1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Relato Fanfic - El cielo de un pecador.

Tema en 'Historias Terminadas Originales' iniciado por RoSsee, 27 Junio 2010.

Cargando...
  1.  
    RoSsee

    RoSsee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    30 Noviembre 2008
    Mensajes:
    11
    Puntos en trofeos:
    23
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - El cielo de un pecador.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    764
    El cielo de un pecador.

    El cielo de un pecador.

    El aplauso es el límite. Ella permite que la luz de las velas la tranquilice antes del show de cada noche, regalándose a sí misma una mirada certera frente al espejo; y es que ni siquiera el reflejo en el espejo podría ser más bello que su propia anatomía hecha de la más exquisita carne y el más fino hueso. Una sonrisa suya y hasta la flor más hermosa habría sido reducida a cenizas, eso si sólo fuese capaz de sonreír. No hay verdad más verdadera que la de su eterno resplandor, no hay ángel en los cielos que no sucumba ante su perfección. La belleza es el pecado, es la ofensa que ha hecho de Dios su enemigo, y ella no puede hacer más sino adornar su pecado con un vestido del más fino satén antes de entregársela al mundo en el escenario.

    Tic toc el tiempo es irreversible, es hora de hacer realidad el sueño de sus espectadores al abrirse el telón. Ella aparece y le da vida a una habitación envuelta en la más profunda oscuridad, sólo contemplarla hace que valga cada centavo pagado en la taquilla del teatro. Debería ser la musa de los pintores y los escritores más famosos, le correspondería ser proclamada diosa de la humanidad, y convendría que sus piernas talentosas fuesen bendecidas por el mismísimo Papa, pues su danza es algo tan sublime que se duda de su pertenecía a este mundo.

    Aquí la tienen, justo frente a todos está ella. Sola en la mitad del escenario, con su propia luz siguiéndola a donde decida desplazarse. La melancólica música tintinea y el público está expectante. Sus tiernos pasos de ballet empiezan y una excelente actuación que da inicio a una historia tan triste que nadie está exento del sufrimiento: la historia de la mujer más atractiva que fue expulsada del cielo para bailar en la tierra y morir en el infierno.

    Las lágrimas entre el auditorio anteceden los aplausos. Ella sueña con el cielo mientras baila, ruega porque sus alas vuelvan a ser parte de su cuerpo y su hermosura sólo complazca a Dios más arriba de las nubes. Llora en medio de su danza y les rompe el corazón a todos en la sala ¿Qué espectador no estaría dispuesto a entregar su alma para que ese maravilloso ángel retorne al cielo donde pertenece? Pero ella está en una burbuja de cristal irrompible, está destinada a morir, y como ser mortal derrama sus preciosas lágrimas en su inevitable sepulcro.

    Oh, fantástica bailarina de ballet ¿acaso se te ha permitido conocer las hermosuras del mundo al que has sido condenada? ¿Has visto un atardecer, has sentido la lluvia helada sobre tu piel de porcelana, el césped joven bajo las palmas de tus delicadas manos? ¿Conoces el amor? Ella cierra los ojos finalizando su acto y escucha nada más que los latidos de su furioso corazón haciendo eco en un gran teatro. Los aplausos son el pago, los ojos llorosos de las damas y los caballeros conmovidos al consumar la función, son el cielo de un pecador, el paraíso de un ser que jamás alcanzará a tocar la felicidad eterna del edén en medio de ángeles verdaderos.

    Ella no debería ni siquiera intentar poner uno de sus valiosos pies sobre la escalera que conduce al cielo, pues podría romperse las piernas en el trayecto a un destino al que no ha sido invitada. La esperan las llamas ardientes del infierno pero ¿qué más puede pedir? Su existencia ha ardido en fuego desde siempre y es el porqué de su terrible castigo, sus palabras son la calidez más dulce en el invierno, y es que al dar sus primeros pasos sólo quiso entregarse al ardor del baile eterno.

    Relájate y peca, al fin y al cabo las puertas del cielo siempre han estado cerradas para ti.
     
  2.  
    Quelconque

    Quelconque Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2004
    Mensajes:
    807
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Re: El cielo de un pecador.

    Me gustó la última frase aunque me la imaginaría en otro relato totalmente diferente.
     

Comparte esta página