1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic Fanfic - jamas lo imagine

Tema en 'Inuyasha y Ranma 1/2' iniciado por Flemy Speeddraw, 8 Diciembre 2016.

Cargando...
  1.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1680
    Hola soy nueva y este es mi primer fanfic que escribo en dos horas asi que no se que tal esta... la pareja es de Sesshomaru y Kagome...bueno comienzo

    CAPÍTULO 1: "El regalo"

    Habia pasado ya un año desde que Kagome regreso al Sengoku y su relación con Inuyasha al final no funciono, eso le dolió a ella y lloro varias noches, pero al final quedaron con una relación de hermanos. Sus amigos eran felices, Sango se caso con Miroku, y aun que no todas sus mañas se fueron Sango podía controlarlo, tienen a sus gemelas y un pequeño niño muy parecido a su padre. Y con Shippo, el pequeño kitsune que Kagome adopto como su hijo, en las montañas entrenando para ser un gran Kitsune. Pero fue mas sorprendente para Kagome cuando supo que Rin, la pequeña que siempre seguía Sesshomaru, estaba quedándose en la aldea.
    Y desde aqui parte la historia...
    Una mañana como cualquier otra Kagome iba juntar hierbas medicinales, ya que ella siendo la siguiente sacerdotisá de la aldea era su deber, ella habia estado entrenando sus poderes con la anciana Kaede y resulto ser mas poderosa de la misma Kikyo, al parecer sus poderes habian sido bloquedos por un sello de la perla de Shikon pero ya que esta desaparecio sus poderes salieron a flote. Mientras ella recolectaba las plantas sintio la precensia de un demonio, pero este demonio no era otro que el Lord del Oeste, el poderoso Sesshomaru que seguro iba a visitar a Rin y dejarle otro obsequio. Pero grande fue su sorpresa cuando su presencia se dirigia hacia ella.
    -Miko -llamo Sesshomaru.
    -¿Necesitas algo Sesshomaru? -pregunto Kagome mientras se levantaba y mirarlo a la cara mas que intrigada porque el demonio casi nunca le dirigía la palabra.
    -Toma -dijo mientras estiraba su brazo con un paquete.
    Ella lo tomo con duda y luego lo miro confundida 'porque Sesshomaru me esta dando esto...?' se preguntaba.
    -Es para Rin... -decía mientras se volteaba para irse del lugar- y para ti - dijo él para luego desaparecer de la vista de la Miko.
    Kagome estaba mas que sorprendida estaba en casi un shock por lo que Sesshomaru dijo al ultimo 'y para ti' esas palabras retumbaban en su cabeza, no podía creer que Sesshomaru le diera algo a ella... una humana que el detestaba o eso creía. Pero no por eso no se sintió feliz puesto que Sesshomaru hace unas semanas le empezó a interesar ya que aunque él no le hablara como ella siempre estaba con Rin ya que le había tomado un cariño enorme como si fuera su hija y Rin la consideraba una madre y siempre le decía que si ella se casaba con Sesshomaru tendría a su familia completa y eso la hacia ruborizar toda puesto que el peliplata siempre esta cercas de ellas vigilandolas cuando el visitaba a la pequeña, siempre que Rin hacia mension a eso ella miraba a Sesshomaru y siempre que lo hacia él le miraba intensamente pero al final siempre decía 'no digas tonterías Rin' y aunque eso me desilusionaba no podía hacer nada.
    Pero ahora con el regalo que le dio a ella no podía evitar llenar su corazón con esperanzas...

    Mientras con Sesshomaru.
    '¿Porque tuve que darle algo a esa Miko?' se reprochaba el mismo mientras se iba lejos de la aldea'no debía hacerlo... pero que feliz se mostró con esa sonrisa tan hermosa y brillante (él se escondió un momento antes de irse para ver su reacción)... pero que estoy diciendo... acaso... ¿me interesa la Miko?' no lo podía creer, él gran Lord y señor de las tierras del Oeste interesado en una humana que encima es una Miko, ella que debería ser un enemigo.
    *Pero ella no es como ellos* hablo su bestia Yako en sus pensamientos *ella es muy poderosa, hermosa y tiene ese aroma a flores y miel que es delicioso* 'cállate sigue siendo una humana' corto Sesshomaru 'no caeré tan bajo como mi padre' *vamos, somos uno si yo la deseo tu también* '...' Sesshomaru tenso la mandíbula al saber que Yako decía la verdad *ves, sabes que tengo razón* 'basta' y no hablaron mas...

    Ya han pasado 2 días desde que Kagome recibió el regalo y su sonrisa estaba mas radiante que de costumbre y los demás ya sabían el porque de ese ánimo y Sango fue la primera en enterarse.
    ~~~flah back~~~
    Kagome no podía esconder su felicidad en todo el día cuando llego la noche Sango la invito a ir a bañarse en las aguas termales que estaban en el bosque, ella había dejado a sus hijos al cuidado de su padre y la anciana Kaede. Ya metidas en las aguas, Sango empezó con el interrogatorio.
    -Amiga ¿porque estas tan feliz desde la mañana?
    -Ay Sango te lo voy a contar pero no le digas a nadie -decía seria para después poner una cara. de completa felicidad- hoy en la mañana me encontré con Sesshomaru...
    -¿te hizo algo? -pregunto un poco preocupada pero sabia que su amiga estaba interesada en él desde que se lo contó, ella al principio no se lo tomo bien pero después lo acepto ya que al menos no la vería llorar por Inuyasha.
    -No! -dijo rápidamente Kagome- él por primera vez me... dio un regalo! -dijo con toda emoción en lo dicho.
    Esta de mas decir que Sango estaba pasmada por lo dicho ya que ella pensaba que Sesshomaru odiaba a los humanas a excepción de la pequeña Rin. Su cara paso del asombro a la felicidad.
    -En serio hizo eso? -pregunto Kagome solo asintió feliz- yo creo que Sesshomaru te tomo mas consideración Kagome... -le dedico una sonrisa a su amiga.
    -No puedo estar mas feliz... -pero su semblante cambió a uno muy triste y Sango se preocupo.
    -¿que ocurre?
    -Pero... no creo que el me mire como yo quiero ya que siempre dijo que no caería en el amor con una humana... -dijo con voz apagada y con la cabeza gacha.
    -No te preocupes Kagome... -trataba de animar Sango hasta que recordó algo- Kagome! -llamo para que la mirara- recuerdas que Mioga nos contó sobre el padre de Inuyasha... -ella asintió un poco confundida porque no sabia a donde quería llegar Sango con eso- él nos había dicho que Inu no Taisho era uno de los demonios que odiaban y repudiaban a los humanos pero con el tiempo el conoció a la madre de Inuyasha y se enamoro de ella tanto así que dio su vida por ella y su hijo híbrido... acaso no crees que Sesshomaru también pueda cambiar su forma de pensar sobre los humanos... bueno al menos en ti -dijo y vio como a Kagome le volvió el brillo de la esperanza- ademas tu no eres una simple humana... eres una de las mas poderosas mikos que a pisado la tierra.
    -Sí... tienes razón Sango -dijo con mas confianza- y por esto entrenare mas duro -dijo levantándose con un puño arriba.
    Luego de eso se empezaron a reír a carcajadas y jugar con el agua.
    Ninguna de ellas se dio cuenta que Inuyasha había escuchado todo. El las había seguido para vigilarlas y cuidarlas pero también fue para saber por que Kagome había estado tan feliz pues estaba seguro que ellas hablarían de eso mientras se bañaban. Y grande fue su sorpresa al enterarse que el motivo de su felicidad era nadie mas que Sesshomaru pero lo que si lo impresiono fue enterarse que Kagome, esa persona que desde hace un año considera una hermana, estaba interesada en su medio hermano, ese ser tan arrogante, frio y un asesino sin corazón, no lo podía creer y se fue saltando sigilosamente entre los arboles hacia la aldea al darse cuenta que ellas se retiraban de las aguas, pero se fue con algo decidido 'tengo que hablar con Kagome'.
    Al llegar a la aldea Kagome se despidió de Sango y se dirigió a la cabaña de la anciana Kaede a preparar la cena ya que Rin debería estar con hambre y al cruzar el umbral fue recibida por un abrazo de parte de la pequeña (debe aclararse que Kagome y Rin viven junto la anciana Kaede)
    -Rin -la mirada de Kagome se dulcifico- ¿tienes hambre?
    Rin levanto la mirada y con una enorme sonrisa le contesto.
    -Sí, la estaba esperando... mamá -dijo tiernamente la ultima palabra no muchas veces la llamaba de esa manera y como cada vez que le decía así a Kagome, ella la abrazaba con mucho cariño y amor de madre.
    -Entonces, vamos a cocinar... hija -respondió Kagome mientras la soltaba.
    -Vamos, vamos mamá -decía Rin mientras la estiraba dentro de la cabaña.
    Inuyasha tuvo que posponer la idea de hablar con Kagome pues ya era tarde y Rin estaba ahí.
    'otro dia... tengo que encontrar el momento indicado o se enfadara' y se subió al techo a esperar la cena y liego descansar en la rama de un árbol.
    ~~~fin del flash back~~~
    Kagome estaba con Rin vistiendo los kimonos que Sesshomaru les regalo, el kimono de Rin era rojo y el obi de color rosado oscuro con adornos de sakuras del mismo color que el obi por las mangas y la parte baja del kimono y tenia una cola alta como peinado, mientras el kimono de Kagome era azul oscuro que se aclaraba en los extremos de las mangas y abajo, llevaba un obi de color azul cielo que combinaba bien y su cabello también estaba recogido en una cola alta, aunque los kimonos eran simples se veían hermosas.
    Mientras hablaban y reían, aunque Kagome había mejorado con sus poderes aun era muy distraída y no se dio cuenta que alguien se estaba acercando a ellas...


    y les gusto?? espero y me digan sus opiniones y criticas... soy muuy razonable así que acepto todo pero por favor las agreciones se las guardan...
    lamento mi falta de ortografía pero... nunca fui buena en lengua.
    Gracias a todos los que leyeron esto Nos vemos la proxima semana...
     
    Última edición: 8 Diciembre 2016
  2.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1173
    Bueno aqui esta el siguiente capitulo para los que les gusto el primero...
    dejen sus comentarios y que quieren quevle agregue a la historia no me vendrian mal algunas ideas...
    Jamas lo imagine.
    CAPITULO 2: "La decisión"
    -Rin.
    Esa voz detras de ellas las sobresalto pero al ver quien era se relajaron y Rin toda emosionada se levanto y abrazando a Sesshomaru le dio la bienvenida.
    -Amo Sesshomaru! Que alegria verlo -decia Rin- gracias por el regalo -mientras se separaba de el.
    Kagome se puso de pie en cuanto Rin agradecio por el regalo ella deveria hacer lo mismo, tomando todo el coraje que pudo lo miro con una gran sonrisa.
    -Gracias por los kimonos.
    Rin se acerco a Kagome agarrando sus manos dieron una vueltas juntas dejando que sus cabellos vuelen alrededor y se detubienron cerca de Sesshomaru que seguia cada movimiento que ellas hacian.
    -¿Nos vemos bien, amo sesshomaru? -pregunto Rin que lo miraba con una sonrisa esperando una respuesta.
    Kagome esta mas que avergonzada por lo que hizo y pregunto Rin, aunque esperaba una respuesta positiva por parte del peliplata mientras lo miraba ansiosa.
    'Hermosa' penso Sesshomaru al ver a la Miko 'pero que pienso...' se reprocho mentalmente pero al darse cuenta de las miradas ansiosas de las humanas solo atino a asentir con la cabeza.
    Kagome estaba con los ojos brillantes de ilucion '¡piensa quee nos vemos bien... que incluso yo me veo bien kyaa!' Gritaba ella en sus pensamientos con el corazon acelerado, cosa que no paso desapercibida para el peliplata.
    -Que bien! -decia Rin mientras giraba otra vez con Kagome- ¿Señor Sesshomaru se quedara un rato? -pregunto Rin cuando se detuvo, recibiendo otro asentimiento.
    Sesshomaru se fue a sentar debajo de un arbol con una pierna flexionada y la otra extendida cerrando los ojos como lo asia siempre. El empezo a recordar la vez que la volvio a ver despues de que desaparecio 3 años...
    ~Flash Back~ (cuenta sesshomaru)
    Caminaba hacia la aldea donde Rin ahora vivia para darle otro kimono mientras mas me acercaba mas ruido y alboroto se escuchaba pero lo que me sorprendio al llegar, aunque seguia con mi mascarada de impaciencia, era ver a mi protegida con la miko del hibrido, esa humana desagradable habia regresado.
    Sin perder mi tiempo seguí caminando elegantemente hacia Rin, ella como siempre me recibio con un abrazo y luego veo a la Miko que me saluda con una sonrisa tan hermosa que senti un poco de calor en mi pecho pero decidí ignorar ese hecho me quede unas horas junto a Rin y a la Miko que hablaban, hacian coronas de flores y se las ponian hasta que me puse de pié y Rin corrio hasta mi para despedirse pues la niña sabia que me iba, la Miko tambien se despidio y yo solo me di vuelta y tome vuelo haci mi castillo.
    Volvia a la aldea una vez cada dos semana a ver a Rin y cuando la Miko me saludo volvia a sentir ese calor en el pecho, me quedaba junto a ellas unas horas, unos de esos dias Rin dijo que si me emparejaba con la Miko tendria a su familia completa, al principio me desagradaba la idea y respondia 'no digas tonterias', pero siempre veia a la Miko antes de contestar para ver su reacción, esperando ver desagrado tambien en su mirada pero lo unico que veia en su mirada fue pena e...ilusión?. Pero cada vez que respondia veia desepcion en su reflejada en esos ojos azules que empezaron a casi hipnotizarlo sin darse cuenta la Miko empezo a abarcar gran parte de sus pensamientos mas aun cuando supo por Rin que ya no era nada del hibrido de su medio hermano pero se negaba a aceptarlo. Hasta que por un impulso le regalo algo y tuvo que aceptar que ella la atraia de alguna manera. Y empezo a fijarse en toda su figura, ella habia crecido varios centimetros, tenia un cuerpo bien formado, pechos firmes ni tan grandes ni tan pequeños eran del tamaño adecuado, cintura pequeña con caderas anchas pero no exageradas unas piernas bien torneadas y su rostro mostraba rasgos finos y delicados, sus ojos que expresaban todos los sentientos que la abordaban y su cabello negroazulado como la noche que era largo mas abajo de la cintura... ella era perfecta, superaba con facilidad a cualquier hembra yokai con las que habia estado.
    Cuando volvio a la aldea mas pronto de lo normal y la vio con el kimono que le dio tuvo que tomar todo el autocontrol que tenia para no ir y comer esos labios rosados suave a la vista que pedian ser deborados.
    ~~Fin del Flash Back~~
    Fue sacado de sus recuerdos cuando sintio la presencia de Inuyasha acercarse, espero unos segundos cuando Inuyasha hizo acto de precencia en el claro, por lo visto no vino a pelear pero lo molesto de sobremanera que se acercara a la Miko e intentara llevarsela.
    -Kagome! -grito Inuyasha apenas la llego para llamarle la atención.
    -Inuyasha? Que haces aqui? -pregunto mientras se levantaba e iba a su lado, Rin solo lo saludo y volvia a concentrarse en las flores.
    -Quiero hablar contigo -dijo mientras se acercaba mas a ella- pero no aqui... a solas por que es importante -dijo serio, lo cual hizo saber a Kagome que no estaba jugando y la preocupo.
    -De acuerdo -dijo y se dio la vuelta para dirigirse a Rin- Rin, me voy un momento, regresare despues -miro a Sesshomaru y se duspuso a subir a la espalda de Inuyasha para irse del lugar.
    Sesshomaru estaba que no aguantaba de ir y matar a Inuyasha pero seguia en su lugar como si nada pasara, no podia dejar a Rin sola asi que no podia ir a escuchar de que hablaban. Paso como media hora y la Miko no regresaba, de que tenia que hablar el hibrido aunque a el tambien le desconcerto su actitud no le importaba en lo mas mínimo lo que le pasara pero a que se lleve a su Miko no lo permitiria... si ya lo decisidio seria SU Miko, SU pareja de vida, aun si ella no quisiera pero no queria estar con ella por atarla a la fuerza primero tenia que cortejarla asi ello lo acertaria y amaria tambien.
    Con eso en mente dejo a Rin en la aldea y fue a ver porque tardaba tanto pero nunca se imagino encontrar esa escena.
    Su Miko abrazaba feliz a Inuyasha quien tambien le devolvió el abrazo y le decia que siempre la protegeria.
    Eso lo enfurecio y sus ojos empezaron a tornarse rojos, haciendo crecer sus garras y colmillos... Sesshomaru perdia el control
    Kyaaa!!! Hasta yo quiero saber que pasara... bueno aqui termino el capitulo 2...
    Me disculpo pero esto siempre lo imagino mientras lo escribo y no es tan facil cuando es desde un celular... me tomo casi 3 horas seguidas cambiando y volviendo a escribir todo pero aqui esta...
    Gracias a todos lo que leen esto...adios.
    F.
     
