1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda

Tema en 'Originales' iniciado por Poikachum, 15 Febrero 2018.

Cargando...
  1. Índice: capitulo 9
     
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    6306
    Capítulo 9: Hay monstruos peores que los demonios

    No es un día alegre, han sido muchas las victimas y entre ellas se encuentran personas especiales para Los Renegados quienes aún lloran la muerte de Ignace, Sahim y Luna. La montaña ahora es una especie de fortaleza por dentro, han cubierto la entrada principal con una puerta muy resistente y con un hechizo que vuelve a esta del mismo color que la roca camuflando así la base.

    Por su lado, las personas se han instalado ya en ella viendo que sus aposentos son mejores que los que tenían en el poblado, todo había sido detallado por Ignace quien hizo la base enorme dejando todo preparado para los invitados. En una de las salas, se encuentran los cuerpos de Sahim, Luna y Ignace en una cápsula especial que mantiene su cuerpo intacto. Por desgracia, el resto del poblado estaba tan mal que no se pudo recuperar nada por lo que quemaron los cadáveres para evitar que se los comieran los animales y darle de paso un entierro digno.


    —Kizon, por fin te encuentro—Dice la joven del grupo mientras se acerca a él.

    —Estaba pensando un rato,¿qué ocurre?—Pregunta despertando de su mundo.

    —Se trata de Aendir, le noto muy distante con el resto—Responde cruzando los brazos preocupada.

    —Es normal, ha perdido a Luna...ella era su alegría, me habló mucho de formar una familia cuando esto acabara, pero ahora que ha muerto...—Kizon suspira pensando en que puede ocurrir.

    —Debes controlarle, eres el único que puede, de nosotros eres tú quien más tiempo ha pasado con él—Aconseja la maga.


    Kizon sabe que ella tiene razón, piensa que debe ser quien debe vigilar al chico ahora que ha perdido su apoyo más grande. Ha esperado durante bastantes horas a que pasará un poco todo aquello y debía intervenir. Se despide de Krystal para hablar con Aendir, pero antes pasa por su cuarto para recoger una cosa.


    —¿Se puede?—Pregunta entrando al cuarto del chico.


    Allí se encontraba Aendir, sentado en su cama juntando sus manos mientras mira el suelo tratando de encontrar una respuesta a algo que le ronda la cabeza. Cuando alza la vista asiente sin decir nada, aún puede ver en los ojos del joven el color rojizo de haber estado llorando por la muerte de Luna. Sin duda la muerte de una persona querida es complicado de superar, sobretodo si es el amor de tu vida.


    Kizon se sienta a su lado en silencio mientras su amigo trata de contener las lágrimas, ambos han perdido a seres queridos y no hay magia posible para superar una pérdida. Entonces el apodado dragón de hielo decide contarle un secreto a Aendir.


    —Esto no lo sabe mucha gente pero...te lo voy a contar. Hace algunos años antes de crear el grupo de los Renegados, fui un viajero solitario que buscaba su lugar en el mundo, veía la naturaleza y me fascinaba, especialmente las zonas gélidas. Allí encontré a una joven chica que controlaba el hielo, su mirada era cautivadora, su rostro hermoso, vestida de azul y solía cantar una canción sobre ser libre, anhelaba que el mundo fuera libre—Explica el mago mientras mira al suelo.


    Aendir se queda mirándole mientras escucha atento, en su viaje para entrenar no le contó nada sobre su pasado por lo que le resultaba extraño. Pero no le interrumpe porque tiene curiosidad de saber el motivo de aquello.


    —Pues poco a poco nos hicimos amigos, conociendo, me entrenó y al final...nos enamoramos. Yo me sentía el hombre más feliz del mundo mágico, no importaba absolutamente nada de nada. Pero un fatídico día, un grupo de soldados enviados por el mismo rey fueron a buscar una gema mágica en la cueva cerca de nuestro hogar—La voz se le empieza a quebrar.

    —¿Y que ocurrió?—Aunque ya se imaginaba el final.


    Kizon suspira pesadamente tratando de encontrar las palabras y las fuerzas para hablar. A pesar de tantos años, aún le duele el recordar aquel trágico día.


    —Nos derrotaron con suma facilidad, robaron la gema y nos dejaron para que nos muriesemos allí—Responde mientras junta sus manos.


    —¿Y ella?—Pregunta el joven mientras le mira a los ojos.

    —Ella murió, antes de morir me concendió el cristal de poder que tanto atesoraba ella, por eso tengo este poder, el dragón de hielo—Contesta mientras apoya sus manos en su rostro conteniendo las lagrimas.

    —Lo siento mucho...¿como se llamaba?—Pregunta mientras le pone la mano en el hombro tratando de darle animos.



    Había ido a su cuarto a darle animos a él y al final es él quien se los da. Pero para eso estaban los amigos, le dolía mucho ver a alguien como Kizon derrumbarse.


    —Me entregó un cristal pequeñito, el cual más tarde creció para convertirse en una persona, lo creamos con nuestro poder y fruto de nuestro amor—Tras retirar sus manos podía ver una pequeña sonrisa mientras recuerda el momento junto a ella.

    —Un cristal que se convirtió en una persona, se convirtió en una persona que ahora tiene dos años más que tu—Dice mientras le mira a los ojos.


    Aendir se queda en silencio pensando en lo que acaba de decir, no entiende nada de nada. Kizon ve que no entiende la situación, por lo que tras unos segundos decide contarle el resto.


    —Hay muchas formas de crear vida Aendir, y nuestro poder dio al cristal vida, una persona que resultó fruto de nuestro amor, un amor tan fuerte que logra algo tan impresionante como eso—Explica mientras se limpia el rostro.

    —¿Y como la llamastes?—Aendir impaciente quería saber sobre ello.

    —La llamé como su madre...Krystal—Impactado Aendir se cae de la cama.


    ¿Ha escuchado bien?, entonces Krystal su compañera de grupo era la hija de Kizon.


    —¿Ella lo sabe?—Pregunta mientras se pone en pie.



    Él niega con la cabeza, no había tenido el valor de contarle nada sobre aquello por temor a su reacción y como influirá eso en la misión.



    —Cuando todo esto acabe, se lo contaré todo. Ahora...prefiero no seguir hablando de ello—Comenta mientras toma aire.



    Aendir no sale de su asombro, la magia era increíble pero para ser capaz de lograr aquello...sin duda el amor que Kizon y Krystal. Tras ver la mirada del chico, decide cambiar de tema para no tocar más ese tema tan doloroso. No quería seguir viendo a su amigo sufrir por ese tema tan espinoso.



    —¿Qué tal se portan los soldados?—Pregunta Aendir mientras envaina la espada.

    —La verdad es que sus padres fueron quienes lucharon en la guerra y quienes les han enseñado a luchar por lo que saben defenderse—Responde mientras se sienta a su lado.



    El mago se queda pensando unos segundos sobre algo, Kizon espera su pregunta con curiosidad aunque por un lado se imagina por donde van los tiros.


    —¿Existe alguna forma de traer de vuelta a la vida a aquellos que han muerto?—Kizon no queria que le preguntasen sobre ello.

    —Pues...si, pero para ello se necesita los artilugios que se guardan en el interior del reino. Están muy bien custodiados, pero a pesar de eso, lo más difícil es encontrar la fuente de alimentación—Aendir casi pega un bote.



    Se le ve como más animado ahora, ha pasado de estar triste a alegre, a Kizon no le da tiempo a controlarle.


    —Pues la encontraré cueste lo que cueste y—Pero es interrumpido.

    —Escuchame bien, yo quiero traer de vuelta a Ignace pero primero tenemos que librar una guerra, no quiero que te distraigas de tu objetivo. El cuerpo de nuestros amigos se conservan gracias a la magia y pueden durar miles de años en ese estado. No tengas prisa por traerla de vuelta—Se levanta y le mira seriamente a los ojos.


    A Aendir se le borra la sonrisa enseguida, mira al suelo y de nuevo a su amigo. Le pone la mano en el hombro y levanta su puño con la mano restante.


    —Traeré esa paz, volveremos a tener a nuestros amigos de vuelta—Dice convencido y con ganas de luchar.


    Entonces Krystal entra corriendo a la habitación sin llamar, se la ve alterada y agotada por la carrera. Apenas puede mantenerse en pie de tanto correr, el sudor cae al suelo en forma de gotas mientras ella toma aire para poder hablar.


    —¿Qué sucede?—Preguntan ambos al mismo tiempo.

    —Se trata de Recy, tiene algo muy importante que decirnos—Responde ella.


    Salen de la habitación y corren hasta la sala de operaciones, allí hay una lácrima mágica gigante que contacta con uno de los espías en el reino. Un hombre con el pelo corto, moreno de piel y vestido con las ropas del lugar espera para poder hablar con el grupo.


    —Dime que ocurre Recy, es extraño que contactes con nosotros—Dice Kizon mientras toma aire.

    —Hay un gran problema, se han enterado de la muerte de Estela y Mathie, ''ellos'' se han enterado de todo, lo saben joder—Al chico se le ve preocupado y sudaba de miedo.



    La cara de Kizon es un poema mientras el resto del grupo escuchan extrañados. No comprenden nada de lo que esta pasando y el porque Kizon se ve tan nervioso.


    —¿Ellos?—Pregunta Aendir al mago de la lácrima.

    —Las fuerzas especiales del reino, pensaba que eran una un rumor pero tras la muerte de estos los han enviado a daros caza...además el cocinero ha sido pillado y ha cantado. El plan se ha ido al garete y toda clase de soldados están siendo entrenados, no paran de aumentar su número...me temo que esto es el final—Recy derrama una lagrima por la impotencia.


    Aendir no quiere darse por vencido, no puede ser que la muerte de Luna haya sido en vano y el resto de personas que han muerto asesinadas.


    —No vamos a rendirnos ahora, ganaremos a todos ellos—Dice confiado.

    —Me temo que no...—Kizon sorprende con sus palabras.


    El chico toma a su compañero por los hombros y le mira a la cara, esta aterrorizado, como si fuera un crío ante un monstruo.


    —Kizon, tu no eres así—Dice mientras le zarandea un poco.

    —Ellos son monstruos Aendir, hay alguno con un nivel más bajo que yo pero cada uno de ellos es más fuerte que tu, ni te imaginas el alcance de su poder—Aendir se queda helado ante sus palabras.


    Recy apoya lo que dice Kizon, eran cinco magos de los cuales solo se conoce su extraordinario poder,ayudaron en la guerra pasada a ganarla y ahora mismo estaban en el reino. Solo pueden ser llamados por el rey y el haber derrotado a Mathie y Estela ha supuesto el mayor error que podían cometer.


    —¿Qué hacemos?—Pregunta Krystal nerviosa.

    —¿Saben de nuestra posición?—Alvric interviene por primera vez.

    —No...pero la posición de Mathie revela un lugar próximo a vosotros, aunque estéis dentro de la montaña pueden detectaros, lo único que os queda...es luchar—Kizon se negaba rotundamente a ello.


    Finalmente Recy corta la conexión porque alguien se acerca a él y no quería ser descubierto. El silencio reina entonces, no saben que decir, todos estan asustados por la llegada de esos guerreros y si Kizon decía la verdad, no tenían posibilidades para derrotarle.

    —Luchando cara a cara todos acabaremos muertos, pero no tenemos tiempo para idear una estrategia para derrotarles, tomaremos los restos de Mathie y los alejaremos lo más posible de aquí. Luego dejaremos los restos en una zona para que los encuentren y volveremos aquí...con suerte no nos tendremos que enfrentar a ellos—Kizon suspira porque es la única idea buena que tiene en su cabeza.


    El resto de acuerdo con el plan deciden obedecer a Kizon, era la persona más sabia y coherente del lugar y todo esto ha sido posible gracias a él. Y si decía que lo mejor era no enfrentarse a ellos, debían obedecerle. Además siempre se ha mostrado seguro de si mismo y de su poder pero ahora lo veían como un niño asustado que teme a un monstruo. Por primera vez en la vida, el grupo vio el miedo en los ojos de Kizon.


    Mientras tanto, en el reino se ha dado la voz de alarma, todos se han puesto a entrenar y forjar mejores armas y armaduras para la lucha. Misaki y los demás tienen un motivo ahora por el que luchar y eso les hace entrenar con más ganas que nunca.

    La noticia de que el rey ha mandado invocar a sus fuerzas especiales corrió como la pólvora, solo lo hizo durante la guerra, eran máquinas de matar que no desobedecían ninguna orden. Formado por un total de cinco magos con poderes extraños pero que igualmente eran poderosos y nunca debía subestimarse.


    —Entonces Estela ha muerto...—Dice Misaki mientras se entrena pensando en su aprendiz.

    —No puedo creerlo, ese Aendir es muy poderoso y pagará por ello—Su otro aprendiz da un par de puñetazos de manera violenta a la pared.

    —Calmate Venson—Misaki trataba de calmar a sus aprendices, desde la noticia de la muerte de su amiga han estado enfurecidos.

    —¿Cómo maestra?, ese desgraciado la ha matado—Venson también estaba tratando de aguantar su rabia.


    Misaki suspira y deja de entrenar, les hace parar para hablar sobre el asunto.


    —Yo también tengo rabia pero todos sabemos a lo que nos exponemos cuando decidimos entrar al ejercito, y Estela lo sabía muy bien—Dice mientras mira al suelo pensando en la chica.

    —¿Cómo han sabido que han muerto tanto Estela como Mathie?—Pregunta Sam pensando que tal vez ha sido un error.


    —Llevaban puestos unos dispositivos los cuales han dejado de emitir señales de vida, solo pasa cuando mueren, es lo bueno de la magia actual, nos permite saber si un amigo ha muerto o no—Responde mientras se sienta a descansar un poco.


    Sam y Venson se sientan con ella para apoyarla en estos momentos. Se les hace muy duro que su compañera ya no este con ellos, tanto tiempo juntos y ahora...estaba muerta.

    —¿Qué sabemos de Aendir?—Pregunta Sam tratando de saber más sobre el asunto.

    —Es un mago que esta consiguiendo un gran poder, cada día que pasa se hace más y más fuerte. Y no lo llames Aendir, no es su verdadero nombre—Contesta la mujer juntando las manos.

    —¿Qué importa su verdadero nombre?—Venson golpeaba la palma de sus manos queriendo pelear con él.



    Misaki guarda silencio durante unos segundos, luego traga saliva mientras trata de decir algo que no iba a gustar nada a sus aprendices.



    —Su verdadero nombre es Vantage—Sam y Venson se quedan totalmente de piedra.

    —No...no puede ser, él murió—Dice mientras piensa que es una broma.


    Sin embargo, la mirada de su maestra les hace indicar que no es así. La persona a la cual intentaron matar sigue viva y se ha llevado dos vidas por delante, la de Mathie y Estela provocando miedo en ellos porque ha sido capaz de mejorar tanto.


    El rey por su parte tiene miedo, porque la profecía de que un demonio vendría a reclamar su alma seguía viva porque unos inutiles no habían sido capaz de matar a una persona. Es principalemente por ello que ha mandado a las fuerzas especiales porque sabe de sus capacidades de éxito. Los consejeros trataban de acercarse lo menos posible a su rey porque desde que se le notificó sobre el asunto, ha estado muy nervioso.


    Todos los soldados disponibles son entrenados por los más veteranos quienes vuelven a la acción tras su pronta jubilación. Además,las personas con temor a la próxima guerra han realizado remodelaciones en sus casas para tratar de protegerlas lo mejor posible. Los mercaderes apenas dan abasto con sus mercancías, los precios se disparan prácticamente y el dinero circula como nunca en el reino que poco a poco se va haciendo la idea del caos que esta a punto de llegar.


    Y por si fuera poco, el cuerpo del cocinero fue colocado en lo alto de una de las plazas ahorcado para que supieran que les pasa a los traidores. Fue rechazado por los consejeros pero no hubo manera y eso hizo que poco a poco cundiera el miedo en la ciudad.


    Por su parte, las fuerzas especiales se han desplazado ya fuera del reino siguiendo la ultima señal de Mathie la cual se ha movido por última vez hace una hora y media o así. Los cinco corren a toda velocidad por el bosque, son increiblemente rápidos y se mueven con mucha soltura entre la naturaleza. Ninguna criatura se atreve a hacerles frente porque desprenden una gran energía. Además de la señal de vida y gracias a los avances en la magia, permitía localizar los restos del portador. Muy útil en los campos de batalla para encontrar a los fallecidos.



    Los cinco corrían en silencio mirando el aparato de vez en cuando para ver que iban en la dirección correcta. Lo más extraño para ellos era que el cuerpo se ha movido durante cierto tiempo y ahora ha dejado de moverse pero lo raro es que ocurra mientras la señal de vida de este se encuentra apagada.


    —Nos estamos aproximando—Dice uno de ellos mientras señalando el lugar.


    Mientras tanto, Kizon y Aendir se toman un respiro después de enterrar los restos en un agujero para luego taparlo bien. Por suerte los trozos de hielo no se habían derretido y gracias a eso han podido meterlos en una bolsa para transportarlos.


    —Listo, podemos irnos—Dice Aendir quitando el sudor de su frente.

    —Yo creo que no—Una voz suena cerca suya.


    Ambos se posicionan en guardia en dirección a la voz, cuando salen los cinco para que se les vea, Kizon siente un escalofrío en la espalda. Sin duda eran ellos, y no solo uno, sino todo el grupo. Estaba formado por 4 hombres y una mujer, sus niveles de poder en estado base desprendían una cantidad de poder considerable. Mucha gente se cuestiona si realmente son humanos o son deidades porque nunca han perdido una batalla contra nadie.


    —Cuanto tiempo sin verte Kizon, me alegra verte con vida—Dice el más alto de ellos.

    —Vosotros sois la fuerza especial del reino eh—Comenta Aendir serio.


    El que parece el líder mira al chico, se queda callado unos segundos mientras calcula su poder.

    —Tu debes de ser sin duda Aendir, el díscipulo de Misaki—Sorprendido al ver que lo saben se queda en shock.

    —¿Cómo diantres sabes todo eso?—Pregunta impresionado porque pensaba que nadie más que él y el grupo lo sabía.

    —Te hemos observado todo este tiempo, solo que no hemos hecho nada porque no teníamos una orden de atacar, pero el rey nos ha mandado a eliminaros—Responde mientras se cruza de brazos.



    Tanto Aendir como Kizon no saben como reaccionar, se encuentran paralizados por el terrible poder que desprenden y eso que ni siquieran han liberado energía alguna. Sin duda sus poderes van mucho más allá de lo que Recy ha explicado anteriormente y ahora iban a comprobarlo.


    Las fuerzas especiales estaban formadas por Jackson, Samuel, Masy, Koxy y Jeny. Jackson es el líder,poderoso, sabe luchar tanto a larga como corta distancia, nunca ha tenido la necesidad de transformarse, de cuerpo robusto, alto, pelo corto y vestido con su armadura blanca. Luego Samuel es el segundo más poderoso, experto en lucha cuerpo a cuerpo además de saber utilizar varias armas mágicas, bajito,delgado y con un pelo corto y rubio. Jeny y Koxy eran igual de fuertes, mientras que ella domina la magia a distancia, él lo hace a corta distancia, saben manejar el fuego y su pelo rojo intenso coincide con su magia, se les llama los dragones gemelos. Y por último Masy, quizás no era tant fuerte como el resto de sus compañeros pero tiene una visión tan desarrollada que se dice que puede ver un par de segundos el futuro junto a una agilidad increíble.


    Los cinco forman un escuadrón temible el cual nunca ha perdido una batalla, incluso Misaki les teme porque conoce la gran habilidad en combate que demuestra cada uno de ellos. Kizon trataba de averiguar como escapar siquiera de allí pero el miedo le impedía pensar. Por su parte, Aendir observa que ninguno de ellos haga un movimiento y que le pille desprevenido.


    —Como somos buenas personas...lucharemos uno a uno, Masy encargate del muchacho—Ordena Jackson mientras el resto da un paso atrás.

    —No lo hagas—Dice Kizon tratando de detener al chico.

    —Piensa en una manera de escapar, tratare de ganar tiempo y si puedo, matar a uno de ellos—Susurra el chico antes de dar un paso al frente.


    Kizon se retira mientras siente como el sudor recorre su cuerpo, mira detenidamente como va a luchar el chico para ganar tiempo para él. No podía fallar, tenía que trazar un plan pero entre el miedo, el recuerdo de su amada y la sonrisa tranquila de Jackson la situación era muy complicada.


    —Muy bien, veamos de que eres capaz—Dice Masy mientras adapta su postura.



    Aendir libera un poco de su poder y lo concentra por todo su cuerpo, un aura le rodea haciendo ver que esta preparado para pelear. Sin pensarlo mas, se lanza a golpear con su puño a su oponente quien esquiva y le asesta un golpe en la tripa para luego lanzarle dos más al rostro. Le toma del brazo, lo tira hacia él para después darle una patada en el rostro tirando al chico al suelo.



    En un momento, Aendir ha recibido una serie de golpes a gran velocidad, la velocidad de Masy era algo que no se podía tomar a la ligera y lo acaba de comprobar. El mago se levanta y se sacude el polvo impresionado por la dureza de los golpes recibidos.


    —No hay duda, es muy fuerte y no solo tiene velocidad. Lo peor es que no ha usado su poder—Piensa mientras se prepara para volver a atacar.


    Pero Masy se adelanta colocándose detrás suya golpeando la espalda de esta para luego plantarse delante y darle una patada en el rostro junto a una serie de golpes a gran velocidad tirando al chico de nuevo al suelo. Es tan sumamente rápido que Aendir no puede ver sus golpes,solo puede sentir el aire cuando se mueve pero aún así le es imposible ver sus movimientos.



