueno con él? ¿Por qué ahora? Se preguntó. –Bueno ya es suficiente debemos irnos ya! No tardan en salir a buscarnos.-


    -Si tienes razón- aseveró Sesshomaru.

    Rápidamente los dos se subieron al vehículo, y arrancaron a toda velocidad, ya era casi las 10 de la noche, habían tardado demasiado dentro de la mansión, Inuyasha corría demasiado fuerte por las curvas, sabía que pronto los hombres de Náraku lo alcanzarían

    -Perdóname Sesshomaru… perdóname!! Todo es mi culpa, no debí traerte a éste lugar- Repetía castigado por su conciencia el verlo lastimado en el pie por su culpa

    -No te preocupes, no es culpa tuya, además encontramos lo que veníamos a buscar, no es así?- aseguró Sesshomaru levantando el maletín que habían extraído de la mansión

    Inuyasha apretó el volante y afirmó con su cabeza mirando de nuevo al frente, de repente su celular comenzó a sonar, el sintió algo de temor, sabía quién era el que estaba llamando, pero no quería contestar –Demonios es él!- pensó algo nervioso.

    -Contesta el teléfono!! pide ayuda, di lo que nos está pasando!!- le pidió a su hermano ignorando la terrible verdad que éste ocultaba

    Inuyasha sin responderle nada sólo se limitó a contestar –Bueno?-

    -Inuyasha… Espero que cumplas con tu parte del plan…-

    FLASH BACK

    -Vamos Inuyasha… no te comportes como un idiota! Tu hermano jugó contigo, se aprovechó de tu confianza y quién sabe si no atentó contra tu vida…-

    -A qué te refieres? Por qué dices eso?-

    -Bueno, tu hermano siempre amó a Kikyo en secreto ¿No haz pensado en por qué cuando se desató el tiroteo en la iglesia, él estaba a salvo al otro lado de la calle? Vamos Inuyasha no es muy difícil de imaginar, tu hermano contrató a esos asesinos para desaparecerte, pero todo le salió mal, ya que Kikyo murió-Inuyasha sintió que esas palabras le revolvía las entrañas, por unos instantes le costó hasta pasar saliva… -Yo…-

    -No sigas pensándolo Inuyasha, debemos deshacernos de Sesshomaru y así podrás recuperar a ahome… ¿Aceptas?-No estaba seguro de qué pensar, pero esas palabras le habían revuelto el estómago, ese hombre tenía razón, ya era suficiente, además por qué debía preocuparse si su hermano nunca se había comportado como tal. Desde que eran niños siempre había rivalidad entre ambos, Sesshomaru siempre se había caracterizado por ser una persona desinteresada, fría y calculadora, parecía que nadie a su alrededor tenía suficiente importancia para él., mucho menos su hermano.

    -De acuerdo Náraku, acepto tu propuesta. ¿Cómo nos desharemos de mi hermano?- dijo Inuyasha estrechando la mano del sonriente médico que parecía desbordar de satisfacción con esa respuesta

    -Te felicito Inuyasha, has tomado la decisión más acertada de tu vida- contestó sonriendo sarcásticamente y dándole ánimos al muchacho que aún no se veía totalmente convencido de su elección –No te preocupes, todo lo tengo preparado. Esto es para ti- dijo mientras le daba unas llaves

    Inuyasha extrañado y tomando las extrañas llaves -¿Por qué me das esto?- preguntó

    -Bueno Inuyasha, esas llaves son las que nos ayudarán a deshacernos de la molestia que representa Sesshomaru- entonces lo llevó hasta el garaje de su casa mostrándole un llamativo carro (coche) negro.

    -un carro deportivo? ¿Qué pretendes? Aún no comprendo lo que deseas-

    -Deja que yo sea el que explique- aclaró el médico quitándole las llaves, abriendo el vehículo con el control de la alarma y subiéndose en él –Este vehículo no es ordinario, está dotado de sistemas de seguridad que ningún otro tiene, es decir, si llegases a tener un accidente en este automóvil hay menos de un 3% de probabilidades de que el conductor pierda la vida-

    -Aún no comprendo, ¿Quieres que mate a mi hermano en el carro más seguro del planeta?- preguntó con un tono de sarcásmo

    -jajajaja- río cínicamente el médico –Que gracioso eres Inuyasha… pero déjame terminar de explicarte, este vehículo tiene un defecto y es que es seguro para el conductor, más no para el copiloto-

    Inuaysha frunció el seño pero no pronunció palabra esperando más explicaciones

    -Verás, cuando este vehículo siente algún tipo de inestabilidad, además del cinturón ordinario de seguridad activa tres más que funcionan como los de un auto de carrera, además posee dos bolsas de aire que se ajustan en posiciones adecuadas para el piloto, pero la diferencia es que el sistema del copiloto fue alterado, ningún dispositivo reacciona, es decir, tu tarea es la siguiente, debes traer a Sesshomaru contigo y deberás propiciar un accidente a 180 Km/h , matemáticamente tu hermano saldrá disparado por el parabrisas, perderá la vida y tú no sufrirás ni un rasguño-

    -Que?? Pero es demasiado arriesgado, algo podría salir mal además aún si yo saliera ileso podrían sospechar que el accidente fue por causas premeditadas!!- reprochó inuyasha totalmente renuente al plan –Además qué beneficios obtendré a cambio?- agregó

    Náraku saliendo del vehículo y dándole palmadas en la espalda –Tranquilo, este vehículo ha sido probado además te daré la oportunidad de hablar con los ingenieros que diseñaron el sistema, si deseas haremos pruebas y además te entregaré todo los documentos que poseo que prueban que Ahome es producto de una clonación, así ella no correrá ningún peligro, además te quedarás con ella al no tener al estorbo de sesshomaru-

    -Pero cómo voy a convencerlo de que se suba al auto conmigo?-

    -Tranquilo, todo lo tengo perfectamente planeado, tú sólo debes seguir mis instrucciones paso a paso-

    FIN FLASH BACK

    -Inuyasha… Espero que cumplas con tu parte del plan- repitió el hombre esperando que el joven que se encontraba absorto respondiera alguna palabra

    Inuyasha miró a su hermano que lo veía con preocupación

    -¿Qué ocurre Inuyasha?

    -No puedo hacer esto!! Maldición cómo pude llegar tan lejos? Es mi hermano!! No puedo acabar con la vida de mi hermano!- pensaba

    -Responde Inuyasha!!! Debes subir la velocidad del vehículo a la que habíamos acordado, vas demasiado lento!- -¿No estás blandeando verdad?-

    Inuyasha apretando el volante y bajando la velocidad a 120km/h –No seguiré con esto! No puedo!! No hay trato! Olvídalo!-

    Sesshomaru sin entender lo que estaba sucediendo -¿Con quién estás hablando Inuyasha? ¿Qué está sucediendo?-

    Náraku totalmente indignado –Pues es demasiado tarde para arrepentimientos Inuyasha, cumplirás con el plan así tenga que obligarte!- respondió y un fuerte golpe en la parte de atrás hizo que inuyasha soltara el teléfono tratando de mantener el control del automóvil

    -Maldición qué está ocurriendo??- preguntó inuyasha mirando por el retrovisor, él no había notado que los hombres de Náraku se encontraban a pocos metros atrás, en dos carros vehículos.

    Sesshoamru se levantó y miró –Maldita sea nos están pisando los talones!! Tienes que acelerar o nos van a volcarnos!!- le sugirió a su hermano que parecía no entender que era la única salida para escapar

    -No voy a subir la velocidad!!!- respondió mientras otro fuerte golpe los hizo balancearse sobre la pista a una velocidad de 130km/h, inuyasha miró el velocímetro y algo lo alarmó, el auto estaba acelerando automáticamente, no sabía cómo estaba aumentando si él no estaba pisando el acelerador –Maldita sea por qué está pasando esto?!?-

    El automóvil seguía tomando velocidad, se había remontado en 160Km/h en menos de 20 segundos, cada vez se le dificultaba a inuyasha mantener el control del vehículo, las curvas era muy cerradas, como era una carretera que pasaba una montaña tenía agudas curvas que llevaban a despeñaderos protegidos solo por unos insignificantes muros de contención…

    Sesshomaru se sostuvo ya que el auto daba bruscos saltos, miró hacia atrás y se dio cuenta de que ya habían dejado a los hombre de Náraku –Inuyasha ya debes bajar la velocidad de auto, está demasiado peligroso!-

    Inuyasha desde hace rato lo estaba intentando, pero al pisar los frenos estos no respondían –Sesshomaru! Los frenos no funcionan!! El carro no me está respondiendo!!!- El vehículo estaba descontrolado, Inuyasha trataba de mantener el control en las fuertes curvas pero cada vez patinaba más haciendo que las ruedas rechinaran sobre el pavimento.

    Sesshomaru tomando el cinturón de seguridad y dándose cuenta de que no servía –Vamos a volcarnos!!- dijo persignándose –Inuyasha quiero pedirte perdón por todo, por no ser el hermano que tú deseabas y por no haber podido evitar la tragedia de tu boda, te juro que nunca me perdonaré el hecho de no haber sido capaz de evitar que esos malditos ocasionaran esa desgracia, daría mi vida por cambiar ese terrible momento que tuviste que pasar-

    Inuyasha sintió un fuerte sacudido en su pecho –Sesshomaru no digas esas cosas, tú siempre has sido un buen hermano, yo soy el que no merezco tu perdón- el sintió q las palabras de su hermano eran ciertas, en su último momento aún aseguraba no haber tenido nada que ver en el incidente de la boda y él lo había traído a la muerte llevado por el rencor y la envidia… -sabes que? preguntó –si morimos lo haremos los dos- respondió a su pregunta desbrochando sus cinturones

    -Pero que haces estás loco?- preguntó Sesshomaru desconcertado –Si existe la posibilidad que uno de los dos viva no debemos perderla!! Qué caso tiene que ambos muramos?-


    Inuyasha tomando el volante fuertemente se acercaba otra curva demasiado cerrada y para empeorar las cosas el automóvil había alcanzado una velocidad de 190Km/h… pasaron como un rayo por la curva, los cauchos soltaron un sonido ensordecedor y el vehículo perdió estabilidad, en cuestión de segundos sintieron como el vehículo echaba chispas rozando con el muro de contención

    -Madición!! No puedo mantener el control caeremos por el voladero!!!! - Aseguró inuyasha tratando de no soltar el volante que parecía ya no querer responder.

