1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Destino [Original]

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por sorimori, 2 Mayo 2010.

Cargando...
  1.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Me gustaron bastante las contis ^^

    Que extraño que tuviera una conversación tan larga con el chico que le desagrada, encima que quedaran en la casa de Danny…
    y que dijese que no había problemas que Darren le diga a Connor lo que siente hacia él n.n

    Parece que aunque odie a Danny está creciendo algo de amistad entre ellos [o eso me parece] aunque de vez en cuando le saque de sus casillas
    Jeje, que conversación más rara con su madre, ella pensando en que ha estado con una chica[erre que erre] y no le dejaba a Aaron ni explicarse ni aclarar lo de anoche.

    ¿Y ahora que pasará entre Aaron & Danny y con Connor & Darren?
    Me tiene bastante intrigada, ya que haber cuando se darán cuenta Evens y Davis lo que siente Connor y que pasará con la amistad de ambos [Connor, Evens, Davis y Aaron]

    Matta ne!!
     
  2.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    WAH!!!

    ME encantaron los capi... cuantas cosas pasan en un fin de semana...

    Creo que todo cambiará pronto... xD es emosionante... esperemos que todo cambié para bien... y eso de que Aaron se haya quedado en casa de Danny me parecó lindo, en cierto modo.

    Esperaré la conti ansiosamente...!!!
     
  3.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    25
    Re: Destino [Original]

    A ver, esta semana no publico. Cuando escriba el de "Das sentido a mi vida" entonces publicaré también de este.
     
  4.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    2058
    Re: Destino [Original]

    Inesperado

    La tarde del domingo pasó con rapidez, sin ningún contratiempo y sin nada interesante.

    Ya era lunes, me desperté a toda velocidad y me vestí rápidamente para no perder el autobús. En casa casi ni me vieron salir. Como siempre la primera clase la tenía con Derek, ya me molestaba menos, pasó rápido y no nos envío ningún trabajo para casa.

    La siguiente clase la teníamos con Alen, en el espacio de tiempo de clase a clase montamos una buena en la aula. Con balones y gritando como locos. Las chicas naturalmente se salían afuera. Para que; como yo decía, no se rompiesen en pedacitos. El profesor se retrasaba más de lo normal.

    La puerta de clase empezó a abrirse y todos nos sentamos en nuestros sitios y guardamos los balones. Todas las chicas de clase entraron en estampida y detrás una despampanante chica rubia, con un cuerpo diez miraba a todos los alumnos. Entró a clase detrás de las chicas.

    -Hola. – Sonrió mostrando sus blancos dientes, su perfecta sonrisa me hizo suspirar.

    Todos le saludaron excepto yo que bastante tenía con mirar completamente embobado. Era una diosa.

    -Vuestro profesor, Alen, no podrá venir durante un tiempo por lo tanto me toca a mi daros clase. – Se dio la vuelta y se sentó en un costado de la mesa.
    -Que bien habla… - Murmuré.

    Dos chicas que estaban a mi lado se percataron de mi comportamiento y se empezaron a reír muy suave. Las ignore por completo, mi atención ahora solo la tenía aquella profesora.

    -Bueno chicos, ¿me podéis decir por donde ibais? – Me miró. Fue tan repentino que me sobresalté y me puse colorado. Abrí el libro.
    -Esto… - titubeé- si te soy sincero… No tengo ni idea de por donde vamos. – Sentía que tenía la cara ardiendo.
    -No pasa nada, quizás las chicas que están a tu lado riéndose lo sepan…

    Las dos pararon de inmediato he intercambiaron miradas.

    -No lo sabemos – Dijeron a la vez.
    -¿Cómo os llamáis? - Les pregunto, se levanto de la mesa y camino hacia ella.

    La tenía a pocos centímetros, observe su cuerpo de arriba abajo, era perfecto. Su cara era angelical y el pelo que tenía parecía seda.

    -Yo Azura – Dijo la chica regordeta y de pelo negro.
    -Yo Cali – Dijo también la otra, esta era más flaca y tenía el pelo castaño.
    -¿Y de que os reíais? – Les preguntó.
    -Pues de que… - Empezaba a decir a Cali.
    -¡No! – Grité.
    -¿Qué te pasa? Dime tu nombre por favor. – Se volteó hacia mí.
    -Aaron, y se reían de… de un chiste que les había contado. – Improvisé.
    -Bien Aaron… - Asintió - ¿Serias tan amable de contarnos el chiste? – Se retiró otra vez a su mesa, dispuesta a escuchar el chiste.
    -No… - Apreté los labios.
    -¿Por qué? – Me preguntó.
    -Esto… por que es de ti… - Apreté los labios.
    -No me importa Aaron, cuéntalo.
    -No…
    -Aaron… - Me insistió otra vez.
    -¡Que no coño! – Me tapé la boca.

    Todos los de clase emitieron un grito sordo, como si nunca me habrían visto decir esas cosas y también se taparon la boca. La clase se quedo en silencio, más de veinte ojos me observaban fijamente.

    -No pasa nada… - Sonrió la profesora – Si no quieres contarlo no lo cuentes… - Sonrió de nuevo.

    Se sentó en su silla.

    -Y os preguntareis como me llamo. Me llamo Corinna. – Abrió su libro.
    -Corinna… - Suspiré.

    Apoyé la cabeza sobre una de mis manos y entrecerré los ojos sin prestar atención a la página en la que teníamos que empezar la clase de biología de hoy. Sentía una punzante mirada clavada en mi espalda, miré hacia atrás y así era… Danny me estaba mirando fijamente con cara de pocos amigos. No me importaba mucho que me mirase así realmente, me volví a dar la vuelta y observé a Corinna.

    -Corinna… - Le llame.
    -¿Si? – Ella seguía dibujando una célula en la pizarra.
    -¿Cuántos años tienes?
    -¿Por qué me lo preguntas? – Me preguntó.
    -Todos sabemos la edad de nuestros profesores, queremos saber la tuya también. – Era cierto.
    - veintitrés – Acabó de dibujar la célula y dejo la tiza en su mesa. – Hoy hablaremos mas profundamente de las células.

    Las células me importaban un rábano, a la que yo quería ver era a Corinna. Y también analizarla más profundamente. Observe como se movía de un lado a otro. De nuevo una mirada se me clavo en la espalda, miré hacia atrás. Otra vez era Danny.

    -¿Qué quieres? – Le susurré.
    -Nada…
    -No paras de mirarme, dime que pasa.
    -¿Te gusta la profesora verdad? – Apretó los labios. Yo miré hacia el frente para que Corinna no se diese cuenta de que no estaba prestando atención.
    -Si… Esta realmente…
    -Vale no sigas… - Con un lápiz rayo toda la mesa provocando un ruido agudo que solo escuché yo.
    -No hagas eso… - Le pedí – Mira Danny, no esta en mi ser tan amable pero lo voy a ser solo hoy. ¿Yo te gusto? - ¡Que asco! Interiormente me daban unas ganas de vomitar increíbles.
    -¿A que viene eso? – murmuró.