    —No puedo verle—Piensa desde el suelo.


    Kizon observa la paliza que se esta llevando su amigo y no puede hacer nada para ayudarle. Y por si fuera poco no tiene ningún plan de escape, la situación va a peor por momentos. Aendir vuelve a levantarse para seguir peleando, debía dar más tiempo a Kizon dado que confia mucho en él.


    —Akuma No Jotai—Aendir libera todo su poder adoptando la forma híbrida.


    El grupo de fuerzas especiales se asombra de la cantidad de poder que libera, además quedan impresionados con la forma adoptada de este. Pero Masy más allá de impresionarse, se encuentra tranquilo y observa sin mover un músculo.


    —Veo que vas con todo—Dice relajado mientras se prepara para atacar.


    Esa tranquilidad pone nervioso al chico quien no comprende como en un combate de ese calibre puede estar tan relajado. Sin darle más vueltas a eso, se lanza con una velocidad mucho mayor que antes para asestarle un poderoso puñetazo en el rostro que para con su mano el oponente. Por lo menos ahora no lo ha esquivado, cosa que no ha ocurrido antes y eso era un punto a favor o eso pensaba Aendir.


    —No esta nada mal—Comenta mientras hace fuerza para resistir el golpe.

    Entonces, Masy desaparece de la vista de Aendir quien se detiene para ver donde esta, no siente su poder y no lo ve por ningún lado. Siente como una brisa pasa por todos lados y de pronto una lluvia de golpes por todo el cuerpo. Son tan certeros y fuertes que ni siquiera en ese estado es capaz de resistir sintiendo un gran dolor, esto ocurre durante un minuto, el minuto más doloroso que ha sentido el mago desde que fue apuñalado por Estela.


    —¿Es que no sabes nada mejor?—Se escucha la voz de este pero no se le ve.

    Cuando cesa el ataque, Aendir cae de rodillas y sangrando por todos lados, su transformación se ha ido y su cuerpo se resiente por usar una transformación que todavía no domina del todo. Siente como gotea su sangre al suelo, siente dolor en todas sus extremidades,las manos le tiemblan al igual que sus piernas las cuales no reaccionan. Por primera vez en mucho tiempo, siente en su cuerpo lo que es el miedo, no sabe que hacer para al menos darle unos puñetazos.


    Las fuerzas especiales miran sentados como el combate parece estar llegando a su fin, Kizon sigue igual de paralizado mientras que es observado por Jackson que le mira para que sepa que él es el siguiente en recibir una paliza igual o peor. Allí sentados le piden a Masy que acabe con la vida del mago que no se mueve del sitio tras la paliza.


    —Esto...esto es mi fin...lo siento Luna...te he fallado—Piensa mientras mira a Masy que se encuentra quieto a pocos metros suya.


    Aendir agacha la cabeza, no hay nada que pueda hacer, y encima por la energía desprendida, Masy es el más débil del grupo. Realmente eran monstruos, ni siquiera tiene un rasguño y apenas ha usado su poder así que si lo utilizara sería aún peor. Kizon siente que es el fin, el reino ha ganado y ellos han perdido, su misión ha fracasado y mantiene las lagrimas por la impotencia.


    —Deja que me divierta un poco más...Kosoku—Dice mientras libera un poco de su poder siendo rodeado por un aura amarilla.


    Desaparece tan rápido que ya no se le ve, Aendir siente de nuevo esos golpes por todo su cuerpo pero esta vez son mucho más veloces que antes, tanto que siente como se rasga su piel. Y es más, todo su cuerpo se mueve de un lado a otro por la paliza pero no cae al suelo porque Masy sigue luchando para que eso no ocurra. Aendir grita de dolor mientras es apalizado por el oponente que no muestra piedad por él y parece disfrutar torturándole sin descanso.


    —Hora de acabar con esto—Dice Masy mientras hace desaparecer el aura dorada, no lo necesita para matar al chico que apenas puede mostrar algo de resistencia tras la paliza recibida.

    Kizon quiere dar el paso para protegerle pero en cuanto intente hacer algo sabe que Jackson o alguno le atacará acabando con su vida. Ve como poco a poco se va reduciendo la distancia entre ambos mientras su amigo se encuentra allí sin moverse.

    Alza su mano acumulando un poco de poder, quería matarlo de un golpe y lo iba a lograr. Mueve su mano de forma veloz para asestar el golpe cuando siente que algo le golpea el rostro estampándole contra el suelo a unos metros de allí. Se levanta rápidamente mientras se soba el rostro por el golpe recibido, se imagina que ha sido Kizon quien lo ha hecho.


    —Maldito Kizon—Pero ve que no se ha movido de allí.


    Voltea a ver a Aendir que se encuentra en los brazos de un hombre, no sabe quien es pero sin duda ha debido ser él quien haya dado la patada. El resto de su grupo se levanta de las rocas donde se encontraban sentados para hacer frente a la nueva amenaza.


    —¿Quién demonios eres?—Pregunta Masy mientras se prepara para atacar.

    —No os incumbe—Responde mientras se acerca lentamente con el cuerpo de Aendir hasta Kizon.


    Kizon mira al hombre, no sabe quien es pero no debe ser enemigo puesto que ha ayudado a su amigo y le ha salvado de la muerte. Es un hombre de mediana estatura, el pelo corto y negro,viste unas ropas extrañas y por alguna razón, no siente su poder, es como sino tuviera o supiera controlarla a tal nivel de ocultar su energía por completo.


    —Pon tu mano en Aendir—Dice con tranquilidad.


    Kizon mira al hombre y luego a su compañero, lentamente pone su mano esperando la reacción del hombre. Masy y compañia deciden que deben terminar la faena, han perdido demasiado tiempo y si llega más gente puede complicarse la situación. Jackson entonces al ver lo que están haciendo decide que deben atacar ahora.

    —No le dejes hacerlo Masy—Ordena alterado el líder del grupo.


    El hombre ahora susurra unas palabras, una energía empieza a salir de él mientras rodea a los tres protegiéndoles de cualquier amenaza.


    —Terepoteshon—Dice el hombre y luego desaparece junto a Aendir y Kizon.

    Las fuerzas especiales se quedan mirando incrédulos lo que acaba de pasar,tenían la situación bajo control, estaban ya para ser asesinados y por confiarse han fracasado. Por primera vez en su vida han fallado la misión y al rey no le iba a gustar esa noticia. Deciden que lo mejor que pueden hacer es tomar los restos de Mathie y volver al reino sin comentar lo ocurrido, ya los buscarían más adelante.


    Mientras tanto, los tres han aparecido en la puerta de la base. Kizon la abre rápido para que el hombre pueda meter a Aendir y así poder salvarle la vida. Cuando entra pide un médico haciendo que la base vaya a ver que ocurre. Krystal y compañia pueden ver en un estado lamentable a Aendir quien esta completamente lleno de sangre.

    El médico sale y toma en sus brazos al joven para llevarlo a la sala de curación. Kizon se queda con el hombre para saber unas cuantas cosas mientras Alvric y Krystal se marchan para ver en todo momento el estado de Aendir para saber si sobrevivirá o no.


    —Gracias por salvarnos, de no ser por usted habríamos muerto—Aprieta el botón para cerrar la puerta y volver a estar protegidos.

    El hombre sonríe mientras mira al chico y tras unos segundo en silencio decide hablar.

    —No podía dejar que mi hijo muriera de esa forma—Responde contundente.

    Esa frase deja en shock a Kizon que no sabe que decir, se trataba del padre de Aendir aunque este nunca le ha dicho nada sobre su familia. El hombre suelta una pequeña risa nerviosa por la situación, no sabe muy bien como empezar a explicarlo todo.


    —Me llamo Ahender, he estado en las sombras hasta ahora pero no puedo seguir estando ahí—Se presenta mientras se rasca la nuca por los nervios.

    Kizon ahora más calmado decide invitarle a comer algo para poder seguir hablando con él y descubrir más sobre aquella persona. Al fin y al cabo les ha salvado la vida, además él necesitaba comer algo para quitarse los nervios. Y tampoco quería ver como estaba Aendir, más que nada porque el verle le recordaría lo cobarde que ha sido,no podría mirarle a los ojos a su amigo, necesitaba descansar aunque solo fueran unos minutos.


    Mientras tanto, en la sala se encuentran curando a Aendir como pueden. Al ser ataques mágicos no pueden curarle de forma normal, el sangrado no se detenía ni con magia y los signos vitales cada vez eran menos constantes señalando que se moría poco a poco.


    Los médicos alterados trataban todo tipo de hechizos pero no salía ninguno, es como si las heridas estuvieran malditas evitando así su curación. Krystal lloraba al ver con horror la escena mientras que Alvric trataba de mantener la compostura como podía. Los médicos tratan de hacer todo lo que pueden pero ven que cada vez tienen menos tiempo para hacerlo, la magia usada para herirle era muy poderosa.


    —¡Lo perdemos, tenemos que hacer algo!—Dice uno de ellos manchado de sangre.

    —Cielos santo, ¿qué clase de monstruo le ha hecho esto?—Pregunta otro mientras observa cada herida de su cuerpo.

    —No hay tiempo que perder, ¡debemos operar ya!—La situación cada vez se ponía más tensa.


    Aendir escucha todo lo que dicen, no ha servido que alguien les haya salvado, va a morir en una camilla mientras es observado por sus dos amigos. Deseaba poder hacer algo pero no tiene fuerzas para moverse, lo único que puede hacer es tener los ojos abiertos mientras el resto de su cuerpo no responde a sus pensamientos, sin duda ese era el fin para el chico.


    —Aún no es hora de que te vayas—Escucha como un susurro el chico.

    Ve una especie de luz cerca suya, pero no es magia de los médicos, es algo diferente. Entonces ve a Luna que le sonríe junto a Sahim, cree que ha muerto y por eso los puede ver pero aún siente dolor por lo que se encuentra confundido. Ella se acerca, le toma el rostro y le da un beso en los labios, Aendir siente la calidez del beso como si Luna estuviera viva, lágrimas caen de sus ojos mientras ve como se aleja de nuevo de su lado.


    —No te vayas—Piensa mientras intenta levantar la mano inutilmente.


    Ella le sonríe y niega con la cabeza.


    —Nunca me he ido de tu lado, aún tienes una misión que cumplir—Susurra ella con una dulce voz.

    —No olvides que todavía tienes mucho que entrenar y fortalecerte—Sahim levanta el puño en señal de que no se rinda.


    Aendir siente un fuerte dolor en el pecho, no por las heridas sino por la emoción del momento. Una oscuridad sale de sus heridas para después desvanecerse en el aire, los médicos se quedan mirando anonadados lo ocurrido, no entienden como ha sucedido pero ahora pueden curarle con magia.

    —Ahora podemos curarle—Dice uno de ellos contento mientras realiza su magia de sanación.

    Pero entonces el chico se levanta por su propio pie a pesar de sus heridas, aprieta los puños con rabia mientras los médicos observan lo que hace el chico, Krystal y Alvric miran de piedra lo que hace su amigo que antes apenas podía moverse. Aendir toma aire y se queda ahí durante unos segundos.


    —¡No me voy a rendir, entrenaré y superaré a todos!—Grita mientras levanta los puños de rabia mientras gotea la sangre por todo su cuerpo.


    Se sentía con ganas de pelear, Luna y Sahim le observaban, los había visto y a pesar de no haberles podido salvar ellos aún confían en él, incluso en la muerte. Luego de eso cae inconsciente por el esfuerzo realizado, los médicos lo toman para curarle del todo tras salir del shock por la acción del mago, Krystal incluso suelta una pequeña risa al ver como su amigo aún tiene ganas de pelear. Ahora Aendir se encontraba fuera de peligro.

    Por su lado, Kizon ya se encuentra con Ahender sentado para hablar sobre el pasado de Aendir y averiguar más sobre aquella persona.

    Continuara...

    Este capítulo la batalla ha sido más corta porque los personajes que he mostrado son muy poderosos y quería hacer ver a Aendir que debe entrenar mucho para poder salvar a su gente y derrotar el reino. No quiero hacer un personaje tan poderoso que no tenga rival xD.

    En el próximo no habrá combates y sera para profundizar en la trama e historia de los protagonistas. También para descansar un poco después de tantos combates seguidos jaja.

    Próximamente, Capítulo 10: Se encuentra una solución, nace el mago perfecto...¡Kizendir!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Me encantó el capítulo. La historia de Kizon y del origen de Krystal está muy bien planeada y contada, y sus personajes son muchísimo mejores en esta versión que en el anterior CMA. Debo decir que me alegra que hayas hecho este reinicio, ya que está mejor narrado y mejor desarrollado que el original. Me pregunto si Kizon le dirá a Krystal antes de lo planeado, dado a que los planes a largo plazo de los personajes se arruinan XD.

    Aendir parece estar sufriendo, pero creo que ahora es momento de que se haga más fuerte. Está claro que no puede enfrentarse a las fuerzas especiales (Ginyu) todavía, lo cual me parece bien. Si los derrota, Misaki y el resto de sus compañeros serán pan comido. Creo que primero debería encargarse de su maestra y de Sam y Venson antes de una revancha en contra de ellos. Y sería bueno también ver como Alvric y Krystal se fortalecen, para que el protagonismo no recaiga solo en Aendir y Kizon.

    Ahora que el padre de Aendir a aparecido, estoy seguro de que tendrá un montón de cosas que explicar, y que le enseñará algún poder útil al mago. Ya veremos a donde va ese personaje. Tal vez el sea el que logre combinar a Aendir y Kizon, pero me pregunto si será una fusión con artefactos (como Vegetto), una fusión por medio de ritual (como Gogetta), o una fusión por medio de magia. Me gustaría que sea lo último, para darle un poco más de originalidad a la técnica, además es una historia de magia.

    Al final sí hay un poder para traer gente muerta a la vida. Eso me alegra, pero creo que no deberían resucitar los tres personajes. Como te dije en la conversación que tuvimos, creo que solo Luna debería volver, dado a que ella tenía más potencial por usar. Ignace es el más débil del grupo, no tiene mucho potencial y no hizo mucho en la historia, y Sahim ha hecho todo lo que estuvo a su alcance. Además, sería un elemento más dramático que Aendir no pueda resucitarlos a los tres y que se viera forzado a elegir solo a uno. Que Kizon le pidiera revivir a Ignace, que algún otro personaje (tal vez un aprendiz) le pida revivir a Sahim, y que él quisiera revivir a Luna. Sin embargo, si quieres revivir a los tres o no quieres revivir a ninguno, yo lo aceptaré.

    Al final Recy apareció. Creo que ya no quedan más personajes (importantes) del anterior CMA en aparecer. Está el clan Opcru que tuvo su importancia, pero ellos no me parecen aptos para una historia así. A ver en donde termina esto.

    No encontré errores en la historia que marcar. Creo que el equilibrio entre narración y diálogo está muy bien hecho y las batallas también. Eso será todo por ahora. Nos vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    No soy un experto en esto de comentar historias (ya que soy nuevo xd), solo diré que me encanta la historia y espero el próximo capitulo. Nos vemos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Índice: capitulo 10
     
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    4713
    Capítulo 10: Se encuentra una solución, nace el mago perfecto...¡Kizendir!


    Ya se encontraban sanos y salvos dentro de la montaña donde nadie más que ellos conocían su existencia, la lluvia no paraba de caer durante esos momentos y la gente agradece estar refugiada dentro de ella dado que donde vivían cuando llovía de esa manera no podían hacer nada porque no tenían tantos conocimientos sobre la magia. Ignace lo ha planeado todo, no hacia frío, todo estaba acomodado, cada habitación tenía de todo y mediante unos aparatos mágicos la comida no se podía echar a perder y tenían abundancia así que tenían todo listo para subsistir.

    Por su parte, Aendir se encuentra descansando y recuperándose de la paliza recibida, se encuentra en una de las camillas con vendas por todo su cuerpo y sin rastro del sangrado. Krystal y Alvric decidieron descansar un poco dado que se han pasado esos días ayudando a la gente a situarla en la base asegurándose de que todos cumplían con un rol.

    Mientras tanto, las fuerzas del rey han llegado al reino y finalmente decidieron contar lo ocurrido al rey quien no se lo tomo demasiado bien además de tener una confianza absoluta con ellos. En la sala se puede respirar la tensión entre ambas partes que no entendían semejante enojo, jamás le han fallado a su majestad y por primera vez ven en sus ojos la furia.

    —¡Solo os pedí que mataraís a una persona!—El rey iba de un lado para otro.

    —Mi señor, resultó muy herido, tal vez no sobrevivió—Responde Jackson en nombre de su grupo.

    —Misaki me dijo una vez lo mismo y mira, van a traer una maldita guerra—Réplica mientras sigue con sus vueltas por la sala.


    El resto de miembros no saben muy bien que decir, Jackson era su líder y siempre les ha defendido, Masy era el más afectado dado que su confianza en ganar les permitió que ese hombre salvasé a Aendir antes de morir.


    —Tal vez pueda ayudar en esto, a fin de cuentas, incluso ellos han fallado—Dice una voz desde las sombras.


    Todos se giran para ver la figura que aparece ante ellos, un hombre algo bajito, delgado y cubierto con una armadura oscura da unos pasos hasta colocarse cerca de ellos.


    —Oibyn, ¿qué haces aquí?—Pregunta algo asustado Jackson que no da crédito a lo que ven sus ojos.

    —No, los ganamos en número, además si inician una guerra no podrán ganar, tenemos mejores soldados, tenemos a Misaki y su grupo, a ti y a ellos—Dice señalando por último al grupo.

    —Pero podría acabar con ellos si los encuentro—Una carcajada sale de su boca que junto a los ojos es lo único que se puede ver de él.



    El rey se sienta en su trono, se encuentra algo cansado de tanto andar y preocuparse por un grupo de rebeldes, aunque la profecía le daba dolores de cabeza. Manda a estos retirarse hasta que lleguen nuevas ordenes, ellos se retiran mientras que Oibyn se queda cerca del rey, era su protector y su poder superaba con creces los de Jackson y compañia.


    El camino de vuelta a sus aposentos era en silencio, el pasillo era extenso y el grupo no decía nada, les ha caido una bronca pero menor a lo esperado, además tenía razón, ellos eran muchos más fuertes que Kizon y Aendir, en comparación con ellos, eran muy inferiores tanto en número como en poder. Masy nunca ha visto a Jackson tan nervioso, no por fallar la misión sino por la aparición de ese poderoso mago de nombre Oibyn por lo que decide preguntar a su líder rompiendo el silencio.

    —Creeme, ese hombre...no es de este mundo, habita en él un mal que nunca descansa, es apodado como ''ladrón mágico'', tiene la habilidad de robar las magias una vez que mata a sus victimas y por si fuera poco su destreza en combate es impresionante, aunque le ataquemos todos juntos no podríamos derrotarle—Eso deja helados a todos quienes no se imaginan como una persona puede ser tan sumamente poderosa.

    —¿Donde ha obtenido tanto poder?,¿solo matando gente?—Pregunta la maga del grupo.

    —Pertenece a una raza casi extinta, los Sasra, personas que adoraban a monstruos y además el enemigo natural de los dragones y vahisir, por lo que desea matar a Kizon y Aendir—Responde mientras continua su camino.


    Entonces ante ellos aparece el grupo de Misaki quienes caminaban para ver al rey para llevar unos informes sobre los soldados, el número,armas, etc. Sus miradas se cruzan mientras poco a poco dejan de caminar y quedándose unos enfrente de otros.


    —Tened cuidado, Oibyn se encuentra junto al rey, no hagaís nada que pueda molestarle—Comenta Jackson mirando a la maga a los ojos.

    —Lo sé, lo he notado hace un rato, no esperaba verlo por aquí pero supongo que el anuncio de una guerra próxima ha llamado su atención—Misaki parece algo nerviosa al hablar de ese hombre.

    —Si, debe ser eso, ahora si nos disculpas, tenemos faena que hacer—Dicho esto empiezan a seguir su camino dejando atrás a Misaki y los suyos quienes tras unos segundos continuan su camino.


    Volviendo a Kizon y Ahender, ambos se encuentran cara a cara, sentados en una mesa del gran comedor y ya relajados después de lo ocurrido con el grupo de Jackson. Kizon ha picado algo y ya esta listo para saber más cosas sobre Aendir y su pasado.


    —¿Por donde quieres empezar?—Pregunta el hombre esperando a las preguntas del mago.

    —He notado algo extraño en Aendir, cuando se transforma...parece un demonio pero hay algo...raro, no es una transformación normal,¿qué es realmente Aendir?—Pregunta este atento a su respuesta.


    Ahender suspira un poco y se toma unos segundos para responder con claridad. Luego una vez listo, decide hablar sobre su hijo.


    —¿Conoces el mundo de los elfos?—Le pregunta con una mirada seria.

    —He escuchado algo pero solo son...leyendas—Responde mientras deja de picar.

    —Los elfos han mantenido a raya la sombra y oscuridad que se aproxima desde hace años, si vas al norte en cierto punto notarás una barrera mágica irrompible, su reino es a partir de ahí—Explica Ahender.


    Kizon casi se queda sin palabras, no pensaba que realmente existían pero hay algo que no le cuadra.


    —¿Qué tiene que ver con Aendir?—Kizon pregunta extrañado.

    —Nuestro pueblo fue arrasado hace mucho y quedabamos muy pocos, un día conocí a una bella elfa que había salido de su territorio y me llevó a su mundo debido a que yo estaba muy herido tras un atque de una bestia, su pueblo se opuso pero logré convencerles de que me dejasen quedarme. Tras algún tiempo me case con aquella muchacha y tuvimos a Aendir, pero debido a la sangre que corría por nuestras venas el chico nació y creció con un poder sobrehumano—Responde mientras toma un poco de agua.