    Sesshomaru estaba del lado en que el muro estaba rozando, -Maldición debemos frenar esto!!! Éste muro no aguantará mucho vamos a caer!!!- entonces observó en el tablero un botón del lado del piloto que mostraba una imagen como de un sistema de seguridad de emergencia, lo accionó y del asiento de inuyasha salieron cuatro cinturones que lo sujetaron fuertemente



    -¿Pero qué demonios está haciendo Sesshomaru?- respondió inuyasha confundido sin poder moverse tratando de mantener el control.

    Sesshomaru sonrió –Debemos hacer el intento por sobrevivir, además alguno de los dos tiene que quedarse para cuidar y proteger a Ahome ¿No es cierto?-

    Inuyasha sintió como se le hacía un nudo en la garganta y unas lágrimas salieron de sus ojos, pero sin que pudiera responder el vehículo en segundos perdió totalmente el control y se volcó cayendo por un barranco, dando tres vueltas y frenando finalmente con una gran roca entre una gran nube de humo, polvo y trozos de vidrio.

    Sesshomaru había sido expulsado a unos pocos metros fuera del auto acertando los cálculos de Náraku, se encontraba totalmente bañado en sangre y no daba señales de vida, mientras tanto Inuyasha con el fuerte impacto con la roca a pesar de que se había activado los sistemas de bolsas de aire y los cinturones tampoco hacía ningún tipo de movimiento y al parecer también había sufrido graves contusiones debido a la gran velocidad a la que habían impactado.

    Náraku llego al lugar a los pocos minutos, junto con sus hombres bajó revisando, estaba muy complacido, al parecer su plan había resultado mejor de lo que esperaba, había acabado con los dos descendientes Akagi que para él representaban un verdadero estorbo…

    -Jefe!!!- Dijo uno de los hombres alarmado

    -Qué sucede?- preguntó

    -El tanque de la gasolina del vehículo está perforado, es demasiado peligroso debemos alejarnos ya!! En cualquier momento este auto va a estallar!!

    Una hermosa mujer se acerco al vehículo –Pero parece que el muchacho que hizo el trato contigo aún sigue con vida, no piensas sacarlo de allí?-Náraku alejándose del vehículo rápidamente –Ese idiota sintió remordimiento por su hermano al final, no tengo corazón para separarlos, lo mejor será que ambos se vayan juntos al otro mundo jajaja- rió de manera malvada y cruel –es mejor que te alejes si no deseas compartir su destino.-

    La chica apretando sus puños de ira hizo caso al malintencionado hombre, no podía hacer nada, era muy peligroso además de que no podía desobedecer las ordenes de Náraku, entonces se fue detrás de ellos y se alejaron un poco esperando el estallido para así no levantar sospechas si llegaba la policía.

    Al parecer esa fría noche terminaría en desgracia para la acaudalada familia Akagi.
     
  14.  
    Misuzu

    Misuzu Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    wow, de vdd que esta genial el finc, pordrias decirme si ya lo puedo seguir leiendo en el normal que escribes o todavia faltan capitulos, muchas gracias y te cuidas, eres una gran escritora.
    bye bye

    mizusu
     
  15.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    15485
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Ahora si digo que con estos capítulos la historia esta completa y por lo tanto igual en las dos discusiones...





    Capítulo XXVIII “En los brazos de un abismo”

    El panorama no parecía favorecer a ninguno de los dos valientes hermanos, uno de ellos difícilmente podría estar con vida, esto debido a sus graves heridas y el segundo se encontraba inconsciente dentro de un vehículo que peligrosamente se había convertido en una bomba de tiempo, nadie además de el perverso médico y su pandilla de secuaces había presenciado el accidente, al parecer nada los salvaría del mortal destino que parecía imponerse ante ellos…

    -Inuyasha despierta!! Despierta!!!-

    Esa hermosa voz femenina conocida por Inuyasha hizo que se despertara de su pesado sueño, abrió los ojos lentamente y un fuerte dolor lo recorrió por todo su cuerpo, al principio, algo aturdido, sintió mucha desorientación, no recordaba lo que había sucedido aunque poco a poco fue restituyéndose su memoria lo que hizo que una gran preocupación se apoderara violentamente de su ser al ver que estaba solo en el vehículo – Sesshomaru!!!- musitó en voz entrecortada.

    Como pudo se comenzó a quitar los cinturones de seguridad y con dificultad salió del vehículo pero al encontrarse de pie un agudo dolor lo tumbó al suelo haciéndolo soltar un fuerte quejido, al rozar con el pavimento, en el suelo notó que algo no estaba bien, sintió un fuerte olor a gasolina, desde ese Angulo notó que el vehículo había sufrido una perforación en el tanque, soltó una fuerte maldición mientras olvidaba el dolor que le producían sus heridas y se levantaba desesperadamente buscando a su hermano mayor –Sesshomaru!!- repitió con esperanzas de que alguna voz le respondiera, pero la realidad fue otra.

    El chico rodeó el vehículo y buscó con su mirada por todo el lugar hasta que pudo visualizar una silueta a unos pocos metros en el suelo, corrió lo más rápido que el dolor de sus heridas le permitió y allí estaba, era su hermano, la imagen provocó una gran impresión en él, hasta el punto de sentir que perdería el sentido… la culpa lo agobiaba, pero sabía que no tenía tiempo para vacilar, así que sin pensarlo dos veces tomó el pulso de su hermano y una sensación de alivio corrió por sus venas al sentir las débiles pulsaciones del corazón de su hermano.
    -Sesshomaru, no voy a permitir que mueras!! Así tenga que llevarte al hospital a cuestas lo haré!! Pero no pienso dejarte morir!!- aseguró, una propuesta algo complicada tomando en cuenta que el hospital más cercano se encontraba a unos 30 km.

    Con mucho cuidado Inuyasha puso a su hermano en su espalda, era la posición menos complicada ya que se trataba de un hombre bastante pesado, de hecho, medía 10 cm más que él.
    Trataba de no pensar en su propio dolor mientras subía pero debía rescatar a su hermano, era culpa suya lo que le estaba ocurriendo, culpa que lo perseguiría por mucho tiempo.

    Luego escuchó un estruendoso sonido y cuando abrió sus ojos se dio cuenta estaba tirado en el suelo, al parecer la fuerte explosión lo había obligado a flaquear. Sin pretender perder nada de tiempo simplemente se levantó de nuevo y con más fuerza caminó hasta una orilla del camino –Dios ayúdame, que pase alguien que pueda ayudarme!!- imploró mirando al cielo mientras colocaba a su hermano cuidadosamente en el suelo y revisaba su bolsillo esperando encontrar su celular, pero recordó que mientras hablaba con Náraku el aparato había caído debajo del asiento cuando fueron impactados por sus secuaces.

    -Sesshomaru!!- dijo mientras se le ocurrió buscar en los bolsillos de su hermano el celular de él y así fue, al parecer estaba de suerte ya que se encontraba en perfecto estado, entonces marcó el 911

    -Bueno? Servicio de emergencia, en qué puedo ayudarlo?- dijo la operadora

    -Señorita!! Necesito urgente una ambulancia!! Mi hermano está herido de gravedad!!-

    -Tranquilícese por favor… dígame dónde se encuentra?- pidió la voz femenina

    -Estamos en la carretera… - el joven se quedo callado, sintió como algo macizo tocaba la parte de atrás de su cabeza, maldijo en voz baja y rogó porque no se tratara de lo que estaba pensando…


    -¿A quién piensas llamar Inuyasha?- preguntó esa voz que ya no era desconocida para el joven –Es mejor que me des ese teléfono antes de que te vuele los sesos ahora mismo!!!- le advirtió quitándole el aparato de las manos, lanzándolo fuertemente al suelo y poniéndole su pie encima hasta que quedó totalmente destrozado

    Inuyasha apretó sus puños y golpeó al suelo maldiciendo nuevamente y mirando a su agonizante hermano –Ya basta Náraku!!! Éste juego se terminó!! déjame ayudar a mi hermano, no deseo que muera-

    Náraku hizo una mofa de sus palabras y rió entre sus dientes –Si no hubiese hecho un trato contigo para acabar con la vida de tu hermano inicialmente juraría que eres el hermanito perfecto ¿Cómo debería llamarte? ¿Caín?-

    -Cállate maldito bastárdo!!!!!- bramó con un dolor en su pecho, debido a que esas palabras no se alejaban demasiado de ser reales. Él había actuado equivocadamente llevado por los celos y la envidia y al parecer ese acto le costaría más de lo que pensaba –Yo… yo no quería…-

    -no querías?- Preguntó de manera sarcástica –creo que ya es demasiado tarde para hacerte el mártir Inuyasha, eres un asesino al igual que yo, la diferencia es que yo no mataría a mi hermano-

    Inuyasha se levantó totalmente enfurecido y le golpeó la cara haciéndolo caer al suelo, se subió encima para seguirle dando una paliza, pero entonces los hombres que se habían mantenido alejados de él lo separaron y ayudaron a levantar a su cabecilla, Náraku limpiando un poco de sangre que había salido de su boca miró a Inuyasha que se encontraba inmovilizado –Maldito imbécil! Pensé que eras más inteligente que el idiota de tu hermano, pero ahora te voy a enseñar a no romper nunca más tus tratos!!- le dijo mientras violentamente se acercó y comenzó a propiciarle una tanda de golpes.

    Inuyasha gritaba de dolor ya que Náraku era muy certero en atinar en los lugares que tenía lastimado por el impacto de vehículo, disfrutaba de cada gesto de sufrimiento que el muchacho reflejaba y parecía no cansarse –Voy a matarte a golpes- le prometió mientras aumentaba la intensidad.