    Me giré de nuevo una vez que Corinna se puso a escribir los nombres de cada parte de la célula, le llevaría su tiempo ya que escribía despacio y con letra perfecta.

    -Me han comentado que bueno – trague saliva disimuladamente. – te gusto.

    No supo decir que sino pero tampoco supo negarlo, simplemente se puso rígido y con la cara completamente colorada.

    -Es mejor que no te guste, por tu bien. – Suspiré – No te voy a hacer nada, ya me he cansado al menos hoy, pero si yo te gusto no vas a ser correspondido. Búscate otro mejor.

    Tampoco dijo nada.

    Me volteé y seguí mirando a Corinna

    -Bueno chicos, ya hemos acabado por hoy. Voy a dejaros salir diez minutos antes para hacer un descanso. – Sonrió, cerró su libro y se fue.

    Yo que me quede sentado en mi mesa, mis amigos se reunieron los tres. Todo lo que corría por mi cabeza era ‘’Corinna’’ así que no me importaba estar diez minutos solo y meditando. Notaba que Danny tampoco se había levantado pero no miré para atrás.

    -¡Dios esta buenísima! – Gritaba uno de los chicos que estaban detrás de Danny.
    -¡Ya te digo! – Gritaba otro al otro lado de la clase.
    -¿No es ningún trozo de carne vale? – Les dije indignado.
    -Bueno, Bueno… - El chaval que estaba tras de Danny se rió.

    Escuché a alguien sollozar muy sabe tras de mi. No le preste la mas minima atención, pensaba que era alguno de los idiotas que estaban comentando sobre Corinna. Una silueta pasó a toda velocidad por mi lado y solo tuve tiempo de reconocerlo por la espalda, era Danny.

    -¿Pero que…? – Me salió sin querer.
    - ¿Se puede saber que le has hecho? – Darren apareció por delante y golpeó mi mesa, todo los demás nos miraron.
    -A mi no te me subas… - Le advertí.
    -Mira chaval, te hablo como a mi me da la gana – Darren echaba humo por las orejas. - ¡¡¿Qué le has hecho a Danny?!!
    -Que no le he hecho nada… - Miré hacía la derecha y hacía la izquierda, todos nos estaban mirando. – Vamos a hablar afuera. – Me levanté.
    -¡No! – Me empujó hacía la silla, caí sobre ella y del golpe que le pegué a la mesa de Danny la tiré al suelo.
    -Vamos… afuera… - Me levanté y lo agarré de un brazo. – Por favor – susurré.

    Esta vez no me empujo y salió junto a mí sin rechistar.

    -Mira Darren… - Empecé – Yo no le echo nada, simplemente he sido sincero con el.
    -Le has dicho que no te gusta – afirmó.
    -Así es.
    -No tenías que haberlo hecho… - Me miró enfadado. – Danny es más sensible de lo que parece a simple vista.
    -¿Entonces que querías que hiciese?
    -Con no decírselo era suficiente. Haz el favor de ir a preguntarle que le pasa, creo que le sentará bien verte. – Entró a clase.

    ¿Pero por que tenía que ir? Yo no quería ir, de echo me daba igual que le pasase a Danny, ¿Por qué me tenía que tocar a mi consolar a un gay? Murmuré algo que ni yo entendí y me fui a buscarlo. Entré al lavabo, abría la puerta de cada baño para ver si estaba ahí Danny. Los primeros cuatro estaban vacíos. Cuando abrí el ultimo lo vi allí sentado y mirando al suelo.

    -Ya te ha pedido Darren que vengas por lo visto – murmuró.
    -S… - Pensé en no decirle la verdad – Sinceramente… he venido por decisión propia. Además, era lógico que estuvieses aquí, es el lugar más cercano a clase.
    -¿Por qué? – Se calló un segundo - ¿Por qué has venido?

    No le respondí.

    -Da igual, entra si quieres… - Cada baño era grande y daba cabida a dos personas, una por supuesto debía estar de pie.
    -Vale… - Entré y cerré la puerta para apoyarme en ella. – Que te ha pasado Danny…
    -Simplemente que creía que podía haber algo. Pero lo dudo… ya no… es tarde…
    -¿Tarde para que Danny?
    -Para nada déjalo.
    -No dime, para que.
    -Para que tú sientas algo por mí.

    Me bloqueé, el corazón me dio un vuelco y no supe que decir. Dos minutos después decidí hablar.

    -Pero Danny…
    -¿Pero Danny que? – Subió la vista hacía mi – ¿me vas a decir que es posible que te guste? ¿Me vas a decir que aun no es tarde? – Bajo otra vez la vista – lo dudo. – Una lágrima cayó por su mejilla y mojó su mano. – Pero da igual, estoy acostumbrado, no todos son ‘’raritos’’.
    -Tu no eres rarito… - Ni yo me podía creer lo que estaba diciendo, quizás me salía simplemente para consolarlo. Deje que las palabras fluyesen.
    -¿A no? – Se levantó, ahora estábamos un poco más apretados. No mucho. - ¿Qué soy? ¿Qué soy, Aaron?
    -No… - Se me cortó la respiración y todo lo que iba a decir.

    Se acercó despacio, yo no podía reaccionar. Estaba petrificado o intentaba creer que lo estaba. ¿Por qué no salía de allí de inmediato? Cada vez lo tenía mas cerca. Sus dedos rozaron mi mano con suavidad, esto me hizo temblar. Miré sus ojos, le brillaban y aun los tenía rojos por haber llorado. Colocó una mano al lado de mi cabeza. Siguió acercando su cara hacía mi, muy despacio, asta que al final sucedió lo que yo no pensé que me fuese a pasar nunca. Como no le había detenido a tiempo, y no sabía por que no lo hice; los labios de Danny entraron en contacto con los míos. El corazón me palpitaba a cien por hora, Danny alejó sus labios de los míos me miró por ultima vez y sonrió, me quedé atónito mirándolo durante minutos asta que pude reaccionar.

    Lo agarré del cuello y lo empuje hacía el otro lado del ya pequeño baño, quería matarlo, apretar y ahogarlo. Quería hacerlo, intenté apretar pero no podía mi subconsciente no me dejaba. Aparté la mano de su cuello y salí del baño a toda prisa y sin saber si estaba enfadado o no. Simplemente actué por instinto. No fui a clase, subí las escaleras hacía el ultimo piso y salí por la puerta de arriba.

    Danny me había besado. Cuando lo pensaba lo normal era que me diesen arcadas, asco y repugnancia pero… ¿Qué me pasaba?
     
  5.  
    montsehinata

    montsehinata Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    19 Enero 2010
    Mensajes:
    140
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Simori en este capi te luciste....
    Que indo Aaron que fuera a ver a Danny
    Y Danny me da un buen de ternura,
    Solo note una que otra falta de ortografia pero, quien soy yo para juzgar,
    espero la conti con ansias felicidades por un fic tan bueno :)
     
  6.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Excelente capi... hasta el momento es el que mas me ha gustado...