    El mago no daba crédito de lo contado, todo era tan...increíble que costaba de creer. Pero decide no interrumpirle y escuchar toda la historia.


    —El poblado se dio cuenta, así que hicimos una cosa, llevamos a Aendir a un poblado y los elfos liberaron su poder para ver si era capaz de controlarlo, pero fue en vano, perdió el control y lo arrasó por completo. Entonces extrajeron los recuerdos del chico y pusieron unos falsos con su magia, yo me encargué personalmente de llevarlo al reino y dejarlo junto a Misaki—Cuenta mientras recuerda serio lo ocurrido aquel día.

    —¿Hicieron algo más con él?—Pregunta este tratando de averiguar algunos detalles.

    —Sellaron sus poderes de forma que no pueda liberarlo por si solo, he venido para eliminar el sello de su cuerpo y pueda usarlo correctamente, el poder de un vahisir, la magia de un elfo...todo eso puede convertirle en un poderoso mago, pero todo poder debe controlarse—Responde mientras finaliza su historia.


    Kizon se queda pensando unos segundos, no puede terminar de creerlo, pero todo cuadraba si tenía en cuenta el poder de su amigo.

    —¿Cómo les convenció de quedarse en el poblado?—Pregunta mientras le mira tratando de ver si mentía.

    —Tras curarme, me ofrecí para trabajar de lo que fuese, ayudaba a la gente con sus tareas, llevar libros de aquí a allí...todo tipo de oficios además pueden ver con su magia mi corazón y vieron que no suponía un peligro para ellos—Ahender no parecía mentir.

    —¿Porqué no ha aparecido hasta el momento?, le dejo a su suerte con Misaki—Reprocha ahora el mago.

    —He estado vigilando cada movimiento de mi hijo, si Luna no hubiera aparecido habría intervenido yo y cuando vi que luchaba contra Masy supe que tenía que intervenir. Aendir se volverá mucho más fuerte que antes, logrará un poder enorme pero debe entrenar y tengo un as bajo la manga que os implica a los dos pero será mejor esperar a que se recuperé. Los elfos no han intervenido hasta ahora porque usan todas sus fuerzas para parar a la oscuridad y ganar tiempo para que mi hijo derroté al reino y después adiestrarlo para derrotar a dicha maldad que se apróxima y que llegará en un futuro—Expica Ahender mientras empieza a picar algo de su plato.


    Kizon escucha atentamente toda su historia, ahora comprende porque Aendir tiene tanto poder y además puede volverse mucho más poderoso por su sangre. Realmente no estaba todo perdido, el mago seguía siendo el as de todo ellos para ganar esta guerra.

    —Pero no podeís ganar esta guerra, no en estas condiciones, sois muy pocos Kizon—El joven mago agacha la cabeza porque sabe que tiene razón, la inferioridad númerica es muy grande.

    —No queda nadie, solo estamos nosotros—Responde mientras mira su plato.

    —Los elfos pueden que no puedan darnos un ejercito pero si que pueden prestarnos un par de magos,además Alvric y Krystal, tienen potencial, no tanto como tu y Aendir pero ella es buena creando barreras y el poder de Alvric aún puede ser de utilidad—Explica el hombre haciendo que este levante la cabeza.


    El mago no sabe que decir,aunque mejoren mucho, ellos tienen a Jackson, Misaki y el resto de magos que componen ambos grupos y ellos solo eran cuatro.

    —Dejame decirte además de que Aendir aún no ha sacado su mayor arma, una habilidad que solo poseemos los vahisir...cuando estamos al límite de nuestras fuerzas, nuestro cuerpo lo nota y empieza a circular la sangre más rápido y a crear adrenalina provocando un aumento de fuerza temporal que puede destrozar al oponente. Sin embargo, hay que despertar todos los poderes de Aendir así como también los tuyos—Dicho esto se levanta de su asiento para dejar el plato en su lugar correspondiente.


    —No sabía que Aendir podía llegar a ser tan poderoso—Dice Kizon mientras se levanta e imita el acto del hombre.

    —Ha habido otros como él, pero el poder les ha deformado o vuelto locos y acabaron muertos, por suerte eso no ha ocurrido con Aendir. Es nuestra mayor baza junto a ti—Le pone la mano en el hombro.


    —Veo que tienes un as bajo la manga y que voy a tener que hacer algo—Dice Kizon con una sonrisa.


    Ahender solo le devuelve la sonrisa sin decir palabra, era hora de entrenar duro para poder igualar las fuerzas del reino.

    Poco después de ello fueron a ver como se encontraba Aendir, tardaría unos dos días en recuperarse por completo pero les contaron lo sucedido y sabían que iba a volver más fuerte que nunca. Esos dos días pasaron volando mientras Ahender le explicaba a Kizon y al resto su plan para aumentar el poder de sus magos, ellos cuatro eran la salvación de toda esa gente, por no hablar de cada vez Aendir iba recuperando sus energías y sus heridas se iban cerrando.

    Durante ambos días, la lluvia no cesaba, en esa época el frío y la lluvia eran constantes en esa parte de la región aunque eso hacía que las personas del reino tuvieran pereza de investigar aquella zona. Y por fin ocurrió, Aendir se encontraba totalmente recuperado gracias a la ayuda de los médicos. Ahora quedaba lo más difícil que era entrenar duro y encontrar una manera de derrotar a los magos del reino.

    —Ya estás totalmente fuera de peligro y recuperado, ten cuidado de ahora en adelante—Recomienda el doctor mientras Aendir se termina de vestir.

    —No volverá a pasar, Kizon me ha contado que ese hombre tiene la capacidad de sacar todos mis poderes y encima entrenarme para llevar mi poder más allá de lo imaginado—Dice apretando el puño derecho.


    El chico se despide del doctor y sale corriendo a la sala que le había indicado Kizon anteriormente, estaba un poco lejos debido a que la base era gigantesca, corre por los pasillos esquivando a la gente y mirando el camino que tenía que seguir, finalmente se queda a las puertas. Antes de abrir la puerta siente tres fuerzas enormes, si eran sus amigos han mejorado mucho en muy poco tiempo.


    —Por fin llegas—Dice Kizon al verle entrar por la puerta.

    Estaban entrenando, Alvric y Krystal también estaban allí, su energía era muy superior a lo que era anteriormente, Ahender estaba sentado esperando que llegase y le ha pedido a estos que no le digan nada a Aendir sobre quien es, no quería que le afectara de cara a la misión.


    —Gracias por salvarme la vida—Dice el mago acercando su mano para estrecharla con su padre.

    —De nada, ahora necesito liberar tu poder de ti—Responde estrechando su mano.


    Ahender se coloca delante suya, le pone su mano en el pecho y empieza a susurrar unas palabras, durante unos minutos no para de conjurar hasta que finalmente el chico siente algo. De su cuerpo empieza a emerger una especie de sello y tras unos segundos, el sello se rompe liberando una gran energía del cuerpo de este. La energía que desprende Aendir ahora es naranja, se mira sus manos, su cuerpo, no hay cambios, pero su cuerpo se siente más ligero.


    —Por fin, me ha tomado más tiempo del que pensaba—Dice el hombre tomando aire.

    —Vaya...esto es...impresionante—Piensa el chico contemplando su nuevo poder.

    —Ahora mismo con la liberación de vuestro poder estaís mucho más parejo con el grupo de Jackson, pero eso no significa que vayaís a derrotarlos, por ejemplo, en este instante vuestro poder es superior al de Masy pero él tiene una velocidad increíble por lo que podría esquivar vuestros ataques y de nada sirve tener mucho poder sino puedes alcanzar a vuestro enemigo—Explica mientras se vuelve a sentar.


    Los cuatro se acercan al hombre debido a que tiene un plan para poder derrotar a todos y cada uno de ellos, sin duda era la mejor opción que tenían y más con el nuevo poder obtenido. Tras unos segundos de silencio, se decide a hablar.


    —Lo primero es para Aendir, hemos recibido noticias de Recy de que casi tienen todo listo para atacarnos, debemos ser nosotros quien de el primer golpe, solo tenemos una semana para entrenar, no nos da mucho tiempo pero es mejor que nada. Te enseñare dos técnicas de tu raza, pero eso serán los últimos días dado que estos tres primeros días tienes que hacer que tu cuerpo se acostumbre a tu nuevo poder o te pasara como contra Masy, que al no estar acostumbrado no lo controlas y solo sacas un poco de su poder. Luego os enseñare a ti y Kizon a fusionaros para crear un gran guerrero—Eso último sorprende al chico que se queda helado.


    —¿Fu-fusionarme con Kizon?—Pregunta emocionado.

    —Hay dos formas de hacerlo, nosotros haremos una de ellas que dura 10 minutos dado que es la más sencilla, con unos brazaletes. Debido a que no tenemos demasiado tiempo para dominar la otra manera de fusionarse que es mediante magia, el tiempo juega en nuestra contra así que a entrenar, ahora os contare como derrataremos a cada uno de esos magos—Dice mientras se acomoda en su asiento.


    Mientras tanto en el reino continuan continuamente trabajando sin descanso para prepararse para la guerra, Misaki se encuentra con el rey en una de las habitaciones en las cuales solo ciertas personas tienen el permiso para estar. Oibyn se encuentra mirando fijamente a la mujer que le muestra unos informes al rey, este los mira por encima mientras le da indicaciones sobre la creación de más armas.


    —Majestad, son alrededor de unos cien, tenemos hombres de sobra, creo que nos precipitamos demasiado porque estamos asustando a la gente—Dice la mujer mientras mira el mapa del reino.

    —Ese chico sigue vivo, sigue vivo...debo matarle—Los ojos mostraban un miedo horrible del rey quien cada vez se mostraba más nervioso y era muy descuidado ultimamente.

    A diferencia de sus predecesores, él no tenía habilidades o un poder que le permita defenderse por lo que se ha rodeado de gente poderosa todo este tiempo y matando a las amenazas que quieren arrebatarle todo lo que ha conseguido. Una vez la reunión ha terminado, Oibyn se marcha junto a Misaki dejando al rey solo con el mapa y con sus maquetas de su ejercito mientras ambos se alejan de la sala.


    —No se porque sigues sus ordenes, eres mucho más fuerte que él—Dice el mago caminando junto a ella.

    —Lo mismo para ti—Responde ella mientras sigue andando.

    —No quiero ser rey, es aburrido, mucho papeleo y no me dejarían luchar—El mago da unos saltitos mientras da palmadas.


    Misaki se detiene unos segundos y espera a que este pare de hacer el tonto.


    —Misaki, querida Misaki...¿sabes que tu hijo sigue vivo?—Pregunta mientras en su rostro puede apreciarse una sonrisa macabra.


    Ella casi se cae al suelo de la impresión, va a decir algo pero él continua hablando.


    —Pensar que la gran Misaki intentó por todos los medios que él se quedase pero se marchó sin dejar rastro, ahora trabaja para el grupo de los Renegados, así que ahora es...nuestro enemigo—Explica mientras suelta una carcajada.


    —Él esta vivo—Casi derrama unas lagrimas mientras se agarra el pecho.


    —No por mucho tiempo porque me asegurare de matarlo y te enviare su cabeza—Dicho esto chasquea sus dedos y desaparece dejando un rastro de oscuridad.


    Misaki cae al suelo de rodillas, los recuerdos eran demasiado pesados y toda esa presión mental puede con ella. Entonces sus compañeros vienen a tratar de consolarla debido a que han escuchado la risa de este y cuando han llegado la han visto de rodillas.


    —Maestra, ¿se encuentra bien?—Pregunta el chico mientras le ayuda a levantarse.


    Ella asiente mientras se seca las lagrimas, tras unos segundos logra calmarse un poco pero aún se encuentra nerviosa por lo que es acompañada a descansar un rato. Maldecía por lo bajo a Oibyn que hace lo que le da la gana debido a su tremendo poder.


    Varios días han pasado desde que Aendir ha empezado a entrenar, ya controlaba más o menos su poder pero aún le costaba acostumbrarse a este. Alvric y Krystal seguían un entrenamiento específico para aumentar la fuerza de sus ataques además de la durabilidad de estos para hacer el mayor daño posible. Kizon por su parte prácticaba con unos muñecos nuevos ataques para sorprender a sus oponentes, la fusión con los brazaletes fue un éxito y su durabilidad era de 10 minutos, la llamaron Kizendir pero solo lo hicieron una vez para ver que funcionaba.


    —No quiero que useís mucho estos brazaletes, aún son un prototipo y las secuelas de utilizarlo muchas veces pueden ser fatales. Solo lo usareís contra ''ese'' hombre—Explica el hombre.


    —¿Quién es ese?—Pregunta Kizon.


    —Ya lo vereís, además tienen que venir dos aliados más a unirse a nuestra causa, les llevara tiempo por lo cual quizás aparezcan a mitad de la guerra. Y si os matan en un estado de fusión moriréis los dos, además he visto fallos en este cacharro, lo arreglare para que podáis utilizarlos sin problemas —Responde mientras le resta importancia al asunto y comprueba los brazaletes.



    Mira a Aendir que estaba concentrado en mantener su nivel de poder, quería estar mucho tiempo en su estado demoniaco para poder controlarlo con total libertad. Ahender se acerca para calmarle.


    —Cuando luches, te darás cuenta de que el mejor entrenamiento es el luchar contra los oponentes—Dice mientras sonríe.


    Hace mucho que no ve a su hijo y el ver que es tan fuerte además de tener un buen corazón hace que este feliz. No quería fastidiar ese momento contando al chico la verdad, ese momento tendría que esperar un poco más. Y así fueron pasando los días hasta llegar al día señalado, la guerra estaba a punto de estallar entre ellos y el reino.


    Esa misma mañana Aendir se encuentra preparado y listo para luchar. Estaba a tope de fuerzas y los entrenamientos de sus amigos y él han servido mucho para incrementar sus poderes pero tiene que pelear para poder comprobar el alcance de estos. Kizon entra a su cuarto para darle un presente, una caja enorme que parece bastante pesada.


    —¿Qué es esto?—Pregunta el chico sujetando como puede la caja.

    —Un regalo de cierta persona—Responde mientras esboza una sonrisa, no se ve nervios en su rostro.


    Horas más tarde, los vigilantes del reino se encuentran mirando el paisaje, se alegran de estar dentro del reino y no lejos de la civilización, charlaban alegremente mientras bebían un poco de vino que habían logrado robar de la bodega del rey ya que este estaba más preocupado por otros asuntos.

    Un temblor se escucha cerca, piensan que el vino les ha dado muy fuerte pero entonces ven que en la parte inferior del reino los soldados se van reuniendo frente a la puerta. Un gran número de personas se encuentran cerca de la puerta desde el exterior pero a pocos metros se paran.


    —Ya han venido—Grita uno de los vigilantes.


    La alarma hace que el rey casi sufra un infarto, a pesar de tener gente fuerte el enemigo esta a las puertas de su reino, la leyenda se aproxima y con ello la muerte de su majestad. Desde la ventana de su habitación observa a todos sus hombres ir camino a las puertas, la suerte se posicionaria solo de un lado y él esperaba que fueran la de sus hombres.


    Cuatro personas salen de entre la multitud mientras estos les dejaban paso, cuatro encapuchados que dejaron ver sus rostros, Kizon,Aendir, Krystal y Alvric. Miraban fijamente la enorme puerta del reino, el silencio del lugar hace que todo este en calma, el ruido se ha ido y ahora era hora de empezar con el plan de Ahender.


    Aendir da unos pasos, solo él, se acerca a la puerta despacio reduciendo cada vez más la distancia entre ambos, toma aire y se acerca corriendo a esta, unos pocos metros antes salta alto y lanza un poderoso puñetazo directo a esta haciendo que se parta en dos mientras los restos vuelan por los aires cayendo sobre algunos soldados provocando su muerte.


    —Justo como dijo Ahender, la puerta desde el exterior tiene un punto débil que no se ha reforzado—Dice Kizon mientras avanza un poco.


    Alvric y Krystal se quedan un poco atrás para proteger a los soldados que llevaban puestas sus armaduras esperando la señal para atacar. Sin embargo, los enemigos al ver el poder del chico decidieron atacar con todo lo que tenían.


    Se juntan formando filas y lanzan un poderoso ataque con sus bastones, un poderoso rayo combiando de todos ellos, serían unos cincuenta o así que iba directo al chico. Este se quedo en el sitio y recibió de golpe todo su ataque haciendo preocupar a sus compañeros y creando una gran cortina de humo.


    —Tranquilos—Dice Kizon relajado.


    Cuando se va el humo, se puede ver al chico intacto, su capa y lo que le cubre esta roto por el ataque pero no siquiera muestra un rasguño dejando boquiabiertos a los enemigos. Entonces el chico se quita su ropa rota dejando ver una armadura blanca, resplandeciente bajo los rayos del sol que incluso cegaba a sus amigos.


    —La armadura Lunar, la tela esta hecha a mano por Luna y la coraza y demás por nuestro herrero, es hora de que comience la guerra—Dice Kizon colocándose detrás de su amigo.

    Lo mira de espaldas y puede ver a ese héroe de que tanto le habló aquella bruja, una persona capaz de inspirar a sus compañeros a luchar, de darlo todo por la causa y quien traería la paz a la gente de este mundo.


    Alvric y Krystal miraban al chico que estaba listo para el combate, ellos lo estaban pero aún quedaba esperar la señal de Aendir, el plan de momento ha empezado sin problemas, Ahender ha trazado un plan que les da la posibilidad de obtener una victoria a pesar de ser inferior en cuanto a soldados se refiere, estaban preparados para lo que iba a venir y además tenían a Aendir de su parte.

    Krystal baja la voz para hablar con su amigo Alvric, acción que no entiende el joven. Se acerca un poco para que le pueda oír lo que tenía que decirle.


    —Lo he dejado en la base, una nota, en el cuarto de Aendir por sino sobrevivimos ni tu ni yo. Si muero, quiero que le digas a Aendir una cosa—Susurra ella.

    —Vamos a sobrevivir pero dime de que se trata—Dice mientras baja la voz también.

    —En el cuarto donde reposan nuestros amigos caídos, no hay tres cuerpos...hay cuatro—Responde ella mientras traga saliva.

    —Hay tres, Sahim, Ignace y Luna, no entiendo como puede haber...—Entonces él se da cuenta de lo que quiere decir ella.

    —Exacto, Luna estaba embarazada cuando murió—Dice Krystal mirando a Aendir.


    Continuara...

    Bueno, se que puede ser corto pero este será el más corto dado que ahora va a ser todo combates. Los niveles de poder se respetarán y aún quedan por aparecer en la batalla varios personajes, cada capítulo mezclara varias batallas y este es más para profundizar en la trama de los personas y mostrar cosas de ellos. Aún quedan cosas por explicar y el entrenamiento que ha seguido cada uno de ellos se mostrara más adelante así como también las técnicas y estrategia de Ahender ha dado a estos. Y por supuesto la fusión hará su aparición más adelante, quiero dejar su aparición para un combate en concreto e.e

    No puedo enseñar todo de golpe no(?


    Próximamente, Capítulo 11: Los cuatro monstruos del apocalipsis muestran sus poderes: Aendir, Kizon, Alvric y Krystal.




     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Me alegro que hayas publicado. Pasaré a comentar el capítulo.

    Debo decir que me sorprende la presencia del mago Oibyn. Si tiene la habilidad de robar magia, probablemente se haga mucho más fuerte en batalla. Me recuerda un poco a Buu, ya que él es capaz de absorber a quienes derrota y les quita la energía. Creo que hace méritos para que el combate final del fic sea entre él y Kizendir.

    Veo que Aendir, junto con los otros tres compañeros de la resistencia han aumentado sus poderes. Estoy seguro de que el grupo de Misaki no tiene mucho que hacer en contra de ellos ahora, pero el equipo de Jackson les pondrá las cosas más complicadas. Me sorprende que Ahender no forme parte de la batalla, pero tal vez esté esperando a los dos guerreros que llegarán en medio de la guerra, que por cierto, tengo curiosidad por verlos.

    Espero que los combates sean brutales y épicos, y que cada personaje pueda desplegar sus poderes de forma adecuada.

    Finalmente se conoció como fue que Aendir se transformó por primera vez, y debo decir que lo de Ahender ha sido "imprudente" en cierta forma. Me pregunto como se tomará Aendir la revelación de que él es su padre.

    Ahender mencionó que los elfos están preparándose para enfrentar a una fuerza oscura cuando el reino caiga, imagino que la siguiente parte de este reinicio constará en eso. Otra cosa más que no puedo esperar por ver.

    No he notado muchos errores, pero vi algunas palabras a las que les faltan tildes. Además de que estas dos partes están mal expresadas.

    Debería ser: Debemos ser nosotros los que demos el primer golpe.

    Y esta: su capa, y lo que le cubre, está roto por el ataque. Pero ni siquiera muestra un rasguño, dejando boquiabiertos a los enemigos

    Hay partes donde faltan algunas comas, lo cual hace que se tenga que re leer para entenderlo bien. Fuera de eso, no noté más errores. Estaré esperando ansioso la continuación. Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    Buenas, me ha gustado el capitulo, la fusión con brazaletes me ha recordado mucho a la fusión potara xd.

    Quizá escriba y yo una historia original también.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Índice: capitulo 11
     
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    5265
    Capítulo 11: Los cuatro monstruos del apocalipsis muestran sus poderes: Aendir, Kizon, Alvric y Krystal.