    -Ya basta!!!! Eres un maldito hijo de perra!!!- se escuchó desde el fondo… y todos voltearon a mirar sorprendidos

    Sesshomaru se había levantado apoyado en un viejo tronco, pero se venía demasiado débil y pálido, tenía un arma en la mano pero su pulso temblaba demasiado…

    Náraku sonrió y con ansias de sembrar discordia entre los hermanos comenzó a decir –Vamos Sesshomaru… no me digas que vas a arriesgar lo poco que te queda de vida por tu hermanito ¿Acaso no sabes que él fue el que me ayudó a tenderte ésta trampa?-

    -Cállate!!! No creas que voy a creer más en tú palabra que en la de mi hermano!!!- refutó

    El médico totalmente relajado -Yo no te estoy mintiendo Sesshomaru, no te niego que yo idee el plan, pero tampoco creo que tu hermano lo niegue, porque él tuvo tanta culpa como yo.-

    Sesshomaru totalmente confundido miró a Inuyasha, al parecer no había escuchado el inicio de la discusión entre estos –Dime que está mintiendo Inuyasha! qué demonios dice éste loco desquiciado?- le pidió algo escéptico a lo que ese médico le decía.

    Inuyasha no pudo mantener la mirada de su hermano, era demasiado incriminatoria para él y la culpa no le permitía mentirle, de todas formas no podía negarlo. A pesar de haberse arrepentido al final, él había tomado parte de lo que ahora sufría su hermano mayor.

    Todo se quedó en un silenció absoluto, lo que heló el corazón de Sesshomaru y le hizo flaquear bajando el arma un momento.

    Náraku comenzó a aprovecharse de la situación y siguió hablando mientras se acercaba a quitarle el arma -Piensa Sesshomaru, tú hermano estaba muy resentido contigo porque le habías quitado a la mujer de su vida, es algo razonable, también sé lo que se siente. Además él piensa que tú mandaste a matar a Kikyo-

    Al parecer Sesshomaru ya había perdido demasiada sangre ya su vista se estaba oscureciendo, cada vez le era más difícil mantener el equilibrio, no sentía su cuerpo, su arma estaba cada vez más baja y Náraku cada vez más cerca.

    -Sesshomaru!!! Las cosas no son así!! Él me aseguró que tú habías tenido que ver con el asesinato de Kikyo… además… - se detuvo cuando se dio cuenta de que él ya no estaba respondiendo –Maldición necesita un médico- volvió a gritar mientras con todas sus fuerzas trataba de liberarse de los rufianes que lo mantenían inmovilizado.

    Con una voz muy débil pero que de igual forma llegó a los oídos de Inuyasha, Sesshomaru musitó –Inuyasha, espero que mi muerte te sirva de algo, porque nunca perdonaré tu traición!!!-

    Inuyasha sintió como esas palabras parecían hacerle una fuerte herida en el pecho y abrió totalmente sus ojos mientras su hermano con un gran esfuerzo levantó el arma y apuntó a su enemigo disparándole certeramente en la cabeza. Náraku había sido tomado por sorpresa ya que Sesshomaru parecía ser inofensivo, pero haberse confiado le había costado la vida.

    Sesshomaru miró a su hermano y esa mirada quedó sellada en su mente, una mirada que mezclaba diferentes sentimientos pero que a su vez no reflejaba nada… quizás era odio, ira o más bien decepción… al final, él no supo descifrarla, sólo supo que sería una despedida… a los pocos segundos Sesshomaru se desplomó en el suelo.

    -Ohh por Dios!!! Mató al jefe- dijo uno de los hombres algo aterrado

    Inuyasha a pesar de que ya no estaba siendo sostenido por los guardias, no pudo moverse, cerró los ojos esperando abrirlos y que todo fuese una pesadilla, pero un dolor lateral lo hizo hacerlo antes de que lo planeara, cuando miró a su costado vió como uno de los hombres retiraba un cuchillo y salía corriendo. Había sido herido, no resistió en ningún momento, sólo vio como todo se volvía negro… al parecer el tiempo ya no corría, de hecho ya no sentía dolor… todo era agradable, lo único incómodo era que no podía ver sinouna oscuridad absoluta.

    -INUYASHA-
    -Inuyasha!!!-
    -INUYASHA!!!-

    Está vivo!- una voz de una mujer lo perturbó –Si, apúrense!! El chico aún sigue con vida!!! Necesita atención médica inmediata!!-

    Abrió sus ojos y la luz lo aturdió por unos segundos, cuando se normalizó su vista pudo vislumbrar a una hermosa mujer que lo acariciaba preocupada. Sin poder moverse porque de repente regresó el fuerte dolor, miró como pudo a su alrededor -¿En dónde estoy?- preguntó algo estremecido

    Ella besó cariñosamente su frente y le dijo –No te preocupes, pudimos rastrear el celular de tu hermano y así llegamos a tiempo para rescatarte-

    -Rescatarme? Y a mi hermano también? - preguntó con algo de esperanza en su mirada sonriendo débilmente.

    La enfermera no pudo disimular su cambio de expresión por más que trató de hacerlo, era obvio que no era una buena señal.

    Inuyasha se levantó un poco y se dio cuenta de que estaba en el mismo lugar sobre una camilla y lo estaban llevando a la ambulancia, también habían muchos policías, cuando miró hacia donde se encontraba su hermano se dio cuenta de algo que lo dejaría marcado para el resto de su vida, su hermano estaba siendo guardado en un saco policíaco de cuero, lo ultimo que vio fue la parte de su cara cuando cerraban el cierre de la bolsa.
    Inuyasha comenzó a gritar desesperado pero otros médicos lo tomaron fuertemente y al parecer le suministraron algún tipo de sedante porque no supo más de si…


    Capitulo XXIX “El despiadado látigo del tiempo”

    –Inuyasha, espero que mi muerte te sirva de algo, porque nunca perdonaré tu traición!!!-
    Esa frase se revivió en su cabeza sin poder olvidar la expresión resentida de su hermano lo que lo trajo de una forma violenta a la realidad, había despertado de un pesado sueño, su cuerpo estaba bañado en sudor, sus manos temblaban enardecidamente y el corazón parecía querer escapar de su pecho.

    Miró a su alrededor y nada se le hizo familiar, no conocía esa habitación en la que se encontraba acostado, era evidente que no se trataba de una clínica, pero tampoco era su casa, por un momento guardó la esperanza de que todo hubiese sido una horrible pesadilla, ya que lo más lógico fuera que estuviese en un hospital después de lo ocurrido, además no sentía ningún tipo de dolor y él había recibido muchos golpes, hasta había sufrido una herida en su costado inflingida por un cuchillo … -Ohh Dios que todo haya sido un sueño por favor!- rogó en su mente y con algo de temor retiró las mantas y revisó su cuerpo -¿Pero qué demonios significa esto?- se preguntó totalmente desconcertado. Allí estaba la herida pero ya estaba totalmente cicatrizada, de hecho, sólo se veía una pequeña línea roja que apenas era perceptible.

    ¿Qué podría significar todo eso? Si todo ese terrible incidente no había sido un sueño ¿Cómo era posible que todas sus heridas estuviesen cicatrizadas tan pronto? ¿Además en dónde se encontraba? Eran demasiadas preguntas y aparentemente no había nadie quien pudiese responderlas, se encontraba solo en esa habitación.

    Detalló el lugar para tratar de reconocer algo que se le hiciera familiar, pero era inútil, la habitación era espaciosa, decorada de una manera muy fina, las paredes eran de un color verde, en la peinadora no habían muchas cosas además de un delicado ramo de rosas amarillas y unos adornos de porcelana, estaba amoblada con unos hermosos muebles de color guayaba que contrastaban de una manera muy tenue con el resto de la decoración, combinando coquetamente con el acolchado de la cama y las cortinas. Pero lo más llamativo era un hermoso balcón por el que entraban los destellantes rayos del sol y una brisa fresca que traía consigo olor salado de mar…

    Inuyasha se sintió más confundido todavía, no existía en Tokio lugares cercanos en los que hubiesen costas, al menos no cerca de la residencia de sus padres ¿Entonces qué lugar era ese? Se levantó y miró por la ventana y quedo totalmente atónito. Era el espectáculo más hermoso que jamás hubiese visto, desde allí se podía apreciar el mar de una forma especial con todo su esplendor. Su habitación se encontraba en un 2do piso y desde esa ventana se apreciaba un hermoso jardín con coloridas flores y una fuente en medio muy bien conservada, en definitiva, se trataba de una casa muy lujosa, casi tanto como la suya.


    Es por ello que le urgía saber de quién era esa casa, conocer las razones por las cuales estaba allí y qué era lo que había ocurrido. Abrió la puerta de la habitación sin ningún problema, al parecer quienes lo mantenían allí no le tenían cautivo, bajó las lujosas escaleras. Inexplicablemente se encontraba sólo, nadie estaba en la enorme y hermosa casa, bajó hasta la sala decorada con muebles y alfombras de color hueso y vio a través de los enormes ventanales, allí estaba ella…

    Cómo un enigmático espejismo, se encontraba a orillas de la piscina con su cabello negro ondulado en las puntas jugueteando con la brisa marina. Llevaba un vestido muy sencillo de color amarillo pálido que se ceñía coquetamente a su diminuta cintura con una cinta rosa, sus piernas bronceadas por el sol se apreciaban a la perfección debido a lo corto del vestido, era normal, ya que el clima calido ameritaba poca ropa. Ella parecía estar perdida en sus pensamientos, jugando con el agua en sus piernas sin percatarse de la presencia del muchacho. Él permanecía totalmente hechizado, con el rostro transfigurado por el espectáculo que se presentaba a sus ojos, Al principio, asombrado y aturdido, sólo podía mirarla con fijeza, ella era de huesos menudos y figura exquisita con hermosos hombros redondeados y pechos erguidos, no voluptuosos, pero aun así muy agraciados, entonces el joven se preguntó cómo es que ella estaba con él en ese extraño lugar, con algo de sátira pensó que quizás había muerto y se encontraba en el paraíso, pero una puntada de dolor al tropezarse con una pequeña mesita le hizo salir del ensueño, por suerte ella estaba tan sumergida en sus pensamientos que no escucho el ruido.
    La suave piel dorada era inmaculada y la boca de labios carnosos desató en él un deseo imperioso de apresarla entre sus brazos y probar la dulzura de sus besos. Empezó a avanzar acercándose a ella en silencio, tenía mucho miedo de que se tratara de una ilusión, pero aún así debía enfrentar lo que fuese, cuando un ruido detuvo sus pasos y ella volteó instantáneamente y se quedó petrificada quedando ambos frente a frente mirándose sorprendidos.
    Ella reconoció al hombre que se encontraba frente a ella, su mirada era tan penetrante, unos hermosos ojos ámbar que se fundían confundiéndose con el brillo del oro, la mirada era tan candente y al parecer tan llena de sentimientos que no pudo mantenerla y bajó su mirada sonrojada –No pensé que despertarías tan pronto Inuyasha, yo… - no pudo continuar su frase cuando el apuesto muchacho se lanzó sobre ella y la estrecho en un fuerte abrazo del que no podía y por una extraña razón no quería escapar. Él era mucho más alto que ella y aunque había perdido mucho peso, aún guardaba un cuerpo membrudo en el que ella por primera vez en mucho tiempo se sintió protegida por unos instantes…