  3.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2181
    CAPITULO 3: "Secreto"
    En el capítulo anterior…
    Su Miko abrazaba feliz a Inuyasha quien también le devolvió el abrazo y le decía que siempre la protegería.
    Eso lo enfureció y sus ojos empezaron a tornarse rojos, haciendo crecer sus garras y colmillos... Sesshomaru perdía el control…
    °°°°°° Media hora antes °°°°°° (hablo del momento en que Inuyasha se llevó a Kagome)
    -Inuyasha ¿hacia dónde vamos? –pregunto Kagome viendo que se alejaron mucho.
    -Lejos –dijo mientras giraba la mirada a la de Kagome- para que Sesshomaru no escuche –aclaro al ver la confusión en ella.
    Inuyasha al ver que se alejaron lo suficiente bajo a Kagome de su espalda, esta estaba confundida que era tan importante para que Sesshomaru no escuche 'podría ser que él… ' pero detuvo todo pensamiento cuando Inuyasha hablo.
    -Kagome… -empezó dudoso porque no sabía que decirle primero su secreto o lo de Sesshomaru, 'será mejor que le diga mi secreto primero… si eso hare' pensó para luego fijarse en ella.
    -¿Qué ocurre Inuyasha? –pregunto un tanto incomoda al ver la mirada de determinación en su rostro- ¿está todo bien? –siguió preguntando preocupada.
    -Kagome te quiero contar algo… -ella asintió y el continuo- pero primero te diré que paso hace 2 meses atrás en unos de mis viajes, escúchame y luego pregunta –la vio asentir de nuevo –pues lo que paso fue…
    ~~~Flash Back~~~
    Iba saltando entre los arboles hasta que me llego un olor, pero no cualquier tipo de sangre esa sangre era 'Hanyo' y me fui dirección a dónde provenía esa sangre, mientras más me acercaba más fuerte se hacía también podía oler a Yokais cerca del lugar. Al llegar me sorprendí al ver a una Hanyo luchando contra 4 Yokais lagartijas demasiado grandes, ella estaba muy lastimada debajo de ella había un charco de sangre, saque a Tessaiga e hice el viento cortante al derrotarlos ella se gira a verme con cara de sorpresa antes de caer de rodillas con los ojos cerrados me apresure a sostenerla antes de que llegara al piso. Me fui al rio a limpiar toda la sangre que estaba sobre ella, la deje recostada en un árbol y me aleje para recoger hierbas para sanar sus heridas, la termine de vendar con algunos pedazos de tela mi ropa (aclaro que no de su traje rojo sino del que está adentro ese de color blanco), busco algo para comer para ambos y espero a que despierte me subí a una rama del árbol donde ella descansaba a esperar.
    Ya era de noche y ella no despertaba, me baje de la rama me acerque y la pude observar mejor era casi de su tamaño su cuerpo era pequeño pero muy bien definido, tenía pechos del tamaño adecuado y su cintura era pequeña con caderas grandes pero no demasiado mientras tenía el cabello largo de color negro con reflejos blancos y dos orejas como las mías en su cabeza, su piel era blanca parecía suave, en su rostro se mostraba unas pequeñas y casi invisibles marcas de color azul en cada lado de sus mejillas sus labios eran de color rojo y su nariz era pequeña
    'es… hermosa' pensó y su corazón palpito más fuerte pero al darse cuenta sacudió su cabeza para no seguir con esos pensamientos así que se apresuró a levantarla.
    -Despierta –dije con voz calma- Vamos levántate, deja de dormir… -volví a intentar pero solo se movió un poco y empezó a cansarme- ¡DESPIERTA! –grite y con eso logre levantarla.
    Ella se puso de pie rápidamente y miro para todas direcciones hasta que me vio y me miró fijamente con esos ojos de color verde brillante, después de unos minutos me sentí incomodo por esa mirada tan fija en mi y empecé a hablar.
    -¿Cómo te llamas? –Pregunte pero ella no contesto- Contesta, mocosa te pregunte algo –dije enojado y con el ceño fruncido.
    -Me llamo Mei no soy ninguna mocosa escuchaste perro! –dijo ella bastante enojada me sorprendió como sonaba su voz y el me haya dicho perro pero ella también lo era su olor la delataba además de que era como a frutas y arboles frescos no quería dejar de sentir ese olor- ¿Quién eres y porque me ayudaste? –pregunto ya calmada y menos aturdida.
    -Khe –dije ladeando el rostro y viéndola de lado- Inuyasha… así me llamo –me quede en silencio unos segundos y continúe- y te ayude porque estabas en problemas –finalice con calma.
    -No pedí tu ayuda –dijo con tono molesto- yo puedo defenderme sola-
    -Si te estabas desangrando –dije cortando lo que decía- si no intervenía te hubieran matado… -la vi directamente y vi que estaba débil todavía- Come, estas débil –mande
    'y no podría dejarte así…' pensé.
    -No me des ordenes –la vi dirigirse donde deje la fruta y los pescados que conseguí antes- ¿de dónde eres? Jamás te vi por aquí –pregunto mientras comía algunas manzanas.
    -de una aldea del oeste –conteste con simpleza desde un árbol- ¿y tú?
    -Yo no tengo hogar… -dijo con tristeza muy notoria- solo me alojo en las cuevas que encuentro en el camino hace 2 semanas que estoy aquí… -me mira y me ve con duda- ¿Cómo es que vives en una aldea?¿acaso los humanos no te temen o desprecian? –dijo con asombro y confusión- a mí solo me corren del lugar o huyen de mi… no sé qué hacer para mostrarle que yo solo quiero que vean que yo no les haría daño –lo último lo dijo en susurro pero igual lo escuche.
    Abrí los ojos despacio dejándolos entrecerrados al escuchar lo dicho por ella porque al él le paso lo mismo pero después de tanto rechazo de parte de los humanos busco poder para ser un Yokai completo.
    -Khe, déjate de decir tonterías –dije para cambiar de tema- ¿Por qué te atacaron esos monstruos?
    Me miro unos momentos y comenzó a contarle lo que paso –Entonces tratando de atravesar sus territorios te persiguieron y te atacaron, verdad? -dije mientras la veía asentir- vaya que eres tonta, como se te ocurre cruzar territorio de otros Yokais? –riéndome de ella y esta se enojó que casi me daña con sus garras.
    -No soy tonta! Perro! –grito enfurecida-Tenia que buscar lugar donde refugiarme y no podía rodear su territorio así que tuve que atravesarlo –dijo dispuesta a golpearlo.
    -Oye cálmate! –Dije esquivando sus golpes- te quiero preguntar algo mas –ella paro su puño a centímetros de mi cara- ¿Tienes a donde ir o al menos que paso con tus padres? –pero cometí un error al preguntar al ver la cara de tristeza y melancolía podía oler a sal asi que estaba a punto de llorar asi que intente hablarle- Oye q-
    No pude terminar de preguntar porque se había aferrado a mi llorando diciendo que su familia murió que estaba sola y yo solo la abrase con una mano le acaricie sus cabellos estar asi con ella me lleno de felicidad desconocida- ¿Estas bien? –ella me respondió entre sollozos hasta que levanto la mirada y se puso toda roja de la vergüenza y se alejó de mí.
    -Lo siento no te quise incomodar –dijo agachando la mirada- solo que recordar eso me causa mucho dolor y…
    -No te preocupes dímelo cuando tengas la confianza y fuerza para hacerlo –le dedique una sonrisa sincera con un toque de gracia- Vaya ya amaneció –exclame mientras miraba el cielo- Vamos a buscar algo para comer…
    ~~~Fin del Flash Back~~~
    -Y así la conocí a ella –dijo Inuyasha con el flequillo tapando su rostro sonrojado por lo que iba a decir- Y…
    -¿Y que, Inuyasha? –pregunto Kagome conteniendo una sonrisa por lo que ella se percató de lo que pasaba.
    -Y…yo…yo… -tartamudeaba al decirlo pero tomo toda su determinación y la miro a la cara- me enamore de ella.
    -que gusto me da –dijo Kagome con la sonrisa más sincera que nunca- ya era hora que encontraras a alguien que te hiciera feliz –mirándolo con curiosidad pregunto- ¿Cuándo la traerás para que la conozcamos?
    Kagome tuvo que contener la carcajada al ver a su querido amigo casi hermano rojo como su traje- Ya hable de eso con ella también quiere conocer a las personas que son mi familia –dijo viéndola con dulzura y orgullo por lo dicho.
    -Pues que bien pero Inuyasha ¿te ibas junto a ella cuando dejabas la aldea por algunos días? –pregunto dudosa.
    -Si la iba a visitar para que no se sienta sola… -dijo parándose de donde estaba sentado- nos conocimos mejor con el tiempo y ahora ya no quiero dejarla por eso te lo cuento… -la mira cálidamente y dice- gracias por escuchar Kagome –la nombrada se paró para darle una sonrisa- Pero… -Inuyasha cambio su semblante a uno más serio que de costumbre y eso la preocupo y asusto- quiero hablar de lo que tu sientes por Sesshomaru –Kagome estaba asustada y se paralizo en al momento.
    '¿Cómo se enteró de eso? ¿Qué le voy a decir?...' Kagome pensaba en cómo le diría que ama a Sesshomaru, que se enamoró de el con el tiempo '¡¿Cómo le digo…?!'
    pero Inuyasha la saco de sus pensamientos.
    -Kagome… -dijo él y viendo que esta lo miraba con pánico en los ojos le dio una sonrisa- no te preocupes que yo solo quiero que me aclares si de verdad amas a Sesshomaru, porque sabiendo como es el tal vez tardes tiempo en conquistarlo-termino diciendo con una sonrisa burlona.
    'Ok?... ¿Qué acaba de pasar?... ¿acaso Inuyasha me esta… apoyando? Con lo de Sesshomaru?'
    Kagome se acercó a Inuyasha y le toco la frente esto desconcertó al orejas de perro- No tienes fiebre –dijo Kagome alejando la mano para ver a un Inuyasha enojado.
    -Kagome que significa eso de que no tengo fiebre? –hablo con voz molesta con los ojos cerrados y un tic en la ceja.
    -Eh? No nada Inuyasha…jejeje –dijo con risa nerviosa 'solo quería ver si no alucinabas de fiebre'- pensé que te enojarías cuando supieras eso y que tratarías de alejarme de él… -dijo arrepentida de lo que pensaba de Inuyasha.
    -No seas tonta –le dice mientras ponía su mano en su cabeza- yo te voy ah apoyar en esta decisión –quito su mano y la llevo a su pecho- después de todo para que son los hermanos mayores –dijo con tono orgulloso.
    Kagome no pudo más y lo abrazo feliz (en ese momento aparece Sesshomaru) e Inuyasha le decía que la protegería si es necesario.
    °°°°°° Ahora °°°°°°
    Sesshomaru perdía el control pero al dar dos pasos los escucho decir…
    -Pero Kagome recuerda como es él –dijo con voz preocupada Inuyasha- no sabemos cómo racionara al momento de decirle lo que sientes.
    -Lo se… por eso quiero pasar todo el tiempo que pueda con él –sentencio Kagome con voz firme- pero cuando vendrás con Mei? Ya quiero conocerla –menciono Kagome cambiando de tema.
    Sesshomaru retomo el control al escuchar la conversación '¿Inuyasha ya tiene pareja? Entonces… de quien hablaban? Seré yo de quien Kagome se interesó?' se preguntaba un Sesshomaru esperanzado de que fuera él la persona que Kagome quiere a su lado. Los escucho decir que Inuyasha traería a alguien en una semana y que deberían volver a la aldea... me fui a mi castillo a pensar en todo lo que paso y lo que decidió
    ##### En el castillo #####
    Sesshomaru descendía elegantemente hacia los portones de su enorme castillo, sus guardias al ver a su señor abrieron rápidamente las puestas para que pase y el entro con paso firme a su despacho y empezó a leer los pergaminos y firmar acuerdos con su semblante frio e indiferente de siempre.
    Paso casi 3 horas y se recargo en su silla cerrando los ojos comenzando a pensar en su Miko. *Ella será nuestra* dijo Yako apareciendo en su mente 'lo se… pero hay que cortejarla recuerdas, ¿Qué pensaría si le digo "se mía"? se enojara' le dijo a su bestia *No le diremos eso… todavía* reía Yako ante lo dicho 'Volveremos dentro de una semana, le daremos tiempo para que piense en mi' pensaba mientras sonreía *Nosotros querrás decir*
    gruño su bestia para luego dormir de nuevo.
    Y asi Sesshomaru volvió a su trabajo para poder descansar lo más pronto posible y pensar en que haría la próxima semana…
    Así llego a semana esperada…
    Sesshomaru salía de su castillo a una marcha rápida para llegar temprano a la aldea para proponerle a su Miko algo que esperaba acepte…
    +En otro lugar lejos de la aldea y muy lejos de Sesshomaru+
    Inuyasha salía de una cueva con Mei y salieron de camino a la aldea de Kaede para que ella conozca a todos los que aceptan tanto Hanyo como Yokais…
    +En la aldea+
    Kagome se levantaba de recoger hierbas medicinales y vio a todos los niños de la aldea jugar junto con Rin y Shippo, el cual volvió para visitar y creció bastante con el tiempo (ahora llega hasta la cintura de Kagome).
    Miro hacia el cielo pensando en que podía pasar hoy, sin imaginar todo lo que la espera…
     
