1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Como un narcisso [InunoxKagome]

Tema en 'Fanfics Terminados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Zimba Mustaine, 23 Julio 2010.

Cargando...
  1.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Puntos en trofeos:
    219
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Como un narcisso [InunoxKagome]
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2710
    Como un narcisso [InunoxKagome]

    Hola aquí vengo con otra de mis creaciones, esperó que les guste.

    Prólogo.

    —¡Sálvate Kagome!—gritó mientras sacaba su espada--¡Salva a mi hijo y huyan de aquí!—gritó antes de lanzarse a batalla.

    —¡Eres un desconsiderado! ¿Cómo me puedes pedir esto?—sus ojos chocolate se llenaban de lágrimas mientras veía al youkai de mirada ambarina.

    —¡Cállate maldita humana, tu no entiendes nada!—le dio un fuerte empujón mientras la miko caía fuertemente al piso.

    —Maldito—se levantó mientras echaba a correr rumbo al precioso palacio que era atacado por aquellos innombrables, seguro no se salvaría pero por lo menos era la petición de aquel que tanto amaba.

    —¡Te amo!—escuchó desde lejos, no quiso voltear le era doloroso tener que perder al amor de su vida en esa estúpida batalla.

    Corrió y corrió hasta ver los lindes de las murallas de La preciosa Casa de la Luna, aquella preciosa casa para todos los Taisho, veía como las Aves del Paraíso estaban custodiando el cielo sobre el palacio, ogros tratando de entrar y peor aún ahí estaba el pequeño.

    “Tengo que entrar” quitó de en medio a varios con sus flechas sagradas, su kimono antes de la mejor tela y calidad ahora estaba hecho jirones, lleno de hoyos de arriba abajo, sucio. Todo feo pero no importaba tenía que salvar al pequeño youkai.

    Se adentró al palacio en sumo sigilo mientras veía como los ogros desmembraban la preciosa sala de dragón, quemaban lo que estuviera a su paso. Despreciables criaturas que molestaban la tranquilidad de ese bello lugar… y todo por él… ese maldito mitad-bestia llamado Naraku la había seguido y pronto no habría esperanza si él perdía.

    Miró con preocupación y ansias las escaleras principales mientras trataba de que no la vieran, subió lo más rápido que pudo a las habitaciones de la familia real, sabía que no podía estar ahí por órdenes de Minami, pero que más daba… ella se estaba muriendo postrada en una cama. Suspiró tranquila mientras veía que todavía aquellos seres no habían profanado la parte de arriba, por lo menos estarían unos momentos seguros.

    Abrió cada habitación en busca del pequeño pero ni rastro del youkai, debía encontrarlo pronto a él. Tenía que cumplir con el deseo de su amado… aunque fuese el último cuidaría de ese precioso niño. Sus ojitos color ámbar, ese cabello platinado, aquellas cuatro marquitas en su rostro y manos color guinda. Sus manitas con garritas, ese niño era sumamente precioso.

    Corrió al cuarto de la preciosa youkai llamada Minami, al verla se sorprendió al encontrar al pequeño llorando en el regazo de su furibunda madre quien tenía la vista cerrada por unos párpados casi helados, podía sentir como se estaba muriendo la reina de ese lugar.

    —¡Vámonos!—gritó Kagome mientras tomaba al youkai en brazos.

    —No, yo quielo quedalme con mi mamá—gritaba desesperado mientras pataleaba y lloriqueaba en manos de la miko.

    —No seas así por favor—suplicó mientras comenzaba la carrera, era peor los ogros ya habían llegado a la parte de arriba, comenzando a destruir.

    Sus ojos estaban llenos de lágrimas, mientras el pequeño niño se aferraba a su pecho mientras lloraba, de tanto lamento ya hipaba. Era doloroso para un pequeño niño de seis años de edad, ahora entendía por que ese desprecio. Sus chocolates se volvieron a mojar de ese mar salado al escuchar los gritos agonizantes de aquella preciosa youkai seguramente siendo desmembrada poco a poco.

    Corrió lo más rápido que pudo con el youkai en manos, trataba de despistar a las criaturas que empezaban a llenar el hermoso palacio. Por fin pudieron esconderse en el cuarto de servicio, estaba vacío pero les serviría como un pequeño refugio pues el cuarto se encontraba en los sótanos, no era posible que los encontrarán ahí. Vio al niño quien reflejaba su más profundo odio.