    Eso del beso, que interesante, hum... me deja pensando. Buen gesto que Aaron buscara a Danny, parece que ya esta cambiando, por lo menos un poco. Muero por leer la conti...xD plis, no tardes en subirla... o muero... (ok, no)
     
  7.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    20
    Re: Destino [Original]

    No tengo time de publicar por temas de estudios. Lo siento, tardaré mas de lo normal :(
     
  8.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1169
    Re: Destino [Original]

    En algún capitulo de los siguientes quizás encontréis alguna pequeña incoherencia. xd

    La Huelga Trae El Problema

    Miré el calendario con los ojos hinchados por el sueño que tenía, era martes. Ayer me había acostado tarde por que estuve pensando en lo sucedido, también entre al Facebook pero ya se me quitaban las ganas de meterme con Danny. ¿Por qué le daba tanta importancia? La intriga me mataba por dentro. Hice lo mismo de todas las mañanas e igual que ayer salí a toda velocidad de casa.

    En el instituto dos grandes carteles con letras enanas estaban prácticamente tapados por la muchedumbre que los envolvía. Me acerqué junto a Devis, ya que Evens y Connor había ido por delante mucho antes que nosotros.

    -¿Qué pasara? – Fruncí el ceño mientras miraba como algunos empezaban a dar saltos de alegría.
    -No lo se…

    Tuvimos que empujar a la gente para poder ver algo, me acerqué lo máximo que pude a la puerta. En el cartel decía ‘’Hoy martes no habrá clase debido a la huelga general’’. Después de que leyese esto todo fueron gritos y sonrisas. Nos fuimos del instituto un poco asqueados por haber tenido que coger el autobús.

    -¿No deberían haber avisado ayer? – Les pregunte a los tres.
    -Si – dijo Evens, el más correcto de los tres – pero ya sabes que aquí hay poco fundamento.
    -Si… - Le dije.

    Cuando íbamos a cruzar un paso peatonal apareció Danny por una esquina, me sobresalté y intente esquivarlo pero no pude. Nos topamos frente a frente y clavamos la mirada el uno en el otro.

    -Hola… - Me dijo Danny

    No le respondí y lo esquivé. Me percaté de que se quedó quieto y mirándome.

    -Danny – Le gritó Connor a lo lejos – Hoy no hay clase.
    -Gracias – Le dijo.

    Me acordé de que a Connor ahora le atraían los chicos.

    -¿Qué vamos a hacer hoy? – Pregunto Devis.
    -¡Fiesta! – Les dije a los tres.
    -Si… - Dijo Connor con poco entusiasmo. - ¿Lo de siempre no?
    - Si, ¿Quién compra las botellas? – Pregunté.
    -Yo se las quito a mi padre – Dijo Devis.
    -Vale. – Le dijimos yo y Connor.
    -Eso no esta bien… - Evens nos miró enfadado.
    -Venga macho – Le dije – suéltate un poco.
    -Bueno… - Dijo al fin convencido. - ¿A las cinco no?
    -Si – le dije – como siempre.

    Nos fuimos al parque a descansar y a montar barullo. Los señores que pasaban por ahí nos decían que nos callásemos un poco pero literalmente los mandábamos a la mierda. Fue una mañana divertida para mi gusto, cuatro amigos charlando y gritando como locos en el parque. Me lo pasé realmente bien.

    Llegué a casa medio muerto por la fiesta que nos montamos y comí rápidamente sin hablar.

    -¿Hoy salís? – Me preguntó mi madre
    -Si si – Recogí la mesa, un poco, y me fui a mi habitación. Encendí el ordenador, me pase el rato en el Photoshop haciendo cosas.

    El reloj marcó las cuatro y media y me bajé al salón. Mi madre estaba tumbada a la bartola en el sofá poniéndose morada a galletitas.

    -Mama… - Suspiré – Yo que venía a pasar un agradable rato contigo y me encuentro esto.
    -Son integrales… - Me dijo.

    Me reí.

    -¿A que hora sales? – Me preguntó.
    -A las cinco mama, y me gustaría relajarme un rato en el sofá.
    -Vale…

    Me senté en el sofá, en el poco hueco que quedaba y encendí la tele. No había nada interesante así que me quede completamente relajado y con la mente en blanco. Miré el reloj, era las cinco pasadas.

    Salí corriendo de casa, gritando adiós al salir y corrí hasta el parque que habíamos estado antes, allí habíamos quedado. Estaban sentados en el banco tranquilamente. Cuando me acerqué a ellos se levantaron y cogieron las bolsas.

    -También tu… - Me dijeron.
    -Perdón, se me ha subido el santo al cielo. – Me disculpé.

    Cada uno tenía una botella de dos litros de calimocho para el solo. Yo cogí una de las cuatro y la abrí.

    -Venga vamos por ahí. – Les dije.

    Nos fuimos del parque y paseamos por todos lados.

    Pasaron dos rapidísimas horas. Estábamos casi todos, no hace falta decir que Evens no, borrachos. Decíamos sandeces y eso a Connor le hizo cambiar y ser mas alegre. Nos paramos en un banco, al lado había un vagabundo durmiendo.

    -Connor – Le dije casi sin entendérseme.
    -¿Si?
    -Que tal con Darren – Me reí. - ¿Bien? Ya se que te gusta, no lo niegues. Eres maricon.

    El no contesto pero se rió.

    -No te rías – Le dije haciendo lo contrario – no tiene gracia.

    Devis y Evens estaban atentos a la conversación, aunque Devis estaba mas para allá que para acá.

    -Los maricones no me gustan ¿Sabias? – Volví a reírme.

    No contesto, ya no se reía.

    Tiré la tercera botella de calimocho de la tarde al suelo de mala manera.

    -¿Y yo te gusto? – Me reí mientras me acercaba a el. - ¿Ellos? – Señalé a los otros. Me reí otra vez – No queremos maricones como amigo… - Ya no me reía, ahora apreté las manos. - ¿Sabes lo que les pasa a los raros? – Lo empuje al suelo de mala manera. – Que les matan a golpes.
    -¡NO! – Grito Evens - ¡No lo hagas! – Note una mano agarrarme del hombre pero me deshice de ella.

    Empecé a pegar patadas a Connor, estaba tirado en el suelo encogido. Evens me agarraba por detrás y tiraba de mi, pero obviamente no podía conmigo.

    -¡Ayúdame Devis! – Este obedeció con rapidez y tiro de mí. Yo me deshice de ellos y seguí golpeando a Connor, se me nublaba la vista ya no lo reconocía siquiera. Solo sabía que estaba pegando a alguien.
    -Sueltalo… - Dijo Devis pasivo.
    -¡Aaron! ¡Para! – Me gritó.

    Una silueta apareció por el parque, sola. Me fije que se quedaba mirándome horrorizado. Agucé la vista, ya había dejado de pegarle patadas a Connor, miré a donde estaba aquella silueta y la reconocí al instante. Era Danny.

    -Danny… - Susurré. Miré hacia el suelo y vi a Connor hecho un ovillo y totalmente desmayado. Me asusté. – Connor… - susurré.
    -¡Aaron! ¡Que coño has hecho! – Me gritaba Evens. – ¡Vete de aquí! ¡Vete, no te quiero ver! ¡¡Fuera!!.