    Por fin ha dado inicio la guerra, Aendir mira a los magos que se encuentran juntos para mantener las líneas, Kizon hace una señal y todos los soldados de los Renegados salen a la carga. Krystal encabeza el ataque mientras que los otros tres magos se quedan en sus sitios acuerdo al plan, ambos ejercitos chocan con sus espadas y escudos mientras Krystal va lanzando ataques de corta distancia para intentar abrir una brecha pero el plan era mantenerlos ocupados para que el resto pudiera avanzar.


    —Ahora—Ordena Kizon mientras los tres empiezan a correr.


    Mediante magia los tres dan un gran salto volando por encima de los dos ejercitos sin impedimentos, la primera barrera ha sido traspasada y ahora corren por la calle de la ciudad. No tardan mucho en encontrarse con enemigos, era un grupo menor que el primero pero aún así eran bastantes soldados. Sin esperar un segundo, empiezan a disparar ataques mágicos a los tres magos quienes esquivan como pueden debido a que la calle al estar rodeada de edificios reducía el espacio pero su velocidad y reflejos les permitieron esquivar todos y cada uno de los ataques.


    —Veo que tendremos que pelear—Dice Alvric mientras enciende su puño.

    —Si, no queda otro remedio—Aendir se cruje los nudillos mientras observa al enemigo.

    —No, seguid el plan, nos dividiremos y cada uno seguira un camino, ahorrad todo el poder que podaís—Ordena Kizon mientras sale en una dirección.


    Alvric y Aendir también se separan, odiaban no poder luchar pero en parte tenía razón Kizon dado que hay muchos enemigos poderosos y de estos se encargan sus hombres. El grupo de soldados se separan para darles caza aunque les iba a costar seguirles el paso por la velocidad que llevaban.


    Mientras tanto, Krystal ataca abriendo brechas entre los soldados pero estaban tan bien replegados que no habia forma de traspasarlos, además ninguno usaba magia porque de hacerlo podría dañar a sus compañeros, todo era en base a sus ataques físicos.


    —Creo que Ahender no ha tenido en consideración mis poderes en esta parte del plan—Piensa la maga mientras se protege como puede de los ataques enemigos.


    Mira a su alrededor, sus compañeros tratan de encontrar un hueco pero los escudos de los contrincantes son demasiado fuertes y resistentes. Entonces se da cuenta de algo, están casi en linea por lo que hay claramente dos bandos,uno frente al otro, una idea se le pasa por la cabeza y no duda en hacerlo, no tenia mejor plan y estaba en juego las vidas de sus soldados.


    —Garasu Yuka—Dice mientras pone sus manos en el suelo.


    El suelo en la parte del enemigo se vuelve de cristal haciendo que se resbalen debido a la fuerza que hacen con los pies para poder mantener los escudos, tras estos segundos la chica deshace el suelo de cristal para que sus compañeros no les pase lo mismo. La brecha ha sido abierta y se abalanzan sobre ellos como perros a su presa matando a todos aquellos que oponían resistencia.


    Krystal se queda mirando la escena, sus compañeros gritaban de rabia y con fuerza mientras mataban,entonces se dio cuenta de que la guerra no era como esperaba, sangre y cuerpos por todas partes, a eso ha conducido el rey a su reino pero no puede flaquear ahora o todo el sacrificio será en vano.



    Aendir corre a toda velocidad por las calles mientras mira que no haya más enemigos, su objetivo es el rey, deseaba tomar venganza por todo lo que le ha hecho. En cierto punto ve el castillo de lejos y el largo camino que debería de tomar para poder llegar, además era a campo abierto por lo que seguramente sería una trampa y no debía precipitarse. Entonces se para, mira a un lado y a otro pero no continua su camino porque ha sentido una presencia familiar.



    —Sal de tu escondite, se que has venido a por mi—Dice Aendir cruzándose de brazos.


    Una figura hace su presencia a pocos metros suya, se pone enfrente pero manteniendo una distancia prudente, era Misaki quien era la primera persona a quien tendría que traspasar para llegar hasta el rey, ella llevaba su uniforme de combate y iba a darlo todo para matar al joven.


    —Te has vuelto muy fuerte Vantage—Dice la mujer mientras le mira a los ojos.

    —Mi nombre es Aendir, Vantage ya no significa nada para mi—Replica el chico sin perder la calma.

    —No, nunca podrás librarte de tu pasado, siempre serás Vantage, algún comprenderás todo lo que yo digo...si es que logras salir con vida—Misaki mira entonces el cielo.


    Aendir observa extraño su comportamiento pero no baja la guardia para que no pueda pillarle desprevenido. Además nota un poder oscuro y extraño proveniente de ella que no cuando estaban juntos no lo tenía, le resultaba muy raro.


    —Somos soldados Vantage, nosotros cumplimos con lo que nos mandan, quieres hacerte el duro pero dejame preguntarte una cosa....¿realmente deseas matarme?, ¿estarás listo para arrebatar una vida como hicistes con Estela?, creeme que aunque te apuñaló ella no quería hacerlo, solo cumplió su obligación. Ella tomaba una medicación que solo yo le podía suministrar, un medicamento que hace que las personas cumplan con lo que se le mandan y ella era incapaz de apuñarlarte porque ella te quería mucho—Aendir se queda callado mientras traga saliva, eso le hizo recordar aquel día que fue apuñalado.


    —Aún si fuera verdad...eso ya no importa, la mujer que amo ha muerto y pienso matar al rey y a todo aquel que se interponga en mi camino—Dicho esto empieza a liberar poder de su cuerpo asombrando a la mujer que ve que ha evolucionado enormemente.


    El chico se transforma en su forma híbrida, no podía fiarse ni un pelo de su antigua maestra puesto que conocía muy bien su poder.


    —Has crecido, pero quizás no sea suficiente—Ella empieza a expulsar todo su poder, su aspecto cambia radicalmente transformándose en una especie de criatura extraña, le salen alas, garras, y de las piernas salen cuatro patas más mientras observa al joven.


    —Da igual lo que hagas, pienso derrotarte—Dice Aendir adoptando su postura de combate.


    Misaki mira con una escalofriante sonrisa a su antiguo alumno, no dicen nada, solo se miran aguardando mientras espera el movimiento de su oponente.


    —¡Vamos!—Aendir sale a toda velocidad con el puño cargado con poder dispuesto a acabar con su mentora.


    La mujer se impulsa con sus patas esquivando al joven, este se frena en seco y da un gran salto lanzando el ataque a la mujer que con sus patas se protege del golpe, el mago retira el puño, da una vuelta en el aire y trata de lanzar una fuerte patada que es esquivada por pocos centímetros. Ella lo agarra de la pierna aprovechando el momento y empieza a darle vueltas en circulos en el aire tomando impulso para luego soltar en dirección a uno de los edificios rompiendo la estructura.


    Los escombros caen encima del chico que se cubre con sus brazos, después expulsa un poco de su magia para mandar volar los escombros, se levanta y se limpia el polvo de encima.


    —No esta nada mal, no esperaba menos de ti—Dice él mientras esboza una pequeña sonrisa.


    Ella se mantiene en el aire debido a sus alas, el mago toma aire durante unos segundos, mira a la mujer y abre la boca.



    —Vu aishiru no goon—Un potente rayo mágico sale de la boca del chico en dirección a la maga que usa sus patas para cubrirse juntando estas de tal forma que logra detener el impacto.


    La pequeña cortina de humo desaparece y Misaki decide atacar dado que no puede estar todo el rato defendiéndose si quería ganar el combate, toma impulso con sus alas y se dirige hacía el chico con gran fuerza, apenas le da unos segundos a quitarse de en medio volando unos metros por el impacto contra el suelo por parte de ella.


    Se levanta rápido y mira la casa que esta completamente destruida mientras ella se levanta con algo del polvo por el cuerpo, no quería precipitarse a atacar por atacar. Ella mueve sus garras, desea clavarlas en el joven que también mueve las suyas.


    —Esto va a ser duro—Piensa el joven que se lanza acumulando poder en sus afiladas garras mientras que ella hace lo mismo.


    Ambos lanzan sus garras chocando unas con otras provocando que salgan los escombros por los aires lejos de la zona, rayos de colores salen de las garras, ambos tratan de obtener ventaja pero estan muy igualados. Mantienen la presión en sus garras, cada vez empleando más fuerza hasta que Misaki deja de hacer fuerza para usar sus patas tratando de alcanzar el cuerpo del chico que baja sus manos a la altura de las patadas para cubrirse y es enviado contra otro edificio cercano debido a la gran presión sometida en sus manos.


    Antes de colisionar contra la pared da unas volteretas y gira sobre si mismo para romper la velocidad contra la que iba a ser golpeado para luego apoyar sus pies en la pared y tomar impulso y salir disparado contra su oponente con el puño apretado.


    Misaki no lo ve venir y recibe el golpe en su cuerpo sintiendo un fuerte dolor en su torso siendo estampada contra los escombros del edificio destruido anteriormente. Al cabo de unos segundos se levanta mientras se toca su cuerpo, ese golpe ha sido muy duro y con ello puede comprobar lo mucho que ha crecido su antiguo alumno.



    —Hayai Ashi—Dice ella mientras acumula poder.


    Sus patas se vuelven más finas pero más duras, se vuelven de color azul y parece que levitaban en el aire. Aendir no pierde de vista esos detalles, se temía lo peor, que aumentara mucho su velocidad y efectivamente era así.


    Misaki toca ligeramente el suelo y sale a toda velocidad contra Aendir que apenas le da tiempo a apartarse, logra esquivarlo pero en ese momento ella alarga la pata impactando contra la espalda de este enviándolo al suelo.


    —¡Maldita sea!—Se queja mientras se toca la zona de la espalda.


    Ella no espera a que se ponga de pie, ataca otra vez con todo, Aendir da un gran salto quedándose en el aire aún dolorido por el golpe. Misaki al no golpearle, da un par de saltos en el aire y usa sus alas para ir directo hasta su enemigo. El mago al ver que no puede contraatacar decide cubrirse con sus brazos.


    —Akuma No Yoroi—Una armadura surge por todo su cuerpo blindando a este.


    Segundos después se hace el impacto, ella ha clavado sus garras en la armadura pero por suerte no ha logrado atravesarla. Así se quedan ambos, en el aire gracias a sus alas mientras ella trata de atravesar la defensa del chico que no hace nada por evitar los golpes, uno tras otro, zarpazos golpean al mago que espera su momento.


    Cuando ella va a golpear de nuevo,este lanza una fuerte patada que da de lleno en el rostro de Misaki para después lanzar una oleada de puñetazos al cuerpo de ella. Luego aprovechando el momento, toma una de las patas de la mujer y la lanza con gran fuerza contra el suelo provocando una nube de polvo.


    Aendir toma un poco de aire y decide descansar unos segundos, ha notado una fuerza oscura dentro de su maestra, como si hubiera obtenido un poder que antes no tenía.

    Misaki aparece de nuevo, desde el suelo ha tomado impulso y decide aumentar su poder en sus garras, esta vez si le daba, la armadura no le podria proteger. Aendir carga su puño con energía y ambos colisionan sus puños provocando un fuerte vendaval que sacude varios edificios, luego intercambian golpes, primero da uno y luego el otro, la defensa ya no importa, solo ver quien resiste más puñetazos.


    —Uahhhh—Grita el mago lanzando todos los golpes que puede mientras siente que su cuerpo se rasga al igual que la de su antigua maestra.


    Ella escupe un poco de sangre mientras siente como el dolor va en aumento pero si se rinde será su final por lo que su fuerza de voluntad le impulsa a seguir luchando.


    —Akuma No Sakibigoe—Aendir da un fuerte rugido que hace temblar el espacio entre ambos.


    La maga se aparta al notar como entra de lleno en sus oídos, se tapa tratando de disminuir el ruido aunque ese momento es el que aprovecha Aendir para lanzar una fuerte patada y luego con sus manos golpear la cabeza de la mujer. Antes de que caiga le da un fuerte rodillazo en el rostro, luego la toma del brazo y la atrae hacia él para asestarle un fuerte golpe en el rostro y luego uno tras otro.


    Finalmente la levanta para mirarle el rostro, ella estaba con moratones y sangrando tanto de la nariz como de la boca, al mirar sus ojos, ella puede ver en la clase de mago en que se ha convertido, un mago frío en la batalla, una máquina de luchar que en un futuro puede convertirse en el mago más grande del reino mágico. Ella abre la boca para decir algo mientras Aendir carga de nuevo su puño.


    —Fushoku-sei san—Susurra ella mientras lanza un potente ácido en el cuerpo del chico.


    El chico suelta a la mujer mientras da un fuerte alarido de dolor, siente como su cuerpo se quema, un humo sale del lugar donde le ha golpeado mientras cae al suelo desde una gran altura haciendo que el dolor sea en la espalda y en el torso.


    Misaki se mantiene como puede en el aire mientras ve retorcerse al chico tratando de mitigar el dolor que siente, su transformación incluso se ha ido, ahora esta en su aspecto humano, ella desciende lentamente para terminar con su presa. Aendir siente como el ácido le ha atravesado la armadura haciendo un agujero en mitad de su pecho, no puede creer que haya pasado eso y todo por confiarse.


    —Ahora muere—Misaki carga energía en sus patas y las junta en el aire porque no piensa que es la mejor forma de asegurarse la victoria.


    El mago que apenas puede moverse coloca sus brazos en forma de x para cubrirse, siente el golpe en un momento y como todo el suelo se va hundiendo poco a poco. Misaki aumenta mucho la presión tratando de romper la parte de la armadura de sus brazos para romperle hasta los huesos.


    Aendir viendo que no podría resistir mucho más mira a su maestra quien esta concentrada en sus patas abre un poco la boca con las pocas fuerzas que le quedan en ese momento.

    —Vu aishiru no goon—Un pequeño rayo mágico sale de su boca impactando de lleno en la maga que deja de hacer presión al retroceder unos metros tras el impacto.


    El chico se pone de pie como puede mientras aún siente algo de dolor en las zonas golpeadas, por suerte el ácido no ha profundizado evitando un dolor mayor.


    —Debo encontrar la manera de derrotarla, sino gastaré más de la cuenta y sin enfrentarme al grupo de Jackson, no me queda otra alternativa—Piensa mientras respira un poco para recuperarse.



    Misaki ya recuperada se dispone a seguir peleando, pero ve que el chico esta actuando extraño ahora, ve que esta muy relajado y sus ojos han cambiado un poco, ella por su parte levita un poco del suelo para volver a la carga pero no ataca.


    Aendir cierra los ojos, toma aire durante unos segundos y luego lo expulsa de manera muy lenta. Tras unos segundos repite el gesto y luego abre los ojos, una energía naranja sale de todo su cuerpo, una energía que antes no desprendía.


    —Akuma No Kyogi—Dice mientras su cuerpo empieza a desprender más cantidad de poder.



    Mientras tanto, Kizon ha derrotado a unos cuantos grupos de soldados congelándolos con su magia de hielo, se apresura a llegar hasta el reino. Por el camino detecta una fuerte magia, por el tipo de magia detecta que Aendir ha entrado en combate pero no puede determinar que su oponente fuera Misaki y además como su compañero, detecta una energía oscura proveniente del enemigo al que se enfrenta Aendir.

    Un rayo mágico pasa cerca de Kizon destrozando una de las casas, él se detiene y mira enfrente. Un joven aparece delante suya, por la apariencia y lo que le contó Aendir se debía tratar de Sam, este camina lentamente hacia él mientras desprende una energía de color dorado pero con tintes oscuros.


    —Tu debes de ser Sam—Dice mientras se prepara para pelear.

    —Tu eres Kizon, el dragón de hielo...soy Sam, el dragón del trueno—Dice mientras empieza a liberar más poder.


    El suelo de la parte de Kizon se empieza a congelar mientras que en la parte de Sam caen rayos desde una nube encima suya. Su aspecto ha cambiado y ahora unas escamas doradas cubren el cuerpo del joven, sus garras desprenden un brillo amarillo y sus patas parecen las de un dragón.


    —Esto va a ser interesante—Dice Kizon mientras él también se transforma.

    —Solo hay sitio para un dragón en este reino—Comenta Sam mientras se lanza a por el mago de hielo.


    Ambos colisionan sus garras provocando que trozos de hielo y varios rayos destrozen el lugar a unos metros de distancia de ellos. Lanzan una continua lluvia de golpes, sus escamas son tan duras que no se hacen apenas daño, no hace falta defendeser porque ambos confían en sus poderes.


    Sam da un salto hacía atrás y antes de tocar el suelo extiende su brazo con la mano abierta.


    —Raiu—Un fuerte rayo sale de su palma en dirección al chico.

    —Kori Shirudo—El mago hace un escudo de hielo que le protege del ataque.



    Kizon sin esperar más se lanza a por el enemigo y extiende su brazo tratando de con sus garras alcanzar a su oponente.


    —Shimo No Tsume—Sus garras se congelan a un hielo duro.


    Sam se agacha a tiempo para esquivar, de reojo ve como un edificio se parte en cinco trozos para luego caer al suelo hechos polvo, si llega a recibir ese ataque puede que sus escamas no hubieran resistido lo suficiente.


    —Denki Ken—Su puño con electricidad impacta en el torso de Kizon volando mientras sufre descargas eléctricas por su cuerpo.


    Sam aprovecha el momento y da un salto impulsado en dirección a Kizon para seguir golpeando con su puño. El mago de hielo lo ve venir y en el aire empieza a dar vueltas sobre si mismo.



    —Kori No Tatsumaki—Dice mientras un tornado de hielo aparace haciendo retroceder al chico.



    Del tornado empiezan a salir lanzas de hielo en todas las direcciones congelando los lugares donde caen estas. Sam se envuelve en su poder y vuela muy alto para esquivar las lanzas hasta que al cabo de unos segundos el tornado desaparece dejando la figura de Kizon en medio.



    Sam mira a su oponente, estaba claro que era muy poderoso y no le iba a resultar nada fácil derrotarle pero tenía confianza en si mismo. Alza sus manos, unas nubes empiezan a tapar la luz del sol poniéndose encima de ellos.



    —Bofuu—Dice bajando los brazos de golpe.


    De las nubes caen rayos en la zona donde se encuentra su rival que ahora es quien esquiva los ataques como puede dado la velocidad de estos. Uno cae cerca suya explotando y el impacto le hace caer al suelo, otro rayo le impacta de lleno provocando otra explosión.

    El ataque cesa y puede ver a Kizon tirado en el suelo con humo saliendo de su espalda. Este se levanta sin dificultades, el rayo ha sido fuerte pero sus escamas le han salvado, mira con una sonrisa a su oponente y con el dedo indice le invita a atacar.


    Sam cabreado empieza a liberar mucha energía de su cuerpo,tanto que poco a poco ya no queda rastro humano de él, es un dragón por completo pero no en grandaria. Kizon empieza a liberar parte de su energía de un color azul claro, sus ojos ahora son de un dragón pero sin perder su forma humana.


    La bestia se abalanza rodeado de rayos por todo su cuerpo a por su rival mientras grita y libera cada vez más y más poder.


    —¡Denka!—Grita mientras brilla por los rayos de su cuerpo.


    Kizon que ha estado sin hacer nada hasta ese momento saca su espada de hielo y en el momento en que se cruzan ambos este lanza un corte al aire. No se escucha nada, ni la explosión por el ataque que iba a hacer Sam. Este cae al suelo con un tajo en el pecho, la espada ha atravesado sus escamas cortando la piel de su oponente.


    —¿Cómo es posible?—Dice el dragón escupiendo sangre y tocando su herida.

    —Al hacer eso tu poder defensivo baja haciendo que tus escamas no sean tan duras porque concentras el ataque en todo tu cuerpo bajando la energía que usas para recubrir tu cuerpo—Responde Kizon mientras deshace su espada.


    Sam se echa a reír, cosa que no entiende Kizon, entonces ante la mirada de su oponente se cura mediante magia su herida. Sin esperar más se abalanza contra el mago haciendo que de un salto para esquivar sus ataques. Pero no se salva porque la bestia con la cola impacta contra el joven haciéndole caer al suelo.


    —Denki Goon—Grita lanzando un rayo de su boca que golpea al chico nada más levantarse del anterior ataque.

    Sonríe mientras la humareda de polvo tapa a Kizon. Pero esa sonrisa desaparece al ver que el joven ahora esta serio, ver a Kizon serio o enfadado era sinonimo de peligro, camina unos pasos hasta quedarse a pocos metros de Sam.


    —Tienes la forma de un dragón, tienes el poder de un dragón...sin embargo...no sabes lo que significa ser un dragón, pero yo te lo voy a mostrar—Tras decir esto Kizon empieza a liberar una gran cantidad de poder.



    Sam observa todo esto algo atemorizado, algo le dice que la cosa se va a poner fea.


    —Doragon Kyogi—Su cuerpo empieza a cambiar.


    Ahora su forma es la de un dragón pero a diferencia de Sam, su cuerpo no ha cambiado totalmente, sigue teniendo su forma humana pero los detalles de su transformación están más marcados. Sam retrocede unos pasos pero luego piensa que eso es lo que él quiere por lo que empieza a liberar mucha más energía aumentando su tamaño enormemente mientras que Kizon concentra más su poder.



    —No controlas tu poder, eso te acabará consumiendo...tengo otros oponentes que enfrentar y muchas personas a las que salvar, espero que estés listo porque te voy a matar—Kizon transformado se lanza con el puño cargado a su oponente que también sale al paso para golpear con sus garras.


