1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

Tema en 'FullMetal Alchemist' iniciado por TyraelLucid, 20 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    TyraelLucid

    TyraelLucid Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Julio 2010
    Mensajes:
    10
    Puntos en trofeos:
    1
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    3224
    De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

    Bueno... este es un fic que estoy haciendo junto con una amiga. Está subido en dos páginas más asi que doy el aviso para que no se crea que es un plagio. En Fanfiction . net está con el nombre de "19-NeKoLuCid-91" y en FanFic . es con el sobrenombre de "Nadja"; por si hay alguna duda con respecto a esto comuníquenmelo por favor.

    Ahora sí... demos a conocer el fanfic ^^: Primero os dejo una pequeña introducción y ahora se sabrá el resto :D

    ---------- ---------- ----------- -------- --------- ---------- -------- -------- ------- ----- ------

    Fanfic de dos series: D.N.Angel y FMA

    Resumen: Nos encontramos en Ciudad Central, y por lo que se ve hay caras nuevas en el lugar.
    ¿Qué ocurrira con dichas personas y qué cambios producirá con la gente?
    Rivalidad, amor, engaño, muchas cosas pueden pasar en este fic, si quereis saberlo leerlo.


    Declaimer: Ninguno de los personajes de ambas series son mios sino de sus respectivos escritores, dibujantes, autores, etc. Solo los utilizo como medio para escribir y entretener a la gente que los lee.

    Pues aquí os traigo el quito capítulo ^^, que lo disfruteis :D
    - diálogos
    -(intervenciones mías)
    -“pensamientos”
    -[cambios de escena]
    - - - - - - - - - - - - Flash Back - - - - - - - -


    Ahora demos paso al primer capítulo, disfrutarlo ^^


    _________ ______________ _______________ ______________ __________ ___________ _______ ___


    Capítulo 1: El encuentro

    Desde que los hermanos Elric desaparecieran hace ya seis meses y que las esperanzas de volver a verlos menguaran, en Ciudad Central han aparecido caras nuevas recientemente venidas de un pueblo bastante alejado de allí.
    Era una agradable mañana; una estupenda mañana para viajar y tres jóvenes de unos diecinueve años iban en tren hacia Ciudad Central. Estos chicos habían dejado su pueblo natal para independizarse y algunos meses atrás habían comprado entre todos una casa bastante amplia cerca del centro de la ciudad.
    Los jóvenes eran Daisuke Niwa, Riku Harada y Risa Harada.
    Daisuke era pelirrojo, algo despistado, considerado, bueno y amable. Había terminado sus estudios de bellas artes y arquitectura en muy poco tiempo, y ahora estaba contratado por uno de los altos cargos del ejército que se encontraba en esa ciudad para reformar algunas zonas del lugar. Para ello eran necesarios varios planos con diseños. Además era el novio de Riku desde hacia ya cuatro años.
    Riku por su parte; era morena con reflejos rojizos, muy atlética e inteligente. Además de ser la novia de Daisuke, era también la hermana gemela de Risa. Siempre había tenido bastante genio aunque en cierto modo era comprensible; había terminado la carrera de Investigadora y estaba buscando empleo. Durante los últimos años había conseguido ser campeona en varios deportes además de llegar a cinturón negro en Kárate y Judo, por lo que su capacidad de defensa personal era bastante alta.
    Risa a diferencia de su hermana; era castaña, guapa por naturaleza y algo vaga. Estudió turismo y relaciones públicas, y ahora estaba igual que Riku: buscando empleo.

    Cuando por fin llegaron los tres a Ciudad Central, recogieron sus maletas y se encaminaron a su nuevo hogar mirando a su alrededor a cada paso que daban. La casa en sí la pagó Daisuke gracias a los diversos concursos que ganó mientras que el diseño y los muebles lo pagaron las hermanas Harada ya que su fortuna les precedía.

    --¡Ah!, estoy cansada de andar y la maleta pesa mucho. –se quejó Risa parándose en mitad de la calle.
    --Normal; has traído cosas innecesarias en lugar de lo imprescindible. Te traes tus trastos de peluquería y lo del tarot, y por eso no has podido meter nada de ropa. –le reprochó su hermana.
    --Riku-san, Harada-san; ya casi hemos llegado a nuestro destino. Giramos a la derecha y ya estamos. –decía Daisuke intentando calmarlas.
    --¡¡Viva!! –gritó algo eufórica Risa a la vez que empezaba a correr.
    La chica iba tan deprisa y emocionada que antes de girar chocó con alguien y calló de culo al suelo sin poder evitarlo. Detrás de ella, Riku y Daisuke acudían en su ayuda.
    --Risa, ¿te encuentras bien? –preguntó Riku según llegaba al lugar del suceso.
    --Sí, aunque me duele algo el trasero. –susurró a su hermana.
    --Será mejor que te levantes, tu posición es algo comprometedora. –añadió al oído de Risa su hermana.
    Fue entonces cuando Risa se percató de su posición sentada en el suelo con las rodillas flexionadas y con falda corta (imaginaos la situación).
    --¿Se encuentra bien señorita? –preguntó una voz masculina por encima de sus cabezas.
    Ambas alzaron la vista hacia el dueño de esas palabras y se encontraron a un hombre moreno vestido de militar con una cara demasiado feliz en ese momento.
    --¿Le ayudo a levantarse? –preguntó inocentemente el caballero.
    --Sí, se encuentra bien; y no, no necesita su ayuda. –dijo Riku ayudando a su hermana a levantarse.
    --Disculpe señor pero quite esa cara de pervertido que posee. –continuó algo enfadada Riku sin darse la vuelta para mirarle.
    --Jovencita, discúlpese ahora mismo. –dijo una voz femenina tras el moreno.
    --¿Por qué debería? –preguntó Riku dándose la vuelta.
    --Por respeto hacia una persona más mayor que tú. –dijo saliendo una mujer rubia con mal genio de detrás del hombre moreno.
    --Uuuu, discúlpeme. ¿Le sirve? –respondió sarcástica dándose la vuelta y avanzando hacia su novio y su hermana.
    La mujer enfureció ante los malos modales de la joven y se adelantó hacia los jóvenes hasta quedar detrás de ella.
    --Señorita, dígame ahora mismo su nombre. –pidió furiosa la mujer a la vez que Riku se giraba hacia ella.
    --¿Por qué debería decir nada? –preguntó tras lo cual se giró de nuevo hacia sus acompañantes.
    --Debemos llegar a casa. –explicó tomando la bolsa y la maleta de Risa.
    --Tienes razón Harada-san. –replicó Daisuke omitiendo el nombre.