    -Dime que no estoy soñando por favor…- suplicó él soltándola y tomando delicadamente su mentón para acercar su mirada, Ahome sin explicación aparente se puso muy nerviosa y sentía q sus mejillas ardían de nervios –no… no estás soñando, pero por favor no… no-

    Él entendió su mirada y la soltó –Discúlpame, no quería incomodarte, es que yo… no esperé encontrarte aquí, no entiendo qué ocurre- Ahome se dio cuenta de lo aturdida que tornaba la expresión del joven, por lo que tomó su mano y sonrió con sus hermosos dientes blancos y le dijo –Inuyasha creo que es mucho lo que debemos contarte, pero primero te haré un té para que te calmes, hace meses que no pruebas bocado-
    Inuyasha la miró más confundido aún -¿Debemos? ¿Hace meses que no pruebo bocado? ¿Qué estás diciendo?-

    Ella lo miró con ternura y lo llevó hasta la cocina donde rápidamente le hizo un té de hierbas y comenzó a contarle lo que ella sabía…
    Todo había ocurrido tal y como él lo recordaba, su hermano había muerto debido a los fuertes golpes y las heridas que le hicieron perder la suficiente sangre como para ocasionarle la muerte, aunque no se había ido solo ya que se había llevado consigo al retorcido Náraku quien no se esperaba tan miserable destino.
    Los cuatro hombres de Náraku escaparon del lugar, pero fueron atrapados no muy lejos por la policía estadal de Japón, ellos para ser redimidos de algunos cargos confesaron todos los hechos y pusieron al descubierto todos los secretos de Náraku, declarando a luz pública sus experimentos genéticos y a su vez el plan que había ideado para deshacerse de Sesshomaru, en el que había sido inmiscuido Inuyasha confirmando un complot.
    También había sido descubierta la existencia de un experimento genético, de lo cual la policía y los médicos ya tenían sospechas de ahome por la inesperada aparición del cuerpo de Kikyo. Se supo que ambas eran la misma persona, pero Inutaisho había intercedido por ella ocultando las pruebas que demostraban que ella era la copia, ya que por azares de la vida habían llegado a sus manos antes que a los mismos policías.
    Aunque eso no significó el cese de los problemas, se levantó una demanda sobre Inuyasha por complicidad en homicidio premeditado y surgió otra demanda en contra de ahome hecha por una abogada llamada Rin Sukimiya quien aseguraba que Ahome era la copia genética y no la difunta como querían hacer creer, alegaba que así se lo había revelado su jefe (Sesshomaru) antes de su muerte y que de lo contrario ¿Cómo se explicaba qué la esposa de Inuyasha viviera con su hermano Sesshomaru como su amante?

    Ahome continúo –Estos últimos meses han sido difíciles para todos nosotros, durante el sepelio de Sesshomaru, esa chica Rin llegó gritando y acusándome de ser la razón por la que él había actuado tan torpemente – Ella agachó su mirada y unas lágrimas rodaron por sus suaves mejillas, su rostro demostraba un hondo sufrimiento –aunque todos me dicen lo contrario, siento que ella tiene razón, yo me alejé de Sesshomaru, me desaparecí de su vida sin avisar y él quería encontrarme, por eso actuó sin pensar de modo desesperado-

    Sesshomaru no le había dicho que él no tenía a ahome consigo, en ningún momento lo había revelado, algo incrédulo de lo que había escuchado le preguntó, buscando reafirmar lo oído –Entonces ¿No estabas con él?-

    Ahome meneo la cabeza en una negativa –tenía días sin verlo cuando me enteré de su muerte-

    Inuyasha agachó su mirada al ver su rostro melancólico –Demonios!! Que egoísta había sido al aceptar esa estupidez de deshacerse de su hermano para quedarse con ella, ¿cómo podía haber ideado algo tan perverso? Al verla con esa tristeza inmensa hubiese sido capaz en ese mismo instante de ofrecer su vida por la de su hermano sin ninguna vacilación, pero aunque quisiese, eso ya no era posible y debía acostumbrarse a la realidad
    -¿Entonces en dónde estuviste todo ese tiempo?-

    Ella secó sus lágrimas y soltó una sonrisa obligada, él la miró con amargura conteniéndose los delirantes deseos de abrazarla y probar del vino de sus labios carmesí, entonces bajó su mirada para comprimir sus deseos y apretó sus puños hasta el punto de blanquear sus palmas.

    -Te sientes bien?- preguntó la chica al notar su tensión

    -Si claro, es sólo que me hubiese gustado estar para ayudarte, imagino que pasaste necesidades- mintió

    Preocupada le aclaró – No te preocupes… no es como crees, es cierto que estuve horas vagando por las calles sin saber a donde ir, pero tuve mucha suerte al encontrarme con Sango, ella es muy buena, prácticamente me obligó a quedarme en su casa y con ella viví hasta que nos vinimos a esta casa, nos hemos hecho muy buenas amigas- terminó sonriéndole

    Él bajó la mirada algo inquieto, realmente le incomodaba esa sonrisa, era demasiado hermosa como para contener lo deseos de tenerla como una vez tuvo a Kikyo, pero no era la misma mujer, debía guardarse los sentimientos porque además de todo no la merecía, ni su sonrisa, ni sus labios y mucho menos su corazón. Su melancólica expresión fue captada por la muchacha quien se le acercó y lo abrazó con cariño.

    Inuyasha sintió como si el roce de su piel lo quemara por dentro y se le alejó –Por favor Ahome, no me toques- pidió en una suplica, ¿Cómo podía evitar sentir tantos deseos incontrolables de besarla si sentía su suave piel tan cerca?

    Ahome mal interpretó esas palabras y pensó que tal vez él sentía repulsión por ella al igual que todos los demás que se enteraban que no era como los demás –Lo siento, perdona mi atrevimiento-

    -No, no es lo que quise decir, es que cómo te explico?- ¿Cómo podía explicarle todo lo que le pasaba por la cabeza sin que pensar que estaba totalmente loco? No quería asustarla

    Ella cambiando el tema y algo distante no pudo contener las ganas de preguntarle algo que había esperado todo el tiempo que él había estado dormido –Inuyasha… yo quería que me dijeras algo… pero no sé si te sentirás incomodo-

    -Dime, te prometo que trataré de responderte siempre que conozca la respuesta-

    -Bueno Sango y Miroku me han hablado mucho de ti y sé que eres una buena persona, pero quería escuchar de tus labios si realmente no planeaste la muerte de tu hermano-

    Inuyasha la miró totalmente sorprendido, no esperaba una pregunta de ese calibre así que inmediatamente palideció y tomó la tasa de té que no había probado y la bebió completa de un sorbo, se sintió un poco mareado y aturdido, las manos comenzaron a temblarle y escuchó el ruido de la tasa reventándose contra el suelo, lo ultimo que vio antes de que su vista se nublara por completo fue el rostro preocupado de ahome…




    Capítulo XXX “Sentimientos compartidos”


    -Pensé que tendría que besarte para que al fin despertaras- murmuró una voz burlona…

    Cuando Inuyasha finalmente abrió los ojos y se dio cuenta que se encontraba en la habitación en la que había despertado anteriormente, pero a diferencia de esa vez no se encontraba solo -¿Miroku? ¿Qué rayos haces aquí?-

    -Heyyyy- refutó el muchacho levantándose de la cama – ¿Creíste que te encontrarías solo con la señorita Ahome sin nadie más que te cuidara? – reteniendo una carcajada entre sus dientes y contestándose a si mismo agregó – Si… sé que eso te habría encantado, pero lamentablemente ellas tienen poco tiempo con nosotros, yo estuve cuidando de ti 6 meses solo en ésta isla y ellas llegaron hace sólo dos días- -No debiste beber ese té de un solo sorbo sabiendo que tenías todo ese tiempo sin que tu estomago probara ningún tipo de líquido o sólido, eso hizo que se te bajara la tensión-

    Inuyasha alarmado se levantó –¿seis meses?- -¿Dices que estuve seis meses dormido?-

    -Yo no diría que estabas exactamente dormido, médicamente estuviste en un coma o shock emocional, como prefieras decirle – y con una mirada pícara agregó – pero sólo despertaste cuando sentiste a la señorita Ahome, imaginé que así sería, ella era la única que podía despertarte-

    El muchacho moviendo la cabeza en señal de desaprobación lo miró incómodo –Tú crees que todo es un juego!!! Mi despertar no tuvo nada que ver con ella – aclaró en un tono más seguro de lo que realmente sentía –A la última que imaginé encontrar cerca de mi fue a ella-

    Miroku al notar la expresión melancólica de su amigo se sentó a su lado y le dio unas palmaditas en la espalda –Discúlpame amigo… yo sólo quería distraerte o quizás hacerte reír un poco. Se que todo lo ocurrido ha sido muy duro para ti-

    -¡¡Preferiría haber dormido por el resto de mi vida!!- vociferó enérgicamente –Maldición!! Por qué tuvo que suceder todo esto?-

    Miroku se levantó, lo observó con una mirada inquisitiva por un largo rato y con algo de preocupación y duda finalmente se armó de valor y le preguntó –Inuyasha, aquellos hombres confesaron que tú habías sido cómplice de Nártaku para asesinar a tu hermano, en un principio me negué completamente a pensar que eso pudiera ser cierto, pero ahora no sé qué pensar… ¿podrías sacarme de mi duda?-

    Inuyasha apretó el músculo de su mandíbula y bajó su mirada - ¿Qué quieres que te diga?- tomó un respiro – Soy un maldito asesino que merece estar en esa tumba en lugar de mi hermano, -Sii!!- afirmó- Yo ayudé a ese desgraciado e hice caer a Sesshomaru en la trampa, en la trampa que lo llevó a la muerte, porque cuando descubrí mi equivocación fue demasiado tarde para reivindicarme… maldita sea!!! Soy un vil cobarde, tan cobarde como ese desgraciado!!! De hecho soy peor, porque ni el mismo Náraku hubiese traicionado a su propia sangre- masculló ahogándose en su remordimiento