    Alvric por su parte corre muy rápido debido a que ha entrenado muy duro para ser más veloz que el resto de sus compañeros, puede que no sea el más fuerte pero quería destacar en algo. A lo lejos ve a un grupo de soldados que lanzan todo tipo de ataques mágicos, este los esquiva con suma facilidad y pasa por el lado de ellos sin que puedan detenerle mientras avanza hasta el castillo del reino.


    Da un salto para ver porque zona esta, puede ver a una especie de dragón amarillo y enorme a lo lejos y unos rayos naranjas que salen en dirección al cielo en la otra parte, sin duda sus amigos han encontrado ya a la compañia.


    —Alto ahí—El chico se detien al escuchar la voz y frena en seco.


    Enfrente suya un joven algo más alto que él se encuentra en su camino, un aura oscura emana de su cuerpo, da unos pasos mientras empieza a liberar una energía de color azul oscuro.



    —Mi nombre es Venson,esperaba encontrarme con el traidor de Vantage—Dice mientras libera mucho poder.

    —Lamento pero vas a tener que enfrentarte conmigo—Responde mientras libera su poder.

    —Espero que al menos des la talla—Dice mientras expulsa de sus manos unos torbellinos de agua en dirección a Alvric.


    Este vuela usando sus alas de fuego y se queda en el aire observando a su enemigo.


    —Uso el agua y tu el fuego, tienes todas las de perder—Dice mientras libera una enorme burbuja de agua.

    —Nunca subestimes el poder de un fénix—Se transforma en un fénix y se lanza a toda velocidad.



    Este lanza su enorme burbuja contra el chico, luego con un chasquido de sus dedos estas se dividen en muchas explotando cuando este se acerca provocando una fuerte lluvia que da de lleno en el chico transformado y haciendo que salga humo de su cuerpo.


    Sin embargo, no ocurre lo esperado y este sigue en dirección a Venson.


    —Imposible, se supone que deberían apagar tus llamas—Dice mientras alza sus manos.

    —Te lo avisé, nunca subestimes el poder de un fénix—Responde mientras aumenta su velocidad.



    Venson hace un gesto con sus manos tras alzarlas.



    —U-Otau-oru—Un muro de agua se levanta del suelo protegiendo al chico.


    Para su sorpresa, Alvric en lugar de ir recto se desvía a un lado y aprovecha el lado que no le protege para llegar hasta el mago y propinarle una fuerte patada en la cara mientras las llamas le rodean.


    Venson cae al suelo con un fuerte dolor en la cara, libera agua de sus manos para aliviar el escozor de su rostro, se levanta y mira furioso al chico. Pero luego sonríe, realmente estaba emocionado tras mucho tiempo sin pelear por fin podría desatar todo su poder.


    —Voy a tener que darte una buena lección—Dice mientras da un grito después.


    Su cuerpo empieza a expulsar una gran cantidad de poder, era tal cantidad de poder que en un radio de 200 metros todo es arrasado por el agua. Alvric mira preocupado la situación, cuando mira a Venson puede ver que esta algo diferente, sus dientes, sus ojos y sus piernas son diferentes.


    —Fui criado por los tritones del mar antes de llegar al reino, ahora te mostraré mi autentico poder—Dice mientras sigue liberando poder.


    Alvric aumenta también su poder, sin duda iba a resultar mucho más difícil de lo esperado, sus llamas ahora son más intensas y espera poder ganar con esa cantidad de poder.


    —Suisei Sanmiittai—Crea un tridente de agua y lo lanza contra Alvric que lo esquiva con facilidad.



    Pero entonces siente por el aire que algo se acerca y da un salto esquivando de nuevo el tridente, Venson controla con sus manos el tridente. Entonces se produce una persecución y Alvric parece una presa fácil, no puede atacar porque sino el tridente le dara de lleno y no sabe hasta que punto puede herirle porque aunque tenga el poder de curarse, eso le llevaría bastante poder.


    —Puedes volar todo lo que quieras, ahora con dos—Dice creando otro y haciendo lo mismo que con el anterior.


    El chico ahora estaba en problemas, podría aguantar durante un rato pero estar así transformado le consumiría mucho poder si estaba durante mucho tiempo y en ese momento estaría perdido.


    Volviendo con Krystal, se encuentra atravesando otra de las barreras de soldados del reino, estos eran muchos más que antes y disparaban rayos mágicos de toda clase desde la lejanía para evitar que estos se acercasen y de paso eliminar unos cuantos. Estos se encuentran cubiertos por los escombros de los edifcios, pero la cosa no duraría mucho tiempo.


    —Daiyamadou-oru—Un muro de diamante se alza protegiendo a estos de los disparos mágicos.

    —Es una suerte tenerte a nuestro lado—Dice uno de los hombres.

    —Si, gracias a ti hemos pasado sobre ellos y ahora estamos cubiertos—Dice otro aprovechando para respirar.

    —Pero no podemos quedarnos aquí para siempre—Responde ella aguantando el muro.



    Entonces se produce una explosión y los disparos paran, ella deshace el muro para ver que esta sucediendo y lo que ve no puede creerlo. Todos los soldados ahora estaban derrotados, pero si sus amigos no estaban cerca no sabe quien ha podido hacerlo.


    —Ha pasado mucho desde que nos vimos en persona—Dice la voz.


    Ella mira que alguien aparece entre los soldados, una figura amiga.


    —¡Recy!—Dice ella alegre mientras ella y los soldados avanzan.

    —Puedes llamarme el Dios Recy—Dice mientras se señala orgulloso.

    —Mejor solo Recy, me alegra ver que sigues vivo y bien—Ella sonríe mientras él se rasca la nuca.



    Recy mira todo a su alrededor, no hay peligro hasta más adelante.


    —Será mejor seguir, tus amigos están peleando contra oponentes duros pero esto solo es el principio—Dice mientras empieza a caminar en dirección al castillo.

    —¡Vamos!—Grita ella incitando al resto a seguir luchando.


    Todos gritan mientras siguen a Recy y Krystal. Solo han dado un pequeño paso pero con éxito.


    Continuara...

    No puedo hacer todas las peleas en un capítulo xD. Espero que os haya gustado las peleas y solo diré que es el comienzo e.e

    Próximamente, Capítulo 12: El nacimiento del Demonio Oscuro Aendir




     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    vaya tres combates, prometen mucho

    Aendir ha recibido mucho daño por confiarse, espero que aprenda la lección xd.

    Sigue así que quiero ver los desenlaces
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Paso a comentarte el capítulo. Me alegra que hayas vuelto a publicar, porque estaba ansioso por conocer como se darían los combates.

    Debo decir que me tomó por sorpresa la fuerza de Misaki, Sam y Venson. Yo creía que serían fáciles de vencer, pero veo que me equivoco, dado a que representan un reto para ellos. Lo cual, a pesar de ser una sorpresa, me agrada. Creo que habría sido aburrido que los derrotaran fácil, y podemos ver que los tres magos no están luchando en serio porque deben ahorrar sus fuerzas para luchar contra Jackson y sus tropas, y no nos olvidemos de Oibyn, que claramente será el Jiren de este fic XD.

    Los ataques están bien pensados, de hecho, la habilidad de lanzar rayos y escupir ácido es algo que no esperaba y que le da un gran valor a la lucha. Me pregunto que habilidades ocultas tendrá el grupo de Jackson. Pero ya habrá tiempo para que se vea.

    Cuando Misaki dijo que Estela estaba siendo controlada al atacar a Aendir, yo realmente no me lo creí. Para mí solamente era un intento de distraerlo en la lucha, o de tratar de enfurecerlo y hacerlo perder. Es una estrategia astuta por parte de Misaki. Yo realmente dudo que eso fuera verdad.

    Respecto a lo que dijo Sam, me pareció algo cliché la frase de que "no hay lugar para dos dragones", pero ver a dos bestias luchando entre sí sin duda es un momento épico. Y me hizo gracia que Venson creyera que vencería a Alvric porque él controla el agua mientras que su rival controla el fuego. Creo que ha jugado demasiado a pokémon, y no sabe que el poder mágico importa por el tipo de magia que se usa. Será una buena sorpresa la que se llevará cuando Alvric lo derrote y lo prenda fuego.

    Krystal es muy buena para las estrategias, a decir verdad. A mi no se me habría ocurrido lo de convertir el suelo en cristal para romper la formación, yo habría intentado congelar sus escudos para luego romperlos. La guerra apenas empezó, y espero que dure más capítulos (mínimo 6 más) para ver todas las habilidades desplegadas en la batalla.

    Noté algunos errores, pero desde la notebook no los puedo señalar. Igualmente no son graves. Otra cosa que recomendaría es que agregaras algunas comas más a las batallas, para que sean algo más pausadas. La narración de las mismas están bien, pero deberían ser mostradas de forma más pausada, y las comas ayudarían.

    Lo único que no me gustó es la aparición de Recy, y no por la aparición en sí, sino porque no se describe nada sobre él. O sea, solamente aparece y derrotó con un ataque a los enemigos, pero no hay aura mágica, ni tampoco un detalle que informe sobre como fue que lo hizo. Y me parece raro que se llame "el Dios Recy", y no se describa su apariencia física en ese momento para justificar esa frase. Creo que deberías explicar más sobre eso en el siguiente capítulo.

    Eso será todo. Al igual que siempre, esperaré por el siguiente capítulo. Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Índice: capitulo 12
     
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    4033
    Capítulo 12: El nacimiento del Demonio Oscuro Aendir

    La batalla ya ha dado comienzo y los cuatro tienen sus luchas, Alvric en sin duda el que más acorralado se encuentra. Vuela esquivando los tridentes esperando la oportunidad de contraatacar, Venson se divierte jugando con su presa con una sonrisa en su cara mientras mueve sus manos para guiar su ataque. El fénix desciende con gran velocidad directo al suelo, parece que quiera estamparse pero en el último momento mueve sus alas en circulo creando un tornado de fuego. Cuando los tridentes colisionan con las llamas se evaporan, Venson no comprende como unas simples llamas han roto sus tridentes.

    —Creo que se te olvida que el fuego puede evaporar el agua—Dice dejando de hacer el tornado.
    —Mi agua apagará tu vida—El mago de agua se acerca con rapidez hasta el chico.

    Alvric lanza un golpe directo al rostro pero este esquiva moviéndose a un lado, lanza una patada que para el fénix con una de sus manos, Venson crea un tridente con su mano derecha para luego intentar clavarlo en su enemigo. Alvric se echa a un lado, el arma le roza el costado por los pelos, este momento lo aprovecha su enemigo para asestarle unos cuantos golpes en la cara y luego una fuerte patada en el costado.

    —Furea—Dice el mago creando una llamarada de sus manos antes de caer al suelo.

    Esta impacta de lleno en Venson que retrocede unos metros para luego usar su poder para apagar las llamas de su cuerpo, ese ataque le ha dolido bastante y más a tan poca distancia. Ambos están muy parejos por lo que cualquier acción puede hacer que la balanza caiga a un lado.

    —Korimizu—Venson aprieta sus puños y luego apunta a su oponente.

    Una agua con trozos de hielo en su interior se dirigen al mago de fuego, este junta sus manos para cubrirse.

    —Boka shirudo—Un escudo de fuego surge de sus manos.

    El agua golpea el escudo provocando una pequeña capa de polvo que desaparece a los pocos segundos, Venson piensa en como derrotar a ese enemigo, tiene la ventaja de que usa el agua, pero el fuego que Alvric usaba estaba a un nivel muy superior del resto de magos que usaban ese elemento a los que se ha enfrentado hasta ahora.

    Echa a correr en dirección a su enemigo, Alvric se prepara para luchar cuerpo a cuerpo. Venson da un salto en el último instante rompiendo la guardia de su rival para luego lanzar un puñetazo rodeado de agua mágica. El mago de fuego rodea su palma de fuego y se defiende con ella quedando ambos así, con su mano rodeada de magia haciendo que salga un humo de ellos.

    —Voy a derrotarte—Dice aumentando el nivel de poder.
    —Soy el fénix de los Renegados—Replica aumentando su poder.

    La temperatura del lugar sube mucho debido al calor que desprende el chico, Venson intenta usar su otra mano pero Alvric le para también ese golpe, están muy igualados y ninguno quiere ceder. Entonces inesperadamente el mago de fuego patea la rodilla de su oponente, este cae al suelo y Alvric carga aún más su puño para golpear con dureza el estomago de su rival.

    Venson grita de dolor, Alvric continua golpeando un par de veces más para luego mantener su puño en su enemigo haciendo que el calor cada vez le provoque más daño. Este siente mucho dolor que va aumentando con cada segundo que pasa, lanza una patada mandando volar a su enemigo que no se la esperaba.

    —Argh, maldito...—Dice mientras se calma su dolor con agua muy fría rebajando el dolor.

    Alvric se levanta tocando su costado, pero no tiene tiempo para quejarse ahora, debe luchar hasta el final. Venson comprende la magnitud del poder de su oponente gracias a ese último golpe encajado, debe ir con todo o morirá.

    —Umi No Yoroi—Dice mientras empieza a liberar su poder.

    Una gran capa de agua empieza a envolver el cuerpo de Venson, esta toma forma y se convierte en una armadura completamente de agua. Un tridente más grande y fuerte aparece en la mano derecha de este. Ahora parece un soldado del mar.

    —Esta es la armadura del mar, tu fuego no podrá atravesar mi defensa—Dice dando unos golpes al suelo con su tridente.

    Alvric entiende que su oponente ha decidido ir con todo por lo que él también debe usar todo su poder o de lo contrario la pelea se alargará más de lo necesario agotando su poder.

    —Hikari No Hono—Unas llamas doradas cubren por completo a Alvric.

    Ahora brilla más que nunca,decidido a acabar con su oponente avanza lento pero seguro, Venson también hace lo mismo, poco a poco recortan sus distancias. Al cabo de unos segundos quedan el uno frente al otro, se miran fijamente mientras siguen acumulando poder. El mago de agua empieza el ataque moviendo su arma tratando de incrustar esta en el cuerpo de su oponente, Alvric golpea el tridente debajo de la punta haciendo que esta se desplace a un lado para luego con la otra mano golpear en vano la armadura del enemigo.

    —No puedes romperla—Dice mientras mueve de nuevo el arma.

    Alvric da un salto alto y desde la altura mira a Venson que espera el ataque. El fénix junta ambas manos y empieza a liberar poder de sus palmas.

    —Hono No Jujika—Una gran cruz de fuego sale en dirección al mago de agua.

    Venson se cubre con ambas manos, al alcanzar a este se produce una gran explosión que deja llamas por los alrededores. Alvric mira desde lo alto tratando de ver si le ha podido hacer algo pero de momento solo puede ver la gran capa de humo.

    Mientras tanto, Kizon ha impactado su puño con la gran garra de su oponente provocando un fuerte vendaval que hace volar por los aires los escombros de las casas destruidas. Ambos mantienen sus garras, a pesar de la diferencia de tamaño entre los dos, Kizon aguanta con su nueva transformación. Por su parte Sam no entiende como puede soportar tanta presión, se supone que esa transformación le da mucho más poder y lo que más le saca de quicio es la sonrisa de Kizon en pleno combate.

    El dragón de hielo se separa de una manera rápida pillando desprevenido a Sam que por inercia cae hacia adelante, Kizon carga energía en su mano y al cabo de un segundo la libera hacia su oponente.

    —Kori No Ken—Un gran puño de hielo impacta en el cuerpo de la bestia.

    Cuando siente el golpe al ir tan rápido hacia adelante y luego hacia atrás por el nuevo ataque le provoca un gran dolor, casi le hace caer de espaldas pero se mantiene en el último momento. Kizon vuela y se acerca al enemigo con su puño cargado, esta vez le da un duro golpe en el rostro para luego darle otro hacia abajo usando sus dos manos.

    Inevitablemente cae de bocas al suelo herido, Kizon vuela más alto y se coloca desde arriba viendo que tiene toda la ventaja. Alza su mano acumulando una gran cantidad de energía, el dragón del trueno trata de levantarse pero debido a su tamaño y peso le cuesta mucho, le llevara un poco de tiempo, el tiempo que su rival no iba a darle.

    —Aisusuteiku—Unas cuantas estacas de hielo enormes se forman en la mano del chico.

    Con un simple gesto de mano las estacas caen contra Sam, se clavan en sus patas impidiendo que se pueda mover, escupe sangre cuando estas se hunden en su carne, ahora si estaba perdido, siente que su enemigo esta liberando incluso más poder que antes y él estaba sin opciones.

    —Bofuu—Pronuncia Sam mientras esta en el suelo.

    Una fuerte tormenta eléctrica de rayos cae desde el cielo en un par de segundos, estos dan de lleno a Kizon que estaba cargando su nuevo ataque, muchos rayos impactan por todo el cuerpo del mago de hielo, pero este ni se inmuta, de reojo Sam ve la mirada de su oponente. Este ni siquiera se inmutaba ni trataba de esquivar los ataques, es más, ni siquiera le provocaban daño alguno y su mirada reflejaba la mirada de un monstruo.

    —Dai Shimo No Yari—Una gran lanza de hielo surgen de las manos de Kizon.

    Y como antes, con un gesto de su mano esta cae directa a la espalda de Sam que siente como la lanza atraviesa por completo su cuerpo, desde la espalda a su pecho, la sangre es abundante,se forma un gran charco de color rojizo en el suelo. Viendo que probablemente moriría allí, la criatura da un gran grito y se impulsa lo que puede con sus patas, atraviesa las estacas y se pone de pie con la lanza aún en su pecho.

    —Yo soy un discípulo de Misaki, no puedo morir así—Dice con la voz entrecortada por las heridas.

    Kizon se impresiona de la fortaleza de su oponente, Sam se extrae la lanza lentamente, aguantando el dolor, finalmente logra sacarla, pero no la tira. En lugar de ello utiliza sus garras para deshacer el hielo, se frota las manos hasta que esta se parte en dos. El mago de hielo no comprende lo que hace pero muy pronto lo sabría.

    —Denki Bimu—Dice cargando energía en sus manos.

    Al estar mojadas la electricidad que sale de su mano aumenta enormemente haciendo ver a Kizon el porque lo ha hecho. Un potente rayo eléctrico sale de las manos de Sam dando de lleno en Kizon,que por la velocidad del ataque, no puede esquivarlo siendo enviado contra los escombros cercanos. Y encima, por poco se clava unos restos afilados que están a su lado.

    El dragón de hielo se arrodilla con una pierna ahora, el perder tanta sangre y haber recibido esos ataques le pasan factura. Kizon se levanta mientras se toca el lugar donde le ha golpeado el rayo, a pesar de que su enemigo esta débil, ese ataque le podría haber llegado a causar la muerte sino hubiera sido por su transformación. Piensa en dedicarse a esquivar y esperar a que su enemigo se debilite él solo, pero entonces no sería una muerte digna para su rival.

    —Aisusupiazu—Dice Kizon mientras hace más lanzas de hielo.

    Esta vez eran más pequeñas pero igualmente afiladas, Sam ve venir las lanzas y utiliza la electricidad que le queda en el cuerpo para levantar un muro electrico que fulmina las lanzas. Ya se esta quedando sin fuerzas, ahora esta arrodillado con sus dos patas. Su respiración cada vez es más lenta, ha luchado hasta sus limites pero el enemigo que tiene delante es demasiado fuerte.

    —No te quedan fuerzas para seguir luchando—Advierte Kizon mientras camina hasta su enemigo.

    Sam brilla unos segundos, su transformación ha desaparecido y ahora cae al suelo. Como puede se apoya en unos escombros cercanos, se queda allí quieto mirando como poco a poco se va consumiendo su vida, no puede curarse debido a la gravedad de las heridas, respira como puede mientras ve a su enemigo acercarse hasta él.

    —Has sido un digno oponente, pero este reino llega a su fin—Kizon se queda cerca suya.

    Sam esboza una sonrisa, Kizon nota la energía oscura de antes pero más intensa, de su cuerpo sale un aura de color negro, el mago de hielo se retira mientras no pierde de vista el aura. De pronto, sube unos metro y se marcha hacia el castillo, no entiende nada de nada.

    —Kizon...sois los únicos que pueden detener esto—Escupe sangre mientras se aprieta las heridas para vivir un poco más.
    —¿Qué demonios era eso?—Pregunta serio mientras se vuelve a acercar al mago.
    —Eso...eso era la magia de Oibyn,¿porqué crees que hicimos aquello?, ¿porqué crees que este reino desterró a todos esos soldados?, Oibyn controla al rey y es por eso que este reino ha hecho cosas horribles. Viendo que eramos una amenaza nos llego a controlar, excepto a Vantage que estaba protegido por una magia que Misaki implantó en él. Misaki perdió mucho poder usando esa magia, era muy difícil de dominar, sabíamos que Oibyn nos controlaría debido a su enorme poder oscuro, y tras ver la profecía, acordamos todos salvar al único mago que podría derrotar al mal en un futuro—Dice mientras mira al cielo.

    Kizon se queda helado, no sabe si le esta mintiendo o no. Por si acaso, no baja la guardia no sea que le pueda pillar desprevenido.

    —¿Qué hay de Estela?—Pregunta el joven.
    —Estela era una maga enviada por el mismo Oibyn,es por eso que era diferente a nosotros, ni tenía magia implantada porque ya trabajaba para ese mago—Responde el mago ya en sus ultimas.

    Kizon mira al chico a los ojos,no parece mentir, su mirada reflejaba la verdad.

    —¿Cómo se encuentra Vantage?—Pregunta mirando al chico.
    —Ha crecido mucho, se ha vuelto muy fuerte—Contesta este.

    Sam esboza una sonrisa de felicidad, Kizon ya no tiene sospechas, han sido controlados, algo que le produce mucha rabia.