    Los tres jóvenes emprendieron entonces su rumbo de nuevo alejándose del lugar de accidente. La mujer que había reprendido a Riku estaba enfurecida mientras los dos hombres que la acompañaban la observaban.
    --Teniente Hawkeye, tranquilícese. –dijo el hombre de mayor rango.
    --Pero general de brigada Mustang, esa actitud es de muy mala educación. –reprochó la mujer.
    --Riza, si te alteras tanto te saldrán arrugas. –comento Havoc.
    --¡HAVOC! –gritó cabreada Riza.
    --Queréis parar los dos ya. –dijo el general de brigada Mustang.
    --Sí general de brigada. –dijeron los dos oficiales a la vez que emprendían su marcha hacia el cuartel general.


    Nuestros tres jóvenes llegaron a su casa tras caminar varios minutos. La casa estaba distribuida de la siguiente manera: un largo pasillo comunicaba con todos los cuartos y a final de éste, una última estancia estaba cerrada. El primer cuarto era un despacho con todos sus muebles: mesa de escritorio, silla, ordenador (portátil y con internet XD) y sus estanterías; a decir verdad era bastante amplia. La contigua era un cuarto de baño con ducha y todo lo demás (mejor no especificar ¬¬); en frente se encontraba el salón. En su interior se encontraba un mueble con cristaleras, y en medio de ellas había un espacio en el que se encontraba una televisión plana de 32’’ junto a una mini cadena. Enfrente de las cristaleras había un sofá y entre éste y las cristaleras, una pequeña mesa. Las paredes estaban adornadas con varios cuadros de Daisuke.
    Continuando por el pasillo se llegaba a la primera de las habitaciones que tenía cuarto de baño propio. En ella se encontraba una cama de matrimonio que compartían Daisuke y Riku puesto que en el pueblo ya compartían piso aunque no llegaron a más. La habitación tenía un tono marfil, las sábanas y demás ropa de cama eran de color crema mientras que el somier y el resto de la cama era de madera antigua al igual que el armario.
    Antes de llegar a la siguiente habitación se encontraba la cocina. Era amplia en tonos azules tanto la pared como los azulejos y los muebles, y una terraza para tender la ropa. Después se llegaba a la habitación de Risa. Ésta era de colores rojizos no muy fuertes y como la otra tenía un cuarto de baño propio. Como únicos muebles tenía una cama de matrimonio y un armario empotrado del mismo tono que la habitación de madera antigua. Al final del pasillo estaba el cuarto cerrado lo que los chicos suponían que serían un desván o algo parecido.

    --Bueno ya hemos llegado. Ahora sería mejor desempacar. –dijo Daisuke.
    --Cierto. Además quiero ir a ver a mi padrino que hace siete años que no le veo por culpa de la guerra que hubo. –añadió Riku mientras se internaba en la habitación seguida de Daisuke.
    -No lo entiendo. Somos gemelas pero no tenemos el mismo padrino. Me parece injusto. –se quejó Risa mientras ella también iba a su habitación.
    --Risa no tengas morro que tu lo quieres por interés y le ves todos los años. Yo además hace mucho tiempo que no le veo y puede que trabaje con él. –dijo su hermana a la vez que ponía algo de su ropa en las perchas y otro poco en cajones con la ropa interior.

    Después de deshacer la maletas, Risa y Daisuke se fueron a comprar mientras Riku iba al cuartel general.
    --Hace mucho tiempo que no paseaba por estas calles. –se decía mientras observaba los edificios- La última vez que estuve aquí tenía doce años, espero que el tío Armstrong me recuerde. –se dijo contenta.
    Al llegar al edificio se perdió un poco pues el lugar era bastante amplio. Al ver pasar a una mujer corrió hacia ella para preguntarle por el hombre.
    --Hola buenos días. ¿Se encuentras por aquí Alex Louis Armstrong? –preguntó algo tímida.
    --Creo que sí. ¿Quién pregunta por él? –preguntó la mujer.
    --Soy Riku Harada, la sobrina y ahijada del señor Armstrong. –respondió ella con una sonrisa- ¿Dónde podría esperarle? Resulta que quiero darle una sorpresa; por favor no le diga mi nombre. –pidió.
    --¿Riku-chan? Cuanto tiempo sin verte y cuanto has cambiado mi niña. –dijo la mujer- Soy Maria Ross, ¿te acuerdas de mí? –preguntó con esperanza.
    --¿Maria-san? Mi medio niñera cuando estaba en el cuartel general, que alegría. –dijo la joven a la vez que la abrazaba.
    --Bueno espera aquí si quieres. Ahora aviso al señor Armstrong. –dijo ella mientras se marchaba.
    Mientras Riku esperaba, observaba el lugar fascinada y veía a la gente que pasaba vestida con el uniforme del ejército.