    -Inuyasha por favor!!! No te pongas así –le pidió su amigo quien preocupado por verlo en ese estado trató de ayudarlo a levantarse –Escuchamé- le pidió ya que el parecía no reaccionar -escúchame!!- repitió –Tú y yo somos amigos Inuyasha y te conozco perfectamente como para saber que lo que hiciste no fue planeado por ti, estoy seguro de que te dejaste envolver por las mentiras de ese hombre, es cierto que hiciste estuvo mal, pero fuiste víctima de tu debilidad-

    Inuyasha totalmente desolado levantó su mirada y con sus ojos totalmente pálidos e inexpresivos respondió –La debilidad no me hace libre de mis culpas-

    Miroku quedó mirándole con fijeza por unos instantes tratando de encontrar la mejor manera para demostrarle a su amigo que no era la sabandija que decía ser. ¡por Dios! Él le conocía desde que eran unos pequeños niños e Inuyasha siempre se había caracterizado por ser un hombre leal, sincero, amable, educado y valoraba demasiado la familia además de poseer muchas otras virtudes ¿Cómo era posible que de la noche a la mañana se hubiese convertido en un ruin asesino? Eso no le cabía en la cabeza… Algo consternado pero deseoso de ayudarlo le dijo –Inuyasha si yo fuera tú hubiese actuado de la misma manera-

    Después de un momento de vacilación Inuyasha levantó su mirada y con una línea torcida en el labio respondió en un tono de sarcasmo –Si claro, lo dices porque eres hijo único… -luego en un reclamo- No digas estupideces Miroku, te conozco demasiado bien como para saber que eres incapaz de algo así-

    -Y yo te conozco a ti Inuyasha – El chico no pronunció palabra alguna entonces miroku continúo diciéndole –Piénsalo… Un hombre bueno, cuya vida ha transcurrido de manera normal, una familia a quien ama, amigos, dinero, una carrera exitosa, heredero de un gran consorcio. –tomando un respiro prosiguió- Conoce finalmente a una mujer que lo hechiza por completo, se enamora a tal punto de decidir a los 21 años que desea consagrarse a ella en cuerpo y alma para el resto de su vida. ¿Y qué sucede? Un terrible atentado en el que su boda queda manchada con sangre y desgracia, al final descubre que su esposa se salva y que lleva en su vientre a un hijo, eso le devuelve la esperanza, pero esa felicidad no dura nada ya que se ve empañada por el oscuro asesinato de ella que lleva consigo a su hijo. ¿Qué le sucede a éste hombre? Enloquece sistemáticamente obsesionado por lo ocurrido, casi un año tarda en querer regresar a la realidad, huyendo del dolor aferrándose a un mundo ficticio.
    Finalmente sale del trance y trata de recuperar su vida normal y descubre que su hermano y su difunta esposa tuvieron un romance furtivo antes de conocerse, pero ninguno de los dos reveló ese hecho. –agregó –hubieras entendido el motivo por el cual se había distanciado tanto Sesshomaru- pero sigamos, ese hombre también descubre que su hermano oculta por mucho tiempo a una mujer que podía ser su esposa… piénsalo- ¿Cuántos días de hospital psiquiátrico te habría ahorrado si hubiese sabido eso? Muchos, supongo y eso lo sabía perfectamente Sesshomaru. Pero no sólo ocultó eso en esa oportunidad, sino que también luego de eso se guardó el secreto de la verdadera identidad de ella cuando la descubrió… ahora dime -¿No crees que era fácil que un hombre acostumbrado a manipular a las personas como lo era Náraku, halla aprovechado esa debilidad emocional de aquel hombre para su propio beneficio?

    Los ojos de Inuyasha parecieron inmutables, pálidos, nada que ver con el tono dorado que tomaban cuando se encontraba de buen humor –Creo que no quiero seguir hablando de eso- pidió el muchacho y de la manera más oportuna en ese momento tocaron a la puerta.

    -Parece que las chicas ya tienen la cena lista- aseguró Miroku mientras se acercaba a abrir con una sonrisa en sus labios –Es mejor que te des prisa, no son muy pacientes y si no nos apuramos nos dejarán sin comida, sobre todo Ahome, esa chica tiene un apetito voraz, tiene suerte de asimilar poco la comida- agregó tratando de contener una carcajada.

    Los ojos de Inuyasha recuperaron su brillo dorado al escuchar ese nombre y de una manera imperceptible se marco una sonrisa en sus labios…

    Durante la cena todos la pasaron de una forma muy amena, todos comentaban las cosas que habían pasado durante su estadía en la casa, Ahome expresaba lo feliz que sentía de estar en ese lugar, acotaba que el mar había sido lo primero que había visto al despertar por primera vez en la clínica de Náraku y que era lo único que la hacía sentirse tranquila, pasaba horas mirándolo desde la terraza y le encantaba sentarse junto a la piscina. Además Sango comentaba anécdotas que habían pasados juntas en los últimos meses, Miroku en cambio, se quejaba porque había pasado mucho tiempo solo con Inuyasha dormido y agradecía que las chicas hubieran llegado a acompañarlo

    -Pero debo darte las gracias Ahome- dijo Miroku haciendo una reverencia ante Ahome –Gracias a ti mi amigo despertó, eras la única que podía hacerlo, sólo bastó con sentir tu presencia y hasta llegó a buscarte-

    Inuyasha apretó su mandíbula y dando un golpe en la mesa gruñó –Cállate miroku!! Deja de decir estupideces!!

    Ahome sonrió tímidamente y el rubor de sus mejillas delató su vergüenza –No te preocupes Inuyasha, yo sé perfectamente que Miroku sólo está jugando. No despertarías sólo por mí… ni que yo fuera alguien tan importante-

    El chico la miró algo confundido, obviamente ella había tenido mucho que ver en su despertar pero era vergonzosa la forma en que su amigo se mofaba de ello, además, por supuesto que ella era demasiado importante para él pero ¿Qué se suponía que hiciera? ¿Decírselo? No! Eso no parecía una opción razonable, aunque al verla tan hermosa como siempre, mirándolo de una manera tan provocativa a su parecer, hacía que sus piernas temblaran y el tiempo se detuviera en ese instante…

    -Inuyasha… Inuyasha!! Estás babeando la comida!!- mofó Miroku soltando una carcajada estruendosa que atrajo la mirada de todos, Inuyasha frunció el ceño y apretó sus mandíbulas enojado pero al ver q todos reían el comenzó a reír también, debía reconocer que quizá si había puesto un poco cara de tonto…

    Todos terminaron su comida, Inuyasha y Ahome apenas cruzaron palabras, después de la burla de su amigo ni siquiera se atrevía a mirarla.

    Se hizo de noche y en la oscuridad de la habitación Inuyasha daba vueltas y vueltas sin poder descansar… Eran demasiadas cosas que lo atormentaban, era difícil asimilar que hubiese pasado tanto tiempo desapercibido además de la comprobación de la muerte de su hermano ¿Sería todo tan fácil ahora? No esperaba ver a Ahome tan serena después de lo ocurrido, aunque ella aún ignoraba la parte de culpa que él tenía… Entonces si lo llegase a saber… ¿lo condenaría sin entender sus razones? ¿Pero acaso tenía justificación? Lo dudaba realmente. Aunque ella no se veía tan afectada, de hecho, no estaba tan destrozada como esperaba que estuviese por la muerte de su hermano… aunque ya habían pasado 6 meses y ella no iba a expresar sus sentimientos ante él… -¡Demonios!- estalló finalmente golpeando la cama y tirando las almohadas al suelo.

    Era obvio que no dormiría, igualmente no deseaba hacerlo, salió de su habitación, ya todo estaba oscuro, caminó por el largo pasillo y se detuvo frente a la habitación de Ahome, suspiró y se posó sobre la puerta, no se atrevía a entrar pero al menos se conformaba con saberla cerca, aunque sonara ridículo podía sentir el dulce aroma de su piel desde ese lado de la habitación, así duro unos instantes hasta que sintió un ruido en la parte de abajo de la casa. Con mucha precaución bajó las escaleras todo estaba muy oscuro, apenas podía percibir las cosas para evitar tropezarse. Cuando estuvo abajo revisó los lugares pero parecía no haber nadie, sólo algo inusual llamó su atención, las cortinas estaban danzando con el fresco viento que se colaba por la puerta que llevaba a la terraza.

    Sigilosamente miró por la puerta de vidrio y temió que se tratase de un intruso, era probable, pero ¿Estaría dentro o fuera de la casa? Debía estar atento, si el intruso estaba dentro corrían peligro sus amigos o peor aún ahome… trató de poner al máximo sus sentidos para poder escuchar algún ruido que delatase al invasor y una sombra en la terraza lo hizo estremecer, rápidamente corrió detrás del desconocido lo tomó por la espalda y los dos cayeron al suelo…

    -¿Qué haces aquí? ¿Qué quieres?- preguntó forcejeando con el desconocido que aún no revelaba su rostro, algo impresionado notó que se trataba de una mujer debido a sus delicadas muñecas y algo más lo hizo impresionar, ese aroma se le hacía familiar, quitando el cabello de su rostro reveló aquella inesperada identidad –¿Ahome?- -pe pe.. Pero qué estás haciendo aquí en la oscuridad?-

    Ahome totalmente inmovilizada, muy incomoda de tener a Inuyasha sobre ella se sonrojó y bajó la mirada –Inuyasha! Discúlpame… yo no quise asustarte es que…- le costaba mucho hablar en esas circunstancias… Inuyasha en cambio estaba hechizado con la imagen de la muchacha iluminada por la tenue luz de la luna, su rostro era totalmente resplandeciente y angelical, su cabello brillante y suave como la seda caía juguetonamente entre sus dedos, sus labios rubicundos y perfectamente delineados por la naturaleza lo incitaban a probar de la miel de sus besos –No te atrevas a mirarme así, me estás volviendo loco- pensó mientras nacía en él un profundo deseo, era doloroso contener esa incesante necesidad –Eres tan hermosa que me lastima verte … perdóname Ahome – dijo en una suplica

    Ahome lo miró inquieta -¿Qué te voy a perdonar? No me has hecho nada… ¿o si? Lo que deberías es bajarte de encima- dijo ella sonriendo

    Inuyasha apretó la mandíbula y en con un deseo incontrolable la tomó de la quijada y sus labios tocaron los de ella de una manera dulce, ella no esperaba esa reacción de él, así que en un principio sus labios se resistieron, pero las manos de él la aferraron a su cuerpo y sus labios separaron los de ella, buscando, exigiendo una respuesta, cada vez su boca se volvía más exigente, más violenta aunque sin lastimarla, ella forcejeaba pero parecía inútil, además para su propia confusión comenzaba a sentir algo extraño, realmente disfrutaba al sentir el fuerte cuerpo de Inuyasha y sus besos le robaban el aliento, era una sensación muy parecida a la que había sentido con Sesshomaru –Sesshomaru!- pensó, entonces se sintió sucia ante este sentimiento que había nacido con Inuyasha, por Dios estaba demasiado reciente la muerte del hombre que ella amaba, no podía permitirse estar con nadie más.