    —Dile que gracias por esos momentos y que lamento todo lo ocurrido, espero que salve a este reino podrido—Dice con algo de rabia el mago.
    —Se lo diré—Responde Kizon.
    —Yo voy a morir aquí, no voy a pelear por Oibyn, pero vosotros...si podéis, toma, usa esto—Dice el chico.

    Entonces, con sus manos extrae de su cuerpo una especie de luz dorada, Kizon sabe que es pero no puede creer lo que esta haciendo el chico. Con un gesto de mano, la luz alcanza a Kizon que siente un cosquilleo en su cuerpo.

    —Ahora eres el dragón del trueno helado—Dice con una sonrisa.

    Tras esto, Sam da un último respiro antes de morir, muere en paz, con una lagrima recorriendo su mejilla sabiendo que todo ese control sobre él, por fin terminó, ahora le tocaba a los Renegados salvar el reino.

    Kizon toma el cuerpo del mago, lo lleva hasta un lugar un poco apartado y crea un muro de hielo alrededor suya, cuando la guerra acabe, le daría sepultura. Ahora tocaba avanzar y enfrentarse al grupo de Jackson, quizás ellos también estuvieran siendo controlados.

    Aendir se encuentra completamente transformado, un naranja más oscuro envuelve todo su cuerpo, su poder es mucho mayor y esta dispuesto a acabar de una vez por todas. Aún quedaban muchos enemigos a los que enfrentarse, no podía permitir que el combate se alargase más de lo necesario.

    —Ya no puedes hacer nada contra mi—Dice Aendir.

    Misaki parpadea un par de veces y su rival ya no esta, este se encuentra detrás suya, siente su presencia detrás y da un golpe mientras se gira para alcanzarle. Pero es en vano, el chico se ha vuelto mucho más rápido, se planta delante suya y le asesta una lluvia de golpes en el rostro, Misaki empieza a tirar ácido por todos lados tratando de alcanzarle haciendo agujeros en el suelo, Aendir esquiva como si de un baile se tratase.

    —Kaito No Ken—Aendir impacta su puño cargado con una fuerte energía en el estomago de la mujer.

    Misaki siente un profundo dolor, cae arrodillada, ese golpe ha sido tremendo, mucho más fuerte de los que ha recibido hasta ahora, en ese momento sabe que esta perdida, no puede hacer nada contra un oponente así.

    —Kumonosu—Una tela de araña sale de sus manos y atrapa al chico.

    Aendir se queda sin hacer nada,en apenas un segundo y con la mano, destroza la telaraña. Misaki se levanta como puede tratando de no perder la compostura, mira a su oponente enfadada y empieza a liberar poder, un aura oscura, su cuerpo vuelve a cambiar, salen más patas, se hace más grande y sus alas desaparecen, una criatura horrenda es lo que hay ahora. Ya no hay rastro humano de ella, se ha transformado por completo.

    —No puedo permitir que sigas con vida—Dice con un tono mucho más grave.

    El mago se queda mirando en que se ha convertido su antigua maestra, le da algo de pena, ya no es humana, lo nota y por eso quiere liberarla.

    —Doku No Kiba—Ella saca unos colmillos de su boca de los cuales gotea un líquido morado.

    Se lanza a por su enemigo con una gran velocidad, mueve su boca hacia abajo tratando de clavar esos colmillos en el joven, pero debido a su tamaño es más lenta que él por lo que es esquivada, unos grandes agujeros se hacen en el suelo, y es cuando viendo que no puede golpearle así decide cambiar de táctica. Se mete por los agujeros en el suelo ante la vista de Aendir.

    El mago salta para volar y quedarse en el aire, nota perfectamente la presencia de ella, incluso puede adivinar por donde saldrá porque su energía es tan grande que no puede ocultarla. Aendir siente que su vista se va cansando, esa transformación no es fácil de dominar, le cuesta mantener tanta energía en su cuerpo, respira más deprisa con el paso de los minutos y eso le puede costar caro.

    —Me canso muy deprisa, demasiado...ella ya ha perdido su humanidad...debo acabar con un golpe—Empieza a acumular energía en una de sus manos.

    Una fuerte luz naranja sale de su mano, al cabo de unos segundos desprende hasta rayos, Misaki sale de su escondite a toda velocidad tratando de subir hasta donde esta el chico, Aendir abre la palma de su mano en dirección a la criatura y libera todo su poder.

    —Doragon Raito—Una gran energía golpea a la bestia de forma directa.

    Ella cae junto a la energía contra el suelo, se produce una gran explosión que provoca un fuerte vendaval en toda la zona. Cuando el humo se dispersa, puede ver a Misaki en su forma humana, allí tirada, el combate ha terminado, deshace su transformación y se acerca hasta ella. Como ocurre con Sam, la energía oscura se marcha.

    —¿Qué demonios?—Pregunta el chico siguiendo con la mirada la oscuridad.


    Se acerca hasta Misaki, ella le mira a los ojos, realmente estaba allí, sonríe como si estuviera feliz de morir, Aendir no entiende nada de nada. Ella se arrastra un poco y se posiciona mejor, alza su mano y crea una telaraña para sostener su cabeza, la telaraña es como una almohada.

    —Vantage...—Dice ella con un susurro.
    —¡Aendir!—Una voz familiar se escucha desde unos metros.

    Kizon aparece en el lugar, se le ve sucio y con la ropa llena de polvo, pero le alegra verle con vida, significa que ha ganado.

    —Has ganado, oye Sam me contó una cosa sobre Oibyn—Dice mientras se acerca.
    —Entonces la parte de que nos controlaba ya te lo ha contado—Kizon asiente.

    Aendir no entiende nada.

    —Ya te lo contará después, ahora escucha, lo que os voy a contar es de vital importancia—Dice mientras se aclara la voz.

    Mientras tanto, en una de las habitaciones del castillo, se encuentra Oibyn observando todo desde su ventana, nota como dos energía oscuras han vuelto a él. A pesar del fracaso de Sam y Misaki no siente rabia, solo esboza una sonrisa, desea ser él quien acabe con Aendir, una presencia detrás suya y a unos metros mira al mago, siempre lo hace para vigilar que no haga nada.

    —Ves preparando las cosas...hay...que irse de este...reino—Dice una anciana voz.
    —Dejad que me ocupe de Aendir—Oibyn pide permiso.
    —No...aún no, él...tiene que...cumplir un rol—Dice la voz.

    Oibyn se enfada, lleva mucho esperando y ahora que tiene la oportunidad se la quitan. Se gira, mira a la persona en las sombras y le replica.

    —¡Debo matar a Aendir, es mi objetivo en esta vida!—Grita cabreado.
    —Si vas...morirás...¿Misaki creyó lo de su...hijo?—Pregunta cambiando de tema.

    El mago asiente, le cuenta que ella tenía la esperanza de volver a verlos, a su hija que murió en la guerra y a su hijo que falleció poco después en una misión. Pero no quiere que le cambien de tema, desea luchar, desea derrotar y matar a Aendir, no puede esperar ni un minuto más pero esa persona le impide que vaya a hacer una estupidez, se sienta soltando un bufido haciendo ver su enfado.

    —¿Acaso tu padre Sahim no te enseñó...modales?—Pregunta la voz.
    —No me hables de ese vejestorio, prefería estar entrenando gente antes que a mi—Responde mirando a otro lado.
    —Aendir...fue entrenado por él...poco después...murió—Dice la figura en la sombra.

    Oibyn al escucharlo no parece reaccionar, su padre ha muerto pero le da igual, lo que le gustaba es que iba a poder matar a alguien entrenado por su padre, sus ganas de luchar iban aumentando y deseaba romper el cristal para salir a su encuentro, pero si intentaba escapar, esa persona se enfadaría y cuando se enojaba su poder era aterrador.

    —Se...que pido...mucho...pero...si vas...encontraras la muerte...si derrotan...a Jackson...te dejaré ir...pero advertido quedas...No eres mucho más...fuerte que Jackson...solo das esa...imagen—Oibyn se levanta tirando la silla.
    —Soy el ser más fuerte de este reino...detrás suya maestro, pero quiero hacerle ver mi potencial—Coloca de nuevo la silla y se sienta a esperar.

    Por otro lado, Ahender se esta acercando al reino, dos personas más se encuentran con él, le ha tomado mucho tiempo poder encontrarles y lograr traerlos a la guerra pero era un paso más hacia la victoria. Los gritos, el humo, los poderes, eran tan intensos que desde donde estaban ellos se notaba, Ahender espera poder llegar a tiempo y que no sea demasiado tarde para ayudar a los demás.

    —Aumentaremos la velocidad,nos cansara un poco más pero necesitamos llegar—Este libera parte de su poder incrementando su velocidad.

    Los otros dos completamente encapuchados asienten y hacen lo mismo, el reino no quedaba ya muy lejos. Esas dos personas desprenden un gran poder mágico, necesitaban de su ayuda para derrotar a Jackson y al resto de magos, los Renegados eran fuertes pero han usado mucho poder, Alvric aún sigue peleando mientras que Kizon y Aendir ya han gastado bastante poder.

    Por su lado, Recy guía al ejercito y soldados por unos callejones evitando a los soldados, Krystal mira que no venga nadie. El ejercito se divide en tres para abarcar más terreno, un grupo se queda con Krystal para atravesar ciertos obstáculos, mientras que el resto van a mantener ocupados a otros. Y llegan a un callejón sin salida, la maga avanza un poco y le recrimina a Recy que se ha equivocado de camino pero él niega.

    —Hay un pasadizo justo delante—Dice el mago señalando la pared.

    Ella extrañada avanza, toca cada piedra y empuja con sus manos, pero no ocurre nada, busca una piedra especial o algo. Le pide ayuda a Recy que se acerca para abrir el pasadizo, se coloca detrás de la mujer y suelta un suspiro.

    —Venga que no—Ella deja de hablar.


    Los soldados ven horrorizados como Recy ha clavado un puñal en el costado a la maga, luego lo saca, ella se gira y cae de rodillas ante la mirada de Recy. Esta sangrando, los soldados están paralizados por la confusión, no entienden nada de nada, ella mira su mano, sangre, luego vuelve a mirar a quien era su amigo pero con los ojos llorosos.

    —Recy...—Susurra ella.
    —No soy Recy—Dice mostrando su verdadera apariencia.
    —Tu...no puede ser...—Ella se muestra asustada.

    El mago se arrodilla y mira a la chica a los ojos.

    —Si...te acuerdas de mi...gracias a cierta persona estoy aquí—Dice esbozando una sonrisa macabra.
    —M-Mathie—Dice ella mientras le sostiene la mirada.


    Continuara...

    Este puede que haya sido más corto pero el próximo será más largo jeje. Espero que les haya gustado :D

    Próximamente: Capítulo 13: Los Renegados vs Las fuerzas del rey,¡Kizon y Aendir activan el Kemono No Modo!





     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    Buen capitulo compañero y buenos combates, solo se me viene una duda que si no es mucha molestia me gustaria que me respondieras

    Ya me habia dando cuenta y no puedo aguantar mas XD ¿Hay algunas cosas (mas que nada las magias y tecnicas) basadas en Fairy Tail?

    Pd: no pasa nada prefieros los capitulos mas cortos
     
    Última edición: 17 Mayo 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Hola, muchas gracias por comentar xD

    En cuanto a tu pregunta, me inspiro en DBZ y One Piece aunque en FT podría haberme fijado pero no lo he hecho. Lo que hago es poner los nombres en español en el traductor para que me salgan en japones. Muchas técnicas y poderes los saco de mangas o viendo AMV de peleas anime jeje.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    Jajaja lo digo un poco por esto, cuando hablas de fénix dorado me recordó a esto

    [​IMG]

    Y cuando dijiste dragón de hielo y rayos me vino esto a la mente.
    [​IMG]

    No te preocupes yo también me inspiro viendo combates xd
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Este sí que ha sido un capítulo lleno de plot twists XD. Ahora sabemos que es Oibyn el que mueve todos los hilos, que hay alguien más que está dándole advertencias y que su poder y el de Jackson no están tan lejanos. Diría que fue lo único que no me gustó, el hecho de que sus poderes fueran nerfeados ya que eso lo haría más sencillo de vencer en el final. Igualmente no conocemos todavía el poder completo de Jackson, por lo que no creo que sea un combate sencillo para Aendir y compañía.

    Las peleas estuvieron bien narradas, y creo que cada una de ellas fue muy buena. Me sorprende que Misaki, y toda su unidad fueran controlados por Oibyn, aunque tiene algo de lógica. Eso quiere decir que las palabras de Misaki respecto a Estela en el anterior capítulo fueron, o una mentira, o es una contradicción. Si es que Estela ya formaba parte del servicio de Oibyn, quiere decir que su mente no necesitaba ser controlada para atacar a Vantage.

    Por otro lado, me genera intriga el regreso de Mathie. Si bien te dije que creí que su personaje no debía ser desaprovechado, no creí que lo traerías de la muerte. Y me pregunto que habrá ocurrido con el verdadero Recy. ¿Estará vivo, muerto, o simplemente fue capturado?

    Tengo ganas de ver si Kizon siente que su hija está en peligro, y también si puede sentir la presencia de Mathie. O tal vez sienta ambas cosas. Creo que eso dará paso a un segundo enfrentamiento más épico entre ambos. Asumo que Aendir luchará contra Venson, y que Kizon irá a pelear contra Mathie.

    Sigo sin poder creer que Oibyn sea hijo de Sahim. Me pregunto por qué nadie lo mencionó hasta este momento. Y si, de alguna forma, Sahim sabía que Aendir era el de la profecía que estaba destinado a salvar al reino. Pero bueno, se verá en el próximo capítulo.

    Otra duda es, si trajeron a Mathie a la vida para que se enfrente a Kizon, ¿traerán a la vida a Luna (con un reset de memoria) para que se enfrente a Aendir? Porque ella sería la única persona a la que Aendir no se atrevería a vencer.

    No me queda más que esperar y ver en el siguiente. Nos vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Paso a comentar un cambio respecto al futuro capítulo y es el nombre del capítulo que es el siguiente:

    Capítulo 13: La locura de Aendir y las lágrimas del dragón

    En el próximo capítulo habrá dos combates, uno de ellos es más grande que el otro. Además, tras la revelación del anterior capítulo quiero explicar varias cosas de Oibyn, Sahim y desarrollar un poco la trama. Pero el final espero que guste porque...chan chan :D
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  16. Índice: capitulo 13
     
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    3514
    Capítulo 13: La locura de Aendir y las lágrimas del dragón

    La explosión ha provocado una gran capa de humo, Alvric no para de mirar entre el polvo sin bajar la guardia, Venson podría aparecer en cualquier momento. Siente algo, de pronto, entre las llamas surge el mago de agua con apenas unos rasguños en su armadura, con su tridente trata de golpear al fénix que esquiva desplazando su cuerpo a un lado. Venson gira su arma para golpearlo en un segundo intento,logra rozar por poco el rostro del chico que siente un frío en su cara y le hace retroceder.

    —No escaparas de mi—De sus pies salen unos torbellinos de agua hasta el suelo.

    De esta manera, puede mantenerse impulsado en el aire dado que no tiene alas. Alvric junta sus manos y lanza un ataque cargado de fuego en dirección al chico,cuando parece que va a impactarle en el cuerpo desciende y golpea a los torbellinos. Esto provoca que el agua se evapore, Venson pierde el equilibrio, momento que aprovecha Alvric para impulsarse con sus alas y hacer una lanza al chico que recibe el empujón a una gran velocidad.

    Entre el golpe recibido y la rapidez con la que ha perdido su equilibrio provoca un momento de confusión en el mago de agua, cuando quiere darse cuenta siente que es estampado contra el suelo, ni siquiera la armadura de agua le ha podido proteger, siente un dolor por todo su cuerpo. Alvric se aleja un poco para tomar aire, apunta con su mano el cuerpo tendido del chico.

    —Furea—Una gran llamarada sale de su mano dando de lleno y a poca distancia en su rival.

    Venson siente el calor y como su armadura se evapora poco a poco, entonces libera parte de su poder, sale agua de su cuerpo contrarrestando el fuego, de esta manera logra prevenir un mal mayor. Suspira unos segundos aliviado, se levanta con signos de quemaduras en su armadura.

    —Te he subestimado mucho, pero no voy a perder este combate—Venson empieza a expulsar todo su poder.

    Un gran tornado de agua empieza a formarse alrededor suya, Alvric hace lo mismo, ambos tornados con sus respectivos elementos empiezan a acercarse uno a otro. Y al tocarse se produce una gran explosión que manda a ambos volar, uno lejos del otro, caen totalmente agotados y sin fuerzas, se quedan mirando el cielo, sienten la presencia del otro pero el choque ha sido tan duro y con tanto poder que les ha afectado mucho.

    —No puedo moverme—Alvric trata de mover su cuerpo pero siente pinchazos.

    Por su parte, Venson ya no tiene la armadura, pero sin ella, esa explosión le hubiera matado. Una energía oscura sale de su cuerpo provocando un fuerte dolor en todo su cuerpo, luego siente como si no hubiera nada de odio dentro de él. Perplejo, parpadea un par de veces, ve como Alvric se empieza a levantar con cierta dificultad.

    En cambio, él no puede levantarse y sabe que es su fin, ha cometido muchos errores y ahora debe pagar por ellos, pero no tenia miedo, se siente listo para ello. Ve a su enemigo acercarse poco a poco, hasta que se queda mirando a este, sonríe mientras le sostiene la mirada.

    —Adelante, acaba conmigo, estoy preparado—Dice respirando mientras aguarda su destino.

    Alvric alza su mano y le apunta directamente,desde esa distancia, el golpe sería mortal.

    —Iyashi—Dice este mientras libera un poco de su poder.

    Entonces sucede algo inesperado, Venson siente como su dolor desaparece, siente un alivio, como un calor reconfortante, algo bueno. Alvric sonríe mientras le ayuda a levantarse,se queda mirando a este, sin saber que decir, no comprende porque le ha curado, son enemigos, están en diferentes bandos y sin embargo él le ha dado parte de su energía.

    —Ha desaparecido esa maldad tuya, lo he notado desde el principio, ahora eres libre. Vete del reino, diré que has muerto—Alvric sin decir nada más empieza su camino, aún queda mucho por hacer.
    —No, no me voy—El fénix se gira algo enfadado.
    —Te he dicho que te vayas—Dice esta vez con un tono más brusco.

    Venson esboza una sonrisa,aprieta los puños con la poca fuerza que le queda y señala al chico.

    —Tu lo has dicho, ahora soy libre, voy a pelear junto a vosotros—Alvric al escucharlo esboza una sonrisa.

    Mientras tanto, Aendir se encuentra con Misaki, trata de saber más cosas sobre el reino y el porque hicieron aquello. Quiere saber todo sobre Oibyn y como ha llegado a controlar a su grupo,al rey y al resto de personas de este reino.

    —Oibyn fue una buena persona, un buen mago, con un corazón puro...pero sucumbió hace años, algo que no entendemos envenenó su mente. La oscuridad se apoderó de él,empezó a aumentar tanto su poder que era capaz de controlar a la gente mediante su magia, conociendo el alcance de su poder y viendo que incluso el rey estaba infectado, encontramos la solución...la profecía de que tu aparecerías para ayudarnos. Él lo supo también por lo que si te controlaba, todo estaría perdido...este reino...todo—Misaki tose un poco de sangre.

    —Así que...lo hicisteis por mi—Dice mientras se sienta en el suelo para estar cara a cara.
    —Así es, use mi poder para realizar un hechizo para protegerte, casi muero, pero me alegra haberlo hecho—Ella sonríe con felicidad.

    Aendir empieza a sentir un nudo en su garganta, los ojos le empiezan a llorar, deseaba venganza, deseaba matarlos a todos, pero ahora...no, no lo deseaba. Estaba dispuesto a aclarar la situación, la verdad era peor que la mentira, dolía mucho más,además Kizon le cuenta lo de Sam y como eran controlados haciendo ver que lo que decía Misaki era verdad.

    —Después de eso...ya conoces el resto. Ahora bien, Mathie sigue vivo y...—Kizon mira incrédulo lo que dice pero se levanta nervioso.

    Aendir extrañado por la acción de su amigo le pregunta que pasa, no era normal esa actitud en Kizon. El chico se muestra angustiado, siente que algo marcha bien, como si una llama se apagase,un poder no muy lejos de ahí ha aparecido, le era familiar, debía ser Mathie. Un escalofrío le recorre la espalda, entonces se da cuenta de algo, tenía que ser eso, no hay duda.

    —Siento su poder,Krystal...Krystal esta en apuros—Sin decir nada más se marcha corriendo a toda velocidad.
    —¡Kizon!—Era demasiado tarde.

    Misaki toma la mano de su aprendiz, le mira y sonríe como nunca antes había sonreído.

    —Perdona por todo lo que has pasado, pero lo hice por salvarte la vida—Dice con un hilo de voz.

    Cada vez estaba más débil, pronto su vida se extinguiría para siempre.

    —No, no tienes que disculparte, ahora conozco la verdad—Dice mientras llora.

    El chico se levanta, se seca las lagrimas y le acaricia el pelo a su maestra que cada vez siente como se muere.

    —Ve, ve en paz, algún día...nos volveremos a ver—Dice mientras cierra los ojos.

    Misaki muere con una sonrisa en sus labios, muere feliz por haber sido perdonada. La toma en sus brazos, la sujeta hasta poder llevarla a un sitio apartado para depositar su cuerpo ahí, se queda mirando durante un buen rato hasta que finalmente la cubre con una gran tela que estaba tirada en el suelo. Pero no tiene apenas tiempo para descansar porque siente cinco grandes fuerzas que provienen de una dirección no muy lejana, sin duda debe ser Jackson y el resto de su grupo.