    --¿Riku? –dijo una voz masculina a se espalda.
    Al escuchar se nombre, la joven e giró y una sonrisa se mostró en su rostro.
    --¡Tío! –dijo contenta mientras le daba un gran abrazo.
    --Mi pequeña sobrina. ¿Cómo has estado? –dijo Armstrong feliz de ver a la joven.
    --Muy bien. Por fin me he independizado. –respondió ella sonriendo y separándose de él.
    --Sigues tan guapa como siempre. –comentó el hombre- Bueno a decir verdad, ya eres toda una mujer. –añadió riendo.
    Ella sonrió con un leve sonrojo ante ese comentario. A continuación se puedo a relatarle a su tío y padrino todo lo ocurrido desde que se vieron por última vez hace siete años. Le contó la aventura del ladrón fantasma Dark Mousi; y también el motivo por el que ahora vivían en esta ciudad.
    --Así que Niwa Daisuke... –dijo el militar mientras daban un paseo por los alrededores del cuartel general.
    --Sí, ya llevamos 4 años saliendo y ahora va a trabajar en las reformas del cuartel. Además yo ya he conseguido mi propósito de ser investigadora de todo tipo. –explicó la chica muy feliz tanto por su novio como por ella.
    --¿Y en qué has trabajado? –preguntó Armstrong mientras se sentaban en un banco.
    --Pues con la policía. He resuelto varias desapariciones; también homicidios y asesinatos. Además he participado en casos de robo de medicinas aunque ahora mismo no lo recuerdo muy bien. –dijo Riku con una risita.
    --Vaya, eres toda una investigadora profesional. –contestó orgulloso de su sobrina.
    --Sí, lo malo es que ahora estoy en paro y busco un puesto de trabajo pero aquí no sé donde encontrarlo. –añadió Riku apenada.
    --¿Y por qué no trabajas con nosotros? –propuso su padrino / tío.
    Al escuchar la proposición, a la chica se le iluminó la cara con una gran sonrisa aunque antes de contestar debía hablarlo con su hermana y con Daisuke.
    -- Tengo que consultárselo a Daisuke y a Risa, aunque lo más seguro es que acepte. –contestó la joven feliz- Por cierto tío, ¿me podrías enseñar el interior de las instalaciones? –preguntó con curiosidad.
    --Siempre te ha gustado este tipo de trabajos. –dijo el hombre con una sonrisa- En todos estos casos, ¿cuántas veces fuiste herida? –preguntó con preocupación.
    --Pues dos heridas de bala además de varias de navaja, espada y cuchillos. La más grave fue la de cristales. –recordó Riku tranquilamente.
    --Vaya que peligroso. De todas formas tendrás que ponerlo en el curriculum indicando en qué misiones te pasó. –explicó el mayor Armstrong.
    Según llegaban al edificio el hombre volvió a tomar la palabra.
    --¿Te importa que el médico del ejército te haga una revisión? –preguntó.
    --No me importa. –respondió la chica sin dudarlo.
    --Ahora que me acuerdo, varios de tus casos han salido en los periódicos de la ciudad y algunos soldados te admiran por así decirlo. –comentó Armstrong algo molesto.
    --¿Y por qué? No he hecho nada del otro mundo. –dijo recordando los artículos.
    --Bueno, no todos los días se ve a una mujer menor de 21 años como tú arriesgando su vida antes que la de un civil normal. –aclaró su tío.
    --¿De veras? Qué vergüenza. –comentó Riku sonrojándose.
    --Jajaja; luego te presento a tus admiradores. –dijo gracioso mientras se adentraban en los pasillos y llegaban a la enfermería.

    Al entrar en ella, Armstrong pidió al doctor que le hiciera a su sobrina un reconocimiento completo. El médico asintió y dio paso a una doctora para que ella la examinara mientras los dos hombres salían de la consulta. La mujer le pidió a Riku que se desvistiera y que se sentara en la camilla. Una vez lista para la revisión, la doctora observó las heridas y cicatrices sin hacer ningún comentario por el momento.
    --Súbete a la báscula por favor. –pidió la mujer.
    Riku obedeció con calma. Tras esto, la doctora midió su estatura, la tomó el pulso y a continuación pasó a hacer una revisión del estado de sus pulmones haciendo que respirara lentamente. También comprobó el estado de sus ojos y oídos. Una vez terminado el reconocimiento, la mujer le pidió permiso para ver e estado en el que se encontraban las heridas y cicatrices de Riku; a lo que ella accedió gratamente.
    --Es la primera mujer que veo con tantas cicatrices señorita Harada; es una joven muy valiente. –dijo la doctora.
    --Sólo hago mi trabajo: proteger al civil desprotegido. –replicó le muchacha sentada en la camilla.
    --Ya puedes ir vistiéndote. Por cierto, he oído que el mayor Armstrong es su tío. –comentó la doctora a al vez que rellenaba el informe.
    --Sí; puede que dentro de unos días venga a trabajar con él en este lugar. Bueno, ¿cómo estoy de salud? –preguntó vistiéndose de cintura para abajo.
    --Algunos de los músculos de tus muslos fallan con frecuencia pero no es nada grave. Por lo demás no hay problemas. Ahora te dejo para que termines de vestirte mientras yo le doy el informe a tu tío. Un placer conocerte. –dijo según salía de la consulta.
    Riku terminó de arreglarse con calma. Cogió su pistola y se la colocó en el tobillo donde siempre la llevaba; después tomó el móvil, las llaves y la cartera guardándolos en sus respectivos lugares.