    El joven había sentido su deseo, por un momento estuvo seguro que sus besos habían sido correspondidos pero de un momento a otro se había vuelto fría y distante, él se comprendió la estupidez que había cometido, entonces se detuvo, luego se puso de pie y le ofreció ayuda para levantarla, ella no quiso mirarlo a los ojos ni mucho menos recibió su ayuda, sin esfuerzo se puso de pie sola, arregló su cabello y su ropa, Inuyasha no sabía cómo justificar su error, ni siquiera entendía cómo podía haber sido tan imbécil…

    Ella finalmente lo miró molesta y le dijo –Inuyasha, no entiendo por qué insistes en confundirme más, ya todos saben que Kikyo y yo no somos la misma mujer, somos mujeres distintas. No puedes seguir aferrándote a mí por representar la imagen de tu difunta esposa-

    Inuyasha tratando de explicarle lo que realmente sentía –Es que yo no estoy viendo a kikyo en ti, realmente por ti siento algo muy diferente a lo que sentía por Kikyo, en un principio quizá si estuve confundido pero ahora…-

    Ahome interrumpió sus palabras –Pero ahora es igual, ni siquiera me conoces bien, crees que me amas porque soy igual a ella!! ¿Si yo tuviera un rostro distinto y otro cuerpo besarías de esa manera a una persona casi desconocida?-

    Inuyasha apretó su mandíbula y miró con tristeza –Cuando te beso y cierro los ojos sigo sintiendo que mi corazón quiere escapar aunque no veo tu rostro, además siento perfectamente que beso a otra mujer, una mujer que me hace perder la razón y hace que mi corazón se acelere sin razón y no era lo mismo que sentía por ella-

    -Lo que sientes es lujuria, eso bien puedes sentirlo por otra mujer-

    -¡No!- aseguró él sin pensarlo –es verdad que te deseo, pero no es un deseo pasajero, te deseo por siempre, yo te amo Ahome-

    -¿Me amas?- preguntó ella titubeando –Te repito que amas es la imagen de tu esposa en mi- repitió ella tratando de irse de ese lugar pero él la sostuvo de un brazo y luego la abrazó por la espalda –Ahome por favor ¿Cómo puedo demostrarte que no es así? Te amo demasiado- susurró suavemente a su oído lo que hizo que ella se ruborizara y se pusiera demasiado nerviosa.

    Él comenzó a acariciar suavemente sus brazos y ella podía sentir la suave y cálida respiración en su cuello – Por amarte tanto he sufrido demasiado, no sabes todas las estupideces que hice por tratar de tenerte a mi lado Ahome- ella permaneció inmóvil escuchándolo y pudo sentir la nostalgia que expresaban aquellas palabras y se sorprendió cuando unas lágrimas chocaron en su hombro…

    -¿Inuyasha estás llorando?- le preguntó y él cayó al suelo de rodillas desahogando todo el sentimiento que tenía retenido…

    -Por favor no llores Inuyasha, discúlpame si dije algo indebido- le dijo ella mientras trataba de consolarlo

    -Ahome es q no entiendes todo lo que he vivido por tenerte a mi lado, no sabes cuántas equivocaciones cometí, quería desterrarte de mi corazón pero te tengo metida en el alma, no he podido dormir tranquilo una noche desde el día que te besé por primera vez, estás metida en mi mente hasta en mis sueños, si no es amor lo que siento por ti entones me estoy volviendo loco- replicó él con desesperación -Si eso es… mañana voy a pedir que me metan en el manicomio del cual nunca debí salir… porque estoy loco, soy un maldito esquizofrénico-

    Ahome sintió mucha pena al verlo tan consternado y se agachó y lo abrazó dulcemente, él correspondió con más fuerza el abrazo y así duraron unos minutos hasta que él se tranquilizó, además ella no se sintió incomoda al hacerlo, por el contrario se sintió muy placida en sus fuertes brazos, no se sentía así desde que había abandonado a Sesshomaru ¿Qué sería lo que le estaba ocurriendo? ¿Acaso no amaba a Sesshomaru como ella creía?


    Capítulo XXXI “Sentimientos encontrados”

    Hace días que no cruzaban palabras, para ser exactos se trataban de cuatro días que para Inuyasha habían resultado una eternidad, era de imaginar que tras aquel incidente ella prefiriera mantener una distancia prudente entre ellos, además él aceptaba que había sido una disparate de su parte darle rienda suelta a aquellos deseos que había reprimido durante tanto tiempo… pero eso eran… disparates! ya que ese momento no había podido darle cabida a la razón, su mente se desconectaba cuando estaba cerca de ella, su aroma le hacía perder los estribos. Eso sí que se le hacía frustrante, no estaba bien amar a esa mujer, esa mujer estaba vedada, ella había representado su perdición, la fruta prohibida del paraíso, no podía continuar con su terquedad, hasta su hermano había pagado las consecuencias de su estupidez.

    Ahome al igual que él había estado confundida y finalmente había decidido desahogarse con su amiga, realmente confiaba en ella, la consideraba una hermana y protectora además. Nunca la dejaba sola y al parecer tenía la habilidad de leer sus pensamientos, era muy intuitiva por lo que no tardó en notar su cambio repentino de actitud.

    -Ahome has estado muy callada y pensativa estos últimos días, ¿Podrías decirme qué te ocurre?-

    Ahome resignada a que una mentira sería una opción irrazonable contestó sincera –No te he contado… pero hace poco ocurrió algo con Inuyasha-

    Sango abrió los ojos como platos y llena de impaciente curiosidad se apresuró a preguntar - ¿Qué cosa? Por Dios niña debes decírmelo!!-

    Las mejillas de ahome se ruborizaron al recordar aquel momento, pero amedrentada con la insistencia de su amiga no tuvo más opción que contarle –Inuyasha y yo nos besamos-

    -Ohh por Dios no puedo creerlo!! Eso es genial!- expresó la chica en un tono de sorpresa

    -No! No es genial Sango, no fue un beso del que yo estuviese de acuerdo, él sólo lo hizo, sin mi consentimiento- agregó ella reprendiéndola

    -No me digas que te obligó!!!- -Inuyasha te hizo daño?-

    -Ohh no! no exageres- aclaró ahome tomando a su amiga del brazo ya que estaba comenzando a alterarse –Sólo fue obligado al inicio, luego ya no podría asegurar que fue así-
    Sango con una mirada pícara –Veo que entonces te agradó… eso es perfecto!! Inuyasha es un hombre muy dulce que ha sufrido demasiado, bueno ambos han sufrido demasiado –recalcó sango sentándose en la cama –estoy segura que los dos son muy compatibles, además es obvio el interés que Inuyasha esboza por ti-

    Ahome se tomó la cabeza ¿Por qué su amiga tenía que ver las cosas tan fáciles? ¡Por Dios! Todo no era como soplar y hacer botellas… Habían muchas cosas que los separaban, en un principio Sesshomaru… ese era su primer y único amor –Sango… acaso te olvidas que yo todavía no he podido sacarme del alma a Sesshomaru?-

    Sango hizo un gesto de compasión y la haló para que se sentase a su lado, entonces dulcemente le replicó –Sé que amaste a Sesshomaru más que a nadie amiga, pero él está muerto y el hecho de que le hagas luto por el resto de tu vida no va a regresarlo a la vida… ¡Por Dios Ahome! Eres demasiado hermosa y joven para desperdiciar una oportunidad como Inuyasha, él te ama, de eso estoy segura, ese muchacho no ha tenido descanso desde el primer momento que te vio, yo soy testigo de eso- confesó algo entristecida. –Tú no conociste a Inuyasha antes de todo esto que la ha ocurrido, no es ni la sombra de lo que una vez fue, su semblante no es el mismo, ahora su rostro muestra desolación, tengo mucho tiempo sin verlo sonreír de hecho ha perdido demasiado peso, hasta el punto de marcarse en las facciones de su rostro, ¡sus ojos ya no brillan igual!… no ese dorado intenso que solían destellar…

    Ahome pensó en él… realmente no le parecía tan delgado, de hecho su cuerpo era aún muy atlético aunque no tanto como el de Sesshomaru… además sus ojos eran brillantes… ellas los había visto ¿Acaso podían ser más deslumbrantes?

    Sango sacó a su amiga de sus pensamientos cuando le comentó –Aunque he visto que ese brillo le regresa a los ojos sólo cuando te ve a ti…-

    Ahome la miró sorprendida y muy avergonzada – Por favor Sango ya déjate de tonterías… además él sólo está confundiéndome con Kikyo, no deseo que un hombre me ame sólo por una imagen que representa algo que no soy-

    Sango se levantó algo enojada de no poder razonar con su amiga y encogiendo sus brazos agregó –Pues ni modo… piensa lo que quieras! aunque a mi parecer los ojos de Inuyasha nunca brillaron tanto cuando estaba junto a Kikyo. Y puedo asegurarte que no me equivoco, ya que Kikyo fue una muy buena amiga mía al igual que Inuyasha…-

    Ella no respondió nada, sólo se quedó pensativa y arrugó el entrecejo ¿Por qué su amiga insistía en revolver todas las cosas? Todo era más fácil, cuando sólo pensaba en Sesshomaru… bueno… no tan fácil, nunca volvería a verlo o escucharlo y mucho menos sentiría sus dulces besos, eso la lastimaba profundamente y sin darse cuenta unas lágrimas se asomaron en sus ojos y sintió como si su corazón se retorciera en su pecho.