    Entonces una voz habla en su cabeza, era Ahender quien se comunicaba mediante telepatía, el mago se alegra de ver que se están aproximando. Se comunica con todos salvo con Krystal que por alguna razón no responde, motivo de preocupación por parte de todos.

    —Escuchadme, ya estamos llegando, pero aún tardaremos porque nos hemos encontrado a unos indeseables por el camino, tenéis que darnos tiempo—Les comunicaba Ahender.
    —Jackson y su grupo se aproximan a donde se encuentran nuestros soldados y Kizon....tengo una idea, confiad en mi—Dice Aendir.
    —Aendir lamento haberte dejado en un momento así—Kizon se disculpa.
    —No te preocupes, salva a Krystal y ten cuidado—Responde a este.
    —Chicos, he ganado y tengo una sorpresa que pronto veréis—Se une Alvric.

    Ahender les interrumpe, tenían que hacerle caso.

    —Escuchad, traigo refuerzos, por favor, resistid, es lo único que os pido—Dicho esto corta la comunicación.

    Mientras tanto, en uno de los calabozos del castillo, varios soldados custodian a una persona entre rejas, se trataba de Recy que se encuentra preso. Le han pillado cuando intentaba detonar explosivos en una de las zonas, por poco no lo ha logrado, eso es de lo que más le enfada, pero no podía hacer nada,estaba preso y no encontraba la forma de poder escapar.

    Oibyn mira por la ventana como se van desarrollando los acontecimientos, esta deseoso de luchar pero su maestro no le deja, la figura en las sombras se revela como un hombre de muy avanzada edad, en una silla sentado, su respiración es lenta debido a su edad,su rostro estaba desfigurado por alguna clase de secuelas y llevaba un bastón para apoyarse.

    —Misaki y Sam han muerto, Venson se ha unido a esos traidores...las cosas se complican cada vez más—Comenta mientras observa a través del cristal.
    —Este reino...llega a su fin...ultima oportunidad, ¿vienes o te quedas?—Pregunta el hombre creando lo que parece una especie de portal.

    Oibyn niega con la cabeza, quiere quedarse, el anciano se levanta con la ayuda del bastón, y se marcha por el portal dejando al chico allí. El mago se encuentra con muchas ganas de pelear contra Aendir, el hombre entrenado por su padre, pronto rendiría cuentas con él. Aunque de momento ese momento tendría que esperar, de momento, se prepara mentalmente para ese combate pero aún quedaba ver si sobreviviría a Jackson.

    Un grupo de soldados esta tratando de curar a Krystal, esta muy débil, ha perdido sangre y Mathie simplemente observa su obra, dejando a los soldados intentando curar a su compañera, deseaba hacer aparecer al dragón. Alza sus brazos mientras se carcajea del resto de soldados, se sentía con fuerzas, por fin ha vuelto a la vida gracias a cierto mago y tiene ganas de matar a los Renegados.

    Entonces se escucha un ruido, como si algo cortase el aire, se calla unos segundos, siente algo, mira en todas direcciones, pero no ve nada. Al girarse en una de ellas de nuevo ve algo y siente como algo le agarra del rostro, era Kizon que ha ido a una gran velocidad, siente como su cuerpo asciende para luego caer de golpe, pero no solo eso sino que es arrastrado por todo el suelo levantando el suelo dejando un rastro tras de ellos.

    —¡No toques a mi hija maldito bastardo!—Grita Kizon estampando al mago ahora contra un edificio.

    Lo hace con tanta fuerza y sin soltarle, atraviesan varios edificios, salen del último y Kizon lo lanza contra el suelo con una gran fuerza provocando un enorme agujero en el suelo. Se queda desde el aire observando cabreado a que salga, esta transformado en su armadura de hielo y rayos salen por todo su cuerpo, la tensión es muy grande, la rabia le consume y su poder se puede sentir por todo el reino.

    Una mano aparece en el borde del agujero, sale Mathie con claros signos de daño por su cuerpo, se quita el polvo y observa a su adversario. Luego esboza una sonrisa, ha logrado su objetivo, encontrar al hombre que le quito la vida hace un tiempo, ahora deseaba vengarse.

    Por su lado, Krystal se encuentra algo mejor pero apenas puede moverse, además lo que le ha impactado ha sido la revelación de su compañero, Kizon ha revelado que es su padre. Ella siempre ha visto que a la que más ha protegido era a ella, además siempre ha sentido como si le conociera, era una sensación extraña pero ahora sabe el porque de aquello.

    —Pa-padre—Dice con lagrimas en los ojos.

    El médico del grupo trata de sanar las heridas para que no haya más problemas, una gran nube negra se encuentra cerca de ellos, situados exactamente encima de Kizon y Mathie, grandes truenos caen por los alrededores provocando temblores, en la vida han visto a Kizon tan enfadado. Este empieza a acumular mucho poder, su cuerpo desprende tanta energía que podría destruir medio reino si quisiera, su rival observa con una sonrisa, se encontraba confiado de si mismo.

    En palacio, el rey se encuentra en su habitación, es el lugar más seguro y donde más cómodo se siente, observa su reino como poco a poco se va destruyendo,algo que los anteriores reyes no permitieron. A pesar de estar a salvo, se encuentra nervioso, la situación empeora por momentos pero aún le quedan hombres con los que defenderse.

    Venson y Alvric se encuentran descansando un poco, estaban agotados debido al gran combate producido entre ellos. Ambos hablan de como Oibyn ha podido controlar este reino, el rey y su consejo de sabios han sido controlados por una magia oscura olvidada con el paso de los años, además fue prohibido por la naturaleza de su poder. Según parece, Oibyn fue criado por un hombre que fue condenado por el mismo rey por no querer ayudar a purgar una ciudad cuando aún el reino estaba dividido, años más tarde al salir libre por cumplir condena se encontró con Oibyn cuando aún era un crío. Se encontraba celoso de los demás porque su padre no le hacia caso alguno, por eso fingieron su muerte para poder planearlo todo, eso es lo único que se sabe de ellos.

    Lejos del humo, de las batallas, de los ataques mágicos, lejos de todo aquello y a mucha distancia, se encuentra el reino de los elfos. Se encuentran camuflados por una gran barrera mágica que les protege de aquellos que intentan acceder a su mundo, es un mundo lleno de vida, rodeado de naturaleza,de belleza y sobretodo se respiraba magia en el aire. Todo era paz y tranquilidad, los edificios eran bastante extraños y grandes, también había varios edificios como una biblioteca o un observatorio, era increíble el tamaño de estos edificios.

    En una de las edificaciones, se encuentran varios elfos estudiando unos libros, parte de su vida la pasan leyendo, sus ropas siempre se encuentran en un perfecto estado, limpias y de seda, uno de ellos observa por la ventana la lejanía.

    —Deberías pasar más tiempo leyendo y no preocupándote por el mundo de los humanos—Dice uno de sus amigos.
    —Ahender pronto llegará al reino, Aendir va a cometer una locura, pero en eso ha salido a su madre—Responde él con un tono suave.
    —Por lo visto tu sobrino se ha vuelto muy fuerte—Este lee una página mientras de reojo observa la reacción de su amigo.

    Pero sigue mirando por la ventana, relajado, con un libro en su mano y en la otra una botella de un contenido extraño. Otro elfo entra en la sala, al verlos de esa manera no puede evitar reír, siempre estaban igual.

    —Dejad de hacer el vago, atended la faena—Ordena haciendo que el que lee se levante para irse.

    Sin embargo,el que miraba por la ventana no hizo caso, al ver esto su amigo se acerca. Le apoya la mano en su hombro para tranquilizarle,sabe que siente un gran aprecio por su sobrino por aquellos momentos que vivieron en el pasado,además echaba de menos a la madre de este,suspira pensando en que va a ocurrir en el futuro.

    —Ahender ha ido con dos magos muy poderosos, he de decirte que lo harán bien,además, uno de ellos es hermano de Aendir—Dice para luego dejarle a solas.
    —Aendir, lo que vas a hacer es una completa locura, pero por tu bien, por el bien de este mundo...no mueras—Piensa mientras observa las nubes oscuras encima del reino.


    Volviendo al reino, todos se encuentran manteniendo su lucha, Kizon se encuentra mirando de reojo a Krystal, estaba ya algo mejor, suspira aliviado y unas lagrimas le caen por el rostro, si llega a ocurrirle algo a ella jamás se lo perdonaría, Mathie se ríe del chico por llorar, este se seca las lagrimas para luego lanzar una mirada asesina a su enemigo.

    —Espero que estés listo para morir, voy a destruir todo rastro de ti, nada te podrá volver a la vida—Dice empezando a expulsar su poder.
    —Oibyn me ha dado un gran poder—Dice mientras él también comienza a liberar energía.

    En otra parte del reino, Jackson y su grupo avanza lentamente por el campo de batalla con total tranquilidad. Eliminan unos cuantos soldados enemigos que se han separado del resto, estos ni siquiera tuvieron una oportunidad de ganar, ven el cielo oscuro en una parte del reino, no quedaba muy lejos y se podría apreciar dos grandes fuerzas.

    —Parece que Kizon ya se ha encontrado con Mathie, vayamos a unirnos—Dice Jackson mientras ordena a su grupo.

    Estos asienten, liberan de su cuerpo un poco de su poder, pero entonces se detienen, una figura delante de ellos y no muy lejos se ha interpuesto en su camino. Miran para ver de quien se trata, entonces no pueden evitar echarse a reír, no esperaban encontrarse tan pronto con él.

    —Vaya pero si tenemos al mismísimo Aendir aquí—Dice Jackson mientras aplaude.

    El resto le siguen la broma, se ríen del chico, además ven que esta solo por lo que no representa una amenaza. Siguen avanzando sin bajar la guardia, en cualquier momento el chico atacara aunque viendo lo ocurrido la otra vez no cree que pueda hacer nada contra ninguno de ellos.

    —Masy, ve a por Kizon—Ordena el líder.

    Masy asiente, libera su poder, ahora era sumamente rápido y pasa por el lado del chico sin que este se mueva. Todo esto lo hace mediante una sonrisa,pero algo ocurre, siente un golpe y como se estampa contra el suelo,no entiende nada, solo siente un dolor en su cabeza, se levanta rápidamente, siente que algo le tapa el sol, era Aendir, este sin decir nada más le da una fuerte patada enviándole hasta el resto de sus compañeros.

    —Imposible, soy el más rápido—Dice mientras se soba la cabeza.

    Jackson y el resto se quedan de piedra, pero tenían faena que hacer y ven que el chico se encuentra lleno de polvo, rasguños y moratones.

    —Ha sido suerte, además le queda poca energía seguro. Yo me ocupo de este, id tras el resto—Jackson se quita su gabardina y se prepara para luchar.
    —Yo creo que no—Dice Aendir mirando serio a estos.

    El grupo mira la extraña actitud del joven, no entienden porque no cree que se vaya a enfrentar a su líder mientras el resto van a buscar al resto de magos de los Renegados, es como si estuviera sumamente confiado pero sino se enfrentaba Jackson...¿a quien sino?, probablemente Masy por venganza pero su respuesta les dejaría helados.

    Aendir alza su mano y señala al grupo, luego hace el gesto de invitándoles a luchar, miran a ver si señala a alguno en concreto pero no, se miraban unos a otros tratando de ver si alguno era el señalado.

    —Venid todos a por mi, os desafío a todos—Dice Aendir dejando de piedra a todos.

    La mirada de Aendir es una que nunca ha mostrado, no esta confiado, esta serio, sus ojos muestran una frialdad propia de asesinos sin escrúpulos, su cuerpo empieza a liberar una gran cantidad de energía naranja, pero era extraña, algo que nunca han sentido, era sumamente poderosa y estaba dispuesto a luchar contra todos ellos al mismo tiempo y él solo.

    —Luna, prometí salvar a toda esta gente, de salvar el reino, de darles a todos una nueva vida, un motivo para luchar...yo...soy Aendir, el demonio que acabará con toda esta oscuridad—Dice mientras adopta una postura de combate y aprieta los puños listo para pelear.

    Continuara...

    Antes de que me maten, si, es el más corto de la historia pero ya no queda apenas trama por explicar y es como una introducción a los combates, a partir de aquí el resto de capítulos serán muy largos, combates y poderes. Ya se acercan los combates finales que van a durar varios capítulos (2-3)mínimo y eso si, tardare en subirlos debido a los exámenes pero serán muy buenos e.e

    En el siguiente vamos a ver todo el poder de Kizon y Aendir, además de que Venson y Alvric tienen una sorpresa, ya veréis de que se trata :D

    Y de nuevo, es corto pero eh....se avecina la gran batalla final e.e

    Capítulo 14: Aendir libera todo su poder,¿pero sera suficiente?.¡Solo dos opciones, vivir o morir!.
     
    Última edición: 22 Mayo 2018 a las 8:39 AM
  17.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Buenas. Me pareció que este capítulo fue muy apresurado. Creo que no se dio mucho tiempo a los eventos que ocurren aquí, y fueron demasiado acelerados. Esto al punto de que un personaje decía una palabra y luego se iba corriendo a otro lugar. Sentí que faltó más pausa entre los acontecimientos que ocurrieron aquí, lo cual fue muy incómodo para leer.

    De un momento a otro se ve como Alvric cura a Venson y como este decide cambiar de bando; como Misaki muere y Aendir la mueve a otro lugar sin profundizar un poco más en lo que sentía; como Krystal descubre que Kizon es su padre y no se muestra una reacción más profunda de su parte; y así ocurre con lo del reino de los elfos y el punto de vista de Oibyn.

    La falta de pausas impide que este capítulo me guste, porque estamos hablando de dos personajes descubriendo la verdad y de como uno de ellos decide cambiar de bando. Debiste haber puesto un poco más de descripción en el medio, incluso aunque se tratara de un capítulo donde no predomina la acción.

    El capítulo anterior estuvo más pausado con las explicaciones, y fue algo chocante leer este capítulo. Espero que los que vengan sean más calmados.

    He notado varias palabras sin tildes, además de que hay un fragmento que me confunde un poco:

    ¿Qué fue lo que quisiste poner ahí? Lo he leído varias veces pero me confunde. Creo que lo que habrás querido poner fue:

    El grupo mira la extraña actitud del joven. No lo entienden. No creen que vaya a enfrentar a su líder mientras el resto van a buscar al resto de magos de los Renegados. Es como si estuviera sumamente confiado, pero si no se enfrentaba a Jackson ...¿a quien sino?

    No creo que el capítulo fuera malo, sino que fue muy apresurado para todo lo que ocurrió. Espero que lo tengas en cuenta para los siguientes, y que no te apresures demasiado en la narración.

    Estaré esperando ansioso el siguiente. Y me muero de ganas por ver como reaccionará Aendir cuando sepa que su padre, su hermano y su tío están vivos. Sin duda es lo que más ansío ver. Saludos.
     
    Última edición: 22 Mayo 2018 a las 11:29 AM
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Trafalgar D Ace

    Trafalgar D Ace Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Junio 2016
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritor
    Buen capitulo ahora a ver al prota vs familia xd
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    1,690
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Crónicas Mágicas Aendir: El nacimiento de la leyenda
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    4593
    Una canción para escuchar la primera parte de la pelea e.e. Si quieren claro xD. Saludos!



    Capítulo 14: Aendir libera todo su poder,¿pero sera suficiente?. ¡Solo dos opciones, vivir o morir!

    Aendir se encuentra cara a cara con ellos, esta liberando todo su poder, su apariencia es la de un ser humano pero el aura que desprende es la de un demonio, su cuerpo se prepara para liberarlo, el mago aprieta más los puños y da un fuerte grito provocando que el poder se desborde por todos los lados. El grupo de Jackson se tapa los ojos debido al brillo naranja y trata de no perder el equilibrio.

    Al cabo de unos segundos, pueden ver con claridad, delante suya ven al mago parado, no ha cambiado su aspecto, pero la energía que le envuelve desprende unos fuertes rayos, las piedras se mantienen flotando alrededor suya, sus ojos muestran una seriedad y de color rojo, este da un paso y de pronto desaparece de la vista de estos. Entonces se giran y pueden ver a este de brazos cruzados, mirando a cada uno de ellos, es como si Aendir fuera otra persona.

    —Esta es mi forma final, sois un obstáculo en nuestro camino—Dicho esto y a gran velocidad, golpea a cada uno de ellos de forma contundente.

    Salen disparados cada uno en una dirección ante su incredulidad, pero el golpe no ha sido tan fuerte como para derribar a cada uno de ellos, miran al chico que aún sigue en ese sitio, preparado para luchar.

    Jeny y Coxy los dragones gemelos que dominan el fuego se impulsan a la vez saltando muy alto,juntan sus manos y apuntan al chico, una gran energía de color rojo sale de la palma de sus manos acumulándose cada vez más y más.

    —Doragon No Furea—Una llama de color rojizo e intensa sale de sus manos.

    Las llamas rodean al chico, este ni se inmuta, cierra los ojos, suspira y entonces los vuelve a abrir. Se prepara para contrarrestar el ataque de sus enemigos, el entrenamiento con Sahim ha dado sus frutos porque no siente el calor apenas, no le afecta y estaba listo para luchar.

    —Las llamas de Alvric son mejores—Dice mientras da un grito provocando un vendaval.

    El aire apaga las llamas, en ese momento ve como Masy rodeado de un aura dorada se acerca con una gran velocidad al chico que esquiva el ataque, Masy pasa de largo ante la mirada atónita de sus compañeros.

    —Demasiado lento—Dice mientras se vuelve a posicionar en su sitio.

    Samuel se acerca entonces con una espada en su mano, lanza un par de sablazos al aire porque el joven mago esquiva cada movimiento con una elegancia propia de un mago veterano que entrena a los más jóvenes, al ver esto, el mago incrementa la velocidad de sus movimientos para tratar de golpearle.

    —Maldito seas desgraciado—Dice moviendo sus muñecas para manejar su espada.

    Aendir se agacha y impacta su puño en el estomago de este, luego golpea su barbilla y con un poco de energía manda volar unos metros al joven que utiliza la espada para clavarla en el suelo y evitar golpearse contra un edificio.

    —¿Qué clase de poder es ese?—Se pregunta Jackson mirando al joven por la espalda.

    Jackson respira, no quiere ponerse nervioso, ahora que conocen el alcance del poder de Aendir entienden que le han subestimado, el líder da una palmada para que sus compañeros le presten atención, incluso Aendir se gira para ver que dice.

    —Muy bien Aendir, veo que tendremos que ir con todo—Sonríe diciendo esto último.

    Jackson empieza a acumular poder en su cuerpo, la energía se desborda, Aendir empieza a sentir el verdadero poder de este, su cuerpo empieza a cambiar por completo, su piel se endurece, cambia de color, su cabeza se transforma, le sale una cola y unas garras, como un lagarto, sus ojos ahora son de otro color además de una cabeza más alargada.

    Siente otras dos fuerzas encima suya, Jeny y Coxy se transforman en pequeños dragones, no eran tan grandes como Kizon o Sam pero en cambio lo que les faltaba de grande lo compensaban con un poder muy elevado, baten sus alas para mantenerse en el aire. Otra fuerza desde su derecha. esta vez era Masy que esta rodeado de un aura amarilla, rayos empiezan a salir de su cuerpo y cuando lo libera sus ojos son amarillos, nota que su velocidad ha aumentando también, quizás sería el más problemático.

    Y por último, siente que Samuel esta aumentando mucho su poder,su altura se incrementa, unos cuernos salen de su frente, luego sus músculos también aumentan de embergadura, su piel se endurece, sus piernas se transforman en patas un poco alargadas y por último su espada se vuelve más grande y afilada pero también más fina por lo que el corte será más limpio si le da, tendría que tener cuidado.

    —Esta...es mi lucha más difícil—Piensa el joven mientras se mantiene en guardia.
    —¡Vamos!—Grita Jackson ordenando a todos atacar.

    Samuel sale con su espada listo para matar al joven, se planta delante suya y intenta golpear con su arma a Aendir que notando otra fuerza desde arriba se tira a un lado evitando que el enemigo le corte como si se tratase de un filete de carne y siente como una fuerte llama pasa por su lado impactando en Samuel que empieza a rodar para apagar el fuego de su cuerpo.

    —¡Ten más cuidado!—Grita a los dos compañeros suyos.

    Jeny y Coxy bajan hasta la altura de su amigo y empiezan a discutir, Jackson trata de detenerlos, pero ese momento Aendir desde arriba junta sus manos y acumula una energía de manera rápida.

    —Akuma Nami—Dice mientras una gran onda naranja impacta de lleno en los tres.

    Masy se planta detrás del chico y levanta la pierna para impactar una patada en la espalda, el chico se gira y la para con sus manos, luego retuerce el pie, mueve su brazo para hacer caer al chico hasta el suelo,este se levanta en el momento y trata de asestar varios golpes, Aendir los para con sus manos mientras sigue con la mirada el gesto de los brazos del oponente para ver por donde irán sus ataques.

    Jackson se acerca por el lateral para no cometer el mismo error que Jeny y Coxy, abre su boca y apunta al chico, lo tiene a pocos metros y delante suya, no podía fallar porque en el momento que este intente esquivarlo, Masy le golpeará, eso piensa confiado.

    —Tokage No Iki—Un ácido sale de la boca de este en dirección al mago.

    Aendir de pronto toma las manos de su oponente aprovechando que trataba de darle puñetazos, lo tira hacia él y con un movimiento le da la vuelta para usarlo de escudo humano. El ácido le cae en la espalda a Masy provocando un fuerte ardor, Jackson se queda de piedra al ver a su amigo herido por su culpa, esto le hace bajar la guardia mucho.

