1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

One-shot Fanfic - Espiritu del Bosque

Tema en '–Terminados' iniciado por Taisha StarkTaisho, 6 Marzo 2012.

Cargando...
  1.  
    Taisha StarkTaisho

    Taisha StarkTaisho Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2011
    Mensajes:
    379
    Puntos en trofeos:
    218
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Espiritu del Bosque
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1843
    Hola amigas!, bueno este One-Shot se me ocurrió de repente y antes de que me olvide lo hize n.n.

    Esta basado después del manga, ojala les guste.


    Espiritu del Bosque.



    Aome ya llevaba un mes en el Sengoku, hace poco se había casado con su amado Inuyasha y ahora ella era Aome Taisho.

    Ella seguía ciendo una miko, aunque ella se había convertido en la compañera del hanyou, esta nunca perdió sus poderes espirituales.



    —¡Miko-sama!, ¡Miko-sama! —se escuchaba a lo lejos, la joven miko se volteo a ver a quien la llamaba encontrándose con un joven —Miko-sama, alguien quiere verla —dijo el joven avergonzado, ya que muy en el fondo sentía algo por la sacerdotisa, pero sabia bien que el señor Inuyasha podría matarlo si lo descubriese.


    —Muchas gracias por avisarme Hibiki-kun —le dijo Aome mientras le sonreía.


    La joven deja las plantas medicinales aun lado y va devuelta hacia la aldea encontrandose con unas aldeanas, una de ellas al verla corre hacia ella para abrazar a la miko y undir su rostro en su pecho.


    —¡Oh!, Miko-sama, no sabe como la nesecitamos en nuestra aldea —decia sollozando la jovencita.


    —Tranquila —le decía mientras la abrazaba, una vez que la joven se calmo — Por favor entren a mi casa y me contaran todo con más tranquilidad —dijo Aome mientras conducía a la 5 mujeres hacia su cabaña.


    Una vez que las mujeres le dijeran a Aome el porque estaban ahí ella fue en busca de Inuyasha, y lo encontró recostado en una de las ramas del Go-Shimboku.


    —Inuyasha, debo partir... hace un rato unas mujeres dijeron que nesecitaban mi ayuda ya que en su aldea hay un youkai que engaña a los hombres para llevárselos hacia su madriguera y así comercelos...quiero que me acompañes —le dijo la miko a su marido.


    —¡Khe!, como quieras... pero partiremos mañana temprano ¿si?, ahora ve a descansar Aome —le dijo el hanyou a su mujer, esta asintio y se fue a la cabaña de ambos, una vez anochecido Inu fue con ella.



    A la mañana siguiente Inuyasha y Aome partieron al su en busca del youkai, ya habia anochecido y una tormenta los tomo de sorpresa, el hanyou le había dado a su compañera su haori para que se cubriese de la tormenta y así no enfermarse, ya a mitad de camino ambos encontraron una aldea que los recibió alegremente.


    —Claro Miko-sama, podrán quedarse el tiempo que quieran —dijo feliz el terrateniente, él ya había escuchado la historia de como una Miko se había casado con un hanyou y ambos ayudaban alas personas que nesecitaban ayuda.


    —Se lo agradezco pero solo sera una noche —dijo agradecida Aome.


    —Claro, ¡vengan!...la cena pronto estará servida —decia con amabilidad la esposa del terrateniente.


    —¡Si! —dijieron ambos compañeros, en especial el joven hanyou que se moría de hambre.



    La cena había sido muy amena, luego de comer unas sirvientes habían traído el té, la joven sacerdotisa sentía una extraña pero pequeña energía maligna pero no le tomo importancia y tomo su té.

    Antes que pudiera beber el liquido un tremendo alboroto interrumpio inesperadamente el silencio haciendo que Aome tirara al suelo el vasito por el susto, el terrateniente y su esposa también estaban sorprendidos, después de unos minutos un hombre había entrado a la sala mirando amenazadoramente a la miko.


    —¡¿Que sucede aquí!? —grito Hiei, el terrateniente.



    —Lo que sucede es que encontramos este frasquito de un potente veneno en la cocina —dijo enojado un guardia mientras traían a rastras a otro guardia —Este soldado le puso veneno a una taza de té señor —dijo el guardia.


    —¡¿Pero porque?!, Raymundo... ¿como pudiste atentar contra nosotros —decia triste Kimiko, la señora de Hiei.


    —No señora mía, yo nunca tratare de asesinarla a usted o a mi señor... —los ojos del peligroso hombre se voltearon a ver a Aome con odio y rencor —¡Yo solo quise desacerme de esa mujer!... ¡ella debe ser igual que Shiori! —gritaba furioso el hombre.