    Sango notó su cambió de expresión y comprendió que no era prudente tocar más el tema, al menos no por ese momento, entonces la abrazó como una madre y ella se acurrucó como una chiquilla.


    Otro día más transcurrió rápidamente, Ahome se deprimía con frecuencia, como era de costumbre… aún sentía el dolor de la pérdida de Sesshomaru, pero a eso se le había sumado otra angustia y era debido a los sentimientos de Inuyasha. Todo hubiese sido más fácil si ese beso no hubiera significado nada… pero no era así, ¡Maldición! ¿Por qué Inuyasha se metía en su mente? ¿Acaso cada vez que besara a un hombre la haría sentir de esa manera?

    Sesshomaru la primera vez que la había besado la había hecho estremecer, pero Inuyasha no le había sido indiferente… aunque otro hombre la había besado, sí! Bankotsu, pero ese beso había sido muy fugaz, además había ocurrido hace tanto que no podía siquiera recordar detalles… De repente sintió pena por Bankotsu y Koga, ellos había muerto y todo por querer ayudarla, al igual que su amado Sesshomaru que no había sido la excepción.

    Pensó en que ella estaba maldita quizás y que tenía en parte mucha culpa en la muerte de ellos por eso sintió que tenía más razones para impedir que Inuyasha se le acercara, eso podía ponerlo en peligro… Aunque ya Náraku estaba muerto, no aseguraba que su maldición hubiese terminado… ella estaba ligada a esas muertes. Se mordió el labio de ira de sólo pensar en él daño que le había causado ese hombre, realmente lo repudiaba… -Ahhh ya!- dijo moviendo su cabeza tratando de sacar todos esos pensamientos fuera de su mente, entonces se quitó el vestido y quedó en traje de baño e inmediatamente se lanzó a la piscina, ya había tomado ese hábito, era lo único que la despejaba por unos instantes. Todas las tardes cuando no había nadie cerca ella se zambullía en la piscina.

    Realmente adoraba nadar, era lo único que la hacía liberarse un momento de las cosas que la solían atormentar… nadaba muy bien, tenía mucha habilidad para ello. Aunque la piscina no era tan grande como ella deseaba, le fascinaba nadar hasta que caía la tarde y observaba encantada la puesta del sol, era hermoso ver el cielo naranja y el sol hundiéndose en el mar, además la brisa soplaba un cálido aroma de sal que la tranquilizaba.

    Esa tarde a diferencia de las demás no estuvo sola, cuando sintió que alguien se acercaba miró temerosa creyendo que se trataba de Inuyasha, aunque un suspiro de alivio se escapó de ella cuando se dio cuenta de que se trataba de Miroku.

    -Hola Ahome!- dijo él sonriéndole amablemente y sentándose a su lado…

    -Hola!- contestó ella respondiendo su sonrisa

    -Te traje un jugo, imaginé que estarías cansada de tanto nadar- comentó mientras le ofrecía un bonito vaso con un líquido rojo y decorado de una forma coqueta.

    -Muchas gracias…- respondió mientras se acercaba nadando a la orilla a tomar el vaso –No sabía que alguien había notado que estaba aquí-

    -Bueno es que escuché los chapuzones y sentí curiosidad, claro cuando vi que eras tú, no creas que me quedé mirándote un rato – aclaró él – eso sería pervertido, además no pude verte bien, claro! no es que halla intentado verte más – Se enredó enrojeciéndose – bueno el hecho es que pensé que tendrías sed y como yo iba a hacer un jugo para mi pensé en traerte un poco a ti también…

    Ahome sonrió y le tiró agua haciendo chapuzones –Eres muy amable Miroku, te agradezco que hallas pensado en mi, la verdad es que si tenía mucha sed- entonces bebió el jugo casi en un sorbo –Está buenísimo- Aseguró al terminarlo, Miroku sonrió de nuevo y regresó su vista al mar…

    -Es hermoso verdad- le comentó ella mirando también hacia al paisaje

    -Sí! mucho, aunque no más que tú- respondió él sin mirarla

    Ahome se sorprendió por ese comentario, jamás se lo habría esperado de él, mirándolo con algo de disimulo lo detalló un rato, realmente era un hombre muy atractivo, tenía el cabello largo sostenido con una trenza, además poseía la misma estatura de Inuyasha, su cuerpo no era para nada despreciable ya que contaba con una contextura atlética, estaba segura que muchas mujeres podrían estar detrás de él si se le sumaba además se innegable carisma. Entonces a ella se le pasó una idea descabellada por la mente, a fin de cuentas deseaba descubrir si cada vez que un hombre la besara sentiría el mismo fuego que con Sesshomaru e Inuyasha… Debía saberlo, eso era algo relativamente nuevo para ella… pero… ¿Miroku aceptaría algo tan carente de sentido?… además su amiga podría pensar otra cosa de eso… aunque nadie tenía por qué enterarse, sólo era un experimento…

    -Miroku… ¿puedo pedirte un favor?- preguntó ella algo nerviosa

    Él la miró y con una sonrisa en sus labios respondió –Por supuesto linda! Todos los que desees siempre que estén a mi alcance-

    Ella dudó mucho en pedírselo, Ahora sí sentía mucha vergüenza pero finalmente lo dijo –Es que… necesito que me beses-

    A Miroku se le subieron los colores al rostro y sus ojos se abrieron como platos, al principio pensó que había escuchado mal y miró el vaso de jugo comprobando que no estuviese pasado o algo parecido que le hubiera provocado alucinaciones, soltó una risa nerviosa y luego preguntó para asegurarse -¿Podrías repetirme eso último que dijiste?

    -Bueno pues… dije que necesitaba que me dieras un beso-

    Miroku casi se desmaya de la confusión ¡Diablos! Siempre había soñado con cosas parecidas con mujeres hermosas, pero que jamás pensó que sería tan intimidante y mucho menos que se trataría del amor imposible de su mejor amigo

    La joven al notar su confusión se apresuró a aclararle –Pero es sólo un favor, necesito aclarar algo que me está pasando, el beso no tiene nada que ver con ningún tipo de atracción entre los dos, es decir, es sólo un simple beso-

    -Haber- dijo él rascándose la cabeza aún muy confundido –Esto que me pides tiene que ver con Inuyasha?-

    -Si…- afirmó ella segura- lo que sucede es que hace pocos días él me besó, el problema es que me sentí extraña… no fue exactamente igual a los besos de Sesshomaru… pero sentí algo especial-

    Miroku la interrumpió preguntándole –Eso quiere decir que tú deseas comprobar si cada hombre que besas te provoca la misma reacción?-

    Ella asintió con la cabeza totalmente ruborizada… pero satisfecha de que miroku hubiera entendido tan fácilmente sus verdaderas intenciones

    Entonces él le hizo una última pregunta –¿Y si descubres que no sientes nada con mis besos significará que tienes un sentimiento hacia mi amigo?-

    -Supongo que si-

    -¿Pero de ser así le darás una oportunidad a Inuyasha?, realmente ese muchacho se desvive por ti Ahome, de eso puedo darte razón-

    -No sé que haré si compruebo eso, aunque quiera no puedo borrar de mi mente a Sesshomaru yo lo amé demasiado-

    Miroku no quedó muy claro sobre las razones que la impulsaban a ella a pedir ese favor, pero después de analizarlo un rato al fin suspiró resignado, no podía resistir los ojitos suplicantes de Ahome, bueno de ninguna chica, había que reconocer su debilidad ante el sexo opuesto, además sentía que con eso ayudaría en gran medida a Inuyasha, estaba casi seguro de que existía química entre esos dos –De acuerdo, lo haré- expresó algo indefinido y como medida de seguridad se levantó y miró hacia dentro de la casa cerciorándose que nadie estuviera presente, luego le pidió a ahome que caminaran a una esquina del jardín que era más privada…

    -Bueno, entonces aquí es. Debemos apurarnos, no quiero que nadie se entere de esto- Tragando saliva nervioso agregó - no viviría para contarlo T.T

    -Ya deja de exagerar y bésame de una vez- ordenó ella cerrando los ojos

    -Oye no me presiones!- respondió él dando un respiro, luego tomó su rostro y la besó en los labios tiernamente.

    -Miroku!!!- sermoneó en voz baja la muchacha –Ese beso no despertaría pasión en ninguna mujer… tú sabes a que besos me refiero, bésame como si me amaras-

    Miroku respiró profundamente una vez más y comenzó a desenvolverse como el seductor que era, al principio el beso fue algo juguetón, pero luego su intensidad aumento y la tomó más fuerte, se besaron alrededor de 5 minutos, tiempo suficiente para descubrir la verdad, era evidente que por más bien que besará Miroku no le producía ninguna sensación diferente, sentía igual a besarse la mano o algo parecido, cuando pensó en separarse de él sintió como su amigo se separaba rápidamente, cuando abrió los ojos el temor la invadió por completo, allí estaba él con sus ojos centelleantes de furia mirándola fijamente, había separado a miroku y lo había lanzado varios metros lejos de ella.

    -Inuyasha!!- dijo muy nerviosa sin saber cómo explicar algo que parecía ser tan evidente pero erróneo

    Él soltando una maldición muy grosera ignoró a ahome y replicó mirando a su amigo que aún se encontraba en el suelo -¿Cómo pudiste hacerme esto miroku? Jamás pensé que fueras capaz de llegar tan lejos!!! ¿Acaso no has sido testigo de todo lo que he sufrido por el amor de ésta mujer? ¿Con esto me pagas todos los años de amistad que te brindé?

    Miroku levantándose y acercándose lentamente sin encontrar excusas –Es que las cosas no son como crees, ese beso no significa nada, ella solo quería comprobar…- su frase fue interrumpida por un fuerte puñetazo en el rostro que lo hizo caer aturdido al suelo…

    -Eres un maldito desgraciado!!! Es suficiente con lo que acabo de ver. Mi mejor amigo y la mujer por la que condené la vida en vano ¿Qué más puedo pedir?, eres un maldito mujeriego y un vil traidor-

    Ahome no quería que Inuyasha le hiciera daño a Miroku, no había sido culpa suya lo del beso, ella casi lo había obligado a hacerlo, además ¿Quién se había creído para prohibirle cosas como si ella fuese de su propiedad? Definitivamente estaba tomándose atribuciones que no le correspondían –Inuyasha ya basta!- gritó al ver que se acercaba una vez más a golpear a Miroku trastornado por los celos, él al oírla se detuvo y la miró con sus ojos llenos de fuego… -¿Qué te pasa Ahome? ¿Acaso te duele demasiado que golpee a tu amante?