    —¡Te odio! ¡Maldita humana!—gritó encolerizado el pequeño niño, mientras su carita llena de lágrimas y sus pómulos completamente rojos de coraje—¡Por tu culpa mi papá se va a molir al igual que mi mamá!—su postura encarnizada se desplomó en lágrimas mientras se aferraba al cuerpo de la miko quien lo veía con profunda tristeza y pena—Juró que cuando crezca voy a matar a toda tu raza—sentenció el pequeño.



    Capítulo uno. El manantial de los lamentos.

    No era lo que se esperaba en un día de primavera, estaba claro que los petirrojos y canarios entonaban su canción, pero el clima no era lo que se esperaba. Veía con atención como la hierba se volvía más verde al ser mojada por la cálida lluvia caer, era como si las flores cantaran de alegría al sentir sus pétalos siendo mojados. Los árboles parecían que recuperaban vida mientras el aire danzaba por sus ramas.

    Veía los rostros de sus compañeros de viaje, tan solo diez fragmentos más de la perla y estaría completa pero no a manos suyas, aún Naraku tenía la perla siendo contaminada completamente, recordaba la última vez que vio la codiciada joya de las cuatro almas, tan llena de odio, muerte y maldad.

    —Vamos tenemos que seguir adelante—aquella voz la sacó de sus pensamientos divagantes mientras regresaba la vista del ambiente al hombre que se decía amar con el corazón.

    —Pero InuYasha, esta lloviendo y nos podemos enfermar—dijo otra voz mientras sonreía coquetamente como siempre.

    —¡Ustedes los humanos son tan débiles!—exclamó mientras se cruzaba de brazos y se sentaba una vez más en el suelo de la cabaña.

    —Creo que mejor esperamos un poco a que la lluvia se calme—sugirió Kagome mientras sonreía dulcemente.

    Los demás aceptaron enseguida, pues el viento les calaba los huesos y sería peor mojarse en la fuerte tormenta, seguro que pescaban una fuerte gripa.

    La miko sacó de su pesada mochila amarilla cuatro pequeños vasos de sopa ramen, la pequeña cacerola en donde puso a calentar agua en la fogata que había dentro de la cabaña para calentarse, esperaron cuatro ó cinco minutos para poder verter el agua sobre la sopa seca y que esta se cociera para después engullir con gran gusto.

    *+*+*+*+*+*+*

    Habían ya pasado más de cien años y aún recordaba ese fatídico día, odiaba recordarlo. Sentía una punzada debajo de su costilla izquierda al ver la cara de esa mujer, la recordaba muy bien. Ese cabello azabache, bonita figura, el kimono lila que llevaba hecho jirones, sucio, roto, ella con varios cortes en cualquier lado, sus lágrimas que caían sobre sus plateados cabellos, le daba asco recordar eso, antes tan solo quería quedarse con ella a pesar de la amenaza que le hizo, recordaba perfectamente sus finas manos, las veces que lo acunó después de ese día.

    A sus dieciséis años esa miko había desaparecido y jamás la había vuelto a ver. Claro que había cumplido su cometido, librar a su pueblo de esos asquerosos humanos, él mismo bañó poblados de ese líquido carmesí. Pero a pesar de eso su promesa se había rotó al llevar a una pequeña humana con él…

    Era curioso que aquella miko que acompañaba a su medio hermano se pareciera tanto a la mujer que lo cuidó cuando era pequeño. Sin embargo, todo podía suceder. Aunque eso era completamente falso… veía esa cara humanoide y recordaba las facciones de esa mujer… odiaba a los de su clase. Por culpa de esa humana su padre y madre murieron.

    —Malditos—murmuró pero su sirviente alcanzó a escucharle.

    — ¿Quiénes amo bonito?—preguntó la silueta de un sapo con sombrero, ropa y un bastón de dos caras.

    Obviamente el sapo no esperaba que su amo le respondiera como muchas otras veces, mejor siguió en silencio y escuchando los cantos de la pequeña Rin atrás junto al dragón de dos cabezas AH-UH.

    Caminaron por el largo sendero del frondoso bosque para perderse en la maleza verde húmeda por la lluvia.

    *+*+*+*+*+*+

    La lluvia había parado y el Sol volvía a asomarse por el bello cielo, parecía que los animales gozaran por volver a salir de sus hogares en el bosque, los pájaros y abejas comenzaron a revolotear por el mojado césped mientras Kagome, Shippo, Sango y Miroku gritaban entusiasmados por el día que se había dado, mientras se mojaban kimonos y ropa al pasar corriendo por la hierba, cierto hanyou no le hacía mucha gracia aquellos pequeños juegos de sus amigos. Miró el cielo mientras de soslayo miraba a sus amigos.