    --Buenas tardes. Aquí tiene el informe de su sobrina; parece una gran persona y muy valiente. Tome esta nota para que pueda conseguirle esta medicina para que los músculos de sus muslos se fortalezcan. –dijo dejándole la hoja a aparte del informe- Señor Armstrong, señor Mustang, hasta pronto. –añadió la doctora despidiéndose.
    --Así que tu sobrina ha vuelto, ¿cuánto tiempo hace? –preguntó el general de brigada.
    --Pues ya hace siete años que no la veo. –contestó leyendo el informe- Mira Mustang observa su físico, es extraordinario.
    --Como una mujer tan joven puede aguantar tanto. –dijo Roy anonadado al ver lo recogido en el informe.
    --Ya ves; es de fisionomía fuerte. Por cierto, dentro de poco puede que trabaje aquí asi que...
    --¡Tío ya volví! –dijo una voz femenina a espaldas del mencionado.
    --Hola querida. –dijo Armstrong tapando la línea de visión del hombre que le acompañaba- Mira, te voy a presentar a un compañero y posiblemente tu superior. –añadió según se giraba para que la joven lo viera.
    --¡TÚ! Eres el de esta mañana. –gritó Riku señalándole con el dedo y pálida como la pared.
    --Muestre más respeto. –respondió Roy serio.
    --¿Os conocéis? –preguntó Louis algo confuso.
    --Esta mañana cuando íbamos de camino a nuestra nueva casa Risa chocó con él y ella... –comenzó a explicar algo colorada- ...cuando se calló al suelo su posición era algo comprometida y él empezó a mirar de una forma... –omitió esa parte avergonzándose- De todas formas disculpe mi comportamiento; soy Riku Harada la sobrina de Alex Louis Armstrong. –terminó diciendo educadamente.
    --Etto... Yo soy el general de brigada Roy Mustang. –contestó el hombre algo confuso por el cambio de humor de la chica.
    --Bueno Riku, te llevo a casa que ya es algo tarde y seguramente tu hermana y Daisuke estén preocupados. Pasado mañana pásate por aquí y formalizamos tu admisión. –dijo el mayor Armstrong mientras los dos cambiaban de dirección- Adiós general de brigada Mustang; nos vemos mañana. –añadió a modo de despedida pero Riku no dijo nada.

    ________________ ____________________ ____________________ ________________ ___________ ___


    Bueno espero que os esté gustando xDDD, ya me diréis que os parece ^^, en una semana pongo el segundo chap :D



    NOS VEMOS!!!! >.<


     
  2.  
    princessdark

    princessdark Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Enero 2010
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

    Hola Ty-chan, muy bueno el fanfic, me gusta, a parte de que soy fan de DNAngel y Fma. Ese Roy Mustang mujeriego pervertido ¬¬*** jajaja, espero el siguiente cap. ¿Si?
     
  3.  
    TyraelLucid

    TyraelLucid Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Julio 2010
    Mensajes:
    10
    Puntos en trofeos:
    1
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    3821
    Re: De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

    Waaa muchas gracias por dejarme tú comentario Dark-chan ^^

    Bueno aquí os deja el nuevo chap jeje espero que os guste

    ______________________________________

    Capitulo 2: Empezando una nueva vida

    --Bueno Riku, te llevo a casa que ya es algo tarde y seguramente tu hermana y Daisuke estén preocupados. Pasado mañana pásate por aquí y formalizamos tu admisión. –dijo el mayor Armstrong mientras los dos cambiaban de dirección- Adiós general de brigada Mustang; nos vemos mañana. –añadió a modo de despedida pero Riku no dijo nada.

    Los dos salieron del cuartel hablando animadamente mientras Mustang volvía a su despacho recapacitando sobre la metedura de pata de esa misma mañana con la sobrina del Mayor Armstrong.
    Al entrar en la estancia, el general de brigada cerró la puerta y se dirigió a su mesa.
    Recogió unos papeles que tenia pendientes y se marcho a su casa.

    --Hasta mañana teniente Ross; espero que su puntualidad mejore. –dijo el general de brigada Mustang.
    --Si señor, no volverá a pasar. Lo que pasa es que me encontré con la sobrina del Mayor Armstrong y me entretuve hablando. Que descanse -contesto la mujer educadamente.
    --Tenga por seguro que lo haré. -añadió el general mientras salía del edificio.

    Mientras tanto Riku y su tío iban camino de la casa de ésta.

    --Bueno, esta noche les comentare a Risa y a Daisuke que voy a trabajar con vosotros los militares. –dijo según caminaban hacia la casa.
    --De acuerdo, pero mañana no hace falta que vengas; mejor ven pasado porque yo mañana tengo que redactar tu currículo y dárselo a tus superiores. Además ahora me vas a tener que dar tus datos personales y profesionales ya que yo los desconozco. –comentó el hombre.
    --No hay problema, en cuanto lleguemos te los doy. -dijo ella con una sonrisa- Mira ya hemos llegado. –añadió la joven señalando el lugar.

    Armstromg se quedo vislumbrado el lugar a la vez que se percataba de que ese lugar, esa casa, le resultaba terriblemente familiar aunque no se podía recordar de qué exactamente. Tras esto, ambas personas entraron en la casa y…

    --¡¡Estoy en casa!! –gritó Riku desde la puerta entrando por el pasillo. El primero en recibirle fue Daisuke con un abrazo y un fugaz beso.
    --Bienvenida. -dijo él con una sonrisa.
    --Hola hermana, ¿por qué has tardado tanto? -preguntó Risa apareciendo por el lado contrario al de Daisuke.
    --Luego les cuento. Bueno, antes de que se me olvide Daisuke te presento a nuestro tío y mi padrino Alex Louis Armstrong. -dijo ella señalando al hombre que la acompañaba.
    --Encantado señor soy...
    --Daisuke Niwa. Hacía mucho tiempo que no te veía. -dijo estrechando la mano del joven enérgicamente.
    --Un placer… de nuevo señor. -dijo el chico apurado.
    --¿Y yo que tío? -preguntó Risa molesta porque nadie había reparado en ella.
    --Perdona preciosa. Venga dame un abrazo. -dijo Armstrong abriendo sus brazos.