  4.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2646
    hola les dejo otro capitulo...
    Gracias a todos lo que leen este fanfic...
    Bueno comencemos...
    Jamas lo imagine.
    CAPITULO 4: "Pregunta"
    Caminaba de regreso a la aldea cansada con los niños despues de tantos juegos y recoleccion de hierbas. Vio como los niños volvian con sus madres que los llamaban para almorzar, ella se quedo con dos niños que consideraba como hijos propios.
    -Mamá -llamo feliz el pequeño kitsune con mas forma humana pero con su colita y orejas que decian que era un demonio- vamos a comer, tenemos hambre! -decia mientras se acercaba y abrazaba.
    -Si, vamos! -Apoyo una niña de 11 años.
    -Claro, vamos -dijo nuestra ya muy conocida miko.
    Caminaron unos pocos metros hablando de que comerian pero se pararon en seco al oir un grito!
    -Kagome! -grito un hanyo peliplata.
    -Inuyasha? -Preguntaron al mismo tiempo Kagome y Shippo.
    -Señor Inuyasha -se acerco Rin a saludar- bienvenido!
    -Hola chicos -devolvio el saludo.
    -Que ocurre? Porque gritaste asi? -pregunto la miko.
    -Ella esta aqui -dijo Inuyasha con una sonrisa.
    Los niños se quedaron confundidos a lo dicho, a quien se referia con "ella esta aqui"?, se intercambiaron miradas y luego vieron a su madre para ver si ella sabia a quien se referia y al parecer si sabia a lo que hablaba porque tenia una sonrisa y sus ojos inundados de curiosidad.
    -Y donde esta ya quiero verla? -dijo mirando detras de su querido amigo- Inuyasha, dime donde esta? -dijo mas insistente al no verla.
    -Calmate un poco -dijo este con una sonrisa burlona al ver el desespero de la azabache- Vamos acercate! -dijo levantando la voz un poco mirando hacia los arboles detras de el.
    Todos pusieron sus miradas al mismo lugar que Inuyasha y se quedaron sorprendidos al ver a la hanyo acercarse a paso timido pero alerta ante cualquier cosa. Ya cerca de Inuyasha esta empezo ha hablar.
    -Hola -dijo muy intimidada por tener a una miko tan cerca, realmente le sorprendio ver a ese pequeño yokai zorro cerca sin miedo alguno.
    -Hola como estas? -saludo la miko primero 'es mas hermosa de lo que me imaginaba' pensaba- mi nombre es Kagome -se presento con una gran sonrisa- y ellos son mis niños -dirigiendo su mirada a los chicos que se quedaron observandola hasta que Shippo reacciono.
    -Hola mi nombre es Shippo -dijo dando un paso al frente- y soy un zorro de las ilusiones.
    -Yo soy Rin mucho gusto -se acerco a ella con una sonrisa y pregunto- y tu como te llamas?
    La pobre hanyo esta mas que en shock, jamas vio a una miko, un humano tan comodos con un yokai junto a ellas mas cuando la miko diciendo "mis niños", nadie la trato bien ni siquiera se presentaban mucho menos le preguntaron su nombre era algo irreal para ella, empezo a tener los ojos aguados por solo pensar en todo eso.
    -Soy Mei -dijo con los ojos aguados- y me alegra conocerlos -ya con una lagrima traicionera bajando por su mejilla.
    Todos quedaron sorprendidos al ver esa raccion y Kagome se adelanto a la agarro de las manos la sintio tensarse y la miro preocupada.
    -Que ocurre? Te sientes bien? -pero eso parecio empeorarlo todo pues mas lagrimas desbordaron sus ojos pero la abrazo al darse una idea de porque lloraba- todo esta bien, eres bienvenida este va a ser tu nuevo hogar y nosotros seremos tu familia -le susurraba mientras pasaba de arriba a bajo su mano por la espalda de la hanyo que se aferro a sus ropas.
    Los niños se miraron y luego sonrieron- Bienvenida Mei-chan! -dijeron al usismo con unas sonrisas muy calidas mirando a Mei que se calmaba de a poco mientras un Inuyasha muy conmovido (claro que no lo demostro) y en su rostro se poso una sonrisa.
    ~~~Flash Back~~~(Cuenta Mei)
    Sali junto con Inu de la cueva, donde esta viviendo, muy temprano puesto que hoy seria el dia donde conoceria a los amigos o familia como el los llama. Estaba muy emocionada por conocerlos pero tambien el miedo se posaba en ella porque tal vez no la aceptaran o no les agradara.
    -No se que hacer... -dije en susurro mientras que corria junto con Inuyasha rumbo a la aldea.
    El alcanzo a escuchar eso pues me dijo- No te preocupes -me dijo mientras paraba y yo hacia lo mismo, se me quedo viendo unos segundos y continuo- solo se tu, ellos te aceptaran -dijo de forma muy suave mientras se acerco para abazarme algo que correspondi- ahora sigamos, asi lleguemos a la hora de comer.
    Se separo de mi y empezamos a correr de nuevo 'tal vez deba hacerle caso... segun me conto la miko lo acepto aun el siendo muy rudo y grosero con ella' suspire y segui corriendo y saltando.
    Llevamos unas 4 horas corriendo con solo dos descansos y ya me estaba cansando pero grande fue mi alivio cuando me dijo que ya llegamos. Esta con los nervios a flor de piel y el lo noto.
    -Si quieres puedes quedarte aqui a calmarte mientras yo voy y los llamo -yo solo asenti incapaz de hablar.
    Lo vi alejarse y escuche su grito 'Kagome?... ese es la miko de la que me conto a ver como sera?' saco un poco la cabeza a para ver y me sorprendi 'es muy bella para ser humana' pense 'es muy bella... y yo' me mire y suspire 'no soy tal bella como ella... esta junto a dos niños... pero el pequeño es...' sali de mis pensamientos al ver como la miko me buscaba con la mirada me escondi de vuelta pero a final tube que salir al escuchar el llamado de Inuyasha.
    Sali detras del arbol y todos se ne quedaron viendo 'y que les voy a decir?...' se recriminaba el no a ver pensado como presentarse, llegue junto a Inuyasha y lo unico que atine a decir fue- Hola -'bravo Mei eso es lo unico que se te ocurre'.
    Mire a la miko y esta me saludo con una sonrida radiante, a mi parecer, se presento y luego miro a "sus pequeño" como ellas les dijo, me sorprendio ver al pequeño yokai me dijo como se llamaba y que era un zorro luego se me acerco la pequeña humana con una sonrisa muy alegre e inocente se precento me alegre cuando dijo "mucho gusto" y me pregunto como me llamaba.
    Me dieron ganas de llorar jamas me trataron tan bien al llegar a algun lugar- Me llamo Mei me alegra conocerlos -dije una lagrima se me habia escapado vi sus caras de asombro ante eso.
    Kagome me agarro de la mano y me sorprendio no sabia que iba hacer pero ya no pude retener las lagrimas al ver que se preocupo por mi, una hanyo, llore mas fuerte cuando me abrazo y me dijo que este era mi hogar y que ellos serian mi familia, hasta los pequeños Rin y Shippo me dieron la bienvenida con las sonrisas mas calidas que alguien me a dado jamas. Me fui calmando poco a poco hasta que fuimos caminando hasta una cabaña.
    ~~~Fin del Flash Back~~~
    Kagome estaba preparando el almuerzo para todos dentro de la cabaña donde vivian, Sango y Miroku junto con sus hijos vinieron a ver a la hanyo de la que hablo Kagome.
    Mei se tenso mucho al saber que Sango era una exterminadora y Miroku un monje pero Inuyasha, Miroku y Sango la tranquilizaron diciendole que no le harian daño puesto que ahora es familia, y eso la alegro mucho. Kagome empezo a repartir la comida con la ayuda de Rin, todo era paz dentro de la cabaña, las risas, las historias, hablaban se conosian mas, el sonido de la cachetada hacia Miroku de parte de Sango no se hizo esperar y Mei por fin conocio el famoso "abajo" de Kagome, le sorprendio bastante ver con solo una palabra su amado Inuyasha quedara con la cara en el suelo, con una simple palabra y se rio como nunca y eso alegro al grupo por que ella estaba mas comoda junto a ellos.
    Paso una hora cuando todos sintieron el yoki de Sesshomaru acercarse a la aldea, Mei se asusto pero Kagome le dijo de quien se trataba.
    -Mei -llamo con voz suave Kagome mientras se levantaba junto con Inuyasha quien salio afuera con el ceño fruncido- no tengas miedo es solo el medio hermano de Inuyasha se llama Sesshomaru y es un Yokai puro -sonrio y a nadie paso desapercibido el brillo en el rostro de Kagome al hablar sobre el- Rin, vamos a saludar quieres.
    -Si! -grito emosionada pues su amo vino mas rapido a verla- El amo Sesshomaru vino a ver a Rin!
    Salimos todos a ver al recien llegado que estaba discutiendo con Inuyasha de nuevo pero Rin llamo su atención.
    -Amo Sesshomaru! -se acercaba coriendo hacia el y abrazo su pierna.
    El bajo su mirada y poso una mano en la cabeza de la niña cosa que sorprendio a todos y mas a Mei que se encontraba al lado de Inuyasha ya que este se fue junto a ella en cuanto llego Rin junto a Sesshomaru.
    -Rin -la aludida subio su mirada junto con una sonrisa- Has sido buena niña?
    -Si! -dijo despues de soltarlo- se quedara un rato? Tiene que conocer a Mei-chan, ella tiene orejas como el señor Inuyasha -comento Rin inocentemente.
    Sesshomaru subio su mirada para ver al grupo de expectadores fuera de la cabaña. Paso la vista por la hanyo que se tenso y escondio un poco atras de Inuyasha- Hmp -ese fue señal de que no le interesa en lo mas minimo quien es para luego posar su vista en la persona la cual tenia toda su atención 'Kagome' penso y su bestia ronroneo.
    -Miko -dijo mientras se acercaba a ella, los demas retrocedian unos pasos- tenemos que hablar -y sin mas se dio vuelta para ir al claro donde siempre pasaba el tiempo con Rin y ella.
    -Y se puede saber que tienes que hablar con ella? -pregunto inuyasha dando unos pasos al frente.
    Sesshomaru paro ladeo el rostro para verlo de reojo y decir- Eso no te interesa Hanyo -volviendo a caminar si importarle los reclamos que gritaba Inuyasha.
    -Oye vuelve y pelea cobarde! -gritaba un muy enojado hanyo.
    -Inuyasha ya basta! -grito Kagome poniéndose frente de el- no quiero peleas absurdas... -suspiro para relajarse el tener a Sesshomaru cerca de ella y pidiendo hablar con ella la tenso de sobremanera 'aunque no me lo pidio mas bien ordeno' penso para dase la vuelta y seguir a Sesshomaru y Rin que ya se alejaron mucho- vuelvo mas tarde.
    Con eso se fue dejando al grupo muy desiorentado.
    -Nunca pense que tu hermano seria asi de frio y serio ademas de ser tan poderoso y hermoso -hablo Mei atrayendo la atención del grupo.
    -Medio hermano -gruño fastidiado Inuyasha por lo dicho al ultimo.
    -Claro que es poderoso y bastante pues el es Lord de las tierras del Oeste -dijo Shippo mirando aun la direccion en donde se fue Kagome.
    -¡¿ES UN LORD?! -grito Mei sorprendida.
    -Si -afirmo Sango- pero antes era mas despiadado que nadie, no sentia nada solo odia hacia la raza humana y a los hanyo como nadie -eso hizo que Mei tragara duro- pero creo que ya no tanto desde quue Rin aparecio en su vida ya no odia tanto a los humanos... bueno las unicas excepciónes son Rin, Kagome -dijo todo calmada como si no importara.
    -Da miedo -dijo Mei- me sorprende que odiando a los humanos terminara enamorandose de Kagome -mensiono sorprendida con eso ya que vio la mirada que le daba a Kagome pero al ver a los chicos ya que no respondieron nada se sobresalto ver que todos la veian como si tibiera loca.
    -Co...como puedes insinuar eso? -pregunto Inuyasha un sorprendido por lo dicho de su futura pareja- Como puedes saber si el tan solo siente algo por ella.
    -Yo tenia mis dudas sobre eso -hablo Sango- pense que esas miradas que le daba Sesshomaru a Kagome era solo mi imaginacion.
    Todos se quedaron en silencio hasta que Shippo hablo.
    -Espero que si se enamore de Kagome porque ella en serio se enamoro de el -dijo para luego meterse adentro de la cabaña seguido por el resto pensando que eso seria lo mejor que le pudiera pasar a Kagome.
    +En el claro+
    Kagome llego al lugar donde siempre jugaba con Rin cada vez que venia Sesshomaru.
    Lo encontro a el sentado bajo el arbol de siempre con los ojos cerrados mientras Rin hacia sus coronas de flores. Kagome se acerco donde Sesshomaru estaba descansando para saber de que queria hablar pero antes de poder preguntar algo Sesshomaru hablo primero.
    -Miko -dijo asiendo que se sobresaltara abrio los ojos para verla y disimuladamente vio toda su figura ya que traia un kimono rosa palido que se le pegaba a su cuerpo pero tenia que concentrarse- sientate -mientras la miraba a los ojos, esos ojos azules tan unicos que nunca vio en algun humano ni yokai.
    -De que quieres hablar Sesshomaru? -pregunto con curiosidad y un toque de preocupacion.
    -Rin pasara una temporada en mi castillo -miro su reacion y era lo que esperaba, sorpresa ya que ella no sabia que el se la llevaba todos los años.
    -Ah... y cunado volveras a traerla? -pregunto kagome llena de tristeza porque ya no veria a Rin por bastante tiempo y ya que Rin no estara el no tendria porque venir a la aldea (se que suena como si solo quisiera ver solo a Sessho pero no es asi).
    Sesshomaru vio la tristeza y decidio continuar- quiero preguntarte algo.
    Esta demas decir que eso realmente asusto a Kagome tanto que solo asintio no confiando en su voz, Sesshomaru preguntandole algo era un hecho inolvidable, siempre ordena, toma y hace lo que quiere nunca pregunta nada a nadie. Sesshomaru se reia para sus adentros por la cara que puso su miko por lo dicho pero era algo que venia pensado desde hace dos dias atras.
    ~~~Flash Back~~~ (cuenta Sesshomaru)
    Estaba en mi despacho leyendo unos papeles que desechaba apenas leia las primeras linea puesto que eran absurdas propuestas de algunos de los Lords ofreciendo a sus hijas para ser sus compañeras.
    -Idiotas -gruñi para luego dejar esos papeles a un lado y reclinarme en la silla *Que vamos hacer para que la miko este con nosotros* hablo Yako *estrañó su olor* se quejo 'falta unos dias para verla de nuevo' respondi con calma 'y no se que hacer' *oye, falta poco para que traigas a la pequeña aqui verdad?* pregunto el 'Si...' dije recordando a mi protegida pero se me ocurrio una idea 'y si traemos a la miko junto con Rin?' *Hasta que por fin te diste cuenta* bufo Yako 'esta bien pero que le diremos?' *Que venga con nosotros* me dijo como si fuera lo mas obio 'sabemos que ella no se va a dejar dominar, tal vez se resista si se lo ordenamos' conteste *tienes razon pero que haremos entonces?... preguntarle?* empezo a reir por eso y yo tambien 'si no queda de otra' y un silencio se apodero de mi mente *estas hablando en serio?* pregunto sorprendido 'si' sentensie con una voz firme que no dejaba duda alguna.
    No recibi respuesta alguna de Yako asi que volvi a los papeles con una idea en mente para traer a la miko a mi lado.
    ~~~Fin del Flash Back~~~
    Kagome se quedo en shock un momento pero la voz de Sesshomaru la trajo a la realidad solo para volver a dejarla en shock por lo que pregunto.
    -Quires venir a mi castillo junto a Rin? -dijo Sesshomaru mirandola sin pestañar.
    Despues de un rato en silencio Kagome iba a contestar...

