1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - Dragonfly

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por tedtaki, 15 Febrero 2012.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    tedtaki

    tedtaki Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Marzo 2011
    Mensajes:
    44
    Puntos en trofeos:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Dragonfly
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2035
    Prólogo:

    El calendario Maya predecía que en 2012 la Tierra y sus habitantes iban a desaparecer. Eso era falso, lo que había pasado es que el planeta había sido cambiada, hubo demasiados terremotos y las penínsulas se movieron, surgieron nuevas islas y empezaron a nacer las criaturas de fantasía. Pero no habían desaparecido los humanos.

    Una de esas islas, tenía algo especial, los dragones la habitaban y los humanos los domaban. Todos convivían en paz, pero algo raro había en aquella isla. Parecía como que el tiempo se hubiera parado en la Edad Media.

    Una pequeña leyenda contada por un historiador, decía, que había unas islas que no aparecían en el mapa. Él, fue uno de los únicos que se fue a aquella isla y no volvió más. Algunos decían que se lo comieron los canívales o que se había perdido por el mar, pero no fue eso. Él se había quedado a vivir con aquella gente, tan amable, tan mágica y había empezado a domar a su propia dragona. Aquel hombre, se llamaba Dragonfly.

    Él, empezó a ser querido por los habitantes de aquella isla que no tenía nombre, así que le nombraron rey a él y a su dragona reina. Aquel hombre, de cultura futurista, empezó a fabricar objetos de su época, pero no cambiaba para nada el lugar.

    ¿Habéis escuchado alguna vez una historia de amor entre un humano y un dragón?

    Pues aquí está la historia... Este hombre, Dragonfly, se enamoró de su dragona y empezaron a tener relaciones a escondidas. Los que sabían de aquella historia de amor, pensaban que era un zoofilico, pero no era así, los dragones de la raza de su dragona, actuaban como un humano y muchos le parecían bien los comentarios de aquella criatura.

    Pasaron unos años y los dos, viajaron por el mar en barco, para visitar las demás islas. Durante aquella travesía, la dragona tuvo un hijo, al que le llamaron Dragonfly. Todos vieron el aspecto de aquel ser, tan hermoso y tan raro. Muchos pensaron hacer lo mismo que su rey, para crear nuevos seres mucho más poderosos que los humanos y así fue, todos siguieron su mismo método, con diferentes dragones y salían casi lo mismo. Seres con cabeza de dragón y cuerpo de humano. Durante aquella travesía, tuvieron también una hija, a la que le llamaron Casandra.

    Después de unos minutos, después del parto, se presentó una sombra, que cubrió todo el barco. Todos miraron al cielo y vieron un enorme dragón negro, que tenía en su frente una perla negra, y dentro un humano. Aquel ser, portaba en su espalda tres hombres, supuestamente, domadores de dragones, a parte de eso, tenían poderes y una fuerza sobrehumana. Todos se preguntaban quien era el humano que estaba en la perla negra del dragón. Pero unas palabras, alteraron a todos los tripulantes del navío.

    —Vosotros seres, humanos y dragones, seréis destruidos y conoceréis a los habitantes de la isla del Fuego y para eso, debo acabar con el rey Dragonfly— señaló el dragón hacia el Rey de Dragonfly.

    Todos intentaron huír y el rey, le pidió a su mejor amigo, Adop, que cuidara de sus dos hijos. Aquel humano, cogió a los dos bebés y se los llevó en una barca. Dragonfly estaba decidido en tomarse un vial lleno de un líquido rojo. Se lo bebió y se transformó en un dragón humanoide. Su mujer, iba en una barca a parte y ella había sido descubierta por uno de los hombres que estaba en la espalda de aquel ser negro. Ella en aquel instante, había sido asesinada.

    Desde la barca de los dos niños y Adop, se vio como el barco se quemaba y se hundía con el rey a bordo y le dieron por muerto. Nadie encontró su cuerpo, pero si, su espada mágica. Todos le honraron a él y a su mujer con un funeral digno de unos reyes...