    Risa corrió hasta su tío y éste la levanto con sumo cuidado. Todos se empezaron a reír ante esta situación mientras andaban hacia el amplio salón. Una vez allí, Riku le entrego a su tío todos los datos que éste necesitaba para formalizar su contrato.

    --Antes de que se me olvide quiero deciros que en breve voy a trabajar en el cuartel general. - dijo ella sentada en unos de los extremos de la mesa.
    --Vaya; ¿eso quiere decir que me voy a quedar sola todo el DIA en casa? Entonces tendré que empezar a buscar trabajo. -comentó Risa con un suspiro.
    --Jajaja. Es verdad porque yo voy a trabajar en las nuevas construcciones del mismo lugar. –añadió Daisuke divertido ante dicha situación.
    --Bueno tío ya esta todo; nuestra dirección, mis datos antiguos y todo lo referente a mis antiguos trabajos como policía. -dijo ella colocando los papeles y poniendo un clip en ellos para que no se perdieran.
    --Muchas gracias y siento las prisas. -comentó él con una sonrisa levantándose y dirigiéndose a la salida no sin antes despedirse de Daisuke y Risa.
    -- Por ti lo que sea tío. -respondió ella levantándose al igual que él y siguiéndole.
    --Nos vemos dentro de dos días Riku. -dijo poniéndose su abrigo de militar y abriendo la puerta.<o
    --De acuerdo. Allí nos veremos; toma los documentos. –le contestó ella entregando los papeles.
    --Gracias y descansa. -dijo mientras se marchaba del lugar y Riku le despedía con la mano.
    Tras despedirse del mayor Armstrong, cerró la puerta y echo el cerrojo. Luego volvió al salón donde se encontraba Daisuke a solas junto con ella ahora.

    --¿Qué pasa Niwa-kun? -preguntó Riku sentándose al lado suyo.
    --Nada, sólo quería pasar un rato a solas contigo. -contestó él con una sonrisa.
    --Ven. -dijo ella cogiendo la mano del chico al levantarse y haciendo que éste también se levantara- Vayamos a la habitación aunque yo antes voy a decirle una cosa a Risa. Espérame allí. -añadió mientras subían las escaleras.

    Daisuke se encaminó a la habitación de ambos a la vez que Riku continuaba hasta dos estancias más alejadas de la suya y llamó a la puerta antes de entrar.

    --Adelante. -dijo una voz femenina desde el interior.
    --Hola Risa, soy yo. -contestó Riku entrando y cerrando la puerta tras de sí. Se sentó en la cama de su hermana y comenzó a hablarla. -Venía a decirte que si mañana te apetecería ir de compras y de paso te ayudaba a buscar un empleo. -propuso ésta.
    --Me parece buena idea. -dijo Risa con una sonrisa.
    --Perfecto. Entonces hasta mañana. –añadió Riku mientras se levantaba y le daba a su hermana un beso de buenas noches- Nos iremos sobre las 10h, ¿de acuerdo? -dicho esto se marcho del lugar dejando sola a su hermana.

    Al salir de la habitación se encaminó a la suya donde Daisuke la esperaba para pasar su primera noche romántica en su nuevo hogar. Abrió la puerta y al entrar sólo estaban encendidas las luces de las mesillas aunque no había ni rastro de Daisuke. Cerró la puerta con cuidado y unos brazos la cogieron por la cintura. Sin duda se trataba de él que estaba escondido detrás de la puerta.
    Riku se giró y Daisuke le robó un rápido beso. La cogió en brazos y la poso en la cama junto a el a la vez que el beso se tornaba más apasionado por momentos. El chico se dedicó a besarle el cuello durante unos minutos para posteriormente ir descendiendo por los hombros y pechos de la joven Riku. Mientras hacía esto, le iba quitando las prendas que estorbaban. Riku por su parte, también le fue quitando la ropa mientras soltaba algún que otro suspiro y gemido apenas audible para no molestar a su hermana.
    Cuando los dos por fin estuvieron sin ropa alguna y preparados (en todos los sentidos), se unieron como un sólo ser amándose el tiempo que ellos quisieron. Ya de madrugada se quedaron profundamente dormidos Riku en el pecho de Daisuke.
    A la mañana siguiente cuando Riku se despertó, Daisuke ya no se encontraba a su lado por lo que ésta se levantó, miro la hora y viendo que todavía tenía 2 horas antes de irse con su hermana se duchó, aseó, vistió tras lo cual fue a desayunar.

    --Buenos días. –saludó Riku.
    --Hola, ¿cómo amaneciste? -preguntó su hermana.
    --Sola pero muy bien. -contestó con una sonrisa en sus labios.
    --No digas más. -dijo Risa tomando un sorbo de su café.
    --Jajajaja. Daisuke hoy empieza a trabajar. -comentó Riku mientras se apoyaba en la encimera con un brazo y con la mano del otro tenía su taza con café- Ah se me olvidaba, ¿sabes quién va a ser mi superior además del tío? -dijo Riku mosqueada.
    --Sorpréndeme. -retó Risa a su hermana de broma.
    --Al pervertido de ayer, el que te miraba... ayer cuando te caíste. -dijo ésta.
    --¡¿QUE?! ¡No puede ser! –añadió Risa sorprendida.
    --Lo que oyes. Le voy a tener que soportar hasta que salga del lugar puf. -dijo Riku mientras terminaba su café al igual que su hermana.
    --Bueno ahora olvídate de eso y vayamos a comprar. -comentó mientras le quitaba la taza de café y la ponía en el fregadero.