    y esto es todo hasta la proxima
     
  5.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    4273
    Jamas lo imagine.
    CAPÍTULO 5: "Solo mia"
    En el capitulo anterior
    Quires venir a mi castillo junto a Rin? -dijo Sesshomaru mirandola sin pestañar.
    Despues de un rato en silencio Kagome iba a contestar...
    ><><><><><><><><><><><><><><><><>
    Abria y cerraba la boca sin dejar salir las palabras. Mientras cada uno de ellos estaba en su propio pensamiento.
    &&Pensamiento de Sesshomaru&&
    'Porque tarda tanto en contestar?'se preguntaba *Seguramente no quiere venir, has algo ella tiene que venir con nosostros* reclamo enojado Yako 'lo sé pero no podemos obligarla no odiara!' contestaba sesshomaru enojado pero en el exterior se lo veia solo con cara de implasible *Si tu no te encargas... lo hare yo* rugio su bestia mientras luchaban por el control del cuerpo.
    &&Pensamiento de Kagome&&
    'Que hago?... quiero aceptar nada me gustaria mas... pero soy la Sacerdotisa del pueblo la anciana Kaede se fue a otra aldea solo hace algunos dias' pensaba Kagome 'Si no voy me perdere la oportunidad de pasar tiempo con el en su hogar... Talvez deberia rechasarlo, muchos aldeanos necesitan mi ayuda' suspiro para salir de sus pensamientos y hablar con el.
    °°°°°Normal°°°°°
    -No... -salio de los labios de Kagome.
    Sesshoamru la escucho al igual que su bestia y se paralizaron *'dijo que no?!'* dijeron al mismo tiempo.
    -Por qué? -fue lo unico que salio de la boca de un sorprendido y abatido Sesshomaru aunque seguia con su cara de frialdad.
    -No... puedo irme de la aldea -dijo una cavisbaja Kagome, Sesshomaru levanto su fina ceja en modo de pregunta- No puedo dejarla soy la Miko de la aldea... almenos hasta que vuelva la anciana Kaede, los aldeanos necesitan mi protección -dijo con los ojos tristes y el lo noto.
    -Inuyasha... -salio de sus labios el nombre de su odioso medio hermano solo para hacer que ella suspire en cansancio.
    -El puede protegerlos -consedio- pero si hay heridos el no sabria que hacer no hay nadie en la aldea que sepa encargarse correctamente de las heridas. Sango no puede encargarse porque tiene su propia familia a la cual cuidar -dijo de nuevo bajando la cabeza- no puedo ir... aunque quisiera -susurro lo ultimo para ella pero Sesshomaru la escucho muy bien.
    -Volvamos a la aldea - dijo parandose 'no me rechazo si quiere venir conmigo... tch la aldea' *no pudiste hacer que venga con nosotros fallaste* gritaba su bestia enjaulada *eres un inútil* eso fue lo ultimo que le dijo 'maldicion' penso afuera se veia a un Sesshomaru tensar la mandibula.
    Kagome siguio detras a Sesshomaru muy callada pero gritando por dentro '¡Rechaze la oportunidad de mi vida!' gritaba *es tu deber cuidar la aldea pero... ¡porque lo hiciste podiamos dejarla por unos dias asi irnos con el!* la conciencia de Kagome cobro vida 'no tengo la culpa no podran estar solos unos dias se lastiman muy seguido e Inuyasha destruiria todo por solo un ogro no es seguro dejarlos' *tch* suspiro y miro hacia delante... la espalda de Sesshomaru era tan grande pero ella era tan pequeña suigui mirando su espalda hasta que llegaron a la aldea Rin habia vuelto hace bastabte tiempo para buscar a las hijas de sango. Entro a la cabaña y todos estaban reunidos dejo a Sesshomaru fuera porque dudaba que el entrara, busco a Rin y le dijo que Sesshomaru la espera.
    Sesshomaru quedo fuera pensando en su miko 'su mirada estaba fija en mi que me tenso por completo' *le interesamos en muchas maneras* ronroneo su bestia *un poco mas y me lanzaba encima para hacerla nuestra* Yako empezo a exitarse con varias imagenes de la miko debajo de el jadeando diciendo su nombre 'basta deja de pensar tonterias' tratando de dejar esas imagenes en otro lugar puesto que Inuyasha podria oler su exitacion y no queria que se dieran cuenta.
    -Amo Sesahomaru! -grito Rin corriendo hacia él- ya se va? -pregunto con su voz triste.
    -Si -contesto y la niña lo solto ya que se abrazo a su pierna- volvere dentro de 3 dias -dijo y sin mas se fue.
    -Cuidese mucho amo Sesshomaru! -dijo cuando el se dio la vuelta vio como desaparecia y se volvio a la cabaña para estar cerca de su mamá.
    Kagome les habia dicho a los muchachos sobre la propuesta de Sesshomaru y a la cual rechazo.
    -Kagome era una oportunidad para estar con el -dijo Sango cuando termino de contar- yo podria haberme hecho cargo de curar a los aldeanos.
    -No Sango, tu tienes que cuidar a tus hijos -vio a los pequeños durmiendo y vi que una de las gemelas tenia vendada la pierna- que le paso? -pregunto Kagome preocupada.
    -Solo se quemo la pierna pero solo sera irritacion por unos dias nada de que preocuparse Señorita Kagome -dijo Miroku que estaba al lado de Sango.
    -Tengo que ponerle un poco de unguento para que se cure mas rapido -mensiono pero cuando trato de levantarse Mei la detuvo.
    -Descuida Kagome-san yo me encargue de ponersela -se apresuro a decir Mei.
    Kagome se le quedo mirando y se atrevio a preguntar- Sabes hacer unguentos con las plantas medicinales?
    -Eh si... -afirmo nerviosa- cuando estaba cerca de algunas aldeas veia como unas mikos novatas agarraban hiervas y las mesclaban para ciertas heridas.
    -Y cuales sabes hacer? -pregunto Kagome con esperanza de que sepa las mas utiles.
    -Bueno... para las cortadas, quemaduras, algunas mesclas para los venenos, los golpes, puedo hacer cicatrizantes y calmantes -hablaba mientras contaba con los dedos.
    Kagome la miro con brillo en los ojos 'si Kaede llega a venir pronto podra estar con Mei cuidando la aldea... pero ella es una invitada no puede ocuparse de los aldeanos que nada rienen que ver con ella' pero fue sacada de sua pensamientos por Inuyasha.
    -Entonces con Mei aqui Kagome va a poder ir junto a Sesshomaru -declaro con simplesa.
    -Claro tienes rrazon Inuyasha -apoyo Sango.
    Kagome iba a intervenir pero Mei se adelanto.
    -Claro, me gustaria ayudar a las personas de aqui -declaron con determinacion y una sonrisa gigante.
    -Pero... -quiso protestar pero no la dejaron.
    -Kagome nada de peros es tu oportunidad -dijo Sango mientras la agarraba de las manos- piensa en ti, nosotros estaremos bien.
    Suspiro derrotada- esta bien pero promentanme que si me necesitan me buscaran.
    -Lo jutamos -dijeron todos al mismo tiempo mientras Rin entraba en la cabaña.
    -Mamá -corrio para abalanzarse contra ella- el señor Seshomaru ya se fue... dijo que volveria en 3 dias -mensiono con una sonrisa gigante.
    -Y sabes porque mocosa? -pregunto Inuyasha de mala manera y Mei le pellisco la pierna- Ay! pero que te sucede? Porque lo hiciste? -gruño sobandose la pierna.
    -Comportate es solo una niña -le reclamo Mei.
    -Khe -dijo para volver a sentarse con las piernas cruzadas de nuevo.
    Todos quedaron sorprendidos a ver la reprimienda de Mei hacia Inuyasha, Kagome mas que todos puesto que ella iba a decir sus palabras magicas.
    -Rin? -llamo a la pequeña- sabes por que vuelve? -pregunto con dulsura.
    La niña volvio su mirada hacia Kagome y sonrio- Si! el señor Sesshomaru viene para llevarme al palacio como todos los años! -contesto con emoción- te gustaria venir conmigo, Mamá? -rogo con los ojos grandes y brillosos.
    Todos subieron sus sonrisas porque sabian que Kagome ya no podria negarse, ya no ante esa mirada.
    -...- 'porque tenias que poner esa mirada'- Claro Rin, me gustaria ir cóntigo... -dijo derrotada.
    -Hurra! -festejo la pequeña.
    -Y yo? -hablo Shippo por primera vez desde que Kagome entro a la cabaña- me quedare solito con el perro de Inuyasha? -pregunto con los ojos aguachosos.
    Ante lo dicho Shippo recibio un golpe en la cabeza de parte de Inuyasha. Pero con un abajo...
    PLAFF!
    Inuyasha come tierra. ^w^
    -Pero Shippo tu no vuelves a las montañas para tus entrenamientos? -pregunto Sango puesto que él siempre volvia despues de unos dias de pasar en la eldea.
    -No... -nego junto con su cabeza con un chichon- nos dejaron estar un mes con nuestra familia ya que comienza un extenso periodo de prueba y no volvere muy pronto -termino desanimado.
    -Claro que puedes venir al castillo Shippo-nii! -declari Rin corriendo hacia el para abrazarlo.
    -Pero Sesshomaru no se molestara? -pregunto uba preocupada Kagome.
    -No lo creo -hablo Rin- Shippo-nii sera mi compañero de juego asi el amo Sesshomaru no tenga que ordenar a los sirvientes que jueguen conmigo -aclaro Rin.
    -Bueno esperemos entonces.
    Pasaron los tres dias y Kagome estaba muy nerviosa. Se fue hacia el arbol sagrado a meditar y sacarse ese nerviosismo en ella, tendra que hablar con Sesshomaru para ver si la dejaba ir con él, puesto que la anciana Kaede regreso... suspiro una vez mas. Tan absorta estaba en ella que no se dio cuenta que un par de ojos dorados frios y calculaddores pero con un brillo extraño la estaban viendo.
    Sesshomaru esta volviendo a la aldea, un poco fastidiado porque su bestia no dejo de molestralo de que no pudo traer a la miko y que tenia que hacer algo porque la queria a su lado, tanto como él, pero no podia obligarla a venir... pero todo pensamiento para olfatear el aire, su bestia ronroneo *esta cerca, vamos quiero verla* ordeno Yako inquieto 'Hmp' fue lo unico que contesto Sesshomaru aunque el estaba tan ansioso por verla que lo hizo sin protestas. Se la quedo mirando detras de unos arboles, ella estaba vestida con un kimono rojo un poco ajustado pero muy comodo a la vista y su obi de color negro... 'hermosa... pero descuidada' penso al sentir presencias a unos metros lejos de su miko asi que salio de los arboles soltando su aura ya que la reprimio al asercarse a Kagome.
    Kagome se sobresalto al sentir esa gran cantidad de yoki cerca de ella que solto un poco de energia espiritual alrededor de ella pero se tranquilizo despues cuando reconocio a quien pertenecia.
    -Hola Sesshomaru -saludo mientras se daba la vuelta con una sonrisa para ver esos ojos dorados cual soles 'hermoso' penso suspirando en sus adentros- queria hablar contigo, puedes? -solo recibio un asentimiento por parte del peliplata que solo veia cada gesto que hacia- pues... -comenzo insegura- recuerdas que te dije que no podia ir junto con Rin a tu palacio?
    'Pero como olvidar que me rechazaste cuando por fin pregunto algo?' penso sarcastico pero- Hmn -salio de su boca.
    -Pues... si la oferta sigue en pie... acepto -dijo pero se ruborizo al decir la palabra "acepto" pues penso en un Sesshomaru pidiendo matrimonio (bueno ante eso quien se negaria).
    Sesshomaru se sorprendio al escuchar eso, él no penso que ella dijera que aceptara ir aunque él hubiera tratado de convencerla hasta llegar al punto de ordenarle salio de sus pensamiento- vamos -mando con voz desinteresada mientras se volteaba en direccion a la aldea pero por dentro se encontraba... feliz? *Vendra que bien* festejaba su bestia, su boca se poso una casi invisible sonrisa pero Kagome esta tan cerca de él que la noto.
    'Esta sonriendo?' se pregunto asombrada 'sera mi imaginacion o Sesshomaru se puso feliz al que ella fuera?' pero descarto la idea tan pronto llego 'solo sonrio al ver menos trabajo al tratar con Rin en el castillo' suspiro.
    Ya en la aldea...
    Inuyasha salto de nuevo a discutir con Sesshomaru, después de unos comentarios agresivos entre hermanos y espadas desenbaibadas justo en ese momento Kagome intervino. Un abajo soluciono todo para despues de escuchas quejas del Hanyo con la cara llena de tierra.
    Rin salio de la cabaña corriendo emosionada.
    -Amo Sesshomaru! -grito llamando la atención a los presentes.
    -Rin -bajo la mirada hacia su protegida solo para decir- Vamonos -y sin mas se dio vuelta para dirigirse hacia Ah-Un (si lo puse en escena y sera muy importante para un acercamiento entre Sesshomaru y Kagome)
    -Amo Sesshomaru -dijo timida- Shippo-nii puede venir con nosotros? asi Rin tenga con quien jugar -el aludido se acerco a Rin para ver al Lord a la cara con el rostro serio y el miedo oculto.
    -Hmp -dijo para seguir su camino.
    -Si! Vamos -sonrio una entusiasmada Rin llevando a Shippo casi arrastrando hacia Ah-Un.
    Rin y Shippo se subieron en el dragon pero faltaba Kagome, en donde iria ella?
    'En donde ire yo... Ah-Un ya no puede llevar a nadie por los chicos y algunas cosas que lleva como carga' suspiro no devio traer nada 'dudo que Sesshomaru quiera llevarme mucho menos como lo hace Inuyasha... ademas llevo un kimono' volvio a suspirar 'que hago?'
    Sesshomaru sabia que esto pasaria y sonrio hacia sus adentros *al fin piensas en algo que funcione* se burlo Yako *la podremos tocar* y empezo a tener pensamientos lujurosos hacia la miko y la idea de tocarla 'basta' grito Sesshomaru que empezaba a exitarse pero se olvido de eso cuando miro hacia Kagome que suspiro, despues de un momento volvio a suspirar- Miko -hablo Sesshomaru- ven -él vio como ligeramente ella fruncio el ceño.
    Ya cerca de Sesshomaru- ¿que ocurre? -pregunto con voz un poco molesta. Pero se sorprendio de sobre manera cuando sintio como él la tomaba de la cintura con su brazo izquierdo y la apretaba contra su cuerpo sonrojandose tanto como el traje de Inuyasha y se atrevio a preguntar- ¿que haces Sesshomaru? -no podia mirarlo a los ojos.
    Sesshomaru junto con si bestia se reian de la cara de la Miko- volaremos -dijo sin mas.
    Kagome no dijo nada pero al escuchar que volaran quiso decir algo pera ya no pudo porque sintio que ya no tocaba el piso, miro hacia abajo y ya estaban a unos cuantos metros lejos del suelo no se dip cuenta pero se aferro a Sesshomaru apretando mass su cuerpo con el otro y enterrando la uñas en el haori de Sesshomaru.
    El en cambio le encantaba sentir que la Miko se aferro a él, podia sentir los pechos de ella presionar contra él, por suerte nadie podia oler su exitacion o eso creia ya que Shippo la olio antes en la aldea pero mucho mas ahora.
    *Tomala, ya no aguanto estar sin tenerla en mis manos* se relamia dde tan solo pensarlo 'no lo haremos todabia, ella tiene que elegirnos-' pero paro al oler algo extraño y se dio cuenta que Kagome olia a miedo pero un pequeño toque de exitacion y eso casi hace que Yako tome el control de su cuerpo *dejame salir! ella nos desea! solo hay que oler ese exquisito aroma mezclado con la exitacion, hagamosla nuestra* reclamaba un exitado pero furioso y encerrado Yako 'no lo haremos... no aqui almenos' dijo Sesshomaru tratando de concentrarse y mantener encerrado a Yako hasta que se calme la Miko.
    Kagome tenia mucho miedo al bolar de esa manera lo unico que impedia que se caiga era el brazo de Sesshomaru pero en ese momento se dio cuenta que se aferro a él, lo mori disimuladamente paresia pensar en algo sintio que la presionaba un poco contra él (cosa que el no se dio cuenta jaja) y se sonrijo de nuevo al ver lo apretada que estaba con Sesshomaru 'estoy tan pegada a él... que vergüenza' pensaba Kagome *pero te gusta estar asi* hablo su conciencia *solo imaginalo asi pero...sin ropa* y eso la enrojesio mas de lo que ya estaba y unas imagenes nada decentes se formaron en su cabeza (de ahi salio el olor a exitacion) pero trato de pensar en otra cosa hasta que Sesshomaru le hablo- Miko me molesta tu olor a miedo, deja de tenerlo -le dijo con tono fastidiado, pero el solo lo dijo para calmar ese olor que lo tentaba, ella se quedo muda por un momento.
    -Es que tengo miedo a las alturas... -dijo molesta y avergonzada en partes iguales, ella lo vio y el le hecho una mirada de reojo solo para volver a mirara adelante.
    -No te dejare caer... Nunca -susurro lo ultimo inaudible para ella pero si escucho lo otro y solo cerro mas fuertes sua manos para deciir un "Gracias".
    Pasaron unas 3 horas de vuelo mientras Kagome y Sesshomaru estaban en sus cosas Shippo y Rin no se quedaron atras porque desde que salieron de la aldea Shippo empezo a un plan para que ellos dos estuvieran juntos mas aun cuando olio mientras volaban la exitacion del Lord y su mamá.
    -Rin -susurro en el oido dandole un escalosfrio a la pequeña, ya que como Shippo esta en un momento de crecimiento y ya era del mismo tamaño que ella (Rin mide 1,40 casi) y su piel empezaba a ponerse un poco mas blanca su cabello del mismo color solo que mas brillante y sedoso, sus ojos suegian siendo verde jade- hablaremos un momento en un tono muy bajo, quieres?
    -Esta bien -susurro muy bajo con un pequeño sonrojo, que el otro no noto.
    Shippo aprovecho el sonido del viento que estaba muy fuerte para que sus voces no se oyeran almenos no sean claras para el Lord.
    -Tu quieres que mamá y Sesshomaru esten juntos verdad?
    -Claro.
    -Pues tu me ayudaras a hacerlo -acercandose mas a ella, lo cual la incomodo- tengo un plan.
    Rin lo miro un momento y ahora Shippo se da cuenta de la cercania y retrocede un poco.
    Pero antes de que pudiera decir algo empezo a ver un castillo- Mira -le dijo Rin- Ya llegamos.
    -Seguiremos hablando en el castillo -susurro Shippo para empezar a impresionarse con el castillo.
    Kagome estaba sin habla, era completamente hermoso el castillo, bajaron despacio en la entrada donde se escucho gritar a alguien y empezaron a abrir los portones.
    -Es impresionante -le comento maravillada a Sesshomaru, pero este estaba mas que orgulloso.
    La miro y comenzó caminar hacia dentro. Dos filas en cada lado de la entrada muchos yokai hembras y machos hablaron al usimo-Bienvenido amo Sesshomaru -el solo se detuvo un momento un ligero asentimiento y siguio avanzando. Las miradas de todos los sirvientes y guardias presentes fueron hacia las humanas y un kitsune. No les importo el kitsune y no le prestaron atención a Rin puesto que ella ya venia desde hace años al castillo tambien era protegida de su señor pero a la que miraron fue a Kagome. Algunos de los yokais hembras la miraron enojadas puesto era muy hermosa y los yokai machos no se perdian ninguna parte de ella ya que la miraban con intensidad.
    Sesshomaru se percato de la mirada de los machos hacia su Miko pero se contubo de matarlos a todos pero al llegar a las puertas gruño con fuerza.
    -Escuchenme bien porque no lo repetire -todos se tensaron- la Shikon no Miko aqui a mi lado -Kagome habia dado un paso al frente en cuanto la nombro- es una invitada y la trataran con el respeto que se merese o los matare.
    Todos los yokais tragaron grueso al saber que era la Shikon no Miko, que hacia su señor con una Miko tan poderosa a su lado? se preguntaron todos tan sorprendidos pero se limitaron a inclinarse hacia ella.
    -Setsuna -llamo Sesshomaru y al instante aparecio una Neko-Yokai de cabellos rojos y ojos de color negro era hermosa- llevalas a sus habitaciones -mando y ella solo se inclino. Al estar ya dentro volvio a dirigirse a los demas- No quiero que nadie la toque o no viviran para contarlo entendieron -advirtio con voz ronca y amenazante.
    - Como ordene amo -dijeron todos.
    Sesshomaru empezo a entrar y dirigirse hacia la Miko. Al llegar a la habitacion de ella entro sin tocar, ya que era su castillo pero no espero lo que vio. Al parecer su bella Miko tomo un baño rápido y se estaba cambiando ella solo se pudo poner su ropa ineterior, la cara de Sesshomaru no cambio mucho fuera porque solo abrio sorprendido los ojos pero se percato que la Miko lo observaba pero antes de que pudiera decir algo sintio una ola de Reiki golpearlo y sacarlo de la habitacion, pero como no habia entrado por completo la puerta se cerro en cuanto el volo fuera de ahi. Sesshomaru se fue hasta el fondo del pasillo pero se repuso de la impresión y no rompio la pared, dos de sus soldados fueron hacia el al sentir esa cantidad de energía sagrada.
    -Amo Sesshomaru, que sucede con la Miko? -preguntaron un poco nerviosos.
    -Vallanse -fue la simple orden que les dio. Los soldados se miraron entre ellos, asintieron se inclinaron y se fueron. Sesshomaru al ver que se fueron empezo a caminar de nuevo a la habitacion pero esta vez toco-Miko -llamo- tenemos que hablar -dijo desde el otro lado.
    -Espera un momento -dijo desde dentro- ya puedes pasar -permitio Kagome.
    Sesshomaru entro y la vio vestida con un kimono que se le pegaba al cuerpo negro con detalles y un obi de color blanco 'es hermosa'- Puedes conocer el castillo, lleva a Rin contigo -empezo él- yo estare en mi despacho si tienes algun problema -aviso. Y sin mas empezo a retirarse del cuarto pero se detuvo antes de abrir la puerta ya que ella hablo.
    -Sesshomaru -toda roja- me viste verdad? -pregunto, el se tenso un segundo para luego contestar.
    -No -fue la seca respuesta y salio de la habitación.
    Ella se quedo sola mirando la puerta solo para susurar "mentiroso".
    Paso media hora cuando llego Setsuna junto con Rin diciendole que con que conoserian el castillo. Fueron a buscar a Shippo y se les unio en el recorrido. Vieron donde estaba la cosina, el comedor, el cuarto de entrenamiento y de armas, los termales privados y por fin los jardines en los cuales se quedaron jugando. Kagome no podia creer lo hermoso que ese jardin se sento bajo un arbol para ver a los niños corretear por todo el lugar y empezaron a hablar como ella no los podia oir solo sonrio pero sintio a alguuien acercarse a ella cuando vio la entrada al jardín observo como un soldado se dirigia a ella y eso la puso nerviosa, el soldaro era bello (pero no tanto como Sesshomaru) tenia el cabello negro largo y brillante, los ojos verdes agua y su cuerpo estaba bien formado o eso se veia y era mas alto que ella, él se acerco lo suficiente a ella. Él le sonrio y ella devolvio el gesto.
    -Mucho gusto de conocerla Shikon no Miko -hablo con una hermosa voz y se inclino un poco con respeto- soy Tetsuya el general dragon del ejercito del Oeste.
    -Mucho gusto Tetsuya-san, mi nombre es Kagome -respondio repetuosa e inclinandose un poco tambien.
    -Kagpme-sama podria decir algo? -pregunto.
    -Si claro pero solo llameme Kagome no me gusta mucho las formalidades -dijp cpn una sonrisa hermosa y calida segun el general dragon.
    -Como gustes Kagome -dijo con una sonrisa- y sobre lo que quueria decirle y disculpe mi atrevimiento pero es usted muy hermosa, mas hermosa que esta rosa -alago sacando una rosa azul, Kagpme se sonrojo ante eso y se sorprendió al ver hermosa flor- mi regalo de bienvenida -dijo y se lo dio- nos vemps despues Mi bella dama -fue lo ultimo que dijo para luego desaparecer.
    Kagome agradecio a la nada y se quedo observando la rosa con una sonrisa pero los niños no fueron los unicos que vieron esa pequeña escena unos pares de ojos ahora rojos la vieron desde la ventana del castillo.Sesshomaru habia sentido a Kagome en el jardin que da a la ventana de su despacho, él se estaba encargando de unos papeles pero sintio a uno de sus generales cerca de su Miko y ante un parpadeo ya estaba en la ventana viendo hacia el jardín.
    Vio como su Miko se sonrojo ante el general y como este le regalaba una rosa, levanto su Yoki llamandolo a su despacho, lo vio desaparecer del lado de la Miko, pero ella se quedo viendo la rosa que esa serpiente le dio y lo enfurecio, salio de sus pensamientos al sentir al general detras de las puertas, sus ojos volvieron a ser dorados- Entra -ordeno.
    Abrio las puertas y entro cerro las puertas- Necesita algo am- pero Tetsuya no pudo terminar porque se vio contra la pared y la mano de Sesshomaru en su cuello presionadolo.
    -No te quiero volver a ver cerca de la Miko de nuevo -dijo presionado mas el cuello- ella no sera tuya -levantando su otra mano llena de veneno, el pobre general estaba asustado pero fue peor al ver sus ojos rojos clara señal que la bestia de su amo estaba hablando vio como acerco sus garras a su cara- ella es SOLO MIA -dijo para golpearlo y soltarlo- que esto no se repita y ni una palabra de esto a nadie porque no tendre compasión contigo -dijo con ahora ojos dorados pero amenazantes como su voz- ahora largate -rugio.
    El pobre dragon se levanto a penas se inclino hacia Sesshomaru- como ordene amo -dijo y se fue como alma que lleva el diablo.
    Sesshomaru volvio a ver por la ventana y observo a su Miko jugar con los niños.
    -Solo mia -susurro con voz ronca...
    +++En otro lugar lejos del castillo y el oeste+++
    -Asi que nuestro perrito se llevo a la hermosa Miko a su castillo -dijo un hombre sentado en una especie de trono con un vaso con sake en una mano.
    -Asi parece -hablo una mujer en tono fastidioso.
    -Es igual a su padre... enamorarse de una humana -dijo burlon para luego reirse con demencia- pero no tendra el mismo destino.
    -A que te refieres? -pregunto la mujer.
    -El morira antes de siquiera poder consevir un hijo -volviendose a reir- nos volveremos a ver mi querido perrito...
    Y los dos seres desaparecieron....
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Nadie deja algun comentario me siento muy mal por eso.... :'(
    Tal vez no les gusta mi fanfic... tal vez lo saque...
     
  7.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    3801
    Holaaa!! Quiero que sepan que talvez el titulo no le quede pero… no sabia que ponerle -.- …

    CAPITULO 6: “Alejate”

    Ya había pasado cuatro días desde que Kagome llego al castillo de Sesshomaru. No volvió a ver ni la sombra del General dragón Tetsuya pero no le tomo mucha importancia pero se le hacía raro que los que todos los Yokais machos que se le acercaban y le hablaban no volvieran a cruzarse con ella, puesto que estos venían a alagarla y regalarle flores, no sabía que pasaba con ellos. Sesshomaru de vez en cuando iba al jardín donde Kagome y los niños pasaban la mayor parte del tiempo, el solo pasaba por ahí para vigilarla a ella ya casi amenazo a todos los soldados y algunos empleados del castillo por acercársele, porque tenía que ser tan atrayente para los Yokais se preguntaba cada vez que la veía.


    Kagome estaba en el jardín viendo a los niños perseguir a una mariposa a unos cuantos metros de donde ella se encontraba, estaba sentada en las raíces de un árbol muy grande, todavía se sorprendía de lo grande que era el jardín, cerró los ojos para dejarse acariciar por la leve brisa mientras tarareaba una canción tan melancólica que empezó a recordar a su familia, a su mamá, hermano y abuelo, esperaba que estén bien seguía sumergida en sus recuerdos que no se dio cuenta que un par de ojos dorados la veían con intensidad.


    Sesshomaru dejo el poco papeleo que le quedaba y se fue a buscar a la persona que conquisto su frio y retorcido corazón. La vio sentada debajo de su árbol, puesto que él lo había plantado cuando era un cachorro feliz, ella tenía los ojos cerrados y estaba tarareando una melodía se veía hermosa pero empezó a oler agua salada, lagrimas, y en un parpadeo apareció al lado de ella. Aprovecho que los niños estaban lejos y a espaldas de ellos para agacharse al nivel de la Miko y acariciarle la mejilla.