    Inuyasha con escuchar eso, sintió como hervía su sangre y unos deseos de matar a ese hombre que quizo asesinar a su mujer se le hizo presente y con un movimiento él ya estaba sujetando el cuello del maldito.


    —¡Bastardo!, ¿como te atreviste a hacer eso? —decia con una voz ronca y siniestra que hizo temer a todos los presentes a excepción de la miko.


    El hombre aterrorizado por tener al hanyou de esa manera, decidió en un rápido movimiento sacar un dardo que lo disparo hacia la sacerdotisa.


    —Oh... —fue lo único que dijo ella, el dardo le había dado en el cuello, ella lo retiro lentamente... pero era demaciado tarde.


    Inuyasha soltó al sujeto y corrió hacia su Aome para sujetarla antes de que se desmayara.


    —Aome, ¿estas bien? ¿te duele mucho? —pregunto atemorizado el hanyou, ella lo vio con una mueca de dolor y una lágrima había bajado por su mejilla.


    —Me...me duele...mucho, todo...me da vueltas...Inu...yasha —despues de eso la miko cerro sus ojos y dejo caer su mano al suelo.


    Inuyasha sintió que se caía a un abismo, sino fuera por que la miko respiraba, aunque muy despasio, creería que estaba muerta.
    Apoyo a su compañera en el suelo y volteo a ver al sujeto con un profundo odio y rencor, las personas del lugar retrocedieron un paso al ver los ojos rojos y las marcas purpuras en las mejillas del hanyou, parecía todo un youkai.


    —Dime como se puede contrarrestar el veneno —decia el ahora youkai, su voz temible hizo al hombre llorar de horror.


    —No...no...no se puede —dijo temeroso, el hombre se soltó del guardia y se inclino delante de Inuyasha rogando por su vida — ¡Por favor no me mate!, se lo suplico —decia el sujeto.


    Pero Inuyasha ya no lo miraba, el chico perro volteo a ver a su mujer y se inclino para poder tenerla entre sus brazos, una vez que la tuvo entre sus brazos sintió su youki disminuir y volver a su forma de hanyou.


    —¿Donde puedo dejarla —decia con tristeza el hanyou, se sentía tan mal... él había estado hay y no pudo hacer nada por salvarla del sujeto, ¡se sentía tan inútil!


    La señora Kimiko había conducido a Inuyasha hacia una habitación con una gran cama (se que en esa época seguro no había, pero imaginemos que en esta ocasión había una cama) y la recosto en ella.
    La miko estaba muy pálida y fría, esto hizo que el corazón del híbrido le doliese mucho.


    La señora Kimiko le había contado a Inuyasha que el hombre se llamaba Raymundo y que su mujer lo había abandonado para irse con un youkai, y que desde ese día odiaba tanto a los demonio como a los hanyous, pero de igual manera Inuyasha lo tomo ilógicos, Aome era inocente, buena y gentil... ella no se merecia esto solo por andar con él.


    Asi pasaban los días y Aome no mejoraba, ella no comía y apenas el hanyou podía hacer que la miko veviera agua, Aome desmejoraba cada día más y eso lo desesperaba.
    Una muchacha que se encargaba de bañar a Aome y mantenerla fresca llego e Inuyasha salio de la habitación... no había salio afuera desde que Aome no despertaba y decidió salir para poder tranquilizarse.


    Una vez afuera sus ojos se abrieron de par en par al salir... todos los cultivos, los arboles, la naturaleza que había alrededor estaba muriendo, todo estaba seco y horrible.


    —¿Pero que?... —susurro Inuyasha incrédulo a lo que veía, cuando llegaron aquí hace unos días esto era hermoso y ahora todo estaba seco.


    —Desde que Aome enfermo todo se esta decallendo, es como si todo esto estuviera muriendo con ella —dijo triste Kimiko apareciendo detrás de Inuyasha.


    —Pero...¿Porque? —dijo deprimido y muy triste, Aome no se estaba muriendo...ella era fuerte, no iba a dejarlo solo.


    —Porque... todo el bosque y los cultivos de aquí son puros... y al sentir como el alma de Aome lucha por vivir, el bosque le da su apoyo...pero al parecer el alma de esa joven no resistíra por mucho tiempo —decia sollozando la señora.


    —¡¡Callese!!, ¡¡Estoy arto de escuchar como todos ustedes andan diciendo que Aome no sobrevivira!!, ¡Ella es fuerte! —gritaba como loco el hanyou mientras volvía a la cabaña donde estaba su mujer.


    Al llegar una mujer estaba con Aome, que al ver la siniestra mirada del hanyou salio de allí lo más rápido que pudo dejando solos a los compañeros.
    Inuyasha se había sentado a un lado de la miko y le sostuvo la mano.