    — ¡Ven InuYasha!—gritó desde lo lejos Kagome, sin saber que era vio entusiasmado un objeto lanzado en el aire, corrió como perro tras el… ¡Kami-sama! Era un palo común y corriente, lo tomó con la mano y gruñó encolerizado.

    — ¡Kagome, no me trates como a tu perro!—gritó mientras los demás reían por el acto de la chica del futuro.

    —Lo siento InuYasha—sonrió ella mientras seguían corriendo los demás con ella para internarse en el bosque. Los vio alejarse lo suficiente, escuchaba bien sus gritos pero poco a poco estos se alejaban del alcance. Los siguió con pereza y a lo lejos veía la sonrisa de la miko.

    Kagome estaba contenta de poder estar con sus compañeros, últimamente no había rastro de Naraku pero por lo menos tampoco Kikyo había aparecido, sonreía tranquila mientras jugueteaba con Shippo en el gran bosque al igual que sus otros dos amigos.

    Caminaron un rato para poder llegar al siguiente poblado pero lastimosamente este estaba a dos días de distancia, poca gente abundaba los alrededores puesto que de región a región tenían que estar preparados para un viaje de dos días, sin embargo, Inuyasha insistía en tratar de apresurar el paso más no lo consiguieron.

    Les dolían los pies a todos, mientras se quejaban del cansancio y unos cuantos ‘abajo’ recibió el hanyou por grosero.

    — ¿Kagome-chan te parece si vamos por agua? Mi botella esta vacía—dijo la exterminadora mientras volteaba la pequeña botella y hacía un mohín de molestia al no tener líquido.

    — ¿En donde podemos traer agua?—preguntó la joven mientras miraba curiosa.

    —A unos cuantos minutos hay un manantial de la más pura agua señorita Kagome—dijo Miroku mientras echaba más leña a la hoguera que ardía con intensidad.

    —Yo voy con ustedes—sonrió Shippo al momento en que se trepaba a los hombros de la miko.

    — ¡No tarden!—habló el hanyou desde la parte de arriba del árbol en donde se encontraba echado. Era orgulloso ese fregado, él también estaba cansado más no lo quería demostrar pero era obvio si suspiraba así mientras dormía placidamente hasta la hora de la cena.

    Kagome, Sango y Shippo se encaminaron unos pocos metros más alejados del campamento, podían observar la figura difuminada de Miroku frene a las llamas y otra silueta más oscura trepada en un árbol casi desnudo de hojas.

    Escucharon en sonido que hacían las luciérnagas y los grillos al frotar sus cuerdas haciendo sonar un pequeño ruido tranquilizador, mientras aquel manantial reflejaba la luz amarilla de las luciérnagas. Una cascada caía pacíficamente al lugar creando el efecto sonoro de agua al caer rápidamente por una cubeta.

    —Es precioso—dijo Sango mientras se embobaba con el agua.

    —Es cierto—murmuró Shippo, se lanzó de los hombros de Kagome para lanzarse a la tibia agua.

    Varias gotitas mojaron a Kagome y Sango milagrosamente las esquivaba y se dedicaba a llenar todas las botellitas de 600 mililitros que traía consigo, lo mismo hizo la miko después de jugar con el kitsune un poco. Sonrió dulce al niño pelirrojo y se dedicó a llenar las botellas.

    Unos momentos después se encontraban ya terminando de cenar y listos para meterse a dormir en uno de los agradables sacos de dormir que les había dado Kagome para cuando se quedaran a la intemperie. InuYasha como siempre velaba el sueño de todos pero en especial el de una personita que dormía pacíficamente con el zorro en sus brazos.



    A la mañana siguiente, escuchó el ruiseñor de los pequeños pajarillos cantando una preciosa canción de buenos días. Escuchó aún adormilada el sonido de los animales moverse tranquilamente por el césped recién bañado de rocío. Abrió lentamente los ojos para toparse con una mirada ambarina curiosa, unas manitas blancas con dos marquitas guinda en cada una, una cabellera larga y plateada, una luna morada en la frente del infante y las mismas marquitas guinda en su cara, llevaba un pequeño kimono color blanco para niños y en su hombro izquierdo llevaba una pequeña pero larga estola color blanco hueso.

    — ¿Polque dolmías en esa bolsa?—preguntó curioso el niño mientras Kagome daba un sonoro bostezo.

    — ¿Quién eres?—preguntó ella aún adormilada.

    —Soy Sesshomalu Atizo—sonrió dulce mientras se acercaba a la chica.

    Al escuchar ese nombre su rostro palideció demasiado mientras miraba asustada a su alrededor, estaba sola en medio del bosque. Sus cosas estaban ahí pero ¿En donde estaban los demás? ¿Dónde estaba InuYasha?