    Me fui corriendo del parque, yéndome de un lado para otro por la borrachera. Las lágrimas brotaron por mis ojos deslizándose sobre mis mejillas. ¿Qué había hecho? ¿Tenía que contárselo a la madre de Connor? ¿Ir a la policía? Sería lo mas sensato pero… ¿Sería capaz?
     
  9.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Hola...

    Excelente capi, pero noté un par de errores:
    es e intente, se te paso esa "y"

    Supongo que ra hombro en lugar de hombre...

    De ahi enfuera... casi me mtas, me encantó.

    Eso de la borrachera me dejo bastante alterada... pero con eso de que Aaron agarró a patadas a su amigo, que mala onda ToT y pobre de Danny por ener que ver todo.

    Oh... me dejas llena de intriga y muchas ganas de leer mas... quiero saber que va a pasar... xD Espero y no tardes plis... o muero, ahora si muero (ok, talvez... jiji)

    Hatsa el poximo capitulo... queespero sea pronto...

    Atte:
    IO xD
     
  10.  
    montsehinata

    montsehinata Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    19 Enero 2010
    Mensajes:
    140
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    AHHH
    oh my god, este capi me dejo con el alma en un hilo,
    Cuando Aaron grita en frente de todos que es Marica, me quede en shock, pero tuve uno máa fuerte poco despues....
    como Aaron que le pega a Coonor...que poca
    y lueg danny que esta enamorado de el ¿q pensara ahora sobre Aaron?
    Tal vez tuviste algunas faltas de ortografia pero nada grave y creo que ya te las comentaron hace poco...
    no aguanto las ganas por seguir con este fic...
     
  11.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Siento no haberte podido comentar antes, ya que tenía unos problemas técnicos


    Ha estado bien la conti, sobre todo el final que ha estado algo movido
    Pero triste ToT

    Que lastima que justo hayan tenido que beber y emborracharse algo para que Aaron meta la pata (diciendo que es gay y demás) y haga aquella locura, y no pueda ni parar hasta el punto de dejar a su amigo así de mal.

    Si estuviera en esa situación no sé si sería capaz de mirarle a la cara por lo menos durante unos días

    A ver si ese mal entendido por así decirlo…
    se puede solucionar, o por lo menos hablarlo y decir lo que cada uno piensa.

    Comentario de la conti anterior:

    Buen capi *-*

    Ha estado bastante entretenido…

    Qué gracia la parte en la que la profesora les da un toque de atención (a las chicas que estaban al lado de Aaron) y este sobre salta diciendo que era un chiste y lo que sucede después con la profesora xD

    Y por cierto si que es joven su profesora…

    Vaya amigo más majo tiene Danny, hace cualquier cosa o por lo menos lo intenta para que su amigo se alegre de la tristeza

    OMG!!!!!! ¡¡¡¿¿¿Qué es lo que acaba de pasar???!!! Me he quedado en shock, que raro(súper raro) de que Aaron no se haya apartado o empujado para no recibir ese beso, sino que lo hace después[no lo entiendo :no:]
    Aún no me lo creo

    Sentirá algo… por Danny al recibir ese beso…
    empezará a gustarle los hombres a partir de hora(¿?)


    Tengo ganas de leer ya la siguiente conti ;)

    Matta ne!!!
     
  12.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1778
    Re: Destino [Original]

    Sobre lo de la edad de la profesora, si, muy joven. De todas formas, la carrera creo que es de 5 años nada mas... Así que va justa xD

    En este me direis que es un poco raro, yo también lo noté al escribirlo... Si, no se nada de correccionales, pero me atrevo a poner algo. La verdad es que me gusta poner cosas que desconozco, así se aprende xD

    Encerrado

    Hace tiempo que no sabía nada de Connor y menos de Devis o Evens. Tampoco iba a clase y la convivencia en casa se hacía más pesada que de costumbre. El hecho de que mi madre supiese lo que había hecho hacía que todo se convirtiesen en continuas charlas sobre lo que esta mal o lo que esta bien. De hecho, hoy había tenido una charla con ella antes de salir hacía comisaría.

    Había pasado mucho tiempo pero aun así de algo serviría. La policía de Orlando, en concreto a la que iba era muy recta y no daban segundas oportunidades a nadie y por nada.

    Por el camino encontré a antiguos compañeros de clase que no se atrevían a dirigirme la mirada por miedo. Pero lo que mas me dolió no fue eso, lo que mas me dolió fue ver a Danny y observar como, aunque a duras penas, me ignoraba. Tenía una trayecto fijo por eso no me pare a disculparme con el, por mucho que no le hubiese pegado a el me sentía mal.

    A pocos metros podía ver la comisaría. Había un paso peatonal por el que me dirigí a cruzar.

    -¡Piiiiii! – Un fuerte pitido de claxon me hizo parar de repente.
    -¡Mira por donde andas! – Me grito el que conducía el coche.

    Ignore la advertencia del conductor y cruce sin mirar. Por suerte llegue sano y salvo a comisaría. Abrí las puertas y entré.

    Todo era un continuo mar de policías y de presos que iban a llevar a la cárcel. Anduve hacía un señor bastante gordo que estaba sentado en una silla.

    -Hola… - Le dije.
    -¿Si? – Se acomodo de forma que pudo verme por completo.
    -¿Dónde puedo dar información sobre algo? – Le pregunté mirado a todo lados.
    -Si mira chico, sigue a la derecha todo recto. Veras una sala al final allí puedes comentar lo que quieras. – Me sonrió.
    -Muchas gracias.

    Fui en la dirección que me había indicado y como el me dijo encontré la sala. Solo había un hombre de bastantes años dentro. No toqué a la puerta por que no tenía y entré.

    -¿Se puede? – Caminé asta el hombre.
    -Ya que estas aquí… - Me miró fijamente de arriba abajo. Tenía un gran bigote blanco y el pelo largo y blanco. Llevaba gafas negras para ocultar quien era y vestía ropa de calle, eso me dio a entender que era el comisario. Tenía la cara muy delgada y parecía una persona con genio.
    -Me gustaría comentarle algo. – Me senté en la silla.
    -¿Cuántos años tienes? – Preguntó.
    -dieciséis
    -Tienes que venir con un adulto. – Me dijo.
    -Pero… es muy importante.
    -Tienes que venir con un adulto, chico. – Me repitió de nuevo y se acomodo en la silla.
    -Pero casi mato a alguien… - Me arrepentí de haberlo dicho.

    Se quedo en silencio y deliberó si dejarme hablar sin la compañía de un adulto o no, cedió.

    -A ver… - Se paso el dedo por el bigote – ¿hace cuanto ha pasado esto?
    -Un mes… - Agaché la cabeza.
    -¿¡¡Un mes!!? – Golpeó la mesa - ¿Y por que no has venido antes?
    - Me daba miedo… - Incluso en ese instante me daba pánico.
    -Bueno… - Echó hacia atrás la silla y se recostó. – Cuéntame…
    -Pues, todo pasó en un día de fiesta.
    -Típico… - Le oí murmurar.
    -¿Me vas a dejar hablar?...
    -Bueno chico… habla. – Estiró las piernas y sin querer me dio con el pie.
    -Estábamos de fiesta y bebimos más de la cuenta, se me fue de las manos. No sabía si quería hacerlo o no pero apaleé a mi amigo como a un perro. – Me arrepentí por habérselo contado y trague saliva, nervioso por lo que me pudiese pasar.