    Riku tomó a su hermana del brazo y la arrastró por toda la casa hasta salir de la misma y cerrarla. Tras esto se encaminaron a la ciudad. Estuvieron mirando primero los trabajos en los que podía estar Risa y después de una buena búsqueda encontraron diversos empleos: de camarera en un restaurante, de canguro, de cajera en un supermercado, etc. El que era más aceptable fue el trabajo en el restaurante, pues era en uno lujoso cuyo salario era bueno y era frecuentado por las personas más importantes de Ciudad Central.

    --Vayamos a ver. -propuso Riku mientras entraban en el lugar- Buenas tardes. -dijo la chica educadamente al entrar.
    --Hola, ¿en qué puedo ayudaros? -preguntó un hombre al verlas.
    --Venía a ver si el puesto de camarera seguía vacante. -comentó Risa.
    --Sí, nadie lo ha reclamado todavía. -respondió el hombre.
    --Me gustaría, si es posible, ocuparlo yo. -dijo Risa decidida.
    --Si me acompañan por aquí, les mostrare el lugar y hablara con el jefe. -propuso el hombre guiando a las dos jóvenes al despacho del nombrado.

    Al llegar a la puerta del despacho, el hombre llamó con educación y esperó respuesta del interior.

    --Adelante. -dijo una voz desde dentro.
    --Disculpe jefe, esta joven viene para ocupar la vacante de camarera. -comentó el hombre dejando pasar primero a Risa y después a Riku.
    --Buenos días. -dijeron cortésmente las gemelas a la vez.
    --Buenos días, sentaros por favor. – contestó el jefe mientras el hombre se retiraba.
    --Gracias. –respondió Riku amablemente sentándose un poco por detrás de su hermana Risa ya que ella era la interesada; así Riku podría observar todos los movimientos.
    --Antes de nada me gustaría ver su currículum, ¿puedo? –pregunto aquel hombre sin dejar de mirar a la candidata.
    --Claro, un momento. –contestó Risa buscando el documento en su bolso- Aquí tiene.
    Risa le entregó el papel al caballero esperando que fuera de su agrado todo lo que en él ponía.
    --Interesante… Veo que ha estudiado Relaciones Publicas. Supongo que se relaciona bien entre la gente. –comentó él viendo el documento.
    --Exacto, siempre se me ha dado bien el relacionarme con la gente. Mis trabajos normalmente ah sido en restaurantes aunque también he trabajado en una guardería. –proporcionó Risa.
    --Comprendo. –dijo el hombre cerrando la carpeta que Risa le había entregado– Toma, ve abajo y habla con Ruy Wakamiya, el hombre de ante. Dile que te proporcione tu ropa de camarera pero antes debes firmarme tu contrato ya que el puesto es tuyo. –sentenció el hombre devolviéndole la carpeta a Risa y además dándole otro documento.
    --¿De veras? Muchísimas gracias. –contestó la muchacha cogiendo los papeles, firmando el correspondiente contrato y guardando sus papeles después de firmar.
    --Bienvenida. Mi nombre es Akira Hanazawa. –dijo él a modo de presentación.
    --Gracias. Mi nombre es Risa Harada, encantada. –respondió ella educadamente.

    Tras despedirse de Akira, salieron del despacho y se fueron en busca de Ruy. Al cabo de varios minutos lo encontraron en la sala principal del establecimiento.
    --Perdone, ¿es usted Ruy Wakamiya? –preguntó con timidez Risa.
    --Sí soy yo. ¡Ah!, vosotras sois las de ante. ¿Qué tal ha ido? –pregunto el joven con cierta curiosidad.
    --Muy bien. Me ha dado el empleo. –dijo contenta Risa– Por cierto, yo soy Risa Harada y ella es mi hermana gemela Riku. Encantada de conocerte –añadió Risa presentando a su hermana.
    --Encantado/da. –dijeron a la vez Riku y Ruy.

    Tras unos minutos de silencio y miradas empezaron a reírse. A continuación mantuvieron una pequeña charla con Ruy el cual le proporcionó a Risa el uniforme. Poco después ambas hermanas se despidieron del joven.
    --Bueno, nosotras nos vamos que tenemos más cosas que hacer. –comentó Riku.
    --Entiendo. Ha sido un placer, por cierto Risa empiezas mañana a las 7. Por ahora yo te ayudaré hasta que te acostumbres. –dijo Ruy acompañando a las hermanas hasta la salida.
    --Lo mismo decimos. ¿Tengo que entrar tan pronto? –se quejó Risa ya fuera del lugar.
    --Venga hermana que yo también empiezo mañana en el cuartel general aunque primero tengo que hacerme los papeles para ser oficial en el lugar. –dijo ella mostrándole a su hermana que no era la única que tenía que madrugar.
    --¿Vas a trabajar de en el cuartel general? –se atrevió a preguntar Ruy antes de que se fueran.
    --Puede que sí, es muy probable. –dijo ella con una risita para luego mirar a su reloj- Mira Risa que tarde es. Si queremos ir a comprar tenemos que irnos ya. –comentó Riku.
    --Pues vamos. Nos vemos mañana Ruy. –dijo ella empezando a andar.
    --Hasta otro día Ruy. Ayuda mucho a mi hermana. –le dijo mientras alcanzaba a Risa y se despedía del joven.
    --Sí, hasta pronto. –añadió él entrando de nuevo en el restaurante para seguir con su trabajo.