    —¡Sesshomaru, aléjate de ella!—dirigió su mirada hacía arriba para encontrarse con una figura imponente, larga cabellera plateada amarrada en una coleta de caballo, un flequillo precioso del mismo color, unos ojos ámbar, las mismas marcas del niño pero más fieras en un color más fuerte. Era algo moreno pero perfecto, llevaba una armadura y portaba a Tessaiga y Tensseiga… ¡Eso no estaba pasando! ¡No podía ser cierto!

    —KYAAAAA—gritó fuertemente mientras ambos youkai se veían extraños por la reacción de la muchacha.

    —Esa mujel esta loca—frunció el seño el pequeño—Por eso mi papá dice que no hay que haceles caso polque están locas y nadie las entiende—dijo este mientras su padre le lanzaba una mirada diciendo “Hijo, mío eres un traidor”.

    Para ser un niño de seis ó cinco años, hablaba demasiado...

    Entonces…

    Saludos
    Negumi Uchiha:rosa:
     
  2.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    543
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Hola! Hace mucho que no te veía por esta sección del foro Negumi, ya extrañaba tus historias T.T El prologo estuvo excelente, al igual que el primer capitulo. Me encanto como describiste a Sesshomaru de chiquito y también este párrafo:
    —Esa mujel esta loca—frunció el seño el pequeño—Por eso mi papá dice que no hay que haceles caso polque están locas y nadie las entiende—dijo este mientras su padre le lanzaba una mirada diciendo “Hijo, mío eres un traidor”.

    Para ser un niño de seis ó cinco años, hablaba demasiado..

    Tu historia parece estar muy interesante, la verdad que nunca había leído un fic de Inu No Taisho, menos con Kagome. Me parece una idea super original e intrigante. Estoy segura que tu fic va a ser buenísimo, solo espero que lo continues porque ya estoy ansiosa por saber que va a pasar. Si puedes avísame cuando este la conti n_n Bueno, me voy yendo, espero que subas conti pronto :D Nos hablamos!! Sayonara! ^^
     
  3.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Puntos en trofeos:
    243
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Nya que lindo sesshomaru
    kawai¡¡¡
    se deve ver tan lindo cuando pequeño.
    pero me pregunto por que kagome aparesio hay
    bueno no importa XD
    solo quisiera saber que pasara más adelante, como ¿Que pasara? ¿Inotaisho la matara? ¿La esclavizara?, aa bueno no importa no me hagas caso

    es que me dejaste con la intriga ajejej bueno cntinuala por favor ^-^


    atte:razon
     
  4.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    471
    Puntos en trofeos:
    123
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Amiga te quedo genial!!! jajajaja me encanta el Sesshomaru pequeño su forma de hablar es divina jajajajaja
    te encontre uno que otro error de dedo, pero nada importantexD.
    El prólogo y el primer capí te quedaron fantasticos, espero puedas subír la continuación
    pronto deseo saber que pasara con ellos, y por que Kagome de la nada se encontro con Inu No Taisho y con el
    pequeño Sesshomaru jijjijijixD y que más dira este;)
    Esperare la continuación.

    Besosss
     
  5.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Puntos en trofeos:
    219
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Como un narcisso [InunoxKagome]
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2840
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Capítulo II. Humanos desesperantes.
    Kagome llevaba ya más de diez minutos gritando incoherencias mientras hablaba del poderoso youkai como una bestia muerta, por parte Sesshomaru la veía intrigado mientras miraba de vez en cuando a su padre quien solo se quedaba mirando a la muchacha con curiosidad por tantas palabras que decía en pocos minutos, hablaba demasiado rápido diciendo mil y un cosas raras.

    —Papá ¿Podemos ilnos?—preguntó el pequeño Sesshomaru mientras alaba la pierna derecha de la hakama.

    —Supongo que si, además esta humana esta loca—sonrió algo perverso mientras se acercaba a cargar en brazos a su pequeño hijo.

    —¡Nos velemos luego loca!—exclamó Sesshomaru mientras con una de sus manitas movía de izquierda a derecha en señal de despedida.

    Kagome miró asustada y nerviosa al par que se alejaba poco a poco de ella, al parecer se olvidaron de su presencia. Mientras ella se preguntaba como demonios había retrocedido más de cien años en el pasado para encontrarse con la figura perfecta del padre de los dos hermanos perro. InuYasha y Sesshomaru.

    Se levantó lo más rápido que pudo del suelo y guardó sus cosas rápidamente, dobló la bolsa de dormir como pudo para meterla en su pesada mochila, tras unos momentos de terminar de guardar sus cosas trató de alcanzar al poderoso Lord del Oeste quien a paso lento se alejaba cada vez mas con su hijo, el pequeño Sesshomaru de vez en cuando soltaba carcajadas graciosas al igual que su padre.