    —Perdoname...por favor perdoname, debí cuidarte mejor... mi deber era protegerte y no lo hice —Inuyasha no pudo soportarlo más y lloro... sentia tanta impotencia, tanto miedo de quedarse solo nuevamente, al parecer el destino no quería que ellos dos estuvieran juntos.


    Una lágrima del hanyou había caído en la mejilla de la Miko, esta abrió sus ojos despacio y al ver a su compañero llorar de esa forma le rompió el corazón.


    —Inuyasha, ¿que sucede? —le dijo suavemente Aome, Inuyasha la vio intensamente, no podía creer que Aome haya despertado.


    —¿Estas bien?, ¿No te duele nada? —decia el hanyou sorprendido, después de verificar que su miko no tuviese nada la estrecho fuertemente contra su pecho — ¡Oh Aome!, gracias, gracias —decia feliz el medio demonio mientras besaba a su mujer.


    Aome no entendía bien lo que sucedía, pero igualmente correspondió a su beso, una vez que la miko se recupero ambos salieron de allí sorprendiéndose de ver como todo volvía a florecer.


    —¿Pero que sucedió aquí? —dijo la miko, no recordaba mucho... pero le extraño ver a todo el bosque y los cultivos florecer de apoco.


    —Lo que sucede mi niña, es que cuando un alma pura muere injustamente, este bosque acompaña a dicha alma a ir al otro mundo para encontrar el descanso en paz que se merece —termino de decir una anciana que caminaba hacia ellos.


    —¿Un alma pura que muere? —Aome abrió los ojos sorprendida — ¿Quien murió? —dijo triste.


    La anciana rió suavemente, al parecer la joven era muy inocente e ingenua, Inuyasha también rió levemente, tomo a su miko de la mano y se volvieron hacia el bosque.

    Ya llevaban un tiempo caminando hasta que la miko pregunto.


    —¿Que quizo decir la anciana Inuyasha? —pregunto Aome.


    —Eso ya no importa Aome —le dijo el hanyou tomando otra vez su mano.


    Aun no podía creer que Aome estuvo a punto de morir, y era obvio que si Aome moría no solo se llevaría la pureza del bosque con ella al otro mundo... porque él también iría, pero no debía de pensar en eso ya... además el sujeto que le había echo eso a Aome había tomado su merecido, no cualquiera que dañe a Aome se salvaba de su castigo.

    Respiro profundamente, eso ya no importaba Aome estaba viva y no importaba nada más, miro al cielo feliz y susurro al viento.


    Gracias, espíritu del bosque... por darle fuerzas a Aome para que siguiera a mi lado —
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Akashi Murasakibara

    Akashi Murasakibara Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    30 Abril 2011
    Mensajes:
    24
    Puntos en trofeos:
    13
    Pluma de
    Escritora
    ayyyyy k lindo ay me encanto esta muy linda y tierna muy buena sinceramente no esperaba tanto de ti eres muy buena escritora asta aora no me as decepcionado con ninguna de tus historias espero poder tener el privilegio de leer otra de tus fantasticas obras te felicito esta genial me encanto la parte donde ya esta casada por fin con inuyasha y tambien que uno de los aldeanos siente algo por aome pero que no lo kiere demostrar porke le tiene miedo a que inuyasha la vaya a matar x enterarse de k el siente algo por ella pero la parte mas linda y triste es cuando inuyasha esta sufriendo por su amada aome pero lo bueno es k se recupera despues de todo y estan en camino para la aldea donde esta su hogar ayyyy k lindo :D bno espero verte muy pronto
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    734
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiga gracias por la invitación a leer tu one-shot que es de mi pareja favorita
    al principio me extraño el título pero también atrajo mi atención por eso entre a leerlo XD
    pero conforme fui leyendo me gusto más y más incluso casi me hiciste llorar cuando envenenaron
    a Aome en verdad creí que mi hanyou lindo se había quedado viudo
    cuídate sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Miyu Taisho

    Miyu Taisho Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2011
    Mensajes:
    148
    Puntos en trofeos:
    153
    Pluma de
    Escritora
    Tuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu y tusssssssssssssssssssssssssssssss sustosssssssssssssssssssssssssssssss hermanitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, maravilloso, lo mejor inimaginable inigualable, estupendo hermana, tu one-shot me encanto, lo ame, siempre me asustas, siempre, si no es Aome es Inu, tu y tus ideas, pero hablando de tu fic, es hermoso, me encanta, quiero leer otro tuyo, porque tus historias son hermosas, bueno sin mas que decir me despido, ego te manda saludos, bye

    ATTE. Kagomexinu
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página