    Tras la breve pero intensa charla, las dos hermanas se encaminaron hacia las tiendas para comprar ropa y lo necesario para la casa: comida, bebida, etc. Después de estar varias horas de compras, se dirigieron a su casa con calma pero antes de llegar una voz detrás de ellas las hizo detenerse.
    --¡Riku! -gritó la voz que hizo que ambas jóvenes se giraran y vieran a una mujer que se dirigía hacia ellas.
    --¿Maria-san? –preguntó la interpelada cuando la mujer estuvo junto a ellas.
    --Hola. Me manda tu tío. Necesita que vayas urgentemente al cuartel general. –contó Ross recuperando el aliento.
    --¿Ha ocurrido algo? –se interesó Riku.
    --Es sobre tu contrato. –dijo la mujer a modo de explicación.
    --Antes de nada debemos ir a casa a dejar la compra. –dijo la joven Harada.
    --De acuerdo. Deja que te ayude. –añadió Maria cogiendo una de las bolsas que portaba Riku.

    Las tres mujeres se encaminaron hacia la casa de las jóvenes y después de dejar las bolsas en la cocina, Maria Ross y Riku se marcharon al cuartel general. Al llegar al lugar, la sargento le indicó donde se encontraba su tío y ella se fue a cumplir con sus obligaciones.
    --Siento no poder acompañarte pero tengo muchas cosas que hacer. –dijo Ross mientras se despedía dejando a Riku en la entrada del edificio.
    --No te preocupes. Intentaré encontrar el lugar o sino le pido ayuda a alguien. Tú tranquila. –respondió Riku a la vez que se separaba de la mujer.
    Riku observó el lugar detalladamente y comenzó a buscar el despacho del Mayor Armstrong. Tras varios minutos buscando, se dio por vencida y preguntó a un joven que estaba a unos metros hablando con unos compañeros.

    --Hola, buenas tardes. Estoy buscando al Mayor Armstrong; ¿sabe donde se encuentra? –preguntó la joven algo apurada.
    --Hola. Claro que sé donde está pero está bastante alejado. Si quieres te puedo guiar hasta allí. –se ofreció amablemente el joven.
    --Pues se lo agradecería mucho. –contestó Riku con una sonrisa.
    --¡¡¡¡¡¡AHHH!!!!!! –gritó uno de los compañeros del joven- Tú… tú… -intentó continuar sin ser capaz de articular palabra mientras señalaba a la chica.
    --Yo…¿qué? –preguntó confusa.
    --¡¡¡TU ERES RIKU HARADA!!! –gritó de nuevo el chico esta vez sonrojado- La primera y única joven que empezó a ser policía con 16 años escasos. –continuó con estrellitas en los ojos.
    --¡Oh! vaya. –dijo simplemente Riku sorprendida- Sí soy la misma. –añadió sonriendo.
    --Estoy delante de ella. Mi nombre es Breda. –se presentó el joven cada vez más nervioso.
    --Encantada. –dijo a la vez que estrechaba la mano de aquel hombre.
    En ese momento, varios jóvenes empezaron a rodearla con una mirada de admiración. “Socorro” Pensó Riku al verse rodeada de tanta gente. Justo en ese momento una imponente voz se hizo paso entre la multitud mostrando segundos después a su dueño.
    --Fuera todo el mundo. –dijo el joven de antes- La señorita tiene que ver al Mayor Armstrong así que dejad paso. –añadió cogiendo a Riku de la muñeca delicadamente y sacándola del lugar.
    --Puf. Muchas gracias. –agradeció la joven una vez libre de tanto admirador mientras aquel joven rubio le soltaba la mano y sonreía encendiendo un cigarro.
    --Un placer. Por cierto, me llamo Jean Havoc. Tú no hace falta que te presentes. –dijo divertido recordando a su compañero tan emocionado.
    --Encantada y muchas gracias de nuevo. Me estaba poniendo nerviosa y ya iba a empezar a disparar a diestro y siniestro. -añadió ella cada vez más tranquila.
    --Pues mejor estar lejos si se da la situación, jeje. –comentó Havoc riéndose.
    Ambos comenzaron a reírse a la vez que se dirigían al despacho de Armstrong. Al llegar Havoc llamó a la puerta y tras escuchar la voz desde el interior, entró junto con la joven.
    --Buenas tardes Mayor Armstrong. –saludó educadamente Havoc dejando paso a Riku.
    --Buenas tardes tío. Ya estoy aquí. –dijo la joven agobiada viendo a varios soldados mirándola por el pasillo.
    --Pasa querida. –dijo entonces el adulto mientras se levantaba y se acercaba a ella para saludarla.
    --¿Tío? ¿Es su sobrina señor? –preguntó Jean confundido.
    --Sí. Ella es mi sobrina pero seguro que ha pasado algo. He oído un grito y mucho alboroto. –respondió curioso al final.
    --Ya se lo cuenta la joven. Con permiso me retiro. –añadió Havoc preparado para salir del lugar.
    --Muchas gracias Jean. –agradeció de nuevo Riku con una sonrisa a la vez que se despedía de él- Por cierto, trátame de tu no de usted. –pidió la joven.
    --De acuerdo. Hasta pronto Riku, Mayor.
    Dicho esto, Jean cerró la puerta dejando a ambos solos en el despacho.
    --Bueno, cuéntame que ha pasado. –pidió Louis mientras los dos se sentaban en un sofá que se encontraba en la sala.
    La joven le contó lo sucedido empezando por el incidente con Breda. Al finalizar su relato, su tío se echó a reír mientras Riku se sonrojaba.
    --Te dije que tenías admiradores. –comentó Armstrong a la vez que volvía a su butaca.
    --Sí pero no creía que fueran tantos. –contestó la joven desde el sofá observando a su tío.
    --Bueno, vayamos al grano. Mañana empiezas a trabajar debido a que se ha adelantado el contrato que tengo aquí mismo. –dijo ya más serio sacando unos documentos del primer cajón de su escritorio.
    --Estupendo. Cuanto antes mejor. Por cierto tío, ¿podría hacerte una pregunta? –preguntó Riku mientras se levantaba y se acercaba al escritorio del adulto observando el documento.
    --Claro querida; pregunta lo que quieras.
    --¿A qué hora terminan las obras que están haciendo? –dijo ala vez que terminaba de ojear el contrato (hasta la letras pequeña XD).
    --Terminan sobre las 22h; ¿por qué lo preguntas? –añadió curioso.
    --Para esperar a Daisuke cuando salga. –contestó con una sonrisa de oreja a oreja- ¿y donde se encuentra la construcción? –volvió a preguntar.
    --Saliendo del edificio a la derecha, no tiene pérdida. Pero hoy al ser sábado sale dentro de 10 minutos. Si quieres le puedes esperar. –propuso el hombre.
    --¿De veras? Que bien ^^. –dijo mientras besaba la mejilla de su tío en agradecimiento.
    --No pierdas tiempo. –le recordó el adulto.
    --Es verdad. Hasta mañana tío. Por cierto, ¿qué tengo que ponerme? –preguntó antes de salir del lugar.
    --No te preocupes. Mañana sobre las 7:30 me paso por tu casa, te llevo el uniforme y venimos juntos. –le dijo con calma.
    --Está bien. Pues hasta mañana entonces. –contestó mientras salía del lugar echando a correr cuidadosamente.