    Corrió todo lo que las piernas le dieron para tratar de alcanzarlos, pero era casi imposible y pues con lo que pesaba su mochila era infernal el peso que llevaba cargando en su mochila. Ahora comprendía por que el hanyou le pedía que dejará cosas en su casa… pensándolo bien. ¿El pozo devora-huesos aun serviría para llevarla a su casa? Ojala y Kami-sama quisiera que funcionara.

    —¡Esperen por favor!—gritó algo agitada mientras la poderosa figura de InuTaisho se detenía mientras Sesshomaru se volteaba a verla curiosamente.

    —¿Qué quieles humana loca?—preguntó el infante mientras InuTaisho reía por las palabras de su hijo.

    —Ayúdenme—suspiró—Por favor—pidió mientras ya no aguantaba el peso muerto que cargaba en su espalda, dejándose caer sobre el suelo.

    —¿Cómo te llamas?—preguntó curioso el Lord del Oeste.

    —Soy Kagome, Kagome Higurashi—aseguró ella mientras el youkai levantaba una ceja y miraba directamente el rostro de Sesshomaru.

    —Que nomble tan lalo—dijo él mientras se cruzaba de bracitos.

    —¿De donde vienes?—preguntó curioso una vez más InuTaisho mientras ella trataba inútilmente de pararse con todo y mochila, veía algo divertido como ella luchaba por levantarse. Se acercó lentamente hasta donde estaba el cuerpo de la chica haciendo esfuerzo y con una sola mano jaló el asa de la mochila. De un golpe la miko se levantó.

    —Gracias—dijo ella mientras se pensaba mejor la pregunta—Vengo del futuro—miró sorprendido a la chica pero la dejó contestar—Yo conozco a su hijo—

    —Pues clalo que me conoces, me estas viendo tonta—gruñó el pequeño mientras hacía un mohín de molestia por las palabras sin sentido que daba la muchacha.

    —Te conozco de grande Sesshomaru—ahora el pequeño regresó su vista sorprendida a la de la muchacha—Así de pequeño te veo ahora, te he visto varias veces de grande, eres un poderosos youkai—sonrió con nostalgia mientras InuTaisho revisaba cada uno de los gestos que la muchacha hacía.

    —¿Cómo es que sabes eso?—esta vez la voz jovial que el moreno youkai le daba a la chica sonó completamente diferente, era seria e imponente su tono de voz.

    —Ya le he dicho vengo del futuro—

    —Con razón ese tipo de ropa—miró con un brillo algo depravado las largas y torneadas piernas de la chica, la mini falda verde de tablas, la blusa blanca algo holgada con algún tipo de cuello color verde acompañado de una corbata roja. La azabache se le antojaba bonita, no, más que bonita era preciosa.

    —Si—sonrió ella sin darse cuenta de la mirada del poderoso youkai—De hecho Sesshomaru es frío y despiadado… de hecho pequeño mucho tiempo después tu trataste de matarme por la poderosa espada Tessaiga—sonrió al niño quien miraba con los ojitos bastante abiertos.

    Por su parte Inutaisho tan solo se quedaba callado, no creía nada de lo que la muchacha le estaba contando… ¿En verdad su pequeño Sesshomaru sería de esa manera? Pero su duda era el porque de la situación.

    Pidió cortésmente que les contara todo acerca del pequeño Sesshomaru y ella con poca molestia comenzó a narrarles todo lo que el joven había hecho ya cuando era grande, de vez en cuando Inutaisho sonreía con suficiencia y su pequeño le gritaba a la chica que continuará, otras fruncía el ceño por las cosas malas que había hecho su hijo pero lo que más le gustó fue que protegió a la miko y a su protegida de un ataque de un ser maligno. Kagome era una mujer preciosa y en realidad ella hubiera sido perfecta para su hijo pero como la miko contaba las cosas lo más probable era que Sesshomaru buscará una youkai para procrear. Dejó el tema por la paz y pronto escuchó el nombre de su segundo hijo con la mujer más bella de la región… InuYasha… así se llamaba el pequeño que aún estaba en el vientre de su amada Izayoi.

    Se levantó de la hierba y comenzó a andar en silencio, sabía que la muchacha los seguiría pues ella tan solo conocía a su hijo y por lo tanto ella se sentía bien al estar con alguien que conociera aunque fuera tan solo un niño de seis años.