    1.- El surgir de los dragones humanoides

    Han pasado 22 años después de la muerte del rey Dragonfly, el reino, seguía estando igual y era gobernada por un dragón llamado Shist y la princesa Renesmee. Pero no había paz, el ejército de Perla Negra estaba causando destrucción y terror. Todos luchaban para mantener el bien y el ejército de Dragonfly eran unos seres altos, fuertes y extraños. Aquellos seres, eran los dragones humanoides, que luchaban y morían por defender su reino.

    En una pequeña casita del reino de Dragonfly, vivía un carpintero junto a sus dos hijos, que eran dragones humanoides. El hombre, pedía ayuda a su hijo mayor, que era alto, fuerte, de ojos azules y su cabello era tan largo que llegaba a su cola. Su padre, le pidió que le llevara la madera pesada a los comerciantes y así poder venderla. El chico, sin problemas, pudo levantar de una sola vez aquel enorme tablón pesado. Su padre, siempre se quedaba con boquiabierto al ver la fuerza de su hijo. El muchacho, empezó a dar aquel paseo por la ciudad de Gon'dra, en dirección al mercadillo, todos le saludaban y le llamaban por su nombre, estaban convencidos de que aquel muchacho tenía algo, un corazón de oro. Él, llegó al mercado y vio como unos abusones (dragones humanoides), empezaron a abusar de una mujer humana. El muchacho, dejó caer la madera al suelo y con gran agilidad golpeó a los dos, haciendo que el primero empujara al segundo hacia una mesa de un mercadillo de fruta. La mujer le agradeció la ayuda, pero aquellos dragones humanoides seguían levantandose, mostrando la dureza de su raza.

    —Chico, te vamos a matar—se enfadó mucho uno de los dos dragones humanoides.

    Los atacaron a la vez al muchacho, éste no se movía del sitio y cuando menos se lo esperaban, él saltó y les dio una patada al mismo tiempo, haciendo que estos se quedaran tumbados en el suelo y no se pudieran levantar a causa del dolor. El frutero, que era un dragón humanoide, se enfadó y se acercó al chico, pero algo le hizo retroceder y no decirle nada. Todo fue por que le miró a los ojos y notó que tenía algo que no era normal. El chico, agarró la madera y seguía su camino hacia su puesto.

    Cuando llegó, vio a una dragona humanoide, bajita, de ojos azules y su pelo era recogido por una enorme trenza y tenía unos 16 años, que estaba posada contra la mesa y cuando vio al muchacho, le saludó con cortesía.

    —Hermano, te estaba esperando, ¿qué has echo? Estás algo magullado—se preocupó la chica por las heridas del chico.

    —No te preocupes Casandra, no es para tanto, lo que pasó es que tuve un encontronazo con un par de abusones que intentaron violar a una mujer—se excusó el muchacho con elegancia.

    En ese momento, llegó otro dragón humanoide, con un tono de piel diferente al de los demás dragones, ya que era, de oro. Era más alto y fuerte, llevaba ropa de leñador y su cabello castaño rozaba el casco que llevaba en su cabeza, tenía como mucho unos 30 años. Los dos dragones se dieron un fuerte abrazo, que hizo levantar del suelo al más joven de los dos. La muchacha empezó a reírse de su hermano, ella, le pidió permiso a él de ir un momento a casa y le dejó que se fuera. Ella empezó a correr por las calle de Gon'dra y vio a la vuelta de la esquina un chico, dragón humanoide, como ella, joven, apuesto y elegante, los dos se abrazaron y se dirigieron al bosque.

    Mientras tanto, en el mercado, el dragón de mayor edad puso en el mercado leña junto a la madera que traía el joven.

    —Vaya, tu padre a trabajado mucho para tener esa madera tan buena, eres muy afortunado, Dragonfly—le dio un halago aquel dragon humanoide a su amigo.

    —Ya te digo ¿Vas a participar en la guerra contra el ejército de Perla Negra? Yo si fuera tu, no iría, Gold—comentó algo preocupado Dragonfly mientras apoyaba su puño en la madera.

    —Iré sin duda, es mi sueño, participar en el ejército de Dragonfly, pero quiero hacer un comentario... ¿por qué te llamas como el reino? Nunca supe el porque—preguntó Gold con intriga mientras se apoyaba en aquel tronco.