    El comisario no hablo durante unos largos minutos.

    -¿Dices que ha pasado un mes? – Se froto con el dedo el bigote, como de costumbre.
    -Si…
    -Pero tu amigo ya estará bien.
    -Ese es el problema… que sigue en el hospital. – Baje la vista.
    -Creo que…
    -Quiero que me metan a un correccional. – No le deje terminar de hablar.
    -Chico, la cuestión no es lo que tu quieras es lo que yo haga. Pero estaba pensando también en dicha posibilidad. – Se volvió a frotar el bigote.
    -¿Pero ya? ¿Ahora? – Le pregunté muy nervioso, tenía ganas de irme de Orlando por un tiempo o de quedarme encerrado en algún lugar. Me sentía peligroso.
    -No… para esto se necesita un trámite. – Saco un papeleo.
    -Escríbeme lo que se te pide en esta hoja, en unos días te llamaremos para avisarte sobre la hora y el día del juicio. – Me ofreció un bolígrafo.
    -De acuerdo… - Agarré el bolígrafo con nerviosismo.
    -Chico… me impresionas, siempre han llegado personas a esta comisaría. Algunos con ganas de reírse y otros con temas de este tipo. Pero ninguno ha dicho nunca la verdad. Y… ¿Por qué le hiciste eso?

    Me acordé de Danny hace ya un mes que no lo veía. Lo echaba realmente de menos aunque me negaba a aceptarlo.

    -Por que era homosexual… - Seguí escribiendo ahora ya más despacio.

    Cuando acabe de escribir todos mis datos entregué la hoja. El comisario la leyó y me hizo marchar.

    -Tranquilo – Me dijo cuando casi había salido de su despacho.
    -Gracias… - Susurré.

    Me fui a casa de nuevo. Dentro de algunos días me iría a un correccional así de la nada, al fin y al cabo eso era lo que quería ¿Verdad?. Estaba orgulloso de mi mismo y contento porque pronto no podría hacer daño a las personas que me importaban.

    Llegué a casa y no salude a nadie. Me fui a mi habitación y me encerré.

    En una semana tan solo me quede como muerto en vida en casa esperando la llamada del comisario. Por fin casi al completar la semana me llamaron, me comunicaron el día y la hora como me había dicho y lo apunté en una hoja para tenerlo a mano y que no se me olvidase. El sitio estaba claro, el juzgado de la comisaría.

    Dos días después sonó el timbre, bajé despacio y abrí la puerta. Un señor de tez oscura, barba y pelo negro me miraba desde lo alto de sus dos metros de altura.

    -¿Quién eres? – Le pregunté al ver que no dejaba de mirarme.
    -Me han colocado como tu abogado, también seré el que te lleve al correccional si esto sale mal. – Se agachó al ver que me empezaba a doler el cuello.
    -No le he dicho nada a mi madre de este tema, ¿hay que pagar algo?. – Le dije.
    -No, tú no te preocupes. Venga chico, vamos. – Se dio la vuelta y lo seguí.
    -¿Ya sabes todo sobre mi caso? – Le pregunté.
    -Así es me han informado de todo.

    Después de días de juicio y días de deliberación por parte del juez, me consideraron culpable por intento de asesinato. Sonaba muy drástico pero era cierto. Según lo que me comentaron en pocos días iría al correccional por lo tanto mas me valía ir preparándome.

    Casi era ya fin de mes cuando llegó el que hizo de abogado defensor para llevarme al centro de menores.

    Subí arriba y preparé rápidamente una maleta. Metí las cosas que iba a usar más y cosas de aseo. Ropa y poco mas…
    Miré bajo la cama quería llevarme también las revistas ‘’especiales’’. Cogí una. Estuve un tiempo mirándola fijamente asta que decidí no llevarlas. Cogí todas y hice un tubo con ellas. Agarré la maleta y baje abajo.

    -Mama – Mi madre estaba en el salón. – Me voy.
    -¿A dónde te vas? – Miro la maleta – hijo…
    -Mama… tengo que hacerlo. Me voy durante un tiempo no se cuanto, pueden ser meses o años. Te llamaré.

    No le di tiempo para despedirse de mí y me fui con el hombre que me estaba esperando. Ella se quedo en el umbral de la puerta con lágrimas en los ojos.

    -Te quiero mucho mama – Era la primera vez en dieciséis años que le decía cuanto la quería.

    Entré a la furgoneta blanca del hombre y arrancó.

    -¿Dónde esta el correccional? – Miré mi casa alejarse y mi madre caer al suelo de rodillas rota de dolor.
    -A las afuera de Orlando, hacia el norte.
    -De acuerdo. – Preferí no mostrar la pena que sentía por abandonar a mi madre de esta manera.

    En dos horas ya habíamos llegado al correccional. Era blanco por completo, del tamaño de la casa de Danny y con cientos de ventanas. Un gran jardín –por lo que parecía- y muchos árboles. Entramos cuando se abrió la gran puerta negra. A cada lado de la carretera dos grandes piscinas dejaban reflejarse al sol, todo lo demás era césped, árboles y arbustos.

    Los chicos y chicas pasaban el día fuera. Algunos jugando al futbol, otros en la piscina y otros sentados y hablando tranquilamente.

    -Hemos llegado. – Me dijo – Aquí tienes tu nueva vida. – Se bajó de la furgoneta y yo le seguí – espero que te guste.
    -Si…

    Cogí la maleta de la parte de atrás y me la llevé. Las revistas las dejé en el la furgoneta, de alguna forma tenía que deshacerme de ellas.

    -¿Te importaría tirar la revistas que he dejado dentro? – Le dije.
    -No no, tranquilo ya las tiro. – Me sonrió.
    -Gracias.

    Ya estaba en el correccional pero no me sentía del todo feliz. Me faltaba algo una parte de mí. La parte que llevaba un mes faltándome.
     
  13.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    AH!!!!!

    ToTToTToTToT Me causarás un trauma de por vida!!!

    ¿Aaron en la carcel? ¿Sin ver a Danny o susamigos? ¿Dejando a su madre llorando? Eso es para cortarse la venas ToT Me encantó.

    Esta super como narraste a sitacion, como me hiciste sentir lo que os personajes... sin duda estuvo excelente... deja me doy un par de segundos para reaccionar...

    En serio, pobre chico, todo lo que le pasa (aunque sea por ser tan cabeza hueca) pero aun asi!!!

    Esperaré la conti ansiosamente, plis no tardes.... o te asesino... ok, no, sino, quien la continua...xD

    Atte:
    IO xD
     
  14.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]


    ¿Tanto tiempo ha pasado? Y aún está en el hospital… así que no me imagino como debió dejarlo.