    -Miko –hablo con suavidad (sorprendente verdad?), ella abrió los ojos despacio con algunas lágrimas a punto de salir.


    Ella sintió a alguien acariciar su mejilla pero no le importó pues pensó que se lo imagino pero grande fue su sorpresa al escuchar la voz del Lord del castillo, abrió lento los parpados para ver si era de verdad o solo una mala jugada de su mente, pero no fue así lo vio erguirse de nuevo mientras ella preguntaba.


    -Sesshomaru?... –se limpió rápido los ojos para levantarse y mirarlo a los ojos- que sucede? Necesitas algo?


    ‘Te necesito a ti y saber porque llorabas’ pensaba Sesshomaru- Porque lloras Miko? –pregunto con voz de indiferencia como siempre mientras ladeaba el rostro hacia donde estaban los niños. La vio de reojo al no escuchar respuesta y ella esquivo su mirada.


    -N-No estaba llorando –hablo Kagome con nerviosismo muy visible.


    Sesshomaru se acercó a ella para levantarle el rostro para que lo mirara, paso con su pulgar la barbilla de Kagome mientras la miraba a los ojos- no mientas y responde –le dijo con un tono demandante pero suave.


    Kagome estaba sonrojada ante los actos de Sesshomaru pero no le quedó más remedio contestarle para que se separaran un poco- recordaba a mi familia –dijo con voz triste.


    Él la soltó y dio un paso hacia atrás *anímala, no me gusta verla triste* hablo su bestia *hazla sonreír* demando ‘ya lo sé no tienes por qué decírmelo’ contesto Sesshomaru pero lo único que se le ocurrió hacer fue acariciar su mejilla de nuevo y decir- No me gusta que lloren -*Bravo* grito su bestia felicitándolo después de verla sonreír de nuevo.


    Ninguno de los ellos se dio cuenta que Ah-Un se dirigía a ellos con paso lento y con ayuda de cada una de sus cabezas empujo a Kagome y a Sesshomaru para que se quedaran pegados. Ellos no reaccionaron y gracias a eso Ah-Un pudo escapar para estar con los de la idea. Shippo y Rin quienes tenían unas sonrisas enormes y se alejaron del lugar.


    °° POV Shippo °°


    Fuimos como todas las tardes al jardín a jugar. Kagome jugo con nosotros unos momentos pero después se fue a sentar bajo un gran árbol a pensar. Rin y yo nos pusimos a corretear una mariposa, nos detuvimos un al verla volar alto e irse nos giramos para volver con nuestra madre y la vimos cerrar los ojos pero solo yo pude escuchar su tarareo y oler sus lágrimas quise acercarme pero Rin me detuvo, dirigí mi mirada hacia ella, de su parte solo recibí una mirada para volver a ver a Kagome hice lo mismo y vimos a Sesshomaru parada cerca de ella. En un rápido movimiento me lleve un poco lejos a Rin dando la espalda a los adultos, ella estaba a punto de decir algo pero puse un dedo en sus labios, eran tan suaves y sin darme cuenta me acerque un poco a ella, (acuérdense que Shippo pasaba un momento de crecimiento y ahora aparenta ser un niño de 13 años mientras que Rin sigue teniendo 11), la sentí temblar un poco y me di cuenta que estaba cerca y todavía con mi dedo en sus labios.


    -No hables, veamos que hace el señor Sesshomaru –susurro para alejarse de ella y quitar su mano para meterla dentro de su chaleco.


    -Está bien, pero como lo veremos si estamos de espaldas –susurro Rin con todavía un leve sonrojo de lo que paso antes.


    -Con esto –sosteniendo un espejo en su mano que lo saco de sus ropas, Rin lo miro sin entender y él lo noto- observa.


    Bajo el espejo y apunto hacia donde estaban los adultos, entonces en el espejo se reflejó el momento justo donde Sesshomaru acaricio la mejilla de su madre, Rin se tapó la boca para no gritar de emoción se abstuvo de saltar de alegría por todo el lugar ya que para ella ese gesto de parte de su señor era como decir que le importaba y mucho.


    Por otro lado yo me quede sin habla, jamás me imagine que el Gran Lord del Oeste hiciera algo como eso, acariciar la mejilla de una humana triste que no era Rin. No lo podía creer pero salí del asombro cuando Rin me hablo.


    -Shippo mira se pararon –la miro un momento, veo la escena que muestra el espejo y otra vez me leve una sorpresa de parte del Lord.

    Estaba levantando por el mentón la cara de Kagome la cual estaba un poco sonrojada por el acto, veo a Rin que tenía una sonrisa gigantesca y los ojos brillosos de emoción. Guardo el espejo cuando vimos que se separaron.


    -Rin, tengo una idea –le digo susurrando mientras la ayudo a pararse- pero necesitamos la ayuda de Ah-Un.

    Rin solo asintió con la cabeza para luego salir corriendo sin hacer mucho ruido en busca del dragón que descansaba muy cerca de ahí. La veo llegar con él y le empezamos a decir que tenía que hacer.


    -Ah-Un ustedes solo deben ir despacio hacia ellos –apunte hacia donde se encontraban los adultos- y los acercaran empujándolos por la espalda al mismo tiempo después salgan rápido de ahí.


    Vimos como ellos dudaron unos segundos pero luego de ver a Rin que tenía los ojos suplicantes aceptaron. Se dirigió hacia ellos e hicieron lo que dijimos pero al parecer el Lord solo dio un paso hacia adelante mientras Kagome, literalmente, cayó en su pecho, di gracias que Sesshomaru no llevara su armadura. Ah-Un regresaron hacia nosotros apresuradamente y vimos por última vez la escena para retirarnos.


    °° POV Normal °°


    Sesshomaru ya no estaba interesado en su alrededor solo tenía ojos para la bella Miko que estaba, ahora, en sus brazos. Kagome sintió como Sesshomaru la había rodeado con sus brazos, levanto su mirada para verlo a los ojos donde pudo ver un brillo que ella en ese momento no supo descifrar.


    *Bésala* grito su bestia emocionada por cómo estaban las cosas *Vamos hazlo* gruño para tomar por unos segundos el control del cuerpo, esos segundos fueron suficientes para acercarla más a él hasta el punto de que sus respiraciones se mezclen, Sesshomaru había tomado el control antes que la besara pero se arrepintió al momento de verla a los ojos y tan cerca.


    Kagome había notado como el color de los ojos de Sesshomaru cambio a unos rojizos por unos segundos y en esos segundos él la había atraído su cuerpo más cerca, ella se había sonrojado al estar tan cerca y sentir que la apretaba más a él. Seguía viéndolo a los ojos que ya volvieron a ser dorados, ella se dejó llevar por el momento y bajo a penas un poco los parpados para decir casi en tono suplicante- Sesshomaru… -y se acercó un poco más a él para rosar apenas un poco los labios.


    Sesshomaru ya no pudo resistirlo más al escuchar su nombre en ese tono de voz y que ella rosara sus labios tan dulces con los suyos termino por besarla furiosamente pero de pasión, sentía como ella temblaba bajo sus brazos y como intentaba seguir el ritmo del beso, se separaron un poco por falta del aire, Sesshomaru la seguía viendo a los ojos que estaban brillosos de amor pero los de él estaban un poco oscuros por el deseo, deslizo una de sus manos por su cintura causándole a ella un escalofrió seguidos por un sonrojo más fuerte del que ya tenía. *Hagamos la nuestra ahora* rugía su bestia desesperada*ya comprobaste que ella nos acepta, ahora ella puede ser nuestra* ‘No lo haremos ahora tenemos que esperar’ dijo no muy convencido de hacerlo ‘si vamos tan rápido la asustaremos, acuérdate que primero la cortejaremos’ recordó él *Tch… está bien, esperare* Yako tuvo que rendirse pero antes de callarse lo amenazo *Llegas a cometer una estupidez que la aleje de nosotros yo tomare el control del cuerpo* y después de eso él no lo volvió a escuchar. Suspiro en sus adentros debería tener cuidado con no hacer algo que la lastime.


    Kagome lo seguía viendo a los ojos, esos ojos dorados que la llenaban de felicidad, sintió como el pasaba su mano derecha por su cintura y apretarla un poco, eso la sorprendió y avergonzó más de lo que ya estaba pero sintió algunas energías acercarse hacia ellos ‘No deben vernos así, sé que al él no le gustara que hablen que esta con una humana’ se deshizo de su agarre y se separó de él rápidamente algo triste al imaginar que él no podrá estar con ella por lo que dirán los demás y lo comparen con su padre. Ella no quería que el la despreciara y bajo la mirada.


    Sesshomaru se molestó al repentino alejamiento de la Kagome dio un paso hacia ella y logro percibir su tristeza mientras bajaba la mirada, iba a intentar atraerla hacia el de nuevo pero se dio cuenta que unos soldados entraron al jardín, se giró hacia ellos y los vio inclinados.


    -Que quieren? –pregunto mordaz y molesto.


    Kagome vio a los soldados y eran el general Tetsuya junto con un soldado tigre, los dos levantaron la mirada hacia su amo, pero la mirada del general por un segundo choco con la de Kagome y esta solo le sonrió mientras asentía levemente en forma de saludo.


    Sesshomaru vio eso y se molestó más- Hablen –ordeno caminando hacia ellos con paso lento y amenázate.


    -La hija del Lord del Sur está aquí, Señor –dijo el general, Sesshomaru detuvo su andar vio de reojo (¬_¬) a Kagome y reanudo su marcha.


    ‘Que hace ella aquí?, yo ya rechace su propuesta’- Envíenla a mi despacho, no quiero que nadie nos moleste –mando mientras se iba por un pasillo dejando el jardín, y una confusa Miko, atrás.


    Los soldados se inclinaron hacia donde se marchaba su Señor, para luego marcharse del lugar pero solo uno se giró para ver a Kagome.


    °° POV Sesshomaru °°


    Después de dejar a la Miko en el jardín, me dirigí a mi despacho pensando en el beso que tanto saboree y, esta de más decir, quiero volver a hacerlo. Pensando en eso llegue a mi despacho y con disgusto miro a la Yokai Kitsune que estaba ahí parada- A que ha venido al Oeste… Lady Yuko –pregunte con indiferencia y respeto por el protocolo. La invite a tomar asiento y la escanee con la mirada, es hermosa su cuerpo muy bien definido alta cabellos amarillos tirando al naranja, sangre pura y el Sur es muy poderoso, después del Oeste claro, pero aun así no me interesa en lo más mínimo, porque ella es como todas, una que solo quiere el poder de mis tierras.


    -Mi querido Lord Sesshomaru –dijo con cinismo- no puedo visitar a mi prometido.


    Ya estaba sentado en mi asiento con los ojos cerrados, tratando de pensar en cómo deshacerme de ella lo más rápido pero en cuanto dijo prometido, abrí mis ojos y levante una ceja *De que esta hablando? Prometido?* preguntaba Yako tan confundido como yo- A qué se refiere con “prometido”? –pregunte con tono demandante.


    -Cierto mi padre no te lo ha dicho como rechazaste tantas veces el que yo fuera tu compañera… -la vi levantarse y alejarse un poco, recito una especie de hechizo y apareció un pergamino- tomo medidas en el asunto –decía mientras se acercaba y me extendía el pergamino.

    Tenía el sello del Sur, lo tome y lo empecé a leer, me sorprendí por lo que estaba escrito- Que significa esto? –me levante expulsando mi yoki y acercándome amenazante hacia Yuko- Como se atreven? –preguntaba con voz ronca de furia.


    -No te enojes…-decía mientras retrocedía un paso- no fue mi culpa, yo no pedí esto… -se excusaba, la muy infeliz- mi padre quiere este emparejamiento a como de lugar pero tú siempre rechazabas cada propuesta que te dab-


    -Lárgate de mis tierras y dile a tu honorable padre que no acepto –la tome del brazo incrustando mis garras, la llevo arrastrando hacia las puertas de mi despacho y lanzarla fuera sin importarme todas las quejas que decía- no quiero ver tu cara de nuevo en mis tierras –le dije mientras azotaba las puertas para cerrarlas en su cara.


    Sentí como unos soldados llegaron para escoltarla fuera del castillo. Me fui hasta el escritorio para golpearlo, fue tanta la fuerza que ejercí que se partió, no me importaba nadie ni nada en mi alrededor esta tan furioso me quede en el mismo lugar durante unos minutos discutiendo con mi bestia.

    *No lo aceptare, están muy equivocados si quieren manipularnos con eso* rugía con furia Yako ‘Esos malditos, ni crean que caeré en esa basura, primero muerto’ le respondía a mi bestia *Jamás la dejare a ella, solo ella será mi compañera* gruñía ‘No podemos involucrarla en esto y mucho menos a Rin, pero esa maldita nota…’


    (Lo que decia la nota)


    “Estimado Lord del Oeste.

    (…)Si usted no está dispuesto a aceptar a mi hija como su compañera me temo que iremos a la guerra, pero podría desistir si usted, ofrece a su protegida como prometida para mi hijo menor Riku, ya que su protegída actúa en este caso como su única heredera o acepta de una vez a mi hija Yuko como futura Lady del Oeste(...).

    Dejo la decisión en sus manos y espero que sea la más sabia.

    Con mucho estima. El Lord del Sur Akihiko.”


    -Ese maldito Zorro… -estaba tan furioso, pero sentí que alguien me tocaba el brazo, saque de un manotazo esa mano gire para ver al insolente que se atrevió a tocarme y vi algo me que destrozo… unos hermosos ojos azules únicos reflejando miedo… miedo de mí.


    °° POV Kagome °°


    Vi como Sesshomaru se dirigía a su despacho para atender a la visita, me gire para ver al general para preguntarle qué pasaba pero se fue. No le di importancia pero no podía quitarme un mal presentimiento que tuve desde que entraron al jardín.


    Fui a buscar a los niños y los encontré muy felices jugando con Ah-Un… ‘Y sobre eso, él fue que nos empujó a Sesshomaru y a mí, creo que los pequeños tuvieron algo que ver en eso…’ suspire para después acercarme a ellos, me recibieron con los brazos abiertos, nos fuimos adentro del castillo para buscar un poco de agua fresca. Tanto los niños como yo y todos en el castillo sentimos la energía de Sesshomaru elevarse, era casi sofocante para mi puesto que soy una sacerdotisa y me afecta más que el resto.


    -Niños que tal si se van a sus cuartos yo veré que pasa, si? –Los vi asentir, pero Shippo se me quedo mirando un rato- no te preocupes voy a estar bien, él no me hará daño –le dije con una sonrisa para que se tranquilizara. Los vi retirarse a sus cuartos, me dispuse a ir a su despacho sin perderme como los primeros días. Algunos soldados, para ser exactos tres, yendo un poco apurados hacia donde estaba Sesshomaru, los seguí de cerca pero ellos no se molestaron en mirarme, ellos eran algunos de los tantos que me regalaron flores.


    Llegamos al lugar y vemos como una Yokai Kitsune sobándose el brazo. Escuche a los soldados pedirle que los siguiera hacia la salida, ella y yo cruzamos miradas sus ojos cambiaron de un bello violeta un rojo en un instante y me pareció ver una sonrisa cargada de malicia, me dio un escalofrió muy fuerte, me quede viendo hacia donde se marchaba pero me sobresalte al escuchar un golpe muy fuerte y algo romperse dentro del despacho de Sesshomaru, y a mi mente vino la escena del beso en el jardín aparte esos pensamientos para concentrarme, ‘Pero… no sé si estará bien que entre… se enojara conmigo por entrar asi como así’ como no me desidia termine frente a la puerta sin darme cuenta ‘Pero que? Como fue que llegue aquí?’ suspire ‘Ya no hay vuelta atrás’.


    Entre despacio para no molestarlo más, pues sentía su yoki descontrolado- Sesshomaru? –lo llame levemente y con calma parecía no escucharme así que me acerque- Sesshomaru –dije más fuerte, como no me respondía le toque el brazo para llamar su atención pero… fue un golpe lo que recibí, retrocedí asustada el golpe que le dio a mi mano casi lo fractura ‘me acaba de golpear la mano?... debo alejarme… me asusta’ lo vi girarse hacia mi con los ojos cambiando de rojo a dorado y eso logro asustarme más ‘si Inuyasha era casi incontrolable en ese estado que será con Sesshomaru…’ retrocedí aterrorizada pensando en que sucederá.


    Vi como sus ojos volvieron al dorado de siempre, él empezó a avanzar levantando una mano pero todavía no se me quitaba el miedo y sin tener la intención cree un campo de protección a mi alrededor- Aléjate! –le grite asustada, vi como su semblante cambio a uno sorprendido y triste por un segundo para luego poner su máscara de frialdad de nuevo y con el ceño fruncido, baja la mano y retrocedió un paso.


    °° POV Normal °°


    ++En un bosque del Sur++


    -Ya regresaste –pregunto un hombre que estaba cubierto con una capa que miraba un espejo- como te fue?


    -Mmmm… creo que salió bien –dijo una mujer saliendo de la espesura del oscuro bosque- nadie se dio cuenta que yo era falsa ni siquiera esa excusa de Miko –comento burlonamente.


    -Que bien… solo es cuestión de tiempo para ver una guerra entre el Sur y el Oeste –comento soltando una risa seca y llena de maldad- pero dime que se siente hacerse pasar por una Lady, seguro te trataron muy bien, verdad? –dijo con sarcasmo al ver el brazo herido de la mujer ahí presente.


    Ella fue rodeada por una luz morada muy oscura y cambio su apariencia en un instante (ya saben estaba con la apariencia de Yuko en ese momento)-Tch… no puedo creer que me haya herido el brazo, perdió toda la delicadeza que tenia antes –dijo con enojo desviando la mirada a su brazo.


    La mujer ahí presente era muy hermosa, ojos rojos carmesí sus fracciones eran finas, su cuerpo era muy hermoso y definido, era alta con el cabellos dorado muy brillante, si hermosa.


    -No te enojes por pequeñeces… -dijo el hombre caminando hacia lo profundo del bosque, seguida de la mujer –pronto lo veremos de nuevo mi perrito y esta vez yo no sere el que caiga –susurraba para si mismo- tengo otro trabajo para ti… Kurai Tsuki-san.


    Y esas dos personas desaparecieron.


    ++En el despacho de Sesshomaru++


    -Lárgate de aquí –le dijo Sesshomaru con tono enojado. Ella solo asintió.


    Él solo se limitó a ver con impotencia como ella se retiraba con la cabeza gacha y con el olor a agua salada a su alrededor.