    —Me lo puso mi padre, me dijo que siempre le gustó el nombre del reino—respondió Dragonfly.

    En el bosque de Gon'dra, estaba Casandra y el misterioso muchacho corriendo entre los árboles, los dos, se transformaron extrañamente en humanos y se abrazaron, cuando sus labios se acercaron y empezaron a besarse. El chico, empezó a quitarle el vestido a la muchacha y los dos se tumbaron el el suelo, mientras ella le quitaba la camiseta a él. Los dos, ya desnudos, empezaron a sentir sus cuerpos cálidos y ella sentía como algo se metía en su interior, haciendo que sus gemidos se oyeron en todo el bosque. Ella tocaba la espalda ancha del muchacho y él empezó a besar los senos de Casandra. Ellos, mientras hacían el amor, alguien los espiaba, eran dos dragones humanoides, vestidos con una armadura negra y un casco del mismo color. Uno de ellos salió de aquellos árboles, asustando a la pareja.

    —¿Quiénes son Titilauda?—preguntó Casandra algo agotada tras la sesión.

    —Son soldados de Perla Negra—respondió Titilauda algo asustado.

    Los dos dragones empezaron a reírse de los dos.

    —Son dragones humanoides, se nota por los ropajes que tienen ahí tirados y sobretodo el cabello largo —adivinó el soldado mientras sacaba una espada.

    Titilauda, sin importarle para nada que estaba desnudo, se transformó en dragón humanoide, aquella transformación fue monstruosa, su cuerpo empezó a agrandarse y su rostro empezó a cambiar por completo y el joven se transformó en lo que es en verdad, un autentico dragón humanoide. Los soldados atacaron y Titilauda puso los brazos en cruz y con agilidad golpeó a los dos dragones. Los soldados enfadados se levantaron con dolor y se avergonzaron tras ver que le golpearon fuertemente un dragón humanoide desnudo y sin armas. En aquel instante, cuando menos se lo esperaba Titilauda, Casandra, había sido sorprendida, por un tercer dragón, que había sido asesinada con el filo de su espada. Titilauda, no se podía imaginar lo que veía ante sus ojos.

    En el mercado, Dragonfly sintió como la energía de su hermana, se desvanecía. Él, se enfadó por completo y de su espalda, salieron dos enormes alas y con velocidad salió volando, tras él, Gold hizo lo mismo y salió volando. Dragonfly, llegó al bosque junto a Gold y vio a Titilauda con Casandra en brazos. El joven, enfadado se posó ante aquel chico y con rabia, se acercó a él y le agarró por el cuello.

    —¿¡¡¡¡Qué ha pasado aquí!!!? ¡¡Mataste a mi hermana!! ¡¡Asesino!!—gritó Dragonfly, pero se dio cuenta, de que Titilauda estaba llorando —no fue así, ¿verdad?—

    Gold, giró su cabeza y vio a los tres soldados de Perla Negra, Dragonfly hizo lo mismo y los miró con mala cara. Los tres dragones empezaron a tener miedo, ya que la fuerza de aquel dragón se notaba con solo mirarle a los ojos. El joven soltó a Titilauda y sin piedad atacó a los tres soldados. Gold hizo lo mismo y agarró su hacha. Dragonfly aterrizó sus pies en toda la cara de uno de los soldados y al mismo tiempo con sus garras afiladas atravesó el pecho a otro de ellos y Gold, con su hacha en vuelta en llamas, le cortó la cabeza al otro. Dragonfly estaba de espaldas tras la trágica muerte, ya que no quería mostrar sus lágrimas ante su amigo y aquel estúpido crío.

    —Dragonfly, coge el cadaver de tu hermana y larguémonos de aquí—opinó Gold, pensando que podría haber más soldados de Perla Negra cerca.

    Adop vio a su hija tumbada en la cama, muerta, no sabían como pudo pasar eso, había una esperanza, ya que respiraba aun y Gold pensó en varias personas, así que decidió ir en busca de aquellos que puedan ayudarla, pero Titilauda, quería hacerlo él y sin ayuda, pero Dragonfly también quería, así que los tres decidieron ir en busca de la ayuda.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página