    Por lo menos espero que haya ido a visitarlo una vez en todo un mes desde la paliza y que se haya disculpado aunque ahora se arrepienta, aunque mencionaste al principio que no sabe nada de ellos(sus amigos/colegas).

    Menos mal que ha recapacitado y tiene remordimientos, y quiere intentar arreglar el problema, aunque me parece una forma bastante dura… :llorar:

    Este capi, me ha entristecido bastante, aunque debía de hacer algo para remediar el sentimirnto que tiene de culpabilidad pero no sé si esa era la mejor idea. ToT
    Aparte de que no podrá verles(a sus amigos y familiares) en un tiempo ToT :llorar:

    No tengo ya ninguna duda, si que siente algo por Danny; por lo que mencionaste de que le dolió como le ignoraba Danny

    Me intriga que pasará y como se comportará en el correccional *se frota las manos*
    Bueno hasta la próxima que me muero de intriga de bastantes cositas ;)

    Matta ne!!
     
  15.  
    montsehinata

    montsehinata Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    19 Enero 2010
    Mensajes:
    140
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Ahh Simori te amo, este fic esta buenisimo
    Aaron a la coreccional? !noooo!
    bueno, en parte se lo merece,pero....Kiay!
    estoy ansiosa por la conti, solo una cosita....no creo que en las correccionales haya picinas, pero quien sabe, como yo tmp he ido nunca solo em baso por lo q he visto por TV
    espero la conti con ansias!!! :)
     
  16.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1647
    Re: Destino [Original]

    Florentina y suzuno: Tranquilas, hay dinero de sobra para comprar pelotas anti estres ¡¡xD!!
    montsehinata: Lo se, lo se, pero realmente... La imaginación de una vuela libremente. Yo tampoco he estado en un correccional, ¿pero que mas da que tenga o no piscina? xD


    El Abandonado

    El hombre que se había molestado en traerme hasta el correccional se marchó en su furgoneta. Me encontraba solo, asustado no pero impotente ante la situación si.

    Tuve que ir solo hasta la puerta, que me costo encontrarla, y entrar.

    -Hola – Murmuré en la ventanilla de algo que parecía una gran caja de cristal. - ¿Podrían decirme en que habitación pasare mi estancia aquí?
    -Si chico, sígueme – La única persona que había dentro de aquella caja; una señora de avanzada edad, con el pelo gris y bastantes arrugas producidas por los años que cargaba encima, salió a ayudarme a encontrar la habitación.
    -Gracias – Le dije.

    Últimamente me daba cuenta de que decía muchas veces ‘’Gracias’’ o ‘’Muchas gracias’’.

    Subimos según mis cuentas cuatro pisos y aun podía ver que quedaban más. Por suerte y para mi alegría empezamos a buscar mi habitación en el cuarto piso. Pasamos por unas cuantas habitaciones. Dos puertas negras daban fin al pasillo, en una se leía ‘’21’’ y en la otra ‘’22’’. Por lo que pude comprobar la mía era la 22 ya que la señora se paró en frente y me proporciono unas llaves en las de llavero había un 22. Observe el 22 rojo como la sangre y jugué con el antes de abrir la puerta.

    -Chico. – La señora me agarró del hombro a duras penas.
    -Dígame. – Me di la vuelta, ahora que podía verla mejor pude sacarle una edad aproximada. Según mis cálculos tendría ochenta y cinco años.
    -Quiero advertirte de algo. – Miró hacia los lados aun que no había nadie. – Si esta noche y las siguientes oyes ruidos y gemidos no te asustes. – Volvió a mirar hacia los lados. – En este pasillo hay un chico poco común. Su habitación esta al otro lado del pasillo, sola.
    -De acuerdo, lo tendré en cuenta. – Le tranquilicé ya que la veía muy nerviosa.
    -Pero chico espera. – Le temblaban las manos – Es la persona mas peligrosa que habita este correccional. No te acerques a su habitación, no lo mires por la ventana que hay en su puerta y mucho menos hagas caso a lo que te dice.
    -Lo… lo tendré en cuenta. - ¿Tan terrible era? ¿Qué había ahí un monstruo?
    -Muchas gracias por tu atención, compartirás habitación con otra persona. Suerte. – Se despidió de mí acariciándome la cara y se fue con ligereza, demasiada para la edad que le echaba.

    Abrí la puerta con las llaves que me había dado y cogí la maleta dispuesto a entrar. Puse un pie en la habitación.

    -¡Date prisa! – Me gritó alguien adentro, hice caso. – Muchas gracias, es que se podían escapar mis amiguitas. – El chico que había sentado en un costado de la grande habitación señaló un cubo con ratas blancas muertas.
    -Pero… - Le dije – Están muertas. – Me arrepentí enseguida de haberlo dicho.

    Los ojos del chico, que eran negros, se apretaron. Las ojeras, que de por si ya tenía, se pronunciaron aun mas y apretó los puños.

    -¡¡Están vivas!! – Me gritó al tiempo de que envestía contra mí.

    Me vi en poco tiempo empotrado contra la puerta con el chico pegado a mi y a punto de cortarme el cuello.

    -Están vivas… - Se repetía a si mismo – Están vivas… - Miró hacia atrás y observo durante segundos el cubo. – Están… muertas – Me soltó al fin y caí al suelo.

    Respiré fuertemente.

    -Gracias a dios… - Dije en voz muy baja.
    -Lo siento… - Se disculpó sinceramente y me tendió la mano para ayudarme a levantar.
    -Gracias…

    Llevé la maleta a mi cama y la dejé sobre ella a la noche la vaciaría. Me senté en la cama, era cómoda y estaba bien echa. El chaval me miraba fijamente y con culpa en los ojos. Estaba raquítico, los músculos de su cara eran demasiado notables y la mandíbula también. Tenía el pelo sucio y corto, mal peinado. Era completamente rubio y tenía la piel blanca como la cal.

    -Como – Me planteé la pregunta, temía su reacción. - ¿Cómo te llamas?

    Se sentó a mi lado. Olía realmente mal, pero todo era cuestión de acostumbrarse.

    -Dylan – Me sonrió divertido. - ¿Tu?
    -Aaron. ¿Cuántos años tienes Dylan? – Le pregunté.
    -catorce recién cumplidos. – Volvió a sonreír divertido.
    -Yo tengo diecisiete. Felicidades por tus catorce. – Lo miré y le sonreí sin ganas.
    -Voy a tirar a mis amiguitas. – Se levantó a por el cubo y salió de la habitación.

    Pude observar mejor la habitación ahora. Estaba muy bien iluminada. Tenía ordenadores y escritorios, uno para cada uno. Una cama para cada uno y un baño para los dos por lo que podía observar al fondo de la habitación. Estaba más bien vacía y pintada de blanco. Para ser un correccional estaba muy bien la habitación.