    *La herimos… esta llorando… por nuestra culpa* decía Yako triste y enojado *no… todo esto es solo TU culpa* Rugio culpando a Sesshomaru de todo ‘Solo mi culpa, si tú no te hubieras descontrolado como siempre ella no estaría herida ni… asustada de nosotros’ decía mientras su voz se iba apagando recordando la cara de terror que mostraba al verlo *Ella no nos puede tener miedo, tenemos que arreglarlo ahora mismo*ladraba alterado ‘no podemos ir ahora ella nos rechazará-‘ *Te advertí…* comenzó su bestia interrumpiéndolo *Que si cometías una estupidez que nos aleje de ella yo tomaría el control* con rabia tomo el control ante la sorpresa de Sesshomaru. Y fueron camino a la habitación de Kagome.


    ++ En el cuarto de Kagome++


    Ella había llegado llorando a su cuarto, ignoro a todo sirviente que se cruzaba con ella, entre a la habitación y cerró las puertas con furia…si con furia, estaba extremadamente enojada con él y con ella misma. Después de estar varios minutos discutiendo de con ella misma iba a dirigirse al baño para calmarse un poco pero no pudo ya que un Invasor de ojos rojos y, a simple vista, desesperado entro a su habitación.


    <><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>


    Hola y gracias por seguir leyendo… quiero que me digan si quieren un poco de amor juvenil entre Shippo y Rin, también quiero saber que les pareció este capitulo.

    Estuve leyendo algunos cossovers y pensaba hacer uno, el próximo fin de semana tal vez lo suba será una mezcla de Inuyasha y Death Note…bueno eso estodo.

    Algun review?

    Asta pronto.

    F.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2713
    Hola!!! A pasado tiempo, gracias a dios que no me quede sin idea de que escribir para este capitulo pero algo se me ocurrió… gracias a dios algo se me ocurrió.

    Muy bien comencemos.

    CAPITULO 7: “Peligro”

    °° POV Sesshomaru °°

    Yako había tomado posesión de mi cuerpo luchaba, pero no realmente, por recuperarlo. Veo que vamos al cuarto de Kagome a una gran velocidad por suerte no hay ningún sirviente en ese momento por los pasillos para lograr ver mi estado. Nos acercamos a su puerta y la abrió de golpe.

    -Kagome… tenemos que hablar.

    Bueno decirle eso con Yako tomando el control no fue bueno ya que recibimos una descarga de Reiki (bueno saben que al poder espiritual se lo llama asi para hacerlo mas corto), salimos volando pero chocamos contra las puertas puesto que estas se cerraron. Abrimos los ojos y la vemos con un campo de fuerza a su alrededor mientras nos miraba con miedo y… duda? De que estará dudando? *seguro duda en atacarnos, Idiota* me quedo un rato asimilando las cosas ‘Dile quien eres y que no la lastimaras’*Hmp* fue lo que recibí de respuesta.

    -Miko no te haremos daño… -vemos como relaja los hombros pero aun así nos mira con duda mientras nos levantamos muy despacio ‘preséntate ahora’- soy Yako la bestia de este Sesshomaru.

    -Quédate en donde estas, no confió totalmente en ti… Yako -dijo cuándo di unos pasos hacia ella me molesto el que no confiara pero al parecer a mi bestia le gusto que dijera su nombre porque saco una especie de ronroneo- Que quieres?

    -Disculparme…por eso –dijo Yako mientras desviamos la mirada a su mano ella la cubrió rápidamente tras su espalda y nos sonrió con dulzura.

    -No te preocupes ya sano –decía mientras se acercaba y desasía su campo de protección, quedo cerca de nosotros levanto su mano y acaricio nuestra mejilla con ojos arrepentidos- lamento haberte gritado, haber tenido por un momento miedo de ti y lamento haberte atacado hace un momento. Es mi culpa por haber entrado sin permiso y acercado a ti cuando sabía que estabas un poco descontrolado.

    En blanco nos quedamos sin nada que decir y que pensar, solo apoyamos mas nuestra mejilla contra su mano disfrutando la caricia ‘¿Ella se disculpó con nosotros?’ *Asi parece* ambos estábamos confundidos que pasaba por la cabeza de la Miko en ese momento *Valla, tal parece no servimos para disculparnos con ella* ‘Tienes razón, es demasiado… pura’ *lo se, no nos cree un monstruo, se disculpa de algo que cualquiera haría en esa situación y nos da cariño…es tan… perfecta*comento mientras ronroneaba otra vez ‘Y es completamente MIA’ *Nuestra* corrigió gruñéndome pero en ese momento recupere el control de mi cuerpo y mis ojos volvieron al dorado de siempre.

    -Sesshomaru…? –la escuche preguntar abrí los ojos que en el momento que hablaba con mi bestia cerré erguí la cabeza desasiendo el contacto de su mano, ignore las mil y una quejas que me hacia Yako, la mire profundamente y asentí al fin. Sonrió nuevamente mientras bajaba la mano.

    Retrocedí unos pasos nos quedamos un momentos mirándonos y desvié la mirada hacia la puerta vi que ella hacia lo mismo. Esperamos unos segundos y apareció.

    -Mamá hay problemas…- el Kitsune entro todo alterado con una nota en sus manos- la aldea… la aldea está bajo ataque y son demasiados –desvió mi mirada del kitsune a la Miko y tenía el terror con el asombro pintado en la cara…

    °° POV Normal °°

    ++ En la aldea temprano ese mismo día ++

    Todo estaba tranquilo en la aldea todos extrañaban la presencia de Kagome especialmente dos, su mejor amiga Sango y su casi hermano Inuyasha, aunque ambos tenían a su pareja que estaban con ellos casi en todo momento no era lo mismo sin Kagome.

    Paso el mediodía con bastante calma, algo que no era bueno para la anciana Kaede ya que miraba al horizonte con ojo crítico desde donde juntaba sus vegetales.

    -Que sucede anciana? – pregunto el Hanyo peliplata que estaba sentado cerca de ella con los ojos cerrados.

    -Inuyasha…-comenzó ella cerrando los ojos para poder pensar ‘tengo un mal presentimiento’ abrió nuevamente los ojos para dirigirse al Hanyo que está mirándola con ansias- algo está por suceder… algo realmente malo –finalizo para volver a ver a lo lejos.

    -Khe! Así que tú también lo sientes, verdad anciana Kaede? –Decía Inuyasha con tono serio y un alerta- no me gusta para nada esta sensación –mencionaba mientras se levantaba listo para irse.

    Kaede también se levantaba junto con la sesta de vegetales frescos- Es mejor estar alertas en todo momento y preparados para toda dificultad.

    -Hay que avisarles a los otros, vamos anciana sube iremos más rápido si te llevo.

    Y así se fueron a la cabaña donde Kaede vivía y todos se reunían para almorzar. Después de comer los niños de Sango se fueron a jugar para que los adultos quedaran a conversar.

    -También lo pueden sentir verdad? –pregunto Mei que tenía un poco de nervios.

    -Señora Kaede –hablo de tono serio el Monje Miroku- Que será lo que se avecina?

    - No lo se… pero es muy grave –hablo mientras removía las cenizas del fuego.

    En ese momento Inuyasha se levantó de golpe y Mei lo siguió gruñendo. Todos los siguieron con sus respectivas armas, vieron a Inuyasha con Tessaiga desenfundada junto con Mie quien saco una guadaña de quien sabe dónde.

    Pero antes de que alguien preguntara que estaba pasando observaron cómo desde el horizonte se aproximaba una enorme cantidad de Yokais (de esos como tenia Naraku).

    -Prepárense, esto no va acabar pronto! –grito Inuyasha saltando hacia el frente.

    -Levare a los aldeanos a un lugar seguro –dijo Kaede marchando hacia las cabañas de la aldea junto con su arco y flechas.

    -La cubriremos, Sango lleva a los niños con la anciana Kaede y quédate con ellos –dijo Miroku preparando su báculos y pergaminos.

    -¿Qué? –pregunto sango para luego ir junto a el- no te dejare pelear solo! –reclamo enojada y preocupada.

    -Ve Sango, hazme caso –dijo Miroku preparando una barrera- no hay tiempo y…- dejo lo que hacía para mirarla los ojos- avísale a la señorita Kagome, no podremos con esto solos.

    -Khe! No digas tonterías Miroku esto será fácil –hablo altaneramente Inuyasha- solo necesitamos no caer.

    -Sabes que no será suficiente… -respondió Miroku muy calmado- sabes que la necesitaremos a ella.

    -Hmp!

    -Pero como le avisaremos de esto –pregunto Mei acercándose a los muchachos.

    -Yo sé cómo –hablo Sango- Shippo me dejo algo en caso de emergencia antes de irse.

    ~~Flash Back~~

    -Sango –llamo Shippo desde la cabaña- necesito darte algo.

    Sango se dio la vuelta al escucharlo llamarla y se fue junto a él- que es Shippo? –pregunto una vez dentro de la cabaña. Él solo se limitó a darle una de sus ojos mágicas y un frasco pequeño vacío- par que es esto? –lo miro confundida.

    -Si llegan a tener problemas en nuestra ausencia… -empezó arremangándose la manga de su traje para tomar el frasco vacío destaparlo y se lo puso debajo del brazo izquierdo- esto los ayudara –cuando termino de decir eso se hizo un corte en su brazo y dejo caer su sangre dentro del frasco- solo tienes que colocar una gota de mi sangre en el pergamino que quieras enviar y coloca la hoja encima de esa gota y lanza el pergamino hacia arriba entonces este desaparecerá con una bola de fuego y vendrá hacia mi –termino de explicar.

    -Wow… eso es muy impresionante Shippo –lo mira asombrada y él solo le da una sonrisa altanera.

    ~~Fin de Flash Black~~

    -Y eso fue lo que paso… -termino de de contar Sango.

    -Ya están mas cerca… -advirtió Inuyasha preparándose junto con Mei.

    -Sango-san las niñas la están esperando –dijo Mei sin mirarla.

    -Sango ve, por favor –dijo Miroku mientras l abrazaba y esta devolvía el abrazo- yo iré a buscarte, protege a nuestros hijos –y sin más para decir Sango salió del abrazo y se fue corriendo hacia sus hijos sin mirar atrás. Miroku solo fue capaz al igual que los Hanyo ahí presentes escuchar su pequeño susurro “cuídese”.

    Miroku la vio irse junto con sus hijos. Para luego mirar a los Yokai que se acercaban cada vez más a la aldea.

    -Prepárense ya no falta mucho –desvió su vista hacia Mei y esta lo miro- no te separes mucho de mi, te necesito a mi lado-sonrió al verla sonrojarse, desviar l vista y asentir- por cierto de donde sacaste eso? –pregunto apuntando a su arma.

    -Después te lo diré –lo decia mientras miraba su arma con cariño algo que Inuyasha no comprendio.

    -Per- no pudo continuar porque tuvo que saltar hacia atrás escapando de un ataque- Que es eso?

    -Parece una especie de lanza –dijo Miroku viendo el objeto que esquivo Inuyasha…

    -Ya no hay tiempo muchachos, ya están aquí –dijo Mei posicionándose al lado de Inuyasha- y siento que no tendrán compasión… espero que Sango-san ya haya avisado a Kagome-san –murmuro lo ultimo para si misma.

    -Por ahora solo estamos nosotros, yo te protegeré con mi vida –prometió Inuyasha mirando a Mei con amor y ella le envió una sonrisa.

    Y en cuanto terminaron los Yokais atacaron todos a la vez…

    ++ en el bosque mas oscuro del oeste ++

    -Ya hiciste lo que te pedí –pregunto un hombre desde la sombra de un cuarto- espero que no me hallas fallado… Kurai Tsuki-san –parándose de donde estaba riendo.

    -Si ya lo hice y fue muy fácil convencer a esos monstruos con esas joyas llenas de poder maligno –dijo secamente- ya deben haber llegado a esa aldea pero… -se acerco un poco a ese hombre tras la sombras- porque quieres matar al hermano del perrito?

    -Porque su sola existencia me molesta me hace recordar algo que no quiero –dijo saliendo a la luz.

    -Algo? O más bien alguien? –dijo mirando al hombre al cual serbia, era muy bello era alto un poco mas que Sesshomaru tenía el cabello negro con reflejos plateados, su piel era blanca con un cuerpo muy bien formado con cicatrices en algunos lugares su rostro mostraba muy buenas fracciones y con sus hermosos ojos color verde pero opacados por la maldad.

    Él se movió rápidamente y la agarró del cuello- no sigas o me olvidare que te necesito –advirtió apretando su cuello evitando que pudiera respirar, la soltó y cayo bruscamente al suelo dando bocanadas en busca de aire para sus pulmones. Él solo se alejó para agarrar un espejo que estaba fragmentado- encontraste la última pieza? –pregunto dándose la vuelta para verla ya recompuesta y levantada, la vio asentir y buscar ente su ropa.

    -Aquí esta –dijo mientras lanzaba una bolsita de tela hacia él- lo encontré mientras volvía para aquí… estas seguro de querer utilizar esa cosa, recuerda que es de ese Hanyo araña, como se llamaba? –comento tratando de recordar el nombre de ese ser tan despreciable que trato de apoderarse de la perla de Shikon.

    -Naraku –pronuncio el hombre mientras colocaba el ultimo fragmento del espejo- pero este espejo ya no lo controla el –viéndola con una sonrisa llena de maldad- esta vez seré yo quien lo controle –y el espejo se rodeó de energía maligna que despedía aquel hombre y el bello espejo blanco se empezó a cambiar de color, de un blanco puro a un azul negro- ahora me pertenece –reia mientras lo miraba.

    -Que harás con el ahora? –pregunto acercándose para ver que reflejaba el espejo.

    -Ver el espectáculo –rio.

    En el espejo se reflejaba la batalla en la aldea, Inuyasha junto con Miroku estaban heridos pero aun podían pelear pero alguien llamo la atención a uno que miraba la escena, otra Hanyo peleando para salvar a Inuyasha y al moje…

    Miraba con asombro y tristeza a la Hanyo que se veía ahí- quien es ella? –pregunto despacio pero demandante.

    Kurai miro de reojo al hombre que no despegaba la vista de la Hanyo- es la pareja del hermano del perrito –contesto con una sonrisa malisiosa- me sorprende se parece algo a ti, no lo crees? –en un rápido movimiento logro esquivar el golpe se dirigía a ella mientras reia por lo bajo.

    -Otra palabra y no te perdonare, entendiste Kurai Tsuki –amenazo con voz ronca de furia y ella no tuvo mas opción que disculparse.

    Coloco una rodilla en el suelo y una mano sobre su pecho- Disculpe mi insolencia… Amo –dijo con resignación.

    Él se fue hacia la puerta para salir de la habitación llevándose el espejo no sin antes ordenarle- quiero que me la traigas ante mi dentro de tres días y no quiero fallas… comprendes –y sin decir mas salió de la habitación con solo un pensamiento en mente ‘ella no debería estar viva… ella murió junto con su madre, no puede ser ella’

    -Como ordene… amo- fue lo único que escucho de parte de su sirviente, el único que le quedaba.

    ++ En la aldea ++

    -Mei detrás de ti! –gritaba Inuyasha tratando de liberarse de los Yokais que lo tenían retenido.

    -Jamas me ganaran con esos ataques tan débiles, preocupate por salir de ahí! –grito Mei desgarrando el pecho de un Yokai de gran tamaño que la ataco por detrás.

    -Chicos si no les importa necesitare un poco de ayuda por aquí! –tambien gritaba Miroku que se había separado un poco de ellos.

    -Hiraikotsu! –se escuchó un grito a lo lejos en el momento que un boomerang gigante mataba a 5 yokais que atacaban al monje- Necesitan ayuda!

    -Sango –dijeron los que estaban batallando.

    -Khe! Que sucedió con los otros –pregunto Inuyasha, sinceramente aliviado de que haya llegado, después de haberse liberado de los yokais

    -Ellos están bien- respondió mientas tomaba a Hiraikotsu en el aire- Kirara los cuidara bien además… no hara falta que siga allá.

    -Porque lo dice? –pregunto Mei acercándose un poco tomando un respiro de la batalla.

    Pero antes de que contestara una luz atravezo el lugar matando a mas de 20 yokais a la vez. ‘Una flecha sagrada’ pensaron todos al mismo tiempo al ver como se había detenido cerca de ellos.

    -Esto quiere decir…

    -Entonces la señorita…

    -Este olor es de… comento Inuyasha con una gran sonrisa.

    -Kagome regreso –dijo feliz Sango

    Todos miraron el lugar donde provenía la flecha y la vieron ahí para con un traje de batalla parecido al de Sesshomaru pero de un color azul con detalles negros sin la armadura, tenía el cabello recogido en una cola alta con una sonrisa brillante en su rostro- Me extrañaron –cometo ella mientras bajaba el arco- pero no vine sola.

    Los demás la miraron con extrañeza, pero nadie pudo preguntar con quien vino porque vieron unas cabelleras una plateada y la otra naranja brillante junto con el sonido de unas espadas cortando carne. Miraron hacia el campo de batalla y vieron a Sesshomaru junto con un Shippo más crecido cada uno con una espada manchada de sangre.

    -Como han estado? –comento Shippo con una sonrisa mientras caminaba hacia ellos.

    -Creciste mas zorrito? –pregunto Inuyasha divertido.

    -Claro bestia además se manejar la espada mejor que tu –presumió muy altanero.

    -Que vergüenza me das Inuyasha no pudiste resolver esto sin ayuda –dijo Sesshomaru viendo por encima del hombro.

    -Grrr… acaso quieres pelear, bastardo –gruño Inuyasha hacia Sesshomaru

    -Vamos chicos no vinimos a pelear entre nosotros, hay que acabar con ellos –comento Kagome que apunto hacia todavía una multitud de Yokais que se abalanzaron hacia ellos.

    -Arreglaremos esto mas tarde Sesshomaru –dijo Inuyasha preparando para lanzar su viento cortante.

    -Hmp –fue lo ue recibió como respuesta.

    -Que gusto verte de nuevo amiga –comento Sango lanzando su Hiraikotsu- pero hablaremos después de acabar con esto.

    -También me da gusto verte Sango –pronuncio luego de lanzar otra flecha y crear un campo alrededor de Mei.

    -Muchas gracias, Kagome-san –menciono Mei volviendo atacar con su guadaña a los Yokais.

    Y asi la tarde paso matando todos los Yokais y cuando terminaron aún faltaba una hora para que el sol se ocultara por lo que decidieron darse un baño para poder hablar y luego descansar.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Tsumiki Miniwa

    Tsumiki Miniwa Iniciado

    Miembro desde:
    17 Enero 2017
    Mensajes:
    1
    Puntos en trofeos:
    3
    me gusta mucho tu historia no puedo esperar que pasara.... pero ese personaje que quiere hacerle daño a Sesshomaru es padre de Mei, verdad?
    espero la conti!!!
     