    —Akuma No Ken—Dice mientras le asesta un puñetazo a Masy estampando a este contra Jackson.

    Ambos salen en una dirección contra los restos de un edificio provocando un pequeño temblor.

    —Es como dijo Ahender, son muy fuertes individualmente pero al ser tan fuertes no aprendieron a trabajar demasiado en equipo, esa...esa es su debilidad—Piensa el chico mientras se prepara

    Samuel se vuelve a presentar cerca del mago, lanza un espadazo al costado, este esquiva agachándose, luego le da una patada haciendo que pierda el equilibrio pero desde el suelo vuelve a manejar su espada para cortar al chico que evita que le corten la pierna por los pelos. En el aire ve como unas llamas van hacia él, pone sus manos juntas y libera energía.

    —Akuma No Tate—Un escudo aparece para evitar que las llamas impacten en él.

    El impulso del escudo y las llamas hace que pueda alejarse de Samuel, Masy se acerca en ese momento lanzado un fuerte puñetazo cargado de poder, Aendir viendo que no puede hacer un ataque ni crear escudo aprieta el puño y lo choca contra el de su oponente. De la colisión salen rayos y un fuerte viento, mantienen la presión para luego separarse y volver a chocar varias veces.

    Jackson se acerca por arriba dando un salto y intenta sorprender al chico,con la mano libre bloquea la patada de este, luego le agarra del pie y hace que choque con su amigo, los tres se separan, Aendir baja al suelo y se queda quieto para esperar los siguientes ataques. Siente como su poder cada vez va a más, pero lo libera con cuidado para poder controlarlo.

    Jeny y Coxy se lanzan a atacar, intentan desgarrar al chico con sus garras, este bloquea los ataques de los dos como puede,intenta golpearles con patadas pero ellos se defienden muy bien,se inicia así un intercambio de golpes entre los oponentes. Viendo que no puede atravesar su defensa, da un salto poniéndose detrás de ellos, Samuel aprovecha ese momento para usar su espada, le pasa rozando haciendo un pequeño corte en la espalda de este. También aprovechan los pequeños dragones para impactar una fuerte llama en la espalda de este haciendo que caiga al suelo herido.

    Pero no puede quedarse ahí, se levanta y se aleja de ellos con un movimiento rápido, Jackson lo toma por la espalda y empieza a apretar, Aendir siente como su cuerpo se va oprimiendo, la fuerza física que impone le impide moverse, esta atrapado, no sabe que hacer y siente como su respiración es más agitada y le cuesta respirar. Tiene una idea, al ser igual de altos, aprovecha para con su pie golpear con toda la fuerza que le queda la pierna de este haciendo que pierda el equilibrio.

    Aendir al liberarse da un grito y libera más cantidad de poder,siente de nuevo que tiene la fuerza suficiente, toma de la cabeza a Jackson y empieza a asestarle toda clase de golpes, luego una patada en el pecho para luego finalizar con tremendo puñetazo en su cuerpo mandando a este bien lejos. El temblor al colisionar contra un edificio sacude el suelo, el resto de miembros se lanzan contra este.

    —Daos prisa en venir, este poder no durará eternamente—Piensa Aendir esperando los ataques de sus oponentes.

    Mientras tanto, Kizon ha empezado una lucha a muerte contra Mathie, transformado se abalanza contra su rival, ambos chocan sus puños, parece que el dragón de hielo tiene la ventaja debido a su poder, su rival por otra parte se dedica más a cubrirse que a golpear,pero no tiene miedo, es una lucha sin cuartel. Mathie libera gran parte de su poder, un poder oscuro, su cuerpo se vuelve negro y sus ojos de color azul, era como si una fuerza oscura y maligna le estuviera controlando, suponía que Oibyn le estaba controlando.

    —Ki...Kizon...vas...a morir—Dice con una voz grave y maligna.

    Kizon estaba esperando que este atacara primero, con una velocidad y fuerza descomunal se planta delante del dragón, empieza a lanzar una serie de golpes con gran rapidez, cada golpe libera un aura oscura, Kizon entiende que la situación no es fácil, lo toma de las manos y decide acabar rápido, susurra unas palabras y lo congela por completo.

    —Esta vez...no te funcionara—Este rompe el hielo dejando helado a Kizon.

    Mathie toma el rostro de su rival, lo golpea varias veces y luego otro al costado, torso y una rodillazo en la barbilla. Kizon se eleva debido al golpe y luego siente como todo su cuerpo recibe muchos golpes, uno tras otro, hasta que pone los brazos en forma de x para bloquearlos. Da una patada para alejar a su oponente, se separan unos pocos metros y Kizon es ahora quien ataca.

    —Kaminari—Dice mientras alza sus manos.

    Unos truenos caen de las nubes oscuras golpeando de lleno a Mathie quien no se espera que controlase ese elemento, el ataque le ha hecho daño, esta herido, el mago de hielo arremete contra este con un puño cubierto de hielo, ahora le devuelve todos los golpes que este le ha dado antes, Mathie los recibe pero por alguna razón, no se defiende.

    —Kage No Ken—Una espada negra sale de la mano de Mathie.

    Por poco no se clava en el estomago de Kizon que se aparta al ver el arma,él hace su espada de hielo, ahora era una lucha con espadas. Allí, en el aire, empieza un duelo de espadas, ambos tienen un dominio bueno, atacan y se defienden, solo se escucha el sonido de ambas espadas al chocar entre ellas,ninguno piensa ceder un centímetro, quien pierda se llevara algo más que una simple herida.

    —Después de ti...ira tu hija, la matare—Dice con una carcajada.

    Kizon se cabrea, retrocede unos metros y le lanza la espada para tratar de atravesar su cuerpo, pero este desvía la espada con la suya. El dragón de hielo empieza a expulsar mucho más poder que antes,aprieta los puños haciendo fuerza,luego tras acumular, sus escamas de hielo se vuelven más duras pero además de un color dorado.

    —Soy Kizon, el dragón del trueno helado—Dice mientras camina lentamente hacia su enemigo.

    Su mirada es la de una bestia descontrolada,trae consigo la destrucción del reino, Aendir no es la única bestia a quien hay que temer, rayos salen de su cuerpo constantemente, sus puños apretados listos para golpear y su poder desatado.

    —La oscuridad es lo más fuerte que hay—Mathie empieza a liberar su poder oscuro.

    Una oscuridad le envuelve, unas garras negras y todo su figura se vuelve negra, rayos negros salen de su cuerpo, la poca hierba que hay alrededor se marchita convirtiéndose en cenizas. Ambos caminan poco a poco, la distancia se reduce, mantienen sus ojos fijos en el otro, se puede sentir una gran tensión y cualquiera que se ponga en medio podría ser aniquilado con una simple mirada por parte de ellos.

    Krystal mira desde lejos a su padre, nunca ha visto a Kizon así, tenía muchas preguntas que hacerle, pero no era el momento, sonríe feliz al saber que al menos le queda su padre,nada menos que el gran dragón de hielo. Mientras ve el combate recibe los cuidados del médico del equipo, llora de emoción, no puede evitarlo, sobretodo porque la ha protegido todo este tiempo.

    Con un simple movimiento de pies, ambos avanzan muy rápido,chocan sus puños creando un gran seísmo,el intercambio de golpes provoca que todo el suelo tiemble de mala manera, todo esto mientras gritan, ondas mágicas y rayos salen de sus golpes, cualquiera que se acercase podría resultar herido. Kizon da varias patadas seguidas para luego dar una gran patada desde el lado que para con sus manos Mathie, viendo esto, le embiste para tirarle al suelo.

    —¡Vas a pagar por lo que has hecho!—Dice Kizon cargando su puño.

    Uno tras otro le da puñetazos en el rostro, Mathie le golpea en el costado pero Kizon sigue dando golpes, viendo que no le va a soltar, le clava las garras en el pecho y libera unas ramas oscuras que le impiden seguir peleando, ahora se pone él encima y le devuelve cada golpe, Kizon escupe sangre y es herido en el rostro. Mathie suelta una gran carcajada mientras le pega en la cara, luego se propone sacarle los ojos con sus afiladas garras.

    Entonces da una sacudida con sus alas haciendo que caiga a un lado Mathie, luego hace fuerza con sus brazos y se libera de las ramas oscuras. El chico levanta su brazo y con su mano apunta al rival.

    —Denki Kori—Grita mientras de su mano sale un poderoso rayo con partículas de rayo.
    —Kurayami No Kabe—Toca el suelo con ambas manos y un muro de oscuridad sale del suelo.

    El rayo impacta contra la oscuridad evitando que dañe a Mathie, Kizon sale volando en dirección a su oponente, Mathie le lanza varios rayos oscuros que esquiva maniobrando para luego dar una patada que no llega a darle,Mathie aprovecha para tomar de su pierna,lo atrae hacia él,con sus garras trata de desgarrarle pero su armadura de escamas es demasiado dura.

    —Kori No Iki—Dice Kizon.

    De su boca sale un aliento helado obligando a Mathie a cubrirse el rostro con sus manos, el mago de hielo no desperdicia la oportunidad y con su mano libre crea una lanza de hielo para clavarla en el cuerpo de este que escupe sangre negra,luego hace fuerza para seguir hundiendo esta en el cuerpo, Mathie toca la lanza con una oscuridad y logra deshacer el arma.

    —Dakuburedo—Mathie toca el suelo con su mano.

    Unas cuchillas oscuras salen del suelo para impactar en el cuerpo de Kizon obligando a este a retroceder y saca un gran cuchillo creado por en su mano para matar a Kizon, este al ver la intención crea un escudo logra parar el golpe. Viendo que se ha clavado en el escudo y no logra sacarlo, mueve el escudo a un lado para darle una patada en el rostro para mandarlo contra un edificio.

    El dragón de hielo levanta sus manos y empieza a aparecer una bola de energía encima suya.

    —Hyozan—La bola se transforma en un iceberg enorme.

    Con un gesto de su mano lo envía contra su enemigo que esta entre los escombros provocando una gran explosión de hielo, se queda mirando para ver si sale de esta, además no desperdicia el momento y respira para relajar un poco su cuerpo, el usar tanto poder puede ser peligroso para su cuerpo.


    Volviendo con Aendir, se encuentra esquivando y devolviendo los golpes como puede, hay que tener en cuenta que al ser mayor en número también gasta mas energía sin darle tiempo apenas a descansar, el mago siente como su poder va disminuyendo, ese poder gasta mucho y si bien su cuerpo puede soportar tanta presión, tiene su límite, y dentro de poco llegaría a él.

    —Chimei-Tekina Katto—Samuel da un espadazo en el aire.

    Una onda cortante sale de la espada, Aendir se defiende esperando el momento, Masy ataca al mago por la espalda, sabe que en cualquier momento se va mover para esquivarlo, ese ataque corta todo lo que se pone por delante y aunque su piel era dura, si el mago recibe eso esta muerto.

    —Vamos...esquivalo—Sonríe confiado Masy mientras se acerca por la espalda.

    Aendir no hace nada, Masy se impacienta un poco mientras el resto observa, cuando lo esquive, el resto se lanzará a por él. Entonces cuando el ataque esta lo más cerca posible, de manera rápida lanza una pequeña cantidad de energía al suelo mientras salta para esquivarlo.

    Entonces se produce una capa de humo que hace toser a Masy, eso les costaría la vida. Se produce un gran grito dentro del humo, el resto de sus compañeros se quedan petrificados, han escuchado como algo se cortaba, el grito era de su amigo y Aendir estaba en el aire. Lo que vieron tras irse el humo y polvo fue lo mas horrible que han visto en sus vidas,algo que no se puede describir, solo se puede decir que estaba en dos partes.

    Aendir toca el suelo ahora, se arrodilla cansado, el poder le baja más deprisa, por lo menos ha matado a uno de ellos. Pero ahora que estaba más débil, venia lo peor, la muerte de su compañero les provocara una gran ira que incrementará sus poderes durante un breve periodo de tiempo, tiempo en el cual él estaba cansado.

    —Maldito...desgraciado...—Dice Jackson enrabietado.

    El resto estaba igual, siente como sus poderes van aumentando, Aendir trata de mantener la postura, tiene que ganar un poco más de tiempo y ha notado como Kizon estaba luchando contra Mathie, Ahender no debería tardar mucho tiempo en llegar,la cuestión es que él siguiera con vida para cuando eso ocurriera porque siente que su poder esta muy por debajo ahora mismo.

    —No te rindas, creo en ti—Escucha la voz de Luna en su cabeza.

    El chico sonríe, recuerda los momentos con ella, piensa en que si muere, no podrá traerla de vuelta a la vida.

    Nota Autor: Escuchad esto mientras leéis esta parte

    —¡Vamos, venid a por mi!—Grita mientras choca su puño con la palma de su otra mano.

    Los cuatro miembros restantes se lanzan a la vez a por él, Aendir grita mientras libera su poder, daba igual todo, era todo o nada, solo dos opciones, vivir o morir y él deseaba vivir. Libera su energía naranja y se lanza contra Jackson, golpea con sus puños para obligar a este a defenderse, luego se gira y para con sus manos las llamas de los dos dragones para luego usar sus piernas para golpear a Samuel. Jackson golpea su espalda, Jeny y Coxy usan sus garras y provocan unos arañazos en la armadura del mago, este libera una onda naranja mientras grita para liberarse de ellos.

    Luego asciende usando ese poder hasta el cielo mientras es seguido por ellos, Samuel y Jackson suben en las espaldas de sus compañeros para ascender todo lo posible, llevaban armas en sus manos mientras con la otra se sujetan, estaban dispuestos a acabar con el mago. El pensar en la muerte de su amigo les ha hecho sacar todo su poder, la rabia y ganas de matar han aumentado, es normal cuando ves a alguien cercano morir.

    Aendir mira hacia abajo, siente como la adrenalina recorre todo su cuerpo, da una vuelta y se dispone a atacar, rodea su cuerpo con energía, prepara sus puños acumulando cada vez más poder, la energía aumenta creando una especie de barrera que le rodea.

    —¡Aquí estoy!—Dice mientras logra expulsar gran parte de su poder.

    Adopta una postura para lanzarse contra sus perseguidores.

    —Uahhhhhh—Grita mientras libera toda su energía y se lanza directo a ellos.

    El mago se lanza con todo contra ellos que tienen un poder liberado al enfado,pero ven al chico venir en plan kamizake, el grito de Aendir se puede escuchar por todo el reino mientras se dirige hacia sus rivales, poco a poco la distancia se va acortando.

    —Creo en ti, eres mi héroe...Aendir—Luna le sigue hablando.

    Al oír la voz de ella Aendir aumenta el poder y no solo eso, sino también el grito de rabia, siente como por todo su cuerpo aumenta el poder,las ganas de luchar y no rendirse, de pelear hasta la muerte. Y entonces,se produce el choque, y con ello una gran explosión en el aire que se puede ver desde cualquier parte del reino.

    Tras la gran explosión, todos ellos caen al suelo heridos mientras un humo sale de sus cuerpos, el impacto ha sido muy duro para ellos, están todos en un estado lamentable, pero aún pueden seguir peleando, esto es una guerra, Aendir ha salido muy mal parado debido a la gran cantidad de poder usado. Tras unos minutos, logran ponerse en pie, el mago agotado, siente como cae sangre de su cuerpo, no le quedan fuerzas, tose sangre y siente como la vista se le nubla.

    En cambio, sus enemigos no han recibido tanto daño, ríe al ver que este es su fin, dos opciones, vivir o morir, parece que la suerte no esta de su lado. Ellos se limpian el polvo, realmente eran muy duros, ahora se dirigen hacia él.

    —Estoy...listo—Dice mientras lentamente levanta su mano.

    Su cuerpo no da más de si,pero trata de resistir todo lo posible, el tiempo estaba en su contra, respira para recuperar algo de fuerzas, una lagrima recorre su mejilla, desea seguir luchando pero no puede, su cuerpo tiembla, sus piernas tiemblan porque apenas puede mantenerse en pie.

    Entonces sucede algo, un fuego corta el paso del grupo de Jackson que mira quien ha podido ser.

    —Aendir—Dice una voz familiar.

    Alvric ha aparecido, y con el Venson, el fénix utiliza su poder curativo para regenerar las fuerzas del chico, que siente como su cansancio se va, sus heridas se van curando y su poder regenerando. Venson le da un abrazo al chico, este corresponde, no nota la oscuridad en él.

    —Volvemos a luchar juntos—Dice Venson mientras se separa.

    Los tres miran ahora a sus oponentes, la lucha continua, Aendir siente que ahora puede obtener la victoria. Alvric libera su poder de fuego, Venson se rodea de agua y Aendir saca un poco de su energía naranja, deben ir con todo.

    —Ahender ya esta casi, tenemos que resistir amigo—Dice Alvric mientras mira a Jackson y el resto de su grupo.
    —Resistiremos—Dice mientras aprieta los puños.

    Ahora eran tres contra cuatro,por lo menos hay un mayor equilibrio ahora, aunque igualmente no iba a resultar nada sencillo. La lucha continua y esperaban que Kizon se uniera pronto aunque notaban que hace nada han vuelto a seguir peleando tras una breve pausa, Mathie era un enemigo formidable.

    Por su lado, el rey esta mirando como su reino poco a poco se va destruyendo, siente miedo, la oscuridad poco a poco le va consumiendo, constantemente da vueltas por su cuarto, sus manos tiemblan, se sienta en su cama, él no tiene poderes para defenderse.

    —Maldita sea...ese chico—Dice mientras empieza a destrozar la habitación.

    Los guardias que vigilan desde fuera prefieren no entrar, el rey cada vez estaba más loco. Oibyn se acerca hasta donde están los guardias, que al verle venir se ponen tiesos y rígidos, están asustados ante su presencia.

    —Calmaos un poco—Dice mientras se ríe.

    Entra en la habitación para tratar de hacer entrar en razón al rey, cierra la puerta y usa su poder para hacer dormir a este. Luego se pone a mirar por la ventana como se ve desde esa parte del castillo,luego ve la corona en el suelo, la coge y se la coloca.

    —Tu hermano nunca quiso la corona, él prefirió entrenar soldados a estar en el trono—Dice mientras se mira al espejo.

    Piensa que a él le queda mucho mejor, aunque nunca le ha gustado escuchar al pueblo y sus necesidades, devuelve la corona a la cabeza del rey y se sienta para comer mientras ve todo lo que ocurre en el reino.

    Mientras, en lo que era la puerta principal del reino, por fin han llegado Ahender y sus dos magos, ven que todo esta prácticamente destruido, sienten las fuerzas luchando unas con otras, la nube oscura de Kizon, cerca suya la energía de Krystal, en otro lado siete fuerzas enormes donde estaba Aendir y el resto, y otras pequeñas energías desperdigadas por todo el reino.

    —Hemos llegado—Dice Ahender.
    —Si, tengo ganas de conocer a mi hermano humano—Comenta uno de los encapuchados.
    —Eres su hermano mayor—Dice la voz femenina.

    Ahender y el resto echan a correr, no hay tiempo que perder, deben ayudar a los Renegados a ganar esta batalla.


    Continuara...

    Espero que les haya gustado, me ha quedado un pelín más corto de lo esperado pero lo he hecho lo mejor posible xD. Aún queda mucho combate por narrar y ahora si que tardare un tiempo en subir, tengan paciencia.

    Próximamente, Capítulo 15: Jackson el destructor vs Aendir el demonio
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Reydelaperdicion
    • Posteador Supremo

    Reydelaperdicion Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    900
    Pluma de
    Escritor
    Hola. No esperaba leer dos capítulos seguidos, pero las sorpresas siempre son agradables XD.

    A diferencia del anterior, este capítulo me ha gustado mucho. Creo que las descripciones han estado muy bien, tanto de los ataques como de los movimientos que realizaban para los mismos. Y a diferencia del anterior, los hechos se narraron con más calma.

    Tal parece que Aendir tiene un poder suficiente como para hacer frente a Jackson y su grupo por sí solo, pero no para ganarles. Eso es bueno, creí que su padre lo había bufeado de tal forma en que lo volvió invencible, pero me alegra que no sea así. Muero de ganas por ver que tan fuertes serán Venson y Alvric en contra de ellos. Aunque no creo que sus poderes sean suficientes para vencerlos. Eso sí, tal vez luchando juntos puedan matar aunque sea a uno.

    La lucha de Kizon contra Mathie es frenética. Me sentí mal cuando murió Mathie (por su potencial, no por él XD) porque creí que la batalla final de Kizon debería ser en contra suya. Me alegra que lo hayas traído de vuelta y que estén agarrándose a las trompadas otra vez.

    Ahora espero que Ahender y sus otros dos acompañantes, sobretodo el hermano elfo de Aendir, destaquen en algo. Estamos a la espera de ver cuales serán sus verdaderas habilidades. Y tengo mucha curiosidad por ver que tipo de villano podría atacar luego de que el Reino Mágico caiga. Me sorprende que no haya profecías de eso.

    Una vez más, me gustaron tanto los combates como las descripciones. El capítulo tiene sus errores (como los anteriores) pero ha estado épico igual. Destaco estas dos partes:

    Ultra Instinto Confirmado (?)

    Un clásico XD.

    Saludos y hasta la próxima. Lo esperaré con ansias.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads
  1. Poikachum
    Respuestas:
    14
    Vistas:
    483
  2. Poikachum
    Respuestas:
    10
    Vistas:
    491
  3. Crofts
    Respuestas:
    37
    Vistas:
    1,255
  4. George Asai
    Respuestas:
    191
    Vistas:
    7,520

Comparte esta página