    -¡¡Aaaa!! – Dylan chillaba en el pasillo. Escuché pasos a toda velocidad que venían hacia mi habitación. – ¡Aaron prepárate para cerrar! – Me levanté a toda prisa y agarré el pomo de la puerta. Abrí la puerta de par en par. - ¡¡Ahora!! – Entró a tiempo y yo cerré la puerta tras el. Miré por la ventanilla. Un chico grande, robusto y bastante feo estaba dando vueltas cerca de nuestra puerta con cara de pocos amigos. Daba muchísimo miedo y a simple vista parecía estar loco.
    -¿Qué pasa? – Le pregunté confuso.
    -Es el abandonado… - Jadeó por el cansancio – Es el del final del pasillo. Me ha hablado… me habían avisado pero me ha hablado y me ha convencido para abrirle… - Jadeó otra vez.
    -Es… ¿el peligroso? – Susurré con miedo a que me oyese ya que seguía merodeando afuera.
    -Si… - Se sentó en la cama. – Aaron, llevo aquí desde los trece años y esto que te voy a contar no es nada normal. – Me advirtió – Siéntate y escucha. – Me senté y el apretó un botón que había cerca de mi cama – Es el botón para que abajo sepan que se ha escapado. Bueno atiende.

    Puse la mayor atención posible.

    -Le llamamos el abandonado por que esta solo todo el día y encerrado en su celda. Tiene pestillos por fuera para que solo las trabajadoras de aquí puedan abrirle. Es capaz de convencer a cualquier de lo que el quiera. Puede hacerte creer que no tienes familia e incluso que tienes súper poderes. La penúltima vez que engatusó a alguien fue hace cinco meses. – Respiró – Estábamos todos en el recreo tranquilamente pasando el día. Sobre las ocho de la tarde las chicas, que están en el otro edificio, empezaron a gritar y todo el mundo se alteró. Todos iban en una misma dirección y allí estaba. Arriba, en la ventana del último piso, una trabajadora del correccional se puso de pie, extendió los brazos y sin darnos tiempo a hacer nada por ella saltó. Fue lo peor que había echo en su vida. Lo encerraron a los once años por matar a sus padres con un método peor. Les hizo creer que eran inmortales y consiguió que ellos mismos se clavasen un cuchillo. Ahora tiene veintiuno.
    -¿Pero con veintiuno no debería estar en la cárcel? – Pregunté.
    -Cuando cumplió dieciocho años, llamaron a los policías para que se lo llevaran. Pero no pudieron hacerlo. Cuando los cinco policías entraron a la celda ninguno de ellos pudo salir, al menos con vida. En cuestión de segundos los convenció de que no iban a morir si se disparaban y se pegaron un tiro. – Se levantó y fue a la puerta para ver si aun seguía afuera. – Solamente si le miras a los ojos. Solo si muestras interés por el y le miras a los ojos puede convencerte de algo. Nunca le mires a los ojos. – Me advirtió.
    -¿Y como se llama?
    -Nadie lo sabe. – Este fue el fin de la historia por lo visto.

    Al parecer el abandonado era más peligroso de lo que yo creía. Tragué saliva, asustado.

    -¿Y tu por que estas aquí? – Me pregunto Dylan.
    -Casi mato a un amigo, por su orientación sexual. – Lo dije con la voz cortada y arrepentido.
    -Tranquilo, eso no es nada. Yo desde los doce he estado haciendo robos con arma blanca. A los trece maté a la primera persona. – Parecía sentirse orgulloso de ellos por que esbozo una sonrisa.
    -¿Después del correccional de toca cárcel? – Le pregunté.
    -No, salgo dentro de dos años.
    -Yo no se cuanto tiempo estaré aquí. – Murmuré.
    -¿Por casi matar? – Pensó – ¿Es la primera vez?
    -Si – le dije.
    -Unos meses…
    -¿Cómo lo sabes? – Le pregunté.
    -Con un año aquí te sabes todo Aaron.

    Me levanté y abrí la gran ventana que había en la habitación. Mire hacía afuera, me estaban entrando ganas de darme un baño pero no pensé que aquí hubiesen piscina por lo tanto no me había traído el bañador. Respiré hondo, al fin y al cabo aquí no se estaba tan mal.
     
  17.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    O-O Que emosionante...

    Ese chico Dylan se ve que esta un poco tocado, pero no tanto como el abandondado... ¿que metodo será ese para convencer a alguien que es capaz de hacer cosas que es obvio que son imposibles? Eso si es extraño...

    Esperare la conti ansiosamente, ya quiero saber que pasa con Aaron... muero de la emosion!!!

    Atte:
    IO xD
     
  18.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Destino [Original]
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1229
    Re: Destino [Original]

    Este cap es un poco corto. xD


    Olvidar O Recordar. Son palabras fáciles de mencionar.

    Durante una semana, eterna semana, todo fue un ir y venir de coches de policía. Había muchos mayores de edad en el centro y debían vaciarlo. Con ‘’El Abandonado’’ ya ninguno de los policías se atrevía. Estaba claro que ninguno de ellos quería acabar bajo tierra en una perfecta caja de madera y dejando sobre ella varias familias rotas de dolor. La muerte sin duda era algo realmente temido pero que tarde o temprano tiene que llegar.

    Durante las noches, como ya me había advertido se escuchaban gemidos y golpes desde la otra punta del pasillo. Yo no lograba dormirme debido a eso. ¿No querría decirnos algo? ¿No querría hacer entender a la gente que encerrándolo solo empeoran su comportamiento? Pero al fin y al cabo ‘’El Abandonado’’ era peligroso para todos.

    La última noche a mi parecer fue terrorífica. ‘’El Abandonado’’ estaba rasgando su puerta con algo afilado y se oía el chirrido asta en el edificio femenino. Cuando paró y yo creí que no iba a seguir, emitió unas palabras extrañas. Como una frase continua, del mismo modo que si estuviese echándole un mal de ojo a alguien.

    A la mañana siguiente, no había dormido nada, todo el mundo se despertó normalmente. Salió de sus habitaciones para ir a desayunar y yo hice lo mismo. Dylan se despertó después de que me diese la vuelta para cerrar la puerta.

    Bajé al comedor y me serví un tazón de leche. La bebida no se pagaba, la comida si, por eso no cogí nada de comer. Ya que no había traído dinero de casa. Esto más bien se parecía a un hotel más que a un centro de menores.

    Observé con atención a todo el mundo. Estaban, la banda de respetados, los solitarios y los que pasaban de todo.

    Dos chavales que pasaron a mi lado me miraron de arriba abajo. Como con asco.

    Dylan apareció por fin y se vino a sentar conmigo. Este se traía un tazón de cereales, zumo y dos piezas de fruta.

    -¿Cómo puedes estar tan esmirriado si comes mas que todo el comedor junto? – Le pregunté cuando se sentó.
    -¿A mi me lo preguntas? – Me dijo entre risitas.
    -Pues si no lo sabes tú… - Me bebí mi tazón de una sola vez.

    Justo cuando Dylan iba a morder la manzana alguien grito desde uno de los pisos de arriba. Todos en el comedor se alborotaron y subieron a ver que pasaba. Los últimos en subir a ver que sucedía éramos nosotros. Cuando subíamos a todo correr las escaleras la gente empezó a gritar también. Todos intentaban mirar dentro de una habitación pero la puerta estaba colapsada.