  10.  
    Kou Shuurei

    Kou Shuurei Iniciado

    Miembro desde:
    8 Marzo 2017
    Mensajes:
    6
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritora
    Tu historia esta muy buena :3 espero con ansias la continuación;')
     
  11.  
    Flemy Speeddraw

    Flemy Speeddraw Iniciado

    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    26
    Puntos en trofeos:
    6
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - jamas lo imagine
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    6254
    Bueno a pasado tiempo… sinceramente perdí mucha inspiración en esta historia pero muchas cosas pasaron y por fin se me dio que escribir por eso aquí les traigo otro capítulo. Espero que les guste. Les agradezco que lean y que comenten!

    Comencemos…

    CAPÍTULO 8: “Error”


    La aldea estaba en armonía, habían pasado una hora desde el ataque, los aldeanos limpiaban la zona para no atraer a los Yokais por el olor a sangre. En la cabaña de la anciana Kaede estaba los salvadores de la aldea descansando de tan ardua batalla.

    -Pensé que nunca acabarían -suspiro por quinta vez Kagome- como fue que tantos atacaran asi de repente? -pregunto más para sí misma que para los demás.

    Paso su mirada por todos en la cabaña algunos tenías cortadas, rasguños, golpes pero nada de gravedad excepto por un Hanyo peliplata que por un descuido un Yokai lo atravesó con sus garras a un costado de su abdomen después de la batalla limpiaron y vendaron sus heridas, todos estaban bien, miro hacia abajo y encontró a Shippo descansando en su regazo (Shippo aparentaba la edad de 13 años pero era un poco más alto que los niños humanos de esa edad) su cabeza estaba reposada en su regazo. Ella pasaba sus manos por su cabellos más largos y brillantes que antes, enredaba sus dedos en ellos y al parecer eso le gustaba ya que hacia un sonido muy tierno.

    En la cabaña solo faltaba una persona, o mejor dicho un Yokai Inu, que al parecer no quería estar cerca de tantas personas. Suspiro ante eso, ella no sabía que podría hacer para que él no sea tan orgulloso y retraído pero suponía que le costaría años.

    -Kagome -llamo suave Sango que estaba a su lado apoyada en Miroku- quiero hablar contigo.

    -Claro, que pasa?

    Sango se limitó a mirarla unos segundos para después desviar su vista a los que parecían descansar, los Hanyo que estaban al frente de ellas parecían estar durmiendo pero ella sabía que estaban atentos a la conversación en especial su esposo.

    -Pero que te parece si nos bañamos un poco en las termas para hablar más cómodas? -propuso ella de repente.

    Kagome estaba más que confusa pero la idea de limpiarse en unas termas no sonaba nada mal- Claro! -dijo entusiasmada- Mei -desvió su vista hacia la Hanyo que abrió sus ojos ante la mención de su nombre- te gustaría venir con nosotras? -pregunto con una sonrisa muy dulce.

    La Hanyo de enderezo en su lugar y también con una sonrisa- Me encantaría! -contesto.

    -Entonces está decidido!

    Las tres sonrieron y se dispusieron a preparar todo para ir a bañarse. Llevarían unos cambios de ropa y algo para secarse. Pero antes Kagome le hablo tuvo que ser muy cuidadosa para sacar a cabeza de Shippo de su regazo y no despertarlo.

    Salieron de la cabaña muy despacio y una vez fuera las recibió un cielo estrellado junto con una luna llena.

    -Que hermosa noche -comentaron al mismo tiempo lo cual les causo una leve risa a las tres.

    No dieron ni tres pasos cuando una voz las sobresalto.

    -Miko...

    Kagome reconoció la voz, le pertenecía a la persona que le robo el corazón sin proponérselo.

    -Sesshomaru -susurro ella para luego buscar a la persona con su vista.

    Lo vio salir del bosque con paso elegante y sin apuro. Su rostro siempre mostrando indiferencia a todo y todos, sus ojos fríos como el hielo sin mostrar algún sentir pero solo ella podía ver que en esos bellos ojos dorados habia sentimientos que estaban muy bien disfrazados.

    Él se limito a avanzar a ella sin perder cada fracción de ella. No queria que le pasara algo por ello cuando la sintio salir de la cabaña se dirigió hasta ella.

    -Adónde vas? -pregunto sin interés aparente.

    -Mmm? Solo voy a las aguas termales que no están muy lejos de aquí -respondió ella con simpleza- Porque?

    Solo la miro por un segundo para solo decir- Dentro de dos dias volveremos al castillo.

    Y sin mas para decir se dio vuelta para irse por donde vino.

    -De acuerdo -susurro viendo como desaparecía por la espesura del bosque. Suspiro audiblemente olvidando de que no se encontraba sola pero se dio cuenta tarde ya que al sentirlas detrás de ellas se dio vuelta y las vio con unas sonrisas satisfechas y picaras en sus rostros.

    Kagome se sonrojo violentamente y empezó a caminar rápido hacia las aguas termales.

    -Quiten esas sonrisas de sus rostro no pasó nada -se quejó Kagome mientras seguía avanzando.

    Sango y Mei la perseguían por detrás al mismo paso veloz. Solo en respuesta a la queja de Kagome hubo un par se risitas traviesas y se escuchó un bufido de parte de ella.
    Unos minutos de caminata y llegaron a las termas.

    -Llegamos! -festejaron las tres comenzando a dejar las cosas a un lado para desvestirse. Todas aun traian sus ropas de batalla que tenian unas manchas de sangre en algunas parte pero no tenian rasguños muy grandes.
    Sango se quitó su traje de exterminadora, Mei traía un traje parecido al de Inuyasha pero de color morado y mas de su talla. Kagome se quitaba su traje nuevo para poder lavarlo mañana.

    Las tres tocaron el agua para probar la temperatura, al sentir que esta bien se lanzaron sin contemplación alguna. Suspiraron al sentir el agua en su piel y sacar toda la tensión que había en sus cuerpos.

    -Que bien se siente -suspiro Kagome. Recibiendo suspiro de satisfacción de sus amigas- Y de que querías hablar Sango? -pregunto Kagome abriendo los ojos para mirarla. Seguida por Mei.
    Sango abrió los ojos y la miro para acercarse a ella- lo que sucedió todo este tiempo en el castillo de Sesshomaru por supuesto! -respondió como si fuera lo obvio.
    A Mei tenía una gota anime en su cabeza (^///^)u a causa de lo dicho por Sango, aunque ella también tenía curiosidad.

    -Eeh?... bueno... y-yo... -Kagome estaba muy nerviosa e incómoda por la pregunta y como la veía Sango- pues lo que sucedió fue... -Kagome no sabia que contarles y sin darse cuenta las palabras ya estaban fluyendo por su boca- Sesshomaru y yo nos besamos.

    Kagome estaba tan avergonzada por lo que acababa de decir que hundió media cabeza en el agua. Está de más decir que Sango al igual que Mei estaba sorprendido y con las bocas ligeramente abiertas.

    -Cuéntanos que sucedió –Presiono de repente Sango- no dejes los detalles.

    Mei se limitó a afirmar a lo dicho por Sango en forma de apoyo.

    -Bueno… -comenzó Kagome toda roja- fue cuando yo estaba en uno de los jardines del castillo…

    Kagome les conto de todo lo paso hasta el momento del beso, ellas comentaron mucho sobre como Sesshomaru trato de consolar a Kagome, y al final les dijo como se retiró para atender a la visita.

    -Y eso fue todo lo que paso –termino Kagome con la cabeza baja muy sonrojada al pensar en ese beso.

    -Amiga te felicito! Al parecer el Lord puede caer en tus encantos –dijo Sango saltando hacia ella y abrazarla.

    -Lo mismo digo –dijo Mei acercándose a ellas pero sin meterse en el abrazo aun no sabía si se llevaban así de bien.

    -Me sorprende que tú hayas sido la que avanzara primero, pensé que dejarías que Sesshomaru lo hiciera –continuo Sango.

    -Vamos chicas no es para tanto… -Kagome trataba de sacarse a Sango mientras seguía roja de la pena.

    Ellas se relajaron de nuevo y Sango no se contuvo en preguntar otra cosa.

    -Y que sucedió después? No pasó nada más?

    Kagome estaba un poco insegura en contarles sobre lo que paso en el despacho de Sesshomaru, se quedó pensando un rato y se decidió en que si deberían saberlo después de todo ellas eran sus amigas además ambas la sacaran de la duda sobre su bestia “Yako”

    -Bueno… después de la visita no fue tan bien que digamos… -empezó Insegura- les contare que paso pero quiero que me prometan que se quedaran tranquilas.

    Las chicas se miraron para después mirar a Kagome de nuevo- lo prometemos –dijeron al mismo tiempo.

    -Confió en ustedes –dijo Kagome antes de suspirar y comenzar.

    Les conto de cómo después de que Sesshomaru se retiró ella fue con los niños y de cómo después de entrar e ir a la cocina sintieron el yoki de Sesshomaru elevarse hasta el punto de ser sofocante, hasta que llego a la parte donde ella se acercó a Sesshomaru y recibir un golpe en la mano.

    -TE GOLPEO!!?? –preguntaron exaltadas acercándose más a Kagome.

    -Si pero… -no pudo terminar pues Sango se adelantó.

    -No lo vallas a defender Kagome! Que no se lo merece, si te pasaba algo peor!? –reclamaba Sango- como fue que se te ocurrió acercarte a él si sabias que estaba alterado!? -seguía preguntando muy furiosa.

    -Kagome-san no debió acercársele fue muy peligroso y si perdía el control y la atacaba!? –Preguntaba Mei igual de preocupada.

    -Voy a matar al infeliz –proclamo Sango tratando de irse pero una mano la retuvo.

    -No lo hagas! Fue un accidente y fue mi culpa! –Kagome tratando de no soltarla- además me prometiste que estarías tranquila! –y Sango dejo de forcejear para que la soltara- No me dejaron terminar.

    Mei se quedó de pie fuera del agua pues ella ya se había salido para acompañar a Sango, pero al escuchar a Kagome se detuvo.

    -Por favor déjenme terminar de contarles.

    Las chicas volvieron las mismas posiciones de antes un poco calmadas. Kagome suspiro por alivio había detenido a las dos de hacer una locura.

    -Vamos Kagome cuéntanos lo que sigue así lo valla a buscar –dijo Sango sin olvidar la idea de matar a Sesshomaru.

    -Por favor continúe Kagome-san –dijo Mei casi pensando lo mismo que dijo Sango.

    Ella volvió a suspirar- Bueno después de lo que paso, me corrió de su despacho… -vio como las dos fruncieron el ceño ante eso y escucharlas comentar cosas como “después de lastimarte te corre, maldito” suspiro de nuevo para seguir- fui a mi habitación a tratar de tranquilizarme porque estaba muy, muy enojada…

    ~Flash Back~

    Había llegado a mi cuarto, ignoro a todo sirviente que se me cruzaba, entre a la habitación y cierro las puertas con furia…si con furia, estaba extremadamente enojada con él y con ella misma. Después de estar varios minutos discutiendo conmigo misma iba a dirigirse al baño para calmarme un poco pero no pude ya que un Invasor de ojos rojos y, a simple vista, desesperado entro en la habitación.

    -Kagome… tenemos que hablar –dijo Sesshomaru acercándose.

    No logro dar ni dos pasos ya que solté una gran cantidad de Reiki hacia él y salió despedido hacia atrás chocando con las puertas y al instante cree una barrera de protección en mí. Sesshomaru levanto la vista y seguía con los ojos rojos, se me quedo mirando un rato y se levantó.

    -Miko no te haremos daño… –me dijo con esa voz ronca, ‘bueno al menos no quiere hacerme daño’ pensé y relaje los hombros pero no me deshice del campo de protección y todavía dudaba un poco de el- soy Yako la bestia de Sesshomaru.

    Bueno eso me sorprendió, vi como daba algunos pasos hacia mi- Quédate donde estas, no confio totalmente en ti… Yako –al parecer le gusto que lo llamara así ya que, juro, escuche una especie de ronroneo pero no sabía que quería ahí asi que tuve que preguntar- Que quieres?

    -Disculparme… por eso-su mirada bajo a mi mano y la oculte de tras de mi.

    Al principio casi me desmayo al escuchar salir de los labios de Sesshomaru la palabra “Disculparme” ya que nadie, nadie espera que alguna vez él se disculpe y después dirigir la mirada hacia la mano que golpeo me dio a entender que estaba siendo sincero. Y me puse feliz que diga eso solo por disculparse pero realmente fue mi culpa. Deshice el campo de fuerza mientras me acercaba a él con una sonrisa en mi rostro.

    -No te preocupes ya sano- dije tratando de calmarlo, levanto mi mano y acaricio su mejilla mientras lo miro con ojos arrepentidos- lamento haberte gritado, haber tenido por un momento miedo de ti y lamento haberte atacado hace un momento. Es mi culpa por haber entrado sin permiso y acercado a ti cuando sabía que estabas un poco descontrolado.

    Sabía que Inuyasha sufría mucho por el rechazo de las personas y más si es por miedo de él no quiero que sufra él también.(aunque casi todo Japón lo odia pero no se lo dicen ¬¬)

    Lo veo cerrar los ojos y apoyarse más en mi mano, nos quedamos así unos momentos lo escucho ronronear de nuevo y un leve temblor.

    -Sesshomaru…? -pregunto insegura pero cuando abrió los ojos vi los dorados que me encantan asintió con la cabeza afirmando que no me equivocaba. Se separó de mi mano y recupero su postura nos seguimos viendo a los ojos pero el los desvió hacia la puerta yo también lo hice para luego ver entras a Shippo con un pergamino en la mano y muy alterado diciendo que atacaban la aldea.

    ~Fin del Flash Back~

    Silencio, solo silencio cuando Kagome termino de contar. Realmente no tenían nada para decirle y eso asusto a Kagome.

    -Chicas que le sucede? Dije algo malo? –pregunto al verlas pasmadas.

    -Eh?... no claro que no… solo que… -intentaba hablar Mei pero no podía solo pensaba en lo que conto Kagome.

    -Bueno… veras Kagome… es solo que… -comenzó Sango un poco desorientada- como explicarlo.

    Mei y Sango se miraron un momento y después a miraron a ella sola para estallar en risa.

    -Jajaja! No puedo creerlo como terminaste tu pidiendo disculpas cuando debió ser él jajajaa! –dijo Sango en risa.

    -Jajaja… Kagome-san como término siendo usted la que se disculpara jajajaja y además darme cariño jajaja… como fue que termino así? Jajaja –decía Mei entre carcajadas junto con Sango.

    Kagome solo se las quedo mirando con la boca abierta y muy avergonzada, que tenia de malo disculparse si de verdad había sido su culpa, se preguntaba.

    -No lo jajaja puedo creer jajaja Kagome! –decía entre risa Sango, la cual trataba de tranquilizarse- y de verdad el no dijo nada? De verdad dejo que tu tomaras la culpa? –dando un suspiro mientras se quitaba una lagrima de los ojos por tanto reir.

    Mei también se tranquilizó- realmente me sorprende que haya podido entablar una conversación con la bestia de un Yokai –dijo Mei viéndola sorprendida y un poco con humor por lo de hace un momento.

    -Si Kagome, como lo pudiste lograr según me contaron cuando era niña fue que las bestias de los Yokais son su lado… primitivo –dijo Sango recordando.

    -Pues no creo que sean tan malos… él no me hizo nada –murmuro Kagome para si.

    -Lo poco que recuerdo de mi padre fue que me dijo que su bestia fue la que eligió a mi madre y después con el tiempo él acepto lo que sentía –comento con la mirada perdida.

    Kagome y Sango se la quedaron mirando tratando de conocer más a Mei y su pasado pues como es una Hanyo no pudo ser bonito. Mei al no escuchar palabras de parte de ellas y sus miradas en ella levanto la mirada hacia ellas solo para ponerse nerviosa cada segundo que pasaba así que se atrevió a romper el silencio.

    -Qué ocurre? Dije algo malo? –pregunto con voz baja. Y al parecer las saco de sus pensamientos con esas preguntas.

    -Eh? No, no hiciste nada malo, solo… -Kagome no sabía cómo preguntar sin parecer una fisgona- solo quería saber que paso con tu familia y contigo todo este tiempo.

    -Si, en realidad todos queremos saber que paso –apoyo Sango- pero si no lo quieres hacer te entendemos.

    Mei suspiro, ella sabía que tenía que contarles que paso con ella e Inuyasha también quería saber sobre su familia pues también él me conto que paso con la suya.

    -Lo se, si les diré pero no hoy mañana –dijo desviando la miradas de ellas- cuando estemos más descansados por ahora no.

    -Te entendemos –dijo Sango- creo que deberíamos salir ya, los muchachos se preocuparan.

    -Tienes razón, ya es hora para que regresemos –continuo Kagome.

    Las tres salieron del agua para secarse y vestirse cada una con una yukata de diferente color, Kagome llevaba una de color rosado suave, Sango una verde claro y Mei una roja. Las chicas empezaron a recoger sus trajes y empezaron a conversar de nuevo.

    -Mei, quien te dio ese traje? –pregunto Sango curiosa.

    Mei miro su traje con cariño- Es un recuerdo de mi padre el único que tengo aparte de esto –dijo sacando una especie de listón, las chicas la miraban sin entender ella les sonrió- Observen –dijo para luego hacerse un pequeño corte, pasar su sangre sobre este y dejar a las chicas boquiabiertas al ver que se transformó en una guadaña- Ven.

    -Mei eso es sorprendente –alabo Kagome ante su sorpresa.

    -Wow, este es un modo muy eficiente de esconder un arma así –dijo Sango.

    -Lo se y lo bueno es que solo funciona si es mi sangre o la de mi padre –comento Mei con una sonrisa al impresionar a sus amigas para luego decir una palabra y que esta volviera hacer ese listón y colocárselo en el cabello- es su mejor regalo.

    -También lo creo –apoyo Kagome- y tu traje es algo parecido al de Inuyasha, verdad?

    -Eh bueno podría decirse, el traje de Inuyasha fue hecha con las ratas de fuego pero el mío no –Mei no sabía de qué era su traje nunca lo supo- realmente no sé de qué está hecho pero es más resistente que las telas comunes.

    -Bueno en algún momento lo sabrás –dijo Sango y luego miro a Kagome quien estaba doblando un poco su traje nuevo- por cierto Kagome, quien te dio ese traje porque jamás lo vi, acaso fue Sesshomaru? –pregunto con una sonrisa.

    -Bueno… si él fue quien me lo dio –dijo mientras lo apretaba hacia ella y una sonrisa muy tierna llena de cariño se formaba en su rostro.

    Sango y Mei la observaron si ella estaba perdidamente enamorada de Sesshomaru.

    -Cuando te lo dio? –pregunto Mei para sacarla de su ensoñación.