    —Inutaisho-sama ¿Usted sabe algo acerca de la perla de Shikon?—preguntó curiosa Kagome… seguro que con la ayuda de la perla ella podría regresar a la época.

    —Supongo que si, pero tendrías que hacer un largo viaje… la perla es protegida por un monje en un templo que queda al Este—respondió tajante mientras tomaba a Sesshomaru y lo cargaba en su espalda.

    —Es que de verdad quiero regresar a mi época señor—continuó ella mientras veía hacía el horizonte.

    —Tal vez y pueda ayudarte a que llegues al templo—terminó mientras seguía caminando—Pero no será hoy… tenemos que llegar a casa… dejaré que te quedes en el Palacio y cuides a Sesshomaru—

    —Me parecería bien—dijo la miko mientras sonreía al pequeño quien también le regresó la sonrisa.

    Siguieron caminando cerca de dos horas, pocas veces Inutaisho intercambiaba palabras con Kagome, o a veces el pequeño Sesshomaru le preguntaba a la chica como era de grande y ella contestaba alegre.

    Se comenzaba a divisar el precioso palacio rodeado de bastante vegetación, una reja de entrada como los castillos de los feudales y en la entrada esperaban dos apuestos jóvenes… seguro serían los guardias, estos vestían una armadura bastante resistente según Kagome mientras seguía admirando los árboles de cerezo que había en todo el camino. Esos pétalos rosas eran preciosos y el aroma que estos daban tan frescos en verdad.

    Además los pajarillos que bajaban a comer algo del suelo se veía tan precioso ¿Aún seguiría existiendo ese precioso palacio en la época en donde ya el pequeño era un poderoso youkai? Probablemente sí y a lo mejor sería el lugar del que la pequeña Rin le había hablado una vez que estuvieron atrapadas en una cueva, también Jaken el sapo que acompañaba a Sesshomaru decía que el palacio de su ‘amo bonito’ realmente era fenomenal.

    Sonrió con nostalgia al recordar a Sango, Miroku, Shippo y sobre todo… él… InuYasha. Seguro pensaba el hanyou que ella había regresado a su época pero en realidad se encontraba ahí caminando junto a su padre y su hermano.

    Atravesaron las grandes rejas de entrada y se encontró con una majestuosa fuente y muchísimas y exóticas flores por todo el prado principal. El pequeño Sesshomaru se bajó corriendo de los hombros de su padre para echar a correr dentro del palacio… sonrió ¿Enserio esa cosita tan tierna sería un despiadado youkai en un futuro? La respuesta era más que obvia… Sesshomaru Taisho era un despiadado youkai que despreciaba a los humanos y había acabado con varias vidas humanas… como trató de hacer con la suya.

    —Te llevare a donde te quedarás—dijo Inutaisho mientras todos hacían reverencia a su amo al momento en que esos pasaban junto a él. Varias criadas con kimonos de un solo color pero se veían sanas y formidables.

    —Gracias—terminó ella mientras lo seguía en silencio, había unas escaleras preciosas parecidas a las escaleras del palacio de la Cenicienta… ese cuento le gustaba mucho aunque a la protagonista la maltrataban. Así que siguieron subiendo, todos saludaban a su amo y él les regresaba el saludo cortésmente.

    Llegaron al quinto piso del palacio. Un pasillo realmente largo y sus paredes eran cacarizas perfectas a la decoración, un color crema las pintaba. Una alfombra roja oxido, y varias macetas de diferentes plantas adornaban el lugar, divididos estaban los candelabros en ambos lados de la pared y en el pasillo había muchas puertas blancas. Y en algunas partes había una pequeña mesa color negro y en ella había una pequeña rosa. Llegaron a medio pasillo en donde Inutaisho le abrió la puerta… quedó maravillada con hermosa visión.

    —Esta será tu habitación—sonrió—Te recomiendo que te aprendas el camino porque te aseguro que te perderás unas cuantas veces—

    —Gracias, es realmente hermosa—

    —No te preocupes—pausó y como si le hubiera dado un haz de idea la miró divertido—por cierto si quieres cambiarte en el ropero de haya hay unos cuantos kimonos.

    Ella se sorprendió… ¿Cómo era posible de que ya en su habitación hubiera ropa? Eso si que era raro.

    —Pero como—

    —Todas las habitaciones siempre tienen ropa de más, ya sea para hombre o mujer siempre encontrarás en todas las habitaciones toda ropa—terminó sonriente.

    —Una vez más gracias—

    —Nos veremos para la cena, te presentare a mi esposa—

    —Si—

    —Se me olvidaba, la habitación de Sesshomaru esta tres habitaciones a la derecha por si quieres verlo—

    — ¡Si!—sonrió—Le agradezco mucho, si me permite señor—

    —Claro—el youkai salió de la habitación mientras Kagome se dedicaba a mirar con detalle la habitación.