    Ella se sintió humillada con ese comentario, de acuerdo, no era correcto haber besado a Miroku, pero de igual no tenía derecho a maltratarlo de esa manera sin escuchar explicaciones, además ¿Cómo se atrevía a decir que era su amante? Eso la hizo enfurecer sin medida y como reflejo del cuerpo le dio una fuerte cachetada que retumbó en toda la casa.

    Él se quedó sorprendido con su reacción, suavizó su mejilla ya que le había comenzado a arder y ella lo miró muy ofendida, sus ojos estaban brillosos, pero aún así contenía las ganas de llorar –eres un bruto Inuyasha!! No entiendes nada!!! Deberías dejar de actuar como un animal y escuchar las razones antes de juzgar!!!-

    -Pero ¿Qué voy a juzgar después de lo que estoy viendo? ¿Qué excusas pueden darme? ¿Estaban haciendo un torneo de besos?-

    Ella mordió su labio en señal de ira y le dio un empujón –No tengo por qué darte explicaciones!! Así que puedes creer lo que quieras!!- le gritó mientras salía corriendo para la casa… Inuyasha la llamó pero ella no hizo caso.

    ¿Por qué demonios todo tenía que ser tan complicado con ella?

    -Ahome!- le llamó de nuevo, era cierto que ella no tenía ningún compromiso con él, pero no podía permitir que se marchase de esa manera, además ella no podía amar a otro hombre, no! no podía, o al menos eso aseguraba él. Entonces corriendo como más pudo la alcanzó en las escaleras que llevaba a las habitaciones, al sujetarla fuertemente por la espalda los dos cayeron al suelo, Ahome forcejeando trataba de quitárselo de encima inútilmente -Ya basta Inuyasha!!- gritó furiosa, pero él la inmovilizó tomándola de las muñecas
    -Esta es la única manera que conoces para conquistar una mujer? Obligándola y haciendo lo que te da la gana en contra de su voluntad?-

    -Tú eres la que me obliga a actuar de esta manera!- -¿Por qué demonios puedes entregarle tu amor a cualquier hombre que no sea yo? ¿Qué es lo que tengo que me desprecias y no me das una oportunidad?

    -¿Qué estupideces dices? Yo no le estoy entregando mi amor a nadie! Yo sólo he amado a Sesshomaru y eso no lo cambiará nadie!!-

    Inuyasha apretó la mandíbula para tragar el amargo sabor de esas duras palabras y le preguntó -Entonces cómo explicas que después de decir amar tanto a Sesshomaru ahora no sólo dejas que yo te bese sino que también andas besando a Miroku y a todo hombre que se te atraviesa?-

    -Eres un imbécil inuyasha!!!- gritó dolida –Piensa lo que quieras!! Y si!! Yo me entrego a todos los hombres que se me acercan y ese es mi problema!- le mintió buscando seguir con su juego, si el pensaba que ella era una perdida pues ella no iba a cambiar su idea…

    A inuyasha no le agradó de ninguna manera lo que dijo ahome y esto se reflejo en su rostro, sus ojos ardían de ira y la tomó con fuerza y acercó su mandíbula para clavar su ardiente mirada en sus dulces ojos cafés –Ya basta Ahome!!!- le ordenó él severamente mientras el músculo de su mandíbula se tensaba –Yo sé que no te soy indiferente ¿O crees que no me di cuenta de la forma en que te estremecen mis besos?-

    Ante esa incomoda afirmación Ahome se puso roja, él se había dado cuenta de su reacción, no pensaba que fuera tan obvia!! ¡Demonios!.
    De todas formas ahora no importaba eso, Inuyasha se había sobrepasado con sus actos, había actuado como un animal, ella no era de su propiedad y aunque hubiese descubierto que efectivamente sentía algo por él, nunca ocurriría nada, no pensaba perdonarle su humillación… entonces solando una sarcástica carcajada disertó –Tus besos me estremecen como los de cualquier otro, si le preguntas a Miroku te dirá que sintió lo mismo-

    El Joven iracundo se enrojeció de la ira y se levantó del suelo halándola a ella por un brazo y llevándola casi arrastras por el pasillo sin pronunciar ni una sola palabra. Ahome trataba de resistirse pero era imposible luchar contra la fuerza de Inuyasha, realmente había provocado la furia del muchacho y ahora temía de lo que fuera capaz -¿A dónde me llevas? ¿Te volviste loco?- preguntó nerviosa al darse cuenta de se dirigían a la habitación de él.

    -Te voy a demostrar que puedo hacer que me ames!! Así tenga que obligarte a ello!!-

    Ahome abrió sus ojos sorprendida y sintió que su piel se erizaba y su cuerpo comenzaba a temblar de miedo ¿Acaso pensaba obligarla a estar con él?... No! Eso no podía pasar!! Ella aún sentía que le permanecía a Sesshomaru, no había pensado en estar con otro hombre y mucho menos de esa forma.

    Inuyasha parecía estar fuera de sí, nunca había actuado de una forma tan brusca, ni él mismo se hubiese reconocido en ese momento. Ahome estaba aterrada, por más esfuerzo que hacía para zafarse de él sólo lograba que el la sujetase con más fuerza –Inuyasha detente por favor!!- suplicó ella pero él parecía no escuchar y sin darse cuenta la alzó y la tiró en la camam, ella se sentó rápidamente tomando unas almohadas y arrinconándose en una esquina lo más lejos posible lo observaba mientras el cerraba la puerta con llave.

    -Eres un maldito Inuyasha!!! No entiendo cómo Sesshomaru pudo ser tu hermano porque eres un desgraciado!!-

    Inuyasha manteniéndose quieto del otro lado de la habitación guardó la llave –Tu adorado Sesshomaru y yo sólo somos medios hermanos, además no me interesa parecerme a él!!- aclaró algo resentido, odiaba que hicieran comparaciones de tal índole

    -Pues ni que lo desearas podrías!! Seshomaru era un hombre demasiado especial y bueno, tú no le llegas ni a los talones por eso nunca llegaré a amarte me das asco!!!- le gritó ella sin medir sus palabras, estaba tan enojada que lo único que deseaba era herirlo…

    Inuyasha apretó sus puños y sus ojos perdieron todo rasgo de color, como una fiera tiró todas las cosas que tenía encima de la mesa de la peinadora y con un fuerte golpe rompió el espejo cortándose la mano, estaba siendo manipulado por la ira, es por ello que recurrió a desahogarse de alguna manera para no tomar represalias en Ahome, esas palabras le habían rasgado el alma, el dolor de la cortada era insignificante comparado con el que le había causado ella.

    Ahome al verlo sangrar se preocupó mucho, pero aún así le daba miedo acercarse a él –Inuyasha… yo… - Ella pensó en disculparse, sabía que esas palabras además de no ser completamente ciertas habían sido muy hirientes, pero él no la dejo continuar y se acercó rápidamente a ella y la tomó fuertemente de un brazo para impedir que se alejara

    -Sé que mi hermano es mil veces mejor que yo, sé que hubiera sido mejor para todos que yo hubiera ocupado el lugar de mi hermano en ese ataúd realmente si hubiera podido tomar su lugar lo habría hecho- Ahome temblaba al verlo tan cerca, no sabía si era por miedo o por otra cosa, aunque pronto observó que la sangre no dejaba de correr –Inuyasha te lastimaste, debe dolerte demasiado déjame curarte- dijo ella mientras trataba de levantarse para buscar algo con que cubrir su herida pero él no se lo permitió la tomó de nuevo halándola bruscamente, haciéndola caer acostada sobre la cama y posandose sobre ella –Te puedo asegurar que esa herida no me duele ni la cuarta parte de la herida que me provocaron tus palabras!! Y ya que piensas que soy una sabandija, voy a demostrarte lo que puedo llegar a ser-




     
  16.  
    ana paulina

    ana paulina

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Abril 2006
    Mensajes:
    122
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    wiiiii que bueno que lo acompletas todoooo!!
    porfin podre leerla completo!!!!
    espero y pronto termines de publicar los demas
    bye te cuidas wiiiii!!!!
     
  17.  
    Nerakiba

    Nerakiba Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Oh!!, t alabo!, oh, gran sensei!, enséñame tus conocimientos onegai!... este si q es un fic, pero con todo! ha llegado a ser d mis favoritos!, Oh!!!... bueno, sigue por fas, ya me voy besos!, bye!
     
  18.  
    LadyScorpion

    LadyScorpion Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Dios...DIOS!!!!!! Este fic esta mas que genial...está ESTUPENDO!!!

    Espero ver pronto la conti...y con respecto a la encuesta, voté porque se quede con Sessh...mi bello Sessh!!!

    Espero ver pronto conti! Besotes para ti y felicitaciones por tan maravilloso fics!!!
     
  19.  
    Nerakiba

    Nerakiba Guest

    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Ammm... vi la encuesta y... no se... sesshoumaru me encanta pero Inuyasha tambien!!!, son muy lindos los dos, aun q no hay nada mejor q el primer amor... pero... tambien es muy bonito volverse a enamorar... no prodrian ser los dos?
     
  20.  
    Hibary

    Hibary

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2005
    Mensajes:
    135
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - LAGRIMAS DE SANGRE (completo)
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    127
    Re: LAGRIMAS DE SANGRE (completo)

    Jajajaja muy graciosa Nerakiba... pues no sé, sería divertido que se quedase con ambos. Al fin de cuenta los hombres en la vida real comunmente tienen de a dos mujeres... debería vengarme al menos en mi fic xD jajajaja

    Aunque no creo q sea común o al menos no creo q ahome pueda con esos dos papasitos -.- creo que mejor q se quede con uno, si no la pueden acusar de acaparadora xD

    y muchas gracias a todas a ana paulina y lady scorpion también por leer toooooodo mi fic, q es un poco largo... ya ando terminando la conti, esten pendientes porq pronto actualizaré ^^ ok besos bye!
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página