    -Eh? Pues… antes de venir hacia aquí –dijo mientras empezaban a caminar hacia la aldea.

    -Acaso ya lo tenía preparado? –Sango

    -Asi parece… -dijo Kagome recordando cómo se lo entrego.

    ~Flash Back~

    Después de que entrara y decir que la aldea estaba en peligro Kagome empezó a alterarse.

    -Debemos ir allí enseguida –dijo empezando a buscar su arco y flechas.

    -Espera –Sesshomaru hablo para salir un momento de la habitación dejando a Kagome revolviendo su cuarto en busca de su traje de sacerdotisa, ella realmente no le dio mucho caso a Sesshomaru.

    Sesshomaru volvió a la habitación para verla con su traje de sacerdotisa lista para irse pero él tenía otra cosa en mente.

    -Ten, póntelo y nos iremos –dijo sin nada más para decirle la vio abrir la boca para replicar pero se lo impidió- hazlo, Kitsune –ahora se dirigió hasta Shippo que había sacado unos objetos de sus ropas- ven conmigo.

    Shippo no estaba seguro pero lo siguió afuera de la habitación de Kagome la cual se quedó viendo la bolsa.

    Una vez que ellos salieron Kagome se apresuró a ver qué era lo que le dio para ponerse, ella no pudo evitar que una exclamación de sorpresa saliera de su boca al ver el hermoso traje que le dio.

    Escucho la puerta abrirse y se giró al ver quien entro y encontró a una Yokai que se volvió una amiga, Sakura, ella era su dama de compañía peo con el tiempo ambas se volvieron amigas.

    -Sakura, que haces aquí? –pregunto Kagome sacando el traje de donde estaba guardada.

    -La vine a ayudar a vestirse, Kagome-san –dijo sonriendo y yendo hacia ella- es un muy bonito traje, si me permite –comento ella levantando el traje- debemos apresurarnos, no lo cree?

    -Es verdad! Tengo que darme prisa! –Kagome empezó a desvestir apresurada.

    No tardaron mucho ahora Kagome llevaba el cabello recogido para que no le estorbe y salió del cuarto vestida para encontrarse con un Shippo con una nueva vestimenta y una espada.

    -Es hora de irnos –dijo Sesshomaru después de un rato viendo a Kagome- no hay tiempo que perder.


    ~Fin del Flash Back~

    -Ya llegamos! –anuncio Mei sonriendo al ver que solo faltaban unos metros antes de llegar a la aldea- Bueno fue un buen baño y una buena charla con ustedes.

    -Y habrán más Mei –dijo Kagome con una sonrisa y Sango la apoyo asintiendo con la misma sonrisa.

    Mei se sintió muy bien al escuchar aquello ‘Ya no estaré sola’ pensó sonriendo hacia ellas.

    -Bueno que bien que todo sale bien, más para alguien –dijo sango picara sonriendo hacia Kagome a la cual las mejillas se tiñeron de rosa.

    -Sango basta! -se quejó Kagome ante las contantes insinuaciones de su mejor amiga.

    -Pero Kagome-san se nota que le está yendo muy bien con él –dijo Mei entrando en más confianza con ellas.

    -Mei tú también –dijo con fingida decepción para luego suspirar y sonreír tomando de nuevo paso a la aldea.

    Mei y Sango se miraron les gustaba molestar de vez en cuando a Kagome y la siguieron cada una al lado de ella.

    -De verdad lo quieres mucho, verdad? Sesshomaru es afortunado –dijo Sango pero ya no para molestarla.

    -Te equivocas Sango no lo quiero –dijo sorprendiendo bastante a las chicas quienes se congelaron al escuchar eso y sus mirados demostraban cuan aturdidas se encontraban ante la declaración- que les pasa? –pregunto Kagome al ver sus caras.

    -No lo quieres? Pero entonces..? –Sango no sabía que pensar.

    -Kagome-san, como que no lo quiere pero si usted…? –Mei también se encontraba muy confundida igual o más que Sango.

    Kagome suspiro, las vio y con una sonrisa en su rostro- No lo quiero… yo- no pudo continuar pues sintió una presencia alejarse a gran velocidad, no le dio mucha importancia así que siguió con lo que iba a decir- no lo quiero, yo lo AMO con todo mi ser –termino diciendo con una sonrisa muy brillante.

    Sango y Mei pudieron respirar con tranquilidad al escuchar aquella declaración, casi les agarra un infarto al escucharla decirle que no lo quería.

    -Amiga casi me das un susto –dijo Sango suspirando al igual que Mei para luego mirarla y sonreír- me alegra que hallaras a alguien a quien quieras de esa manera y te corresponda.

    -Sango-san tiene razón Kagome-san, usted y él siempre estuvieron destinados –finalizo Mei al ver como a Kagome le caían lágrimas de felicidad.

    Las nunca se dieron cuenta que alguien las había estado siguiendo pero no se quedó para escuchar todo hasta el final.

    °° POV Sesshomaru °°

    Había seguido a Kagome desde que salió de la aldea junto con sus amigas, oculte mi presencia y reprimí mi yoki así no me descubran. Las había escuchado hablar todo el tiempo sobre lo que paso en el castillo y descubrí lo que ella pensaba sobre el beso.

    -‘Si le gusto’ pensó emocionado al saber eso *claro que le gusto y de seguro quiere más* contesto Yako metiéndose en sus pensamientos ‘cállate, quiero saber que más dice’.

    Escuche como se alteraron al saber lo que paso en mi despacho realmente me dolió saber que ella se asustó de mí hasta cierto punto apoyo a la exterminadora en la idea de matarme por lo que le hice a ella. Las seguía escuchando después que logro tranquilizarlas y les dijo que ella se había disculpado con él sus amigas estallaron en risa. Yako también lo hizo y yo solo mostré una leve sonrisa.

    *Escuchaste lo que dijo jajaja nuestra Miko si que es especial* siguió riéndose Yako ‘Lo se ella no quería dañarnos’ dije cerrando los ojos *Si incluso después de que TU la latinaste* remarco que era mi culpa ‘cállate que no fue todo mi culpa’ dejaron de discutir al escucharlas hablar.

    Había tomado interés por lo que dijo la compañera de Inuyasha, si bien a él le paso algo parecido, Yako eligió a Kagome como nuestra futura compañera, me negaba al principio pero después lo acepte.

    Las cosas se habían calmado dentro de las termas y todas decidieron que era hora de salir y en el momento que se cambiaron recién me di el lujo de darme la vuelta para poder verlas. Las vi y escuche conversar sobre sus vestimentas. Lo que más me sorprendió fue el arma de la Hanyo -‘eso si sería útil… pero tengo la certeza de haberlo visto antes-’ pensaba tratando de recordar *deja de buscar, si lo vimos una vez pero ahora importa Kagome… se están moviendo* dijo Yako y me puse a perseguirlas.

    Se pusieron charlar otra vez de que lo harían de nuevo y que las cosas salían bien todo con burla hacia Kagome, lo que no me gustó mucho pero eran amigas y se hacen broma entre ellas. El ambiente era muy cálido a su alrededor pero después que la exterminadora insinuara que Kagome me quiere mucho y que soy muy afortunado, me puse muy contento y espere una afirmación de Kagome pero no, no fue asi. “No lo quiero” esas palabras resonaron muy fuerte en mi mente.

    -‘No me quiere!’ –y por primera vez algo en mi pecho dolió. Dolió mas que cuando creí que perdería a Rin. *Oye cálmate, esto tiene una explicación escuchemos todo lo que dice* trato Yako de aclarar mi mente aunque lo escuche algo dolido y confuso.

    Le puse la atención a la conversación y al parecer sus amigas también estaban confundidas. Pero cuando se les volvió para contestar sus preguntas ella sonrió por lo que pensé que era una broma pero “No lo quiero” esas palabras salieron de nuevo. Ya no quería escuchar más por lo que me aleje del lugar a toda velocidad.

    -‘No me quiere! –pense en eso una y otra vez en el camino. Llegue a un lugar y empezaron a acercarse presencias hostiles hacia mi, no quise que se fueran asi que no libere mi yoki tal vez matar me haga calmarme. Estuve eliminando a todo lo que se me acercara pero no por mucho tiempo solo 10 minutos.

    -‘Por qué!? Porque no me quiere!? –me preguntaba una y otra vez ya sentado bajo un árbol *Cálmate! No lo se y tu tampoco, de nada sirve que nos tortures* me dijo con fastidio y enojo ‘Pero la escuchaste! No me quiere! Conteste con sus mismos tonos *Pero por eso la cortejamos, no!? Para que ella se enamore de nosotros, no es asi!?* ya menos fastidiado *Tu fuiste de la idea! Tenemos que ser atentos con ella, tal vez asi funcione!* ‘Se que tenemos que intentarlo, pero no podemos ser tan evidentes en el castillo’ *A mi no me importa que se enteren que cortejo a nuestra Miko*contesto restándole importancia *De cualquier forma cuando la tomemos de compañera se enteraran o quieres que la serpiente General que tienes se la quede?* gruño furioso ‘Primero muerto a que eso pase’ rugi ante tal absurda idea ‘Por ahora hay que volver a la aldea’ dije mas calmado *Entonces que estas esperando*. Y me puse en marcha hasta la aldea.

    °° POV Normal °°

    En la cabaña de la anciana Kaede solo quedaron Shippo, Mei y Kagome las cuales se durmieron al poco tiempo de volver, Sango y Miroku se fueron a su cabaña donde se encontraban sus hijos descansando. E Inuyasha estaba afuera a la espera de su “querido” hermano Sesshomaru pero no espero mucho ya que lo vio salir del bosque.

    -Hasta que llegas –reclamo Inuyasha bajando del árbol donde se encontraba descansando para luego sentarse en el suelo- Quiero hablar contigo –dijo serio mirándolo a los ojos.

    Sesshomaru se encontraba a unos pocos metros de donde se encontraba Inuyasha al principio no le tomo importancia pero cuando dijo que quería hablar con él si le sorprendió. Levanto una ceja a modo de pregunta.

    -Khe! Créeme si no fuera importante ni te dirigiría la palabra –aclaro ladeando el rostro pero sin dejar de verlo.

    Sesshomaru empezó a caminar a su dirección acortando la distancia y se sentó a un costado izquierdo de Inuyasha el cual lo miro de reojo sintiéndose un poco incómodo por la cercanía asi que se alejó un poco. Inuyasha se sintió un poco cohibido por tener que hablar con él ya que nunca tuvo la oportunidad de tenerlo asi de cerca sin estar peleando y discutiendo, se sobresaltó un poco al escucharlo hablar

    -Habla –ordeno Sesshomaru aliviado de que haya alejado un poco- no tengo tiempo –dijo viéndolo también de reojo aunque él se encontraba ansioso de estar así con Inuyasha.

    -No me des órdenes, además no tienes nada que hacer si te quedaras aquí dos días –rebatió y sintiéndose victorioso al verlo desviar la vista con su usual “Hmp”. Inuyasha suspiro antes de continuar hablando ya que no sabía cómo se lo tomaría- Sé que… sé que perseguías a las chicas y también que te fuiste antes de que Kagome terminara de hablar –hablo siempre viendo la cara de su hermano.

    Sesshomaru abrió los ojos sorprendido pero frunció el ceño y lo miro enojado- Como lo sabes? –pregunto apretando los dientes.

    -Oye cálmate! –pidió moviéndose un poco inquieto y bajando un poco las orejas- Lo se porque yo las estuve esperando en el camino cuando se tardaron y sentí como te alejabas del lugar sin terminar de escuchar todo –dijo rápido para que se calmara y al parecer funciono porque volvió a poner cara de nada así que suspiro para seguir- cometiste un error al irte sin escuchar –dijo mirando hacia la cabaña ‘Se que Kagome te lo dirá en algún momento’.

    -Inuyasha –hablo Sesshomaru trayendo la atención de Inuyasha quien se puso nervioso y se notó ya que sus orejas se movían sin parar y Sesshomaru, aunque no se vio, él estaba atento a las orejas de Inuyasha- no le digas –dijo volviendo al tema.

    -Eh?...bueno… -dijo muy poco convencido de hacerlo pero tal vez decirlo empeoraría las cosas- De acuerdo –accedió al final. Miro a Sesshomaru y se dio cuenta que él no le estaba poniendo atención mas bien miraba algo en su cabeza ‘Que estará mir-‘ no puedo terminar su pensamiento porque se dio cuenta que era lo que miraba ‘Mis orejas!’ se dijo alarmado pero el enterarse solo empeoro el movimiento de estas.

    Sesshomaru no entendía por qué no podía dejar de mirar esas orejas, a simple vistas suaves, Rin le había mencionado sobre las orejas pero no le interesaba, hasta ahora. Yako también se interesó por las orejas a tal punto que quería tocarlas pero Sesshomaru se reusaba. Al principio solo las veía moverse de vez en cuando pero ahora estas parecían alteradas levanto su mano inconscientemente pero antes de siquiera acercarse la voz de Inuyasha lo detuvo y las orejas también se detuvieron.

    -Ni se te ocurra Sesshomaru –advirtió- porque si no perderás un brazo de nuevo –amenazo saltando hacia la rama del árbol.

    El susodicho se quedó quieto, retrajo su mano y se levantó para ver a Inuyasha viéndolo desde la rama frunciendo el ceño- come te atreves a amenazarme hibrido –realmente no tenía como excusarse así que solo le dio una mirada aterradora y se alejó del lugar para volver al amanecer.

    ++ En el bosque más oscuro del Oeste ++

    Se ve a un hombre durmiendo en un claro bajo un árbol, su cabellera negra estaba suelta y esparcida por el constante movimiento del sujeto. Kurai Tsuki se acercó a ver a su amo, el cual parecía tener una pesadilla.

    -Otra vez… nunca dejara de tener el mismo sueño –susurro muy despacio para no despertarlo- Quien hubiera pensado que la persona que más querías matara a tu familia y que casi te mata a ti…

    -No lo hagas… -dijo el hombre entre sueños, su murmullo era lastimero y suplicante.

    Kurai se acercó y se sentó a su lado, estiro su mano y le acaricio ligeramente la cabeza a modo de consuelo. Ella sentía la tristeza de su amo- Tienes que olvidarlo… Reiga.

    Pero su pedido se lo llevo el viento por lo débil de su tono. Ella suspiro después de alejarse y salir del lugar a planear como secuestrar a la Hanyo, lo último que escucho fue un claro murmullo lleno de desesperación “Detente… Sesshomaru”

    (En la pesadilla de Reiga)

    Una cabaña alejada de la aldea, que está en llamas, está totalmente destrozada y un camino de sangre conducía al bosque. Reiga la sigue con desesperación y llega a tiempo antes de que mataran a su compañera e hija. Ve hacia el atacante y realmente le dolió saber quién era aunque no tenía por qué sorprenderle.

    -Porque lo haces... Sesshomaru?

    El joven peliplata con traje azul estaba parado a unos pocos metros con la mirada rellana de ira- Porque me traicionaste… al igual que mi padre…al meterte con una humana –dijo materializando un látigo venenoso avanzando lenta pero amenazante.

    Reiga tomo a su compañera lastimada quien mantenía a su hija asustada en brazos y se dispuso a huir del lugar, pero no podía contestar las preguntas que ella le hacía, sentía como Sesshomaru se aceraba cada vez más y tomo una decisión. Se detuvo dejo a su compañera de pie y la abrazo con ternura- Él es Sesshomaru, te dije que él es como un hijo para mí, mi perrito –comenzó mientras se separaba de ella y la miraba directo a los ojos- pero el odia a los humanos y Hanyo por que su padre murió protegiendo a su mujer humana y su hijo quien recién había nacido… -no pudo continuar porque las tomo y salto hacia un costado evitando un el ataque de unas garras.

    -Y tu cometiste el mismo error que mi padre y tomaste el mismo destino–dijo mientras se reincorporaba.

    No demostró el miedo que sentía saco algo de su armadura y la ato en la muñeca de su hija- esto podrá protegerte cuando lo necesites –murmuro acariciando su cabeza, su pequeña cachorra tenia la apariencia de una niña de 5 años, y miro a su compañera quien estaba llena de miedo y preocupación- corre y no te detengas por nada del mundo, cuida de nuestra hija… te amo –termino diciendo para besarla y empujarla mientras desenvainaba su espada y protegerla del látigo venenoso.

    -Me repugnas –dijo Sesshomaru con todo el asco que pudo. Agito otra vez su látigo contra Reiga y trato de atacar a la humana que escapaba con la Hanyo- no importa la encontrare y la matare –menciono evitando un ataque.

    -No lo permitiré! –grito Reiga volviendo atacar con fuerza pero fue evadido, se detuvo para protegerse de las garras de Sesshomaru pero se distrajo al escuchar a su hija gritar y fue por ese momento de distracción que permitió al otro clavar sus garras un poco más debajo de donde se encontraba el corazón. Sesshomaru saco sus garras sin demora e alejarse antes de ser dañado por la espada. Reiga sentía la sangre llenar su boca debido al daño su cuerpo tenia varias cortadas profundas causada por las garras. De nuevo se descuidó y recibió una fuerte patada que lo mando volando directo hacia un árbol grito de dolor.

    -Esto lo causaste tu –dijo el joven peliplata- y pensar que tu nunca lo harías, que nunca me traicionarías… -dijo mostrando un expresión de decepción y tristeza pero la cambio rápidamente a una de completa ira- ya no te necesito conmigo, ya no eres nadie para mi –dijo dándose la vuelta y lleno hacia la dirección donde escapo la mujer humana y su hija.

    -No lo hagas… -pidió débilmente levantando el brazo tratando de alcanzarlo, la vista se le estaba volviendo borrosa por la pérdida de sangre y su cuerpo ya le pesaba.

    Sesshomaru se detuvo y lo miro de reojo- No tengo porque escucharte… las matare –contesto volviendo a caminar sin apuros ya que podía encontrarlas por el aroma- y no me arrepentiré.

    Reiga lo vio adentrarse en el bosque y con las fuerzas que aún le quedaban logro gritar- Detente… Sesshomaru!

    Y todo se tornó negro.

    (Fin de la pesadilla)

    Despertó de golpe y sentándose rápidamente, miro a su alrededor respirando agitadamente y tratando de calmarse. Tomo mucho aire y lo dejo ir, repitió este proceso varias veces hasta que se tranquilizó. Miro hacia el cielo nocturno, el cual ya estaba tornándose anaranjado, y cerró los ojos recordando a su compañera, la mujer humana la cual se volvió una necesidad para él y a su pequeña cachorra.

    -Lo siento, no pude protegerlas… Yuki…-susurro con pura tristeza en su voz- pero las vengare cueste lo que cueste –dijo y empezó a caminar hacia dentro del bosque- Esto recién empieza, mi perrito… -formando una macabra sonrisa en su rostro.

    .
     

Comparte esta página