    La pared de esta era de un azul casi blanco, la cama se podría decir que era matrimonial y esta tenía un edredón color azul rey, las sábanas de esta eran blancas y lo que más le gustó de la cama fueron las grandes almohadas que reposaban junto a la cabecera de la gran cama, al lado de la misma había un pequeño buró color negro con dos pequeños cajones, sobre el mueble había una lámpara pequeña ¿Cómo se conectaba? Quien sabe Kami como tendría electricidad, el suelo estaba alfombrado por una alfombra color azul mercurio oscuro, en la pared derecha estaba el ropero color blanco en donde le habían indicado que estaba la ropa. Otra puerta blanca, seguro sería el baño.

    Tuvo la gran necesidad de echarse sobre la cama y sentirla, era realmente suave, perfecta para un gran descanso. Como niña chiquita saltó sobre ella un poco después de quitarse los zapatos… que diría el gran Sesshomaru al verla saltar sobre una de las majestuosas camas y como si en el pensamiento lo hubiera invocado apareció la figurita de un pequeño. La vio y sonriente se subió a la cama y saltó con ella.

    Se tomaron de las manos y parecía un sube y baja pero se veía gracioso ya que Sesshomaru brincaba mientras Kagome permanecía estática pero al momento en que ella saltaba también elevaba al pequeño.

    La pobre colcha casi terminó en el suelo porque ambos cayeron en la cama y las dos grandes almohadas salieron despedidas, las mejillas de Sesshomaru estaban rojitas por el esfuerzo que daba al saltar en la cama, lo mismo pasaban con las mejillas de Kagome y una fina capa de sudor les cubría las frentes, se recostaron sobre la cama y la miko acarició el cabello platinado del niño.

    —Lealmente me aglada tenel una compañela como tu—dijo el niño mientras comenzaba a cerrar sus ojitos— ¿Te quedalas conmigo siemple?—preguntó mientras el sueño comenzaba a vencerlo.

    —Si Sesshomaru, todo el tiempo que quieras pequeño—sonrió ella mientras veía como sonreía el youkai antes de quedarse dormido.

    Pronto el niño cayó en un sueño profundo, era muy bello, tierno… se imaginó a InuYasha de pequeño y una lagrima escurridiza resbaló de sus ojos.

    Se levantó de la deshecha cama dejando a Sesshomaru dormido, aprovecharía para tomar un baño y cambiarse porque la su uniforme ya estaba sucio.

    Buscó una toalla antes de desnudarse y la encontró en un pequeño cajón del tocador que tenía, comenzó a quitarse los zapatos y luego las calcetas, siguió con su falda y luego con la blusa después de aflojar la corbata. Quedó en ropa interior, sus braguitas eran blancas al igual que su sostén. Se despojó de ellos y los echó en un pequeño cesto, seguro serían los de la ropa sucia. Se enredó la toalla en su cuerpo y después se encerró en el baño.

    666

    InuYasha era reñido por una joven exterminadora quien preguntaba con esfuerzo en donde estaba Kagome… claro estaba que la noche anterior la joven miko estaba con ellos y mágicamente sus cosas ya no estaban junto con ella.

    El hanyou ni siquiera se había dado cuenta de ello gracias a que él se había ido a ver a la miko no-muerta y misteriosamente la miko del futuro dormía pero al amanecer ni rastro de ella.

    Continuara…
     
  6.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    543
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Hola! Pues me paso a comentar luego de haberme desaparecido como un mes ._. jajaj no tenia tiempo libre. Igualmente no habias colocado conti asiq por suerte no me perdi de mucho. Mientras que sigas subiendo conti, hablando por mi misma, no tengo problema en q subas la conti cada muerte de obispo xD jajaja
    Te faltaron algunos acentos y puntos finales pero tu redacción es excelente. Me encanta como manejas a los personajes y como describis.
    Sesshomaru me parece mui dulce, me da tanta ternura. Este Inu No q le mira a Kagome las piernas (nona) jajaj. No creo q sea mui bueno saber q tu hijo va a ser asi… Jeje hasta Inu No se dio cuenta de que Sesshomaru y Kagome harian linda pareja. Asiq Inu están en la panza de Izayoi. Esta parte me encanto, fue mui tierna:
    —Lealmente me aglada tenel una compañela como tu—dijo el niño mientras comenzaba a cerrar sus ojitos— ¿Te quedalas conmigo siemple?—preguntó mientras el sueño comenzaba a vencerlo.