    La gente la miraba según pasaba y algunos la reconocían. Cuando llegó al lugar donde habló con Havoc y conoció a Breda, todavía se encontraban allí aunque esta vez había una tercera persona.
    --Anda Riku, ¿ya te vas? –preguntó el rubio.
    --Sí pero antes voy a buscar a alguien. –contestó ella con una sonrisa sintiendo entonces como la tiraban de la manga de la camiseta volviéndose para ver quien le llamaba.
    --Hola. –dijo una niña de 7 años de pelo color avellana.
    --Hola pequeña, ¿Qué deseas? –preguntó Riku poniéndose de rodillas para estar a la misma altura.
    --Un autógrafo tuyo. –respondió la niña.
    --¡¡¡ELISIA!!! –gritó una voz femenina acercándose a ellos.
    --Hola mamá. Mira quien está aquí. –dijo la niña ilusionada- Es Riku Harada, la primera chica de 16 años…
    --…Resumiendo, que la adoras. –rió su madre- perdone a mi hija, vosotros también chicos.
    --No se disculpe. Elisia-chan, ¿quieres venir a dar una vuelta conmigo? –preguntó Riku.
    --¿Mamá puedo? –preguntó a su vez la niña a su madre.
    --Si no vais lejos sí. –respondió tras lo cual la pequeña cogió la mano de joven y se la llevó.
    --Hasta ahora mamá. –se despidió agitando su mano libre.

    La mujer y los tres hombres allí presentes las vieron marchar a ambas con una gran sonrisa en el rostro. Una vez fuera del edificio, Riku comenzó a mirar a su alrededor hasta que encontró las obras.
    --Elisia-chan vamos allí que hay alguien que conozco. –dijo la joven- Te digo quien es si me guardas el secreto.
    --Mis labios están cerrados. –dijo entonces la pequeña entusiasmada.
    --¿Ves a aquel pelirrojo de allí? –dijo señalando al joven en cuestión ante lo que la niña asintió- es mi novio pero no se lo digas a nadie. –pidió mientras se acercaban al lugar donde estaba el muchacho.
    --¡Hai! –contestó la pequeña.
    Tras esto, las dos chicas se acercaron al lugar con tranquilidad Riku amoldándose a los pequeños pasos de Elisia. Mientras ellas caminaban, una penetrante mirada las observaba desde el exterior del lugar posándose sobretodo en la joven Riku.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    princessdark

    princessdark Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Enero 2010
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

    ¡Kyaaa! Me encantó *-* ¿Quién será la persona que mira a Riku? Waaa, sube pronto, me pica la curiosidad n.n
     
  5.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,187
    Puntos en trofeos:
    501
    Pluma de
    Escritora
    Re: De pueblo a ciudad ¿Qué pasará?

    ¿Qué ocurre? Estaba leyendo este FF, que no había visto antes :eek: pero comenzé a ver unas cosas extrañas en los otros post.

    Se ve un poco extraño, porque me hace lío con la narración, por otra parte, me da mucho gusto ver un FF de FMA, a pesar que no le hayas continuado aún.

    Espero que subas la siguiente pronto, por otra parte, iré analizando mejor el contenido y a ver si puedo hacerle de ayuda, ya que por el tiempo, no puedes editar. No sé si sea un error al copiar y pegar, ya que luego a mí me sale.
     
  6.  
    TyraelLucid

    TyraelLucid Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Julio 2010
    Mensajes:
    10
    Puntos en trofeos:
    1
    Pluma de
    Escritora
    Wooo... es que después de todo el lío que hubo con esto del cambio de servidor o de nombre no he tenido tiempo a causa de los exámenes y otros problemas más u.u lo siento pero no problemque lo voy a seguir xDDD

    Gracias por el aviso editaré los dos capítulo si puedo para que así no aparezca nada raro :D
     
  7.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Usuario VIP Top comentarista

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,477
    Puntos en trofeos:
    572
    Pluma de
    Escritora
    Realmente recomiendo que no escriban con colores y fuentes fumadas, siento que gran parte de ese circo se debe a las mil monerías que le ponen.
     
  8.  
    Quelconque

    Quelconque Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2004
    Mensajes:
    807
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Qué raro cross-over, la verdad.
    Por cierto, edité los errores del mensaje.Háganle caso a blackrose y no corten y peguen directo de Word porque es cuando salen los errores. Mejor pásenlo por un bloc de notas antes para quitarle formatos bizarros o escriban directo en el cuerpo del mensaje del foro.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página