    -¿Por qué no comprobaría donde estaba? – Cinco de los que obstruían la puerta se alejaron lamentándose. Uno de los chicos fue el que pregunto aquello.

    Pudimos asomarnos y mirar, había un chaval tirado en el suelo y abierto de brazos. Le salía sangre por la boca y tenia los ojos desorbitados.

    -‘’El Abandonado’’ - Murmuró Dylan.
    -¿Crees que ha sido el? – No dejé de mirar el cuerpo del pobre chico.
    -Esta claro – Se dio la vuelta y caminó hasta nuestra habitación.

    Corrí un poco para alcanzarlo.

    -Ayer le escuché hablar… - Le dije.
    -¿Qué decía? – Me preguntó parado delante de la puerta de la habitación.
    - No lo se… hablaba en un idioma extraño. – Miré al fondo del pasillo intentando recordar lo que decía en aquel idioma.
    -Lo sabía… - Entró a la habitación. Yo le seguí.
    -¿El que sabias? – Me tumbé en la cama y no cesé de mirarlo.
    -Nada Aaron – Entró al baño y cerró la puerta.

    Me relajé en la cama, tal fue la relajación que me quedé dormido. El sueño me pesaba demasiado. Llevaba muchas noches sin dormir.

    Me encontraba en medio del pasillo, todo estaba oscuro y solo escuchaba la voz de ‘’El Abandonado’’. De pronto las luces se encendieron cegándome por completo. Cuando pude recobrar la visibilidad todo fue un grito y alguien abalanzándose sobre mí.

    -¡¡Aaron!! – Me gritaba alguien. – Despierta.

    La silueta se esfumo y la cara de Dylan apareció. Al parecer estaba soñando.

    -¿Qué te pasaba? – Me preguntó.
    -Nada… una pesadilla. – Agité la cabeza intentado sacar el recuerdo del sueño.
    -Son las diez de la noche. – Se fue hacia la ventana y la abrió. – has dormido todo el día.
    -Si, es que tengo falta de sueño… - Me estiré.
    -Yo me voy a dormir, asta mañana. – Se metió en su cama y en cuestión de segundos se quedó dormido.

    Los gemidos y los ruidos comenzaron a sonar. Luego empezó a cantar algo. Algo que me hipnotizaba por completo. Salí del cuarto aunque intentaba resistirme. Caminé todo el pasillo adelante y me paré delante de la puerta de ‘’El Abandonado’’.

    La canción cesó y ya no me encontraba hipnotizado. Una vez me vi delante de su puerta, empecé a barajar posibilidades.

    1. Salir corriendo
    2. Dejarme guiar por el
    3. Abrirle la puerta por decisión propia

    Por una razón desconocida escogí la tercera opción, se basaba mas bien en confiar. ¿Y si hablaba con el y no le daba a entender que quería hacerle daño?

    Puse la mano en el primer candado de la puerta. Tiré hacia la izquierda y abrí el primero. Hice lo mismo con el segundo y el tercero. Sin embargo con el cuarto me lo pensé mejor. Tenía la mano sobre el candado. ¿Pero y si era peligroso? Me temblaba el pulso pero al final decidí abrir. Empujé la puerta y allí estaba tirado sentado en una esquina. Todo estaba realmente oscuro y lleno de suciedad.

    -Hola – Su voz se me metió a golpes por los oídos. – Acércate – Era como si me taladrase los tímpanos.

    Me acerqué.

    El se levantó y sin a penas darme tiempo a reaccionar me agarró del cuello y me elevó medio metro.

    Un pinchazo hizo estallar en mi mente varias imágenes. Todas relacionadas con Danny.

    Cuando lo conocí, el tiempo que pasé con el y el beso. Pero el último recuerdo fue cuando apaleé a Connor.

    Me soltó de golpe y caí al suelo.

    ‘’El Abandonado’’ dejo caer una lagrima y la copio cuando estaba cayendo al suelo.

    -Recuerda Aaron – Me dijo.

    Abrí los ojos de par en par. ¿Cómo sabía como me llamaba?

    -Recuerda a las personas que todavía te quieren. No las olvides.

    Cayó al suelo de nuevo y se acurruco, por así decirlo, en la esquina donde lo había visto al entrar.

    Su cuerpo expulso una luz blanca. Brillante y cegadora. La luz se extendió por todo el cuarto y me rodeó. De pronto ya no había luz y la sucia habitación de ‘’El Abandonado’’ se convirtió en mi habitación.

    Respiré hondo.

    ¿Recuerda a los que aun te quieren? ¿Pero… quien me quería ya?
     
  19.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Muy buenas las contis ^^

    ¡Están barbarás! *.*

    Nada empecé a leerla ya me intrigaba lo iba a pasar, menos mal que no le paso nada a Aaron con su compañero de habitación, ya pensaba que estaba loco por un momento por como reaccionó.

    Que sucederá con el otro chaval, que la señora le mencionó y le avisó de que tuviera cuidado, cuando leí esa parte me recordaba a las pelis (en las que hay prisioneros como “EL experimento”, “Celda 211”…) y justamente siempre hay un hombre…, el más malo que da miedo y puede incluso matarte al hacer un mísero movimiento.

    Pues sí que es peligroso ese tal “el abandonado” matar a sus padres a la edad de once años, me he traumatizado al leer aquello y lo que es capaz de hacer. ¡Dios Mío! Que poder tiene para hacer eso…
    Se me ponía la carne de gallina y me venían escalofríos de la emoción aunque no sé si de algo más también.

    En que correccional se ha metido nuestro protagonista Aaron, el más peligroso de todos o eso parece por aquél chico, que hay que tenerlo bien vigilado.

    Pobre chaval, el que vieron tirado en el suelo con sangre en la boca; si fue “El Abandonado” no tiene ni piedad.

    ¡Me asustaste!, cuando mencionaste que se quedó hipnotizado y fue hasta la puerta del chico para abrirla… menos mal que no le pasó nada grave, ya le veía en el hospital del correccional.

    No me digas que… “El Abandonado” ¿le los pensamientos? No tengo otra idea de cómo es posible que sepa el nombre de Aaron y se ponga así [cayéndole una lágrima]… diciéndole por último: Recuerda a las personas que todavía te quieren. No las olvides.
    ¿Qué quiso decir con eso?
    Por esa situación no parece que sea tan fuerte y duro o malvado aunque las apariencias engañan.

    Hasta la siguiente continuación!!!!
    la espero con ansias :D

    Que intrigante y emocionante que esta y se está poniendo ;)

    Matta ne!!
     
  20.  
    montsehinata

    montsehinata Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    19 Enero 2010
    Mensajes:
    140
    Pluma de
    Escritora
    Re: Destino [Original]

    Uuuuh interesante,
    apuesto q el "abandonado" es un tipo de psiqico ya que vio todas las memorias de Aaron
    A ver si luego vulves a meter a Danny en la historia.... ya se le extaá.
    bueno aparte de eso solo quiero decirte que cuando escribas "hasta" recuerdes ponerle la H al principio
    aparte de eso estas ultimas conti han estado perronas XD
     
Cargando...

Comparte esta página