    —Si Sesshomaru, todo el tiempo que quieras pequeño—sonrió ella mientras veía como sonreía el youkai antes de quedarse dormido.


    Me encanto la conti, espero que subas la próxima pronto :D Me gusto muchizimo.
    En fin me voi. Sayonara!
     
  7.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    447
    Puntos en trofeos:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Por fa no me digas q es un InutaishoxKag!!!!! OwO nyaa mejor un sessh xD eso de kedarse con el suegro como k no lol :P jaja q se kede con sessh TwT me encanta tu fic, esta heeeermooosoo, sessh de niño ToT es tan tierno, creo q su padre lo tenía muy mimado 6 años y hablar asi xD aww q tierno, aunke por lo k se ve le puso los cuernos a la mama de sessh xD y k hombre ya se andaba fijando en kag jajaja, maravilloso tu fic continualo pronto sip??? y bueno me largo despues de tan detestable explosion de emociones JAJA xD ntc bye cdate ys iguelo pronto :P
     
  8.  
    Kairy

    Kairy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Abril 2006
    Mensajes:
    226
    Puntos en trofeos:
    129
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Me encantó el fic. Adoro como se comporta Sesshoumaru de pequeño, es una monada *.*
    ¿Es un Inutaisho&Kagome? Nunca leí algo de ellos *.*. Tengo curiosidad por ver como sigue.

    Kairy.
     
  9.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,596
    Puntos en trofeos:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    ¡Konbanwa! :rosa:

    La verdad nunca he leído un fic con esta pareja, parece algo interesante y tu manera de narrar es muy interesante, que lindo es Sesshomaru de pequeño; mi Inuyasha siempre yendo a ver a Kikyo y Sango hechandole la culpa que se fue por su causa xD
    Espero que lo continues pronto, ya que me fascino :). Y sí no es mucho pedir me gustaría que me avisaras cuando subas el siguiente cap, te lo agradecería mucho, ya que soy medio-olvidadiza XD.

    Sayonara... :rosa:
     
  10.  
    Marchiiqiita

    Marchiiqiita Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    22 Enero 2010
    Mensajes:
    59
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Hola Negumi , me encanto tu fic me parece muy interesante la narracion, y mucho mas esta historia referida a inu-no y kagome, la verdad nunca habia leido uno sobre esta pareja, espero que pongas continuacion pronto. Tienes una fiel siguidora aquí :)


    Maar ♥
     
  11.  
    Lady Kyros

    Lady Kyros Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    5 Julio 2005
    Mensajes:
    995
    Puntos en trofeos:
    203
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Adoro al pequeño Sesshoumaru con "ploblemas" de habla. *--*

    La trama de la historia me parece muy interesante, espero que más adelante expliques por qué Kagome viajó en el tiempo... El que esté con InuTaisho me parece algo interesante, inesperado y atrayente. :3

    Tienes unos pequeños problemas con los diálogos; cuando se termina uno y no viene una acotación luego, se cierra con un punto, no con un guión.

    La palabra inicial siempre va pegada al guión, aun si tiene algún signo de interrogación o exclamación; las acotaciones van entre guiones, el primero pegado a la palabra inicial y el segundo a la palabra final. Este guión de cierre de la explicación va precedido por el signo de puntuación en que debió concluir la frase anterior. No sé si me expliqué bien.


    Espero el siguiente capítulo. =)
     
  12.  
    Lady Hope

    Lady Hope Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    23 Septiembre 2010
    Mensajes:
    6
    Puntos en trofeos:
    1
    Pluma de
    Escritora
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    Realmente tu fic es muy bueno! Tienes algunos errores, pero ya eso te lo aclararon, espero no lo abandones como hacen muchas personas, sigue así, suerte!

    Nunca pensé en una pareja así, y como habla Sesshomaru ¡Dios! Habla tan tierno… Lo amo, hahahaha…
    Saludos.
     
  13.  
    karenine

    karenine Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    12 Junio 2010
    Mensajes:
    94
    Puntos en trofeos:
    18
    Re: Como un narcisso [InunoxKagome]

    ooLa!! :rosa:
    creo qke no habia dejado post la vez anterior pero bueno como no lo ise (creo) lo dire:
    QKE LINDO!!-.- Sesshoumaru es tan lindo y de grande nada qke ver y qke haran Inuyasha y los demas?? ellos tambien viajaran o solo la buscaran? o.. ¿o qke? aa! kiero saber como se enamora Inuno de Kagome por qke .. bueno sale qke es un InunoxKagome asi qke supongo qke se enamoran ;p

    espero la conti =)

    sayo;*
     

Comparte esta página